Está en la página 1de 2

Constanza Ramart M.

Profesora: Martina Bortignon


Sección 6

Trabajo N°1

Odisea – Homero

Cantos III-VIII

“- ¡Ay de mí! Después de que Zeus me concedió que viese inesperada tierra, y acabe de surcar
este abismo, ningún paraje descubro por donde consiga salir del espumoso mar. Por afuera hay
agudos peñascos a cuyo alrededor braman las olas impetuosamente, y la roca se levanta lisa, y
aquí es el mar tan hondo que no puedo afirmar los pies para librarme del mal. No sea que, cuando
me disponga a salir, ingente ola me arrebate y de conmigo en el pétreo peñasco, y me salga en
vano mi intento. Mas, si voy nadando, en busca de una playa o puerto de mar, temo que
nuevamente me arrebate la tempestad y me lleve al ponto, abundante en peces, haciéndome
proferir hondos suspiros; o que una deidad incite contra mi algún monstruo marino, como los
que cría en gran abundancia la ilustre Anfitrite, pues sé que el ínclito dios que bate la tierra está
enojado conmigo”
(Homero, 2017, págs. 89, párrafo 408)

Trabajos citados
Homero. (2017). Odisea. Madrid, España: Editorial Mestas.
En este ensayo se pretende elegir un fragmente que se piense relevante para el relato. Se tratará
de especificar su lugar temporario en ésta, al igual que la idea que plantea transmitir y responder
al porqué se piensa que es significativa para el relato.

El fragmento seleccionado se encuentra en el canto V de la Odisea. Es decir, cuando se convoca


a una segunda asamblea en donde los dioses tratan de decidir el destino de Odiseo, finalmente
mandan a Hermes exigirle a Calipso que le libere, idea de Atenea. Calipso le presta su ayuda
para salir de la isla y mientras Odiseo va navegando, es divisado por Poseidón, quien aún
resentido por el daño causado a Polifemo, decide generar una tormenta. Cuando Atenea capta a
Odiseo al borden de la muerte decide detener los vientos y salvarlo. Es ahí, el momento en que
Odiseo distingue una isla y logra ver que no tiene modo de entrar a ella, angustiado dice para sí
mismo el fragmento seleccionado.

A mi parecer, la idea principal del fragmento es la falta de alternativa de Odiseo para llegar a
tierra firme, ya que de una u otra forma le resulta imposible lograr su cometido inmediato,
aunque sabemos que si lo logra ya que cuando llega a la costa, decide ir a un bosque próximo y
descansar. Pero el punto es que a pesar de ver diferentes perspectivas, no se ve modo alguno de
alcanzar aquello tan anhelado; “aquí es el mar tan hondo que no puedo afirmar los pies para
librarme del mal” (Homero, pág. 89), por un lado estaban los peñascos, por otro la corriente y
finalmente un monstruo marino. Es decir, sin importar el camino que tome hay un instante en
que no ve salida alguna a su mal.

Lo que nos lleva al siguiente tema: la importancia del fragmento. Creo que revela en pocas líneas
lo que es el viaje de Odiseo; un travesía en cual siempre sale victorioso pero, siempre después
de esa pequeña esperanza le espera, de nuevo, otro peligro que enfrentar; “Más que en los juegos
ocúpese mi alma en sus penas, que son muchísimas las que he padecido y arrastrado.” (Homero,
pág. 117) Sin importar donde vaya, que decisiones tome, se le presentan situaciones en donde
no se vislumbra una escapatoria a simple vista y así una y otra vez, como un círculo vicioso. Es
más, cuando uno dice “mi viaje tuve muchas complicaciones, fue una odisea llegar”, es
refiriéndose al viaje que hace Odiseo, quien siempre vive con la incertidumbre del mañana,
¿será un monstruo? ¿Otro ciclope? ¿Qué me aguarda más allá del horizonte? “¿Qué no padezco?
¿Qué es lo que al fin me va a suceder?” (Homero, pág. 90) Pero a pesar de todo nunca pierde la
tenacidad de seguir, ni la esperanza de cumplir su meta, llegar a casa.

También podría gustarte