Está en la página 1de 7

Quito-Ecuador, lunes 14 de junio de 2010 N°10

Por: Rene Olvera. rene.olvera@live.com.mx

Latinoamérica _ caminando
“Nunca fue tan obvio que el capitalismo es un desastre y que no es disparatado pensar que de seguir
así esto podría fácilmente llevarnos a la aniquilación humana. Por otro lado, me parece que los intentos
de cambiar la sociedad a través del Estado o de la toma del poder estatal han fracasado, tanto en sus
formas revolucionarias como en sus formas reformistas. Entonces, creo que la única opción que tene-
mos es replantear el cambio social radical de otra manera: a través de una forma que no vincule la
revolución con la toma del aparato estatal, sino que plantee, precisamente, cómo cambiar el mundo sin
tomar el poder. Y esto implica replantear el significado del poder, el significado del pensamiento revolu-
Contenido: cionario y de la tradición marxista” Jhon Holloway

La no toma del poder


Las décadas de los sesenta y setenta en América fuerza en la medida en que, desaparecidos los bloques
estatal: una alternativa ideológicos, la lógica del poder se vuelve más compleja y
de transformación so- 1 Latina se caracterizaron por la efervescencia de
difusa. “Las ideologías pesadas” dejan ya de funcionar
cial. importantes discursos liberacionistas, tales como como elementos de integración, abriendo paso a una
la teoría de la dependencia, la teología de la libe- cultura escéptica frente a los “grandes relatos”. La inte-
ración y la filosofía de la liberación, llevados a la gración social se desplaza al ámbito de las “ideologías
El proceso político vene- práctica en no pocas ocasiones por diversos sec- livianas” que ofrecen al individuo la oportunidad de ejer-
tores de la sociedad. Tales discursos y prácticas cer protagonismo sobre su propia vida.” (S. Castro,
zolano , nueva alternati- 1996: pp. 25 y 26)
va a escala global ? 3 estuvieron influenciados en gran medida por
aquella retórica que animó la consolidación ideoló- Las causas de este cambio de sensibili-
gica del socialismo. La esperanza en una gran dad fueron principalmente, señala Roberto Follari,
Hacia donde mirar. revolución que derrocara el poder de la burguesía la represión y eliminación de las organizaciones
Nuevas alternativas capitalista y eliminara la pobreza fue el rasgo dis- políticas, lo cual dejó una amplia huella de terror
políticas 5 y temor, que produjo la falta de credibilidad en un
tintivo de estos años. Sin embargo, dicha revolu-
ción nunca llegó o fue duramente reprimida, tra- cambio estructural de la sociedad, ablandando
yendo consigo un “desencanto ideológico” y ma- así las opiniones políticas; una segunda causa se
yores índices de pobreza: la década de los ochen- debe a la falta de alternativas sociales: la miseria
ta estaba pérdida. (S. Castro, 1996: pp. 16) y la corrupción de la clase política ha llevado a la
sociedad a una “cultura de la inme-
Para el argentino
diatez”, donde el presente se convier-
Daniel García Delgado, lo que
te en el horizonte único de significa-
se estaba viviendo en Améri-
ción ante la falta de un proyecto de
ca Latina, era una transición
futuro. (S. Castro, 1996: p. 26)
de una “cultura holística” a
una “cultura neoindividualista”, Llegado a este punto, vale la pena
y el final de los años ochenta aclarar que el desencanto político del
marcaba la ruptura. De un que hablamos, se liga al fracaso de
carácter de “identidades am- los “proyectos iluministas de transfor-
plias”, creadas por la perte- mación social”, pero “no se trata de
nencia a colectivos y solidari- un desencanto “ontológico”, sino que
dades de clase, en el seno de esta definido por relación a una forma
una comunidad política en la de entender la política y el ejercicio
que se destacaba la función del poder. De ahí la conformación de
integradora de la nación, el papel de la revolución nuevas formas de organización de lucha que pro-
de la cultura popular y la clase trabajadora y el curan redefinir su participación en el espacio
papel de la justicia redistributiva asegurada por el público”. (S. Castro, 1996: p. 29)
Estado, se pasaba a un “carácter de identidades En este contexto, emergen organizacio-
restringidas”, en las cuales se valora lo microgru- nes políticas y sociales, buscando un poder alter-
pal y lo privado, se disuelve la identificación con lo no, que les permita decidir autónomamente sus
nacional ante una cultura transnacional impulsada formas de vida y de trabajo. La desconfianza es
por los medios de comunicación, y se pierden las en lo político formal, en aquellas instituciones
certezas tradicionales. (S. Castro, 1996: pp. 25) herederas de los modelos ilustrados: el Estado-
Dicha pérdida de las certezas tradiciona- nación, los partidos políticos, la democracia re-
les se produjo, en parte, por la quiebra del Estado- presentativa, el sistema económico internacional,
nación frente al “imperialismo económico” de las mientras que la propuesta es la construcción de
transnacionales, y sobre todo, por el desvaneci- un espacio público en donde se puedan ensayar
miento de los antagonismos ideológicos vigentes formas otras de entender lo político y la política,
durante el siglo XIX y XX, que tuvieron su raíz en con la característica fundamental de la
las guerras civiles y sobre todo en la Guerra Fría, “descentralización del poder político”, es decir,
al respecto Santiago Castro Gómez señala: donde las soluciones a problemas concretos no
“si los anteriores procesos de integración posicionaban a
son dictadas desde algún tipo de ins-
los individuos y colectivos frente a “enemigos” tales tancia “central”, sino que se apoyan en
como los conservadores, los liberales, la oligarquía, el decisiones tomadas al interior de la
imperialismo o el comunismo, que aglutinaban y daban pequeña agrupación u organización
1

sentido a la política de masas, esta modalidad pierde política y social. (S. Castro, 1996: p. 30)
Una de estas experiencias es sin duda el movimien- Por el contrario, de acuerdo a Holloway, la segunda
to político-militar mexicano denominado: Ejército Zapatista de opción nos remite a una organización de la autodeterminación,
Liberación Nacional (EZLN), que desde su aparición pública “una forma de organización que nos deja articular lo que noso-
en enero de 1994 ha sido percibido por su discurso/practica tros queremos, lo que nosotros decidimos, lo que nosotros
como una opción en la transformación de las relaciones so- consideramos necesario y deseable”.
ciales de poder imperantes entre dominantes y dominados, Sin pasar por el Estado, nos enfocamos directamente
cuya característica fundamental es la no toma del poder esta- en la sociedad que queremos construir, empezando ahora, es
tal, lo cual a mi modo de ver, ha fortalecido su propuesta de una revolución “aquí y ahora”. Tomando en cuenta que la auto-
transformación, y sobre todo la ha vuelto global. Después de determinación no puede existir en una sociedad capitalista, en
la insurgencia zapatista comenzamos a articularnos, desde lo que debemos enfocarnos es en el impulso hacia la autode-
nuestros espacios y tiempos a esta perspectiva de rebelarse. terminación, lo cual es experimental puesto que aún no tene-
Uno de los trabajadores intelectuales, que mejor ha mos una sociedad así. Sin embargo, afirma Holloway, hay al-
descrito y analizado –no es el único- lo que implica cambiar el gunas cosas que sí están claras: 1) el impulso hacia la autode-
mundo sin tomar el poder es el irlandés radicado en México terminación esta en contra de la democracia representativa
John Holloway, cuyo compromiso y acompañamiento al (porque niega el principio) y a favor de la democracia directa,
EZLN y múltiples organizaciones políticas y sociales latinoa- 2) el impulso hacia la autodeterminación esta en contra del
mericanas, no hace más que respaldar su trabajo. A conti- Estado (porque niega el principio), 3) el impulso hacia la auto-
nuación señalaremos algunas de sus consideraciones teóri- determinación “no tiene ningún sentido sino tiene como punto
cas al respecto. central la autodeterminación de nuestro trabajo o de nuestro
La pregunta central con la que inicia Holloway su hacer. (…) [está] en contra de la organización capitalista del
disertación es la de ¿Podemos cambiar el mundo sin tomar el trabajo. (…) estamos hablando no solamente de democracia
Poder? (J. Holloway, 2006). La respuesta, cargada de la sino de comunismo, no solamente de rebeldía sino de revolu-
incertidumbre que nos hace andar juntos para encontrar el ción”. (J. Holloway, 2006)
camino, comienza con una sentencia bastante clara: “el capi- Finalmente, Holloway señala algunos problemas que
talismo es una catástrofe para la humanidad”, ante lo cual tiene la opción de cambiar el mundo sin tomar el poder, proble-
una revolución mundial resulta urgente. Se trata de una revo- mas no más graves que lo que implica opción del poder esta-
lución intersticial, es tal. El primero es la represión
decir, que brota de y cómo enfrentarla, para lo
los intersticios del cual es necesario el arraiga-
capitalismo, que se miento de la rebelión dentro
nutre de las “muchas de la comunidad tanto a nivel
rebeldías e insubor- local como global, ello para no
dinaciones (…) de reproducir principios que va-
gente que dice NO al yan en contra de la misma
capitalismo”, de autodeterminación. Un segun-
múltiples maneras, do problema es el de si es
en múltiples tiempos posible desarrollar una activi-
y en múltiples espa- dad productiva alternativa en
cios, caracterizadas los intersticios del capitalismo
por “un impulso y hasta qué punto es posible
hacia la autodetermi- crear un nexo social alternati-
nación, un impulso vo, que no sea el del valor,
que dice 'NO, ustedes no nos van a decir qué tenemos que entre dichas actividades. Y un tercer problema es el de la orga-
hacer, nosotros mismos vamos a decidir lo que tenemos que nización de la autodeterminación social, es decir, “¿cómo orga-
hacer o lo que queremos hacer'”. (J. Holloway, 2006) nizar un sistema de democracia directa en una escala que va
El asunto que se desprende entonces, de acuerdo a más allá de lo local en una sociedad compleja? Lo cual se de-
Holloway, es cómo multiplicar y expandir esas rebeldías e be de resolver haciendo y ejerciendo la democracia directa,
insubordinaciones, dentro del sistema de mando del capitalis- experimentándola en un proceso de auto educación. (J. Hollo-
mo. El autor distingue dos opciones, la primera es canalizar- way, 2006)Señalado todo lo anterior, sólo me queda decir que
las a través de la conquista del poder estatal (por elecciones los zapatistas nos enseñaron - y no sólo ellos- que realmente
o implantación de un nuevo Estado revolucionario), con el es posible otro mundo, pero no sólo eso, sino que es posible
partido como forma organizativa central, mientras que la se- otro mundo sin tomar el poder estatal, en donde el impulso
gunda opción es que dichas insubordinaciones florezcan li- hacia la autodeterminación es el camino hacia su realización.
bremente y vayan a dónde la lucha las lleve, por supuesto Quizá nunca llegaremos allá, o quizá sí, pero el camino es el
que debe de existir una coordinación pero flexible y con la que hay que forjar.
sociedad como punto de referencia y no el Estado. (J. Hollo- Bibliografía:
way, 2006). El problema con la primera opción es que el Es- *Castro-Gómez, Santiago, “Introducción” y “Los desafíos de la Posmo-
tado “no es un objeto neutro: es una forma de relaciones so- dernidad a la Filosofía Latinoamericana”, en su Crítica de la Razón
Latinoamericana, Puvill Libros, S. A., Barcelona, 1996.
ciales, una forma de organización (…) con el objetivo de
*Palabras de John Holloway en una entrevista realizada por Joaquín
mantener y desarrollar la dominación del capital” y la toma Mirkin en 2001, disponible en: http://www.rebelion.org/hemeroteca/
del mismo nos jala en esa dirección: convirtiendo nuestras izquierda/holloway031201.htm
luchas en nombre de o en beneficio de, separando los lideres *John Holloway, “¿Podemos cambiar el Mundo sin tomar el Poder?,
de las masas, separando los representantes de los represen- 2006, en: http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/228289/
tados, separando el territorio entre el territorio del Estado y el index.php
mundo de afuera, en suma: definiendo la lucha en criterios *Para una visión panorámica del movimiento véase en:
del Estado y por tanto del capital. (J. Holloway, 2006) www.enlacezapatista.org.mx
2
Por: Germania Fernández
germaniaff@gmail.com

el 27 de febrero se da el El Socialismo del Siglo XXI bus-


punto de inflexión de ma- caría entonces sentar sus bases en las
yor importancia, más no realidades y experiencias concretas de
es éste el primer episodio las comunidades, dando lugar a una
de protesta popular en la construcción colectiva de este nuevo pa-
sociedad venezolana de radigma, en el que se rescata del Socia-
la década de los ochenta, lismo del Siglo XX la superación del capi-
como tampoco sería la talismo, pero desmarcándose en su apli-
última. La aplicación de cación de estrategias anteriores, ya que
políticas de fuerte ten- el futuro de la “revolución” no estaría
dencia neoliberal desde “dado”, ni direccionado por una clase es-
el gobierno de Luis pecífica, pasaría entonces a ser un proce-
Herrera Campins (1979- so de construcción permanente, donde el
1984), de sus sucesores “sujeto emancipador está conformado por
y el descrédito de la polí- la comunidad de víctimas del capitalismo
tica partidista, había ge- neoliberal y de todos aquellos que son
nerado un amplio des- solidarios con ell (Dieterich, 61).
En 1998 llega a la presidencia de contento en la población venezolana, que
la República Hugo Chávez Frías, un te- sufría cada vez más las agresiones de la Es así como, una vez asumido el
niente coronel retirado que capitalizó des- pobreza. cargo presidencial, y cumpliendo con la
pués de un fallido Golpe de Estado en Conforme con ello, el presidente promesa electoral, se convoca a una
Venezuela el descontento popular exis- Chávez, llega a la presidencia en un con- Asamblea Nacional Constituyente que
tente en torno a la política (bi) partidista y texto de franca crítica a las políticas de tendría como objetivo elaborar una nueva
a las políticas económicas y sociales neo- corte neoliberal, proponiendo una alterna- Constitución; por lo que se puede decir
liberales aplicadas fundamentalmente tiva socialdemócrata que luego se iría que éste fue el primero de los cambios
desde la década de los ochenta. En ese transformando en lo que hoy denomina- estructurales llevados a cabo en la socie-
sentido, Hugo Chávez y las políticas que mos el Socialismo del Siglo XXI. Enten- dad venezolana, pero que en lo sucesivo
de su gobierno y campañas electorales se diendo que este “nuevo” proyecto político sería seguido por un conjunto de transfor-
desprenden se configuran como el pro- se enmarcaría en lo que Heinz Dieterich maciones que no sólo modifican estructu-
ducto y resultado de la crisis estructural caracteriza de forma análoga como ralmente al Estado, sino que dan lugar al
del sistema político venezolano. “Democracia Participativa”, estableciendo ejercicio de la democracia participativa y
Es así como desde 1989, con la que: protagónica, y a un marcado ambiente de
victoria electoral de Carlos Andrés Pérez <<El concepto “democracia parti- efervescencia política.
(candidato por el partido Acción Democrá- cipativa” se refiere a la capacidad real de Asimismo, las transformaciones
tica, y presidente de 1989 a 1993) se la mayoría ciudadana de decidir sobre los llevadas a cabo en el Estado venezolano,
puede marcar un punto de ruptura en la principales asuntos públicos de la nación. en tanto transformaciones estructurales
trayectoria política venezolana, el expresi- En este sentido se trata de una amplia- ocasionaron desde los primeros días de
dente llega al poder con un discurso ción cualitativa de la democracia formal, gobierno del presidente Chávez, diversos
abiertamente populista, sin embargo a los en la cual el único poder de decisión polí- cambios en la gestión de la política exte-
pocos días de asumir la presidencia im- tica reside en el sufragio periódico por rior. A partir de la llamada “Quinta” Re-
plementa un Programa de Ajuste Estruc- partidos-personajes políticos. En la demo- pública se ha dinamizado la gestión inter-
tural de corte neoliberal, lo que agudiza el cracia participativa, dicha capacidad no nacional con evidentes repercusiones en
descontento popular y genera una ola de será coyuntural y exclusiva de la esfera el ámbito de lo geopolítico, aún más si se
protestas que empezaría el 27 de febrero política, sino permanente y extensiva a tiene en cuenta el carácter estratégico de
de 1989 y se prolongaría durante algunos todas las esferas de la vida social, desde la República Bolivariana de Venezuela
días(Lopez, 1999), protesta que fue bru- las fábricas y los cuarteles hasta las uni- como país exportador de petróleo.
talmente reprimida y que no generó la versidades y medios de comunicación>>
rectificación del gobierno en torno a las (Dieterich, 48).
medidas económicas.
Sin embargo, podemos decir que
3
Una de las primeras actividades llevadas a Monetario Internacional y al Banco Inter- anti-imperialista, y que reclaman por una
cabo por el presidente Chávez a escala americano de Desarrollo. Se espera que auténtica soberanía, tal como lo propone el
internacional, fue la convocatoria de una este nuevo mecanismo comience a funcio- Socialismo del Siglo XXI; evidentemente,
Segunda Cumbre de los países de la Orga- nar a partir de este año (2010). cada país, tiene sus características y pro-
nización de los Países Exportadores de Es así como a través de las orga- cesos diferenciados, no pretende el
Petróleo (OPEP) en septiembre de 2000, nizaciones regionales anteriormente descri- “nuevo” socialismo repetir los errores del
luego de haber realizado una gira interna- tas, entre muchas otras, el gobierno vene- Socialismo real, ningún país es igual al
cional por los países miembros para el zolano ha procurado la difusión de los valo- otro, y por ende no podría lograrse un pro-
reimpulso de la organización. La búsqueda res de integración regional que el gobierno ceso uniforme.
de un precio “justo” para el barril de petró- impulsa. Muchas han sido las solidaridades Rescatando las palabras de Con-
leo, el cumplimiento de las cuotas de la a escala regional, incluso la aplicación de treras:“En cuanto a la dimensión espacial
OPEP, e incluso la reducción de la produc- políticas similares a la impulsada por Vene- del proyecto es evidente que su campo de
ción para el fortalecimiento de los precios zuela, dan cuenta de una postura que deja acción tiene que integrar orgánicamente
caracterizó la estrategia internacional vene- de ser local para convertirse en una pers- las dimensiones mundiales, regionales y
zolana y marcó el inicio de una aguda pectiva internacional, fundamentada en la nacionales de la sociedad global contem-
agenda internacional que perseguía la soli- integración y la solidaridad internacional. poránea. Ningún proyecto de cambio na-
daridad con el gobierno venezolano, y con Así mismo, los proyectos iniciados cional profundo puede prosperar en la ac-
la profundización de una política de mayor en el marco de las fronteras venezolanas tualidad, si no se conceptualiza y ejecuta
independencia a escala internacional. se han extendido a otros países, tal como como parte integral del proyecto mundial;
Asimismo, y con respecto a la aquellos que se encuentran suscritos al debido a que las dependencias de las eco-
política petrolera internacional, Petrocaribe, bloque del Alba, las misiones sociales se nomías nacionales frente a su entorno son
se ha conformado como un convenio soli- han extendido fuera de las fronteras vene- tan profundas que la sobrevivencia de un
dario entre algunos países del Caribe y zolanas, tal como la Misión Milagro (salud), proyecto no-capitalista dentro del propio
Venezuela, por medio del cual los gobier- o la Misión Robinson (educativa) que ha espacio nacional se vuelve imposible a
nos caribeños compran petróleo venezola- permitido la erradicación del analfabetismo mediano plazo (Contreras, 61. 2007).
no a precio preferencial. en países como Venezuela, Nicaragua y No obstante, tal como señalaba
Una de las principales banderas Bolivia, reconocido por la UNESCO. Hobsbawn, a la luz de las crisis estructura-
del gobierno venezolano a escala interna- El gobierno venezolano ha centra- les del capitalismo, el Siglo XX fue muy
cional ha sido, desde 2004, la conforma- do su política exterior en principios como el corto, los nacientes Estados Nacionales,
ción de un bloque regional denominado de la integración de un bloque regional, bajo la dominación de un nuevo sistema
(recientemente) Alianza Bolivariana para que pueda establecer políticas solidarias e internacional de pos-guerra duraron muy
los Pueblos de Nuestra América (ALBA), independientes de los organismos financie- poco, si tomamos en cuenta la nueva crisis
impulsado inicialmente por el gobierno ve- ros internacionales y de los países denomi- estructural de finales de los años setenta y
nezolano y el cubano, pero que busca es- nados como “desarrollados”. Evidentemen- principio de los ochenta, que se prolonga
tablecer lazos de amistad, colaboración y te, todo proyecto político que pretenda mi- hasta nuestros días. El llamado “Giro hacia
complementariedad entre los países miem- rar hacia el futuro como una postura global, la izquierda”, o bien el “Socialismo del Siglo
bros, en lo político, económico y social. En o cuando menos regional, debe establecer XXI”, no es sino el resultado de un sistema
ese sentido, los Estados miembros han lazos de solidaridad con otras naciones, en crisis, agudizado por la aplicación de
sido estigmatizados como pro-izquierdistas pero esto no es un proceso inmediato, es políticas neoliberales, ante el cual es nece-
en la región. precisamente la labor paulatina que ha sario buscar y pensar nuevas alternativas.
Aunado a estas iniciativas, se venido realizando la llamada Revolución
impulsa desde 2008 a escala regional la Bolivariana al extender su propuesta de Bibliografía
Unión de Naciones Suramericanas integración regional y al difundir los valores Margarita López Maya, Lucha popular, democracia,
(UNASUR), como proyecto de colaboración del llamado Socialismo del Siglo XXI a neoliberalismo: protesta popular en América Latina en
e integración de múltiples vertientes, que través de diversos convenios de integra- los años de ajuste, Nueva Sociedad, Caracas, 1999.
cuenta con doce países miembros. Así ción, propuesta que con sus variantes ha
Heinz Dieterich, El Socialismo del Siglo XXI, en: http://
como también en lo estrictamente econó- sido acogida en las recientes reformas llibertatsolidaria.pangea.org/El%20Socialismo %20del%
mico y financiero se da cabida a la crea- constitucionales de la región. 20Siglo%20XXI.pdf .
ción del Banco del Sur, en el marco de la Con sus diferencias, los países
Miguel Contreras, Imaginarios insurgentes en América
Crisis Financiera del Capitalismo, como que han acogido este “Giro a la izquierda”, Latina ¿Es el socialismo del Siglo XXI un horizonte
institución que pretende no sólo profundi- como han señalado algunos intelectuales, emancipatorio?, Revista venezolana de Economía y
zar la integración de la región a escala han sentado las bases de sus cambios Ciencias Sociales, vol. 13, n.° 2, Caracas, agosto,
financiera, sino también generar un meca- estructurales en una profundización de la 2007.
nismo alterno al Banco Mundial, al Fondo democracia, en una política anti-neoliberal, 4
Por: Stalin Herrera ¿Hay alternativas políticas por fuera de lo que el siglo XIX y XX produjo; el capita-
lismo, el fascismo o el socialismo?¿Es el Socialismo del Siglo XXI un alternativa?
elenauta7@gmail.com ¿Son Chávez o Correa alternativas para la organización de la sociedad? ¿Son el
Sumac Kausay y el Estado Plurinacional alternativas? ¿Hay una experiencia que
pueda convertirse en una alternativa para el mundo? ¿Los movimientos sociales
como los Zapatistas, el Movimiento Indígena del Ecuador, el Movimiento Sin Tie-
rra, la Vía Campesina, los Ecologistas tienen una alternativa? O, es que ¿Sin du-
dar en la capacidad de reformarse, el Capitalismo y el Socialismo como los cono-
cemos hoy, tendrán la capacidad para transformarse en nueva alternativa para el
mundo?

La pregunta puede multiplicarse en tantas posibilidades mo de mercado y un orden global marcado por la hege-
como la imaginación nos lo permita, pero me parece que monía de las multinacionales. Un nuevo orden que Todaro
no pueden entenderse por fuera de las tesis y las hipóte- (Todaro,1994) define como el “Fundamentalismo de Mer-
sis de los autores y de las reflexiones del curso; los gran- cado”; poner al mercado y la elección individual como los
des estadistas no lograron reproducir los viejos imperios y mecanismos más efectivos de redistribución y aprovecha-
su orden político basado en equilibrio de poder; la Segun- miento de la “riqueza y de las oportunidades” creadas por
da Guerra Mundial no logró establecer un orden interna- la sociedad, desvirtuando la importancia de apoyo popular
cional garante de la paz; la primera y segunda guerra o subsidios, la reforma estatal, el ahorro, la educación, las
mundial mostraron la debilidad “moral y política” de los instituciones, la desigualdad, incluso, la democracia, el
supuestos principios que organizan el orden político mo- Estado y la política.
derno (igualdad, libertad, solidaridad); el fin de los impe- Entendido así el mundo, el argumento de análisis
rios marcó la emergencia de los estados nacionales y la y de prospección se complejiza en la búsqueda de los
lucha por la liberación; el ciclo de acumulación del capita- mecanismos y acciones que permitan, por un lado recupe-
lismo mundial aceleró su reproducción a través de la esta- rar la acción del Estado y por otro ampliar las capacidades
dos nacionales y de la mano de la expansión del comunis- de la sociedad para darle una nueva vitalidad a la política.
mo en el mundo –inspirador de las revoluciones en AL y Yo personalmente, creo que en medio del camino, la gue-
de muchos de los procesos de liberación–. En ese marco, rra –en su sentido escatológico y posibilidad fundante– no
la historia nos mostraba que a puede ser ni el mecanismo, ni la esperanza
finales de la segunda guerra mun- para que el mundo encuentre
dial, el fascismo como posibilidad una nueva organización del cam-
fracasa, en 1989 la caída del mu- po político para la sociedad futu-
ro de Berlín pone en duda el pro- ra. Aunque, el orden del mundo y
yecto comunista, y con esto, la la acción de sus actores nos lle-
posición del capitalismo termina van por una camino en donde el
como una indiscutible opción que agotamiento de los recursos pro-
finales del siglo xx parece agotar- ductivos y la naturaleza marcan
se en las crisis. los limites del modelo y la partida
Sin embargo, la re- del nuevo conflicto, la búsqueda
flexión no es muy clara en definir de alternativas no pude paralizar-
o marcar las líneas entre la se y de hecho no se han paraliza-
“creación espontánea” y la for- do, el “fin de las alternativas” de-
malización o institucionalización de lo existente. Es decir, ben ser vistas como un cerco ideológico.
los fenómenos desatados por la guerra y los actores que Si aceptamos que el fascismo, el comunismo y
intervinieron en ella, no fueron creaciones espontáneas, el capitalismo son el resultado de los gérmenes que la socie-
fascismo no hubiera sido una opción sin el proceso de dad había producido en su momento, entonces hay que
unificación Bismarck, como el comunismo en la URSS no buscar en lo existente las posibilidades para recomponer
habría sido posible sin la emergencia de pensamiento las “narrativas” ideológicas y políticas que permitan orga-
marxista y anarquista inspirado en la comuna de París, y nizar una nueva alternativa. No se trata de exponer una
finalmente, como lo plantea Hosbawn hasta Japón abrazo alternativa en si misma, sino de indagar por la posibilida-
el Estado nacional como un estrategia para superar el des que tienen las existentes.
viejo modelo feudal y el conjunto de estados nacionales Si bien, no hay en el momento una alternativa
periféricos fueron arrastrados al mercado por los intereses política con la suficiente credibilidad al interior de la socie-
históricos de sus elites políticas habían desarrollado, es dad global, el capitalismo como modelo tampoco es una
decir que el triunfo del capitalismo en el mundo fue posible propuesta legítimamente aceptada por la sociedad en su
porque ya habían intereses capitalistas. conjunto, al contrario de esto, es una propuesta que tiende
El fin de las alternativas ideológicas, alternativas a mostrar su conflictividad interna, la cual no es una reac-
para el mundo o “narrativas para el mundo”, parece enla- ción puramente escatológica, sino que tienen dimensiones
zarse como la crisis de nuestra “única opción”, el capitalis- creativas y positivas.
5
Las alternativas MST en Brasil y Vía Campesina en Centro de la emergencia del Socialismo del Siglo
América. Según Ana Ester Ceceña, en la xxi, los contenidos utópicos y alternativos
Desde la segunda guarra mundial, el “fin década de los noventa las reivindicaciones recogidos en las constituyentes; el mejor
de las utopías”, lejos está de convertirse en en AL ponen de manifiesto un cambio en el ejemplo es el Sumac Causay y el estado
una realidad; la lucha por la liberación na- eje de las resistencias, el campo. Un cam- Plurinacional en la constitución del Ecuador
cional de los nuevos Estados significó un bio que está claramente ligado a la revalo- que no pueden entenderse sin la acción del
cambio en las formas de organización del rización de la naturaleza en la acumulación Movimiento Indígena.
poder interno, muchos de ellos importantes del capital y al fracaso de la izquierda en el Desutopizar las alternativas
y significativos para la sociedad que inten- mundo. (Ceceña, 1998)
taron terminar con el colonialismo interno; Así, paralelamente, los herederos Pero pensar en las alternativas, implica ir
en América Latina las posibilidades de un del 68, parecen lograr organizar una pro- más allá del “utopismo” y pensar que el
nuevo orden nacional inspiró la teoría de la puesta de rostro planetario en las luchas o desarrollo del capitalismo en el mundo,
dependencia y la teología de la liberación, marchas contra la globalización en Seatle, también nos muestra que su aplicación es
y la expansión del comunismo en el mundo el Foro Social Mundial y el encuentro Inter- heterogénea y en esa heterogeneidad se
inspiró un conjunto de luchas o propuestas galáctico en Chiapas. El conjunto de proce- pueden encontrar algunas alternativas con-
revolucionarias que si bien todas fracasa- sos políticos han inspirado ideas y pro- cretas a la crisis. Con esto me refiero a las
ron en su objetivos últimos –incluyendo puestas políticas como “cambiar el mundo experiencias de los Países de Reciente
Cuba– tienen el valor de haber disputado e sin tomar el poder” (consigna está explíci- Industrialización que, si bien no superan el
incorporado en la sociedad postu- carácter extractivista y agresivo
lados profundamente modernos, con el medio ambiente, así como
igualdad, libertad y solidaridad; los límites de la democracia y la
aunque para Hosbawn (1996) o política, si han logrado organizar
Hervy (1998) el Mayo del 68 cons- un modelo más igualitario que
tituyen un signo del avance de la dejan algunas lecciones para el
ideología individualista que el capi- cambio.
talismo promueve, constituyeron Según Kay (2002), en la expe-
parte de las revoluciones cultura- riencia de los PRI, el conjunto de
les del siglo que ampliaron un con- acciones se destinaron a distri-
junto de derechos y reconocieron buir los recursos productivos,
nuevas realidades, pero más allá mejorar las condiciones de vida y
de este hecho, nos mostraron que la posición política de las pobla-
–sumando las revueltas y las orga- ciones campesinas, promover el
nizaciones por los derechos civiles empleo y una industrialización
en EU, los mayos del 68 en Méxi- complementaria a pequeña esca-
co y Córdova– incluso en los luga- la, intensiva de mano de obra y
res en los cuales el capitalismo descentralizada mejorando así
mostró sus mejores resultados, la las relaciones de intercambio y
acción política de la población se ampliando el mercado nacional,
mantiene como resguardo de la pasos indispensables para una
política y de las alternativas, inclu- industrialización y exportación,
so en las ambigüedades posmo- que aparecen como un paso pos-
dernas. Según Roig, el debate terior en el proceso.
posmoderno de los 80 y principios Evidentemente, el modelo ISI
de los 90, constituyen para unos, seguido por los PRI, no superará
la banalización y estetización de la política tamente recogida y desarrollada por Hollo- las contradicciones mencionadas, pero me
cuando el mundo sigue siendo una estruc- way), “otro mundo es posible” o la parecen importante para mostrar que; por
tura de profundas desigualdades y concre- “construcción del poder desde abajo”, pero un lado, crearon condiciones de igualdad y
tas relaciones de poder. Sin embargo, tiene frente a la opinión pública, su resultados no de empleo en el campo que aseguraron el
el valor de también ser una profunda crítica dejan de ser interesantes experimentos desarrollo de un mercado nacional impor-
a los valores que organizaron el mundo locales utópicos. tante, con un proceso de industrialización
moderno como lo conocemos.(Roig, 1981) Para Salazar (2003), la historia es descentralizados que absorbió la fuerza de
Además, si bien la gran propuesta un proceso complejo en el cual, a pesar de trabajo abundante. Y por otro lado, estable-
comunista entra en duda con la caída del la monumental diferencia entre la organiza- cieron políticas de protección selectiva y de
Muro de Berlín en 1889 y su impacto en el ción del poder y las organizaciones popula- participación o de fortalecimiento social.
resto del mundo parece cerrar las propues- res, las acciones de rebeldía emergen con Una experiencia distinta a los procesos y
tas de Izquierda Partidista de los 70 y 80, o sin lograr una propuesta política, con o elecciones realizadas por el Ecuador y los
en la década de los noventas, en América sin capacidad de negociar con el sistema. países en desarrollo, pero sobre todo,
Latina la periferia se pone al centro de las Pero constituyen una presencia innegable opuestas a las del fundamentalismo de
reivindicaciones y luchas, “surge” el movi- que crea la oportunidad de mirar los límites mercado.
miento indígena del Ecuador, los Zapatis- de las formas de organizar la sociedad y la
tas en México, los Cocaleros en Bolivia, el política, y que también explican, además
6
Además, la experiencia de Kerala –un estado al suroeste
de la India con 33 millones de habitantes–, bajo el Partido Conclusión
Comunista de la India que accedió al poder por elecciones Finalmente, el punto del articulo es mostrar que la búsque-
universales desde 1957, a pesar de ser una de las pobla- da de las alternativas políticas y sociales o de una narrati-
ciones más grandes y pobres del mundo, han logrado va que oriente nuevas posibilidades de la política en el
incrementar su nivel de vida por fuera de las ideas con- mundo, no se encuentran necesariamente en un futuro
vencionales: hipotético o teórico, carecen de una ortodoxia histórica
teorética –si podemos ponerle algún nombre al “debate”–.
La expectativa de vida en Kerala es de 72 años, que es una cifra Desde mi punto de vista, las posibilidad de encontrar una
muy cercana a la media americana (76 años) y mucho mayor que alternativa, más allá de la emergencia política de lo que
la media india de 61. La mortalidad infantil es una de las más
hoy conocemos como movimientos sociales y sus pro-
bajas de los países en vías de desarrollo de todo el mundo, sien-
do de apenas la mitad de la China y menor que otros países más puestas, así como de los límites históricos en los que nos
ricos como Argentina. El crecimiento demográfico está también encontramos, se encuentra en reconocer que, en sus de-
bajo control en Kerala. El índice de fertilidad es de 1.7 nacimien- mandas está la posibilidad de instituir nuevos marcos nor-
tos por mujer, más bajo que en Suecia o en América. Pero lo que mativos y en las experiencias históricas se encuentran
es quizás más impresionante es que el 90% de los Keralitas algunos claves concretas de esa nueva institución. En
están alfabetizados, unas cifras que equiparan este estado con este sentido, las nuevas alternativas como Kerala, los PRI
Singapur o España. Todos estos datos constituyen indicadores e incluso el Socialismo del Siglo xxi –otra propuesta entre
del nivel de vida que uno esperaría encontrar solamente en algu-
muchas–, constituyen laboratorios de la historia que mar-
nas partes del mundo industrializado… (en, http://
www.otromadrid.org/articulo/3086/kerala-comunista) can la oportunidad de guiar nuestras miradas y estar aten-
tos a los elementos que pueden organizar una “nueva
Kerala, además de los indicadores, ha puesto énfasis en narrativa” de las alternativas.
la participación de la población en las decisiones de Esta-
do, el la ampliación de las oportunidades con la educación
y el desarrollo tecnológico, y sobre todo, ha hecho el es- Bibliografía
fuerzo por crear las condiciones mínimas de igualdad ata-
cando los sistemas de castas y organizando un reforma Todaro, Michael. Economic Development. 5th ed. New
agraria radical. La alternativa ha cambiado el desarrollo York: Lonman, 1994.
económico por una idea más amplia, bienestar social y Harvey, David, 1998, La condición de la Postmodernidad,
humano, mostrando al mundo que; 1) las utopías están al Amorrortu, Buenos Aires.
alcance de la tecnología actual, 2) la participación y la Roig, Arturo Andrés, Teoría crítica y pensamiento latinoa-
distribución de los recursos no son un problema de escala, mericano, Editorial Fondo de Cultura, México, 1981.
3) el comunismo también tiene posibilidades de actualizar- Ceceña, Ana Esther. “La resistencia como espacio de
se, y 4) el centro del problema se encuentra en las de- construcción del nuevo mundo”, revista Chiapas No 8,
cisiones políticas. México, 1998.
Después d
e cinco sig
los de exis
ofrecer. ¿Q tencia esto
ué esperam es lo que e
os para ca l capitalism
será claram mbiar al sis o tiene par
ente socia te ma? Si la h a
lista. Con umanidad
nadie. Ni p el capitalis ti ene futuro
ara los ric mo, en cam ,
os ni para bio, no hab
también de los pobres r á futuro para
Rosa Luxe . La senten
mburgo: "s cia de Frie
gente que ocialismo drich Enge
nunca. Nin o barbarie ls, y
guna socie ", es hoy m
en la búsq dad sobrev ás actual y
ueda inces ive cuando vi-
ante del lu su impulso
que tarde cro, y su m v it al reside
provoca la otor es la
desintegra ganancia.
ción de la Más tempr
ambiente, vida social, ano
la decaden la destrucc
cia política ión del me
pero ya no y una crisis dio
queda dem moral. Tod
asiado. (Ati avía estam
lio Borón) os a tiemp
o,

Colabora con artículos, comentarios, aportes, de una realidad crítica latinoamericana.


perspectivasdelquehacer@gmail.com
7