Está en la página 1de 5

Breve reseña sobre la responsabilidad civil y sus funciones.

Evolución en el tiempo

por BERENICE D. CORNEJO

24 de Noviembre de 2016

www.saij.gob.ar

Id SAIJ: DACF160633

1. Introducción.

A lo largo de este breve trabajo, trataremos de reflexionar, cómo el ordenamiento jurídico ha


reaccionado, reacciona o debería reaccionar frente a la probabilidad u ocurrencia de un hecho
dañoso; lo que no es otra cosa que dilucidar cuales son las funciones de la responsabilidad en
nuestro derecho positivo. El concepto de "responsabilidad" es doblemente multívoco, a la luz de la
Teoría Trialista del mundo Jurídico,(2) por lo que podemos analizarlo basándonos en diversas
vertientes, dirigiéndonos a un significado diferente cada vez.

Cabe preguntarnos entonces, ¿es la responsabilidad un concepto meramente jurídico? La respuesta


es clara, toda vez que se tenga en cuenta que, cualquier persona, por muy ajena al derecho que se
conciba ésta, tiene al menos idea de qué se entiende por el término que nos atañe. La gran mayoría
coincide en concatenar "responsabilidad" con "reparación" por lo que, podemos adelantar: se
considera que la responsabilidad entra en vigencia una vez producido el menoscabo. De este modo,
el concepto cotidiano de "responsabilidad" es justamente, un deber de reparar de un sujeto frente a
otro.

Cuando nos referimos al concepto jurídico, debemos considerar que este no se arraiga como propio
de una rama del derecho, sino que es transversal a todas ellas. Así, pues, encontramos
responsabilidad dentro del Derecho Penal, que podemos calificar como "represiva", la cual no va a
asignar demasiada importancia a la cuantía del daño sino, más bien, al acaecimiento factico de una
conducta establecida. Por ello, la consecuencia que el Código Penal o en leyes especiales designe al
responsable de la conducta tipificada no tiene proporción alguna con el daño causado.

En el ámbito civil, la responsabilidad funciona de otro modo: aquí sí se va a ungir de suma


importancia la cuantía del daño producido, en base a la cual se graduará la responsabilidad que cabe
en cabeza del sujeto productor del daño. De esta manera, nos adentramos en la noción clásica de la
responsabilidad civil, la que en palabras de Bustamante Alsina "(...) comporta siempre un deber de
dar cuenta a otro del daño que se le ha causado" (3). Así las cosas, es claro que el único destino
asignado tradicionalmente a la responsabilidad en el ámbito civilista, es una función plenamente
resarcitoria, por lo que no es casualidad que el régimen de responsabilidad civil en nuestro país, de la
mano del Código de Vélez Sarsfield, se haya esbozado considerando esta única función.
2. Evolución de la "Teoría de la Responsabilidad Civil" en nuestro país.

El originario código velezano, tomando como fuente el art. 1383 del Código francés, fijaba la culpa
como único fundamento para la responsabilidad civil -art. 1109- reconociendo solamente un factor
de atribución eminentemente subjetivo. En este sentido, el citado autor agrega, que "Todo el que
viola el deber genérico de no dañar implícito en esta norma es culpable, comete un acto ilícito y debe
responder por el daño que aquella hubiere sufrido" (4). No obstante, de la mano de la complejidad
cada vez mayor de la vida en sociedad y el acelerado ritmo de la época moderna, se fueron dando
situaciones que quedaban excluidas de este régimen y junto con ello, la existencia de víctimas sin
resarcir.

Si bien la jurisprudencia de nuestro país imperante en ese entonces era reacia a reconocer una
objetivizacion de la responsabilidad, en el Derecho comparado tomaba fuerzas la llamada "Teoría del
Riesgo", que coloca el resarcimiento a cargo de quien emplea una cosa o desarrolla una actividad
apta para causar daños (5). La idea básica es que quien introduce en la sociedad algo que tiene
aptitud para provocar un perjuicio, cuando este se produce, debe soportarlo (6).

Así, se comenzaba a imponer el deber resarcitorio a favor de las victimas cuando el concepto de
culpa parecía rebasado.

Con la reforma de la ley 17.711, se recepta dicha tendencia en nuestro anterior cuerpo normativo,
introduciéndose en el segundo párrafo del art. 1113, el que entre otras palabras establecía que,
cuando el daño es ocasionado por el riesgo o vicio de la cosa el dueño o guardián se exime de
responsabilidad interrumpiendo el nexo causal, sentándose así las bases para un régimen más amplio
y adecuado a los tiempos modernos.

Cabe argüir, sin embargo, que aun ésta modificación no resultó suficiente y mediante la sanción de
diferentes leyes especiales, se trató de ampliar aún más el régimen de responsabilidad. En este
devenir, por ejemplo, el art. 45 de la ley 24.051 sobre residuos peligrosos, tipifica a los mismos como
"cosa riesgosa" en los términos del segundo párrafo del art. 1113 ya nombrado. Si bien esta era la
tendencia imperante, la ampliación del alcance se limitaba a una única función: la resarcitoria.

3. Las nuevas funciones de la responsabilidad. Como se consignó en el acápite anterior, la reparación


de la víctima ha sido la finalidad principal e incuestionable de la responsabilidad civil. Sin embargo,
lentamente fueron resonando con cada vez mas fuerzas aquellas concepciones doctrinarias que
ampliaban sus funciones, al cuestionarse si el fin del Derecho de Daños se agota en indemnizar a la
víctima de un menoscabo patrimonial o extrapatrimonial, o bien es necesario hallar soluciones que
se ocupen del estadio anterior al acaecimiento del perjuicio. Las construcciones doctrinarias actuales,
en un consenso casi generalizado, entienden que la función reparatoria de la responsabilidad civil es
insuficiente, agregando a la par de esta, las funciones preventivas y punitivas.

La función preventiva ya se estipulaba en el Proyecto de Reforma de Unificación de 1998 y anida en


el deber general de diligencia que pesa sobre todo ciudadano como contrapartida a su derecho a la
seguridad, de origen constitucional (art.42, CN)(7). Además, podemos hallarla, por ejemplo, en el art.
32 in fine de la Ley General del Ambiente N° 25.675.

En tanto que la función punitiva de la responsabilidad civil, adquirió trascendencia con la


introducción de la figura del daño punitivo en el art. 52 bis de la ley 24.240 de Defensa al
Consumidor. En esforzada síntesis, en dicha norma se estipula la posibilidad del juez de aplicar una
multa civil a favor del consumidor, que dependerá de la gravedad del hecho, las circunstancias del
caso y será independiente de las otras indemnizaciones que correspondan al damnificado. Pizarro,
por su parte, los caracteriza como "sumas de dinero que los tribunales mandan a pagar a la víctima
de ciertos ilícitos, que se suman a las indemnizaciones por daños realmente experimentados por el
damnificado, que están destinados a punir graves inconductas del demandado y a prevenir hechos
similares en el futuro" (8). Lo cierto es que, el origen de la institución se encuentra en el common law
y acreditados juristas, tanto nacionales como europeos, la consideran ajena a nuestro sistema.

4. El hito culmine: La sanción del Código Civil y Comercial.

En el Anteproyecto que dio lugar a nuestro nuevo Código, se mencionaba que tanto en nuestro país
como en el derecho comparado se generaban polémicas respecto a si la prevención y la punición
debían incorporarse dentro de la órbita de la responsabilidad. Además, se pregonaba la necesidad de
una ley que culmine dicha polémica y se añadía que los daños punitivos ya formaban parte de
nuestro sistema - art. 52 bis de la LDC ya mencionado-.

La necesidad de ampliar el campo de las funciones de la responsabilidad civil, se halla en armonía con
la naturaleza de los derechos que se propone tutelar esta nueva normativa, la que no solo va a velar
por los derechos patrimoniales sino también por la persona y los derechos de incidencia colectiva.
Respecto a los últimos, en los Fundamentos del Código se dice que: "(...) surge con claridad que la
prevención es prioritaria y precede a la reparación, sobre todo cuando se trata de bienes que no se
pueden recomponer fácilmente. En estos casos se observa además la "tragedia de los bienes
comunes" (9), ya que los incentivos para ciudadanos son mínimos, y por eso es un ámbito en el que
se reconoce la facultad judicial de aplicar multas o daños punitivos"10(lo subrayado es propio).
La función preventiva, respecto a las personas, reviste importancia cuando el menoscabo o perjuicio
se encuentra ligado con aspectos como el honor o la privacidad, por nombrar algunos.

Bajo este paradigma es que el Código, luego de exponer sobre cuáles serán las funciones específicas
de la responsabilidad (prevención del daño y a su reparación). desarrolla la función preventiva entre
los arts. 1710 y 1715, a los que por la brevedad de este trabajo, remito a su lectura.

Ahora bien, podemos notar aquí, que el legislador ha pronunciado en forma inequívoca las funciones
del derecho de daños dejando expresamente descartada a la punición como posible función en ese
sistema. La Comisión Bicameral suprimió todo vestigio de la "función punitiva" contenida en el
anteproyecto en sus arts. 1714 y 1715, titulados "Función pecuniaria disuasiva" y "Punición Excesiva"
respectivamente. Si bien el nomen iuris utilizado obtuvo criticas poco felices por parte de acreditada
doctrina civilista, se reconocían las innegables ventajas respecto al art. 52 bis de la LDC. En las
palabras de Sebastián Picasso"... el pronunciamiento legislativo también confirma que los
denominados "daños punitivos", que lamentablemente subsisten en el art. 52 bis de la LDC, son algo
totalmente extraño y ajeno al derecho de daños. Se trata, en todo caso, de una multa de naturaleza
penal (una multa) que, como ya lo indicamos repetidas veces, debe regirse -con los matices del caso-
por los principios comunes a las ramas jurídicas que tienden al castigo (fundamentalmente, el
derecho penal y el administrativo sancionador)"(11) Cabe destacar que, para este autor, la cuestión
de daño punitivo es insoslayablemente inconstitucional.

En este marco entonces, ¿Cómo queda configurado el sistema de responsabilidad a propósito del
Nuevo Código Civil y Comercial? En lo sustancial, se regulan dos funciones: preventiva y resarcitoria,
lo que significa una evolución en relación los criterios históricos y tradicionales de la materia, dando
paso a los análisis más modernos de la doctrina, jurisprudencia y derecho comparado.

Si bien los fundamentos de la Comisión Bicameral para suprimir la función punitiva son harto
confusos, la decisión podría ser acertada toda vez que se considere cuantos debates ha generado su
inclusión o no en el cuerpo legal, diferente a la función preventiva, donde las opiniones a favor eran
coincidentes (12).

Lo cierto es que, nunca antes nos habíamos situado frente a un régimen civil de responsabilidad tan
amplio como el actual. Es deber de los operadores jurídicos el provecho y ejercicio de las normas
hasta aquí contempladas, en especial en aquellas situaciones en donde el posible acaecimiento del
daño es latente, y que de producirse este, revestiría un carácter masivo e irreversible.

Notas al pie:
(*) Trabajo presentado en las Jornadas sobre "Responsabilidad Civil. Responsabilidad del Estado"
llevadas a cabo el viernes 26 de septiembre de 2016 y organizadas por la Secretaría Académica de la
Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario.

1) ABOGADA. Facultad de Derecho. Universidad Nacional de Rosario.- 2) GOLDSCHMIDT, Werner,


"Introducción Filosófica al Derecho" 6ta Edición, Ed. Depalma, Bs. As, 1987 Pág. 45 3) BUSTAMANTE
ALSINA, Jorge. "Teoría General de la Responsabilidad Civil" 9na Edición. Ed. Abeledo - Perrot. Buenos
Aires. Pág. 73 4) Ibídem. Pág. 65 5) Resulta de diversos Códigos modernos: portugués de 1967,
boliviano de 1975, peruano de 1984, paraguayo de 1987, por nombrar algunos.

6) ALTERINI, AMEAL y LOPEZ CABANA, "Derecho de las Obligaciones Civiles y Comerciales" 1era
edición. Ed. Abeledo Perrot. Buenos Aires. 1995. Pág. 181.

7) GALDOS, Jorge y LORENZETTI Pablo. En "Codigo Civil y comercial de la Nación" RUBINZAL-


CUÑZONI Editores. Tomo VIII. Pag 298 8) PIZARRO, Ramón. "Derecho de Daños" segunda parte. Ed.
La Rocca. Buenos Aires 1993. Pág. 289 9) Esta figura es de exhaustivo estudio en el Derecho
Ambiental, versa sobre la ausencia de incentivos para proteger algo que si bien no es de nuestra
propiedad, es de todos, pero nadie lo cuida con demasiado ahínco.

10) "Código Civil y Comercial. Concordado con el régimen derogado y referenciado con la legislación
vigente" 2da reimpresión, Ed. ASTREA SRL, Buenos Aires, 2015 Pág.499 11) PICASSO, Sebastián "Las
funciones del derecho de daños en el Código Civil y Comercial de la Nación"
www.nuevocodigocivil.com. Pág. 13 12) VAZQUEZ FERREYRA, Roberto A. "Responsabilidad civil.
Aspectos generales en el nuevo código Civil y Comercial" Diciembre de 2014. Revista Reformas
Legislativas. Debates doctrinarios. Código Civil y Comercial. Año I. N° 1. Ediciones Infojus. Pág. 95

[-]