Está en la página 1de 3

2 DE ABRIL: DÍA DEL VETERANO Y CAÍDOS EN MALVINAS

• Introducción:
Hace 36 años comenzaba un hecho histórico, La Guerra de Malvinas, que abrió una herida profunda
en todos los argentinos y marcó el principio del fin de una etapa. Este enfrentamiento generado
dentro de un contexto de decisiones políticas erróneas e irresponsables, nos pone hoy, ya en
democracia, ante el ineludible compromiso de una revisión histórica, reflexiva y crítica sobre los
acontecimientos que dejaron un triste saldo: más de 600 vidas perdidas y otras tantas destrozadas de
jóvenes que pelearon valientemente por nuestros derechos en aquel pedacito de territorio argentino.
Hoy, el reclamo sigue vigente, la herida sigue abierta y el recuerdo de aquellos jóvenes soldados que
ofrendaron la vida por su Patria nos convoca a buscar la mejor manera de reclamar nuestros
derechos y soberanía: a través del diálogo consensuado y sostenido por la convicción de que el único
modo de lograrlo es a través de la paz.
• Entrada de la Bandera de Ceremonias:

Así como, en 1982, acompañó a nuestros combatientes, en su lucha por la soberanía, la convocamos
hoy para que se haga presente en este pequeño homenaje. Recibimos con un fuerte aplauso a nuestra
bandera de ceremonias que es portada por:
Abanderada/o………….
Escoltas…………............... ……………………………….
La bandera provincial: abanderado/a ………………………..
Escoltas/--------------------------------------
• Himno Nacional:
Cantemos a la republica argentina su canción patria, que habla de libertad, soberanía y de cadenas
rotas. Aunque algunas de esas cadenas aun nos distancian de las islas Malvinas, no perdamos la fe y
la esperanza de recuperarlas algún dia.con el grito sagrado nos alientas a ser libres como el viento,
como el rio, el pájaro y el mar y nos mandas a vivir o morir en libertad.
El Himno Nacional reafirma en sus estrofas el sentimiento inclaudicable de perseverancia en el
reclamo de nuestros derechos. Entonemos juntos sus estrofas.
• Marcha de Malvinas:
Como homenaje a nuestras tan queridas islas y reafirmando nuestros derechos sobre ellas y con la
imagen presente de cada una de aquellas vidas entregadas en defensa de nuestros territorios,
entonamos la Marcha de Malvinas.

• Palabras alusivas:

A continuación escucharemos una reflexión sobre la guerra de Malvinas a cargo de


.........................................................

Retiro de la bandera de ceremonia.


Dice la marcha a las Malvinas ni de aquellos horizontes nuestra enseña ha de arrancar, pues su
blanco esta en los montes y en su azul se tiñe el mar, despidamos con un fuerte aplauso a las
banderas de ceremonias que presidieron este acto.
Damos por finalizado este senillo pero emotivo acto.
Por defender nuestro territorio y nuestra historia, miles de soldados han entregado su vida con
pasión inquebrantable. Otros seguimos aun aquilón el latente vacio de aquella guerra desigual.
Malvinas es una herida abierta en el corazón de cada argentino, porque muchos compatriotas
murieron dignamente por defender ese suelo. Todos queremos que las islas Malvinas vuelvan a
formar parte de nuestro territorio nacional. Pero no deseamos que eso traiga como consecuencia el
derramamiento de sangre inocente.
Mucho ha pasado en nuestro país en estos treinta y cinco años, el reclamo legítimo sigue en pie, la
herida no cicatriza, la causa “Malvinas” es una cuestión de Estado y el recuerdo y el dolor por tantas
vidas perdidas debe servir para que hoy nuevamente afirmemos: “Nunca más”.
Hoy nos encontramos en este acto, para reafirmar nuestra convicción de
que algún día dejaremos de pensar en nuestras malvinas como un sueño
imposible.
Es un día de evocación y reflexión, muchas cosas nos unen a malvinas: el
derecho, la geografía, la historia, el pasado… no es un capricho argentino
reclamar la soberanía sobre ellas.
Es una historia de usurpación y de arrebato, pero, sobre todo, una herida
abierta en el corazón de los argentinos, porque muchos murieron por defender
ese suelo, para que flameara nuevamente allí nuestra bandera.
Nuestros héroes de malvinas merecen un reconocimiento por su entrega y
sacrificio, la mejor manera de brindárselo será seguramente recordándolos.
La argentina reclamo en los foros internacionales su soberanía sobre las
islas desde 1833. Nada hacía pensar que la dictadura más antinacional de la
historia que comenzó con la tarea sucia de destruir toda soberanía popular,
territorial y patrimonial encabezara una lucha armada en nombre de la patria.
Los argentinos despertamos un 2 de abril con la noticia de que se había
emprendido una contienda armada para recuperar las islas malvinas.
La ocupación de las islas malvinas estaba prevista para mediados de 1982
pero la dictadura que se veía en picada la adelantó con la consecuente
improvisación y falta de un correcto análisis internacional de la situación.
Galtieri, considero que inglaterra negociaría una pácifica retirada de
las islas malvinas, y que estados unidos se mantendría neutral ante el reclamo
armado argentino.
Así incentivadas por una feroz publicidad miles de personas se acercaron
a apoyar la operación militar, la censura prohibió emitir comentario opuesto al
gobierno y se prohibió la música en inglés para difundir una imagen
nacionalista.
El 1 de mayo, gran bretaña inició los bombardeos de puerto argentino,
capital de las islas malvinas, y dos días más tarde hundía el crucero General
Belgrano, que se encontraba fuera del área de exclusión fijada por ella misma
causando decenas de muertos y desaparecidos.
Las negociaciones habían fracasado y el gobierno ocultaba información.
La prensa argentina informaba que se ganaba la guerra. El 15 de mayo los
soldados británicos profesionales y sus aliados equipados con tecnología de
avanzada desembarcaron en malvinas, donde los esperaba un ejército de
jóvenes de 18 años mal equipados y peor alimentados.
El 14 de junio se firma la rendición y retirada de las islas malvinas por
parte de argentina.
El saldo final de la guerra fue la reocupación de los tres archipiélagos por
parte del reino unido y la muerte de 649 soldados argentinos.
Somos conscientes de que estamos en deuda por cada soldado de nuestra
patria que derramó su sangre en ese territorio, pero nunca dejaremos de
reclamar lo que nos pertenece, convencidos desde lo más íntimo de nuestro ser
que las islas malvinas fueron, son y serán argentinas y así debemos
transmitirlo a las nuevas generaciones.