Está en la página 1de 1

BIOGRAFIA DE DIEGO HUALLPA

Diego de Huallpa fue un indígena quechua que, a mediados del siglo XVI, se le atribuye el
descubrimiento accidental de plata en la actual ciudad de Potosí (Bolivia). Parece ser que
vivía en la localidad cercana de Cantumarca.

La leyenda cuenta que, en el mes de enero de 1545, este indígena buscaba una de sus
llamas perdidas en un cerro prendió una fogata para soportar el frío de la noche. Otras
fuentes indican que estaba de caza. Por la mañana, descubrió un hilito de plata que había
fundido a flor de roca que sobresalía de los restos de la fogata que había encendido la
noche anterior: se trataba de una veta rica en plata. Actualmente, este cerro se llama
Cerro Rico de Potosí.

Aún la plata comenzó a venderla en Cantumarca, en un principio decidió no hablar de eso


a nadie, pero una noche se alardeó a su compadre llamado Huanca, para que además le
ayudase a explotar la plata. Tras un enfrentamiento entre ambos, posiblemente por el
reparto de beneficios, el compadre, u otro al que se lo dijo, se lo contó a su vez a los
colonizadores españoles de la villa de Porco (a unos 25 km. del Cerro), en particular al
capitán Juan de Villarroel (co-propietario de Porco). Estos no tardaron en darse cuenta de
la riqueza de esta mina que iba a ser la más importante del continente.

Se tiene evidencia que, ya en la organización del sistema colonial y veintisiete años


después de la revelación del Cerro Rico, el indio Huallpa (su descubridor) da a conocer
ante el virrey Toledo, la existencia del adoratorio que hubo en las faldas del cerro y, lo
más interesante, la injerencia permanente de los Caracaras en su custodio. Dice con
respecto a las huacas: allí hallaron ser adoratorio de los indios comarcanos y haber
algunas cosas ofrecidas de poca importancia a la guaca que allí estaba lo cual todo cogió
este dicho don Diego Huallpa, y lo cargó en su compañero.... La huaca estaba
relacionada con todos los demás elementos básicos de la religión inca, siendo
especialmente claros sus lazos con el culto de los antepasados.

La población de Cantumarca en la época incaica fuera de ser un centro de actividad


comercial era el guardián del Sumac Orcko y de la huaca que vigilaba desde la cumbre,
población desaparecida en los primeros años de la explotación minera. Es difícil conocer
con exactitud la razón por la cual los pobladores de la región ocultaron la riqueza del
Cerro a los propios incas, que ni siquiera revelaron el secreto al Inca Huayna Capac,
cuando éste visitó la laguna de Tarapaya y Cantumarca.

A partir de ese momento, se funda y crece la ciudad de Potosí hasta que en 1547, el
Emperador Carlos V le otorga el título de Ciudad Imperial. A finales de siglo tuvo 160.000
habitantes, más que el Londres o París de la época.

Actualmente, ubicado en el propio Cerro Rico de Potosí, existe un museo con el nombre
de Diego Huallpa, dedicado a la historia minera y tradiciones de la ciudad

Intereses relacionados