Está en la página 1de 4

Publicación semanal Quito-Ecuador, lunes 01 de marzo de 2010 N°5.

¿QUÉ HACER?
Venezuela, 27 de febrero de 1989 ¿Culto al espontaneísmo?*
La protesta popular del 27 de fe- sus Escritos Políticos). Es así importancia para la trascen-
Contenido: brero de 1989 ha sido catalogada como el 27 de febrero se con- dencia y permanencia de los
tradicionalmente como una expre- vierte en un hito de nuestra cambios revolucionarios en el
VENEZUELA: sión espontánea del pueblo vene- historia contemporánea, pro- tiempo, más esto no implica
1 zolano ante un sistema socio- ducto no sólo de las múltiples que se subestime el valor de las
Venezuela, 27 de febre-
político y económico que ahogaba violaciones de los derechos acciones populares espontáne-
ro de 1989 ¿Culto al
a los sectores más empobrecidos humanos llevadas a cabo por el as; tal como el mismo Lenin
espontaneísmo? de la sociedad y los condenaba a la gobierno de CAP,
COLOMBIA: indigencia, no obstante, sería ne- sino por su confi-
Nace la Red Colombia- cesario preguntarse si este espon- guración como el
na Contra la Gran Mi- 2 taneísmo de la protesta popular elemento de im-
nería Transnacional. no implica de por sí un ejercicio pulso para la orga-
reflexivo en torno a los símbolos nización popular
LATINOAMERICA: más contundentes de la opresión de la sociedad
El papel de la academia. capitalista. venezolana (sin
¿Herramienta de trans- 3 obviar las formas
- organizativas ya
formación social? La explosión social de febrero de
4 existentes para
1989 es la consecuencia política
de varias décadas de gobiernos 1989).
ineficientes, desvinculados de la
realidad social y económica de los Conforme con ello, resultaría
sectores más empobrecidos, y de erróneo concebir a los sucesos diría: no se trata de rendir cul-
la traidora aplicación de un pro- del 27 de febrero como un to al espontaneísmo, sino de
grama de ajuste estructural neoli- hecho aislado, contrariamente entender su papel en la lucha
beral por parte del gobierno éstos se convierten en el signo histórica, así como también de
“populista” de Carlos Andrés unificador de décadas de opre- comprender los retos teóricos,
Pérez (CAP), en ese sentido, si sión, teniendo que lo que sur- políticos y de organización que
bien la población venezolana no gió como un hecho espontáneo de ello derivan para la lucha
salió a la calle con un elaborado se ha convertido a posteriori anticapitalista.
contenido programático, si salió a en un proceso de organización
atacar a los símbolos más cerca- popular que inició a través de En ese sentido, las protestas
nos de su explotación y su empo- un ciclo de protestas que per- populares del 27 de febrero de
brecimiento. El autobús y los seguía la reivindicación de los 1989 constituyen el punto de
abastos fueron los primeros ataca- derechos de la población, que quiebre de mayor envergadura
dos, pero a ellos le siguieron los continuó con el proceso orga- en los últimos tiempos de la
comercios de electrodomésticos, y nizativo por el reclamo de sociedad venezolana, con-
lo que fue criminalizado como muertos y desaparecidos, pero formándose como el momento
vandalismo no era más que la que fue dando lugar a la lucha unificador que posibilitaría no
reacción de una sociedad empo- por la transformación del siste- sólo la llegada al poder del
brecida ante un sistema que os- ma político y económico neoli- presidente Chávez, sino todo
tenta permanentemente bienes a beral… Por lo que una vez más un período de crecimiento de
los que no puede acceder. es necesario recordar a Rosa la organización popular. Orga-
Luxemburgo cuando señala nización que sin duda debe
Asimismo, el espontaneísmo del que: “las revoluciones no se seguir fortaleciéndose, cons-
27 de febrero despertaba en cien- aprenden en la escuela”, y es la truyéndose y reconstruyéndo-
tos de personas -“como un sacudi- organización el producto de la se sin perder de vista la forma-
miento eléctrico”- el sentimiento y lucha. ción política pero a la vez sin
la conciencia de clase, producto subestimar a los poderes crea-
del “carácter intolerable de su exis- Sin embargo, a 21 años del dores de los sectores popula-
tencia social y económica” (tal “Caracazo” es claro que la for- res.
como diría Rosa Luxemburgo en mación política de los procesos
organizativos resulta de suma

* Germania Fernández F., Socióloga de la Universidad Central de Venezuela, y actualmente estudiante de


la Maestría en Estudios Latinoamericanos, de la Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador.
1
Nace la RED COLOMBIANA FRENTE A LA GRAN MINERIA
TRANSNACIONAL.*
En el marco de la grave crisis económica, política y Asociación de Familias Campesinas - BIABUMA
social que vive Colombia, los grandes capitales han Comité de Integración del Macizo Colombiano - CIMA
continuado fortaleciendo sus métodos de acumula- Comité de Integración Social del Catatumbo - CISCA Comunidades Afrodes-
ción en toda la geografía nacional, especialmente a cendientes de las zonas humanitarias y de Biodiversidad del Curvaradó y
partir de la política del gobierno nacional en la “Visión 2019: Colom- Jiguamiandó
bia un país minero”, de entrega de nuestras riquezas naturales y Comunidades de Nuevo Cañaveral, Alto Guayabal, Urada, Departamento de
minerales a las transnacionales. Chocó
Este proceso de concentración de la riqueza, que implica fundamen- Emprendedores por la Ecología y la Tierra – ECOSTIERRA
talmente la apropiación de los territorios que garantizan la sosteni- Federación Agrominera del Sur de Bolívar -FEDEAGROMISBOL
bilidad de las diferentes poblaciones de Colombia, ha generado un Federación de Mineros de Oro, Plata y Platino FEDORO
sinnúmero de conflictos que derivan en una fuerte militarización, la
Federación de Mineros y Balasteros del Eje cafetero
exacerbación de las confrontaciones armadas, la violación de los
derechos humanos, la sobrexplotación y pauperización de las comu- Federación Santandereana de mineros FESAMIN
nidades y trabajadores, la degrada- Federación Unitaria de Trabajadores Mineros,
ción del entorno ambiental y en Energéticos, Metalúrgicos, Químicos y de Industrias
fenómenos de corrupción generali- similares – FUNTRAENERGÉTICA
zada que deterioran los procesos de Indígenas Embera Katio
participación y decisión construidos Mineros de Samaniego
en las regiones. Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC
Según las fuentes oficiales, a finales Proceso de Comunidades Negras – PCN
del año anterior el gobierno había Pueblo Cofam
entregado cerca de 5 millones de
Resguardo de Chidima-Tolo
hectáreas en concesión a las empre-
Resguardo de Urada- Jiguamiandó
sas mineras transnacionales, y están
solicitadas otras tantas, más de las Resguardo San Luis Alto Picudito del Municipio de
que se están destinando para la agri- Villagarzón, Resguardo Kwinas Çxamb (Alto Lo-
renzó) Municipio de Puerto Asís
cultura. Al tiempo que la inversión
extranjera en minería entre 2002 y Sindicato de Trabajadores de la Minería en Colom-
bia - SINTRAMINERCOL
2009 aumentó en más de un 500%,
el aporte al empleo se redujo. Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria
del Carbón - SINTRACARBÓN
En los últimos años se han adelanta-
do diferentes procesos de resistencia
a la gran minería transnacional y REDES
como resultado de ello el pasado 12 Red Antorcha
y 13 de febrero nos reunimos en la Red Colombiana de Acción Frente el Libre Comercio
ciudad de Bogotá diversas organizaciones de carácter nacional, re- - RECALCA
gional y local, de afro descendientes, campesinos, estudiantes, am- Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia – REDHER
bientalistas, pequeños y medianos mineros, agromineros, comunida- Red Mateo Kramer
des urbanas e indígenas, centros de estudio, intelectuales y sindica-
ORGANIZACIONES AMBIENTALISTAS Y DE DERECHOS HUMANOS
tos, con el propósito de conjugar visiones y experiencias hacia la
realización de nuestros sueños de soberanía. Asociación Minga
CENSAT – Agua Viva
Centro de estudios del Carbón y la Gran Minería
Hoy presentamos al país el nacimiento de la RED COLOMBIANA
FRENTE A LA GRAN MINERÍA TRANSNACIONAL, que plantea: Centro de Estudios del Trabajo - CEDETRABAJO.
Centro de Estudios Jurídicos y Sociales -Tierra Digna
Colectivo de soberanía Recursos Naturales y Minero-Energéticos
1. Lucha contra gran minería transnacional.
Comisión de Seguimiento y Vigilancia del Páramo El Almorzadero
2. Lucha contra las leyes del despojo.
Comisión Intereclesial de Justicia Y Paz
3. Defensa de la vida, la permanencia en el territorio y la sobe- Corporación Aury Sará Marrugo
ranía nacional.
Corporación Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo
Por ser una iniciativa amplia, democrática, plural y popular,
Corporación Colectivo de Abogados LUIS CARLOS PÉREZ
invitamos a todas las organizaciones y procesos sociales que en
Colombia están siendo afectados por la gran minería transna- Corporación Compromiso
cional, a que nos unamos alrededor de esta Red. Corporación Observatorio Social y Ambiental del Tolima – Coalas
Firman: Corporación para la Educación, el Desarrollo y la Educación Popular – Insti-
tuto Nacional Sindical – CEDINS
ORGANIZACIONES SOCIALES Y COMUNITARIAS
Corporación Sembrar
Asociación Agropecuaria de Caramanta - ASAP Caramanta
Corporación Social para la Asesoría y Capacitación Comunitaria - COSPACC
Asociación Campesina Bien Andantes- Sucre Cauca.
Asociación Consejo Regional del Pueblo Nasa del Putumayo Kwe’sx Ksxa’w
2
* Tomada de : www.rebelion.org
El papel de la academia
¿herramienta de transformación social?*
académica puede posibilitar dicha finalidad? Ésto tomando
en cuenta que la academia es un lugar donde se reproducen
éstas relaciones de dominación-subordinación. Pareciera un
¿Para qué y/o porqué dedicarse a una “ciencia” social? Es
callejón sin salida, pero quizá exista una posibilidad de sorte-
una pregunta recurrente en el transcurrir de la formación
arlo. Para examinar esto, el artículo de John Beverly: Escri-
académica “profesional” de los sujetos que nos desenvolve-
biendo al revés. El subalterno y los límites del saber académico
mos en dicha área. La respuesta que cada uno de nosotros
será nuestro eje conductor.
solemos dar a ella es diversa, sin embargo una de ellas es la
que nos interesa en este ensayo, la que tiene que ver con el A mi modo de ver, la opción (no me refiero a recetas
interés en la transformación de las relaciones de poder exis- de cocina ni mucho menos a relaciones de causa-efecto) ne-
tentes entre sujetos dominantes y dominados. cesaria para lograr incidir en la transformación positiva de la
relación dominación-subordinación, es sin duda, la visibiliza-
A este respecto, es necesario abrir un paréntesis. De
ción –desde la academia- de tal relación, señalada por Bever-
acuerdo a Paul Ricoeur, en Historia y Narratividad, la identi-
ly. Pero considero que paralelamente se tienen que elaborar
dad del sujeto humano se alcanza mediante la función narra-
agendas ético-políticas encaminadas a acciones que subvier-
tiva, la cual se expresa a través del relato, o lo que es lo mis-
tan dicha realidad, veamos a
mo de la “historia contada”,
continuación el planteamiento
en ella confluyen una serie
de esta idea.
de permanencias y continui-
dades, de concordancias y Beverly, recuperando a
discordancias, mediadas Ranahit Guha, analiza y visibiliza
por la noción de dicha relación mediante la cate-
“encadenamiento de una goría de subalterno, la cual deno-
vida”. Así mismo (y esto es ta “el atributo general de la su-
lo que más nos interesa re- bordinación…ya sea que ésta
saltar) Ricoeur manifiesta esté expresada en términos de
que la identidad, es una in- clase, casta, edad, género y oficio
terpretación de si mismo, o de cualquier otra forma”. Así,
que realizamos por medio el acercamiento y la visibiliza-
del “yo figurado” en otros ción del subalterno se convier-
sujetos, ya sean reales o ten en el reto fundamental, ya
ficticios, es decir, en el tra- que los instrumentos con los que
yecto de la autoidentifica- contamos como investigadores
ción se interpone la identifi- pertenecientes a la academia, se
cación del otro. Pero ¿de encuentran inmersos en la epis-
qué nos sirve esto al pre- temología y metodología domi-
sente análisis? Con lo ante- nantes, insertas a su vez en una
rior quiero fundamentar, perspectiva teleológica de for-
desde un aspecto ético- mación del Estado, en donde el
político, la respuesta a la subalterno carece de auto-
pregunta enunciada en el representación (o de identidad
párrafo anterior: nos dedi- propia), su propia incorporación
camos a las ciencias sociales a este marco lo excluye y lo su-
porque creemos que otro mundo es posible, y para transfor- bordina.
mar las relaciones de poder existentes, ello por una razón En este contexto, lo que es necesario hacer, de
muy clara, por que entre el otro (subordinado) y el yo (a mi acuerdo a Beverly, es recuperar o re-presentar al subalterno
modo de ver, también subordinado), existe un puente indiso- como sujeto histórico, desde la voz del sujeto mismo, en su
luble, que sin embargo el discurso moderno intenta desdibu- propia lógica de concepción del mundo, para lo cual es fun-
jar, y ante lo cual es necesario dicho compromiso ético- damental una “inversión epistemológica”. Dicha inversión (o
político. Como dijeran las Madres de Plaza de Mayo: “el otro vuelta al revés) no debe de ser solamente en las formas de
soy yo”. Cerremos el paréntesis. producción académica, sino que deben de ser formas de in-
Partiendo de lo anterior, la pregunta que se produce, tervención política en dicha producción, desde la perspectiva
casi de manera inmediata es: ¿de qué manera la práctica del subalterno. (Continúa)

*Rene Olvera Salinas, Historiador por la Universidad Autónoma de Querétaro, México y actualmente estudiante de la
Maestría en Estudios Latinoamericanos, de la Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador.
3
(sigue)... que brinda el espacio académico para la visibilización de
tales estructuras de poder, es necesario esta lucha pero no es
suficiente, quedarse ahí implicaría fortalecer la relación do-
Sin embargo, Beverly, identifica dos proyectos
minante/dominado. La salida la encuentro en plantearnos la
diferentes y antagónicos, dentro de los pro-
posibilidad de un trabajo “académico” paralelo a las institu-
pios Estudios Subalternos: 1) el de represen-
ciones, que en determinado momento subvierta al trabajo
tar al subalterno desde la academia, y 2) el de
académico oficial y a las instituciones que lo cobijan. ¿De qué
la auto-representación del subalterno mismo.
manera? Es difícil delinearlo aquí pero pienso en la experien-
Para el autor, la segunda opción es inviable
cia de México: la experiencia zapatista de educación, en las
puesto que el carácter negativo de la identidad del subalter-
Universidades de la Tierra en Chiapas y Oaxaca, o en las ex-
no impide su realización. Por el contrario Beverly apela a
periencias locales de pequeños colectivos que echan a andar
que sólo es posible la visibilización de cómo el saber produ-
proyectos de investigación y pedagogía.
cido desde la academia está estructurado por la ausencia,
dificultad o imposibilidad de la representación del subalter- ----------------------------
no, lo que desembocaría en la redirección hacia la democra-
tización e igualitariedad de la academia y en consecuencia
del orden social.
No obstante, a mi modo de ver, Beverly está partien-
do de un supuesto que no comparto (entiendo que obedece a
su lugar de enunciación): el que el límite del investigador es
el acercamiento al subalterno pero que nunca será subalter-
no (aunque “vayamos al pueblo”). Considero que si bien las
estructuras de la academia como la universidad, la epistemo-
logía, la metodología pertenecen a una estructura dominan-
te, el investigador comparte la condición de subalternidad,
en tanto que nuestra inclusión a dicho sistema conlleva a la
carencia de auto-representación de nosotros mismos (en
tanto que buscamos en ella la transformación social), esto
tanto en las universidades norteamericanas como latinoame-
ricanas, y no veo el porqué no podamos compartir las histo-
rias de subalternidad con otras experiencias de subalterni-
dad similares. No comparto tampoco otro de los límites del
investigador, propuesto por Beverly, éste es el de sólo llegar
a “una amistad concreta con el subalterno”, y no derivar en
un acompañamiento no-vanguardista, tanto del otro-
subalterno al investigador-subalterno y viceversa. Pienso
que con este límite se esta dejando de lado la reproducción
de las relaciones de poder dominante/dominado que trae
consigo la academia.
Ejemplifiquemos esta última aseveración. En institu-
ciones como las universidades, existen proyectos que tien-
den a desarrollar nuevas formas de pedagogía, epistemolog-
ía y metodología más democráticas, como las propuestas por
los Estudios Subalternos. Tales proyectos son financiados
por los Ministerios o Secretarias de Educación de los países
correspondientes, a través de sub-organismos o programas
de “calidad”. Los investigadores para adquirir dichos recur-
sos “camuflageamos” los objetivos de tal manera que no pa-
rezcan críticos al sistema. Sin embargo los beneficios que
acarrean estos proyectos para la transformación social son
escasos si tenemos en cuenta que para obtener tales recur-
sos, el investigador tiene que cumplir con “indicadores” pre-
cisos de “calidad”, determinados por los propios Ministerios Si deseas visibilizar alguna noticia
o Secretarias de educación , que a su vez responden a los sobre tu país, y a través de tu co-
indicadores de las instituciones de capital mundial. Pondere- mentario puedes mostrar otra ca-
ra de la realidad latinoamericana,
mos el balance.
envíala y opina sobre ella.
En estas condiciones ¿Podemos considerar ello co-
mo fisuras en el sistema que tienden a la transformación de perspectivasdelquehacer@gmail.com
las relaciones de poder? A mi parecer, la respuesta es negati-
va, sin embargo, con ello no estoy negando las posibilidades
4