Está en la página 1de 8

INSECTICIDAS ORGÁNICOS

Los pesticidas orgánicos tienen la función de controlar y eliminar las plagas que
pueden atacar nuestra huerta. Estos insecticidas, al ser orgánicos, no contaminan
el suelo, los cursos de agua y las plantas que cultivamos. Los pesticidas orgánicos
son aquellos que en su elaboración sólo se utilizan insumos naturales. Una buena
parte de los pesticidas orgánicos se realizan en base a extractos de plantas. Las
plantas más utilizadas para la realización de pesticidas orgánicos caseros son el
tabaco, la cebolla y el ajo. Otra parte importante de los pesticidas orgánicos se
fabrican en base a hongos o bacterias que matan la plaga sin afectar a los
alimentos de la huerta (Olguín, 2014).

FORMA DE ACCIÓN

Para Di Vicenzo (2016) los modos de acción de los insecticidas han sido
clasificados por el Comité de acción de resistencia a los insecticidas (IRAC por sus
siglas en inglés, que es la traducción de Insecticide Resistance Action Comittee)
en 29 categorías, de las cuales cada una afecta un mecanismo diferente de la
plaga. Este grupo trabaja a nivel internacional, representado por IRAC
International, y por grupos formados en distintos países.

El autor refiere además, en cuanto a los modos de acción, pueden diferenciarse


grandes grupos que afectan de maneras similares. Algunos afectan los sistemas
musculares y nerviosos, otros los diferentes mecanismos de crecimiento de las
plagas. También se encuentran moléculas que afectan el sistema respiratorio y el
sistema digestivo. Al momento de seleccionar un insecticida, es imprescindible
que conozcamos las diferentes posibilidades de modos de acción que existen.
Este punto es de particular importancia ya que la utilización de un mismo modo de
acción, en sucesivas aplicaciones, podría generar y/o acelerar la aparición de
resistencia. La resistencia ocurre generalmente cuando las dosis aplicadas no son
las correctas o cuando se genera un uso excesivo de un único modo de acción.
Dosis menores a las recomendadas en la etiqueta de los productos pueden
generar que ciertos individuos de la plaga logren subsistir al control, generando
resistencia e inutilizando así, la tecnología para futuras aplicaciones.

De igual forma menciona que otra característica de los insecticidas es que pueden
diferenciarse de acuerdo a la forma en la que interceptan el objetivo, es decir, la
plaga. Por un lado existen insecticidas “de contacto”. Estos afectan a los
individuos de la plaga cuando toman contacto directo con ellos. Por otro lado,
existen también insecticidas sistémicos; estos a diferencia de los anteriores, logran
penetrar en la planta por lo cual al momento que el individuo ingiera una parte de
ella, el mismo comenzará a funcionar. Conocer estas formas de acción nos
permitirá tomar decisiones al momento de aplicar el insecticida. Debido a que los
insecticidas de contacto precisan llegar directamente a la plaga será necesaria
una mayor cantidad de gotas al momento de aplicar el producto, ya que precisará
de una mayor cobertura. Por el contrario, los insecticidas sistémicos podrán
aplicarse utilizando un menor número de gotas, ya que lo que se precisa es que
las mismas puedan llegar al cultivo y no específicamente a la plaga. En general se
recomiendan coberturas de 50-70 gotas/m2 en el caso de insecticidas de contacto
contra 20-30 gotas/m2 utilizando insecticidas sistémicos.

COMPONENTES INSECTICIDA ORGÁNICO

Emplear métodos orgánicos para controlar las plagas del huerto o jardín en lugar
de sustancias químicas agresivas, equivale a un entorno más sano tanto para
nosotros, como para las plantas, insectos y animales que nos rodean. Los
controles de plagas mediante métodos orgánicos no intentan eliminar todos los
insectos, ya que esto descompensaría el equilibrio natural de vida en el huerto. No
todos los insectos son enemigos de los cultivos. Algunos insectos son
polinizadores, otros ayudan a descomponer la materia orgánica y otros se
alimentan de los insectos dañinos, con lo que a veces llegan a erradicar el
problema sin que tengamos que intervenir. Es muy importante aprender a
reconocer la plaga y/o el daño que causa para poder controlarla. En algunos casos
el insecto es tan pequeño que nuestra mejor herramienta de diagnóstico es el
daño causado a la planta. Hay que hacer notar que el hecho de que un producto
sea natural, no quiere decir que sea inocuo, aunque sí es cierto que son menos
dañinos (o nada dañinos) para el medio ambiente que la mayoría de los productos
comerciales sintéticos (Francisco, 2013).

MODO DE USO

De acuerdo a lo mencionado por Florio y Real (2016), como alternativa, los


productos naturales provenientes de una gran variedad de plantas actúan
inhibiendo, repeliendo, disuadiendo o eliminando insectos plagas de distintos tipos
(rastreros, voladores, chupadores, defoliadores, entre otros.), así como también
estimulando procesos vitales de los cultivos, para fortalecerlos y protegerse de los
ataques de las distintas plagas y enfermedades. Algunas de estas plantas han
sido estudiadas científicamente y otras siguen vigentes por leyenda popular.

 USOS:
1. Tratamiento pre-siembra en los suelos.
2. Aplicaciones foliares.
3. Inoculante para semillas y trasplantes.
4. Inoculante para cultivos de vivero y plantas de maceta.
5. Inoculante para hortalizas, frutales, vegetales, flores, forrajes,
cereales y cultivos inundados como el arroz.
6. Inoculante para hacer varios tipos de abonos.
7. Inoculante parta renovar aguas residuales y aguas de superficie
contaminada (estanques).

 APLICACIÓN:

Para aplicaciones foliares o al suelo (utilizando un equipo de fumigación): 2 ml de


Microorganismos efectivos (ME) + 2 ml de melaza /1 litro de agua. Cuando se
aplica con equipo de riego por goteo o microaspersión, incrementar la dilución 1
parte de ME + 1 parte de melaza en 10 litros de agua (Florio y Real, 2016).
ACEITE DE NEEM (Azadiracta indica)

Gráfico 3.1. Árbol del neem


Fuente: Francisco (2013).

Especies a las que controla: Eficaz especialmente contra insectos en cualquier


estado larvario y de pupa. Controla las siguientes especies: Coleópteros. Dípteros.
Hemípteros. Lepidópteros. Ortópteros. Thisanópteros y Nemátodos.

Aplicación: Se puede aplicar con cualquier equipo de fumigación, usando agua en


abundancia para cubrir el follaje. Para el control de plagas mezclado con
BACILLUS THURINGIENSIS KURSTAKI (Control de orugas y mariposas) , se
usan dosis de 1.5 a 2 cc/I de cada producto (Francisco, 2013).

ACEITE DE HIGUERILLA

La ricina, es una fitotoxina que se encuentra principalmente en las semillas de


higuerilla, y es la responsable de la toxicidad a animales como nematodos,
insectos, entre otros. La ricina está entre las proteínas de mayor toxicidad en el
mundo conocidas por el hombre, ya que hace parte del grupo de proteínas
inactivadoras de ribosomas, RIPs, de tipo 2, que se caracterizan por presentar dos
cadenas polipeptídicas: una capaz de inhibir la síntesis de proteínas en los
ribosomas y otra con propiedades de lectina, es decir, capaz de unirse a hidratos
de carbono. Los compuestos tóxicos, alcaloides, fenoles, terpenoides, entre otros,
y las lectinas tales como la ricina y la ricinusaglutinina, tienen la capacidad para
adherirse fuertemente a los anfidios de los nematodos fitoparásitos como
Meloidogyne spp. Goeldi, que forma nudos o agallas en el sistema radical, y
modificar así su comportamiento quimiotáctico (Arboleda, Guzmán y Mejía, 2012).

ACEITE DE PIÑÓN

De acuerdo a Díaz et al. (2013), citado por Escobar (2015) la planta del piñón
(Jatropha curcas) es una planta que crece en regiones tropicales y subtropicales
Es una planta de crecimiento rápido, con una altura de 4 a 6 metros. Las semillas
del piñón tienen propiedades oleaginosas, conteniendo entre un 20 hasta un 40%
de aceite. El aceite de J. curcas contiene diferentes cantidades de ésteres de
forbol, los cuales tienen diversas aplicaciones en la industria actual. Los ésteres
son derivados de los ácidos carboxílicos, compuestos orgánicos con uno o
más grupos carboxilos, estos provienen de los hidrocarburos. Dentro de la
amplia gama de los ésteres, se encuentran los ésteres de forbol, los cuales
son diterpenos que contienen 20 átomos de carbono formados por cuatro
unidades de isopreno (Saetae y Worapot 2009) y que están presentes en la
semilla del piñón (J.curcas). Estos compuestos presentan alta toxicidad en los
cotiledones, el embrión, el tegumento y la testa. Generalmente los ésteres
de forbol presentan una resistencia a altas temperaturas (aproximadamente
160°C).

TRAMPAS

Las plantas-trampa son cultivos que se siembran alrededor o intercalados con el


cultivo principal para atraer a plagas problemáticas. El objetivo de los sistemas de
control biológico en los que se incluyen plantas-trampa es eliminar la mayoría de
los insectos fuera del cultivo principal antes de que lleguen a infestarlo. Así, las
plagas infestan mayormente a plantas-trampa y no llegan a afectar el cultivo
principal. En el caso de las hortalizas, se suele sembrar estas plantas trampa en
hileras alrededor del cultivo principal, como una muralla contra las plagas.

TIPOS DE PLANTAS TRAMPA.

Los tipos varían según el cultivo principal. Se puede usar una especie o variedad
diferente al cultivo principal, o la misma especie en una etapa de crecimiento
diferente. Lo más importante en la selección de plantas-trampa es que sean más
atractivas para las plagas que el cultivo principal. Por ejemplo, si se desea utilizar
la misma especie cuando el cultivo principal esté brotando, se puede usar plantas
trampa que estén en floración, puesto que son más atractivas a las plagas.

 Beneficios de plantas-trampa. Estos cultivos eliminan la necesidad de


plaguicidas de amplio espectro en muchos casos; previenen el
resurgimiento de la población de plagas principal; preservan los
depredadores naturales; mejoran la calidad del cultivo por el uso reducido
de pesticidas; conservan el suelo y el ambiente, y mejoran la eficacia de los
pesticidas aplicados en el cultivo para combatir las plagas más difíciles.
 Desventajas de las plantas trampa. El costo y mantenimiento de plantas-
trampa puede ser elevado. Por otra parte, no reemplazan totalmente los
plaguicidas, y en ocasiones podrían atraer a otras plagas.
 Factores a considerar. Antes de integrar este método de control en su
estrategia, tenga en cuenta la ubicación y número de plantas, la etapa de la
planta y prevea la siembra de un cultivo de control (Robinson, 2011).

Arboleda, F; Guzmán, O; Mejía, L. 2012. Efecto de extractos cetónicos de


higuerilla (ricinus communis linneo.) sobre el nematodo barrenador
[radopholus similis (cobb.) thorne] en condiciones in vitro. (En Línea).
Consultado 03 de feb. 2018. Formato PDF. Disponible en:
www.scielo.org.co/pdf/luaz/n35/n35a03.pdf
Di Vicenzo, L. 2016. Formas de acción de los insecticidas. (En Línea). Consultado
03 de feb. 2018. Formato HTML. Disponible en: http://www.casafe.org/modo-
accion-los-insecticidas/

Escobar, D. 2015. Efecto insecticida de ésteres de forbol de la semilla de piñón


(Jatropha curcas) para el control de mosca blanca (Bemisia tabaci) en tomate
(Solanum lycopersicum). (En Línea). Consultado 03 de feb. 2018. Formato
PDF. Disponible en:
https://bdigital.zamorano.edu/bitstream/11036/4580/1/CPA-2015-033.pdf

Florio, S; Real, F. 2016. Uso de insecticidas y abonos orgánicos. Alternativas para


la producción agroecológica. (En Línea). Consultado 03 de feb. 2018.
Formato HTML. Disponible en:
http://wwwsunshineflorio.blogspot.com/2011/06/uso-de-insecticidas-y-
abonos-organicos.html

Francisco, J, 2013. Insecticidas y Fungicidas naturales. (En Línea). Consultado 03


de feb. 2018. Formato HTML. Disponible en:
http://www.ecoterrazas.com/blog/insecticidas-naturales/

Olguín, S. 2014. Pesticidas orgánicos. (En Línea). Consultado 03 de feb. 2018.


Formato HTML. Disponible en: http://www.innatia.com/s/c-huerta-organica/a-
pesticidas-organicos.html

Robinson, J. 2011. Control con plantas trampa y reservorio. (En Línea).


Consultado 03 de feb. 2018. Formato HTML. Disponible en:
http://www.hortalizas.com/proteccion-de-cultivos/biorracional-
organico/control-con-plantas-trampa-y-reservorio/

Se considera deficiencia cuando algún nutriente no se encuentra disponible en la


solución o se carece de este, que favorece el crecimiento y el desarrollo creando
una anormalidad dentro de la estructura fisiológica de la planta, en ese sentido fue
importante seleccionar los puntos más importantes relacionados a la situación de
deficiencia y los microelementos de la planta a paso de su etapa, para poder
determinar las repercusiones surgidas en el proceso.

La información obtenida para el desarrollo del estudio se sustentó en


publicaciones y referencias bibliográficas pertinentes, la misma que una vez
definida y estructurada contribuyó a la comprensión del tema de investigación.

Resulta pertinente, una vez obtenidos los resultados del estudio, configurar las
conclusiones correspondientes para definir el contexto particular y general del
estudio, enfocado en los datos obtenidos para su mejor comprensión, análisis y
desarrollo posterior.