Está en la página 1de 100

Si este libro le ha interesado y desea que lo mantengamos

infomado de nuestras publicaciones, escríbanos indicándo-


Enrique Barrios
nos qué temas son de su interés (Ash'ología, Autoayuda,
Naturismo, Nuevas terapias, Espirinralidad, Tradición,
Qigong, PNL, Psicología p¡áctica, Tarot...) y gustosarrente lo
complaceremos.

Puede contactar con nosoÍos en


comunicacion@editorialsirio.com

Diseño de portada: Editorial Sirio, S.4., sobre una ilustración de Eliana Judith Temperini
Ilustraciones de las páginas 19, 27, 47, 53, 78, 96, 105, 107, 117, 125 y 141 de Eliana Judith
Temperini.
Ilustraciones de las páginas 62,84,87 , 120, | 44, 154, 170, 172, 184 y I 86 de Marcela García.

O de la edición original
Enrique Banios

ww.ebanios.com
Mffi
F[ m$ño de üas sstrelt&s

O de Ia presente edición
S.A.
EDITORIAL SIRIO, EDITORIAL SIRIO ED. SIRIO ARGENTINA
14
C/ Panaderos, Nirvana Libros S.A. de C.V C/ Paracas 59
29005-Málaga Camino a Minas, 501 1275- Capital Federal
España Bodega n' 8 , Col. Anide Buenos Aires
Del.: Alvaro Obregón (Argentina)
México D.F., 01280

w.editorialsirio.com
E-Mail: sirio@editorialsirio.com

LS.B.N.: 978-84-7808-649-8
Depósito Legal: B- I 9.383-2009

Impreso en los talleres gráficos de Romanya/Valls


Verdaguer l, 08786-Capellades (Barcelona)

Prinled in Spain

<Cualquier.forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformúción de esta


obra sólo puede ser realizadtt con la autorización de sus titulares, salvo excepción preústa por la
lEt. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográfcos, ww.cedro.org) si necesíta
fotocopiar o escanear algúnfragmento de esta obrar. editoriarfirio, s.a.
Es difícil, a los trece años, escribir un libro. A esta edad
nadie entiende mucho de literatura... ni le interesa especialmen-
te; pero tengo que hacerlo porque Ami dijo que si queúa volver
a verlo debería relatar en un libro todo lo que viví a su lado.
Me advirtió que muy pocas personas iban a entenderme,
porque para la gan mayoía es más fácil creer en las cosas horri-
bles que en las maraüllosas.
Para evitarme problemas me recomendó decir que todo es
una fantasía, imaginación y nada más. Le haré caso: esto es un
cuento.

l'6gfÁ
S.ur,rD
''db- &dqrsntemcñm {!tgs'

(Dirigida sólo a quienes creen que el l-Iniverso y la vida son


,rlgo horrendo, y que el Autor de todo seguro que no existe, o
(lue es un malvado...)
No sigas leyendo, no te va a gustar: lo que üene es m<rr¿-
villoso.
Dedicado a los <niños>
de cualquier edad
y de cualquier pueblo
de esta redonda y hermosa Patria,
esos
futuros constructores I herederos

de una nueva Tierra


sin divisiones entre hermanos
Enrique Barrios

Algunas profecías, según visión del autor

Cuando los pueblos sean uno


y todas las naciones se unan
para servir al Amor... (Salmo 102: 22)

...convertirán sus tanques en tractores


sus cuafteles en hospitales; ningún ser humano dañará a otro
y olvidarán para siempre la guerra... (Isaías 2: 4)

...y mis escogidos heredarán la nueva tiena y mis sewidores habi-


tarán allí (Isaías 65: 9).
Prirnera parte
Capítulo 1

Primer encuentro

-T-
f ,>do comenzó un atardecer de verano, en un tranquilo y
¡rt'<¡ueño pueblo de playa donde vamos de vacaciones con
mi
,rlrtrela casi todos los años. Siempre nos quedamos en una
¡rt'r¡ueña cabaña de madera con varios pinos y arbustos en el
¡ratio, y por delante un jardín lleno de flores. Se encuentra en
las
,rlircras, cerca del mar, en un sendero que lleva hacia la playa.
A mi abuela le gusta salir de vacaciones los últimos días del
v('r'ano porque es más tranquilo y más barato.
Comenzó a oscurecer. Yo estaba sobre unas rocas altas jun-
to ¿r la playa solitaria contemplando el mar. De pronto ü en el
t it'f <r una fuerte ltnroja sobre mí, que venía descendiendo, cam-
l¡i¡nclo de colores y arrojando chispas. Al principio pensé que
st'ría una bengala o un cohete de fuegos artificiales, Pero cuan-
rkr estuvo más bajo comprendí que no era así Porque llegó a
It'nr:r el tamaño de una'aüoneta, o de algo mayor aún...

15
.$

d&Wm6, niño de tas estrelas Enrioue Barrios


",

Cayó suavemente al mar a unos cincuenta metros de la ori- , , rrrresignación y se puso a mirar las estrellas que comenzaban a
lla, frente a rní, y sin emitir ningún sonido. . . A pesar de lo curio- l,r'illar en el cielo, como si nada hubiese sucedido.
so del hecho, creí haber sido testigo de una especie de desastre I'arecía más o menos de mi edad, un Poco menor y algo
aéreo. rrr,isbajito. Pensé que venía disfrazado porque, aparte del color
Busqué con la mirada algún paracaidista en el cielo; no lo ,1,'su pelo, vestía un traje como de buzo, blanco, ajustado a su
había, nada perturbaba el silencio y la tranquilidad de la playa. ( u('rpo, hecho de algún material impermeable, deduje, ya que
Esperé un poco para ver si divisaba alguna otra cosa, pero no ü rro cstaba mojado, y terminaba en un Par de botas también blan-
nada más; entonces pensé que aquello había sido algo así como .,rs y de gruesas suelas. Pude haber comprendido que es impo-
un aerolito, aunque igual no me sentí muy tranquilo; una sensa- silrlc nadar tan ágilmente con unas botas así, Pero no lo hice.
ción rara flotaba en el ambiente. En el pecho llevaba un emblema color oro' un corazón ala-
Cuando ya me iba apareció algo blanco y movedizo en el ,lo. Entonces pensé que su atuendo no era un disfraz, sino el
punto en donde había caído el objeto: alguien venía nadando rrnifbrme de alguna organización o club deportivo juvenil rela-
hacia las rocas, lo cual me indicó que aquello sí que había sido , ionado con aüones"
un desastre aéreo, definitivamente. Su cinturón, también dorado, tenía a cada flanco varios ins-
Me puse muy nervioso, se acercaba un sobreüviente de la trurnentos que parecían radios o teléfonos móviles, y en el cen-
catástrofe y yo no sabía qué hacer; busqué a otros con la mirada, t 11) Lrna hebilla grancle, brillante y muy üstosa. Me dieron ganas

pero no había nadie más. No supe si quedarme allí o tratar de rlc tener un cinturón igual de llamativo, aunque no supe si me
bajar hasta las rocas, junto al agua, para aludarle; pero la altura lrrrbiera atreviclo a usarlo en la calle, ya que eso era más para una
era mucha, yo iba a tardar bastante en llegar abajo,y esa perso- licsta de disfraces o un carnaval, o un club como el suyo.
na parecía gozar de buena salud, a jwzgar por su manera enérgi- Me senté a su lado. Pasamos unos momentos en silencio.
cay veloz de nadar. ('omo no hablaba, le pregunté qué le había sucedido.
Al acercarse más me di cuenta de que se trataba de un chi- forzoso -contestó sonriendo.
co, a pesar de que su pelo era de color blanco. Llegó a las rocas, -,fts¡¡i7¿js
Era simpático, tenía un acento bastante extraño, sus ojos
salió del agua y antes de comenzar a subir me lanzó una mirada ,.'r-an grandes y amistosos. Como él era un chico, pensé que el
amistosa y una sonrisa. Pensé que estaba feliz de haberse salva-
lriloto tendría que ser una Persona mayor.
do; la situación no parecía dramática para é1, y eso me calmó un el piloto? -le pregunté, mirando hacia el mar.
Poco.
-¿Y está, sentado junto a ti.
Comenzó a escalar ágilmente. Cuando estuvo en lo alto, -Aquí
-exclamé, porque aquello me maravilló. iEse
frente a mí, se sacudió el agua del abundante cabello y me hizo -iGu¡u!
chico era un campeón! iA mi edad ya podía pilotar avionesl
un alegre guiño de complicidad; entonces me tranquilicé definiti- Aunque luego pensé que no era muy diestro aún, por Io del acci-
vamente. Vino a sentarse en un saliente de piedra cercano, suspiró rlcnte... Como a él parecía no importarle mucho, imaginé que
.rrs padres serían muy ricos.

17
kWXmü, niño de tas estrelas
",

venía nadie más contigo?


-lNo
_No.
mal..-
-Menos
Él sonrió y no clijo nada.
Fue llegando la noche y tuve frío. Él se dio cuenta,
porque
me preguntó:
frío?
-lTienes
un poco.
-Sí, temperatura está
agradable _me dijo sonriendo;
-La
entonces sentí que realmente no hacía ningún frío, y ni cuenta
me di de ese súbito cambio en mí.
Después de unos minutos le pregunté qué iba a hacer.
con la misión _respondió, sin dejar de mirar
hacia -Cumplir
el cielo.
Pensé que estaba frente a un chico importante, no como
yo, un simple estudiante en vacaciones. Él tenía un aüón, un
uniforme y una misión , talvezalgo secreto... pero por otro
lado
no era más que un muchacho... No me atreí a preguntarle
a qué
club pertenecía ni de qué se trataba su misión; me infundía
aigo
así como respeto o temoq a pesar de lo pequeño; era ,liferená,
demasiado silencioso. Thl vez quedó un poco atontado por
efec-
to del accidente.
pasará ahora que se perdió el avión?
-lQué iPero si no se ha perdido nada! _respondió ale_
-ZQué?...
gre, y me dejó más confundido aún.
se perdió? ZNo se rompió entero?
-¿No
_No. rdi};it:&jr*9s¡:
\i@1i'- -r, r'l

posible sacarlo del agua? _pregunté.


-¿Es sí, por supuesto que se puede sacar del agua. _Me
-Oh,
observó con simpatía y agregó:- lCómo te llamas?
,f::'
-dije, pero algo comenzaba a no gustarme: apar_
te de-Pedro
estar como en la luna, ese chico no respondía claramente

l8
km$. niño de tas esrretras
Enrioue Barrios
",

a mis preguntas y me carnbiaba el tema. Me


pareció que se hacía ,ru\ ( uri()so, igual que su manera de aparecer ante mí, y su cal-
el misterioso, el ..mayor que yo>, y eso no me estaba
haciendo , rrl,rrlr¡r'.r con signos raros, su acento extraño, su pelo, su traje...
ninguna gracia. Él se dio cuenta de mi molestia y le pareció
\, I r' rr r.is, seamos sinceros: i los -niños -N O - pilotan - aviones !...
divertido el asunto.
I E-eres... extra... terrestre ?... -le pregunté mie ntras
Pedro, calma. ZCuántos años tienes? . rtr,r (lue el vello de mi nuca amenazaba con erizarse.
-Calma, casi. Zy tú?
-Tiece... -Y si lo fuera, Zte daría miedo?
Rió muy suavemente; su risa me recordó a la de un bebé lruc entonces cuando supe que sí venía de otro mundo. Me
cuando le hacen cosquillas, pero sentí que intentaba
ponerse r',rrslti, l)ero su mirada infundía ánimo.
sobre mí debido a que pilotaba un aüón y yo no,
y eso no me malo? -pregunté tímidamente; él rió.
gustaba; sin cmbargo, era simpático, agradable, no podía -ZE-eres...
moles_ vez tú seas más diablillo que yo.
tarme seriamente con é1.
-'lal
Me sorprendí mucho con su insinuación. Yo era un chico
más años de los que tú imaginarías _afirmó entre
-Gngo
sonrisas. Extrajo del cinturón uno de los aparatos;
'lu(' r)() claba problemas a nadie, c¡ue sacaba buenas notas, que
era una cal_ ll, 1,,rlra a ser más bien aburrido...
culadora, la encendió y aparecieron unos signos luminosos,
des_ c1ué dices eso?
conocidos para mí. Sacó unas cuentas y al ver el resultaclo
se
-¿Por eres terrícola.
puso a reír y dijo-: No, no, si te lo digo no me lo creerías. -Porque
(lomprendí entonces que quiso
decir que los terrícolas no
Llegó la noche y apareció una bonita luna llena que
ilumi_ ',()ur()s muy buenos, y eso me molestó un poco, pero preferí
naba el mar y toda la playa. Él p..-un..ía mirando pur,rru_u. por el momento. Deciclí ser muy cauteloso con aquel
"l
el cielo, las estrellas y la luna, siempre en silencio, ..r-o '1,,r,,r'arlo
,i yo ,r,, ,r/r,'rr r¡ue pretendía rebajar mi autoestima planetaria...
existiese. Entonces comencé a sospechar que ese chico
no era de Pcro Zera real que yo estaba hablando con un ser de otro
aquí, que venía de lejos, de quién sabe dónde;
pero ca<Ja vez me Por momentos no lo podía creer.
iban gustando menos sus silencios, sus misterios. 'rrrrr<lo?
De verdad eres un alienígena?
Miré su rostro; no poclía tener más de once años, pero insi_ -i
calma, ique no cunda el pánicol -me confortó
nuaba ser mucho mayot y era piloto de avión...
lNo sería un -Calma,
r i.rr<lo, bromeando, y señaló hacia las estrellas mientras me
enano?
,1,'t'í¿-: Este Universo está lleno cle üda, millones de mundos
gente que cree en los extraterrestres... _expresó cle
-Huy , st.in habitados, hay mucha gente buena por allá arriba.
manera casi distraída.
Sus palabras proclujeron un extraño ef'ecto en mí. Cuando
Pensé un buen rato antes de abrir Ia bo.a. Él me observa_ ,lijo acluello, casi pude <<ven> esos millones de mundos habitaclos
ba con los ojos llenos de curiosiclad y de luz,
parecía que las
lx)l-gcnte buena, y se me quitaron el temor y la desconfianza.
estrellas de la noche se reflejaban en sus pupilas, se
veía i"_u_ I )t'r'idí aceptar sin rnás trárnite que él era un ser de otro planeta,
siadc¡ radiante para ser normal. Recordé su
avión en llamas r;olrrc todo porque parecía amistoso e inofensivo. Pero todavía
cayendo al mar, aunque según é1, no estaba roto... Eso
era algo rrrt' scguía molestando algo: ihabía ofendido a mi especie!
kWW&, niño de tas esrrelas Enrioue Barrios
",

qué dices que los terrícolas somos malos? _pre_ rrr.rs irrteligentes y aplicados de mi colegio, incluso gané un tor-
-¿Por
gunté, mientras él seguía mirando el cielo. rr,',r t'studiantil de ajedrezy salió mi nombre en el periódico, en
bárbaro se ve el firmamento desde la Tierra... Esta l,r st't'ción <El Deporte en los Colegiosn, en la subsección
-Q"é
atmósfera le otorga un brillo, un color... ,r\jt'tlrcz>, en la sub-subsección <<Juvenil>. Además, iba a cum-
Volú a sentirme mal, peor ahora porque no me estaba res_ ttll itrace años!...
pondiendo, otra vez. Además, no me gusta que crean que soy Si este planeta es 7,{N malo, Zqué haces aquí entonces, Efl?
malo porque no es así; al contrario, yo quería ser cazado¡ pero has fijado cómo se refleja la luna en el mar?
no de animales, pobrecitos, sino de malvados, cazadores de ani- -¿Te
Clontinuaba ignorándome v cambiando de tema.
males incluidos, para meterlos a todos en un gran agujero, a decirme que me fije en el reflejo de la luna?...
echarles tierra encima y que así no haya más maldad en el mundo. -¿Viniste
vez... ifb diste cuenta de que estamos flotando en el
en las Pléyades, hay una ciülización tan avanzacla -fál
I lrrivcrso?
-Allá,
quc... No, no me creerías... Cuando dijo eso, con mi disgusto nublándome la cabeza,
todos somos malos aquí. ( r('í comprender Ia verdad, olúdé de un plumazo todas las evi-
-No esa estrella, así era hace un millón h'rrt'ias que tenía y de pronto me pareció que ese mocoso esta-
de años, pero ya ,
-MiraUna civilización de esa región
no existe. l,.r /,rct,. iClaro! Se ueía extraterrestre, por eso decía cosas tan
colonizó el Cordón de
Zeta Reticulis y ahora üve en... .rl,srrrdas. Era un muchacho rico y chiflado, que quería engañar
que no todos somos malos aquí. Zpor qué dijiste ,r <¡lros con sus historias fantásticas, con ese traje que se habría
-Repito
que somos unos canallas, eh?
-le interrumpí. ,rr,rndado hacer gracias a sus millones. A lo mejor ni siquiera
no he dicho eso -respondió sin dejar de mirar el cie_ t.'rría ningún aüón el farsante ese, tal vez siempre estuvo en el
lo; le -Yo
brillaba la mirada-. Es un milagro... .r1'.¡ y desde allí lanzó una bengala que me hizo confundir, o qué
que lo d4iste! ,;,: vo qué otro truco. Quise irme a casa, me sentí mal por haber
-iSí
Como levanté la voz, logré sacarlo de sus ensueños; para , r't'í<lo sus historias fantásticas por unos minutos. C) tal vez había
mí, se comportaba igual que una vecina mía cuando contempla ,'st.rtlo tomándome el pelo para reírse... <Extraterrestre>... iy yo
a su ídolo de la pantalla; está loquita por é1. Me miró con aten- rrrt' lo creí! Me dio vergüenza y rabia, conmigo mismo y con é1.

ción, no parecía molesto conmigo. \,k' rlieron ganas de darle un buen golpe en la nariz.
decir que, comparado con otros mundos, en este parece muy fea nri nariz?...
-Quise
no hay demasiada bondad ni solidaridad.
-iTe
Quedé paralizado, sentí temor. iMe había leído el Pensa-
Estás diciendo que somos una porquería... rnit'nto?...
-¿Ves?
quise decir eso, pedrito. -Volvió a reír y me Lo miré y me pareció que sonreía üctorioso y burlesco, y
-Thmpoco
quiso dar unas palmaditas en la cabeza. Aquello me gustó menos *.;() no me gustó, pref-erí creer que aquello fue una casualidad,
aún. Retiré la cabeza; me molesta que me traten como a un niño, r¡n,r coincidencia entre lo que yo pensé y lo que él diio. O tal vez
sobre todo otro chico, o como a un tonto, porque soy uno de los ir,'ra verdad, pero tenía que comprobarlo; quizá sí que estaba
f
km*- niño de ras estreras
"
ante un ser de otro mundo después de todo, un alienígena que
podía leer el pensamiento...iO talvezestaba ante un loco?
Una idea genial me vino afa cabeza:
qué estoy pensando! -dije, y me puse a imagi- Capítulo 2
-iAdiüna
nar un pastel de cumpleaños.

-¿Poré1.
qué crees que puedo adiúnar tus pensamientos? ::':'' wmdw*€w wmffimdms ',il'
-preguntó
por nada...
-No,
Le hizo gracia mi torpe disimulo.
No te basta con las pruebas que ya tienes?
-i
Yo no estaba dispuesto a ceder un milímetro. Si no men_
cionaba el pastel de cumple, inada!
ZQué pruebas? ZPruebas de qué?
-¿Pruebas?
Estiró las piernas y apoyó los codos sobre la roca.
Pedrito, hay otro tipo de realidades, otros seres,
-Mira,
mundos más sutiles, con puertas sutiles para inteligencias sutiles...
qué rayos significa sutiles? -pregunté, haciéndome el
-|-
tonto.-ZY
fr:ngo que irme, ya es tarde. Ven a casa, mi abuela se ale-
(st't cuÁNr,ts vELrrAS?... sonriendo.
-dijo 1,,,u',í <le conocer a un chico de otro mundo.
-1
Fue como un golpe en el estómago. Me dieron ganas de llo_ mezclemos personas mayores en nuestra amistad
rat me sentí tonto y torpe. -No
l)r
)1. irhora -dijo, arrugando la nariz entre sonrisas.
Cuando me repuse le pedí que me disculpara por haber tengo que irme...
dudado de é1, pero no estaba disgustado, no me hizo ningún -Perobuena y simpática abuela duerme profundamente; no
caso y se puso a reír. -'lu de menos si conversamos un rato.
It t't hará
Decidí no volver a desconfiar de é1. Otra vez me causaba sor?resa y admiración. i Cómo sabía
,¡ut' rni abuela estaba durmiendo?... Entonces recordé que era
,rrr .rlienígena que podía conocer los pensamientos ajenos y
,
¡rritin sabe qué más.
sólo eso, Pedro
-dijo al leer mi mente-; además,
-No
,1,'s<k'rni nave la ü a punto de quedarse dormida.
l-uego exclamó con entusiasmo:
km$, niño de tas estrelas
Enr¡que Barrios
",

a pasear por la playa! _Se incorporó de un salto,


corrió-iVamos
it;,::i

hasta el borde de la altísima roca y.. ise lanzó al


vacío!
Pensé gue se iba a matar. Fui corriendo lleno de
angustia a
echar un vistazo hacia el abismo. No pude creer lo
O.rJ u;, iel
descendía lentamente, planeando en er aire con los
brai¿os exten-
diclos, como una gaviotal
Pero de inmediato recordé que no debía sorprenclerme
demasiado por nada de lo que hiciera aquel alegre
y extraordi_
nario ser de las estrellas. Bajé de la roca como pucle, con
gran
\re
cuidado, y me uní a él en la playa.
I'
-ilCómo
hiciste eso?l

correr-Sintiéndome
alegremente
como un ave _respondió, y se puso
por entre el mar y la arena.
a
k
Pensé que me hubiera gustado actuar como é1,
pero yo no ( lonstaté maravillado que comenzábamos a mantenernos
podía sentirme tan libre y alegre así como así.
, , l ¡ire durante algunos instantes, caíamos suavemente y con-
que puedes! vez me había
"
captaclo el pensa_
-iSíVino a mi lado -Otra
miento. intentando animarme y dijo .on g.u.,
t r¡r rr,ilramos corriendo, para luego volver a elevarnos. Cada vez lo
lr.r, i,urros mejo¡ y eso me sorprendía.
entusiasmo-: iVamos a correr y saltar como pájarosl
--No te sorprendas, tú puedes. iAhora!
Me tomó de la mano y sentí una gran energía en el brazo, (lon cada nuevo intento resultaba más tácil lograrlo. Íba-
en todo el cuerpo, y comenzamos a correr por la
playa. n r( )s ('()l-riendo y saltando como en cámara lenta por la orilla de
saltemosl
-iAhora, l.r ¡,1.r1'a, bajo la noche llena de luna y de estrellas. Parecía otra
El lograba elevarse mucho más que yo y me impulsaba hacia l,,r nr¡ rle existi¡ otro mundo.
arriba con su mano. parecía suspenderse en el aire unos
amor por el lrrelol -me animaba.
momentos antes de caer sobre la arena. Continuábamos -iCc¡n
Un poco más adelante me soltó la mano.
corriendo y cada cierto trecho saltábamos.
--¡l'ú puedes solo, sí que puedes! -No dejaba de transmi-
aves; somos avesl _me animaba, me embriagaba.
-iSomos trr nrt' confianza mientras corría a mi lado.
Poco a poco fui dejando de pensar como de costumb.e,
fui --iAhora!
cambiando; ya no era yo mismo, el de siempre. Animado
por el Nos erlevábamos lentamente, esta vez sin tocarnos, nos
chico de blanco, fui modificando mi fbrma cle pensa¡
fui deci_ nr,urlt'níamos en el aire varios segundos con los brazos extendi-
diéndome a ser liüano como una pluma, estaba
poco a poco r l,s v c()h'rcnzábamos a caer de forma muy suave, como si pla-
aceptando la idea de ser un ave.
¡ r,',ir'.rtnos.
arribal
-iAhora, extraordinario!
-iQué
kmt$&, et niño de tas estrelas Enr¡que Barrios

bravol -me felicitaba. iQué va! Es sólo que no existen en tu lengua ios sonidos
-iBravo, tiempo jugamos esa noche. para mí fue como
No sé cuánto ,l, rrri nombre, así que no vas a poder pronunciarlo.
un sueño. Cuando me sentí cansado me lancé sobre la arena --lHablas otro idioma? ZCómo aprendiste castellano?
jadeando y riendo feliz. Había sido algo fabuloso, una experien- --No lo hablo ni lo comprendo, a menos que tenga esto
cia inolüdable. No se lo dije, pero interiormente le di las gracias r , ,,¡,,,nrlió mientras tomaba un aparato de su cinturón.

a mi fantástico amigo por haberme permitido realizar cosas que es un <traductor>>. Este instrumento explora tu
yo creía imposibles. ,
-lrsto
I r('l)r.o a la velocidad de la luz y me transmite lo gue piensas y
No sabía todavía nada acerca de las sorpresas que me tenía ,lnr( r'('s clecir; así puedo comprenderte, y cuando voy a decir
preparadas aquella noche increíble... ,r11,,,,.traduce> mi intención y rne hace mover los labios y la len-
Las luces de un pueblo costero, más gande que el nuestro, !,r,r ('()lno lo harías tú, bueno, casi como tú, nada es perfecto.
brillaban al otro lado de la bahía. Mi amigo, tenclido sobre la ( iuardó el <<traductoD y se puso a contemplar el mar mien-

arena bañada por la claridad de nuestro satélite natural, con- lr ,rs ,rlrrazaba sus rodillas sentado en la arena.
templaba con deleite, extasiado, esos movedizos reflejos sobre es así como te enteras de Io que pienso... Vaya,
las aguas nocturnas; luego se regocijaba mirando la luna llena. -llnle¡6s5
eras telépata.
r,, , r.t'í¿l que
maraülla, no se cae! -reía-. iEste mundo tuyo es *Pues no, aunqlre también estoy haciendo progresos en
-iQué
espectacular! rrrrs ¡rrácticas de telepatía pura, sin <traductop.
Yo nunca había pensado que lo fuera, pero ahora que él lo puedo llamarte entonces?
decía... sí, era magnífico tener estrellas, mar, playa y una luna tan -¿Cómotal <Amigo>? Porque eso es lo que soy: un amigo
redonda y brillante allí suspendida, y además... no se caía. -ZQué
,l, lotlos.
mundo no es bonito? Vr pensé un poco y luego se me ocurrió una idea bárbara:
-¿Tu -pregunté.
Suspiró mirando hacia un punto del cielo a nuestra derecha. llamaré <Ami>, es más corto y parece un nombre de
sí, también lo es, pero todos nosotros lo sabemos,T r ,'r
-'Iir
, l,r<1.
-Oh,
lo cuidamos... Mc miró con alegría y exclamó:
Recordé que me había insinuado que los terrícolas no un nombre perfecto, Pedro! -y me dio un abrazo. Yo
somos demasiado buenos, y creí comprender una de las razones: -iEs
'., rrtí r¡ue en ese momento seilaba una nlleva y muy especial
nosotros no valoramos nuestro planeta ni lo cuidamos; ellos sí .rrrrislrrcl, y así iba a ser.
que lo hacen con el suyo. --ZCómo tu planeta?
se llama
te llamas? tampoco. No hay equivalencia de sonidos, pero
-ZCómo
Le hizo gracia mi -iPufl...
pregunta. , :.1,i
lror allí. -Apuntó hacia unas estrellas.
tiene sentido que te 1o diga. Mientras Ami observaba el cielo me puse a Pensar en las
-No qué, es un secreto? ,, ít'trlas de invasores extraterrestres que había
1 üsto tantas veces
-¿Por ¡

,'rr l.r tcleüsión, en el cine y en Internet.


kXXX&, et niño de tas estrelas Enrioue Barrios

nos van a invadir? r¡r,r rrrrrltitud de aterrorizados seres humanos. Mi amigo parecía
-ZCuándo
Mi pregunta le hizo gracia. ,lrrr'¡ lr¡st' . on ese film.
qué piensas que vamos a invadirles? iQué barbaridad! ZNo te parece cómico?
-¿Porsé, en las películas los alienígenas
siempre lo hacen. -No, Zpor qué?
-No
ZEres tú uno de ésos?
-il)orque esos monstruos no existen más que en las
Su risa fue tan alegre que me contagió y me hizo sentir
ridícu- n r' ,nsl rrrosas imaginaciones de quienes crean esas películasl
lo por mi desconfianza. Después traté de justificarme: Mt'rlejó pensando, pero al final no me convenció. Yo me
que... en la tele... lr.,l,r.r ¡r.rsado la vida entera viendo todo tipo de seres espaciales
-Es la televisión terrícolal... iVeamos una de invaso- r,',,1r',r.Lrs y espantosos en la pantalla como para que pudiera
-iClaro,
res! -dijo entusiasmado mientras de la hebllla de su cinturón 1,,,r r,irrrrclos de un solo golpe.
sacaba otro aparato. Apretó un botón y apareció una pantalla si aquí mismo en la Tierra hay iguanas, cocodrilos,
encendida. Era un pequeño teleüsor en colores y sorprendente-
-ltro
¡
,r rl¡x rs, tiburones, Zpor qué no van a existir seres malvados y feí-
mente claro y nítido. Ami hacía zapping con rapidez. Lo más ,rn{ )s ('n cltros mundos?
asombroso era que en esa zona se captaban tres estaciones y Sorrrió y me dijo:
nada más, pero en esa pantallita iban apareciendo una multitud:
-Pedro, date cuenta de que
<malvados>t es una cosa y
películas, programas en üvo, noticieros, comerciales; todo en 1,,,s' otra. No todo lo que a ti te parece feo es malvado ni
('s
diferentes idiomas y por personas de distintas nacionalidades. t,,rLr l<¡ que te parece bonito es bueno, pero te aseguro que no
i Cómo podía ver tantas estaciones del mundo sin estar abonado lr,r\ ¡ror allá arriba seres inteligentes, feos o bonitos para ti, inte-
a ningún cable?... r , '.,r, k rs cn hacer algún daño a tu mundo. Es más, quienes por su

de invasores son muy ridículas divertido. r\.rn( (' r'ientífico son capaces de llegar hasta aquí sólo desean su
-Las -decía
Qq{¡¡¿s estaciones puedes sintonizar?
-i las que están transmitiendo en
""'"
este momento en *., le hice caso; era su opinión contra kilómetros de cinta
-Todas
tu planeta. r rrrcrrr,ttogáfica que yo había visto antes.
!... conoces todo el Universo, Ami?
-ilTodas?
_Todas. -¿Tú
i'lodo el Universo!...
Claro que no.
todo el mundo?!
-iZEn esto recibe las señales -Lntonces talvez existan mundos que tu no conoces, con
que captan nuestros pro-
-Se rió a todo pulmón al escuchar
'., r.s irrtcligentes malvados.
-Claro,
pios... digamos <satélites>, inüsibles para ustedes, naturalmente. ,rr
lil('ll().
iAquí hay una, en Australia, mira! ... Eso es como decir .,buenos-
Aparecían unos seres con cabezas de pulpo y muchos ojos
-i <Inteligentes-malvados> I

,,r.,1,,s,, o ,,gordos-flacos>> o ,,lindos-feosn. iSon cosas opuestas,


saltones surcados de r,enitas rojas. Disparaban rayos verdes contra l!,lro!
km*. el niño de tas estrelas Enr¡que Barrios

Yo no podía comprender. ZY esos científicos locos y per- todo un


se trata de ,,locos-inteligentes>... Eres
versos que inventan armas para destruir el mundo, ésos que son , .r,,, -Ahora
l)cclrito. ZY dóndeestán esos locos tan locos, tan inteligen-
combatidos por los superhéroes? tr',,, t,u'r fríos, tan feos y tan malvados, que jamás han venido a
Ami captó mi pensamiento y me explicó: ,l, :;lrtrir ninguna ciülización terrestre? -me preguntó con cara de
no son inteligentes, son locos; además, son pura u11 )( ('nc'ia fingida. Yo pensé un poco antes de responder, pero no
-Esos
fantasía, películas, cómics, y nada más. , r rcr ¡rrtrci ninguna señal de maldad alienígena en nuestra historia.
pero es posible que exista un mundo de cientí- no lo sé...
-Bueno,
ficos locos que podrían destruirnos. -Buen{r, <paranoia cósmica terrícolul
-exclamó, y se
de los de la Tierra, imposible. -isimple
,' rs, r .r rcír.
-Aparte
Por qué?
¡

lincontré que podía tener razón, pero de todas manerÉ-ng ....


-i quienes son locos destruyen sus propias civiliza- st'ntía tan seguro acerca de la..inoce¡si¿' de todos lo9 hábii''i{i:.\
-Porque 'r.
ciones antes de obtener el nivel científico necesario para aban- t,rntt's clcl espacio exterior. Allá arriba los habría bueú,oi, como
donar sus planetas y partir a invadir otros mundos, y eso grába- \rrri, t'tambiénmalos, igualque aquíabajo.
''')
¡l ¡r¡;¡,''." .":"f\
telo bien en la cabecita. ZQuieres que te lo repita? f procuró tranquilizarme: ,'
_No. 'l
Pedrito, en el Universo hay .coladores> güp, fo .,1',¡,'i
no lo haré, pero no olvides que quienes son -C¡(sms,
,l, i.rrr ¡usar lo infcrior ¡ sistcmas de cxistenci¿ rup".io."*. otsi no
locos-Entonces
destruyen sus propias ciülizaciones antes de obtener el ',( ('r'('ilrían terribles desastres en el Universo, ,lno te parece?
nivel científico necesario para abandonar sus planetas y partir a claro... -Muchas veces yo no le entendía muy bien.
invadir otros mundos. -Esteee... dicen ,.como es arriba es abajorr, queriendo
va, no te pongas pesado con eso! -Algunos
¡¡r,lir'.rr que si aquí hay maldad, allá también la habrá; pero allá
-iYa,quienes lograron ese nivel lo hicieron
porc¡ue antes ,rr rilr.r no es tan igual que aquí abajo, como no es igual un barrio
-Y
dejaron de ser locos; en consecuencia, ya no desean hacer daño tr ,rrrt¡uilo que otro lleno de maleantes. Cuando las ciülizaciones
anadie, porque sólo los locos quieren hacer daño a quienes nada 11, 1,,¡¡¡ cierto nivel de desarrollo, ya no hay más horrores, no
malo les hacen... La vercladera inteligencia va de la mano de la
"
,r,rs ¡n¿leantes, la gente ya no es tan dañina. Es muchísimo más
bondad, o no es inteligencia. Así que quienes pueden llegar has- Lr, il lk'gar a conocer Ia tecnología necesaria para construir bom-
ta aquí no son lobo ferozrr, Pedrito. l,,rs t ltrc naves intergalácticas, y si una civilización no ha llegado a
"el
Ami parecía querer pintarme un nuevo flniverso, uno ,l,,r.rrrollar la solidaridad, la sabiduría ni la bondad, y consigue
color de rosa, y no le creí demasiado; pensé que podrían existir ,,,'.rllo nivel científico, más tarcle o más temprano utilizará ese
algunos planetas habitados por locos que no son tan locos, es ,,,rrot'irnicnto contra sí misma, mucho antes de poder partir a
deciq por gente inteligente, fría, científica y eficiente, y al mis- ,,tr,s ¡lrundos. El Universo no es <suicida>, no permite que lo
mo tiempo malvacla, cruel. El, por supuesto, pudo ver lo que yo
'lu( \,ly¿ en contra del sentido superior de la vida, del mismo
estaba pensando y, como siempre, le hizo mucha gracia. I lrrivt'r'so, sobrevira o prospere por mucho tiempo.
kgmü, niño de tas estrelas Enrioue Barrios
",

en algún planeta podrían haberse salvado algunos )' rrn ser humano todavía más.
-Pero
bichos malos, por casualidad... il:s vc'rdadl
Nada es casual, pedro; el Universo es el ( 'rr,ult[o vi tan claro aquello no me sentí tan mal comcl antes
reflejo-¿Casualidad?
de un orden superior perfecto, todo tiene una causa defi- ¡rrrr rni t('nror a que... casi me avergüenza confesarlo... Bueno,
nida y un propósito preciso, hay leyes matemáticas que se cum- , ,lr r t s sct'rurto, shhh... (eI miedo de que nadie me quiera)... Pero aho-
plen en todos los terrenos, incluso en la evolución de las ciüli- r,r
' .nrl)r'('n(lía que necesitar mayor afecto no es señal de debili-
zaciones del Universo. Pero, en definitir,a, todas las ciülizaciones , 1.,, l, sino rkr mayor lejanía de la bacteria y del gusano. iQué bien!

planetarias insensibles ante la solidaridad universal se autodes- Así cs, Pedro; y también cle las fieras.
truyen si alcanzan un alto nivel tecnológico y no logran superar l)c: acuerdc¡, Ami; gracias por la lección.
su dureza de entendimiento, su f'alta de lógica superior. En otras l)c nada. Y las civilizaciones también necesitan de esa
palabras, cuando el nivel científico de un mundo supera dema- I n, rr'í.r ll¿mada soliclaridad, amoE afecto o cariño. Si el nivel de
siado su nivel de solidaridacl, ese mundo se autodestruye. ',,,lr,l,rlitl¿tl cle un mundo es bajo, hay infblicidad colectiva, odio,
_i Nivel de solidaridad? r ¡,,l.rrt'i.r, división y guerras; y si hay al mismo tiempo un alto
Yo podía entender claramente lo que es el nivel científico rr,',1 .lt' capacidad destructiva... ZComprendes lo que podría
de una ciülización, pero no comprendía qué era ese .,nivel de
¡',r',.rr, ll'rlrito?
solidaridad>. --(llaro, que podría originarse un buen desastre... ZY qué
solidaridad tiene sus raíces en el amo¡ pedro. po-
-La
I
lilt('l('s tlccirme con eso?
demos decir que solidaridad es amot afecto o cariño. La solida-
-Debo decirte muchas cosas, pero vamos poco a poco.
ridad, el afecto, el cariño o el amor que irradian los seres es una ',r1,,¡¡tr,,t con tus dudas.
energía de cierta clase, una energía muy fina, la más fina que \i¡ todavía no podía creer que no existieran locos o mons-
existe, y puede ser medida por instrumentos corno los que tr rr,s invasores en el espacio, siendo infinito de grande. Le hablé
nosotros tenemos. rlc una película en la que unos <<extraterrestres-lagartos>
.r¡ r'r ( (r
serio? ,l,,rnin¡ban muchos planetas porque estaban muy bien organiza-
-ZEn porque el amor es una fuerza, ,1,,,.
una vibración que l:,1 tli¡o:
-Claro,
penetra tc¡do el Llniverso, que hizo posible el Universo, como -Sin solidaridad, ninguna civilización puede sobrevivir
verás después; podría decirse que el amor es una <vitamina> que
¡,,,¡ l,¡¡'gi¡ tiempo. Para alcanzar el nivel tecnológico que permi-
la vida, que los organismos necesitan, y más necesitan mientras t, ll1'1'.¡¡- ¿r otros mundos en minutos se necesita de muchísimo
mayor es su evoluci<in. rr,r\'()r'rlcsarrollo científico que el que hay en este planeta. Les
es eso? l,'lt.r rnucho tiemp<,r aún, y para sobreviür tanto tiempo deben
-¿Cómo
perro o un dellín necesitan más afecto que un gusa- rr, r't s,lr-iamente alcanzar una forma de organización benevolen-
no o -Un
una bacteria. i, , .rlt't'tuosa, justa para todos, eguitativa, o terminarán por des-
seguro. I r r¡i r st' ¡ ror culpa dcl mal uso cle la ciencia y la tecnología; y ustedes
km$, et niño de |as estrelas Enrioue Barr¡os

ya lo están haciendo, y cada día más, y más rápidamente... por si i<Míster Paranoia> ve demasiada televisiónl *exclamó
no te has dado cuenta. \rrri lit'rrrl<>, y luego agregó:- Ti"ata de elevar tus pensamientos,
raz,6n,le estamos dando una feroz paliza a nues- l',,lrito. Mientras estemos pensando en posibilidades horren-
-Tienes
tro pobre planeta... ,1.r,,, ¡r<¡ ()staremos a la altura necesaria para encontrarnos con
falta de solidaridad, Pedro. Todos los males de este r, .rli,l.r<lcs más elevadas, más hermc¡sas y benignas; realidades
-Por
mundo están allí por falta de esa <<vitamino>, nada más. No exis- ,¡rr, sit'rnpre han estado allí, esperando que elevemos nuestra
te un sistema de organización sin solidaridad que permita sobre- nr¡r,r.l,r ¡rara revelarse ante nuestros ojos.
vivir mucho tiernpo a ninguna civilización, así que... saca tus
-A veces pareces poeta, Ami, y me cuesta comprenderte.
propias conclusiones acerca del futuro que le espera a tu plane- ' I r istr' otra gente mala en el llniverso, aparte de la de la Tierra?
ta si todo sigue igual... '-Bien, para comenzaS nosotros no diüdimos a la gente
por qué no puede sobrevivir una civilización sin soli- , rrtrr'<<lruenatr y.,malan. I-Inos están más avanzados y otros no
-ZY
daridad? l,rrrlo, t'so es toclo.
a nivel universal existe una sola forma perfecta Entonces, Zexisten en algún luga.r seres tan
-Porque
de organización, capaz de garantizar la supervivencia y el bienes-
-llstá bien.
() irvanzados como los de aquí?
l',(
tar colecti'l'os. Ninguna otra alternativa existe en todo el que sí, y mucho menos también. Existen mundos
Universo. Se alcanza de manera natural cuando una civilización -Claro
, r r l,,s <¡uc tú no podrías sobreüür ni media hora. Aquí mismo en
se acerca a la solidaridad, cuando ya no ignora las necesidades l.r'l'it'r-r-a hace un millón de años esto era un infierno. bueno. no
materiales, culturales, espirituales y afectivas de todas las perso-
¡',rr',r las criaturas que úvían felices ahí, sino que lo sería para
nas y de todo su entorno, flora y fauna, tierra, agua y aire, y esto ¡rost¡lr-()s. Hay planetas liabitados por terribles monstruos.
sólo sucede cuando una ciülización evoluciona. ves? -exclamé triunfante-. Tú mismo lo recono-
entonces la gente deja de ser mala? -¿Ves,
-¿Y ' r's; y() tenía razón: a esos monstruos me refería.
Los habitantes de los mundos que han no te preocupes, ya que ellos viven en mundos
-Naturalmente.
construido ciülizaciones planetarias solidarias son pacíficos, no -Pero
,,'rrt llo más atrasados que éste; sus toscas mentes no les permi-
hacen daño a nadie; al contrario, procuran ay'udar a quienes pue- t.rr sit¡uiera conocer la ruecla, así que no van a llegar hasta aquí
dan, porque a mayor crecimiento interior, aumenta la necesidad .rrrlt's <le que dejen de ser peligrosos, si es que no desaparecen en
de a¡rdar a los demás. Una inteligencia mayor y más amorosa , I irrlt'nto, víctimas de su propia medicina.
que la nuestra inventó todo esto. I :so era tranquilizador.
Después log'ó explicármelo mejor, pero en esos momentos después de todo, no somos los terrícolas los
yo seguía con la duda acerca de los monstruos inteligentes y mal- -Entonces,
,,,,rs nralos del Univers<-r...
vados, disfrazados de seres pacíficos v hasta con una bella apa- ipero tú eres uno de los más paranoicos de la galaxia!
riencia talvez. -No;
l{t'ímos como bucnos amiqos.
@ f{o te pre-ocupes @

ar
)ub"r? Aquí <<cerquita>, en un planeta de Sirio hay unas
-¿
playas color üoleta, son espléndidas. Ah, si üeras lo que es un
atardecer con esos soles gigantes...
a la velocidad de la luz?
-ZViajas
Mi pregunta le pareció cómica.
üajara tan lento me habría hecho üejo antes de poder
-Si
llcgar hasta aquí.
qué velocidad viajas entonces?
-ZA en general no <viajamos>>; más bien, nos
-f\s5ef¡es
r¡ituamos>>.

-ZQué?...
<<situamos>>, simplemente aparecemos en el lugar al
-Nos
que deseamos llegar.
ZEn forma instantánea? !...
-i
km6" niño de tas estrenas Enrique Barr¡os
",

algo hay que esperar, los instrumentos cle abor_ rrrr¡rlt rrrcnte ocúpate cle é1, pero no te pre-ocuper cuando todo
-Bueno,
do deben eféctuar cálculos complejos; pero de un laclo a otro dc , ,l,r lrit'rt.
la galaxia tardaría... -tomó su calculadora del cinturón e hiz<r ('r'eo que tienes r¿zón, pero...
unas cuentas- según tus medidas de tiempo... una hora v rneclia, --Z"le parecería bien que estuüésemos preocupados ima-
y de una galaxia a otra tardaría un poco más. ,,,,,,,,',1.r que podría venir un tsunami y devorarnos? Sería tonto
bárbaro! lCómo lo consigues? n,, ,lisll-utar de este momento, de esta noche tan bonita.
-iQué tienrpo y el espacio se estiiiiirdn y se acooortan... I )1,:,('r'v,l esas aves que corren sin preocuparse. iPor qué echar a
l_as
-El
cosas no son lo que parecen...
¡,, r r lt l t'stc momento por algo que no existe?
te entiendo; sé más claro, por favor.
-No -l'cro mi abuela sí que existe...
explicar un bebé por qué dos más dos son cuatro? ningún problema con ella. ZNo te Parece
-Sí, y no hay
a
-¿Puedes
-respondí-. Ni yo mismo lo sé. rr r.r:, irrtt'ligente clisfrutar del momento?
-No tampoco puedo explicarte cosas que tienen que ver
-Yo -Sí, pero... estoy preocupado.
con la contracción y curvatura del espacio-tiempo, ni falta que Al'r, este incorregible <Míster Paranoia>... Está bien, veá-
hace. Fíjate cómo se deslizan esas pequeñas aves por la arena, ilt{}:il.l.
parecen flotar... iQué extraordinariol 'lirnó su aparato televisor y comenzó a manipularlo. En la
Ami estaba contemplando unas aves
llue corrían rapidísimo l,,rnl,rllrr apareció el camino que lleva hacia mi casa. Las imáge-
por arena húmeda recogiendo algún alimento que las olas
la r,, ,. ilr.u'r avanzando por entre los árboles y las rocas del sendero.
depositaban allí. Moúan sus patitas de forma tan veloz que no se l,,rl, s('veía c¡n colclres e iluminado como si fuese de día.
les veían, y por eso parecían deslizarse o flotar sobre la arena. li rrr'(r'.rrncls a través de la pared de la casay apareció mi abuela
Yo recordé clue era tarde. ,l,rrrrrit'rrclo profundamente en su cama; hasta se oía su respira-
que irme, mi abuela... , r,,rr. iA<¡uel aparato era increíble!
-Tengo nada; todavía cluerme.
pasa --Duerme como un angelito -comentó Ami riendo.
-No preocupado. lNo es una película?
-Estoy
Qué tontería. --No. E,sto es <en üvo y en directo>. Vamos al comedor.
-ZPreocupado?
qué? l..r imagen atravesó la pared del dormitorio y apareció el
-ZPorsignifica <<antes derr,
así que yo no me pre-ocupo; yo ' { )nr('(l()l-. Allí cstaba la mesa con su mantel de cuadros grandes,
-Pre
me ocuPo. r .' t'l lugar que yo ocupo estaba servida mi cena. Mi abuela la
te entiendo, Ami. l'.rl,r,r rlt'jado en un plato cubierto por otro, invertido.
-No úvas imaginando
problemas que no han ocurrido ni -iLso mi ovni! -bromeó-. Veamos qué te tie-
se parece a
-No
van a suceder; disfruta del presente, la vida hay que aprovechar_
'' n l),u'l c'enar. -Operó algo en el aparato y el plato suPerior se
la, elige siempre poncr en tu mente lo agradable en lugar de lo 1u,,,r lr..rnsparente como el údrio. Apareció un trozo de carne
desagradable. Cuando aparezca un problema real, entonces ,,,r' ¡r.r¡ras fritas.

41
kme, et niño de tas esrrelas Enrique Barrios

-exclamó Ami con asco-. iCómo pueden comer. No to<lo. El futuro no lo conoce natlie, afortunaclamente.
-iBof!
un cadáverl z llrr' <¡r-ré dices <aftrrtunadamente>?
_ZCadár.er? lnr.rgínate, la üda no tendría ningún sentido si se cono-
de vaca, vaca muerta. i Te vas a comer un peda_ , ¡, r,r ll lrrltrro. ZTe gustaría saber de antemano el resultado del
-Cadáver
zo de vaca muerta?...
-Así como él lo pintaba me dio asco a mí ¡, rrlr,lr' (lu('cstás viendo?
también. No, scr ¡rerdería toda la emoción -respondí.
funciona este aparato? lDónde está la cámara? I li'gusta escuchar un chiste que ya conoces?
-ZCómo 'l,ulrpoco. eso me aburre.
-le pregunté muy intrigado.
necesita cámara. Este cacharrolanzahaces, seleccio- I'li' gustaría saber qué regalo vas a recibir para tu cum-
na y -No
ordena, filtra, codifica, descodifica, amplifica y proyecta. l'l' tlllrill
Sencillo, Zno? l',so rnenos todaúa, se piercle la sorpresa.
Al parecer se estaba burlando de mí. Nlt' ¡r.rrccía ameno su modo de enseñaq con ejcmplos claros.
qué ahí se ve de día, siendo ahora de noche? | ,,r vitla perdería todo su sentido si se conociera el futu-
-¿Por otras <luces>>
que tu ojo no puede ver; este aparato ,,, ll¡rr, ¡rtrt'cle solamente calcular posibilidacles.
-Huy
sí que las capta. l('<irno es eso?
complicadol l'or ejemplo, calcular las posibilidades o probabilidades
-iQué nada. Yo mismo me construí
-Para mismo!
este cachivache. 'rri li('n(' la Tierra de saivarse...
iS¿lvarse!... ¿Tán en peligro estamos?...
-iTú sumamente anticuado,
pero le tengo cariño. Es un llccuerda la contaminación, el efccto iuvernadero, las
-Es
recuerdo, un trabajo de la escuela primaria.
"{ \,rs r'¡ri<lcmias, el clima (qt. t. vc¡lvió loco), el terrorismo,
las
son unos geniosl rir, I r,ts, l¿s bombas...
-i[f5¡gdss
supuesto que no. ZSabes multiplicar? lO sea, que poclemos desaparecet como sucedió en los
-Por
-respondí. ,,,r,r,,1,,s <lc los malvados?...
-Claro tú eres un genio, para uno que no sabe hacer_ -l lay rnuchas posibilidades. La relación entre ciencia y
-Entonces
lo. lbdo es cuestión de grados. Una radio a pilas o una linterna ,,,1r,l.uitlad en tu planeta está tremendamente inclinada hacia el
es un milagro para un aborigen de las selvas. l,r, 1,, t lt' la ciencia, de la tecncllogía, olvidando el corazón, el bie-
razón. lCrees tú que algun día podremos tener v l¿ f'elicidad de la gente y de las demás criaturas, de la
-Tienes ''',t.r¡
aquí en la Tierra inventos como el tuyo? I r.t( l l r',tl('za entera.
Se puso serio por vez primera. Me dirigió una mirada que lY es<,r es rnuy peligroso?
denotaba cierta tristeza y dijo: -iPor supuesto! Muchas civilizaciones como ésta se han
lo sé.
¡,, r,lirkr l)or ese mismo motivo. Ustedes están en un punto crí-
-No que no lo sabes? iTú lo sabes todol rr, , , r l(' str evolución; son mornentos dclicados, peligosos.
-ZCómo
kgmt. et n¡ño de tas estrelas Enr¡oue Barrios

Me asusté. Yo no había pensado seriamente en la posibili_ Y supongamos que lleguen a comprender que somos
dacl de una tercera guerra mundial, de una arrrenaza planetaria ir,'lr'n iv()s, clc toclos modos no soltarían las armas.
por parte clel terrorismo o de una catástrofe ecológica. Me: I lt>r qué?
quedé largo rato meditando. De pronto se me ocurrió una iclea l'orque tendrían temor de los otros países. ZQuién va a
fantástica, capaz de solucionar todos los males de este mundo: ,l¡,,il ill,lt's(' primero?
algo ustedes! iltro tienen que tener confianza!
-iHagancomo -dije entusiasmado.
qué? (]uienes dirigen las naciones de este mundo no pueden
-lAlgosé, bajar mil naves decirles
y a los presidentes que tr rrr'r rlt'rnasiada confiarrza en los demás gobernantes, y con
-iNola guerra v no contaminen, algo
no hagan así! r.r..n, l)()rque algunos no son muy fraternales ni honestos y tie-
Ami sonrió. tt, n !',ur¿s de dominar todo lo que puedan, así que, TRES: si
tr, r',( )lr.()s c'olaboramos en el desarme de un país, podríamos estar
-Imposible.
Por qué? rrr.lrcn<lo la pata a fondo, dejándolo a merced de vecinos poco
-i varias buenas razones para no interferir en la lr,rlcr n.rlcs. Mejor no meterse en eso, i no te parece?
-Tenemos
evolución de este mundo o de cualquier otro. \i r cstaba realmente intranquilo. Seguí buscando una solu-
una al rnenos.
-Dirne UN¡: si hiciéramos ' r, rn
l),lr-¡l eütar la guerra y salvar a la humanidad...
algo como eso, en primer lugar l)t'spués de mucho pensar, lo único que se me ocurrió fue
-Bien.
habría mucho terroS infártos, paranoia colectiva, por culpa jus- ,¡'r,' l,,s t'xtraterrestres podrían por la fuerza tomar el poder en
tamente de esas películas de invasores que nos pintan como si l,r I it'r'r'rr, destruir las bombas y las f.íbricas que contaminan y
fuésemos unos sapos horribles y malvados, y nosotros no tene- ,,l,lri',rrnos a üür en paz. Se lo dije.
mos corazones de piedra, no podemos provocar algo semejante. ('rrrndo terminó de reír aseguró que yo no podía dejar de
No creo que sea para tanto, ya la gente está pre_ ., r lr'r'r'ír'ola para pensar, y que todavía tenía ganas de sepultar
-Bah...
parada. Pienso que si deciden bajar en un parque de cualquier I r\, rs ,r t<¡dos los malvados del mundo, igual que en mis fbntasías
ciudad y emiten una declaración amistosa... rrrl.rrrtilt's.
es verdad que debido a todo lo que hemos traba_
-<Por Ia fuerza, destrui¡ obligaro, todo eso es prehistoria
jado -Bien,
para ir facilitando un acercamiento, ya no sería tan gave,
l,,rr,r rrr¡sotros. La libertad humana es algo sagrado, tanto la nues-
pero igual no podemos hacerlo porque todavía existen millones tr.r ( ()nlo la ajena, cada persona es valiosa y su voluntad es res-
de pcrsonas que serían presa del pánico. Además, en esa decla-
¡,, t.rrl,r, hacer cltra cosa sería violencia, palabra que pror,'iene de
ración amistosa tendríamos que decirles que no somos partida_ , r,,l.u'rr, lo cual es algo completamente opuesto a nuestro espíritu.
rios de las armas, y, Dos: si les dijésemos por ejernplo: <<Tians_ ustedes no hacen la guerr...?
formen sus armas en instrumentos de trabajo>, pensarían que es -Zlintonces
'lirrlavía no terminaba de hacer esa pregunta cuando me
un plan extraterrestre para debilitarlos y luego dominar el planeta. ',, rrtítonto por haberla hecho. Me miró con cariño y, poniéndo-
que... que sí. ¡rr, l,r nlano sobre el hombr<¡, diio:
-Creo
km*, ",
niño de tas estreilas Enrique Barrios

no podemos hacer ninguna guerra, peclro. Ami


-Tü tío es un tonto -aseguró
sonrienclo, dcspués de
-Nosotros
No?... lPor qué?
-i ¡,, r, ilrir- mis pensamientos.
amamos. me parece; está considerado como uno de los hom-
-Porque
comprendo... ZA quién aman?
-No
|,r, s rrrás inteligentes del país.
-No todos, a todo, a la a la naturaleza, alos anima_
gente,
les, a-A
la vida. Quien ama no puede hacer daño a aquello que
ama, así que olvídate de guerras o invasiones de parte nuestra.
Nosotros no estamos aquí para destruir ni para hacer sufrir a
nadie, sino para construir y aludar.
Me sorprendió mucho su respuesta; esa gente era increíble
," prrro a reír al percibir lo que yo pensaba.
de buena. Él
somos buenos, sino normales; los que no son tan
-Noson los de por aquí...
normales
ZPor qué?
-ZNosotros? .'- --rrj,.-"
están un poco locos, claro; no üven de acuerdo
-Porque
con las leyes naturales, que son un reflejo de la Voluntad de
q
" 1_**. -

quien inr,.entó todo esto. i Has visto alguna otra especie, aparte
de la humana' que se dedique a hacer guerras contra otros de su
misma especie? @
r{¡r, -@t#4ffi
Luego de pensar un poco dije que no. ,Wq*
Eso es locura, igual que dañar a la naturaleza, cosa
-¿Ves?
que tampoco ninguna otra criatura hace; pero a uste<les les pare_
ce normal porque no üven según las leyes universales o natura_ ¡¡ tonto *insistió-. ZPuede una manzana matar al
les. Algur-ros tan locos están que ni siquiera creen que existe una -[5
r¡r,urzano? ZPuede una ola matar al mar?
inteligencia y un propósito preciso detrás del Universo. fiabía pensado que...
Supe que hablaba de Dios, y yo era creyente... bueno, un -Yo equivocaste. Dios existe.
poco; pero me habían enseñado a tener más miedo que otra -Te
i\{e puse a pensar en Dios un poco arrepenticlo por haber
cosa; además, últimamente estaba dudando, estaba llegando a
¡rrrr'sto en duda su existencia.
pensar que sólo los religiosos creían en Dios, y también la gente quítale la barba y la túnica blancal
sin mucha cultura, porque tengo un tío que es Íísico nuclear de -iOye,
Ami reía porque había üsto mis imágenes mentales.
la universidad y dice que <a Dios lo mató el intelecto>. --Entonces... Zno tiene barba? i Dios se afeita?
Mi amigo espacial se regocijaba con mi r:onfusión.

47
km&, ",
niño de tas estrelas Enrioue Barrios

es un dios demasiado terrícola \rrrr ¡r,rr-t'ció deleitarse con esos sonidos, aspiró el aire marino y
-comentó.
-Ér. qué? 'l'¡,,
-ZPor tiene la apariencia de un '-Dios no tiene apariencia humana, no tiene forma alguna,
terrícola.
-Porque
ZQué me estaba queriendo decir, que Dios no tiene apa- t|,, ('s unil persona como tú o yo. Es un Espíritu, un Ser infinit<r
riencia humana sino de alguna raza extraterrestre? Él se enterír , rr' h r pt'netra todo, que es pura inteligencia creadora, puro amor.
¡r
de lo que yo pensaba; después de reír tomó una ramita y dibuió Srr rostro brillaba en la noche al hablar del Creador, lo cuai
una figura humana sobre la arena. 1,,1,1,,1,., t:rnocir¡narme, a pesar de que no soy del tipo religioso.
mundos como el tuyo o el mío, y en otros parecidos,
-En -¡Ah!
el modelo humano básico es el mismo, o sea, cabeza, tronco y Itor eso el Universotan maravillost-r.
es
extremidades, pero hay pequeñas variaciones en cada uno: altura, Vr pensé en los habitantes de los mundos atrasados que él
color de la piel, forma de las orejas; pequeñas diferencias. Aquí lr,rl'i,r nrcncionado antes, y también en la gente mala de este
mismo las hay entre los distintos tipos humanos de este planeta. nul;nr() ¡rlaneta, en esos que habría que echar a un pozo bien
verdad, pero tú pareces un chico terrícola normal. lr,,¡rtlo, y no me pareció que el Universo fuese algo tan maravi-
-Es
ZCómo es posible? 11, , ., , , h's¡rués de todo.

parezco terrestre porque la gente de mi planeta


-Yo
se
-ZY los malos?
parece mucho a los niños de la Tierra, por eso justamente estoy
-l-llos llegarán a ser buenos algún
día.
en misión aquí, para no asustar a nadie con mi aspecto, aunque
-Mejor hubieran nacido buenos desde el principio;
así no
ya no soy un niño, por eso tengo el pelo blanco. Pero en otros l',,1'r í.r nada malo por ninguna parte.
mundos sus habitantes tienen formas diferentes, de acuerdo con no se conociera lo malo, lcómo sepodría disfrutar de
las características del planeta; por ejemplo, en mundos en los
-Si
l, , l,r rt'no; cómo se podría valorar? -preguntó Ami.
que sólo hay agua, Zpara qué necesitarían piernas? Allí la gente - No entiendo bicn.
tiene fbrma de pez, porque es lo que conviene a las circunstan- te parece magnífico poder mira¡ ver?
cias, lo más práctico. -ZNo
las sirenasl
-No sé, nunca lo había pensado... Creo que sí.
-iQe¡1e -Si hubieras sido ciego de nacimiento y de pronto adqui-
así, pero Dios no tiene la cara ni la forma de un hom- r r, r ,¡. l;¡ vista, entonces sí que te parecería magnífico poder ver.
-Algo
bre de tu mundo o el mío ni cle ningún --iAh, clarol
otro mundo del Universo.
tiene entonces?
2Y cara de qué Es igual que quienes han üvido existencias duras, violen-
-ZNo?...
vamos a pasear y te explico. 1.r,,. y alcan¿an una üda más armoniosa y pací-
t rr,rrrclo se superan
-Ven,
Comenzamos a caminar por el sendero hacia el pueblo. Me lr, ,r l.r r'¡loran mucho más, porque lo que cuesta conseguir se cui-
puso el brazo sobre el hombro, y sentí en él al hermano que ,l.r rrr,'rs t¡ue lo que llega sin esfuerzo. Es lindo avarlza\ ir superán-
nunca tuve. Llnas aves nocturnas pasaron graznando a lo lejos. ,lr,,,r', .rl)rcndiendo a soiucionar los problemas y crecer en todo
k$gru$, niño de tas esrrelas
"
sentido; eso produce orgullo sano. En cambio, quienes nacierr¡rr
sin problemas no pueden valorar adecuadamente lo que tiencn.
Ibamos caminando por el sendero iluminado por la luna
y
bordeado de árboles, plantas y follaje. pasamos por mi casa.
Capítulo 4
aquí un momento.
-Espérame
Entré silenciosamente a buscar una prenda de lana parl
&fuffie 6mm$$w$mff
abrigarme. Vi mi plato cubierto esperándome sobre lu
-"ru. M"
sentí poderoso porque ya sabía lo que había en él sin necesidarl
de retirar el plato superioq pero me entró una pequeña duda
y
eché un vistazo para cerciorarme: sí, era lo mismo que había
üs-
to a través del pequeño televisor de mi amigo, pero no tenía
hambre todaúa. Volví al lado de Ami, y continuamos caminando
y conversando. Aún no aparecían las primeras calles del pueblo
ni las luces del alumbrado público.
Él lo contemplaba toáo mientras hablaba.
das cuenta de lo que estás haciendo? _me preguntó
-¿Te
de improviso.
--No, iqué? rl
| ,l .'g,r',ros a la primera calle iluminada por el alumbrado
caminando, puedes caminar.
-15¡¿{5 ¡,rrl,lit.. Serían las once de la noche. Me parecía una emocio-
sí; claro, Zy eso qué tiene de extraordinario?
rr,rrrll y arriesgada aventura pasear tan tarde por el pueblo, pero
-Ah, ti nada, pero hay
quienes han sido inválidos y luego rrr, st'ntía protegido al lado de Ami.
-Para
de meses o años de ejercicios de rehabilitación lograrorr rrolrr.iu
Micntras caminábamos, él se detenía a contemplar la luna
caminar. Para ellos sí que es extraordinario poder hacerlo, lo
y , rrtrr' l.ls hojas de los árboles; a veces me decía que escucháse-
agradecen, lo disfrutan; en cambio, tú caminas y miras sin clarte
r,',,,rt'l c:roar de las ranas, el canto de los grillos nocturnos, el
cuenta de nada, sin encontrar nada especial cuando lo haces.
| lejano del oleaje. Se detenía a aspirar el aroma de los
razón,Ami. Tú me enseñas muchas cosas nuevas, 'nr()r'
-Tienes l,rr()si rlc'las cortezas de los árboles, de la tierra; se ponía a
gracias. ,,1,,r,'r.r'¡lr una casa que le parecía bonita, una calle o un rincón en
nada, señor! para eso estamos aquí _dijo alegre_ rrr r.r csouina.
-iDe
mente mientras me guiñaba un oio.
qué bellos esos farolitos... como para pintarlos.
-Mira
lr¡,rtt'cr'rrno cae la luz sobre esa enredadera. Y esas antenitas
r, , ,r'tixlas contra la luna... La vida es para disfrutarla sanamen-
tr'. I't'tlro. Tiata de poner atención a todo lo que ella te brinda;

51
4
&nXXü, niño de tas estrelas Enrique Barrios
",

el lado mágico de las cosas se encuentra a cada instante, pero no de rni lindo cuerpecito...
'|r' rrí,lt) cchar un vistazo al interior
solemos prestar la atención necesaria a las cosas simples. Intenta lto, 1'¡ .¡f i¿5.
percibir y sentir, en lugar de pensar. El sentido profundo de la Arrri reía mientras relataba una película tan horrible, aun-
üda se encuentra más allá del pensamiento. ZSabes, Pedrito? La vi- r('(()r1ocí que era posible y me sentí intranquilo por é1, v
'¡il(
da es un cuento de hadas hecho realidad, es un don muy valioso
¡,,,,r . rrrrndo se le ocurrió acercarse muy alegre a conversar con
que se te brinda porque <alguien> te ama... 1,,, ,lritos de la plaza... Se Io impedí; nos sentamos solos en un
Su eneryía, sus palabras, me hicieron ver las cosas desde un l,'1,,¡¡ retirado.
".tit
nuevo punto de ústa. Ahora me parecía increíble quc ese mun- --<Míster Paranoiu eternamente pre-ocupado -dijo riendo.
do que estaba contemplando fuese el habitual, el de todos los No le hice caso y me puse a pensar que los extraterrestres
días, al que jamás prestaba atención; ahora me daba cuenta de ,l, l,t'r'í.rn ir mostrándose poco a poco para que la gente se fuera
que yo era una especie de milagro, que l'ivía en un lugar pareci- l'.rl,ilrr.rndo a ellos, y luego, un día, presentarse abiertamente.
do al paraíso, y que no lo había notado jamás antes porque estu-
ve todo el tiempo algo así como odormi<lo>, enfrascado en asun-
tos mentales, sin darme cuenta de nacla más.
Llegamos ala plaza del pueblo. Unos jóvenes estaban en la
puerta de una discoteca, otros conversaban en el centro cle la pla-
za. El lugar estaba tranquilo, especialmente ahora que la tempo-
rada veraniega había llegado a su fln. Nadie se fi¡aba en nosotros,
a pesar del traje y el pelo de Ami; tal vez pensaban que se trataría
de un disfraz inocente. Imaginé qué pasaría si supieran la clase
de <niño> que paseaba por allí; nos rodearían, y vendrían los
periodistas y la teleüsión. parecido estamos haciendo, damos pistas, señales,
gracias -di;o Ami, leyendo mi mente-. No quiero -Algo
,r \'('( ('s en gran cantidad, ,.oleadas de or''nis>; a veces muY Poco'
-No,
transformarme en mártir... rl( ,r('uerdo con cierto plan, ya te explicaré rnejor; Pero mos-
No comprendí qué quiso decir. It,rr n()s abiertamente... Te cli tres razones por las que no es con-
me llevarían preso por haber entrado r, rrit'nte hacerlo, lo cual indica que eso está prohibido por las
-Primero, "ilegal-
mente> en este país. Luego pensarían que soy espía y me tortu- l( \ ('s.
rarían para obtener información acerca de nuestros oplanes de _¿Por qué leves?
invasión> y, sobre todo, de nuestros avances científicos, para ver leyes universales. En los munclos más avanzados hay
cómo convertirlos en armas... Después de haberme exprirnido I
-I-as que todos debemos respetar, una de las cuales
rr )r.nl:ls generales

como a un lir-nón, con métodos no muy amorosos, los médicos , ', l,r <lc no interferir en los mundos no evolucionados.
no evolucionados?...
-¿Mundos
km&, et niño de tas estreltas Enrique Barrios

así a los mundos que no tienen una ciüliza- ('l.rro que no. Primero clices que está prohibido interi'e-
-Llamamos
ción planetaria benigna, y no la tienen porque no ür.,en de acuer- ,r, ',rr ('n)l)argo, tú estás hablando conmigo. Eso es interveni¡
do con la ley fundamental del flniverso. 't,lltt/

qué significa todo eso? lrsto no es intervenir en el clesarrollo evolutivo de la


-ZY los mundos que üven de acuerdo
a esa ley ya deja- I rr r,',rr i< l,rrl cle Ia Tierra. Mostrarse abiertamente, comunicarse
r r
-Qr.
ron de estar diüdidos por fronteras, tienen un solo gobierno y
'1, rr,ur('r'¿ rnasiva, como quieres tú, eso sí que lo sería. ZY sabes
comparten todo lo que tienen en fraternidad, paz y armonía. lr l,r,¡ (luí' c>trarazón está prohibido intervcnir?
Eso es üür
de acuerdo con la ley fundamental del Universo, así Ni idea.
es un mundo evolucionado. (luRtno: si lo hiciéramos, aparte cle los desastres que ya
entiendo mucho. ZCuál es esa ley del fundamento... t, rrrcrrt iorlír, podrían suceder las catástrofes más espantosas de
-No
de qué? l.r lrr:;lorirr rle este mundo.
No la conoces -se burlaba de mí riendo-. iNo N4r' asusté.
-ZVes?
eres evolucionado! .rQuó catástrol-es,,Ami ?
yo soy muy joven todaúa, creo que los adultos sí -Al enterarse de los sistelnas económicos. científicos.
-Pero
la
que conocen, los científicos, los presidentes... ,,,, i,¡lt's y religiosos que nosotros utilizamos, la gente querría
Ami rió a carcajadas. r r u t,u n()s, toclos nos verían como el ejemplo a seguir y perderían
científicos, presidentes?... iÉsos menos que nadiel , I r, s¡rt'to por quienes les dirigen, por sus tracliciones y creen-
-ZAdultos,
iDirigen países y no la conocenl?...
-i ' r.r',, v l)()r los sistemas que utilizan para organizarse; entonces se
así son las cosas en tu mundo, por eso no hay
-Bueno, ¡,,,,1rí.rn venir abajo to<los los poderes de este munclo, y eso
tanta felicidad en él como debería haber.
¡',,rl lr ía cn peligro la estabilidad de tu civilización. Los poderosos
es esa ley? .' \(,lv('rían locos al \'er que pierden sus privilegios y.. sería un
-ZCuál
la diré más adelante.
-Te serio? ' ,r,s, tirl vez el fin cle todo lo que ha krgrado tu gente hasta hoy.
-ZEn -Me entusiasmé al pensar que conocería algo Y entc¡nces ustedes, que son tan buenos, intervendrian
que casi todos ignoran.
l,,rr,r t'vitar ese final tan feo y arreglar todas nuestras cosas -diic,
te portas bien
-bromeó. * r)()( () en brotna.
-Si
Comencé a meditar en esa prohibición de intervenir en los
planetas no evolucionados y me di cuenta de que algo no cuadraba:
-Lo cual sería tr-amp.r? como si a un estudiante le hiciera
,,(r r r t'l cxamen. i Té gustaria que otro alumno se presentara por
tú estás violando ese reglamento!... _expresé tr ,r (us cxámenes y los aprobara?
-iEntonces
con sorPresa-.
No pasaste por alto ese detalle.
-No, yo perdería la satisfacción <le haberlo logrado por
¡ru nrisllto.
-iBravol
les arreglásemos todo, crINCo: sería la
-Y si
nosotros
l,rrr¡r,rrriclad entera la que perdería la satisfhcción legítima de
kgryXü, niño de ras estreras Enr¡oue Barrios
"
haberse superado por sus propios medios hasta alcanzar un nivcl l.r r,l, ,r .lt' t¡ue haya tanta gente pasando hambre y desamparo en
superior de ciülización, Zno crees? 1,,', ¡,.rrst's ¡lobres de este mundo?
razón, no había pensado en eso. No, por supuesto.
-Tienesmuchos motivos no podemos intervenir más allá clt. l'r'ro ellos son gente de otros pueblos, no debería afec-
-Por Pedro. Este contacto mío contigo es
lo permitido, parte de un I tllr'
plan de a¡rda. l't'r<l me afecta, aunque tengan otra apariencia 1ísica y
mejo¡ por favor. lr.rl'l, rr otras lenguas, pobre gente...
-Explícatede ayucla es
plan una especie de ..medicina> qu(' lVcs? La solidaridad es algo natural, brota por sí misma.
-El ir
debemos administrando de manera dosificada. suave. sutil- \ rrrrr, lrísima gente tampoco le gusta lo que sucede en esos luga-
mente, muy sutilmente. l ', 1 lr.,rt.rn de hacer algo. Algunos se van a esos países pobres a
es esa .,medicinu? .r\,r,l,u' t'n lo que puedan; lo hacen sólo por solidaridad.
-ZCuál I .1,',olros también estamos aquí motivados por la misma fuerza:
-Jnformación.
l¡f6¡¡n¿ción? ,,,'lr,l,u'irlarl, así de sencillo. Entre otras cosas,.nos gustaría que
ZQué información?
-i nosotros siempre hemos estado rondando por | , ,rul)r,'n<lan que un gan pode¡ por ejemplo la energía nuclear
-Bueno,
aquí, desde tiempos muy remotos, pero fue sólo después de la r ,,tr,rs rrrucho más poderosas, es algo muy delicado y peligoso,
primera bomba atómica cuando permitimos que ustedes tuüe- ,11u , , rc
¡r iamás debe ser empleado para destrui¡ menos todalía
sen masivamente indicios de nuestra existencia. , r ( ,nlnl de la misma especie, y no sólo por ustedes, porque en
sea, los .or,mis,... rr,rrns violentas esas energías podrían afectar incluso a otros
-O Eso se hizo y se hace para que vayan teniendo rrrrlr,Lrs, provocando indeseables desajustes cósmicos, de posi-
-Cs¡¡sgfe.
evidencias de que no son los únicos seres inteligentes l,l, ., rt'lrt'rcrusiones a nivel galáctico...
del
llniverso y para que sospechen que estamos al tanto de sus i(luau!
recientes descubrimientos bélicos. Y quien tenga capacidad -Sí, seño¡ aunque no por ahora, pero la ciencia avanz4 así
deductiva podrá además considerar la idea de que no somos agre- rr l('n('nros que estar atentos, por supuesto. ZNo te parece lógico?

sivos, y que si nosotros, que somos más avanzados, no somos Sí, totalmente, voy comprendiendo.
violentos, ellos tampoco deberían serlo. I)or otro lado, establecernos pequeños contactos con
por qué ustecles se toman tantas molestias? -pre- ,11,rrrr,rs
l)('rsonas, como yo contigo; también enüamos <<mensa-
-ZY
gunté. Él me miró con afecto y di;o: ¡, .. t,'h'¡ráticamente. Esos <<mensajes> están en el aire, como las
son molestias, sino un agado, porque la solidaridacl ,,,,,1.r',k'radio, llegan a todas las personas, pero algunas tienen
-No
es algo natural y universal, y a mayor evolución, mayor solidari- l r r'¡rtor-cs>> adecuados para captarlos; otras no tanto. Todo lo
dad. Nosotros no poclemos eütar al.udar a quienes lo necesiten r rr lr,rr't'nl()s es para entregarles información o a¡rda.
¡r
porque sentimos que ellos y nosotros somos lo mismo. iTe agrada
$
&mW*, niño de tas esrreuas Enrioue Barrios
",

y uno ni se entera... Pienso que podrían mostrarst, lrs nuestro deber, de nada. Y por otra parte, ocFio: con
-Vaya,
un poco más, aunque no sea masir,amente si no pueden hacerlo, ,,1, ,,,1.r,, v rt'tiradas globales esperamos que sean capaces de com-
pero un poco más. ¡,,, rr,l,r.<¡rre todo lo que se ve o no se ve en sus cielos está bajo
ahora no podemos mostrarnos demasiado, Peclro. rr¡r r rr¡isrlril autoridad, que nada de lo que puedanver es casual,
-Por qué? t()(l() <¡bedece a un plan.
-ZPor ya el Univerjo les ha dado suficiente informa- '¡r,
( ) sea, que no hay ..naves independientes> buscando
-Porque a la necesidacl de un cambio interior y
ción orientada planetario, r,t,tnrr),, t'<lsas aSí...
al aumento de la soliclaridad, porque eso es lo único que necesi- llay investigación científica, por supuesto, pero no
tan para que tu mundo cambie favorablemente y se terminen los ¡rr,l, pt'rrrlicnte>. Nada en nuestros mundos deja de estar supe-
peligos que lo amenazan. ,l¡r.,,1,, ,rl
¡rropósito general, y de acuerdo con eso, se coordina la
me he enterado de esa información que mencionaste... , r rl'rlirl.rrl o inüsibilidad de todc¡ lo que se mueva en sus cielos.
-No no te has interesado por el tema, pero se han lY cuándo podrán aparecer abiertamente ante todo el
-Porque
escrito millones de páginas inspiradas por nosotros, muchos l|illn(l()l
libros y algunas películas. Por eso, SErS: ahora habría que ponc)r. ('uando vivan civilizadamente se producirá ese ,.gran
en práctica lo que ya se sabe, para solucionar los asuntos perso- r rrl r{'ntl-()>>, si es que lo logran, no puede ser antes. Nuestro res-
nales y terrestres, que tan a mal traer están, y no pensar tanto en t, , I x ,r- lrr libertad ajena se basa en la solidaridad universal, que
|"
el fenómeno extraterrestre. No queremos convertirnos en dro- r ,u \( z ticne sus raíces en el amor.
ga de evasión... Itro ustedes podrían hacer algo para que lleguemos
de evasión?... t .t¡rtr lo .l ('Se <<g1.an encuent1-o>>...
-iDroga
como si el fenómeno <<omi>> fuese una forma de esca- Yr te dije que no podemos intervenir más allá de ciertos
-Sí,
pe de la realidad, una fantasía. No queremos ser eso, sino tod<r lirrrt.r;. Así como sus biólogos no tocan nada que pueda afectar
lo contrario, es decir, impulsarles a afrontar sus problemas, a l, , r,,lrrt'itin de muchas especies de la Tierra a las que quieren
superarlos.
l'r ' 't' 1'.'r., r'xcepto procurando quitar la contaminación de origen
eso tiene sentido. l,rr¡rr.urr t¡ue pueda roclearlas y afectarlas... Igual; nuestro traba-
-Entiendo,SIEIE: en ciertos
períodos debemos lirnitar los ¡,, ,r,¡rri t's igual, y aquí la mayor contaminación está en el alma,
-Además,
avistamientos colectivos al mínirno indispensable porque n<r ,1, ,rlrr rrrrcstros mensajes orientados a una mayor elevación de
queremos que algunos gobiernos se vuelvan paranoicos y dedi- ,lr,'., ,, , <¡lrc:rencia interior, personal y colectiva. La evolución es
quen grandes sumas de dinero a investigar.nos, ni que inventen ,1,'r¡ nlry tlclicado, Pedro, se parece un poco a la educación de
justificaciones para armarse más, cuando tanta gente pasa ham- r r r r rn( ), rro se puede intervenir más allá de ciertos límites, y hay
bre y todo tipo de necesidades, y liay tanto por resolr,er.
'lrr' lr,r( t'r'kr muy cuidadosamente; por eso sólo podemos <<suge-
*Eso sí quc lo comprendo muy bien; gracias por tanta I r , ,,s.rs, sutilmente y a través de personas <<especiales>, como tú.
consideración hacia los pobres, Ami. l(lomo yo? ZQué tengo yo de especial?
i&.

&mX*ñ. niño de tas estrelas Enrique Barrios


"'

vez más adelante te lo diga; por el momento srih¡ , i'ilr .r,,,,n ,rr'.urzAclar pero de malvados, como tú dices, venga a
-'Ihl
debes saber que tienes cierta <condición>,
y no necesarianrt,rrtt, l.l l it'l'l'¿?
i,r, r,lrt
ocualidado. Yo debo irme pronto, Pedro. lTe gustaría vr¡lv<'r.¡ 5¡, t l.rt-o.
verme? \('s/ Nrtl,vu: eso se debe a que nunca hemos aludado
,' a

que sí, sería fantástico, me caes muy bien. ¡i¡r'r r r i,lt'rtto a desarrollarse...
r r

-Ql¿¡6
tú también a mí, eres un compinche bárbaro; pcro sl i rr, .ntr-ti (lue eso también tenía sentido.
-Y
quieres que r,uelva debes escribir un libro relatando lo que vivis- i.i ,rt¡trí cn la Tierra no superan la división, el materialis-
te y aprendiste junto a mí; para eso he venido, eso tambiérl r,s rr,,, r('j,,(, v la violencia, y nosotros les ayudásemos' Pronto
parte del plan de ayuda. , tluevos conocimicntos científit'os Para
.r.u r.rrr rrtiliz.tntl<¡ sus
escribir un libro?... iPero si no sé escribir librosl irr, rt.¡r ,lorrrirtal', explotar y conquistar a otras civilizaciones del
-ZYopero él no me hizo caso.
-protesté, r :l',r' r¡,, i1,1¡¡l cromo lo han hecho siempre entre ustedes rnismos.
como si fuese un cuento, una fantasía; porquc si lit'rrt's razón, creo que terminaríamos Por llevar nues-
-Hazlo
no pueden pensar que eres un mentiroso o un loco. Adem:ís, Ir r ,lrrr,l,rs costumbres>> a todas partes.
otro consejo: debes escribirlo para los jóvenes en generai porqu(, ('l,rrrr, pero los mundos evolucionados son lugares real-
ustedes, aparte de ser el futuro de la humanidad, están más prt.- lr, rrtr' , ivilizatlos, lugares de confraterniclad' de cooperación.
<lispuestos a realizar los cambios necesaric¡s para comenzar ¡l \rL nr.r.,, lr,ry otro tipo de energías, muy poderosas. La energía
üür con una nueva consciencia planetaria, la cual posibilitará lir ,ir,,rrr(.r ,rl l¿tlo de ellas es como un fósforo al lado del sol.
existencia de un mundo mejo¡ y los jóvenes necesitan orienta- i( irriru!
ción para algo tan importante, Zno te parece? guiñándo- I'rrt's sí, a ella me refería antes cuando hablí: de repercu-
-dijo,
me un ojo. .¡r ri , .r r rivt'l galáctico; por eso no podemos correr el riesgo de ayu-
'r
Sí, me pareció, aunque escribir yo solo una obra literaril l rr .r t lu(' rur rnundo poco solidario, como el tuyo, llegue a Poseer
'
me sonó como una tarea descomunal. Pero él mis prco- | ( .( rl'í,1 y a poner en peligo la paz de los mundos evolucionados,
"leyó" '
cupaciones y antes de que yo respondiese, sugirió: . r. nr,', ,¡rrc llegue a producir un descalabro cósmico...
a¡rda a ese primo tuyo que es aficionad<¡ a escri- l',stoy muy intranquilo, Ami.
-Pídele
bi¡ ese que trabaja en un banco. Tú relatas y él toma nota; así I Ilrr cl peligro cle descalabro cósmico, Pedro?
será mejor porque él utilizará una redacción y un vocabulario f'lo, porque creo que ya es demasiado tarde.
más preciso que el tuyo. I'l,rrrlc¡ para salvar a la humanidad?
Al parecer, Ami sabía más de mí que yo mismo. No, ¡rirra acostarme.
Iibro será también información. Más de lo que hace- '\nri st' ilesternilló de Ia risa.
-Ese
mos no nos está permitido, y te diré algo interesante: Zno tt, 'li'.rn<¡uilo, Pedro. Vamos a ver a tu abuela.
parece bueno que no exista la menor posibilidad de que una li,rrr<i t'l pequeño teleüsor de la liebilla de su cinturón y ella
rr,.r¡r'r iri ,lrrrmicndo con la boca entreabierta.

ol
s
i&gWg$" niño de tas estrelas Enr¡que Barrios
"l

realmcntt. M.rrciano no; pero soy extraterrestre.


-fr¡5!u¡o
del sueño I n's¡rondía con
-bromeó. I alegría y despreocupación mientras mi
cansaclo. Qtri- l' I to| ,llilllcfftaba.
-Estoy
siera clormir yo tar)l- lY rlóncle está tu or.ni? -preguntó uno de ellos, obser-
bién. i trr l{ r .r Arlri con cierto aire paternal. Creía que se trataba de un
vamos -<li- ¡rr, r',, irrl,rntil; sin embargo, Ami sólo decía toda la verdad.
-Bueno,
jo resignado. l.o tengo oculto bajo el mar. ZVerdad, Pedro?
Caminábamos hacia i\' ,rhora me metía a mí en el bailel... Yo no sabía qué hacer.
mi casa cuando nos l'r,i( ur,i sonreíry sólo me salió una mueca bastante iciiota, no
encontramos con un ,r, ,rlr r'ví ¿r decir la verdad por temor a que lo metiesen preso.
vehículo de la policía. lY no tienes pistola de rayos?
Los agentes üeron dos I rs uniformados disfrutaban del diáloqo; Ami también,
chicos solos a esas ho- Iil |r | \r( ) t'staba cada vez más desesperado.
ras de la noche, dc- No la necesito; nosotros no atacamos a nadie, somos
tuvieron el automóül, l,rr, ttr¡s.
bajaron y vinieron ha- .lY si te sale un malo con un revólver como éste?
-el
cia nosotros. Me dio mucho miedo de que capturasen a mi nue_ r,r lt' mostró el arma fingiendo verse amenazante.
¡,,,1r,
vo amigo, que lo encarcelasen y lo sometiesen a las torturas quc Si me va a atacat lo paralizo con mi fierza mental.
él mencionó antes. -i(]ué interesantel A ve5 paralízanos a nosotros.
Qué hacen ustedes a estas horas por aquí? -dijo uno de -lrncantado, ustedes lo pidieron. El efecto les durará
-i
ellos, alumbrándonos la cara con una linterna. rrr, ,,, r li('z rninutos.
disfrutar de la vida -contestó muy tranquilo l.os tres reían muy divertidos. De pronto, Ami se quedó
-Camina¡
Ami-. iY ustedes? lTlabajando? iCazando malandrines?
-y ri(> 'lur( t(), sc puso muy serio y los miró fijamente. Con una voz
como de costumbre. , '. | | ,r r),r, sonora y autoritaria les ordenó:
Yo me asusté aún rnás de lo que estaba al ver la confianza
-(ltédense inmóviles durante diez minutos. No pueden, no pue-
que Ami se estaba tomando frente a los policías; sin embargo, a ,l,tt ¡¡tt^t'r',tc... iIal -Chasqueó los dedos y los polis se quedaron
ellos les hizo gracia su actitud y rieron con é1. Intenté reír yo
1,,'','liz.,r,los con una sonrisa en la cara, en la posición en la que
también pero debido a mis nervios no pude hacerlo. ,,l,rlr,ul.
dónde sacaste ese traje? lVcs, Pedrito? Así hay que decir algunas verdades en los
-
-ZDemi planeta
-respondió con desplante total, delatán_ , , ,r r rt los no evolucionados, como si fuera un juego o una fantasía
-De
r

dose, deiándome muerto de miedo. rrr' r'x¡rlicó mientras les tocaba lanariz o les tiraba suavemente
eres un marciano. ,l, l,,s lrigotes a los policías; éstos lucían una sonrisa petrificada
-Ah,
hm?t, et niño de tas estrelas Enr¡que Barrios

en la cara, que comenzó a parecerme trágica. Todo lo que Arrri Allí todo te parecía diferente, todo te resultaba bonito,
hacía aumentaba mi temor. . ¡ r, ¡rtt'h¡[>er estado dormido por no haberte dado cuenta
alejémonos de aquí, pueden despertarl r!tl{ ',, / ll()l
-iHuyamos,
tratando de no hablar
-expresé, muy fuerte. Alr, sí... Parece que ahí sí gue venía hipnotizado... iThl
te pre-ocupes, tranquilo, que todavía falta much<r i ¡ tn n r(' lri¡tnotizastel
-No
para que se cumplan los diez minutos *düo, y les intercambió las ilrstabas despiertol Ahora estás dormido, creyendo que
gorras para jugar un poco; se las puso con las üseras hacia atrás. r,,¡ l, ma¡ no
r's ¡,t'ligroso, f'eo. Estás hipnotizado, no escuchas el
Yo sólo quería estar muy lejos de allí v de ese extraterrestro
¡,, r, rl,,'s los aromas de la noche, no tomas consciencia de tu
tan loco, tan imprudente.
' ,.rr,u ni rle tu vista, no disfrutas de tu respiración. Estás hip-
iVamos, vamos, Ami! ¡r, ,t r¡.l,lr ¡, v lo que es peor, negativamente.
- Paranoia> pre-ocupado otra vez, en lugar de dis_ I Ncgativamente?
frutar-<¡N{is¡s¡
del momento -expresó mientras les descargaba las armas no tienen base real, son sueños, fan-
I l.rv ideas feas que
y lanzaba las balas lejos-. Bien, vamos sin entusiasmo, sc tr,r,r',, ruic'dos sin justificación; son delirios, locura, y como
-dijo
acercó a los rostros de los sonrientes policíasr con la misma voz r,l, nr,rs n() son ideas bonitas, ni siquiera son una locura linda,
)
anterior les ordenó-; cuando despierten habrán olwdado para siempra ,r'I ur,r ¡rcsadilla.
a estos dos chicos.
l(lomo qué ideas, Ami?
Al llegar a la
primera esquina doblamos hacia la plava y nos ('orno lo que pasa por la cabeza de tanta gente de este
alejamos del lugar. Me sentí mucho más tranquilo. ,,,,r,r,1,, r¡rr millón de veces al día, como tus pre-ocupaciones con
hiciste eso?!
-ilCómo 1,, .
¡,,,lir'í.rs y con tus monstruos espaciales -ri6, y me contagió,
l¡¡, irr rlt lrrvo su camina¡ miró hacia el mar y dijo-: Y también
-Hipnosis.
qué geniall... , , ,rr, , l,r. itlc¡as de la gente gue cree que la guerra, que asesinar a
-iHipnosis,
no es para tanto; cualquiera puede. ,'rr{,,. s('r"('s humanos es algo que tiene justificación, que es algo
-Bah,me parece, escuché decir
que no todas las personas r,l,,r r( )s())), iincluso que Dios les ordena matar!..., o que matan-
-No
son hipnotizables. Pudo haberte tocado una de ellas. ,1,, r r ,rrrs¡ndo dolo¡ también a civiles, a niños, mujeres y ancia-
el mundo es hipnotizable *dijo-, y no sólo eso; , r, , ., | )ir ¡s cstará complaciclo con ellos, tanto que se irán al quin-
-Todo
además, casi todos están hipnotizados. i,, r r.L¡... iEso es hipnosis, Pedrol y del tipo pesadilla; eso es
quieres decir? Yo no estoy hipnotizado, estoy des_ lr¡¡,r,r, intoherencia y contradicción total ante la solidaridad
-ZQué se rió bastante de mi
pierto. -Ami afirmación. li,rr'¡.ur,r y univcrsal, ante cualquier religión y ante Dios, que es
cuando veníamos por el sendero? \t¡t,l
-¿Recuerdas
lo recuerdo. 'l it'ncs toda la razón, Arni.
-Sí,
Y t¿mbién hay pesadillas más comunes, Pedro; grandes
, rr¡¡li¡¡1r1'¡¡11's humanos viven aterrorizados ante la existencia,
*
&fm$, a niño de tas esrrelas Enrioue Barrios

temiendo perder la salud, el trabajo, el ser amado, la üda; otros no olvida que los momentos amargos son muy pocos
aseguran que el mundo y hasta el espacio están poblados de ene_ -Y
,,,',r¡,arados con los momcntos gratos; por cso disfruta su vida
migos y, como creen eso, viven armados, llenos de cadenas, ruut lrísimo más, en las buenas y en las malas.
cerrojos, perros guardianes y pólizas de seguros. Otros viven Yr no era así ni había visto a mucha gente así, a nadie en
temiendo a los espectros, al diablo, a los extraterrestres, a la idea r,',rli<lacl, a menos que estuviese actuando, posando para una foto
de que la Tierra va a chocar con otro planeta y cosas así de feas. , , I i lrnando una película. El se enteró de lo que yo pensaba.
Todo eso es <<hipnosisr, pedro, y casi todos aquí están hipnotiza_ juzgues a los demás por lo gue tú les ves por fuera,
dos, dormidos de una u otra forma, en un ensueño o en otro, -No
,¡,r,'<lc-- Io que hay por dentro no sabes nada ni es asunto tuyo.
por lo general del color de las pesadillas y con el miedo com<¡ r )r ri¡rate de lo que puedas mejorar en ti y no te pre-ocupes por
música de fondo... 1,,,¡trt: otros hagan o parezcan ser. Deberías aprovechar tu pro-
no pueden despertar?
-¿Y ¡'r,r vi<la, que es linda y corta... Y pensar que algunos interrum-
alguien es capaz de ver que su desarmonía u
-Cuando l'( n su proceso evolutivo y se suicidan por cualquier pequeña
oscuridad interior le impide el acceso a realidades más gratas, ,lilit'r-rltad. ZTe das cuenta de qué tremendo? iSe suicidan! En
puede que también comprenda que si quiere üvir una realidad lrrl',¡¡ ¿. hacer esfuerzos por encontrar la enseñanza encerrada
más feliz, deberá emprender el camino del crecimiento ( n una situación límite y tratar de resolver el conflicto...
perso-
nal, buscando la superación de sus defectos, la armoniza.ió.,
Ami comenzaba a hablar de una forma di{ícil de compren-
"o'
el fluir de la üda universal y con sus leyes, todo eso lleva ar des- ,l,'r' y todaúa me asustaba el recuerdo del encuentro que había-
pertar. Una persona relativamente despierta siente que la üda es ¡rrr¡s tenido momentos antes.
hermosa, que es una oportunidad extraordinaria para amaq dis_
fue que esos policías no se molestaron con tus
frutar, crecer y ayudar a otros, aunque haya momentos duros. I
-ZCómo
trr rtnas?
Sus palabras me hicieron recordar algo muy triste, cuando
les toqué el lado bueno, el lado infantil.
me quedé sin padres. Yo era un bebé, por suerte, y no los recuer_ -Porqueellos
_¡Pero son policías!
do. Mi abuela se encargó de mí y me dio su cariño; pero hubie_
Me miró como si acabara de decir una estupidez.
ra preferido ser un chico corriente, con una familia normal.
eué la gente tiene un lado infantil debajo de sus pesa-
se \a a hacer... -Toda
,lill.rs, Pedrito, casi nadie es tan tonto como para no poder salir
Ami continuó explicando: ni trn segundo de su ,,mala ondao *dijo riendo-. Si quieres
persona en el camino del crecimiento personal \,un()s a una cárcel y buscamos al peor criminal...
-LJna
valora también los problemas y adversidades de su üda, porque
muchísimas gacias...
sabe que las dificultades son pruebas que nos hacen crece.
inle- -\e, mayor parte de la gente de este planeta está dormida,
riormente, que son parte del carnino del despertar. -La pero a pesar de eso es más buena que mala.
.s t icrto,
Algo me hizo clic por alguna parte cuando Ami dijo aquelb. _¿En serio?...
hay más amor que odio en ellas.
-Claro,
km*, et niño de tas estrelas Enrioue Barrios

no se nota mucho... l'r.rr ti('ls ni convenientes para los nuevos tiempos; pero si las
-Eso que todos creen estar en lo correcto cuand<¡ !,rr()s t'volucionando hacia formas de pensar nuevas, adaptadas
-Sucede
piensan lo que piensan o hacen lo que hacen, y es lógico, no sc , l,r rrct t'sidad global actual, la üda será más grata y más feliz.
puede vil-ir creyendo que uno está equivocado. Algunos lo están forrnas de pensar nuevas deberíamos adoptar?
-ZQué
de manera garrafal, y hacen cosas muy fbas, pero no es maldad, ejemplo, ..el desconocido o diferente podría ser mi
-l)or
es error, ignorancia, sueño, hipnosis. Sin embargo, y a pesar de ,r | | |
, en vez de transformarlo gratuitamente en tu enemigo
11\ )>). ..

todo, si les llegas por el lado bueno, en general te deruelven lcr .m ( ( )nocrerlo; a lo mejor por hacer eso te pierdes al amigo más
bueno de ellos; pero si les llegas por el lado malo puedes espe- r'¡.r¡r, lt' rlel mundo...
rar su lado peor. ('ornprendí que Ami nos proponía un cambio mental muy
si las personas no son tan malas, Zpor qué hay ,,, ,,,r.1,', rluy difícil, pero que tenía razón.
-Entonces,
más infelicidad que felicidad en este mundo?
-Si elegimos una actitud positiva, generosa, honesta y
las formas de pensaE de viúr y conüvir actuales ,rl, r lrrosa hacia todos, conocidos o no, diferentes o no, en lugar
-Porque
corresponden a muy antiguas circunstancias históricas, cuando rlr un,l ¿ctitud automática de rechazo, desconfianza, desaffo o
había lejanía, desconocimiento, diüsión y desconfianza entre los lr r,rl,l,rrl, cso es capaz de transformar positivamente la sociedad
pueblos; cuando vivían aterrorizados los unos de los otros, amu- 1 l',rr t'r-a la gente más feliz, porque simultáneamente irán cam-
rallados, encastillados, pensando sólo en la guerra, en la con- l,r.r¡rrlo <le forma gradual las leyes, las costumbres y los sistemas
quista o la defensa. En aquel tiempo la consigna era: <<El desco- ,r* r,rlt'S y económicos, todo lo cual finalmente puede llegar a
nocido o diferente es un peligror, y muchas veces Io era en rea-
¡,r,,, lrrt'ir un cambio espectacular en el destino de la humanidad.
lidad. Pero las cosas ahora son muy diferentes, las circunstancias l',rl realidad, en esos momentos yo no comprendía con
han evolucionado espectacularmente en poco tiempo, los pue- ,l, r,r,rsi¡rla claridad todo lo que Ami me iba diciendo, pero más
blos se conocen mejor, ahora están intercomunicados y empren- t,rr,lr',.r1 recordarlo, se me hizo más fácil de entender, mucho
den iniciativas en pro del bien común, porque se han dado cuen- ,1,',¡,uris de su partida; sólo entonces pude orientar a mi primo
ta de que estar unidos y en paz es bueno para todos.
l',rr,r luc cscribiese más o menos como Ami se expresó.
(

verdad, Ami.
-Fs embargo, los sistemas mentales de antes,
fundamen-
-Sin
tados en el viejo <el desconocido o dif-erente es un peligro>>, con-
tinúan presentes en varios terrenos, reflejándose en las leyes, en
las costumbres, en los sistemas sociales y económicos que
fomentan o toleran la división, la competencia, el egoísmo, la
superficialidad, la deshonestidad y la desconfianza entre las per-
sonas) organizaciones y pueblos. Esas formas mentales del pasado
obligan a üür de acuerclo con concliciones que ya no son reales,
,,4u
in¡K.aptado psr los '@
extnaterrestres!!!
t

\,2
- f
a llegamos a tu casa. ZTe vas a dormir?
Estoy realmente agotado, no puedo más. ZY tu, qué
-Sí.
var a hacer?
a la nave. Iré a dar una lrrelta por las estrellas...
-Volveré
Sí?... i Qué bieeeeennnn!
-exclamé maraüllado.
-¿ inütarte, pero si est6s tan cansado...
-Quería
Ante una posibilidad tan extraordinaria como la de ir a
lr¡s('irr en un <<platillo voladont se
me fue todo el cansancio, esta-
lr,t li'csco y lleno de vitalidad.
ya nol ZEn serio?... ZMe llevarías a dar una I'uel-
-¡Ahora
ta t'n tu <<orni>>?...
pero Ztu abuelita?...
-Ql¿¡6,
Allí se me ocurrió inmediatamente la forma de salir sin que
t'll,t rnc echase de menos.
krymt, niño de tas estrelas Enrique Barrios
",

serüré la cena, dejaré el plato vacío sobre la mesa, te dará frío meterte en el agua?
-Me
luego pondré mi almohada bafo la ropa de cama, para que si mi -ZNo este traje resiste mucho más frío y calor cle lo que
abuela se levanta crea que estoy durmiendo en casa, dejaré esta -No,
rrrr.r1,i¡¡¿s. Bien, voy a buscarla. Tú espérame aquí, y cuando apa-
ropa por ahí v me pondré otra. Lo haré con mucho cuidado y en I r'l( ,1 Il() te aSUSteS.
silencio. Mc hizo gracia su recomendación inneces¿ria.
mentirilla necesaria -dijo él-, porque es imprcscin- no; ya no les temo a los extraterrestres... iVoy a
-Una
dible que vengas conmigo para que puedas escribir ese libro; -Oh,
',rrl,ir'¡ un olni, qué bienl
miles de personas te lo agradecerán. La luna se había ocultado tras unas nubes más bien tene-
l,¡,,s,rs. Ya no se veía nada más que negrura por todas partes.
-iZMiles?!
Pedro, por eso es importante que vengas conmi- \ r ¡ r i ,rvanzó hacia las suaves olas, se internó en el agua y <lesapa-
-Miles,
go. Estaremos de r,r-relta antes que ella despierte. No temas nada. r, , irl rlcl alcance de mi üsta en la oscuridad. Fueron pasando los
Te acompaño aclentro, entremos en silencio, shhhh. rrrrrrrrtos y tuve tiempo para Pensar a solas por primera vez des-
tlna vez en casa hice todo de acuerdo con lo calculado, ,l, l,r a¡rarición de Ami...
pero cuando quise poner el plato en el microondas para calen- lAmi?... iUnalien!
tar mi cena, Ami me lo impidió; con el ínclice en la boca me hizo I [:ra verdad o había siclo un sueño?
comprender que mi abuela podría despertar con el ruido del lrsperé largo rato. A cada instante me inquietaba más, has-
artel'acto. Enseguida sacó uno de sus aparatos, lo puso sobre la r.r (lu('el temor comenzó a apoderarse de mí. Yo estaba total-
comida y ésta se calentó de manera instantánea y sin sonido rrrr'¡rt('scllo allí, en una oscura playa, terriblemente solitaria...
alguno... Iba a enfientarme nada menos que a una nave alienígena...
Cuando traté de comer la carne, la palabra cadáver resona- l.a imaginación comenzó a hacerme ver sombras extrañas y
ba en mis oídos y me dio asco, probé un trozo y me pareció que entre las rocas, en la arena, emergiendo de las aguas...
'r,,,r't'tlizas
tenía un sabor horrible, como azapato üejo; no pude comerla, \ ,rsí liri llegando a dudar de todo: Zy si Ami fuera un ser malva-
sólo las paas y una ensalada que saqué del refrigerador. Támbién ,1,, ,lislrazado de niño? ZHablando de solidaridad para engañar-
me preparé un vaso de leche con chocolate. rrr, r'olrtcner mi confianza?
un vaso, Ami? -le pregunté en un susurro. iNo! No podía ser... ZO sí?
-ZQuieres
gracias, mi estómago no es capaz de digerir la leche I l{aptado por una nave extraterrestre?
-No,
terrícola, pero dame una cucharadita de chocolate en polvo. lin esos momentos apareció ante mis ojos un espectáculo
Llené una y se la di; se la zamp6 con deleite mientras excla- t, rrorífico: debajo del agua un resplandor amarillo verdoso
maba r,qué rico>. Unos minutos más tarde caminábamos hacia la , ,,'l','rrzAba a ascender lentamente, luego asomó una cúpula que
playa. 1,r,,rlr.r, con luces de muchos colores. iEra verdad! iYo estaba
subiré a tu nave? , ,,rrlt'nlr)lando una nave de otro mundo!
-ZCómo
traeré hasta la orilla.
-La
72
s
Af'fgü, et niño de tas estrelas Enrique Barr¡os

Después apareció el cuerpo del vehículo espacial, ovalark,, | )t lt'pcnte mis plantas
se Posaron sobre una superficie
con ventanillas iluminadas. Emitía una luz entre plateada y vcr-.|t., ,,,,rllr,l,¡ y rrrc vi de pie sobre un recinto luminosrl y agradable'
Fue una üsión espantosa, sentí verdadero terror. LIna <rrs,r , | 1,, r, rl,r .,. L r y con paredes tapizadas. El niño de las estrellas
esta-
es hablar con un chico, (Zchico?)... con c_-ara de.,buenorr, (i mis- l,r lr, rrlt'ir mí sonriendo, con sus grandes oios amistosos. Su
cara, hipocresía?)... y otra es estar de pie solo en una playa, crr l,r i, i r t ,r( l,r l,,qr-ó calmarme, volviéndome a la realidad' a esa realidad

oscuridad de la noche, y ver aparecer una nave de otro mu.rr.r, ¡rr, r, rlrlt'v lrenigna que él me había enseñado a conocer.
un ovni que viene a buscarte, a llevarte lejos... Nlt' ¡ruso una mano sobre el hombro.
Olvidé al ,.chico> y todo lo que me había dicho. para nrí, ('alma, calma; no Pasa nada malo'
aquello se transformó en una maqui'aria infernal, venida quií'rr ( 'rr.urtlo pude hablar sonreí confortado y le dije:
sabe desde qué sombrío rincón del espacio, llena tal vez de ser<.s Mt'dio mucho miedo.
monstruosos y crueles que venían a raptarme. Me pareció de urr Mc tli cuenta, iestabas verde! -exprcsó ricndo'
tamaño mucho mayor que el del objeto que había üsto caer ¡l I \'nsí' quc... buen.r... cosas l-eas.

mar horas antes. comenzí a acercarse a mí flotando a unos trt.s lrtre la irnaginación cabalgando desbocacla por entre las
metros sobre las aguas. No emitía ningún sonido, el silencio cr,r
,,, ,.,,lill,rs que <Míster Paranoia> se iba proyectando a sí mismo"'
horrible, y se acercaba, se acercaba irremediablemente. lrs... es verdad...
Hubiera deseado volver el tiempo atrás, no haber presen- l.a imaginación sin control es un gran problema,
ciado la caída de ningún objeto espacial, no haber conocirkr li ,l¡ ilr¡; tc puede matar de terror si no eres capaz de dominar-
jamás a ningún extraterrestre y estar durmiendo tranquilo cerca 1,, ¡,rrt'tlt' inventar un demonio donde sólo hay un buen amigo,
de mi abuela, a salvo en mi camita. Aquello era una pesadilla. lrl de feos pensamientos autoproyecta-
1,, r, r st' trata simplcmente
terror me había paralizado y ya no podía salir huyendo, pero ,l,
''. Si logramos mantener nuestra mente un poquito más arri-
tampoco podía dejar de mirar a ese engendro luminoso qu(, |,., ,l, lo r-regativo, nos encontraremos con una realidatl superio¡
venía a llevarme, talvez a un zoológico espacial... ,l,rr lt'rá, sencilla y bella. Recuérdalo.
' r

Cuando estuvo inmenso, gigantesco sobre mi cabeza, mc acuerdo. Entonces... Zestoy en un ormi?
-l)e
sentí perdido, hasta pensé que aquella mole siniestra iba a aplas- Un ovni es un obieto volador no identif-icado. Esto está
tarme sin compasión.
l,l' n,u))cnte identificado: es una nave espacial; pero podemos
Apareció una luz amarilla en el vientre del monstruo, lue_ ll.,ilr.u.lo ,,el o.,rri> si guieres, y a mí puedes clecirme "el marcia-
go un reflector me encandiló y supe que ya estaba muerto. r,, , . Sc me fue toda la tensión cuando reímos.
Encomendé mi alma a Dios y decidí abandonarme a su altísima ven a la sala de mando -me invitó.
-Vcn,
Voluntad, como decía mi abuela. l\rr una puerta pequeñísima Y en arco Pasamos a otro
Sentí que me subían, que iba en una especie de ascenso¡ r, ( r¡rt() tan bajo de techo como el que abandrlnábamos. Ante mí
pero mis pies no estaban apoyados sobre nada. Esperé ver apare_ .rl,,u t't'i<i una sala semicircular rodeada de grandes ventanas cur-
cer aquellos seres con cabeza de pulpo y ojos sanguinarios... r,r,, lrr cl centro había tres sillones rcclinables frente a un tablero

74 75
km$, et niño de tas estreilas Enrique Barrios

de control que tenía varias pantallas con signos luminosos. Err


-iJa, ja, ja! <Míster Paranoia> se lo creyó, naturalmente,
una de ellas pude reconocer un croquis del mapamundi terres-
¡,r, ¡.r, ja.
tre. iAquel recinto tan pequeño era como para niños!, tanto los graciosito el niño...iJn, JA, JA!... -lo imité, burlán-
sillones y las pantallas como la altura del salón. yo pocría tocar
-Mry
erl ' l,
r.r(' (lc é1, y cambié el tema-: ZOye, nos ven desde abajo?
techo levantando el brazo. Allí no hubiera cabido de ningú' ( lr-rando terminó de reír me explicó:
modo una persona rrray()r. esta luz se enciende -señaló un óvalo rojo sobre el
es 1'abuloso!
-Si
-exclamé entusiasmado. Me acerquó t,rlrl.rrr <le control- quiere decir que somos visibles. Si está apa-
-ifs¡e
a las ventanas mientras Ami se acomodaba en el silrón central, 1,.¡rl,r, r'orno ahora, somos inúsibles.
frente a los controles. Tias los r.idrios pude ver a lo lejos el res-
plandor de las luces del pequeño pueblo. Sentí una leve übra_ -ZInüsibles?
igual que este señor de Venus sentado a mi lado
ción en el piso v las luces desaparecieron; ahora sólo se veían -Sí,
rrr,litri muy serio hacia un sillón vacío junto a é1. Me alarmé,
estrellas.. . ( ) sus risas me hicieron comprender que se trataba de otra de
| 'r'r
iZqué hiciste con el pueblo?! ',r r', Il'ontas.
-Oy", hacia abajo
Ami.
-Mira -respondió
Casi me desmayo: estábamos
-9e, ,,saco de plomor, Zcómo haces para que no nos vean?
-Si una rueda de bicicleta está girando rápido, sus
a miles de metros de altura rayos
sobre la bahía.
Se veían todos los pueblos costeros de la zona; el .,, s('v('n. Nosotros hacemos que las moléculas de esta nave se
mío se encontraba allá abajo, muy abajo. iHabíamos ascendido tru('v,lrl rápido.
kilómetros en un instante y yo no tuve ninguna sensación de me gustaría que nos üeran desde abajo.
-lngenioso, pero
moümiento! hacerlo. La visibilidad o inúsibilidad de nues-
-No puedo
superbueno! rr,r\ rr.rves, cuando están en los mundos no evolucionados, se
-iSúper,
Mi entusiasmo crecía, pero pronto la altura me produjo , 1, , (ri¡ <lc acuerdo con el plan de ayrda. Eso lo decide el ,.super-
vértigo. , l lrr'r'>> que está situado en el centro de esta galaxia.
entiendo bien. ZEI <<super...> qué?
-Ami...
_Dime. -No
-"Cyben>.
[5¡e no se cae?
-i -i Y qué es eso?
si a bordo hubiera una persona que ha cometido monu-
-Bueno, -Un sistema informático, un cerebro electrónico
algún pecado, entonces estos delicados mecanismos podrían ¡rr, rrt,rl. Esta nave está conectada a ese.<grbern, y él decide cuán-
lallar... , l, , r r, ,r lclnc,s o no ser vistos.
entonces, bajemosl cómo sabe ese ..rybert cuándo...?
-iBajemos -dije muerto de miedo, -lY
pero por sus carcajadas supe que bromeaba. l:se <cyben lo sabe todo porque tiene conexiones con
un saco de plomo! r,,rl, .. lQuieres que vayamos
-¡Eres -exclamé molesto. a algún lugar en especial?
km&, et niño de tas esrreltas
Enrioue Barrios

<viajando>, lento, por f-avor. Quiero disfrutar del


-Pero
t ¡'
| "t:;t
l.¿ luz del tablero estaba apagada, nadie nos veía. Fuimos

''.r,'z,ln(lo suave y silenciosamente por entre las estrellas del cie-


1,, 1 l,rs luces de la ciudac'I. Apareció mi casa. Fue algo extraordi-

',,rr
i, ¡rocler verla desde las alturas.
comprobar si todo está bien allá dentro?
-¿Quieres
Cómo?
-i
'-Vamos a mirar por aquí.
lrrente a é1, en una pantalla apareció la calle enlbcada des-
,l, por el que veíamos dormir a
l.r i'rltura. Era el mismo sistema
rr'' .rlrtrela, pero con una gran dif-erencia: aquí la imagen se veía
,,, r,'licve, con profundidad. Parecía que uno podía meter la
rr,rn() l)or la pantalla y tocar las cosas. Intenté hacerlo pero un
mi casa de la ciudadl Me gustaría verla desde el aire, io inüsible me lo impidió. Ami se divertía conmigo.
-iA
pero no sé si será posible... ' ',lr
hacen lo mismo.
qué? -Toclos
i Quiénes son esos todos?
-ZPor está -Z'It¡dos?
lejos, a cientos de kilómetros... creerás que eres el primer habitante de un mund<r
-Porqueleeeejos! -No
-exclamó Ami, con un rostro como cle r,, ,'r'r¡lucionado que sale a pasear en una nave c:xtrater¡estre.
estar -iQué
muy desencantado. Enseguida deslizó un cleclo sobre el
ZNo?... Ycr había pensado que sí *dije, ciesilusionado.
tablero de control y dijo ,ya".
'-Pues te equivocas, pero para que tu ego no sufra, te diré
Me preparé para disfrutar del üaje mirando por la ventana.
,lu¡ r)() son muchos quienes han tenido la suerte que tú tienes.
Al asomarme... imi ciudad resplandecía allá abajoi... iCientos
de me alegro, Ami.
kilómetros t:n una fracción de segunclol yo estaba fáscinado. -Entonces
L.r imagen de la pantalla atravesó el techo de mi casa y luer-
esto se pasó de rápido para üajarl
-iGuau, r,,, l,r r"r'c:orrió por cada rincón. Todo estaba en orclen.
¡s dije que en general no <<üajamos>r, sino que nos
-f¿ qué en tu televisor portátil no sc \¡e en relieve,
<<situamos>. Es cosa de coordenadas espacio_temporales, -lPor
pero r ottlo.l!Uí?
t¿mbién podernos .riajlr>.
te lo dije, aquél es un sistema anticuado.
Miré las grandes ave'idas iluminadas. Se veía fantástica la -Ya
--Si es tan anticuado, Zme lo regalas?...
ciudad en la noche desde el aire. Localicé mi barrici a Ia
cristan- ll.l n<¡ se esperaba esa solicitud mía.
cia, y le pedí que nos dirigiésemos hacia alla.
kmü, niño de tas estreilas Enrique Barrios
",

No puedo, Pedro, no nos está permitido dejar como manchitas luminosas debido
i.rs t iudades que se veían
-iZQué?l '.rr
muestras de una tecnología superior en estos mundos; ya sabes , l,r 1,¡-¡¡¡ altitud que habíamos alcanzado; inmediatamente des-
que no sería empleada para el bien.
¡'rrr:s <livisé un enorme océano bañado de luna. Más adelante el
Comprendí inmediatamente que un aparato como aquól , r, 1,, sc fue aclarando en el horizonte. Llegamos a alguna tierra
iba a ser utiliz¿do para espiar. r, 1,, t'xtraordinario: icomenzó a amanecer, el sol iba ascendien-
Y adiós a la privacidad de los pobres ciudadanos del pla- ,1,' r.,i¡ridamente! Para mí, aquello fue algo increíble. En unos
-
neta Tierra -manif-estó. lo que es contemplar el sol
r¡r:;l,rrrtcs se hizo de día. Hay que ver
Le pedí que diósemos una vuelta por la ciudad. pasamos , l, ,,,in<lose sobre el horizonte a una velocidad impresionante.
sobre mi colegio. Vi el patio, el campo deportivo, mi sala de cla- Ii rrsti c¡ue Ami lo iba moviendo, como si fuese un juego electró-
ses. Me imaginé pavoneándome más tarde frente a mis com- nrr {) ('n la pantalla.
pañeros: <Yo vi esta ciudad desde una nave espacialr... Eso mc sol está donde siempre, pero nosotros nos vamos
iba a convertir en la estrella clel colegio... -El
rr,,rit'ndo un poquito rápido.
el loco del colegio es en lo que te vas a convertir si ZUn poquito?...
-En
abres la boca, y pronto irías a parar al manicomio -iGunul...
-dijo Ami un Lc dio risa y dijo:
tanto serio. Entonces imaginé las burlas de todos los alumnos y mí, esta velocidad es de tortuga.
profesores, y unos cuantos horrores más. -Para
extraterrestres, qué suerte... ZSobre qué lugar
que tienes raz(tn, mejor cerraré la boca. r,rt¡los/
-Claro,
-Q¡soes más prudente, Pedro, más vale que cuentes sókr
-Eso
en ese libro la verdad, sólo allí, y como si fuera una fantasía juve- -Africa. iEsto es más veloz que una nave espacial!
nil. un ensueño. i Prometido? -iÁfrical
rrncé.
l,r,
Ami. querías úajar de día en esta nave, vinimos a un
-Pronretido,
Continuamos
-Como
paseando sobre mi ciudad. 1,r1,,¡¡ t.'t't donde fuese de día. S; Ia montaña no viene a l4ahoma,
que no sea de día dije. l!,tlt,,t¡ttt va a Ia montaña. lQué país d. África te gustaría visitar?
-Lástima
_¿Por qué?
-
la India.
hubiera gustado viajar en tu nave también de día, ver -fis¡ssqs...
Srr risa me indicó que mis conocimientos geográficos no
-Me
ciudades, paisajes a la luz del sol... , ,,'rr .lt'rnasiado precisos.
Como de costumbre, Ami riendo de mí.
se estaba "-Vamos entonces aAsia, a la India... ZA qué ciudad de la
que sea de día?
-me preguntó. lrr,li,r <¡uieres ir?
-ZQuieres
creo que tus poderes te permitan mover el sol... zo sí? llr¿ a decir Singapur, porque me sonaba bonito y como si
-No como mover el sol, no, pero a nosotros
sí... ,',trrvit'sc en India, pero luego se me ocurrió Pensar que eso
-Ji¡¡g
Accionó los contrr¡les v comenzamos a movernos tremenda- , .t,rlr,r r.',-r Áf.i.u y no quise volver a cometer un error.
mente rápido, sotrrev<¡lamos unas montañas y lucgo aparecierorr Me da lo mismo, elige tú...

81
+
f[]lll, el niño de tas estreltas

parece bien Bombay?


-¿Te fantástico, Ami...
-Sí;
Pasamos a gran velocidad y altitud sobre el continente afri-
cano, cruzárrdolo de lado a lado.
Más tarde, después de las vacaciones, mirando un mapa
pude reconstruir aquel viaje. Llegamos desde África al océano Una cu€stión
Índico, lo cruzamos mientras el sol ascendía y ascendía vertigi- de medldas
nosamente, y en pocos instantes volábamos por los cielos de la
t India.
La nave frenó de golpe y se quedó inmóül.
es que no nos estrellamos contra las ventanas
-ZCómo
con esa frenada? -pregunté muy sorprendido.
es cosa de anular la inercia.
-Fácil,qué sencillo...
-Ah;

p"r..ndimos sobre la ciudad hasta llegar a unos cien metros


tle altura e iniciamos el paseo por los cielos de Bombay
Me parecía estar üendo una película o soñando: miles y
tttilcs de personas usando túnicas y turbantes de varios colores,
v.1('as por las calles, casas y edificios muy diferentes a los de mi

¡r,rfs, mucha venta callejera; todo eso visto desde el aire...


lli¡rbuloso! Sobre todo me llamó la atención la enorme cantidad
rle gcnte. Para mí, eso era otro mundo.
Nadie nos veía; la luz indicadora estaba apagada.
De pronto volví a <la realidad":
mi abuela!
-iRayos..., con ella ahora?
Pasa
-¿Quées de día! Se habrá levantado, estará preocupada por
-¡Ya
htl ¡usencia... iVolvamos! -Para Ami, yo era un constante moti-
vo rlt'<liversión.
*
&nm$, niño de tas esrrelas Enr¡que Barrios
"r

raro!... -bromeó-. Pero no te inquietes tanto,


-iQué
ll'rlr'o, que tenemos mucho tiempo aún. ZA qué hora se levanta
¡'ll,ri
sé, yo creía que siempre estaba despierta, bueno, eso
, ,. l, -No
r¡ue ella dice, que no puede pegar ojo en toda la noche...
rt'iruos.
le quedan todavía varias horas .<sin poder dor-
l:
-Entonces
tcnemos todo
rrrir '; ese tiempo por delante, sin contar con que
¡
r, rt lcrnos estiiiiraaaar el tiempo...
--De todas maneras estoy preocupado. ZPor qué no vamos
,r r'r'r'l

quieres ver?
,i*., -áQué haber despertado...
-Puede
desde aquí mismo mejor, para que te conven-
i
ix
uu*:e -Veámosla
t,tt... (Qté manía eso de amargarse la existencia por todo algunos terrí-
itii, ,,,/,rr...) -murmuró entre dientes, con una sonrisa pícara en los
rF' t,rl'i,,s. Operó los controles de una pantalla y apareció la costa de
irrr ¡r,rís vista desde muy alto; luego la pantalla mostró una caída
¡ tr vt'rlical hacia la tierra a una velocidad fantástica. Pronto dis-
tirrl¡¡( l" bahía, el pueblo, la casa de la playa, el techo y a mi
,rl'rrr'1,r. lrra increíble, parecía estar allí, durmiendo todavía con la
l',,r ,¡ t'ntreabierta, en la misma posición anterior.

-No se puede decir que tenga mal dormiq Zeh? -observó


'\rrri r'on humor: luego agregó-: Haremos algo más para que te
, r,', lt's tranquilo.
¡r
'lirnír una especie de micrófono y me indicó que guardara
ella duerme profundamente, como de costum- ',tl.rrr io. Apretó un botón y dijo ,.pshtrr. Mi abuela escuchó
-Pedrito,
bre. Al otro lado del mundo es poco más de media noche; aquí ,r,¡rr,'lhr, tlespertó, se levantó y fue hacia el comedor. Pudimos
son cerca de las diez de la mañana. ,.,,r, Ir,u'sus pasos y su respiración. Vio los restos de mi cena
ayer o de hoy?
-pregunté, enredado en el tiempo. ',,,1,¡ ,' l,r nrcsa, ordenó todo y dejó los platos en la cocina; luegcr
-ZDe mañana!
-respondió, muerto de risa. ", , I r illiti a mi habitación, abrió la puerta, encendió la luz y miró
¡
-iDe serio, Ami, no estoy tranquilo. lr,r, r,r nri c¿lna; se veía perfecta, parecía que yo estaba allí. Sin
-En
kWXX&, et niño de tas estrelas
Enr¡que Barrios

embargo, algo le llamó la atención, no supe qué fue,


pero Ami sí.
Tomó el micrófono y se puso a respirar cerca de é1. Ella
escuchó
esa respiración y creyó que era la mía, apagó la luz, cerró la
puerta y se dirigió hacia su dormitorio.
ahora?
-ZTianquilo
ahora sí, pero es como para no creerlo; ella de noche
-Sí,
allá y nosotros de día aquí, al otro lado del planeta...
üven demasiado condicionados por las clistan_
-fl51sdsr
cias ypor el tiempo, pedro.
comprendo.
-No tal te parecería salir de üaje hoy
y regresar ayer?
-ZQué volverme
loco, ipero no lo conseguirás, saco de
-Quieres
plomol ZNo podríamos ir a üsitar China?
Zqué ciudad te gustaría conocer?
-Claro,
Esta vez no iba a pasar vergüenza. Respondí con seguridad
y orgullo:

-iTokio! entonces
a Tokio... capital deJapón _dijo, inten_
-Vamos
tando disimular las ganas de reír.
Atravesamos todo el territorio de la India üajando hacia el
nordeste. Cuando llegamos a los Himalayas Ia nave se
detuvo.
órdenes -dijo Ami. En una pantalla aparecie_
-Gnemos
ron signos extraños-. Vamos a dejar una eüdencia. El <<super_
grbern indica que debemos ser vistos por alguien en algun lugar.
diveftidol ZDónde y por quién?
-iQuélo sé. Vamos r' ;i ". ffi

a ser guiados. ya llegamos.


-No
Habíamos utilizado el sistema de teletransportación ins_
tantánea. Estábamos sobre un bosque, detenidos en el
aire a I I s,rl comenzaba a ocultarse en el mar cercano. Nuestra nave se
unos cincuenta metros de altura. Laluzdel tablero señalaba
que crn el cielo dibujando un inmenso triángulo en su traJte-q-
éramos visibles. Había mucha nieve por allí. ',r\ía
r()r i.r) il medida que emitía luces cle cliversos colores,,,rl ..,.;" ¡'1"'i.trh,
-ls¿q
es Alaska
-dijo Ami, reconociendo el lugar gacias a qué hacemos esto?
un punto destellante en el mapa luminoso de una de las pantallas. -¿Para {j¡ j''"¿\
',''"
,,i.i ,t'-r", ".:: .,,
87 ",t,,...,,.,. ,.,.,,,"
km$, n¡ño de las estrerras
" Enrioue Barrios

impresionar. Debemos llamar la atención clc


-Para t.se Su grado de cercanía a la <<bestia> o al <ángeL> -expresó
amigo que viene allá.
,1rrrr \ir cntendí que eso medía el grado de bondad o maldad, y
Ami observaba a un hombre por la pantalla; yo lo bus<¡ué
tlll,' .',rlr".
mirando a través de los vidrios de ra ventana y lo encontr¿
a rcl - l'iene setecientas cincuenta medidas.
lejos, entre los árboles. Vestía una chaqueta de cazadoq
de cokrr -lY eso qué significa?
rojo; llevaba una escopeta, parecía muy asustaclo. Nos
apuntó -Que él es interesante.
con su arma. Me agaché con temor para eütar ,..
ul"u.rrujo 1r.,r -Zlnteresante por qué?
el posible disparo.
--ltrrque su nivel evolutivo es bastante alto para ser un
s. Ami se divertía con mis temores.
f , r rt olir que se dedica a cazar...
temas, este or"rri es a prueba de balas y de mucho
más. -Yo detesto a los cazadores -dije.
-No
Nos elevamos y quedamos muy alto, siempre emitien<k¡ *No deberías detestar a nadie, Pedro.
destellos multicolores.
-llueno..., no es tanto como detestar sino como rabia,
necesario que él no olvide jamás este encuentro.
-Es r,,rrro indignación. ZCómo pueden ser tan canallas?
Pensé que para
que no olvidase nunca el espectáculo basta-
es un problema de falta de solidaridad, la fiera está
ba con haber pasado por el aire, sin necesidad
de asustarlo tan-
-[:so
nnrv ('('rca en sus psiques. Pero este caso es diferente, con tantas
to. Se lo dije.
¡rr,',lirlirs no es que no tenga solidaridad o evolución, sino que las
equivocado. Muchas personas han visto pasar
-Estás li'rrl bloqueadas; seguro que en su familia y en su entorno las
nuestras naves, pero no lo recuerdan. Si en el momento
da.,r"._ , ,r, t'r'íirs tienen buena reputación, aunque a él mismo no le gus-
nos estaban muy pre-ocupadas con sus feas historias
mentales, t¡'n lcalrnente; pero el muy bobo se deja llevar por la opinión
nos miraron casi sin prestarnos atención, luego
y lo olvidaron. ,ri'rr,r... Creo que este aüstamiento le ayrdará a que alguna vez se
Tenemos estadísticas impresionantes al respecto.
r,rrr¡rorte de acuerdo con su verdadero nivel evolutivo.
qué es necesario que ese hombre nos vea?
-¿Porlo sé Luego enfocó a un oso en la pantalla, que también se veía
exactamente; talvez su testimonio sea impor_
Ir,rrrs¡rirrente, pero la luz de su pecho brillaba mucho menos que
tante -No
para alguna otra persona interes¿nte, especial, o tal
vez él Lr ,1,'l hombre.
mismo Io sea. Voy a enfocarlo con el <sensómetro>.
medidas
-precisó. Después enfocó a un pez.
En otra de las pantallas apareció el hombre, pero -Doscientas
se veía | ',t,r vt'z la luz era mínima-. Cincuenta medidas.
casi transparente. En el centro de su pecho
brillaba una luz dora_ tú, cuántas medidas tienes, Ami?
da muy bonita. -¿Y sesenta -respondió.
es esa luz? -Setecientas
-ZQué diez más que el cazador! -quedé sorprendido por
su nivel evolutivo. -iSólo
-Indica l,r ,'st irsa diferencia entre un terrícola y é1.
evolutivo?
-ZNivel tenemos un nivel parecido.
-Claro,
km{" ",
niño de tas estrelas
Enrique Barr¡os

se supone que tú clebes ser mucho más evoluciona_ armas se melven contra aquellos que las favorecen.
-Pero
do que los terrícolas... -Las
No me pareció muy eüdente esa afirmación de Ami, pero
la Tierra hay algunas personas que llegan a las ocho_ ,|,'r'i<lí creerle. Sin embargo, quedé confundido;
-En mi tío era mi
cientas medidas, Pedrito. Ir,lr'oc..., un hombre tan inteligente...
que túl un buen <sistema informático> en la cabeza, eso
-iMássupuesto. La ventaja mía -Tiene
consiste en que yo conoz- ,'s lodo. Aquí hay un problema de términos: en la Tierra llaman
-Por
co ciertas cosas que ellos ignoran, pero aquí hay gente muy valio_ rntt'ligentes o sabios a quienes tienen buena capacidad en uno
sa: maestros, artistas, enfermeras, bomberos... ',,,1,r rle los cerebros, pero tenemos dos...
iQué!? i iDos cerebros!?
-iZBomberos?, -i
te parece noble arriesgar la vida por los demás? digamos mejor dos centros de comprensión, por
-ZNo razón, pero mi tío, -Bueno,
el físico nuclear, también ll,urrarlos de alguna manera. LIno es el <<sistema informático>>, la
-Tienes
debe de ser muy valioso... , ,rl,r'za, las ideas; podemos llamarlo el <centro intelectual,. Éste
que dice que <a Dios lo mató el intelecto>?...
-¿Ese
ZVa-
l,r{r( osa información relacionada con la lógica, con las cosas
lioso?... Famoso talvez. ZA qué se dedica tu tío dentro de la {ísica? t, rn'nales y prácticas de la vida. El otro es el <centro emocio-
desarrollando una nueva arma, un rayo de ultraso_ ,'.,1". í,ste se relaciona con los sentimientos, con las cosas pro-
-Está
nidos muy destructivo. iEs fantástico! lrrrrrlus de la existencia, con las verdades eternas y universales,
si él no es capaz de comprender que la inteli- , ,rr¡ l;r creatiüdad y la intuición, con la sabiduría y el amor. Del
-Bueno...,
gencia humana es el reflejo de una inteligencia superio¡ si str , r¡rrilibrio entre los dos centros depende la luz que üste en la
corta visión le hace ser arrogante, torpe y burlesco con respect<l
¡'.rrrt,rlla en el pecho del hombre. Buen equilibrio, más luz; dese*
a Dios, ofbndiendo así a tanta gente creyente, y si además dedi_ , ¡rrililrrio. menos luz.
ca el talento que recibió a la fabricación de armas..., yo creo quc
toda la gente tiene bien equilibrados los dos cen-
no tiene un nivel muy alto. ZNo te parece? -ZNo
lr(¡)i1--l)regunté.
iPero si es un sabio! Pedro, no en tu mundo, y ése es el principal pro-
-iiQué?l -protesté.
vez confundiendo las cosas. Tü tío tiene mucha
-No,
l,l.nr,r; lx)r eso a nosotros no nos parece inteligente mucha gen-
-Q¡¡¿
información y buena memoria, y además es hábil y rápido par:r I' ,lu('tú piensas que sí lo es. Para nosotros, inteligente o sabio
relacionar datos; pero eso no significa necesariamente que sc.r , , .rr¡rrt'l que tiene ambos centros en armonía, y armonía quiere
inteligente ni mucho menos un sabio. I-rn cerebro electrónit..
'1,, rr <¡uc el intelecto debe estar al servicio del corazón.
puede tener un banco impresionante de datos y hacer velot.s uPor qué? -pregunté.
operaciones, pero no por eso es inteligente. lTe parece muy
-l)orque el intelecto es simplemente una herramienta,
sabio un hombre que cava una fosa en la que él mismo corre t.l r( | ('s
t'n el cr¡razón en donde se encuentran las grandes moti*
l',
peligro de caer? \,rr r,¡r('s humanas, sus realidades más profundas, aquello que
pero... ,," , , liz <¡ infeliz hace a la gente, lo más importante de todo. Por
-No, f

91
km$, el niño de las estreuas Enrioue Barrios

eso el intelecto debe serür para aludar a hacer feliz al ser huma- sentimientos deben ser alumbrados por el intelecto
no, pero muchos de los aquí llamados <inteligentes> creen quc -Los
convertirse en sabiduría, y el intelecto
debe ser alumbrado
¡r,rra
es al revés, que el hombre debe serür a los fríos cálculos cere-
¡ror las emociones para convertirse en verdadera inteligencia.
brales que ellos hacen en base a datos o teorías superficiales, y Mucho después, pensando en estas cosas comprendí que
no pueden ver lo importante, lo transcendente: la felicidad Anri tenía razón. Recordé las malas noticias de la teleüsión yü
humana. Eso simplemente lo ignoran. (luc en todos los casos en los que seres humanos hacen sufrir o
Como me resultaba más flícil comprender a Ami cuando rrr,rtan a otros seres humanos, allí hay un desequilibrio, una fal*
ponía algún ejemplo, le pedí,r.ro. Él di;o' l.r tle comprensión o de sensibilidad, porque una persona equi-
unos industriales de la pesca, locos, podrían lilrrada no podría hacer infeliz a nadie. Hacerlo es cosa sólo de
decir:-Bueno,
<Si sacamos diez ballenas, ganamos un millón... iSi saca- ,h'scquilibrados, de locos, como me explicó é1.
mos todas las ballenas del ma¡ ganaríamos miles de millonesl>>... desarrollo intelectual debe ir armonizado con el desa-
Me puse a reír porque Ami estaba poniendo caras como de -El
r'ollo emocional; sólo así podríamos estar hablando de una per-
'
loco al decir aquello. s,,na verdaderamente inteligente o sabia.
así sólo ve lo superficial: el dinero; pero no ve lo voy comprendiendo, gracias. ZY yo, Ami, cuántas
-Qs¡1s
profundo: el daño que causa a los demás, incluso a ellos mismos, -Ya
rrrt'rlidas tengo?
y no lo ve o no le importa porque tiene un desequilibrio entre el te lo puedo decir.
centro intelectual y el emocional. -No qué?
entiendo mejor. ZY qué pasa con quienes tienen -ZPor si tu nivel es alto te vas a poner vanidosamente
-Nlora
más desarrollado el centro emocional que el intelectual? -Porque
,,r'gulloso...
-pre-
gunté. entiendo, yo pensaba que el orgullo era bueno...
es el extremo opuesto; tú dirías que son <<tontos -NJo s¿¡isf¿cción de superarse a sí mismo o de ser útil a los
-Ér"
buenosn. Debido a sus limitaciones intelectuales no pueden -l¿
,lt'rrrás, eso producre orgullo sano; pero aquello que nos hace ser
comprender bien el mundo en el que viven, y eso hace que a fin ,rr logantes y despreciativos, eso es vanidad, orgullo insano,
de cuentas no sean tan buenos. ,,,lrcrbia...
qué? -pregunté con mucha curiosidad. _comPrendo...
-¿Por resultaría fácil para uno de tus <<inteligentes la soberbia apaga la luz interior...
-Porque
malos' lavarles el cerebro -Y
y ponerlos a hacerse daño a ellos mis- Eso me hizo pensar. Intuí que Ami tenía razón.
mos o a otros, mientras creen que hacen el bien. Los afectos de tratar de ser humildes, Pedro. Dios es tan
quienes no razonan con claridad no llegan a ser verdadero amor. -Debemos
lrunrilcle que, a pesar de haber creado todo para nosotros, no se
les falta? ,1,'j,r ver, sólo nos permite ver su creación.
-ZQué
bonito... Crea océanos, planetas, galaxias... y ni
-Q"é
,r¡,l.rusos pide...
kf}nü, et n;ño de tas estrelas

que Dios tiene más medidas que nadie _rió Ami.


-Es qué no me dices de una vez cuántas medidas tengo
-¿Por
y te dejas de historias? G prometo que si mi nivel es alto
.ro *.
voy a poner vanidoso. ,.CapítutCI'r7
si tu nivel fuera bajo... te vas a sentir muuuy mal.,,
-Pero
No me gustó esa idea y sólo dije <ah>. Luces e*¡ el cie[o j,i,]'

ya nos vamos.
-Mira,
Instantáneamente habíamos regresado a los Himalayas,
situados al otro lado del planeta.

A
/\¿nzábamos hacia un mar lejano, al que llegamos en segun-
,l, rs, lo cruzamos y aparecieron unas islas: Japón. Bajamos sobre
l,r ciudad de Tokio.
Yo pensé que iba a encontrar casas con techos con las pun-
arriba, pero lo que más abundaba eran rascacielos, ave-
t,rs llacia
rrirlns modernas, parques y automóüles.
siendo aústados -di¡o Ami, señalando la luz del
-Estamos
l,rlrlcro encendida.
En la calle la gente comenzaba a arremolinarse, nos señala-
lr,ur c:on la mano. Nuevamente se encendieron las luces exterio-
r.'s rle variados colores. Al pareceS cuando la nave de Ami
,lt't'i<lía mostrarse lo hacía más bien escandalosamente, como
l),u'a asegurarse de que nadie se perdiese el avistamiento.
Estábamos bastante alto. Permanecimos apenas unos dos
rninutos allí.
kmü, et n¡ño de tas estrelas Enrique Barrios

rr.ttl <¡ue el automóvil era de color verde y que en él venía una


¡,.u t'f a loven.
Ilstábamos a unos veinte metros de altura, éramos üsibles
,,,
r,rur cl tablero. Decidí en lo sucesivo aprovechar esa pantalla,
\ .r (
lu(' era más nítida que la misma realidad.
(luando el vehículo llegó a poca distancia de nosotros se

,lr'lrrv{r, estacionó junto al camino, sus ocupantes descendieron,


\ ( ()lllcnzaron a gesticular y a gitar mientras nos miraban con
,,¡,,s <lcsencajados.
dicen? -pregunté.
-ZQué comunicación, contacto. Es una pareja de estu-
-Piden
,li,,sos de los ovnis, aunque este caso es un exagerado. Ellos
Poco
.,,,rr nrás bien algo así como ,,fanáticos de los extraterrestres>>.

entonces -le dije, preocupado por la


-Comunícate
rrrr¡rrictud de esas personas) que luego se arrodillaron y comen-
/.u ()n a rezar mirando hacia la nave.
puedo, tengo que obedecer las órdenes estrictas del
ü#6'a-^*
l,'r, Cl¡fu4 ¡,l,rn
-No
<le ay'uda. La comunicación no se produce cuando a cual-
r¡rricra se le antoja, sino cuando desde .,arriban se decide.
--Ah..., claro.
avistamiento -dijo Ami, observando los signos que no puedo aprovecharme de la ignorancia de
-Q¡-e
aparecían en la pantalla-. Vamos a ser trasladados de nuevo. -Además,
, st,r ¡robre gente.
Súbitamente la luz del día se apagó. Sólo quedaron las cómo?
estrellas centelleando tras los üdrios. Abajo no se veía gran cosa, -¿Aprovecharte
consideran dioses...
una pequeña ciudad muy lejana, unas pocas luces y un camino -Nosdónde está lo malo?
por el que venía un automóvil. -ZY malo está en que eso es una mentira,
Porque noso-
Fui hacia la pantalla que estaba frente a Ami; allí aparecía tr (
-Lo
)s r1o somos dioses, por si no te has dado cuenta.
todo el panorama perfectamente iluminado. Lo que a simple üs_
pero...
ta no se distinguía debido a la oscuridad, en el monitor era muy -Ya, a cualquiera de las criaturas del Llniverso como
claro, como si fuese de día; luego Ami hizo un zoom ala imagen, -Venerar
.,i lrrt'ra Dios es confundir el fruto con el árbol.
que se agrandó muchísimo, sin perder claridad ni definición; así eso es grave?
-¿Y
km$ü, niño de tas estrelas Enrique Barrios
"'

demasiado para quien no sabe mucho acerca de estas decir que Dios no creó títeres ni marionetas,
-No
cosas' pero sería muy gave si nosotros -Quiero
.,in, seres
pretendiésemos usur?ar. libres. Así, cada cual puede hacer aquello que tenga
el lugar de Dios ante la desviada religiosidad de estas p..rorur. l',rrr¡s de hacer, lo que escoja, pero después, que se atenga a las
Si nos considerasen como hermanos más avanzados, pero no ,,¡nsccuencias, porque cada uno cosecha lo que.sembró...
dioses, eso sería otra cosa. pero todavía no comprendo por qué algunas
Me pareció que Ami debía sacar de su error a esa pareja y -[¡¡is¡de,
eligen cosas tan feas como matar o hacer sufrir a otros.
lx'r'rionas
darles alguna explicación. Él percibió lo que yo pensaba y clijo:- es asunto de niveles evolutivos, Pedro; las personas
nosotros no podemos estar sacando cle sus -Todo
('s('()gen cosas feas o bonitas según su nivel evolutivo, ya enten-
--Pedrito,
errores uno de los habitantes de los mundos no evolucio-
a cada , mejor lo que quiero decirte. Y así como las personas tienen
k'r-iís
nados, sobre todo cuando, aparte de intelecto y corazón, tiener-r ,listintos niveles de evolución, también los planetas los tienen.
escrituras, religiones, libros espirituales y también psicólog's, planetas!
que están allí para aclararles muchas cosas. Lo que hace esta -iLoslos soles, y las galaxias; todo va evolucionando porque
pareja no es nada comparado con errores mucho peores que se -Y
tukr es parte de un Llniverso que se va expandiendo, que evolu-
cometen en estos mundos, y allí tampoco podemos intervenir, r iona, que tiene un objetivo que alcanzar.
aunque sucedan cosas terribles. En este preciso instante a miles Nunca había pensado en eso...
de personas las están matando o torturando en muchos planetas, -il¡1s¡ss¿nte!
los planetas poco evolucionados, como éste, la gente
a<1uí mismo también. -En
¡,,r- lo general tampoco tiene mucha evolución; debido a eso'
serio?... lr,ry rnuchas personas que escogen cosas feas. Pero en los mun-
-iEn en serio.
,L rs más avanzados los seres eligen cosas bonitas. En consecuen-
-Muyustedes no pueden hacer
nada? , i,r, la realidad allí también es más agadable. Pero hay millares
-ZY Pedro, no podemos,
por nueve buenas razones quc ,l,' mundos que están todavía menos avanzados que el tuyo, y la
-Nn,
ya conoces, y hay otras r-nás, pero por ahora no te enredaré más r ir l.r en ellos resultaría brutal para nosotros, incluso en este mis-
la cabecita. rrro ¡rlaneta, millones de años atrás.
Encont¡é que ésa era una buena ocasión para cornentarlc el tiempo de los dinosaurios?...
algunas ideas que siempre, toda la üda, durante laaaaargos trecc -¿En Debido a la falta de evolución, éste era un
años, me habían rondado: -Q6¡¡ssfs.
,,'rur<lo hostil, lleno de peligros. Como la lucha por la super"'i-
veces nre parece que Dios no es tan bueno, Ami. r','rrt'ia era muy violenta, todo era agesivo y venenoso' todo tenía
-A
ZCómo puede permitir que pasen esas cosas?
r',u rils y colmillos, muchas plantas eran carnívoras, los volcanes
Él re p.,so de pie, miró por las ventanas y dijo: .rrlr'¿ban en erupción constantemente y otras ,.bellezas>>; Pero
no puede amarrarle las manos a nadie... , :r,rs c'riaturas estaban adaptadas a ese ambiente y a ellas no les
-Dios
No entendí qué quiso clecir con eso y le pedí que fuese más
¡,,rn'tía especialmente cruel la vida, y tampoco tenían ningún
claro.
¡,r ,,lrlcma al despedazar a otras
criaturas.
krX'Xi, niño de ras estrerias
Enrique Barrios
"
Dios inventó ese sistema tan <amoroso>?...
-ZY te dije que sólo personal.
podemos valorar la luz cuando hemc¡s -[ye]¡¡iy6
_ZY qué es eso?
-Ya las sombras: acabo
conocido
/ de explicarte que esos seres no decir que ellos no saben lo grave que es matar,
tenían tu sensibilidad, y por eso tú no vives en un mundo
como -Quiero
,lun(lLre nadie desaparezcapara siempre, aunque las almas que se
aquéI, ni ellos vivían en un mundo como éste.
,ur,ur se l'uelvan a encontrar. La vida es una escuela de muchas
-Ami no lograba convencerme acerca de la {'l,rl)as, de muchos cursos y niveles educativos, en muchos <tra-
-Humrnm...
bondad de Dios.
¡,'s, tliferentes, es decir, cuerpos; pero más allá de esa envoltura
hoy, debido a que se alcanzó un nivel de evolución
-Pero ¡n,rtcrial está lo que somos de verdad, y con eso nos reencontra-
más avanzado en este mundo, la vida resulta más benigna para
r('rnos luego de cada etapa, y allí comprenderemos que toda
ustedes, no es algo tan duro como lo era antes, Iu,
.rp.l"i., qrr" rrrrt'stra vida fue simplemente el paso por una ,.escuelatt, por un
lo habitan ya no son tan primitivas. pero todaúa ,ro ," prr.d.
lrrgar en donde teníamos que aprender algunas lecciones y reali-
decir que éste sea un mundo evolucionado; en alguno, lrrgu..,
z,rl llgunas cosas, para luego seguir avanzando. Nadie aparece de
hay niños que mueren de hambre, de abandono...
l,r nacla ni desaparece para siempre, Pedro. Nacemos con la
Eso no parece ser obra de un Dios muy amoroso...
-ZVes? lrt'r'r'ncia del pasado, üümos, morimosyvolvemos a nacer, y sólo
es obra de los hombres, no de Dios, igual
que estas rr, rs llevamos de cada etapa lo que hemos aprendido, y así segui-
-Eso
otras <bellezas> que voy a mostrarte.
rr r,s, siempre aprendiendo.
Ami operó un aparato y en la pantalla aparecieron escenas
bonito, pero a veces no sé si creer que existe algo
de guerra; los soldados lanzaban cohetes contra unos
edificios, -Mry
,h's¡rués de esta üda...
destruyéndolos, y también a las personas que los habitaban.
lamento. Para ti es cosa de creer o no creer; yo sim-
sucede ahora mismo en otro país, pero no pode- -Lo recuerdo que en otras vidas mías, anteriores a ésta, fui
-[s¡6
mos hacer nada más de lo que estamos haciendo. En la
¡rlt'rnente
evolu_ lit'r'a y morí muchas veces destrozado por otras fieras; usé
ción de cada planeta, pueblo o persona no debemos intervenir
rrrrrc'hos cuerpos, morí y nací mil veces; y así fui evolucionando.
más allá de lo permitido.
M,is adelante fui ser humano, de bajo nivel evolutivo primero,
En la pantalla aparecieron ahora imágenes de fusilamientos
rrr,rtó y me mataron; fui cruel, recibí crueldad, y poco a poco fui
coiectivos. No pude soportar lo que vi y le pedí que apagara
eso. nrcjorando, aprendiendo a dominar lo inferior en mí. No siem-
afbcta ver tanta <<bondad diüno...
-Me seas sarcástico ¡,n' kr conseguí, pero seguí intentándolo, y aquí estoy.
con estas cosas, pedro; ya te dije que interesante. Explícame más, por favor.
no es-No
cosa de Dios, no es Dios quien empuña esas armas. Eso es -Mry decirte que antes de llegar a ser quien soy, mi
maldad humana, inconsciencia, ignorancia y locura. No
saben lo -Quiero
,rlnr¿ ha pasado por muchas existencias, y ha ganado alguna
delicado que es interrumpir violentamente un proyecto
evoluti_ , x¡rt'riencia y alguna sabiduría. Entre otras cosas ha aprendido a
vo personal, algo tan sagrado...
l,,t,tr esfuerzos para ser mejor. Corno resultado de todo lo que he
proyecto qué? .i,lo, aquí estoyy soylo que soy; pero no aparecí de la nada tal
-ZUn
100
101
*
&PW&, et niño de tas estreilas
Enr¡oue Barrios

como soy ahora, ya listo, made, instantAmi... No, nacla es así


ready
,¡rrt. necesita para aprender algo nuevo, para sensibilizar su
en el Universo; muchísimos esfuerzos preüos
me permitieron ¡ r ¡r,rzr')r-r. Tal vez quienes hoy son alcanzados por bombas o balas
llegar hasta aquí, mucho clorninar mis tendencias
inferiores. y tú , rI rnra vida anterior o en esta misma fueron malvados con otros,
también e'es el resultado de lo que apre'diste
y cre los esfuerzos rl,rr,rl como lo son ahora esos soldados con personas a las que ni
que hiciste antes.
,.rr¡rrit'ra conocen. Ellos, aunque crean que no, también deberán
Aquello era una nueva lección para mí, me
y gustó porque ,,rrli ir lo mismo que hicieron a los demás, y quienes dan las órde-
me aclaró algo: muchas veces me había
parecido inexplicable la rr, s, también.
que tuve de haber nacido humano y no lombr iz.,
<<suerte>>
pot- de Dios -dije.
ejemplo, o perro. Me había tocaclo ser un -Castigo
humano p"r_ Pedro, no es castigo diúno, sino de causa y
<<ley
teneciente a un país ciülizado, a una clase media "rp".iul, -No,
reiativamente , lt't't<l>>, ,.bumeránrr. La idea no es castigar sino a¡rdar a evolu-
culta. Encima era sano, más inteligente
que la media y de apa- r i,rraq dijo que .,el sufrimiento es el maes-
a sensibilizar. Alguien
riencia normal. Zpor qué tanto priülegio?
ZSuerte¡ ¿Casualldadi tro <le los tontos>. Y tenía razón porque si alguien es tan tc¡nto
Ami me había dado I
ro he ganado
o".,",'i T,T"ffH::, :
j?J;:J"J#;:: -. (lu(' se atreve alanzar balas o bombas contra un semejante, es
,,lrvio que no es consciente acerca de lo que se siente al recibir-
bueno y lo malo... _me
aclaró Ami.
-Lo l,rs, ¿rsí que necesita una lección en carne propia... ZEntiendes?
-lQué?lo _No.
que no es tan lindo en tu vida también te Io has
-Q.r" no deja más remedio al llnit'erso que hacerle vivir
ganado. -Qr"
1,, rnismo que hizo, para que sepa lo gue se siente y comprencla
Eso me hizo recordar algunas quejas
mías hacia Dios, hacia ( n ('arne propia por qué, exactamente por qué, no es lindo cau-
la üda, el destino o el Universo; por ejemplo,
por no haber ,r,u ('se tipo de dolor a nadie, y así, poco a poco, irá aprendien-
podido ser el primer alumno de mi clase, o por no
haber naci- ,L r :r no hacer daño; entonces no recibirá tanto dolor, porque no
do rico, o por no tener padres, y cosas así. pero
ahora veía cla_ l, r nccesitará, porque no lo generará, porque ya no será tan tonto.
ramente que aquello era muy tonto, clue
cada uno se ha ganaclo quiere decir que todo el sufrimiento que recibimos
todo lo que tiene, lo bueno y lo malo, como dijo -Eso
Ami. Enltonces ( s ( onsecuencia de nuestras malas acciones anteriores...
volví a tcner ante mí la nueva lección, y la
perfeccioné: <<Soy lo todo, Pedro. Algunas veces debemos pasar por situa-
que soy porque me lo he ganado gracias a errores y
.rfu..ro, -No
r'irnes duras que tienen la finalidad de aJudar a sensibilizarnos,
preüos; es lo que merezco>>.
,r ,r¡rrcnder ciertas lecciones o a adquirir la fuerza y la experien-
como los que cometen los soldados que ümos,
-Errores importante en
, i.r rrccesarias para realizar alguna tarea o misión
üolando una ley universal: <<no matarás>. Eso es
muy grave, y no ,'l irturo. Es como, por ejemplo, un estudiante <le medicina que
f

podemos intervenir. pero por otro lado, no creas


que quienes lr.rct' muchos esfuerzos, pasa algunos sufrimientos y privaciones,
sufren lo hacen por ,.crueldad de f)ios> ni
por <casualidad>, no. rr,,t hcs de insomnio, tener que presenciar imágenes feas y dolo-
La Inteligencia Universal se encarga de
que cacla uno reciba lcr r os.rs, acontecimientos graves, hasta enclurecerse un
Poco Para
102
&fmt, niño de tas estrelas Enrioue Barrios
",

soportar las cosas duras de su profesión, porgue quiere ,'rrtcrrrlía aquel lenguaje Porque estaba muy entretenido miran-
progrc.
sar y avanzar para aludar a curar personas lo mejor
que pur:tlir, ,1,, ,'l ¡rrograma.
Hay misiones cuya preparación puede requerir toda una dicen?
üda. o -pregunté.
incluso más, Pedrito. -ZQuévieron un ormi... Cada loco... -expresó sonriendo'
Algo nos llamó la atención en una de las pantallas: la
parc-
-Qn.
l.uego apareció un señor con anteojos y corbata que hacía
ja seguía en su trance místico con nuestra nave, y ahora rlrlrrrios en un pizarrón mientras daba explicaciones. Represen-
elevaba¡l
sus brazos hacia lo alto, como queriendo que los subiésemos a t,rlr,r irl sistema solar, la Tierra y los demás planetas. Habló larga-
bordo.
lrrt'rrtc. Supe que se trataba de un científico japonés especialista
,#. no podrías explicarles a ellos por un micrófono qut. ,,rr ,rstronomía.
-¿Y
pierden su tiempo? dice ahora? a preguntar.
te dije que no, pedro. lJna persona o un munclo sókl -iQué considerando -volví
todas las eüdencias, queda <científi-
-Ya
pueden recibir aJ'uda directa de nuestra parte cuando han alcan- -Qr"
r,rnrt'nte demostrado>> que no hay vida inteligente en toda la
zado cierto nivel evolutivo. si no es así, sería una üolación dijo que la gente que üo
clerl t,,rl,rxia, excepto en la Tierra... Támbién
sistema general de evolución. pero esa pareja todaúa
no ha lle_ r'l srr¡ruesto ormi sufrió una alucinación colectiva, y les reco-
gado a ese nivel; la humanidad de la Tierra tampoco, y debido rn,'n<ló una üsita al psiquiatra...
a
ello sólo podemos aludar indirectamente, a través de ti en serio?
estc
caso; por eso debes escribir el libro, ya que él les aclarará
algu_
-ZEn5s¡iq -pregunté.riendo.
-respondió
nas cosas interesantes a esta pareja y a mucha otra
gente.
-fn
El científico continuó hablando.
La pareja continuaba implorando conracto, pero nosotros está diciendo?
nos estábamos cansando de mirarlos. -uQué
les está regalando un aüstamiento muy prolongado...
_ -Se
-dijo Ami.
eué aburrido... ZDebido a qué se hace eso?
-Demasiado...
ignoro. Bien, veamos algo más divertido.
-Lo
Sintonizó la televisión japonesa mientras esperábamos a
que el famoso ..supercyben> nos sacara de allí. Con su buen
humor habitual, Ami observaba un programa de noticias.
Aparecía un periodista que entrevistaba micrófono en
mano a la
gente en la calle. [Ina señora hablaba gesticulando y apuntaba
hacia el cielo. Yo no entendí .rudu, p"á me di
de que
"rr.rr,u
relataba su encuentro con un orari...: el nuestro. Ot.u,
p".ro.ru,
también comentaban su versión del fenómeno. Supe
que Ami
*
Ami, n¡ño de tas estreilas
"l Enrique Barrios

tal vez exista


una ciülización <<tan avanzado>
-Qr.
ésta, pero una cada dos mil
col¡l
galaxias, según sus brillantes
cálcul<¡s.
eso qué significa?
-ZY cuando sepa que solamente
-er.
de ciülizaciones,
en esta galaxia hay milet
y-que ésta es prehistórica al lado
de muchas rlé
aquéllas, se va a volver loco
el pobr., peor de Io que
ya está.
Reímos un buen rato. para
mí resultó _.ry
char a un científico diciendo "j_i.o .r.,u,
que los ov,nis no existen, iy ycl,
mirando el programa desde un
or,nil...
Permanecimos unos minutos
más e n aquel lugar hasta c¡ue
Ia luz de la inüsibilidad
por fin se apagó.
libres.
-Estamos
Zpodemos continuar paseando? _pregunté.
-Entonces
ZAdónde te gustaría
ir ahora?
-Claro.
e
-Mmmm...
_Todavía ;J,ll,;'lJ:H1TT*:'jfi i;r"do u,r
reflector de la ""
nave arumbró hacia tres enormes
pirámides rrrl
piedra que parecían esperar algo
desde hacía milenios.
'-Eso es la Tierra.
-ZEgipto? Tierra?!
-Efectivamente.
-iiLa
rapidezl Tierra. Allá duerme tu querida abuela.
-iQué -La
(]uedé fascinado. Era en realidad mi planeta, tenía un color
¿1é parece rrípido? Espera. Ahora
_
Estábamos sobre un desierto
observa por las ventanas.
,rrrrl .l:rro. Me pareció increíble que algo tan pequeño pudiese
muy extraño. Era de noche,
cielo se veía demasiado oscuro, rrl r o¡¡[1'¡¡¡'¡ tantas cosas grandes, montañas, mares y continentes.
,.g.o .uri, excepto por el brill<l ',r,r s¿ber por qué me llegaron imágenes archivadas en mi
azuloso de la luna.
rn{'nroria, recordé un arroyo de mi niñez, una pared cubierta de
es esto, Arizona, el desierto
-ZQué del Sahara?
urrsg(), unas abejas en un jardín, unos caballos pastando en el
es la luna.
-Esto luna?! r,unl)o en una tarde veraniega... Todo eso estaba allá, en ese
-iZLaluna. I'r'(lucño globo azul que flotaba entre las estrellas.
-I¿ hacia arriba, hacia aquello l)e pronto ü el sol, un astro lejano, casi pálido. 'r,r
-tt.$\
que yo había creído que era i..0,
,u ,,r#t.U qué se ve tan pequeño?
-¿Por
eso... iiI: :'.',: liIt
-Entonces
',r l-',,f

107 ":"".r ''"


h*ni, "'
niño de tas estrelas Enrioue Barrios

aquí no hay una atmósfera que actúe como len. l-amenté interrumpirlo, pero aquella <música> no me
te de-Porque
aumento, como lupa; por eso desde la Tierra se ve máñ !'tts(ri uada.
grande que desde aquí.
-le llamé. No respondió; estaba muy concentrado
No me gustó esa üsión de la superficie de la luna; desde la -Ami
,'., rrt'hando esa especie de interferencia eléctrica en una radio
Tierra se veía mucho más espectacular. Era un mundo tan deso- r rt'j,r...
lado y tenebroso que me hacía sentir temor. _Ami _insistí.
No podríamos ir a un lugar más bonito? perdónl ZSí?
-i -¡Oh,
-preguntó Ami. pero eso no me gusta.
-ZHabitado? -Discúlpame,
ü. Pero sin monstruos. claro, es natural; el disfrute de esta música requiere
-iClaroleso tendremos que ir muy lejos. -Ah,
,1,' rrna <iniciacióru> previa. Buscaré algo que te parezca más
-Para
Moüó el dedo sobre el tablero. La nave übró muy suavc- l,r rr r iliar.
mente y todo se vio nego; luego, en las ventanas apareció una 'lbcó otro punto del tablero. Surgió una melodía que me
neblina blanca y brillante que reverberaba. ,rJ,r',rrló inmediatamente, tenía un ritmo muy alegre. El instru-
pasa? -pregunté un poco asustado. nrt'nt<; principal sonaba parecido a la chimenea de un tren a
-ZQué
s¡¿¡1es situándonos. \,rlx)r a toda velocidad.
-f dónde? bárbarol ZQué instrumento es ese que Parece un
-¿Situándonos
un -iQué
planeta muy lejano. Gndremos que esperar unos lrt'lt?
-En
minutos. Por ahora vamos a escuchar alguna música. mío! -exclamó Ami fingiendo horror-, acabas de
Tocó un punto del tablero. flnos suaves y extraños sonidos -iDios
,,lt'rrrler a la garganta más privilegiada de mi planeta, confun-
llenaron el recinto. Mi amigo cerró los ojos y se dispuso a escu- ,lit'nrlo su hermosa voz... icon el ruido de un tren! -Sentí mucha
char con deleite. rclpticnza por mi torpeza.
Eran unos ruidos muy raros. De pronto una übración muy por favor... No sabía... iPero resopla muy
bajay sostenida llegaba a remecer la sala de mandos, luego otra -Discúlpame)
lrit'rr! -dije, procurando arreglar mi metida de pata.
nota allsima se cortaba de improüso, y el silencio duraba algu- iHereje! tirándose de los cabellos-.
-fit$u,
nos segundos. Después se oían notas rápidas que subían ybaja- -¡Blasfemol
l('rirrro puedes decir que la gloria de mi mundo... rcsopla!
ban; otra vezla más grave se iba agudizando poco a poco, mien_ 'lérminamos por estallar en carcajadas.
tras unas especies de rugidos y algunas campanillas llevaban u' Aquella música lo impulsaba a uno a bailar.
ritmo cambiante. eso está hecha -di;o Ami-. iBailemos!
Ami parecía extasiado. Supuse que conocía muy bien aquc:- -p¿¡¿
Se incorporó de un salto y comenzó a danzar alegremente
lla
"melodía>, porque con los labios o leves movimientos de su lr,rr'it'ndo sonar las palmas.
mano se adelantaba a lo que iba a escucharse. baila! animaba-. Suéltate. Tú quieres bailaq
-me
-iBaila,
cso que no eres tú, tus vergüenzas y timideces, no te lo
Ir('r1)

108 109
i
AlAi, niño de tas estreftas
"' Enrioue Barrios

permiten. Aprende a conquistar la libertad


de ser tú fil-
Iibérate de frenos falsos. l¡r rrrisrno ocurre con todas las artes. Nosotros guardamos

Me convenció, dejé mi natural timidez llr*l'iones y grabaciones de todo lo bueno que se realiza en tu
de lado y me
a danzar con gran entusiasmo. pl*rrcta, El buen arte es el lenguaje del amor, y el amor es una

felicitaba. ¡u'r'st'ncia universal.


-iBravo! -me
Bailamos largo
rato. Me sentí muy alegre yo también,
parecido a cuando corríamos y saltábamos ...imagine all the people liwng $e in peace...'
en la playa. ,
hacerme expresar cosas mías muy
fograba auténticas, pero
bién muy bloqueadas por mi timidez. Arni, con los ojos cerrados, parecía disfrutar de cada nota.
t (luando John Lennon terminó de cantar, habíamos llegado
Luego la música terminó.
para relajarnos ahora ¡lur lin a otro mundo habitado.
-Algo -dUo, dirigiéndose hacia
tablero. Oprimió otro punto y se escuchó música
clásica.
pareció familiar esa pieza.
eso es terreske...
-9., Bach; es magnífico,
Zno te gusta?
-Claro,
que... sí. lTámbién a ti te gusta?
-Creosupuesto,
o no
-Por bien!... _yo lo tendría .ilu.ru.,r".
estaba llegando a pensar
-iQué
nuestro sería <primitivo>>
que todo
para los extraterrestres.
equivocado _tocó otro punto del tablero.
-EsLís
...imagine there's no countries, it isn,t hard to do...,

si ése es John Lennon, los Beatles!...


-iPero
Yo,e11ba
muy sorprendido porque había empezado
a
que en la Tierra no había-¡adu bu..ro
para los ot ut"r."rt"ao,
comparado con las maraüllas que
ellos iendrían.
cuando ra música es buena, ro es universalmen.
te. I^a-Pedrito,
buena música de la Tierra es coleccionada
en varias gala.
xias, igual que la música de cualquier
mundo y de cualqui", ep'o."

t. Traducc¡ón: (lmag¡na que ho hay pafses,


no 6s dÍflcil hacerlo)
¡ lrá(lrfi)clón: (lmagfnate a toda la gente viv¡endo la v¡da en pazt
t

''*ffi.*
#'w#
ffi ','.',*

ffiffi
Segunda parüe
¡Ophür!

¡-r
)e disipó la neblina blanca.
Me acerqué a las ventanas y vi unas praderas bañadas de un
matiz naranja suave. iEstaba en otro mundo! Eso me entusiasmó
tremendamente.
Comenzamos a descender poco a poco en medio de un lin-
tkr paisaje de apariencia otoñal.
increíble, estoy viendo otro planeta!
-iQuéalegra que disfrutes de este viaje.
-Me este mundo es muy bonito, Ami!
-iAdemás
el sol recomendó, sonriendo.
-me
-Mira
lln enorme disco rojizo se destacaba en lo alto. Parecía ser
rrnas cincuenta veces mayor que el nuestro.
gr¡¿trscientas veces más gande
-precisó é1.
-fs veces; qué bárbaro! Pero no se ve como si
-¡Cuatrocientas
flrcra tan enorme...

115
hffti, niño de tas estrelas Enrique Barrios
",

está muy lejos. rrnrndo es como es. Tü civilización moderna y tú mismo sois el
-Porquemundo es éste?
r,'snltado de todo eso; eres descendiente de quienes sobreviüeron.
-ZQué
el planeta Ophir, que se pronuncia <ofírr. increíble que haya existido una ciülización anterior...
-Es Me gusta ese nombre. ZEstá habitado? -Es de Ophia
\' la gente Zcómo llegó a este planeta?
-Ophir...y sus habitantes
son de origen terrestre, llevan la trajimos. Un poco antes de producirse el
-Claro,
milenios aquí. -\esef¡65
rlt'sastre rescatamos a todos aquellos que tenían setecientas
!
rrrt'<lidas o más, pero se salvaron mu)/ Pocos Porque el promedio
-iZQuééééé?
Aquello fue un sorpresivo rnazazo para mis ideas acerca de t'volutivo de los seres humanos en aquel tiempo era de cien
la historia y de la tecnología: ilos cavernícolas podían üajar hacia rrrcdidas menos que hoy. La f ierra y sus criaturas han evolucio-
las estrellas hace mileniosZ... Él movió algunos controles y dijo: rr,r<lo. Esta vez.hay muchas más personas con ese nivel.
tantas cosas que se desconocen en tu mundo,
-Huy
Pedro... Hubo una vez en un continente de la Tierra, hace miles
de años, una ciülización semejante a la tuya, ya desaparecida.
Entonces...
Adántida? -le interrumpí.
-ZLa algunas fábulas encierran partes de verdades
-Pedro,
históricas, aunque a veces mutiladas o deformadas
-dijo, y
retomó lo que estaba explicando antes-: Entonces algo muy feo
sucedió allí, algo muy desafortunado...
sucedió, Ami?
-ZQué
nivel científico de quienes dominaban
se
-El muy superior a su nivel de solidaridad,en ese tiempo
volvió tanto que se
transformaron en <inteligentes malosrr, como tú dices. El hecho
de haber conseguido gandes conocimientos tecnológicos y gran
poder los hizo llenarse de soberbia, altivezy arrogancia, queda-
ron insensibles ante la sabiduría del corazón, ante las cosas esen- si se produjera un desastre, Zustedes rescatarían a
ciales y profundas, y con un poder destructivo tan grande en sus .r
-Y
l¡rrrros nuevamente?
manos, ocurrió lo que tenía que suceder. idea es que no lo haya, pero si no se puede eütar,
destruyeron. -La
lr,rlrría que rescatar a quienes suPeren las setecientas medidas.
-Se aunque sobreüvieron algunos que huye- lrlLrs serían necesarios para construir un mundo diferente. -Me
-Naturalmente,
ron a otros continentes; pero llevaron consigo a casi todas partes ,rh'gró. Di por hecho que yo estaría entre los rescatados.
la locura, el terro¡ la soberbia y la guerra, y desde entonces tu serio?... iQué buenol ZY adónde nos van a llevar?
-ZEn
116 117
km*, ",
niño de tas estrenas Enrique Barrios

que sólo a guienes superen las setecientas medidas. me hubiera imaginado que existía una ley tan im-
-Dije claro... ZYyo, Ami, tengo -No
)r'lilnte.
setecientas medidas?
-Ah, dije que no puedo responder It(
existe y es más importante de lo que piensas.
eso.
-Te se puede saber quiénes tienen
-puss
ll,rst:rría con que la gente de tu planeta la conociese y la pusiese
setecientas medi-
-ZCómo
clas o más? ,'n ¡rráctica para que tu mundo se transformase en un verdade-
aquellos que trabajan de manera desinteresacla r, , ¡raraíso.
-Todos
por el bien de los demás,motivados sólo por el espíritu de soli- me la vas a decir?
daridad, tienen esas o más medidas, pero cuando digo olos -ZCuándo
el momento contempla el mundo de Ophir; tiene
demáso, no quiero decir sólo la propia familia, el club, el bando -Por
r,rrrt'ho que enseñarte porque aquí todos viven de acuerdo con
propio. Y cuando digo .<bieno, me refiero a aquello que no va elr , s.r lcy.
contra de la ley fundamental del Universo. Me senté en un sillón junto a él para observar por la pan-
vez esa famosa ley. ZPodrías explicármela ahora? t,rll.r aquel bello planeta. Estaba impaciente Por ver a sus habi-
-Q¡¡¿ no. Paciencia. l,r¡rt(:s.
-Todavía
por qué es tan importante? Íbu-ot lentamente a unostrescientos metros de altura'
-lY si no se conoce esa ley, no puede saberse la dife_ | )ivisé muchos vehículos voladores semejantes al nuestro; cuan-
rencia-Porque
entre el bien y el mal. Muchos matan creyendo hacer el ,1,, se acercaron comprobé que tenían formas y tamaños muy
bien, ignoran las leyes universales. Otros torturan, ponen bom- r livt'rsos.
bas, crean armas, destruyen la naturaleza, hacen sufrir a los más No ü grandes montañas, tamPoco zonas desérticas. Todo
débiles pensando que hacen un bien. Resulta que hacen un gran ,'stlba tapizado de vegetación de múltiples tonalidades, con
mal todos ellos, pero no lo saben porque desconocen la ley fun_ r',u'ios matices de verde, marrón y naranja en distintos grados.
damental del Universo. Sin embargo, deberán pagar por sus I l,rbía muchas colinas, lagunas' ríos y lagos de aguas de un celes-
ofensas a esa lev superior, porque deben aprender que ciertas l(' nruy luminoso. Aquella naturaleza tenía algo de paradisíaco'
cosas no se hacen. Comencé a distinguir unas casas semiesféricas que forma-
dijiste antes que Dios no castiga... l,,ur círculos alrededor de una construcción principal. Había
-Tú no castiga ni premia,
pero todo lo que hacemos lr,rst¿ntes pirámides, unas con escalones, otras lisas, con bases
''rrel'e-Dios
a nosotros mismos. Si hacemos el bien, recibimos bien tli,rngulares o cuadradas, Pero lo que más abundaba eran esas
a
cambio; si hacemos el mal, no podemos esperar nada lindo. { ,rs,rs semiesféricas de diversos colores claros' con predominio
Repito: causa y efecto, bumerán. ,1,'l blanco.
eso no puede eütarse, Ami? Después aparecieron los habitantes de aquel mundo'
-¿Y cuando alguien reconoce con claridad que algu_ I )t's<le la altura los ü transitar caminos, retozar en ríos y lagunas'
-Bueno,
na acción suya fue negativa, ya no necesita de un correctivo de li'rrían apariencia humana, al menos desde la distancia; muchos
parte de la ley fundamental del Universo. ,1.' t'llos vestían holgadas túnicas de diversos colores.

118 119
km$, et niño de tas estrettas Enrioue Barrios

No se veía ninguna ciudad.


las hay en Ophir ni en ningún otro mundo evolut'io-
-No
nado. Las gancles ciuclades s<¡n fbrmas prehistóricas de convi-
vencia -dijo Ami.
_¿Por qué?
tienen muchos defectos; uno de ellos es quc
-Porque
demasiadas personas en un mismo punto pro<lucen un desequi-
, ..,.r,,

." ,"' o"'- librio que las afecta tanto a ellas como al planeta.
',, ,:i',,,"i} planera?
,.,,,. ,. j'i -¿Al planetas son seres viüentes con mayor o menor evo-
*'-'t?o
¡'"
,
,-r. -"tt t , ',t
-Los
lución. Sólo la üda produce vida; por eso todo está vivo de algu-
'- "'';
-*tf *t na rnanera. Todo cs interdependiente, todo está interrelaciona-
f*4.
do. Lo que le ocurre a la Tierra af'ecta a las personas que la habi-
tan, y viceversa.
qr,ré demasiadas personas en un mismo punto pro-
-¿Por
ducen un desequilibrio?
no son felices en el hacinamiento, eso lo perci-
be la-Porque
Tierra. Las personas necesitan espacio, árboles, flores,
agua, aire libre...
gente más evolucionada también? -pregunté con-
-iLaporque
fundido, Ami estaba insinuando que las sociedades avan-
zadas vivirían en ambientes al estilo <ganju, en la naturaleza,y
yo pensaba que en el futuro iba a ser toclo lo contrario: ciudades
artificiales en órbita, inmernsos cdificios-ciudadelas, metrópolis
subterráneas con millones de personas, plástico y metal por
todos laclos, igual que en las películas futuristas.
todo la gente más evolucionada necesita üür en
-Sobre
contacto con la naturaleza -respondió.
..1i,, fl creía que era al revés, que viür en la naturalez¡ cra
-Yo
s,ilo para los salvajes..
/;..::: ().
,,\
it''

)j

121 . ,"
km*, ",
niño de tas estret¡as Enr¡oue Barrios

en la "fierra no pensaran todo al revés, no estarían t.rr doble!


-side destruirse nuevamente. -iEl más, poco menos,
¡^rligro Se puede üür civilizacramcr- pero ellos no se sientcll csl)('-
tc en la naturaleza, Pedro. -Poco
t i.rhnente grandes.
esta gente de Ophi¡ Zno quiso volver a la Tierra? tú dices que proüenen de la Tierra, y allá la gentc
-Y
--No. -Pero
rnide un poco más de la mitad...
a qué? se debe a que las condiciones de vida de este plane-
-ZDebido el nido; -Eso
los adultos no luelven a Ia cuna. lcs (¡ son diferentes de las de la Tierra y favorecen una estatur¿r
-Dejaron
queda estrecha.
nrayor.
Al lcercarnos a unas blancas construcciones de poca altu_ Nadie nos prestaba la menor atención. Eran personas
ra v de un estilo muy moderno comenzamos a descender.
t'sbeltas, de piel más bien bronceada, caderas estrechas y hom-
es lo más parecido a una ciudad en un planeta avan_ veían muy tranquilos, relajaclos
lrros levantados, rectos. Todos se
zado.-Esto
Es un centro de organización, asistencia social, reuniones
y amables. Sus oios denotaban serenidad, los tenían grandes,
y presentación de actos culturales. Las personas üenen ocasio_
luminosos y almendrados, parecidos a los de las personas que
nalmente a e'contrarse con otros, a tener alguna reunión social
,rparecen en las pinturas egipcias.
o una celebración, también a presenciar alguna manifestación
antiguos egipcios, mayas, incas, griegos, aztecas y
artística, espiritual o científica, pero nadie üve aquí. _Detuvo
la
-Los
celtas, entre otros, tienen un tronco común con estas Personas
nave a unos cinco metros de altura y con entusiasmo
dl¡o_: -me explicó Ami-; esos pueblos surgieron de los restos de esa
iAhora vas a conocer a tus antepasados de hace miles cle
años! antigua civilización desaparecida. Estos amigos son descendien-
a salir de la nave?
tes directos de aquellos que ustedes llaman atlantes.
-ZVamos
lo sueñes. En general, la gente no andaba sola, más bien lo hacía en
-Ni
_zPor...?
grupos. Se tocaban mucho unos a otros al conversar' algunos se
tus gérmenes podrían matar a toda la gente de llevaban del brazo o del hombro, otros iban tomados de las
-Porque
cstt'mundo.
manos. Cuando se encontraban o despedían manifestaban gran-
por qué a ti no te afectan? des expresiones de cariño. Eran muy alegres y despreocupados.
-lY estoy..vacunadorr,
pero antes de volver a mi planeta lo dije: son des-pre-ocupados, no se Pre-ocuPan' se
rlt'lr<¡ -Y<r
sr¡rlrctr)rme a un tratamiento purilicaclor. -Te
ocupan. Ojalá tú aprendieras a hacer lo mismo.
Mut lrirs pcrsonas transitaban por ahí. Cuando una de ellas
qué están tan contentos? -Pregunté eso porque en
¡r.rs, t t'r'r'.r <1. las ventanas de nuestra nave me di cuenta de algo -¿Por
la Tierra la gente anda muy seria por las calles y nadie mira ¿r

t's¡r,rrrlr rs<r: lL,r,ttt iiÍltuttes!


nadie; en cambio, aquí toclos parecían ser amigos y estar en ullrl
iArrri, tislos no son terrícolas; son monstruosl
fiesta.
- lll¡r'r¡rrr1?
-br<>meó_. lporque miden apenas el doble están en armonía con la vida, y la úda pro<lttt'.'
c¡rrc la pt.rrlt'<lc tu rlrunrftt? -Porque
felicidad por el simple hecho de ser vida, siempre qlr(' rr()s
122 123
km&, et niño de tas esrrelas Enrique Barrios

rlt'rnos cuenta de ello. Esta gente se da cuenta; la de tu mundo


no tanto porque, por lo general, üve con la mente en... ya sabes
rluó clase de pesadillas...
no tienen problemas?
-¿Y desafos, no problemas.
-Tienen
tío dice que la vida sólo tiene sentido cuando hay
-Mi
problemas que solucionar, y que unl persona sin problemas se
pegarÍa un tiro.
tío se ¡efiere a problemas para su intelecto. Lo que
-f,r
pasa es que él tiene actiüdad en uno solo de los dos centros que te
mencioné antes; tu tío es simplemente octividad intelectual andan-
¿e.El intelecto es como una máquina de procesar datos que no
puede dejar de funciona¡ al menos mientras el centro emocio-
nal no está desarrollado. A veces el intelecto no encuentra
ningún problema que resolver, ningún rompecabezas, ningún
puzle, y si al mismo tiempo el centro emocional no puede efec-
tuar una refrescante y saludable conexión con la úda real, con el avanzado, realmente civilizado, habitado por los antiguos atlan-
momento presente, con el <aquí y ahora>>, esa persona puede tes... Eres un i:hico privilegiado. iCuántos quisieran estar en tu
llegar a enlo<luecer y hasta pensar en pegarse un tiro. lugarl En vez de pensar tonterías mira a tu alredetloS aprovecha
Pensé que estaba hablando de mí porque yo también estoy el momcnto.
sien-rpre pensando sin cesar.
Sentí que Ami tenía raz6n, pero rrlcr quedó una cluda y sc la
sería esa conexión con la r.ida real? leué más expresé:
-ZCómo
h.r¡ a¡rarte de pensar? f¡¡encr.s el pensamiento no sirvc?
la mente en paz y simplemente percibir el -i conclusión terrícola! -ri6-. Si no es blanco,
-Dejar
¡il<¡¡ncnto -iTípica
Presente, disfrutar de lo que se ve, escuchar los soni- debe ser obligatoriamente negro. Si no es perfbcto, es clemonía-
.los, ¡r,rl¡lar, rcspirar conscientemente, ole¡ saborea¡ sentir, co. Si no es Dios, es el Diablc¡... iExtremisrno mentall -Se aco-
t''r,t i<¡rr.rrst', observar la vida con una mirada nueva, fresca, ino* motló en el sillón y agregó-: Claro clue sirve el pensamicnto; sin
t t'rr(t', ,ulr()r'()su... ZEres feliz en este instante?
él serías un vegctal, pero no cs erl ¡rernsauricnto la n-ráxima p<lsi-
No sti... bilidad humana.
Si tlt.j.rras Lln momento de pensar serías más f'eliz. cs ent<-rnces, disfrutar?
Irrr,rgírrirtt.: t's[rís r.n ur]a nave espacial, en un mundo situado a -ZCuáldisliutar neccsitas rlarte cuenta, percibir clut' r's(,is
ai'r<¡s lr¡z rlt' rlis{,rl.i.r rlc Ia Tierra, contemplando un planeta -Para
disfrutando.

124
kmü, niño de tas estreuas Enrioue Barrios
",

darse cuenta o percibir no es pensar? no te parece extraño que en la escuela no sct t'ltst'rrt'
-¿Y Darse cuenta -¿Y
es estar consciente, y consciencia es nada acerca de lo más importante del Universo y de la vi<la?...
-No.
nriis quc pensamiento. que lo mencionas... ZPor qué no se enseña natlai
la consciencia es lo máximo -Ahora allá están apenas en el tercer peldaño, en el intc-
-Entonces -concluí, un poco
cansado ya de ese lío en el que yo mismo me había metido gra- lecto,-Porque
en las ideas, la razón, el pensamiento, el raciocinio. Pcrr
c:ias a mis preguntas. eso a quienes picnsan mucho los llaman sabios, aunque se decli-

-Tárnpoco -cli;o Ami con una sonrisa misteriosa_. Te quen a inventar instrumentos que sirven para aniquilar a sus
pondré un ejemplo: ¿te diste cuenta de que escuchaste una hermanos, y a veces a quienes realizan genocidios los llaman
rnúsica e>¡fraña hace poco, la primera que seleccioné? héroes.
pero no me gustó. razón cuando decías que en la Tierra pensamos
-Sí, diste cuenta de -Tenías
que escuchabas una música extraña; las cosas al revés...
-Te
eso fue consciencia, pero no la disfrutaste. observa un poco el mundo de Ophir; aquí las
no. -[¡16¡ss5
cosas son más ,,al derechon.
-Realmente,
para disfrutar n<¡ basta con la consciencia, no La falta cle sueño, todas las emociones del día y las nuevas
-Entonce.,
basta con percibir o darse cuenta de algo... enseñanzas de Ami me tenían agotado. Tias los vidrios podía'r,er
razón! ZQué falta entonces? personas gigantescas, edificaciones estilizadas, niños inmensos,
-iTienes
principal. La segunda música sí que la disfmtaste, vehículos voladores y terrestres, pero mi interés se estaba dilu-
-Lo
2verdad? yendo debido al cansancio.
porque me gustó. qué edad tiene ese señor?
-Sí, Gustar es una forma de amar. Sin amor no hay -¿Sabes
Ami se refería a un hombre que conversaba con alguien
-ZVes?
rlisf r-ute. La consciencia está en el segundo lugar, pero con ella
cerca de la nave. 'lénía el pelo blanco pero no se veía anciano
s, rl,r r.lo basta para disfrutar de algo. El pensamiento
queda en un porque tenía un aire juvenil.
<list't'tr tcrcer lugar como posibilidad humana. El primer lugar sesenta años?
lo ocrr¡lr cl amor. Nosotros procuramos amarlo todo, üvir en -¿Unos cerca de quinientos años de edad...
,rrrr,rr, ,rsí rlisfl-utamos más. A ti no te gustó la luna, a mí sí. yo -Tiene
Sentí un mareo, un cansancio, la cabeza me iba a estallar.
tlislrrrto rrr.is v soy más f'eliz que tú. Ami? Estov cansado, quiero reposat dormir,
l,,ntr¡nccs el amor es 1o máximo del Universo. -¿Sabes,
volver a casa; ya no quiero saber nada más, tengo náuseas, n()
Alror.,r sí, ¡rcrf.ecto, pedrito.
quiero ver ninguna otra cosa.
l)'r'so, lr¡ s.rlrcn en la Tierra? itformativa *bromeó Ami-. Ven, Pedrito, tión-
¿ 1,, ¡,tl,t,t.t tti: tc lo enseñaron en el colegio?... -[¡1]¡gss¡¡i¡
dete aqui.
N
L\()
t.r
S[t?li, el niño de tas esrrelas

Me llevó hacia uno de los sillones laterales


y lo reclinó has_
ta transformarlo en un mullido diván.
Me acomodé sobre é1, era
cronfortable. Me puso algo en la nuca
y el sueño me venció ins_
tantáneamente. Me dejé ir, dormí
profundamente varias horas...

l-,¡lesperté fresco y descansado, lleno de energía, como nuevo.


Mi amigo se encontraba revisando unos control",
y _. guiñó un
ojo'
ahora?
-lMejor
fantástico. iRayos;mi abuela! lCuántas horas dormí?
-Sí, segundos _respondió.
-Quince
iQué!?
-i -me levanté a mirar por las ventanas. No nos
habíamos movido; tampoco lu, perro.ru,
que ü antes. El hombre
de cabeza cana todaúa estaba allí conversando,
no leios de nues_
tra nave. Nada había cambiado.
lo hiciste?
-ZCómo
dormir para <<cargar baterías>>. Nosotros
-Necesitabas
tenemos <<cargadores>que en quince segundos te reponen igual
que ocho horas de sueño.

128
km&" ",
niño de tas estrettas Enrioue BarÍos

Entonccs iustedes iamás se acuestan a edad tienes?


-if¡¡¿s¡dinariol
<lormir?
-ZQué digo, doce años. ZY usted?
tanto como jamás. Es necesario hacerlo cle vez en
-Tre... quinientos años terrestres.
-No
cuando. A través del sueño recibimos algo más que <carga>. Pero
-Unos
no se aburre?
-¿Y
n<lsotros con muy poco ticmpo tenemos suficiente; no vivimos aburrirse... -tenía cara de no comprender.
c,on la mente en lo negativo, sino en lo positivo, y por eso no nos
-Aburre...la mente busca actiüdad y no la encuentra -lc
.,descargamos)> tanto como ustedes...
-Cuando
explicó Ami.
los .,evolucionados' le sacan el jugo a la vida! sí; lo había olvidado. No; no me aburro ZPor qué
-iVaya;años... Casi no duermen!...
iQuinientq;
-Ah,
habría de hacerlo?
eso se trata, de üür más, mejor y más f'elices. tanto ür,iq por ejemplo...
-De que ese señor tiene cinco siglos... ZY no se cansa de
-De
En ese momento se acercó a él una mujer muy bella y joven.
-Así
tanto üür? Salucló al hombre con gran ternura. El la abrazó, la acarició y la
preguntárselo a él? Vcn. besó varias veces. Hablaron, sonrieron. Parecían amarse mucho.
-¿Quieres
Nos sentamos frente a una pantalla; mi amigo tomó el Poco después, ella se retiró y él siguió conversando conmigo.
rnicrólbno y deslizó los dedos sobre unos puntos del tablero.
Apareció cl rostro del hombre. Ami le habló en un iclioma
-¿Y?...
felicidad es el estado natural del ser humano. Cuando
extrañísimo, con unos sonidos semejantes a variaciones de
-La
el pensamiento está en sintonía con la üda, con lo natural, con el
oshhhs, casi inaudibles, que relacioné inmediatamente con la momento presente, no existe aburrimiento, sino satisfacción
música que parecía el soplido de un tren a vapor; así supe que de -dijo sonriendo.
csa forma sonaba el idioma de Ami. El hombre escuchó aquello Me pareció que estaba enamorado de esa bella mujer y le
y se acercó a la nave, luego nos sonrió... imirándonos por la pan- pregunté:
talla, como si nos üera!, y fle diio claramente: usted enamorado?
_¡Hola, Pedrol
-ZEstá
Suspiró de manera profunda y dijo:
Comprendí que sus palabras eran sólo una traducción totalmente enamorado.
,rrrt<lmática, puesto que los movimientos de sus labios no se
-Estoyla señorita que estaba con usted?
t',,rrt's¡rondían con los soniclos que yo oía.
-¿De
Él sonrió comprensivo y dijo:
Io-hola -respondí ncrvioso. la vida, de la gente, del Universo, de este estar exis-
-l -De
somos casi parientes; mis antepasados ünieron tiendo... del amor.
-¿S,¿l)cs?,
tlt' rrn.r civilizac'irín de la Tierra. Otra dama venía hacia él; se veía aún más linda que la ¿urtt'-
All...
-n() se me ocurrió decir nada más interesante. rior. Se acariciaron, se besaron en el rostro, se miraron intt'llsit-
- r'ivilización se destruyó por falta de solidaridad... mente a los ojos, conversaron, rieron y luego se despidieroll ('( )rr
-lrs,¡ un largo abrazo.
-Ah...
kWW*, niño de tas estrelas
Enrique Barrios
",

Ycr pensé que este señor era algo así como un <<Casanova hablas del .<ser amadorr, como si hubiera utlo st,1.,...
es¡racial>... -Tú
Ese hombre expresó su amor universal, es deci¡ su amor lt.tt'i.t
id<¡ usted alguna vez aüsitar la Tierra?
-¿Ha todos y hacia todo; pero también tenemos nuestros amorcs lx'r'-
sí. He ido algunas veces, pero es triste, muy triste...
-Oh, qué? sonales: hacia nosotros mismos, hacia nuestra pareja, nucstrt¡s

-ZPorúltima vez padres, hermanos, hijos, amigos, gatos, perros, plantas, loros,
que fui, la gente se mataba, hambre, millo_ tortugas o hipopótamos...
-La
nes de muertos, ciudades destruidas, campos clc prisioneros... _C) hacia nuestra abuela...
Es triste.
razón, pero alguien que sólo tiene amores perso-
Me sentí muv mal, como si fuera un cavernario en aquel -Tienes
nales no posee un buen nivel de evolución.
mun<lo, como si yo tuviera la culpa de nuestras crueldades
y cambio alguien que no ama a nadie en especial pero
locuras. -ZEn
ama a todo el mundo vendría a ser un campeón?...
Nos despedimos para ir a visitar otros luqares del mundo equivocas; eso es absurdo. Quien no ama a nadie en
de Ophir. -Te
especial no puede amar a todo el mundo, no puede conocer el
dos esposas ese señor? pregunté Ami rnien_
-¿Tiene -le a amor universal.
tras íbamos volando. _¿Por qué?
que no. Tiene una sola sólo cuando has aprendido a conoc-et a cuidar,
-Claro -respondió. a
besó a las dos... -Porque
hacerte responsable y a amar tus árboles cercanos, sólo entonces
-Pero...
dónde está lo malo de unos besos en el rostro y unas
-iY puedes amar los bosques.
sanas caricias y abrazos? Ellos se aman, pero ninguna de ambas
No comprendí, guardé silencio y preferí contemplar el
era su esPosa.
panorama a través de la pantalla. Íbamos sobre campos de
si la verdadera esposa lo sorprende?...
se rió cle mí. _Ami labranza en los que trabajaban máquinas. Cada cierto trecho
-ZY loc mundos evolucionados
no existen los cclos, aparecía un centro como el que habíamos visitado antes, y casas
-En
l)cr lrc¡.
semiesféricas y pirámides salpicadas por aquí y por allá. No se
Creí comprender.
veían grandes extensiones despobladas. Divisé caminos bordea-
libertad total... Entonces uno puede tener muchas
-AI-r, lije ton malicia. dos de flores, árboles y adornos de piedra; arroyos, puentecitos
¡r.rrt.j.rs... -, y cascadas. Todo aquel mundo parecía un inmenso jardín al esti-
Mt' r't's¡rondió con una mirada transparente:
lo japonés. No vi ninguna carretera, la gente por lo general tran-
--N.,, n,xlic¡ desea tener más de una sola, la que le corrcs_
sitaba a pie por pequeños senderos; pero también vi minúsculos
¡rorrtlt': t'lst'¡' lrrrrrrtlo.
vehículos parecidos a los que se utilizan en los campos de goll'
l'.rr,r rrrí, .r<¡trt'l asuntcl no estaba del todo claro.
para transportar a algunas personas.
t.st' lronrl¡re dijo que está enamorado de toda la
veo automóviles, carniones, trenes...
gente,-Arrri,
rlc to<lo. -No
132
ó
&má. el niño de las estrettas Enrioue Barrios

se necesitan. El transporte de personas se hace por trabajar, estudiar, crecer interiormente, di sfitltil l',
-No
t'l aire. -Vivir, parte de nuestro tiempo a a1'udar a los
servir... Destinamos
por eso se ven tantos ornis... i Cómo hacen para no mundos no evolucionados, dentro de los límites del plan dc ayu-
-Ah,
c'h<¡car? cla, claro. Ya te dije algo de 1o que hacemos' Pero a veces tambión
conectados al
"supercyben>, que puede
inter- realizamos otras cosas; por ejemplo, damos una mano en el n¡c i-
-Estamos
vcnir los mandos de cada aeronave. miento de las religiones que Ilevan hacia el amor'
Ami accionó algunos controles. cómo es eso?
a intentar estrellarnos contra acuellas rocas. No
-i crees que cayó <maná" del cielo en el desierttl
-Vamos
te asustes. -ZCómc,
durante el tiempo de Moisés?...
f-a nave alcanzí una velocidad tremenda y se lanzó directo Z Ustedes? !

contra las rocas. Antes de chocar nos desviamos y continuamos -i


en sentido horizontal a unos metros de altura. Ami no había -\essf¡s5.
Yo creía que Dios...
tocado los controles para evitar el desastre. -ivaya! la solidaridad nos enüó a nosotros, y la solidari-
imposible chocar, el ..cyben no lo permite. -Bueno,
dad es amor, y Dios es amor... Así que es casi lo nrismo, ya verás;
-Es increíble!
-exclamé alir,'iado. pero también hacernos otras cosas para ayrdarles a ustedes'
-iQué
Más adelante me interesó saber cuál sería el país más Nuestros científicos colaboran en proyectos biológicos, geológi-
importante de aquel mundo. cos y de otros tipos, sin que ustedes lo sepan, y a veces interüe-
Qsinle5 países hay en Ophir? nen nclandestinamente> aportando pistas para que los científicos
-i Ophir es un mundo evolucionado. de sus mundo puedan hacer algún descubrimiento importante.
-Ninguno;
hay países? También participamos en el rescate de la gente más evoluciona-
-ZNo que no, o tal vez uno solo: Ophir.
da cuando alguna ciülización va a destruirse; Por eso estamos
-Claro se puso más serio
guién es el presidente? cronstantemente observándoles. -Ami suspiró,
-ZY hay presidente. y continuó-: Nosotros no podemos descuidar los descubri-
-No manda entonces? mientos científicos que se produzcan en los rnundos no evolu-
-iQuién manda¡ no, nadie manda.
cionaclos. Te dije que ciertas energías en malas manos pueden
-MandaS
Zquién organiza todo? alterar el equilibrio de la galaxia' y que eso incluye a nuestros
-Pero es otra cosa. Aquí ya está toclo organizado, pero
propios mundos. Todo repercute en todo, y Por eso trabajamos
-Eso
ctrrrndo surge algún imprevisto, los más capacitados se reúnen para que ustedes se suPeren. Un poco por ustedes, otro Po(()
cr¡rr los especiaiistas en el tema y toman las decisiones adecua- por nosotros mismos y por el resto del Llniverso, por el bit:n
tl.rs. ftrdo está planificado y las máquinas realizan casi todo el común.
tr,rlr.r jo pcsado. veo alambradas por ninguna parte' ZCómo sabcrr 'l
hace la gente entonces? -No
quién pertenece cada terreno?
-lQué
134 135
kmü, niño de ras esrreras Enrioue Barrios
"
todo pertenece a todos... ver..., ,,tuya> indica posesión, pertenencia... Ya ttr tlijt'
-Aquí,
Al escuchar eso me quedé pensando largo rato y me pare-
-A
que todo pertenece a todos, a quien lo necesite y mientras kr
ció que aquello sería como una colmena de abejas, como un ocupe, igual que un banco de una plaza en tu planeta.
hormiguero o como un cuartel militar. yo tomo una nave y la quiero dejar en mi patio cuar-r-
i aquí nadie puede progresar?
-Si
do no la ocupo, Zpuedo?
-Entonces no te comprendo
que bien, Pedrito. cuánto tiempo no la vas a ocupar?
-Creo salir del montón, surgt ser más que los demás.
-¿Por tres días, una semana -respondí.
-Progresaq
refieres a tener mayor nivel de evolución, más medi- -Digamos...es mejor que la dejes en el lugar destinado a
-¿Te -fnfengss
das? Para eso hay ejercicios espirituales. estacionar estas naves, el ,.naüpuerto>, y así le sirve a otra per-
hablo de evolución ni de medidas. Ami. sona mientras tú no la ocupas. Luego, cuando llegas, tomas ésa
-No qué te refieres entonces? o la que se encuentre disponible.
-ZA tener más que los demás. Zsi yo quiero ésay no otra?
-A tener más qué, Pedrito? -Peropor qué justamente ésa? Son todas más o menos
-¿A dinero, más riqueza. -ZY
parecidas.
-Más no existe el dinero. que le tengo cariño, como tú a tu <<anticuado>
-Aquí ZY cómo compran entonces? -Supón
televisor...
-ZNo?...
no se compra nada. Quien necesita algo, lo pide a teleüsor, como tú lo llamas, es un Pequeño recuer-
-Aquí
la sociedad, y ella se lo da. -Este
do, nadie lo necesita porque es anticuado; cuando ya no quiera
que sea? conservarlo lo entregaré Para que quienes trabajan en este tipo
-iLo Io que necesite. de instrumentos decidan si lo desarman, lo modifican o lo reci-
-DU" clan; también puedo conservarlo toda mi üda porque no es algo
-ZCualquier
cosa? -yo no podía creer lo que estaba escu-
chando. de utilidad pública. Pero querer conservar siempre esa misma
alguien necesita algo y lo hay, Zpor qué no? nave sería un capricho muy extraño, Porque tú no la construis-
-Si carrito de esos que se ven, i también? te, y además hay suficientes para todos; pero si te empecinas en
-Un una nave voladora. utilizar siempre la misma debes esperar que llegue, que esté dis-
-O
Ami hablaba como si lo que me estaba diciendo fuese lo ponible.
más natural del mundo. Zsi yo quiero utilizar siempre esa Írave) para mí y
pueden tener una nave? -Pero
nadie más?
-¿'bdos pueden utilizar una nave. qué nadie más? -preguntó Ami.
-li)(los nave es tuya? -¿Por que no me gusta que otra gente utilicc las
-¿lrsta utilizando, tú también. -supongamos
1>cro la estoy mismas cosas que;'/o uso...
-No, si cs fuyc. sería posesividad enfermiza, egoísmo'
-Pregunté -Eso
136 137
kmü, ",
niño de tas estrettas Enrique Barrios

es egoísmo. Aquí no existen el castigo ni las cárcelcs, ¡rt'ro si


-No es entonces, generosidad, solidaridad, espíritu de
-No.
cometes alguna falta, sufres; tú mismo te castigas.
-ZQué
cooperación? *Ami reía. mismo? No entiendo, Ami.
que tengo que compartir mi cepillo de dientes con
-¿Yo darías una bofetada a tu abuelita?
todo -iAsí
el mundo?
-ZLe por supuesto que no!... iQué cosas dicesl
mental otra vez!... No tienes que compar-
-iNo, que le das una bofetada, Zqué te pasaría?
tir ni -¡Extremismo
tu cepillo de dientes ni tus objetos personales; aquí hay de
-Imaginadolería mucho, me arrepentiría, sería muy fl't-,,
todo por montones, por eso nadie se esclaviza a las cosas mate- -iMe
insoportable, pobre <,abuerr, que nada malo hace!...
riales. iPero no querer compartir una nave espaciall... Además, es castigarse uno mismo! No necesitas que otros lo
en el <naüpuerto>> es revisada por las máquinas encargaclas de ha-
-¡Eso
hagan ni que te encarcelen. Hay cosas que nadie hace, y no Por-
cerlo, es reparada y aseada cuando lo necesita, no tienes que que lo prohíban las leyes. Tú no le harías daño a tu abuela, no la
hacerlo tú por tu cuenta. herirías, no le quitarías sus pequeños objetos personales; al con-
pero... trario, intentas ayudarla y protegerla.
-Claro,normal querer protegerse en un mundo hostil, sin porque la amo'
-Es
solidaridad, doncle cada cual debe salvarse como pueda, porque -Sí, todos nos amamos; todos somos hetmanos-
el dinero y los bienes materiales ayudan; pero en un mundo en
-Aquí,
Hay ocasiones en las gue comprender algo nos produce inte-
donde la sociedad te asegura todcl lo que vas a necesitar durante riormente el efecto de un estallido de luz. Debido a las explica-
toda tu üda, Zqué sentido tiene acumular cosas?... iNo hace fal- ciones de Ami, yo había podido ver de pronto todo lo que él
ta, Pedrol quería decirme. Aquel mundo no era como el mío, no era un
bien, pero me imagino que todo es un poco al lugar de competencia, de temor y desconfianza, de rivalidades ni
-Suena
estilo <internado de colegio>, todo obligatorio, vigilaclo... egoísmos, no; aquella humanidad era una gran familia en la que
equivocas. Aquí las personas gozan de la más amplia la gente se amaba, y por eso compartía lo que tenía, buscando
-Té
y total libertad. siempre la felicidad de cada uno y de todos. Me pareció algo
no hay reglamentos, leyes? muy sencillo ahora.
-¿Y dije antes que sí las hay, pero todas ellas están basadas así mismo están organizados todos los mundos evolu-
-Te
cn la lcy fundamental del Universo, en beneficio y protección de -Y
cionados del Universo -me explicó Ami, contento de que yo
to<las las personas. hubiese asimilado.
vas a decir ahora esa bendita ley? la base de la organización es el amor...
-ZMe
Más adelante, paciencia -[¡¡e¡ses
Pedrito; ésa es la ley fundamental del llniverso.
-sonreía.
si violo algún reglamento?
-Sí, iZCuál?!
-lY
--Sulits. -iZQué?!
amor -di;o Ami.
I Mc t :rsligani n-le encarcelan?
-El amor?
-¿El
138
4
&mWñ et niño de tas estrelas Enrique Barrios

amor. Ego-céntrico, piensa que el Llniverso gira alrededor tlc stt


-El pensaba que sería algo más complicado... ¡rt'r'
sona...
-Yo sencillo, simple y natural. Sin embargo,
para algunos
-Es
no es tan f.ícil de comprende¡ experimentar -iVaya "humildad"!...
o expresar; para eso evolución humana consiste en la disminución clel cgo,
es la evolución. Evolución significa acrercarse al amor. -La
para que crezcan el amor y la sabiduría.
Esa frase me produjo otro impacto de luz:
quiere decir que los terrícolas tenemos mucho ego?
-¿Eso del nivel de evolución de cada cual. A may()r
<Evolución signilica acercdrse al amorr... iClaro! -Depende
evolución menos ego y mayor solidaridad, y üceversa. Continue-
mos paseando, Pe<lrito.
seres más evolucionados experimentan, necesitan y
-lgs
expresan más amor. La grandeza o pequeñez de los seres clepen_
de sólo de la medida de su amor.
por qué cuesta tanto amar?
-ZY tenemos dentro de nosotros una barrera que
-Porque
impide o frena nuestros mejores sentimientos.
Cuál es esa barrera?
-i ego.
-El ego?
-ZElego. Una falsa idea acerca de nosotros
mismos, un yo
-El
fhlso. Mientras mayor es el ego, más nos aísla e insensibiliza, y
nos hace sentir más grandes e importantes que los demás. Ei ego nos
hace ser arrogantes y soberbios, crueles, nos hace creer que
cstamos autorizados para menospreciar, exclui¡ daña¡ dominar
y utilizar a los demás, para tlisponer de sus vidas incluso. Como
t'l ego es una barrera al amo¡ nos impide sentir solidaridad,
t''rrr¡rasiírn, ternura, cariño o afecto. El ego nos r,uelve inc<¡ns_
cit'ntt's ¡nte la I'ida. Fíjate: ego-ísta, se interesa por sí mismo y no
¡>or-krs <lcrnás.
_i'l'i¡¡11.s raz6n!
sc adora a sí mismo y a nadic más. Ego-tista,
-lro(i-l¿rtra,
se consirlt'r-:r a sí'risl-l.ro como lo único importante en el mundo.
Capítulo 10

"'d;¡' ffiwxxfrm*wmwx*dmd 1!l¡:


tt:14.

*wn*mrpñffi#xm*ffirXffi

T-
J'..r .,.ra concaüdad de Ios prados había un bonito y pequeño
estadio o anfiteatro en el que muchos y muy extraños seres
representaban un espectáculo frente al público.
Al principio pensé que esos especímenes estaban disfraza-
dos, pero pronto comprendí que no era así. Los había gigantes-
cos, aún más grandes que los de Ophir; otros más bajos, casi
enanos; algunos eran muy similares a nosotros, pero otros eran
bastante diferentes. Pude ver miradas fascinantes y extrañas,
grandes ojos, bocas y narices pequeñas, simples hoJmelos en
algunos casos, rostros de piel color oliva, rosada, negra' muy
blanca, amarilla, etc.
que todos estos seres proüenen de otros mundos"'
-supongoZCómo te diste cuenta?...
-bromeó. Luego mc
-iVaya!
explicó que cada gupo, formado por cinco humanoides, mos-
traba danzas de sus respectivos mundos.

143
ó
&nmt, et n¡ño de tas estrettas Enrique Barrios

Avanzaban tomados de las manos al son de una agradalrlt'


melodía, formando una ronda general, con otra ronda pequt:ita
en el centro, comPuesta Por un guPo de seres diferentes; toclos
ellos jugaban con un enorme balón dorado que subía y bafaba
suavemente al compás de la música. Los espectadores aplaudían
alegres y con mucho resPeto.
Aparte de los ophirianos, entre el público había también
seres de otros mundos. El anfiteatro estaba decorado con ban-
deras a todo su alrededor. Naves muy diversas se encontraban
estacionadas fuera del luga¡ en un sitio destinado a ellas, y otras,
como Ia nuestra, permanecían en el aire'
va ganando? -pregunté.
-iQuién va ganando qué?
-zQuién en un estadio' me Parece que esto es una com-
-[st¿¡¡ss
petencia, ino?
Qsrnpsfencia?
-i están escogiendo al guPo que danza mejor?
-ZNo
_No.
qué se trata entonces?
-2De mostrar lo que sienten, de agadar con un bonito
-De
espectáculo, de estrechar lazos de amistad, enseña¡ divertirse y
disfrutar en compañía.
al grupo que danza mejor que los demás Zno le dan
-Y
ningún premio?
está comparando nada. Aprenden, enseñan y se
-Nadie
divierten.
la Tierra son premiados los mejores"'
-En q6n eso, los últimos quedan humillados y a los gana-
-f
dores les crece el ego... Ami sonriendo'
-dijo
quiera ganar debe esforzarse...
-Quien
,.Ganarrr, ser más que los demás, otravez' Compettrtr<'iir'
egoísmo, diúsión...

145
km&" el niño de las estrellas Enr¡que Barrios

malo competir? Accionó los controles de una pantalla y apareciír mi ¡rl,trrt'


-ZEs competir contra nosotros mismos, superar- ta visto desde mucha altura, después la imagen mostríi un tlt's-
-I)ebemos
nos. Las competencias entre hermanos no existen en los mun- censo y ümos a mi <abuc> dormida.
dos fraternales, evolucionados, porque allí está la sernilla cle la extraordinariol...
cliüsión, de la guerra y de la destrucción. -iQué con este aparato podemos sintonizar el pasatltr
Me pareció que Ami estaba exagerando; yo pensaba que las -Además,
de cualquier mundo.
competencias eran sanas, deportivas... El leyó mis pensamientos pasado?!... ZCómo es posible?
y dijo: -¡¿El lo que ha hecho cualquier persona queda ..graba-
tan sanas. Se enfocan con criterios cavernícolas, y -Todo
do' para siempre y podemos verlo. -1iagué saliva.
-No
con mucho dinero como estímulo. Ya se han producido guerras
que comenzaron por un partido de fütbol; incluso se matan a -ZTodo?...
veces en los estadios de la Tierra. Esto que estás viendo es re¿rl- -iToool...
mente sano, cleportivo, pedagógico, recreativo y artísticcl. -[s1ssss...
ese globo dorado que está flotando allí abajo reci-
parece a un juego de niños que hay en mi planeta, las
-l\,{i¡¿,
be su luz del sol y llega a tus ojos. Otros rayos salen hacia el
-Se
rondas infantiles. espacio y üajan por él eternamente. Si captamos esa luz en cual-
realizan todos los pueblos, Pedro. Representan la quier punto de su trayectoria, estaremos viendo el globo tal
-Las
unión, la fraternidad y la solidaridad, lo cual se parece mucho a como fue en el pasado.
lo que significa el símbolo que llevo en el pecho, el corazón alado. _¡Inc.reíblel
significa? adelante puedo mostrarte a Napoleón, Jesús, Buda,
-ZQué el amor elevaclo y libre, un amor alado, que -Más
Platón, Moisés... ien acciónl
-Significa
supera todos los apegos y fronteras. _¿En serio?
Continuamos observando el espectáculo mientras Ami 5s¡ie. Y a ti mismo hace algún tiempo...
explicaba: -[¡
Recordé algunas maldades mías que prefería olvidar...
movimiento que ejecutan tiene un significado, for- no hace falta, Ami...
-Cada
nrr p.rrte dc un lenguaie. -Esteee...,
El se rió de mí.
bien! Mi abuela tendría que ver esto. A propósito, travesuras infantiles no son maldad, Pedrito, y la
-iQué
l<¡uó l-rora es en la Tierra? -Las
curiosidad tampoco. No te censures por cosas que son nornla-
clla le quedan cuatro horas de <<insomnio>... les, quéclate tranquilo y presta atención a este mundo. Quicrrr
-A l1)(lcmos verla desde aquí también? que conozcas un poco más de Ophir.
-¿ rnc(liante la conexión con esos <satélites> que te Comenzamos a elevarnos dejando atrás aquel anfitt'¡lr'r¡.
-Sí,
mcnci<¡nó ¡ntt's. t'sDera. Una luminosa y veloz nave pasó muy cerca de nosotros hat'it'rrr 1,,
hmi, n¡ño de tas estreilas Enrique Barr¡os
",

un cambio de luces; la nuestra también lo hizo, mientras Ami y los países se convertirían en provincias o cstatkrs
sonreía juguetonamente. -Claro,
de esa gran patria. Amar al propio pueblo es muy bueno, pcr<r
era, algún amigo tuyo? los regionalismos exagerados revelan Poca elevación de miras.
-ZQuién
gente alegre y divertida proveniente de un mundo fln excesivo apego a un lugar no deja espacio Para amar el rest<¡
-Era
que üsité hace mucho tiempo. fbr-
de los lugares, y el Universo es muy gande, alberga muchas
significó ese cambio de luces? mas de vida y de inteligencia, y todo nace del mismo Creador;
-ZQuésaludo, amistad,
me fueron simpáticos y nosotros a por eso debemos pensar y arnar.,en gandett' no como aquellos
ellos.
-Un
que creen que los vecinos de su calle son mejores que el resto de
lo sabes? la gente del mundo.
-ZCómo
lo sentiste? razón, deberíamos vivir sin fronteras. iQue sólo
-ZNo que no. -Tienes
la atmósfera sea nuestra fronteral -exclamé con entusiasmo.
-Creose debe a que no te observas.
iNo sentiste cierta siquiera eso. El Universo es libre, no tiene dueños.
-Eso
alegría cuando se aproximaba esa nave? -Ni
Nosotros no necesitamos pedir permiso a nadie para venir a este
sé, creo que no, estaba pensando que podríamos mundo o al que deseemos üsitar.
-No
chocar... puede llegar a este mundo sin pedir visa ni
Paranoia> estaba pre-ocupado, para variar un -ZCualquiera
autorización ?
-<Míster
poco -reía Ami-. Mira, esa nave que va allá es de mi mundo; a cualquier otro lugar del Universo.
{íjate que es idéntica a ésta. -Y la gente de aquí no se molesta?
verdad. iMe gustaría conocer tu planeta! -ZY qué habría de molestarse? Todos somos amigos, y a
-Es 6f¡s viaje te llevaré; no tenemos tiempo hoy. -¿Por
-[n -Ami se regocijaba con nuestro diálogo.
los amigos no se los teme.
_¿PrometidoT sé; me cuesta acePtar tanta maraülla...
escribes el libro, prometido. -No de explicarte, Pedro: los mundos evolucionados
-Si -Trataré
a las playas de Sirio también? forman una confraternidad universal; todos somos hermanos,
-iY *reía el niño espacial-. Tienes buena memoria. amigos, aunque tengamos apariencias muy diversas; todos somos
-Thmbién
Y también alplaneta que estamos preparando para albergar a los libres de ir o venir mientras no perjudiquemos a nadie. Nada es
que rescatemos en caso de producirse una gran catástrofe en la secreto entre nosotros; al contrario, compartimos todo nuestro
-l'ie
rra. saber. No existen las guerras de las galaxias. Entre nosotros no
Eso quiere decir que la destrucción es inevitable? hay competencia sino cooperación, no hay üolencia sino paz y
-¿ pero depende de lo que hagan ustedes
para üvir fra- amistad; nadie quiere ser más que nadie, lo único que queremos
-No, sin üolencia, sin injusticias sin armas.
ternalmcntc, y es ser mejores cada día y disfrutar sanamente de la üda; y conrtr
deberíamos llegar a ser un solo país: la Tierra, igual que nos gusta la gente, nos satisface mucho a¡rdar y cooPerar ('()tl
-Y
en Ophir, Zverrlacl? quienes nos necesiten. Todos tenemos la conciencia c'tr ¡l,tz'

148 149
&.
Shm&, niño de tas estrelas Enrique Barr¡os
"l

.rmamos a nucstro creraclor v le agradccemos por darnos la exis- las realidades superiores del Universo son lrorri
tcncia y permitirnos disfrutar de ella. -Porquc
tas. Z'le parece feo un campo tapizaclo de flores?
Me pareció que cntre la fbrma de pensar de Ami y la mía es bonito
había galaxias de distancia. A mí no se me había enscñado a coo- -N., si quienes-responclí.
dirigen los ejércitos fireran los crca<k¡rt's
perar con los demás, sino a competir o a defbncle¡me de cllos... -Pero
de las flores, Ies ponclrían balas en lugar de pétalos, y leyes inhu-
que ustedes son santos; nosotros no _<li¡e, bromeando. manas y rígidas en lugar de tallos...
-Es
--Narla de eso, Pedrito, simplemente nos clejamos llevar lno creerán lo que dirá mi libro?...
por espíritu de soliclaridacl, por el bicn c'lectir,c.r, y así nuestra
el -Entonces... pueden mirar el Universo y la vida con una
rritla es muy sencilla, alrnquc tengamos grandes a\,?nces científi- -Quienes
mirada positiva y sana, ésos te creerán; pero hay otros que picn-
cos. Pero si la hurnanidad de la Tierra logra sobreponerse a sus san que sólo las cosas horribles son verdaderas; consideran que
ergoísmos v desconfianzas, nosotros nos haremos presentes para la oscuridad es luz y la luz oscuri.lad. Éscrs no se interesarán por
ayudarla, para que se integre a la confraternidacl cósmica y reci_ tu libro; además, no pensarán muy bien de ti... Pero la gente
ba conocimientos científicos y espirituales marar,'illc¡sos. Enton- sana y bienintencionada intuye que las verdades superiores son
ces la vida ya no será una dura competencia por sobreviúr y bellas y pacíficas. Ellos contribuirán en la dilusión de nuestro
comenzará la dicha para todos ustedes. mensaje, que llegará a través de ti. Es parte de un proceso.
muy bonito lo que dices, Ami. Nosotros cumplimos con brindar nuestra a1uda. Cada uno de
-Es cs verdad, y la lerdad es más bonita mientras ustedes deberá ahora hacer un esfucrzo por mejorar, porque
-Porque
más vcrdadera es. cuando llegues a tu munclo escribe ese libro cada vez que alguien se supera, su mundo mejora.
para que sea una voz más, otro grano de arena, v así, pt.rco a bien, Ami, comprendido. i Puedo saber ahora si
poco, granito a granito, tu rnunclo carnbiará. -Mry
tengo setecientas medidas?
lo lean, todos rne creerán y dcjarán sus armas dije que todo aquel que hace algo por el bien de los
-Cuando
para viür en paz... -Te
-dije muy convenci<lo. Ami volüó a reírse de demás tiene buen nivel. Y todo aquel que no hace nada, pudien-
mí, clándome una palmadita en la cabcza, pero esta vcz no me do hacerlo, es indifercnte, le f-alta amot no tiene buen nivel.
rnolcstó porquc vJ no lo consideraba un niño t.omo apenas llegue a crasa me pongo a escribir eser
1o, sino
mejor que )'o, y mavor que yo, aunque pareciese rrenor. -f¡¡e¡sss
libro -dije, un poco asustado.
será tan fácil, Iredro; r.iven como si fuesen enemigos Ami se rió dc mí.
-No
l)orqucr están dormidos, soñando 1i:as pesaclillas, creyendo men_
ti.as, alucinaciones, sin saber gue el hombre no es el enernigo
tlt'l h.r'bre, sino la milno que le puede alrrclar a rearizar sus
sr rt'ños.
bonito es eso, Arni...
-Quó
4'' ffim$w $mw mg*xam '@

-l\ T
l\"t acercábamos a un inmenso lago de color celeste. Sobre él
se deslizaban embarcaciones de vela y de motor; en las orillas la
gente se divertía jugando en el agua y en la playa. Sentí deseos de
sumergirme en ese refrescante mundo cristalino.
no puedes hacerlo.
-ps¡e mis microbios.
-Por
-Qe¡¡sgfs.
Habíaun embarcadero al que la gente llegabaPara tomar
libremente cualquier vehículo acuático, yates \osos, pequeños
botes de remos, pedal, vela o motor' Había también unas boni-
tas esferas transparentes de diversos tamaños, bicicletas y moto-
cicletas marinas de muchos tipos. Algunas embarcaciones arras-
traban a esquiadores o a Personas que volaban en unas grandes
cometas o paraPentes.
s
&fm&, et niño de tas estrelas
Enrioue Barrios

Zaquí uno puede utilizar cualquier cosil/...,


-Entonces
2libremente?...
_claro.
que la mayoría buscará los yates de lujo.
-Piensoequivocado; a muchos les gusta remar, a otr<¡s
-Estás
juguetear con una pequeña barca, tener la sensación de cercanía
con el agua, hacer ejercicio físico...
qué hay tantas diversiones? ZEs domingo hoy?
-¿Por es <<domingo> todos los días -reía Ami.
-Aquí
Algunostomaban equipos de buceo y se sumergían.
Qué hacen bajo el agua, pesca submarina?
-i
Ami se sorprendió por mi pregunta; luego pareció com-
prender.
a alguna criatura más débil para matarla? No,
-ZPerseguir
aquí nadie haría una cosa así. Aquí reina el amoS Pedrito.
:,;tu '
debí haberlo imaginado... ZY qué hacen entonces
-Claro,
bajo el agua?

d*- -Pasear,
do del lago?
conocer, disfrutar de la üda. ZQuieres ir al fon-

dijiste que no puedo salir cle la nave...


-Pero
Ami no dijo nada y puso el vehículo con rumbo al lago.
Mientras me guiñaba un ojo, nos sumergimos en é1.
Fue muy bonito ver aparecer ese mundo subacuático.
Muchas personas y vehículos se desplazaban bajo la superficie de
las aguas; la mayoría utilizaba esas esferas transparentes.
Un niño proüsto de anteojos para bucea¡ aletas en los picrs
y un diminuto tanque de oxígeno pasaba cerca de nosotros; al
vernos se aproximó a nuestra nave y pegó su nariz contra t'l
vidrio de una de las ventanas, haciéndonos una divertida mu('('il.
Ami reía. Pensé que si yo hubiera estado buceando en una ¡rlrry.r
de mi mundo no me habría acercado con tanta confianz:r ¿ urr
s
&Wnn*, ul niño de tas estrelas Enrioue Barrios

r¡vni submarino... pero, por lo visto, esta gente no era como como cuando en un desierto se crea un lintlo j.rrtlírr,
nosotros, no üúa llena de mieclo hacia los desconocidos. -Sí,
un parque o un vergel.Las criaturas inteligentes tienen el <lt'lrt'r'
En el fondo del lago apareció una enornle cúpula transpa- de acomodar su medio ambiente de acuerdo con las necesi<Lt<lt's
rente con luces cle diversos colores. En el interior de esa gran de la vida planetaria.
burbuja había una especie de restaurante. Dentro se veían que nosotros no hacemos...
mesas, una orquesta, artistas y una pista de baile. Algunas perso- -Qe5¿
no lo hicieran, y nada más, no pasaría nada malo; per<r
nas danzaban al compás de un ritmo alegre; otras batían las pal- -Si
ustedes están destruyendo aceleradamente su meclio ambicntc.
mas mientras observaban desde sus mesas, con helados, alimen- que estamos medio locos...
tos o bebidas. -Parece
-preguntó Ami, y reímos.
se paga allí? -¿<<Medio>?...
comen estos peces TAN evolucionados? -pregunté,
-ZTámpoco
ninguna -ZQué
parte, Pedrito. creo que con un poco de enüdia.
-En es mejor que irse al Cielo! mismo que las vacas y los caballos de tu planeta: vege-
-i[5¡s oen el cielo>..., Zno? -Lo
En mundos como eiste nadie mata animalitos para vivir;
tales.
-[s1¿¡¡6s
Yo iba comprendienclo cada vez con mayor claridad Io además, ningún animal se come a otro.
magnífico que debía de ser üvir en un mundo como ése. eSO tú no Comes carne...
priülegio hay gue ganarlo -di;o Ami. -POr quisiste decirme?
-f5¡s
Continuamos avanzando lentamente por el fondo de aquel -ZQué
Yo no había querido decir nada of'ensivo, pero Ami reía.
lago poblado por extraños peces y plantas. Aparecieron unas soy un animal justamente...r pero claro que no
pirámides que se elevaban entre algas y corales. -No
comemos cadáveres... Qué asco, qué crueldad matar esos polli-
¿Y eso qué es, la Atlántida hundida? -pregunté asom- tos, cerditos y vaquitas inoccntes... ZNo te parece?
brado.- Al escucharlo me pareció una crueldad a mí también.
centros de investigación de la vida subacuática. Decidí no volver a comer carne.
-Son hay tiburones por aquí?
-ZNotiburones, ni serpientes, ni arañas, ni fieras;
propósito de comida... -dije, sintiendo el estómago
nada vacio.
-A
-Ni
:rgresivo o venenoso para el ser humano. Éste es un planeta evo- harnbre?
lucionaclo, por eso ya no tiene especies demasiado primitivas; -¿Tienes ZNo habrá alguna rica cosa extraterrestre por ahí?
ósas sólo existen en los mundos no evolucionados. -Mucha"busca allá atrás.
-Me señaló un armario tras los
qué fino y elegante es todo por aquí... -Ql¿¡e,
sillones de manclo. Levanté una tapa que se deslizaba hacia arri-
-Vaya, no es casual; nuestros
ingenieros genéticos y nues- ba. Apareció una pequeña despensa llena de recipientes <lc trrl
tros -P('r()
c:c'ologistas se han encargado de ayudar a la naturaleza material que parecía madera laminada, marcados con sigttos
durantc rnilcnios. extraños.
a la naturaleza?... el más ancho.
-¿Avu(lar -Abre
156
kXW*" el niño de tas estrertas Enrique Barrios

No supe cómo abrirlo, parecía hermético. Ami reía ante mi gustan?


confusión.
-¿Te en mi planeta son muy apreciadas. Hcmos ilt{t'lt-
el punto azul.
-Claro,
tado adaptarlas a nuestros suelos, pero sin obtener to<lavíl t'st'
-Oprime
Al hacerlo se levantó suavemente la tapa. Aparecieron unos sabor tan especial. Es frecuente la aparición de owis en las plur-
frutos secos parecidos a las nueces, cle color ambarino claro, taciones de albaricoques... -Ami reía con sus carcajaditas tlc
algo transparentes. bebé.
son estas cosas? Zlos roban? -pregunté con gran sorpresa.
-ZQué
_come -U51sdes...ZQué es robar?
una. -fingía no saberlo.
Así lo hice. Era blanda como una esponja; la probé con la
-¿Robar?lo que pertenece a otro.
punta de la lengua. Tenía un sabor más bien dulce.
-Tomar
<apego a lo material>>, <pertenencio, <egoísmon, de
hombre, come, que no es veneno. *Ami no se nuevo. Entonces no podemos eütar las .rmalas costumbres> dc
-Come,
perdía ninguno de mis movimientos. nuestros munclos -reía otra vez- y ,,robamostt unos cinco o diez
_Pásame una. albaricoques...
Le acerqué el envase y tomó una de las frutas, se la echó a Me hizo gracia, aunque algo no me gustaba. Robar es robaS
Ia boca y la comió con deleite. Yo mordí un poquito y lo saboreé ya sea una fruta o un millón de dólares. Se lo dije.
con cuidado. Tenía un gusto como a almendra, nuez o avellana. qué no dejan en la Tierra que quien necesite algo lo
Su sabor era muv delicado, me gustó. Fui adquiriendo con- tome-¿Por
sin pagar? -preguntó Ami muy divertido, porque sabía
fianza. El segundo bocado me pareció exquisito. muy bien lo absurda que iba a sonarme su pregunta.
muy sabrosasl loco? Nadie se tomaría la molestia de trabala¡ si
-¡Soncomas rnás de tres o cinco, tienen demasiadas pro- -¿Estás
no va a nada...
ganar
-No
teínas. no tienen solidaridad, sino egoísmo, no pue-
cosas son éstas?
-[¡1s¡ss5
den dar nada si no van a recibir algo a cambio...
-ZQuéuna especie de miel
-reía Ami* de algo así como Continuaba riéndose de nosotros los terrestres, pero tenía
-Son un estilo muy especial para decir cosas ásperas, con buen humor
abejas -ahora reía más.
gustan. i Puedo llevarle algunas a mi abuela? y sin condenar.
-Me pero deja aquí el envase. Sólo a tu abuela, a nadie Imaginé que yo era dueño de una plantación dedicada al
-Claro,
rniis sc las muestres. Cómanlas todas, no guarden ninguna, Zpro- cultivo de albaricoques. I-legaba la gente y tomaba mis fiutas sin
nlctitkr ? pagar nada; luego aparecía un <vivo> que se aprovechaba de nrí:
Mmmm... Son deliciosas. venía con un camión a llevarse todas mis frutas. Yo intcnt:rlt.r
-l)¡1¡¡111'fi¡1o...
tanto para mi gusto como unas frutas de la Tierra. protestaS pero él se alejaba con su vehículo lleno y, burlán<lost',
-N()(luiíl(,\ 2 me decía:
-¿ <¡ut' llanran albaricoques o damascos.
-lls¡<
158
*rumü, et niño de tas estrelas Enrioue Barr¡os

qué te molesta que me lleve toclas las frutas? i Qué, investigar el Universo y la vida, perfbccionar nut:strt¡ Ilttllttl., \' .t
-¿Por
no hay amor en ti?... Eres egoísta, no te gusta compaftir, ja, ja, ja. nosotros mismos, y también disfrutar del tiempo librc.
Ami vio toda mi ..película> mental y dijo: no faltará el que sólo quiera aprovec-ltars(' y rr()
cuánta desconfianzal En una sociedad evoluciona- hacer-Pero
nada, el ..vivor, -afirmé, recordando al hombrt' <lt'l
-iPuf,
cla nadie <<se aprovecha'
de nadie. i Qué va a hacer ese pobre camión.
hombre con cl camión lleno de frutas? a quien calificas de <<vivo> tiene un bajo nivel de ev,t-
claro... -Ese
lución, mucho egoísmo y poca solidaridad. En realidad, se crcc
-Venderlas,
no hay dinero...
se vende; aquí vivo, astuto, inteligente, pero es muy tonto; con ese nivel no st'
-Nada
Me reí de mi propia bobería. No había recordado que no puede ingresar en los mundos evolucionados. En ellos se consi-
cxiste el dincro en un mundo evolucionado; claro, Zpara qué iba dera un priúlegio trabajar más, poder ayudar más. Aquí mucha
a querer tantas frutas? gente se divierte, pero la mayoría está estudiando o trabajando
bien, pero Zpor qué voy a trabajar por nada? en otros lugares, en fábricas, laboratorios, centros de investiga-
-Estáhay espíritu de solidaridad ti
en vas a estar dichoso de ción y universidades; por ejemplo, en algunas cle esas pirámides
-Si
poder cooperar con los demás, y así tienes derecho a que coo- que ves por aquí. Unos están en misiones de serücio en plane-
peren contigo. Puedes ir donde el vecino y tomar de su siembra tas no evolucic¡nados, otros estudian en mundos más avanzados,
lo que necesites, del lechero tomas leche, del panadero el pan, y para luego venir a enseñar aquí. La r,-ida es para ser fbliz, Pedro,
así sucesivamente. Pero no es necesario hacer todo eso de mane- para disfrutarla, pero la máxima felicidad se obtiene a1'udando a
ra aislada y desordenada. Una sociedacl moderna y altamente tec- los demás.
nológica es organizada; en ella todc-¡ sc hace cle fbrma diferente. esta gente que se dir.ierte por aquí... Zes pe-
cómo se hace entonces? -Entonces
rezosa?
-¿Y ¡¡ mundo cvolucionado la gente sabe disfrutar sin Por la risa de Ami supe que otra vez mc equivocaba.
-[n
desperclicia¡ todo es organizado a través de algo parecido a no lo es. Por muy útil que sea nuestro trabajo debe-
Internet; los pedidos son hechos ordenadamente, conforme a la -No,
mos descansar de vez en cuando, tenemos que salir al aire purcr
nccesidad, y toclo queda registrado porque cada cual tiene su a jugar, a mover el cuerpo, a relajar la mente y Pensar en otras
c'<irligo. Luego los procluctos llegan automáticamente a las casas cosas, igual que en el colegio en los recreos.
¡ror r"ía rnolecula¡ y en lugar de haber trabajo pesado para la cuántas horas diarias trabajan aquí?
gt'ntc', las máquinas lo haccn todo. -¿Y uno se pone su propio horario en los estudi<.rs y t'rr
iNo rne cligas que todas esas rnaraüllas suceden aquíl... -Cada
el trabaio, y se dedica a lo que más le gusta, a lo que clii,r, tlt'
--lisr¡ v rnuchas bellezas más. acuerdo a como se sienta mejor.
aquí no es necesario trabajar! Aquello me hizo abrir la boca, lleno cle sorpresa.
-ilt¡rtrincrcs hav _¡Eso
algo que hacer: superúsar las máquinas, es sensacional!
-Si('nrl)r('
crear r¡tras nrás ¡rr:rfectas, ayudar a quienes nos necesitan,

160
kWXXü, niño de tas estreras Enrique Barrios
",

lo es, pero nadie aquí desea perder el tiempo, nos razón, Ami. Ahora que lo picnso, nt(' l).tt'('( ('
-Sí en lugares como éste sólo lo necesario, aunque
divertimos -Tienes
imposible que algún ilía en la Tierra lleguemos ¿ vivir t'orrt'
encontramos más divertido todaúa dedicarnos a los estudios o ustedes. Somos malos, nos falta amor; a mí también mt: lirlt,r,
trabajos que hayamos elegido libremente, a los cuales podemos hay gente que no me gusta.
dedicar jornadas completas a veces, como yo en este momento. Recordé un compañero de colegio que está siempre sc:rio.
a
trabajando? ZEn qué estás trabajando? Me parece Cuando uno está entusiasmado o jugueteando, basta una mira-
-¿T(r...
que sólo estamos paseando -Ami rió al escucharme. da suya para que se te venga el ánimo a los pies. Thmbién recorcl('
soy algo así como profesor o mensajero, es lo mismo a otro que se cree santo; afirma que los ángeles se le apareccn y
-Yo
casi: transmitir conocimiento. le dicen que él se irá al Cielo y nosotros al infierno; siempre está
No me pareció que fuese lo mismo. En ese momento vi a condenándonos porque hacemos algunas travesuras y bromas...
dos buzos que forzaban la ventana de una pirámide submarina No, definitivamente no me gusta.
intentando entrar Ami captó mis pensamientos y rió.
a robar. mí tampoco me resultan extremadamente simpáticas
limpiando los üdriosl iTienes la imaginación lle- -A
todas las personas de mi mundo o de cualquier otro.
-ilsli¡
na de delito!... serio... Entonces Ztienes def'ectos? -me entu-
Comprendí una vez más que yo era una especie de caverní- -ZEn
siasmé-.Ycr pensaba que tú eras perfecto...
cola en aquel avanzado mundo. aunque alguien no me parezcatan agradable, de to-
es aquí la policía?
-Pero
das manerassiento afecto por esa persona, y no sería capaz de
-¿Cómo ZPara qué?
_ZPolicía? hacerle daño -expresó, mirándome con una sonrisa en los
cuida¡ para eütar que los malos... labios.
-Para malos? tampoco les haría daño a ese par de sacos de plomo,
-ZQuéhay ningún malo aquí?
-Yo
pero no me obligues a vivir con ninguno de ellos.
-ZNo nadie es perfecto, pero con setecientas medidas, intentar amar a todas las personas, aunque no
-Bien,
con la información y los estímulos precisos, y dentro de un sis- -Debemos
sea fácil; pero a ustedes no se les exige tanto por ahora.
tema de organización social apropiado, todos dejan de ser noci- /no es necesario que los terrícolas seamos Per-
vos para sus semejantes; ya nadie necesita ser ,,malorr, no hace
-l¡1s¡gessí que rió con ganas mi amiguito
fectos? espacial.
-Ahora
fhlta, por eso tampoco hace falta la policía. terrícolas perfectos?!... ZSabes tu lo que es ser Per-
increíble! fecto?
-¡¿I-os
-iEs i¡q¡sible y antinatural es lo que sucede en la Tierra, como Dios?
-[.o
rlon<lt' sc nratan, se hacen sufrir unos a otros y no conüven fia- -¿Ser mismo. ZQuién puede? Yo no...
tcrnalrrrc'rrtr'. l:gos clemasiado fuertes, falta de misericordia y soli-
-Esotampoco...
darirlarl, lx)r n() rlecir nada de falta de la lógica más elemental. -Yo los mundos no evolucionados son típicos los rrritos y
-En
el extremismo mental en el terreno espiritual. La mayrlr-ía rk' l,r
km$&. et niño de tas estrettas Enr¡oue Barrios

gcnte ticne un bajo nivel de evolución y exigc perf'ección a los


<lcrnás... No hacen nada positivo por la humanidad y sólo se -d¡1e¡.qué actitutl tuya hay más amor, rezanrlo intlilt'l't'lrtr'
clcdican a buscar pcqueños defectos: ,.Cuelan mosquitos y se tra- -ZEn
mientras tu hermano se ahoga, o intentanclo salvarlc la vi<l.rl
gan camellosrr... Todos sabemos que debcmos ir mcjorando, has- sé... Si en mi oración estoy amando a Dios...
ta llegar algun día a encontrarnos definitivamente con Dios. Escr -No comprencles. Veámoslo de otro modo entonccs' Si tr'r
es la perfección; se necesitan muchas vidas para llcgar allí, pcro -No
tienes dos hijos, y uno se está ahogando en un río' mientras t'l
hay algunos clue entienden mal el asunto y creen que deben lle- otro se dedica a adorar un retrato tuvo y no hace nada pclr sll-
gar a ser comcl Dios durante la corta vida terrestre, y eso lcs qui- var la vida de su hermauo, 2te Parece correcta esa actitucl?
ta las ganas dc superarse, como si te clijeran que tienes que nadar por supuesto que no' preferiría tnil veces quc srl"'r-
h¿st¿ trtro continente. -\c¡,
ra a mi otro hijo... Pero tal vez Dios no sea como yo.
Me canso antes dc comenzar... iTe lo imaginas vanidoso como un tirano, interc-
-iPufl por eso sería bueno no ponerse metas tan irnpo- -ZNo?
sado simplemente en que lo adoren, indif-erente por la suerte de
-Claro,
sibles; es más fácil hacer algo para mejorar poco a poco, l-rasta sus otros hijos?... Si tú, que eres imperfecto, no actuarías así,
clonde seamos capaces. Pero eso también implica neccsariamen- Zcóm<¡ podría É1, qne es perf'ecto, ser Peor que tú?
te colaborar para mejclrar nuestro mundo. lo había visto de esa manera...
-No prefiere una
Cacla vez comprendía mcjor que, según Arni, para cvolu- Persona no creyente' Pero anlorosa Y
ciclnar es muy importante ayrrclar a los clemás y al mundo, espe- -Dios
serücial con sus l-rermanos, que una muy religiosa Pero
Pcrsona
cialmente en tiempos de peligro colectivo, com<l ahora; y ycr de corazón seco y duro, inútil Para su munclo, interesada sólo en
antes pensaba que todo se trataba de rezos y rle no hacer cosas su ilusoria <salvación>, <evolución> o <perfección>.
rnalas. lo sabía. ZPor qué sabes tanto acerca de Dios?
si uno se retira a una montaña a buscar a Dios? -No muy sencillo, Pedritcl, Dios es amor...
-lY
Ami se acomodó mejor antes de respondcr. -Es
es muvlindo cuanclo todo cstá bien, pero cuanclcr
-¿Y?... experimenta alnor experimenta a Dios. Cuandrr
--Eso
los <lt'n.¡ás necesitan de tu a1uda... -Quien
el intelecto está iluminado por el amor se capta el sentido pro-
rezos no los a1'udan? fundo de las cosas, se recibe el conocimiento de Dios y se t's
-lMisalgr.ricn ser está ahogando en un río y tú decirles rczar sabio; pero cuando no hav amor' ese conocilniento se esfurll't,
t'n l,r -Si
t,r'ill,r, r'n lugar de rescatarle, Zestará Dios complacido con- no queda archivado en la memoria porque no pror'-iene clel intt'-
tigol ¡rrt'grrnt<i ó1. lecto. El conocimiento cle Di<-rs sólo al anlor se revela, y sóltr
.-Nr¡ stí...'lhl vcz mis oraciones tanrbién lc complazcan... antc¡ la presencia del amor se reüve. Por eso, quienes t:asi rlo st'
)' t,rl vt'z tt' ¡ruso a ti allí justamentc para salvarle la vida... acercan al amor cometen tantos errores, pobres.'.
*N() lr,rlrí.r ¡rt'nsi-rrlo en eso... qué dices opobresn?
t's l.r lt'y fundamental clel Universo? -¿Por
-l(luál
kmü, niño de ras esrreras Enrique Barrios
"
compasión, claro. Recuerda que el daño que hace- ley fundamental del Universo) pero ('s() rr() ('s tur,l
-Por
mos regresa a nosotros y nos causa dolor, y ellos hacen mucho -La
creencia, sino una ley, un principio universal c,omprolr:rtlo cit'nlr
daño, así que... pobres. fica y espiritualmente, porque cienci¿ y espiritualirl.rtl son 1,,
Miré a Ami con mucho respeto. Sentí que era un verdade- mismo para nosotros, y también lo será para ustedcs cuan<lr, l.r
ro santo, a pesar de que decía no serlo, y que nosotros somos ciencia terrestre descubra la tremenda energía llamatla aln.,r'.
despiadadosr {ue el Universo nos da lo que mereccmos, por eso pensé que eso era una...
no hay felicidad en nuestro mundo. -Yo superstición? -preguntó Arni riencl<¡.
por suerte, ustedes no se dan cuenta. Dtrz: tam- -¿Una así.
-Pero,
bién por eso no podemos mostrarnos abiertamente ni hacerles -Algoparece que es una superstición lo que estás sinticn-
conocer las maraüllas que se pierden, por COMrASIóN. -¿Té
do en tu pecho en este momento?...
Nuevo mazazo) y tremendo, a mi ego planetario, porque Puse atención a las agradables sensaciones que había en r-rrí
nada duele más que a uno le tengan... icompasión!... iQué horror!... y comprendí que el amor no es algo imaginario, sino una energía
siento mucho, Pedrito, pero ya es hora de que algu- muy real, perceptible, concreta y física.
-Lo
nos vayan despertando a la realidad, y hagan algo por cambiar y yo que creía que el amor era sólo una especie dc buc-
por ayudar a mejorar su mundo, porque así como van, muy na
-Y
intención y nada más...
pronto... equivocado. El amor es una energía, y esa elcva-
sé' ibum!.. -[5¡¿f¿5
da energía es la principal necesidad de las personas, de las fami-
-Y¿ y ya ves que entre ustedes incluso la religión lias, de los clanes, de los pueblos, cle las especies y de los mundos.
-fe¡¡ss16,
está siendo usada para fomentar el odio, para diúdir, en lugar de
unir, o sea, todo lo contrario de lo que debería ser. Fíjate: religión
es una palabra que viene del latín, religare,
"ligar de nuevorr, ,rvol-
ver a unir>>, unirte de nuevo con Dios.
verdadl Y en mi mundo todos üümos dlüdidos...
-iEs yo no estoy desunido; yo vivo unido a Dios, Pedro,
-Pero
porque mi corazón está siempre en amor, o lo intento con todas
mis fuerzas al menos.
I-o dijo con un tono tan bonito y grato que me hizo sentir
amor a mí también.
ficnes razótt, Ami, ésa es la mejor creencia.
- Pedrito?
-lCuáI, es<¡ de creer que el amor es el Universo funda-
-Bueno,
mental de la lcv...
@ h*uewss t*empos @

11
)alimos del agua y nos dirigimos a gran velocidad hacia la
superficie del planeta Ophir. En pocos minutos llegamos cerca
de unas edificaciones. Nos detuümos en el aire y... casi me des-
mayo con lo que vi: varias personas... ivo-la-ban!
Estaban suspendidas en el aire a gran altura con los brazos
abiertos, algunas verticalmente, otras en posición horizontal.
Todas tenían los ojos cerrados y sus rostros denotaban gan pla-
cer, dulzura, felicidad y concentración. Se deslizaban como águi-
las describiendo inmensos círculos.
Ami accionó el .,sensómetro> y enfocó a uno de ellos.
a ver su nivel de evolución.
-Vamos
Apareció el hombre muy transparente. La luz de su pecho
era un especláculo extraordinario; traspasaba los límites de su
cuerpo irradiando una esfera de luz que le rodeaba y quc sc
extendía hasta bastante lejos.

169
&
Skm&, et niño de las estrellas Enrioue Barrios

con la fuerza más potleros¿ tlt'l IIrrivt'ls"


-ExPerimentan
la fiuerza del amor -me explicó.
pueden volar? -pregunté fascinado.
-¿Cómo
amor les eleva.
-El
-¡Ah! así hicimos nosotros en la playa, pero éstos sorr
-Algo
c¿lnpeones en la m¡teria.
lo veo, deben de tener una cantidad bárbara clc nrt'-
-Ya
didas...
alrededor de mil medidas, Pero se concentran y
-Tienen
logran superar las dos mil. Estos son ejercicios espiritualcs;
cuando terminan la práctica I'uelven a su nivel habitual.
mundo debe ser el más avanzado del Univers<ll
-¡Este
-exclamé. Ami se rió de mí.
equivocas; esta civilización es bastante común y
-'Ib
corriente, luego hay mundc¡s habitados Por seres que tienen cer-
ca de mil quinientas medidas, otros en los que tienen dos mil'
tres mil, cuatro mil, etcétera. Pero ni tú ni yo podemos llegar
por el momento a otros mundos todaúa más elevados; allí habi-
tan seres que superan las diez mil medidas: los seres solares, que
son amor casi puro.
solares? !

-¡¿Sereslos habitantes de los soles.


-Claro, lo hubiera imaginado!
-iJamás
n¿f1¡¡al, nadie puede mirar más arriba del escalón
-[s
sobre el que se encuentra.
i no se queman?
t
-¿Y
Ami rió.
t
no se queman; sus cuerPos no son de materi¡r s<ili-
-No,
da, sino de energía racliante. Vamos a ver aese grupo qtrt' t'st,i
más allá.
km&, niño de tas estreilas Enrique Barrios
",

A lo lejos había unas cincuenta personas senta<las t:tl t'ít't'rt


lo en el prado. Parecían brillar a simple vista, igual quc <¡uit'rtt's
volaban. Gnían las piernas cruzadas y las espaldas rectas) Inc'<li-
taban u oraban.
_ZQué hacen?
algo así como mensajes telepáticos hacia mundos
-Envían
menos evolucionados de la galaxia, pero no se perciben sólo ct¡n
la mente racional; es necesario además utilizar el centro emo-
cional.
dicen esos mensajes?
-iQué poner atención a tu corazón, calma tus pensa-
-p¡esu¡¿
mientos y talvezlos percibas. Estamos muy cerca de la fuente de
emisión. No, así no; relaja tu cuerpo, cierra los ojos y permane-
tri ¡.:t; ce atento.
t:l:''il
::t,
-
.: Así lo hice. Al principio no sentí nada, excepto una emo-
".,. tilrr
iii' ":',' ción especial desde que nos acercamos al lugar, pero luego me
¡qi. ¡:,

invadieron unos <<sentimientos-ideas>:

Todo aquello que en Amor no se sustente

ha de ser destruido,
olvidado en el tiempo,
repudiado...

Una especie de claridad interior me llegaba, v luego rni


mente ponía palabras a esas sensaciones. Era algo muy extraño y
muy emotivo.

Y todo aquello que en Amor se sustente,


amistad o parejo,
f-^;l;^
.Jomlilo o aBruPacton,
gobierno o nación,

173
hmü, ",
niño de las estrettas Enrique Barrios

alma individual o humanidad, todos los seres. Eso ya está produciendo grar.rrlcs r'.urrl¡i,,s ,'r¡
seú jrme y se7uro: millones de personas. Un poco más, y ustedes estarhn l)11'l),r¡.r
ha de prosperar yJructScar dos para dar ese salto evolutivo y üür como aquí en O¡rlrir'. ll'r o
y no conocerá destrucción... por ahora no es posible.
qué, Ami?
Yo podía casi al Ser que decía aquello; para mí no
<<ver>> se
-¿Por están guiándose por viejos patrones nrcrrtirlt's
trataba de esas personas, para mí era Dios quien hablaba.
-Porque
que no se adaptan a los nuevos tiempos. Esto hace sufl'ir ¡ l.r
gente, es como cuando se usan zapatos apretados. Pero los scr-t's
Ése es mi Pacto; han nacido para ser felices, Pedro, no para sufrir; por eso buscarr
ésa es mi Promesa y mi Ley. instintiva o conscientemente un mundo mejor. ZNo has notarl<r
que últimamente se habla mucho de amor?
captaste, Pedrito? -me preguntó Ami. Ami, es verdad, se habla mucho, aunque no se pra('-
-iLo
Abrí los ojos. -Sí,
tica demasiado...
sí... ¿De qué se trata todo esto? no por todos. Algunos escogen hundirse cada clía
-Oh, mensajes provienen de las profundiclades de lo -N.,
más; pero por otro lado, más y más personas tratan de elevar su
-Esos
sagrado, digamos que desde Dios. Estos amigos que ves aquí los nivel y üvir con más solidaridad y alegía, y eso podría exten-
reciben y retransmiten a los mundos menos evolucionados, derse todaúa más y..
como el tuyo; allí los captan otras personas sensibles. Esos men- Recordé la alegría y felicidad de la gente de Ophi¡ y la
sajes pueden ser utilizados para aludar a crear un mundo nuevo. comparé con la seriedad, preocupación y tristeza de la pobrc
mundo nuevo... Cuando recuerdo cómo son las cosas gente de mi planeta.
-Un
en la Tierra, eso no me parece sencillo ni rápido de logra¡ Ami. a pesar cle eso, me parece que en la Tierra la gentc
tampoco lo veas tan di{ícil, Peclro. Los tiempos están -Pero
no es más feliz que antes.
-Pero
cambiando de manera muy acelerada, están dándose las condicio- sí; otras no tanto. Sucede que antes había más
nes para que se produzca un salto evolutivo en tu planeta. -Algunas
violencia, injusticia,
guerras y pobreza, pero las personas crall
qué hablas, Ami? *pregunté muy interesado. menos sensibles, creían más en las guerras, en la ley del más
-ZDe algo que puede poner fin a milenios de barbarie y fuerte; eran capaces de soportar üclas muy tristes, pero sin <lar-
dolo¡-De
de algo que puede hacer que tu mundo ingese en un nue- se cuenta; podían vivir permanentemente en peligro de mucrtt'
vo tiempo en el que reine el amor... definitivamente... creyendo que eso es lo normal. Hoy ya no, hoy ia mayoría srilo
posible tanta maraülla, Ami?... quiere ser feliz y vivir en paz. Es una <<nueva hornada humarr.rr,
-ZEs porque tu planeta está evolucionando, comienza a
producto de radiaciones más finas, de la evolución planctari.r.
-Sí,
generar encrgías más sutiles, vibraciones cada vez más eleradas, que yo pertenezco a esa hornada...
radiacioncs lurninosas que favorcccn el crecimiento del amor en -Creo

174
km&, et niño de tas estrettas Enrique Barrios

el cambio positivo continúa día a clía, y así como antes La mujer terminó de presentar su espectác.ulo y rrn lr,,rrrl,r,
-Y
los grandes dinosaurios no pudieron soportar las condicioncs tomír su lugar rnientras el público aplaudía.
planetarias más elcvadas que se produjeron debido a la cvolución Comenzó a escucharse otra músicar I en la pantallrr st' r'it'
tc'rrcstre, v desaparecieron, así mismo terminarán por desapa- ron unas aves esbeltas clue volaban al compás de la rnclotlí¡ sr,lrrr'
recer muy pronto de los corazones esos monstruos interiores parajcs dc cristal o de gigantescas gemas preciosas. Ac¡ut'lk, t'r,r
que se oponen al reinado de la felicidad en el mundo. muy bonito, como dibujos animados.
serio?... ZMuy pronto?... Estuvimos largo rato contemplando en silencio at¡rrt'll,r
-¿En l'e y esperanza, Pedrito. El Universo en estos tiem- maravilla extraterrestre. Después llegó un niño que presentti urr.r
-'Ibn
pos es un poderoso aliado del amor. historia de amor entre él y una chica de otro mundo; ocurría t'rr
Nos alejamos a una tremenda r,'elocidad de aquel lugar de diversos y extraños planetas. Las imágenes, menos precisas <¡rrt'
Ophi¡ impregnado de finas vibraciones. las anteriores, a veces se esfumaban por completo. Pregunt(' .r
Qsfn¡6 tiempo hemos estado en esta nave, Ami? qué se debía eso.
-i
_ll¡¿5 seis horas. un niiro. No tiene todaúa la capaciclacl de concentra-
raro! Siento como si hubiéramos estado mucho -Es
ción dc un adulto, pero lo hace muy bien para su edad.
-iQué
más tiempo aquí desde que me subí en la playa... música también la imagina?
Ié dije que el tiempo se estiiiiiiira... Vamos a ir al <cine>. -iLa Las imágcncs y la n-rúsica al mismo tiempo, no; no en
Mira -allá abajo. -No.
este mundo, pero hay otros en los que sí pueclen lograr tal proe-
Habíamos llegado a la zona nocturna clel planeta Ophi¡ za. Per<.¡ aquí en Ophir existen salas dc conciertos en las quc cl
pero todo se veía muy iluminado por multitud de fuentes de luz artista simplemente imagina la música y el público la escucha...
artilicial en los prados v edificaciones. Observé algo como un _iQué maraülla!
cine al aire libre, con muchos espectadores. La pantalla era una ir a un parque de diversiones?
lámina de cristal sobre la que aparecían rnol.edizas imágenes en -¿Quieres
_¡clarol
colores, juegos de formas y matices al compás de una música Llegamos a un mundo de fantasía, con todo tipo dc entr('-
suar,'e. Frente a la pantalla había un asiernto especial, destacado tenimientos: gigantescas montañas rusas, lugares en los quc la
clel resto; sobre él se encontraba una mujer con algo parecido a gente quedaba levitando y hacía piruetas en el aire nlicntras s('
un casco en la cabeza. Permanecía con los ojos cerrados, muy moría de la risa...; otros espacios eran imitación de lugares fhbrr-
concentrada. losos que cr¡ntenían seres f'antásticos.
que ella imagina aparece en la pantalla... Es un <<cine>> mayor es la evolución, más se es como un niñrr
-Lo -Mientras
quLr no necesita cámaras ni proyectores.
-me explicó Ami-. En estos mundos tenemos muchos lrrg.rr'.'s
esto es colosall -exclamé. como éste. Un alma avanzada es un alma de niño. Ncc't'sit,ttrros
-¡Pero
-di;o Ami*, simple técnica. juego, f-antasía, creación... Sucede que tenemos la tcn<lt'rrt'i,r ,1,
-Técnica
tratar de imitar a Dion.

177
kf?Xt, niño de tas estretlas
",

Dios juega, Ami?


-ZY lo que más hace, Pedrito. En otro viaje te mostraré
-Es
cómo se van moviendo las galaxias en el cosmos; es una danza
f'antástica. No hay juego, fantasía o creación mayor que el Capítulo 13
Llniverso, cuyo Creador es el Amor.
hablando de Dios. Ami. no del amor. ?ii' ffimffi prñffiffiwsffi ffiffi&'w*
-Estábamos
Amor es Dios. En nuestros idiomas tenemos una sola
-El
palabra para referirnos al Creador, a la Divinidad, a Dios; esa pa-
labra es Amor... y la escribimos con maÉscula. Ustedes también
lo harán algun día.
yezrne doy más cuenta de la importancia del amor.
-Cada
sabes muy poco todavía. Vamos, terminó la visita a
-Y
Ophia este munclo que vive como ustedes podrían hacerlo a par-
tir
de mañana mismo si tuüeran realmente el propósito de cre-
cer como seres humanos y c<¡mo humanidad; nosotros les
enseñaríamos el resto.
_zAdónde vamos ahora?
un mundo que ni tú ni yo podemos alcanzar todavía, que hay personas a las que te es difícil amar' Zver-
-A
sólo üsitar fugazmente con algún propósito noble, como el que
-pt;trae
dad, Pedro?
tenemos, ya verás. Situarnos en ese lugar nos llevará algunos
minutos; aprovecharé ese tiempo para contarte algunas otras -Sí.Es malo no arnar?
COSAS.
-i
-respondí.
Ami accionó los controles, la nave übró con suaüdad y tras -Claro qué?
los vidrios apareció la neblina que indicaba que íbamos hacia un
-ZPor tú dijiste que el amor es el fundamento principal
mundo lejano.
-ps¡qus
de la ley y todo eso.
de lo que yo te dije. Supongamos que te estoy en-
-Olvídate
gañando, o que estoy equivocado. Imagina un lIniverso sin amor.
Comencé a imaginar mundos en los que nadie amaba ,r
nadie. Todos eran fríos y egocéntricos' Porque al no haber anrol;
no hay freno al ego, como decía Ami. Todos luchaban contra t<xkrs
y se destruían... Recordé las energías que él había mencioltittlo,
ésas capaces de producir un descalabro cósmico; imagillí' ¡l tllt

179
+.
dhmfi, .l niño de las estrettas Enrique Barrios

tipo muy poderoso, pero con un fanatismo feroz, o con su ego Me sorprendí al comprender que otra de las c'araclt'r'íslit,¡:.
herido hasta el punto de no importarle su propia destrucción, del amor cs desear la felicidad de aquellos a quiencs lrrt.rrrr()s.
oprimiendo <el botón>, sólo por venganza... iEstallaban las gala- Zpara qué Dios crea gente, mun(los' ¡riris.rics,
xias en una reacción en cadenal... -f¡le¡ss5
sabores, colores y aromas?
no hubiera amor, creo quc ya no existiría el Universo que seamos felices! -exclamé, contento por ltrtlr.'r'
-Si -iPara
comprendido algo que ignoraba.
-dije.
decir entonces que el amor construve y que Y ahora: Zpor qué Dios desea que seamos fblittsl
-¿Podríamos
la f-alta de amor destruye?
-Muybien.nos ama!
-exr:lamé de nuevo.
que sí. -¡Porque ZHay algo superior al amor?
-Creo creó el Universo? -ps¡fss¡6.
diiiste que era lo más importante...
-ZQuién -Tú también di;e que olvidaras lo que había dicho
-son-
-Dios.
el amor construye y Dios <<construyóo el llniverso, rió-. -Y
Hay quienes opinan que es superior el intelecto. ZQué vas
-Si
ihabrá amor en Dios? a hacer para darle esas <<nueces>> a tu abuelita?
*Me llegó la imagen de un ser gigantesco v res- cómo le preparo una sorPresa con ellas.
-iClaro!
plandeciente que creaba galaxias, mundos, estrellas...
-Veré
y¿5 a utilizar tu intelecto
Para eso, Zverdad?
quitarle la barba otra vez --rió Ami.
-J voy a pensar cómo hacer para que ella se alege más.
-Procura
Era verdad, nuevamente lr¡ había irnaginaclo con barlra y
-Claro, tu intelecto servirá a tu amo¡ Zo al revés?
rostro humano; pero ahora no en las nubes, sino en medio del
-Entonces
entiendo.
Universo. -NoCuál es el origen de guerer que tu abuelita sea dichosa,

i podemos decir que Dios tiene mucho


-i
tu amor o tu intelecto?
-f¡¡e¡6ss
amor?"' Mi amor' de ahí nace todo'
supuesto
-¡Ah! ahí nace todo>, tienes mucha raz6n, porque del
-Por Zy para -dije.
qué creó Dios el Universo?
-jps
amor divino surge la Creación, y del amor humano nacen las
-Bien,
Pensé largo rato y no supe la respuesta. Luego protesté: grandes motivaciones y logos del hombre.
No crees que soy muy joven para responder esa pre-
-i
gunta? -Ami no me hizo caso.
-¿Sí? señorl Los sanos y constructivos al menos. Bien, vca-
qué le vas a llevar esas <<nueces>> a tu abuelita?
-iSí,
mos. Primero amas y después utilizas tu intelecto para hacer f'cliz
-¿Por que las pruebe, se pondrá contenta. a tu abuela, Zverdad?
-Para gué quieres que esté contenta? razón,pongo mi intelecto al serücio de mi ¿nror',
-¿Por
Pensé un poco, hasta que vi Ia respuesta:
-Tienes
primero está el amor.
iPorque la amol i qué hay por encima del amor?
-Porque... -[n16ns.r,
-pregunté.
-¿Nada?
kmü" ",
niño de tas estrelas Enrique Barrios

Se volvió hacia mí con una mirada ZDios creó el Universo con puro anr<¡1./
clara.
-Nada -respondió. -Entonces
es una forma de decir; la verdad es c¡ut.
<<creó>>
I )ios
si ümos que hay mucho amor en Dios. Zqué es Él? -Dios
<<se transforma> en flniverso,
en piedra, en ti y en mí, cn r.st¡r.-
-Y
_No sé. lla y en nube...
hay algo mayor que el amor, Dios debe de ser eso, ... iyo soy Dios?
-Si
iverdad? -Entonces
Ami sonrió y dijo:
creo que sí. gota de agua de mar no puede decir que ella
-Ah, qué es mayor que el amor? mar, -Una
aunque esté compuesta de las mismas sustancias.
sea cl

-ZY sé... Tú estás


_No hecho de la misma sustancia que Dios, eres
amot pero übran_
dijimos que había por encima del amor? do en una frecuencia no muy alta. La evolución
-ZQué consiste en la
que no había nada. elevación de nuestra frecuencia übratoria_
-Dijimos Zqué es Dios? -preguntó. Frecuencia übratoria?...
-Entonces,
<<Dios es Amon>, tú lo has dicho varias veces, y la
-Z odio es una
übración muy baja; el amor es la übra_
-¡Ah!
Biblia también lo dice... pero yo pensaba que Dios era una per-
-El
ción más alta. Apúntate hacia ti mismo.
sona con mucho amor... te entiendo, Ami.
no es una persona con mucho amor. Dios es el amor -No dices .,yorr, Zhacia qué lugar te apuntas? ZHacia
-No,
mismo, el amor es Dios, o sea, Amor : Dios. -Cuando
qué lugar de tu cuerpo? Apunta hacia ti
-ir-o diciendo .<yorr.
que no entiendo, Ami. Me toqué el centro del pecho con el dedo índice,
-Creodije que el amor es una fuerza, una vibración, una diciendo
<<yo>.
-Te
energía cuyos efectos pueden ser medidos con los instrumentos qué no te tocaste la punta de la nariz, o Ia frente,
-¿Por o
apropiados, como el <sensómetro>>, por ejemplo. la garganta?
lo recuerdo. dio risa pensar en tocarme cualquier otro lugar,
-Sí, dicien_
también es una energía o vibración. do uyorr.
-Laluz
y los rayos X, infrarrojos y ultraúoleta, y también el por qué me apunto hacia el pecho _dije, riendo.

-Sí,
pensamiento, todo es übración de la misma <<cosa>> en diferen-
-No es allí donde estás realmente <<tú>>. Tú
eres amor,
tes frecuencias. Mientras más alta la frecuencia, más fina es la -Porque
y tienes tu morada en tu corazón. Tü cabeza es una
especie rlc
materia o energía. Una piedra y un pensamiento son la misma <periscopio>, como en un submarino.
Te sirve para que tú _mc
<<cosa>> vibrando en distintas frecuencias... tocó el pecho- puedas percibir el exterio¡ es
un <periscopio>
es esa cosa? -pregunté. con un <computadoD> en su interior: tu cerebro.
-ZQué Con él e.,tic,r_
cles cómo son las cosas de tu mundo
-funor. y organizas tus func.ionr.s
[n 5s¡lef vitales. TLs extremidades te sirven pa.a trasla.larte
clcr un lrrgirr .r
-i 5s¡is... todo es amor. todo es Dios... otro y para manipular objetos, pero tú estás
.rquí. _Nt¡,.v¡rrx.rrl,,
-[n
183
é
Amñ, niño de las estrellas
"' Enrique Barrios

tocó un punto en el centro de mi pecho_.,fúr


crt,s ulrrol. l\l
tanto, cualquier acción tuya en contra der
amor es Lrr. .t.r.irirr r.¡ r

contra de ti mismo y en contra cle Dios,


que es amor. lror. t,sr ¡ l,r
ley fundamental del Universo es amot
y por eso el arnor. t.s l.r
máxima posibilidad humana. y, po, último,
por eso el vcr<lrrtlt._
ro Nombre de Dios es Amor. La espiritualiclad
consistc ern cx¡rt._
rimenlar y cntregar amc,r, o sea, übrat i,,es
': v at.ciona, .1..u.,,1.,r.
Esa es mi fbrma de entencler y practicar las cosas cle Dios
Pedrito, nada más que eso.
lo veo todo más claro, muchas gracias, Ami.
-Alora
Una tonalidad rosa inundó la nave.
llegado, pedro, mira por fa ven...
-Hemos
La sala de
mando quedó bañada por el color suave de
esc
cielo rosa, más bien lila clarc¡. Mi menie dejó
de funcionar cle Ia
fbrma habitual, pero me resulta muy difícil
explicar
cómo fuc
cambiando mi consciencia. Comencé a sentir
que yo no era <<y()
mism<l>, que no era el <yo> que soy ahora.
Dejé de considerar_
me un chico terrestre; me había convertido
cle pronto en mucho
más que eso, como si hubiese olviclado
mi verdadera identidarl
desde c¡ue nací, soñando que era un jovencito
llamado pedro, y
cle pronto recuperase parcialmente
la memoria.
Presentí que aquello que estaba viviencio
_ de alguna fornra
ya lo habíaúüdo antes; no me eran desconocidou uq.,"l munclo
ni aquel momento.
Ami y la nave desaparecieron. Estaba yo solo,
llegan<lo <k,s-
tlc muy lejos a un encuentro largament"
Descernclí flo_
tando <lesde las nubes rosadas y luminosas."rp.ru.lo.
Xo hubiu nir.rgúrr sol
.rllí, la claridad era muy suave y atenuada.
Apareció un paisaje idílico: una laguna rosa
. cn la r¡trt. st.
<k'sliza.ban unas aves parecidas a cisnes,
É1or.,.,.,, tal vr.z,
¡,,.,.,,,.1
lil¿ rlc'l ciclo dejaba su matiz en todas las
cosas. l:,' tr¡r.rr,,r l,r
s
&gm-nt, n¡ño de tas estrettas Enrique Barrios
"
laguna había hierbas y juncos de cliferentes tonalidaclcs cle verde, Las hierbas y las flores se mecían emitic¡rrlo nol,rs nrrr:,¡r .r

naranja y arnarillo-rosa. Ies al son de su balancco, mientras otras lo hací¿n t'rr rur sr'¡rti,l,,
En los alrededores, a lo lejos, se veían suaves coiir"ras tapi- diferente, emiticndo notas distintas.
zaclas cle lbllajes y de flores que parecían pequeñas gemas bri- iAquellas criaturds eran conscientes!
liantes de diversos colores y tonaliclades. Las nubes prcscntaban Los juncos, las hierüas y las flores cantaban y sc nrt't í.rrr .r
también variados matices de rosa y lila. mi alrededory en las colinas cercanas; entre toclos intc'r'¡rrtl,rlr,rn
No supe si yo estaba en ese paisaje o si el paisajc cstaba cl concierto más extraordinario y colosal que yo I'raya j,rrrr,is
dentro de mí, o tal vez formábamos una unidad, pero lo que escuchaclo: el concicrto de la vicla en un mundo supcrior.
más me sorprende hoy al recordarlo, aunque no rrle llamó la Pasé f'lotando sobre la orilla de las aguas; no nec:c:sit,rlr,r
aternciírn desde esa otra mente mía, es que el follaje... icantttba! mover las piernas para avanzar. Una pareja de aves parcc'irl;rs .r
cisnes, con varios polluelos nadando detrás, me miró destlt' sus
antifaces azules con finura y respeto; me saludaron doblanrkr cr ¡r r

elegancia sus largos cuellos. Corresponclí inclinándome apcn¡s,


pero les enüé mucho cariño desde mi corazón. Los padres onlt'-
naron a sus pequcños que también me saludasen; creo c¡ue lo
hicieron a través de una orden mental o de un levísimo lnovi-
micnto. [.os pequeños cisnes obedecieron doblando también los
cuellos, aunque no con tanta elegancia ni armonía; por un
momento perdieron el equilibrior pero luego rccuperaron l¡
estabilidad, sacudieron nerviosamente las colitas y continuarorr
avanzando con cierta arrogancia infantil que me produjo ternLr-
ra. I.es respondí con cariño, simulando una gran formalida<l.
Proseguí mi marcha flotando. Ténía una cita desde la ctt'r'-
nidad cle los tiempos: iba finalmente a encontrarme con ,.clla".
Apareció a lo lejos una especie de pagoda o pérgola flotan-
do junto a la orilla. Tenía un techo al estilo japonés, sujcto ¡ror'
delgaclas cañas entre las que subían cnredacleras de hojas rr¡s,rrl,rs
y llorcs azules, quc hacían de paredes cie la pagoda. Sobrc t'l ¡ris,,
cle maderas puliclas había almohadones de anchas frarrf,rs ,1,'
colores. Desde cl tccho y los pilares colgaban pequeños ¡.1.,r.n,,n,
como incensarios de bronce u oro y jaulitas para unos col<,r ir l, ,.
insectos que parecían grillos.

187
kfmü" niño de tas estrettas Enrioue Barrios
",

Sentada sobre los almohadones serenamente estaba ,,ellat . Supe que todo aquello había ocurrido en una li'¡t'r'irirr rlt,
La sentí cercana, inmensamente cercana; sin embargo, era la segundo, entre el ven y el tuna de la palabra ventana qut: Arrri ¡rrr r

primera vez que íbamos a encontrarnos, luego de muchísimas nunció apenas apareció el color rosa tras los vidrios.
údas. Sentí angustia, como quien despierta de un sueño hcrnro-
No nos miramos a los ojos. Queríamos alargar los momen- so y se enfrenta a una opaca realidad.
tos preüos, no había que apresurar nada, tantos eones habíamos lO era al revés? ZNo sería esto un mal sueño y lo otro l.r
esperado ya... realidad?...
Hice una reverencia, a la que ella respondió sutilmente, volverl -grité.
con un leve movimiento de su cabeza. Entré. nos comunicamos.
-¡Quiero
Ami, cruelmente, me había separado de <ella", desgarrán-
pero no con palabras, hubiera sido demasiado r,rrlgar, poco dome. No podía hacerme eso.
armonioso con ese mundo y con aquel encuentro tan anhelado. Aún no podía recobrar mi mente habitual; el otro <yo>
Nuestro lenguaje consistía en un ritual artístico de leúsimos y estaba sobrepuesto a mi identidad normal. Por un lado era
casi imperceptibles movimientos de brazos, manos o dedos, Pedro, un niño de doce años; pero por otro lado era un ser...
acompañado de algun sentimiento que proyectábamos übrato- ZPor qué no podía recordarlo ahora?
riamente, sin mirarnos de manera directa todavía. habrá tiempo-me tranquilizó Ami con suaüdad-.
Más tarde, Ami me explicó que cuando el lenguaje hablado
-Ya
Vas a volver, pero no todavía.
es insuficiente para expresar lo que sentimos, necesitamos otras Logré calmarme. Supe que era verdad, que volvería; re-
formas de comunicación; entonces recurrimos al arte. cordé esa sensación de ,,no apresurar las cosas' y me quedé tran-
Llegó el momento de mirar aquel rostro ignorado: era una quilo.
bella mujer de facciones más bien orientales y piel de un color Poco a poco fui retornando a mi normalidad, pero nunca
azul claro, sedosos cabellos muy negros y un lunar en medio de más volvería a ser el mismo. Yo era Pedro, pero sólo momentá-
la despejada frente. neamente; por otro lado era mucho más que eso. Acababa de
Sentí mucho amor por ella y ella por mí. descubrir una dimensión de mí mismo que está más allá de la
Llegaba el momento culminante. Acerqué mis manos a las apariencia externa y más allá del tiempo; más allá de mi identi-
todo desapareció. Estaba junto a Ami, en la nave.
suyas y... dad y de mi mente habitual.
La neblina luminosa y blanca indicaba que nos íbamos de qué mundo estuve?
aquel mundo.
-ZEnun mundo situado fuera del tiempo y del espacio quc
. ..tana. ..
-En en otra dimensión, concretamente.
tú conoces,
- Oh, sstaf¿ allí, pero no era el de siempre, era <<otro>...
ya
-Js tu futuro, lo que serás cuando completes tu t'volrr-
regres¿ste -Viste
ción hasta cierto límite. dos mil medidas. más o menos.
_Zcuándo
-diio Ami. será eso?
hfnü" niño de las estrettas Enrioue Barr¡os
",

tiempo y crecimiento, paciencia. con la mente, no con el análisis, no ('()n t'l ¡lrt'irrit'io
ni con-No
-Falta es posible ver el futuro? fantasías; sólo con tu corazón en perfecta arrl'l<¡ttí.t rrrtt ttl
-¿Cómoestá sucediendo simultáneamente, más allá del intelecto. es decir. con sabiduría.
-Todo
tiempo que conocemos. La ,,novela> de tu vida se desarrolla en _Pero icómo?
muchos espacios y tiempos; te saltaste unas cuantas hojas y leís- siempre, especialmente cuando cott()z('ils,l
te otra pág¡na, eso fue todo. Era necesario, es un pequeño estí-
-Qfsf¡v¿¡e
alguien que te atraiga, pero no confundas lo externo corr l<r
mulo para que renuncies definitivamente a la idea de que todo interno; no confundas las ideas de tu mente, tus deseos, tr-rs ir¡r-f

termina cuando dejas de respira¡ y para que lo escribas y otros tasías, la moda, la conveniencia ni tus prejuicios con lo quc sit'n-
lo sepan. te de verdad tu corazón. Nos queda poco tiempo por delanter. 'lir
era esa mujer? Siento que nos amamos, incluso abuelita va a despertaS debemos volver.
-ZQuién
ahora. _¿cuándo regesarás?
alma tiene un único complemento, una <(mitad>>. el libro, luego volveré.
-Cada tenía la piel azull -Escribe lo de la chica de rostro oriental?
-iElla
tú también en esa otra identidad tuya, sólo que no te -¿Pongopon todo, pero no olüdes decir que es un cuento.
-Yen un espejo.
miraste volüó a reírse de mí. -Ponlo,
-Ami
la tengo azul? -me miré las manos intranquilo.
-¿Ahoraque no; ella tampoco ahora.
-Claro está ella en este momento?
-ZDónde
ahí... -dijo con aire misterioso.
-Por a ella, quiero verlal
-il-lévame
_¿Y cómo la vas a reconocer?
rostro de oriental... Aunque no recuerdo sus ras-
-Tenía
gos, tenía un lunar en la frente.
no es así en esta dimensión, igual que tú no eres
-Ella
como eras en esa visión *reía Ami-. En este tiempo, en este pla-
no, ella es una niña común y corriente.
la conoces? ZSabes quién es?
-¿Túvez... pero no te apresures, Pedro, recuerda que la
-Thl
<paz-ciencia>> es la ciencia de la paz, dela paz interior. No quieras
abrir antes de tiempo un regalo sorpresa. t¿ úda te irá guiando.
Dios está detrás de cada acontecimiento.
la reconoceré?
-ZCómo
Capítulo 14

" ;F{as*ffi $u resresüf


&strrfr[

A
flpareció la atmósfera azul de mi planeta.
Estábamos sobre el mar acercándonos a la costa. El sol ya
había asomado sobre el horizonte y extendía ,rrs do.udo,
.uyo,
por entre unas nubes de un blanco radiante. El cielo arul, el áa,
brillante, unas montañas a lo lejos...
planeta es magnífico, a pesar de todo...
-Mi lo dije, es fenomenal,
y ustedes no se dan cuenta; no
-Te
sólo no se dan cuenta, sino que además lo están destruyendo.
v
a ustedes mismos también. Si comprenden que .l u-o.
., lá
más importante de la vida y comienzan a actuar y
pensar solida_
riarnente, logarán salir adelante. Deberían considerar
que toclos
los seres humanos del planeta, de todas las etnias de
y tocla con_
rlición, son parte de la misma familia, la familia humana.
v luc_
g' <leberían vivir igual que las familias fraternares, .,. ,r.,,r,r.,
kgffi*&, n¡ño de tas estrettas Enrique Barrios
",

todos participan de los esfuerzc¡s y cle los beneficios equitativa- razón, pero ésos se dan el golpc cn l,r rr,r¡.i2,,11,,,,
mente, donde cada uno cs protegido, amado v amparado. -Tienes
mismos. Acuérdate del bumerán...
cso no puede hacerse por la fuerza, Zverclad? Apareció el pueblo costero y llegamos a é1. Arui
-Y ¡xrso l,r
qlre no, eso debe surgir de manera espontánea a nave unos metros por encima cle la arena de la playa. lrstiílr,rrrros
-Claro
medida que aumenta el nivel de soliciaridad y cle sabiduría en tu inüsibles.
mundo, y también a medida que aumentan los problcmas quc la Me acompañó hacia la salida, tras la sala de r¡an<l<¡s. Nos
falta de amor genera, porque esas crosas hacen recapacitar a abrazamos. Yo tenía mucha tristeza, él también.
mucha gente. Se encendieron unas luces amarillas que me encantlilrrr-.rr.
que el amor es el camino hacia laJélicidad
-Esperemos... -Recuerda -rrrt.rlij<r
ser sunlamcnte sencillo colnenzar ¿ üür como mientras sentí que iba descendiendo por el aire.
-Debería
una familia sana, porque es lo natural y lo único que puedc per- Llegué a la playa. Arriba ya no se veía nada porque la n,rvc
mitiries sobrcvivir y pasar a un nivel superior de existencia. Pero estaba en la modalidad invisible, pero supe que Ami cst¡lr,r
el amor está aumentando en el mundo, Pedrito; por eso clebes mirándome, talvez como yo, con lágrimas en las mejillas.
ser optimista. No quise irme todar-ía. Con una rama dibujé un crir¿zrin
sueño otra vez. alado en la arena dc la orilla para que él supiera que yo halrí.r
-Tengote daré una nueva <(crarga>, pero esta noche debcs escuchado su mensaje. Inmediatamente después, algo trrrz<i rur
-Ven,
dormir. círculo alrededclr clel corazón.
Me rccosté en un sillón. Ami me puso nuevamente el car* Escuché la voz de Ami cerca de mi oído:
rt
gador en la base de la cabeza y me dormí. Desperté lleno de e.\ IO lterro.
energía, contento de estar vivo. -LSA
Me fui caminando a casa.
qué no te quedas conmigo algunos días, Ami? Toclo me parecía bonito; aspiré profundamcnte cl .rr-orrr,r
-¿Por
Iríamos a la playa, a üsitar otros mundos... del ma¡ acaricié la arena, los árboles, las flores. Si no fut'sr.
¡ror
gustaría -dijo-, pero tengo bastante que hacer, Ami, tal vez no hubiese reparado nunca en lo bello qtrt' r.r.,r ..1
-Me
muchos ignoran la importancia del amot y debido a eso tienen sendero; hasta las piedras parecían vibrar llcnas de ü<l¿.
cada desastre en sus mundos..., no solamente en la Tierra. Antes de entrar en casa miré hacia el cielo, sobrc la
¡rl.ry.r.
muy servicial... No había nada. Sentí una pequeña molestia en el ¡rcclr.,, l)(,r()
-Eres al Amor. .\uda tú también a difundir sabiduría, me repuse pensando que pronto vería a mi abuela, y crrlr-tt t.rr
-Gracias
tralraja por la paz y la amistad, supérate y descarta para siempre casa. Cuando lo hice, ella aún dormía...
ilc tu virla la violencia. Lo arreglé todo en mi habltación, hice con.lo si nrc cstr¡r,ir,r,r
lo haré... aunque hay algunos que se merecen un levantando y fui al baRo a ducharme. Al salir, mi alrtu'l.r t.st.rlr,r t.rr lrir.
-Así
lrucr.r gol¡rc cn la nariz. -Ami rió. dormiste, hijito?
-lCómoabuela. ¿Y tú?
-Bien,
195
k$f$g&" et niño de tas esrreuas
Enrique Barr¡os

Pedrito, como siempre. No pegué ojo er-r toda la


-Mal, quienes lo saben son men()s
noche... -Porque ¡ror_,rlror..r t¡rrt.r¡rrir.
-No pude evitar abrazarla con cariño. nes no kr saben, hijito, percl eso llo será siernprt. ,rsí.
te tengo una sorpresa; te la daré durantc el Salí al pueblo. Al llegar a la plaza me
-<Abue>, lo preparó todo lo
desaluno.
que,,ló lrt.l.rrlr¡: ilrt,¡rt,.
-Ella y sirvió. a mír'enían los dos policías de ra noche
anteriorl r)as.lr-,' r)()r .rl
Yo había puesto las .,nueces> en un plato cubiertcl por una lado ignoránclome. De pronto miraron hu.iu
ur¡[.,.., .r,,.1- ,,,.,
cle las servilletas <elegantes> que tenemos para cuando vienen sonas también lo hacían. Allá, en lo alto,
un objeto ¡rlrt,,,,.1., r
üsitas. Quedaban unas cinco o scis frutas. brillante sc mct.í¿ t.amhi¡ndo luc,..s tle,,.1o,..r, r,,j.,r.,,r,,1,.r,
esto, abuela -le ciije, acercándole el plato. amarillas, verdes. Los policías se comunicaban
-Pruebason estas cosas, por sus r.rli,,s
hi;ito? -preguntó extrañada al portátiles con la comisaría.
-ZQué
mirarlas. Yo estaba contento y diverticlo. Sabía
nueces extraterrestres. Pruébalas, son ricas.
que Ami cstalr,r
mirándome por la pantalla, y lo salutlé aiegremente
-Son cosas dices, niño, aveq mmm... iQué ricol leué con la nran().
son? Un señor de edad madura y con bastón venía
-Q"é¡s lo di¡e, nueces extraterrestres. No te muy mokrstr¡
comas más de pr-rr el alboroto.
-f¿
tres, tienen demasiadas proteínas.
ormi, un omil _decían félices los niños.
Ella no me hizo caso y se las comió toclas... -iUn
El señor del bastón miró hacia lo altci y ruego retiró la vist.
i sabes cuál es la ley funclamcntal clel Universo? con desagrado.
-Abuelita,
*Yo estaba feliz, le iba a dar una clase magistral... _-iGente ignorante, superstic:iosal
Eso es un globo soncla,
que sí, hijo -contestó. un helicóptero, un aúón. ovnis... ieuÉ TcNoRANCTA! *sentcnr.li<i.
-Claro
Me preparé para sacarla de su error. y se alejó altivo por la calle con su bastón, dánclole
la erp"l,la
es? "l
portentoso espectáculo que apareció en el cielo dc
-ZCuál
amo¡ aqu.:ll.r
Pedrito
-respondió con mucha naturaliclad. yo mañana. Sentí en el oído Ia voz de An-ri, el niño
-El
quedé loco; cso no me lo esperaba.
cle las estrellas:
<Ad¡ós, Pedrito, h(tstLl n)uv pronto>.
cómo lo sabers?l -exclamé incréclulo.
-i¿Y sé..., es lo quc siento Ami
-respondí emocionaclci.
en mi corazón, que el amor es lcr -Adiós,
EI or,ni desapareció.
-No
principal, que es la fuente de la üda, el sentido de todo, algo así. Al otro día los periódicos no mencionaron cl
hecho. Iis t¡rrt.
muchas otras personas dcben de haber llegado esas nalucinaciones colcctivas> han crejado
-Entonces
también a la misma conclusión -dije, un poco desilusionado
cre ser nou".la,r. u,, ,,,,
son noticia. Cada día aumenta el número cle
gcntc ign.rr..rntt.
porque comprendí que ,.la gran novedaclt' que me había ensc-ña- supersticiosa..
1,
.

do Ami no lo era tantcl.


Cerca de un lejano pueblo de playa apan:c.i<i
rk.¡rrorrto rrrr
supongo que sí, Pedrito. c:.razón alado grabado sobre u'a arta roca. N¿crit's¡rrt.t,ri'r,
-Claro, lpor qué hay maldad y guerra en el mundo,
lir,.
hechr' Parece com. si l'rubieran fr'di<r- ra
-f¡¡e¡sss
<a[-¡ue>? ¡ric<rra ¡r,rr-,r trir,rrj.rr
t'sc signo. C'ualcluicra qtre llcguc.r cst, lrrg.rr l,r
\ .r 1,,
¡rrrt,.lt.r,.r,
196
19/
hmü,, niño de ras estreras

mejor, con suerte, podría ver también una luz descendiendo del
cielo en la noche y...
Pero no es tan fácil subir hasta allí, especialmente para los
señores con bastón; un niño es mucho más ágil y, sobre todo,
más liviano.

Advertencia..
7

PRltreRR paRTp
13
Primer encuentro.....
l5
Pedrito volador
25
No te pre-ocupes .. .... . .. .... ..
39
il-a policía!
JI
i i iRaptado por los extraterrestresl
I I ..................... tl
Una cuestión de medidas
83
Luces en el cielo
95

SEGuNon paRtr
113
iOphirl
115
La ley fundamental.............
129
Confraternidad interplanetaria .... ... ... ... 143
Bajo las aguas ............
153
Nuevos tiempos
169
Una princesa a2u1...............
t7e
iHasta tu regreso, Amil ............
l9l