Está en la página 1de 4

1

Expediente N° 00528-2013-0-2001-JR-LA-02
Especialista Legal Farías Guarderas Renee.
Cuaderno Principal
Escrito Nº
Sumilla: - Apersonamiento
- Recurso de Apelación

AL JUEZ DEL TERCER JUZGADO LABORAL DE DESCARGA DE PIURA.

MARIA NATIVIDAD BRICEÑO MENDOZA, en la Acción Contenciosa


Administrativa seguido contra la Dirección Regional de Salud Piura, a
usted atentamente digo:

I.- APERSONAMIENTO
Que, me apersono a la instancia y señalo domicilio Procesal en la Casilla 743 de la Corte Superior de
Justicia de Piura, donde se me deberán notificar bajo cargo las resoluciones que se expidan en el presente
proceso.

II.- RECURSO DE APELACIÓN

Habiéndose notificado el 07 de octubre de 2014, con la Resolución Nº 09 (Sentencia), de fecha 23 de


setiembre del 2014, a través de la cual se declaró FUNDADA en parte nuestra demanda contenciosa
administrativa; y de conformidad con lo establecido por el Artículo 28° numeral 28.2 literal g) del Texto Único
Ordenado de la Ley Nº 27584, Ley que Regula el Proceso Contencioso Administrativo, modificado por el
Decreto Legislativo Nº 1067, aprobado por Decreto Supremo Nº 013-2008-JUS, procedo a interponer
RECURSO DE APELACIÓN contra la precitada Sentencia, solo en el extremo que nos declara INFUNDADA
la pretensión de pago de Reconocimiento de Tiempo de Servicios, así como su pretensión de pago
de diferencial remunerativo, a efectos que la misma sea REVOCADA en dicho extremo y Reformándola
por el Superior Jerárquico, y CONFIRMANDO en el extremo que nos declara fundada reconociendo el pago
de vacaciones y aguinaldo, consecuentemente declarará FUNDADA MI DEMANDA en todos sus extremos,
conforme a los fundamentos que a continuación se exponen.

III.- FUNDAMENTOS DE AGRAVIO.- ERRORES DE HECHO Y DE DERECHO.-

1.- Que, resulta evidente que el A Quo ha realizado una errónea interpretación en parte respecto a los
fundamentos del escrito de nuestra demanda, y de los medios de pruebas que escoltan a la misma,
evidenciando una falta de valoración de los mismos, así como de los medios probatorios que fueran
aparejados por nuestra parte.

2.- Que, es a partir del cuarto Considerando, del ítem “VII.- FUNDAMENTOS DE LA DECISIÓN” de la recurrida,
en la cual el A Quo desarrolla sus argumentaciones. Así, precisa que:

“Para lo cual es de precisar que, el artículo 40 de la Constitución Política del Estado,


establece que la Ley regula el ingreso a la carrera administrativa y los derechos, deberes y
responsabilidades de los servidores públicos, por lo que siendo así y desarrollando dicho
precepto normativo fundamental, debe indicarse que el Decreto Legislativo Nº 276 Ley de
Bases de la Carrera Administrativa y de Remuneraciones del Sector Público y Reglamento
aprobado por el D.S. N° 005-90-PCM, establecen los requisitos para acceder a la carrera
pública: es así que el inciso d) del artículo 12º del Decreto Legislativo antes citado establece
que son requisitos para el ingreso a la carrera administrativa entre otros, presentarse y ser
aprobado en el concurso de admisión, lo cual concuerda con lo establecido en el artículo 28
de su Reglamento al establecer que el ingreso a la Administración Pública en la condición
de servidor de carrera o servidor contratado para labores de naturaleza permanente, se
efectúa obligatoriamente mediante concurso, norma que sanciona con causal de nulidad
el acto administrativo que contravenga esta disposición legal; de lo que se concluye que
constituye una obligación ineludible llevar a cabo un concurso para el ingreso a la
2

Administración Pública, ya sea como servidor de carrera o como servidor


contratado”.(subrayada y negrita agregado).

3.- Efectivamente, no existe duda que para el ingreso a la carrera administrativa publica se debe previamente
concursar, sin embargo hay excepciones, como son reposiciones judiciales por haberse vulnerado el principio
de primacía de la realidad, desnaturalización de contrato temporales, leyes de nombramiento etc., en
resumen el concurso público no sería el único camino de forma ineludible para el ingreso a la carrera pública.

Dicho esto, conviene precisar que mi ingreso como Técnica en enfermería ha sido por concurso público,
lamentablemente el A Quo no ha tenido en consideración ni valorado el medio probatorio que escolta mi
demanda en el anexo 1-D., donde se advierte que mi ingreso a la carrera pública se efectuó mediante
concurso público como técnica en enfermería, conforme se acredita con la convocatoria pública de fecha 24
de marzo de 2001 publicado en el Diario el Correo de la ciudad de Piura Pag. 17 (ver anexo 1-D de mi
demanda). Por lo que con ello pruebo palmariamente que mi ingreso a la carrera pública se hizo en
cumplimiento de la norma, y si mi empleadora ha vulnerado mi derecho a un trabajo estable y con beneficios
sociales al haberme considerado en una relación de carácter civil (locación de servicios) su digna majestad
deberá corregir y encausar a una relación laboral en aplicación del principio de primacía de la realidad, mi
relación laboral desde un inicio debió ser considerada como un contrato de trabajo de duración
indeterminada.

4.- Consecuentemente, en aplicación del principio de primacía de la realidad, y al haber ingresado por
concurso público la recurrente tuvo una relación laboral y no civil con la emplazada, porque cumplió labores
de naturaleza permanente, como técnica en enfermería, ello obliga a que se me reconozca no solo el derecho
vacacional y aguinaldos, sino los demás derechos como es el de pago de Reconocimiento de Tiempo de
Servicios, así como el pago de diferencial remunerativo, escolaridad entre otros beneficios, toda vez que si
bien ostentaba el cargo de técnica en enfermería mi remuneración no correspondía a dicho cargo.

Así las cosas y atendiendo al carácter irrenunciable de los derechos laborales que preconiza el artículo 26º
de la Constitución, resulta relevante destacar la continuidad en las labores realizadas por mi persona como
técnica de enfermería independientemente de la modalidad de mi contratación, hecho que permite concluir
que los supuestos contratos de locación de servicios y contratos administrativos de servicios encubrieron,
en realidad, una relación de naturaleza laboral y no civil, por lo que a la recurrente se le debe amparar todos
los beneficios sociales de una trabajadora comprendida en el régimen del decreto legislativo 276.

5.- Conforme es de verse, la sentencia se contradice en su esencia hace relevancia al hecho del ingreso por
concurso público, sin embargo no ha merituado que mi ingreso a la carrera pública fue por concurso público,
el no reconocerme el tiempo de servicio constituye un enorme recorte de mis derechos toda vez que
implicaría recortarle 11 años y 11 meses de servicio al estado, se vería recortando casi el 50% de una vida
laboral de aportación para una jubilación futura que iría en desmedro no solo de mí persona sino de mi
familia, por lo que con el tiempo que me resta de vida laboral no tendría acceso a una jubilación futura lo
que pondría en riesgo mi sobrevivencia futura y el de mi familia, ninguna relación laboral puede limitar el
ejercicio de los derechos constitucionales, ni desconocer o rebajar la dignidad del trabajador.

6.- Debo indicar además, como referí en mi demanda, que estuve inmersa dentro de la ley N° 28560 – Ley
de Nombramiento del Personal Asistencial y Administrativo, personal de servicio y auxiliar Asistencial y su
reglamento Decreto Supremo N° 097-2006-EF, y que dicho nombramiento se materializo en junio de 2013
he sido nombrada en virtud de la Ley 28560, derecho que adquirí por dicha ley en mayo de 2005.
Consecuentemente esta es una prueba más que para el ingreso a la carrera pública administrativa no
necesariamente se debe transitar por el concurso público, tal como el A Quo postula en su sentencia.

7.- De modo que si acaso existiese duda del cumplimiento de los requisitos para el ingreso a la carrera publica
pese haber demostrado mi ingreso por una convocatoria pública y en la medida que está en juego derechos
fundamentales como el que se acaba de mencionar el A Quen deberá decantarse por decidir el cumplimiento
de los requisitos como consecuencia necesaria de la aplicación del principio Pro Homine y Pro Libertatis,
herramienta hermenéutica indispensable en toda interpretación iusfundamental. En cualquier caso no debe
perderse de vista que la finalidad de los procesos contenciosos laborales es alcanzar la plena salvación de
3

derechos laborales como es el derecho al trabajo (Art. 1 CP. Const. ) Por lo que entre otras cosas los Jueces
superiores debe adecuar las exigencias formales al logro de los fines del proceso (Art 3ª CP. Const. ).

Todo, lo cual, manifiesta una incuestionable voluntad de desapego a las exigencia jurídicas mínimas de trato
digno a la persona humana, fin supremo de la sociedad y del Estado Art 1 de la Constitución, y de un arbitrario
ejercicio del poder. Esto exige una especial atención de los Jueces superiores laborales a la hora de valorar
los hechos y de dar protección a los derechos fundamentales para que estos sean efectivos.

8.- Como bien señala la recurrida en su fundamento N° 02 que la acción contencioso administrativa prevista
en el artículo 148° de la Constitución Política del Estado no sirve únicamente como medio para controlar en
sede de la judicatura ordinaria, las actuaciones de la administración pública, sujetas a derecho
administrativo, sino que más bien su sentido es hoy principalmente el de tutela de los derechos e intereses
de los administrados en su relación con la administración, y es en ese sentido que el artículo 5 del Texto
Único Ordenado de la Ley 27584 establece la facultad no sólo a plantear la nulidad de los actos
administrativos impugnados, sino también el reconocimiento o restablecimiento del derecho o intereses
jurídicamente tutelado y la adopción de los medidas o actos necesarios para tales fines.

9.- Sin embargo me niega un derecho ya ganado y que el superior jerárquico deberá reparar con mejor
criterio de justicia toda vez que ello se encuentra amparado por la Constitución que establece que el trabajo
en sus diversas modalidades es objeto de atención prioritaria por el estado como lo dispone nuestra
constitución, imponiendo el mandato que ninguna relación laboral puede limitar el ejercicio de los derechos
constitucionales, ni desconocer o rebajar la dignidad del trabajador.

10.- No está demás recordar que el principio de irrenunciabilidad de los derechos laborales constituye un
elemento central que el ordenamiento laboral confiere al trabajador con el fin de restarle eficacia a la
privación voluntaria de sus derechos laborales reconocidos a nivel legal o convencional , principio
constitucional que se encuentra recogido en el inciso 2) del artículo 26º de la Constitución Política de 1993 ,
y reproducida por la Ley Procesal de Trabajo en el Artículo III del Título Preliminar.

11.- Finalmente, cabe indicar que el A Quo no ha considerado el II PLENO JURISDICCIONAL SUPREMO EN
MATERIA LABORAL llevado a cabo los días 8 y 9 de mayo de 2014, en las que se discutió entre otros temas:

TEMA N° 02 DESNATURALIZACION DE LOS CONTRATOS. CASO ESPECIALES: CONTRATO ADMINISTRATIVO


DE SERVICIOS (CAS).

2.1.- ¿En qué caso existe invalidez de los contratos administrativos de servicios?

El Pleno acordó por mayoría:

2.1.3. Cuando se verifica que previa a la suscripción del contrato CAS, el locador de servicios tenia, en los
hechos una relación laboral de tiempo indeterminado encubierta.

12.- En consecuencia, tomando en consideración este pleno la caducidad al que alude el A Quo no tiene
sustente pro la continuidad laboral existente entre ambas relaciones laborales y además habiéndose
verificado pro el mismo Aquo una relación de tipo laboral los contratos CAS no tiene validez
consecuentemente se me debe reconocer en un solo tramo las dos relaciones laborales dentro de los
alcances del Decreto Legislativo 276 acogiéndome a todo sus beneficios.

Por lo expuesto, es evidente que el juzgador debió declarar FUNDADA mi demanda en todos sus extremos,
por lo que, mediante el presente recurso impugnativo se pretende que el Superior adopte tal decisión.

II.3. Naturaleza del Agravio

El agravio proferido con la decisión apelada, es uno de naturaleza irreparable por medio distinto que no fuera
la impugnación que interponemos y se configura por el atentado contra el debido proceso que ocasiona la
recurrida.
4

II.4. Sustento de la Pretensión Impugnatoria

Se sustenta el presente recurso impugnativo, en las siguientes disposiciones constitucionales y legales:

1.- Constitución Política: Artículo 26º.


2.- Texto Único Ordenado de la Ley Nº 27584, Ley que Regula el Proceso Contencioso Administrativo,
modificado por el Decreto Legislativo Nº 1067, aprobado por Decreto Supremo Nº 013-2008-JUS.
3.- Texto Único Ordenado del Código Procesal Civil: Artículo I del Título Preliminar, Derecho a la Tutela
Jurisdiccional Efectiva; Artículo X del Título Preliminar, Principio de Doble Instancia; Artículo VII del Título
Preliminar, Juez y Derecho.

OTROSI DIGO: Que, no se acompañan cédulas de notificación judicial ni tasa judicial alguna, por estar
exonerado por razón de la materia laboral.

POR TANTO:

Al Juzgado, solicito tener presente lo expuesto y conceder la apelación presentada.

Piura, 15 de octubre de 2014.

También podría gustarte