Está en la página 1de 3

Unidad 2

Neurociencia y comportamiento

Neurona: Los elementos básicos el comportamiento endocrino.


El sistema endocrino
Es fundamental para regular el estado de (ánimo, el crecimiento y el desarrollo, el
funcionamiento de los distintos tejidos y el metabolismo, así como la función
sexual y los procesos reproductores

ESTRUCTURA DE LA NEURONA
Las neuronas son las células especializadas que constituyen los elementos
básicos del sistema nervioso, en contraste con las demás células, las neuronas
poseen una característica distinta, y es la capacidad de comunicarse con otras
células, y transmitir información, en ocasiones a través de distancias largas.
Las neuronas están constituidas por, dendritas, axón, botones terminales y la
vaina de mielina.
Las dendritas: son el conjunto de fibras en uno de los extremos de la neurona
que recibe mensajes provenientes de otras neuronas.
Axón: parte de la neurona que lleva mensajes destinados a otras células, los
axones con diámetros pequeños viajan a una velocidad de 3 kilómetros por
hora, mientras que los axones más largos y de mayor espesor pueden alcanzar
velocidades de hasta 360 kilómetros por hora.
Botones terminales: pequeñas protuberancias ubicadas en el extremo de los
axones de las que parten mensajes hacia otras células.
Vaina de Mielina: serie de células especializadas de grasa y proteína que
envuelven al axón y le proporcionan un recubrimiento protector.

El espacio donde se conectan las neuronas. Como salvar la brecha:


ENCUENTRO DE NEURONAS: EL TENDIDO DEL PUENTE
La evolución produjo un sistema de transmisión neuronal que en algunos casos
no precisa de conexiones estructurales entre sus componentes, en lugar de
ello, una conexión química tiende el puente, conocida como sinapsis, la
sinapsis es el espacio entre dos neuronas, en el que se tienden puentes por
medio de conexiones químicas.
Cuando un impulso nervioso llega al extremo del axón y alcanza un botón
terminal, éste descarga una sustancia química a la que se denomina
neurotransmisor.

El neurotransmisor: son sustancias químicas que llevan mensajes a través de


la sinapsis a la dendrita de una neurona receptora.
Cuando un neurotransmisor se ajusta a un sitio en la neurona receptora, el
mensaje químico que lleva consigo pertenece a una de estas dos clases:
excitatorio ó inhibitorio.
Mensaje Excitatorio, secreción química que hace mas probable que una
neurona receptora se active y que un potencial de acción viaje a través de su
axón.
Mensaje Inhibitorio, secreción química que evita que una neurona receptora se
active.
El sistema endocrino: sustancia químicas y glándulas
El sistema endocrino está constituido por una serie de glándulas carentes
de ductos. Un conjunto de glándulas que se envían señales químicas
mutuamente son conocidas como un eje; un ejemplo es el eje hipotalámico-
hipofisario-adrenal. Las glándulas más representativas del sistema endocrino
son la hipófisis, la glándula tiroides y la suprarrenal. Las glándulas endocrinas
en general comparten características comunes como la carencia de conductos,
alta irrigación sanguínea y la presencia de vacuolas intracelulares que
almacenan las hormonas. Esto contrasta con las glándulas exocrinas como
las salivales y las del tracto gastrointestinal que tienen escasa irrigación y
poseen un conducto o liberan las sustancias a una cavidad.
Aparte de las glándulas endocrinas especializadas para tal fin, existen otros
órganos como el riñón, hígado, corazón y las gónadas, que tiene una función
endocrina secundaria. Por ejemplo el riñón segrega hormonas endocrinas
como la eritropoyetina y la renina.
El cerebro (del latín cerebrum, con su raíz indoeuropea «ker», cabeza, en lo
alto de la cabeza y «brum», llevar; teniendo el significado arcaico de lo que se
lleva en la cabeza) es un término muy general y se entiende como el proceso
de centralización y cefalización del sistema nervioso de mayor complejidad del
reino animal.1
El cerebro se encuentra situado en la cabeza; por lo general, cerca de los
principales órganos de los sentidos como la visión, la audición, el equilibrio, el
gusto y el olfato. Corresponde, por tanto, al encéfalo de los humanos y
otros vertebrados y se subdivide en cerebro anterior, medio y posterior. En
otros animales, como los invertebradosbilaterales, se entiende como cerebro a
una serie de ganglios alrededor del esófago en la parte más anterior del cuerpo
(véase protóstomos e hiponeuros) comprendidos por el protocerebro,
deutocerebro y tritocerebro en artrópodos, ganglios cerebral, pleural y pedial en
moluscos gasterópodos y masas supraesofágica y subesofágica en
moluscos cefalópodos. También poseen cerebros muy arcaicos o
simples bilaterales como platelmintos, nemátodos o hemicordados. Sin
embargo, hay bilaterales que muestran muy pocos rasgos distintivos de
cefalización como los bivalvos o briozoos. En algunas especies de
invertebrados no existe un cerebro por carecer completamente de sistema
nervioso, como los poríferos, los placozoos, los mesozoos, y otros, aunque
poseen un sistema nervioso, carecen de rasgos definidos de centralización o
cefalización al mostrar simetrías no bilaterales como
los cnidarios, ctenóforos o equinodermos.
Estudio de las funciones y estructura del cerebro: mirada al cerebro
Cuál es la función del cerebro?
Podríamos decir que la función del cerebro, como parte del Sistema Nervioso
Central (SNC), es la de regular la mayoría de funciones del cuerpo y la mente.
Esto incluye desde funciones vitales como respirar o el ritmo cardíaco, pasando
por funciones más básicas como el dormir, tener hambre o el instinto sexual,
hasta las funciones superiores como pensar, recordar o hablar.
En las partes del cerebro se analiza cómo las funciones vitales más básicas
están medidas por las estructuras cerebrales más antiguas, es decir, aquellas
situadas en el rombencéfalo (bulbo raquídeo, protuberancia, cerebelo) y el
mesencéfalo. En cambio las funciones cerebrales superiores como el
razonamiento la memoria, la atención están controladas por los hemisferios y
lóbulos cerebrales que forman parte del córtex.
¿Qué son las funciones cognitivas?
Las funciones cognitivas son los procesos mentales que nos permiten recibir,
seleccionar, almacenar, transformar, elaborar y recuperar la información del
ambiente. Esto nos permite entender y relacionarnos con el mundo que nos
rodea.
En el curso de un solo día, utilizamos nuestras funciones cerebrales
continuamente. ¿Te apetece prepararte un buen desayuno? ¿Quieres leer un
libro? ¿Conduces? ¿Tienes una charla estimulante con tus amigos? Todas las
actividades que realizamos requieren millones de conexiones y complejos
cálculos mentales entre las diferentes partes del cerebro para desenvolvernos
adecuadamente con el mundo que nos rodea.

La neuroplasticidad y el cerebro:
La neuroplasticidad también conocida como plasticidad cerebral, se refiere a la
capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta
y la experiencia.

Hasta los años 60, los psicólogos creían que los cambios en la estructura
cerebral sólo podían tener lugar durante la infancia. En la edad adulta, se creía
que las estructuras cerebrales eran imperturbables. Las investigaciones más
recientes demuestran que el cerebro continúa creando nuevas conexiones
neuronales y alterando las ya existentes con el fin de adaptarse a nuevas
experiencias, aprendiendo de la conducta y la nueva información para crear
nuevos recuerdos.