Está en la página 1de 6

EMILIO URANGA Y SL' CONCEPCIÓN

ONTOLÓGICA DEL MEXICANO

ÁLV/um Mama Am'RTD

El presente trabajo es un avance de investigación sobre los


diversos conceptos de filoso‘fía que Emilio Umngn (1921-1988)
elaho'ro en el tmnscum‘) de su vida y que desde nuestro punto
de vista mn tres: el concepto de filow‘fia como ñkmfia de!
mexicano, el concepto de filow‘fu" como expresión lileran'n y
el concepto de filosofía como ciencta y s hídunu l primero.
y por el cual es más conocido nuestro filów‘fa. es el concepto de
filosofía del mexicano, concepto que intentaré explicar a
gmndes rasgos en esm breve ponencia.
L1 filusofía como filosofía del mexicano o como aná
ontológico del mexicano, apareció por vez pnm’em en un escnk)
de Emilio L’mnga denominado Ensayo de una onlologta' del
mexicanm 1949). En ese texto, L'rangn. da a conoc r sus ideas
pn‘ncipales que posten‘on-nente desarrollará con más rigor. méw
todo y sistemntícidad en su libm Ana’lts'ls‘ del ser ¿[el mexicano
( 1 9% 2 ).
Emüio Umngu comienza su ensayo cuestionando la tesis
de Samuel Ramos de que el mexicano padece un sen'unu'enlo de
mfen‘on‘dnd, y le propone al autor del libro Elperftl del hombre
«v la cultura en Mérito (1954). "sustituir la expresión de: infen'o-
ridad aplicada ul mcxícano, por la de insuriu'cnmñ' Pues.
pam Umnga, y ésta es una de las tesis centrales que opone a
su maestro Samuel Ramos. el mexicano es un ser insuficicnle.
Fslo sigmfi'c.) que el fundamento de la tnf'eno'n'dad es la ¡nsufi'cien-
cia. la razón de ello es que Uranga considera la infe'non'dnd
como una modalidad de la ms'uficiencia. pero no la u'm'ca.

Emnlm rmnp. Ensayn de una nmolagta' del ¡"encarta en Obras de Emíllo


Muga. México. Gobmno del Ruido de Guzmluaw, 1990. lcmn m. p 27

116 — ÁlmmMapItcaAbuno

[a afirmación anten‘or le plantea van'os problems a l'mnga:


uno de ellos es explicar el paso "de una insuficiencia conslilu-
cional u omológim a una infen‘on‘dad".J nun, es demoslmr en
qué sentido entiende “onlolo'g camenle que el mexicano es.
insuficiente"; y por úlnmn. explicar en qué com e “nuestro
cam’cler', cuestión que según Uranga. Ramos no explicó desde
la perspectiva de la antología.
Sin embargo. el compleio de infen'on'dad que pus'lula Ramos.
le sen'irá a Uranga para explicar con sistemulicídad “nuestro
carácter”.
Dice Umnga:

El mexicano es Camdemlógicnmenle un sentimental. En esta


índole humana se componen o entremezclan una fuenc cmo-
lividad, ln inam‘vndad y la disposntíón a rumiar inle'nonnenle
lodos los nconlecimientos de ln vida. La vida mux' 'nna está im-
pregnadn por el m'ncier x‘nlimenul y puede denme que la mi
nica de m vida lu du ¡ummcmc cl juego de L1 cmou'vidud, la
inactividad y la rumiación ¡mel-¡or infaligablc.‘

El ser del mexi uno, para ‘Lmnga, es sentimental y M:


manifiesta. de diferentes manemsi Una expresion de ese carácter
senu'menlal es la m'acïividnd o desgzma que es la ‘tara' del me-
xicano. Cuando al mexicano se le presentan resistencias que
sc' oponen a la realización de a s deseos en lugar de senn‘r-
fiel impulsado a crecer y a amm con eur». ob>u"'culos, lo
replicgnn y lo en 'mismnn. É a es la desgana. Es decir,
desconeclane. de los quehaceres y depi'rlo todo para “nu'nnn‘n'.
ln ¡mis grave es que la desgana, como inactividad, nos lleva a
la indecisión y a la irresponsabilidad.

Ibld. p za
‘ IM
4 IM
Emilio l'Imnga ysu concepción omal'aglca del mm‘cana - 117

Asicnu- Umnga:

La des'gana hace su apari‘uón cuando la \ da muelle y elástica


obliga sin embargo a una decnsion. Nos desganamos para no
decidin En este sentido ndif'erent'u' ante las. cu'vas.. que podn'u
pasar por conlemplacnon ai nn se enlremezclam el oscuro
sentimiento de una irresponsabilidad conseniida. No decidir es
dec1d|r sc'r ¡n'esponsal'slevS

L1 desgana es, también, i'ndif'eren a Im su’plims, a la voz


de los mms y de las cosas. Al mexicano desganado le falta
una volunmd de dar mido a pesalr de sentim‘ poseedor de una
doucnón de signifi uciunes.
Lo opuesto u la des ' na es la generosidad, lu cual consiste,
.wgún L‘mngn, en una dccndida elección de colaboración. una
voluntad dc .‘s'unpaliu'n de entrar en contacto nuxilizldor con
las cos con la historiw con los movimientos axiales. de
sumar o nletiur la capacidad (eleológica que emana de la
libcrmd con la causalidad que arrastra a las a us, con el (UNC)
dialéctico de un mundo qufi se endere'u hacía una mula pero
que sin ese plus de determinación puede degradam” o mini-
miu'rse en inadecuadas componendas."
'LJ inacn'vidad produce otro .se‘nlimiemo llamado dignidad
que reside en una voluntad de no mancharse y de huir de ln
compi 'de con lo bajo: "El mexicano vive siempre indignada
Ve que las cosa vun mal y siempre tiene en la manu el pn'ncipio
de acuerdo con el cual las condena; pero no se exnrceba por
c a constata on. no sc lanu a la accion, lo único que hace es
protestar, dejar EbC‘J'píli’ su indignaciónï'

* Ilurl p M
v [Ind
Ibul. p 51
118 — AhumMaMca Aburto

Aunque el me'xxcano se siente digno, inclusive en los actos


de decb'ión tmnsparema cierta m'curable inconsistencia y cierta
fragilidad. Otra manifestación del cnm’cter senlun'ental del mexi-
cano es la emolividad.
Afirma Umnga:

L1 emotividad es una especie de fragilidad Inlen‘or; el mexicano


me débil por dL'nKIO, frágil. Ha aprendido desde ln infancn
que su fuero ¡memo e vulnerable: y hendiblc, de aqui toda.»
¿»las lécnicm de presen ción y protección que el mexncano
cnnslnlye en su lomo para impedir que loa impactos del mundo
lc alcancen y hiemn [...] la fragilidad es la cualidad del ser
amenmdu SItTan’E por la nada, por la aida" en cl no ser. La cmo-
(“'1de del mexicano uxptc>u o sunboliu pal'uplo‘glczununlc Mi
condicuón onlolóllzl‘caN

Om) elemento del carácter sentimental del mexicano es


la “rumiación' mIEl’ÍOI. Que consiste en sustituir imenormenle
a la acuv'idad, en mmr, en repasar lo vivido y en regocip’ne. con
ha expen'encia' interior. “FJ mexicano da siempre la im'prm n de
yu haber vivido, de traer en los poso‘s del alma una historia,
un mundo que fue, y que por emotividad quedó grabado
indeleblememe. De: ahi nuestra melancolía y ese ademán del
hombre de experiencia amarga".9
Después de descn'bir otros comportamientos y de analiu‘r
la escrucmm cummerológim del mexicano, Uranga, concluye que
ha llegado a su conslítución ontológica. Encuenlm que nnml(>-'
gicamenle hablando, la zozobra y la fragilidad ‘nos revelan
como accidente"; que el mexicano es un ser acddental; que con-
siste en oscilar entre el ser y la nada: y que, por ello mismo,
no sabemos a qué alenemos.“

“ Ibid‘ p. 287
° "nd. pp 33-54
m1. pv 5».
Emilio L'mnga y su concepción omohígim del mexicana — |2l

Este proyecto de salvación es um ¡rusLmnle como el del


malinchism, pues, para este último lo español es el campo
que excluye al accidente. El indigenuï'm y el malinchism son
mestizos que no desean quedame: solos, que depositan en los
otros In tarea de justificar su propia existencia. Sin embargo, el
mestizo' ha de quedarse solo y ahn'rse radicalmente al hon‘zonte
de la zozobra v de la nccidentalidad.
En suma: 'La inferioridad es una insuficiencia que ha
renunciado a sus orígenes, que se ha extraviado y busca en»
cubn’r las exigencias que impone una decisión propia en el
elemento de la zozobra y la '.1ccident2¡lid2¡d'.m
Después de este recom'do e.sq'uemáti'c0 sobre las ideas
filosóficas de Emilio Uranga, podemos concluir lo siguiente:
nuestro filosoïfo mexicano con el apoyo de la tradición filosófica
occidental —en especial Husse‘rl, Heidegger, Sastre, ha'm y el
auxilio de los poetas Ramón López Velarde, William Blake y
el estudio de Jose" Gómez Robleda—. y con los escn'tos de Sa-
muel Ramos: elabora su propio concepto de filosofía del me-
xicano.
Con el instrumental filosófico de la fenomenología de
Husserl, la ontologia de Heidegger. SJS'H'B y el aporte funda»
mental de Samuel Ramos que le enseñó el camino filosófico,
Urangi, reflexionó sobre‘ el meximno y formuló una sene' de con-
ceptos como la emotividad, la desgana. ia dignidad. la melan-
colía, la zozobra, la rumiación ¡'nten'or, la insuficiencia, el
accidente. la ínfen'on’dad y otros. con el fin de descu’bn'r el ser
del mexicano
Nuestro autor, encontró un principio onlológico que es el
xr accidental o el modo de ser accidental del mexicano. Y con
ese pn'ncipío elaboró sus conceptos y categon’as e implíci-
tamente dejó las bbe"5 pam una teon'a del se‘r del mexicano,
Cuestión que años después tratará de desarrollar Con más

lina. p 42
122 >— Álmm Maplíca Abuno

Sis’lemau'cidad y rigor. Cosa que no logró del todo pues le hizo


falta un matado de Onlologia y una nueva moral como nos la
prometió, Sin embargo, con sus intuiciones profundas y su
capacidad de reflexión nos abn'o’ el sendero a esa funda-
mentación onlológica que ¡anto necesitamos.
Por último, hay que escuchar su exigencia de ir a lo origi-
nzn'o, a los orígenes. para comprender nuestras posibilidades
existenciales, descubn‘r el proyecto fundamental y ¡usiifimr cn
nosotros mismos' y por nosotros mis'mos nuestra exiuenciafl Crear
un nuevo concepto de hombre a panir de la experiencia me-
x' una y proponer un nuevo humanismo más generoso c
incluyente.