Está en la página 1de 24

Inserción social en adolescentes:

Un estudio sociopsicológico

Dora Herrera
Universidad de Lima
Lima, Perú
Leopold Lagrou & Willy Lens
Universidad Católica de Lovaina
Lovaina, Bélgica

La presente investigación se orienta a conocer los correlatos sociopsicológicos de


la inserción social en adolescentes que han culminado sus estudios secundarios.
El modelo de investigación ha considerado variables predictoras, mediadoras y de
criterio (inserción social) evaluadas a través de un estudio correlacional y
longitudinal. Los resultados reportan que existen cambios en el nivel de inserción
social en los dos niveles socioeconómicos. En cuanto a la cultura escolar se
observó que los adolescentes perciben que el centro educativo orienta a los
estudiantes, de manera prioritaria, hacia la universidad; en segundo término,
hacia los estudios técnicos; en tercer lugar, hacia el empleo; y, en último término,
hacia la vida familiar. Asimismo, se encontró una asociación positiva entre los
niveles de inserción social y las expectativas de los padres. La perspectiva de
tiempo futuro es diferente en función del nivel socioeconómico.
inserción social / cultura escolar / perspectiva de tiempo futuro
This research is aimed to determine the socio-psychological correlates of Social
Insertion in adolescents who has finished secondary education. The research model
considers predictor, mediator and criterion (Social Insertion) variables assessed in a
correlational and longitudinal study. The results show changes in the Social
Insertion level according to the socio-economic level. In terms of School Culture it
has been found that adolescents perceive that their schools orient them to Social
Insertion under the following hierarchy: first, to pursue university education;
second, to follow technical studies; third, to find employment and fourth, to form a
family. Another finding is the existence of a positive association between the Social
Insertion levels and Parents’ expectations. Further results indicate that the Future
Time Perspective is different as a function of the socio-economic level.
social insertion / school culture / future time perspective

Dirección del autor: dherrera@correo.ulima.edu.pe

Persona 5, 2002, 167-190


Herrera, Lagrou, Lens

INTRODUCCIÓN lo una pequeña minoría de los estu-


El desarrollo social y político de los diantes evaluados (9%) se presentó al
países latinoamericanos no se sustenta examen de admisión a la universidad, y
únicamente en aspectos económicos; no logró ingresar ninguno de ellos. Los
muchas variables sociales y psicológi- adolescentes participantes en el estudio
cas también se articulan a este proceso piloto señalaron que las actividades que
poniendo en evidencia la existencia de fundamentalmente desarrollaron, luego
una dimensión humana subyacente de culminar sus estudios secundarios,
(Parodi, 1997). El Perú es un país que no estaban orientadas hacia la edu-
se encuentra en vías de desarrollo y es cación universitaria o técnica. Aproxi-
por ello que la educación de elevada madamente, la mitad de los entre-
calidad en los centros educativos resul- vistados indicó que permanecían bási-
ta indispensable para que los implica- camente en sus hogares sin realizar ac-
dos en el proceso educativo se encuen- tividades educativas o laborales. No
tren en óptimas condiciones para apor- obstante, cuando se les volvió a solici-
tar al país cuando se inserten en el mer- tar información en torno a sus expecta-
cado de trabajo o cuando enfrenten otro tivas futuras, sorprendentemente la ma-
tipo de demandas que les plantee la yoría (89%) aún planeaba ir a la univer-
vida adulta. En este contexto, se ha sidad (Herrera, 1998). Esta falta de rea-
considerado relevante estudiar los co- lismo que reportaron los participantes
rrelatos sociopsicológicos de la inser- del estudio piloto nos orientó a realizar
ción social en adolescentes que culmi- la presente investigación.
naron su educación secundaria en dis- La inserción social implica transitar
tritos de Lima metropolitana que, por de manera exitosa hacia una meta parti-
sus particularidades, pueden ser consi- cular; para ello es indispensable atrave-
derados como dos niveles socioeconó- sar por un conjunto coherente de expe-
micos distintos (San Juan de Miraflo- riencias laborales y educacionales
res y Miraflores-San Isidro). (Dwyer & Wyn, 1998). De acuerdo con
La presente investigación surgió lue- la definición de inserción social previa-
go de constatar, a través de un estudio mente mencionada, los estudiantes que
piloto llevado a cabo en una zona pau- culminan sus estudios secundarios po-
perizada de Lima (Pamplona Alta), que drían insertarse socialmente de manera
la mayoría de los estudiantes de quinto exitosa al obtener un espacio laboral; al
de secundaria (aproximadamente el continuar su educación (en la universi-
90%) de uno de los centros educativos dad o en institutos técnicos) o al res-
ubicados en esa área, planeaban conti- ponsabilizarse del cuidado de su fami-
nuar su educación en la universidad o lia. Se considera que no se ha tenido
en institutos técnicos; sin embargo, só- éxito en el proceso de inserción social

168
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

cuando los adolescentes culminan el torno social y en ésta se encuentran el


proceso educativo escolar y pasan a ser nivel socioeconómico, que caracteriza
desempleados o subempleados; inten- los distritos en los cuales se ubican los
tan continuar su educación pero no centros educativos evaluados y la cul-
logran ingresar a la universidad o no se tura escolar individualmente percibida
inscriben en una institución técnica; o por los participantes; la segunda cate-
también cuando permanecen en sus goría se refiere al entorno inmediato de
hogares sin cumplir algún rol específi- los adolescentes y está básicamente re-
co que sea favorable para el desarrollo presentada por las expectativas de sus
social y personal. padres y tutores; la última categoría
considera algunas características o va-
MODELO DE INVESTIGACIÓN riables individuales, como género y de-
Para estudiar los correlatos sociopsi- sempeño académico o rendimiento. En
cológicos de la inserción social, se ha el modelo de investigación se ha consi-
utilizado un modelo de investigación derado como variables mediadoras los
en el que se distinguen variables pre- modelos de rol y la perspectiva de
dictoras, mediadoras y de criterio tiempo futuro de los adolescentes. Tan-
(véase figura Nº 1). Entre las variables to las variables predictoras como las
predictoras se distinguen tres catego- mediadoras serán analizadas relacio-
rias: la primera hace referencia al en- nándolas con la variable de criterio que

Figura Nº 1
Modelo de investigación

169
Herrera, Lagrou, Lens

está representada por los diferentes ni- cioeconómico medio, Miraflores y San
veles de inserción social. Isidro (véase tabla Nº 1).
La investigación es longitudinal y Luego de aplicar el cuestionario de
correlacional. Se medirán las variables cultura escolar se organizó un crono-
implicadas en el modelo en diferentes grama para evaluar perspectiva de
momentos (al culminar la educación tiempo futuro (PTF) en los colegios se-
secundaria y luego del examen de leccionados, utilizando el método de
admisión en universidades nacionales inducción motivacional. Debido a que
durante los dos años posteriores a la la evaluación de PTF debe ser aplicada
finalización de los estudios escolares); en pequeños grupos, ésta se realizó en
se precisarán las relaciones estadística- varias sesiones en cada uno de los cen-
mente significativas entre las variables tros educativos. Algunos de los estu-
implicadas y se compararán los hallaz- diantes no participaron de la evalua-
gos en adolescentes egresados de tres ción o estuvieron ausentes el día en
colegios mixtos de Pamplona Alta que se realizó, reduciéndose, así, el
(nivel socioeconómico muy bajo) con grupo de participantes a 241.
los de Miraflores-San Isidro (nivel Al realizar las entrevistas a los pa-
socioeconómico medio). dres y a los tutores el número de parti-
cipantes también cambió. Se logró en-
Muestreo trevistar a 234 padres y los tutores re-
El número de participantes cambió portaron información de sólo 232 estu-
de acuerdo con las variables medidas. diantes.
Primero se consideró la totalidad de La información de la variable de cri-
estudiantes (321) de los cinco colegios terio (inserción social) fue obtenida en
seleccionados: tres del nivel socioeco- dos momentos (luego de los exámenes
nómico muy bajo, de Pamplona (San de admisión en universidades públicas
Juan de Miraflores) y dos del nivel so- en los años 1999 y 2000). En diversas

Tabla Nº 1
Número de estudiantes en función del nivel socioeconómico
Nivel socioeconómico Colegios Total
Colegio 1 75
Muy bajo (Pamplona) Colegio 2 67
Colegio 3 28
Colegio 1 99
Medio (Miraflores-San Isidro)
Colegio 2 52
Total 321

170
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

ocasiones fue muy difícil encontrar a • ¿Se relaciona la percepción de la


los mismos adolescentes en ambas fe- cultura escolar con los niveles de
chas; debido a ello, la muestra final es- inserción social de los adolescentes
tuvo constituida por 174 participantes de los dos grupos socioeconómicos
entre los cuales fue posible considerar analizados?
las 9 variables que forman parte del • ¿Qué expectativas tienen los padres
modelo de investigación. y tutores de los adolescentes que
culminan sus estudios escolares con
Preguntas de investigación respecto al rol futuro de sus hijos o
Tomando en cuenta la realidad perua- alumnos? ¿Existen diferencias entre
na, en donde sólo culminan exitosa- las expectativas de padres y tutores
mente el proceso educativo escolar el de los dos niveles socioeconómicos
52% de estudiantes (Ministerio de analizados?
Educación, 2001) y constatando la • ¿Existen diferencias en los niveles
existencia de altas cifras de desempleo de inserción social en función del
y subempleo juveniles, se ha conside- desempeño académico (notas) y gé-
rado que el grupo seleccionado para nero de los adolescentes que partici-
nuestro estudio ha logrado sobrepasar paron en el estudio?
muchas barreras sociales y posee cier- • ¿Cuáles son los proyectos o planes
tas particularidades psicológicas. Con que los adolescentes participantes en
el propósito de profundizar en el cono- el estudio tienen con respecto al
cimiento de las variables sociales y psi- futuro? ¿Existen diferencias con res-
cológicas comprendidas en la muestra pecto a sus planes al considerar los
de adolescentes analizada, se han dos contextos socioeconómicos?
formulado para la presente investiga- • ¿Cuáles son los modelos de rol que
ción las siguientes preguntas: identifican los adolescentes? ¿Cuál
• ¿Cuáles son los principales correla- es la relación existente entre los
tos sociales y psicológicos de la in- modelos de rol y los niveles de in-
serción social en adolescentes que serción social?
han culminado la secundaria en con- • ¿Cuáles son las diferencias en los
textos socioeconómicos distintos? niveles de inserción social en los
(muy bajo, en Pamplona Alta, y me- dos contextos socioeconómicos es-
dio, en un sector de Miraflores-San tudiados?
Isidro). A través del presente estudio se res-
• ¿Existen diferencias en los niveles ponderán con precisión las diferentes
de inserción social en función de los preguntas de investigación planteadas;
contextos socioeconómicos estudia- para ello se mencionará cuáles son las
dos? asociaciones existentes entre las varia-

171
Herrera, Lagrou, Lens

bles sociales y psicológicas implicadas. ciones realizadas en este ámbito, en el


Sin embargo, resulta muy importante presente estudio se han incluido varia-
también, antes de precisar los hallazgos bles individuales y de contexto con la
o resultados obtenidos mediante la pre- finalidad de poder comprender, de ma-
sente investigación, reflexionar acerca nera más precisa, los diferentes patro-
de ciertas consideraciones teóricas que nes de inserción social adolescente.
le dan sustento al estudio. A continua- El modelo de investigación planteado
ción presentaremos algunos conceptos para el presente estudio ha tomado en
básicos que nos permiten ubicar los cuenta diferentes entornos sociales
hallazgos en un contexto teórico. relacionados con el proceso de inser-
ción social. Se ha considerado que en
Consideraciones teóricas el contexto de desarrollo del adoles-
Tomando como marco de referencia cente son de alta relevancia la escuela y
la propuesta interaccionista, se concep- la familia; es por ello que el concepto
tualiza el proceso de inserción social de cultura escolar o, para ser más pre-
adolescente como una función que arti- cisos, la percepción de la cultura esco-
cula variables individuales y factores lar que tienen los adolescentes y las
ambientales o sociales que, organiza- expectativas de padres y tutores, ha
dos de manera específica, permiten un sido medido y analizado. La influencia
desarrollo psicosocial particular. de las variables predictoras en los
La adolescencia es un período carac- modelos de rol y en las aspiraciones de
terizado por muchas transiciones y los adolescentes para su futuro perso-
cambios en el entorno del desarrollo in- nal, próximo y distante, ha sido tam-
dividual (Caspi & Bem, 1990). Se en- bién evaluada. Al realizar nuestra refle-
cuentran en este período una gran va- xión teórica incluiremos el concepto de
riedad de transiciones educativas, cam- perspectiva de tiempo futuro como una
bios en los grupos de pares y en las re- variable mediadora altamente relevante
laciones con los padres, tránsito de la en el ámbito motivacional (Nuttin &
escuela al trabajo y la opción de asu- Lens, 1985).
mir, también, el rol de padres (Havig- A continuación presentaremos algu-
hurst, 1948; Eronen, 2000; Nurmi, Sal- nas consideraciones acerca de la rela-
mela-Aro, Aro, Poppius & Riste, ción entre cultura escolar y motiva-
1992). En este contexto es importante ción: En su fórmula paradigmática
tomar en cuenta que los adolescentes C = f (P, E) Lewin (1951) señala que
orientan su propio desarrollo en entor- las conductas (C) son el resultado de la
nos socioculturales que, de alguna ma- interacción entre las características de
nera, dirigen su conducta en función de la persona (P) y la situación percibida o
su edad. Considerando las investiga- entorno (E). A partir de este presupues-

172
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

to teórico, es importante reconocer el diantes de los diferentes niveles socie-


hecho de que la conducta de los indivi- conómicos, no sólo refleja los motivos
duos se inserta en un proceso continuo individuales de los adolescentes, sino
de socialización (Parke & Buriel, 1998, que también pone en evidencia algunas
p. 463). A través de este proceso de pautas o retos culturales que pueden ser
socialización diferentes agentes ocu- desarrollados a través de diferentes
pan un rol relevante. Para los adoles- mecanismos cognitivos o conductua-
centes, la familia en la cual se desarro- les. Este argumento es planteado de
llan y la escuela a la cual asisten, ade- manera muy clara por Trommsdorff
más de los pares y medios de comuni- (1983); Cantor, Norem, Niedenthal,
cación, son importantes entornos edu- Langston & Brower, (1987); estos au-
cativos. tores señalan que las tareas de desarro-
Existe amplia evidencia de que la ma- llo que son trazadas por los diferentes
yoría de los seres humanos vivimos en contextos sociales y culturales, se re-
múltiples contextos organizacionales y flejan en diferentes dominios de vida,
que, permanentemente, interactuamos como la educación, la vida laboral y la
con ellos. Las organizaciones, como familia. Este mismo argumento ha sido
sistemas humanos, tienen su propia cul- posteriormente expuesto por Lerner &
tura y, probablemente, ésta sea la ca- Galambos (1998), quienes precisan que
racterística que genera mayor influen- es de alta importancia considerar, en el
cia en los individuos. período de adolescencia tardía, el trán-
La cultura escolar pone en evidencia sito de los últimos años escolares a los
diferentes aspectos en los cuales las es- mundos del trabajo, la universidad y la
cuelas ponen énfasis; cada escuela tie- paternidad.
ne su cultura típica y, en general, ésta Los estudiantes que forman parte de
representa experiencias ampliamente nuestra investigación, al culminar sus
compartidas por la comunidad educati- estudios del nivel secundario, se en-
va, creencias, valores y hábitos acerca cuentran frente a una situación particu-
de los procesos y resultados escolares lar; ellos van a empezar una nueva tarea
(Maehr & Midgley, 1996). Esta varia- de vida o desarrollo. Elegir algún domi-
ble es muy importante en el presente nio de vida particular, como el educati-
estudio debido a que la cultura influye vo (universitario o técnico), laboral o fa-
en ciertas estrategias de acción que las miliar, requiere de una evaluación obje-
personas construyen para aplicarlas en tiva o correcta de las habilidades cogni-
diferentes situaciones Swidler (1986). tivas y conativas personales; además, es
Es importante considerar, de manera necesario realizar una articulación apro-
adicional, que la cultura escolar, como piada de los propios recursos psicológi-
patrón percibido que tienen los estu- cos y las demandas externas que se

173
Herrera, Lagrou, Lens

plantean para cada una de las alternati- expectativas de los jóvenes con respec-
vas o tareas de desarrollo. Asimismo, es to al proceso de inserción social. La
también importante considerar los con- mayoría de adolescentes varones se
textos en los cuales los adolescentes se orientan hacia el mundo laboral, mien-
desarrollan, pues las diferencias socia- tras que las adolescentes mujeres, al
les, económicas y culturales en las cua- matrimonio y al cuidado de los niños.
les ellos viven, pueden generar diferen- Pese al reporte de estos hallazgos, es
cias en términos de su orientación hacia importante profundizar en estos aspec-
los diferentes dominios de vida que pue- tos, tomando en consideración diferen-
den enfrentar luego de culminar sus es- tes contextos socioculturales (Durkin,
tudios escolares (Durkin, 1996). Los 1996).
centros educativos y su cultura escolar De acuerdo con los argumentos pre-
son parte del contexto que influye en la viamente señalados con respecto a la
elección de dominios de vida específi- cultura escolar, podríamos afirmar que
cos de los adolescentes. ésta puede tener una influencia impor-
En el Perú, los estudiantes que culmi- tante en los estudiantes de ultimo año
nan sus estudios secundarios se enfren- de secundaria, pues puede orientar su
tan a diferentes dominios de vida entre inserción social hacia particulares
los que destacan el educativo, el labo- dominios de vida. En el presente estu-
ral y el familiar. Con respecto al prime- dio se relacionará el concepto de cultu-
ro, los adolescentes tienen, entre otras, ra escolar a cuatro areas diferentes:
la opción de continuar sus estudios en educativa universitaria, educativa téc-
la universidad (previo examen de nica, laboral y familiar. Estas cuatro
admisión), en instituciones técnicas o áreas representan cuatro tareas compe-
en escuelas militares En caso de optar titivas de desarrollo que se les presen-
por el dominio de vida laboral, la inser- tan a los adolescents en el período de
ción social tiende a ser muy difícil, transición hacia la inserción social,
pues en muchos casos los adolescentes luego de concluir sus estudios en el
no se encuentran preparados para colegio.
alcanzar los perfiles exigidos en el Con respecto a las variables de mode-
mundo del empleo. La última opción los de rol y expectativas de padres y
de inserción social, la del mundo fami- tutores, podemos señalar lo siguiente:
liar, requiere cierto tipo de solvencia Existen argumentos teóricos muy sóli-
económica que muchas veces, por las dos que señalan que la forma de pensar,
razones previamente expuestas, es difí- sentir, actuar y reaccionar que tienen los
cil de alcanzar. individuos, se desarrollan en un proceso
Algunos estudios han señalado que de interacción con el entorno físico y
existen diferencias de género en las social. El concepto de contexto es suma-

174
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

mente importante para explicar el com- Estudios empìricos han reportado que
portamiento cotidiano. Diferentes estu- la conducta y actitudes, tanto de los pa-
dios le han dado soporte a la idea de que dres como de los hijos, tienen una in-
el contexto o ecología del desarrollo fluencia simultánea (Claux, 1998; Nur-
humano está compuesto(a) por niveles mi, 1994; Seginer, 1983).
integrados y múltiples dentro de los cua- En el esquema de investigación del
les se encuentran los contenidos biológi- presente estudio se ha seleccionado
cos, psicológicos, individuales, interper- también la variable modelo de rol co-
sonales, sociales, institucionales, cultu- mo mediadora y orientadora de la in-
rales e históricos (Bronfenbrenner, serción social adolescente hacia dife-
1979, 1998). Debido a que los adoles- rentes ámbitos. De acuerdo con Nauta
centes participantes en nuestro estudio & Kokaly (2001) se define el modelo
se encuentran en un proceso que impli- de rol haciendo referencia a otras per-
ca cambio de relaciones entre ellos sonas que, por ejercer cierta influencia
como individuos y los múltiples niveles o por ser simplemente admiradas de al-
de contexto dentro de los cuales están gún modo, impactan en el comporta-
insertos, es de suma importancia consi- miento de otra persona; en el caso de
derar que ellos no se encuentran aisla- nuestra investigación, el impacto es re-
dos, individualmente, sino que influye cibido por los adolescentes. Algunas
en ellos o ellas, de manera considerable, investigaciones han reportado que los
el entorno en el cual se desarrollan. modelos de rol influyen en el desarro-
La influencia potencial que los mode- llo de carrera (Hackett, Esposito &
los de rol y las expectativas de padres y O’Halloran, 1989). De acuerdo con la
tutores tienen sobre los proyectos de definición de modelos de rol planteada,
inserción social de los adolescentes los padres, parientes, profesores y pa-
resulta relevante para el presente estu- res pueden funcionar como modelos de
dio. Se conoce que los padres y maes- rol positivos o negativos para aquellos
tros le brindan a sus hijos y alumnos adolescentes que están buscando inser-
sustento para el desarrollo de su propio tarse socialmente.
sistema de creencias. Los hallazgos Diferentes aproximaciones teóricas
acerca de la influencia de estas varia- han tratado de explicar la forma me-
bles en la vida educacional, ocupacio- diante la cual los modelos de rol influ-
nal y familiar de los individuos han yen en el desarrollo de carrera. La teo-
sido reportados en diferentes estudios ría del aprendizaje social, por ejemplo,
científicos. Es claro, por ejemplo, que sustenta la idea de que una persona
las expectativas de los padres se articu- aprende nuevas habilidades o conduc-
lan de manera importante con las aspi- tas observando, codificando y reprodu-
raciones académicas de sus hijos. ciendo estas conductas de acuerdo con

175
Herrera, Lagrou, Lens

las particularidades del refuerzo recibi- que sean saludables y exitosos en la


do (Bandura, 1982, 1986). Otros auto- vida, contribuyendo a la sociedad y
res, como Hackett & Betz (1981) re- fortaleciéndose a sí mismos (Lerner,
portaron que las decisiones acerca de Ree, & Wilson, 1998). Pese a que se
qué carrera seguir se toman observan- conoce que los padres influyen en las
do a otros. Estos autores sustentan sus aspiraciones de sus hijos adolescentes,
argumentos en la propuesta de Bandu- la forma mediante la cual esta influen-
ra, señalan que observar modelos exi- cia se lleva a cabo debe ser profundiza-
tosos puede incrementar las expectati- da aún (Shek, 1999).
vas de autoeficacia de las personas y Con respecto a la variable que anali-
favorecer con ello su desempeño poste- za las expectativas de los tutores, es
rior (Lent, Brown & Hackett, 1994). importante señalar que los estudiantes
En el presente estudio se han incluido escolares pasan mucho tiempo interac-
las variables referidas a las expectati- tuando con sus profesores y pueden ser
vas de padres y tutores, éstas también influidos por ellos; este proceso de in-
son variables de contexto y forman par- teracción tiene un impacto no sólo en el
te del entorno inmediato del adolescen- rendimiento académico sino también
te. Nuevamente, tomando en conside- en otros dominios de vida.
ración las teorías del aprendizaje so- Desde el ángulo del rendimiento aca-
cial, tenemos que la óptima socializa- démico, la investigación reporta que
ción es descrita por oportunidades que los profesores pueden influir de mane-
los individuos mismos crean al obser- ra considerable en éste; obviamente, se
var que sus acciones en el entorno son conoce que los profesores no determi-
eficaces (Blunt & Goodnow, 1998). La nan el éxito académico, pero influyen
investigación reporta que el ajuste ópti- en la calidad y cantidad del aprendiza-
mo se presenta en los adolescentes que je (Bamburg, 2001). Por otro lado, se
son alentados por sus padres a ser autó- sabe que las expectativas de los maes-
nomos (considerando su nivel de desa- tros también afectan la autoevaluación
rrollo), pero que a la vez mantienen la- y percepción de los estudiantes con res-
zos importantes con su entorno fami- pecto a sus propias habiliades (Word,
liar (Allen, Hausser, Bell & O’Connor, Zanna & Cooper, 1974; Fazio, Effrein
1994). Estudios acerca del nivel de in- & Falender, 1981; Eccles, Jacobs &
fluencia de los padres sobre los adoles- Harold, 1990).
centes muestran que dicha influencia Algo que resulta de alta relevancia
recae, principalmente, en los ámbitos para nuestro estudio es que las expecta-
educativos y laborales (Smith, 1970). tivas de los profesores pueden también
Se ha reconocido que la meta de los pa- afectar las aspiraciones educativas y
dres es educar a sus hijos de manera tal ocupacionales (Marjoribanks, 1978;

176
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

1996). Resulta muy importante ser emoción). La complejidad de la con-


conscientes de la importancia de las ex- ducta humana ha sido analizada en su
pectativas de los profesores, pues éstas multideterminación y el concepto de
pueden tener un efecto acumulativo en meta ha jugado un rol particular en
los estudiantes, afectando no sólo su estudiar la motivación y cognición
comportamiento en la escuela, sino que social; esto se debe, fundamentalmente,
pueden también influir en sus opciones a que las metas guían a los individuos
de carrera y de vida (Bamburg, 2001). en la selección de situaciones y estable-
Los reportes científicos acerca de las cimiento de prioridades (Mischel &
expectativas de padres y maestros so- Shoda, 1995; Pervin, 1997).
bre los adolescentes, nos llevaron a in- Actualmente se reconoce que los pro-
cluir estas variables en nuestro estudio. cesos motivacionales reflejan, en los
De manera adicional, se incorporó al seres humanos, su elevada capacidad
modelo de investigación la variable de funcionamiento cognitivo (Lens &
perspectiva de tiempo futuro, sobre la Moreas, 1994) y que la motivación
cual presentaremos también una breve afecta la conducta encubierta y mani-
consideración teórica. fiesta (planes y acciones). Sin embar-
La variable perspectiva de tiempo fu- go, existe un problema muy difícil de
turo, que incluye la organización de resolver para los teóricos cognitivos de
planes y el establecimiento de metas, la motivación; este consiste en amino-
tiene sus orígenes en los inicios de la rar la brecha que existe entre los planes
psicología científica que ha reconocido conductuales o conducta intencional (a
que la conducta es intencional y orien- nivel encubierto o representacional) y
tada hacia la meta (Miller, Galanter & las conductas manifiestas o acciones
Pribram, 1960) y que los procesos cog- derivadas (Birch, 1985). Con frecuen-
nitivos pueden tener un efecto sobre las cia hacemos lo que hemos planeado,
condiciones emocionales y motivacio- pero también olvidamos a menudo rea-
nales (Eysenck, 1952; Weiner, 1992). lizar aquello que queríamos o intentá-
Estas consideraciones generaron, como bamos hacer; también, con frecuencia,
consecuencia, un estudio amplio de la cambiamos nuestros planes o pospone-
motivación y emoción en psicología. mos nuestras acciones (Nuttin, 1984;
Múltiples teorías motivacionales han Bargh & Gollwitzer, 1994). Para com-
sido formuladas para explicar el fenó- prender mejor este problema que trata
meno motivacional (teorías de expecta- de explicar la relación funcional entre
tiva-valor, teoría de la atribución, planes y acciones, debe ponerse mayor
teorías de meta, motivación intrínseca énfasis en la investigación que distin-
versus extrínseca, autodeterminación, gue entre procesos motivacionales y
modelos biológicos de la motivación y volitivos (Heckhausen & Kuhl, 1985;

177
Herrera, Lagrou, Lens

Gollwitzer, 1996). En el presente estu- brindar información acerca de los al-


dio se obtuvo información precisa cances de las metas explícitas de los
acerca de los planes elaborados por los adolescentes evaluados; nos permitirá
adolescentes de dos niveles socioeco- conocer si sus planes y proyectos
nómicos que estaban culminando sus conductuales son realistas.
estudios escolares; se les pudo seguir La PTF representa, a través del esta-
por dos años y observar si implementa- blecimiento de metas, la integración
ban sus planes para el futuro cercano o del futuro cronológico en el espacio de
distante y los hallazgos ilustraron las vida presente (Husman & Lens, 1999).
particularidades de un sector de adoles- La conceptualización de la PTF tiene
centes peruanos. una larga historia en Europa: Lewin
El concepto de meta, como construc- (1948), Fraisse (1963), Gjesme (1981),
to motivacional, es valioso debido a Nuttin y Lens, (1985), De Volder y
que permite enfatizar en su representa- Lens (1982), Lens (1986, 1993), Lens
ción cognitiva y, consecuentemente, en Moreas (1994) y Zaleski (1994). Luego
la posibilidad de los individuos de de más o menos cincuenta años de in-
orientarse hacia el futuro de manera tan vestigación acerca del concepto de
distante como le permitan sus capaci- PTF, actualmente es claro que sobre el
dades cognitivas. Este concepto es nivel representacional encubierto, los
también relevante porque nos permite individuos elaboran cognitivamente
distinguir entre las metas finales que sus motivos y necesidades en metas
los individuos se trazan y los medios o motivacionales específicas, planes y
planes que ellos requieren para alcan- proyectos. (Lens, 1986; Nuttin & Lens,
zarlas, considerando sus circunstancias 1985). Estas metas motivacionales y
individuales. El concepto de meta es planes conductuales pueden ser carac-
relevante, finalmente, porque nos per- terizados por su contenido o dominio
mite observar cómo éstas se organizan motivacional al que pertenecen (en
de manera jerárquica dentro de un nuestro estudio son los dominios de
complejo sistema de metas. Los indivi- vida educacional, laboral y familiar) y
duos desarrollan diferentes estrategias por su localización temporal (Husman
para alcanzar sus metas individuales o & Lens, 1999). El conocimiento que
múltiples, y a corto o largo plazo (Per- las personas tienen acerca de sus opcio-
vin, 1989; Lens, 2001). nes futuras provee las bases para el
La perspectiva de tiempo futuro establecimiento de intereses y metas
(PTF) de los individuos que forman personales. (Nurmi, 1991; Cantor,
parte de nuestra muestra ha sido estu- Norem, Niedenthal, Langston, &
diada porque, como variable mediado- Brower, 1987; Lens, 1986; Markus &
ra, tiene un importante rol y puede Nurius, 1987 y Trommsdorff, 1994).

178
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

Una parte sustancial del conocimiento Luego de considerar las múltiples re-
de las opciones futuras refleja diferen- flexiones teóricas, a continuación pre-
tes sistemas sociales, como tareas de sentaremos los resultados del estudio,
desarrollo graduadas y restricciones considerando las variables usadas en el
sociales, entre otros. Debido a las con- modelo de investigación.
sideraciones previamente menciona-
das, en nuestra muestra de adolescentes ANÁLISIS DE DATOS Y RESULTADOS
los planes y proyectos se relacionan De acuerdo con las características de
con la educación, las expectativas de las variables (cualitativas y cuantitati-
trabajo y la vida familiar. vas) se realizó el análisis estadístico
Para Husman y Lens: con chi-cuadrado y Anova.
La PTF puede ser definida como la anti- Los principales hallazgos nos permi-
cipación presente de las metas futuras.
Algunas personas tienen una PTF corta;
ten afirmar lo siguiente:
formulan sus metas realistas hacia un Existen cambios en el nivel de inser-
futuro cercano. Otras personas viven ción social (alta, media y baja) al com-
con una PTF larga; tienen mas metas de parar los datos reportados en 1999 y el
largo plazo; no tienen problema de ser
motivados por eventos o acciones que
2000, en ambos niveles socioeconómi-
tendrán lugar en el futuro lejano (1999, cos. Entre los adolescentes que perte-
115). necían al nivel socioeconómico medio
(Miraflores) cuyo nivel de inserción
La PTF individual se caracteriza por social fue bajo en 1999, el cambio fue
su extensión, densidad y nivel de rea- orientado hacia niveles más altos de
lismo. La extensión hace referencia a la inserción social en el año 2000. En el
cantidad de tiempo invertido en un plan grupo que representa el nivel socioe-
o proyecto. La densidad representa el conómico muy bajo (Pamplona), sin
número de metas u objetos motivacio- embargo, una mayor cantidad de jóve-
nales que el individuo considera en un nes que reportaron encontrarse en un
intervalo de tiempo determinado. El nivel de inserción social alto en 1999,
nivel de realismo implica las posibili- descendieron dicho nivel en el año
dades reales de cumplimiento de los 2000 (véase tabla Nº 2).
planes o metas planteadas (Nuttin & En cuanto a la percepción de la cultu-
Lens, 1985). En el presente estudio las ra escolar, sin mediar diferencia de gé-
características de la PTF son relevantes nero, se le asignó el mismo orden de
debido a que muchos de los participan- importancia a las cuatro áreas evalua-
tes han mencionado explícitamente que das de cultura escolar. (véase tabla Nº
ellos planeaban ir a la universidad al 3). El análisis estadístico realizado
culminar la secundaria, pero muy po- mediante MANOVA nos muestra, en
cos han cumplido esos planes. primera instancia, que el centro educa-

179
Herrera, Lagrou, Lens

tivo orienta a los estudiantes de mane- las expectativas de los padres (véase
ra prioritaria hacia la universidad; en tabla Nº 4). Cuando los padres tienen
segundo término, hacia los estudios expectativas altas, aproximadamente el
técnicos; en tercer lugar, hacia el em- 50% de los adolescentes tienen una al-
pleo y, en último término, hacia la vida ta inserción social, y dicho nivel se
familiar. Los cambios de inserción so- mantiene considerablemente durante
cial en ambos grupos socioeconómicos un año. No sucede lo mismo cuando
no se encontraban relacionados con la los padres tienen expectativas medias o
percepción de los estudiantes con res- bajas; especialmente cuando las expec-
pecto a su cultura escolar. tativas son medias, el declive de la in-
Se encontró una asociación positiva serción social es considerable; ésta
entre los niveles de inserción social y desciende, en el caso de los jóvenes

Tabla Nº 2
Cambios en el nivel de inserción social en los niveles socioeconómicos medio
(Miraflores-San Isidro) y muy bajo (Pamplona) durante los años 1999-2000
NSE medio (Miraflores-San Isidro) NSE muy bajo (Pamplona)
Inserción Inserción social en el 2000 Inserción social en el 2000
social en
1999 Alta Media Baja Total Alta Media Baja Total
Alta 17 17 13 47 9 18 8 35
(36,2%) (36,2%) (27,7%) (100%) (25,7%) (51,4%) (22,9%) (100%)
Media 3 11 2 16 13 14 4 31
(18,8%) (68,8%) (12,5%) (100%) (41,9%) (45,2%) (12,9%) (100%)
Baja 8 8 15 31 2 4 8 14
(25,8%) (25,8%) (48,4%) (100%) (14,3%) (28,6%) (57,1%) (100%)
Total 28 36 30 94 24 36 20 80
(29,79%) (38,30%) (31,91%) (100%) (30%) (45%) (25%) (100%)
x2(4, N=94) = 11.45, p<.02 x2(4, N080)=11.66, p>.02

Tabla Nº 3
MANOVA-Áreas de cultura escolar
Áreas
Universidad Técnica Laboral Familiar
N M SD M SD M SD M SD F p
174 3.11a 0.69 2.75b 0.81 2.44c 0.66 2.13d 0.73 133.44
<.0001

Least Squares Means. Adjustment for Multiple Comparisons. Tukey.

180
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

Tabla Nº 4
Expectativas de los padres e inserción social durante los años 1999 y 2000
Expectativa Inserción social en 1999 Inserción social en el 2000
de padres Alta Media Baja Total Alta Media Baja Total
Alta 59 32 31 122 44 47 31 122
(48,4%) (26,2%) (25,4%) (100%) (36,1%) (38,5%) (25.4%) (100%)
Media 12 1 10 23 2 13 8 23
(52,2%) (4,3%) (43,5%) (100%) (8,7%) (56,5%) (34.8%) (100%)
Baja 11 14 4 29 6 12 11 29
(37,9%) (48,3%) (13,8%) (100%) (20,7%) (41,4%) (37.9%) (100%)
Total 82 47 45 174 52 72 50 174
χ2(4,N=174) = 14.34, p < .01 χ2(4,N=174) = 8.97, p < .06

que inicialmente se insertaron en el ni- No se encontraron asociaciones signi-


vel alto, del 52% al 9%; quiere decir ficativas entre la inserción social y las
que si bien una considerable propor- expectativas de los tutores, género, ni-
ción de adolescentes lograron insertar- vel de rendimiento y modelos de rol.
se socialmente en la categoría más alta La perspectiva de tiempo futuro es di-
durante el año 1999, sólo una pequeña ferente en función del nivel socioeco-
proporción de éstos pudo mantenerse nómico (véase tabla Nº 5), específica-
durante el año 2000. mente en las categorías vinculadas con

Tabla Nº 5
Frecuencia absoluta y relativa de las categorías de PTF en función de
los niveles socioeconómicos
Niveles socioeconómicos
Medio (Miraflores-San Isidro) Muy bajo (Pamplona)
N % N % Chi-cuadrado p
Ed. secundaria 322 13.55 121 6.19 62.53 0.0000
Examen admisión 131 5.51 56 2.86 17.59 0.0000
Ed. universitaria 353 14.85 364 18.61 10.71 0.0010
Ed. técnica 33 1.39 41 2.10 2.8 0.0946
Autorrealización 785 33.02 797 40.75 27.27 0.0000
Empleo 99 4.16 74 3.78 0.31 0.5750
Fam. nuclear 20 0.84 25 1.28 1.59 0.2075
Fam. extensa 249 10.48 223 11.40 0.85 0.3555
Otras 385 16.20 255 13.04 8.26 0.0040
Total 2.377 100% 1.956 100%

181
Herrera, Lagrou, Lens

los aspectos educativos y la autorreali- capital intelectual que, por múltiples


zación. razones, no aporta al desarrollo del
Es de especial importancia la consta- país.
tación de que existe una brecha entre La muestra que forma parte del estu-
los planes que explícitamente señalan dio está constituida por adolescentes
los estudiantes para continuar sus estu- que van a enfrentar cambios y transi-
dios en la universidad y la realidad que ciones importantes en su desarrollo
se constata a lo largo de los dos años personal; para este grupo hay diferen-
posteriores. La mayoría de los estu- tes caminos que seguir luego de con-
diantes no concretan sus intenciones o cluir sus estudios escolares. La investi-
planes para continuar su educación en gación psicológica sustentada en la
la universidad. No se presentan al exa- aproximación interaccionista ha repor-
men de admisión y, por tanto, no se in- tado que estos cambios se concentran,
sertan socialmente siguiendo la direc- fundamentalmente, en transiciones
ción de los planes y proyectos que ex- educativas; ingreso al mundo laboral,
presaron en el período final de sus estu- modificación de las relaciones con los
dios secundarios (véase figura Nº 2). padres y la opción de iniciar una fami-
lia (Caspi & Bem, 1990; Eronen, 2000;
DISCUSIÓN Y RECOMENDACIONES Havighurst, 1948; Nurmi, Salmela-
En el Perú, el porcentaje de estudian- Aro, Aro, Poppius & Riste, 1992). La
tes que culmina sus estudios secunda- inserción social que desarrollan los
rios constituye un grupo selecto, sólo el adolescentes luego de concluir sus
52% de los que iniciaron el proceso estudios en el centro educativo, se
educativo logra concluir de manera organiza en función de variables indi-
satisfactoria (Ministerio de Educación, viduales y del entorno, que juegan un
2001); esto implica que el 48% de rol fundamental en su desarrollo psico-
niños y adolescentes que participaron social.
en algún momento del proceso, repre- Los hallazgos del estudio nos permi-
sentan capital humano que se ha perdi- ten señalar que los adolescentes que
do. Adicionalmente, tenemos que las pertenecen a los distritos que son con-
edades de los adolescentes de nuestro siderados de nivel socioeconómico
estudio registran altos porcentajes de medio tienen mayores opciones de
desempleo y subempleo. Si tal como inserción social media y alta que aqué-
reportan algunos estudios, existe una llos que pertenecen a un nivel socioe-
relación positiva entre el nivel educati- conómico muy bajo. Esta información
vo y la situación laboral de los ciuda- es de alta relevancia debido a que los
danos, nuestro grupo de adolescentes cinco colegios evaluados son públicos;
estudiados podría formar parte del la diferencia en este caso estaría en la

182
Figura Nº 2
Planes y acciones en jóvenes de los niveles socioeconómicos medio y muy bajo

174
Jóvenes

Planearon ir a la univ. No planearon ir a la univ.


163 11

Examen de No examen de Examen de No examen de


admisión 1999 admisión 1999 admisión 1999 admisión 1999
21 142 0 11

Ingresaron No ingresaron
2 19

Examen de No examen de Examen de No examen de


admisión 2000 admisión 2000 admisión 2000 admisión 2000
17 125 0 11

Examen de No examen de
admisión 2000 admisión 2000
9 10

Ingresaron No ingresaron Ingresaron No ingresaron


2 7 5 12
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

183
Herrera, Lagrou, Lens

ubicación de los centros educativos; lización de los participantes de nuestro


probablemente el vivir en un distrito de estudio y dichas instituciones orientan
condición socioeconómica muy baja li- a los escolares fundamentalmente ha-
mita las opciones de inserción social. cia los estudios universitarios y técni-
Pese a que los resultados han mostrado cos y no hacia el trabajo, es comprensi-
con claridad la información previa- ble la tendencia de los estudiantes de
mente mencionada, se considera que es quinto de secundaria a establecer pla-
muy importante realizar estudios com- nes que los guíen hacia los estudios
parativos posteriores con el fin de co- universitarios. Sería conveniente rea-
rroborar esta tendencia, pues las parti- lizar estudios posteriores en donde sea
cularidades del presente estudio (corre- posible detectar el período de estudios
lacional) no nos permite realizar infe- en el cual dichas orientaciones brinda-
rencias categóricas acerca de las proba- das por los maestros son consideradas
bles causas de los resultados obtenidos. como pautas que deben seguir los esco-
Además del rol del nivel socioeconó- lares.
mico se consideró que los colegios Al explorar las expectativas de profe-
tenían una influencia considerable en sores y padres sólo se encontró una
la inserción social de los adolescentes. asociación positiva entre las expectati-
Los hallazgos obtenidos nos permiten vas de los padres y los niveles de inser-
afirmar que tanto los adolescentes ción social. Cuando las expectativas de
varones como las mujeres perciben la los padres fueron altas casi la mitad de
misma jerarquía en términos de la cul- los participantes del estudio registraba
tura escolar. En primera instancia se un alto nivel de inserción social y un
considera que la escuela orienta a los alto porcentaje de este grupo lo mantu-
estudiantes hacia la educación univer- vo luego de un año. El decremento de
sitaria; en segundo término, hacia la la inserción social fue muy alto cuando
educación técnica; en tercer lugar, las expectativas fueron medias. Estos
hacia la vida laboral y, en último lugar, hallazgos corroboran nuestra conside-
hacia la vida familiar. Pese a la coinci- ración inicial que, sustentada en presu-
dencia existente en términos de la per- puestos teóricos, nos permitían afirmar
cepción de la cultura escolar, no se que las expectativas de los padres jue-
observó una relación significativa de gan un rol importante en el proceso de
ésta con la inserción social. Sin embar- inserción social.
go, es importante reflexionar acerca de No se encontró asociación entre las
la orientación que los estudiantes per- expectativas de los tutores y la inser-
ciben que se les brinda en el colegio. Si ción social de los adolescentes; se pre-
los profesores y el centro educativo sume que esto se debe al hecho de que
ocupan un lugar importante en la socia- en los centros educativos analizados

184
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

los docentes tienen a su cargo un gran cia los estudios en la universidad. De


número de estudiantes, lo cual dificulta acuerdo con esta información podría-
el conocimiento directo de los alumnos mos inferir que los representantes del
y, por tanto, las expectativas que dichos grupo socioeconómico medio tienen
maestros elaboran sobre sus alumnos una PTF más corta que la del sector so-
pueden ser imprecisas. cioeconómico muy bajo, que expresa un
La falta de asociación entre el rendi- mayor número de metas hacia los estu-
miento académico, género y modelos dios universitarios. Llama la atención el
de rol con los niveles de inserción so- limitado número de metas registradas en
cial resultó sorprendente, especialmen- la categoría de examen de admisión, es-
te si era tan alto el número de estudian- pecialmente al ser éste un requisito bási-
tes que aspiraba a ir a la universidad. co para el ingreso a la universidad.
De acuerdo con los planes registrados, Al analizar la relación empírica entre
se pensó que los estudiantes podían te- planes y acciones en el dominio de vida
ner, mayoritariamente, un alto rendi- educacional, se observa una brecha en-
miento, pero esto no se corroboró. tre éstos. Los estudiantes no concretan
Con respecto a la PTF, el análisis re- sus planes; la mayoría de ellos no rinde
portó diferencias significativas en fun- el examen de admisión y, en conse-
ción de los niveles socioeconómicos. cuencia, no se insertan socialmente de
Tres de las cuatro categorías relaciona- acuerdo con lo planeado. Esto nos indi-
das con el dominio de vida educativa ca que existe un problema educativo de
fueron diferentes, del mismo modo lo alta relevancia; existe una gran pérdida
fue la categoría de autorrealización. La de recursos humanos en el proceso y
frecuencia relativa de las metas relacio- esto podría limitar ciertas políticas de
nadas con autorrealización, sin embar- desarrollo. Desde el punto de vista teó-
go, es alta en ambos grupos, probable- rico, esto representa también un pro-
mente esto se deba a la edad de los par- blema, pues las necesidades y motivos,
ticipantes; los adolescentes del nivel como la necesidad de logro, afiliación
socioeconómico muy bajo también de- y autorrealización deben ser traducidas
sarrollan aspiraciones, deseo y tienen y elaboradas mediante metas realistas y
particulares esperanzas con respecto a específicas antes de ser desarrolladas a
su autorrealización. En el nivel socioe- través de conductas motivadas. El exa-
conómico medio la frecuencia relativa men de admisión es un paso indispen-
de metas orientadas a culminar la secun- sable e inmediato para los adolescentes
daria es casi el doble que la del sector que desean ir a la universidad y que es-
socioeconómico muy bajo. Por otro la- tán culminando sus estudios secunda-
do, los del sector muy bajo presentan un rios. Sin embargo, si se considera el li-
mayor número de metas orientadas ha- mitado número de estudiantes que in-

185
Herrera, Lagrou, Lens

gresan a la universidad luego de dos de políticas sociales. Es indispensable


años de culminar los estudios escola- realizar investigaciones posteriores que
res, podemos señalar con claridad que atiendan los procesos motivacionales y
los planes orientados hacia los estudios volitivos implicados en los grupos
universitarios no son realistas. De juveniles; es fundamental comprender
acuerdo con la teoría de Locke, las me- las razones por las cuales existe una
tas que orientan la conducta motivada gran distancia entre planes y acciones,
deben ser específicas, difíciles (pero no y tener la opción de construir un puen-
muy difíciles) y deben representar me- te entre las intenciones educacionales y
tas aceptadas (Locke, 2000). Los ha- las acciones que se tienen que realizar
llazgos de nuestro estudio nos permiten para el cumplimiento de dichos planes.
señalar que la meta de rendir y pasar el
examen de admisión es demasiado difí-
cil para muchos de los participantes y,
por tanto, no es realmente una meta
importante y autoestablecida por ellos.
Esta podría ser una de las razones que
explica por qué un número tan limitado
de estudiantes rinden el examen de ad-
misión. Algunos de ellos fallan en el
examen y declaran que lo volverán a
dar, pero no cumplen con las acciones
que los podrían orientar a alcanzar di-
chas metas; muy por el contrario, no
cumplen con las metas requeridas para
continuar estudiando luego de concluir
el colegio.
Se ha considerado que la brecha exis-
tente entre planes y acciones muestra
una falta considerable de realismo
entre los participantes, esta falta de rea-
lismo puede estar influida por la per-
cepción que dichos adolescentes tienen
de la cultura escolar y por las expecta-
tivas de sus padres.
La realidad descrita representa un
problema serio para la implementación

186
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

REFERENCIAS Cantor, N., Norem, J.K., Niedenthal, P.M.,


Langston, C.A., & Brower, A. (1987).
Allen, J. Hausser, S., Bell, K., &
Life tasks and cognitive strategies in a
O’Connor, T. (1994). Longitudinal
life transition [Special issue]. Journal
assessment of autonomy and related-
of Personality and Social Psychology:
ness in adolescent family interactions
Person and Situation Interactions, 53,
as predictors of adolescent ego deve-
1178-1191.
lopment and self-esteem. Child
Development, 65, 179-94. Caspi, A., & Bem D. (1990). Personality,
Bamburg, J. (2001). Raising expectations continuity and change across de life
to improve student learning (mono- course. En: L.A. Pervin (Ed.) Hand-
graph). Oak Brook, IL: North Central book of Personality: Theory and Re-
Regional Educational Laboratory. search (pp. 549-575). New York: The
Guilford Press.
Bandura, A. (1982). Self-efficacy mecha-
nism in human agency. American Claux, M.L. (1998). School performance in
Psychologist, 37, 122-147. Peruvian adolescents. A psychological
perspective on person and context pre-
Bandura, A. (1986). Social foundations of dictors. Nijmegen: Mediagroep KUN.
thought and action. Englewood Cliffs,
NJ: Prentice Hall. De Volder, M., & Lens, W. (1982).
Academic achievement and future time
Bargh, J. & Gollwitzer, P. (1994). perspective as a cognitive-motivational
Environmental control of goal directed concept. Journal of Personality and
action: Automatic and strategic contin- Social Psychology, 42, 566-671.
gencies between situations and beha-
viour. Nebraska Symposium on Durkin, K. (1996). Developmental social
Motivation, 4, 71-124. psychology. Massachusetts: Blackwell
Publishers.
Blunt, D. & Goodnow J. (1998).
Socialization processes. En: W. Damon Dwyer, P. & Wyn, J. (1998). Post compul-
& R.M. Lerner (Eds.), Handbook of sory education policy in Australia and
Child Psychology. Volume 3: Social its impact on participant pathway and
Emotional and Personality Develop- outcomes in the 1990. Journal of
ment (pp. 389-462). New York: Wiley. Educational Policy, 13, 285-300.
Bronfenbrenner, U. (1979). Contexts of Eccles, J., Jacobs, J. & Harold, R. (1990).
child rearing: Problems and prospects Gender role stereotypes, expectancy
American Psychologist, 34, 844-850. effects and parents socialization of gen-
der differences. Journal of Social
Bronfenbrenner, U. (1979). The ecology of
Issues, 46, 183-201.
human development. Cambridge, MA:
Harvard University Press. Eronen, S. (2000). Achievement and social
strategies and the cumulation of positi-
Bronfenbrenner, U. (1998). Theoretical
models of human development. En: W. ve and negative experiences during
Damon (Ed), The Handbook of Child young adulthood. Academic Disserta-
Psychology . Vol. I. New York: John tion, University of Helsinki, Faculty of
Wiley & Sons. Arts, Department of Psychology.

187
Herrera, Lagrou, Lens

Eysenck, H.J. (1952). The scientific study Herrera, D. (1998). Social integration strate-
of personality. London: Routledge & gies of high school graduates in Peru-
Kegan Paul. vian Shantytowns. Doctoraatsproject.
Faculteit Psychologie en Pedagogische
Fazio, R.H., Effrein, E. A. & Falender, V.J.
(1981). Self-perception following Wetenschappen, Katholieke Universiteit
social interaction. Journal of Leuven, Belgium.
Personality and Social Psychology, 41, Husman, J. & Lens, W. (1999). The role of
232-242. the future in student motivation.
Fraisse, P. (1963). The psychology of time. Educational Psychologist, 113-125.
Westport, CT: Greenwood. Lens, W. (1986). Future time perspective:
Gjesme, T. (1981). Is there any future in A cognitive-motivational concept. En:
achievement motivation? Motivation D.R. Brown & J. Veroff (Eds.),
and Emotion, 2, 115-138. Frontiers of motivational psychology
(pp. 173-190). New York: Springer-
Gollwitzer, P.M. (1996). The volitional Verslag.
benefits of planning. En:
P.M.Gollwitzer & J.A. Bargh (Eds.). Lens, W. (1993). La signification motiva-
The psychology of action (pp. 287- tionelle de la perspective future [The
312). New York: Guilford Press motivational meaning of future time
perspective]. Revue Québécoise de
Hackett, G. & Betz, N. (1981). A self-effi- Psychologie, 14, 69-83.
cacy approach to the career develop-
ment of women. Journal of Vocational Lens, W. (2001). How to combine intrinsic
Behavior, 18, 326-339. task-motivation with the motivational
effects of the instrumentality of present
Hackett, G., Esposito, D. & O’Halloran, M.
tasks for future goals. En: A. Efklides,
(1989). The relationship of role models
J. Kuhl, & R.M. Sorrentino (Eds.).
influences to the career salience and
Trends and prospects in motivation
educational and career plans of college
research (pp. 23-36). Dordrecht:
women. Journal of Vocational
Kluwer Academic Publishers.
Behavior, 35, 164-180.
Lens, W. & Moreas, M.-A. (1994). Future
Havighurst, R.J. (1948). Developmental
time perspective: An individual and a
tasks and education. New York:
societal approach. En: Z. Zaleski (Ed.),
McKay.
Psychology of future orientation (pp.
Heckhausen, H. (1991). Motivation and 23-38). Lublin: Towarzystwo Naukowe
action. Berlín: Springer-Verlag. KUL.
Heckhausen, H. & Kuhl, J. (1985). From Lent, R., Brown, S. & Hackett, G. (1994).
wishes to action: The dead ends and Toward a unifying social cognitive the-
short cuts on the long way to action. ory of career and academic interest,
En: M. Frese & J. Sabini (Eds.). Goal- choice and performance. Journal of
directed behavior: The concept of Vocational Behaviour, 45, 79-122.
action in psychology (pp. 134-157).
Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Lerner, R. & Galambos, N.L. (1998).
Associates, Adolescent development: Challenges

188
Inserción social en adolescentes: Un estudio sociopsicológico

and opportunities for research, pro- Ministerio de Educación (2001). Resumen


grams, and policies. Annual Review of de principales indicadores educativos.
Psychology, 49, 413-446. http://www.minedu.gob.pe/gestion_inst
itucionl/of_planmedumc/indicad.../res_
Lerner, R., Ree, E. & Wilson, C. (1998).
web.html.
The parenting of adolescents and ado-
lescents as parents: A developmental Ministerio de Educación (2001). El desa-
contextual perspective. En: J.C. rrollo de la educación. Informe
Westman (Ed.), Parenthood in Nacional de la República del Perú ela-
America. Madison, WI: University of borado por el Ministerio de Educación
Wisconsin Press. para la Oficina Internacional de
Unesco. Lima: Ministerio de Educa-
Lewin, K. (1951). Field Theory in Social
ción/Unesco.
Science. New York: Harper & Row.
Ministerio de Educación-Unidad de
Lewin, K. & Lewin, G. (Eds.) (1948).
Estadística (2001). La educación
Resolving social conflicts. Selected
peruana a inicios del nuevo siglo.
papers on group dynamics. New York:
Información y análisis sobre los cam-
Harper & Brothers.
bios recientes en la educación peruana.
Locke, E. (2000) The Prime Movers: Traits Serie de documentos publicados en
of the great wealth creators. Amacom. http://www.minedu.gob.pe.
Maehr, M. & Midgley, C. (1996). Mischel, W. & Shoda, Y. (1995). A cogniti-
Transforming school cultures. Boulder: ve-affective system theory of persona-
Westview Press. lity: Reconceptualizing situations, dis-
positions, dynamics, and invariance in
Marjoribanks, K. (1978). Ethnicity, family
personality structure. Psychological
environment, school attitudes and aca-
Review, 102 (2), 246-268.
demic achievement. The Australian
Journal of Education. 22 (3), 249-261. Nauta, M., & Kokaly, M. (2001). Assessing
role model influences on students’ aca-
Marjoribanks, K. (1996). Factors affecting
demic and vocational decisions.
the social status of Australian young
Journal of Career Assessment. Vol. 9
adults. Journal of Social Psychology,
(1), 81-99.
136 (2), 133-138.
Nurmi, J-E (1991). How do adolescents see
Markus, H. & Nurius, P. (1987). Possible their future? A review of the develop-
selves: The interface between motiva- ment of future orientation and planning.
tion and the self-concept. En: I.K. Developmental Review, 11, 1-59.
Yardley & T. Honess (Eds.), Self and
Identity. Chichester: John Wiley & Nurmi, J-E (1994). The development of
Sons. future orientation in life span context.
En: Z. Zaleski (Ed.) Psychology of
Miller, G., Galanter, E. & Pribram, K. Future Orientation. Lublin: Towarzyst-
(1960). Plans and the structure of wo Naukow.
behaviour. New York: Holt, Rinehart
and Winston. Nurmi, J-E., Salmela-Aro, K., Aro, A.,
Poppius, E. & Riste, J. (1992). Age dif-

189
Herrera, Lagrou, Lens

ferences in adults’ personal projects. Smith, T. (1970). Foundations of parental


The Journal of Social Psychology, 13 influence upon adolescents: An appli-
(3), 415-417. cation of social power theory. American
Sociological Review, 35, 860-873.
Nuttin, J.R. (1984). Motivation, planning
and action: A relational theory of beha- Swidler, A. (1986). Culture in action:
viour. Leuven & Hilsdale, NJ: Leuven Symbols and strategies. American
University Press & Erlbaum. Sociological Review Albany, 51 (2),
273-86.
Nuttin, J. & Lens, W. (1985). Future time
perspective and motivation. Leuven & Trommsdorff, G. (1983). Future orientation
Hillsdale, NJ: Leuven University Press and socialization. International Journal
& Erlbaum. of Psychology, 18, 381-406.

Parke, R. & Buriel, R. (1998). Social- Trommsdorff, G. (1994). Future time pers-
ization in the family: Ethnic and ecolo- pective and control orientation: Social
gical perspectives. In W. Damon & conditions and consequences. En: Z.
R.M. Lerner (Eds.), Handbook of child Zaleski (Ed.), Psychology of Future
psychology. Vol. 3: Social, emotional Orientation. Lublin: Towarzystwo
and personality development (pp. 463- Naukowe KUL.
552). New York: Wiley. Weiner, B. (1992). Human motivation:
Parodi, C. (1997). Economía de las políti- Metaphors, theories and research.
cas sociales. Lima: Centro de Investi- Newbury Park, C.A.: Sage Publica-
gaciones de la Universidad del Pa- tions.
cífico. Word, C.O., Zanna, M.P. & Cooper, J.
Pervin, L. (Ed.) (1989). Goal concepts in (1974). The nonverbal mediation of
personality and social psychology. self-fulfilling prophecies in interracial
interaction. Journal of Experimental
Hillsdale, NJ: Erlbaum.
Social Psychology, 10, 109-120.
Pervin, L. (1997) La ciencia de la persona-
Zaleski, Z. (Ed.) (1994). Psychology of
lidad. Madrid: McGraw-Hill.
future orientation. Lublin: Towarzyst-
Seginer, R. (1983). Parents’ educational wo Naukowe KUL.
expectations and children’s academic
achievements: A literature review.
Merrill-Paler Quarterly, 29, 1-23.
Shek, D. (1999). Parenting characteristics
and adolescent psychological well
being: A longitudinal study in a
Chinese context. Genetic, Social, and
General Psychology Monographs, 12.5
(1), 2736.
Skinner, B.F. (1938). The behavior of orga-
nisms. New York: Appleton-Century-
Crofts.

190