Está en la página 1de 2

LOS DUEÑOS DEL AGUA

El agua llamado mineral de vida, un derecho fundamental para cada ser vivo, así
se describe en las propagandas que realizan las empresas dedicadas a la venta
comercial de agua embotellada, mientras sigilosamente ponen su mano sobre las
fuentes.

No es un secreto que la mayor parte del agua del mundo no es apta para
consumo, y cada día el agua potable disponible se encuentra en disminución, pero
aunque es una situación que amenaza la supervivencia de la vida como se
conoce, hay quienes ven un negocio lucrativo, en donde el agua lentamente se
convierte en el “oro azul”. La industria del agua embotellada es el claro ejemplo de
este nuevo negocio, cada día empresas como nestle o coca-cola se han propuesto
adueñarse de muchas fuentes hídricas en diferentes países, en donde no solo
drenan la fuente, sino que además contaminan otras aledañas a sus plantas de
embotellamiento.

Se puede pensar cómo es que estas empresas logran adquirir derechos sobre el
uso del agua, pero contrario a lo que se podría pensar, lo hacen de forma “legal”, y
es que estas empresas se aprovechan de lagunas en la legislación de cada país,
para poder llegar al agua. Es muy normal observar tal fenómeno en los países del
tercer mundo como en Latinoamérica o África, sin embargo los países
desarrollados como Estados Unidos no están exentos. Pero ¿cómo detener a
estas empresas?, las cuales usan métodos poco legales, como desacreditación
del agua de red, o incluso alterando los informes de profesionales que evalúan los
riesgos que estas empresas podrían causar al ambiente, llegando a espiar y
posiblemente amenazar a quienes se opongan a sus ambiciones.

Ciertamente la solución a esta problemática está en el fortalecimiento de las


legislaciones para el uso de agua, pero siendo este un negocio que mueve
millones, que hace cualquier cosa para seguir poniendo la mano en las fuentes, es
bastante probable que la situación no cambie en un futuro cercano, aun menos
cuando las organizaciones que se encargan de dar las licencias para el uso del
agua realmente solo se preocupan por recibir dinero y no por lo que en verdad
tienen que hacer, ni siquiera regulan la extracción de agua. Tal es el caso que en
países como Sudáfrica, dan licencia por alrededor de 20 años, pero no existe un
límite al agua que estas empresas pueden extraer, o no existen unas regulaciones
para medir su impacto en el ambiente, lo que básicamente quiere decir que si se lo
proponen en el periodo de tiempo que tengan la licencia probablemente se
llevaran toda el agua.

BIBLIOGRAFIA
-Garcia, J. [Juan Garcia]. (2014, Enero 31). Nestle: Los dueños del agua [Archivo
de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=R6WbHGfjpYM