Está en la página 1de 41

Mujer, Trabajo y Salud:

Nuevos Retos de la PRL

ASPECTOS DE GÉNERO EN LA
GESTIÓN DE LA PREVENCIÓN

13 de mayo de 2010
ESQUEMA

I. Introducción
II. Biología y Psicosociología del Género
III. Gestión de la Prevención.
a) Plan de Prevención y el Género
b) Las Evaluaciones de Riesgos.

• Riesgos derivados de la Seguridad


• Riesgos derivados de la Higiene
• Riesgos derivados de la Ergonomía y
Psicosociología
• Vigilancia de la Salud
IV. Recomendaciones
I.Introducción
I. INTRODUCCIÓN
La Ley de Prevención 31/1995 de 8 de noviembre
fija las bases para la protección de la salud de los
trabajadores y trabajadoras. Sin embargo, a priori,
no distinguía entre unos y otros, entendiendo el
mismo nivel de protección para ambos, pero sin
incidir en las causas, en la probabilidad, en los
grados de consecuencias que pueden hacer diferente
el estudio de un determinado riesgo en un género u
otro. Por el contrario la ley sí recalca de manera
sensible la diferenciación de mujeres embarazadas o
en período de lactancia natural extendiéndose los
niveles de protección a los binomios embarazada-feto
o mujer-lactante.
I. INTRODUCCIÓN
La Ley de Igualdad 3/2007 no deja lugar a dudas respecto a estas
preguntas abiertas. En su disposición adicional duodécima el punto
1 modifica el artículo 5 de la Ley de Prevención, cerrando el vacío
existente hasta el momento. Así el mencionado artículo queda
redactado de la siguiente manera

Art. 5.4. Ley 31/1995. “Las Administraciones públicas


promoverán la efectividad del principio de igualdad entre
mujeres y hombres, considerando las variables relacionadas
con el sexo tanto en los sistemas de recogida y tratamiento
de datos como en el estudio e investigación generales en
materia de prevención de riesgos laborales, con el objetivo
de detectar y prevenir posibles situaciones en las que los
daños derivados del trabajo puedan aparecer vinculados con
el sexo de los trabajadores”
I. INTRODUCCIÓN

No debe entenderse este principio como una acción de


selección positiva o negativa hacia un género u otro,
sino tener en cuenta las diferencias biológicas y
psicosociales para alcanzar el principio de máximo
nivel de protección en ambos sexos.

La normativa, RD 298/2009, es clara y está


desarrollada reglamentariamente respecto a los
aspectos derivados de situaciones de embarazo o
período de lactancia.. Sin embargo, la norma en el
caso de la diferenciación de género (hombre-mujer)
está aún en un proceso muy inicial.
II. Biología y Psicosociología
del Género
II. BIOLOGÍA Y PSICOSOCIOLOGÍA DEL GÉNERO

HOMBRE - MUJER

DIFERENTES

CROMOSÓMICAMENTE FISIOLÓGICAMENTE

No somos iguales desde los puntos de vista:

• TÉCNICO - PREVENTIVO
• BIOLÓGICO - MÉDICO
II. BIOLOGÍA Y PSICOSOCIOLOGÍA DEL GÉNERO

DIFERENCIAS ENTRE HOMBRE - MUJER

• Genéticas: De los 46 cromosomas, en la mujer


un par de ellos es XX y en el hombre XY.
• Fisiológicas: La talla, el peso, la capacidad
pulmonar, la masa muscular, la temperatura
corporal, el consumo metabólico, el grosor de
la piel, etc.
• Neurológicas: Cómo descodifica la información
un cerebro masculino y uno femenino.
II. BIOLOGÍA Y PSICOSOCIOLOGÍA DEL GÉNERO

DIFERENCIAS ENTRE HOMBRE - MUJER

• Sensoriales: En las mujeres está más


desarrollado el olfato y el gusto, tenemos
mejor ángulo de visión.
• Aprendizaje y educación: Las niñas dominan
mejor el aprendizaje verbal y la escritura y
los niños las habilidades especiales, se fijan
más en los objetos; nosotras en las formas,
rostros, etc.
III. GESTIÓN DE LA PREVENCIÓN

III.a Plan de Prevención


III.a EL PLAN DE PREVENCIÓN

“Art. 2. RD 39/1997. El Plan de prevención de riesgos


laborales es la herramienta a través de la cual se
integra la actividad preventiva de la empresa en su
sistema general de gestión y se establece su política de
prevención de riesgos laborales….. El Plan de prevención
de riesgos laborales habrá de reflejarse en un
documento que se conservará a disposición de la
autoridad laboral, de las autoridades sanitarias y de los
representantes de los trabajadores, e incluirá, con la
amplitud adecuada a la dimensión y características de la
empresa….”

Importante: El Plan de Prevención debe ser específico de


la empresa (no un documento genérico).
III.a EL PLAN DE PREVENCIÓN

A. La identificación de la empresa, de su actividad


productiva, el número y características de los
centros de trabajo y el número de trabajadores y
sus características con relevancia en la prevención
de riesgos laborales.

Por tanto deberán reflejarse las características de la


plantilla en relación al género, la distribución de
trabajadores y trabajadoras según departamentos.
Procesos en los que por sus características haya mayor
número de trabajadores o trabajadoras y una explicación
razonada desde el punto de vista preventivo.
III.a EL PLAN DE PREVENCIÓN

B. La estructura organizativa de la empresa,


identificando las funciones y responsabilidades que
asume cada uno de sus niveles jerárquicos y los
respectivos cauces de comunicación entre ellos, en
relación con la prevención de riesgos laborales.

En relación al género y en virtud de aplicación de la Ley de


Igualdad debería quedar reflejado los cauces de comunicación
existentes entre la estructura implantada, así como el
desarrollo de reuniones en las que se abordaran temas
específicos de género y organizacionales: acoso moral, acoso
sexual, promoción en igualdad, etc. sentando las bases para el
desarrollo de un Plan de Igualdad.
III.a EL PLAN DE PREVENCIÓN

C. La organización de la producción en cuanto a la


identificación de los distintos procesos técnicos y
las prácticas y los procedimientos organizativos
existentes en la empresa, en relación con la
prevención de riesgos laborales.

Si existieran diferencias en el número de plantilla en función de los


procesos por motivos preventivos deberá reflejarse. Si hay
procedimientos donde por razones de género deban diferenciarse las
prácticas (por ejemplo, manipulación de cargas máximo 25 kg
hombres, 15 kg mujeres; procesos en los que interfieran productos
químicos peligrosos para la fertilidad masculina o femenina,
independientemente de embarazo, procesos) deberá reflejarse.
III.a EL PLAN DE PREVENCIÓN

D. La política, los objetivos y metas que en materia


preventiva pretende alcanzar la empresa, así como
los recursos humanos, técnicos, materiales y
económicos de los que va a disponer al efecto.

Deberá reflejarse en la política la intención de la


empresa de prevenir los riesgos que pudieran derivarse de
factores de género y hacer respetar los procesos
implantados de control en los que pudieran darse estas
circunstancias.
III.a EL PLAN DE PREVENCIÓN

Ejemplo de Política:
La empresa se compromete a hacer prevalecer el
principio preventivo de máxima seguridad respecto a
sus trabajadores y trabajadoras teniendo en cuenta los
aspectos diferenciadores que por motivo de género
pudieran plantearse.
• Política: La empresa se compromete a hacer cumplir los
principios de igualdad entre géneros y no discriminación
• Objetivos: Incluir en el orden del día de las reuniones periódicas
del Comité de Seguridad y Salud aspectos relativos a las
condiciones de riesgo en función del género.
• Meta: Concertar principio de acuerdo con guardería cercana
para los trabajadores de la empresa (factor doble presencia)
III. GESTIÓN DE LA PREVENCIÓN

III.b Las Evaluaciones


de Riesgos
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO

La evaluación de riesgo es junto con la planificación


las herramientas sobre las que se debe desarrollar
y cimentar el plan de prevención. Por tanto los
aspectos derivados de género deberán tenerse en
cuenta. No solo habrá que pensar en los aspectos
derivados de situaciones de embarazo o período de
lactancia, sino también aquellas otras situaciones en
las que por motivo de género puede verse
incrementado la probabilidad de ocurrencia de un
riesgo.
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Seguridad en el Trabajo

• Riesgos de atrapamientos con partes móviles de maquinaria.


No se utilizarán cadenas, pulseras, pelo largo (en general más
frecuentes en mujeres), ropa ancha (al usar ropa de trabajo de
tamaño grande para mujeres con una talla menor).
• Riesgos de caídas. En el uso de tacones, al transitar por zonas
resbaladizas, suelos mojados, encerados, prisas, etc.
• Riesgos de accidentes con maquinarias móviles automotoras.
La menor talla de la mujer puede dificultar el acceso a los
mandos de los vehículos, reglaje de espejos, etc.
• Riesgos de sobreesfuerzos. Una de las únicas especificaciones
claras en la normativa actual limita el peso máximo de
manipulación de cargas para mujeres en 15 kg y el de hombres
en 25 kg. (RD 487/1997). Por ejemplo, plantilla en cooperativa
agrícola donde las líneas de limpieza de producto, selección,
envasado, etc. son manipuladas mayoritariamente por mujeres…)
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Seguridad en el Trabajo

• Riesgos de agresiones. En trabajos de servicios sociales,


servicios médicos, servicios nocturnos de guardia, servicios de
bares, discotecas, etc. La condición de ser mujer puede
distorsionar la valía y la competencia en el puesto de trabajo.

• Riesgos derivados de la no adecuación de los equipos de


protección individual. Tallas de guantes pueden propiciar
malos agarres, caída de objetos, abrasiones, atrapamientos.
Arneses de seguridad sin regulación mínima adaptada, riesgo
de caída de altura, Talla de cascos, mala visibilidad
(accidentes al transitar por instalaciones), incorrecto ajuste,
botas de seguridad (incorrecto agarre de tobillo), etc….
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Higiene Industrial

• Riesgos derivados de la no adecuación de los equipos de


protección individual. Tallas grandes en orejeras, trajes de
protección frente a productos químicos, máscaras, etc.

• Riesgos frente a agentes químicos, físicos o biológicos


que afecten a la fertilidad. NTP 542 (reproducción
femenina) NTP 441 (fertilidad masculina). Disulfuro de
carbono interrumpe o desorganiza el balance hormonal entre
el cerebro, la glándula pituitaria y los ovarios. Desequilibrio
de estrógeno y progesterona, cambios en la duración y
regularidad de la menstruación y ciclo menstrual.
Plomo. Frase R 60 (puede perjudicar en la fertilidad).
Radiaciones ionizantes.
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Higiene Industrial

Agentes físicos y químicos presentes en el lugar de trabajo y que son


peligrosos para la reproducción femenina

TRABAJADORAS
AGENTES EFECTOS OBSERVADOS
POTENCIALMENTE EXPUESTAS

Drogas de tratamiento para el Infertilidad, aborto, defectos en e


Sanitarias, farmacéuticas
cancer (Ej. Metaltrexato) nacimiento, bajo peso al nacer

Ciertos ésteres de etilenglicol tales Trabajadoras de electrónica y


Abortos
como 2-etoxietanol y 2-metoxietanol semiconductores

Disulfuro de carbono Cambios del ciclo menstrual Trabajadoras en viscosa y rayón

Fabricantes de baterías, soldadoras,


reparadoras de radiadores, pintoras
Infertilidad, abortos, bajo peso al de puentes, ceramistas,
Plomo
nacer, desórdenes del desarrollo constructoras

Infertilidad, aborto, defectos al


Radiacines ionizantes (ej. Rayos X y nacer, bajo peso al nacer, Sanitarias, dentistas y trabajadoras
y desórdenes en el desarrollo, del sector nuclear
cánceres en la infancia.
Carga física de trabajo (ej.
Levantamiento de cargas pesadas, Abortos tardíos, parto prematuro Varios tipos de trabajadoras
permanecer mucho tiempo de pie)

NTP 542: Tóxicos para la reproducción femenina


III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Higiene Industrial
Agentes biológicos presentes en el lugar de trabajo causantes de
enfermedades y que son peligrosos para la reproducción femenina

TRABAJADORAS
AGENTES EFECTOS OBSERVADOS MEDIDAS PREVENTIVAS
POTENCIALMENTE EXPUESTAS
Defectos en el
Buenas prácticas higiénicas
Citomegalovirus nacimiento, bajo peso al Sanitarias, trabajadoras en
tales como lavarse las
(CMV) nacer, desórdenes del contacto con jóvenes y niños
manos
desarrollo

Virus de la hepatitis
Bajo peso al nacer Sanitarias Vacunación
B

Virus del SIDA Bajo peso al nacer, Precauciones de práctica


Sanitarias
(HIV) cáncer en la infancia universal

Buenas prácticas higiénicas


Parvovirus humano Sanitarias, trabajadoras en
Aborto tales como lavarse las
B19 contacto con jóvenes y niños
manos
Vacunación antes del
Defectos al nacer, bajo Sanitarias, trabajadoras en
Rubéola embarazo, sino antes de la
peso al nacer contacto con jóvenes y niños
inmunidad
Aborto, defectos al Buenas prácticas higiénicas
Toxoplasmosis nacer, desórdenes del Sanitarias, veterinarias tales como lavarse las
desarrollo manos
Vacunación antes del
Defectos al nacer, bajo Sanitarias, trabajadoras en
Varicela embarazo sino antes de la
peso al nacer contacto con jóvenes y niños
inmunidad
NTP 542: Tóxicos para la reproducción femenina
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Ergonómicos

El círculo vicioso de las actividades de prevención


en el trabajo de las mujeres (K. Messing, 1999)

NTP 658: Trastornos Músculo-esqueléticos de las mujeres: Recomendaciones preventivas


III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Ergonómicos

Diferencias de género en trastornos músculo-esqueléticos

HOMBRES MUJERES
Más dispersión
Menor dispersión
Zona afectada Mas en hombros, cuello, miembros
Más en zona lumbar.
superiores.
Momento en que se
A menos edad A más edad.
produce
Más lesiones por movimientos
Más lesiones por repetitivos.
Tipo de trastorno
sobreesfuerzo. Amplia variedad de dolor y
molestias.
Reconocimiento
Más accidentes de trabajo Más enfermedades profesionales
legal
Textil
Construcción
Comercio
Metal (incluyendo ind. del
Sector Sanidad y Servicios sociales
automóvil)
Limpieza
Cárnicas
Manufacturas.
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Psicosociales

Riesgos psicosocial, organización del trabajo,


estrés y salud
Los factores de riesgo psicosociales son aquellas
características de las condiciones de trabajo y,
sobre todo, de su organización que afectan a la salud
de las personas a través de mecanismos psicológicos
y fisiológicos a los que también llamamos estrés. En
términos de prevención de riesgos laborales, los
factores psicosociales representan la exposición (o
los factores de riesgo), la organización del trabajo el
origen de ésta, y el estrés el precursor del efecto
(enfermedad o trastorno de salud que pueda
producirse y que debemos prevenir).
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Psicosociales

La relación entre la organización del trabajo, los


factores psicosociales y la salud no parece tan
evidente como la que existe entre otros factores de
riesgo (el ruido, por ejemplo) y la salud. Los efectos
de la organización del trabajo son más intangibles e
inespecíficos, y se manifiestan a través de diversos
mecanismos emocionales (sentimientos de ansiedad,
depresión, alienación, apatía, etc.), cognitivos
(restricción de la percepción, de la habilidad para la
concentración, la creatividad o la toma de
decisiones, etc.), conductuales (abuso de alcohol,
tabaco, drogas, violencia, asunción de riesgos
innecesarios, etc.), y fisiológicos (reacciones
neuroendocrinas).
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Psicosociales

"El estrés en el trabajo es un conjunto de reacciones


emocionales, cognitivas, fisiológicas y del
comportamiento a ciertos aspectos adversos o
nocivos del contenido, la organización o el entorno
de trabajo. Es un estado que se caracteriza por altos
niveles de excitación y de angustia, con la frecuente
sensación de no poder hacer frente a la situación“

(Comisión Europea 2000)


III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Psicosociales

Factor “doble presencia”


Se trata del hecho de que recaigan sobre una misma
persona la necesidad de responder a las demandas del
espacio de: • Trabajo asalariado
• Trabajo doméstico familiar

AFECTA MAYORITARIAMENTE A MUJERES y repercute


en la salud mental, en la vitalidad, en los síntomas
cognitivos del estrés y síntomas conductuales del estrés.

El método de evaluación psicosocial de Conpenhague (COPSOQ)


incluye estos aspectos.
Se incluyen apartados diseñados pora mujeres trabajadoras que
conviven con pareja, niños, padres…
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Ergonómicos y
Psicosociales
Algunos ejemplos de riesgos habituales en trabajos feminizados
ERGONOMICOS PSICOSOCIALES
Profesionales Demandas emocionales, trabajo nocturno, violencia de
Manipulación manual, posturas forzadas
sanitarias clientes y familiares
Guarderías Manipulación manual, posturas forzadas. Demandas emocionales.
Horarios “asociales”, violencia (p.ej. si se trabaja
Limpieza Manipulación manual, posturas forzadas.
aislada)
Industria de
Movimientos repetitivos, bajas temperaturas. Estrés asociado al trabajo repetitivo en cadena.
alimentación
Catering y Manipulación manual, movimientos repetitivos (p. ej. Al Estrés asociado al trabajo desbordante o intenso, trato
restauración cortar) con el público, violencia y acoso.
Textil, ropa y
Movimientos repetitivos, posturas forzadas Estrés asociado al trabajo repetitivo en cadena.
calzado
Lavanderías Manipulación de cargas, posturas forzadas, calor. Estrés asociado a tareas repetitivas y a ritmo elevado.

Sector cerámico Movimientos repetitivos, manipulación manual Estrés asociado al trabajo repetitivo en cadena.
Movimientos repetitivos, posturas forzadas, manipulación
Industria “ligera” Estrés asociado al trabajo repetitivo en cadena.
manual.
Centros de atención
Estrés asociado a la atención a clientes, ritmo de
telefónica (Call Posturas forzadas, excesivo sedentarismo.
trabajo y repetitividad.
centers)
Enseñanza Posturas forzadas (p. ej. Guarderías) mucho tiempo de pie. Demandas emocionales, violencia.
Posturas forzadas, movimientos repetitivos, mucho tiempo de Estrés asociado a la atención de clientes, trabajo a
Peluquería
pie. ritmo elevado.
Movimientos repetitivos, posturas forzadas, dolor de espalda Estrés, por ej. Asociado a la falta de control sobre el
Trabajo en oficina
debido a postura sedente. trabajo, interrupciones frecuentes, trabajo monótono.
Manipulación manual, posturas forzadas, equipo de trabajo y
Agricultura
de protección personal inadecuados

Fuente: Agencia Europea 2003


III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Riesgos Ergonómicos y
Psicosociales

Fundación Europea, 2002


• Para las condiciones de trabajo ergonómicas hay una fuerte interacción entre
género y estatus ocupacional: las mujeres están más expuestas a riesgo
ergonómico en todas las áreas de trabajo no manual (particularmente en los
profesionales), así como en los trabajos manuales cualificados.
• Las tareas repetitivas son particularmente prevalentes en los puestos
manuales, y en este tipo de trabajos, la tasa es mayor entre las mujeres.
• Un factor que incrementa la exposición a riesgos ergonómicos es la intensidad
del trabajo, que está aumentando en toda la UE, y que para las mujeres está
causada, más que para los hombres, por las demandas directas de clientes y
usuarios.
• En cuanto a trabajar a alta velocidad, el porcentaje es similar para unos y
otras, aunque el número de mujeres que trabajan a gran velocidad se ha
incrementado más desde principios de los 90, alcanzándose una rápida
convergencia en este asunto entre ambos sexos.
• Los hombres disfrutan de mayor autonomía en el trabajo, especialmente en
cuanto a los aspectos temporales (elección de días libres o de vacaciones,
del momento de disfrutar de una pausa, etc.) El estatus ocupacional marca
bastantes diferencias entre ambos géneros; en las ocupaciones profesionales,
donde trabajan mayor porcentaje de mujeres, es donde hay más diferencia
entre la autonomía temporal de ellos y ellas.
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Vigilancia de la Salud

Es esencial evaluar si los actuales protocolos médicos


contemplan la perspectiva de género

OBJETIVO: Los protocolos para la vigilancia de la


salud de la población trabajadora constituyen una
herramienta básica en la prevención de los riesgos
laborales. Los recientes cambios normativos, junto
al fuerte incremento del empleo remunerado en las
mujeres, plantean la necesidad de revisar su
aplicabilidad a las trabajadoras.
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Vigilancia de la Salud

Recientemente se ha realizado un estudio “VISIÓN DE


GÉNERO EN LOS PROTOCOLOS DE VIGILANCIA
SANITARIA DE LA POBLACIÓN TRABAJADORA”
(Autores: Javier Campos, Elena Ronda-Pérez, José María Roel,
Monserrat García-Gómez, Jerónimo Maqueda, María José López-
Jacob, Lorena María Ivorra)

Se han analizado 4 de los 19 protocolos publicados por


el Ministerio de Sanidad y Consumo:
• Asma Laboral
• Manipulación Manual de Cargas
• Pantalla de Visualización de Datos
• Plaguicidas
Utilizando el Método AGREE
III.b LAS EVALUACIONES DE RIESGO. Vigilancia de la Salud

CONCLUSIÓN: Es necesario identificar los sesgos de


género en los protocolos utilizados para la
vigilancia de la salud de la población trabajadora e
introducir los cambios necesarios.

P.Ejemplo: Ninguno de los protocolos considera


aspectos relacionados con el ciclo vital de la
mujer. Menopausia.
IV. RECOMENDACIONES

Mensajes para sensibilizar y conseguir la


Integración del Género en el Sistema
de Seguridad y Salud Laboral
IV. RECOMENDACIONES

En General
1. Fomentar políticas que favorezcan el equilibrio entre
trabajo y vida familiar.
2. Prestar atención a grupos específicos de trabajadoras.
3. Fomentar la cooperación interdisciplinaria.
4. Integrar la seguridad y salud laborales en los
programas de trabajo en materia de igualdad a todos
los niveles.
5. Reducir la discriminación y mejorar la calidad del
empleo femenino.
6. Mejorar la participación de las mujeres en la toma de
decisiones relativas a la seguridad y la salud laborales.
IV. RECOMENDACIONES

Investigación y control de la SST


1. Basar la evaluación de la exposición en los trabajos
realmente ejercidos por los trabajadores.
2. Evaluar las investigaciones epidemiológicas con el
objetivo de eliminar sesgos.
3. Incluir de forma rutinaria y sistemática la dimensión de
género en la recopilación de datos y el control
estadístico.
4. Seguir investigando y comparando las diferencias entre
Estados miembros.
5. Recopilar información de los países candidatos.
6. Corregir el desequilibrio de género en los programas de
investigación.
7. Evaluar el impacto de los cambios del mundo del trabajo
sobre el género y la seguridad y la salud laborales.
IV. RECOMENDACIONES
Elaboración de políticas
1. Integrar la perspectiva de género en la estrategia de
seguridad y salud en el trabajo.
2. Aplicar las evaluaciones de impacto en función del género
como herramienta de integración.
3. Tener en cuenta el género y las condiciones de trabajo a la
hora de establecer normas.
4. Integrar las cuestiones de género relativas a la SST en
otros ámbitos políticos.
Buenas prácticas de prevención
1. Mejorar la sensibilidad con respecto al género en la
aplicación de las directivas existentes, etc.
2. Investigar y compartir buenas prácticas.
3. Promover y sensibilizar sobre las buenas prácticas y
métodos para incluir el género en la evaluación de riesgos e
involucrar a las trabajadoras.
Nuestra Principal
responsabilidad es PROMOVER