Está en la página 1de 5

¿Es necesario un proyecto de seguridad para instalar

barreras láser?

Cuando las empresas que me contactan demandan una solución de protección perimetral
mi primera pregunta consiste en saber qué es lo que se desea proteger. La respuesta es
más que obvia: la empresa, la fábrica, los galpones, las maquinarias, los camiones, la
materia prima y así sucesivamente.

Esta respuesta tiene poca utilidad ya que es como tratar de matar mosquitos con una
escopeta. La solución láser es contundente, pero no necesariamente 100% efectiva. Es
ingeniosa, no muy costosa y eficaz para proteger una parte de lo que se cree que se debe
proteger.

Antes de colocar una barrera láser, que explicaré más adelante, es forzoso y necesario
construir un proyecto que incluya: riesgos, vulnerabilidades, amenazas y perjuicios. Por
supuesto definiendo con mucha claridad y cuantificadamente qué es lo que se desea
proteger.

Usted desea proteger sus activos, todo aquello que le permite seguir operando en el
rubro en el que se desempeña su empresa: camiones, maquinarias, personal, insumos,
productos de infraestructura y todo aquello que si es robado o vandalizado le impediría
a su empresa continuar operando normalmente ya sea 1 semana, 1 mes, 3 o 6 meses o
para siempre.
Le pondré un ejemplo que tiene relación con las barreras láser: durante la conquista del
oeste americano, en el “Far West”, muchas veces las expediciones de 8 o 10 carretas de
colonos resultaban atacadas por los indígenas del lugar. Los ataques se producían
sorpresivamente –no como ocurre en las series de cowboys donde se ven señales de
humo antes de un ataque- y conllevaba partidas de 50, 100 o 200 nativos a caballo.

¿Qué hacían los colonos ante esto? El puñado de colonos y sus familias estaban solos,
en el medio de la planicie, viendo como estos indios, munidos de arcos, flechas y
algunas armas de fuego iban a matarlos sin piedad. ¿Qué hubiera hecho usted? Huir no
era una alternativa, lo iban a alcanzar a los 100 o 200 metros o ni siquiera eso ya que
una flecha era suficiente para detenerlo.
Lo primero que hacían era formar un círculo con las carretas. Este cerco protegía a los
colones de flechas y balas a la vez que permitía contener el ataque. A la vez se trataba,
en el tumulto, que uno de los guías pudiera escapar a caballo a pedir ayuda al fuerte más
cercano. El resultado siempre era impredecible.

Volvamos a la barrera láser y a su empresa. ¿Para qué la va a instalar? ¿Qué pretende


proteger? ¿Quién va a venir en su auxilio? ¿Quién se va a enterar de la intrusión?
¿Cómo va a repeler la intrusión? ¿Cuántos son los delincuentes/ladrones/adversarios
que van a traspasarla? ¿Cuándo? ¿Por dónde? ¿Conoce el funcionamiento de una
barrera láser antes de contratarla?

Como podrá ver las preguntas que debe responder son muchas.

Si presta atención al suceso de los colonos verá que los indios querían matar a los
intrusos y los primeros pobladores querían defender su activo más preciado: su vida.

Esto implicaba un razonamiento extremo, protegían sus vidas a toda costa. Para ello, y
con la rapidez de un rayo, “evaluaron el riesgo”, “determinaron las amenazas”,
“seleccionaron una contramedida de defensa”, “mitigaron el riesgo formando un
cinturón de protección” y “generaron un plan de contingencia enviando un jinete para el
fuerte más cercano”.

Todo esto se lleva a cabo y se denomina empresarialmente: “análisis de riesgos y


vulnerabilidades”. Luego se determina qué activos se deben proteger y, en
consecuencia, qué tipo de barrera láser colocar, qué procedimientos deben seguirse, la
potencia de la barrera, qué dispositivos de alerta debe activar una barrera y dónde debe
colocarse para proteger sus activos.

Dejemos por un rato a los colonos y pasemos a los láseres. La tecnología ha avanzado a
pasos agigantados y ha permitido usar los láseres con propósitos de seguridad.
Enunciaré brevemente en qué consiste una barrera láser para ver los pro y los contra de
estos equipos:

1. Toda barrera emite un conjunto de rayos láser invisibles que son recibidas en
otro extremo y en línea recta, mientras nada interrumpa esos rayos.
2. Hay equipos láser empresariales que cubren desde 30 metros hasta los 250
metros de extensión.
3. Los láseres no son un “hilo” invisible sino que la luz se expande gracias a lentes
curvos alcanzando, en el caso de los láseres de más de 100 metros una altura de
cobertura de 3 metros de altura. Sí, son una pared de tres metros de alto en su
punto máximo.
4. Cualquier objeto humano que traspase el láser producirá una alarma. Si es un
animal no la disparará. Al producirse la alarma un “cerebro electrónico”
disparará sirenas, hará llamados telefónicos y podrá encender reflectores.

El láser es un excelente sustituto de las carretas (!!!), tiene poco mantenimiento,


consume poca electricidad y funciona todo el tiempo que uno desee. Es un vigilante
permanente.

Ahora bien, no debe colocarse en cualquier lado, donde al instalador o a usted se le


ocurra. Debe respetarse el plan de seguridad para que los láseres funcionen de acuerdo
con lo esperado. No hacen magia y su “inteligencia” es limitada y van a proteger solo lo
que esté rodeado de ellos.
Por qué insisto en la elaboración del proyecto: porque funcionan si alguien inteligente
se sentó, computadora delante, a planificar dicho proyecto para combinarlo con otros
componentes de seguridad.

Su virtud más importante es que si son parte de un plan de seguridad tienen la capacidad
de blindar un predio y volverlo inaccesible. Mis últimos dos proyectos abarcaron láseres
de alta potencia microprocesados – para evitar acciones de insiders – de 1,5 km de
extensión cada uno, y otros demandaron tramos muchísimo más cortos, más sencillos,
no microprocesados, pero interconectados entre sí.

Nunca olvide que cada situación es única. Cada empresa tiene diferentes activos a
proteger y diferentes amenazas dinámicas en el tiempo porque el delito es dinámico
ajustándose a las circunstancias y tiempos que corren.