Está en la página 1de 3

1

Introducción:

La razón por la que decidimos investigar la producción del yogurt griego es porque este

lácteo tiene el doble de proteínas, más vitaminas, más minerales y menor contenido en azúcar que

el yogurt regular además de tener propiedades beneficiosas que ayudan a prevenir la

osteoporosis, fortalecer el cabello, hidratar la piel, etc. Y especialmente porque encaja

perfectamente como una opción más en esa búsqueda que tienen muchas personas hoy en día de

mantener la salud estable mediante el consumo de los alimentos, ya que como se sabe en este

tiempo existen muchas enfermedades por una mala dieta. Nosotros vamos a estudiarlo

principalmente desde un enfoque comercial, ya que como podemos ver es un producto que a

mucha gente le interesaría y le interesa, en otras palabras nuestro objetivo es verificar la

prefactibilidad de meter un nuevo yogurt griego al mercado.

Primero que nada vamos a estudiar el mercado, ver la demanda y ver la oferta. En nuestro medio

se podría decir que este producto está en una etapa de crecimiento, también se podría decir que

industrias grandes como “Pil” y “Delizia” están como los máximos ofertantes, pero toda esta

deducción solo sale de una estimación a simple vista. Es por eso que nosotros queremos ver

realmente cuanta demanda hay mediante estudios de mercado, encuestas, etc. Con la intención de

llegar a una estimación más precisa usando herramientas que nos ayuden a llegar más profundo

para ver cuanta gente consume este producto y especialmente si estarían dispuestas a probar uno

nuevo.

Con todo esto esperamos obtener la información necesaria para seguir adelante y trabajar en el

nuevo producto, desarrollándolo con base a todas esas opiniones, sugerencias, ideas, gustos de las

personas entrevistadas. Pero por sobre todo manteniéndonos en el marco de las buenas prácticas

de este producto, tanto en las proporciones (no alargando algún ingrediente o remplazando uno

con otro más económico) como en mantenerlo saludable y movernos dentro los precios más
2

accesibles para las personas. Además prepararemos un plan de marketing sobre (el producto, el

precio, las promociones y las plazas) y también material informativo sobre todas las propiedades

que tiene este tipo de yogurt, dando énfasis en las diferencias con el yogurt regular y explicando

paso a paso la producción de nuestro yogurt griego.

Finalmente mediante este estudio queremos no solo aprender más sobre este tema, lo que es la

preparación del yogurt, descubrir los puntos críticos de control, etc. Sino dar a conocerlo y no

solo de forma teórica, es por eso que vamos a realizarlo desde la materia prima hasta su

presentación. Y de este modo, teniendo todo el flujo de producción, los costos de materia prima y

el tiempo de elaboración, llegar con un panorama más amplio sobre nuestro objetivo: La

prefactibilidad de que un yogurt griego nuevo en el mercado sea rentable.

Antecedentes:

Los orígenes del yogur griego no están del todo claros, por la casi total ausencia de

registros al respecto. Se cree que llegó al Mediterráneo en algún momento de la Edad Antigua por

obra de los turcos. En Grecia el consumo de yogur se extendió, desarrollándose una variedad

local que logró, con el tiempo, las características distintivas que diferencian al yogur griego

actual. Su uso en la gastronomía local floreció notablemente.

Hoy en día, el yogur griego es una alternativa a los yogures tradicionales (por ejemplo los batidos

y/o bebibles). Sus procesos, menos automatizados e ingredientes usualmente más selectos (como

por ejemplo la leche de cabra), tienden a elevar el precio del producto por encima del promedio.

Esto, no obstante, no merma la demanda en lo mínimo y tiende a incrementar la tasa de

consumidores en medio de un mercado progresivamente más exquisito y gourmet.


3

Numerosas empresas fabricantes de yogur, han lanzado una variedad griega. Sin embargo,

existen algunas empresas que ofrecen variedades alternativas que no se asemejan al yogur griego

tradicional que es muy denso y cremoso.

El yogur griego tradicional es un producto lácteo hecho con leche de vaca o de cabra y, por lo

general, contiene entre un 9 y un 10% de materia grasa láctea (las variedades típicas de yogur no

superan el 3,5% de materia grasa láctea).

Cuanto más alto es el índice de grasa láctea, el yogur tiende a ser mucho más completo, ya que

los bacilos se desarrollan plenamente en este medio. El resultado es un yogur bastante sabroso,

denso de cuerpo y muy cremoso. El yogur griego tiene aproximadamente entre un 8% y 16% de

proteínas, alrededor del doble que los demás yogures (bebible, batido, aflanado).