Está en la página 1de 2

I M P R O P E R I O S

V I E R N E S

S A N T O

 

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

Antífona

Tu Cruz, Señor, adoramos,

Coro

Yo abrí el mar delante de ti;

y

tu santa Resurrección alabamos

tú me abriste el costado con una

glorificamos. Por el madero ha venido

y

lanza.

la alegría al mundo entero.

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

Sal 66,2

Coro

Yo te guiaba con una columna de nubes; tú me guiaste al pretorio

V.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,

de Pilato.

R.

haga brillar su rostro sobre nosotros y tenga

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

piedad.

Coro

Yo te sustenté con maná en el

I

Pueblo

desierto; tú me abofeteaste y me azotaste. Pueblo mío, ¿qué te he hecho

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho, en qué te he ofendido? ¡Respóndeme!

Coro

Yo te di a beber del agua salvadora que brotó de la peña; tú me diste a beber hiel y vinagre.

Porque te hice salir de la tierra de Egipto, has aparejado la cruz a tu

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

salvador. Santo Dios, Santo y fuerte,

Coro

Yo por ti herí a los reyes Cananeos; tú me heriste la cabeza con la

Santo e inmortal, ten piedad de

caña.

nosotros.

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

Coro

Yo te guié cuarenta años por el desierto, te alimenté con el maná,

Coro

Yo te di un cetro real; tú me pusiste una corona de

te introduje en una tierra excelente; tú preparaste una cruz a tu Salvador.

espinas.

Pueblo

Santo Dios

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

 

Coro

Yo te levanté con gran poder;

cruz.

Coro

¿Qué más pude hacer por ti? Yo te planté como viña mía, escogida y hermosa ¡Qué amarga te has vuelto

tú me colgaste del patíbulo de la

Pueblo

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

Pueblo

conmigo! Para mi sed me diste vinagre, con la lanza perforaste el costado a tu Salvador. Santo Dios

 

Atífona

II

Tu Cruz, Señor, adoramos,

y

tu santa Resurrección alabamos

Coro

Yo por ti azoté a Egipto y a sus primogénitos; tú me entregaste para que me azotaran.

glorificamos. Por el madero ha venido la alegría al mundo entero.

y

Pueblo.

Pueblo mío, ¿qué te he hecho

Coro

Yo te saqué de Egipto,

Sal 66,2

sumergiendo al Faraón en el mar

V.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,

Rojo; tú me entregaste a los

R.

haga brillar su rostro sobre nosotros y

Sumos Sacerdotes.

tenga piedad.

III

A continuación se canta el Crux fidelis, y después el Pange lingua, repitiendo después de cada estrofa del himno, alternativamente, Crux fidelis y Dulce lignum.

Pueblo

¡Oh cruz fiel, árbol único en nobleza! jamás el bosque dio mejor tributo en hoja, en flor y en fruto.

¡Dulces clavos! ¡Dulce árbol donde la vida empieza con un peso tan dulce en su corteza!

Coro

Cantemos la nobleza de esta guerra, el triunfo de la sangre y del madero; y un Redentor, que en trance de Cordero, sacrificado en cruz, salvó la tierra.

Pueblo

¡Oh cruz fiel

Coro

Dolido mi Señor por el fracaso de Adán, que mordió muerte en la manzana, otro árbol señaló, de flor humana, que reparase el daño paso a paso.

Pueblo.

¡Dulces clavos !

Coro

Y así dijo el Señor: ¡Vuelva la Vida y que el Amor redima la condena! La gracia está en el fondo de la pena y la salud naciendo de la herida.

Pueblo

¡Oh cruz fiel

Coro

¡Oh plenitud del tiempo consumado! Del seno de Dios Padre en que vivía, ved la Palabra entrando por María en el misterio mismo del pecado.

Pueblo.

¡Dulces clavos !

Coro

¿Quién vio en más estrechez gloria más plena y a Dios como el menor de los humanos? Llorando en el pesebre, pies y manos le envuelve una doncella nazarena.

Pueblo.

¡Oh cruz fiel

Coro

En plenitud de vida y de sendero, dio el paso hacia la muerte porque él quiso. Mirad de par en par el paraíso abierto por la fuerza de un Cordero.

Pueblo

¡Dulces clavos !

Coro

Vinagre y sed la boca, apenas gime; y al golpe de los clavos y la lanza, un mar de sangre fluye, inunda, avanza por tierra, mar y cielo, y los redime.

Pueblo.

¡Oh cruz fiel

Coro

Ablándate, madero, tronco abrupto de duro corazón y fibra inerte; doblégate a este peso y esta muerte que cuelga de tus ramas como un fruto.

Pueblo.

¡Dulces clavos !

Coro

Tú sólo entre los árboles, crecido para tender a Cristo en tu regazo; tú, el arca que nos salva; tú, el brazo de Dios con los verdugos del Ungido.

Pueblo

¡Oh cruz fiel

Coro

Al Dios de los designios de la Historia, que es Padre, Hijo y Espíritu, alabanza; al que en la cruz devuelve la esperanza de toda salvación, honor y gloria.

Coro

¡Dulces clavos !

Coro

Amén.

y pueblo.