Está en la página 1de 16

Biología Molecular

La biología molecular es la que tiene como objetivo el estudio de los procesos que se
desarrollan en los seres vivos desde un punto de vista molecular.

En su sentido moderno, la biología molecular pretende explicar los fenómenos de la vida a


partir de sus propiedades macromoleculares. Dos macromoléculas en particular son su
objeto de estudio:

Los ácidos nucleicos, entre los cuales el más utilizado es el ácido desoxirribonucleico
(ADN), el componente de genes.

Las proteínas, que son los agentes activos de los organismos vivos.

Dentro del Proyecto Genoma Humano puede encontrarse la siguiente definición sobre la
biología molecular: El estudio de la estructura, función y composición de las moléculas
biológicamente importantes.

Índice

 Biología molecular y otras ciencias


 Características
 Métodos
 Contenido
 Notables biólogos moleculares
 Referencias
 Bibliografía
 Enlaces externos

1. Biología molecular y otras ciencias

Esta área está relacionada con otros campos de la biología y la química,


particularmente ingeniería genética y bioquímica. La biología molecular concierne
principalmente al entendimiento de las interacciones de los diferentes sistemas de
la célula, lo que incluye muchísimas relaciones, entre ellas las del ADN con el ARN,
la síntesis de proteínas, el metabolismo, y el cómo todas esas interacciones son
reguladas para conseguir un correcto funcionamiento de la célula.

La diferencia entre la química orgánica y la biología molecular o química biológica


es que en la química biológica las moléculas de ADN tienen una historia y, por
ende, en su estructura nos hablan de su historia, del pasado en el que se han
constituido, mientras que una molécula orgánica, creada hoy, es sólo testigo de su
presente, sin pasado y sin evolución histórica.

2. Características

Al estudiar el comportamiento biológico de las moléculas que componen las


células vivas, la Biología molecular roza otras ciencias que abordan temas similares:
así, por ejemplo, juntamente con la Genética se interesa por la estructura y
funcionamiento de los genes y por la regulación (inducción y represión) de la
síntesis intracelular de enzimas y de otras proteínas. Con la Citología, se ocupa de
la estructura de los corpúsculos subcelulares (núcleo, nucléolo, mitocondrias,
ribosomas, lisosomas, etc.) y sus funciones dentro de la célula. Con la Bioquímica
estudia la composición y cinética de las enzimas, interesándose por los tipos de
catálisis enzimática, activaciones, inhibiciones competitivas o alostéricas, etc.
También colabora con la Filogenética al estudiar la composición detallada de
determinadas moléculas en las distintas especies de seres vivos, aportando
valiosos datos para el conocimiento de la evolución.

Sin embargo, difiere de todas estas ciencias enumeradas tanto en los objetivos
concretos como en los métodos utilizados para lograrlos. Así como la Bioquímica
investiga detalladamente los ciclos metabólicos y la integración y desintegración de
las moléculas que componen los seres vivos, la Biología molecular pretende fijarse
con preferencia en el comportamiento biológico de las macromoléculas (ADN,
ARN, enzimas, hormonas, etc.) dentro de la célula y explicar las funciones
biológicas del ser vivo por estas propiedades a nivel molecular.

3. Métodos

Los métodos que emplea esta nueva ciencia son fundamentalmente los mismos
que la Biofísica, Bioquímica, y Biología. Utiliza los análisis químicos, cualitativo y
cuantitativo, los conocimientos de la Química orgánica, la Biología de
microorganismos y de virus, etc., pero revisten especial importancia los nuevos
métodos microanalíticos tanto físicos como químicos. Merecen destacarse la
microscopía electrónica, que permite resoluciones que alcanzan los 10 Amstrongs;
la difracción de rayos X, que determina la estructura y disposición espacial de los
átomos de las macromoléculas; la ultracentrifugación diferencial, tanto analítica
como preparativa, que permite separaciones antes imposibles; la cromatografía de
gases, y, en fase líquida, la espectrografía de infrarrojos, la Química con isótopos
trazadores, la espectrometría de masas, etc.
4. Contenido

Al profundizar en cualquier fenómeno biológico y pretender explicar la naturaleza


íntima de los procesos que determinan una propiedad o una función de los seres
vivos, entramos inevitablemente en el campo de la Biología molecular. Veamos,
por ejemplo el estudio de los genes. Las clásicas leyes de Mendel tienen su
explicación inmediata en el conocimiento morfológico y funcional de los
cromosomas. Pero cuando deseamos saber la composición y forma de actuación
de un gen necesitamos penetrar a fondo en la estructura del ADN doble helicoide
de Watson y Crick, el ordenamiento de bases púricas y pirimidímicas, es decir, la
información genética.

Al matizar la posibilidad de sintetizar una enzima por parte de un gen, debemos


seguir el proceso de transmisión de esta información genética del ADN nuclear al
ARN mensajero; la activación de los aminoácidos por el ARN transportador, la
ordenación de estos aminoácidos activados sobre el ribosoma de acuerdo con la
pauta prefijada por el ARN mensajero, la obtención de la estructura primaria de la
enzima proteína. Todos estos temas son objeto de estudio de la Biología molecular

Pero hay más; la proteína, una vez sintetizada, debe ordenarse en el espacio según
determinadas reglas que constituyen la conformación espacial específica
(estructuras secundaria y terciaria) y a veces asociarse varias moléculas iguales o
diferentes para constituir lo que se ha llamado estructuras cuaternaria y quinaria,
de modo que las propiedades biológicas de la molécula como enzima están
vinculadas a esta ordenación espacial compleja. La molécula proteica así
organizada puede resultar ser una enzima que, en su actividad catalítica, es
susceptible de sufrir activaciones o inhibiciones por determinadas sustancias,
acciones éstas de trascendental importancia para la vida de la célula. Del mismo
modo, la Biología molecular se interesa por la estructura química de las sustancias
que componen las membranas biológicas y la ordenación de las enzimas que
realizan acciones encadenadas, p. ej., dentro de las mitocondrias, núcleo y otros
corpúsculos subcelulares, para explicar la mecánica de los ciclos y procesos
bioquímicos determinados por la Topoquímica celular.

Los procesos de reproducción de los virus, de las bacterias, y de los organismos


superiores encierran multitud de incógnitas que trata de ir resolviendo la Biología
molecular. Las mutaciones producidas por agentes físicos (rayos X, rayos gamma,
calor, etc.) o químicos (sustancias mutágenas) tienen una explicación tanto más
satisfactoria cuanto mejor se conoce la base molecular de los procesos de
alteración en la estructura y ordenación de las bases nitrogenadas del ADN.
El parentesco entre especies diferentes de seres vivos puede establecerse
mediante el estudio individual comparado de las sustancias macromoleculares
(proteínas) elaboradas por ellos. Así, de la secuencia de aminoácidos en la
hemoglobina, mioglobina, citocromos, hormonas hipofisarias o insulina se induce
el grado de proximidad filogenética, al demostrarse la evolución de la proteína por
mutaciones progresivas. Multitud de fenómenos genéticos como selección natural,
adaptación al ambiente, diferenciación de las especies, etc., tienen su última
explicación a nivel molecular. Por último, la Biología molecular de microorganismos
está aportando datos interesantes para la búsqueda de nuevos antibióticos y
antimetabolitos, que permiten atacar eficaz y selectivamente a los gérmenes
patógenos.

Con todo esto no queremos afirmar que la Biología molecular sea una ciencia
completa ni perfectamente elaborada. Todo lo contrario; los nuevos
descubrimientos, al resolver una incógnita plantean muchos más interrogantes que
son objeto de investigaciones futuras. Hoy día esta joven ciencia está en expansión
explosiva. Por otro lado, la última y definitiva explicación de los comportamientos
de las moléculas de los seres vivos requiere, para ser conocida en profundidad,
enfrentarse con otras ramas de la ciencia tales como la Biofísica submolecular
(orbitales, fuerzas de enlace, hibridación, etc.) e incluso la Física subatómica, para
la cual se requiere un bagaje de conocimientos que jamás puede ser patrimonio de
investigadores aislados, sino de equipos de trabajo científicamente heterogéneos,
pero armónicamente conjuntados.

5. Notables biólogos moleculares

 Francis Crick
 James Dewey Watson
 Rosalind Franklin
 Max Perutz
 François Jacob
 Christiane Nüsslein-Volhard
 Severo Ochoa
 Alberto Kornblihtt
 Linus Pauling
6. Referencias
«Genome Glossary». Consultado el 30 de noviembre de 2012.

Ilya Prigogine (2012). El nacimiento del tiempo. Buenos Aires, Fábula Tusquets
editores. ISBN 978-987-670-087-0.

El contenido de este artículo incorpora material de la Gran Enciclopedia Rialp que


mediante una autorización permitió agregar contenidos y publicarlos bajo licencia
GFDL. La autorización fue revocada en abril de 2008, así que no se debe añadir más
contenido de esta enciclopedia.

7. Bibliografía
C. PETIT y G. PRÉVOST, Genetique et évolution, «Journal of Molecular Biologyu,
Londres 1967; C. A. VILLE, Biología, México 1966.

Genome Glossary. Información sobre proyecto de genoma humano (en inglés)


(accedido el 15 de junio de 2009)

8. Enlaces externos
Wikiversidad alberga proyectos de aprendizaje sobre Biología molecular.

Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Biología molecular.

Categorías: Biología molecular ADN Genética


¿Qué es la Ingeniería Genética?
De los genes a la ingeniería genética

Cuando los científicos comprendieron la estructura de los genes y cómo la información


que portaban se traducía en funciones o características, comenzaron a buscar la forma de
aislarlos, analizarlos, modificarlos y hasta de transferirlos de un organismo a otro para
conferirle una nueva característica. Justamente, de eso se trata la ingeniería genética, que
se podría definir como un conjunto de metodologías que permite transferir genes de un
organismo a otro y expresarlos (producir las proteínas para las cuales estos genes
codifican) en organismos diferentes al de origen. El ADN que combina fragmentos de
organismos diferentes se denomina ADN recombinante. En consecuencia, las técnicas que
emplea la ingeniería genética se denominan técnicas de ADN recombinante. Así, es
posible no sólo obtener proteínas recombinantes de interés sino también mejorar cultivos
y animales. Los organismos que reciben un gen que les aporta una nueva característica se
denominan organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos. A su vez, la
ingeniería genética es lo que caracteriza a la biotecnología moderna que implementa estas
técnicas en la producción de bienes y servicios útiles para el ser humano, el ambiente y la
industria

Etapas para la obtención de un organismo transgénico

La siguiente tabla resume los pasos básicos de la ingeniería genética empleados para
transformar un organismo, y se ejemplifica con un caso concreto:

- Caso: obtención de maíz Bt que


produce una proteína recombinante
- Metodología que le confiere resistencia a
determinados insectos

1. Identificar el carácter “resistencia a


1. Identificar un carácter deseable en insectos” en el organismo de origen,
el organismo de origen la bacteria del suelo Bacillus
thuringiensis (Bt)

2. Encontrar el gen responsable del 2. Encontrar al gen que lleva las


carácter deseado (gen de interés), instrucciones para esta
aislarlo y caracterizarlo. característica, aislarlo y
caracterizarlo.
3. Combinar dicho gen con otros 3. Combinar este gen con otros elementos
elementos necesarios (vector) para genéticos para que sea funcional en una
que éste sea funcional en el planta: especialmente una secuencia
organismo receptor promotora (y ligarlo a un vector adecuado
para transformar plantas)

4. Transferir el gen de interés, 4. Transferir este gen a células de maíz


previamente introducido en el (organismo receptor).
vector adecuado, al organismo
receptor.

5. Crecer y reproducir el organismo 5. Identificar las células de maíz que


receptor, ahora modificado recibieron el gen (células transformadas) y
genéticamente. regenerar, a partir de estas células, una
planta adulta resistente a insectos.

Técnicas de Ingeniería Genética o del ADN Recombinante

La obtención de un organismo transgénico mediante técnicas de ingeniería genética


implica la participación de un organismo que dona el gen de interés y un organismo
receptor del gen que expresará la nueva característica deseada. Por ejemplo, para el caso
particular de la producción de una variedad de maíz que resista el ataque de insectos, el
organismo dador es la bacteria del suelo denominada Bacillus thuringiensis (Bt) de la cual
se extrae el gen que determina la síntesis de la proteína insecticida, y el organismo
receptor del gen es la planta de maíz. Las etapas y técnicas involucradas en este proceso
serían:

1. Corroborar que existe un gen que codifica para la característica de interés. Cuando se
encuentra una característica en un organismo que resulta interesante para transferir a
otro organismo debe verificarse que es producto de un gen. Se identifica el gen de interés
por medio de cruzamientos a partir de una característica que se expresa, y se verifican las
proporciones mendelianas . Si la característica se atribuye a una proteína, que es producto
directo de un gen, será más sencillo transferir esa característica a un organismo que no la
tiene.

2. Clonar el gen de interés. Clonar un gen significa tenerlo puro en el tubo de ensayos, o
mejor aún, dentro de un vector (una molécula mayor de ADN que permite guardar
fragmentos de ADN en forma estable y práctica por más tiempo). La tarea de clonar un
gen involucra varias técnicas . i) Extracción de ADN; ii) Búsqueda de un gen entre la mezcla
de genes del ADN; iii) Secuenciación; iv) Construcción del vector recombinante. El ADN de
interés se inserta en plásmidos-vectores que son moléculas de ADN lineales o circulares
en las cuales se puede “guardar” (clonar) un fragmento de ADN. Los más usados son los
plásmidos de origen bacteriano.

Los plásmidos pueden extraerse de las bacterias e incorporarse a otras, a través del
proceso de transformación. Los plásmidos fueron modificados por los investigadores para
ser empleados como vectores (vehículos). Así, el gen de interés puede insertarse en el
plásmido-vector e incorporarse a una nueva célula.

El desarrollo de estas técnicas fue posible en gran medida por el descubrimiento de las
enzimas de restricción . Las enzimas de restricción reconocen secuencias determinadas en
el ADN. De esta manera, conociendo la secuencia de un fragmento de ADN, es posible
aislarlo del genoma original para insertarlo en otra molécula de ADN. Hay muchas enzimas
de restricción obtenidas a partir de bacterias y que sirven como herramientas para la
ingeniería genética.

Las enzimas de restricción reconocen secuencias de 4, 6 o más bases y cortan generando


extremos romos o extremos cohesivos. Estos extremos, generados en diferentes
moléculas de ADN, pueden sellarse con la enzima ADN ligasa y generar así una molécula
de ADN nueva, denominada recombinante.

Para tener gran cantidad y fácil disponibilidad del ADN de interés, el vector se inserta
dentro de bacterias (E. coli), las cuales crecen fácil y rápidamente. O sea, la bacteria se
utiliza como “multiplicadora” del vector, y por ende del inserto de interés. Esta es una
etapa de “amplificación” del ADN para poder tener gran cantidad para secuenciarlo,
caracterizarlo, y luego poder hacer con él ADN recombinante.

En placas de Petri se cultivan las bacterias. Se originan colonias de bacterias iguales


(clones). Las bacterias transformadas, que incorporaron el plásmido y el gen de interés, se
seleccionan por medio de antibióticos y por reacciones con indicadores de color.

3. Caracterizar el gen de interés. A partir de conocer la secuencia del gen se puede,


mediante bioinformática, comparar esta secuencia con las de genes ya conocidos para
determinar a qué gen se parece, y se le asigna una posible función. Una vez predicha la
función del gen clonado por medio de análisis informático, se debe proceder a confirmar
la función real in vivo, o sea corroborar que en un sistema biológico funciona acorde a lo
que se prevé. Para ello se suele transferir el gen a un organismo modelo, en el cual se
pueda expresar el gen y medir su función. En el ejemplo del maíz, el gen Bt se puede
transferir primero a las especies modelo Arabidopsis thaliana y Nicotiana tabacum
4. Modificar el gen de interés. Si así se desea se puede agregar, deletar o mutar secuencias
dentro de la región codificante, y agregar secuencias (promotor, terminador, intrones)
para que se pueda expresar en el sistema de interés. Por ejemplo: si se clona un gen Bt de
una bacteria para luego ponerlo en maíz, se debe agregar un promotor que funcione bien
en plantas, es decir, que permita que las células vegetales expresen la proteína Bt. El
promotor es una región fundamental del gen ya que determina cuándo y dónde se
expresará el gen.

EPÍGRAFE: Inserto preparado para ser transferido.

5. Transformación de un organismo con el gen de interés. Una vez hecha la construcción


genética con el gen y promotor deseado, se elige el método de transformación más
indicado para el organismo que se desea hacer transgénico.

6. Caracterización del OGM. Una vez obtenido el OGM, se lo analiza desde el punto de
vista molecular y biológico. Para el análisis molecular se debe demostrar, entre otras
cosas, si tiene una (o más) copias del transgén, y cómo y en qué tejidos se expresa el gen.
Para analizar en qué tejido, momento y cantidad se expresa el gen se analiza la presencia
del ARN mensajero y de la proteína recombinante codificados por el transgén . Para la
caracterización biológica, el OGM se analiza desde el punto de vista del objetivo (en este
ejemplo, si el maíz resulta efectivamente resistente a los insectos) y desde el punto de
vista que sea necesario acorde al OGM en cuestión. Si será utilizado como alimento y se lo
cultivará a campo, entonces se deberá hacer el análisis de riesgo alimentario y ambiente

Hasta el momento se ha utilizado la ingeniería genética para producir, entre otras


aplicaciones:

o Vacunas, por ejemplo contra la hepatitis B


o Fármacos, como la insulina y la hormona del crecimiento humano, tanto en
células transformadas y crecidas in vitro como en bacterias recombinantes y
animales transgénicos
o Enzimas para disolver manchas, como las que se usan en los detergentes en
polvo, mayormente por medio de microorganismos recombinantes
(transgénicos) que crecen en biorreactores.
o Enzimas para la industria alimenticia, como las empleadas en la elaboración del
queso y en la obtención de jugos de fruta, entre otras.
o Plantas resistentes a enfermedades, entre otras características.
Biotecnología
¿Qué es la Biotecnología?

La palabra "biotecnología" es el resultado de la unión de otras dos: "biología" y


"tecnología". Y es que la biotecnología es exactamente eso: tecnología biológica. Si te
paras a pensarlo, los seres vivos pueden ser considerados maquinarias biológicas.
Utilizamos maquinaria biológica en forma de moléculas para movernos, obtener energía
de lo que comemos, respirar, pensar... Pero, ¿y si pudiéramos utilizar esa maquinaria para
resolver problemas de nuestra vida cotidiana?.

La biotecnología consiste precisamente en la utilización de la maquinaria biológica de


otros seres vivos de forma que resulte en un beneficio para el ser humano, ya sea porque
se obtiene un producto valioso o porque se mejora un procedimiento industrial. Mediante
la biotecnología, los científicos buscan formas de aprovechar la "tecnología biológica" de
los seres vivos para generar alimentos más saludables, mejores medicamentos, materiales
más resistentes o menos contaminantes, cultivos más productivos, fuentes de energía
renovables e incluso sistemas para eliminar la contaminación.

Biotecnología en la salud: la medicina hecha a medida.

La Biotecnología está presente en la Medicina y en la Salud animal, participando tanto en


el diagnóstico como en el tratamiento de enfermedades. Con la Biotecnología cambia el
concepto de la Salud, dirigiéndonos hacia una medicina cada vez más personalizada. Esto
significa que podemos tener tratamientos “hechos a medida” para nosotros, así nos curan
de forma más eficaz. Cada vez más medicamentos en nuestro hogar son de origen
biotecnológico.

Pero¿cuándo empezó la Biotecnología en la Medicina? A partir del descubrimiento del


ADN por Watson y Crick, se empezó a desarrollar lo que se llama Biología Molecular, que
ha permitido descubrir genes, determinar su función en el organismo y estudiar su
participación en el desarrollo de enfermedades. Así, la secuenciación del Genoma
Humano ha marcado un antes y un después en la historia de la medicina al permitir el
estudio de las bases genéticas de las enfermedades (el 80% de las enfermedades adultas
tienen una base genética con influencia de factores ambientales y existen miles de genes
relacionados con el desarrollo de enfermedades). De hecho, la investigación de genes y
proteínas (genómica y proteómica), la ingeniería genética y sus aplicaciones han permitido
el desarrollo de nuevas herramientas que están revolucionando la prevención, el
diagnóstico, el tratamiento y la curación de enfermedades.
La biotecnología de la salud se aplica en la actualidad al diagnóstico molecular para la
detección de infecciones y enfermedades de orígen genético. También se utiliza para el
desarrollo de nuevos fármacos, diseñando y produciendo nuevas proteínas que pueden
utilizarse para tratar un gran número de enfermedades como infecciones, diabetes,
enfermedades cardiovasculares e incluso el cáncer. Dentro de este apartado va cobrando
cada vez mayor importancia la denominada “medicina personalizada” que consiste en el
estudio de la respuesta de cada paciente a los fármacos, basándose en su perfil genético.

La Biotecnología también ha cambiado la manera en la que se diseñan las vacunas.


Tradicionalmente, las vacunaciones se realizaban inactivando el virus para el que se quería
vacunar, inyectándolo posteriormente en las personas. Ahora las vacunas se producen
mediante ingeniería genética y contienen moléculas aisladas que inducen la respuesta
inmune.

La terapia celular también es biotecnología y consiste en el uso de células madre para


tratar enfermedades. Estas mismas células madre se usan en la ingeniería de tejidos, que
consiste en la construcción de sustitutos biológicos de órganos y tejidos en el laboratorio.
Un ejemplo de ingeniería de tejidos es la fabricación de piel en el laboratorio para
implantar a los quemados.

Una aplicación de la biotecnología aún en desarrollo es la terapia génica, que consiste en


la introducción de material genético en las células de un ser humano para prevenir o curar
ciertas enfermedades.

Puedes ver esta presentación para saber más.

Biotecnología en la Alimentación: de los alimentos para comer a los alimentos para estar
sanos

El interés por nuestra alimentación actual y futura está creciendo a medida que se van
introduciendo en el sector alimentario las nuevas tecnologías y en particular la
Biotecnología.

Nunca se ha dispuesto de una oferta alimentaria tan variada, tan segura y de tanta calidad
como la actual, lo que comporta un incremento de la esperanza de vida y una disminución
de las intoxicaciones alimentarias, y esto es debido en gran parte a la Biotecnología.
La Biotecnología alimentaria utiliza técnicas y procesos que emplean organismos vivos o
sus sustancias para producir o modificar un alimento, mejorar las plantas o animales de
los que provienen, o desarrollar microorganismos que intervengan en su elaboración.
También participa en el control y seguridad de los alimentos que ingerimos.

Como casi todo lo que comemos (animales, vegetales o alimentos fermentados) tiene un
origen biológico, la biotecnología de los alimentos es sin duda la más antigua de todas las
biotecnologías. Los primeros hombres en utilizar la Biotecnología fueron los sumerios
hace 7.000 años, ya que producían alimentos como la cerveza, el vino, el pan, el yogur y el
queso haciendo uso del bioproceso de la fermentación (utilización de bacterias y
levaduras que procesan la leche y la transforman en yogur y queso, o procesan la uva o la
cebada y la transforman en vino o cerveza).

Lo que está cambiando en el sector alimentario es que hoy en día queremos que aquello
que comemos mantenga nuestras constantes energéticas y satisfaga nuestras apetencias
sensoriales, pero también pretendemos que sea beneficioso para nuestra salud. En este
marco surgen los nuevos desarrollos de la alimentación como los probióticos o los
nutracéuticos.

Biotecnología en la Agricultura: en sintonía desde los inicios de la civilización

La agricultura tiene como objetivo el cultivo y producción de alimentos que incorporamos


a nuestra dieta y nos aportan energía y nutrientes. La agricultura es una actividad muy
primitiva y hace pensar que no tiene mucho que ver con la ciencia, la tecnología y la
biotecnología. Sin embargo, la realidad es muy distinta.

Los inicios de la Agricultura se sitúan hace más de 10.000 años en el Oriente Próximo,
cuando el hombre abandonó sus hábitos nómadas, se hizo sedentario y empezó a utilizar
la agricultura y la ganadería para producir alimentos, domesticando de manera consciente
pero intuitiva especies naturales para obtener mejores especies de trigo, cebada o
centeno.

La revolución biotecnológica llega a los cultivos en el siglo XX. Desde los años 60, los
avances tecnológicos, como la utilización de abonos enriquecidos mediante procesos
químicos, permitieron aumentar la productividad de los cultivos en todo el planeta,
llegando a triplicarse por ejemplo el mercado mundial de cereales. En esta última década,
las plantas transgénicas han dado lugar a cultivos más eficientes y más rentables a nivel
productivo, nutritivo y económico y son más respetuosas con el medio ambiente.

Los nuevos productos de cultivo que las técnicas biotecnológicas van generando, incluidos
los transgénicos, antes de ser comercializados se someten a estudios exhaustivos para
demostrar que no tienen riesgos para la salud del consumidor o el medio ambiente y por
lo tanto son seguros. En España, los Ministerios de Sanidad y Consumo, y Medio
Ambiente, Rural y Marino son las autoridades nacionales que, como en el resto de países
de la Unión Europea, valoran los alimentos que se les presentan y dan su autorización
para el consumo.

Biotecnología en el Medio ambiente: el lugar para la amistad

Con la Revolución Industrial (siglo XVIII), la Historia Moderna evoluciona drásticamente


desde una economía agraria y artesana a otra dominada por la industria y en la que se
produce un aumento exponencial de la población mundial. Todo esto exigirá un
vertiginoso incremento del uso de recursos naturales, así como la obtención de ingentes
cantidades de desechos contaminantes y con ello los inicios de los verdaderos dañinos con
el medio ambiente.

Dos siglos más tarde y conscientes del daño que se está haciendo al planeta, los
ciudadanos reclaman la preservación del medio ambiente como un derecho universal, lo
que ha conducido en la década de 1990 al desarrollo de la Biotecnología ambiental.

La Biotecnología ambiental no sólo es positiva sino realmente necesaria para proteger los
recursos naturales y el medioambiente, ya que ayuda a reducir, controlar y resolver las
catástrofes medioambientales debidas a la acción inadecuada del hombre, mediante
estrategias de “bioprevención” y “biorremediación”.

La Biotecnología ambiental se encarga por ejemplo del tratamiento de aguas residuales y


basuras haciendo uso de microorganismos. También puede limpiar y corregir catástrofes
naturales – como los derrames en el mar de combustibles fósiles o la recuperación de
suelos calcinados– haciendo uso de bacterias y plantas o trabajar conjuntamente con la
Biotecnologia Industrial para la elaboración de biocombustibles a partir de materias
primas vegetales o utilizar enzimas para actividades industriales, lo que reduce
notablemente la contaminación y permite el mejor cumplimiento de las normativas de
protección ambiental.

Biotecnología como apoyo a la Industria: eficacia y respeto al medioambiente

Un ser vivo es una máquina capaz de procesar compuestos para transformarlos en


energía, biomasa y otros subproductos.

Lo que hace a esta máquina tan especial es que las materias primas que utiliza y los
productos finales que genera se integran en ciclos naturales en los que se reutilizan los
residuos y así se cierra el ciclo sin generar residuos finales contaminantes. Además, estas
reacciones se producen en condiciones muy óptimas: a temperatura ambiente, en fases
acuosas no tóxicas y sin necesidad de un alto aporte de energía.

Todas estas características tan especiales del ser vivo las utiliza la Biotecnología Industrial
para la fabricación de sustancias y productos con el menor impacto medioambiental
posible y de una manera altamente eficaz.

Las soluciones aportadas por la Biotecnología Industrial mejoran los procesos industriales
de la siguiente manera:

Se sintetizan y elaboran compuestos haciendo uso de reacciones biológicas en las que


intervienen enzimas y microorganismos, en lugar de reacciones químicas. Tal es el caso de
la elaboración de la Vitamina C o el ácido cítrico para la industria alimentaria, la síntesis
del ácido adípico (precursor del nailon) a través de reacciones en las que participan
microorganismos o la obtención de aminoácidos para alimentación animal.

Se utilizan materias primas renovables y fuentes de energía de origen biológico, ambas


por definición inagotables, eliminando la dependencia de fuentes fósiles como carbón o
petróleo. Tal es el caso de los biocombustibles, obtenidos a partir de materia prima
vegetal, que ya se utilizan como carburantes para coches en algunos países, o la utilización
de biomateriales en lugar del plástico.

Se aprovechan residuos agrícolas, forestales o industriales, a los que da un valor añadido


para su reutilización y se evita su acumulación o eliminación de manera tóxica. Por
ejemplo, a partir de desechos de cultivos agrícolas o de productos alimenticios se pueden
producir abonos enriquecidos (compost) u obtener extractos proteicos para elaborar
productos de alimentación animal, gracias a bioprocesos en los que participan
microorganismos y enzimas

Se produce un mayor respeto por el medio ambiente, ya que se generan menos residuos
tóxicos, se consume menos energía y se emiten menos gases de efecto invernadero en la
producción industrial. Por ejemplo, el uso de biodetergentes permite que las reacciones
se hagan a menor temperatura, se reduce el gasto de energía y agua en un 50% y se
liberan menos sustancias tóxicas al agua.

Con todo esto, la Biotecnología Industrial acerca al máximo la idea de sostenibilidad y


respeto al medio ambiente al sector industrial, mejorando el rendimiento económico de
sus productos y la relación coste/

Beneficio.