Está en la página 1de 160

MARIANO FERREYRA

LA VOZ DE LA PROTESTA OBRERA

LEONEL BENITEZ
2
3
4
MARIANO FERREYRA. LA VOZ DE
LA PROTESTA OBRERA.
Leonel Benítez

5
Edición de autor independiente.
Mariano Ferreyra. La voz de la protesta obrera.
Edición electrónica.
Autor: Leonel Benitez.
Lugar: Monte Grande, provincia de Buenos Aires. República Argentina.
Año: Mayo de 2014.
La reproducción sin fines comerciales de este libro a través de medios ópticos,
electrónicos, químicos, fotográficos o de fotocopias está permitida por el autor.

6
AGRADECIMIENTOS Y DEDICATORIA

Una mención especial para Julio Cesare, un amigo sin el cual, de no haber podido contar
con su paciencia y desinteresada generosidad, quizás este trabajo nunca hubiera salido a la
luz. De mi parte, el más cálido reconocimiento por su prodigo apoyo para materializar esta
obra.

Este libro está dedicado a la memoria de mi compañero Mariano Ferreyra.

También está dedicado a Omar Merino, Jorge Hospital, Diego Cardía, Fabián Martínez,
Julio Lisandro Martínez, Roxana Tripe, “El negro” Hugo, “El negro” Pico, Juan Ferro, "Pipo"
Suárez, Oscar Gómez, Gustavo Mendieta, Claudia Ferrero, Liliana Alaniz, Federico Lugo y
Lucila Stiglitz.

A TODOS LOS COMPAÑEROS QUE LUCHARON EL 20 DE OCTUBRE DE 2010.

A mi abuelo, sin cuyo afán por instruirme nunca habría llegado al conocimiento de las
ideas de lucha social.

A los verdaderos autores del movimiento de lucha más imponente de los últimos años: los
trabajadores ferroviarios.

7
8
9
INDICE

Introducción.........................................................................13
Presentación……………………………………………………………………..19
Prefacio para la edición impresa en julio de 2011 para el
Círculo de la Regional Esteban Echeverría.............................21
Primera Parte:
Capítulo I:
Sábado 28 de agosto de 2010. Reunión de Mesa de la Zona
Sur del Partido Obrero, Lanús - Jueves 2 de septiembre de
2010. Primer Reunión del Equipo Ferroviario, Lanús -Martes 7
de septiembre de 2010. Asamblea de despedidos y
tercerizados del Roca, Ate Sur, Lomas de Zamora..................29

Capítulo II:
Martes 14 de septiembre de 2010. Asamblea de despedidos
y tercerizados del Roca. Ate Sur, Lomas de Zamora - Jueves 16
de septiembre de 2010. Reunión de círculo ferroviario -
Viernes 24 de septiembre de 2010. Plenario ferroviario de
tercerizados y despedidos de Lanús........................................47
Capítulo III:
La ruptura de Diego Cardía con los legalitarios del PTS: Lunes
27 de septiembre de 2010. Asamblea de despedidos y
tercerizados del Roca. Ate Sur, Lomas de Zamora.................53
Capítulo IV:
Martes 5 de octubre de 2010. Primera recorrida de las
estaciones - Miércoles 6 de octubre de 2010. Segunda
recorrida de las estaciones - Balance provisional para una
lucha con final abierto............................................................60
Capítulo V:
Lunes 11 de octubre de 2010. Plenario Ferroviario de
tercerizados y despedidos de Lanús - Jueves 14 de octubre de
2010. Reunión de círculo ferroviario - Viernes 15 de octubre de
2010. Plenario Ferroviario de tercerizados y despedidos de
Lanús - Viernes 15 de octubre de 2010. Entrevista a Pablo
Villalba (Unión Mercosur) y Diego Cardía (Confer).................70
Capítulo VI
Sábado 16 de octubre de 2010. Reunión de Mesa de la Zona
Sur del Partido Obrero, Lanús - Lunes 18 de octubre de 2010.
Plenario Ferroviario de tercerizados y despedidos de Lanús -
Martes 19 de octubre de 2010. En el local de Avellaneda
pintando la bandera de los tercerizados con Mariano...........76

10
Capítulo VII:
20 de octubre de 2010. "Nos pronunciamos por
luchar".....................................................................................83
Capítulo VIII:
"¡CORTEMOS TODO! ¡Murió Mariano, loco!"......................88
Capitulo IX:
"Al pueblo: Argentina ha vuelto a vivir una Semana Trágica"-
Miércoles 3 de noviembre de 2010. Plenario ferroviario de
tercerizados y despedidos de Lanús.......................................97
Capitulo X:
Jueves 18 de noviembre de 2010. Reunión de agrupaciones
ferroviarias
opositoras..............................................................................110
Capitulo XI:
Balance provisional: necesitamos un frente común para
luchar.....................................................................................116
Segunda Parte:
Apéndice.
Sobre el problema del trabajo esclavo en los baños. Las
asambleas en el Sitraic de Temperley. Plenario Ferroviario 7 de
septiembre de 2010 - Martes 23 de noviembre de 2010.
Entrevista a los trabajadores de los baños, socorristas y
tercerizados - Corte de vías del 23 de diciembre de 2010 en
Avellaneda - Asamblea de trabajadores tercerizados y
despedidos de Temperley, Viernes 7 de enero de
2011.......................................................................................120

Acotaciones finales.............................................................148
Protagonistas de la huelga ferroviaria. Datos del
autor......................................................................................155

11
12
Introducción

El 20 de octubre de 2010 un joven de veintitrés años llamado Mariano Ferreyra, militante


del Partido Obrero, fue asesinado a balazos por una patota sindical de la Unión Ferroviaria
en Barracas, con la complicidad de la policía, durante un piquete de trabajadores
tercerizados del ferrocarril Roca. El Partido Obrero junto a diversas organizaciones políticas
y sociales emprendió de inmediato una intensa campaña popular en el marco de la lucha
por el juicio y castigo a los responsables políticos y materiales del crimen, denunciando el
entrelazamiento político de los directivos de las empresas ferroviarias con sindicalistas,
jefes policiales, funcionarios y ministros del gobierno como escenario de fondo donde tuvo
lugar el asesinato del joven militante. Luego de un dilatado proceso, tuvo lugar el juicio
durante el cual fueron condenados a prisión por el hecho José Pedraza y Juan Fernández,
jefes del gremio, Pablo Díaz, secretario de la comisión de reclamos de la Unión Ferroviaria,
el barrabrava Cristhian Favale, entre otros.

El asesinato del joven militante del Partido Obrero, por parte de una patota de la Unión
Ferroviaria, transformó esta lucha sindical con un aparente final abierto en una agitación
popular y una crisis de Estado sin precedentes en la década. La muerte de Néstor Kirchner,
tan sólo una semana después, confirma el alcance que tuvo la crisis de Estado, acabando
con la vida – también por medio de una crisis, nerviosa - de quien manejaba los hilos de un
régimen mafioso de crímenes y patotas montado para accionar desde el poder político
contra la clase trabajadora y el pueblo.

Mariano Ferreyra no fue un joven curioso que atravesó un tumulto callejero para arribar
a un desconocido conflicto sindical. En este sentido, parece existir, a primera vista, la
equívoca percepción de que Mariano Ferreyra fue un militante “social” cuya acción se
limitó a apoyar por “solidaridad” una protesta callejera más o menos “espontánea” de
trabajadores ferroviarios. Del desconocimiento de la historia inmediata fundamental del
conflicto, derivan las más erróneas impresiones1: que los trabajadores eran “poco
numerosos”, que por tal razón fue una acción “aventurera”, “lumpen” y hasta un intento de
“sustituir” a los trabajadores por la “vanguardia revolucionaria”, etc. En realidad, en todas
sus acciones este joven militante se comportó como un dirigente experimentado de la
lucha de clases de los trabajadores en virtud del hecho de que militaba en el Partido Obrero
desde su adolescencia e incluso formaba parte de la dirección que decidió conscientemente

1
Ver, por ejemplo, el siguiente artículo de un abogado laboralista, reproducido en la prensa del MAS
(Movimiento Al Socialismo): "A propósito del reclamo de los trabajadores tercerizados del ferrocarril Roca
y el asesinato de Mariano Ferreyra". Guillermo Pérez Crespo, enero de 2011.

13
apoyar una acción de lucha directa organizada por los propios trabajadores ferroviarios. La
jornada de lucha del 20 de octubre no representaba más que el comienzo de una nueva
etapa de acción directa dentro de un prolongado proceso huelguístico de los tercerizados
del Roca, reagrupados en un nuevo organismo de lucha, el Plenario de Tercerizados de
Lanús. Nadie, poca gente, es consciente del hecho de que Mariano Ferreyra fue uno de los
constructores de este reagrupamiento obrero militante que resolvió el corte de vías del 20
de octubre de 2010. La intervención de Mariano Ferreyra en este conflicto obrero, sin
embargo, no empieza ese día en Barracas, ya que su actividad se remonta mucho tiempo
atrás. ¿Cómo era, entonces, dentro de la huelga de los tercerizados del Roca, el cuadro de
luchas y asambleas que antecedieron al escenario del histórico piquete del 20 de octubre
del 2010 en Barracas? ¿En este cuadro, qué papel asumió Mariano Ferreyra en el desenlace
político de la huelga ferroviaria? ¿Qué acciones realizó como militante del Partido Obrero,
con anterioridad a su asesinato?

Antes de responder todas estas cuestiones, deseo advertir que este libro aún permanece
parcialmente incompleto, pues abarca solo una parte – aunque en mi opinión la de mayor
importancia – de la etapa embrionaria y de fragmentos de momentos posteriores al 20 de
octubre, del extenso proceso de lucha de los trabajadores ferroviarios tercerizados, que en
el porvenir merece, por parte de los estudiosos del movimiento obrero, una investigación
mucho más vasta y acabada que la obra presente.

No me ocupo aquí de investigar los móviles que presidieron el asesinato de Mariano


Ferreyra y las escandalosas revelaciones del juicio contra la patota de la Unión Ferroviaria y
su secretario general, José Pedraza, condenados a diversas penas de prisión, que
desnudaron los negociados de una mafia económica conformada por la burocracia sindical,
las patronales y a los funcionarios del Estado. Este especial análisis fue minuciosamente
realizado por el periodista Diego Rojas en su libro "¿Quién mató a Mariano Ferreyra?" y por
el compañero Lisandro Martínez en su trabajo "Mariano Ferreyra. Un crimen de Estado
contra la clase obrera".

Ni tampoco del proceso histórico económico que impuso las brutales condiciones de
tercerización y precariedad a los trabajadores ferroviarios en nuestro país, como parte de
un proceso de descomposición social del régimen capitalista. Una explicación científica de
la huelga ferroviaria contra la tercerización en relación con la histórica crisis del mundo
capitalista, ha sido precisamente elaborada por el compañero Christian Rath en su libro "El
Caso Mariano Ferreyra" así como por el compañero Lisandro Martínez en su libro
"Burguesía nacional, ferrocarriles, impunidad criminal". Un conjunto de libros a los que,
además, hay que agregar el folleto "Mariano Ferreyra. El diario del juicio" editado por el
Partido Obrero y, por otra parte, en el ámbito cinematográfico, la película basada en el libro
de Diego Rojas, de nombre homónimo. Es realmente notable e ilustra la originalidad e

14
independencia de su pensamiento, el hecho de que la extensa bibliografía existente sobre
la historia del crimen de Mariano Ferreyra y el conflicto de los trabajadores tercerizados del
ferrocarril Roca, haya sido enteramente compuesta por la pluma de militantes del Partido
Obrero. Historia y conflicto, cuya saga pretendo complementar con esta observación
natural de la huelga ferroviaria.

En primer lugar, en este libro me circunscribo a abordar, revelando el pensamiento puro


de sus mismos protagonistas, la evolución interna de un formidable movimiento de lucha
de los trabajadores ferroviarios, históricamente eminente. Este libro da a conocer el propio
lenguaje expresado por los dirigentes obreros en la marcha de sus asambleas y pone de
manifiesto una emocionante confrontación de tendencias ideológicas en el interior del
movimiento huelguístico ferroviario, en una determinada etapa de su lucha (julio de 2010 -
febrero de 2011). Este enfrentamiento dialectico entre diversas orientaciones de lucha que
delimito posiciones durante el curso de la huelga entre las distintas tendencias sindicales
ferroviarias (Causa Ferroviaria del Partido Obrero, La Bordó Desde las Bases del Partido de
los Trabajadores Socialistas y La Bordó Nacional de Izquierda Socialista) tuvo su
fundamento principal en divergentes criterios sobre la lucha obrera y visiones opuestas, en
el ambiente inmediato de la huelga, sobre el Estado. La lucha ideológica entre estas
agrupaciones sindicales - que en su conjunto forman la oposición obrera a la burocracia
sindical de la Unión Ferroviaria - constituyó un elemento claramente determinante del
rumbo de la huelga, una condición sine qua non de su avance. Es decir, una razón no menos
considerable que las reivindicaciones económicas que impulsaron un histórico movimiento
de asambleas de los trabajadores tercerizados del ferrocarril Roca, con la erupción de
prolongados piquetes sobre las vías de la estación Avellaneda, centro neurálgico de la red
ferroviaria nacional.

En segundo lugar, fundamentándome en la efervescencia ideológica que produjo la lucha


de tendencias durante la huelga, mi libro constituye una reconstrucción en su mayor parte
del proceso de lucha, agitación y organización en el que actuaron precedentemente a la
jornada del 20 de octubre de 2010, Mariano Ferreyra y los tercerizados del ferrocarril Roca,
como parte de las resoluciones del Plenario de Tercerizados de Lanús.

En este sentido intento responder, entonces, las primeras cuestiones de un modo de


facto, con detalles sobre hechos reales, vividos en primera persona: asambleas, diálogos,
discusiones, enconos, críticas, sacrificios, emociones, amarguras, pérdidas, luchas. Es un
esfuerzo por exhibir, por así decirlo, el funcionamiento nervioso de la lucha, vital como
todas las luchas de los trabajadores, con todos sus efectos intelectuales y morales en la
esfera íntima de los hombres que actúan en ellas. Y para vencer en esta lucha vital los
trabajadores no deben esperanzarse con la solidaridad económica en su acción contra la
patronal, sino desenvolver inmediatamente la acción directa, que necesita un esfuerzo del

15
pensamiento para crear un concepto propio de lo que se quiere y una moral a prueba de
golpes, que reanime el espíritu frente a todas las terribles adversidades que comporta la
lucha, los despidos, las persecuciones, las humillaciones, los insultos y las privaciones
materiales. Mariano y sus compañeros avanzaron en el movimiento obrero del ferrocarril
porque, a pesar de todo, nunca carecieron de un concepto y una moral de lucha necesarios
para reorientar el curso disolvente adoptado por la huelga en cierto momento y
transformar un conflicto perentorio en un movimiento de lucha victorioso.

Efectivamente, puedo afirmar que una de las piezas históricas más interesantes que
aporta este nuevo libro sobre Mariano Ferreyra, es la reproducción de los diálogos de los
trabajadores durante sus asambleas, no disponibles anteriormente; la reconstrucción de la
fase previa al 20 de octubre de 2010, a través de la cual recompone el papel del Plenario de
Lanús, organismo de lucha puesto en pie por los despedidos y tercerizados, así como las
acciones realizadas por Mariano Ferreyra, uno de sus organizadores.

En un primer momento, los trabajadores tercerizados del Roca en conflicto se aglutinaron


masivamente en la Asamblea de Lomas de Zamora, que celebraba sus reuniones en Boedo
al 120, local de ATE2 Sur. Sin embargo, después del corte de vías del 21 de julio de 2010, la
tregua firmada por los representantes de La Bordó Desde Las Bases (PTS) y La Bordó
Nacional (IS) con el Ministerio de Trabajo, por poco derrumbó completamente toda la
lucha. Los activistas del ferrocarril fueron individualmente aislados permaneciendo,
además, sin trabajo un grupo de más de cien trabajadores despedidos. Al mismo tiempo,
tanto el PTS como IS, entusiasmados, afirmaban en sus volantes “el gobierno nos empezó a
escuchar”.

"No queremos banderías políticas" decían los dirigentes de estas corrientes sindicales en
multitudinarias asambleas. "Que no intervengan los partidos " repetían los dulcificadores
de la "paz social" al oído de los trabajadores, cuya incipiente experiencia de lucha era suelo
virgen para el cultivo de nuevas ideas y conceptos de lucha. Pero, en contradicción con su
predicamento antipolítico en las asambleas, este grupo de representantes del PTS e IS
creían ipso facto en una determinada política: en la política de promesas del Estado. Y
cooperando consciente o inconscientemente con esta política que impuso la “paz” del
Estado, enteramente hostil a la huelga y los reclamos obreros, actuaron los exponentes de
las agrupaciones distinguidas nominalmente por el eufemismo de "sindicalismo
combativo", en la huelga ferroviaria del 2010.

Pero una nueva voluntad de lucha pudo renacer, como un vigoroso Fénix, de las últimas
cenizas de la huelga.

2
Asociación de los Trabajadores del Estado “Sur”, seccional antiburocrática de Lomas de Zamora.
16
Omar Merino, trabajador del sector "evasión" y militante de Causa Ferroviaria (PO) dedicó
su fuerza y mente para revivir la voluntad de lucha de los trabajadores, aletargados por el
hambre y las falsas ilusiones en el Estado. El guardatrén Jorge Hospital, su compañero, con
un espíritu audaz y original, orientaba la reorganización de la lucha, a partir de reuniones de
círculo con Mariano Ferreyra, planificando nuestra intervención sobre el movimiento
asambleario de los tercerizados del ferrocarril.

Los tercerizados, hambrientos de una nueva orientación, intervinieron en una reunión de


debate con Juan Ferro, extraordinario orador del PO, a mediados de septiembre de 2010 en
su local partidario de Lanús, dando pie para la formación de un nuevo ámbito de acción: el
Plenario de Tercerizados de Lanús.

El Plenario de Tercerizados de Lanús fue el órgano de lucha que preparó, organizó y agitó
en las líneas ferroviarias del Roca el mandato votado en unanimidad por los despedidos y
tercerizados y ratificado por la mayoría de las agrupaciones políticas: la convocatoria a una
nueva lucha, a un nuevo corte de vías.

Mariano Ferreyra del PO, Diego Cardía de Confer, Fabián Martínez de Herso, Oscar Gómez
de Ugofe, y quien escribe estas líneas, llevamos adelante en el ferrocarril la agitación de
esta resolución de una nueva lucha, adoptada en asamblea por los propios trabajadores.

Los trabajadores renunciaron a creer en la política del Estado y marcharon nuevamente a


la huelga. El espíritu combativo de los trabajadores fue regenerado por nuestro concepto
de la lucha: la confianza en el Estado nos condena a un impasse, es decir, a una derrota de
la huelga. Esta actitud crítica negaba conscientemente el embustero principio político de
"paz social" aparentemente intangible del Estado, preparando la conciencia de los
trabajadores para retomar el camino de una lucha independiente y destrozar el
encadenamiento político de los reclamos obreros a intereses gubernamentales. El Estado
no es fuerte: es una ilusión susceptible de quebrantarse con la huelga. Hay que batallar
conscientemente mediante la acción directa. A partir de estos principios, retomamos las
riendas de la huelga que, transformada en un gigante movimiento de protesta popular,
conquistó las reivindicaciones inmediatas de los ferroviarios en lucha del Roca.

Sin embargo, no creímos ni creemos en el Estado, ni siquiera cuando los tribunales hayan
condenado a quince años de prisión a Pedraza. El enjuiciamiento, condena y la cárcel a
Pedraza y su patota, fueron producto de una movilización popular que apuntaba
integralmente a la responsabilidad política del Estado en el asesinato de Mariano Ferreyra.
La misma impunidad política del Estado exime de responsabilidad a la policía y así mismo
habilita a Pedraza la posibilidad de apelar a los tribunales para pedir su excarcelación a los
jueces.

17
Ni siquiera porque a posteriori hayan pasado a planta permanente miles de tercerizados
del ferrocarril, creemos en el Estado. El pasaje a planta permanente de miles de ferroviarios
tercerizados es una conquista del movimiento obrero y popular arrebatada por la acción
directa al Estado. A pesar de este avance, las bases económicas del negocio de la
tercerización fueron preservadas criminalmente en el ferrocarril por parte del gobierno
nacional, generando una masacre popular en la "tragedia" de Once y una profunda crisis
política nacional. La diferencia con etapas anteriores consiste, empero, en que la lucha se
ha establecido en un punto cualitativamente superior: es actualmente ya no sólo un
problema de grupos obreros que protestan como víctimas de la explotación capitalista, sino
de un pueblo entero que movilizado exige castigo a la mafia ferroviaria - patronal – estatal y
nuevas bases económicas, sociales y políticas.

Esta evolución general de los acontecimientos comprueba, finalmente, el hecho de que


los trabajadores tercerizados del ferrocarril conquistaron sus reivindicaciones, no por
medio de la idolatría por toda la montaña de fábulas jurídicas prometidas en el Ministerio
de Trabajo, ni tampoco por la fetichización política del Estado, sino por medio de la
transformación de una huelga obrera con final abierto en un potente movimiento popular
de lucha contra el Estado, en repudio al crimen de Mariano Ferreyra y cuya iniciación
histórica evidentemente corresponde al Partido Obrero.

La consecución de las conquistas parciales planteadas desde un primer instante por la


lucha del movimiento de ferroviarios tercerizados únicamente con enormes reservas puede
atribuirse a las acciones aisladas de improvisados nucleamientos asamblearios, divergentes
en sus métodos, puesto que en sus resultados concretos respondió a un mecanismo
completamente distinto a los métodos ordinarios de la lucha sindical. Las reivindicaciones
inmediatas del movimiento obrero tercerizado del ferrocarril fueron impulsadas, en su
origen, por un importante y gigantesco movimiento asambleario, históricamente
significativo, aunque finalmente las conquistas fueron arrancadas al Estado y al capital por
medio de un movimiento popular, históricamente iniciado por el Partido Obrero.

Esta es, a grosso modo, la tesis fundamental de mi libro. La comparto, ahora, con el
público.

18
Presentación

El asesinato de Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero, por parte una patota de la
Unión Ferroviaria, transformó esta lucha sindical con un aparente final abierto en una
agitación popular y una crisis de Estado sin precedentes en la década. La muerte de Néstor
Kirchner, tan sólo una semana después, confirma el alcance que tuvo la crisis de Estado,
acabando con la vida – también por medio de una crisis, nerviosa - de quien manejaba los
hilos de un régimen mafioso de crímenes y patotas montado para accionar desde el poder
político contra la clase trabajadora y el pueblo.

En esta etapa convulsiva de la lucha, los trabajadores conquistaron la reivindicación del


pasaje a planta permanente de miles de ferroviarios. En ningún otro lugar del mundo,
podría decirse, la lucha de los trabajadores había conquistado tanto. Y desencadenaron una
tenaz lucha política, encabezada por el Partido Obrero, por el juicio y castigo a los asesinos
de Mariano Ferreyra, llevando al secretario de la Unión Ferroviaria, José Pedraza y sus
acólitos a la cárcel.

Mariano Ferreyra tenía veintitrés años y se había dedicado a militar en el Partido Obrero
desde su más temprana edad, llegando más tarde a convertirse en responsable político de
la Unión de Juventudes por el Socialismo y el PO en la regional de Avellaneda. En su
carácter de militante aceptó formar parte del frente sindical ferroviario al cual había sido
propuesto por sus compañeros con la idea de impulsar la organización autónoma de los
tercerizados del FFCC Roca.

Mariano Ferreyra. La voz de la protesta obrera es una recopilación de manuscritos,


apuntes y minutas que constituyen por si mismos un fragmento de la historia política
contemporánea. Estos documentos inéditos ilustran, en cierta medida, el pensamiento
político del PO y la impresión inmediata de su influencia durante los acontecimientos que
fueron gestándose a partir de la lucha de los trabajadores tercerizados del Roca, así como el
papel protagonizado centralmente por este joven militante durante las jornadas de
acciones obreras previas al histórico piquete del 20 de octubre de ese año.

El relato está expuesto en forma cronológica y organizado en un cuerpo de capítulos


fundados en los momentos relevantes, conjunto dividido en tres partes. La primera se
ocupa de la sucesión de los hechos hasta la jornada de protesta obrera del 20 de octubre en
Barracas, compilados en informes políticos y documentos manuscritos del autor. La
segunda parte constituye un apéndice sobre la situación de esclavitud y precariedad en la
que se hallan inmersos hasta la actualidad los trabajadores de los baños y los "socorristas"

19
del FFCC Roca, manifestadas en entrevistas con el PO y en denuncias contra las empresas, y
los funcionarios del gobierno nacional, proclamas de las asambleas obreras reivindicando el
corte de vías del 23 de diciembre de 2010 en Avellaneda y la denuncia contra el gobierno y
el sabotaje burocrático sindical contra el pasaje a planta de los tercerizados y, finalmente, la
última parte, expone un conjunto de consideraciones, a modo de balance, sobre la última
etapa del conflicto.

La idea de la publicación del libro nació a partir de la necesidad de salvaguardar los


fragmentos de un cuaderno de notas caligrafiados a mano por el autor en el momento de
apogeo del movimiento huelguístico de los tercerizados del Roca, configurando el proceso
discursivo de los trabajadores en sus asambleas y plenarios, el pensamiento de los
representantes obreros y la evolución de sus posiciones frente al Estado, a lo que se suman
documentos inéditos con la intención de clarificar al lector acerca de un numero de detalles
del último gran conflicto ferroviario que conmovió el escenario de la vida política y social de
nuestro país.

El autor no se declara imparcial ante este capítulo de la historia, puesto que fue
compañero de lucha de Mariano Ferreyra durante el conflicto ferroviario, pero justamente
sostiene la convicción de que quizás por esa misma razón, por el sentimiento de fidelidad
hacia la gran gesta de su compañero, haya sido sino objetivo, al menos honesto en cuanto a
la verdad de los hechos aquí reflejados ante el público lector.

20
Prefacio para la edición de julio de 2011

para el Círculo de la Regional3 Esteban Echeverría

El propósito de esta obra es esbozar un estudio sobre el reciente movimiento huelguístico


ferroviario, su dinámica interna, su transformación subjetiva, concentrando nuestro interés
en los episodios sobresalientes de la etapa inmediatamente contigua (julio-octubre de
2010) a su apogeo (octubre de 2010- febrero de 2011), la acción de las diversas corrientes
políticas e ideológicas que actuaron en su seno y las circunstancias políticas exteriores que
determinaron sus derivaciones posteriores.

Es objetivamente imposible prescindir del carácter marcadamente político, especialmente


tratándose de los eventos generados en la huelga ferroviaria del 2010, que constituyó uno
de los procesos obreros de mayor envergadura política de la época actual y cuya máxima
expresión en este sentido se dio con elocuente claridad precisamente el 20 de octubre y en
los días siguientes.

La razón más importante que suscito la necesidad de publicar mi libro ha sido defender
plenamente esta nueva juventud militante de la impugnación repulsiva de que ha sido
objeto por parte de los intelectuales kirchneristas al servicio del Estado capitalista. Esta
defensa de la juventud militante adquiere una forma concreta en la figura de Mariano
Ferreyra, mi compañero de lucha. La generación luchadora de Mariano Ferreyra necesita
ser plenamente reivindicada. El capitalismo cae y quedan los luchadores por el socialismo.
Estos manuscritos fueron escritos en estas condiciones, o sea, con la misma inspiración, con
la misma fuerza, con el mismo ímpetu, con la misma tenacidad que nos impulsó a tomar
decididamente en nuestras manos la bandera de la lucha ferroviaria, aquella histórica
jornada del 20 de octubre, en la que jugó un papel extraordinario el Partido Obrero y su
organización juvenil, la UJS, que, no por azar sino por su programa y su método, poseen la
dicha de reunir en su seno a la flor y nata de la juventud obrera y estudiantil de este país, la
juventud que lucha y milita por la abolición de la explotación capitalista y por el socialismo.
Este trabajo es entonces, en última instancia, fruto de los principios fundamentales de un
partido organizado para luchar.

En ocasión de una de las últimas movilizaciones, un trabajador ferroviario me comentaba,


casi en un tono de lamento, el hecho de no haber podido conocer a Mariano Ferreyra antes
de su desaparición física. Le respondí que a Mariano lo conocía desde ya, porque Mariano
existe reivindicado por toda esta masa de luchadores, obreros y jóvenes que constituyen el
3
Regional: Es la instancia de organización distrital del Partido Obrero.
21
movimiento palpitante, corpóreo, de la historia y sin los cuales de esta última jamás podría
florecer un resultado viviente. Las masas son el vergel donde germina la historia.

El periodista principal del diario kirchnerista Página 12, Horacio Verbitsky, un perro de
raza oficial, a horas solamente de la detención del titular de la Unión Ferroviaria, José
Pedraza, como responsable intelectual del crimen de nuestro compañero, ha afirmado en el
programa televisivo de Víctor Hugo Morales “Bajada de línea” el 22 de febrero de este año
que :

“Conocí a Pedraza en su juventud. Era como Mariano Ferreyra (sic), tenía las mismas ideas
y es trágico que haya terminado con la vida de un joven que había pensado como él en su
juventud (sic)”.

La perversidad refinada de este diletante corrompido a la hora de defender las mentiras


oficiales – emparentar a las victimas con sus victimarios – no encuentra límites morales o
intelectuales; adiestrado por las convencionalidades abyectas de este régimen político, es
un calumniador profesional cuyo axioma fundamental estriba en perpetuar el statu quo –
del que la burocracia empresarial de los sindicatos forma un pilar – contra el que peleaba
justamente Mariano Ferreyra.

Habría que recordarle a este teorizador oneroso de la virtuosidad de las brutalidades


oficialistas, únicamente superado por los embustes del burócrata filosofador José Pablo
Feinmann, este perro rabioso encadenado al poder político y comisario mayor de la
intelectualidad kirchnerista, Verbitsky, si es que excepcionalmente no ha perdido la
memoria de buena fe, aunque nos reservamos con derecho la duda, que la corriente
política en la que militaba Mariano existe desde 1963 – por aquel entonces era la
organización trotskista Política Obrera, núcleo de militantes que precedió a la fundación
ulterior del Partido Obrero, en la década del 80’– y jamás tuvo relación alguna con la
llamada “CGT de los Argentinos”, organización sindical políticamente vinculada a las
vertientes de “izquierda” del peronismo de la época, en la que inició su carrera el futuro
burócrata y empresario ferroviario José Pedraza, el cual sí fue, en cambio, intimo
compañero de “militancia” de Horacio Verbitsky durante su aparentemente desañorada
etapa de imberbe petardista de la “juventud maravillosa”, masacrada por El General y los
que después nombraría su segunda mujer al frente de la represión democrática y militar de
la “subversión marxista”.

El filósofo prolífico en alcahueterías y zángano vividor a cuenta y orden del Estado, José
Pablo Feinmann, que pone toda su dudosa genialidad en quejarse pesadamente en su
dolencia “nacional y popular” del “seguidismo” del socialismo argentino y latinoamericano
a las concepciones de sus propios fundadores – como quejarse de que la luz del sol
produzca sombra – sostiene que el crimen de Mariano Ferreyra no constituyó un hecho

22
históricamente correspondiente a un régimen político gobernado por patotas y crímenes,
sino que lo atribuye a un supuesto “accidente” histórico – la historia es convertida así en
una suerte de catálogo de “accidentes” horrorosamente desfavorables para la mayoría de
la humanidad – y trata de justificar esa posición trivial, con sobrada elocuencia al momento
de defender sus abundantes lugares comunes, concluyendo que los dirigentes del PO, los
propios compañeros de Mariano, fueron responsables exclusivos por el crimen y no la
patota kirchnerista. La ergotizacion del filósofo kirchnerista gira, pues, en un círculo vicioso:
los dirigentes del PO son responsables por el crimen de Mariano Ferreyra, un dirigente del
PO. Según esta lógica entonces, Mariano Ferreyra sería responsable de su propio crimen.
Feinmann no tiene ninguna necesidad de apelar a estos embustes elaborados en los
enredos de su pensamiento pedestre para justificar su categórica defensa de la violencia
sindical de las patotas kirchneristas contra todos los que luchan.

¿El crimen de Mariano Ferreyra constituyó, desde el punto de vista del proceso histórico,
un acontecimiento necesario, absolutamente inevitable? No, pues fue precisamente un
crimen del Estado, una reacción violenta de las instituciones sobre el proceso de la lucha de
clases. Y la patota sindical es una institución de Estado. El crimen de Mariano Ferreyra es en
el fondo un suceso entrelazado con el derrumbe de las relaciones políticas y sociales
preservadas por el régimen kirchnerista, cuyas bases fueron profundamente cuestionadas
por la rebelión popular de 2001, perecimiento sistemático cuya expresión culminante ha
sido precisamente la patota sindical. Un crimen históricamente correspondiente a un
régimen, a un Estado que ya no es históricamente necesario, porque reacciona en
contradicción con las necesidades históricas, económicas, de las fuerzas productivas de los
trabajadores.

El Partido Obrero sostuvo la necesidad histórica, en primer término, de la rebelión de los


tercerizados contra el régimen patronal y los aparatos sindicales antiobreros de la
burocracia sindical. El kirchnerismo, consciente de la caducidad del régimen, mediante una
banda fascista trato de entorpecer el curso necesario de los acontecimientos, el
desenvolvimiento de la historia, de la lucha de clases y como resultado de esta reacción
política consciente de uno u otro modo ejecutó a Mariano Ferreyra.

Un día antes de su asesinato a manos de la patota cobarde y criminal de la burocracia de


la Unión Ferroviaria, junto a Mariano nos encontrábamos pintando la bandera de los
compañeros tercerizados. En un momento de esa conversación tan fraternal que
desarrollábamos, el, sin dejar de mover el pincel, me lanza apenas una mirada y como si se
tratara de una confesión me dice:

"Las cosas elementales se pueden conseguir, pero esto, la lucha y la militancia por la
emancipación de la clase obrera es la aspiración más grandiosa que puede tener una
persona en su vida, es algo que llena todas las energías".

23
A Mariano se lo pretende ultrajar catalogándolo con la habitual ligereza oficial de los
ministros y jefes de gabinete del régimen K, como un juguete de las pasiones ajenas.
Ninguna de las falsedades emitidas por el kirchnerismo supera semejante grado de
desvergüenza. La militancia que desplegaba no buscaba ninguna recompensa, privilegio o
puesto, al contrario, pues solo le interesaba despertar las conciencias de los oprimidos y
explotados, insuflando valor a sus propias fuerzas, a sus acciones creadoras, continuando –
como lo habían hecho ya generaciones de luchadores precedentes – la histórica tradición
de la independencia política de la clase obrera de este país. Según un admirable artículo de
Prensa Obrera que bosqueja su trayectoria militante:

“Mariano se hizo compañero y amigo de nosotros, de la UJS y del PO, cuando todavía no
había terminado el secundario. Su hermano lo había hecho unos meses antes. Desde
entonces, fue siempre un orgullo estar a su lado, escucharlo y desarrollar con él nuestras
inquietudes.

Lo conmovieron las grandes movilizaciones piqueteras y la rebelión popular de 2001.


Desde el comienzo se destacó como dirigente en Avellaneda. Constructor de la UJS, combinó
su actividad en el movimiento estudiantil con la participación en las principales luchas
obreras y populares que conmovieron a su pago chico y al país. Estuvo al frente en la lucha
por la recuperación de Sasetru bajo gestión obrera. Impulsó el movimiento estudiantil, el
centro de estudiantes en el Simón Bolívar de Sarandí, donde cursó la secundaria. La sede del
CBC de Avellaneda lo tendrá para siempre en su historia como uno de sus principales
organizadores, probablemente el principal. Por su gran autoridad política, sus compañeros
de la UJS lo apodaban fraternalmente "el Jefe". Militaba desde hacía unos meses junto a los
ferroviarios. Participó, electo como delegado, de los tres últimos congresos del Partido
Obrero. Fue trabajador metalúrgico. Fanático de la música y el cine, incursionó en distintos
proyectos musicales y estaba definiendo su ingreso a alguna de las escuelas artísticas de
Avellaneda. Adoraba a sus hermanas y a su hermano mayor.

"Marianito", el benjamín de nuestros adultos de la zona sur, era concienzudo,


parsimonioso, siempre ávido de formación política. Tenaz como pocos, cursó dos años del
profesorado de Historia en el Instituto Nº 1, también en Avellaneda.

Nunca se achicó ante situaciones difíciles. Que se encontrara en la primera línea de lucha
junto a los obreros no sorprende. Confesó en repetidas oportunidades su deseo de luchar
durante toda su vida, una necesidad que había hecho con pasión” (PO Nº 1151, 21/10/10)”

Su figura ocupa un lugar principal en el proceso huelguístico de los trabajadores


tercerizados del ferrocarril Roca, es cierto, pero no es menor el hecho de que su vida, su
militancia, sus ideas, se sumergen en la profunda corriente de la historia de los trabajadores

24
hasta trocarse en símbolo de una época, en el lucido retrato de un pueblo, de una clase
social. Mariano se presento con un gesto voluntario en la lucha y fue, incluso, parte de la
dirección consciente que tomo la decisión de tomar partido por la lucha directa de los
trabajadores contra sus verdugos, sindicalistas y patrones. Se caracterizaba precisamente
por infundir ese vigor propio al espíritu de sus amigos y de los compañeros que lo
rodeaban, lo que dejó una huella imborrable en el movimiento de los trabajadores y en su
memoria histórica.

El análisis de las diferentes cuestiones en el, se distinguía por una notable visión
ideológica consolidada a través del paso de los años, lo que le brindaba un alto nivel de
claridad en su criterio político. En un artículo publicado en junio de 2004, en La Caldera, la
revista de la UJS, en el que se puede advertir la gigantesca influencia que la intervención
política del PO en el movimiento piquetero y su experiencia histórica tuvo sobre toda una
pléyade de jóvenes de las barriadas obreras y populares, Mariano ya prefiguraba un alto
nivel de conciencia política:

“Política o no política:

¿Por qué hacemos política los estudiantes?

Esta es una respuesta a las autoridades de los colegios y al gobierno que siempre ante la
más mínima organización de los estudiantes prohíben hablar de política en los centros o
asambleas estudiantiles (para ser más precisos esta prohibición está reglamentada en el
estatuto realizado por la Dirección General de Escuelas).

¿Qué es hacer política? Hacer política es despertar la conciencia de los estudiantes para
luchar por las becas, las viandas, la educación pública, y que solo eso se consigue
arrancándoselo al Estado con la movilización de la juventud.

Los estudiantes hacemos política, nosotros entendemos que la cuestión de la deserción


escolar y el bajo rendimiento de los alumnos son consecuencia de la política de los
gobiernos, de la Ley Federal de Educación, de la falta de presupuesto, y de la pobreza de los
trabajadores. Esta es la realidad del sistema económico y social capitalista, la desocupación,
el trabajo en negro, la devaluación de los salarios, aumentos de tarifas, inflación…Si no
entendemos esto, no podremos actuar.

Si no hiciésemos política, los centros de estudiantes quedarían relevados a clubes de


estudiantes donde hablaríamos del partido del domingo y nos sentaríamos a ver como la
juventud pierde la posibilidad de formarse y por ende de construir el futuro, es decir
estaríamos viendo a los futuros desocupados.

25
Si fuese así, deberíamos dejar las reivindicaciones de los estudiantes archivadas en un
cajón, ya que estas están ligadas a la política.

Las autoridades y el gobierno prohíben a los jóvenes reclamar por sus justos reclamos.
Cuando un alumno es consciente de la situación en la que estamos sumergidos, y decide
organizarse y organizar a sus compañeros para reclamar sus necesidades, el Estado, la
Iglesia, los capitalistas, nos dicen que debemos olvidar esto, “no hacer política”. ¡Pero al
querer analizar por qué hay compañeros que no pueden concurrir a clase, nos encontramos
con la política en el medio!

Los estudiantes hacemos política porque no queremos que ningún joven se quede sin
estudiar, por eso reclamamos becas para todos, viandas y boleto estudiantil a $0,05.

Los estudiantes hacemos política porque la política oficial apunta a destruir la educación
pública y a que los estudiantes no se formen. Desocupados y mano de obra barata: es a lo
que puede aspirar la “burguesía nacional” de un país atrasado como el nuestro. Ellos son los
responsables.

Nosotros hacemos política y hacemos responsables a los gobiernos al ministerio de


educación, al gobierno provincial y nacional de que los chicos estén en las calles, de que
pierdan el año, también de la desocupación y de la desnutrición infantil.

Por eso llamamos a los estudiantes y a la juventud a organizarse en cada barrio y escuela y
hacer política para reclamar por lo nuestro.

Mariano Ferreyra (Avellaneda).”

Este era Mariano, un luchador, un revolucionario, un militante obrero y socialista del


Partido Obrero. Su vida fue breve, aunque rica e intensa de humanismo, pero logro revivir
en la rebelión de miles, en las calles, en las fábricas, en las universidades, los secundarios,
en los barrios populares. Esta inspiración ha pasado al primer plano de la historia, porque
ha penetrado en la conciencia de los millones de hombres que sufren en carne propia la
explotación capitalista desenfrenada y bárbara. La nueva generación, la juventud, debe
militar sobre la base de esta gran perspectiva histórica de la revolución social y la
emancipación socialista de la clase obrera y de la humanidad.

Leonel Benítez

Julio de 2011-Buenos Aires

26
Primera parte.
Nos pronunciamos por luchar.

27
28
Mariano Ferreyra (en el centro) en el corte de vías del 21 de julio de 2010. A partir de julio de 2010 comenzó a militar
con los ferroviarios del Partido Obrero. Lideró junto a Diego Cardía, Fabián Martínez y otros tercerizados y despedidos
amplias recorridas de estaciones convocando a una nueva medida de lucha para el 20 de octubre.
Capítulo I
Sábado 28 de agosto de 2010. Reunión de Mesa de la Zona Sur del Partido Obrero,
Lanús.

Me presenté en la reunión semanal de la mesa de la zona sur4 tal como había sido
demandado previamente por ese organismo, en calidad de "cooptación", por así decirlo.
Fue la primera vez que asistí a una reunión en una instancia central de dirección partidaria,
no solo desde que me reincorpore al partido el 26 de junio de 2010, sino incluso del resto
de mi pasado militante en la organización. Allí, pues, en la “zona sur”, estaba Mariano y el
resto de los compañeros responsables de la zona sur del partido.

Fue entonces como empecé a relacionarme con Mariano, mate de por medio, durante las
reuniones políticas, aunque lo conocía de vista de las movilizaciones - ya que siempre se
trataba de los mismos rostros, del mismo núcleo de luchadores. Pero nunca pude entablar
una conversación personal con él, ya que de mi parte era un poco retraído y apenas conocía
a los militantes de mi regional. Solamente había sacado la conclusión de que Mariano era
militante, por su constancia y permanencia. Entonces en agosto, más o menos, se discute
en las reuniones de la zona sur la formación de un "equipo" de militantes del partido con el
objeto de reconstituir la actividad del círculo ferroviario y superar sus limitaciones políticas,
al mismo tiempo que se debía intervenir en el movimiento de los tercerizados que había
estallado en marzo a partir de una serie de despidos. Me propusieron para integrar el
equipo junto a Mariano y desde este momento lo pude a conocer en su intimidad. Vivimos
juntos cosas que nunca voy a olvidar.

En las reuniones de zona, las críticas del partido contra la burocracia sindical se
acentuaban, como consecuencia sobre todo de la abierta disposición y clara resolución que
mostraban los nuevos sectores de la clase obrera que salían a luchar contra la explotación
patronal y, a la vez, a hacerle frente al vandalismo burocrático de las direcciones sindicales.
En las reuniones era común – entonces como ahora - abrir el informe sobre la situación
política a partir de tal o cual conflicto obrero, popular o estudiantil y criticar las maniobras
de la burocracia oficialista, poniendo de relieve antes que nada la colaboración cada vez
más estrecha y la marcada dependencia política del gobierno kirchnerista del bandolerismo
desenfrenado la burocracia sobre las bases obreras de los sindicatos.

El Partido Obrero constituye una notable excepción al derrumbe teórico y moral de las
izquierdas latinoamericanas y europeas como resultado la propia presión de la crisis
capitalista mundial.

4
Mesa de Zona Sur: Es la instancia de dirección partidaria que centraliza a los responsables políticos de las
regionales (distritos)
29
El auge de las luchas sindicales y los levantamientos populares agravaron las tendencias a
la rápida descomposición de las corrientes de izquierda, impulsando las mismas a sobrevivir
a la crisis fusionándose políticamente a los distintos partidos capitalistas y a las
instituciones del Estado (MST5, PCR6).

En medio de la gigantesca rebelión popular de Grecia, el Partido Comunista de ese país,


rechazó horrorizado la consigna de la suspensión del pago de la deuda externa para
enfrentar la crisis internacional desde un punto de vista de clase. En el marco de esta
situación mundial hay una crisis importante relacionada con la impotencia del gobierno
para resolver cuestiones. La oposición no es fuerte en este cuadro de crisis política, puesto
que se encuentra deshilachada. Esta impotencia gubernamental se traduce en la pelea
Clarín – gobierno. Te votamos en contra, pues, le dice la burguesía al gobierno y bajaron
estrepitosamente los títulos de la Bolsa.

Por nuestra parte, denunciamos que el conjunto de estos movimientos constituyen un


ataque al movimiento obrero, es decir, más despidos, más suspensiones, menos salarios. El
gobierno ha salido verdaderamente golpeado por estas maquinaciones de la burguesía. La
maniobra pública de Cristina Kirchner es una puesta en escena, no es realmente serio,
porque no va a lo más importante de la cuestión, a lo más esencial del “pasado”. El
gobierno se ha mostrado débil en este sentido.

Es probable que Clarín y la Nación ataquen políticamente al kirchnerismo. Pero la


oposición no quiere cambiar al gobierno. No tiene cuadros para sustituir al gobierno. Esto
conlleva un horizonte de crisis porque no tiene una perspectiva de salida política. En Kraft,
el “Poke” Hermosilla, delegado del PTS, se expresó contrario a la defensa del 82% móvil
para los jubilados. Nuestros compañeros, en cambio, llevan adelante la campaña del
Partido Obrero por las jubilaciones. Mientras Hermosilla se pronuncia contrario ¿saben
quien está pidiendo el 82% móvil en Kraft? El burócrata del Sindicato de Alimentación,
Rodolfo Daer.

Al acto de Moyano no concurrió ningún intendente del conurbano, salvo Díaz Pérez de
Lanús. En rigor, fue boicoteado por los barones del conurbano y esto ha desatado una crisis
política en el aparato del PJ.

Jueves 2 de septiembre de 2010. Primer Reunión del Equipo Ferroviario, Lanús.

“La idea es que este equipo, que ustedes mismos, se transformen, en cierto modo, en
trabajadores ferroviarios, que estén al tanto de todos los detalles de la organización sindical
y de las reivindicaciones más importantes. La idea es que formemos un equipo del partido

5
Movimiento Socialista de los Trabajadores: partido de centro-izquierda, aliado político de Pino Solanas.
6
Partido Comunista Revolucionario: partido de izquierda de orientación maoísta y “abstencionista”, aliado
político del FAP de Hermes Binner y actualmente de Unidad Popular de Víctor De Gennaro.
30
que atienda el frente de los ferroviarios y que supere la inactividad predominante en el
círculo ferroviario”.

Esta era, pues, la gran tarea. Se propuso a Roxana Tripe, Mariano Ferreyra y Leonel
Benítez, los cuales después de discutir los detalles aceptaron la propuesta. Fue una gran
idea reunirnos en un nuevo equipo. En los meses anteriores se habían ensayado distintas
tentativas de formalizar un grupo acotado de militantes que debería tener a su cargo parte
del trabajo político en el movimiento ferroviario, pero todas habían fracasado por diversas
circunstancias. El partido se esforzaba por preservar las mejores tradiciones de clase del
movimiento obrero ferroviario. El equipo emergente era formado con compañeros de
mucha moral. El nuevo equipo fue creado a instancias de una resolución más o menos
discreta de la dirección partidaria zonal. El círculo ferroviario atravesaba un momento de
crisis que afectaba continuamente el ejercicio de las tareas organizativas de nuestra
agrupación sindical clasista, Causa Ferroviaria7, paralizando la actividad de los militantes
sindicales.

Las causas inmediatas de este retroceso provisorio del conjunto de la oposición clasista
ferroviaria radicaban en la militarización de los talleres, obrajes y secciones ferroviarias por
parte de la burocracia ferroviaria de Pedraza y el “Gallego” Fernández:

7
Causa Ferroviaria: agrupación sindical clasista orientada por el PO que se formó a fines del año 2004, con
un núcleo inicial de guardatrenes de la dotación Llavallol y trabajadores de los talleres de Escalada. Sus
fundadores habían participado de las primeras elecciones de delegados en la línea Roca desde la
privatización, obteniendo el 46% de los votos y logrando un triunfo en los talleres de Escalada. Aun así no
accedieron al cuerpo de delegados porque el estatuto de la Unión Ferroviaria no prevé la proporcionalidad
de los cargos ni el derecho de las minorías. La fuerza sindical se forma luego de la proscripción electoral de
la lista Bordó en las elecciones seccionales de Escalada. Inmediatamente debe enfrentar el despido de
Jorge Hospital, uno de sus fundadores, y de otros cinco candidatos de la lista opositora en la concesionaria
Metropolitano, así como en Ferrobaires. La reincorporación de Hospital, así como la de cuatro de los cinco
despedidos, consolida a la agrupación que, a partir de allí, participa del proceso de organización de los
tercerizados que, en sucesivas etapas, cortan las vías en Avellaneda y logran su ingreso al convenio
ferroviario. Técnica Industrial, Servicios Express, Poliservicios, Catering World, son algunas de las empresas
tercerizadas cuyos empleados recurren al corte de vías para ingresar a planta estable. Simultáneamente,
Causa Ferroviaria presenta al Ministerio de Trabajo varios petitorios reclamando asamblea general para
tratar el salario, el pago del resarcimiento, y otras reivindicaciones. Interviene activamente en las
asambleas de los tercerizados del Roca y plantea una lucha directa frente al Estado por la reincorporación
de los despedidos y la efectivizacion de los tercerizados. El 23 de diciembre sus referentes toman parte en
el corte de vías de los sectores de baños, tercerizados y despedidos Ugofe en Avellaneda, siendo detenidos
Merino y Hospital tres días después. El 27 de diciembre son liberados por el retroceso del gobierno que
debe enfrentar una fuerte resistencia de la izquierda y una movilización popular. En enero de 2011 fueron
judicialmente procesados por luchar. Actualmente se ha conformado la Lista Gris por un cuerpo de
delegados integrado por trabajadores efectivos, Agrupación Causa Ferroviaria-Mariano Ferreyra (PO) y la
Agrupación 4 de octubre (PRML).
31
“En los últimos tres años, Ugofe y la UF hicieron entrar al taller más de 150 ferroviarios,
que hoy cuenta con unos 400 obreros. El propósito del ingreso masivo era simplemente
llevar adelante los acuerdos patronales de UF/Ugofe y desbaratar a la oposición.

En el taller tenemos una importante tradición combativa. Siempre fue terreno opositor a
Pedraza, que perdió una a una las elecciones de delegados hasta ese ingreso masivo que fue
estratégicamente distribuido en las especialidades más opositoras del taller. La directiva de
la UF dirige el taller con el acuerdo de la Ugofe, incluso por encima de los jefes, tratando
siempre de quebrar la resistencia de los trabajadores.

En este sentido, el “Gallego” Fernández, en lugar de que ingresen a trabajar los hijos de los
ferroviarios, apadrinó a Cristian Favale (detenido y principal sospechoso por el crimen de
Mariano) y a otros barrabravas, quienes ya estaban en la lista de espera para empezar a
“trabajar” en los talleres.” (Volante titulado “Talleres de Escalada: Basta de patotas, vamos
por nuestras reivindicaciones”, de fecha noviembre de 2010).

El flamante equipo debió, pues, esforzarse sobremanera por llevar adelante la tarea de
superar las características de crisis del frente sindical y las dificultades del estado
organizativo endeble de nuestra agrupación ferroviaria, tratando de ordenar esa instancia
de organización alrededor de una línea política clarificada, a partir de la cual debía derivar
una actividad regular y sistemática. La primera dificultad que se nos presentaba estribaba
en nuestra falta de conocimientos prácticos básicos de la agitación sobre la vida gremial y el
medio cotidiano de los trabajadores ferroviarios. Esto se resolvía de la siguiente manera:
era necesaria la “especialización” de los miembros del equipo en las cuestiones específicas
y detalles propios de la actividad en el ambiente gremial ferroviario. En cierto modo,
debíamos convertirnos nosotros mismos en ferroviarios, adoptar su lenguaje, sus
tradiciones, sus aspiraciones para impulsarlos a organizarse en forma independiente como
primer paso para conquistar la dirección del gremio y darle una nueva orientación de lucha
de clase.

De mi parte pensaba que la idea era buena, aunque de difícil realización. En un primer
momento se me hizo dificultoso aceptar semejante reto, pero al fin tomamos en forma
decidida la tarea. El problema ya estaba planteado, por lo tanto había que resolverlo. En las
siguientes semanas debimos bregar, particularmente Mariano, por la centralización del
círculo alrededor de un temario que contuviera como eje de las reuniones de aquel el
análisis de la situación política y social y la adopción de tareas inmediatas enfocadas desde
un punto de vista partidario. La dirección zonal nos había encargado reestructurar el círculo
ferroviario a partir de una continua caracterización política general.

Leonardo Franzin, trabajador del Taller de Escalada y militante de Causa Ferroviaria,


parece convalidar esta afirmación con su opinión:

32
“La primera vez que conocí a Mariano, en una reunión de círculo, tomó su cuaderno,
comenzó a anotar los puntos a discutir en la reunión y casi de inmediato nos dio un largo
informe sobre la crisis capitalista en Europa” (Acto en la UNLA, Lunes 25 de octubre de
2010).

UN CONFLICTO “SUPERIOR” DE LOS TRABAJADORES DEL FERROCARRIL

En esta primera reunión se traza un cuadro detallado, empresa por empresa, del estado
de la lucha de los trabajadores tercerizados y de la cantidad de despidos existentes por
cada empresa:

“Servicio de Guardia y Custodia S.A., en siglas SGC (Seguridad): 7 despedidos, ningún


reincorporado;

UGOFE (Evasión, boletería): 7 despedidos, ningún reincorporado;

ECOCRED S.A. (Limpieza): 13 despedidos, un reincorporado;

MAPRA S.A. (Seguridad): 6 despedidos, un reincorporado;

AUMONT S.A. (Desmalezamiento): 13 despedidos, ningún reincorporado;

HERSO S.A. (Vía y obra): 26 despedidos, 11 reincorporados;

CONFER S.A. (Vía y obra): 30 despedidos, ningún reincorporado;

COOPERATIVA DE TRABAJO UNIÓN DEL MERCOSUR PROFESIONAL S.A.: una decena de


despedidos, ningún reincorporado”.

La Unidad de Gestión Operativa de Emergencia (UGOFE) fue creada por el decreto


789/2004 del Poder Ejecutivo Nacional, y la Resolución 408/2004 de la Secretaría de
Transporte con el objetivo de operar “a cuenta y orden del Estado” los servicios ferroviarios
del Roca, del ex concesionario de Sergio Tasselli (Metropolitano). Es un consorcio integrado
por grupos empresarios ligados al gobierno kirchnerista, subsidiado millonariamente por el
Estado nacional ($750 millones por año).

La UGOFE está integrada por tres empresas: la de Claudio Cirigliano (TBA), Gabriel Romero
(Ferrovías) y Benito Roggio (Metrovías). A su vez, conforme a lo pautado en el decreto
presidencial, estas compañías tienen la posibilidad de subcontratar empresas propiedad de
la misma firma que subcontrata (23 empresas tercerizadas fueron subcontratadas).

33
Belgrano SA es la empresa encargada de liquidar los sueldos de los trabajadores con fondos
subvencionados por el Estado nacional.

Los trabajadores de las empresas subcontratadas perciben por la realización de sus tareas
en el ferrocarril un salario inferior al de un trabajador de categoría inicial del convenio
ferroviario, y son afiliados a convenios laborales por fuera del ramo de actividad ferroviaria
(construcción, seguridad). De este modo fraudulento la Ugofe flexibiliza las condiciones
laborales de cuatro mil trabajadores tercerizados y adquiere una alta rentabilidad aplicando
una norma de bajos salarios y explotación intensificada.

“Un trabajador tercerizado cobra un salario mensual de $ 2500, mientras que, por la
misma tarea, un trabajador ferroviario de categoría inicial cobra $7000. No puede ser así”
(Fabián Martínez, delegado de la empresa Herso, 20 de octubre de 2010).

El informe de la reunión de círculo prosigue caracterizando en su esencia el objetivo del


gobierno nacional con la creación de Ugofe:

“La creación de UGOFE tiene como función permitir la entrada a los grupos capitalistas
privados a un negociado nacional, en el que queda clara la línea de mando del Estado”.

“Los compañeros se decidieron a acelerar el conflicto y votaron un plan de lucha. Hay que
hacer pública la denuncia contra el gobierno. Para eso se convoca:

Lunes 6 de septiembre, acto de los tercerizados en el hall de la estación Constitución;

Jueves 9 de septiembre, marcha desde Constitución con corte en la avenida 9 de Julio;

Martes 14 de septiembre, asamblea en Lomas de Zamora.

"Hay que bajar el volante elaborado y repartirlo por las principales estaciones. Las fuerzas
políticas que intervienen son el PTS, la Cuba-MTR y un sector burocrático. Los burócratas de
la Uocra plantearon que no tomen parte en las asambleas los partidos políticos, que no
haya bandera políticas de ningún tipo. Pero los trabajadores ya pasaron por una experiencia
y los burócratas se tuvieron que bajar del carro”.

“Estamos en un conflicto superior. Es realmente difícil esta actividad. Nos dirigimos a un


conflicto muy grande. Vamos a tener que especializarnos en este frente”.

El conflicto de los tercerizados, si bien tuvo sus prolegómenos en distintas luchas contra la
tercerización desde 2003 en adelante, recrudeció a partir de una creciente escalada
34
sucesiva de despidos, a principios de 2010, que afectó el plantel de todas las empresas
tercerizadas del ferrocarril, lo que impulsó a los trabajadores a organizarse en forma
independiente en sus lugares de trabajo para pelear por la recuperación de sus puestos. Los
primeros sectores en sufrir las consecuencias de esta política de despidos selectivos por
parte de la patronal fueron los trabajadores de seguridad, en especial los que pertenecían a
la empresa Mapra, perteneciente al grupo del empresario kirchnerista Roggio. En estas
circunstancias iniciales a mediados del mes de marzo de 2010, los trabajadores de la
empresa de limpieza Ecocred celebran una asamblea en la estación Avellaneda y llevan a
cabo una votación para la elección de delegados de sector. La patronal de Ugofe decide
entonces proceder al despido inmediato de los dos delegados obreros electos. Los despidos
luego se suceden súbitamente en Confer, Cooperativa Unión Mercosur y otro grupo de
empresas lo que, sumado a la preexistencia de núcleos de despedidos contemporizados en
su situación por la reacción patronal, provoca instantáneamente como consecuencia la
unificación del movimiento de protesta y el establecimiento de una asamblea unitaria que
comienza a efectuar sus sesiones en el local de Ate Sur, ubicado en la calle Boedo al 120, en
Lomas de Zamora.

PAZ SOCIAL Y ABOGADOS

La respuesta oficial del gobierno nacional fue permanecer inconmovible frente a los
despidos masivos de tercerizados en el Roca, lo que progresivamente suscitaba la
desconfianza de los trabajadores en el acatamiento de la patronal a los convenios
eventualmente firmados con el gobierno. Este clima de descontento alcanzó su punto
máximo en una asamblea realizada en los primeros días del mes de julio, en la cual se
resolvió por unanimidad la realización de un corte de vías para el día 21 en defensa de las
reivindicaciones laborales de los trabajadores. Esta incipiente acción constituyó la primera
manifestación pública de gran alcance llevada a cabo por los tercerizados del Roca. El
gobierno nacional rubrica un acta acuerdo que contenía condiciones inaceptables por parte
de los trabajadores, pero que, empero, fue firmada por impulso del cuerpo de abogados
integrantes de la primera comisión negociadora, y de esta manera en lugar de negociar los
reclamos en forma colectiva, los funcionarios del gobierno fueron lo suficientemente
hábiles para suscitar un torneo oratorio sobre teóricas futuras reformas de la legislación
laboral con los abogados de los obreros y someter concretamente a estos, bajo cuerda, al
desmembramiento de la acción común que era la idea original de los trabajadores que
presidian la comisión y a la imposición de una negociación de carácter individual y por
empresa.

Los abogados miembros auxiliares de la comisión negociadora - Gabriela Campos, Matías


Aufieri y Agustín Comas - eran todos afiliados del Partido de los Trabajadores Socialistas

35
(PTS). Los delegados de la Lista Bordó ferroviaria de Izquierda Socialista (IS), una vez
consignada el acta oficial, caracterizaron la maniobra astuta del gobierno como “un
verdadero triunfo”. El titular del volante firmado por la agrupación tenía el mérito de lavar
el semblante de las autoridades ministeriales del gobierno y rezaba “El gobierno nos
empezó a escuchar” y fue repartido durante las movilizaciones que acompañaban a las
delegaciones a las audiencias en Callao al 110.

En el corte de vías del 21 de julio, que se mantuvo con graves intermitencias hasta horas
nocturnas, los delegados obreros ligados al PTS se enfrentaron a la idea de decidir en
asamblea general la aceptación de la proposición chantajista del gobierno de condicionar el
inicio de una negociación en la cartera laboral al levantamiento del piquete de las vías8 de
la estación Avellaneda. El 21 de julio es inaugurado con este hecho sugestivo el proceso de
división del movimiento de los tercerizados del Roca por la ambigua creencia de un grupo
de delegados, alentada por los abogados de “izquierda”, en la esperanza de la caída de un
maná de conquistas del cielo gubernamental.

Mariano Ferreyra, como militante del Partido Obrero, tomó parte en este primer piquete
de los tercerizados del Roca, y hasta llegó a discutir con los propios abogados del PTS que
exigían a los gritos a los trabajadores “correrse” de las vías para transigir con el gobierno y
ganar de este modo el apoyo de la “opinión pública”. El PTS había reforzado tanto los
prejuicios y la hostilidad de los tercerizados hacia la acción directa que escuchamos a
trabajadores decir a la prensa que ellos no eran "piqueteros".

Recuerdo curiosamente cómo ese día, cuando luego de observar que se enfrentaban los
propios trabajadores en las vías, nos retiramos a altas horas de la noche hacia nuestro local

8
AMBITO del 21 de julio de 2010:

“Los trenes de la línea General Roca, que unen Plaza Constitución con el sur del conurbano bonaerense,
habían comenzado a salir en forma paulatina desde esa estación cabecera al mantenerse a un costado de
las vías los manifestantes que bloqueaban el paso en la estación Avellaneda desde el mediodía.

El primer tren salió desde Constitución hacia Bosques por la vía Quilmes a las 18.40 y a las 19.05 salió el
segundo tren hacia Ezeiza por el ramal eléctrico, mientras que pasadas las 19.10 arribaba otra formación a
la estación cabecera, informó Eduardo Montenegro, vocero de la empresa concesionaria.

Otra de las formaciones que se dirigía a Glew, fue detenida por los manifestantes durante varios minutos
en protesta porque los anteriores trenes habían pasado muy fuerte y a escasos centímetros de donde
estaban parados.

Posteriormente se produjo entonces la reanudación de la protesta con la interrupción de la circulación de


trenes y ocurrieron los incidentes en la estación Constitución al mismo tiempo que miles de pasajeros no
podían viajar”.
36
de Avellaneda. En medio de una intensa discusión general un compañero militante me dijo
“los trabajadores deben volver a la acción directa, como hacían los anarquistas”9.

Mariano no militaba en el movimiento obrero por primera vez. Recordemos que tenía casi
una década de militancia política. En pocos días de actividad junto al flamante equipo, pudo
llegar a un conocimiento preciso y firme del terreno en el cual intervenía y de los hombres
que se destacaban en el movimiento ferroviario. En las reuniones del círculo sindical
ferroviario se habían puesto a su conocimiento y discutido todas estas cuestiones y
detalles, además de contar con la rica experiencia y la trayectoria de los compañeros de
nuestra agrupación sindical clasista Causa Ferroviaria – Jorge Hospital y Omar Merino –
aunque en todo momento la intervención de nuestro equipo era regulada por la
supervisión directa de la dirección interregional del partido. En las reuniones de la dirección
zonal existía una preocupación constante por el estado del conflicto, se solía señalar con
insistencia la disminución, la participación cada vez más reducida de los trabajadores en las
asambleas de tercerizados de Lomas de Zamora.

MENDIETA: UN ABOGADO REVOLUCIONARIO

Los compañeros de nuestro partido y agrupación sindical se distinguieron desde un


principio en la lucha, como Jorge Hospital, Omar Merino y el abogado de APEL, Gustavo
Mendieta, y al intervenir en el conflicto habían presentado varios informes que echan luz
sobre el sentido de nuestra orientación sobre el mismo y sobre la verdadera inexistencia de
voluntad del gobierno nacional para resolver el problema de los despidos en el ferrocarril.

Después del corte de vías realizado por los trabajadores ferroviarios tercerizados el 21 de
julio, donde se reclamó el cese inmediato de los despidos y la reincorporación de todos los
despedidos del Roca, se celebraron varias audiencias en la Secretaría de Transporte,
presidida por Antonio Luna. En estas audiencias se obtuvo un acta donde el Estado se
comprometía a tratar las reincorporaciones de los despedidos, el pase a planta permanente
de los tercerizados y la absorción por parte de la empresa de planta permanente, Ugofe, de
9
Acción directa: Es una táctica de lucha de clases basada en el principio de la autonomía de la clase obrera
frente al Estado y los movimientos políticos burgueses. No debe ser confundida con la “propaganda por el
hecho”. Si bien es de origen sindicalista, la acción directa fue adoptada, reformulada y popularizada como
un principio ideológico revolucionario por parte de los anarquistas. Los anarquistas estaban convencidos
de que la acción directa era susceptible de desembocar en una revolución social mediante la combinación
simultánea de las luchas obreras, basadas en este principio intransigente, en el cuadro de una “huelga
general revolucionaria” orientada por núcleos anarquistas agrupados en el movimiento obrero y cuyo
objetivo sería la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y del Estado. En Argentina,
los militantes anarquistas aplicaron esta concepción para transformar revolucionariamente la situación
política y social del país, generando gigantescos movimientos populares como la huelga general de 1901, la
“huelga de inquilinos” de 1907, la Semana Roja de 1909, la huelga del Centenario de 1910, la Semana
“Trágica” de Enero de 1919 y la Patagonia Rebelde de 1921.
37
todos los trabajadores que puedan quedar sin trabajo por cierre o despido de alguna de
estas empresas tercerizadas.

El 12 de agosto comenzaron las audiencias donde se iniciaba formalmente la negociación


en el Ministerio de Trabajo – Callao al 110 – para la reincorporación de los trabajadores
despedidos, en primer término. En la primera audiencia, la de la empresa Ecocred S.A., los
trabajadores fueron movilizados por una acertada resolución colectiva de la asamblea.
Aunque esta audiencia se suspendió por la ausencia de la patronal y del Director de
Relaciones Laborales, la firme decisión de los trabajadores – que cortaron la avenida Callao
– provocó la aparición de la patronal de Ecocred y del propio Director del Ministerio, Adrián
Caneto.

Antes de esto, se realizó la audiencia de Mapra, otra tercerizada en lucha. En la audiencia


de Mapra se pudo observar que la postura del gobierno y las patronales era la de no admitir
la reincorporación de ningún trabajador. Quedo en evidencia, pues, que el pensamiento de
las autoridades oficiales era demorar todo lo posible la resolución del conflicto ferroviario,
discutir uno a uno los más de cien despidos para finalmente no ceder ante ninguno. Sin
embargo, esta dilatoria posición oficial era opuesta frontalmente al espíritu enérgico de la
asamblea que defendió desde el primer minuto el reclamo único de ningún despido y el
reingreso de todos los trabajadores a sus puestos. En la segunda audiencia de ese día, de
Ecocred, sucedió exactamente lo mismo, el Ministerio de Trabajo planteo la discusión de los
despidos en términos individuales y a fin de cuentas tampoco reincorporó a nadie. Al
terminar esta segunda audiencia, con resultado negativo para los trabajadores, estos
expresaron al funcionario de negociaciones colectivas, Adrian Caneto, que la negociación
estaba mal encaminada y que la discusión tenía que girar en torno al modo en que deberían
ser reincorporados todos los despedidos y que revisar los despidos de forma individual no
era del interés de la parte de los trabajadores, porque prolongaba indefinidamente las
circunstancias, lo que constituía una pérdida de tiempo para los despedidos. La respuesta
del funcionario oficial fue: “que los trabajadores no me vengan a boludear, ya bastante
boludearon con la firma del acta y con la asamblea, si no les gusta se pueden ir a la mierda”.

Luego de esto, se llevaron a cabo las audiencias de Aumont, de Ugofe, la segunda reunión
de Mapra, en la cual a modo de provocación del Estado, solo reincorporaron a un
trabajador para fijar una tercera audiencia; después en la audiencia de Herso y de Confer
tampoco reincorporaron a ningún despedido. Estas audiencias formaban ya la tercera
ronda y en algunos casos, la cuarta. El resultado entonces, luego del corte de vías del 21 de
julio, después de treintaicinco días de tregua al Estado, fue que reincorporaron solamente a
14 trabajadores de un grupo conformado por más de 100 despedidos. En las siguientes
audiencias concluyó la negociación sin obtener la reincorporación de un solo trabajador.

38
Por otra parte, la patronal de Ugofe sostenía que no reincorporarían a ningún despedido
bajo el pretexto de que los despidos eran justificados.

En este cuadro interno surgieron serias dificultades con un grupo de tercerizados de la


empresa Aumont que, respaldados por Izquierda Socialista (IS) concurrían a las asambleas
de Lomas de Zamora a producir tumultos para evitar la votación de medidas de fuerza
frente al impasse de la paz social impuesta desde el gobierno.

Es que, como resultado de estos condicionamientos, asomaba un nuevo panorama en la


lucha ferroviaria, porque los trabajadores comenzaron a comprender que fracasaba la
política de creer en el gobierno, que el escenario en el que se encontraban era equivocado
y que, por consiguiente, debían plantear una negociación con el gobierno pero basada en
una medida de acción directa. Había que preparar esta idea en la próxima asamblea, pero
faltaba bastante para aquella, y podían ocurrir cosas en el medio. Manteníamos una
relación positiva con la mayoría de los trabajadores, y conquistamos un gran respeto de los
trabajadores por nuestra intervención ante los funcionarios. El paso siguiente consistió en
asistir con los votos contados para ganar la asamblea y no permitir que los patoteros y
burócratas tomaran posiciones. Nuestra proposición era discutir un nuevo plan de lucha,
que en aquellas circunstancias podría ser progresivo, hasta que finalizara la última
audiencia – si aún existía algún trabajador que afirmara su esperanza en esas negociaciones
– y de esta manera aprobar el plan de lucha ofrecido por el partido, considerando que los
propios trabajadores estaban hablando de volver a las vías por segunda ocasión.
Discutíamos si no había que plantear directamente el corte vías en la asamblea.

Lo planteado por nuestros compañeros era objetivamente cierto. Sus intervenciones


fueron muy importantes para darle un curso a la negociación, a raíz de la inoperancia de los
abogados del PTS, cuya base estribaba en que esta corriente nunca había preparado a los
trabajadores para arrancar una conquista sino para medrar una propaganda partidaria a
costa de la situación miserable de los despedidos y tercerizados. El PTS caracterizaba que el
gobierno estaba fuerte y no había que cortar las vías porque conduciríamos el proceso de
lucha de los trabajadores a una derrota catastrófica. La intervención de los compañeros de
nuestro círculo y la base de los trabajadores bregaban por una medida de corte de vías en
las discusiones de las asambleas, y desde entonces ganamos una gran autoridad entre los
trabajadores. La influencia de nuestros compañeros también fue decisiva para quebrar, en
rigor, la intención de firmar la paz social que impuso en la asamblea la intervención de
Izquierda Socialista, que se apoyaba en un sector de tercerizados influidos por elementos
del PJ y la burocracia ferroviaria. Este sector impuso una tregua de facto en las asambleas
de tercerizados con la decisión de no llevar adelante medidas de acción directa mientras se
celebrara el proceso de las audiencias en el Ministerio de Trabajo.

39
El PTS, por otro lado, invitó a los tercerizados despedidos a su marcha trucha contra el
trabajo tercerizado en el Obelisco, una política que carecía de consignas para el 45% de la
clase obrera que trabaja en negro, precariamente o se moviliza contra los despidos y
suspensiones. Nosotros realizamos una gran movilización del Polo Obrero contra el trabajo
en negro, precario y la desocupación. Debíamos prepararnos entonces para retomar el plan
de lucha en los términos que habíamos expuesto, incluso por escrito, ante los trabajadores,
como resolvió posteriormente la propia asamblea10.

Nuestra pequeña agrupación sindical ferroviaria, aunque la más combativa, se caracterizó


por intervenir, en un primer momento exclusivamente desde un punto de vista ideológico,
conforme a la voluntad y deseos de lucha de los mismos trabajadores tercerizados de la
asamblea, hecho que se refleja nítidamente en el siguiente volante:

Volante de Causa Ferroviaria del 2/9/10:

El 6/9 todos al hall de Constitución. Acto ferroviario

No a la violación al convenio de trabajo de la UF y leyes laborales

Por la reincorporación y el pase a planta

Como resolución de su asamblea del martes 31 de agosto, los tercerizados y despedidos de


la Línea Roca han convocado a un acto en el Hall de la estación Plaza Constitución el
próximo lunes 6, a las 17hs., para denunciar que las negociaciones entabladas por la
reincorporación de los despedidos y el pase a planta permanente prometido por el gobierno
no ha sido cumplido, siendo los responsables de haber roto las negociaciones el gobierno y
las empresas.

Denuncian también que hay un nuevo despido en la empresa SGC y que miembros de las
agrupaciones ferroviarias que apoyan los reclamos de los tercerizados sufrieron sanciones,
como represalia por los reclamos.

Intiman al secretario de Transporte Ferroviario, Guillermo Antonio Luna, a dar una


respuesta inmediata al reclamo de reincorporación de los despedidos y a iniciar una real
discusión de incorporación a planta permanente de los tercerizados, como lo prometió
reiteradamente.

Los trabajadores alertan a los usuarios que durante 40 días han hecho el mayor de los
esfuerzos durante la negociación sin encontrar, por parte de los funcionarios o las empresas,

10
En base a informes de Hospital y Mendieta.
40
la menor voluntad de acuerdo. De mediar nuevas medidas de fuerza, la responsabilidad
recae completamente en los responsables de velar por el cumplimiento de las leyes
laborales y los convenios colectivos de trabajo violados en el ferrocarril Roca.

Son el gobierno y las empresas quienes deben dar una solución a la situación desesperante
de cien familias carentes de sustento.

Martes 7 de septiembre de 2010. Asamblea de despedidos y tercerizados del Roca, Ate


Sur, Lomas de Zamora.

LA PATOTEADA DE PABLO DÍAZ Y CHRISTIAN FAVALE EN CONSTITUCIÓN

Esta asamblea se desarrollo en el marco de la primera agresión física de la burocracia


sindical de la Unión Ferroviaria contra los trabajadores tercerizados del Roca, por medio de
una patota cuyo emisario era el secretario de la comisión de reclamos de la Unión
Ferroviaria, Pablo Díaz, e integrada también por barrabravas como Christian Favale, que de
esta manera hacían su primera aparición en el conflicto de los tercerizados, la cual el lunes
6 de septiembre procedió a desalojar violentamente del hall de la estación Constitución a
los trabajadores que se disponían a realizar un acto cuyo objetivo era hacer pública ante la
población y los usuarios la ruptura de las negociaciones con el Ministerio de Trabajo y el
gobierno nacional por su negativa a aceptar la demanda de la reincorporación de los
despedidos y el pase a planta permanente de los tercerizados.

Mientras se iban acercando trabajadores y organizaciones al que iba a ser un acto en el


cual los trabajadores denunciarían ante los medios el fracaso de las negociaciones con las
empresas tercerizadas por la reincorporación de los despedidos, algunos pocos delegados
de la Unión Ferroviaria, acompañados de una patota, irrumpieron en el Hall de Constitución
con la actitud de agredir a los compañeros.

La policía armó un cordón de seguridad en medio del hall enfrente de las boleterías. De un
lado, la patota y, del otro, los trabajadores.

Cuando el lugar estaba repleto de medios de comunicación, inmediatamente la patota se


concentró y comenzó a provocar, amenazar e insultar a los trabajadores frente a las
cámaras, presionando el cerco policial que se encontraba apostado entre los dos bloques.

Ante esta situación de desorganización del acto, los voceros de los trabajadores explicaron
en una entrevista o conferencia la situación a los medios de comunicación.

41
Los patoteros en un primer momento eran 20 hombres, pero luego pasaron a ser 40 o
más, con chalecos de la Lista Verde de la Unión Ferroviaria.

Una vez terminada la improvisada conferencia, en la que habló Pablo Villalba, tercerizado
de Unión Mercosur, en representación de los trabajadores. Este último tuvo que ser sacado
casi a escondidas por sus propios compañeros ante el avance de la patota verde. Causa
Ferroviaria repudió la decisión de la Lista Verde de enfrentar a los trabajadores con la
patota. Los ferroviarios no podíamos permitir que manejen nuestro gremio con barras
bravas. Debíamos realizar el acto ferroviario de todos modos y para esto propondríamos a
la asamblea un llamado a todas las organizaciones y representaciones del movimiento
obrero para rodear de solidaridad la lucha y realizar una movilización de conjunto que
garantice ocupar el hall de Constitución para que se oiga la voz de los trabajadores.

Andrés Padellaro [Ecocred-PTS]: El acto iba a denunciar el fracaso de las negociaciones.


Confirma que solamente participaron veinte trabajadores en el acto. También menciona
que alguien filtró información y que la patronal esperaba un bloqueo de boleterías.
Comenta que al delegado de los obreros de Unión Mercosur, el despedido Pablo Villalba, la
patota lo agredió cuando este bajó del tren y se encaminaba hacia el hall de la estación.

Un obrero: Afirmó que el objetivo se logró porque se denunció la violación del acta por
parte de los funcionarios Antonio Luna [Subsecretario de Transporte] y Adrián Caneto [Jefe
de Negociaciones Colectivas]. Dijo que consideraba un triunfo el acto disuelto porque, a
pesar de ello, se logró el objetivo y que simplemente había que discutir cómo se
continuaba.

Otro obrero: Propuso confeccionar un volante unitario de los trabajadores tercerizados,


pero sin mencionar partidos o agrupaciones políticas, aunque sorpresivamente de
inmediato agradece la intervención de la Agrupación La Bordó Desde Las Bases [sic].

Obrero de SGC: Este compañero cuestionó que la proscripción forzosa del acto
constituyera “un triunfo”, puesto que en realidad había sido un retroceso y dijo que los
patoteros nos desalojaron delante de los medios de todo el país. Afirmó, por otro lado, que
los obreros de SGC están esperando el corte de vías como medida de lucha.

Varios obreros: Le objetan al anterior el hecho de que sus compañeros no toman parte en
la asamblea para plantear su posición de cortar las vías.

Otro obrero: Dice que en este momento es una cuestión de fuerza y propuso hacer un
volante únicamente firmado por los tercerizados, con exclusión de las corrientes políticas.

42
El mismo obrero que afirmo que fue “un triunfo”: Propone hacer afiches y volantes que
denuncien la situación actual.

Otro obrero: Propuso crear un afiche que convoque inmediatamente al corte de vías.

Otro obrero: Propone en la próxima asamblea plantear el corte de vías.

Flavio Bustillo [PTS]: Dice que los aumentos salariales son el producto de la lucha de los
tercerizados. Esto va a traer como efecto la desmoralización de los compañeros. El peor
fracaso es haber estado un mes sin hacer nada. Hay un sector en la asamblea que viene
sistemáticamente a contrariar la lucha. Ayer se pudo denunciar a la patota. No fue lo mismo
desde un punto de vista organizativo. Calculamos que iban a venir entre 150 y 200
personas. Ha sido una política consciente de un sector de la asamblea no venir. Somos los
que somos. Debemos apuntar a los ferroviarios efectivos y confrontarlos con la dirección
del sindicato. No hagamos más actos, porque hay muchas dudas de que salgan bien. Hay
que organizar una campaña democrática.

Otro obrero: Después de la actividad de ayer, queda en claro la asamblea que existe. El
objetivo se cumplió ayer porque quedó en claro la acción de la burocracia, la patronal y el
gobierno. La estabilidad laboral no se consigue con guita. Hay que salir a recorrer las líneas,
hacer una campaña, recuperar el espacio perdido como consecuencia de lo que pasó ayer.
Los compañeros de SGC tienen que venir a la asamblea a plantear el corte.

Jorge Hospital [Causa Ferroviaria-PO]: Lo de ayer no fue de ningún modo un triunfo. Este
mes y medio fue un retroceso en la lucha. Este retroceso no lo podemos revertir con un
volante. La burocracia reprimió ayer a los compañeros que pretendían hacer el acto. Ya
estaba pactada de antemano esta acción con la patronal. De acá en adelante las sanciones
a los compañeros anticipan la dirección de la burocracia. No nos equivocamos en convocar
a un acto. Debemos hacer un llamado al movimiento obrero a solidarizarse con esta lucha.
No podemos cortar las vías si previamente tuvimos un retroceso, en las condiciones de un
retroceso. Las promesas pueden dejar de cumplirse por esta razón. Es una lucha ejemplar
del movimiento obrero. Tenemos que recuperar la posición, el hall de Plaza Constitución.
Reclutar patoteros plantea una crisis al interior de la propia burocracia. Luego hacer una
movilización al Ministerio de Trabajo y poner un plazo para la reincorporación de los
despedidos.

Flavio Bustillo [PTS]: Hubo un gran error organizativo, es un problema político. El


problema es la mala organización del acto. El balance es un retroceso porque no lo pudimos
hacer. Coincido totalmente con Hospital en reorganizar el acto. El problema no es que los
trabajadores están en retroceso, sino que están mal organizados. Está a favor de un gran
acto.

43
Otro obrero: Propone una gran peña para todos los despedidos.

Otro obrero: Está de acuerdo con Hospital en que no hay garantías de aumento salarial y
condiciones laborales.

Esta asamblea decidió confeccionar un volante denunciando por primera vez la acción
represiva de la dirección del gremio contra el reclamo de los tercerizados, y el
entrelazamiento de la burocracia ferroviaria y de los funcionarios del gobierno con la
política de despidos y precarización de la patronal.

Volante de la Asamblea de Tercerizados de Lomas de Zamora del 7 de septiembre de


2010:

FUERA LAS PATOTAS DE LA UNION FERROVIARIA

Como la patota de la UTA contra los trabajadores del subte, la burocracia sindical de la
Unión Ferroviaria desplegó sus matones contra los despedidos y tercerizados de la Línea
Roca.

Fue el lunes 6, en el Hall de Plaza Constitución, cuando los trabajadores en lucha nos
proponíamos realizar un acto para denunciar el fracaso de las negociaciones para
reincorporar a los despedidos y el incumplimiento del acta firmada con el subsecretario de
Transporte Ferroviario Antonio Luna.

Tras un mes y medio de audiencias, tanto los funcionarios como las empresas demostraron
no tener interés en reincorporar a los despedidos. Mucho menos quieren resignar el enorme
negociado de los contratos de obra con personal precarizado. Aunque sí los convocaba para
sus actos y asados de campaña.

Eso demuestra lo que se puede lograr con la organización democrática y la lucha. Pero por
sobre las maniobras de los funcionarios, las represalias empresarias y las patotas de la
burocracia, nos proponemos lograr el objetivo prioritario: la reincorporación de todos los
despedidos.

44
En un país donde las estadísticas oficiales dicen que el 70% de los trabajadores tienen
sueldos y condiciones de trabajo precarizados y el 45% están en negro, la nuestra es una
lucha de todo el pueblo.

Llamamos a todas las organizaciones populares, sindicatos y cuerpos de delegados de


lucha, organizaciones de derechos humanos y de usuarios del ferrocarril a participar de una
asamblea con los trabajadores el próximo martes 14 de septiembre, a las 16hs. en la sede
de ATE Sur.

Vamos a recuperar el Hall de Constitución para los trabajadores. Vamos a reincorporar a


los despedidos. Todos a planta permanente.

El jefe de la patota, Pablo Díaz, informó que la Unión Ferroviaria, que dice no tener
jurisdicción sobre las tercerizadas, sin embargo firmó un acuerdo para que en los últimos
meses del año los empleados de las contratistas cobren el salario de la categoría inicial del
convenio ferroviario.

Es una gran conquista que logramos con nuestra lucha. Jamás antes la Unión Ferroviaria
tomó en cuenta las necesidades del personal tercerizado.

Asamblea de Tercerizados de Lomas de Zamora

45
46
Capítulo II

EL CUADRO POLÍTICO. ESTUDIANTAZO. MOVILIZACIÓN OBRERA CONTRA LOS “TOPES”


SALARIALES.

En este cuadro político se estaba planteando el estudiantazo que tuvo su epicentro en la


Capital. Ha servido para medir el cambio de la situación política. La burocracia de los
sindicatos tiene cierto límite para contener la rebelión de los trabajadores. Detrás del
proyecto de reparto de ganancias esta la idea de asociar el salario a la ganancia del
capitalista. En realidad el mecanismo funciona al revés, es el trabajo el productor de las
riquezas, no el capital.

La burocracia no puede asegurarle la situación a la burguesía. No tiene autoridad, se han


roto los topes salariales. Es una burocracia desprestigiada. Hay un giro político de la
centroizquierda a la burguesía y la pequeña burguesía. Debemos intervenir porque esta
situación nos ofrece la posibilidad de poner en pie una dirección clasista.

La victoria de la Celeste en el gremio docente Suteba es una victoria de aparato, está


vinculada a la burocracia de los “Gordos” de la CGT. Un pequeño sindicato provincial logro
convocar a la huelga al 80% de los docentes. La alineación de la centroizquierda hacia la
burguesía ha dejado un amplio campo de intervención, una posición que está siendo
abandonada. El objetivo de nuestra intervención en la CTA es reagrupar al clasismo en base
a la caracterización de que Yaski y Deggenaro-Micheli son responsables políticos del
hundimiento de la propia CTA.

Martes 14 de septiembre de 2010. Asamblea de despedidos y tercerizados del Roca. ATE


Sur, Lomas de Zamora.

En la semana previa a la realización de la huelga del 20 de octubre, en el mismo momento


en que los despedidos desarrollaban sus preparativos, la burocracia ferroviaria operó un
sector de los delegados negociadores de una asamblea de cuadrilla de tercerizados de
Temperley que, embaucados por la consecución de ciertas promesas oficiales, firmaron una
circular que fue remitida inmediatamente a los dirigentes de la asamblea de Lomas de
Zamora en el que consignaban una transacción del conjunto de las reivindicaciones
originales por la presunta contemplación de aquellas mediante la firma de una
“equiparación salarial” extra paritaria que colocaría el ingreso de los tercerizados en el
mismo nivel salarial de los trabajadores ferroviarios efectivos, liquidando así de un plumazo

47
el reclamo de pase planta permanente y la estabilidad laboral. La maniobra burocrática
poseía evidentemente la impronta política del gobierno y el Ministerio de Trabajo. Al
mismo tiempo la patota sindical de la Unión Ferroviaria asediaba cualquier tentativa de
lucha por parte de los tercerizados a través de declaraciones públicas adosadas en vagones
de las formaciones y en todos los lugares de trabajo de las estaciones del ferrocarril Roca.
“Si frente a los cortes de vías los jueces y la policía no actúan, lo haremos nosotros” rezaban
las proclamas firmadas por los dirigentes sindicales de la Lista Verde, “la única lista” de la
Unión Ferroviaria.

Andrés Padellaro [Ecocred/PTS]…Dice que el sector que rompió con esta asamblea dio su
conformidad ante la equiparación salarial de la burocracia y dejó de lado el reclamo por el
pase a planta permanente.

Pablo Villalba [Unión Mercosur]…Informa que fueron a la marcha de los telefónicos por el
reclamo del pase a convenio y que esa fue la principal actividad. Invitaron a un integrante
de la comisión directiva del sindicato de la CTA en Telefónica. Propone agruparse con
compañeros que se encuentran en la misma situación de precariedad.

Otro obrero…Afirma que el aumento salarial solo cubre a los sectores de seguridad y
maestranza.

Diego Cardía [Confer]…Hay compañeros de Disco, Línea 60, Hospital Garrahan que se
solidarizan con esta lucha.

El miembro de la Comisión Directiva del sindicato telefónico de la CTA11…El problema


básico es que existen empresas que abusan de la tercerización [sic]. Entonces propone una
mesa que coordine a todos los sectores de trabajadores tercerizados en lucha.

Obrero de SGC…Manifiesta su sorpresa ante el retroceso de los trabajadores en la


asamblea ferroviaria. Propone hacer una campaña conjunta de los trabajadores despedidos
y en actividad y realizar un nuevo acto en otro lugar que no sea Constitución.

En la asamblea se aprobó realizar un gran acto por la reincorporación de los despedidos y


el pase a planta de los tercerizados, el martes 28 de septiembre en Plaza Constitución. La
fecha de la convocatoria fue manipulada por los elementos del PTS ya que en la votación no
se contabilizó la cantidad de compañeros que levantaron la mano a favor o en contra de las
dos mociones planteadas ante la asamblea. Por la primera moción el PTS propuso el martes
28 de septiembre y, por la segunda moción el PO propuso una fecha anterior. Un sector de
los trabajadores en la asamblea votó en bloque junto al PO, entre ellos se encontraba el

11
Central de los Trabajadores Argentinos.
48
compañero Fabián Martínez de Herso, herido en el histórico piquete del 20 de octubre y
cabeza del proceso de lucha de los despedidos.

En esta asamblea estuvo presente Mariano. Se hallaba entre Roxana y yo, observando con
minuciosidad las opiniones vertidas por los trabajadores. Luego tuvo que retirarse por una
actividad de la regional.

Jueves 16 de septiembre de 2010. Reunión de círculo ferroviario.

Presentes: Jorge Hospital, Mariano Ferreyra, Leonel Benítez.

“Independientemente del conflicto debemos reclutar compañeros. Hay que llevar la


discusión política a la asamblea”.

Las asambleas de tercerizados solían hallarse en un ambiente atravesado por una espesa
cortina de humo por el tabaco que consumían con impaciencia los trabajadores a la par de
las discusiones encendidas. Las expresiones que interrumpían la exposición de las opiniones
o la toma de posiciones de los trabajadores y que tuve la oportunidad de recordar son: “¿A
este quién lo mando, el ministro Tomada?”… “¡No eso no, fuera!”... “¡No hay que esperar
más, hay que ir al corte de vías!”... “¡El gobierno nos está boludeando!”... “¡Si, eso,
si!”...Todas era seguidas por rotundos aplausos.

Las intervenciones de nuestros compañeros (Hospital, guardatrén de Llavallol y Merino,


del sector evasión en Avellaneda, respectivamente) eran sumamente respetadas y
estimadas por los trabajadores tercerizados, en una alegórica prueba de instinto de clase y
unidad en la lucha, consideración que provocó que las demás corrientes políticas (IS, PTS)
levantaran en medio de una asamblea unificada frente a la política divisoria y absorbente
del Estado una posición “antipolítica” y “antipartidista” únicamente favorable a la injerencia
posterior de caudillos kirchneristas camuflados de un “autonomismo” necesario para
finalizar la intransigencia obrera frente al gobierno y desalojar a la izquierda combativa, ya
que estas direcciones carecían completamente de un capital político propio y una
experiencia prestigiosa en el sector de planta permanente, tal como lo poseía Causa
Ferroviaria.

La movilización de la juventud (no es solo de la juventud) es una expresión de la crisis


política. Cristina estuvo presente en el casino de Cristóbal López el empresario vaciador de
la autopartista en lucha Paraná Metal. Hay un nivel de energía y de independencia política
entre los trabajadores y la juventud. Existe la posibilidad de un cambio en la situación
49
política. Esta movilización general pone en el tapete al gobierno y a la oposición. En lugar de
la polarización que intenta imponer artificialmente el gobierno, irrumpiría una posición
independiente de clase en la escena nacional. La Corte Suprema está jugando un rol en la
crisis política que profundiza la crisis. La movilización es un grado de politización superior al
anterior. La tarea es organizar y reclutar activistas, introducir el elemento político y
preparar el terreno para cuando haya un ascenso del movimiento obrero.

Viernes 24 de septiembre de 2010. Plenario ferroviario de tercerizados y despedidos de


Lanús.

El boletín de Causa Ferroviaria del mes de septiembre convocaba a los trabajadores


ferroviarios a la realización de una conferencia y debate en el local del PO de Lanús sobre la
perspectiva de las luchas obreras actuales “Paraná Metal, telefónicos, ferroviarios ¿Cuál es
el destino de las luchas?”:

En el Roca, pues, tenemos compañeros tercerizados que no entran a trabajar. Estamos en


pleno agravamiento del corte de los trabajadores de la autopartista Paraná Metal en Villa
Constitución. ¿Qué relación hay entre estos conflictos? El elemento detonante es, en última
instancia, la crisis mundial. La decisión oficial de no incorporar efectivos a los tercerizados
no tiene que ver con dinero, sino con el problema estructural que plantea la crisis
capitalista. El ciclo de crisis capitalista derrumba los subsidios gubernamentales. La crisis
tiene una influencia directa sobre la situación de los trabajadores. La política del gobierno
es tratar de contener un proceso lento de entrada en escena de la clase obrera. El gran
problema político de los trabajadores es derrotar la contención de la burocracia. La
burocracia no tiene la capacidad para contener la rebelión de la clase obrera en este
periodo histórico. Es porque la burocracia se ha alineado a los distintos sectores patronales.
Pasa lo mismo con la CTA. Un sector (Yaski) se alinea con el gobierno. Otro (Micheli) con la
centroizquierda. Se está rompiendo la burocracia sindical. No existe el derecho de minoría
al interior de la CTA, la fracción que pierde electoralmente queda totalmente excluida. Es
totalmente lo contrario de lo que plantea el kirchnerista Yasky sobre el “fortalecimiento” de
la central, "más democracia y participación”. Es la crisis terminal de la burocracia sindical
kirchnerista. ¿Cómo van a surgir los procesos de organización? En los conflictos los
trabajadores deben sortear inmediatamente dos problemas: uno con la patronal y otro con
el sindicato. ¿Cómo salimos de esta situación? Hay una tendencia política a la entrada en
escena de la clase obrera. Hay un proceso de transición que va a dar una salida como en la
década del 70’. Este proceso de ganar comisiones internas, delegados en medio de la crisis
de la burocracia va a dar lugar a otro escenario distinto. El Estado pone en marcha un

50
mecanismo de cooptación sobre los nuevos sectores obreros que luchan. ¿Cuál es la
cooptación de la clase obrera? El extinto MIC (Movimiento Intersindical Clasista), por
ejemplo. En vez de una política independiente se aliaron a los burócratas. Tiene que haber
un agrupamiento clasista. Nosotros somos contrarios a las salidas legales a los conflictos. La
estrategia legal debe estar al servicio de la lucha. Si los tercerizados no hubieran cortado las
vías el 21 de julio, jamás hubieran servido ninguno de los mejores abogados. La política que
nos debemos dar es una acción de lucha. Tiene que plantearse una medida de repercusión.
Esto no quiere decir que no tengamos que dar una lucha política. Hay una parte de la
izquierda que se está desplazando hacia la centroizquierda. En el Mitre la lista Verde ganó
todo. La situación es peor que en el Sarmiento, donde predomina la Bordo del “Pollo”
Sobrero. En el Roca el gran déficit político es este proceso, la verdadera lucha por el ingreso
de los tercerizados solo pueden culminarla los trabajadores efectivos. Porque si no, es un
triunfo político de la burocracia. Como agrupación planteamos una campaña por el fin de la
tercerización en el ferrocarril. La política revolucionaria es aquella que logra que den pasos
los trabajadores. El primer factor es la aparición de una oposición al sindicato. La política de
la izquierda no ha ayudado a los trabajadores. Hay tres variantes en nuestro criterio: 1) la
patronal 2) la burocracia 3) las divergencias con la izquierda. La patronal empieza a apretar,
la burocracia actúa como policía ferroviaria. Hay que unificar la oposición en el Mitre,
Sarmiento y Roca. Los compañeros no van a entrar si no es por la lucha. Ellos tienen que ser
los impulsores, nosotros los tenemos que ayudar a recrear las condiciones de la lucha.
Nuestra línea es reinstalar el conflicto. La primera línea de trabajo es agrupar compañeros
para imponer este criterio. El gobierno no puede reprimir directamente. La política
revolucionaria no es la política de chupar activistas al aparato (PTS). Hay que replantear el
corte de vías.12

12
Las palabras corresponden al resumen de la intervención de Juan Ferro en la charla. Esta fue la primera
aparición del Plenario de Tercerizados y Despedidos de Lanús. El líder de los tercerizados despedidos de
Confer, Diego Cardía fue quien propuso a Mariano Ferreyra cambiar el nombre de “Asamblea” por
“Plenario”, porque no deseaba que los activistas del ferrocarril confundiesen el nuevo reagrupamiento de
Lanús con la pactista Asamblea de Lomas de Zamora. Así surgió el nombre del Plenario de Lanús.
51
52
Capítulo III

Lunes 27 de septiembre de 2010. Asamblea de despedidos y tercerizados del Roca. ATE


Sur, Lomas de Zamora.

La reacción patronal y la displicencia oficial del Estado, notablemente, no fragmentan el


movimiento de los tercerizados sino que incitan una mayor efervescencia en sus bases, que
impulsan sus tendencias combativas hasta sobrepasar sus propios límites y establecer un
punto superior en la lucha. Esta combatividad no disminuye por el creciente papel de
contención tomado por ciertas fracciones de la izquierda, sino que como expresión efectiva
de ese estado de beligerancia ascendente los trabajadores erigen diferentes organismos de
dirección frente a la intransigencia del Estado (Lomas de Zamora, Temperley y Lanús). Esto
no significa, sin embargo, que el Estado haya permanecido indiferente a la cuestión de los
tercerizados, al contrario, puesto que el Estado jugó un papel políticamente activo
procurando refrenar a los trabajadores a través de los dirigentes sindicales de la Unión
Ferroviaria que intentaron cooptar a un grupo de trabajadores escindido de la Asamblea de
Lomas de Zamora mediante el copamiento de sus reuniones y la institucionalización de una
porción insignificante de sus demandas – concesiones extra paritarias arregladas con el
Ministerio de Trabajo – con la condición de descartar la consigna del pase a planta
permanente de los tercerizados y la reincorporación de los despedidos.

Esta asamblea fue convocada un día antes del acto a realizarse en Constitución, en
detrimento del cumplimiento del acuerdo mayoritario votado en la sesión anterior por los
mismos detractores de la propuesta de un acto inmediato, en el marco de la política de
provocaciones montada por el PTS contra el PO y los tercerizados despedidos. La mesa
dirigente de la asamblea decidió levantar el acto votado por la mayoría (recordemos que en
disidencia estuvieron el PO y los grupos de despedidos de Cardía y Martínez, a favor de un
acto más próximo), aunque la decisión había sido tomada arbitrariamente dos días antes,
como resultado de una reunión de las agrupaciones [PTS, Convergencia Socialista, Izquierda
Socialista] a espaldas del PO y de la propia asamblea, en una peña organizada para recaudar
fondos para los despedidos. Esta asamblea tiene una importancia mayúscula porque en ella
queda sellada la ruptura final de los despedidos con la política conservadora y legalista del
PTS en la dirección asamblea durante los últimos meses.

53
Andrés Padellaro [Ecocred-PTS]…Afirma que se levanta el acto en Plaza Constitución
porque no existen condiciones para llevarlo a cabo. Dice que hay que reforzar la base de la
asamblea. Hay que convocar a los medios y habla a favor de una nota que Clarín realizó.

Flavio Bustillo [PTS]… Subraya que los compañeros del PO no estuvieron presentes en la
peña, con la intención de oponer los despedidos al PO. No hay condiciones para realizar un
acto de los tercerizados y despedidos, dice. Propone hacer un acto con figurones de la
oposición y del gobierno [Pino Solanas]. Dice que el PO no estuvo en el corte de vías del 21
de julio pasado.

Marcelo Méndez Ramos [SGC]…Dice que hay que convocar a los medios.

Omar Merino [Causa Ferroviaria-PO]…La única salida para los despedidos es realizar una
medida de lucha, un nuevo corte de vías. Los despedidos no pueden vivir simplemente de
los pocos fondos que se juntan en las peñas. Los despedidos deben vivir de su fuente de
trabajo, por eso deben ser reincorporados a sus puestos. Nosotros proponemos un nuevo
corte de vías como único método de lucha para reincorporar a los despedidos a sus puestos
de trabajo.

José Tejeda [Convergencia Socialista-Sitraic]…Dice que le extraña que ningún compañero


del PO haya asistido a la peña del sábado. Solamente estuvieron presentes nueve
compañeros ferroviarios. Su intervención hace énfasis en la falta de fuerza desde el punto
de vista numérico y remarca que hay una crisis en la asamblea. Hay que ser realistas, somos
menos que antes. Compañeros, yo estuve en el Córdobazo, seamos realistas, ojalá
pudiéramos pero nunca vamos a acabar con las empresas tercerizadas [sic]. Dice que el PO
no estuvo en el desalojo de Constitución.

Leonel Benítez [PO]…Afirma que el PO estuvo en el corte de vías del 21 de julio y en el


desalojo de Constitución [Pablo Villalba asiente con la cabeza]. Los medios no defienden los
intereses ni la lucha de los trabajadores. Son monopolizados por los capitalistas. Acá hay
compañeros que se reivindican de izquierda y socialistas y omiten que venimos del año
donde el movimiento obrero combativo ha derrotado el marco impuesto por el gobierno y
la burocracia sindical en las negociaciones paritarias a las luchas salariales, sobre todo a
partir la gran huelga de la alimentación de los trabajadores cordobeses. Habla de la
explosividad de la situación política, donde un conflicto puede tener repercusiones
nacionales. Los trabajadores de Paraná Metal, el jueves pasado, tenían una audiencia en el
Ministerio de Trabajo. Cuando llegaron, los delegados se enteraron de que la parte patronal
no había asistido, con la idea de tratar de desgastar a los compañeros. Pero ellos no
plantearon disolver los piquetes en las rutas por esta razón, al contrario, fue cuando
reforzaron los cortes de ruta y movilizaron a todo el pueblo de Villa Constitución. En la
provincia de Buenos Aires, un sindicato minoritario convocó a un paro provincial al margen

54
de las grandes direcciones burocráticas, al que adhirieron el 80% de los trabajadores
docentes. Entonces sí hay condiciones para salir a dar la lucha.

Flavio Bustillo [PTS]…No entiendo como podés aplicar eso a este conflicto, no tiene nada
que ver con este conflicto. No hay condiciones para una medida de fuerza. Lo mejor es
buscar la solidaridad de personas vinculadas al ámbito de los derechos humanos o de la
oposición, como Pérez Esquivel, Pino Solanas o Elisa Carrio.

Nicolás [PTS]…Esta bien compañero lo que decís sobre los medios, pero hay que utilizarlos
a favor de la lucha. Está de acuerdo con Bustillo en que no podemos confundir el conflicto
ferroviario con la lucha obrera y la crisis política nacional.

RUPTURA DE LOS DESPEDIDOS CON LA ASAMBLEA DE LOMAS DE ZAMORA Y EL PTS

En este momento interviene el despedido Diego Cardía de Confer y desarrolla una agitada
discusión con Andrés Padellaro sobre el destino de los fondos de la última peña. Es un
reflejo de la descomposición de la política del PTS para “contener” a los despedidos en el
marco legal fijado por el Estado y la agudización de las peleas intestinas entre los mismos
trabajadores provocados por la campaña política oportunista, inviable y limitada de los
fondos de huelga armada por el aparato del PTS. Hay mutuas y fuertes acusaciones
cruzadas y Diego Cardía termina por retirarse abruptamente de la reunión, gritando “en
esta asamblea son todos unos cagones”.

En una entrevista posterior con Lisandro Martínez, en ese momento responsable político
de la zona sur del Partido Obrero, el día 15 de octubre, Diego Cardía resumió
acertadamente de esta manera la situación: "Hubo un retroceso después de las
negociaciones. No quisieron ir a un corte en seguida, entonces la asamblea se empezó
dividir y ser menos, porque hubo agrupaciones que no querían hacer nada; querían seguir
juntando gente, seguir recorriendo las vías cuando yo soy despedido y no tengo como
sustentarme y no tenía un mango para hacerlo. Entonces me cansé y no fui mas a la
asamblea; y hablaban siempre los mismos y tiraban todo para atrás. Hasta que fuimos a un
acto que fue reprimido por la patota. Después hubo un gran acto para el 28 de septiembre,
donde se hizo una asamblea previa para ver el acto y levantaron el acto, tirando todo para
atrás. Y para mi esa agrupación lo que hizo fue tirar todo para atrás y esperar, y que se
vayan los últimos compañeros que quedaban. Y yo por mis medios salí a convocar y
comunicarme con los compañeros de vuelta y nos reagrupamos acá en el PO para ir a un
nuevo corte inmediato. Porque todos los compañeros están de acuerdo con ir a un nuevo
corte, porque los actos y asambleas no llegan a nada, entonces hoy estamos en la situación
de un nuevo corte para empezar la lucha de nuevo (...) que la Bordó y otras agrupaciones
que traten de hacer medidas de acción directa porque tiran todo para atrás: tienen que

55
hacer medidas concretas no chamuyar, porque si no, están haciendo política para ellos
solos."

Martes 28 de septiembre de 2010. Informe de la asamblea de tercerizados de Lomas de


Zamora al responsable de zona sur.

“A la asamblea concurrió un número menor de compañeros que la vez anterior, pero al


contrario, se profundizó la discusión política. Por el PO estuvimos Omar Merino, Guillermo
González y yo.

Comenzó por hablar el delegado Andrés Padellaro y después Flavio Bustillo, los dos del
PTS. Plantearon que era necesario levantar el acto porque la peña del sábado había
ratificado la posición que vienen sosteniendo desde hace tiempo, sobre la descompresión
del conflicto (menos compañeros), en primer lugar con el argumento de que el número
inferior de compañeros bloquearía la posibilidad de adoptar cualquier medida de lucha y no
garantizaría de ese modo un triunfo seguro. En segundo lugar porque para ese día estaba
convocada la movilización por el aborto legal y que la toda la izquierda se concentraría en
esta marcha.

El PTS planteó, en el fondo, vaciar el acto ferroviario para aparatear la marcha por el
aborto. Bustillo se extendió y explicó que los medios estarían con el kirchnerismo en
Congreso y que sería imposible llevar a cabo el acto y la denuncia de los trabajadores, ante
la falta de medios.

Dijo que había que levantar el acto, prorrogarlo, y buscar una protección contra las
patotas de la UF solicitando el apoyo de "figuras" como Solanas, Carrió o las Madres de
Plaza de Mayo. El PTS dice que en este conflicto no están dadas las condiciones para llevar a
cabo - no hablando ya de los piquetes que fueron su primer blanco - ni siquiera un acto
independiente de los mismos trabajadores ferroviarios. Pero sí, al contrario, afirma con
gusto que están dadas todas las condiciones para llevar a los trabajadores a un acto
presidido por "figurones" de la política burguesa, de Solanas, Carrió o algún alcahuete del
kirchnerismo.

Para el PTS las luchas obreras no tienen ningún valor político propio. Por esa razón, según
ellos, seria mas "objetivo" y "concreto" por el momento realizar un acto de los trabajadores
con el centroizquierdista Solanas o la derechista Carrió. Luego se podrían tomar
nuevamente medidas de lucha. En un primer momento hagamos un frente con Solanas
para recién después retomar los métodos de acción directa en el marco del conflicto
ferroviario. Pero entonces, puesto que posteriormente sería necesario retomar las medidas
56
de lucha ¿cómo justifican el frente previo con Solanas? Esto significa que un acto con
Solanas no sirve para nada desde el punto de vista de los intereses de los trabajadores.
Pero entonces ¿a quién le serviría efectivamente este tipo de política? ¿A Solanas? El PTS
podría tomar como pretexto político el hecho de que la campaña electoral de Solanas es
una ventaja exterior que se podría aprovechar a favor del conflicto, puesto que este último
se vería impulsado en todo caso a buscar el apoyo político -los votos- de los trabajadores.
Pero incluso esta posición teóricamente incorrecta es imposible de llevar a cabo en
realidad. El PTS llega a la increíble ficción política de sostener que Solanas sería capaz de
comprometer su campaña presidencialista ante los ojos sus principales electores, es decir,
de la burguesía.

A Solanas le importa un bledo la situación de los trabajadores ferroviarios tercerizados,


pero le importa, si, en demasía el hecho de que la burguesía que rompe con el kirchnerismo
está en búsqueda de su próximo jefe político.

Como lo prueba la movilización popular por la conquista del 82% móvil para los jubilados y
los trabajadores, Solanas no está dispuesto de ir más allá de las palabras, pero el PTS ha ido
más allá de todas las palabras boicoteando concretamente toda lucha por este formidable
reclamo popular.

Convergencia Socialista actúo en bloque con el PTS. Es claro que en la peña acordaron
expulsar a Causa Ferroviaria y al PO del conflicto ferroviario, es decir, lo que la burocracia
sindical con sus patotas no pudo hacer.

Los compañeros de CS argumentaron exactamente lo mismo que el PTS, que era


necesario levantar el acto, "no negar la realidad" y que "nunca vamos a terminar con el
trabajo en negro, tercerizado, ni con la empresas de tercerizacion". Hasta justificaron esta
posición derrotista recurriendo al supuesto mérito de que sus longevos representantes
habían estado presentes en el Córdobazo, de que ellos también quieren "hacer la
revolución", etc., pero al contrario, que en este conflicto no estaban dadas las condiciones
para tomar una medida de lucha. Una canallada, simplemente.

Omar y yo dimos intervenciones planteando que la única línea legítima para los
despedidos era apelar inmediatamente al corte de vías como único medio para lograr la
reincorporación de los compañeros. Planteamos defender el acto porque esa medida había
sido votada por la mayoría de los compañeros en la anterior asamblea y que la diferencia
con el acto anterior era que ese había sido levantado por el desalojo violento de las patotas
de la UF, en tanto que el del martes 28 de septiembre iba a ser levantado por propia
voluntad de los trabajadores. Suspender el acto significaba retrotraer la situación al estado
anterior al que existía antes de que la asamblea votara el acto. También refutamos la idea -
defendida por el PTS- de que un aumento salarial era el factor determinante en la

57
descompresión de este conflicto, dejando en claro que en ningún momento habían
señalado que nos encontramos en el año en que fue derrotada la regimentación salarial
impuesta por la burocracia sindical y el gobierno, pusimos como ejemplo a seguir la lucha
de los docentes y la lucha de los trabajadores de Paraná Metal, lo que fue respondido por el
PTS con que no veían como "lo ligábamos a este conflicto". Es decir, es posible utilizar el
conflicto para fortalecer la campaña electoral de Pino Solanas pero es imposible una
tribuna de lucha realizada por los propios trabajadores para garantizar la independencia
política.

Sin embargo, preparamos para mañana con Omar Merino ir con Pablo Villalba y Diego
Cardía a buscar a los despedidos y plantearles que el martes se va a votar un nuevo corte
de vías.

Leonel Benítez”

La entrada en el centro de escena del grupo de los despedidos en la dirección del conflicto
es un hecho contemporáneo a la construcción de su propio órgano de lucha - el Plenario de
tercerizados y despedidos de Lanús. En estas condiciones el “divisionismo” de los
trabajadores no implicaba una manifestación de debilidad sino la extensión del
descontento general frente a la impunidad patronal y la impasibilidad del gobierno ante la
gravedad de la situación de los despedidos y tercerizados.

La intervención del PO invirtió el orden de prioridades preexistente, poniendo en primer


plano los anhelos inmediatos de los trabajadores antes que el mito oficial de la estabilidad
política del Estado y la intangibilidad de los negociados capitalistas.

El cuadro previo de las negociaciones ministeriales imponía una creciente desigualdad


para los reclamos obreros, porque el Estado con la firma de la "paz social" excluía el
derecho de los tercerizados a acudir a sus medios de lucha clásicos, la huelga y el piquete.

En el gobierno no existía ninguna tendencia conciliadora con la lucha de los tercerizados.


El gobierno, como prueba aplastante de esta conducta, defendió encarnizadamente la
acción de la policía contra los tercerizados en el momento en que nuestro compañero
moría abatido por los sicarios de la Unión Ferroviaria.

58
59
Capítulo IV
Martes 5 de octubre de 2010. Primera recorrida de las estaciones y líneas convocando a
los trabajadores activos y despedidos a una medida de acción directa por sus
reivindicaciones. Plenario de Tercerizados de Lanús.

Compañeros presentes:

Diego Cardía [despedido de Confer] – Oscar Gómez [despedido de Ugofe] – Ricardo Maraz
[despedido de SGC] – Abelardo Núñez [despedido de Herso] – Mariano Ferreyra [PO] –
Leonel Benítez [PO]

UNA IMPRESIÓN PERSONAL SOBRE CARDÍA

Conocí a Cardía en las primeras manifestaciones de los tercerizados frente a las oficinas de
la avenida Callao pertenecientes al Ministerio de Trabajo (donde se celebraban las
audiencias de los conflictos laborales). Su andar era inquieto; el tono de sus palabras,
amenazantes para con los funcionarios. En las asambleas de Lomas de Zamora tomaba una
actitud ciertamente más pasiva, más o menos acorde con la corriente general, aunque al
final fue tomando protagonismo junto a su grupo (el de la empresa Confer) hasta romper
con la asamblea en disolución e iniciar su acercamiento provisorio al Partido Obrero. Al
principio nuestro compañero ferroviario Omar Merino mantenía conversaciones con él,
pero luego de la creación del “equipo” de militantes para el conflicto ferroviario comenzó a
relacionarse también conmigo y con Mariano Ferreyra (nosotros dos integrábamos el
“equipo”, junto a Roxana Tripe). Su personalidad era temperamental: estaba guiado más
por sus pasiones que por sus creencias reflexivas. Al mismo tiempo, íntimamente, poseía
opiniones religiosas que fueron contrariadas por la realidad de la lucha de sus compañeros
contra la política de hambre de la patronal ferroviaria. Por ejemplo, en cierta ocasión nos
había comentado que un pastor de una iglesia de su barrio lo instaba a abandonar la lucha
contra los despidos porque según este pastor, esa lucha no formaba parte de las
enseñanzas de dios. Cardía le respondió que dios no permitiría tanto sufrimiento para las
familias de los trabajadores. En medio de esta gran lucha, Cardía fue uno de los que sufrió
profundamente angustias familiares en circunstancias penosas, que no puedo reflejar aquí.

60
Estación Avellaneda

El objeto particular de esta parada era dar una discusión con el delegado Andrés Padellaro
de Ecocred. Realizamos una asamblea en el hall – el mismo lugar donde asesinaron a
Kosteki y Santillán – donde procedimos a informar que el grupo de despedidos estaba
dispuesto a tomar medidas de acción directa y cortar las vías por la reincorporación a sus
puestos de trabajo y dejar planteada la necesidad de luchar por el pase a planta
permanente para confluir en una acción común con los trabajadores activos de las
empresas tercerizadas. Nuestra posición obtuvo como respuesta una absoluta indiferencia
por parte de Padellaro, que se excuso diciendo “hoy lo vamos a analizar en una reunión con
los compañeros [de la Bordó Desde Las Bases]”. Naturalmente respondieron dos semanas
después, denunciando abiertamente el piquete de los compañeros despedidos.

Baños de la estación Plaza Constitución

Bajamos por las escaleras y, costeados por los empujones de la gente que iba y venía
corriendo con apresuramiento, con los compañeros de los baños improvisamos una reunión
en un ínfimo cuarto, muy precario y sucio, utilizado por los trabajadores en el horario de
descanso. Un compañero nos planteaba – más o menos a tono con la posición
conservadora de los dirigentes de la asamblea de Lomas de Zamora – la falta de
condiciones para retomar la lucha. Diego y Oscar remarcaban fundamentalmente en sus
intervenciones la ruptura de los despedidos con la política de paz social impuesta en la
asamblea de Lomas de Zamora. Mariano intervino en la discusión y desenvolvió nuestra
posición en el sentido de delimitarnos políticamente de lo planteado por el PTS en las
asambleas y del Ministerio de Trabajo y, de entregar como furgón de cola el movimiento de
los tercerizados del Roca a un frente con Solanas y los diputados de la oposición burguesa o
los figurones políticos del kirchnerismo, justificado por la supuesta inexistencia de
condiciones sindicales y políticas para realizar un acción independiente de los propios
trabajadores. Como consecuencia de este desvirtuamiento político había surgido
desconfianza de los trabajadores hacia las posiciones combativas en general. Llamó a los
compañeros a proseguir su lucha y redoblarla. A pesar de las dudas, seis días después, un
representante de los baños de Constitución tomo parte en el primer plenario de
despedidos y tercerizados realizado en Lanús.

Estación Temperley

Hablamos con López de Mapra, el homónimo hermano combativo de Omar López,


delegado de Mapra en la asamblea de Lomas de Zamora. López nos planteó que los

61
supervisores de Ugofe sabían que se estaba preparando un nuevo piquete, pero no sabían
de qué sector provendría y de que “apretaban” a todos los compañeros tercerizados,
porque comprendían que una nueva medida de fuerza podría significar el fin de las
empresas tercerizadas [sic]. Luego, mientras conversaba con nosotros, apareció
repentinamente un supervisor de Ugofe que lo llamó aparte de nosotros y cuando subimos
al puente que cruza la estación lo encontramos gritándole estruendosamente al supervisor
“¡no me amenace, usted no tiene ningún derecho a amenazarme!” ante lo cual el
supervisor se retiró intempestivamente acompañado por un patotero enorme. Nosotros,
con Diego, seguimos al supervisor hasta el tren diesel donde se había ocultado, pero no lo
encontramos. Después fuimos hasta la sede el Sitraic en Temperley, donde Diego debía
hablar por un tema de trabajo. En el camino de vuelta hacia la estación compramos una
pocas fetas de fiambre y pan para almorzar con los compañeros. Nuestro dinero a esta
altura se había agotado y sólo quedamos con monedas para viajar en tren o en colectivo.
Recuerdo que Mariano, después de las actividades, me preguntaba si yo tenía monedas
para prestarle y poder costear el boleto mínimo del ferrocarril, lo que me dejaba con lo
justo para regresar a mi hogar pero no para volver a la acción del día siguiente.

Estación Ardigó

Paramos a almorzar en los bancos de cemento de la plaza. Diego nos comentaba que ya
había vivido en Ardigó. En Temperley habíamos comprado un poco de pan y fiambre,
siempre con lo justo. Después encaramos para el comedor del MTR Martino, donde
debíamos discutir el planteo del corte vías con un dirigente de esa agrupación. A metros del
cruce de vías nos topamos con Pablo Villalba, que iba en automóvil a recoger a su hermano
ferroviario que regresaba de trabajar. Diego le explicó que íbamos a realizar un nuevo corte
de vías. Pablo nos comentó entonces que el hermano le había comentado a su vez que los
delegados de la burocracia de Pedraza se habían reunido y que afirmaban que se iba a
desalojar violentamente cualquier intento de piquete sobre las vías del ferrocarril. Mariano
hablaba con Oscar durante las cuadras del trayecto que recorrimos. Cuando llegamos al
comedor del MTR Martino, nos encontramos con una asamblea de cincuenta desocupados.
El dirigente nos hizo entrar y nos dio agua. Luego nos tratamos de sentar alrededor de una
mesa en los pocos centímetros de espacio del patio, totalmente repleto de pallets con
muchos ladrillos. Como no había más sillas, Mariano se había sentado arriba de un tronco
cortado, y muy cerca de unos cables pelados. El dirigente del MTR Martino comenzó a
desenvolver una serie de interrogaciones más o menos astutas, con la intención de
cuestionar la viabilidad de un corte vías. Había muchas reticencias en sus expresiones,
sobre todo en la cuestión de la cantidad de ferroviarios que tomarían parte en la acción de
lucha. En un momento Mariano interviene y habla sobre la crisis política nacional. El

62
gobierno y la burocracia de los sindicatos no son fuertes, dice. La crisis internacional socava
su autoridad sobre la clase trabajadora. En este cuadro político planteamos el corte de vías.
El dirigente nos respondió que en el caso de que se lleve a cabo el piquete ferroviario su
organización llevaría 200 compañeros, pero al mismo tiempo, nos pidió que esperásemos a
que ellos se reúnan con el PTS puesto que había sido este grupo el que los había
aproximado al conflicto de los tercerizados. Pero los gestos de buena cortesía se
subordinan a la política de las direcciones. El MTR Martino participó del segundo y tercer
plenario de tercerizados y despedidos de Lanús y de la movilización del 20 de octubre.

Miércoles 6 de octubre de 2010. Segunda recorrida de las estaciones y líneas


convocando a los trabajadores activos y despedidos a una medida de acción directa por
sus reivindicaciones. Plenario de Tercerizados de Lanús.

Compañeros presentes:

Diego Cardía [despedido de Confer] – Oscar Gómez [despedido de Ugofe] - Mariano


Ferreyra [PO] – Leonel Benítez [PO]

Estación Ezpeleta

Llegamos en tren. Diego habló con Mariano durante el trayecto. Sonreían. Así llegamos a
destino. Hablamos con tres compañeros de SGC, que se manifestaron muy favorables al
corte de vías. Ezpeleta es un bastión combativo del sector de seguridad. Luego continuamos
el recorrido en el automóvil del padre de Oscar, un viejo ferroviario simpatizante de la
oposición a Pedraza.

Estación La Plata

Cuando llegamos nos dirigimos a los trabajadores de seguridad que estaban sentados
afuera de la garita. Estaban muy desmoralizados. Nos dijeron que ya habían hablado con
Lenguaza [un delegado de seguridad]. Después fuimos a un asado de los guardatrenes,
donde se encontraba el padre de Oscar, que sabía que éramos del PO. Algunos eran
guardas relacionados con la Lista Verde de la burocracia. Mientras comíamos asado hice
gestos con la cara a Oscar, con la intención de hablar ante los comensales (yo no sabía que
eran de la Verde). Oscar, mientras comía, giró su rostro de un lado a otro y con el ceño
63
fruncido me indicó que era una mala idea. Naturalmente no pudimos dar ninguna discusión
en ese lugar.

Estación Villa Elisa

Discutimos con un compañero de seguridad.

Estación Tolosa

Hablamos con un trabajador de seguridad.

Estación Berazategui

Hablamos con dos trabajadores de seguridad que estaban de acuerdo con la medida de
lucha. Diego remarcaba continuamente la denuncia a la política desesperantemente pasiva
de la Bordó – PTS ante la cuestión de los despidos.

Estación Plátanos

Conversamos con un trabajador de seguridad.

La idea del piquete fue propagada de la manera más activa por los propios despedidos,
siendo enteramente aceptada incluso por los trabajadores activos, bajo el auspicio de
nuestro partido y del naciente Plenario de tercerizados y despedidos de Lanús. Estas
acciones de nuestros militantes, Mariano Ferreyra en primer lugar, junto a los trabajadores
despedidos configuraron la formación de este nuevo órgano de reagrupamiento de los
tercerizados.

El PO impulsó de esta manera el reagrupamiento de conjunto del movimiento ferroviario


inculcándole la aptitud necesaria para reanimar sus fuerzas sobre la base de una
perspectiva de lucha.

La Asamblea de Tercerizados de Lomas de Zamora en su primer período se llegó a


componer de cien a doscientos trabajadores. Luego de que el PTS impusiera la línea
ministerial, después del corte de vías del 21 de julio, de la negociación pacífica y prestigiara
las gestiones personales de abogados y candidatos patronales en desmedro de la acción
independiente y de las iniciativas de lucha de los trabajadores, el número de miembros
64
descendió drásticamente hasta contar solamente con media docena de despedidos a
principios de septiembre. La situación por entonces era de extrema gravedad para los
despedidos y sus familias.

En el recientemente conformado Plenario de tercerizados y despedidos de Lanús la


cantidad de trabajadores no descendía de los treinta compañeros, incluso algunos que
antes integraban la asamblea de Lomas de Zamora, un tanto más numerosa si se la
compara entonces con las dos o tres últimas asambleas de Lomas de Zamora del mes de
septiembre y octubre de 2010. El número de trabajadores de nuestro plenario se fue
incrementando rápidamente en forma sucesiva hasta alcanzar los ochenta miembros a
mediados de diciembre, previamente al corte de vías del 23 de diciembre realizado en
Avellaneda, el centro neurálgico de la red ferroviaria nacional.

Mariano había sido el corazón mismo de toda esta acción gigantesca. La modestia de sus
recursos no le impidió – tanto a él como a los despedidos – prestar un gran servicio a la
causa de los tercerizados, al contrario, con su espíritu de entrega y sacrificio había logrado
obtener la estima y la consideración de los trabajadores. La crisis final de la vieja burocracia
sindical ferroviaria comenzaba.

A continuación reproducimos un invalorable informe de nuestros compañeros sobre la


situación transitoriamente atravesada por el proceso huelguístico de los tercerizados del
Roca.

"DESPEDIDOS Y TERCERIZADOS DEL ROCA

Balance provisional para una lucha con final abierto

Las patoteadas de la burocracia ferroviaria en el Hall de Plaza Constitución de la Línea


Roca no impidieron que los despedidos y tercerizados denunciaran el fracaso de las
negociaciones con las empresas contratistas exigidas por el acta acuerdo firmada entre la
Secretaría de Transporte y los trabajadores.

Sin embargo, generaron un impasse en esta lucha que, además de lidiar con la Infantería
en el corte de Avellaneda y las patotas de la burocracia pedracista, enfrenta innumerables
caballos de Troya, dentro de sus propias filas.

Los despedidos y tercerizados que iniciaron este movimiento, trajinaron los pasillos
universitarios y cuanta lucha ajena hubiera de la mano del PTS, pero a la hora de decidir el

65
corte de vías debieron vencer la resistencia tenaz de esa organización, lo cual se logró con
la fuerza de la autoconvocatoria de una asamblea única en el local de Ate Sur y la lucha
política de Causa Ferroviaria y otras agrupaciones: 4 de Octubre, del PRML (Partido
Revolucionario Marxista Leninista).

Desde el vamos, el PTS caracterizó que el gobierno está sólido y consideró una locura la
lucha. Sus abogados plantearon todo tipo de dilaciones y presentaron la denuncia al
Ministerio de Trabajo, como “una protección por si nos derrotan”.

Fue tarea de Causa Ferroviaria y el Partido Obrero denunciar el papel de gendarme de los
intereses patronales y estatales que cumple ese y todos los Ministerios, mostrar las
divisiones y crisis en el gobierno y el ejemplo de otras luchas en el movimiento obrero para
desmitificar la presunta fortaleza de los Kirchner y abrir el camino al primer corte.

Durante el mismo corte, una vez más el PTS, desde sus representantes en la comisión
negociadora, llamó a despejar las vías, “para facilitar la negociación”, lo cual además de
exponer a los compañeros frente a las formaciones que pasaban atestadas de un público
iracundo, les dio alas a las maniobras de los funcionarios para que lograran un
levantamiento de la medida sin resultados para los trabajadores. Es la primera vez que un
corte de vías y de naturaleza masiva no obtiene sus reclamos la responsabilidad política del
PTS es absoluta y es una parte sustancial de los orígenes de la disgregación en que se
encuentra el movimiento.

Luego del corte del 21 de julio un vocero de su agrupación Desde las Bases casi es
linchado en una asamblea luego de reprochar airadamente a los compañeros que
retomaron el corte por la colocación de un riel sobre las vías.

A partir de allí, empezaron a tallar los militantes de Izquierda Socialista y los delegados del
Sarmiento, invitados por el PTS, quienes plantearon aceptar incondicionalmente los
términos del acta propuesta por el subsecretario de Transporte Antonio Luna, que consistía
en una negociación individual y por empresa, con cláusula de paz social por 30 días incluida,
sin solución concreta alguna. Y lograron que la asamblea lo acepte.

Sólo la resistida participación del abogado Gustavo Mendieta, de Causa Ferroviaria,


permitió que éste se impusiera en la negociación con Luna y lograra incorporar una cláusula
de equiparación salarial y otra de absorción del personal por parte de cualquier tercerizada
que rescindiera su contrato con Ugofe. La primera de estas cláusulas fue la llave para el
aumento salarial extraordinario que consiguió este movimiento para los compañeros que
están trabajando actualmente en las tercerizadas, sea cual fuere el convenio que regule su
relación laboral. También logró evitar la firma de la cláusula de paz social, aunque ésta se
impuso de hecho por las ilusiones instaladas en el gobierno tras la firma del acta. IS tituló
un volante “el gobierno empezó a escucharnos”.

66
Pero las pujas faccionales entre el PTS e IS acercaban cada vez más la fractura de la
asamblea, cualquiera fuera el intento de Causa Ferroviaria por lograr que se mantuviera la
unidad en la acción. Tras el fracaso de las negociaciones por empresa, IS se retiró de la
asamblea con un sector mayoritario de vínculos con el peronismo y más dispuesto a una
negociación directa con la burocracia. En ese núcleo, IS, que firma volantes como Izquierda
Socialista-Lista Bordó nacional, alimentó todo tipo de provocaciones contra las
agrupaciones de la Bordó del Roca.

Causa Ferroviaria propuso un plan de movilización, un acto y la vuelta a las vías. El PTS se
alineó con esta orientación para diferenciarse en su puja faccional con IS, pero la patota
verde lo devolvió al “realismo”.

El PTS y la “Comisión de Apoyo a la luchas” convocaron a la nonagésima fiesta el 25 de


septiembre a la que concurrieron 8 ferroviarios, desde el escenario en lugar de destacarse
que el 28 se había votado el acto en el hall de Constitución se le dio un tono bajo a la
medida y los izquierdistas presentes se confabularon para levantar en la asamblea del lunes
27 el acto. Ellos y Convergencia de Izquierda consideran que no hay condiciones para la
lucha.

Al fin de cuentas, la izquierda escindió el movimiento en dos asambleas (ATE Sur y


Temperley) y en ninguna quiere luchar. Por desmoralización, algunos despedidos han
abandonado la lucha.

Pero la única lucha que se pierde es la que se abandona. Causa Ferroviaria propuso a los
trabajadores romper con las vacilaciones y convocar al corte de vías por todas las
reivindicaciones, empezando por la reincorporación de todos los despedidos.

Jorge Hospital y Lisandro Martínez."

Acerca de la mencionada "Comisión de Apoyo a las Luchas" que reunía a diversas


organizaciones en Ate Sur, hay un episodio que echa luz sobre las limitaciones de las
contramedidas económicas provisorias, como las "peñas" por fondos, rápidamente
agotados, que no sostienen como perspectiva la lucha concreta de los trabajadores por sus
reivindicaciones. A fines de septiembre tuve que reemplazar a Jorge Hospital en una
reunión de esta Comisión. En la reunión, de mi parte como representante del PO, propuse
que la Comisión aprobara una resolución a través de la cual las organizaciones efectuaran
de manera urgente una "recomendación de medidas de acción directa" como única forma
de lucha para conquistar los reclamos inmediatos de los trabajadores tercerizados del
ferrocarril, los despedidos en primer término. La proposición del PO fue rechazada por los
67
dirigentes del MIR13, Convergencia Socialista, Izquierda Socialista y el PTS al considerar que
nuestra "recomendación de acción directa" no respetaba la "neutralidad política" adoptada
por dicha Comisión, en la cual convivían un conjunto de organizaciones con criterios
divergentes sobre la lucha. La "Comisión de Apoyo a las Luchas" no apoyaba ninguna lucha,
en pocas palabras.

13
Movimiento de Izquierda Revolucionaria.
68
69
Capítulo V

Lunes 11 de octubre de 2010. Plenario Ferroviario de tercerizados y despedidos de Lanús

Compañeros presentes:

Julio Martínez, Jorge Hospital, Leonel Benítez [PO] – Diego Cardía [despedido de Confer] -
Oscar Gómez [despedido Ugofe] - Ezequiel Gómez [SAP] – Rafael Arévalo [Herso]

Ezequiel Gómez (SAP)…Mis compañeros están cagados por las apretadas de los
supervisores. Hay división. Hay otra asamblea de SGC en Adrogué.

Rafael Arévalo (Herso)…En Adrogué piden equiparación salarial, solo algunos piden planta
permanente.

Ezequiel Gómez (SAP)…Paredes, de Mapra, es la única persona que puede ir al corte.


Pablo Díaz llamó a Omar López y Walter Mazzo (delegados del sector seguridad en la
asamblea de Lomas de Zamora) y a Lenguaza [otro delegado de seguridad]. No tenemos
nada que ver con el proyecto presentado por un diputado de la coalición cívica en la
asamblea de Adrogué, porque todavía no somos del ferrocarril, primero el pase a planta
permanente y después vemos todo lo que quieran.

Jueves 14 de octubre de 2010. Reunión de círculo ferroviario.

Presentes: Jorge Hospital, Mariano Ferreyra, Leonel Benítez.

En el equipo ferroviario estábamos al corriente de la situación sindical ferroviaria. El


informe sobre las listas en las elecciones ferroviarias decía:

“Mitre: Violeta (MST) - Bordo (IS). En el Sarmiento no hubo acuerdo entre la Bordó y la
Violeta. El “Pollo” Sobrero rechazó realizar un frente común con los activistas, sólo va con
Izquierda Socialista”.

70
LA CÁMPORA E IZQUIERDA SOCIALISTA CONTRA EL CORTE VÍAS

El 14 de octubre, después del mediodía, irrumpimos con Diego Cardía en una reunión en
el local de Ate Sur, a la cual habían sido convocados exclusivamente los delegados
tercerizados del sector seguridad para discutir la adhesión a la “equiparación salarial”
propuesta discretamente por el gobierno a través de la burocracia de la UF y transmitida a
la vez por un representante de La Cámpora, Walter Mazzo, que era delegado de una
empresa de seguridad. Nosotros no conocíamos la procedencia política de este personaje.
Este último advirtió a Diego Cardía que en aquella reunión “no se atreva a referirse a la
medida del corte de vías” resuelta por los despedidos y tercerizados en el plenario de
Lanús. Cardía llamo a los trabajadores a acoplar su reclamo de efectivizacion con la medida
de fuerza adoptada por los despedidos, lo que genero una discusión con el representante
de La Cámpora. En la reunión se hallaba presente también el dirigente regional de Izquierda
Socialista, Hugo Testa, quien, visiblemente irritado, tildó la campaña de lucha de los
despedidos como “otra repetición de los cortes de ruta del Polo Obrero en el 2000”.

Viernes 15 de octubre de 2010. Plenario Ferroviario de tercerizados y despedidos de


Lanús

Obreros y agrupaciones políticas presentes:

Omar Merino, Jorge Hospital, Julio Martínez, Leonel Benítez [PO] – Diego Cardía
[despedido de Confer] – Hernán [despedido de Ecocred] – Oscar Gómez [despedido Ugofe]
– Walter Quinteros [despedido de Ecocred, PTS] – Abelardo Núñez [despedido de Herso] –
Carlos Cincuneghi [despedido de Ecocred] – Fabián Martínez [despedido de Herso] – Neno
Abella [guardabarrera PRML] – Hugo [despedido de Aumont PRML14] – José Tejeda [Sitraic]
– Carlos [Herso] – Oscar [Baños Constitución] – Ezequiel Gómez [SAP] – Lucila Stiglitz [TPR]
– Pablo Villalba [despedido de Unión Mercosur] – Pipo Suárez (Ecocred).

Neno Abella (PRML)…La Agrupación 4 de octubre se compromete a participar en el corte


poniendo la condición de que el corte dure dos horas. Dice que su organización va a traer
200 compañeros. La fecha es apurada. Hay que coordinar una reunión de agrupaciones
previamente al corte.

14
Partido Revolucionario Marxista Leninista.
71
Jorge Hospital (PO)…Somos partidarios de la más amplia acción. Habla a favor de la
identificación de fuerzas políticas. No hay plazo exacto para ganar el conflicto. El gobierno
parece poderoso porque le paga a los banqueros. Ustedes son como los mineros de Chile,
trabajadores en condiciones precarias, tienen que ser los héroes en el corte de vías. No
subordinamos la lucha a la agenda de los aparatos.

José Tejeda (Sitraic)…Coincide con Hospital en la debilidad del gobierno, pero dice que
aun así hay que defenderse de la patota.

Ezequiel Gómez (SAP)…Pone en claro que no vamos a levantar el corte como la ocasión
anterior.

Se vota la comisión negociadora [Diego Cardía, Oscar Gómez, Pipo Suárez, Omar Merino,
Ezequiel Gómez] y la comisión de prensa [Fabián Martínez, Carlos Cincuneghi, Pablo
Villalba] y como abogado auxiliar Gustavo Mendieta, naturalmente.

Entrevista realizada para Prensa Obrera por Lisandro Martínez del PO a Pablo Villalba
(Unión Mercosur) y Diego Cardía (Confer), 15 de octubre de 2010.

Pablo Villalba:...A los despedidos les decía eso "vos vas a estar adentro". A mí me lo dijo
Florencia (militante del PTS) en la asamblea, "vos estás adentro". Yo le dije que no, que a mí
con ese acta no me tomaban más. Yo dudo muchísimo que con ese acta vayan a
reincorporarme; por eso le dije en la asamblea un día…propuse hacer un corte
nuevamente. Todos me decían "¿y porque ahora cambiaste de postura?": porque yo no
tenía ninguna confianza en la firma del acta, no confiaba en el ministerio y no confío en
Luna, ni en los que están hoy en el gobierno. Luna es amigo de la burocracia y en el
Ministerio de Trabajo, Tomada también. Él, en una revista, le agradecía a la Unión
Ferroviaria por todos los años que estuvo dentro de la UF siendo asesor de ellos. Entonces
con ese tipo no podés plantear que te firme un acuerdo de planta permanente, cuando el
tipo siempre estuvo aliado a la UF, o sea, un tipo el cual nunca te iba a dar nada. Y bueno,
Luna salió del mismo lugar. Entonces es imposible que entre ellos dos se juntaran (Tomada
y Luna) para tirar en contra de la Unión Ferroviaria.

Lisandro Martínez: El otro problema es además de la asamblea y los problemas que


tuvimos. ¿Con que experiencia encaramos la reconstitución de este movimiento?
¿Sufrieron algún retroceso? ¿Qué hacemos para rearmar el movimiento?...
72
Diego Cardía: Hubo un retroceso después de las negociaciones. No quisieron ir a un corte
en seguida, entonces la asamblea se empezó dividir y ser menos, porque hubo
agrupaciones que no querían hacer nada; querían seguir juntando gente, seguir recorriendo
las vías cuando yo soy despedido y no tengo como sustentarme y no tenía un mango para
hacerlo. Entonces yo me cansé y no fui mas a la asamblea; y hablaban siempre los mismos y
tiraban todo para atrás. Hasta que fuimos a un acto que fue reprimido por la patota.
Después hubo un gran acto para el 28 de septiembre, donde se hizo una asamblea previa
para ver el acto y levantaron el acto, tirando todo para atrás. Y para mi esa agrupación lo
que hizo fue tirar todo para atrás y esperar, y que se vayan los últimos compañeros que
quedaban. Y yo por mis medios salí a convocar y comunicarme con los compañeros de
vuelta y nos reagrupamos acá en el PO para ir a un nuevo corte inmediato. Porque todos los
compañeros están de acuerdo con ir a un nuevo corte, porque los actos y asambleas no
llegan a nada, entonces hoy estamos en la situación de un nuevo corte para empezar la
lucha de nuevo.

Lisandro Martínez: ¿Vos querés agregar algo para reconstituir este movimiento?...

Pablo Villalba: Si, coincido con Diego en que la forma de reconstruir esto es con acciones
directas y concretas, no titubear en algunas cosas, pero creo que la organización es una
cuestión fundamental en este sentido. Más allá de que podamos hacer alguna cosa solos, si
no tenemos la organización suficiente, lo más seguro es que no tengamos un buen fin. Lo
que tenemos que hacer con este corte es mostrar que estamos firmes y no volver a
cometer los errores que se cometieron. Por más que nos atiendan el día del corte, no
bajarnos de las vías hasta no haya un acta firmada, votada por la asamblea de tercerizados
en la vía. Si podemos logar presionar al gobierno para firmar un convenio que nos sirva
realmente y no como el anterior el cual le daba la posibilidad a la empresa de decidir si
reincorporaba o no: es el error más grande que pudimos cometer. Creo que acá o lo que
logremos en el nuevo corte, creo que es la reincorporación de los despedidos mas allá de
todas la empresas, y no volver al ministerio por lo que te comenté…Creo que debemos ser
un poco más firmes y la firmeza se muestra de distintas maneras.

Lisandro Martínez: ¿Quieren hacer un llamado los compañeros ferroviarios


tercerizados?...

Pablo Villalba: Si. Creo que el llamado a los compañeros tercerizados es por una mejora
en la calidad de vida, más allá de los aumentos y mejoras provisorias que nos puedan dar
ahora, la única forma que podemos estar realmente bien es estando en planta permanente.
Porque con esto quedo demostrado que uno es personal descartable como ya lo dijo la
conducción de la Unión Ferroviaria, "nosotros necesitamos personal para cumplir tareas

73
determinadas en un tiempo determinado". Pero si te enfermás en el medio quedás afuera.
Entonces hay que ser concreto y claro que por más que hoy nos den un poco mas de plata y
nos den una mejora pequeña nunca vamos a estar mejor que en planta permanente.
Entonces hoy el llamado es a los compañeros tercerizados es que nos vamos a unir para
pasar todos a planta permanente y dejar de hacerle el caldo gordo a los de la UF que son
los únicos que se están llenando los bolsillos con la empresas de tercerizacion.

Lisandro Martínez: Habla de los mineros chilenos y de la repercusión de su lucha en otros


sectores de los trabajadores (en este caso los baños).

Pablo Villalba: Por más que ellos no tengan hoy un contrato, están precarizados,
obviamente los incluimos porque mas allá de que no tengan contrato todo el mundo que
trabaja en el ferrocarril tiene pasar a planta permanente, la gente de los baños, todos los
que trabajamos en empresas tercerizadas y creo que si nosotros podemos realmente dar
una lucha y ganar el pase planta eso le va a dar más fuerza al movimiento obrero y todos
los sectores que están peleando por lo mismo, si nosotros podemos volver a retomar la
lucha y hacerlo bien, creo que va a ser un llamado de atención no solo a la UF y al Roca,
sino a todo el sector de la industria y el comercio de que hay un movimiento que se está
despertando.

Lisandro Martínez: ¿Querés agregar algo?...

Diego Cardía: Si, un llamado de atención para todos los efectivos del Roca, que así como
ellos hicieron cortes y pudieron entrar a trabajar, sería bueno que se solidaricen, a nosotros
los tercerizados que nos ven trabajar todos los días. Que tendrían que estar de acuerdo con
los reclamos que hacemos y el corte de vías que hacemos y evitar que la burocracia nos
mande patotas para desalojarnos diciendo que nosotros no somos ferroviarios cuando
hacemos las mismas tareas que los efectivos. A nosotros nos están explotando, ganamos
menos plata. Y después a los partidos que están en el Roca, la Bordó y otras agrupaciones
que traten de hacer medidas de acción directa porque tiran todo para atrás: tienen que
hacer medidas concretas no chamuyar, porque sino están haciendo política para ellos
solos."

74
75
Capítulo VI
Sábado 16 de octubre de 2010. Reunión de Mesa de la Zona Sur del Partido Obrero,
Lanús.

“La burocracia se va adaptando a las distintas contingencias de la situación política


[Barrionuevo]. En el Coloquio de Ideas los empresarios aplaudieron la decisión de Cobos.
Scioli aparece como un candidato. El próximo gobierno está condicionado por esta gestión
de Scioli [la deuda provincial]. Los créditos provinciales están condicionados a la
recaudación, es un cuadro de crisis. Cinco millones de jubilados viven solamente con menos
de $1.100. Tenemos que comprender el proceso de la crisis mundial. [huelga general en
Francia]. Moyano ya no es garantía ni de la burguesía ni de los trabajadores. La crisis de la
CTA es similar a la del 2001. Apoyaron a De la Rúa hasta último momento. Micheli está
lanzado por izquierda. La Unión Ferroviaria conmino a los trabajadores a ir al acto de
Moyano, es una movilización de aparato. El miércoles [en la marcha al Congreso por el 82%
móvil] el PO llevo 1200 compañeros. Hay que difundir la marcha del martes [contra el
decreto antijubilatorio K] a Plaza de Mayo porque vamos solos. Para el Partido Obrero la
política es discutir, hacer una actividad, y encabezarla”

“La dirección discutió y acepto el corte de vías promovido por los despedidos. El número
es importante, pero en el fondo es un problema político. Hay que tomar el debate político
con los ferroviarios.”

Al término de la reunión, Mariano, vino hacia mí y nos abrazamos de manera afectuosa,


con la fe puesta en la victoria de la lucha, que ya era un hecho. En nuestras mentes había
germinado la idea del triunfo de la lucha. Estábamos más pobres que las ratas, pero al
mismo tiempo no nos importaba, porque a través del sacrificio y la abnegación recogimos
los frutos de nuestra obra colocando nuestro partido a la cabeza del movimiento obrero
ferroviario. No podía haber otra riqueza para nosotros que el camino de la lucha proletaria,
la cual nos daba todo lo que necesitábamos, nos daba el verdadero poder.

Lunes 18 de octubre de 2010. Plenario Ferroviario de tercerizados y despedidos de


Lanús.

Obreros y agrupaciones políticas presentes:

Omar Merino, Jorge Hospital, Julio Martínez , Mariano Ferreyra, Leonel Benítez, Marcelo
Varterian [PO] - Diego Cardía y José Luis Montero [despedidos de Confer] – Oscar Gómez
[despedido de Ugofe] – Pipo Suárez (Ecocred) - Fabián Martínez (despedido de Herso) –

76
José y Carlos [Sitraic] – Carlos Cincuneghi (Ecocred) – Abelardo Núñez [despedido de Herso]
– Ezequiel Gómez (SAP) Neno Abella [guardabarrera PRML] – Emiliano [COR] - Dora [CTD
Aníbal Verón] – Pablo [Quebracho] – Lucas Malaspina [TPR] – Hugo [Aumont PRML] –
Marcos [MIR] – Osvaldo y Guillermo [MTR] – Pablo Villalba [despedido de Unión Mercosur]
– Flavio Bustillo [PTS]

Diego Cardía… ¿Ustedes que piensan hacer Flavio?...

Flavio Bustillo… [Reparte con ayuda de Pablo Villalba la carta abierta del PTS] Nosotros
estamos en contra del corte que se plantea acá. Creemos que no es serio. Que pone en
peligro todo el proceso de lucha de los tercerizados. El PO es divisionista y maneja a los
despedidos. Nunca le dió un peso a los despedidos. Por eso los llamamos a retornar a la
asamblea de Lomas de Zamora.

REACCIÓN DE LOS TERCERIZADOS FRENTE A LA CARTA DEL PTS

Ezequiel Gómez (SAP)…[Se levanta abruptamente para intervenir] Discúlpame… ¿Pero a


vos te parece que no es serio lo que se está discutiendo acá? ¿Te parece que no es serio el
corte de vías que estamos planteando con los compañeros despedidos, que no tienen para
alimentar a sus familias? ¿Y vos decís que esto no es serio? A nosotros nadie nos lleva de las
narices como decís vos.

Julio Martínez (PO)…Compañeros, a este plenario han concurrido las organizaciones y


todos los que están de acuerdo en cortar las vías para reincorporar a los despedidos. Al que
no le gusta tiene la puerta para retirarse.

Pablo [Quebracho]…Compañeros queríamos dejar en claro que nosotros vamos a las


marchas y piquetes con los rostros tapados y nuestra política es llevar palos como elemento
de defensa.

Julio Martínez (PO)…El problema del conflicto ferroviario es un problema de dirección


política, compañeros.

Firman aprobando el corte de vías resuelto en la reunión los obreros: Diego Cardía, Fabián
Martínez, Oscar Gómez, Núñez Abelardo, José Luis Montero, Hugo, Marcelo, Carlos
Cincuneghi, Aguirre, Gómez Ezequiel, Manuel.

77
En la reunión de agrupaciones la idea de la acción directa decidida colectivamente por los
despedidos tuvo una aceptación casi unánime a excepción del PTS, que llamó a todo el
mundo a boicotear la medida de fuerza.

Martes 19 de octubre de 2010

En el local de Avellaneda pintando la bandera de los tercerizados con Mariano. El último


diálogo.

Nos juntamos en la estación de Avellaneda, al mediodía, donde conversamos un rato con


nuestro compañero Omar Merino, luego fuimos a la vuelta, al local de PO. El clima existente
era realmente amigable. Entre nosotros existió ese día una gran intimidad. En mi fuero
interior deseaba llegar a la vejez conservando su valiosa amistad personal y política.
Mariano desplegaba una actividad intensa; se notaban fácilmente sus esfuerzos a la hora de
militar. Lamento muchísimo no haber trabado amistad antes con él.

Comenzamos por hablar al tiempo que trabajábamos. Ese día me contó su vida a rienda
suelta, entre risas agradables. Aun tengo grabada la imagen nítida de su figura inclinándose
para dar una mano de pintura a la bandera.

No me acuerdo precisamente en que instante, pero en determinado momento de nuestra


charla casi me miro y me dijo "las cosas elementales se pueden conseguir, pero esto, la
lucha y la militancia por la emancipación de la clase obrera es la aspiración más grandiosa
que puede tener una persona en su vida, es algo que llena todas las energías".

Cuando acabo de pronunciarme estas palabras, expresadas casi en un tono de confesión,


quede verdaderamente magnetizado. Me dije a mí mismo “quiero militar el resto de mi
vida”.

Luego de ello, me explicó cómo tomó parte en la famosa ocupación de la ex fábrica


aceitera Sasetru.

– Cuando tomaron Sasetru, estábamos junto a un compañero cuando se desato la


balacera contra nosotros. Viste que en Sasetru, donde están esas montañas de tierra – Si…–
Le respondí.

78
– Bueno, fuimos hasta una de esas montañas de tierra y allí tratamos de cubrirnos
previamente del fuego. Entonces en un momento atiné a asomar la cabeza para ver que
estaba ocurriendo…una bala me rozo cerca de la cabeza….De pronto dos tipos armados
salieron de la villa que está justo frente a la fabrica y comenzaron a disparar al grupo de
hampones y punteros políticos de Alicia Gutiérrez que escaparon apresuradamente,
abandonando el lugar. Así se produjo la ocupación de Sasetru. Después en la prensa se
publico un artículo en el que atribuimos la victoria de la ocupación de la fábrica a un
levantamiento de la barriada…

Había advertido en el tono de sus palabras que vibraba de entusiasmo al describirme con
tanta vivacidad lo que, indudablemente, pasó a convertirse en uno de los episodios más
inolvidables de su vida, de su militancia.

Luego seguimos la conversación.

– Una vez una compañera tenía que realizar un trabajo práctico sobre los derechos
humanos y las Naciones Unidas.

Me pregunto cuál era mi posición al respecto. Le respondí:

– Los derechos humanos son una invención del imperialismo. – Claro – me dijo.

- Entonces le dije a esta compañera mi opinión sobre la cuestión. Esta muy bien ese texto,
pero tiene un grave defecto, carece de lo fundamental: no da cuenta de la contradicción
que implica para la humanidad vivir en una sociedad divida en clases Es un vacío
fundamental, no señala la naturaleza clasista de la sociedad actual. No pueden existir en
realidad los derechos humanos en una sociedad como esa.

Después hablamos de nuestros compañeros del Polo Obrero.

– Nuestros compañeros más valiosos del Polo no se dan cuenta del inmenso poder que
ellos tienen en sus manos. Hay un compañero del Polo de acá, de Avellaneda, con el que
discuto con la prensa, hablamos siempre…es un compañero que aprecio muchísimo,
porque es un luchador nato como pocos, y yo trato de esforzarme porque tenga plena
conciencia de su propio poder…

– Que duro es el trabajo militante en el Polo… – agregue sin más.

– Es que la única forma de medir la conciencia política de los compañeros es por medio
del pasaje de la prensa, como dice el libro de Trotsky que me prestaste.

– ¿Lo leíste? ¿Leíste el prefacio?... – Comente.

79
– No suelo leer los prefacios de los libros del IPS15, intuyo que no me pierdo nada
importante…

Nos reímos.

Después era como si nos hubiéramos puesto de común acuerdo para que discutiéramos
cuestiones políticas.

Yo trazaba las líneas de las letras y él les daba un recubrimiento de pintura con incansable
paciencia, mientras nos entreteníamos conversando sobre la vida y la política.

– De todo lo que pude leer, el libro que me cautivo más que cualquier otro fue uno de
Trotsky que se llama “Problemas de la vida cotidiana”. El libro es básicamente un diálogo
que mantiene Trotsky con un grupo de obreros acerca del sentido de la vida y de la
militancia revolucionaria.

Mariano era muy hábil en la pintura, tenia practica en hacer este tipo de trabajo,
evidentemente debido a la constante actividad política que había mantenido en su vida. Se
notaba con facilidad que al dialogar de su vida intima, poseía un fuerte sentimiento de
predilección hacia su hermano mayor Pablo, al que quizás era el que más distinguía entre
todas las personas que lo rodeaban. No es para menos, Su hermano le había enseñado el
sentido del deber, el verdadero camino de la lucha, la militancia por el socialismo obrero.

Hablaba de su hermano con los ojos llenos de fulgor brillante y con un orgullo que no
disimulaba para nada. Durante la conversación Mariano me señaló la importancia que tuvo
para él, el hecho de que su hermano participara en la jornada del 26 de junio y fuera testigo
de la masacre de Puente Pueyrredón, en el año 2002.

– Ese día tenia muchísima bronca por lo que estaba sucediendo, tanta que golpeaba la
mesa con los nudillos de la mano. Ese día no pude tomar parte en la marcha. Fue así. Yo
estaba siguiendo atentamente lo que ocurría por televisión. En un momento se desato la
represión policial y pude ver a mi propio hermano corriendo seguido inmediatamente por
el fuego de la represión policial. No pude ir a la movilización, existía un ambiente tan lleno
de tensión que mi vieja no me permitió que vaya. Cuando vi en riesgo la vida de mi
hermano dije ¡no! Y entonces me levante y quise ir pero mi vieja me freno. Quería llegar a
Puente Pueyrredón de cualquier forma. Entonces, espere un tiempo y le pregunte a mi vieja
si me daba permiso para ir a lo de un amigo. Me respondió afirmativamente, pero de
inmediato, antes de que pudiera partir, me puso la condición de que debía regresar a las

15
Instituto de Pensamiento Socialista: editorial del PTS.
80
cuatro de la tarde. Mi vieja sabía que yo estaba decidido a ir con Pablo, por eso me puso un
horario de retorno. Y al final no pude ir.

Yo seguía el hilo de su relato tan entusiasmado como él me lo contaba, con tan sentidas
palabras. Mariano era el ser más sensible del mundo. Esa sensibilidad lo desbordaba hasta
el punto de transmitirla a todas las personas que lo rodeaban.

- Cuando asumió el gobierno de Kirchner mi hermano se ilusiono con la posibilidad de un


cambio social y se convirtió en defensor del nuevo gobierno establecido sobre el retroceso
de la rebelión popular. El abandonó la militancia sindical con el argumento de la supuesta
intransigencia tradicional de la izquierda argentina. El PO no podía no ser intransigente con
un movimiento nacionalista burgués, el no comprendió esta caracterización política y se
hizo kirchnerista.

La pregunté si discutían políticamente con frecuencia. Entonces me respondió que desde


hacía un tiempo ya no hablaban de cuestiones políticas. Pero se reservo explicarme las
razones de tal conducta, y nos deslizamos hacia otros temas.

Al final de la tarde volvió Diego Cardia y nos dio una mano para terminar la bandera.
Después de darle los últimos trazos, yo me fui con Diego y Mariano quiso quedarse en el
local, para guardar las cosas utilizadas. Omar Merino nos comentaría luego al final del día:
“¡Quedo bien la bandera!...”

81
82
Capítulo VII
20 de octubre de 2010

Respuesta de los tercerizados a la carta de la Agrupación La Bordó Desde Las Bases

“Nos pronunciamos por luchar”

“Los compañeros ferroviarios tercerizados, despedidos y efectivos que abajo firmamos


repudiamos los términos de la carta de la Agrupación Desde Las Base, orientada por el PTS.

“Por eso, nuestra posición es que salir hoy a una nueva medida de lucha sin preparación
previa y sin contar con sectores significativos de la base tercerizada, sumado a la violencia
que quiere generar la patota verde para desviar el justo reclamo, es una medida azarosa y
riesgosa para el proceso”. (Carta de la Agrupación Desde Las Bases.)

Dejando de lado las acusaciones que le hacen a otras corrientes de izquierda, esta frase es
abiertamente un llamado a carnerear una medida de fuerza. Concentra una posición que
detrás de los “táctico” privilegia el “chamuyo” a la lucha. Los activistas que impulsamos la
lucha por las reincorporaciones y el pase a planta permanente estamos cansados de meses
de dilación de la patronal y de la ausencia de respuestas y tenemos el derecho de clase a
salir a luchar. No queremos que nos asusten con la patota de la verde o con la represión.
Queremos defender nuestros derechos como trabajadores. Apoyen la lucha y no llamen a
carnerear.

Firman los obreros: Diego Cardía, Fabián Martínez, Ricardo Chamorro, Edgardo
Arzamendi…

Un grupo de diez trabajadores en el que se encontraban Diego Cardía y Fabián Martínez,


se concentró desde temprano, a eso de las nueve, en la plazoleta de la estación Lanús.
Luego de esperar a otros diez compañeros, partimos hacia el lugar convenido en la reunión
del plenario.

Una vez llegados al punto de confluencia - el local del PO de Avellaneda – nos


encontramos con los compañeros de las distintas agrupaciones tendidos sobre la vereda,

83
expectantes por la llegada de los obreros despedidos. El grupo de Diego Cardia y el de
Fabián Martínez y los dirigentes de las agrupaciones acceden entonces al local y
rápidamente se arma una gran reunión. La presencia de la patota sobre las vías exaspera los
ánimos, tensa los nervios, y se produce una discusión subida de tono entre Diego Cardía y
Pablo Villalba.

La Agrupación La Bordó – Desde las Bases (grupo ferroviario del PTS) se había
caracterizado en los últimos días por manifestar un desprecio sin igual por las acciones de
los obreros despedidos, ya que estos habían sido despojados de su condición de asalariados
ferroviarios por los Roggio, Romero y Cirigliano.

Los nuevos desocupados, objetivamente, no podían ser portadores de una conciencia de


clase porque no eran industrialmente explotados por el gran capital, puesto que habían
sido expulsados del proceso de producción. Este odio enciclopédico de los doctores en
sociología era la copia fiel de la actitud etérea mantenida por el PTS ante el movimiento
piquetero a lo largo de dos décadas de historia. Sin embargo, la conciencia de clase no es
creada espontáneamente por la explotación que sufre directamente el obrero por parte del
capitalista; esta explotación no es nada más que un punto de partida material pero no
necesariamente determina la correspondiente conciencia socialista, que es en principio
producto de una voluntad individual y colectiva. El clasismo nace precisamente de la toma
de conciencia de la posición que ocupa el obrero en la producción y de la necesidad de
abolir la explotación capitalista; es aquí donde comienza la emancipación socialista.

La controversia en la asamblea giraba en torno a la viabilidad del piquete de cara al


carácter presuntamente desfavorable de este método ante la nueva situación que se
presentaba. El PTS quería aprovecharse sin escrúpulos del miedo que generaban los
matones de la burocracia para desarmar sesenta días de hambre, abnegación y sacrificio de
los despedidos – junto a Mariano y sus compañeros del PO – para convocar al resto de los
mismos despedidos y a los trabajadores activos a dar la lucha, un ejemplo de alta
conciencia de clase y de un inmenso gesto de humanidad.

Diego plantea que puesto que el PTS había decidido públicamente carnerear la medida de
fuerza de los despedidos por lógica este partido simplemente no tenía derecho de tomar
parte en la acción ni merecía ocupar un puesto junto a los trabajadores en el frente de
batalla. Pablo únicamente pudo sortear este grave problema echando sobre la mesa su
renuncia personal a la huelga – en la que se había comprometido de palabra dos días antes
– si los obreros que pensaban justamente que habían sido traicionados decidían excluir al
partido político cuestionado. La amenaza proferida por Pablo sirvió para calmar las aguas y
salir provisionalmente del apuro; todos los obreros comprendieron que aun no era el
momento de ajustar cuentas con los que oficiaban de carneros aquel 20 de octubre. Ahora

84
lo más importante era discutir de qué forma llevar a cabo el piquete con una patota sindical
arriba de las vías.

En un momento del altercado, pude ver a Mariano y me acerqué a él. Estaba observando
serenamente el desarrollo del debate. Le pregunte si creía que aún era posible llevar a cabo
el corte de vías y me respondió que conocía varios lugares que permitían instalarse en el
lugar, pero que para tomar ventaja la ocupación de los rieles debía llevarse a cabo de
inmediato, sin dar tiempo a que el enemigo refuerce su posición. Luego, en un acceso de
impaciencia y esforzándome por buscar su aprobación le comenté…

– Bueno, pero de cualquier modo lo vamos a hacer...

Entonces en seguida, con un tono de cierta gravedad en sus palabras pero con gran
sensatez, me señaló que:

– Pero no se puede imponer. Eso lo tienen que decidir los propios trabajadores.

Esa fue, sin saberlo aun, la última vez que iba a conversar con Mariano. Luego de esto
solamente lo iba a visualizar dos veces antes de que caiga moribundo sobre el suelo por la
herida de bala. Ese día, sin saberlo, emprenderíamos el último viaje de militancia.

Los trabajadores decidieron, pues, que la medida votada por unanimidad por un plenario
de tercerizados y otro de agrupaciones continuaba plenamente vigente a pesar de la
intimidación de esta banda matones y por lo tanto debía llevarse adelante. Los trabajadores
no querían masticar la derrota por segunda vez, así que se decidían a marchar
deliberadamente.

Cuando nos preparábamos para iniciar la movilización obrera se presentó ante nosotros
un nuevo problema. Las pequeñas agrupaciones de izquierda entraron en un verdadero
pánico ante la atmósfera de terror generado por la burocracia y con este comportamiento
casi provocaron el colapso de la huelga. Los “duros” por un momento hundieron la huelga
en un mar de dudas. Los dirigentes corrían, iban y venían, discutían, pero los trabajadores
esperaban en vano un gesto de solidaridad incondicional contra los explotadores, que es el
deber indiscutible de cualquier socialista. En medio de la calle se encontraban reunidos,

85
apabullados y regañándose acaloradamente unos a otros los dirigentes de las denominadas
agrupaciones “duras”.

Me encontraba dando rienda suelta al ruido metálico de los redoblantes, cuando decidí
aproximarme al tumulto alborotador. “No hay condiciones para cortar las vías”, pude
escuchar voces que bramaban esta frase solapadamente. El dirigente de una agrupación
exclamaba empapado de sudor en su frente:

“…son pocos trabajadores ferroviarios, si hacemos el corte de vías los medios van a
responsabilizar por esta acción a las agrupaciones piqueteras”.

Los trabajadores despedidos permanecían apoyados sobre una pared, mirándose con
desconcierto unos a otros y preguntándose que estaba sucediendo. Diego Cardía en aquel
momento crucial resolvió encarar a los pusilánimes de “izquierda” que escogían los
hombros ante el pavor puramente político y prorrumpió resueltamente en la reunión,
visiblemente molesto, a pedir explicaciones en voz alta:

– Qué pasa, que decidieron, que piensan hacer ustedes compañeros, nosotros vamos a
cortar ya.

Los compañeros del PO, por supuesto, no tomaron parte alguna en semejante barullo.
Había pasado una hora entera y la vigilancia policial se había instalado en la esquina de la
manzana, respaldada por los integrantes de la patota que nos acechaba. No había que
perder más el tiempo, sino pasar a la acción directa.

86
87
Capítulo VIII

En fin de cuentas decidimos pasar por alto cualquier vacilación, en vista de la salvación
moral de los propios trabajadores en lucha. La bandera de los trabajadores fue desplegada
en plena calle Lebehnson, cuyas letras, frescas aun, rezaban “Pase a planta permanente ya
de los trabajadores tercerizados”. Mariano estaba al lado de ella, rodeado por sus
compañeros de la juventud de Avellaneda. Durante todo el curso de los acontecimientos
pude percibir su plena seguridad, su confianza natural en el triunfo de esta lucha.

Los bombos retumban estruendorosamente, las voces estallan agitadamente resonando


hasta los últimos confines, las miradas se entrecruzan conmocionadas intensamente por el
calor de la lucha en ciernes, es la juventud del PO que ruge la lucha de clase estremeciendo
la piel de los enemigos, de los explotadores, de la policía, de los burócratas, es el implacable
despertar de estos oprimidos.

"No queremos los despidos

De ningún tercerizado

Pase a planta permanente

Somos todos ferroviarios

Acá esta, esta es la clase obrera

Que no se piensa entregar

Hay que luchar, las vías cortar

Vamo' a pelear, contra los K

El ministerio, la patronal

La burocracia vamo' a echar"

Esta agitación de la juventud del PO fue fundamental para impulsar a los compañeros
tercerizados a tomar en sus manos los destinos de la lucha y arrastrar por fuerza a las
agrupaciones indecisas. Mi corazón palpitaba de pasión al contemplar esta juventud llena
de audacia, valiente, cuyos actos quedarían grabados en las páginas gloriosas de la historia
de los explotados. Los trabajadores se colocan al frente de la columna, encabezada por

88
Diego Cardía y Fabián Martínez y avanzamos a paso ligero por Lebehnson, doblamos hacia
la derecha por la esquina de la calle Rosetti unos cincuenta metros, para desorientar el
operativo policial y luego retrocedemos por el mismo camino hasta el cruce que da
nacimiento a la calle Bosch, paralela a las vías del ferrocarril. Teníamos a nuestra vista a la
patota, cuyos hombres se hallaban todos enfilados sobre las vías de cara a la calle sobre la
que avanzaba la movilización de los tercerizados y del PO. En un primer instante, ante
nuestra repentina aparición, que no esperaban, se mostraron azorados y extrañados por la
enérgica protesta obrera pero no se sobresaltaron e intentaron improvisar un cántico
languidecido que pronto no se iba a ahorrar improperios.

“Fuera zurdos, viva la Lista Verde, viva Pedraza”, “Oh zurdo sos cagón, sos cagon, zurdo
sos cagón”.

Yo estaba al lado de la bandera, tocando el bombo y cantando, había aferrado la masa con
mis manos tan desesperadamente que la frotación me abrió en la piel llagas ardientes.
Debo confesar que henchí los pulmones de aire cuando cruzamos frente a ellos. Mariano
venia unos pasos atrás, con Marcelo, contemplando la caterva de hampones camuflados
con mameluco de obreros ferroviarios; serían sus futuros victimarios.

Los cantos, los bombos, el despliegue de la policía que secunda a la patota sobre las vías,
recrean una escena que llama la atención de la muchedumbre. La gente humilde de la
barriada acudió, pues, a la escena que tenía lugar.

Un batallón de la infantería de la Policía Bonaerense y un carro de asalto se ubicaban


sobre el pasaje Obreros de la Negra, que costea la orilla del Riachuelo por el lado de
Avellaneda. La otra partida de infantes, mientras avanzábamos, caminaba ligeramente
sobre la senda derecha de la calle Bosch, al encuentro del primer grupo policial. De un
momento a otro, luego de cruzar el puente Bosch la infantería, apostada detrás de nosotros
da inicio a la represión lo que da vía libre a la primera avanzada de la patota. Al cruzar el
puente Bosch la patota rechazo a pedradas la cabecera de la columna en la cual se
encontraban los tercerizados y después dirigieron sus proyectiles contra la multitud. La
muchedumbre se dispersa.

Una columna de compañeros se reorganizó y estrecharon filas ya sobre la calle Pedro de


Lujan. Los matones se posicionaron sobre las vías encima de un terraplén ubicado a mitad
de camino entre la estación Avellaneda e Irigoyen. Había varios heridos por los proyectiles
lanzados por la patota sobre nuestras cabezas, entre ellas la militante del Polo Obrero, Elsa
Rodríguez. Cuando fui a ver a Hugo, un compañero del PO de Monte Grande que había sido

89
lesionado en el cuero cabelludo por un piedrazo, pude observar algunos compañeros que,
precariamente cubiertos por un minúsculo espacio del paredón que pertenecía al complejo
fabril, nos defendían de la agresión de los patoteros para contrarrestar la incesante lluvia
de enormes piedras de granito que habían desatado contra nosotros. Mariano estaba en
primer lugar.

El PTS abandonó su puesto en el momento de peligro y esa es la causa psicológica de sus


intrigas políticas. Estuvo ausente cuando la patota agredió físicamente a los trabajadores,
porque sus dirigentes huyeron por los pasillos de la villa y no se los volvió a ver hasta una
hora después, luego de que cortamos las avenidas Callao y Corrientes. En el momento
decisivo se fugaron cobardemente, abandonando a todo el mundo a su propia suerte.

Luego nos retiramos hacia la intersección de la calle Santa María del Buen Aire y una vez
asentados allí se distendieron un poco los ánimos. La situación, sin embargo, no se había
descomprimido por nada del mundo. Los trabajadores se predisponían a discutir
inmediatamente los próximos pasos a seguir. Se celebró entonces una asamblea de
conjunto, de los tercerizados y de las agrupaciones políticas, en la cual, Diego propuso a
discusión la idea de marchar al hall de la estación Constitución y realizar un acto de
denuncia contra el embate de la patota sindical del ferrocarril. El PO descarto tamaña
posibilidad, por razones obvias.

– “Los trabajadores hoy han cumplido una jornada de lucha excepcional, preparemos una
nueva medida de acción directa para los próximos días, los convocamos a una reunión de
balance mañana mismo”.

Esta fue la posición del PO. Los trabajadores aprobaron nuestra idea, pero las corrientes
de la “izquierda combativa” mostraron su disconformidad cuando montaron una asamblea
sobre una esquina y discutían con los tercerizados deseando imponer un balance
desfavorable de la jornada de lucha proletaria vivida.

Los militantes del PO nos reunimos en asamblea y Chiquito nos dirigió unas palabras
inolvidables.

– La verdad hay que felicitar a todos los compañeros y compañeras de nuestro partido por
la valentía y la tenacidad que demostraron hoy. El partido estuvo en el lugar que le
correspondía, donde debía estar, es decir el de un partido que lucha con la clase obrera.

90
Un aplauso fervoroso de los compañeros cerró la intervención.

Entonces comenzamos lentamente a retirarnos del lugar por la calle Luján, en dirección a
la avenida Vélez Sarsfield, con toda la columna. Lo peor ya había pasado, pensé. La realidad
posterior demostró cuan equivocado estaba de esa falsa certidumbre. A partir de aquí perdí
el contacto visual con Mariano. Solo lo iba a ver por última vez en las desgarradoras
imágenes televisivas posteriores, luchando como siempre, pero esta vez por su joven vida.

Una columna de compañeros se reorganizo y estrecharon filas ya sobre la calle Pedro de


Lujan. El partido – los compañeros, los militantes y nuestros responsables políticos en la
misma medida – se destaco por su actuación madura durante todo el curso de los
acontecimientos.

Los compañeros que habían resultado heridos por la represión, entre ellos Elsa Rodríguez
del Polo Obrero, realizaron un reportaje para el canal C5N, único medio que se había
presentado en el lugar. Entonces comenzamos lentamente a retirarnos del lugar por la calle
Lujan, en dirección a la avenida Vélez Sarsfield, con toda la columna.

La patota decidió ceñirse a la letra de sus superiores. Ese día la burocracia quería poner un
término a la lucha de los tercerizados a como dé lugar. El gobierno le había dado a la
burocracia licencia para matar, dos semanas antes, en el acto de Cristina Kirchner –
Moyano en el estadio de River. Los Pedraza y sus socios de Ugofe enfrentaron el auge de las
ideas de lucha poniendo las armas en manos de los oficializados asesinos de la patota. Las
implicancias políticas, el entrelazamiento del aparato del Estado con el crimen de Mariano
fueron visiblemente alevosas hasta su neta brutalidad.

La columna obrera desmovilizada fue fácilmente una presa de caza para las hordas de la
burocracia. El lugar – un barrio industrial típico de la zona de Barracas – ofrecía un aspecto
desolado, ideal para ejecutar el crimen sin dejar evidencias visibles. La idea era atacar a
mano armada por la retaguardia a los trabajadores que se replegaban.

La burocracia de Pedraza alentó la matanza de trabajadores con el fin de eliminar


cualquier tentativa de oposición sindical y proteger el negocio de la tercerizacion.

Los móviles policiales situados sobre las laderas de la calle desaparecen prontamente del
lugar, en el instante preciso en el que la patota y sus cabecillas reciben la orden de sus
dirigentes máximos, Pedraza y Fernández, de bajar del terraplén y avanzar sobre los
obreros en retirada, para atacarlos de espalda, imposibilitando a estos cualquier tipo de
defensa. La policía se encargo de liberar la zona para asegurar el despliegue de la acción
criminal de la patota. El plan criminal no pudo haberse concretado sin contar antes con la
complicidad del aparato policial, que fue precisamente su punto de apoyo necesario.

91
En ese momento reemprendimos la marcha tras un breve descanso. Los trabajadores
resolvieron volver a casa, reduplicar los esfuerzos y rendir provisoriamente la plaza a los
enemigos.

De repente un compañero comienza a gritar “¡se están bajando de las vías, vienen para
acá! ¡Compañeros!”. La patota avanza a paso veloz en nuestra dirección. Entonces, en
medio de la retirada, los compañeros procedimos a improvisar una columna de seguridad
para contener la embestida de los patoteros. En la esquina de Lujan y Perdriel empezaron a
volar metales y pedazos de vereda contra nosotros. De pronto siento un fuerte ruido de
explosiones. Pensé que eran los vidrios de los autos rompiéndose por el lanzamiento de las
pedradas. El ruido en esa esquina era infernal, extremadamente confuso. Pero la patota
desato escenas de violencia impresionantes contra todo, contra los trabajadores, contra los
periodistas, contra las fábricas, contra el mismo barrio.

Luego de esas detonaciones, la patota se replegó aceleradamente hacia las vías, y un


grupo de nosotros los seguimos. Al llegar a la intersección de Lujan y Santa Elena dos
patrullas policiales salen de la calle lateral izquierda y nos cortan el paso. Nuestros
responsables políticos exigían a los gritos una explicación seria a los agentes policiales. Al
instante se presentó el tercerizado de Confer, Ariel Pintos, con la pierna desnuda en la que
tenía un sangriento agujero de disparo. Entonces atine a avisarle a nuestros compañeros
responsables.

– ¡Julio! ¡Julio! ¡Le pegaron un tiro en la pierna a Ariel! – Grité.

– ¡¿Cómo que le dieron un tiro a Ariel?! ¡¿Dónde?! – Me interrogó con inesperada


sorpresa.

En Perdriel estaba Mariano tendido sobre el suelo, en la postura vertical, como si


estuviera sentado. Luego cayó totalmente sobre la vereda. Damián continuo observándolo
sin apartarse un segundo; a pesar de que Mariano intentaba volver su mirada hacia Damián
tratando de responder, comenzaba a desvanecerse y a faltarle el movimiento. Cien metros
más adelante Elsa Rodríguez había sido alcanzada por los disparos perpetrados por la
patota sindical y recibido un balazo en la nuca. Leo Wul, un médico del PO paro una
ambulancia y los llevaron de urgencia al hospital. Nelson Aguirre, militante del PO, fue
baleado en una pierna y señalaba la herida en señal de alerta al resto de los compañeros.

92
Nosotros, que estábamos en la otra cuadra, no lo sabíamos aun. Regresábamos cuando
nos dieron la desafortunada noticia.

“Hay cuatro heridos de bala, dos compañeros en estado de gravedad, uno con un disparo
en la cabeza (por Elsa Rodríguez) y otro en el pecho (por Mariano).”

Cuando lo supe, el miedo se apodero de mí por un instante. Los sucesos consecutivos


entonces fueron teñidos de una profunda carga dramática e inmediatamente seguidos de
gestos de rabia y desesperación.

Fuimos hasta la avenida Vélez Sarsfield donde abordamos por la fuerza varios colectivos
en dirección a la Capital Federal. En el camino lamentablemente nos enteramos del
fallecimiento de nuestro compañero, de Mariano.

Cuando nuestro responsable político nos lo dijo se produjo un silencio glacial que fue
proseguido por una explosión de dolor intenso y un llanto desmesurado por parte de todos
nuestros compañeros y compañeras.

Después, cuando bajamos en Callao y Corrientes éramos poco numerosos, debido a la


dispersión, pero había algunos compañeros tercerizados.

- ¡Pará el colectivo porque te lo rompemos todo! - dice una voz desconocida, aunque
joven. Bajamos.

Como nunca, cortamos toda la calle, con un odio visceral y una gran aflicción. Diego
Cardía al enterarse de la muerte de Mariano dice:

- ¿Cómo que murió Mariano? - Mira a sus compañeros tercerizados, extiende el brazo y
grita - ¡CORTEMOS TODO! ¡Murió Mariano, loco! ¡Cortemos todo, dale!...

Omar Merino corrió llorando hacia mí y me abrazó muy fuertemente.

- ¡Pendejo!...

93
Pablo Villalba apareció de repente sobre Corrientes. Un periodista lo estaba entrevistando
a rienda suelta. Diego Cardía lo descubre e indignado lo increpa con la fuerza de sus brazos
a los gritos de:

- ¡TRAIDOR! ¡Qué mierda hablás si vos sos un traidor!...

En ese instante se interpone en el camino de Diego Cardía, la abogada del PTS, Gabriela
Campos y entrecruzandole sus puños lo insulta severamente y trata de golpearlo:

- ¡Qué te pasa, hijo de puta! ¡La concha de tu madre!...

Los automóviles y colectivos son detenidos inmediatamente por los trabajadores y


militantes. Fabián Martínez de Herso, parando el tráfico en medio de la calle, mueve
ansiosamente las manos mientras habla con un conductor de colectivos sobre lo
acontecido. Un peatón molesto, posiblemente no consciente de la situación, comienza a
insultar groseramente desde la esquina de Callao y Corrientes a los exaltados
manifestantes. Merino se hace eco de aquel y con una mezcla de bronca y dolor salta las
rejas metálicas de la esquina y corre al peatón hasta un restaurante, donde puertas adentro
recibe un poco de "buena educación" ante la mirada atónita de transeúntes y clientes.

En esos momentos también pude observar y escuchar a mi responsable político, Lisandro


Martínez, sollozar como un niño, con la voz quebrada, mientras hablaba por teléfono con
un compañero:

- ¡Murió Marianito!...

Los adolescentes de las murgas - del MTR Martino - tocan sus bombos y sus redoblantes
en la calle. Los oigo y contemplo mientras se van secando mis primeras lágrimas, que no
serán las últimas durante esos días.

94
Luego comenzaron a llegar nuestros compañeros, los que militaban con Mariano y en la
zona sur, acongojados por el asesinato de Mariano. Más tarde se presentaron todas las
agrupaciones sindicales y políticas. Nosotros, los compañeros de Mariano, abatidos, nos
quedamos sentados en la calle, mirándonos unos a otros, en el medio de ese anillo
concéntrico que formo la multitud indignada, como rodeándonos.

Era una nueva Semana Trágica para la clase obrera argentina.

95
96
Capítulo IX
Un movimiento popular contra un crimen de Estado

Portada de Prensa Obrera Nº 1152, 20 de octubre de 2010

“Al pueblo:

Argentina ha vuelto a vivir una Semana Trágica -otra más en la historia de lucha de la
clase obrera.

Mariano Ferreyra, estudiante y trabajador, fue asesinado; Elsa Rodríguez, luchadora


barrial, lucha por su vida; otro compañero del Partido Obrero y un compañero tercerizado,
heridos.

El crimen cometido ha echado una nueva luz sobre cosas que no necesitaban mayor
claridad.

La existencia de una burocracia sindical 'protegida' por el aparato del Estado y sus leyes y
reglamentos, entrelazada con las patronales y convertida ella misma en empresaria, que
organiza grupos armados para la defensa de sus privilegios y de sus intereses.

Una policía, cuya estructura sigue incólume desde la dictadura militar, que franquea el
paso a estas patotas, en una suerte de tercerización de la represión y que luego recibe el
visto bueno del jefe de Gabinete.

Un régimen político por donde circulan invitados los integrantes de estas patotas asesinas,
que les permite sacarse fotos con ministros y operadores del gobierno.

Un gobierno que rechaza un pedido de audiencia para que asuma la responsabilidad


política que le cabe y que reacciona con críticas atemperadas hacia los criminales, para
poder descargar la masa de sus acusaciones contra las víctimas y sembrar la confusión
política que facilita el encubrimiento y la impunidad.

Una llamada oposición que, con algunas excepciones, ha sido incapaz de la menor
reacción política; más allá de comunicados medrosos, o incluso de complicidad con las
tentativas de encubrimiento oficial, hasta se esconde de las luces de la televisión en las que
tanto se exhibe.

97
Un régimen sindical estatizado que funciona como cerrojo para la libre expresión y
organización de la clase obrera y como rueda auxiliar de los intereses capitalistas y de los
gobiernos -como lo demostró recientemente el rechazo a la jubilación mínima del 82%.

Un extendido régimen de superexplotación social -la tercerización- para el mayor


enriquecimiento de los capitalistas y los burócratas asociados a ellos.

Un régimen de concesiones ferroviarias sostenido con subsidios del Estado, en un vasto


esquema de corrupción que reúne al Estado y al gobierno con aquellos mismos que han
desmantelado los talleres y las vías ferroviarias, y robado miles de toneladas de material y
maquinarias.

Es necesario poner fin a todo esto de una vez por todas.

La gigantesca reacción popular contra estos crímenes, hasta en los más alejados rincones
de nuestro país, es la parte verdaderamente luminosa de esta Semana Trágica.

Las innumerables huelgas de solidaridad en las empresas y otras manifestaciones obreras


y populares son la representación genuina y verdadera de la clase obrera y de la ciudadanía
que luchan.

Por todo esto, planteamos:

Juicio y castigo a todos los culpables; investigación de las comisarías 24 de Capital y 2 de


Avellaneda.

Investigación de todas las comisarías denunciadas por torturas y castigos, o que hayan
sido partícipes del 'gatillo fácil', y de las responsables de la creación de las zonas liberadas
para las acciones delictivas.

Fuera las burocracias de los sindicatos; reconocimiento de los sindicatos inscriptos;


derogación de la ley de asociaciones profesionales; por la transformación de los sindicatos
en órganos de lucha de los trabajadores, independientes del Estado, escuelas del desarrollo
material, moral y político de la clase obrera.

Por una CGT sin burócratas, democrática e independiente del Estado.

Fin de las tercerizaciones, convenio único por industria en todas las empresas; fin a la
flexibilidad laboral; reparto de las horas de trabajo para crear mayor empleo para los
desocupados y los jóvenes.

Por una jubilación del 82% del último salario.

98
Expulsión, sin ninguna clase de indemnización, de las concesionarias y de las tercerizadas
truchas del ferrocarril; por un sistema ferroviario de propiedad y gestión estatales, bajo el
control de representantes electos y revocables de los trabajadores.

Juicio y castigo a TODOS los culpables.”

El 21 de octubre de 2010, un día después del asesinato de Mariano Ferreyra, tuvo lugar la
movilización más grande de la historia del Partido Obrero y una de las más importantes del
proletariado argentino, con una cantidad de manifestantes calculada en setenta mil
personas. En la cabecera de la marcha había cientos de ferroviarios. Así plasma en sus
páginas el diario La Nación la extensa jornada de movilización popular de aquel día:

"Miles de manifestantes se concentraron en Plaza de Mayo en repudio del asesinato de


Mariano Ferreyra, el militante del Partido Obrero (....)

La convocatoria fue realizada ayer por Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) en el


marco de una jornada de paro nacional que se materializó con distintas protestas.

Al frente de las columnas de manifestantes había un centenar de trabajadores ferroviarios


"tercerizados" y cesanteados, quienes portaban un cartel que decía: "Trabajadores
ferroviarios tercerizados. No más despidos. Todos a Planta Permanente".

Durante toda la marcha, abundaron las críticas contra el titular de la Unión Ferroviaria,
José Pedraza, el Gobierno y la "burocracia sindical". "Se va a acabar, se va a acabar la
burocracia sindical", fue el cántico que unía a los manifestantes, así como el tradicional
"Sindicatos de los trabajadores, al que no le gusta, se jode, se jode".

Formaron parte de la protesta sectores sindicalistas, sociales y políticos de izquierda y


centroizquierda. También se unió una columna del movimiento estudiantil, encabezada por
la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) y la Federación Universitaria de La Plata
(FULP), al grito de "Olé, olé, olé, olá. Mirá, Cristina, qué popular, banca a Pedraza que
asesina por luchar".

En el palco, improvisado sobre el remolque de un camión semi, que se instaló en delante


de la Pirámide de Mayo, se colocaron los dirigentes y detrás de ellos otro cartel que pedía
el esclarecimiento del asesinato de Mariano Ferreyra.

El único orador fue el titular del PO, Jorge Altamira, quien reveló esta noche que su
agrupación solicitó una audiencia con la Presidenta Cristina Kirchner para conocer "cuál es
la responsabilidad que piensa tomar" ante el crimen del militante. "No hemos recibido
respuesta positiva", advirtió Altamira.

99
Los militantes del PO dialogaron con el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli,
aunque Altamira no se quedó conforme. "Nosotros no hablamos con perejiles que van a
transmitir nuestras inquietudes a la mandataria", aseguró.

También en la Plaza de Mayo, Altamira expresó: : "Hoy no queremos una Casa Rosada
fluorescente. Queremos verla de luto, porque ha muerto un joven argentino. No queremos
un festival para turistas. Queremos una Casa de Rosada de luto porque hemos perdido un
hijo nuestro, carajo".

Entre los manifestantes, hubo varios dirigentes políticos y legisladores, como los
diputados nacionales Fernando "Pino" Solanas, Victoria Donda, Jorge Cardelli y Claudio
Lozano (Proyecto Sur); los socialistas Mónica Fein, Oscar Cuccovillo y Roy Cortina; los
dirigentes de la Coalición Cívica Adrián Pérez, Elsa Quiroz, Fernanda Reyes y Héctor ´Toti´
Flores; así como el ex diputado Mario Cafiero; el legislador porteño Marcelo Parrilli y su ex
colega y actor Héctor Bidonde, y el dirigente estatal Víctor De Gennaro.

Paros y cortes. Desde las 11, trabajadores de empresas que prestan servicios tercerizados
en el Ferrocarril Roca (que participaron de la manifestación que terminó con el asesinato de
Ferreyra) cortaron la avenida Pavón al 400 frente a la estación Avellaneda, donde en 2002
fueron asesinados Darío Santillán y Maximiliano Kosteki.

Luego, cerca de las 13, un grupo de manifestantes se movilizó para cortar también las vías
del tren y provocó que algunas formaciones quedaran varadas hasta las 14, cuando
resolvieron levantar la protesta y avanzar hacia Constitución en vagones especialmente
destinados a los militantes. El destino final fue Callao y Corrientes, donde se sumaron a la
marcha.

Además, el transporte público también presentó complicaciones por la adhesión de los


trabajadores de subtes y trenes a las medidas de fuerza.

El subte. Los trabajadores del subte liberaron a partir de las 15 y durante dos horas los
molinetes en las seis líneas y el Premetro, y no descartaron un posible paro durante la
jornada.

Este mediodía, definieron que, en conjunto con los trabajadores disidentes de la Unión
Ferroviaria de la línea de trenes Sarmiento concentrarse en la Estación Once para marchar
hacia el acto en Plaza de Mayo.

Trenes. El servicio del ferrocarril Belgrano, que cumple recorrido entre Retiro y Villa Rosa,
no operó entre la medianoche y el mediodía de hoy.

Por otro lado, los trabajadores de la línea Sarmiento, que une las cabeceras Once y
Moreno, realizan un paro y los trenes son manejados por personal jerárquico, por lo que no

100
descartaron demoras en el servicio. Los usuarios de ese servicio viajan gratis, mientras los
empleados también se movilizaron al lugar previsto para la marcha.

Colegios y universidades. Las medidas de fuerza también llegaron a las escuelas, con la
adhesión al paro de la Ctera, en todo el país, y de los docentes universitarios y la Federación
Universitaria Argentina (FUA). Los docentes bonaerenses cumplieron el segundo día del
paro iniciado ayer en reclamo de mejoras salariales, que pasó a ser una jornada de "luto y
repudio".

En tanto, los maestros porteños terminaron ayer un paro de dos días e hicieron hoy otra
huelga, en solidaridad con los episodios de Barracas. Adhirieron a la huelga, además, las
organizaciones gremiales vinculadas con la salud. Algunas universidades privadas también
suspendieron las clases.

Aviones. Los trabajadores de la Asociación de Personal Aeronáutico (APA) cercanos a la


CTA, resolvieron apoyar la medida sin un quite de tareas. Por esa razón, en el Aeroparque
tuvieron lugar distintas asambleas en repudio a los hechos".

Diego Cardía, uno de los líderes de la huelga ferroviaria, había sido llamado
desesperadamente por los asesores de Tomada durante toda la mañana. En los llamados
los funcionarios de la cartera laboral insistían en realizar una reunión urgente con
anterioridad al comienzo de la marcha. Cardía no lo aceptó y luego de cortar las vías en
Avellaneda con otras organizaciones se movilizó a Plaza de Mayo. Aún durante el desarrollo
de la misma marcha iba a recibir llamados de los funcionarios de Tomada.

La columna de la marcha era impresionante. Una multitud indignada se aproximaba a


Plaza de Mayo por Diágonal Norte, agitando banderas rojas y coreando cánticos. Los ecos
de las miles de voces retumbaban increíblemente. Son esas escenas impactantes de la vida
que quedan grabadas en el sentimiento y la conciencia de los individuos. Guillermo
González, un despedido de Ugofe que milita en esos momentos en Causa Ferroviaria, queda
también "shockeado" por la visión de la agitación militante y la movilización popular:

- ¡Loco, el Partido Obrero tiene la posta!...

Cuando la cabecera de la movilización llega a Plaza de Mayo, al atardecer, los ferroviarios


comienzan a preparar una marcha al Ministerio de Trabajo. Hay discusiones, mientras los
grupos obreros avanzan cantando por las laterales de Plaza de Mayo hacia Alem. En la
puerta del Ministerio de Trabajo se produce un amontonamiento de obreros y hay un
101
enfrentamiento e insultos. Los abogados del PTS, particularmente Matías Aufieri,
desconocen la autoridad de la comisión negociadora del Plenario de Lanús y a su abogado
Gustavo Mendieta. Los delegados más tarde llamados "conciliadores" insultan a Omar
Merino, integrante de la comisión mientras ingresa al edificio, a la par de Padellaro y otros
ferroviarios fundidos y desmoralizados del PTS, pero antes que nada, oportunistas. Todo
era muy confuso, sin embargo. Los propios trabajadores no se ponían de acuerdo. Yo
mismo casi soy golpeado al finalizar la audiencia por un tercerizado del PTS al negarme a
"festejar", por principios, cualquier papel acta que surgiera de esa reunión con los
cómplices del asesinato de Mariano, como tanto auspiciaban los amigos del respeto a la ley
y el orden y los enamorados de las promesas gubernamentales. En esta reunión se
establecieron por nuestra parte las bases de la negociación, impuestas por los integrantes
de nuestra comisión, que el PTS luego de autorizarlas, las desconocerían posteriormente en
la Asamblea de Tercerizados del 25 de octubre en Lomas de Zamora.

Si nosotros avanzábamos, la clase obrera iba a poder avanzar. La patota quería terminar
con la oposición gremial y política en el ferrocarril. El acta firmada al siguiente día del
crimen por los trabajadores en sí misma no posee ningún valor. El 20 de octubre
planteamos la unidad de la lucha sindical y política. Si nos preguntan quien decidió que
vamos a ir a un nuevo corte le responderemos: los que luchamos. El debate con los
trabajadores debe ser reabierto. No hubo enfrentamiento, sino una emboscada, un plan
criminal contra los trabajadores. El mandato de Mariano y de los trabajadores es terminar
con la burocracia sindical y sus patotas armadas.

El gobierno podría haberse sacado de encima a la burocracia, por ejemplo, desde el


ángulo de los “derechos humanos”, pero no lo hizo ni lo hará nunca porque la crisis lo
obliga a aliarse a los burócratas como Moyano y Pedraza. Los diarios vinculan la muerte de
Kirchner con la crisis política. Las subas en títulos y acciones constituyeron una votación del
mercado y una señal de que necesitan un amigo del capital, profundizar la normalización
capitalista que venía llevando a cabo Néstor Kirchner. Después de la muerte de Kirchner,
Moyano salió a decir que había que reestructurar el PJ, lo que provocó la reacción de los
intendentes del conurbano y el gobernador Scioli. El dato es que en este momento hay un
quiebre, un vacío político. La movilización obrera y popular del jueves 28 de octubre fue
una respuesta la política terrorista de la burocracia. La izquierda sigue diluyendo sus
aparatos en las formaciones políticas burguesas. El MST se fusiono con Proyecto Sur. Vilma
Ripoll es prácticamente candidata de Pino Solanas. La izquierda ha quedado impresionada
por la autoridad política ganada por el Partido Obrero.

102
Miércoles 3 de noviembre de 2010. Plenario ferroviario de tercerizados y despedidos de
Lanús.

“La mesa de trabajo no puede obtener el pase a planta permanente sin un plan de lucha,
con los despedidos reincorporados a sus puestos de trabajo. Hay que hacer una comisión
de frente único, llegar a un primer acuerdo: reincorporación de los despedidos. Los
despedidos deben actuar en la asamblea. Si están adentro van a estar en mejores
condiciones para dar la pelea. Con el planteo del PTS no pasan a planta ni se reincorporan.
El PO abrió un curso de negociación con la primer gran reivindicación de este movimiento:
la reincorporación de los despedidos. El PTS proclama pero no lucha por la conquista
concreta. Nosotros también defendemos el derecho de los tercerizados a luchar por la
planta permanente. No se va a negociar el pase a planta, va a merecer un tercer round, un
nuevo plan de lucha. Si se arma un movimiento en común contra la tercerización, la
burocracia ya no tiene condiciones para patotear. Los despedidos tienen que votar su
propia reincorporación. Ahora quieren poner tercerizados contra despedidos: es una puja
facciosa del PTS. Para hacer efectivo ese proceso de lucha hay que crear un movimiento
común. Por eso en la próxima asamblea de Lomas, nuestra idea es que se apruebe en la
asamblea la reincorporación de los despedidos.”

“Jorge Hospital (PO): El corte de vías fue un paso ineludible de la lucha. Ahora se ha
instalado un debate. Los compañeros reincorporados son un avance y un triunfo de esta
lucha. Hay que caracterizarla como una conquista. El PTS desconoce el triunfo obtenido
porque no quiere reconocer que hubo una lucha que impuso sus condiciones y abrió una
crisis en el gobierno. Planteamos una comisión negociadora sin exclusiones, no pueden ser
excluídos los compañeros que tomaron parte en la acción en Avellaneda. Queremos agotar
una primera etapa de reincorporaciones, generar un impacto en la burocracia y en las filas
de los trabajadores. .”

“Hugo (PRML): No queremos romper la unidad. Pero el PTS no estuvo el 20 de octubre.


Este plenario tuvo la iniciativa. El deber de todos nosotros es unificar a los compañeros.
Cuando estos mismos plenarios se reunían, un sector de la asamblea de Lomas se reunía
con el "Gallego" Fernández y Pablo Díaz. Nos comprometemos como partido y como
trabajadores ferroviarios a continuar.”

103
“Juan Ferro (PO): Convoca a la marcha nacional. Es un deber participar. Agradece a las
agrupaciones que participaron y valoraron la lucha. Hay que verificar que se cumpla la
incorporación. Si reincorporamos a los compañeros vamos a tener que dar la lucha por el
pase a planta. Los derrotistas van a repetir la experiencia. Si hay un accionar de lucha
común vamos a consensuar. Pero el plan de lucha por el pase a planta va a salir de este
plenario. Frente al Estado hemos ganado autoridad. En la mesa de trabajo deben estar los
reincorporados. Para nosotros no es indiferente estar adentro que afuera. Hacemos un
planteo serio. Detrás del “todos o ninguno” es ninguno. Hay tercerizadas que son
escandalosas (Unión Mercosur). Son empresas de los sindicalistas. La burguesía ya no se
preocupa por cuidar las formas. La gran batalla a seguir es por la planta, dando los pasos
concretos. Pronostica que vamos a ir a un nuevo corte de vías. Simplemente vamos a la fase
siguiente, la planta permanente.”

El 27 de octubre, una semana después del asesinato del militante del Partido Obrero,
Mariano Ferreyra, muere de un ataque cardiaco el presidente Néstor Kirchner, por efecto
directo de la crisis de Estado. La prensa aseguró que el presidente muerto, previamente
habría tenido una crisis nerviosa provocada por una conversación telefónica elevada de
tono con el jefe de la CGT, el burócrata camionero Hugo Moyano.

El gobierno está utilizando la muerte de Kirchner como una campaña política. El partido,
en su prensa, ha sacado un conjunto de artículos para dilucidar políticamente todos los
aspectos de Kirchner. La idea de esta prensa es dar argumentos políticos a los militantes
para el debate público. El grado de complicidad en el crimen de Mariano compromete
políticamente al gobierno. Mostramos la decisión política del gobierno de afirmar su alianza
con la burocracia sindical (prórroga del mandato de Yasky en la CTA). Es un acuerdo de
carácter estratégico con la burocracia. La línea postkirchnerista es la alianza con la
burocracia. Si quieren tapar este crimen político para ganar las elecciones, las masas van a
ajustar cuentas en el porvenir. La prensa debe dar el debate político. La intervención del
sector “progresista” de la burocracia sindical es parte de un armado político para cooptar el
reclamo y frenar la lucha. Acompañamos la evolución de las masas, ayudando a madurar su
conciencia contra la política del gobierno. No adoptamos el mismo ángulo que la izquierda
en general, sino una posición política distinta.

El objetivo en el frente ferroviario es vigilar que se cumpla el acuerdo alcanzado por las
agrupaciones: reincorporar a nuestro compañero al cuerpo de abogados de la Comisión
Negociadora, delimitándonos políticamente. Néstor Segovia del Subte, en la asamblea de

104
los tercerizados de Lomas de Zamora, se comportó como un agente del Estado, puesto que
le pidió a los ferroviarios que no marcharan a cambio de una reunión con Tomada.

El “acuerdo” mencionado había sido convenido de conjunto por las corrientes políticas y
cuya proposición estribaba en la fusión de todos los sectores obreros en una comisión
única.

EL PTS Y LOS “CAUDILLOS” EXPULSAN DE LA ASAMBLEA DE LOMAS DE ZAMORA A LA


COMISIÓN DEL PLENARIO DE LANÚS.

El 29 de octubre, conforme a la resolución adoptada por unanimidad por parte de la


Asamblea de Tercerizados de Lomas de Zamora en su sesión del día 25 de octubre, por la
cual se convocaba a una movilización el día 1º de noviembre al Ministerio de Trabajo, la
Agrupación Causa Ferroviaria junto a trabajadores de Confer, Herso, Ecocred, Aceros Zapla
y Aumont y otras agrupaciones sindicales marcharon por la tarde hacia la sede de la cartera
de Tomada. Este, desde el mediodía, se hallaba ya reunido con un sector de la comisión
negociadora de la asamblea de Lomas de Zamora, cuya delegación – en la que se
encontraban Villalba y Padellaro del PTS – no cumple con lo acordado en la asamblea y
suspende arbitrariamente la movilización votada unánimemente por los trabajadores una
semana antes, con el pretexto de no generar “inestabilidad política” ante el entierro de
Néstor Kirchner. A esta altura, pues, ya era evidente la mano de los punteros kirchneristas
de La Cámpora sobre la comisión negociadora.

El PTS aprovechó la maniobra kirchnerista para dar un golpe de ucase y modificar la


composición de la comisión negociadora de Lomas de Zamora mediante una
desautorización de las bases del acta firmada el 21 de octubre por la propia comisión
negociadora, entre los que se hallaban Merino, Mendieta y Cardía y en presencia de los
propios ferroviarios del PTS.

En el mismo momento en que nuestros compañeros se preparaban para movilizarse, el


PTS recorría las estaciones ferroviarias “refrendando” una reversión del acta en cuestión y
criticando el “oportunismo” de los compañeros que habían resistido, junto a Mariano
Ferreyra, el atentado de la patota de Pedraza, mientras el PTS huía de la escena por los
pasillos de la villa.

Con esta conducta política, usufructuada inmediatamente por el kirchnerismo, se abre la


disolución definitiva de la Asamblea de Tercerizados de Lomas de Zamora, el viejo
organismo de lucha de los tercerizados del Roca.

105
El lunes 1º de noviembre se celebra una nueva asamblea en Ate Sur. Recuerdo
curiosamente una escena particular de aquella asamblea. La dirigente de la Lista Bordó
Nacional del "Pollo" Sobrero y de Izquierda Socialista, Mónica Schlotthauer, parada encima
de unas sillas, expresaba en un fogoso discurso que los tercerizados del Roca debían tomar
como ejemplo al sindicalismo "de bases" del Sarmiento, ferrocarril en donde, según había
dicho, "no existen las empresas tercerizadas, compañeros". Sin embargo, a pesar de la
retórica encendida de Schlotthauer en aquella oportunidad, afirmamos que la tercerización
en realidad nunca desapareció del Sarmiento, donde además de operar varias empresas
que tercerizaban trabajadores, como es el caso de Confer S.A. y Emfer en los Talleres de
Castelar, resultó evidente durante las luchas del personal de barreras de la empresa JB por
la planta permanente.

El PTS denuncia la “actitud criticable” del PO y propone aprobar en la asamblea una


versión “corregida” del acta del 21 de octubre. Padellaro entonces repasa los nombres de
los integrantes de la comisión negociadora, incluyendo a Mendieta entre los abogados, lo
que es aprobado por la mayoría de los trabajadores. Los caudillos kirchneristas protestan y
refractariamente el PTS haciéndose eco de sus reproches, vuelve a retocar los nombres de
los miembros de la comisión, pero esta vez excluyendo a Mendieta, lo que demuestra que
el PTS actuaba orientado por la receptividad favorable de los punteros kirchneristas y no
por las decisiones colectivas adoptadas por los trabajadores en sus asambleas.

El PTS cuestionó las bases del acta presentada al Ministerio de Trabajo el 21 de octubre
por Merino, Cardía y Mendieta, argumentando que no contaban con el mandato de la
"única organización representativa, la Asamblea de Tercerizados que se reúnen en Ate Sur".
Es que los dirigentes de esa Asamblea no decidieron ninguna medida de lucha y
boicotearon toda tentativa en ese sentido. El argumento del PTS desconoce groseramente
que nuestros compañeros actuaron conforme al único mandato únanimemente votado por
los trabajadores en el Plenario de Tercerizados de Lanús, en calidad de miembros de la
comisión negociadora, formada el día viernes 15 de octubre de 2010, asamblea que decidió
una lucha para cinco días después a la que, por supuesto, no asistió el PTS. Walter
Quinteros, tercerizado de Ecocred y del PTS presenció en persona la formación de esta
comisión en el Plenario de Lanús. Sobre todo Pablo Villalba debería recordarlo bien, puesto
que, además de ser votado como miembro de la comisión de propaganda junto a Fabián
Martínez de Herso y Carlos Cincuneghi de Ecocred, cuando finalizó la asamblea de ese día
fue entrevistado junto a Diego Cardía por parte de Lisandro Martínez para la Prensa Obrera,
aunque en el artículo la entrevista salió parcialmente publicada y la totalidad de la
grabación quedó en manos del autor de este libro. Pero este desconocimiento no está
fundado en un mero error sino precisamente en la clara conducta política desmovilizadora
del PTS durante toda la etapa anterior y posterior al 20 de octubre.

106
La supresión del PO, el partido de Mariano Ferreyra del seno de la Asamblea de
Tercerizados de Lomas de Zamora "Mariano Ferreyra", provoca la retirada de un grupo
disconforme de trabajadores de Confer, Herso, Ecocred, Aceros Zapla y Aumont,
disconforme con aquella maniobra ostensible, que mas adelante conformaran los núcleos
combativos de la Asamblea de Tercerizados de Temperley, el último bastión del
movimiento de los tercerizados. Cuando nos expulsaron de la asamblea, en la puerta de
Boedo 120, Roxana Tripe de Causa Ferroviaria instó a Flavio Bustillo del PTS a firmar el
petitorio por justicia para Mariano Ferreyra, pedido que Bustillo rechazó sin que hubiera
justificación alguna para semejante actitud.

La intención de expulsar al PO de la Asamblea de Tercerizados de Lomas de Zamora,


consistía en manipular los listados de incorporaciones al ferrocarril y hacer caer los listados
de despedidos presentados por la comisión negociadora del Plenario de Lanús. Esta actitud
retardó y dividió aún más al movimiento de lucha de los tercerizados y favorecio al
gobierno, que colocó como punto en la negociación con la comisión de Lomas de Zamora, la
"inspección ocular" de sus funcionarios sobre el listado de trabajadores a incorporar,
particularmente sobre los del sector de los "baños".

La ulterior movilización del 23 de noviembre no se llevó adelante porque los trabajadores


desearan "ratificar" el acta del 5 de noviembre, como sostiene el PTS, sino porque no
confiaban en el compromiso oficial del pasaje a planta permanente. El "triunfo histórico"
del que tanto se jactaba el PTS finalmente había sido desenmascarado por la movilización
de los tercerizados: sólo era una propaganda política falaz, la ridícula puesta en escena de
un aparato que medraba las luchas. Anticipándose al visible fracaso del acta rubricada el 5
de noviembre - en disconformidad, recordemos, con las bases del acta del día 21 de
octubre - y "ratificada" el 23 de ese mismo mes (acta que el PTS calificó como "triunfo
histórico"), firmada por la comisión negociadora de la Asamblea de Tercerizados de Lomas
de Zamora y por los ferroviarios del PTS con el gobierno, la cual establecía como fecha final
de reincorporación y pase a planta permanente el día 20 de diciembre de 2010 - que en
definitiva no sucedió - ocurrió un hecho ilustrativo a mediados de noviembre. Dos grupos
de tercerizados, aproximadamente cuarenta en total, de las empresas Confer y Aumont,
liderados por los delegados Diego Cardía y Fernando Ferreyrola respectivamente, se
adentran en el local del Partido Obrero de Lanús, ubicado en la calle Sarmiento al 1800, a
dos cuadras de la estación. El lugar era, además, el punto de reunión del Plenario de
Tercerizados de Lanús. Me encontraba sólo en ese momento, esperando una reunión de
círculo partidario donde debíamos incorporar formalmente a algunos tercerizados.
Ferreyrola, un ferroviario muy corpulento, se quedó parado. El resto de los trabajadores
estaban en el local y en la vereda de afuera. Cardía entonces tomó una silla, se sentó y
comenzó a hablarme. Lo que me dijo giró en torno de que ellos iban a volver a cortar las
vías. Fue testigo de esta "visita" Leo Wul, médico del PO de Lanús. Luego de estas acciones

107
mezcla de confusión y desesperación de los despedidos - que eran consecuencia de la
ruptura de estos grupos con la integración institucional de los caudillos de la Asamblea de
Tercerizados de Lomas de Zamora a acuerdos divisionistas con el Ministerio de Trabajo -
Cardía y los otros tercerizados excluídos se iban a reagrupar en la Asamblea de Tercerizados
de Temperley, en el local del Sitraic.

Mientras todo esto ocurría, el PTS seguía ilusionándose en el gobierno de Pedraza y


Tomada, como lo deja en claro Freddy Lizarrague: "En la mayoría abrumadora de la base
de los tercerizados, así como en los delegados de la Comisión Negociadora, se veía que el
trámite de pase a planta permanente avanzaba, aunque retrasado con respecto al
compromiso inicial. El gobierno propuso el lunes 20 un nuevo plazo" (La Verdad Obrera 31
de diciembre de 2010).

La misma política colaboradora mantenían los ferroviarios del PTS. Durante la marcha por
Mariano Ferreyra del 9 de noviembre, durante la cual el PTS pretendió encabezar la
columna a través de una provocación de Flavio Bustillo, Andrés Padellaro y el dirigente José
Montes, en declaraciones a DyN, Pablo Villalba declaró: "Hay un montón de cosas en las
que no estamos de acuerdo con el PO… vamos a decidir hasta dónde acompañamos la
movilización. Nosotros, hasta el Ministerio de Trabajo no vamos porque tenemos resuelto el
ingreso a planta permanente de 2.052 trabajadores tercerizados a partir del 20 de
diciembre próximo. El Ministerio de Trabajo está cumpliendo con lo que nos prometió, así
que es seguro que hasta ahí no llegamos con la marcha".

108
109
Capítulo X

Jueves 18 de noviembre de 2010. Reunión de agrupaciones ferroviarias opositoras.

En la reunión de agrupaciones ferroviarias en Capital participaron la Violeta, con dos


compañeros del Sarmiento y uno del Mitre, Juan Carlos Cena, dos miembros de la
agrupación Belgrano Norte (cuya filiación no es clara, aunque parecen pro CTA, y no
integran el actual cuerpo de delegados) y nosotros (fuimos Nelson, Leonel Benítez, Nahuel y
Jorge Hospital). No estaban los delegados del Sarmiento ni los del Belgrano Norte. Es decir,
una reunión muy poco representativa. Los compañeros del Belgrano Norte abogaban por
hacer un rejunte que deje de lado programas y delimitaciones políticas. La Violeta informó
que el Oso Rodríguez (moyanista, ex celeste y actual miembro del Secretariado Nacional
por el Mitre) iba a lanzarse como sucesor de Pedraza y ellos le plantearon si lo haría por
dentro o por fuera de la Verde. Es decir que por fuera de la verde acompañarían su
candidatura. Cena estaba más dispuesto a una discusión programática y sobre la situación
ferroviaria. No tuvo definiciones políticas pero parece más alineado con la CTA Capital y
Solanas.

Nosotros hicimos un panorama de la crisis política abierta con el crimen de Barracas, nos
pronunciamos a favor de impulsar la unidad del activismo ferroviario, informamos las
negociaciones que llevamos en el Ministerio de Trabajo y planteamos la necesidad de
refundar una oposición en términos clasistas. Querían firmar una declaración y promover
una reunión más amplia. Informamos que no íbamos a firmar nada, pero apoyábamos una
nueva reunión más amplia. No daba para algo más.

La Violeta (MST): La oposición se desperdigó, se ha separado, cada uno sabe la política


que ha tenido. Llama a una política en común a partir del disparador que es el crimen de
Mariano. Es para volver a tener una política unificada de la oposición no solo en el terreno
cotidiano gremial sino para presentar una lista para las elecciones en dos años (sic). No
descarta una reunificación de la lista oficial (Verde), dando una variante como la lista
Celeste. Hay que empezar a dar pasos concretos porque en marzo se vienen las paritarias y
se discuten salarios en medio de un proceso inflacionario. Agrupación Ferroviaria Belgrano
Norte: Debemos tener una perspectiva unificada para imponer un porcentaje salarial en las
paritarias. Cada uno con la realidad de su ferrocarril. Hay que darles una orientación a los
militantes ferroviarios. Esta idea surgió de un asado. Hay que prepararnos para las
elecciones en dos años (repite lo mismo que el compañero de la Violeta).

110
Jorge Hospital (Agrupación Causa Ferroviaria): Saluda la reunión. Dice que siempre
llamamos a un plenario único de la Bordó. El crimen de Mariano ha desatado una crisis
política, agudizada por la situación nacional. La crisis ha calado hondo. El gobierno ha
reivindicado a la burocracia como su columna vertebral. La crisis del presupuesto ha
desnudado que la patota está en el Congreso. Reincorporamos 220 trabajadores en el Roca,
incluso esta lucha ha incorporado trabajadores de los baños. Habla de la campaña por el
empadronamiento de los trabajadores de los baños y de los hijos de los ferroviarios, votado
en nuestro plenario. La burocracia metió un plantel de barrabravas desplazando a los hijos
de los compañeros, para reforzar el control represivo de los trabajadores. El proyecto de
Moyano no plantea ninguna novedad (responsabilidad de la usuaria en fallos anteriores).
Establece el mejor convenio único, pero limita y deja afuera a la mayoría de los
trabajadores (call centers). El gobierno no le daría impulso al proyecto. El gallego Fernández
tiene que estar preso porque recomendó el ingreso de Favale. ¿Qué va a pasar en la U.F? El
gallego Fernández tiene la carrera terminada. No puede reemplazar a Pedraza. La
burocracia esta reciclando elementos de la Celeste. Hay que luchar por refundar una
oposición en términos clasistas. Va a haber un recambio de la burocracia. Anteriormente la
Bordo no lo logró. Entonces necesitamos un programa para refundar la oposición.
Denunciamos que no son Celestes ni nada, están con la patota criminal de Pablo Díaz.
Piensa que adelantan las elecciones gremiales. Se va a dar una situación caliente, las
elecciones en el Roca van a ser una discusión a nivel nacional, una repercusión enorme. Un
programa para refundar la oposición. Tenemos que definir posiciones con respecto al
proyecto de Moyano y las alas burocráticas de la U.F. Somos partidarios de la unidad. Las
elecciones en las líneas demostraron la voluntad antiburocrática. Hay que realizar una
evolución para discutir a nivel nacional la elección, podemos llegar a tener un poder muy
grande.

José (Agrupación Ferroviaria Belgrano Norte): Hay que ser realistas. Los números no dan.
Hay que generar una prensa para publicar la realidad de cada ferrocarril. Nos sirve para
expresar una idea común que saldría de esta mesa de agrupaciones opositoras. Hoy
pelearle a Pedraza es demasiado. Debemos tratar de traer a todas las agrupaciones que
podamos. Se va a plantear conflictos muy grandes en la Verde. Hay que nutrir esa mesa
(hace énfasis en el numero). Tenemos que cooptar a los compañeros independientes y
generar peso en los conflictos. Propone que nos comprometamos a buscar otras
agrupaciones. Dice que ellos no están en el actual cuerpo de delegados, pero que tienen
excelentes relaciones. Fueron con 60 compañeros a cortar la vía en el momento del crimen
de Mariano. Aconseja llamar a las agrupaciones afines. Con respecto al programa, cada uno

111
tiene su individualidad en cada uno de sus ferrocarriles. Deberíamos hacer un acta
fundacional, sobre la base de unos pocos preceptos comunes. Eso sería más accesible para
esos compañeros y esas agrupaciones afines, para nutrir esto. Todavía no nos da la fuerza
numérica. De esos 1500 ¿cuántos podemos captar? ¿20? ¿30? La idea es discutir puntos en
común. Propone armar una coordinadora. Hay que construirla llamar a las agrupaciones,
hacer un acta fundacional. Habla de la situación laboral en Ugofe. El gobierno quiere hacer
buena letra con los ferrocarriles suburbanos. No debemos olvidar la cuestión del ferrocarril.
¿Vamos a seguir planteando la estatización de los ferrocarriles? Nos miran los ferroviarios
del Interior. Nos van a tratar de desbalancear desde el Interior (Patria Libre). Lo mejor es
armar la coordinadora, con una identidad. Se van a morir si ven que diferentes ideologías
políticas se juntan. En Bahía Blanca el sector del Gallego Fernández está en crisis, entra
Moyano, un sector planteo hacerse moyanista. Es un desafío armar la coordinadora. Que
cada ferroviario tenga su particularidad.

La Violeta (MST): Resalta la intervención de Jorge, lo reconoce como protagonista. Hay


muchas cosas nuevas que tenemos que digerir. Pertenecemos a diferentes organizaciones.
No sabemos lo que va a pasar. No sabía lo del reciclaje de la burocracia. Dice que un
elemento de la Celeste le comento que se está discutiendo la renovación, lo que paso no da
margen para nada. Entonces que empiece a surgir un polo de referencia. Las diferencias en
el programa no se van a resolver hasta que la clase obrera tome el poder político. Si
Sobrero convocara a la oposición tendría otra repercusión, pero no lo hacen porque es su
política. Dice que tiene otro balance sobre las elecciones, diferente al de Jorge Hospital.
Muchos compañeros votaron por la continuidad de la burocracia. Fue importante en el
sentido de unidad contra la Verde. Esto no quita que haya un odio político contra la
burocracia. Esto justifica la unificación de la oposición. En el Roca debe haber mucho odio,
pero no pararon en el Roca. Hay que tender un cable a los elementos atrasados. Yo no me
llamaría hoy ya, coordinadora. Sino que estamos haciendo una reunión en el camino de
unificar las agrupaciones.

Jorge Hospital (Agrupación Causa Ferroviaria): No vamos a firmar nada ahora. Tiene que
haber un determinado acuerdo político para hacer un periódico común. Quiere que las
reuniones lleguen a una definición programática (en este momento saluda a los presentes y
retira, se va a trabajar).

José (AFBN): Primero, llamar a las agrupaciones. Segundo la prensa. Hay que discutir
puntos en común.

112
Juan Carlos Cena (CTA): La idea de esta reunión es comprometer a las agrupaciones a
convocar a todo el mundo (sic).

José (Agrupación Ferroviaria Belgrano Norte): Para que haya un espacio común.
Prevemos que los independientes caigan en este espacio.

Nelson (Agrupación Causa Ferroviaria): Deberíamos tratar de tener cuidado para armar
esto. Tenemos que mostrarnos como conjunto ante los activistas del ferrocarril.

Juan Carlos Cena (CTA): No pueden armar la coordinadora los que ofrecen chapa.

Nahuel (Agrupación Causa Ferroviaria): Reivindica la intervención de Jorge, al referirse al


principio del clasismo. Dice que son unos pocos puntos en común (patotas, tercerizados).

Otro compañero de la AFBN: Habla de la unidad en la lucha. Hay que intercambiar


métodos de lucha para militar, darnos una mano. Nelson (Agrupación Causa Ferroviaria):
Hay que empezar a aceitar, a superar estas diferencias enormes. Hoy en día hay una unión
en el Mitre. Que no se quede solo en la elección. Se compromete a presionar a los del FOS y
a IS.

Nahuel (Agrupación Causa Ferroviaria): Asiente. Está bien hay que invitar.

La Violeta (MST): Hay que hacer un asado a fin de año con la consigna que puede ser
cárcel a los asesinos o unidad de la oposición. Dice que en la marcha hay que agarrar y
convocar a las agrupaciones. Afirma que sino la oposición no se unifica no va a haber una
ruptura en la Verde. Sabemos que este es un punto importante, pero limitado. Todo cuenta
(sic).

Otro compañero de la AFBN: Esto tiene que ir a las bases neutras de los ferroviarios.

113
Juan Carlos Cena (CTA): La historia del movimiento obrero indica que lo primero que se
hace es una prensa obrera. Ideología política las pelotas. El movimiento obrero es el
movimiento obrero.

José (AFBN): Tenemos canales fluidos con algunos delegados.

La próxima reunión se convoca para el jueves 2/12 a las 17 hs.

Esto es lo que pude anotar de las intervenciones de cada uno de los compañeros. No es un
informe político porque no tengo tiempo físico para hacerlo, ni los medios, aunque si la
voluntad, porque si te fijas hay mucho lugar común en los dirigentes obreros y no hay un
balance previo de la histórica experiencia de la lucha en el Roca y las conclusiones políticas
que derivan de la misma. Me encontré con las mismas formulas que llevaron, en un primer
momento, a los trabajadores del Roca a chocar contra la pared. Como la idea de amontonar
a todos, sin principios sólidos o la cuestión de la fuerza numérica como factor principal, en
vez de la delimitación programática, o lo de subordinar la situación política a los tiempos
electorales del gremio.

Leonel Benítez”.

114
115
Capítulo XI

Luego del 20 de octubre de 2010 el movimiento ferroviario da un salto cualitativo. La


situación evolucionó como había sido prevista en sus numerosos debates políticos-
sindicales por el Partido Obrero: por una parte rebelión de la juventud obrera y los
tercerizados luchando por mejoras en las condiciones salariales y laborales, por otra, la
burocracia de los sindicatos desmoronándose y generando crisis políticas. La burocracia
sindical se quiebra, es impotente para intervenir. La reacción popular abre una negociación
con el gobierno, en la cual se homologan dos actas que al 1/1/2011 imponían la
reincorporación de 117 tercerizados y 80 trabajadores de los baños y el núcleo de
despedidos de Ugofe, la categoría mínima del convenio ferroviario y el 20 de diciembre el
pase a planta permanente. En esta situación hubo una lucha con una parte de la izquierda
que expulsaron a nuestro abogado Mendieta, quien había impuesto las bases de la
negociación de los tercerizados con el gobierno. Por esta razón decidimos aceptar la
ruptura de la asamblea, por iniciativa de una fracción de sus dirigentes, ya manipulados por
La Cámpora, porque era inadmisible nuestra falta de presencia en la comisión por la lucha
que habíamos llevado adelante. Nos reagrupamos en el plenario de tercerizados y
despedidos de Lanús.

La burocracia de La Fraternidad tomo la batuta y tratando de imponer sus maniobras


pactaron cuatro lockout para provocar caos en el servicio de transporte, disfrazados de
paro obrero. El Ministerio de Trabajo intentó provocar una cuña entre los trabajadores
tercerizados implementando un trato preferencial con un grupo de delegados para
apartarlos de la lucha. Esto significaba sancionar una política de paz social a través de
algunos caudillos y agrupaciones. Nosotros fuimos la única agrupación que negaba que se
hubiera alcanzado el pase a planta permanente. El piquete del 23 de diciembre de 2010,
que fue preparado por los compañeros que se agrupaban en torno a nuestro plenario,
reivindicaba justamente la denuncia de los incumplimientos oficiales. El ingreso de los
trabajadores con semejante experiencia de lucha implicaba un reforzamiento del
movimiento de los propios trabajadores efectivos. Por esta razón, en parte, reaccionaba la
burocracia a través de los “paros” antiobreros realizados por La Fraternidad, convalidados
por el gobierno.

En las empresas tercerizadas existía un estado deliberativo y, en esas condiciones,


agitamos la idea de reconstituir una asamblea única. Entonces formamos un frente único
con las agrupaciones ferroviarias afines y convocamos a un acto para el 20 de diciembre en
Constitución para confluir luego en una marcha general. Estallan procesos de organización
en el San Martin y en el Mitre, el último bastión de la lista verde de Pedraza y Fernández.

116
La oposición ferroviaria se preparaba de esta manera para capitalizar el momento
histórico en el que, por el posterior procesamiento de la cúpula directiva de la Unión
Ferroviaria, implosionaria la hegemonía de la burocracia sobre los trabajadores.

La lista Bordó del Sarmiento no represento ningún papel en este importante proceso y
quedaba claro con esta conducta que Izquierda Socialista no había contribuido a la lucha.
En la misma medida la lista Violeta del MST no cumplió ninguna labor. La izquierda
tributaria de Pino Solanas no sostuvo ninguna intervención concreta como fuerza política.

Nuestro partido, a diferencia de aquellos, cumplió un rol extraordinario como fuerza


política, colocándose como referente de los sectores tercerizados del movimiento obrero.

Las agrupaciones que habían confiado en el anuncio oficial del pase a planta permanente
para el 20 de diciembre, posteriormente se encontraron en ruinas. Es que el gobierno no
había roto su pacto con la burocracia sindical, sino que conciliaba con sus emergentes
intereses empresariales, que habían quedado expuestos luego de la crisis política desatada
por el crimen de Mariano Ferreyra y la movilización popular.

Las defecciones políticas de ciertas fracciones de la izquierda, sin embargo, carecen


absolutamente de significación parangonadas con el terrorismo sistemático practicado por
la burocracia sindical de la Unión Ferroviaria contra el conjunto de los trabajadores. Una
táctica política correcta en el momento adecuado hubiera reducido parcialmente el
impacto de los efectos de los métodos burocráticos sobre las filas obreras y de de los
luchadores

117
118
Segunda Parte.
Por una navidad sin tercerización ni despidos.

119
120
Corte de vías del 23 de diciembre de 2010. Miles de tercerizados aun no habían sido efectivizados, a pesar de haber
sido asesinado Mariano Ferreyra y heridos varios tercerizados el 20 de octubre.
Apéndice.

Sobre el problema del trabajo esclavo en los baños. Las asambleas


en el Sitraic16 de Temperley.

Desde que los ferrocarriles constituían parte de la propiedad inglesa, las tareas de higiene
de los baños de las estaciones fueron llevadas a cabo por los mismos operarios. Las
privatizaciones del régimen menemista - mantenidas por la gestión kirchnerista - trajeron
como consecuencia la afluencia de trabajadores desocupados que viven exclusivamente de
la caridad del público usuario.

La Ugofe ha aprovechado esta situación como una forma de elevar la rentabilidad


empresaria al ahorrarse un costo por la desinversión en la infraestructura y en mano de
obra. Los trabajadores de los baños en rigor no son más que los esclavos de la empresa
Ugofe y esta esclavitud es constatada y avalada todos los años por las autoridades del
Ministerio de Trabajo, la Secretaria de Transporte y el gobierno nacional. El Ministerio de
Trabajo - en el marco de un programa que dice combatir el trabajo en negro - viene
censando a los trabajadores de los baños...¡hace diez años! Esto es la prueba palmaria de
que la Ugofe ha procedido a explotar a los trabajadores bajo todas las modalidades
fraudulentas habidas y por haber, y en esto el gobierno ha sido el principal cómplice.

El Partido Obrero, en la figura del propio Mariano Ferreyra, se ha consagrado a organizar


desde un principio a los trabajadores ferroviarios de los baños, que luego formarían la
quintacolumna del corte de vías del 23 de diciembre de 2010. La burocracia sindical
ferroviaria presionaría al gobierno contra el ingreso de los tercerizados y trabajadores de
baños mediante “paros” contra el ingreso de los mismos a la planta efectiva del ferrocarril,
cuando los dirigentes sindicales había incorporado por fuera de la bolsa de trabajo gremial
mil quinientos nuevos empleados donde camuflo a la patota de barrabravas que actuó el 20
de octubre contra los tercerizados.

A continuación una entrevista no publicada en Prensa Obrera hacia la masa de los


desconocidos trabajadores ferroviarios y los extractos de sus denuncias laborales, que de
paso poseen el mérito de desmentir las afirmaciones calumniosas de Freddy Lizarrague,
columnista del PTS, en La Verdad Obrera del 30 de diciembre de 2010: "El corte del 23 de

16
Sindicato de los Trabajadores de la Industria de la Construcción. Sindicato antiburocrático opositor a la
burocracia de Gerardo Martínez en la UOCRA.
121
diciembre nadie sabe qué trabajadores tercerizados lo votaron. Ni siquiera los delegados y
trabajadores de “baños” fueron consultados."

Los trabajadores de los baños del Roca, junto al PO, denunciaron ante las autoridades del
Ministerio de Trabajo, Belgrano SA y Ugofe que:

“Atento a las resoluciones del Ministerio de Trabajo, con número de expediente 1 – 2015
– 1393769 de fecha 1 y 5 de noviembre de 2010. Donde a su vez suscriben la Secretaria de
Transporte de la Nación, Ugofe, empresa Ferrocarril General Belgrano SA y la empresas
tercerizadas Herso SA, Aumont SA, Confer SA, Ecocred, Cooperativa Union MERCOSUR
LTDA y el MTSS y la resolución 2 firmada por el MTSS. En estos documentos se resuelve la
reincorporación de los trabajadores despedidos de las empresas tercerizadas mencionadas,
los despedidos de Ugofe y la reincorporación de los trabajadores de los baños de diversas
estaciones ferroviarias del ex Ferrocarril Roca. Cada uno de estos trabajadores se encuentra
incluido en los listados anexos que el Ministerio incorporo a un expediente administrativo,
con nombre, apellido y DNI. Que al día de la fecha no obtuve el alta temprana, no fui
convocado a retirar mis elementos, no fui llamado a realizar la actividad laboral y tampoco
percibí los salarios vulnerando esto también las resoluciones que comprendían el pago de
los sueldos a partir del 1 de noviembre de 2010.

Mientras empezaron a incumplir los decretos ministeriales, se proseguía un seguimiento


por la comisión que representaba a los trabajadores que por medio de la lucha habían
obtenido la reincorporación de los despedidos, la equiparación salarial y el pase a planta
permanente de todos los trabajadores del ferrocarril. Esta mesa de trabajo tenía como
objetivo garantizar que se cumplan las resoluciones sin sobresaltos. Es decir ahí, desde esa
mesa de trabajo, fue donde comenzaron las manifestaciones discriminatorias del Ministerio
de Trabajo, Ugofe, Secretaria de Transporte y Ferrocarril Belgrano. Estas manifestaciones
sobre que no podían pasar determinadas personas por ser conflictivas, por tener ideas
políticas, sindicales contrarias al gobierno y a la lista verde del sindicato ferroviario. Que las
personas marcadas en la lista para no pasar habían sido individualizadas e investigadas y la
mayoría de estas se reunía con Causa Ferroviaria, la agrupación en la que militaba Mariano
Ferreyra. Por estas razones no se podían incorporar al ferrocarril.

Por lo tanto estos hechos de su parte configuran acciones ilegales, a la vez que injustas,
puesto que se traducen como una persecución laboral, gremial, ideológica y política, actos
prohibidos por la ley, puesto que violan los derechos fundamentales, actos vedados por la
norma (…)

122
Asimismo usted realiza, por medio de estos actos de persecución y discriminación, la
vulneración del principio de libertad sindical, puesto que al haber tomado conocimiento de
que la agrupación Causa Ferroviaria tenía como objetivo dar la pelea sindical en las
próximas elecciones del gremio, las incorporaciones ponían en riesgo a la lista oficialista”
(Extracto de una intimación judicial enviada por un trabajador).

Plenario Ferroviario 7 de septiembre de 2010

El compañero Mendieta inicia el informe. Dice que Giaravino y Tomada desaparecieron


una semana entera del Ministerio de Trabajo cuando se planteó el punto del pago salarial a
los trabajadores de los baños. Ellos pretextaron su ausencia afirmando su asistencia a la
cumbre oficial de Mar del Plata. Le planteamos que el primer punto era pago de sueldos al
1º de diciembre, como consignaba el acta firmada por el gobierno. La ley le permite a la
patronal extender el pago salarial hasta el quinto día hábil. La gente de los baños es la más
desamparada de todo el ferrocarril. Afirma que los trabajadores de los baños no van a
cobrar el 1º de diciembre si persiste la dilación del gobierno. La resolución del Ministerio de
Trabajo solamente contempla a los tercerizados y reincorporados en el cobro de jornales.
Todos los trabajadores de baños, al último listado confeccionado, están en condiciones de
cobrar el sueldo, sin ningún tipo de discriminación. Cree que hay que reclamar
inmediatamente al gobierno. Lo que muestra el gobierno con esta actitud es que se
continúa con el proceso de lucha. No están aún todos los tercerizados reincorporados, no
todos los reincorporados cobraron el salario correspondiente y no todos han pasado a
planta permanente.

Julio Martínez: Va a haber un conflicto general, esto se va a resolver como un problema


general y por eso no salimos a festejar como el PTS. No sabemos si el 20 de diciembre van a
pasar a planta. Acá hay una lucha para desenvolver.

Jorge Hospital: Los directores de la Secretaria de Transporte que controlaban el ingreso


de personal (Cabaza) son mencionados explícitamente en la causa por el crimen de
Mariano. Lo concreto es que los trabajadores de los baños deben tener un acta. Hubo
censos del Ministerio y de la CNRT. Ustedes como responsables del Estado tuvieron tiempo
para relevar los trabajadores de baños. Ese listado debe aparecer en la resolución

123
ministerial con fecha de ingreso. Sabemos que esta lucha no termina el 20 de diciembre. El
viernes invita al lanzamiento de Causa Ferroviaria. En ese plenario quizás tengamos que
discutir un plan de lucha. Los compañeros están indignados con la facilidad con la que entra
un Favale y lo difícil que entre un trabajador de baños. Vamos a pelearla aunque no sea
fácil.

Julio Martínez: La clave es que los dos pilares del negocio del ferrocarril son el trabajo en
negro y esclavo de los baños.

Jorge Hospital: Esta asamblea debería resolver establecer relaciones entre Herso y Mapra,
invitarlos al plenario y preparar un plan de lucha.

Gustavo Mendieta: Hay que dar un plazo definitivo, no hay margen.

Sergio Arriola (Baños): Cortamos las vías...

Julio Martínez: No nos podemos separar del movimiento general.

Neno Abella (Agrupación 4 de octubre): Hay que mantener la guardia en alto. Hay que
valorar las conquistas.

Sergio Arriola (Baños): La lucha es por todos.

Neno Avella (Agrupación 4 de octubre): En la medida en que no se cumplen los pasos ir


evaluando una marcha o un corte.

Jorge Hospital: El 20 de diciembre debe convocar una movilización descomunal. Sería


importante movilizar una gran columna ferroviaria. Si después del 20 no se cumple,
preparar una medida de fuerza con los demás compañeros y las agrupaciones populares.

124
Gustavo Mendieta: Vamos a dar pelea, no vamos a renunciar a la lucha. Es importante el
papel que desempeñamos frente a los demás movimientos (Belgrano Sur, Mapra, Herso).

Leonardo Franzin: Esta asamblea es el reflejo del grupo más consciente de la lucha.

Entrevista a los trabajadores de los baños, socorristas y tercerizados, martes 23 de


noviembre de 2010:

Julio Martínez: En términos legales vos tendrías que estar ingresando a la planta
permanente, por eso es importante toda la documentación. Lo de los baños y Unión del
Mercosur están al mismo nivel de fraude.

Gustavo (Baños Estación Varela): Bueno, la empresa misma me fue a buscar a mi casa,
que había posibilidades, entonces de ahí no recibí más respuestas, hasta ahora los
supervisores siguen haciendo encuestas. Esto pasó cuando yo empecé a trabajar en T…, me
decían que me iban a blanquear por Anses, que iba a ser efectivo, trabaje muchos años en
Lanús en el baño, limpiaba los andenes, nosotros teníamos que limpiar los restos de las
personas que se suicidaban. Yo recibía un salario hasta la crisis de 2001. Después me
echaron, yo necesitaba un trabajo, estaba desesperado, no había una fuente de ingreso en
mi hogar, recurrí a los diputados, senadores, recursos humanos de la empresa, pero
siempre me negaban de una u otra forma mis derechos.

Sergio Arriola (Baños): Me parece que ya mi compañero dijo todo, te precarizan, es una
forma de librarse de algo, nos tienen trabajando en la peor condición en los baños, los
supervisores del Roca te imponen ordenes, tenes un encargado sobre vos y no contas con
un salario. Es un trabajo ad honorem.

Pipo Suárez (Ecocred): Fui despedido hace dos años de Ecocred, estábamos a la deriva,
nos manejábamos con ropa nuestra, cada vez que venían los supervisores de la empresa,
nos venían a sancionar, por ejemplo había uno que venía y apretaba a los compañeros para
que se botoneen unos a otros, para que haya una división en los trabajadores, para que

125
haya disputa entre nosotros, Por ese motivo me despidieron hace dos años, por eso estoy
en esta lucha, hemos hechos varios cortes con todos los compañeros. Creo que esta lucha
hay que llevarla hasta el final, a nosotros como ferroviarios, como trabajadores, debemos
exigir que se respeten nuestros derechos, que no se cumple.

Natalia Quintana (Socorrista): En el caso nuestro, hace dos años que firmamos a contrato
vencido, renovamos cada 6 meses el contrato, somos enfermeros pero estamos
encasillados en maestranza, no nos pagan premios, nos pagan lo que ellos quieren, Los
insumos que nos dan son lo mínimo indispensable, nos dan cuatro paquetes de vendas, un
par de curitas, lo indispensable. No nos dan ropa. Lugar de trabajo no tenemos.
Compartimos los vestuarios con trabajadores de seguridad y del personal de ferrocarril.

Osvaldo (Socorrista): Yo me enferme 15 días. Nadie de la empresa me vino a ver, dudaban


de que yo este internado, mi compañera me fue a ver. El médico me dijo que era por el frío
y por las malas condiciones de trabajo. No trabajamos con médicos, hacemos primeros
auxilios. Nosotros tenemos que bajar a la persona del tren. Estamos solos. No tenemos
supervisor. La comunicación es por teléfono, te dan $20 de carga. El dueño de la empresa
nos dijo que como no hay ambulancias, paguemos nosotros un remis para llevar a las
personas accidentadas.

Natalia Quintana (Socorrista): La empresa se llama Asociación Argentina de Prevención


de Catástrofes. Todos el presentismo lo hacemos por teléfono, no tenemos libro de actas,
nadie nos reconoce como empresa, nadie nos conoce, no tenemos jefes visibles, si nos
movilizamos a otra estación, tenemos que estar a la buena de dios, porque como nadie nos
conoce, es como si no existiéramos.

Osvaldo (Socorrista): A mí me mandaron a El Jaguel. No hay socorristas en todas las


estaciones, solo somos 7 socorristas para todas la línea. Los compañeros que están en
Avellaneda cubren hasta Wilde. Los que están en Quilmes de Berazategui a Ezpeleta. No
llegamos a las demás.

Andrea Roldán (Baños Estación Varela): Nosotros cumplimos casi la misma función que
ellos, cuando hay alguien descompuesto lo llevan al baño de la estación y nosotros tenemos
que darle contención a la gente, esperar que llegue la ambulancia si es que la empresa la
126
llama, porque por lo general somos nosotros los que tenemos que acudir a la ambulancia,
nosotros no estamos representados por nadie. Podemos llamar a una ambulancia si hay un
accidente en la calle, pero ¿cómo podemos hacerlo desde una estación? No somos
contratados por la empresa. No tenemos lo mínimo para atender a nadie, tenemos que
limpiar la sangre cuando se lastiman, contener a las personas, incluso a las que se quieren
suicidar, somos los psicólogos. Aparte no tenemos nada. No hay sala de guardia en la
estación, ni siquiera un botiquín. Hace diez años que trabajo así.

Julio Martínez: ¿Cómo ven esto políticamente? ¿Cómo se acercaron a la lucha, que
consideración tienen de la otra asamblea?

Osvaldo (Socorrista): En el caso nuestro, los dirigentes de esa asamblea nos dijeron que
como no decía nuestro recibo que prestamos servicio en el ferrocarril "no existíamos". Yo
me involucre, por Natalia, la llame un día y le dije “me están llenando la cabeza de pavadas"
¿qué hago? Me dijo venite y me vine acá, a Lanús y los conocí a los compañeros. Y cuando
hable con ellos ahí me di cuenta, me sentí respaldado. Salí con un panorama muy bueno,
muy positivo, cuando estamos unidos le demostramos los socorristas junto a los
despedidos, que cuando estamos unidos entre nosotros esto va adelante.

Gustavo (Baños Estación Varela): A mí se me había ido ya la esperanza. Porque yo


siempre decía quiero esperar un horizonte nuevo, que salga también para nosotros, veo en
la UGOFE como los tienen a los muchachos, a los trabajadores. Ellos no saben de las
necesidades de la gente, nuestras. Yo los conocí a los compañeros, son amorosos, ellos me
abrieron el panorama y ahora estoy contento con estos grupos y la verdad que es muy
buena esto lucha.

Pipo Suárez (Ecocred): Yo creo que hemos vivido diferentes etapas y la mejor forma de
llegar a un punto final o a la victoria concreta es la unión de todos los sectores de los
trabajadores, sin distinguir empresa por empresa, si nos juntamos todos juntos, creo que
esta situación del ferrocarril se puede cambiar, así también se puede cambiar otras
empresas otros sectores de los trabajadores. Acá la unidad es fundamental para obtener
una victoria concreta de todo esto. Yo creo que hasta ahora venimos unidos luchando con
los compañeros, hay que seguirlo, es una lucha que todavía no termino, hasta que el último
compañero no entre a trabajar como le corresponde, y esto se va a lograr.

127
12 de diciembre de 2010

Comunicado de prensa de Causa Ferroviaria:

Se puede reabrir el conflicto de los tercerizados ferroviarios

"Integrantes de la Agrupación Causa Ferroviaria Mariano Ferreyra, alertaron sobre la


reapertura del conflicto con los tercerizados del Roca por incumplimiento del gobierno
nacional.

Omar Merino y Jorge Hospital denunciaron que “los despedidos de Ugofe aún no han
tomado servicio efectivo en el ferrocarril y, además, no se les ha pagado los sueldos como
estaba establecido”. Denunciaron, además, que los listados de compañeros para el ingreso
directo a Ugofe que figuraban en la propia resolución del Ministerio no se han efectivizado
y hay una larga bicicleta en los procesos preocupacionales, cuando se había dejado
establecido que esto no debería ser obstáculo alguno para el ingreso al ferrocarril ni para el
cobro de sus salarios el 1º de diciembre”.

Merino denunció injerencias de la Unión Ferroviaria para dilatar el pase a planta de los
tercerizados, que no se cumplió con el compromiso de pagarles la equiparación con la
categoría inicial del convenio ferroviario en los sueldos correspondientes a noviembre y
alertó sobre la reapertura del conflicto.

El plenario ferroviario de Lanús convocó a una asamblea general de los tercerizados y los
despedidos de Ugofe en Sarmiento al 1800, el día martes 14, a las 17hs, para evaluar la
marcha del conflicto y las medidas de acción a tomar."

Agrupacion Causa Ferroviaria Mariano Ferreyra

Un volante donde se advertía con el mismo tono de una medida de fuerza fue repartido
por los trabajadores de los baños y militantes de Causa Ferroviaria en Plaza Constitución y
tuvo una amplia acogida favorable, despertando interés por parte del público.

En efecto, el 23 de diciembre por la mañana se llevó adelante la medida de lucha votada


por el Plenario de Lanús. El punto de reunión fue el local del Partido Obrero de Avellaneda,
el mismo lugar donde se inició el piquete del 20 de octubre. Nos preparamos para "tomar
por asalto" las vías. Un compañero se encargó de revisar visualmente si el terreno estaba

128
despejado para comenzar la acción. Regresó apresuradamente. Ni policías, ni gendarmes.
Efectivamente, estaba "todo limpio":

- No hay nadie. ¡Vamos compañeros!...

Una columna común de trabajadores de los baños y militantes con banderas de Causa
Ferroviaria partía corriendo del local. La escena de la corrida se puede comparar a la del
film cinematográfico "Reds", cuando la columna callejera de los bolcheviques "toma por
asalto" el poder.

Cruzamos la calle, al grito de "¡Vamos compañeros, vamos!". El portón de la estación


Avellaneda sobre la calle Bosch fue abierto por los compañeros, atravesamos la escalera,
subimos por las plataformas y nos bajamos a las vías. Las risas coronaron la adrenalina de la
acción.

Una formación que se dirigía a Plaza Constitución tuvo que detenerse y una multitud de
pasajeros contemplaba a los que luchaban y desplegaban sus banderas sobre los rieles.
Algunos atravesaron el piquete y caminaron hacia la cercana Estación Yrigoyen.

Una delegación de compañeros - Omar Merino, Guillermo González despedido de Ugofe,


Sergio Arriola trabajador de baños, entre otros - se dirigen al Ministerio de Trabajo a pelear
por el reclamo.

Al mediodía, en las vías de Avellaneda se presenta en persona el juez de Quilmes, Luis


Armella, quien es recibido por Jorge Hospital de Causa Ferroviaria y el resto de los
compañeros del piquete.

- Mi presencia aquí es para bregar por una Navidad en paz para todos y por la paz social -
dice el juez, de un aspecto delicado e higiénico que contrasta con el ambiente que lo rodea,
con el calor de la lucha.

129
- Nosotros también queremos pasar una Navidad en familia y en paz. Pero queremos una
Navidad sin tercerización ni despidos. Y por eso estamos arriba las vías, defendiendo esta
medida de lucha - replica un sereno Jorge Hospital.

Se retira esta versión pseudo pacífica de juez Armella tras un breve apretón de manos.

Mientras tanto en el Ministerio de Trabajo, luego de dos horas de exigir los funcionarios
terminar el corte de vías, la delegación de compañeros es recibida por el propio ministro
Tomada, a las dos de la tarde. Una vez sentado a puerta cerrada con los delegados
comienza la "negociación":

- ¿Cuánto es lo ideal que ustedes exigen como pago salarial? - pregunta Tomada.

- No estamos hablando de lo que sería ideal, sino de cumplir con los acuerdos firmados y
hacer efectivo el pago de la séptima categoría del convenio ferroviario, que son $4500 de
salario - responde Omar Merino.

- Muy bien. Muchachos, les pido un cuarto intermedio.

Tomada se retira.

Las noticias de que avanza el reclamo por fin llegan a Avellaneda, luego de una larga
espera y hay optimismo en las vías. Pero algo comienza a "oler podrido". La Estación de
Plaza Constitución había sido cerrada y la policía no permitía el ingreso. Una masa de gente
se amontona frente a la plaza y las paradas de colectivo. La policía, luego de un incidente
menor con algunos individuos, comienza a reprimir a todo el mundo.

- Hay quilombo en Constitución - repiten con preocupación los que cortan las vías en
Avellaneda.

130
¿Qué había hecho el ministro Tomada hasta ese momento, después de una hora de cuarto
intermedio en el lapso de la cual sospechosamente comenzaron los "incidentes" en
Constitución? La delegación obrera y el ministro vuelven a verse las caras en la reunión y
hay nueva información.

- No hay acuerdo. La negociación está cerrada - afirma el ministro.

La delegación- tomada de esta manera por sorpresa - comprende la "jugada" de Tomada


cuando se entera de la situación en Constitución.

- Este hijo de puta llamó a la Secretaría de Transporte, habló con Luna. Habló con los
"verdolagas" de la Unión Ferroviaria. Mandaron gente "del palo" para pudrir todo en
Constitución - sostiene Omar Merino.

La delegación llegó al piquete en Avellaneda y dio su informe. Llaman a continuar la lucha.


Los compañeros se quieren quedar, a pesar de que la tarde se va haciendo noche y del
tremendo desgaste físico de esta formidable jornada de lucha. Un hombre, trabajador de
baños, con un bombo en manos se manifiesta dispuesto a "hacer el aguante":

- ¡Compañeros, propongo a esta asamblea acampar toda la noche y no bajarnos de las


vías!...

Otro le responde:

- Pero a la noche, así como mandaron "gente" a romper Constitución, el gobierno nos
puede mandar patotas o la policía para desalojarnos.

La situación fue dura. Pero en asamblea levantamos el corte de vías - el más largo corte de
vías de todo el proceso de lucha de los tercerizados del Roca - y propusimos redoblar la
campaña de lucha. El piquete había comenzado a las diez de la mañana y había finalizado a
las siete de la tarde. Nueve horas de "sudarla" luchando arriba de las vías.
131
Muchos compañeros abordaron las formaciones que partían atestadas de gente. Omar
Merino y yo caminamos por Perón hasta la estación Lanús. En el camino nos paramos en el
frente de un restaurant y observamos en los televisores las primeras escenas de la violencia
en Constitución. Merino tomó un colectivo hasta su casa. Esa noche, otra vez, dormí en el
local del PO de Lanús. Las actividades por esos días eran intensas.

El 26 de diciembre, tres días después, son detenidos Merino y Hospital en sus domicilios.

- La policía allanó mi casa. Lo único que hallaron fueron los volantes de Causa Ferroviaria
que nosotros repartimos públicamente. O sea, nada - nos dijo Hospital.

El juez bonachón y pacifista de otrora, Luis Armella, ahora imputaba por "sabotaje",
"extorsión" e interrupción de las vías de comunicación ferroviarias a dos trabajadores
ferroviarios y pedía la captura de otros dos: Eduardo "Chiquito" Belliboni, dirigente del PO y
Miguel Morales, despedido de Ugofe. Era la "Feliz Navidad" que había preparado el juez
contra los trabajadores.

Una anécdota personal. El día 27 tuve que oficiar como una especie de "enlace" entre "El
Turco" y "El Negro", que era uno de los perseguidos por este Papá Noel de los tribunales de
Quilmes. "El Negro", Sergio Arriola y yo esperamos a "El Turco" en la estación de subte
Diagonal Norte y recibimos nerviosamente la correspondiente información. Creo que en
ese momento fueron tanto los nervios, que parecía que nos perseguía la mismísima Ojrana.
Y en cierto modo era lógico cierto nerviosismo. Porque cualquiera de los que habíamos
cortado las vías podíamos recibir en cualquier instante el "obsequio navideño" de Armella:
la cárcel. Pero el verdugo de los tribunales quilmeños tuvo que comprobar amargamente
que estas medidas represoras y la misma Justicia son impotentes frente a la movilización
del pueblo.

El 27 de diciembre Hospital y Merino son liberados como resultado de la presión de una


fuerte movilización popular, sindicatos y la izquierda sobre el gobierno.

132
- Estamos acá, en esta movilización, sacudiéndonos el polvo de estos dos días de cárcel.
¡Quiero decir que nos cagamos en aquellos que nos judicializan por luchar!...- Le grita a la
multitud de militantes y trabajadores un emocionado Omar Merino.

¡Bravo Merino! ¡Bravo Hospital! ¡Vivan los trabajadores que luchan! ¡Mariano Ferreyra
presente!

La lista de trabajadores de baños a incorporar fue "bochada" por Tomada y Luna porque,
según afirmó el periodista buchón Verbitsky al día siguiente en Página 12, eran todos
"militantes del Partido Obrero".

Comunicado del Partido Obrero

27 de diciembre de 2010

Ante las tergiversaciones y difamaciones del “periodista” Horacio Verbitsky, publicadas en


Página 12 del 26/12/10, el Partido Obrero manifiesta:

1.-Verbitsky miente al afirmar que el conflicto se reduce a “los trabajadores de los baños”.
El grupo de despedidos no reincorporados involucra a varias tercerizadas y a la propia
UGOFE, donde revistan varios de los despedidos. Pero Verbitsky omite que, desde que se
dictó la resolución ministerial, las tercerizadas concretaron decenas de nuevos despidos:
entre ellos 15 en la empresa Herso, 20 en Mazza Tec Tres; 5 socorristas (personal de
enfermería); 5 de la empresa MAPRA. Finalmente, en lo que respecta al personal de los
baños, Verbitsky se hace eco de la versión “empresarial” de que “pueden vivir de las
propinas” (sic). Sugerimos que el diario Página 12 haga lo propio con la remuneración de su
principal columnista.

2.-Verbitsky miente al afirmar que, según el compromiso oficial, “el lunes 20 el Ministerio
firmaría la resolución por la cual a partir del 1 de enero” se concretaría el pase a planta

133
permanente del millar de trabajadores tercerizados. No: el acta estipulaba que el 20 todos
estarían ya en planta permanente. Pero el primero de este mismo mes, todos deberían
cobrar, según la resolución, la categoría más baja del convenio ferroviario. Ello no ocurrió:
sólo dos tercerizadas (Aumont y Confer, que representan una parte ínfima del total de
trabajadores) pagaron un vale en negro por esa diferencia. Respecto de los exámenes
preocupacionales citados por Verbitsky, el acuerdo establecía que fueran posteriores al
ingreso y; no su condición. La razón es clara: si los compañeros son aptos trabajando
precarizados, también lo son para el puesto de trabajo estable. El “preocupacional”, en
cambio, fue colocado como un factor de filtro y, principalmente, de manipulación o
discriminación por parte de los personeros de la burocracia sindical, quienes exigen a toda
costa preservar su dictadura sobre los trabajadores del ferrocarril. En torno de este punto,
al escriba oficial se le ha escapado lo más importante: a quien quiera escucharlos, los
dirigentes de la UF y de la Fraternidad se han manifestado públicamente contra ese pase a
planta. En el día de hoy, el dirigente Maturano, de la Fraternidad, volvió a insistir en que
ese personal podría ser equiparado, pero nunca integrado a la planta ferroviaria. Este
planteo ya ha ganado adeptos en el propio gabinete nacional: el ministro Alak acaba de
decir que los reclamos que motorizaron el corte de vías del Roca son “imposibles de
cumplir”. Verbitsky finge ignorar todo esto y da como un hecho la incorporación del millar
de tercerizados. Por lo tanto, Verbitsky miente, también, al afirmar que el corte fue
protagonizado por tercerizados de “otros ferrocarriles” y no del Roca. Sus falsificaciones
apuntan a desautorizar la medida de fuerza de los tercerizados, y cuestionar su
representatividad.

3.-Es completamente falso que Néstor Pitrola haya participado de negociación alguna en
el Ministerio de Trabajo, como afirma el venal periodista del gobierno. Más falso aún es que
Pitrola sea “empleado de la Legislatura”, como afirma Verbitsky. Pitrola fue asesor de Jorge
Altamira cuando éste fue legislador, entre 2000 y 2003. A diferencia del mundo que
frecuenta Verbitsky, donde los asesores y escribas se perpetúan en el estipendio oficial de
todos los gobiernos de turno, Pitrola y todo el equipo del PO dejaron la Legislatura en 2003,
junto a Altamira.

4.-Verbitsky no se priva de involucrar al PO en los incidentes en Constitución y hasta a


Pitrola en persona, quien se habría “levantado de la negociación” en el Ministerio (de la que
nunca participó) para que “minutos después” comenzaran los disturbios en la terminal del
Roca. En la volteada, Verbitsky atribuye el final de la negociación a la “intransigencia” del
PO o de los tercerizados -y en este punto vuelve a encubrir el papel del gobierno y de la
patota. El periodista sabe muy bien que las negociaciones fueron interrumpidas por

134
Tomada, incluso cuando él mismo ya se había comprometido a un acuerdo. El veto a ese
acuerdo fue impuesto por Pedraza y Maturano.

En cambio, el mismo “periodista”, que presume de exhaustivo o riguroso, exime a la


burocracia sindical y sus barrabravas a sueldo de toda sospecha en los hechos de
Constitución, aun cuando ya han circulado fotografías que los identifican. El periodista sólo
“relativiza” su acusación al PO para afirmar, a renglón siguiente, que “en general (sic) el
Partido “obrero” reivindica sus acciones”. O sea que “duda” con el único propósito de
equiparar al PO con un comando foquista. Pero el PO no se adjudica ni deja de adjudicarse
nada. Nuestra actuación es pública, de cara a los trabajadores y a toda la opinión popular.
Nuestro apoyo a las decisiones soberanas de las asambleas de ferroviarios tercerizados no
constituye secreto alguno. Verbitsky mide a todos con su propia vara y trayectoria, que
pasó de la conspiración foquista en los 70, a la que practica hoy junto a los servicios de
inteligencia del Estado.

5.-Las acusaciones al PO por parte de Verbitsky, a su vez presidente del CELS, remiten a
una cuestión de enorme gravedad: la actuación de ese organismo como querellante en la
causa por el crimen de Mariano Ferreyra. Al equiparar al PO con una banda, Verbitsky hace
propio el principal argumento de los defensores de los patoteros detenidos, a saber: que
Mariano fue asesinado en un “enfrentamiento”. Es llamativo que en la misma columna
semanal donde menciona –sólo al pasar- que hay “siete dirigentes y activistas de la UF
detenidos” (por el crimen de Mariano), no diga una palabra de la cuestión crucial de la
semana: el pedido de excarcelación que los abogados de esa patota acaban de formular. En
la audiencia donde se consideró ese pedido, los abogados del CELS no se pronunciaron
sobre la excarcelación. En nombre del garantismo, el CELS acompaña al gobierno nacional
en su capitulación ante la patota de Pedraza, que es la que boicotea una salida al conflicto
ferroviario y la que está conspirando, todo el tiempo, por la libertad de sus siete detenidos.
El CELS debe repudiar los términos del ataque de Verbitsky al PO. De lo contrario, está
inhabilitado para actuar como querellante en el crimen de Mariano Ferreyra.

6.- ¿A dónde apunta Verbitsky con este rejunte de falsificaciones? En primer lugar,
estamos ante una convocatoria a la criminalización del PO y de la lucha de los tercerizados.
La columna de Verbitsky ha oficiado como acta de detención de Hospital y Merino,
militantes del PO y de Causa Ferroviaria, apresados en la tarde de ese mismo domingo 26.
En segundo lugar, Verbitsky quiere encubrir la complicidad oficial con la patota -y la de él
mismo- para con el pedido de excarcelación formulado por los Pedraza y sus defensores.
Pero existe un motivo final y de fondo: Verbitsky necesita contener a los propios partidarios

135
del kirchnerismo, que van descubriendo los compromisos de fondo que unen a su gobierno
con la patota sindical. Mal que le pese al redactor oficial, la lucha contra la tercerización y
contra la impunidad se abrirá camino.

Comisión Ejecutiva del PO 27/12/10

Acta y resoluciones del Plenario Ferroviario de Lanús , 29 de diciembre de 2010

Resoluciones:

1) El Plenario Ferroviario de Lanús reivindica la lucha protagonizada el pasado 23 de


diciembre, porque puso sobre el tapete los incumplimientos del Ministerio de Trabajo, los
despedidos no reincorporados, la equiparación salarial y el traspaso de los tercerizados
incumplidos, la situación de los trabajadores de las empresas de obra no incorporadas al
proceso de traspaso y los despidos que se siguen registrando en éstas.

2) Saluda la liberación de los compañeros Omar Merino y Jorge Hospital producto de una
enorme lucha política por desmontar la provocación impulsada por la Secretaría de
Transporte, la Unión Ferroviaria y La Fraternidad, quienes llevan adelante un abierto boicot
a la incorporación de los despedidos y tercerizados a la planta permanente. Esa lucha
desnudó la alineación del gobierno “llamado a sí mismo nacional y popular” con la patota
sindical en el gobierno.

3) Nuestro Plenario reivindica una vez más la necesidad de una acción unitaria de todos
los trabajadores y agrupaciones participantes de esta lucha. Por eso proponemos la
reconstrucción de una asamblea y una comisión negociadora única sobre la base de un
programa:

4) CUMPLIMIENTO INTEGRAL DE LAS ACTAS DEL 1 Y 5 DE NOVIEMBRE,

Incorporación al ferrocarril del listado de los 217 compañeros firmado por el jefe de
gabinete de trabajo.

Equiparación desde el 1 de diciembre a la escala inferior de la UF a todos los tercerizados.

136
Incorporación a planta permanente de todos los tercerizados a partir del 20 de diciembre.
CONSIDERANDO COMO TERCERIZADOS TAMBIEN A LOS COMPAÑEROS DE OBRA,
SEGURIDAD Y SOCORRISTAS.

5) REINCORPORACION DE LOS TERCERIZADOS DESPEDIDOS desde el 20 de octubre hasta


ahora.

6) PROHIBICIÓN DE REPRESALIAS O JUDICIALIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES EN LUCHA

7) CARCEL A LOS RESPONSABLES MATERIALES E INTELECTUALES DEL ASESINATO DE


MARIANO FERREYRA.

8) El Plenario no confía en el proceso de incorporación a planta permanente conducido


por los funcionarios. Reivindica el control obrero sobre ese proceso. Por eso, exige la firma
de un compromiso ministerial supervisado por los trabajadores.

9) Por eso, impulsamos una movilización unitaria el próximo 3 de enero al Ministerio de


Trabajo para exigir un acuerdo que contemple el cumplimiento de los puntos de este
programa de lucha.

Resoluciones del Plenario Ferroviario de Lanús. Jueves 6 de enero de 2011

Con la presencia de compañeros efectivos y despedidos de Ugofe, de trabajadores


tercerizados y trabajadores en negro de los baños del ferrocarril Roca se realizó en la fecha
la Asamblea de Ferroviarios de Lanús.

Reivindicamos la movilización al Ministerio de Trabajo del 5 de enero pasado votada por la


Asamblea de Tercerizados y Efectivos del Roca y la Asamblea de Tercerizados y Efectivos del
Belgrano Norte en el Sitraic de Temperley contra los incumplimientos del gobierno, la
Secretaria de Transporte, la Ugofe y los empresarios de las tercerizadas. Denunciamos que,
pocas horas antes de producirse la marcha, el juez federal de Quilmes, Luis Armella,
137
resolvió el procesamiento de Omar Merino, Jorge Hospital (ferroviarios activos y miembros
de la Agrupación Causa Ferroviaria), Miguel Morales (despedido de Ugofe) y Eduardo
Belliboni (PO) por extorsión y entorpecimiento del transporte público, alegando
"intimidación al Ministerio de Trabajo y a la Ugofe". Decimos que el gobierno -rehén de la
patota criminal- es quien maneja los tiempos judiciales, extorsionando al movimiento de
lucha en su intento por quebrarlo.

Los compañeros de la tercerizada de obra Sogesic del San Martín informaron que tienen
10 despedidos y pende la amenaza de la recisión del contrato de la empresa que los une al
trabajo en dicha línea.

Analizada la situación, el Plenario Ferroviario de Lanús resolvió:

1. Lanzar una campaña pública sobre el movimiento obrero y popular por el


desprocesamiento de Omar Merino, Jorge Hospital, Miguel Morales y Eduardo Belliboni,
por el derecho soberano a peticionar y de huelga, con la salida de una declaración para ser
agitada en todas las líneas ferroviarias y un petitorio dirigido a comisiones internas y
cuerpos de delegados.

2. Proponer a las organizaciones que integran la asamblea del Sitraic la concurrencia a la


reunión citada por el Ministerio, con una comisión común.

3. Un acto y bloqueo de boleterías en el hall del Ferrocarril San Martín, en Estación Retiro,
el próximo 12 de enero, a las 17 horas, por la reincorporación de sus despedidos y el pase a
planta de los compañeros de Sogesic, invitando a participar a todas las agrupaciones
solidarias con esta lucha.

4. Convocar a los tercerizados de todo el movimiento obrero para una movilización


unitaria el 20 del corriente mes a Plaza de Mayo, al cumplirse tres meses del asesinato de
Mariano Ferreyra, invitando a las organizaciones sociales y políticas que quieran
acompañar.

Asamblea de trabajadores tercerizados y despedidos de Temperley, Viernes 7 de enero


de 2011

José Tejeda (Sitraic): Esta asamblea sesiona nuevamente como habíamos acordado en el
llamado unitario a la movilización del 5 de enero. Tenemos que discutir como continuamos
con la unidad de los tercerizados. Este día hubo 200 compañeros reclamando el pase a

138
planta en el Ministerio de Trabajo, acción en la cual no tomamos parte. Hay que ver como
unificamos el movimiento, discutiendo los problemas. El Sitraic discutió esta situación y
cree que nuestro eje debe ser el llamado a la unidad. La burocracia de la UF ha logrado
meter una cuña para dividir a los trabajadores. No reincorporaron, no pasaron a planta ni
pagaron a nadie la categoría correspondiente. Es una maniobra. Hay que discutir como
enfrentamos este problema. Somos, en parte, responsables de que esto suceda. Vamos a
hacer lo que debemos en función de la unidad, más allá de las diferencias que tengamos.
Hace un llamamiento para repudiar la patota sindical en un acto el día 19 de enero (fecha
de vencimiento de la última acta homologada). Los tercerizados deben firmar esta
propuesta. El Sitraic sigue con el llamado firme a la unidad. Se refiere a la campaña general
del Sitraic contra la burocracia sindical.

Jorge Hospital (Causa Ferroviaria): El Plenario de Tercerizados y Despedidos de Lanús ha


venido a comunicar sus resoluciones y a mocionarlas para proponerlas como resoluciones
de esta asamblea. Reivindicamos la movilización del día 5 de enero, mediante la cual
volvimos a evidenciar públicamente los incumplimientos del gobierno. Esta movilización
tuvo también la virtud de denunciar el procesamiento judicial de los compañeros
ferroviarios del PO. El gobierno está extorsionando a los trabajadores colocando a la
burocracia de Pedraza y Gallego Fernández a monitorear el pasaje a planta de los
tercerizados. Nos pronunciamos por la participación el 19 de enero. Proponemos
movilizarnos y también un bloqueo de boleterías por el reclamo de los compañeros
tercerizados de Sogesic del ferrocarril San Martín. Invita a participar al conjunto de todas
las agrupaciones. El 20 de enero proponemos votar una movilización unitaria de todos los
sectores tercerizados del movimiento obrero. Es un llamado a acabar con la tercerización
en todo el país; pretendemos ampliar las bases de nuestro movimiento. Las asambleas
ferroviarias son minoritarias, aun de conjunto. En todo proceso de lucha lo más importante
es la unidad de los trabajadores. Izquierda Socialista y el PTS y un sector de delegados
plantearon desconocimiento de esta asamblea. Es evidente que ha sido un triunfo el marcar
que no todo ha sido conquistado, la denuncia del boicot de la burocracia a este proceso, la
tercerización patrocinada por ellos y los paros truchos que han realizado en los últimos dos
meses contra el ingreso de los compañeros tercerizados. La movilización de hoy es una
ratificación de la lucha que estuvimos impulsando. Hay que unificar reivindicando lo
actuado. En ningún momento estuvo el gobierno dispuesto a conceder los reclamos a los
trabajadores. Somos partidarios de que la unidad debe ser sobre bases claras, es decir,
reivindicando el proceso que se ha llevado adelante.

139
Julio Martínez (PO): La movilización que se realizó hoy no tiene nada que ver con
nosotros. Un delegado salió del Ministerio y levanto el corte en la avenida Alem. Son las
organizaciones que se han empeñado en crear una ilusión en los trabajadores. Debe haber
un programa de lucha no ilusiones.

Flavio Bustillo (PTS): Destaca la importancia del corte de vías del 21 de julio de 2010. Es a
partir de allí donde comienza este proceso. Ate Sur es un lugar emblemático donde se
reunieron las asambleas unitarias. Hay que volver a la asamblea de Lomas de Zamora, a
pesar de que este dirigida por kirchneristas. Nosotros queremos a acompañar a las masas
en la evolución de su experiencia política. Los tercerizados deben elegir provisoriamente
una nueva dirección en sustitución de la actual cúpula de la Unión Ferroviaria.

J.C. Beica (Convergencia Socialista): Soy un viejo ferroviario. Estoy luchando por la
reincorporación. Formo parte de la comisión política ferroviaria del Sitraic. Disiento con lo
planteado por Hospital. Hoy el gobierno nos está mangoneando porque hay divisiones. El
compañero explica que las organizaciones no entienden el problema con el gobierno. Acá
va a haber reincorporación de los trabajadores. Esta pelea se gana con unidad. Hay que
retornar humildemente a esa asamblea. La única manera de lograr la unidad es hacer un
gesto y acercarse a esa asamblea, hacer una comisión conjunta. No va a ser fácil ganarle al
gobierno.

Patricia (Mas): Coincide con Beica. El problema es la dirección no los compañeros. Lo


mejor es que los tercerizados vuelvan a esa asamblea. No podemos poner la condición de
dirigir la otra asamblea. Hay que hacer la experiencia de los compañeros. Hay que pelear
por una comisión conjunta. Lo importante es que muchos compañeros pasen a planta
permanente. Las conclusiones se van sacando en el camino.

Ernesto (Mas): Durante un periodo como el actual no hay posibilidades de que los
trabajadores y sus tendencias políticas enfrenten a la burocracia si no hay frente único de
los tercerizados. La propuesta de los compañeros del PO es errónea porque no apunta a
esto. Hay que ir a pelear a esa asamblea. Hoy hubo una movilización de 200 compañeros, es
representativa. No acordamos la unidad en sí misma. El gobierno descuartiza al
movimiento. Esta debilitado. Unificar las comisiones nos ubica en una relación de fuerzas
distinta. Yo tengo confianza en el movimiento obrero. Voy con predisposición a aceptar que
si pierdo la batalla política hay que aceptar y no romper y retirarnos. Estamos a favor de
140
una política, queremos la unidad. Hay cuatro comisiones negociadoras. No se puede
negociar así con el gobierno.

Juan Pablo (delegado del FFCC Belgrano Norte): Las discusiones se están dando entre sus
compañeros. No saben con quién hacer la unidad en el FFCC Roca. Por mí que la asamblea
sea donde sea. ¿Pero para que nos vamos a unificar si la otra asamblea no va a votar
ninguna medida de lucha hasta el 21 de enero, según se desprende del acta que firmaron?
No coincido con Beica. No es que nos dividimos. Nos dividió el gobierno. Hubo
organizaciones que se excedieron en la confianza al gobierno. Llama a una conferencia de la
oposición a la burocracia ferroviaria. Con este objetivo vayamos a la asamblea, pero si no
funciona mantengamos esta.

Jorge Hospital (Causa Ferroviaria): Yo no dije nunca que no hagamos la unidad. Tenemos
que luchar contra las ilusiones en el gobierno. Tenemos que reivindicar el programa votado
en la asamblea. Estoy de acuerdo en armar la unidad sobre la base del programa que se
votó en el Sitraic y la lucha actual. Hasta el 21 de enero no va a sesionar la asamblea de
Lomas de Zamora por orden de los caudillos. Llamemos a la unidad a los que estén
dispuestos a aceptar el programa votado. Queremos unidad pero con objetivos claros. Que
se cumplan todos los puntos del programa. Debe ser unidad para luchar.

Obrero de Aumont: Los delegados de las empresas como Aumont y Mapra ni siquiera
participan de la Comisión Negociadora. Dicen que no quieren luchar con organizaciones
políticas porque ya están bien organizados.

José Tejeda (Sitraic): Habla de los puntos del programa. Los trabajadores votaron
mayoritariamente por la confianza en el gobierno. Los trabajadores pelean y van haciendo
la experiencia con esas direcciones políticas. Esta batalla la tenemos de nuestro lado, pero
quienes tendrán la dirección, lo decidirán los trabajadores. Esta asamblea es principista en
acordar los puntos para avanzar el movimiento.

Juan Carlos (MTR Martino): Existe esta lucha por la unidad. Todo esto se ha logrado con
lucha. Hay que activar el movimiento para ganar la calle. Acá hay una clase peleando contra
otra clase.

141
Lucila Stiglitz (TPR): Está de acuerdo con la unidad. Critica el planteo de firmar una paz
social con el gobierno. Es importante la otra asamblea, hay que disputar el balance a la
dirección de la otra asamblea.

Víctor Grossi (secretario del Sitraic): Estamos ante una situación nueva. Si no
comprendemos que es todos juntos, no podemos ir hacia delante. Son los intereses de ellos
también, de los tecerizados de la otra asamblea. Los nuevos sindicatos que están surgiendo
son con todos los trabajadores adentro de sus estructuras.

Jorge Hospital (Causa Ferroviaria): Plantea una moción: un llamamiento a la unidad. Hay
que armar una comisión para organizar una reunión de agrupaciones para pelear por los
reclamos, llegar a un acuerdo común y no irrumpir en una asamblea convocada por ellos
(por los kirchneristas).

J.C. Beica (Convergencia Socialista): El acto del 20 de enero, acuerda. Hay que ir a la
asamblea con ejes comunes. La gente de base está por la unidad. Pero lograr la unidad es ir
humildemente y proponerles rápidamente una asamblea unitaria sobre la base de estos
puntos.

Senior (secretario de Ate Sur): A mí no me habló ni IS ni el PTS. Hay algunos que querían
hacer asamblea en Ate sur. Hubo un debate sobre el carácter de esta asamblea (la de
Temperley). Debe haber un ámbito de los tercerizados. Hoy el grueso de todas las
intervenciones es de organizaciones. No estamos de acuerdo. Una asamblea debe estar
nutrida de esos debates entre los trabajadores. Es un punto débil de esta asamblea y el
punto fuerte de la otra. Las disputas son viejas. El problema es que línea darse para nutrir
esta asamblea, que tenga capacidad de resolución. Dice que la movilización de hoy tuvo el
objeto y las directivas de impugnar la asamblea de Temperley.

Jorge Hospital (Causa Ferroviaria): Dice que Senior aporto mucho al debate. En la
asamblea de Lomas de Zamora no hay un debate sino un caudillo que los maneja. Hay que
llevar las resoluciones de esta asamblea donde estén los trabajadores y acordar una

142
reunión de agrupaciones. Reafirma la propuesta de la declaración unitaria y la reunión de
agrupaciones.

Asamblea de Tercerizados y Efectivos del Roca y la Asamblea de Tercerizados y Efectivos


del Belgrano Norte en el Sitraic de Temperley, viernes 14 de enero de 2011

José Tejeda (Convergencia Socialista-Sitraic): El Sitraic no tiene ninguna perspectiva de


que los trabajadores pasen a planta permanente. Denuncia el convenio de Uocra. Dice que
esto no es un triunfo. La lucha recién empieza. Hay un largo camino que recorrer. Llamamos
a la más amplia unidad. Queremos discutir fraternalmente si esto es realmente así. Los
trabajadores fueron engañados por los viejos dirigentes ligados a sectores políticos
oficiales. Hace un llamamiento unitario para dar la pelea en el ferrocarril.

Neno Abella (Agrupación 4 de octubre): Coincide con José. Son pocos los sectores que
han pasado a planta permanente. La Comisión de Lanús se presentó ante el Ministerio de
Trabajo y no hubo más que un compromiso. Sobre la fecha no han cumplimentado lo
firmado. Hay que preparar un plan de lucha, por esa razón se convocó esta asamblea.

Leonardo Franzin (Causa Ferroviaria): En el Taller de Escalada han pasado a planta 250
tercerizados. Falta una cantidad importante. Coincide en que no se va a cumplir. La Unión
Ferroviaria pesa sobre los filtros que impone a las tercerizadas. Planteamos que el 20 de
enero (plazo final de las actas firmadas por la Asamblea de Lomas de Zamora de los
tercerizados del Roca) debe ser parte de esta lucha. Como producto de la lucha, el gobierno
les hace sacar a los trabajadores compromisos que luego no cumple. Hay que unificar las
asambleas y comisiones negociadoras. No se va a poder dar la fusión de las comisiones
porque una parte acepta las dilaciones del gobierno. Hay que tener un debate con los
tercerizados. Nuestra lucha le está poniendo un límite al gobierno. Propone un acto por
Mariano y denunciando la tercerización. Los sectores tercerizados de la clase obrera
inevitablemente van a salir a luchar. La experiencia nos lleva a reflexionar. La lucha
sistemática, organizada, es la que pone al descubierto los incumplimientos del gobierno
¿Por qué detuvieron el 27 de diciembre a Hospital y a Merino? Porque el gobierno sabía
que no iban a pasar todos a planta permanente. La burocracia perdería su base social. Sería
una catástrofe para la CGT y el gobierno. El gobierno no sabe cómo frenar esta lucha. Se

143
expande. Este conflicto ha despertado a los tercerizados de la clase obrera. Coincidimos con
esta caracterización la asamblea que no confía en el gobierno. Las cuestiones de las actas
acuerdo dependen de la movilización. La burocracia ve temblar su estructura sindical de la
base a la cúspide. Promovieron un paro, un lockout para frenar esta lucha y no pudieron.
Hay que sostener la lucha, organizar el acto en Constitución y una marcha de todos los
tercerizados para el 21 de este mes.

Lucas Malaspina (TPR): La burguesía destaca la movilización de los tercerizados de la clase


obrera. El acta de la comisión negociadora de Lomas plantea una paz social. Los
compañeros del PTS objetivamente se adaptan a la “mayoría” de la comisión negociadora.
El método no es esperar a que se cumplan las actas suscriptas, sino no permitir que el
gobierno maneje los tiempos. Nos manejamos con nuestros propios tiempos.

Germán (delegado de la Unión Ferroviaria del Belgrano Norte): Denuncia el lockout de la


burocracia sindical. La exigencia del gobierno es que no ingresen los revoltosos. La
burocracia de Pedraza y Maturano quiere tener el 20% de los ingresos para meter a sus
patoteros. La pelea es para que termine el conjunto de las tercerizadas. En nuestro cuerpo
de delegados propusimos a los delegados del Sarmiento un plan de lucha para que los
efectivos nos metamos en esta lucha y poder echar a la burocracia.

Juan Carlos Beica (CS): Se presenta como “un viejo ferroviario, dirigente de la huelga del
91’”. Cuando escuchaba las declaraciones de Maturano no dejaba de darme bronca porque
en ese momento había tercerizados luchando. Va a haber un triunfo completo si
movilizamos a los antiguos ferroviarios, los efectivos. Reivindica la intervención de
Leonardo Franzin. Hay que convocar a los activos. Hacer un llamado activo a los
“fraternales”. Hay que ir a la sede de la UF, a los señaleros, que sepan que el ferrocarril se
está hundiendo por culpa de sus viejos dirigentes. Llama al acto del Sitraic, el 18 de enero.
Hay que hacer un gran acto el 20 de enero.

Ernesto (MAS): Desde hace sesenta días hay sectores y políticas distintas en ferroviarios.
Planteamos ninguna confianza en el gobierno. El de enero se puede dar un anuncio de
pasaje parcial a planta permanente. Eso será presentado como el comienzo del proceso. Yo
tengo una duda. La política de confianza de los negociadores, no movilizarse, debemos ir en
contra de esa política. Esa política es equivocada. Lo que el gobierno quiere hacer entrar
son grupos proclives a la burocracia. Hay que seguir una línea de unificar para seguir
144
peleando. No se gana negociando. La culpa es la educación política que les estuvieron
dando estos dos meses. Como hicieron los punteros del gobierno en el movimiento de los
desocupados. En un tono de reproche critica las divisiones y la cantidad de comisiones
negociadoras. La primera no es tirarse a las vías. Ese es el último recurso. El 21 de este mes
hay que llamar a todos los compañeros, insistiendo en esta política. La idea es seguir
luchando, no darle aire al gobierno y llama a hacer esta asamblea en el local de Ate sur de
Lomas de Zamora.

Julio Martínez (PO): Planteamos movilizarnos al Ministerio de Trabajo o a Plaza de Mayo.


En este cuadro de agitar este problema, con todos los tercerizados que salen a luchar.

Diego Cardía (despedido Confer): Hicimos un bloqueo porque las negociaciones están
rotas. Hay que pegarle al gobierno donde le duele. No nos interesa firmar el acta que nos
ofrecen. Antes de que se cumpla la fecha de vencimiento pautada (20 de enero) hay que
hacer un bloqueo de boleterías. El acta es una mentira. Estoy a favor de que todos pasen a
planta permanente. Decidimos con los compañeros construir esta asamblea. Hay que
pelear unidos. Plantea el filtro de las nuevas revisaciones médicas. Va a seguir luchando.
Dice que el sector de la comisión negociadora de la asamblea de Lomas negocio sus puestos
de trabajo. Padellaro y la Bordo Desde Las Bases no hicieron un carajo. El PTS sale a
ensuciar a los que siguen luchando. No estuvieron en el bloqueo de boleterías. La Bordó
Desde las Bases puede haber empezado esta lucha, pero no hizo nada más en interés de los
trabajadores. Reivindica a las organizaciones que siempre lucharon. Una negociación no es
fácil. Sería conveniente hacer un bloqueo de boleterías antes de la fecha final. Si no se
cumple bajemos a las vías, si no pasa nada cortamos las vías.

Neno Abella (Agrupación 4 de octubre): No firmamos ningún pacto social. Estuvimos en


contra de la Lista Verde de Pedraza. Coincidimos con el acto propuesto para el 20 de enero.
Hay que poner las fichas ahí. Hay que convocar para el 21 para votar un plan de lucha…”

Esta asamblea aprobó la confección de un volante para convocar a un acto unitario de los
tercerizados de todas las líneas ferroviarias en Constitución. Al final de la asamblea, un
sujeto embriagado - Rafael Arévalo, un reincorporado de Herso tocado por el PTS - trató de
reconvocar a los tercerizados a la Asamblea de Lomas de Zamora, disuelta por el
kirchnerismo y abandonada por el PTS. Este hombre lamentable se encontraba
acompañado por Freddy Lizarrague, columnista de La Verdad Obrera, el periódico del PTS y
145
Flavio Bustillo, representante ferroviario de esa corriente política. Los trabajadores
presentes hicieron caso omiso de lo confusamente vociferado por esta persona.

El objetivo de las intrigas del PTS no consistían solamente en realzar a su dirección del
insalvable desprestigio político que generaba su postura moderada primero, y reaccionaria
después, ante la acción directa de los tercerizados, sino también en desacreditar los
crecientes esfuerzos y la incipiente iniciativa independiente abierta al movimiento
ferroviario por parte de los despedidos y suscitar en medio de la voluntad combativa
ascendiente de la mayoría de los trabajadores una alucinación pueril por los métodos de
lucha “legales” y la intervención mesiánica de los funcionarios del Estado.

El Plenario de tercerizados y despedidos de Lanús, el organismo de lucha fundado en


septiembre por el PO y el grupo de los ferroviarios despedidos, procedió a organizar una
dirección obrera independiente y efectúo el nombramiento de los miembros de la nueva
comisión negociadora (Diego Cardía, Oscar Gómez, Pipo Suárez, Omar Merino, Ezequiel
Gómez)) y de la de propaganda (Carlos Cincuneghi, Fabián Martínez). La composición
original de esta comisión, posteriormente a la jornada del 20 de octubre, fue liquidada por
IS y el PTS, que aprovecharon la relación de fuerzas existente para contrarrestar el
importante peso político adquirido por el grupo de los despedidos ligados al PO. El PO pudo
echar raíces en el movimiento ferroviario porque existían los hombres dispuestos a llevar al
final el estandarte de sus reivindicaciones de clase: los despedidos.

El órgano oficial de la fracción combativa de los tercerizados antes del 20 de octubre fue,
entonces, el Plenario de tercerizados y despedidos de Lanús, que se había convertido en el
eje de reorganización de los trabajadores. La idea de una nueva lucha procedió
exclusivamente de esta institución obrera, libre de compromisos con el gobierno. La
verdadera causa de las divisiones de las asambleas era fundamentalmente la cuestión de la
actitud frente al Estado. En este sentido el PO fue atrayendo rápidamente a los despedidos,
porque proponía una ruptura con la política del Estado apoyada por los explotadores. En
realidad la cooperación consciente o inconsciente del PTS con el gobierno fue la causa de la
caída de la propia Asamblea de tercerizados y despedidos de Lomas de Zamora. Esto fue
objetivamente reconocido por los propios dirigentes del PTS al quebrar la continuidad de
las asambleas ferroviarias.

El 20 de octubre existió porque los trabajadores tercerizados estuvieron dispuestos a


obrar por sí mismos, por su propia fuerza contra la patronal, sin esperar nada del Estado ni
de sus pretendidos intermediarios que negociaban en su nombre.

La disolución de la primera asamblea - la de Ate Sur- significaba la mayor vejación,


principalmente hacia el grupo de los despedidos. Entonces fue cuando estos
comprendieron que había llegado el momento de romper los lazos con el Estado y los

146
partidos que representaban su política colaboracionista en la asamblea. El triunfo
organizativo de los despedidos constituyó el triunfo de la línea política del PO.

Los compromisos surgidos de las negociaciones no implicaban por si mismos ninguna


garantía real para realizar los reclamos obreros17. Para imponer estos había que golpear
directamente los intereses políticos del Estado.

Hay que tener en consideración además que el predominio del PTS fue descendiendo
aceleradamente incluso luego de la reconstitución de la Asamblea de Lomas de Zamora a
fines de octubre, en la cual recurrieron a un acuerdo de cúpulas con algunos caudillos con la
intención de mantenerse artificialmente en minoría, hecho que se manifiesta
patentemente en la continuidad de las gestiones personalistas de sus abogados en las
negociaciones con el gobierno.

17
"Si Cristina y Tomada no cumplen con el acta, esta semana volvemos a cortar las vías" Los trabajadores
de la tercerizada Herso, del sector vías y obras, que opera en la Línea General Roca, acompañados de
compañeros de la Asamblea de Tercerizados de la misma línea, marchamos hoy desde Plaza Constitución
hasta el Ministerio de Trabajo.

Fabián Martínez, representante de los trabajadores de Herso del Roca, señaló: "La cuestión es simple. El 20
de diciembre, según el acta firmada tras el asesinato de Mariano Ferreyra por los funcionarios del
Gobierno de Cristina Kirchner -empezando por Tomada-, ya tendríamos que estar todos los tercerizados
del Roca en planta permanente. Sin embargo, eso implica cumplir un cronograma de trabajo por el cual,
por ejemplo, ya se nos debería haber realizado la revisación médica, y sin embargo ese cronograma no se
está cumpliendo. Por lo cual, se demuestra que el plan del Gobierno de Cristina y del Ministro Tomada es
incumplir el acta, dado que a este ritmo el 20 de diciembre no estaremos en planta permanente. Por eso
los tercerizados de Herso exigimos que se resuelva esta situación de inmediato, porque si Cristina y
Tomada no cumplen con el acta, entonces esta semana volvemos a cortar las vías".

"Ya el martes 30/11 bloqueamos boleterías en Constitución por el ingreso de TODOS los despedidos a
nuestros lugares de trabajo y por el PAGO inmediato de los sueldos, que venía siendo dilatado.
Demostramos que no vamos a esperar sentados a que Cristina y Tomada se decidan a cumplir el acta,
porque entendemos que permanentemente nos buscan la vuelta para intentar borrar con el codo lo que
firmaron con la mano. Sin embargo, tras la acción, nos realizaron el pago de sueldos por debajo de la
categoría 7ma del convenio ferroviario, es decir que nos pagaron como tercerizados. No vamos a seguir
permitiendo las dilaciones. Si esta lucha salió para adelante fue porque el 20 de octubre nos decidimos a
volver a cortar las vías, y eso es lo que vamos a hacer si no se cumple el cronograma y nos pasan a planta
permanente de forma definitiva", afirmó Martínez.

Contacto: Fabián Martínez, Delegado de la Asamblea de Tercerizados de la Empresa Herso

Comunicado de Prensa, enero de 2011.”


147
Acotaciones finales
En la última etapa del conflicto de los tercerizados presenciamos una proliferación de
piquetes en todos los sectores trabajadores de los ferrocarriles metropolitanos (Roca, San
Martin, Belgrano Sur, Belgrano Norte). Estos hechos se podrían catalogar sintéticamente
como el surgimiento de una guerrilla de piquetes ferroviarios. ¿Cómo se explica, en estas
condiciones de dispersión de las bases obreras, el alcance del triunfo del pase a planta
permanente de los tercerizados? Estos piquetes estallaron con posterioridad a la jornada
del 20 de octubre, entre los meses de enero y febrero de 2011. En este momento surge la
asamblea de despedidos y tercerizados de Temperley de una unificación entre el plenario
de trabajadores despedidos y tercerizados de Lanús y la ruptura de un sector de la
asamblea de tercerizados de Lomas de Zamora con el intento de copamiento del
movimiento de los tercerizados por elementos de dirección de La Cámpora (con la anuencia
de la política del PTS). Es relevante el hecho de que el grupo obrero que abrió la etapa más
crítica del proceso de lucha ferroviaria fue el mismo que la clausuró (los grupos de Diego
Cardía y Fabián Martínez18) sirviéndose de los mismos métodos de acción directa en la

18
Infobae del 25 de enero de 2011: “ La Secretaría de Transporte y la UGOFE acordaron la incorporación a
planta permanente de 70 trabajadores ferroviarios tercerizados de la Línea Roca.
Esta mañana, a las 9:30 delegados y activistas del Roca bloquearon durante una hora las vías del ferrocarril
a la altura de la estación Avellaneda.
A las 10:55, el bloqueo de las vías, forzó un llamado a reunión del secretario de Transporte Schiavi a los
delegados del Roca que de inmediato levantaron el corte de vías y concurrieron al organismo aunque el
resto de los activistas se mantuvo a un costado de los rieles.
A las 13:00 fueron recibidos por Schiavi, con quien estuvieron reunidos hasta poco después de las 15:00
cuando se arribó al acuerdo.
Antes de subir al patrullero que los trasladó hasta la Secretaría de Transporte el delegado Cardías se quejó
porque "nos tienen de promesa en promesa desde hace meses y lo único que hicieron fue meter (en
UGOFE) a gente de (los sindicatos) UOCRA, Unión Ferroviaria y La Fraternidad, pero no a los que venimos
reclamando desde hace casi un año".
El dirigente fue uno de los empleados de empresas tercerizadas de la línea Roca que, el 20 de octubre
último, participó en la protesta que apoyaba el militante del Partido Obrero (PO) Mariano Ferreyra, quien
fue asesinado durante esa jornada cuando escapaba junto a los otros manifestantes de un ataque de
sindicalistas de la Unión Ferroviaria y barra bravas.
"De los 2.050 trabajadores que comenzamos con este reclamo hace casi un año, sólo 600 fueron
incorporados a la UGOFE", remarcó Cardías al referirse al proceso de pase a planta permanente impulsado
por el gobierno nacional luego del homicidio de Ferreyra.
Diego Cardía, delegado de los trabajadores tercerizados, dijo que "los compañeros fueron citados para
presentarse mañana en la Estación Constitución para firmar el acta y empezar a trabajar inmediatamente".
La incorporación de los trabajadores fue decidida esta tarde luego de una reunión de más de dos horas en
la Secretaria de Transportes entre el titular de ese organismo Juan Pablo Schiavi, representantes de UGOFE
de capitales estatales y privados y delegados de los trabajadores.
Tras el encuentro, Cardía explicó que "ya no habrá cortes de vías" porque "finalmente los 70 compañeros
fueron incorporados a la planta permanente y reconocidos como trabajadores ferroviarios del sector de
Vías y Obras".

148
lucha por sus reivindicaciones inmediatas. El PTS luego del 20 de octubre perdió
definitivamente toda gravitación política en el movimiento ferroviario. Solo en apariencia
ganó una fugaz ascendiente en las dos primeras asambleas posteriores a las movilizaciones
populares de octubre, pero en el fondo tuvo un comportamiento de aparato, porque detrás
de esa apariencia no había más que una colaboración macartista con la camarilla
kirchnerista que pretendió copar el movimiento para desalojar a la izquierda. Por esta razón
se puede explicar con veracidad como cooperaron en la expulsión del PO y a la porción
combativa de la izquierda, primero, y de los trabajadores activistas de la Asamblea de
Tercerizados Lomas de Zamora, después, lo que incluso es posible verificar en la denuncia
del corte de vías del 23 de diciembre como un corte "político" y "antiobrero" (declaraciones
de Pablo Villalba en el programa de Esteban Mirol por Canal 26, esa misma noche). El PTS
violó todas las decisiones de lucha colectivas votadas por las asambleas y con su política
neutralista, ministerialista y legalitaria opuesta a la acción directa contra el Estado,
consolidó un incipiente caudillismo obrero hostil posteriormente integrado al Estado, que
liquidó la lucha y las asambleas una vez resuelto "su" problema.

El desgraciado final de la Asamblea de Tercerizados de Lomas de Zamora es, por lo demás,


conocido: primero la comisión negociadora anuló la celebración de las sesiones orgánicas
semanales, después, una vez firmados los compromisos gubernamentales del mes de
diciembre de 2010, el cuerpo directivo, mangoneado por elementos kirchneristas, decidió
arbitrariamente disolver la propia asamblea, bajo el pretexto de que aun en las condiciones
de incumplimiento en la satisfacción de los reclamos obreros la adopción de las promesas
oficiales demostraban la presunta carencia de motivos para continuar el movimiento de
lucha. Esta fue la servicial gestión prestada por la agrupación ultrakirchnerista La Cámpora
frente a las susceptibilidades patronales y oficiales.

En el mes de enero de 2011 las bases obreras (de las empresas de seguridad) se rebelaron
en las narices de sus tutores e impusieron la convocatoria inmediata de la asamblea de
sector ante la inacabable serie de dilaciones gubernamentales. La idea de realizar un corte
de vías acicateaba los planteos de los trabajadores frente a la intransigencia del gobierno
nacional. Los delegados cooptados por el kirchnerismo amenazaron con dejar sus puestos y
abandonar a su suerte a los tercerizados y luego procedieron a retirarse en medio de la
exasperación de los trabajadores y en el momento de la intervención de los compañeros
ferroviarios del PO. El jueves 20 de ese mismo mes por la noche, entrada ya la madruga, el
ministro Tomada y un grupo de delegados de seguridad (Walter Mazzo, Pablo Giupponi de
SGC y Marcelo Méndez Ramos de SGC, entre otros) firmaron un acta con la intención de
frenar el inminente corte de vías, tal como lo reflejaron al día siguiente los diarios oficiales.
El viernes 21 de enero militantes de izquierda y la minoría disidente de trabajadores
tercerizados miembros de la Asamblea de Tercerizados de Temperley se habían establecido
en la esquina de la estación Avellaneda a la espera de la decisión de los trabajadores.

149
Giupponi, Méndez Ramos y Mazzo habían aguardado desde temprano la llegada de los
grupos disidentes de Cardía y Martínez dentro de un bar, donde desde la mañana habían
permanecido ingiriendo una gran cantidad de bebidas alcohólicas, que se sumaban al
"brindis" posterior al arreglo con Tomada, durante la noche anterior. Este grupo de
matones ebrios de La Cámpora, entre los que se encontraban algunos trabajadores de
seguridad también alcoholizados, pretendieron propinar una salvaje golpiza selectiva a los
activistas obreros y a los dirigentes de izquierda. El estado físico lamentable en el que se
hallaban estos parias no les permitió llegar a cumplir su acuerdo de palabra con Tomada,
claramente muy “político”, que era precisamente desalojar a la multitud y violentar a los
trabajadores tercerizados que aún se dispusieran a llevar adelante una nueva medida de
fuerza en las vías para exigir el cumplimiento de sus reclamos. Fabián Martínez, delegado
de Herso, fue tomado del cuello y amenazado de muerte por un mastodonte alcoholizado,
el integrante de la comisión negociadora de la disuelta Asamblea de Tercerizados de Lomas
de Zamora: Pablo Giupponi de SGC. Giupponi fue el delegado que luego de firmar el acta
del 7 de enero de 2011, bajó a la calle y desmovilizó a los tercerizados a partir de ese
momento. Marcelo Varterian, militante del PO, amigo y compañero de Mariano Ferreyra,
fue agredido por el mismo atacante cuando intentó defender a Lisandro Martínez de los
puñetazos de Giupponi. Martínez, objetivo de la violencia de Giupponi, fue quién había
sostenido anteriormente en la Asamblea de Temperley que "la movilización que se realizó
hoy no tiene nada que ver con nosotros. Un delegado salió del Ministerio y levantó el corte
en la avenida Alem". Un elemento, Marcelo Méndez Ramos de SGC, hasta esos momentos
vinculado al PTS, participó de la tentativa de azote contra obreros y militantes, flanqueando
los golpes del matón. Luego de esto, unos cien trabajadores de seguridad descendieron de
la Estación Avellaneda y se dirigieron a la calle. Giupponi, Méndez Ramos y Mazzo entonces
los instaron a retirarse, abordaron el tren y dentro de las propias formaciones hubo golpizas
entre los grupos obreros que apoyaban el acuerdo ministerial y los que lo rechazaban. Este
fue, pues, el calamitoso final de la asamblea de tercerizados de Lomas de Zamora, que
debutó como un monumental organismo unitario de lucha de los tercerizados y culminó sus
días copado y desbaratado por la acción deletérea de una patota integrada por
kirchneristas alcoholizados. En conclusión, no fueron estas penosas condiciones de lucha ni
la ilusión en las ficciones jurídicas del Estado las que "triunfaron": la conquista de la planta
permanente fue producto de la agitación popular generada en repudio al crimen de
Mariano Ferreyra, es decir, de la lucha política frente a un crimen de Estado contra los
luchadores.

Por otra parte, los mejores elementos del Plenario de Tercerizados de Lanús, los que
cortaron las vías e hicieron frente a la proscripción política del Ministerio de Trabajo contra
todo tercerizado del ferrocarril relacionado al Partido Obrero, fueron incorporados a los
círculos del Partido Obrero, disolviéndose más tarde dentro de la propia organización

150
militante. El ferroviario Diego Cardía, una vez pasado a planta permanente, tuvo varios
reclamos individuales. El 20 de octubre de 2011, en el primer aniversario del crimen de
Mariano, marcho a Plaza de Mayo.

La víspera del corte de vías del 23 de diciembre de 2010 concentra los rasgos de una
huelga general. Pero por diversas razones - la desactivación del piquete de la minoría
delegados jóvenes opositores de la Unión Ferroviaria de Zona Norte en su lucha contra el
pedracismo, la dispersión acelerada de las asambleas de tercerizados del Roca por la acción
de los punteros del gobierno - no existió formalmente una típica huelga general como
medida de lucha por parte de los trabajadores ferroviarios y tercerizados.

Pero, en cambio, hubo algo mucho más fundamental que la huelga y la acción directa para
el triunfo de las reivindicaciones obreras: a partir del 20 de octubre hubo paralelamente la
tremenda confrontación política de un potente movimiento popular que forzó al gobierno a
retroceder a las demandas de todos los sectores obreros en lucha. No se paralizo el ámbito
de las actividades laborales en los servicios de transporte de gran escala pero en cambio se
inmovilizo un país entero en repudio al crimen de nuestro compañero. Un fuerte
movimiento popular que enfrenta directamente al gobierno de un país constituye
inevitablemente un movimiento político. La pretensión oficial de aislar las fuerzas obreras
en lucha fue anulada y superada por este movimiento popular.

Este suceso está relacionado con una característica peculiar que rodea las grandes
tradiciones de luchas obreras y sociales en nuestro país, en el cual los grandes conflictos
obreros victoriosos se abrigaron en el tejido de la rebelión popular aunque esta última no
haya compartido, en la mayoría de los casos, un destino idénticamente victorioso. Pero en
el preciso instante en que acabo de escribir estas palabras la realidad de ese desenlace está
determinándose a través de la grandiosa voluntad de clase demostrada por los luchadores
obreros de nuestro país y del mundo.

La particularidad del conflicto ferroviario es que, salvo el PO, ninguna de las agrupaciones
obreras que intervinieron en el proceso tenía un programa claramente definido; solo se
trataba en la mayoría de los casos de proclamas vagas e inofensivas que no se
correspondían a los reclamos más sentidos de los trabajadores.

La intervención del PO en el movimiento de los tercerizados ferroviarios se fundamentó


más bien por un fuerte carácter de lucha ideológica, al carecer inicialmente de una tribuna
propia durante las primeras asambleas.

En el fondo de la escena estaban en disputa, pues, un programa dibujado en un papel –


acta versus un programa desarrollado en la tradición viva de la lucha obrera, que es el
nuestro, el del PO; todas las corrientes renunciaron o vacilaron abiertamente en el frente
de combate ante el enemigo, la burocracia sindical, cuando no justificaban su actitud

151
derrotista y escéptica por una presunta inexistencia de condiciones organizativas previas
(PTS).

El PO es una organización revolucionaria de cuadros políticos con un verdadero programa


de lucha. Es una corriente que, por su configuración original, no se vincula necesariamente
con ninguna variante tradicional de la izquierda nacional, el stalinismo, la socialdemocracia
o los movimientos nacionalistas, incluso ni con la clásica facción oportunista del
“trotskismo” argentino, es decir, con el morenismo, aun hoy reivindicado por sectores e
intelectuales de la pequeña burguesía académica.

Esta independencia ideológica respecto a los representantes políticos ancestrales de la


clase obrera argentina en su longeva trayectoria, le otorga una notable originalidad teórica
y política propia.

Uno de los rasgos más prominentes de la táctica del PO en las contiendas parciales es su
reivindicación de la lucha por medio de la acción directa, un concepto introducido por los
primeros internacionalistas exiliados en la Argentina (cultivado en los gremios obreros
orientados principalmente por los anarquistas). La acción directa es el método de lucha
predilecto del PO para que los trabajadores, no solo en sus movimientos reivindicativos,
enfrenten victoriosamente a los capitalistas y a los gobiernos.

El movimiento piquetero – en particular la organización de masas creada por el PO –


constituyó la expresión obrera consciente más relevante desde el movimiento anarquista
de las primeras décadas del siglo XX. La idea de un partido revolucionario de obreros aún
permanece completamente nueva para los trabajadores argentinos y los choques que
genera la lucha por su realización efectiva son naturalmente previsibles si consideramos la
dura pelea por la educación política del movimiento obrero, pero por sobre todas estas
cosas, la acción esclavizadora de los partidos políticos burgueses que hambrean a todos los
trabajadores como condición imprescindible para gobernar democráticamente conforme a
sus intereses sociales y políticos.

La cuestión de una organización de clase independiente, es realmente lo que la lucha de


Mariano ha puesto en el debate ideológico actual y que provoca las ensañadas reacciones
de los burócratas intelectuales y filósofadores lacayos del poder político.

El Partido Obrero caracterizó la histórica jornada vivida por el país el 20 de octubre de


2010 - la huelga ferroviaria y la gigantesca protesta popular contra el crimen del joven
militante de ese partido, Mariano Ferreyra - como una nueva "Semana Trágica"19, en

19
Semana de Enero de 1919 o “Trágica”: Rebelión popular contra el gobierno radical de Hipólito Yrigoyen, a
partir de una huelga de los trabajadores metalúrgicos de los talleres Vasena, en el barrio de Pompeya. Los
huelguistas exigían la reincorporación de los delegados obreros despedidos y mejoras en sus condiciones
de trabajo. Es interesante señalar aquí que la huelga de Vasena fue producto de una disputa ideológica
152
referencia al estallido, durante el gobierno radical de Hipólito Yrigoyen, de la rebelión
obrera de enero de 1919 - la primera en la historia por su magnitud - surgida a partir de la
proclamación de la huelga por los trabajadores metalúrgicos de los Talleres Vasena. La
comparación es fundamentalmente acertada por dos razones relevantes. La primera es que
los dos conflictos confluyeron en un formidable movimiento popular que condujo a la
victoria de los reclamos obreros. La segunda es que esta efervescencia popular, tanto en un
caso como en otro, fue suscitada, en cierto punto, por la dinámica adquirida en el proceso
social por estas mismas luchas obreras, en especial la primera, compenetrada con
manifestaciones de descontento social relacionadas a la existencia de una profunda crisis
estructural del régimen político y social vigente en la Argentina.

Sin embargo, existe un aspecto del trayecto actual de la jornada del 20 de octubre en el
cual la comparación realizada mediante ese análisis no es completamente adecuada en
cuanto a su conclusión objetiva. La disimilitud de ese aspecto consiste precisamente en que
el desenlace de la convulsión obrera y social desencadenada no se ha efectuado aun en
esta etapa y su estado real aun esta por verificarse objetivamente en el desenvolvimiento la
historia contemporánea. Esta perspectiva se funda en el pronóstico de que las masas
populares van a ajustar cuentas con sus verdugos políticos.

Mariano Ferreyra es ante todo una figura de clase. El ulterior movimiento unitario
conformado por las comisiones obreras opositoras de los sindicatos burocratizados de la
CGT y de la CTA y de los partidos socialistas combativos en las movilizaciones masivas por el
juicio y castigo a la patota sindical y a todos los responsables materiales e ideológicos del
asesinato, en la denuncia de los vínculos criminales que involucran a las altas esferas de los
funcionarios del poder político kirchnerista y del empresariado, y en la revalidación común
de la gesta del joven militante establecen una evidencia irrefutable que corrobora el
definido sentido de clase inherente al contenido específico de su identidad militante y de su
pertenencia explicita a una fracción social explotada claramente determinada.

previa que impuso la supremacía de la agrupación metalúrgica anarquista en los talleres por sobre la FORA
sindicalista “revolucionaria”, cuyos dirigentes eran hostiles a la práctica de la acción directa para resolver el
conflicto y por esa razón habían dividido a los trabajadores en distintas asambleas. La patronal de Vasena
inició la represión contratando “rompehuelgas” o “crumiros” y enviando matones armados contra los
trabajadores en huelga, disparando contra los niños y mujeres del barrio. La reacción de los trabajadores
organizados fue simultánea y produjo una movilización popular sin precedentes en la historia de la clase
obrera. Los anarquistas agrupados en la FORA del V Congreso declararon la huelga general, arrastrando por
fuerza a los gremios de la FORA sindicalista “revolucionaria como, por ejemplo, a los trabajadores
ferroviarios. El gobierno de Yrigoyen reprimió el movimiento popular con tropas del ejército y la policía. La
FORA sindicalista pactó con Yrigoyen el fin de la huelga y la vuelta al trabajo, pero el gobierno había
generado una masacre popular, denunciada por los anarquistas como “crímenes de Estado” y cuando aún
había miles de trabajadores presos como resultado de la represión estatal. Esta última se concentró,
entonces, contra los militantes libertarios, que habían decidido proseguir la huelga general, cesando el
movimiento de protesta unos días después, con unos cinco mil detenidos y más de cincuenta mil
prontuariados.
153
El instrumento principal por medio del cual se proyectó esta dimensión de clase de
Mariano Ferreyra fue, sin lugar a dudas, el Partido Obrero. En este sentido, entonces, es la
formulación viviente de la relación históricamente creadora de las minorías conscientes con
el proletariado luchador enlazadas por la concepción de la necesidad de batallar contra la
política capitalista con el objeto de construir un partido independiente de la clase que,
cuando suene la hora del estallido popular, señale con fuerza sus destinos socialistas.

154
Omar Merino. Dirigente de Causa Ferroviaria. Integró de la
comisión negociadora de la asamblea de Lomas de Zamora,
de la de Temperley y del plenario de tercerizados de Lanús.
Trabajador efectivo en el sector evasión del FFCC Roca. Fue
despedido en 2004 y reincorporado luego de un piquete de
sus compañeros sobre las vías, en Avellaneda. Destacado
dirigente de los tercerizados del FFCC Roca y el FFCC San
Martín a lo largo de los sucesivos conflictos laborales.
Compañero de Mariano Ferreyra, resistió el ataque a tiros de
la patota el 20 de octubre. Fue detenido y procesado el 26
de diciembre de 2010, por apoyar un corte de vías de trabajadores despedidos,
tercerizados y de baños del 23 de diciembre. Posteriormente sobreseído. Es candidato a
delegado por la Lista Gris del Roca (formada por Causa Ferroviaria).

Diego Cardía. Delegado de los tercerizados de Confer. Integró la comisión negociadora de


la asamblea de Lomas de Zamora, de la de Temperley y del plenario de tercerizados de
Lanús. Recorrió estaciones con Mariano Ferreyra. Dirigió el corte de vías del 20 de octubre
de 2010. En enero y febrero de 2011, encabezó nuevos cortes de vías y bloqueos, junto a
Fabián Martínez.

155
Jorge Hospital (al lado de Merino). Dirigente del
Partido Obrero. Fundador de Causa Ferroviaria. Es
guardatrén. Compañero de Mariano Ferreyra, fue
detenido y procesado el 26 de diciembre de 2010,
por apoyar un corte de vías de trabajadores
tercerizados y de baños del 23 de diciembre del
mismo año. Posteriormente sobreseído. Es
candidato a secretario general por la Lista Gris.

Julio Lisandro Martínez. Fue Responsable Político de la Mesa


de Zona Sur del Partido Obrero. Compañero de militancia de
Mariano Ferreyra. Uno de los mentores del "equipo
ferroviario" donde militó Mariano Ferreyra. Tomó parte en
todas las asambleas ferroviarias, en el piquete del 20 de
octubre y del 23 de diciembre de 2010. Escribió los libros
"Mariano Ferreyra. Un crimen de Estado contra la clase
obrera" y "Burguesía nacional. Ferrocarriles. Impunidad
criminal".

(IMAGEN NO DISPONIBLE)

Fabián Martínez. Delegado de los tercerizados de Herso. Integró la comisión negociadora


de la asamblea de Lomas de Zamora, de la de Temperley y del plenario de tercerizados de
Lanús. Recorrió estaciones con Mariano Ferreyra. Junto a Cardía lidero el corte de vías del
20 de octubre de 2010 y posteriormente los cortes de vías de enero y febrero de 2011.

156
Andrés Padellaro. Militante de la agrupación La
Bordó del Roca. Delegado de los tercerizados de
Ecocred. Integró la comisión negociadora de la
asamblea de Lomas de Zamora. Fue despedido en
marzo de 2010, por ser elegido delegado en su lugar
de trabajo. Uno de los iniciadores del movimiento de
huelga. Dirigió el corte de vías del 21 de julio.
Habiendo votado a favor del acto de protesta del 28
de septiembre, lo depuso un día antes. Se opuso al corte de vías del 20 de octubre y del 23
de diciembre.

Flavio Bustillo. Dirigente de la Bordó del Roca. Es


guardatrén. Fue el principal detractor del corte de vías
del 20 de octubre, junto a Villalba y Padellaro. Se negó
a firmar el petitorio de denuncia del crimen de
Mariano Ferreyra durante la Asamblea de Tercerizados
de Lomas de Zamora del 1º de noviembre de 2010.

Pablo Villalba. Dirigente de la agrupación La Bordó


del Roca. Delegado de los tercerizados de Unión
Mercosur. Integró la comisión negociadora de la
asamblea de Lomas de Zamora y del plenario de
tercerizados de Lanús. Dirigió el corte de vías del 21
de julio. Se opuso al corte de vías del 20 de octubre.
Denunció el corte de vías del 23 de diciembre.

157
Leonel Benítez (*1988, Monte Grande). Comenzó su
relación política con en el Partido Obrero en el año 2003.
Participó de las grandes movilizaciones piqueteras de la
época. En la víspera de fin de año de 2004 tomo parte en la
multitudinaria marcha contra la masacre de Cromañón,
reprimida por el gobierno. En 2005 forma parte de la
movilización masiva del 26 de junio, aniversario de la
masacre de Puente Pueyrredón, que congrego a cien mil
desocupados. En 2007 estuvo presente en la manifestación
de la Fuba frente al Congreso, que luego de ser reprimida
por la policía culminó en la toma del Rectorado de la UBA
por parte de los jóvenes universitarios. En 2008 fue elegido
delegado de su curso, encabezando movilizaciones de estudiantes secundarios que
obtuvieron la conquista del boleto estudiantil en su distrito y la formación de un centro de
estudiantes. Unos meses después fue detenido por apoyar movimientos populares por
vivienda. A fines de ese año empieza a militar en el anarquismo (FORA), colaborando en la
formación de su mesa de propaganda local. El 26 de junio de 2010 se reincorpora al PO,
integrando su dirección zonal. En este carácter formará parte del "equipo" militante en el
frente ferroviario, junto a Mariano Ferreyra, posteriormente asesinado en la huelga
ferroviaria del 20 de octubre de 2010 por una patota sindical conducida por la cúpula
directiva de la Unión Ferroviaria. La movilización popular en repudio al crimen de su
compañero arrancó al gobierno el pase a planta permanente de cinco mil trabajadores
ferroviarios.

158
159
El 20 de octubre de 2010 un joven de veintitrés años llamado Mariano Ferreyra,
militante del Partido Obrero, fue asesinado a balazos por una patota sindical de
la Unión Ferroviaria en Barracas, con la complicidad de la policía, durante un
piquete de trabajadores tercerizados del ferrocarril Roca.

El asesinato del joven militante del Partido Obrero, por parte de una patota de
la Unión Ferroviaria, transformó esta lucha sindical con un aparente final abierto
en una agitación popular y una crisis de Estado sin precedentes en la década. La
muerte de Néstor Kirchner, tan sólo una semana después, confirma el alcance
que tuvo la crisis de Estado, acabando con la vida – también por medio de una
crisis, nerviosa - de quien manejaba los hilos de un régimen mafioso de crímenes
y patotas montado para accionar desde el poder político contra la clase
trabajadora y el pueblo.

La idea de la publicación del libro nació a partir de la necesidad de salvaguardar


los fragmentos de un cuaderno de notas caligrafiados a mano por el autor en el
momento de apogeo del movimiento huelguístico de los tercerizados del Roca,
configurando el proceso discursivo de los trabajadores en sus asambleas y
plenarios, el pensamiento de los representantes obreros y la evolución de sus
posiciones frente al Estado, a lo que se suman documentos inéditos con la
intención de clarificar al lector acerca de un numero de detalles del último gran
conflicto ferroviario que conmovió el escenario de la vida política y social de
nuestro país.

Efectivamente, puedo afirmar que una de las piezas históricas más interesantes
que aporta este nuevo libro sobre Mariano Ferreyra, es la reproducción de los
diálogos de los trabajadores durante sus asambleas, no disponibles
anteriormente; la reconstrucción de la fase previa al 20 de octubre de 2010, a
través de la cual recompone el papel del Plenario de Tercerizados de Lanús,
organismo de lucha puesto en pie por los despedidos y tercerizados, así como las
acciones realizadas por Mariano Ferreyra, uno de sus voceros y organizadores.

160