Está en la página 1de 50

Resumen de “claves para una psicología del desarrollo”

Capitulo 1: El comienzo de la vida. Vida en el seno materno. Factores del


desarrollo

1. Introducción: La epigénesis (comienzo de algo) es una teoría que, en el


ámbito de la biología, sostiene que los rasgos que caracterizan a un ser vivo se
modelan en el curso del desarrollo, sin que estos estén preformados en el germen.
El principio epigenético supone la presencia de un “plan” de desarrollo, de un “plano
de la construcción” del existente vivo, que éste cumple aun sin conocerlo. Dicho
principio, no solo da cuenta del desarrollo en el periodo fetal sino que además
intenta dar cuenta del despliegue mismo de la personalidad del sujeto.
La personalidad se constituye en un interjuego entre lo “dado”, lo “adquirido” y
mediante la “autoposesión” libre de los elementos de ambos. Lo “dado” comprende
tanto las leyes del desarrollo como las potencialidades, que posibilitan el mismo. Lo
“adquirido” se constituye a partir del vinculo con los padres, educadores,
instituciones y con la cultura misma. La “autoposesión” y la “autodeterminación” le
permiten hacer suyo libremente lo recibido, materializándolo, es decir, haciéndolo
propio.
2. El embarazo: suceso que modifica al cuerpo de la madre y también su
psiquismo y espíritu. En el niño que va a nacer recaen las fantasías de las
oportunidades perdidas, de los ideales no cumplidos. Ocurren muchos cambios en el
cuerpo de la madre. Y su organismo demanda reposo y tranquilidad. Siente su
cuerpo cansado y necesita dormir más de lo habitual (hipersomnia).
Ante la confirmación de un embarazo deseado, surgen en la madre sentimientos
ambivalentes –aceptación y rechazo del hijo-, preocupaciones por la salud del bebé,
temor ante el desarrollo de esta nueva situación como así también ante el parto,
ansiedad por la responsabilidad de cuidar al bebé. Y se activan múltiples fantasías
de gran intensidad emocional como las relacionadas con la identificación tanto con
su madre como con su bebé, lo que le permitirá elaborar roles y reparar culpas. En
la madre hay un ensimismamiento, pues se preocupa por ella y por su bebé nada más.
A veces pasa que el padre o los hijos ya nacidos le reclaman mayor atención, pero en
vez de eso deben acompañarla en este proceso.
3. Vida prenatal: algunos pensadores afirman que la vida de una persona tiene
su comienzo en la fecundación (que es lo que creemos los cristianos). Sin embargo
otros (influenciados por el evolucionismo darwiniano) dicen que en la ontogénesis de
la personalidad hay estadios pre humanos. Y que en la ontogénesis como evolución de
cada ser humano se reproduce la filogénesis, es decir, la evolución de la especie
humana. Así que el nuevo ser en el vientre materno tomaría las formas de
protozoario, pez, reptil, mamífero, hasta llegar a ser un individuo humano.
Pero nosotros sabemos que la vida en el seno materno es una autentica vida humana,
en la que no solo se evoluciona anatómica y fisiológicamente, sino también
psíquicamente. La nueva persona ha sido concebida en la fecundación en cuerpo y
alma espiritual, constituyendo una unidad. Que tiene espíritu significa que está
abierto a lo trascendente, es decir, a un más allá de sí mismo, de su propio yo.
3.1. La fecundación: en este momento comienza la vida humana. Y en la célula
fecundada comienza su multiplicación (su crecimiento). La fertilización tiene lugar
en las trompas de Falopio. Si los espermatozoides no llegan al ovulo cuando este
inicio su viaje por las trompas, mueren. Estos son impulsados por sus colas y
movimientos uterinos. Cuando llega a la trompa reconoce al ovulo como de su misma
especie, y se da una actividad de atracción mutua, pues ambos liberan sustancias
que hacen atraerse. Y una vez que llega un espermatozoide, la membrana que rodea
al ovulo se vuelve impermeable. Hay tres fases desde la fecundación hasta el
nacimiento: la germinal (culmina con la implantación del huevo a los 12 o 13 días), la
embrionaria (desde los 12 o 13 días hasta las 8 semanas), y la fetal (desde la 8va
semana hasta el parto).
3.2. Periodo germinal o fase cigótica. Implantación (cuyo proceso fracasa más
del 50% de los cigotos porque son anormales): conformado el huevo comienza el
proceso de reproducción celular (Mitosis sucesivas). El huevo viaja por la trompa
hasta arribar al útero antes de la semana.
Se forma el blastocito, cuyas células internas darán lugar al embrión, y las
externas, a la placenta. Entre los 7 y 10 días de la fecundación se adhiere (corroe la
pared uterina con los fermentos histolísticos) a las paredes del útero que están
preparadas para recibirlo y alimentarlo. Posteriormente desarrolla prolongaciones
que absorben la sangre de los vasos sanguíneos. Luego se cicatriza la “herida”
provocada por los fermentos, y el huevo se encuentra todo rodeado por el útero.
3.3. Periodo embrionario: aprox. a los 14 días comienza a formarse la placenta
(que cumple funciones nutritivas, excreción, respiración, de protección, etc.), con la
capa externa del blastocito. El cordón umbilical se forma en este periodo,
comunicando al embrión con la placenta. No se mezcla la sangre materna con la del
niño.
Se forma el saco amniótico, lleno de líquido que rodea al embrión y lo protege de
golpes. El corazón empieza a latir al primer mes de vida, y se ha iniciado la
formación de ojos y oídos. A los 2 meses el embrión ya ha originado todos los
órganos y la cara se puede reconocer. A las 8 o 9 semanas (2,5 a 3 cm; 1 gramo),
faltándole la conformación de los órganos sexuales, y con la aparición de las
primeras células óseas, el embrión pasa a ser un feto. Las células del embrión se
ordenan en tres capas celulares que van a dar lugar a las diferentes partes del
cuerpo:
-ectodermo: SNC, epidermis (capa externa de la piel), glándula mamaria y pituitaria
(del olfato)
-mesodermo: tejido muscular, sist. Excretor y reproductivo, sist. Circulatorio y
sangre, dermis (capa intermedia de la piel).
-endodermo: sist. Digestivo y respiratorio.
Ver morfogénesis del sistema nervioso en pág. 23.
3.4. Periodo fetal: se inicia a las 8 o 9 semanas. Los órganos ya formados se
desarrollan. A los 4 meses: se forman 3 engrosamientos que van a dar lugar al
cerebro anterior, medio y posterior. A los 7 meses éste ya es capaz de sobrevivir, y
surgen temores en la madre porque se aproxima el parto. Decrecen las relaciones
sexuales, aunque éste no ocasione trastornos . En la pág 25 desarrollo físico del
feto
3.5. Vida psíquica prenatal: aquí se plantea que la persona ya tiene una vida
psíquica dentro del útero. Pues los reflejos como el de succión (chupar) o deglución
(tragar) que ya han desarrollado, las respuestas ante un estimulo alarmante, el
movimiento de brazos y piernas dan prueba de que hay un psiquismo prenatal, pero
no en plenitud. Resumiendo, hablamos de psiquismo prenatal porque se observan
antes del nacimiento actividades conductuales que suponen necesidades, deseos,
afectos.
3.5.1. El yo fetal: se habla de la existencia de un yo antes de nacer. Algunos
sostienen esto porque se distingue en el feto un mecanismo receptor y uno efector.
Otros dicen que de no ser que hay un yo fetal, un feto prematuro salido al exterior
antes de lo recomendado no podría vivir. Y este Yo prenatal es totalmente
permeable a los contenidos del Ello, no hay un límite rígido entre el Yo y el Ello. Así
que el Yo se iría formando mediante identificaciones directas con los patrones
heredados almacenados en el Ello. Las protofantasías heredadas serían como los
planos a partir de los cuales se construiría el Yo. Esta permeabilidad entre el yo y
el ello se rompe en el nacimiento, momento en el cual el Yo se ve obligado, por
fuerza de la necesidad, a la búsqueda de objetos externos para satisfacer sus
demandas pulsionales. Se podría establecer una analogía (sinónimo) entre dormir y
la vida prenatal, pues es lo que siempre hace el ser antes de nacer. Y en el dormir
profundo el YO se conecta con sus imágenes internas inconscientes, recreando en
cierto modo la permeabilidad perdida entre el YO fetal y el ELLO.
3.5.2. El nuevo ser es persona. El derecho a la vida: aquí se plantea el hecho de
que el nuevo ser es persona, y tiene derecho a la vida. Nadie puede disponer de la
decisión de “dejarlo” vivir o no. De modo que el aborto provocado es un acto
homicida.

4. Factores intervinientes en el desarrollo de la personalidad.

I) Lo dado: comprende la naturaleza, la herencia y las potencialidades que


madurarán. Hace referencia a lo que está presente desde la concepción, aunque se
vaya manifestando con posterioridad. Del mismo modo alude a lo innato.
Genotipo: es la constitución genética de un individuo, es decir, el conjunto
particular de genes presente en cada una de sus células.
Fenotipo: es el aspecto físico de un organismo, es decir, las
características visibles resultantes de la constitución genética. Es el producto
de la interacción del genotipo y el medio.
II) Lo apropiado: el sujeto se va constituyendo también mediante la
apropiación del mundo, es decir, del no-yo. Hace referencia al vínculo con el
ambiente, lo adquirido, lo aprendido, con la cultura, etc. ver 4.2
III) La autodeterminación: se refiere a la capacidad que tiene el hombre de
elegir, de determinarse a sí mismo. ver 4.3
4.1.1.4. Lo heredado y el medio: el organismo y el ambiente forman parte de un
todo, en el que se encuentran interrelacionados y en interacción continua. Herencia
y medio no son opuestos, sino complementarios. En un primer momento, en el ser
humano, el medio está representado por el seno materno; luego, desde el
nacimiento, por el mundo exterior. La visión vulgar sostiene que lo heredado es
irreversible y lo adquirido por la experiencia es reversible. Esto no es del todo
cierto, porque por ejemplo, a la galactosemia (que lleva al retardo mental) es
fácilmente evitable si es conocido precozmente. De este modo se evita una
enfermedad heredada que parecía irreversible. Por otra parte, las depresiones
relacionadas con el abandono materno durante el primer año de vida pueden ser a
veces irreversibles. Por eso, hay trastornos psíquicos adquiridos, prácticamente
irreversibles.
4.1.1.5. Herencia psíquica: es posible plantearse la transmisión de caracteres
psíquicos por vía genética. No se puede hablar de una herencia psicológica en
sentido estricto, sino más bien de una herencia de condiciones morfológicas,
fisiológicas y patológicas que influyen sobre la personalidad. Las conductas no se
heredan en forma directa y simple.

4.1.2. Maduración corporal: estrechamente ligado a la herencia genética, pero


manteniendo cierta independencia del medio y del aprendizaje. O sea, que
intervienen disposiciones y estímulos externos que la actualizan. La maduración del
cuerpo tiene sus propias leyes que se cumplen con una relativa independencia del
medio. Sin embargo, la organización y el funcionamiento no son posibles sin el
aporte del medio. Este proceso es regulado desde el interior del organismo. Y está
ordenado y sujeto a normas aunque varían según las condiciones ambientales. La
buena alimentación, el afecto materno, la estimulación temprana ayudan y aceleran
la maduración.
4.1.2.1. Maduración del sistema SNC Y SNP: sistema nervioso
dividido en dos estructuras: SNC (integrado por el encéfalo y la medula espinal, y
SNP (nervios que conducen información desde y hacia el SNC). Es el sistema que se
desarrolla mas tarde en la persona. Parte de ella se lleva a cabo en el seno materno,
pero se completa durante los primeros años de vida.
4.1.2.2. El sistema nervioso autónomo (neurovegetativo): parte del SN
que se encarga de la realización de los procesos vitales generalmente involuntarios
(latidos del corazón, respiración, contracciones del intestino). Formado por dos
series de nervios, y un nervio de cada uno de ellos inerva los órganos del cuerpo:
simpáticos (aumenta los latidos del corazón mientras disminuye la actividad
digestiva), y parasimpático (disminuye el ritmo cardiaco y acelera la digestión).
4.1.2.3. Maduración y regulación del sistema endocrino: está vinculado
estrechamente al SN. Ej.: un sujeto percibe algo peligroso; involucra la actividad
del SNC, el mismo excita el sistema simpático (perteneciente al sistema
neurovegetativo) y este estimula a la producción de la hormona adrenalina por parte
de las glándulas suprarrenales (sistema endocrino) . Regula el crecimiento, la
reproducción y la conducta en general. Regula los procesos vitales de todo el cuerpo
vertiendo sus productos en el sistema circulatorio (a través de este se conecta con
todo el cuerpo). Mantiene la homeostasis. Las hormonas influyen directa o
indirectamente en la conducta del hombre. La influencia radical del sistema
endocrino en la constitución de la personalidad es claramente observable en el caso
de su extirpación (separación), o bien, ante el escaso desarrollo de una glándula, o
ante un hiperfunción o hipofunción glandular.
4.1.2.4. Sistema inmunológico (SI): este impide que el organismo se
enferme, o si este ya se ha enfermado que resista a dicha enfermedad. Las
funciones del SI reconocen lo “propio” de lo “ajeno” mediante los linfocitos que
conservan un tipo de memoria. Este sistema inmunitario constituye una red
compleja en la cual el anticuerpo es a su vez reconocido (antígeno) pero puede dejar
de ser tolerado. Así lo “propio” se transformo en “ajeno” y puede ser acatado
desencadenando una reacción autoinmunitaria, es decir, que los anticuerpos atacan a
anticuerpos porque no los reconocen.
El SI y el SNC están conectados entre sí. Ambos sirven a las funciones de defensa
y de adaptación conformando un sistema integral de defensa. Al SI ya no se lo
considera un sistema automático, basado solamente en las reacciones ante
estímulos antigénicos y tampoco se lo puede considerar un sistema independiente de
todo control, mas allá de que éste le es propio. Ésta interconexión SNC-SI y las
modificaciones de ciertos mecanismos fisiológicos en los procesos de enfermar, es
el significado psíquico de las enfermedades y muestran la unidad psique-soma. Ej.:
un buen vínculo afectivo materno- filial posibilita al nuevo ser un equilibrio
psiconeuroinmunológico capaz de respuestas defensivas eficaces.
4.2. Lo apropiado. Experiencias y circunstancias de la vida. Es lo que la
persona adquiere en la relación con el mundo. Lo “dado” hace referencia a la
herencia y maduración; y lo “apropiado” al medio y a la experiencia.
4.2.1. El hombre como ser natural: Rousseau planteaba que el hombre
natural es un hombre que vive aislado, en un estado de bondad natural y lo
contrapone a aquel, que viviendo en sociedad se ha corrompido por el influjo de
esta. Pero no tiene en cuenta que el hombre solo se puede desarrollar plenamente si
vive en sociedad. El mundo no le impone que actúe de una forma u otra, sino que el
escoge actuar de una u otra manera (tiene libertad y razón). Aunque si es cierto que
muchas cosas del mundo corrompen al hombre. Pero también es cierto que hay cosas
que lo ayudan a perfeccionarse. Él debe escoger. Además no existe el hombre no-
social, pues éste ya desde el seno materno es un hombre social, pues está inmerso
en una comunicación profunda con su madre, y a través de ella, con la sociedad.
4.2.2. El hombre como ser social: esta postura considera que la
personalidad es un producto social. Una persona es más importante, más plena,
cuando vive en sociedad. En el mecanismo de internalización (por el cual el niño
adquiere control sobre sus formas de comunicación y aprende a regular sus
procesos mentales) se pueden diferenciar tres momentos:
-contexto exterior
-reconstrucción interna de la actividad: cuando el niño imita sus modelos e
interioriza lo aprendido.
-desarrollo del potencial intelectual: aquí lo que en un principio era algo
interpersonal por la interacción ha evolucionado hacia algo intrapersonal.
En la concepción antropológica de estos tres últimos autores la persona no se
autoposee, sino que es solo portadora de las fuerzas sociales.
4.3. La autodeterminación (determinación de sí mismo): es la capacidad
que tiene el hombre de elegir, comprendiendo también la posibilidad de crear metas
propias y dejar de lado aquellas que son presentadas por los impulsos o necesidades
internas, o bien por estímulos externos y valoraciones sociales provenientes del
medio. El hombre es capaz de autodeterminarse y no está exclusivamente
determinado por motivos fisiológicos y sociales.
Nacemos con la posibilidad de obrar libremente pero debemos superar las
condiciones que afectan la libertad psíquica para tener la capacidad real de obrar
libremente. Dichos condicionamientos son la ignorancia, el desorden emocional, la
debilidad de la voluntad, entre otros. Es necesario, por lo tanto, una educación para
la libertad.

Capítulo II: el nacimiento y los primeros dieciocho meses de vida.


1. Introducción: la vida tiene dos grandes momentos: el de la fecundación y el del
nacimiento. A continuación analizaremos éste último.
2. Nacimiento: éste ocurre cuando el feto es expulsado o extraído del útero.
Seguidamente la placenta, el corion y los amnios son eliminados. El parto queda
asociado en la madre, entre otras, a experiencias de separación y de dolor, tanto
físico como psíquico. El cómo se realice el parto tiene una importante influencia en
la salud física y mental del nuevo ser. La posibilidad de lesiones y alteraciones se
incrementa debido a ciertas circunstancias, por ejemplo la anoxia perinatal (falta
temporaria de oxígeno), la asepsia (que no haya infección) del medio en que se
realiza, o el uso de fórceps (instrumento con forma de tenaza para sacar al niño del
vientre materno).
El nacimiento representa para el nuevo ser un momento crítico en que abruptamente
se separa de la placenta, su órgano nutricio y respiratorio. A partir de ese momento
comienza a nutrirse por medio de su tubo digestivo y a oxigenarse por medio de sus
propios pulmones. El llanto inicial es la señal de que los pulmones se han inflado y
comenzaron a funcionar, es el índice más claro de la vitalidad del neonato.
El feto durante este proceso vivencia grandes magnitudes de excitación que le
producen sensaciones de displacer. Esta es una reacción de alarma, es decir, una
reacción general de adaptación del organismo del recién nacido.
En fin, el pasaje del medio materno al exterior, tanto fisiológico como
psicológicamente, es para Otto Rank la experiencia primaria de angustia.
3. Neonato: pesa aprox. 3 kg mide 50 cm. Aspecto poco atractivo: arrugado, frágil
y pequeño, con cabeza a veces deformada o moldeada por el pasaje a través del
canal materno, cabello y uñas bien oscuras y desalineados. Cuerpo
desproporcionado: la cabeza representa la cuarta parte del cuerpo, pies largos y los
órganos genitales masculinos voluminosos.
El neonato, a diferencia de los demás animales al nacer, esta desamparado. Ya que,
posee una dotación de pulsiones, y no de instintos, los que le aportarían esquemas
de conducta heredados a partir de los cuales podría resolver sus problemas de
adaptación. Su sistema motor tarda casi un año para poder tomar correctamente
los objetos y poder caminar. Carece de la manifestación plena de características
humanas mas especificas. Por eso, necesita de una simbiosis psicológica con la
madre para completar su desarrollo. Además, necesita absolutamente del medio
para poder sobrevivir.
Algunos autores dicen que el hombre nace deficitario, pues su naturaleza es débil; o
que tiene, fisiológicamente hablando, un parto prematuro. El ser humano debería
estar 22 meses en el vientre materno, y no 9, para alcanzar así un desarrollo
equivalente al de los neonatos de otras especies de mamíferos.
La prueba “Score de Apgar” se administra al minuto de haber nacido, para
diagnosticar acerca de la normalidad del neonato y determinar los pasos a seguir
(ver en pág. 84).
3.1. Descubrimiento y relación con el mundo: todos los sentidos están
activos al nacer (aunque inmaduros), en la vida intrauterina algunos de éstos
desempeñan importantes funciones.
Los neonatos son curiosos, muestran interés en percibir algo nuevo, están abiertos
al mundo. Tiene un mundo perceptivo simple (puesto que perciben a modo de
“cuadros”), pero no confuso.
Algunos autores afirman que el mundo para el neonato es caótico y confuso. La
madre es la que mediatiza su relación con el mundo y de ella depende en gran
medida que lo descubra como confiable, ordenado y bueno, o bien como caótico,
confuso y peligroso. El vinculo afectivo con la madre tiene un rol estructurador de
lo perceptual a partir de la primera mamada.
El neonato generalmente duerme la mayor parte del día, permanece escasas horas
en estado de vigilia y otro tiempo transcurre adormecido. Recién a los 6 meses la
vigilia y el dormir quedan equilibrados. El dormir no es un proceso pasivo, y en las
pocas horas de vigilia existe un intenso contacto con la madre. Existencia de una
“barrera protectora de estímulos” (es cuando el niño duerme los 3 primeros meses)
conformada por 3 elementos: inmadurez de los órganos receptores; cantidad de
horas que el niño pasa durmiendo; y su madre, pues ella lo protege de los estímulos
externos (como del frio, del ruido).
Brazelton y Cramer distinguieron en el transcurso de sus días diversos estados: el
sueño profundo, el sueño activo (movimiento ocular rápido), el estado de
somnolencia (párpados abiertos o semicerrados), estado de alerta o despierto
(cuerpo y rostro relativamente tranquilos), estado de alerta pero inquieto (estado
de transición al llanto), y el llanto (cuatro tipos: de dolor, de hambre, de
aburrimiento, de molestia).
3.1.1. Sentidos superiores y el mundo del bebe. Percepción a distancia: los
sentidos superiores son la vista y el oído. Los podemos llamar así porque estos nos
facilitan el acceso al mundo de la cultura.
3.1.1.1. Visión: se estima que el 70% de la información recibida por un sujeto del
mundo exterior proviene de este sentido. Es un sentido integrador y sintetizador
que ofrece un panorama del mundo en forma instantánea y global. La importancia de
la visión reside en que brinda el marco de inserción de las cualidades captadas por
los demás sentidos, permitiendo la construcción de una unidad cognoscitiva análoga
a la unidad física del objeto.
El desarrollo anormal de la visión, o la carencia de esta, reducen la movilidad del
bebe. Posteriormente este bebe, para compensar la falta de visión, desarrollara una
gran sensibilidad táctil y auditiva.
El recién nacido no distingue entre lo que acaece afuera y dentro de sí, posee
escasa información de lo que sucede a su alrededor. Sin embargo, los bebes
prematuros de 7 meses ya distinguen la luz de la oscuridad, es decir tienen un
mínimo de actividad visual.
Los neonatos entre las 10 horas y los 5 días de haber nacido ya fijan la vista por
más tiempo a las formas estructuradas (rostros, letras, círculos) que a estímulos
uniformes no estructurados.
El mundo visual del recién nacido es incoloro y opaco, puesto que le falta desarrollar
ciertas funciones de la vista, que irán apareciendo después.
Se ha comprobado que además de la maduración de los nervios y músculos, se
requiere todo un aprendizaje y una coordinación neuromotora para alcanzar una
visión óptima.
El bebé entre la tercera semana y el primer mes de vida ya mira fijamente a los
objetos y, por supuesto, a su madre, aunque aún no hay un reconocimiento del rostro
humano hasta aprox. El tercer mes. Sus ojos tienden a mirar los objetos en
movimiento y por ello los móviles colgantes sirven para estimular su visión. A los dos
meses por los movimientos ya distingue la figura del fondo.
El bebé mucho antes de poder tomar un objeto con la mano lo capta con sus ojos. A
los 4 meses la vista le es útil para explorar su cuerpo, observa sus manos y las pone
frente a la cara. Empieza de este modo la combinación óculo-manual.
Recién entre los 6 y 7 meses deja de interesarse por sus manos para mirar y tomar
los objetos que lo rodean. Después del octavo mes aumenta su curiosidad por los
objetos, observa y sigue los movimientos de las personas. A los 10 meses es muy
observador y se preocupa por los detalles.
3.1.1.2. Audición: se desarrolla muy tempranamente. Está anatómicamente
completo en el momento de nacer y también están maduras sus inervaciones
nerviosas con el cerebro. Así el bebé puede oír antes de ver.
Los sonidos fuertes le hacen llorar, y los sonidos rítmicos le adormecen y cesan su
llanto. Las sensaciones de contención afectiva y protección están relacionadas con
los sonidos armónicos, suaves y esperados; a diferencia de las reacciones de miedo
que están relacionadas con los sonidos fuertes e inusitados. Ya al primer mes de
vida reconoce auditivamente a su madre, y presta más atención a su voz que a las
demás personas. Detecta diferencias entre sonidos muy similares, como “ba” y “pa”.
Pero la localización de los sonidos se da recién en el cuarto mes, donde vuelve la
cabeza a quien le llama.
Al séptimo mes ya detecta a través de su entonación los cambios emocionales de
quien habla.
Al decimo mes ya reconoce diferentes palabras, entre ellas su nombre, y presta
clara atención al discurso de su entorno.
3.1.2. Percepciones internas y el mundo oral-táctil del neonato: los
primeros meses de vida, se caracterizan por el predominio de las sensaciones
internas provenientes de los órganos.
Al nacer predomina el sistema neurovegetativo (procesos vitales involuntarios:
latidos del corazón, respiración, contracciones del intestino) sobre el SNC. Y este
último, ligado a la vida de relación, permite una percepción localizada y discriminada
por medio de los órganos sensoriales periféricos.
En la organización psíquica a nivel cenestésico (sensaciones internas del organismo
que permiten un conocimiento del estado general del cuerpo), la sensibilidad
visceral (sentimiento muy profundo) está conectada con algunas de las modalidades
sensoriales, en particular, con la sensibilidad cutánea, de la piel (contacto, presión,
temperatura y dolor). Además, al nacer, la zona oral juega un rol fundamental entre
lo interno y lo externo, entre lo visceral y los órganos sensoriales periféricos.
Funciones de la piel: es continente como una bolsa o un envase; marca los límites
entre el afuera y el adentro como superficie, y por último, es un lugar de
intercambio. Es muy importante que a través de la piel el niño reciba el afecto
cálido de su madre, pues la carencia de estos contactos puede provocar que el niño
no se desarrolle plenamente. Se han hecho experimentos con animales donde se ha
confirmado esta teoría.

4. El desarrollo del YO en los primeros meses de vida


A continuación desarrollaremos cómo se forma el YO en los primeros 18 meses de la
vida del niño.
4.1. Organizadores de la psique. René Spitz:
I. Estadio anobjetal (fase de no diferenciación yo-objeto): como no existe
una formación yoica interna en el niño, la madre es su YO externo. No hay
diferenciación entre el YO y el ELLO. No reconoce a su madre, ni que es externo y
qué interno. El niño sonríe por un estado interno de satisfacción, no por una
presencia externa. Es decir, predominan las percepciones internas.
I.a. Primer organizador. Indicador: sonrisa social (tercer mes): hasta ese
momento el niño sonríe por reflejo. Ahora sonríe ante la presencia de un rostro
humano (por eso se llama social, pues responde a cualquier persona). Hay un
reconocimiento entre el “YO” y el “NO YO”, pues reconoce a alguien fuera de él.
Sonríe intencionalmente. O sea, el niño no tiene un concepto de “rostro humano”,
pero lo reconoce.
II. Estadio del objeto precursor o pre-objetal: como ya no duerme tanto,
puede recibir más estímulos externos. Hay mayor acceso a las huellas del
preconsciente. Hay mayor reconocimiento, como con sus hermanos por ejemplo. Hay
un “YO” más organizado. El YO comienza a regular las descargas pulsionales del
ELLO, las facilita o inhibe, según el caso, y las canaliza.
II.a. Segundo organizador: la angustia del 8vo mes: llora y se esconde ante
la presencia de un extraño. Puede ahora reconocer los rostros conocidos de los
extraños. En este periodo se establece la diada, que es esa relación exclusiva y
preferencial entre el niño y la madre.
III. Estadio del objeto de amor o libidinal: discriminación entre diferentes
juguetes, ya no juega con cualquiera. El objeto de amor es un juguete que él mismo
elige, el cual representa a su madre, a la madre de los “momentos calmos”. Cuando
llora y le dan ese juguete se calma.
III.a. Tercer organizador: el “NO” (18 meses): a partir de este gesto el niño
reconoce lo que está prohibido (su madre se lo representa meneando la cabeza). Es
importante este estadio, porque va a ser el primer concepto abstracto que va a
conocer el niño.
4.2 La fase del espejo y el desarrollo del Yo: aquí se constituye el desarrollo del
“YO”, ya que el bebé logra su integración corporal. Entre los 6 y 8 meses se
reconoce a sí mismo en el reflejo del espejo, descubre la totalidad de su cuerpo en
esa imagen.
El reconocimiento de uno mismo en el espejo transita en tres momentos:
I. Confusión reflejo-realidad: cuando un adulto lo hace mirar al espejo y trata
de descubrir quién está detrás. Tampoco discrimina en el espejo sus reflejos en
relación a los de su acompañante.
II. Noción de imagen: identifica al reflejo como una imagen.
III. Reconoce la imagen como suya diferente de la de su acompañante.

La madre es vivida por el bebé como un espejo. Spitz dice que el bebé sonríe ante la
madre que le sonríe. Así que la madre no solo contiene afectivamente al bebé, sino
que además brinda al niño la posibilidad de autoconocerse.
5. Conducta inteligente y respuesta al mundo: En el primer mes de vida los
esquemas de conducta heredados son el modo de respuesta al mundo, son
totalidades motoras y perceptivas a la vez, los cuales implican desde el comienzo
una actividad de aprendizaje, de adecuación a la realidad. Ej.: el reflejo de succión
le permite extraer leche del pecho materno o del biberón, pero requiere una
adecuación motora al tamaño y forma del pezón o tetita para lograr una mejor
mamada y que no se derrame por las comisuras labiales. Ahora bien, hay que
incorporarlos a la actividad espontanea y total del organismo.
5.1. Inteligencia perceptiva-motriz. J. Piaget: 4 grandes estadios o periodos:
sensoriomotor o perceptivomotor (hasta los dos años), preoperatorio (de 2 a 7
años), operatorio concreto (de 7 a 11 o 12 años), y operatorio formal (de 11 o 12 en
adelante). A su vez estos estadios en fases. Los estadios son “cortes” en la
evolución genética que debe satisfacer las sgtes condiciones:
1) el orden de las diversas adquisiciones debe ser constante;
2) suponen la existencia de una estructura y no la simple yuxtaposición de
propiedades;
3) las estructuras construidas en un periodo determinado se convierten en partes
de las estructuras del estadio siguiente, es decir que las estructuras inferiores
integran a las superiores;
4) en cada estadio se pueden distinguir un momento de preparación y otro de
completamiento o acabamiento;
5) supone la distinción de proceso de génesis y formas de equilibrio finales.

Principales características de los 6 estadios del desarrollo de la inteligencia


sensomotora según Piaget:
Estadio I (0 a 1 mes). Actividades totales y espontaneas del organismo. Uso de
los reflejos innatos. Los reflejos se afinan con el ejercicio.
Estadio II (1 a 4 meses). Reacciones circulares primarias, es decir, que una
acción que ha producido un resultado agradable tiende a realizarse nuevamente. Ej.
El bebe que por casualidad chupa su dedo, luego intentará repetir esta acción para
volver a obtener placer.
Estadio III (4 a 9 meses). Reacciones circulares secundarias, es decir, que se da
cuenta que cuando repite una acción lograra el mismo fin. El primer acto no es
intencional, pero si cuando entra a repetir siempre lo mismo.
Estadio IV (9 a 12 meses). Aplica a situaciones nuevas los esquemas
sensoriomotrices ya adquiridos, y realiza el acto con una finalidad Ej.: alcanza un
objeto lejano.
Estadio V (12 a 18 meses). Relaciones circulares terciaras, que consisten en
buscar cosas nuevas, diferente de las anteriores porque repetía los hechos. Es
capaz de resolver problemas mediante el tanteo y la experimentación y, si bien
repite sus conductas, hay variaciones en las mismas. Ej.: tira de la sabana para
alcanzar algo fuera de su alcance, o utiliza un palo para acercarse objetos,
utilizando el palo como instrumento. Experimenta con las cosas.
Estadio VI (18 a 24 meses). Es capaz de recordar. A diferencia de los estadios
anteriores, en los cuales el niño conocía un objeto a través de la acción que
realizaba con el mismo y memorizaba la secuencia de dichas acciones (memoria de
acción), ahora las interioriza, permitiendo la formación de imágenes. Y gracias a su
capacidad de recordar imágenes y de relacionarlas con experiencias anteriores
comienza a anticipar y prever acciones.

5.2. Objeto permanente: hace referencia a que el niño descubre que los objetos
pueden perdurar en el tiempo. Etapas que pasa el niño para lograr constituir la
noción de objeto permanente: (ver pág. 102).
5.3. Desarrollo motor en el primer año de vida: principales logros motores a lo
largo del primer año de vida:
-Neonato: movimientos no coordinados. Sobresaltos repentinos y temblores por la
inmadurez de su sistema nervioso. Cuando llora sacude y mueve todo su cuerpo.
Reflejos actuantes: -de enclavamiento o de Moro: un ruido fuerte o la perdida de
sustentación hace que extienda sus brazos y piernas, luego se acurruca.
- Óculocefalogiro: mueve la cabeza hacia donde hay más luz.
- Palpebral: parpadeo de los ojos
- De succión y deglución: cuando chupetea, obtiene y traga su alimento,
pasándolo de la boca al estomago.
-1 mes: generalmente tendido sobre su espalda. Boca abajo intenta levantar la
cabeza y la coloca hacia un lado. En reposo manos cerradas. Cuando le pongo el dedo
en la mano aprieta fuertemente. Mantiene el tono muscular por más tiempo.
-2 a 3 meses: sostiene la cabeza con firmeza. Toma firmemente el sonajero y lo
sacude con movimientos bruscos involuntarios.
-4 meses: boca abajo, levanta la cabeza y el tórax voluntariamente. Vuelve la
cabeza a quien lo llama. Observa sus manos y la pone frente a sus ojos. En general,
tiene las manos abiertas y sueltas, las tiende hacia el objeto que se le ofrece. Le
agrada estar en brazos o que lo sostengan sentado.
- 7 meses: boca abajo se da vuelta y viceversa. Mantiene el tronco erguido, se
sostiene sentado sin apoyo, queriendo tocar y tomar los objetos; los golpea. Levanta
los pies llevándoselo a la boca. Comienza a usar el pulgar en la prensión.
- 10 meses: deambulador. No le gusta estar quieto. Gatea, solo puede estar parado
sujetándose a personas u objetos. Manipula objetos, sentado. Junta el pulgar y el
índice (con el que ya señala) para agarrar cosas pequeñas.
- 12 meses: primeros pasos. Posición erguida sin ayuda. En pie sin problemas. Pinza
perfecta con el índice y el pulgar.

6. La maternidad. El vínculo materno-filial:

6.1 La madre: las condiciones psicológicas de la madre para afrentar la


maternidad supone 4 temas:
I. el tema de la vida y del crecimiento: entra en juego la capacidad de la
madre para mantener a su bebé con vida. Teme que su hijo muera.
II. el tema de la relación primaria: la capacidad de la madre para amar a su
bebé, cubrir sus necesidades, y sentirse amada por él. Temor de sentirse vacía,
artificial, incapaz de amar o entregarse.
III. El tema de la matriz de apoyo: dicha matriz benefactora y protectora son
otras mujeres, sean madres, abuelas, tías, amigas. Este apoyo: la protege
físicamente, la retira de las exigencias del mundo para dedicarse plenamente a su
bebé; y hace que la madre se sienta apoyada, instruida, acompañada, valorada.
IV. el tema de la reorganización de la identidad: la madre pasa de ser hija a
ser madre.

6.2. La díada: desde la fecundación hasta los 3 años de vida del niño es la “era de
la madre”, que se caracteriza por fuertes lazos afectivos. Hay un mutuo
crecimiento con sucesivas crisis o momentos de separación. En el octavo mes
reconoce a la madre como un todo independiente a él. Según Mahler aquí es el
nacimiento psicológico del niño. Luego aparece la figura del padre (en el periodo
edipico), y ahora la relación diádica es triangular, de manera que deja de ver al
padre como una madre auxiliar, sino como a alguien que cumple un rol diferente al
materno.
6.3. Relación madre-hijo. Analogías biológicas: simbiosis: la simbiosis es una
relación estrecha entre dos individuos de diferentes especies. Estas asociaciones
pueden clasificarse en:
1) mutualismo: (o simbiosis en sentido estricto) es la asociación de dos individuos
que se favorecen mutuamente.
2) comensalismo: relación de dos individuos en la cual uno solo de ellos se beneficia,
sin perjudicar ni beneficiar al otro.
3) parasitismo: un organismo que vive dentro o fuera del otro obtiene de éste
protección, alimento y otros beneficios, perjudicando al huésped.
En fin, estos conceptos lo utilizan muchos psicólogos para la caracterización de la
relación madre-hijo.

Capitulo 3: primera infancia: desde los 18 meses a los 3 años.

------------------------------Apunte en clases sobre la función


simbólica------------------
Pensamiento simbólico: Es la capacidad que tiene el niño de usar representaciones
mentales (conscientes o inconscientes), que para él tienen algún significado.
El índice es algo parcial de un objeto, es decir, es una partecita de algo.
La señal es el recorrido que él ve de algún objeto.
El símbolo es una representación mental personal
Ejemplo: un día caluroso el niño te va a pedir helado, aunque capaz que lo quiere es
refrescarse con cualquier cosa. Capaz que come otra cosa, pero él tiene el símbolo
del helado. Y va a decir: “quiero helado”.
Y el signo no está dotado de la experiencia personal. Puede ser una palabra. Éste
es una representación convencional y colectiva, no tiene que ver con algo personal.
Por eso los niños piensan como símbolos. Y algo va a tener sentido para él si ya ha
tenido alguna experiencia personal con ello. Ej.: si le das helado a un niño que nunca
tomó helado, no le va a ocasionar nada.
Conductas básicas de la función simbólica
1) Imitación diferida: copia un comportamiento. Imita una acción de algo que
hizo otro antes. Ej.: ve a la madre barriendo. Y después ella juega a que barre.
2) Juego simbólico: ej.: juega con un palo, pero para él eso es una espada.
3) Imagen grafica: dibujo
4) Imagen mental: pensamiento
5) Lenguaje: (balbuceo, etc.) es el aspecto más representativo, porque antes
tiene algo concreto. Lo usan al lenguaje para representar objetos que no están
presentes. Su aparición es el indicio de que comienza a racionar.
Si dice “guau guau”, para él es un perro, el adulto entiende que hace referencia al
perro, pero aun es un símbolo (no un signo), no es algo convencional. Es la edad en la
que repite todo lo que escucha., aún sin saber lo que dice, pero sabe que esa palabra
tiene algún significado. El lenguaje es la capacidad de representar acciones pasadas
(Me falta)

3. Desarrollo de la conciencia de realidad: el lactante no percibe el mundo como


algo ante lo cual se ve enfrentado, sino que forma con él una totalidad. El desarrollo
de la conciencia objetiva, que supone la objetivación yo-mundo o sujeto-objeto, es
un proceso gradual. Durante el primer año de vida en el niño se despierta la
conciencia del yo y la del objeto, en la relación con su madre y con el manipuleo de
las cosas del mundo circundante objetivo (o sea, que toca todo). En el 2do año de
vida comienza a hablar, y la vivencia del objeto sufre un “cambio cualitativo”. Y al
hablar “denomina” a las cosas, y al poder nombrarlas puede diferenciar qué es
subjetivo y qué objetivo. Sin embargo, hasta los 7 u 8 años, considera el nombre de
una cosa como la esencia de la misma. Ej.: si a un pibe de 6 o 7 años le decís “¿Qué
palabra es más larga: vaca o serpiente?”, él te va a decir vaca porque el animal es
más grande. Y el “realismo verbal” de Piaget es justamente la distinción entre
palabra y objeto, y ocurre recién cerca de los 7 años, pero a los 11 años se llega a la
“plenitud” de esta distinción.
Existen 3 tendencias de “filosofías infantiles” (formas que adopta el niño para
explicar el mundo, las cosas, sentimientos):
-Realismo infantil: consiste en atribuir existencia substancial a hechos o productos
psicológicos como los pensamientos y sueños, pues las considera entidades físicas,
es decir, se las cosifica. Ej.: “hace frio porque el sol no está”, o “la luna no se cae
porque está muy alta”.
-Animismo: inversa al “realismo”, pues el niño le atribuye cualidades vitales y
psicológicas a los objetos y fenómenos naturales. Ej.: “el sol nos mira”.
-Artificialismo: considera que todos los objetos y fenómenos del entorno infantil
fueron creados por los hombres y con una finalidad específica. Y va a decir, por
ejemplo, que el humo de las fábricas y de las chimeneas forman las nubes. Todo
está hecho por la acción del hombre.
(Ver si entran las 3 etapas de O. Kroh. Pág. 134)

4. Desarrollo de la función de representación. Función simbólica: el niño


deambulador pasa del mundo de percepciones fugaces y reducido a lo presente,
ligado al aquí y ahora, a tener representaciones que le van a permitir estabilizar y
objetivizar la imagen del mundo.
La función de representación permite la construcción de un mundo mental interior
que resulta característico tan solo del hombre.
Lo propio de la función simbólica es la diferenciación de los significantes respecto
del significado. Estos significantes diferenciados permiten recordar los
significados que no se perciben actualmente. Según Piaget, esta función surge a
partir de los 18 meses.
A nivel sensorio-motriz no hay aun representación, es decir significantes
diferenciados, pero si significantes perceptivos como los índices y las señales.
(ya puse qué es un índice y qué una señal).
El sujeto sólo constituye “índices” y “señales” cuando el objeto está en su campo
perceptivo, pero
Cuando el objeto está ausente puede aludir al mismo solamente con signos y
símbolos (pero debe ya alcanzar la función simbólica). Pueden ayudar a entender los
cuadros de la página 141
4.2. Imitación: es la reproducción de una forma de comportamiento, un
movimiento o una acción percibida. Piaget dice que “es como una acomodación, más o
menos pura, a los modelos exteriores, es decir. Como el acto por el cual se
reproduce un modelo. El hombre hereda escasos esquemas de conducta, por eso usa
la imitación. La necesidad de imitación es mayor cuando el objeto a imitar es más
apetecible y agradable para el niño. También depende de su nivel intelectual
alcanzado.
Piaget dice que la imitación tiene ciertas etapas:
-“Etapa preimitativa” (desde el nacimiento hasta los 2 meses): el bebé asimila el
llanto de otras personas a su propio llanto. Al principio imita por contagio, pero
luego le interesa reproducir imitaciones. A los 2 meses repite y se interesa por
movimientos producidos espontáneamente y que fueron exitosos.
-“imitación directa, en presencia del objeto,, se da desde el segundo estadio
sensoriomotor y se incrementa en el cuarto (10-11 meses), cuando el niño es ya
capaz de adaptarse inteligentemente a nuevas situaciones. El niño interpreta la
acción del modelo como si fuese una de sus propias acciones, se limita a asimilarla a
un esquema primario como si tratara de una repetición que el mismo acaba de hacer.
Luego comienza un etapa esencial esta etapa: debido a que conoce su rostro
solamente por su tacto y no visualmente , reproduce gestos del rostro de otros
como el abrir y cerrar los ojos, sacar la lengua, o llevarse el dedo a la nariz. Los
movimientos relativos a la boca comienzan a imitarse a partir de los 10 meses (IV
estadio sensoriomotor). En este periodo suele haber una variación llamativa, pues el
niño imita movimientos estructuralmente análogos a los del modelo, pero no
idénticos. Ej.: una persona abre y cierra los ojos delante del bebé y él abre y cierra
sus manos o su boca.
- entre la imitación directa y la indirecta el niño pasa por la imitación diferida (final
del periodo sensoriomotor) en el cual puede imitar en ausencia de un objeto o
modelo, aunque carece aún de representaciones. El comienzo de la representación
se caracteriza por la demora en imitar al objeto percibido. Ej.: una persona saluda
al niño con la mano y éste ya no lo imita inmediatamente sino que lo hace después de
un momento, pasada la situación de despedida. Por lo tanto, el niño empieza a
interiorizar la acción de saludar, pero no la utiliza en el momento adecuado.
Resumiendo, habría un periodo en el que el niño frente al saludo con la mano, por
parte de una persona que se despide, repite su gesto (“imitación directa”),
posteriormente se resiste a hacerlo en el momento y lo realiza después en una
situación inadecuada (“imitación diferida”), y finalmente puede saludar con su gesto
manual cuando percibe una situación de despedida sin que el otro haya realizado
gesto alguno (“imitación indirecta o simbólica”), o sea capaz que el niño saluda
primero que los demás cuando se da cuenta que se están yendo.
La imitación indirecta se realiza en ausencia del objeto, por lo tanto supone la
interiorización de imágenes mentales que sirven de modelo para la acción
reproductiva.

4.3. Imágenes mentales y memoria: Piaget define a dichas imágenes mentales


(en el 2do año) como productos integrantes del proceso de acomodación imitativa,
es decir que son a la vez imitación sensoriomotora interiorizada y esquemas de
representaciones imitativas. Así, toda imagen es una imitación interiorizada del
objeto con el cual se relaciona. Solamente los aspectos constantes de la percepción
pueden ser recordados en una representación, es decir, que la representación
supone la constancia de la cosa percibida. La importancia de la memoria radica en
que las representaciones se vuelven activas y las personas por tal momento ya no
viven sólo el momento. Ej.: un niño de 18 meses que unos días antes vio un perro en
el balcón de su casa, cuando vuelve a pasar frente al balcón y en ausencia del perro,
dice “guau-guau”, y señala el balcón.
El reconocimiento supone la existencia previa de una imagen o de una protoimagen
con la que se compara el objeto percibido.
En primer lugar se desarrolla la “memoria de reconocimiento”, que sólo actúa ante la
presencia del objeto y que consiste en reconocerlo o desconocerlo. Luego se
desarrolla la “memoria de evocación” que implica recordar los objetos en ausencia
de los mismos.
Resumiendo, Piaget dice que la imagen es un símbolo y la memoria reconoce y evoca
dichas imágenes. La memoria es una forma de conocimiento que no se vincula con el
dato presente como la percepción, ni con la solución de problemas nuevos como la
inteligencia, sino la conservación, estructuración y reconstitución del pasado.

4.4. El dibujo infantil. Estadios de su desarrollo: proceso en el cual el niño reúne


elementos de su experiencia para formar un conjunto con un nuevo significado.
Es importante visualizar la realidad psicológica contenida en las realizaciones
creativas infantiles. Dibujar le permite al niño expresar su pensamiento en forma
concreta, pero mediatizada. El dibujo nos permite ver su personalidad, su
conflictiva, nivel de inteligencia. Según Piaget el dibujo, de igual modo que la
imagen mental, representa un esfuerzo del niño por acercarse e imitar lo real.
La evolución del dibujo es solidaria con la estructuración del espacio. Hay una
evolución en la geometría espontánea del niño.
Piaget distingue tres momentos en la representación del espacio gráfico:
-el de las “relaciones topológicas elementales” (de 2 a 4 años): ya considera las
relaciones existentes entre los elementos de una figura geométrica. Inicialmente
reconoce los objetos familiares y luego distingue las figuras cerradas de las
abiertas; pero aun no diferencia entre un circulo y un triangulo, pues ambas figuras
tienen la propiedad de ser cerradas. Por lo tanto, comienza a dibujar las figuras
geométricas como los cuadrados, rombos o círculos, etc.
-entre los 4 a 5 años se aproxima a la correcta representación del cuadrado, ya que
en este nuevo periodo logra construir rectas y angulos en el espacio “euclídeo”,
bidimensional.
-Recién a los 7 u 8 años utiliza nociones elementales de perspectiva (geometría
proyectiva) y a los 9 ó 10 años dibuja espontáneamente con perspectiva, pasando de
este modo a un “espacio proyectivo” o tridimensional.

Importante de los periodos del desarrollo del dibujo infantil:

I) Periodo agráfico (18 meses a 2 años): intentos de dibujar.


II) Periodo del garabateo (2 a 4 años): dibuja o escribe por placer funcional
lúdico (juega a dibujar digamos), y luego lo hace por imitar a sus padres o hermanos.
Sin embargo, vos le preguntas qué dibujó y te dice: “es mamá”. Luego es capaz de
reproducir un modelo de memoria, es decir, dibujar tomando como modelo la figura
imaginada. No se debe desanimarlos porque se los puede perjudicar. El color es
secundario. Digamos, puede usar colores pero puede distraerlo de lo fundamental,
que es el establecimiento de la coordinación motriz. Según Piaget, así se logra lo
que es fundamental en el dibujo: la imitación y la imaginación. En el garabateo hay
tres periodos:
II a) garabateo desordenado: trazos que para el observador no tiene sentido,
para el niño sí. Encierra el lápiz con todos los dedos. No tiene control. A veces
agujerea la hoja.
II b) garabateo controlado: a los 6 meses de iniciar el garabateo. Tiene más
control en la actividad motriz. Traza sus líneas conscientemente. El conseguir el
control de sus movimientos constituye para el niño una experiencia vital. Logra
confianza en sí mismo mediante esa sensación de dominio, y siente visualmente por
primera vez lo que hace kinestésicamente.
III c) garabateo con nombre: da nombres a sus garabatos. Pasó del
pensamiento kinestésico (movimientos mismos) al pensamiento imaginativo (figuras).
Hasta entonces estaba conforme con los movimientos mismos, pero de allí en
adelante lo relaciona con experiencias imaginadas.
III) Etapa preesquemática (4 a 7 años): reproducción consciente de las
formas percibidas. Intención realista: constituye el intento de dibujar las cosas tal
cual son, sin agregados imaginarios. Es la época de los “palotes” y del “monigote” o
del “renacuajo”. En este periodo aparecen la flexibilidad y la variación en los
dibujos, se expresa sin preguntar cómo, no lo influyen los demás, surge
espontáneamente y no solo cuando se lo motiva > Comienzo de la expresión proceso
mental ordenado.
IV) Periodo esquemático (7 a 9 años): (fenómenos de transparencia) el niño no
trata de dibujar al objeto tal cual lo visualiza, si no que más allá de que lo mire, lo
que dibuja es un esquema que ya posee del objeto.
Realismo intelectual: el niño tiene en cuenta las características esenciales pero sin
preocuparse de la perspectiva visual, es decir, cuando dibuja una persona de perfil
dibuja 2 orejas sin importar que no se vean desde esa perspectiva.
El niño suele utilizar la modalidad de “rayos x”, es decir, dibuja el interior y el
exterior a la vez, cuando en realidad no se pueden visualizar al mismo tiempo, por
ejemplo: el interior y exterior de un edificio.
El principal descubrimiento en esta etapa es el de un orden en las relaciones
especiales, relaciona entre si lo que va a dibujar, comienza a utilizar línea de base y
sitúa los objetos correspondientes sobre ella, y ubicando las nubes en el cielo por
ej. La utilización de 2 líneas de base representa un mayor desarrollo y un paso hacia
la perspectiva.
V) Periodo del realismo visual (8-9 a 12 años): el dibujo se ajusta a la visión
de una perspectiva determinada y hace uso de proporciones métricas (Dibuja mas
naturalmente, ej: una persona más grande que una flor). El niño deja de utilizar la
perspectiva conceptual y empieza a interesar más características individuales,
empieza a darle más importancia a los detalles. Le encuentra significado al espacio
entre líneas de base, empezando a utilizar la línea del horizonte (representación
más natural) y también toma conciencia de la superposición, es decir, un objeto
puede tapar todo o en partes a otro.

Teorías del Desarrollo Humano

Teoría Psicoanalítica:

Teoría Psicosexual – Freud.

Freud fue un neurólogo que formuló su teoría basándose en pacientes con


trastornos emocionales. Para él, el desarrollo humano es un proceso de conflicto ya
que somos criaturas biológicas con instintos sexuales que deben satisfacerse pero,
sin embargo, la sociedad ordena que mucho de estos instintos deben restringirse.
Así por medio de la represión que es un tipo de olvido en que los pensamientos y los
conflictos causantes de ansiedad son expulsados de la conciencia; una vez fuera,
Freud los llama motivos inconscientes y siguen influyendo en el pensamiento y la
conducta del individuo.
La teoría psicosexual propone tres componentes de la personalidad:
Ello: sólo este componente existe en el momento del nacimiento, su
única función es satisfacer los instintos biológicos innatos.
Yo: es el componente consciente y racional de la personalidad, su
función es encontrar medios realistas de gratificar los instintos. A
medida que va madurando, los niños logran controlar el ello irracional y
encuentran la forma más adecuada para atender sus necesidades.
Superyó: es la sede de la conciencia; el niño va internalizando, es
decir, haciendo suyos los valores morales de sus padres. El superyó es
un juez interno que insiste en que el yo busque formas socialmente
aceptables de liberar los impulsos indeseables del ello.

Estos tres componentes van integrándose a través de las 5 etapas psicosexuales:

Fase Oral: (0 a 18 meses) es la primera manifestación del placer que está asociada a
la excitación de la cavidad bucal y de los labios.
Freud define pulsión como la representación de estímulos que surgen desde el
interior y llegan al psiquismo . Tienen 4 elementos: la fuente: es de donde surge y
coincide con las zonas erógenas (zona de piel o mucosa en la que se genera una
sensación de placer); objeto: cualquier persona o cosa; fuerza: es lo que la mueve;
fin o meta: que es la descarga o satisfacción.
Hay al principio un instinto de supervivencia, una necesidad biológica: la de
alimentarse, pero luego la actividad sexual se separa de la actividad alimenticia y la
satisfacción pasa a buscarse por sí misma, por el placer que produjo, y no como
ligada a una necesidad vital. Por eso podemos decir que las pulsiones sexuales nacen
apuntaladas sobre las pulsiones yoicas o de auto conservación; son sexuales porque
buscan el placer y es al principio auto erótica porque se satisface con el propio
cuerpo.
El amamantamiento coincide con la primer experiencia de placer del niño, las demás
pulsiones remiten a ella, buscar repetir esa sensación placentera, pero no logran
nunca una satisfacción total, son siempre placeres “parciales”.

Fase Anal: (18 meses a los 3 años) la zona erógena es la anal, en esta etapa el niño
obtiene satisfacción mediante la expulsión o retención de las heces. Hay aquí
también un apuntalamiento de la pulsión sexual sobre una función de auto
conservación: eliminar los desechos.
Por primera vez se pone un obstáculo al placer del niño ya que no puede hacer sus
necesidades en cualquier lugar o momento, por eso el control de esfínteres es
fundamental en esta etapa.
En esta fase la polaridad es actividad-pasividad.

Fase Fálica: (3 a 6 años) en esta etapa, el placer proviene de la estimulación genital.


Pero los niños sólo reconocen el órgano genital masculino, por eso en esta etapa los
opuestos son fálico-castrado y así se diferencian anatómicamente los sexos. En
esta fase se desarrolla el Complejo de Edipo y los fenómenos asociados a la envidia
del pene y los miedos de castración. En este complejo se muestra el deseo de
excluir al rival, la competencia contra el padre del mismo sexo para obtener el
afecto y la atención y poseer para sí al progenitor del sexo opuesto. Los
sentimientos competitivos comienzan a ser conflictivos porque el niño también lo
ama y necesita, esta situación lo lleva a reprimir sus impulsos transgresores e
identificarse con el padre del mismo sexo, promoviendo la identidad de género y
desarrollando el superyó.
Hay entonces un cambio desde una relación diádica de madre-hijo, a una relación
triádica niño-madre-padre, de la que pronto acepta su exclusión y busca un nuevo
objeto de amor.

Latencia: (6 a 11 años- pubertad) tiene su origen en la declinación del Complejo de


Edipo, los conflictos sexuales son reprimidos y los impulsos eróticos son
reencausados hacia actividades intelectuales y el juego. La energía que antes se
ponía en los padres ahora es transferida hacia otras personas como los profesores
o maestras. El yo y el superyó siguen desarrollándose conforme el niño aprende
nuevas habilidades y va internalizando nuevos valores sociales.

Fase genital: (12 años en adelante) con la pubertad los instintos sexuales vuelven a
despertar. En la vida sexual adulta, la pulsión sexual se pone al servicio de la
reproducción, el fin sexual se encuentra en un objeto exterior y hay una única zona
erógena: la genital.

Al ir madurando el instinto sexual, el interés del niño pasa de una parte del cuerpo a
otra y cada cambio inicia una etapa psicosexual; los padres que permiten escasa o
excesiva satisfacción de las necesidades sexuales hacen que el niño se obsesione
con esta actividad y se produce la fijación: que es la detención del desarrollo en
una etapa psicosexual impidiéndole avanzar a otras más altas.

Teoría Psicosocial – Erikson


Erikson insistió en que los niños son exploradores activos y curiosos que tratan de
adaptarse al ambiente, no esclavos pasivos de sus impulsos sexuales. Además, se
aleja de la perspectiva de Freud al destacar la importancia de la socialización, ya
que insistía en que todas las personas han de enfrentar las realidades sociales, en
función de su ego, para adaptarse exitosamente y mostrar un patrón normal de
desarrollo. Cada etapa evolutiva debe ser resuelta en un momento evolutivo
particular y de cada fase se obtiene una virtud; pero en caso de no transitarla
exitosamente, cada fase representa una nueva posibilidad de elaborar aspectos no
resueltos en etapas anteriores (no hay fijación).
Estas etapas son:

Confianza básica vs. Desconfianza básica: (0 a 18 meses) el bebé desarrolla un


sentido de confianza básica tanto en él mismo como en el mundo que lo rodea,
representado por la madre, ya que ésta lo recibe, posee lo que él necesita y se lo
brinda. El mundo es amable y él se siente capaz de evocar estas cualidades en el
entorno. Por el contrario, si el medio no responde a sus necesidades, lo
experimentará como enemigo y sentirá una desconfianza básica en el mundo y en sí
mismo.
Virtud: esperanza.
Agente sociabilizador: cuidador primario.

Autonomía vs. Vergüenza y Duda: (18 meses – 3 años) apoyado en la confianza


de la etapa anterior se dedica a explorar el mundo a través de sus destrezas
motoras (comienza la locomoción) y el lenguaje. Estas nuevas habilidades le
permiten explorar el mundo, poner a prueba sus ideas, sumado a esto, el aprender a
controlar los esfínteres, le permite desarrollar un sentido de autonomía e
independencia, contribuyendo a su autoestima. Pero si no logra estos avances,
aparece un fuerte sentido de la duda que le ayuda a conocer sus propios límites. Si
el niño no es alentado o bien se le ofrece una libertad sin límites, fácilmente se
generará vergüenza y duda en sus propias capacidades para manejarse en el
mundo.
Virtud: el deseo de autocontrol.
Agente sociabilizador: la madre y el padre.

Iniciativa vs. Culpa: (3 a 6 años) el niño tiene la iniciativa de probar cosas nuevas
sin dejarse abatir por el fracaso, porque ya posee mayor autocontrol, adquirió la
sensación de “poder hacer las cosas” y la extiende a la capacidad de tener
propósitos. El niño trata de aceptar responsabilidades, entra en juego el superyó lo
que le permite empezar a diferenciar lo que está bien de lo que está mal. Si no
logra cumplir con estas responsabilidades se le despiertan sentimientos de duda (es
la etapa del complejo de Edipo donde está en constante competencia con el padre
del mismo sexo) y culpa (producto de la intervención del superyó).
Virtud: el propósito.
Agente sociabilizador: la familia.

Laboriosidad vs. Inferioridad: (6 a 12 años) el niño aprende las claves de su


cultura por medio de la escuela, los adultos y niños mayores. En la escuela
desarrolla aptitudes académicas y sociales, que lo van llevando a la formación de su
autoconcepto en la comparación con sus pares. Si aprende las habilidades
culturales aceptables se va a sentir seguro reforzando su autoestima, de lo
contrario se sentirá inferior.
Virtud: la habilidad.
Agente sociabilizador: la escuela (pares, profesores y maestros).

Identidad vs. Confusión de Identidad (o roles): (pubertad – edad adulta


temprana) la tarea central de esta fase es adquirir un sentido coherente y estable
de sí mismo. Lo que implica definir: una ocupación o vocación, valores o una
religión (en qué creer y para qué vivir), una identidad sexual.
Si no logra definir sus roles en la sociedad a partir de la pregunta ¿Quién soy yo?
No va a poder ingresar al mundo de los adultos, pues no sabe qué papel le
corresponde en éste.
Virtud: fidelidad (a la identidad que construyó)
Agentes sociabilizadores: los pares (amigos)

Intimidad vs Aislamiento (adulto joven 20 a 40 años) al tener afianzada su


personalidad, se anima a hacer compromisos más estables con otros, incluso
desarrollar una identidad compartida: busca una pareja estable y amistades
sólidas. Además, el cuerpo está en auge para cumplir con su actividad reproductiva.
Debe buscar estar momentos íntimos para no perder individualidad. Pero si está
mucho tiempo solo después no va a poder lograr relaciones sólidas o va a sentir
soledad.
Virtud: el amor.
Agente sociabilizador: pareja- cónyuge; amigos estrechos.

Generatividad vs. Estancamiento: (40 a 65 años) se construyó una identidad en la


adolescencia, se la desarrollo y llevó a cabo en las etapas siguientes y ahora hace
una evaluación; si se siente satisfecho porque ha logrado los objetivos que se
propuso para su vida se siente satisfecho y capaz de dejar un legado. La
“generatividad” es entendida como la necesidad de enseñar lo adquirido en la
propia historia a los sucesores.
El polo opuesto es sentirse frustrado, replantearse objetivos, queda fijado en sus
fracasos y vive esta etapa como una de empobrecimiento en general.
Virtud: el cuidado (de las normas culturales generadas como propias).
Agente sociabilizador: los cónyuges y los hijos.

Integridad del yo vs. Desesperación: (65 años en adelante- senectud) en esta


última etapa, la persona examina su vida pasada, qué cosas logró, si fue fiel a sí
mismo. Al evaluar su vida “íntegra” las 7 crisis que pasó logrando el yo, el
reconocimiento de su carácter finito.
Si su evaluación es negativa experimenta una gran decepción llena de promesas
incumplidas y metas no realizadas, y se “desespera” por volver a vivirlas.
Virtud: la sabiduría
Agente sociabilizador: no hay porque es él mismo, no necesita de los demás sino que
se encuentra con sí mismo.

Teoría del Aprendizaje:

El Conductismo - Watson (1878-1958)

El conductismo es la escuela de psicología según la cual las conclusiones referentes


al desarrollo humano debían basarse en la observación de conductas observables,
y no en suposiciones sobre los motivos inconscientes ni otros fenómenos
inobservables.
Watson es considerado el padre del conductismo; y estaba convencido de que las
asociaciones bien aprendidas entre los estímulos externos y las respuestas
observables, que llamó hábitos, son la estructura fundamental del desarrollo.
Al igual que Locke, veía al infante como una tabula rasa donde después se escribía la
experiencia. Su crecimiento futuro depende enteramente del ambiente donde se
crían y de la forma como son tratados, la naturaleza o dotación genética no influye
para nada. Por eso, Watson aconsejaba a los padres empezar a educar a sus hijos
desde el nacimiento y mimarlos menos si querían inculcarles buenos hábitos.
Para esta escuela el desarrollo es un proceso continuo del cambio conductual que es
modelado por el ambiente especial de los individuos y que puede ser muy distinto
entre ellos.

Teoría del Aprendizaje Operante – Skinner

Uno de los teóricos que más ha contribuido al avance del conductismo es Skinner,
quien creía que tanto los animales como el ser humano repiten las acciones que
producen resultados positivos y suprimen las que producen resultados negativos.
La respuesta Operante es aquel acto inicialmente voluntario cuya probabilidad de
realizarse aumenta o disminuye según las consecuencias que produzca.
Cualquier consecuencia de una acción que acreciente las posibilidades de que el acto
se repita es el Reforzador.
Por otro lado, el Castigo es cualquier consecuencia de una acción que la suprime o
aminora las probabilidades de que se repita.
A partir de esto, se da un tipo de aprendizaje en que las probabilidades de las
acciones voluntarias (u operantes) aumenten o disminuyan según las consecuencias
que produzcan. Este tipo de aprendizaje es el aprendizaje operante.
Para Skinner la mayor parte de los hábitos que el niño adquiere, es decir, las
respuestas que constituyen su personalidad individual, son operantes: moldeados
por sus consecuencias. Por eso, para esta teoría, el desarrollo DEPENDE sólo de
estímulos externos (reforzadores y castigos), NO de fuerzas internas como los
instintos, impulsos o la maduración biológica.

Teoría Cognoscitiva del aprendizaje social – Bandura

Coincide con Skinner en que el condicionamiento operante es un tipo importante de


aprendizaje sobre todo tratándose de animales. Pero que las personas son seres
cognoscitivos que reflexionan sobre la relación entre sus conductas y las
consecuencias, y les afecta más los que creen que sucederá, que lo que sucede en
realidad.
Para Bandura, el aprendizaje observacional es un proceso esencial del desarrollo.
Es aquel que se produce al observar la conducta de otros (modelos). Para que esto
sea posible es necesario que intervengan procesos cognoscitivos, ya que es
necesario poner atención en la conducta de un modelo, asimilar o codificar lo que
observamos para almacenar después esta información en la memoria así podemos
imitar lo observado.
Las teorías del aprendizaje sostienen el Determinismo Ambiental propuesto por
Watson, doctrina según la cual los niños son receptores pasivos del influjo del
ambiente, es decir, que llegaban a ser lo que deseaban sus padres, profesores u
otros agentes sociales. Pero Bandura, se opone a este punto de vista, sosteniendo
que los niños son seres activos y pensantes que intervienen de muchas formas en su
desarrollo. Es así que propuso el concepto de Determinismo Recíproco, según el
cual el desarrollo humano refleja una interacción entre una persona activa (P), su
conducta (C) y el ambiente (A); los nexos entre éstos son bidireccionales: el
ambiente afecta al niño pero la conducta de este también incide en el ambiente.

Teoría Cognoscitivo-Evolutiva (Piaget)

Piaget, definió la inteligencia como un proceso básico que ayuda a un organismo a


adaptarse al ambiente, es decir, la capacidad del organismo para adaptarse a su
situación inmediata. Este concepto lo desarrolló ligado al de Homeostasis que
podría definirse como la tendencia general y constante de todo organismo, al
establecimiento de un equilibrio entre sus necesidades y su satisfacción. Para él,
entonces, toda conducta responde a una necesidad, un desequilibrio, que se
busca satisfacer para lograr nuevamente un equilibrio.
Piaget comenzó a interesarse en por qué todos los niños a cierta edad se hacían las
mismas preguntas y cuál era el proceso por el que daban respuesta a esas
preguntas. Puso mayor énfasis en las respuestas erróneas.
Al interrogar a los niños con el método clínico, empezó a darse cuenta de que había
un proceso subyacente que hacía que respondieran todos de la misma manera y
cometiendo los mismos tipos de errores. Las respuestas no eran cuantitativamente
diferentes, no había diferencia entre la cantidad de respuestas incorrectas, los
niños de corta edad no son menos inteligentes; sino que las respuestas eran
cualitativamente diferentes, daban cuenta de procesos de pensamiento totalmente
distintos.
Conforme los niños van madurando, adquieren “estructuras cognoscitiva” o
esquemas cada vez más complejos que les sirven para adaptarse a su entorno. Un
esquema es un patrón organizado de pensamientos o acciones con los que se
afrontan o se explican algunos aspectos de la experiencia, es decir, que es una
estructura que existe en la mente del individuo mediante el cual se organiza e
interpreta la información.
Cuando aparecen experiencias nuevas, el niño, las interpretará en función de sus
esquemas cognoscitivos actuales, si éstas son adecuadas, se da el proceso de
adaptación por asimilación, donde hay una internalización o incorporación de las
experiencias nuevas a las estructuras cognitivas existentes.
Pero pueden darse contradicciones, que Piaget llamó desequilibrios, entre sus
esquemas previos y los hechos, comprenderá entonces que debe revisar su esquema
para acomodar o modificar sus esquemas existentes para que se ajusten mejor a la
nueva experiencia. Este proceso de adaptación por acomodación implica una
modificación de los esquemas cognitivos actuales para adaptarlos a las nuevas
experiencias.
Cundo las nuevas experiencias chocan con los esquemas previos, que no pueden
explicarlas, se produce un desequilibrio que lleva a la modificación de los mismos
para que se ajusten a la realidad y es allí donde se produce el aprendizaje.
La maduración biológica cumple un papel importante porque a medida que se
desarrolla el cerebro y el sistema nervioso, aumenta la capacidad del niño para
crear esquemas cognoscitivos más complejos.

Piaget habla de una secuencia invariante del desarrollo que son una serie de
cambios que ocurren en determinado orden, porque cada unos es condición
necesaria del siguiente. Está constituida por cuatro etapas:

Período Sensorio-Motor: (0 a 2 años) el infante se vale de sus capacidades


sensoriales y motoras para explorar el ambiente y conocer sus aspectos básicos. La
conducta es solamente motora, no tiene representación interna de los
acontecimientos.
En un principio, el niño es egocéntrico, toma todo referido a sí mismo y al propio
cuerpo, pero este tipo de inteligencia sensorio-motriz desemboca en la construcción
de un universo más objetivo donde el cuerpo del niño pasa a ser uno más entre
otros.
La adquisición más importante en esta etapa es la noción del objeto permanente,
mediante ésta, el niño se da cuenta de que los objetos existen a pesar de que
desaparezcan de su campo perceptual, es decir, descubre que los objetos
“perduran” en el tiempo, existen aunque no los vea, los toque, etc; esto le permite
elaborar una imagen más adecuada de la realidad.
En esta etapa encontramos 6 estadios (cortes o fragmentos que se van atravesando
para consolidar la etapa):
Estadio I (0 a 1 mes) Mecanismos reflejos congénitos o innatos:
actividades totalmente espontáneas del organismo. Es el uso de los
reflejos innatos como el de succión que se afinan con el sucesivo
ejercicio. En cuanto a la construcción del objeto permanente capturan
su atención los objetos en movimiento, sin embargo, percibe
fundamentalmente con el tacto y no con la vista.
Estadio II (1 a 4 meses) Relaciones circulares primarias: una acción
que ha producido un resultado agradable o placentero tiende a
realizarse nuevamente. De esta repetición surgen los “hábitos
elementales”. No distingue medios de fines. En cuanto a la
construcción del objeto permanente reconoce aquellos que le resultan
familiares a través de la acción que realiza con los mismos.
Estadio III (4 a 9 meses) Relaciones circulares secundarias: se da
cuenta de que cuando repite una acción logra el mismo fin; en este
momento comienza a repetir voluntariamente sus actos que pasan a ser
intencionales. En cuanto a la construcción del objeto permanente
podemos decir que en este estadio puede seguir visualmente un
objeto en un radio de 180°.
Estadio IV (9 a 12 meses) Coordinación de esquemas de conducta
previos: la locomoción le permite una exploración activa y los enfrenta
a situaciones nuevas en las que aplica esquemas sensoriomotrices ya
adquiridos. Los esquemas que utilice dependen de la situación y el niño
es capaz de esperar para observar resultados. En cuanto a la
construcción del objeto permanente, al desaparecer un objeto de su
campo visual pierde el interés por el mismo como si éste hubiera
dejado de existir. Pero ya puede construir un todo a partir de una
porción visible del objeto. Realiza los actos con una finalidad. (ej:
alcanzar un objeto lejano).
Estadio V (12 a 18 meses) Reacciones circulares terciarias: son
conductas de búsqueda activa de algo nuevo. Es capaz de resolver
problemas mediante el tanteo y la experimentación y, si bien repite
conductas, hay variaciones en las mismas. En cuanto a la construcción
del objeto permanente, el niño ya puede recuperar un juguete, aun
cuando se lo oculte por completo siempre que sea testigo de las
maniobras de ocultamiento.
Estadio VI (18 a 24 meses) Nuevas representaciones mentales: la
imitación desempeña un papel clave en sus nuevas adquisiciones. Es
capaz de recordar y combinar mentalmente los esquemas de acción
para inventar otros nuevos. Puede descubrir causalidades entre los
hechos, pasa de las experiencias puramente motoras a una reflexión
acerca de las mismas. En cuanto a la construcción del objeto
permanente, aprende a seguir con la vista el desplazamiento visible de
un objeto pero aún no puede prever los desplazamientos que ocurren
fuera de su percepción directa.

A los 18 meses puede inferir los desplazamientos de un objeto y buscarlo o


liberarlos de todos los envoltorios. Su universo se encuentra ya formado por
objetos permanentes. El objeto se ha convertido en un sistema de imágenes
perceptuales que perdura en el espacio a pesar de sus desplazamientos.

Período preoperacional (2 a 7 años): en esta etapa el niño sigue centrado en sí


mismo; a través de la función simbólica que se manifiesta a través del lenguaje,
juego simbólico y la imitación diferida (capacidad de imitar una acción que a sido
observada antes en el tiempo), aparecen las experiencias mentales contrarias a las
prácticas del período anterior.
Es la fase de los “¿por qué?”. Preguntas que intentan averiguar la razón de ser de
las cosas. Enfoca su atención en un solo aspecto de la situación por lo que tiene una
incapacidad para invertir mentalmente el estado de las cosas: esto le da el carácter
de preoperacional a su pensamiento.
El niño afirma constantemente sin necesidad de corroborar sus afirmaciones, hasta
los 7 años es prelógico y suple la lógica con la intuición: interiorización de los
esquemas sensoriomotores en forma de imágenes representativas sin coordinación
racional.
Las características del pensamiento en esta etapa son el Animismo (todas las cosas
son vivas y dotadas de intensión) y el Artificialismo (creencia de todas las cosas
son construidas por el hombre).

Operaciones concretas: (7 a 12 años) El pensamiento preoperacional se transforma


en operaciones concretas en la medida que van existiendo sistemas de conjunto que
son a la vez componibles y reversibles, es decir, aparece la movilidad, flexibilidad y
reversibilidad del pensamiento. Aplica principios lógicos a situaciones reales en
el aquí y ahora.
Aparece la concentración individual cuando el niño trabaja solo y la colaboración
afectiva cuando hay vida común. Comprende los puntos de vista ajenos y busca
argumentación para los propios.

Operaciones formales: (12 años en adelante) Durante este período las operaciones
lógicas comienzan a ser transpuestas al plano de las ideas. El adolescente construye
sistemas y teorías a partir de la elaboración de ideas generales y construcciones
abstractas. Se interesa por problemas que van más allá del campo inmediato de su
experiencia.
Aparece el pensamiento hipotético deductivo que subordina lo real al ámbito de lo
posible; al poder formular hipótesis el joven logra ponerse en el punto de vista del
adversario y deducir sus implicaciones aunque no las comparta.
Teoría de las Influencias Socioculturales – Lev Vygotsky

Piaget no tuvo en cuenta los factores sociales y culturales que influyen en el


desarrollo humano, en cambio, esta teoría se centra en cómo la cultura influye en el
desarrollo y es transmitida de generación en generación. Vygotsky no consideraba a
los niños como exploradores independientes que hacen descubrimientos por sí solos,
sino que el desarrollo cognoscitivo era una actividad mediada por la sociedad.
Desde este punto de vista, las destrezas nuevas que adquirían los niños al
interactuar con miembros más conocedores y competentes, son propias de su
cultura no estructuras cognoscitivas universales.
Teoría del procesamiento da la información

La idea de Piaget de que el crecimiento cognoscitivo avanza por una secuencia


invariable de etapas ha sido objeto de crecientes ataques, entre ellos, es el de los
teóricos del procesamiento de la información.
Para esta teoría del procesamiento de la información la mente humana se asemeja a
una computadora que recibe información, la procesa, y la convierte en salida o en
respuestas.
Así, el desarrollo cognoscitivo consiste en los cambios relacionados con la edad que
ocurren en el Hardware de la mente (cerebro y sistema nervioso periférico) y en el
Software (procesos mentales como la atención, percepción, memoria y estrategias
de resolución de problemas).
La maduración biológica del cerebro y del sistema nervioso, contribuyen
decisivamente al desarrollo cognoscitivo porque permiten que se procese más rápido
la información. Además, las estrategias del niño se ven profundamente afectadas
por sus experiencias: el tipo de problemas que se les planteen, el tipo de enseñanza
y las habilidades juzgadas importantes en su cultura, etc.
Esto teóricos proponen que el desarrollo cognoscitivo es un proceso continuo que no
se realiza por etapas, para ellos consiste en cambios cuantitativamente pequeños
más que en grandes cambios cualitativos.

Tanto Piaget como los teóricos del procesamiento de la información afirman que el
desarrollo intelectual está influido por las fuerzas de la naturaleza (maduración
biológica) y la crianza (el ambiente). Hay otras teorías que coinciden con esto pero
se centran más radicalmente en uno de los aspectos. La Etología se centra en la
dimensión biológica del desarrollo y la Teoría de los Sistemas Ecológicos pone en
relieve la función que tienen los contextos en los resultados del desarrollo.

La Teoría Etológica – Gesell

La etología es el estudio de las bases bioevulucionistas de la conducta y el


desarrollo.
En una postura radicalmente contraria a Watson, Gesell estaba convencido de que
los niños “florecen” como plantas siguiendo un patrón y un cronograma fijado por
sus genes, por lo que la crianza tiene poca importancia. Estas afirmaciones tan
extremistas, tienen su origen en la Teoría de la Evolución de Darwin: cuya
suposición principal es que los miembros de todas las especies nacen con conductas
“biológicamente programadas” que son producto de la evolución y adaptativas en el
sentido de que favorecen la supervivencia. Estas características han evolucionado
mediante el Proceso de Selección Natural según el cual los individuos con mayores
capacidades adaptativas sobrevivirán y transmitirán los genes de estas conductas a
las generaciones sucesivas; los que carecen de estas capacidades de adaptación
terminarán extinguiéndose.

Bowlby es quien aplica la teoría etológica al estudio del hombre; y afirma que el niño
muestra gran diversidad de comportamientos programados que favorece un tipo
especial de experiencia y ayudará al individuo a sobrevivir y alcanzar un desarrollo
normal. Estos comportamientos garantizan entonces que se satisfagan sus
necesidades primarias y que tengan suficiente contacto con otras personas para
establecer apegos emocionales básicos.
Los etólogos reconocen que el desarrollo no se daría sin el aprendizaje; pero que el
valor adaptativo de éste se remonta a un período de la historia de la evolución.
Lo mismo que Freud, los etólogos están convencidos de que las experiencias
tempranas son muy importantes. Mencionan la existencia de “períodos críticos”
para adquirir algunos atributos, es decir, que hay un lapso limitado durante el cual
los organismos en desarrollo están biológicamente preparados para mostrar ciertos
patrones adaptativos, siempre que reciban el estímulo apropiado. Para muchos
etólogos la designación “períodos sensibles” es más acorde al desarrollo humano, e
indica el momento óptimo para que surjan determinadas competencias o
comportamientos y en el cual el individuo es sumamente sensible a los influjos
ambientales. Sin embargo, es posible que el desarrollo ocurra fuera de un período
sensible pero es más difícil de favorecerlo.

La teoría de los Sistemas Ecológicos – Bronfenbrenner


Esta teoría afirma que los rasgos biológicos del individuo interactúan con el
ambiente para modelar el desarrollo y ofrece un análisis detallado de los factores
ambientales.
Bronfenbrenner empezó suponiendo que los ambientes naturales son el principal
elemento que afecta a las personas en desarrollo y definió ambiente como una serie
de estructuras anidadas una dentro de la siguiente. El individuo en desarrollo vive
en una serie de sistemas ambientales que interactúan entre sí y con el individuo
para influir en su desarrollo.
El Microsistema: es la capa ambiental más interna y refiere a las
actividades e interacciones que ocurren en el ámbito inmediato al
individuo. Son contextos verdaderamente dinámicos del desarrollo,
donde cada cual influye a todos los demás integrantes y a la vez es
influido por ellos.
El Mesosistema: es la segunda capa o contexto, y designa las
conexiones o interrelaciones entre los microsistemas. De esta manera,
el desarrollo se optimiza mediante nexos sólidos y de soporte; si no
brindan sostén surgen los problemas.
El exosistema: es la tercera capa ambiental, constituida por los
contextos de los cuales ni el niño ni el adolescente forman parte, pero
pueden repercutir en su desarrollo.
El macrosistema: es el contexto cultural o subcultural donde están
incrustados los microsistemas, mesosistemas o exosistemas. Se trata
de una ideología amplia y general que dicta la manera de tratar a los
niños, qué enseñarles y las metas a obtener.
El cronosistema: es la dimensión temporal del modelo de
Bronfenbrenner, y refiere a los cambios del individuo o en cualquiera
de los contextos, que son capaces de incidir en la dirección que seguirá
el desarrollo probablemente; depende de la edad del niño.

Teorías y Visión del Mundo


Modelo Mecanicista: es aquel que compara a las personas con las máquinas al
considerarlas un ensamblado de partes que pueden separarse pieza por pieza;
objetos pasivos que cambian principalmente ante influencias externas; cosas que
cambian gradual o constantemente a medida que se le agregan o quitan las partes.
Los niños son entidades pasivas cuyas vías de desarrollo están determinadas
fundamentalmente por factores externos.

Modelo Organísmico: compara a las personas con otros seres orgánicos


considerándolas seres íntegros que no pueden explicarse como un mero ensamblado
de partes; son seres activos en el proceso del desarrollo; seres que evolucionan a
través de etapas bien diferenciadas (discontinuas).

Modelo Contextual: es aquel según el cual los niños son entidades activas cuyas vías
de desarrollo representan la interacción constante y dinámica entre las fuerzas
internas (naturaleza) y las fuerzas externas (crianza).

Teoría Niño Desarrollo Factor Determinante


Visión
Psicoanalítica Activo Discontinuo Naturaleza y Crianza
Organísmica
Del aprendizaje Pasivo Continuo Crianza Mecanicista
Desarrollo cognoscitivo
Activo Discontinuo Naturaleza y Crianza
Organísmica
Etológica Activo Continuo Naturaleza
y Organísmica
Discontinuo
Procesamiento deActivo
la Continuo Naturaleza y Crianza
Contextual
información
Sociocultural Activo Continuo Naturaleza y Crianza
Contextual
Sistemas ecológicosActivo y Pasivo
Continuo Crianza
y Contextual
Discontinuo
Organizadores de la Psique – René Spitz

Spitz se dedicó al estudio de los niños que quedaban sin madre en el tiempo de la
post guerra. A partir de este pone en evidencia l importancia de la relación
emocional con la figura materna para el normal desarrollo de la personalidad.
Establece que el niño nace en un estado de “desamparo” y hace un gran esfuerzo
físico por adaptarse al mundo y sobrevivir, pero no tiene los elementos necesarios
para ello por eso necesita de otro: su madre o un sustituto. El resultado de la
complementariedad entre el niño desamparado y la madre o sustituto que le permite
sobrevivir es la Díada y es la primer relación objetal. El objeto es cualquier cosa o
persona a la que se dirige la pulsión.
Si hay una privación emocional parcial porque hay un sustituto pero es inadecuado
de desarrolla una depresión anaclítica.
Si hay una privación emocional total porque sustituto es inexistente se desarrolla
un marasmo emocional.

El niño, en la medida que va descubriendo el mundo y relacionándose con él, se va


discriminando y autoconociendo. Comienza el desarrollo del yo que culmina al año y
medio de vida. Aparecen ciertos “organizadores” del psiquismo, que son pautas que
dan cuenta de que el Yo se está estructurando.

Estadio Anobjetal: la madre es para Spitz el mundo externo, pero el bebé no


diferencia el mundo externo del interno, la presencia de la ausencia, lo consciente
del inconsciente; no hay un desarrollo yoico, la madre es como su propio yo externo.
Tiene una “barrera protectora de estímulos”, es una especie de filtro psíquico que
lo protege de aquellos impulsos que todavía no puede procesar. Está constituida por
el tiempo que el niño pasa durmiendo, la inmadurez de los receptores sensoriales y
la madre. Esta barrera va disminuyendo paulatinamente hasta los 18 meses que es el
momento en que se forma el Yo.
Al tercer mes aparece el primer organizador: la sonrisa social. Se da la sonrisa del
bebé ante cualquier rostro humano en movimiento (que se encuentre a una distancia
óptima de 30 cm). La sonrisa deja de ser un reflejo gástrico, para ser una
respuesta intencional ante una configuración específica, la del rostro humano, que
reconoce gracias a un enlace entre la percepción y la memoria. El niño comienza a
discriminar el yo y el no yo; y es el inicio de las relaciones interpersonales al ser una
respuesta consciente y recíproca.

Estadio Pre-objetal o del Objeto Precursor: Hay un yo más organizado que empieza
a regular las descargas pulsionales del ello.
Se incrementa la actividad consciente y la percepción de los estímulos ambientales.
Además, adquiere la capacidad de conservar y disponer de imágenes registradas en
las huellas mnémicas.
El segundo organizador es la angustia del 8vo mes. El bebé reacciona con temor y
rechazo ante los rostros humanos extraños. Distingue entre éstos y expresa su
preferencia por el rostro materno, por eso es que en este momento se establece la
Díada.

Estadio del objeto de amor o libidinal: A nivel afectivo hay una elección del objeto
de amor: la madre, por eso hablamos de que se establece la díada, ahora la relación
es recíproca. Sus “preferencias” se trasladan al nivel perceptual, discriminando
diferentes objetos y juguetes; y éstas nos hablan de un Yo más estructurado.
En este momento comienza a imitar gestos y actitudes de otras personas y a
comprender normas y prohibiciones.
Aparece aquí el tercer organizador: el NO (18 meses) . La madre verbaliza la
palabra “no” y la acompaña de un movimiento de cabeza refiriendo a lo prohibido. El
niño lo reconoce y se lo apropia, así pasa de vivir pasivamente los retos que implican
la frustración de sus deseos y los transforma en una conducta activa: le dice “no” a
su hermano, al muñeco, etc.
La palabra “no” no representa un objeto sino que por ella el niño abstrae las
situaciones de prohibición (primer concepto abstracto). Durante esta etapa se da el
desarrollo del lenguaje y el reemplazo de la acción por la comunicación verbal.
Melanie Klein

Melanie Klein fue una continuadora de la obra de Freud. Se propone trasladar las
posibilidades psicoterapéuticas del psicoanálisis a la niñez. Para lograrlo debe
estructurar la psiquis antes de los 6 años de modo diferente a Freud; porque sin
psiquismo no hay conflictos psíquicos.
Postula la existencia de un yo y un no yo desde el comienzo de la vida. Dice que el yo
inmaduro del bebé está expuesto desde el nacimiento a la ansiedad provocada por
la innata polaridad de los instintos de vida y de muerte. Establece además la
aparición de un Complejo de Edipo temprano, al año de vida, por eso a partir de este
momento se puede analizar cualquier niño.
El objeto primario es para Klein el pecho de la madre, es lo único que existe para el
bebé. El yo se divide y proyecta hacia afuera la parte que contiene el instinto de
muerte poniéndolo en el pecho malo porque llega a experimentarse como
amenazador para el yo, dando origen a un sentimiento de persecución; da origen a la
madre mala que lo frustra cuando no atiende sus necesidades.
Por otro lado, la pulsión de vida también es proyectada en un objeto externo: el
pecho bueno, con el que el yo establece una relación libidinal; da origen a la madre
buena que es la que lo gratifica y atiende todas sus necesidades inmediatamente.
Lo descrito anteriormente corresponde también con una escisión del yo formándose
un yo bueno y un yo malo. Esto corresponde a la posición Esquizo-Paranoide (1er.
Trimestre de vida). Esquizo hace referencia a algo separado, una escisión bueno-
malo, y es paranoide porque la ansiedad es básicamente persecutoria. El objetivo
principal del bebé es tratar de guardar dentro de sí el objeto ideal bueno e
identificarse con éste, y defenderlo de los objetos malos perseguidores. La tarea
más difícil es luchar contra la ansiedad frente a la aniquilación propia de esta
posición.
El niño se relaciona con objetos parciales, ve a madre dividida en madre en madre
buena y madre mala y es su pecho no ella en totalidad.
Identificación proyectiva implica depositar partes del yo, pedazos del self en un
objeto externo: el pecho materno.
Hay una posición más evolucionada que la esquizo-paranoide, es la Posición
Depresiva. En ella el niño puede identificarse cada vez más con su objeto ideal. Al
disminuir la proyección de los impulsos malos, disminuye también el poder atribuido
al objeto malo, mientras el yo se fortifica.
En esta fase del desarrollo el bebé reconoce al objeto total y se relaciona con éste.
Reconoce a la madre como una persona total y entonces aparece la culpa porque se
da cuenta que proyectó el odio sobre la persona que ama (ambivalencia). El yo se
convierte también en un yo total.
El motivo principal de ansiedad en esta etapa es que sus propios impulsos
destructivos lleguen a destruir al objeto amado.

UNIDAD 4 DE SHEFFER
El nacimiento y el desarrollo perinatal

El ambiente perinatal es el que rodea al nacimiento, incluye el tiempo antes y


después del parto, como medicamentos y método, de parto, entorno social que se
encuentra poco después del nacimiento. Que es importante porque puede incidir en
el bienestar o el desarrollo futuro.

Proceso del parto

SI ES NATURAL: es un Proceso de 3 etapas--> La primera es la etapa del trabajo


de parto: Empieza con las primeras contracciones de la madre, en intervalos de 10-
15 min. Y termina cuando el cuello del útero se ah dilatado totalmente para que la
cabeza del feto pase por ella.

La segunda es la etapa del trabajo de parto o alumbramiento, (1/2- 1 y ½ hora o +)


Inicia cuando la cabeza ya cruza el cuello del útero y llega a la vagina. Termina
cuando termina de salir el bebe de la madre.

La tercera etapa, (5-10 min) inicia cuando termina de salir el bebe, en esta etapa el
útero se vuelve a contraer y expulsa la placenta.

SI ES POR CESÁREA: es un procedimiento quirúrgico para extraer al bebé del


útero mediante una incisión abdominal. Es necesario cuando el parto progresa con
lentitud, el feto parece estar en problemas, cuando la madre sangra por la vagina,
cuando no está en posición correcta o cuando es de cabeza muy grande.
Experiencia del bebé

Antes se creía que el nacimiento era una terrible prueba para un feto feliz,
“tortura de los inocentes”, hoy en día se considera que el feto sufre estrés al
nacer, pero que esto no es malo, ya que garantiza que el bebe nazca despierto y
listo para respirar, la producción de sus propias hormonas activadoras tienen un
valor adaptativo, pues ayudan a soportar la privación de oxigeno al aumentar la
frecuencia cardiaca y el flujo de sangre oxigenada hacia el cerebro. En fin el
nacimiento es una prueba difícil pero nada terrible.

Aspecto del bebé

En general no son atractivos para un observador informal, tienen un color azulado


debido a la privación de oxigeno mientras el parto, el paso por el canal de parto les
deja una nariz aplanada, una frente deforme. Al nacer los padres verán una criatura
de apróx 50 cm y unos 3 o 4 kg, cubierta de una sustancia pegajosa, pero aunque no
se parezca a los bebes de la tele, para sus padres es hermoso y ansían
familiarizarse con él.

Evaluación del estado del bebé

Es evaluado mediante la prueba de Apgar, revisan 5 características estándar


(frecuencia cardiaca, esfuerzo respiratorio, tono muscular, color y reflejos) y
determina si requiere asistencia médica inmediata y el estrés perinatal, permite
descubrir anomalías físicas o neurológicas. Es evaluado ni bien nace y 5 minutos
después, en esta prueba se puntúa de 0 a 10, los que reciben 7 o más indican una
buena condición física, en cambio de 4 o menos, sufren y en ocasiones necesitan de
asistencia médica para sobrevivir.

Otra prueba es la “Escala de evaluación de la conducta neonatal”, es una prueba más


sutil del repertorio del bebe y de su normalidad neurológica, luego de unos días se
controla la fuerza de 20 reflejos innatos, los cambios de estados y su reacción ante
estímulos sociales agradables. Es útil porque identifica a los niños pronto a niños
que reaccionan lentamente a experiencias cotidianas. Si su puntuación es baja indica
daño cerebral u algún problema neurológico, en cambio si tiene buenos reflejos pero
es lento o irritable ante estímulos sociales, posiblemente no reciba suficiente
estimulación divertida o agradable en los futuros meses que le permita estableces
vínculos emocionales seguros con los cuidadores.

El ambiente social del parto

Antes no se dejaba entrar al padre a la sala, y se separaba al bebe de la madre a los


pocos minutos del parto, hoy en día el parto es una experiencia inolvidable para
ambos progenitores.

La experiencia de la madre:

Los primeros minutos después del nacimiento son especiales para la madre, disfruta
plenamente del bebe, se considera que las 6-12 horas después del nacimiento
constituyen un periodo sensible para la formación de vínculos emocionales (los
fuertes lazos afectivos que los padres sienten por sus hijos). En si para la madre Un
contacto temprano más amplio con el bebe favorece el afecto hacia él y la motiva
para seguir interactuando en formas muy estimulantes para el niño. Pero que no
tengan ese contacto temprano no significa que no pueda establecer esa fuerte
relación afectiva. En conclusión el contacto temprano es una experiencia placentera
que ayuda a empezar a formar un vinculo afectivo, pero de no tener la posibilidad de
disfrutar del mismo no debe temer que surjan problemas.

Depresión posparto:

Se da cuando el parto se vuelve una experiencia negativa para la mujer, puede que
se deprima, llore, se irriten y hasta estén resentidas con su hijo. La modalidad más
benigna de este problema es “la melancolía de la maternidad”, que dura
aproximadamente 2 semanas y caracteriza casi el 50-60% de las mujeres. Una
modalidad más seria que surge en un 10% de mujeres es la “depresión posparto”, en
general no quieren al hijo y lo ven como un niño difícil, interactúan de manera menos
positiva y en ciertos casos muestran una franca hostilidad. Este tipo de presión
suele durar meses.

Las alteraciones hormonales posparto y los nuevos estreses que trae las nuevas
responsabilidades, causan probablemente los síntomas más benignos, en cambio en
una depresión más severa se puede registrar estos antecedentes: episodios
depresivos, fiestas y tabaquismo en el embarazo, un estrés más intenso que el de la
maternidad normal. El soporte social puede influir en las consecuencias posparto,
cuando no existe (sobre todo en una pobre relación con el marido) aumentan
muchísimo las probabilidades de una experiencia negativa. El apego que se establece
entre un infante y la madre que esta crónicamente deprimida, retraída y apática
tiende a ser inseguro, por lo que los niños tienden a síntomas depresivos o
problemas de conducta.

Experiencia del padre:

Para los padres al igual que las madres, el nacimiento es un acontecimiento


importante que incluye una mezcla de emociones positivas y negativas. Sus temores
crecen durante el trabajo de parto y lo describen como un momento terrible y
estresante, aunque luego se sustituyen por alivio, orgullo y alegría cuando el niño
finalmente nace.

También se advierte una especie de acaparamiento con el bebé, una gran


fascinación hacia él. Y al igual que en el lazo afectivo que forma con la madre, se
sostiene que si el padre se hace presente en el momento del parto y momentos
tempranos, favorece el afecto con su hijo, esto a su vez, hace que se sientan más
cercanos a su pareja y más parte de la familia.

Posibles problemas en el parto: son 3 las complicaciones que pueden presentarse


en el parto y afectar al desarrollo del niño, la anoxia (falta de oxigeno) y bajo peso
neonatal.

Anoxia: Falta de oxigeno en el cerebro, que puede producir daños cerebral y hasta
la muerte. Una privación de oxigeno leve durante el parto, produce que den bajo
nivel en la prueba de desarrollo motor y mental, pero alrededor de los 7 años ya
pasan de ser inadvertidas. Pero si la privación es por un tiempo prolongado puede
provocar daño neurológico y discapacidades permanentes.
El apego: es parte de la diada. Es una relación estrecha, a través de la cual se busca
la proximidad con otra persona. “la teoría del apego intenta explicar y describir la
formación, desarrollo y perdida de los vínculos afectivos desde el nacimiento hasta
la muerte” Bowlbyn (1989-1995).

Nacemos con una impronta conductora innata que va a contribuir a la formación de


la especie. Es una relación afectiva, estrecha entre dos personas, caracterizada por
un afecto mutuo y por el deseo de mantener la proximidad. No solo se baso en la
teoría ecológica, y el psicoanálisis, sino también en la teoría de control y otros.

Conducta de apego: cualquier forma de conducta que tiene como resultado el logro o
la conservación de la proximidad con otro individuo claramente identificado al que
se considera mejor capacitado para enfrentarse al mundo.

Funciones:

-Adaptativa: para los niños, los padres, para el sistema familiar y la especie. Se
mantiene próximo con quienes lo protegen y cuidan.

-Seguridad emocional: Se siente seguro ante la figura de apego: aceptado


incondicionalmente. La ausencia o pérdida de las figuras de apego es percibida como
amenazante, una pérdida irreparable, desprotección y desamparo, como situación de
riesgo. Sabe que su madre va a darle la seguridad y confianza necesaria.

El apego tiene un desarrollo. Lo denominan “base segura”, en esta denomina la


percepción del vínculo. Es base segura porque va a sentir que puede explorar el
mundo (por la locomoción a los 8 meses) y va a tener una base segura donde poder
volver.

Desarrollo de los apegos primarios

1 Fase asocial: porque ante los estímulos no discriminan a nadie.


2 Fase de los apegos indiscriminados (de 6 semanas a 7 meses): le sonríe a
todo el mundo, no tiene problemas con nadie, no tiene problemas de estar alzado.
3 Apegos específicos: (de los 7 a 9 meses aproximadamente) solo “quiere” con
mama y con nadie más. Comienza toda la conducta exploratoria del bebe. Se termina
la mielinización de la vista. Puede ver bien.
4 Fase de los apegos múltiples (de los 9 a 18 meses): se apega a otras
personas cercanas (hermanos, abuelos, etc). Cuando llega a los 18 meses, ya cuenta
con al menos 5 personas en que puede apegarse.

Tipos de apego

1 Seguro: (65-70%) ansiedad en los episodios de separación. Reencuentro con


la madre caracterizado por búsqueda de contacto y proximidad. Y facilidad para ser
reconfortados por ella.
2 Ansioso ambivalente o resistente (10-15%): exploración mínima o nula en
presencia de la madre. Reacción muy intensa de ansiedad por la separación.
Comportamientos ambivalentes en el reencuentro. Gran dificultad para ser
consolado.
3 Ansioso evitativo o elusivo (20%): escasa o nula ansiedad ante la
separación. Por la ausencia de una clara preferencia por la madre frente a los
extraños y por la evitación de la misma en el reencuentro.
4 Ansioso desorganizado (10-12%): los niños se muestran desorientados. Se
aproximan a la figura de apego con evitación de la mirada. En el reencuentro pueden
mostrar búsqueda de proximidad para repentinamente huir y evitar la interacción,
manifestando movimientos incompletos o no dirigidos a ninguna meta.

Conceptos:

-Determinante: el principal determinante de la seguridad del vínculo afectivo es la


sensibilidad de la figura de apego, entendida como la disposición de atender a las
señales del niño, interpretarlas adecuadamente y responder a ellas rápidamente a
apropiadamente, empatía.
-Calidad de apego: es el tipo de vínculo que establece son su mamá. Algunos están
plenamente seguros y relajados cerca de sus madres, mientras que otros parecen
muy ansiosos e inseguros respecto a lo que pueden esperar en el futuro inmediato.
Se han distinguido algunos factores que parecen influir en la clase de apego, tales
como el carácter o clima emocional de los hogares. Características de la figura de
apego, las condiciones personales de salud.
-disponibilidad: capacidad de la figura de apego de mantenerse accesible para
sujeto y para el niño para responderle de manera adecuada.
-confiabilidad: es la confianza del niño en la disponibilidad de la figura de apego.
-fuentes de ansiedad: entorno desconocido, persona extraña, separación de la
mamá.