Está en la página 1de 7

U.D.

1: LA INICIATIVA EMPRENDEDORA
Cuando uno se enfrenta al módulo de Empresa Iniciativa Emprendedora, una de las primeras
preguntas que se plantea es ¿de verdad quiero ser empresario? Puede que tu respuesta sea afirmativa,
porque algo dentro de ti te impulsa a crear tu propia empresa, a ser tu propio jefe, a asumir riesgos o a poner
en marcha una idea que se te ha ocurrido.

Puede ocurrir que por el contrario tu respuesta sea negativa. Sin embargo eso no quiere decir que
los conocimientos que vas a adquirir no sean útiles, sino que te van a servir también por dos razones:

- La primera es que tus inquietudes pueden cambiar con el tiempo, o que te veas influido por
las inquietudes de un familiar cercano.

- La segunda de las razones es que esta asignatura te aportará el conocimiento del


funcionamiento interno de una empresa, de sus departamentos y funciones, de las dificultades y
de las posibilidades de crecimiento de las empresas… y ese conocimiento sobre las empresas te será
útil para cuando trabajes dentro de una de ellas como trabajador por cuenta ajena.

¿Qué diferencias encontramos entre ser trabajador por cuenta ajena o propia?

1.1. El empresario a la fuerza

Es aquel empresario que decide montar una empresa porque “las circunstancias” le han llevado a ello:
“me he quedado sin empleo, en mi sector no hay trabajo ahora mismo, no paro de enviar currículums y
nadie me llama, etc.”. En este caso, una persona decide crear una empresa por “la necesidad urgente”
de encontrar trabajo, más que por convencimiento interno de querer desarrollar un proyecto empresarial
asumiendo todos los inconvenientes que supone ser trabajador por cuenta propia.

Siguiendo a Fernando Trías de Bes, para ser un emprendedor no es tan importante los “motivos” como la
“motivación interna”, entendida como la ilusión en el proyecto que nos hace luchar por alcanzarlo.

MOTIVOS Los motivos para emprender son las razones que nos llevan a crear una
empresa. Ejemplos: querer ganar más dinero, encontrar un empleo, ser
nuestro propio jefe, dejar una empresa en la que estamos insatisfechos,
ofrecer un bien o servicio a la comunidad, satisfacción personal, etc.
MOTIVACIÓN La motivación interna es la ilusión en el proyecto que nos hace luchar y no
desfallecer ante las dificultades. Esta ilusión es la dinamita que nos permitirá
continuar en el proyecto empresarial a pesar de las dificultades. Los motivos
son la chipa para comenzar, pero para darle continuidad hace falta una ilusión
enorme.

1.2. El espíritu emprendedor.

El espíritu emprendedor hace referencia a la capacidad innovadora de probar cosas nuevas o hacerlas
de una manera diferente. Innovación y espíritu emprendedor son dos ideas que van unidas si tenemos en

1
cuenta fundamentalmente la teoría de Schumpeter. Existen para este autor diferentes formas de ser
innovador:
Una posible definición de emprendedor sería: “Aquella persona que convierte una idea en proyecto

concreto, sea una empresa o una organización con fines sociales, generando algún tipo de innovación en el
entorno y con ello beneficios económicos y sociales”.

Por lo tanto, lo que caracteriza a un emprendedor es:


 Su capacidad para convertir en proyecto real una idea. El emprendedor “emprende” en el
sentido de que es activo y convierte el mundo de las ideas en realidades. El emprendedor no es
quien tiene la idea sino quien es capaz de hacerla realidad.
 El proyecto puede ser crear una empresa como una organización social, por ejemplo el fundador
de una ONG también sería un emprendedor.
 Al convertir la idea en proyecto real genera algún tipo de innovación en el entorno, lo cual
conlleva beneficios económicos y sociales tanto para el emprendedor como para el entorno.

Otra forma de definirlo sería entender empresario como la “persona que con su iniciativa y asumiendo
un riesgo crea una empresa, establece sus objetivos, la organiza y la dirige para que dichos objetivos puedan
ser cumplidos”.

En todo caso para ser empresarios existen tres requisitos legales que deben ser cumplidos:
- Ser mayor de edad.
- Tener libre disposición de sus bienes (capacidad de obrar).
- Ejercer por cuenta propia y de forma habitual una actividad mercantil.

1.3. Características personales de los emprendedores.

En el siguiente cuadro se desarrollan 8 de las características principales de un emprendedor.

2
1.4. La idea.

El proceso tecnológico, ha marcado considerablemente la evolución del mercado de trabajo en los


últimos años. A pesar de las políticas de reactivación económica y de medidas específicas de promoción de
empleo, son muchos los factores que dificultan la generación de puestos de trabajo, y por lo tanto, la
incorporación de desempleados a la vida laboral.

Una de las vías que quedan abiertas y que se muestra como más capaz de contribuir a la solución de
este gran problema es la creación de pequeñas empresas o microempresas, el autoempleo.

El proceso de generación de un proyecto empresarial tiene como punto de partida la elección del tipo
de negocio que se pretende poner en marcha, es decir, la idea.

La idea es la visión que tiene el emprendedor de su proyecto empresarial, la cual viene a resumir 4
aspectos:
A. La actividad a la que se va a dedicar: qué producto vende, en qué sector.
B. A quiénes les va a vender el producto y qué necesidad va a cubrir en ellos.
C. El porqué de la venta de ese producto, por qué le comprarán a él y no a la competencia, qué ofrece
a los clientes para que se venda el producto, qué hace que no hagan los demás, qué le diferencia.
Este aspecto se llama “propuesta de valor” o factor diferenciador.
D. Qué objetivos pretende alcanzar a corto plazo, por ejemplo un año.

3
FUENTES DE IDEAS DE NEGOCIO

Ésta puede surgir de los conocimientos personales que se tengan de un servicio o producto, de la
existencia de un mercado especialmente interesante y desabastecido, del hallazgo de un producto o servicio
nuevo, de la observación del entorno, etc.

No podemos olvidarnos de que muchos de los proyectos que se inician fracasan a lo largo de su
primer año de vida. Para evitar esto, en la medida de lo posible, la idea debe basarse en:

- Que el producto o servicio satisfaga necesidades de los futuros clientes.

- Que nuestro producto sea innovador y distinto de los que se ofrecen en el mercado.

1.5. Satisface necesidades.

Para afrontar con éxito una empresa, se debe de partir de una idea que satisfaga las necesidades
particulares de su futura clientela, dirigiendo todos los esfuerzos hacia áreas de mercado que no han sido
atendidas. Esta circunstancia es habitual allí donde ha habido cambios sociales recientes.

 En el nivel de ingresos.

4
Un aumento significativo de los ingresos personales del conjunto de la población, o de un
segmento de la misma puede generar nuevas necesidades del tipo:
o Actividades relacionadas con el cuidado personal.
o Preocupación por el mayor confort en la vivienda.
o Compra o alquiler de una segunda vivienda.
o Restaurantes y cafeterías.
o Informática y robótica personales.

 En el nivel cultural.
El aumento del nivel educativo de una población genera necesidades de actualización y
adquisición de conocimientos (idiomas, adquisición de libros, cursos especializados…). Además
las sociedades con un nivel cultural más elevado suelen ser más sensibles al respeto al medio
ambiente, generándose empresas de reciclaje, fabricación de productos ecológicos…

 En el tiempo libre.
Cada vez se da más importancia a las actividades desarrolladas durante el tiempo libre. De ahí
pueden surgir nuevos negocios: tiendas de deporte, academias de artes plásticas, música, baile…

 En la esperanza de vida.
Gracias a los avances científicos se ha conseguido alargar la vida de las personas generando
nuevas necesidades orientadas a las personas de la tercera edad: residencias, viajes, actividades
recreativas…

 En la forma de vida.
El desarrollo económico de un país va unido al incremento del número de mujeres que trabajan
fuera de casa. Esto genera nuevas necesidades como guarderías, servicio doméstico, alimentos
de fácil preparación…
También ha cambiado la estructura de la unidad familiar, surgiendo nuevas formas de
organización (personas que viven solos, unidades más pequeñas…) que generan otras
necesidades específicas: apartamentos amueblados, centros de actividades recreativas…

 En los miedos de la población.


Un aspecto que se muestra creciente en nuestra sociedad es la inseguridad. Ello provoca nuevas
necesidades que pueden generar nuevas empresas: alarmas, puertas blindadas, seguridad en
edificios, nuevas modalidades de seguros…

 En el mercado de trabajo.
Una sociedad que ve aumentar el número de desempleados, se encuentra también con nuevas
necesidades: empresas de trabajo temporal, centros de orientación profesional, centros de
enseñanza en distintas cualificaciones…

 En el entorno energético.
La escasez creciente de los recursos energéticos da lugar a nuevas iniciativas empresariales en
campos como fuentes de energía alternativa o búsqueda de métodos novedosos para reducir el
consumo energético.
1.6. Factor diferenciador.

Los expertos en creación de empresas coinciden en que lo importante en la idea de negocio no es el


producto que se va a vender, sino la propuesta de valor que hay detrás. Existen emprendedores
enamorados de sus productos pero que no saben exactamente cuál es el factor diferencial de ellos con
otros productos del mercado. Podríamos responder a algunas de estas preguntas para saber cómo
diferenciar nuestro producto.

¿Por qué se va a vender?


¿Qué tiene distinto de la competencia?
¿Qué necesidades de tus clientes cubre?
¿Qué beneficios aporta?...

5
No hay prácticamente ningún producto en el mercado que no pueda ser diferenciado de los demás de
alguna forma atractiva o ventajosa. Las pequeñas empresas que realmente triunfan explotan, con muy pocas
excepciones, alguna ventaja competitiva distinta y comunicable. Son precisamente las pequeñas empresas
las que mejor pueden adaptarse y responder las necesidades de grupos específicos.

A la hora de plantearnos la idea de negocio no podemos perder de vista nuestro principal objetivo:
obtener un beneficio empresarial; la única forma de conseguirlo es haciendo que nuestros consumidores
compren nuestro producto. En esa decisión de compra intervienen una serie de condicionantes de tipo
económico, práctico, estético, técnico, psicológico o social.

 Factores económicos:
El precio puede ser determinante a la hora de que un cliente se decida por un producto (no sólo es
un factor diferenciador el precio asequible, sino que con un precio más elevado seleccionamos a una
clientela concreta…).
Otra consideración de tipo económico son las condiciones de pago que se ofrecen o desarrollar
técnicas promocionales para los mismos bienes.

 Factores prácticos.
Pueden influir en la decisión de compra determinados factores de comodidad, confianza, ahorro de
tiempo y de trabajo, aunque esto suponga cierto encarecimiento del producto.
Algunos ejemplos son las tiendas de cercanía, el reparto a domicilio, los alimentos precocinados,
empresas que prestan servicio en una hora (como las fotografías de carnet…) y todos aquellos
servicios que ofrecen al cliente fidelidad y confianza.

 Factores estéticos.
Se puede introducir un valor diferenciador haciendo que el envase sea más atractivo a la clientela: el
color, la forma, el diseño del envase… pueden ser claves en la compra del producto.

 Factores técnicos.
Valorando las características técnicas de las que carecen otros productos existentes e incorporando
las necesidades de los usuarios, se puede llegar a introducir una innovación o diferenciación del
producto que los consumidores valoren especialmente.

 Factores psicológicos o sociales.


La decisión de compra de algunos clientes puede estar motivada por el deseo de obtener un prestigio
o estatus, por ir a la moda, o simplemente satisfacer una necesidad personal o colectiva.

1.7. Nuevos yacimientos de empleo.

La Comisión Europea, consciente del problema de desempleo que afecta a la mayoría de los países
de la Unión elaboró un informe que se conoce como Libro Blanco sobre Crecimiento, Competitividad y el
Empleo, pistas para entrar en el Siglo XXI. Con él trata de ofrecer un diagnostico del desempleo existen y
aportar propuestas para mejorar la situación.

El informe nos dice que hay que aprovechar el mercado interior y fomentar la adaptación de las
pequeñas empresas. Señala los sectores con mayor capacidad para generar empleo y además se plantea el
modelo futuro de desarrollo sostenible como una sociedad de mayor grado de bienestar y de menor
consumo.

1. Servicios de la vida cotidiana.


1. Servicios a domicilio.
2. Atención a la infancia.
3. Nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.
4. Ayuda a los jóvenes con dificultades.
2. Servicios de mejora de la calidad de vida.
5. Mejora de alojamientos.
6. Seguridad.
7. Transportes colectivos locales.

6
8. Revalorización de espacios urbanos.
9. Comercio de proximidad.
3. Servicios de ocio.
10. Turismo.
11. Audiovisual.
12. Valorización del patrimonio cultural.
13. Desarrollo cultural local.
14. Deporte.
4. Servicios medioambientales.
15. Gestión de residuos.
16. Gestión del agua.
17. Protección y mantenimiento de zonas naturales.
18. Reglamentación y control de la polución y las instalaciones correspondientes.