Está en la página 1de 3

IMPORTANCIA DEL AL ORATORIA EN LAS RELACIONES INDUSTRIALES

Sabido es que la comunicación entre los seres humanos es un problema que presenta varias
aristas y las más agudas de ellas suelen presentarse en el plano de la comunicación oral, con
tantos o más meollos que en la comunicación escrita, lo cual es sumamente grave dado que la
comunicación entre los seres humanos se da principalmente a través de la vía oral; la vida
cotidiana así nos lo demuestra: exposiciones en clase, clase magistral, sustentaciones de tesis,
proyectos, charlas a usuarios de un servicio, atención a clientes, discursos de cumpleaños,
inauguraciones, debates políticos, religiosos, comunicación familiar, etc.

Si se mira objetivamente a la realidad, lo primero que suele encontrarse es algo así como una
liviandad en el uso del idioma en la comunicación coloquial –lo cual conduce a su inevitable
degeneración y a la dificultad para el desarrollo de los procesos del pensamiento, toda vez que el
lenguaje es su medio de expresión– y una timidez enfermiza, con los consiguientes problemas
sicológicos de inhibición, cuando se trata de la comunicación en público. Pero no es éste el único
problema; a esto hay que agregar la frecuente presencia de voces anómalas (o, por lo menos,
inapropiadas o no entrenadas para una eficiente comunicación), así como la incorrecta dicción,
resultado de los malos hábitos idiomáticos en nuestro medio. Todo esto dificulta el desarrollo de
una comunicación eficaz, por tanto, es un meollo para el desarrollo armonioso e integral de las
personas y, por ende, de la sociedad.

Se ha dicho que el nuevo profesional del nuevo siglo, deberá desarrollar competencias, por lo
menos básicas, en tres áreas fundamentales, pilares del desarrollo personal y social en los nuevos
tiempos: Computación (por el pasmoso despliegue de la tecnología en la vida personal y social),
Inglés (como idioma extranjero predominante en el mundo globalizado) y Oratoria (en tanto el ser
humano siempre será lo que es: un ser que privilegia la vía de la comunicación verbal por sobre
todas las demás). Entonces, cabe a la universidad, a través de sus distintas escuelas, desarrollar
propuestas que pongan en juego una diversidad de métodos, procedimientos y técnicas de
enseñanza de materias como la Oratoria, tal que signifiquen una contribución efectiva a la solución
de los mencionados problemas, para bien de las personas, la sociedad y el país. Y las instituciones
educativas de nivel primario y secundario deben tomar sus previsiones para no quedarse
rezagadas.

Si usted desea:

+Ser un buen líder en su familia, empresa o sociedad.

+Aumentar su influencia, prestigio y habilidad para lograr que las cosas se realicen.

+Despertar entusiasmo entre la gente, lo cual constituye la base fundamental para un cierre
de ventas, el trabajo en equipo efectivo y la consecución de logros que nos lleven a una vida
satisfactoria, plena y feliz.

Entonces, usted necesita sobreponerse a ciertas actitudes limitantes, que llegamos incluso a
considerar “naturales” y que entorpecen nuestro desempeño en la vida.

Una de las actitudes limitantes más poderosas que existen es el temor. En muchas ocasiones,
aquello que tememos carece de bases y no es más que una mentira con apariencia de
realidad. No obstante el miedo que sentimos es tal que nos puede paralizar. Hablar en público
es un buen ejemplo de esto y que se encuentra a la cabeza de la lista de los mayores temores
del ser humano, incluso por encima del miedo a la misma muerte; a tal grado que cuando se le
pide a alguna persona de diga algunas palabras ante un auditorio llega a expresar: -“me
quiero morir”, o lo que es lo mismo: prefiere morirse antes que hablar.
Su adiestramiento y perfeccionamiento como orador puede servirle en los negocios –y en la
vida–, más que el conjunto de todas las demás cosas que usted haya estudiado. ¿Por qué?
Porque elimina la timidez y la falta de confianza en uno mismo y procura valor y aplomo para
tratar con la gente.

Sabemos que el mando generalmente corresponde a la gente que puede ponerse de pie y
decir lo que piensa.

Pensar y expresar sus ideas con claridad, efectividad y soltura, tanto en conversaciones
familiares, de amigos, de negocios, así como ante grupos más numerosos, es tal vez la
habilidad más preciada del ser humano.

Es bien conocido que el personal mejor pagado, aún en áreas tan técnicas como la ingeniería,
no es el que más conoce de ingeniería, sino aquel que además de disponer de ciertos
conocimientos técnicos; tiene la competencia para expresar sus ideas, despertar entusiasmo,
ser persuasivo y tener influencia en los demás; características esenciales de un buen líder.

Si lo que quieres es ser un buen líder en tu familia, empresa o sociedad, aumentar tu


influencia, prestigio y habilidad para lograr que las cosas se realicen o despertar entusiasmo
entre la gente, necesitas superar ciertas actitudes limitantes que llegamos incluso a
considerar "naturales" y que te entorpecen en el desempeño de tu vida.
Una de estas actitudes que debemos superar es el miedo a hablar en público, miedo que se
encuentra a la cabeza de la lista de los miedos del ser humano.
¿Y cómo superarlo? Pues perfeccionando nuestra técnica en oratoria.
¿Qué es la oratoria? La oratoria es el arte de hablar elocuentemente, de persuadir y mover el
ánimo mediante la palabra.
Una cosa es hablar, y otra bien distinta es comunicar. Hablar lo puede hacer cualquiera, pero
comunicar sólo puede alcanzarlo el que sabe cómo, por qué y para qué se dirige a otras
personas.
Un buen adiestramiento y perfeccionamiento como orador te servirá en los negocios y en
otros campos de tu vida, incluso más que el conjunto de todas las demás cosas que hayas
estudiado, porque eliminas la timidez y la falta de confianza en ti mismo, es aquí donde radica
parte de la importancia de la oratoria.
“Para que los demás te crean y confíen en ti, primero tienes que creer y confiar en ti mismo",
afirma Manuel Campo Vidal
Además, lo más importante no es lo que dices sino cómo lo dices. Sólo el 7% de la
comunicación entre dos personas se realiza mediante "las palabras", según un estudio
realizado por Albert Mehrabian psicólogo estadounidense de origen armenio, y profesor en la
universidad de UCLA, un 38 % de las personas se comunican mediante la voz y todos sus
componentes (volumen, entonación…) y el 55 % restante se lleva a cabo a través del lenguaje
corporal (gestos, posturas, mirada…)
En los negocios, o cualquier otra actividad de interrelación, la forma en que hablemos, en que
nos comuniquemos, será el patrón por el cual se nos juzgará, se nos aceptará o rechazará.
Tienes que pensar que es lo que quieres lograr con la intervención, el tener esto claro
determinará la forma en la cual se va a transmitir el mensaje ya que existen diferentes formas
de comunicación y dependiendo de lo que se quiera lograr se debe ajustar el discurso.
Es fundamental hablar con orden, con claridad, con entusiasmo, con persuasión, en
resumidas cuentas, con eficacia.
La escuela Europea de dirección y empresa, EUDE, es consciente de las competencias
actuales que necesita un buen profesional y que reclaman las empresas cuando buscan
futuros líderes. Es por eso que como formación complementaria a tu máster y con el objetivo
de buscar la excelencia y ayudarte a destacar profesionalmente, incorpora al programa
un módulo formativo en esta área, este curso de oratoria gratis te aportará un gran valor a
nivel profesional y, por supuesto, también a nivel personal.

Si la imagen que quieres dar de ti mismo es la de una persona que sabe adónde va, que tiene
una actitud positiva hacia la vida, ideas dinámicas y don de gentes, el lenguaje es el principal
instrumento que deberás utilizar para transmitir esa imagen a quienes te rodean.

Importancia dela oratrioa para una carrera profesional

Hace más de 50 años era poco probable que una persona común se viera en
la necesidad de hablar en público. Hoy en día, el panorama de la
comunicación oral es completamente diferente. Prepararse en ese campo
constituye uno de los pilares para el éxito profesional. No importa la carrera
que estudies, es igual de importante para cualquier aspecto de tu vida. Sobre
todo, si deseas estudiar en el extranjero, dominar la oratoria te ayudará,
incluso, a relacionarte y aprovechar tu experiencia al máximo.

En cualquier trabajo, en la universidad, en cualquier actividad extra-cátedra o


simplemente, en la interrelación diaria, con frecuencia tendrás la necesidad de
hablar con compañeros o conocidos y si bien, todo el mundo sabe comunicarse,
solo unos pocos atesoran el don de la elocuencia.

¿Qué es ser elocuente? Es despertar en tu audiencia –sea una persona o un


auditorio repleto de gente – una empatía que les permita conectarse contigo y
recibir a cabalidad tu mensaje. Hay quienes afirman que la elocuencia es una
bendición que reciben algunas personas, que es algo que “se tiene o no se tiene”.
Pero no te preocupes si sientes que “no tienes el don”, porque también es
cuestión de entrenamiento. Quienes tienen el don, necesitan menos tiempo de
entrenamiento y quienes no lo tienen, pues necesitan más tiempo, pero de
cualquier forma, si te lo propones, podrás lograr el perfecto manejo de la oratoria.
Se puede aprender a hablar persuasivamente sin que las ataduras se atraviesen en
nuestro discurso. En los tiempos que corren, saber expresarse ante otros se ha
convertido ya en una herramienta indispensable.

También podría gustarte