Está en la página 1de 4

HISTORIA CONTEMPORÁNEA

4º ESO. IES GELVES


TEXTOS PARA COMENTAR

TEXTO 1

“Si lo que nos proponemos es que, por lo menos durante una generación Alemania no
pueda adquirir siquiera una mediana prosperidad; si creemos que todos nuestros
recientes aliados son ángeles puros y todos nuestros recientes enemigos, alemanes,
austríacos, húngaros y los demás son hijos de del demonio; si deseamos que, año tras
año, Alemania sea empobrecida y sus hijos se mueran de hambre y enfermen, y que esté
rodeada de enemigos, entonces rechacemos todas las proposiciones generosas, y
particularmente las que puedan ayudar a Alemania a recuperar una parte de su antigua
prosperidad material. (...).

Si tal modo de estimar a las naciones y las relaciones de unas con otras fuera adoptado
por las democracias de la Europa occidental, entonces, ¡que el Cielo nos salve a todos!
Si nosotros aspiramos deliberadamente al empobrecimiento de la Europa central, la
venganza, no dudo en predecirlo, no tardará.”

J. M. Keynes. Las consecuencias económicas de la paz. 1919.

TEXTO 2

“La clase alta, sin embargo, dueña del poder y de la riqueza, no se dio cuenta del
peligro que amenazaba el frágil equilibrio de su posición. Los ricos se divertían
bailando el charlestón y los nuevos ritmos el jazz, el fox-trot y unas cumbias de negros
que eran una maravillosa indecencia. Se renovaron los viajes en barco a Europa, que
se habían suspendido durante los cuatro años de guerra y se pusieron de moda otros
a Norteamérica. Llegó la novedad del golf, que reunía a la mejor sociedad para
golpear una pelotita con un palo, tal como doscientos años antes hacían los indios en
esos mismos lugares. Las damas se ponían collares de perlas falsas hasta las rodillas
y sombreros de bacinilla hundidos hasta las cejas, se habían cortado el pelo como
hombres y se pintaban como meretrices, habían suprimido el corsé y fumaban pierna
arriba. Los caballeros andaban deslumbrados por el invento de los coches
norteamericanos, que llegaban al país por la mañana y se vendían el mismo día por la
tarde, a pesar de que costaban una pequeña fortuna y no eran más que un estrépito
de humo y tuercas sueltas corriendo a velocidad suicida por unos caminos que fueron
hechos para los caballos y otras bestias naturales, pero en ningún caso para
máquinas de fantasía. En las mesas de juego se jugaban herencias y las riquezas
fáciles de la posguerra, destapaban el champán, y llegó la novedad de la cocaína para
los más refinados y viciosos.”

Isabel Allende. La Casa de los Espíritus. Ed. Plaza y Janés.


Barcelona, 1992.
TEXTO 3

A medianoche (...) llegan a los pueblos pequeños los camiones con los
fascistas, acompañados , como es lógico, por los dirigentes agrarios locales,
que actúan de guías, pues si no fuera así les sería imposible saber, en la
oscuridad de la noche, donde se encuentran las casas de los dirigentes de los
sindicatos agrarios o el pequeño local donde se reúnen los dirigentes obreros
(...) Así, cuando un dirigente sale, lo hacen subir al camión, y una vez allí es
objeto de las máximas humillaciones, y esto cuando no realizan un simulacro
de fusilarlo (...)

Discurso parlamentario de G. Mattteoti, 1921

TEXTO 4

“Las ejecuciones en masa por gas empezaron en el curso del verano de 1941 y se
prolongaron hasta el otoño de 1944. Yo controlaba personalmente los ejecuciones en
Auschwitz (...).
Por “solución final" se entendía el exterminio de todos los judíos de Europa. Tenía
orden de dejar en disposición de funcionar los procedimientos de exterminio en
Auschwitz, el mes de junio de 1941 (…) Había visitado Treblinka con objeto de ver la
forma en que allí se llevaba el exterminio (...). El comandante del campo me dijo (..)
que había empleado gas monóxido y, en su opinión, sus métodos no eran muy
eficaces. Así pues, una vez mandados construir los edificios de exterminio, decidí
emplear el Ciclón B, ácido prúsico cristalizado que introducíamos en la cámara de gas
por una pequeña hendidura. Para matar a las personas que había dentro de la cámara
de gas se requerían de tres a quince minutos, según las condiciones climatológicas (...).
Ordinariamente esperábamos media hora para abrir las puertas con objeto de sacar
los cadáveres. Una vez estaban fuera, nuestro comando especial se apoderaba de los
anillos y dentaduras de oro de los cadáveres (…).
También, de vez en cuando, se realizaban experimentos con los prisioneros; entre
ellos, la esterilización y experiencias relativas al cáncer. La mayoría de personas que
morían a consecuencia de tales experimentos habían sido previamente condenadas a
muerte por la Gestapo (…).”

Declaración de Rudolph F. Hoss, comandante del campo de Auschwitz, ante el


Tribunal de Nuremberg en 1945.
TEXTO 5

“El terror sigue siendo utilizado por los regímenes totalitarios incluso cuando ya han
sido logrados sus objetivos psicológicos: su verdadero horror estriba en que reina
sobre una población completamente sometida. Allí donde es llevado a la perfección el
dominio del terror, como en los campos de concentración, la propaganda desaparece
por completo; quedó incluso totalmente prohibida en la Alemania nazi. La
propaganda, en otras palabras, es un instrumento del totalitarismo, y posiblemente el
más importante, en sus relaciones con el mundo no totalitario; el terror, al contrario,
constituye la verdadera esencia de su forma de gobierno […] matando a pequeños
funcionarios socialistas y a miembros influyentes de los partidos adversarios trataron
de demostrar a la población los peligros que implicaba la mera afiliación a esos
partidos […] como «propaganda del poder», advertía a la población en general que
resultaba más seguro ser miembro de una organización paramilitar nazi que ser un
republicano leal.”

Hannah Arendt. Los orígenes del totalitarismo.

TEXTO 6

“Mientras se me permita elegir, sólo viviré en un país en el que haya libertades


políticas, tolerancia e igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. La libertad política
implica la libertad de expresar las propias opiniones políticas verbalmente y por
escrito; la tolerancia implica el respeto por todas y cada una de las creencias
individuales. Estas condiciones no existen en Alemania, hoy. Quienes más han hecho
por la causa de la comprensión internacional, entre quienes se encuentran muchos
artistas, sufren, en ella, persecución. Todo organismo social puede desequilibrarse
psicológicamente, tal como ocurre con los individuos, en especial en tiempos difíciles.
Las naciones, por lo común, sobreviven a esas enfermedades. Tengo la esperanza de
que bien pronto la normalidad vuelva a imponerse en Alemania y de que en el futuro
sus grandes hombres, como Kant y Goethe, no sean recordados de cuando en cuando,
sino que los principios que ellos defendieron y enseñaron se tomen en cuenta en la
vida pública y penetren en la conciencia general.”

A. Einstein. Mis ideas y opiniones. Marzo de 1933.

TEXTO 7

"Lugano, sábado, 1 de abril de 1933.


Ayer llegaron nuevas noticias de Munich. Para cada salida al extranjero es necesaria la
presentación de un certificado de inculpabilidad política. (…) Malignidad estúpida en el
modo de llevar a cabo el boicoteo contra los judíos: sus tiendas han de permanecer
abiertas y han de pagar a los empleados, pero se impide a la clientela entrar en ellas, y
el que entre, pese a todo, es filmado y mostrado públicamente. Marcas amarillas en
los establecimientos judíos. Todo esto es increíblemente bestial y absurdo."

Thomas Mann. Diarios, 1918-1936.

TEXTO 8
“Auschwitz-Birkenau era un doble campo, tan amplio que solamente la alambrada
electrificada que rodeaba a Birkenau (el centro de exterminación), tenía
aproximadamente doce kilómetros; cada uno de los campos, uno a cada lado del
ferrocarril, medía unos siete kilómetros cuadrados (...) Torres de vigilancia se
levantaban a intervalos regulares a lo largo de la alambrada electrificada. Estas torres
estaban dotadas de guardias armados de las SS y de la Waffen-SS. Disponían de
reflectores que iluminaban las instalaciones por la noche.
Las cámaras de gas y el crematorio esperaban a aquellos que habían sido rechazados
en la selección para el trabajo. Éstos eran los viejos, los débiles, los tullidos, todos los
que presentaban algún síntoma de desorden mental, mujeres embarazadas y todas las
mujeres con hijos hasta unos catorce años de edad (… )
Los hombres y las mujeres aptos eran conducidos en formación y desnudos,
numerados mediante tatuajes y vestidos con un sucio uniforme de presidiario. Su
alejamiento en el futuro serían los atestados barracones de madera.
Los prisioneros que debían morir eran llevados a las cámaras de gas en los camiones.
Las antesalas de las cámaras de gas estaban disimuladas, aparentando ser unas casas
de baños (…) El Sonderkommando [la brigada especial que se encargaba de este
"trabajo"] regaba los cadáveres apartándolos y cargándolos en plataformas, que los
descendían a los crematorios que estaban en la parte inferior. Allí se realizaba la última
profanación: los dientes de oro eran arrancados de las mandíbulas yertas con alicates
e introducidos en recipientes con ácido, y el cabello que podía ser aprovechado era
afeitado de las cabezas de las mujeres.”

VV.AA. Historia Contemporánea.