Está en la página 1de 4

CAPÍTULO I

LA IMPUGNACIÓN1

En esta primera clase veremos que, en el ámbito procesal, los recursos son medios de impugnación,
de forma que abordaremos primero esta noción más amplia, en sus aspectos más importantes.

I. CONCEPTO DE MEDIOS DE IMPUGNACIÓN


Impugnar es “atacar”, “combatir”. Impugna quien está en desacuerdo con una opinión o decisión. En
el proceso, impugnar es atacar el mérito o la validez de una resolución judicial. Los medios de
impugnación son mecanismos procesales destinados a atacar, dentro o fuera del proceso, una
resolución judicial, por sus errores de juicio o de procedimiento, con la finalidad de anularla o
modificarla total (revocarla) o parcialmente.

II. FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACIÓN


¿Por qué las leyes prevén medios de impugnación? Porque se asume que los jueces no están libres de
cometer errores y como se espera que las decisiones judiciales sean acertadas, se acepta la posibilidad
de impugnarlas para permitir su revisión posterior.
Además, se le atribuye a los medios de impugnación la finalidad de unificar la jurisprudencia, de
forma que contribuyen a concretar una aspiración social de certeza y seguridad jurídicas. En Chile
esta afirmación hay que contrastarla con la eficacia relativa que el Código Civil le atribuye a la
jurisprudencia como fuente del derecho.
Finalmente, la impugnación se justifica psicológicamente: se dice que es natural a los seres humano
el estado de inconformismo y el anhelo de modificar el estado de cosas presente. Concretamente, no
es raro que frente a una decisión que se estima errónea o injusta, se tengan deseos de impugnarla.
En cuanto a los fundamentos normativos de la impugnación, se discute si impugnar es un derecho
reconocido en la Constitución Política. Algunos apuntan al derecho de petición (art. 19 N° 14° CPR)
otros al derecho a la acción, en la garantía del art. 19 N° 3 CPR. La historia del establecimiento de la
CPR demuestra que se evitó incluir en el texto constitucional la noción de debido proceso,
prefiriéndose una forma que diera más amplitud a los jueces, disponiéndose el estándar de “justo y
racional procedimiento”, que incluiría el derecho a la impugnación.
Nuestra excelentísima Corte Suprema ha fallado que uno de los elementos del debido proceso, es el
derecho de impugnación.
De la lectura literal de la Constitución (artículo 76 y ss.), no surge la impugnación formando parte de
la actividad jurisdiccional, ni de la noción del debido proceso, de hecho ni siquiera éste es
mencionado. Pero una lectura del acta de la comisión constituyente revela que a la Sesión en que se
discutió el artículo19 Nº 3 inciso 5º, fue invitado, como profesor de derecho procesal, don José
Bernales, quien al respecto sostuvo lo siguiente: “La impugnación forma parte de la noción de debido
proceso, pero ello no significa necesariamente incluir en la noción de debido proceso a los recursos
procesales, menos al recurso de apelación, y es que entiendo que es constitucionalmente posible que si
la sentencia es dictada por un tribunal colegiado no es necesario recurso de apelación, sin perjuicio de
otros medios de impugnación”.
Lo que está queriendo decir el acta de la comisión constituyente, es que no es inconstitucional un
procedimiento que no contemple recurso de apelación, que si es cuestionable la constitucionalidad
de un procedimiento que no contemple medios de impugnación y que es razonable que si la sentencia
ha sido dictada por un colegio de jueces no proceda recurso de apelación sin perjuicio de otros medios
de impugnación.
En el ámbito supranacional, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención
Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, disponen, en el ámbito penal,
que una de las garantías procesales del imputado consiste en el derecho de impugnar las resoluciones
judiciales.
Enfrentados a la pregunta entonces ¿Cuál es el fundamento normativo de la impugnación? En
síntesis: La Constitución no lo menciona expresamente; pero de su historia se desprende que la
impugnación, no los recursos, es concebida como formando parte de la noción de debido proceso,

1 Este es un resumen que no sustituye las explicaciones de las clases ni las lecturas exigidas.
consagrado en forma implícita; en los tratados internacionales vigentes y vinculantes para Chile, si
bien no se consulta el derecho a los recursos en forma específica, sin embargo, se prevé como garantía
del imputado en el ámbito procesal penal, la impugnación de las resoluciones judiciales.
En Chile, tuvimos un intenso debate, a comienzos del año 2000, sobre la constitucionalidad del
Código Procesal Penal, puesto que se decía que en el procedimiento ordinario no se contempla recurso
de apelación contra la sentencia, estimándose aquello como inconstitucional. El problema es el
fundamento normativo de una aseveración como ésta, porque en la Constitución no existe como
garantía constitucional el derecho a deducir apelación en contra de las resoluciones judiciales.
Tampoco se encuentra en forma expresa el derecho a impugnar resoluciones judiciales. Sólo por vía
interpretativa del elemento histórico, se podría llegar al menos a una conclusión provisional.
El derecho de impugnación forma parte de la noción del debido proceso para buena parte de la
doctrina y en particular para los comisionados que trataron la noción de debido proceso. De manera
que se podría tachar de inconstitucional un procedimiento que no contemplara medios de
impugnación alguno.
En el ámbito interamericano, al menos de la lectura literal del art. 8° de la Convención Americana de
Derechos Humanos, aparece que el derecho al recurso sí está consagrado expresamente en el ámbito
penal. Sin embargo, la Comisión Interamericana de DDHH ha afirmado que las áreas mencionadas
en el numeral 1 de la Convención (civiles, laborales, mercantiles, tributarias, etc.) se entienden
comprendidas por lo dispuesto en su numeral 2 (penal) (Opinión Consultiva CIDH N° 11 de 19902).
La cuestión es de gran relevancia en Chile, desde el fallo de la Corte Interamericana en el caso
“Herrera Ulloa”3 hasta el caso “Norín Catrimán”4.

III. OBJETO DE LA IMPUGNACIÓN


Se impugnan las resoluciones judiciales frente a dos grandes tipos de errores de los jueces:
A) Errores de juicio, de mérito o “de fondo”, que se comenten cuando el juez no aprecia
adecuadamente las pruebas o cuando no aplica correctamente el derecho.
B) Errores de procedimiento, que se cometen cuando el procedimiento es defectuoso (por ejemplo, el
tribunal es incompetente o se omite un trámite legal) o la sentencia contiene vicios formales (omisión
de requisitos, ultra petita, etc)
Durante el Curso y el ejercicio profesional verán que esta distinción no es tan clara como aparece a
primera vista.

IV. EL DERECHO DE IMPUGNACIÓN


¿Impugnar es un derecho? La doctrina ha discutido el punto. La impugnación sería un derecho
exigido por la idea de un debido proceso. Dicho de otra forma, no hay un proceso ahí donde no hay
una forma de impugnar las decisiones del juez.
¿Este derecho proviene del derecho de acción? Para algunos sí: es una proyección o manifestación
del derecho de exigir tutela jurisdiccional. Para otros, es un derecho autónomo del derecho de acción.
Quizás hay que apreciar la cuestión caso por caso: la apelación, en cuanto es impugnación que abre
la segunda instancia de un solo juicio, podría considerarse como una proyección de la acción ejercida
al presentar la demanda. Al demandar ejerzo la acción (derecho a exigir tutela judicial) y en ello se
subentiende o comprende el derecho a apelar de la sentencia que se dicte. Cuando apelo no ejerzo
una acción nueva sino una manifestación de la que ejercí cuando demandé. Claro que esta explicación
es redonda tratándose del demandante y deja coja la situación del demandado. Habría que sintetizar

2
Citada por Núñez Ojeda (2015), p. 21.
3
Fuentes Maureira, Claudio, Derecho a un recurso y el estándar fijado en Herrera Ulloa: una lectura hacia su compatibilidad con los
sistemas procesales acusatorios, disponible en Campus Virtual y en:
http://200.14.85.186/reformasprocesales/images/Publicaciones/Articulos%20Revistas%20Academicas/derecho_a_recurso_FuentesMa
ureira_12.pdf
4
Corte Interamericana de Derechos Humanos Caso Norín Catrimán Y Otros (Dirigentes, Miembros Y Activista Del Pueblo Indígena
Mapuche) Vs. Chile Sentencia de 29 de Mayo de 2014, disponible en Campus Virtual Blackboard y en
http://www.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/pdf/upload/sentencia-traduccion-final.pdf
la idea de acción bajo una noción que comprenda la situación del demandado: la tutela judicial. El
ejercicio del derecho a tutela judicial abarca el derecho a impugnar la decisión.
En otros casos, como ocurre cuando pido un aumento de la pensión de alimentos o pido su revisión
por ser resultado de un fraude, la impugnación se ejerce como una acción autónoma contra una
sentencia anterior, por diversas razones que ya veremos.
Veremos que la casación plantea una cuestión interesante vinculada con esto.

V. MEDIOS DE IMPUGNACIÓN
Existen diversas formas de impugnación, según sea el caso: un nuevo proceso, un incidente,
oponiendo excepciones o interponiendo un recurso.
1. Un nuevo proceso
En este caso, la ley permite ejercer una acción (autónoma) de impugnación, destinada a revertir o
anular lo resuelto por sentencia firme en un caso anterior.
Esto ocurre por diversas razones:
A) Una modificación posterior de las circunstancias que motivaron la sentencia, fundada en la noción
del rebus sic stantibus o de provisionalidad o de ley más favorable al imputado o de retroactividad de
la ley (aumento, rebaja o cese de pensión de alimentos, cambio en el régimen de cuidado personal o
de régimen comunicacional de los padres con los hijos, etc.)

B) Con posterioridad, se descubre que la sentencia es fruto de falsedades o de cohecho de jueces


(recurso de revisión, art. 810 CPC)

C) La sentencia es fruto de un proceso concentrado o urgente y como contrapeso, la ley permite una
revisión más amplia (de lato conocimiento) en un juicio posterior (interdictos posesorios, arts. 563,
573 y 581 CPC; renovación de la acción ejecutiva, art. 477 CPC y reserva de acciones y excepciones
en el juicio ejecutivo, arts. 473 y 478 CPC; el recurso de protección, art. 20 CPR “…sin perjuicio…”;
en el arrendamiento, art. 615 CPC)
En todos esos casos, hay una especial regulación de la cosa juzgada porque hay motivos poderosos
que permiten su revisión posterior.

2. La oposición incidental
En otros casos, la impugnación se obtiene en el juicio y por medio de un incidente. En este caso, se
trata de compensar la falta de bilateralidad con la que se adoptan ciertas resoluciones.
Ejemplo de ello ocurre con las actuaciones procesales que se decretan “con citación”, en que una
parte solicita un trámite y el tribunal lo concede sin oír a la otra parte, pero luego de concederlo
(“como se pide…”), se abre un plazo de 3 días para que la otra parte formule observaciones o se
oponga, y si lo hace, este incidente puede desembocar en una resolución que acoja la impugnación y
deje sin efecto la providencia original (art. 69 CPC).
Lo mismo ocurre con las medidas precautorias que se conceden sin audiencia del demandado, en que
una vez decretadas, sin escuchar al demandado, el medio que éste tiene para impugnar la medida
(alzarla) es mediante un incidente (art. 302 CPC).
3. Por vía de excepción
En otros casos, el medio de impugnación es la oposición de excepciones, en procedimientos en que
se accede a la demanda sin audiencia (sin “oír”) del demandado, como ocurre en el procedimiento
ejecutivo (arts. 441 y 464 CPC). La falta de excepciones libera al juez de dictar sentencia (art. 472).
Si se oponen excepciones, y se acogen, se declara que no ha correspondido despachar la ejecución y
se deja sin efecto la resolución que la despachó.
Lo mismo ocurre en el procedimiento de cumplimiento incidental de resoluciones (art. 234 CPC). Si
el deudor opone excepciones, impugnando la orden de cumplir el fallo, podría obtener que se deje sin
efecto la resolución que decretó el cumplimiento de la sentencia.

4. Los recursos
Finalmente, los recursos son el medio común y más importante de impugnación de resoluciones
judiciales, que se caracteriza por atacar resoluciones que no están ejecutoriadas. Veremos este tema
en el Capítulo siguiente.
Bibliografía recomendada
1. Hitters, Juan Carlos, Técnica de los recursos ordinarios, 2ª Edición, Librería Editora Platense, La
Plata, 2004, págs. 25-166.
2. Núñez Ojeda, Raúl – Pérez Ragone, Álvaro, Manual de derecho procesal civil. Los medios de
impugnación, Thompson Reuters, Santiago, 2015.
3. Ortells Ramos, Manuel, Derecho jurisdiccional II, Proceso Civil 1º (con Juan Montero Aroca y Juan-
Luis Gomez Colomer), J. M. Bosch Editor S.A., Barcelona, 1991, págs. 361-373.
4. Rivas, Adolfo, Aportes para una teoría de la impugnación, Revista del Instituto Colombiano de
Derecho Procesal, Vol. 9, núm. 9, 1990, disponible
enhttp://publicacionesicdp.com/index.php/Revistas-icdp/article/view/287/pdf y en el Campus
Virtual
5. Tavolari Oliveros, Raúl, Hacia una teoría general de la impugnación, en “Comentarios Procesales”,
Edeval, Valparaíso, 1994, págs. 37-66.

Preguntas
1. ¿Una vez firme una sentencia que condena a Juan a pagar alimentos, qué medio de impugnación
recomienda?
2. En un juicio civil que se tramita en Santiago, Pedro pide interrogar un testigo domiciliado en Arica.
El tribunal resuelve: “Como se pide, con citación. Exhórtese en su oportunidad al Juzgado de Letras
de Arica…” ¿Cómo puede impugnar la contraparte de Pedro esta resolución? ¿Puede Pedro tramitar
inmediatamente el exhorto?
3. Lea los arts. 477 y 478 del Código del Trabajo y reflexione sobre si se ajustan a los parámetros de
un “procedimiento racional y justo” o de “debido proceso” y las decisiones sobre este tema emitidas
por la Corte Interamericana de DDHH. Compare esas reglas con las de los arts. 364, 372, 373 y 374
del Código Procesal Penal. ¿Es posible, mediante recurso de nulidad (laboral) discutir los hechos
debatidos ante el Juzgado del Trabajo?