Está en la página 1de 4

ARGUMENTO DE LA ILEADA

La unidad de La Ilíada se observa desde su comienzo. Su tema es la cólera de Aquiles contra


Agamenón porque éste le arrebata la esclava Briseida a causa de la querella, provocada por el
enojo de Agamenón el cual se ve obligado a devolver a la prisionera Criseida a su padre Crises,
sacrificador de Apolo, quien protege al sacerdote diezmando los ejércitos griegos.

Por esto Aquiles se retira de la batalla mientras su madre Tetis consigue que Zeus otorgue la
victoria a los troyanos, contra la voluntad de Hera y Atenea. Los triunfos troyanos causan gran
mortandad en los aqueos y Héctor, defensor de Troya, prevalece.

Agamenón envía una embajada a Aquiles (canto IX) compuesta de Fénix, Odiseo y Áyax,
ofreciéndole ricos presentes como desagravio pero Aquiles los rechaza.

Patroclo, amigo de Aquiles, se apiada de los aqueos al ver a los más grandes héroes heridos:
Diomedes, Agamenón, Odiseo, Macaón y Eurípilo y solicita a su compañero le deje vestir sus
armas para salir al combate y amedrentar a los troyanos, engañándolos.

Aquiles concede permiso pero solo para que Patroclo rechace a los enemigos lejos de las
naves sin llegar a las murallas; y desobedeciendo, Patroclo es herido por Apolo y Euforbo y
finalmente muerto por Héctor.

El hijo de Néstor es enviado con la noticia de esta muerte a Aquiles mientras alrededor del
cadáver de Patroclo se empeña furiosa batalla. El héroe tesalio desesperado estalla
nuevamente en cólera contra Héctor y concibe pensamientos de venganza.

Sale Aquiles al combate; mata numerosos guerreros; lucha con el río Xanto o Scamandro,
quien defiende a los troyanos y quiere ahogar al héroe el cual se salva por su velocidad, su
valor y la ayuda de Hefestos que seca las corrientes del río; llega a las puertas de Troya donde
al enfrentarse con Héctor este huye alrededor de las murallas por tres veces hasta que los
dioses deciden que se ayude a Aquiles para cumplir el destino del héroe troyano cuya Moira
está señalada, como constata Zeus por medio de las balanzas de oro; (el peso de las Keres) es
muerto Héctor y Aquiles lo despoja de las armas y arrastra su cadáver, ultrajándolo.

Príamo, animado por Iris, mensajera de Zeus, resuelve ir a las tiendas de Aquiles a recuperar el
cadáver de su hijo para sepultarlo. El tesalio se apiada del anciano troyano y obligado por los
dioses devuelve el cuerpo, celebrando en seguida las exequias de Patroclo, el cual se le
aparece quejoso por no tener sepultura. En Troya se celebran las exequias solemnes de
Héctor, cuyo elogio hacen todos en trenos lamentables.

La unidad de este argumento es lo bastante poderosa para no dejar tomar cuerpo a algunos
olvidos, contradicciones o datos confusos que se insinúan. La cólera de Aquiles, primero contra
Agamenón, luego contra Héctor y el carácter del héroe cimentan fuertemente la narración y se
mantienen como tales hasta el final.

El epíteto reiterado que caracteriza al héroe, el de los pies veloces, indica relevante cualidad
física que se señala en dos ocasiones muy importantes de la obra: la huída de Aquiles ante el
río Xanto y la persecución de Héctor por Aquiles alrededor de las murallas.
ARGUMENTO DE LA ODISEA

La Odisea comienza en Grecia, años después de la guerra de Troya. Ulises( Odiseo), el rey de
Ítaca, no ha logrado volver a casa y muchos lo creen muerto, hecho que no es cierto, la diosa
Calipso lo retiene. Además Poseidón( dios del mar) no está dispuesto a dejarle volver a casa
por haber cegado a su hijo.

Mientras tanto, en Ítaca, su esposa Penélope es asediada de pretendientes que quieren


casarse con ella ahora que Ulises no está. La diosa Atenea guía a Telémaco, hijo de Ulises, para
que busque información sobre su padre.

Telémaco visita al rey Nestor en Pilos, este le recibe bien y le aconseja visitar al rey Menelao en
Esparta. Una vez allí este le informa que su padre está vivo y es prisionero de Calipso.

Mientras Telémaco está fuera los pretendientes de Penélope hacen planes para matarle a su
regreso.

En Olimpos, Atenea ruega a su padre Zeus que tenga piedad de Ulises y que haga que Calipso
lo deje marchar. Zeus accede y Ulises emprende su viaje de regreso a Ítaca.

Entonces la barca de Ulises chocará en la tierra de los feacios, donde lo ayuda Atenea haciendo
que la princesa se enamore de Ulises y convenza a sus padres para ofrecerle refugio y comida.
A cambio los feacios le piden que cuente su historia. Es aquí donde da comienzo el largo relato
de las aventuras de Ulises.

Contará como salieron de Troya y llegaron, primero, a una tierra extranjera que saquearon,
luego llegarían a la tierra de los lotófagos( donde todo el que prueba el loto se olvida de su
hogar). Llegarían después a la isla de los Cíclopes donde ciegan a Polifemo para poder huir,
hecho que provoca la ira de su padre Poseidón. Más tarde llegarían a la isla le Heolo, quien les
ayuda metiendo en un odre los vientos desfavorables que les impiden llegar a Ítaca, pero los
hombres de Ulises lo abren, cuando ya se ve Ítaca, creyendo que contenía un tesoro y vuelven
las tempestades alejándolos de su tierra. Llegarán, de este modo, a la tierra de Circe, hechicera
que convierte a algunos de sus hombres en cerdos. Ulises,con la ayuda de los dioses, consigue
devolverlos a su forma humana y permanece con Circe un año. Antes de irse, Circe le dice a
Ulises que debe hablar con Tiresias para saber el camino de regreso a casa. Ulises habla con él
y este le profetiza que llegará a Ítaca pero con muchas dificultades. También habla con sus
amigos muertos Aquiles y Agamenón y con el espiritu de su madre muerta de pena por su
ausencia.

Tendrá que pasar por las sirenas,que con su canto atraen a los hombres hacía la muerte, por
los monstruos Escila y Caribdis que matarán a seis de sus hombres. Llegarán, después a la isla
de Helios, donde, a pesar de las advertencias de no comer las vacas que allí vivían, los hombres
de Ulises lo harán y morirán todos en una tempestad. Solo Ulises se salvará llegando a la isla
de Calipso, que lo retendrá siete años.

Así termina el relato de Ulises a los feacios, que conmovidos, lo llevarán a Ítaca. Llegará
disfrazado de mendigo y con la ayuda de su hijo Telémaco matará a todos los pretendientes de
Penélope, esto provocará la ira de muchos pero la intervención de Atenea y Zeus hará que
todo vuelva a la paz.
BIOGRAFIA DE HOMERO

(Siglo VIII a.C.) Poeta griego al que se atribuye la autoría de la Ilíada y la Odisea, los dos
grandes poemas épicos de la antigua Grecia. En palabras de Hegel, Homero es «el elemento en
el que vive el mundo griego como el hombre vive en el aire». Admirado, imitado y citado por
todos los poetas, filósofos y artistas griegos que le siguieron, es el poeta por antonomasia de la
literatura clásica, a pesar de lo cual la biografía de Homero aparece rodeada del más profundo
misterio, hasta el punto de que su propia existencia histórica ha sido puesta en tela de juicio.

Las más antiguas noticias sobre Homero sitúan su nacimiento en Quíos, aunque ya desde la
Antigüedad fueron siete las ciudades que se disputaron ser su patria: Colofón, Cumas, Pilos,
Ítaca, Argos, Atenas, Esmirna y la ya mencionada Quíos. Para Semónides de Amorgos y
Píndaro, sólo las dos últimas podían reclamar el honor de ser su cuna.

Aunque son varias las vidas de Homero que han llegado hasta nosotros, su contenido, incluida
la famosa ceguera del poeta, es legendario y novelesco. La más antigua, atribuida sin
fundamento a Herodoto, data del siglo V a.C. En ella, Homero es presentado como el hijo de
una huérfana seducida, de nombre Creteidas, que le dio a luz en Esmirna. Conocido como
Melesígenes, pronto destacó por sus cualidades artísticas, iniciando una vida bohemia. Una
enfermedad lo dejó ciego, y desde entonces pasó a llamarse Homero. La muerte, siempre
según el seudo Herodoto, sorprendió a Homero en Íos, en el curso de un viaje a Atenas.

Los problemas que plantea Homero cristalizaron a partir del siglo XVII en la llamada «cuestión
homérica», iniciada por François Hédelin, abate de Aubignac, quien sostenía que los dos
grandes poemas a él atribuidos, la Ilíada y la Odisea, eran fruto del ensamblaje de obras de
distinta procedencia, lo que explicaría las numerosas incongruencias que contienen. Sus tesis
fueron seguidas por filólogos como Friedrich August Wolf. El debate entre los partidarios de la
corriente analítica y los unitaristas, que defienden la paternidad homérica de los poemas, sigue
en la actualidad abierto.

La iconografía grecorromana ha consagrado el noble rostro barbado de un anciano ciego como


el de Homero. Esta es la imagen que ha atribuido la tradición al poeta que escribió la Ilíada y la
Odisea, los dos poemas épicos con que se inaugura la literatura griega y la occidental y cuyo
vigor lírico y narrativo permanece fresco desde hace miles de años. Su nombre y sus obras han
alcanzado la gloria y alimentado mitos, narraciones y leyendas a través de los siglos,
sinquehayan perdido su fuerza original.