Está en la página 1de 2

1ER DIA DE LA NOVENA DIOCESANA 2018

Buenas tardes. Hoy comenzamos la novena en honor a la madre. Que


ella nos tome con su mano para acercarnos al mayor tesoro que es su amado
hijo Jesús.
Meditamos en este primer día de la novena: FAMILIA ES EL LUGAR
DONDE DIOS HABITA.
Para ello, nos dejamos iluminar por la primera lectura que nos invita a
amar.
¿Y cómo es este amar? Es un amor que nace de Dios. Y todo lo que
nace de Dios es fecundo. No se marchita. Crece, se multiplica. Así es el amor
de Dios. Que nos seduce. Y nos sumerge en esta lógica: la lógica de amar
como él nos ama. Con autenticidad, no a medias tintas, ni tampoco por
conveniencia. Es amor puro, es donación total que solo brota de aquel
corazón que ha nacido de Dios.
¿Qué hay en un nuevo nacimiento? Hay una muerte al hombre viejo.
Y hay un inicio a esta vida plena que Dios me regala y suscita en mi corazón.
¿No es fácil amar he? Padre cómo amo a mi hno. /hna.; que no me
escucha, que habla falsamente sobre mí. O puede ser otro ejemplo.
Cuán importante es pedirle al amado QUE AME COMO TÚ AMAS
QUE ESPERE COMO TÚ ESPERAS
QUE PERDONE COMO TÚ PERDONAS.
QUE ESCUCHE COMO TÚ ESCUHCAS.
QUE OBRE Y PIENSE COMO TÚ OBRARÍAS Y PENSARÍAS;
SENTIRNOS HABITADOS POR EL SEÑOR, es descubrirnos que aunque pecamos
Dios siempre nos levanta y está esperando que vayamos a él.
Dios habita en la vida personal cuando cedemos nuestra voluntad, afecto y
potencialidades a él. Para que él viva. Y si hay un auténtico amor a él, por consecuencia,
habrá un auténtico perdón a mi hno. Y entonces cobra vida el evangelio: amo a mi hno;
a quien veo, y amo y sirvo a Dios a quien no veo. Pero estoy convencido de que él me
habita.
Dios habita en vuestras vidas en la medida en que, como decía el salmista,
procedemos con rectitud
Practicamos la justicia,
Decimos la verdad de corazón,
No calumniamos con la lengua,
No hacemos el mal al prójimo,
No agraviamos al vecino,
De todo lo contrario, entonces el amor de Dios no habita. Entonces él no está presente.
La presencia de Dios en la vida espiritual orienta para bien los pasos que damos.
Sentirnos habitados por el Señor. Es descubrirnos que somos privilegiados por llevar este
tesoro. En nuestras vidas. Por lo tanto que este tesoro que es Jesús mismo, reavive la
gracia en sus corazones.
Sentirnos habitados por el Señor, es descubrir que como familia nos juntamos a
orar. Y por fe, creemos que el Dios todopoderoso de ante mano atiende nuestra súplica,
1ER DIA DE LA NOVENA DIOCESANA 2018

y como se complace en escucharnos, no tardará en conceder la necesidad de nuestro


corazón.
Que en esta Eucaristía reavivemos el don de su voz en nuestras vidas.
Pidamos con insistencia que cada día venga a morar en este pobre corazón pecador
sediento.
Pídanle con insistencia que venga a habitar en sus corazones. Que a veces la
flaqueza y la tibiez del corazón hacen tambalear la voz del amado.
Dios habita en todo cuanto él ha creado. Y si queremos que él venga a habitar en
nuestra vida. Rindámonos ante su presencia, para que él sea todo, en la pequeñez de
nuestro ser. Amén

También podría gustarte