Está en la página 1de 31

.

GOBIERNO REPRESENT_ATlVO
ron

J. ~TU ART MILL,

"--' ?- --
TRAD\:'ClDO AL ESPA~OL
l
....!
POR FLORENTINO GONZALEZ
l

~
"'<
r\
l

o/ VALPARAISO :
n tPRENTA Y LIBRERIA DEL ~JERCUlUO
de S. Tornero e hljos.

p 1 865.
Ellibt·o que hemos traducido al espailol, es de aqucllos
cuya lectura es innecesario recomendar a los que desean
estudiar provechosamente la teoria del gobierno represen-
tativo: el nombre del au tor es bastante recomandacion del
mérito de la obra para todos aquellos a cuya noticia ha yan
llegado las demasque él ha escrito sobre materias politi-
cas. Un libro sobre el gobie mo represen tativo, escrito por
un publicista ingles nacido y educado en el pais del go-
bierno representativo, y por un ingles cuyo nombre es
Sttw1·t Mill, Hama por estas solas circunstancias la aten-
La pl'opiedad eselusi \'CL de esta ob ru esta g•lrnntida al traùuctor cion de los que lean, con el prop6sito de adquirir ins truc-
por el m·t. 9! de la lei de 24 de julio de 183 1. cion s61ida y provechosa, un escrito politico; puesto que
el modo como el publicista britù.nico ha dilncidado las
mas importantes cuestiones econ6micas y sociales, <'Il
otras obras que son ya mui conociùas, es una garantia de
que en la que ahora damos a luz brillarâ esa misma intc-
lijrncia comvrens.iva, ese criterio scnsato y ese sentido
pro',ctico pam apreciar los feo6menos politicos, que son Jns
clotes caracteristi cas dP los publicistas ingleses en jenernl
y rie Stuart Mill en particular.
La sana y verdadera teoria del gobierno representatiro
r~lù esc ri ta en ingles, no en fran ces, por la sen ci lb ""zon
de que en los paises en donde tal gobierno ha exi!>t• lo y
::>e ha practicado, y en donùc han porlido es tuùiarse sns
ÎJ
'i

fëttümenos y fiprse sus IJrinctpws con co!1ocmuento de s y moùcrnos, cuy as con~Li t ncioncs rxamina con C"'~'
:...110 ' 0 0

causa, ~c hahla la lengua inglesa y no la franccsa. Pero r~piritu anahlico y rsc senli.Llo prùctico fJ11C u;~tJnguc ~~
tom? ùcsgraciaùamente la juvcntud de la América se ha S loS IW11SUÙOI'eS de SU p::llS.
t Ollo . d ]J'l
ha! lluaùo a huscar su instruccion poliLica en lihros fran- Daremos una l1rC\'C idea del conlelllrlo c J,lro, porqul'
CC!'C:;, lH'incipalmente en los de esos publicistas puramentP.
me ·0 r que cnal<Juicra otra cosaque putlieramos riP-
es to, .1
l'~peculat~,·os:. que invcntan formas de gobiemo para pue- cir harù conocer la importancia de él.
hlos que Jtn:.\jlnan y no para los que existen, y que pre- 1~1 ohjcto del capitula 1.0 cs aYeriguar lwsta qué punto e.
tcnùen nùaptat· los pueblos a los gohiernos, en lugarde ,osiblc escojer <•ni?'C las formas de yvbierno la que nu•jvr Jmf'dr
1
aùaptar los goiJicrnos a lus pueblos, bueno es ùeci r -sobre conveni?' a m1 Jltteblv.
este lihro algunas palabras, que esperamos ha1'Un com- En él, tenicndo en considcrncion que son los homhrc=-
prender a los discipu los de la mala escuela fran ces a la dP ose puehlo los que han de ilacer fnncionar el met~anis
llllportancia de estudiarlo, paea reformar la falsa ciencia mo crubern::lmcntal, cstahlcce tres condicioncs para que la
que han adquirido y nutrir su intelijencia con ideas mas ado;cion de la forma de gohicrno sea posible Yentnjosa-
e~a~tas del gohierno represeu La li vo y con los sanos prm- mente: t,n que el pueblo consicnta en accptnrla, o que ni
ClplOs democraticos. mcnos no sc oponga a ~n estalJiecimiento pt·escntando
Xo es. posible hacer pue:Ulo:> para los gobiernos; es, pues, o])stùculos insnperablcs: 2." que tcnl!'a la Yolunlad y la
nrccsano que. los gobiernos se hagan para los pueblos, y capacidad de hnccr loque es nrcesario para manlener la
sc haga funcwnar su mecanismo pol' hombres de esos existcncia de e:;a forma de gobierno: 3." que tenga la YO-
lJl~ehlos. aLos gobiernos sc hacen por los hombres, dice luntad y la capacidad de haccr !o que esa fol'ma de go-
~Ill!, no brola~t como una produccion de la naturaleza.» Es,. lliemo exije de él, y sin Jo cnal ella no pGldria conseguir
pues, neccsaew que se bagan por los hombres, de manet·a su fin.
•1ue los hombres puedan hacerlos funcionar, y para Jo& Estas son las condicioncs que lo:; poi!Licos especulatt,·os,
lwmhres de manera que !os hombres se interesen en coo- itwentores de gobiemos rn ,\m(·rica, no han tenido num ,L
P?t'ar a. que funcionen. De aqui se 11igue que el mejor go- en consideracion; l'alla qne lo:; ha condncido a es~alJirl'l'l'
lncmo Hlcal no serà precisamentc el mejor gobierno pam gobiernos impropios para los purlilos a que han [)ll'lCn-
nu pnehlo dado, si las conùiciones de socicdad o indivi · dido aplicarlos, y crue ha sido causa cie qne sc mantcngaJ J
<l.ualcs de esc pueblo no lo bacen apto para que haga fun-
• Ol'npados en la tan·a t'tuslrànca de adaptar los puelJlLI,.;
C!Onar con provedw de la comunidad el mccanismo a los gobiernos <]llO lian imajinado .. Kuci'lra pretcnsioH
t;ulJcrnamcntal que para rejirlo combine la Cons ti tu ci on (porque nosoll'OS tamhicn ilt'Jnos participado de ella) hl
volitica. siùo tan vana como srria la de un saslre qne fallricao.:('
Esta es una de las Yerdades que demuestra cl au tor con vc~tidos sin Lcncr en considcracion las tallas h umana:;, '
argumentas cle notabilisima lucidez y con iluslraciones tjnisicra que los hombres que existen se amoldasen a cllo:-:.
gnministradag por la historia politica de los puehlos anti En cl scgnndo capitula sc contrae el an tor a examinar
<)- - 9 --
.:ua/ cs el cl'iterio de una buena {onna de gobicnw, y en él es- riedad en algunos pueblos que hacen inaplicable a elros el uo-·
l.ablece que el mcjor criteria de una buena forma de go- bierno representativo.
bierno es la medida en que Stl aplicacion tiende a aumentat· Desde luego establece el autor que cl sal~et' obedeccr es
la d6sis de las buenas cualidades de los gobernados caler- la cualidad que principalmente hace Mbll a un pueùlo
ti \'a e in di vidualmente pat·a hacorlas con tribu ir al pro- crob.iemo representa tivo, y que un pueblo que nD
para e1 tJ .
!{rcso de la comunidad. cer es incapaz de él. Pero no se ptense pot· esto
sa 11e obede , .
No se crea por esta que Mill no tiene en cuonta el6rden, ue el Mbito do obedecer de que habla nlill, es el hablto
camo una de las primeras atenciones del gobierno. Si no q contrae el esclavo de someterse n.las 6rdenes de su
que . . 1 '1. d
establece como el mejor criteria de una buena forma de seùOr. No, la obeùtencJa de que habla es ese Ht H~? e
gobierno la medida en que su aplicacion a la s0ciedad pueda bservar los preceptos de la lei jencral dada por el lejtsla-
contribuir a conservar en ella cl 6rden 1 es porque el pro- ~or, por tener la conciencia de que le es obligatoria como·
greso implica y contiene siempre el 6rden e indi.ca una miembro de la comunidad, y no precisamente po t·quc-
sUuaci.on en que la sociedaù se mejora por el concurso constantemente una autoridad esta compeliéndolo con
armonioso de sus miembros a,cste fin, mientras el 6rden 6rdenes directas o con la fuerza a que se someta a cada
solo indica la sumision de los i nùi vi duos a las reglas es- uno de sus preceptos. E1 esclavo obedcce a una 6rden di-
tablecidas para gobernarlos, sin consideracion a la capa- recta de su sei'lor y no obra sino en virtud de ella; el ciu-
cidad de estas reglas para hacer contribuir sus cualidades dadano de un pueblo libre obra en v.irtud de la 6rden
a la m ejora de la condicion de la comunidad. No bai pro- jeneral y permanente de la lei, porque es la lei quicn lo
greso real y duradero sin 6rden; pero puede haber 6rden ordena, no porque una autoridad se lo ordeua. Esta es la
sin progreso, como en la China, en Rusia y otros pueblos diferencia entre una y otra obediencia .
semejantes, cuya civilizacion se ha detenido en el punto La lectura de este capitula y su estudio, seran mui pro-
Pn que la dejaron los que establecieron los gobiernos que Yechosos a los que busquen la verdad con bueoa fé , para
on ellos existen. convencerse de que no basta combinar en una consLitu-
El objeto del capitula 3. 0 es demostrar que cl ideal de la riou un mecanismo gubernamental cuyas parte.> estén
mcjor forma de gobierno es el gobierno representativo. arm6nicamente distribuidas, para que funcione bien en
Este prop6sito lo cumple hacienda ver de qué marrera el pueblo a que se aplica, si las conùiciones de ese pucblo
osa forma de gobiemo, aplicada a un pueblo suscepLihle Jo hacen .incapaz de tai gobiorno.
de ella, contl'ibuye mejor que otra cualqui.era al desen- En cl capilulo 5. 0 se examina etttiles debcn ser los {ttncio-
volvimiento de las facultades intelectuales y morales de nes de los cuerpos ?"eprese1ltativos.
los hombres, a despert:n· en ellos la aspiracion al progre- En él espone los motivas que hacen a éstos impropio~
so, y a darle los medios de realizarla, hacienda compatible para preparar los proyectos de lei, principalmento sobre
t>l uso de estos medios con el mas perfecto 6rden . materias especiales y para poncrlos en armonia con la"'
En el capitula 4. 0 manifiesta que hai condiciones de so- leyes vijentcs, aunque si sean mui competentes para rxa-
- 10- - 11 -
mwarlos drspucs de prcparado:;. Para c,·j tar los males . ... ï .. de l<t 111 ovnria sobre la mirtO?'W 1 1111
lm! l'lW t1e JH H 1 t1' 0 .
que rcsnltan del proccdimicnlo que esl[t en pr(Jctica para . 1 . otismo de a'Jttclla sobre eMa . Porque sr demo-
1
!lcrdm el o c e.'J! , - l
la formarion dt• lns ley es, proponc la insti tu ci on de una . . . decir el n-ohiemo de toc!os por LoLios, ~ en r
crac 1a qme1 e o . . .·.
comision lcjislativa permanente, cuyos mi r mhros sean la nwJ
cuerpe go 1)Cl·nan te 110 cs ft, r cprcscntaùa Rmo . .
Oll.t
.
,
n ombrados por cl cuerpo represcntativo, y por· !a cual " decide soberanamen te, sm dar siqulCra
esta es l a q U '" · · d 1
ser·i-nn preparados los proyectos de lei que ella tuviesc a . minoria de ser oiùa en la drscnswn e a~
ocasJOn a 1a . ,
hien o le indicasen el ejet:utivo o el cuerpo lcjislativo, y · que la conciemen de la rmsma manera que .t
cuest10nes
rcvisados los que los miembros de éstc p r·esentasrn, antes · . de que su vo:z, se escuche v su Yoto ~e cucn-
h mayol'la, ~ •
<le tomarlos en consüleracion . Adoptndo este sistema, st• te en los cuerpos deliberantes. .
rvitarian las inconsecuencias y ant inomias de la lejisla- Este es, en nuestro conccpto, el capitnlo de Intm:cs pl o-
rion, qne son tan comunes en los paises r ejidos por go- minente en el prccioso libro tJUe hem os trad uc1do,. n o
IJiernos rrprcsentativos. solamente porque en él sc enuncia y demuestra e~ta Im-
El capilnlo 6. • in.]ica cuiûes son los defeclos y peligtos del portante Yerdad, sino porq:1~ se desenvuelve un sr~ tem~L
gnbicrno rep?·esentotivo, y la manera de cor reji r los unos y de repr esentacic.n que fac1hla el que tanto _la mmon.L
eYitar, o al menos disminuir los otros. l~ l revela la pers- como la mayoria sean reprt>sentadas pro~orcwnal~ente
picacia del autor para descubri r la causa de ciertosabusos en el cuerpo gobernante; cesando asi los mconvementcs
que con frecncncia deshonran la democracia, y que pro- que trae la esclusion de las minorias en la representa-
ccden mas hien de una ùefectuosa organizacion de ella, o clan. .
de las condiciones de s0ciedad del pneblo a que se h a Esta esclusion, que todas las constituciones amerrcanas
aplicado tai forma de gobie rno. No es menos notable la consa<>ran es causa de la corrupcion de l:ls elecciones Y
0 1
fra nqueza con que declara cuales son los dcfectos que cree de los tras tcrnos que traen consigo las Juchas eleccionn-
inconej iùles. rias, ademas de tenor el resultado cierto de privar a los
Pero es en el capîtulo 7.0 , tra tando de la verdaderct y hombres mas competentes para dcsempenar la tarea del
de la fa/sa democmcia, de la representacion de todos, y de f.:Obierno, de ten er un asieoto en cl cuerpo representa Li YO ;
la 1·cpresentacion de la rnayoria solamcnte, en donrle esa porque estos no son en jeneral los candiùatos de la maya-
perspicacia y esa franqu eza aparecen en su mas lucida ria, compuesta nccesar iamentc de la parte menos cuita de
fo rma. la sociedad y propensa sicmpre a elejir a los que mas sc If'
. liai mucl10s pueblos que imajinan estar rejidos pm' "'O- 0 parecen .
h1e mos democrc'\ticos, porque una mayoria de elector~s Las minorias, irritadas por una escl usion que les arre-
cm•ia qni enes la I'Cprcseu ten en el ctJei'PO gobemanle. Et bata el medio de scr siquiera oidas en ;as del iberacionc~
an tor no Yacila eu dccir (y Jo demuest ra): que toda.~ las del gobierno, apelan muchas veces a las armas, y ponen a
dl'IIIOcracias f}t'e actualmente e.ristcn (incl usas !a anglo-sajo- la sociedad en esc triste estado de ajitncion y des6rden qm
na, cumprn y nmcricana), son fa/sas deiii0Cracias 1 m; yn- !>C llama rchelion, gnel'l'a civil, para obtcner por la fnrnP
- 12- - 13-

la in Lenrencion que se les niega en la cosa ptiblica' u le que to'lo el puehlo sea r epresentado en el cuerpo go~
ocunen al cobecbo para corromper a una parte de los elec- beruaute.
Lores de la mayoria y tomar de un modo facticio el puesto No son menos importantes y luminosas las ideas que
de ést~. Porque en estas falsas democracias, es menestet· contienen los capitulos 8.", 9.0 y 10 sobre la estension del
ser. mJCmhro de la mayoria para ser representado en el su{rajio, la eleccion directa y la manera de t'ota?'.
gob1erno; la minoria no se cuenta para nada. Es desde luego digna de toda nuesLra atencion esta pi'O-
«L~ den~ocracia as~ constituida, dice Mill, no consigne posicion: «el sufrajio no es un derecho que el individuo
con e:-.~o 111 a un el ohJeto ostensible de dar el poder a la tiene para si, es un cargo publico que el ciudadano tiene
m:1yer~a numf>rica; hacc algo mni diferente, lo dà a una que ejercer en beneficio de la comunidad.»
mayona.cte .b mayoria, que no puede ser y no es con Esta proposicion desquicia y cella por tierra muclws
frecucnc1a smo una minoria del todo.» teorias politicas basadas sobre la falsa nocion de que el
Acloptado el sis tema que propone cl publicista in"'les sufrajio es un derecilo; y com~rendemos la dillcultad qu e
cada partido politico tendra medios de ohrar lealm~nt~ habra en renunciar a elias, porque forman parte del sa-
p~ra hacerse representar en el gobierno; cada uno de ellos ber de muchos hombres polüicos adquirido con el estudio
~.Jara s~s ojos en sus hombres prominentes, que seran de algunos aùos, y segun Junius, nada hai tan di.ficil como
~avorecL.dos con el voto espontâneo de los amigos de sus renunciar a las opiniones absurdas que se han profesado
Jde.as, sm necesidad de compt·arlos; y cada uno quedara por largo tiempo.
satJsfcch~ de ~ue su voto podrâ cooperar a darle un repre- Sin embargo, nada es mas cierto: el sufrajio es el ejer-
sent~nte Jentuno de esas ideas y la intervencion que pro- cicio de una funcion que la sociedad encarga a todos
porcJ?oalmen te le corresponde en la cosa publica. Asi aquellos de sus miembros que reuuen ciertas condiciones
rPsara la corrupcion que desmoraliza al cuel·po politico y que los hacen aptos para desempeflarla en provecho de la
Pl descontento que trae consigo las revu~l tas, porq,ue comunidad. Es la funcion de un wrdadero poder de la
cesan .las causas que prodncen la una y el utro. soherania: poder del elector sobre los demas, que debe
. El Slstema de representacion que Mill desenvuelve, ha ejercerse por y para el bien de la sociedaù, no un dere-
s1do y a prop~esto al parlamento ingles por M. Hare y apo- cho que posee el individuo para si mismo y de que puede
yado por :arlos esen tores britanicos, que han demostrado disponer eomo de una casa o de cualquier otro objeto a
sus ventaJas. No dudamos que él llamara la atencion de que tiene derecho. Bolivar parece qu e comprendi0 esta
los hom~rcs politicos de América, y qu e con la misma Yerdad cnaudo estalJleci6, en la Conslituciou boli vian a ,
Luena fe. ron que han hecho el ensayo de tan tas teorias que el sufrajio era uno de los poderes de la soberania.
?.ue no tienen e~ S~l apoyo las r azones que ésta, p1·ocura- El sufrajio es el ejet·cicio de una funcion politica. aEm-
I.~tn po~m· en pt'ciC!J c~ Lan acertado sistema de rept·esenta- pero, dice Mill, el ejercicio de toda funcion politica, sea
< IOn. Ll cs la resolucwn de uno de los mas d' f '1 como elcctor, sea como representante, es el poder sobre
11 1 ICI es pro-
' l'Illas de la rlemocracia representaLiva: hallat· el meJio otro. Los que dicen que el sufrajio no es un cargo, sino
-H- -15-
rrn detec:ho, scguome~lle no h an examinado las conseCUl'll· J t fl .,·1io cargo no ùel suft·aJ:o dcrecbo} y lJllt!l'l ia
,ero e su '· . .' . . . .
t·ias a que conduce s u doctrina. Si el sufraj io es un rque aun
las mujeres eJerc1esen cl cargo de clectot, sJem-
. 1 ... 1.
<lerecho, si pertenecc al Yotante para si mismo, &cürno "urran en citas las conù1cl0nes que IauJ 1tan
1>re. que coil " ..
vitupcrarle porque lo vende, o porque lo emplea de modo d -em[)eilarlo en bien de la comunu.tad. Los mas
pata es f ..
(jUC sea ln en acojido por alguna persona a qui en i uit..ra . · ·ados radicales no pretcnùen que cl su t'aJ!O} que
exaJei . .. .
agrada r por algun motivo intercsado? A una persona no .
tl JCell
es un derecho de todo cwùadano, pueda . posee1 se sm
sc le exije q·10 solo consulte el interes püiJiico en el uso · -tas condiciones en el indi viùuo que lo eJe1·cc; no de ben
etel . l f .. Ù
(jUil ha ga de su casa, de su ren ta de tres por cienlo, y de pues asombrar sc de_ que cl cjc~·c.~cJO de su I'aJLO caryo c-
todo agucllo a que tiene derecho. A la YCrdad, un hom- penda tambien de ctertas condJCwnes.
JJL·e de!Je poseer cl sufrajio, a fin (entre otras razoncs) de Los si o-uientes capitulo:; hasta el 1(i tratan: de la dura-
pode1· protcjerse a si mismo, pero solamentc contra un cion de los cuerpos reprcsen tati vos; sobre si los miembros
tratamiento de que debe igualmente protejet· a sus con- Je éstos deben cstm· sujctos al mandato impeea tivo de los
ciudadanos} en cuanto esto dependa de su voto. » electores; de la necesidad o conveniencia de la division en
Desde que cl ::mfrajio es un cargo, y su ejcrcicio una dos e<'tmaras; de la organizacion del ejecuti vo en un gu-
funcion politica, la consecuencia es, que el modo como el bierno representativo; de los cuerpos representativos lo-
ciuda~ano ejerza esa funcion, debe set· pùblico y cstar cales; y de la nacionalidad en sus relaciones con el go-
somcttdo a la censura püblica . «Su volo, dice ;\lill, no cs hierno representativo.
una cosa abandonada a su capricho: sus dcseos persona- En ellos hemos enconteado la solucion de muchas difi-
les nada tienen que ver con él mas que con el vcredicto cultades, que nuuca han podido resolYer los demas puùli-
de ~n jurado. Es estrictamente un asu nto de deber; est:t cistas desde l\[ontesquien hasta Benjamin Constant y los
obl1gado a votar segun su opinion la mas ilusti·aJa y la rcpublicanos fmnceses de 1818, ni han sido resueltas por
mas concienzuda del bien püblico. Cualquiera que se for- ninguna de las constituciunes existentcs.
me otra idea del sufrajio, no es capaz de poseerlo· su Llamamos mui particularmente la atencion de los poli-
.. . '
espm tu se perviCrle, no se eleva por él. En lugar de abrir Licos de la América latina sobre cl con tenido del capituio
su corazon a un noble patriotismo y a la obligacion del 1G. En paises cuya poblacion cs una miscel{mea de indi-
<lebel' pù!Jii co, cl sufrajio despicrta y alimenta, en un in- viduos de nacionalidadcs curopcas, indias y africanas, cs
diviùuo semejante, la disposicion a servi rse de una fun- mas necesario q u e en ningun otro tener presentes los
elon pùblica segun su intercs, su gusto o su capricho: principios que Stuart Mill es tablcce para organizat· go-
estos son en mas pcqueila escala los mtsmos :,cn timicntos hiernos propios para rejir estas socicdades heterojéneas.
y las mismas miras de un opresor.» El estudio de la cloctrina cspuesta en cl capitulo 17 cs
No se alar:men con esto los defensorcs del sufraj io uni .. le una vital importancia para rectificar las iùeas de los
Ycrsal, consJder{mdolo en pcligro porque no sea un derce/tu. IJOlllicos americanos (inclusos los del Korte) sobre una
Stuart Mill cs tambien defensot· del sufrajio un i,·crsal; for:na de gobierno de que sc estân haciendo ensayos in-
- IG-
-17-
~·ructuosos desde la emancipacion del continente. Se tt·ata . . n rofunda de la verdad de los pl'incipios desen:uel-
·en él de los gobiernos federales representatives, y el autol' \'lCCIO p b de la reforma de muchas de las tdeas
hace notar las cualidades y defectos de las constituciones tos en la 0 ra, Y J' · li
r do parte de nuestro credo po lllW. emos
federales americana, sniza y alemana, indicando el modo ue han lorma l l. l
q d l'b. s de muchos errores en IJUe nos 1a 'ta 1c-
de mejorar los unos y cotTejir los otros. Si los arjentinos, queda o 1 re 1 t d
. .· la lectnra de los publicistas que Jan os a o
-colombianos, venezolanos y centt·o-arnericanos estudian cho mcurur t ·as escuelas pla"ados de ideas falsas a
detenidamente este capitula, meditan sobre las verdades en voga en nues I , b . . d
que contiene, se penetran de elias y tratan de ponerlas en que dan e1 colorido de la verdad con una habthdad e es-
tilo deslumbradora.
practica en sus respectives paises, podràn hacer un gt·an N tra conviccion nos inspit•a la confianza de que la
bien, los tres primeras reformando las confederaciones ues de esta obra producirà en otros el mismo resultado,
defectuosas que han formado, y los ültimos restablecien- lectura
. de ue una vez conocida lu verduù por los quo sc ocu-
do sobre bases mas s6lidas la que existia. Esas verdades
los guiaran en sus tareas con mas acierto que las que
~an e~ los negocias pùblicos ~le Améric~, trabajarân por
ponerla en practica con el mtsmo _emp~no que han em-
constituyen su actual ciencia, y los haran evitar el esco-
pleado en ensayar el error. Porque st es cterto que mucho~
llo en que se estrellan las confoderaciones: el deslinde
de nuestros politicos han obrado de mala fé y consul~ando
defectuoso de los derechos de Es lados y de los derechos de
solamente su interes persona!, trabajando por el tnunfo
la Confederacion, que es el que da lugar a las guerras que
de las falsas ideas, reconocemos quo la mayor parte las
en ellos se suscitan.
han defendido con buena fé y sinceridad, y las han con-
Hemos omitido traducir el ultimo capitula de la obra
sagrado en las leyes de su pais creyendo eu conciencia
de Mill, porque tratando del gobierno de las colonias, no
que barian su felicidad. Estos no se avel'gonzaran _de re-
i nteresa a los Estados de la América latina, que no tienen
conocer el error, porque los hombres hom·ados y smceros
ni deben tener colonias.
no se afenan a él cuando se les presentan razones eviden-
Cuando :M. de Tocqueville public6 la primera edicion
tes para correjirlo. En ellibro de Mill las encontraran,
de su obm De la democracia c1~ América, se pregllnt6 al
tanto los radicales como los consot·radores quo, creyendo
principe de Talleyrand qué pensaba sobre ese libro, y el
favorecer el triunfo de Jâ Jibertad y el progreso de la civi-
principe respondi6: Ce n'est JJas un Uv1·e, c'est nn evenement.
lizacion con la practica de sus ideas, h"'n cooperado a dar
Lo mismo crcemos que puede decirso, y talvez con mayor
a estos pais es cons ti tuciones ineptas para hacerlos mar-
razon, dellibro de Stuart Mill, cuya traduccion vamos a
char en paz y en urden a la consecucion de estos fines.
dar a luz. Es uno Je esos acontecimientos destinados a iu·
Ko hallat·ùn en este libro !argas disertaciones sobre lo!.
fluir provechosamente sobre la suerte de la humanidad.
derechos inajenables e imprescriptibles del hombre, sobre
Como tai Jo hemos considerado dcspucs de haberlo es·
si el poder se divide en tres, en cuatro o en cinco, ni so-
tudiado y meditado detenidamente sobre las verdade~
IJre otras de esas cosas en que ga~tan sn elocuencia Jo~
que conticne. A ese estudio somos deudores de una con·
autores que han senido de tes los de cnsei'lanza en nuf's-
<;oB nu·. 1·
- 18 -
!l'a:; t1Scuelas. Pero en cambio enconLrat·an t·eglas precisa5
para distribuir las funciones del poder de manet a que cl
~o!Jicmo habilite a la sociedad para conservar y mejorar
l0 que Liene, y asegure a los indiviùuos el goce de la mas
implia lilJcrtad razonable. Estas reglas o principios estùn
t'Stablccidos con razones deducidas de la naturaleza de la~
cosas y apopdos con ejemplos prâcticos, y no con hi pute- PitôLOGO.
sis arbitrarias, como las que son el fruto de la imajina-
cion enferma ùe algunos pu blicistas radicales.
No nqs avcrgoncemos de corrcjirnos: lo que cs vcrgon.
zoso cs pcrsistir en cl error despues L[UC se nos demucstra
la vcrdad con evidcncia incontestalJlc.
Los llUe mc lian h ccho el honor de ker mis cscrilos
FLOnENTI:\"O Gn:\"zM. EZ. precedentes no r ecibiràn, sin duda1 con el presente Yolù·
men una fuerte impresion ùe novedad. Por:]ue los princi·
pios son los mismos por lo!l cuales he lrabnjado dm-ante
la mayor par tc de rni vida, y much;.:s de las miras pr{tc-
ticas han sido ya desenYueltas por otros o por mf mismo.
Sin embargo, hai novedad e n agruparlas toùas juntas y
ùesplegarlas en su encadcnamiento; y Jo que e~pongo eu
~>U apoyo oflece tambien frecuentemenle, a mi en tender,
algo de nuevo. En todos los casos, algunas de mis opinio-
nes, si no son nuevas, ti emn pot· Jo pronto tan poca pro-
habilidad de encontrar un ascntimiento jeneral como si Jo
fuescn.
ille par·ece, sin embargo) segun di versos indicios y sobre
todo segun los dehaLes rccien tes sobre la r eforma del .Pat-
lamento, que los conservadores y los li berales (si puedo
continu:n denominandolos como toda via se llaman elles
rnismos) han perdido la confianza en las doctrinas politi-
cas que profes:m nominalmeute; ent: e tanto que de nin-
guno de los dos lados nadic parece haber dado un pa"o
mas para rncontrat algo mrjor. Ko obstantP, ese mejot
-20 -
tiche ser posible; no una simple transaccion que parta Tao
diferencia entre las dos doctrinas, sino algo de mas vasto
de mas comprensivo que la una o la otra, y flue, en vir~
tud de esta superioridad, pueda ser adoptado tanto por los
eonservadores como por los liberales, sin eliminar po1
csto todo loque, segun ellos, tiene realmente algun valor
en sus creencias respectivas. Cuando tantos hombres sien-
ton vagamente la necesidad de semejante doctrina, y
euando un numero tan pequeilo se lisonjea de haberla
•mcontrado, cada uno puede sin presuncion ofrecer lo
Jlns!n qué punto C3 posiblc cscojl'r' entre unn u otra forma de gobi~rnok
•1ue, en sus propias ideas (y en loque conocc de mejor de
las de otro), es capaz de concurrir a la fm·macion de esta
·ioctrina .

Todos los lralaùos espeeulativos acerca de las formas de


rr >hierno llevan la marca maso menos esclusiva de dos
"teorias opuestas en materia de iostituciones politicas, o,
para hablar con mas propiedad, de dos maneras diferentes
de concebir lo que son las inslituciones politicas.
Para algunos, el gobierno es un arte estrictamente prac-
tico, del cual nacen unicamente cuestiooes de fin y de
medios. Las formas de gobiernl>, segun ellos las conciben,
son espedientes como cualesquiera otros para alcanzar
uno de esos objetos que los hombres pueden proponerse:
un mero negocio de invcncion y de combinacion. Siendo
obra del hombre, alirman que el h omlJre es libre para ha~
cerlas o no hacerlas, y para decidir c6mo y conforme a
qué modelo han de hacerse. En este concepto, el gobie mo
es un problema que se debe tratar como cualquiera otm
cue::.tion de ncgocios. El pl'imer paso bâcia una solucion
es reconocer Cn<ll es la tarea impuesta a los gobiernos; el
segundo es averiguar qué forma de gobierno es la mas
nropia para el cumplimiento de esta tarea.
-22- -23-
(jna \'eZ penetrados de l'Slns dos idcas, y lwûiendo reco ~· or cornùinaciones igualmente temponle:t,
nocido cuCII es la forma de gobierno que encierra la mayor f<~mpo;a1cs P ciones pu eden subsrstrr
· · cuando se 11a Ilan en
v • •.
Fst.as corn 1nna - .
suma de bien c n !a menor suma de mal, ya no queJa ' . · t conformidaù al caracter y a los sentumenlof'-
suhc!Cll c . .
que hacet• sino conquistar el asentimiento de nucs tros • • y por unaa..,.rerracion sucestva, conslttuyen un
uacwna 1es, • o n .
compatl'iotas, ode aquellos a quienes destinarn os las insti- ' . • .'aptado al pucblo que Jo piJsee, pero que sen a
••olJ!Cl'llO <1u '
tuciones, a la opinion que nosotros solos nos Lemos for::: a- ::: . csforzarse cu im poneJ.I!o a un pueùlo en que la
t'Il' ano . . , .
do de elias. Hallar la mejor forma de gobierno, persuadir
natma1cza ,•. hs

' circunstanClas no lo habrmn prodncld<>
a los demas que es la mejor, y habiéndolo conseguido, e~pon tùncamcn Le. . .
exitarlos a pedil'!a, h é aqu{ el urùen de las iùeas en el ~ 0 es Jâcil dcciùir cu{tl de estas doctl'lnas sena la mas
~spiritu de los q ue adoptan este punta de vista de la mo- ai.Jsurùa, si se pudiese suponer la una o la otra como una
sofia politica. teoria esclusiva. Pero los principios que los hombres pro-
l\Iiran una constitucion (aparte la importancia respec- fesan sobre cualquier materia que se discuta, son un s ignu
ti va ùe las cosas) con los mismos ojos con que mirarian mui imperfecto de las opiniones que realmente tienen·.
un arado de vapor o una màquina de trillar. Kadie cree que todo pueblo es capaz de manejar toda es-
Pero esta doctl'ina es vi vamente impugnada. Otros lôji- pecie de insLituciones. Llévese tan adelante coma se qui e-
cos politicos se hallan tan lejos de asimilar una forma de ra la analojia de las combinaciones mecanicas, ningun
gobierno a una maquma, que la miran camo una especie hombre escoje un simple util de madera o de hierro por
de producto espontaneo, y segun ellos, la ciencia del go- el solo hecho de que sPa loque hai de mejor. Averigua si
hiemo es por deci:.-lo a si un a rama de la historia natural. él posee las conJicrones que deben acompanar a este imL
No1 dicen, las formas de gobierno no son un negocio de trumento para hacer ventajoso su empleo, y parLicular-
eleccion. Deùemos Lomarlas las mas veces como las encon- menle si los que deben scrvirse de él poseen el saber y la
Lramos. Los gobierm.s no pueden establecerse segun un habilidaù neccsarias para uLilizarlo.
plan premeditado. Los gobiernos no se hacen: brolan espon- Por otra parte 1 los que hablan de las insLituciones como
âneamenlc. Nuestro negocia con ellos, coma con los clemas Fi elias fueran una especie de organi~mo vivien te, no son
hechos del uni verso, es conocer sus propiedades natumlcs tampoco en rcalidad esos i'atalisLas polilicos por los cualcs
y adaptarnos a elias. sc dan. No pretenden que la humanidad no tenga absolu-
Las instituciones politicas de un pucJJlo son considera· lamente ninguna libertad de escojer el goùierno bajo el
rias por esta escuela como una especie de produccion ot·- rual dehe vivil·, ni que la considCJ·acion de las consecuen-
ganica de la naturaleza y de la vida de PSe pueblo; son un cias que det·ivan ùe las diferentes formas de gobierno no
producto de sus hâbitos, de sus iiJs~intos, de sus necesi- sea de nir.gun peso en la detcrminacion de la que deùe
dades y de sus àeseos incesantes, y casino son el fmto ser preferida. Pero aunque las dos escnelas, en su onosi-
de un proposito deliberado. La voluntad del pueblo no ha cion mülua, exajeran grandemente sus rcspectivns teorias,
trnido otra parte en el negocio, que ocunir a necesidades ~- aenquc nadie ~es ti t'ne estas teorias sin modificacion ,
-21- ·- 2b-
nmbas doclrinas corresponden a nna diferencia mui p 1•0 • , •. 1 d no de su simple aquicscencia, sino de su par-
J'unda entre dos maneras de pensai'. E\'identemeotc, :.un. ne~;e::.Iua ' . 1 .d d
. · · activa y dcùe acomodarse a as capaCl a es y
t 1c1pacwn '
que uoa de elias no se:~. enteramente verdade ra, sin ·dades de los hombres tales como se les encuen-
,t las ca l 1 . . .. , 1 1
embargo como no es tampoco cierto que ambas sean dei tra. Esto implica tres cond1~10nes: 1. El puel!lo a cua
lodo falsas, debemos esforzarnos en penetrar hasta su raiz sc destina una forma de gob1erno dcbe consentir en acep-
y aprovechar la surna de verdad que existe en cada una .tara,
1 0 almenos no rehusarse a ello de una manera que
de elias.
oponoo-a obstaculos iuvencibles: 2."' Debe tener
.
la voluntad
Acordémonos en primer lugar que las insti tuciones po- . la capacidad de hacer loque es necesano para mante-
liLicas (aunque esta proposicion pueda ser algunas veces ~er la existencia de ella: 3.o. Debe tener la voluntad y la
ignorada) son la obra de los hombres, y que elias delJPn 'Capacidad de hacer lo que esta forma de gobierno exije de
su orijen y toda su existencia a la voluntad humana. él y sin lo cual ella no podria conseguir su fin. Aqui la
Los hombres no las han encontrado j erminando al des- palabra hace1· cignifica abstencion tanto como accion.
pertar·sc en una manana de estio. No se parecen tampoco Este pueblo debe ser capaz de llenar las condiciones de
a los arboles que, una vez plantades, crecen siemJ>re entre- .accion y de abstencion moral que son necesarias, sea para
tan lo que los hombres duermen. En cada periodo de su mantener la existencia del goblerno establecido, sea para
existencia, la accion voluntaria del hombre las hace lo ùarle los medios de cumplir sus fines; la aptitud de un
que son . Pür tanto, pneden ser bien o mal hechas, coma gobierno a este respecta constituye su mérito.
lodas las cosas de los hombres. En s u creacion se puede Careciendo de una de estas condiciones, una forma de
haber mostrado juicio y habilidad, o hien todo Jo contra- ~oiJiemo, aunque baga concebir mui JJellas esperanzas
rio. Y ademas, si un pueblo ha omitido o si una opresion hajo oLros aspectas, no puede convenir al caso en que se
eslerior le ha impedido darse una constitucion por el pro- cncuentra este vacio.
cedimiento espcrimen tal de aplicar un col'recth·o a todos El primer obstaculo,-la repugnancia de un puPb!o pol'
los males a medida q ue aparecen, o bien a medida que una forma de gobierno,-no nccesi~a ilustmcion, porque
los que los sufren adquieren la fuet·za de resistir a ellos, Jamas se habn\ prescindiùo de tenerlo en cuen;a en teoria.
este r etardo ùcl progr·eso politico os nna o-ran
b
desventa,·a
• Es un caso que se presenta todos los dias . La fuerza es-
para el pueblo en cuestion; pem esto no prueba que Jo tranjera solamente podria decid ir a una tribu de indlos
que se ha cncontrado bueno para otros pueblos, no lo ùe la América dol Norte a someterse a Jas sujcciones de
lt::tbria sido tambien para él, o no Jo seria toda via cuando un gobierno regular y civilizado. i.o mismo podria decir-
le convi niese adoptarlo. se, aunque de un modo menos absoluto, de los barbaros
Por otra parte, es precisa acordar~e que el mecanismo que han recorrido el imperia romano. Se han necesilado
politico no obra por si mismo. Asi como todo él en su siglos enteras y un completa cambio de circunstancias
orijen fué liecho por los hombres, debe tamb1en ser ma- llara formarlos a la obediencia a sus m!smos jefes fuera
uejado por ellos, y au n por hombres ordinarios. Tiene :lel servicio militar. Hai naciones que no se someteran de
JOC. ll.EP.
- 2(j-
- 2i-
buena voluntad a otm gobierno que el de ciertas fam1lias ot·nnllo per:Oonal demasiado tiranico para rcnun-
que han teuiJo de t1empo inmcmorial el privilejio de _.,,
0
::,U"' .· ·adas y para abandonar a las leyes
proveerlas de jefes. Ciertas naciones, no podrian, sin uua las luc1ws P11" ' ,
ctar a '
-J· ùo ùc yengar sus ofensas reales o supuestas. Ln
conquisla cstranjcra, acostumbrarse a sufrir una mona1•• el cu~ a gobierno civilizado, para ser real men tc
quia ; otr~ts tienen la misma aversion a la r epùblica :-emt'J~tntc c~~~~~~ mostrarse desp6Lico hnsta un grado
llegando el obstaculo frecuentemente ltasta la impractica~ vent~JOSO,Jl o : ufrir nin..,una fiscalizacion de parte del
bilidad por el tiempo actual. eons1dcra , c, n " . · · 1 1
bi 0 e imponerlc una gran suma de sujecwn c?a .
Pero hai tambien casos en los cuales, aunque no haya pue 'l'al otro puebl",., podemos decir ' no està hecho smo para
.
aversion a una forma de gobierno, - talvez deseândola- una libertaù linütaùa y parcial, puesto que _no qUiere
un puebla no puede tener la voluntaù o la capacidad de ·oucurrir activamente con la lei y las autondades a la
llenar las condicioncs de ella. Puede ser incapaz de llcnar · de los malhechores · Un puebla que esta mas
rcpreswn
algunas de esas conùiciones que son nccesarias para man. . esto a ocultar un criminal que a aprehenderJ.o; un
d !SpU . .
tener la existcncia siquiera nominal del gobierno. ln pneblo que, como los Hindues, cometer â u_n perJUI!O para
puebla, por ejemplo, puede preferir un gobierno libre; alnu al homl1re que lo ha robaùo, mas lHen que darse cl
pero si por indolencia, indiferencia, cobardia o fa! ta de trabajo de dcponer contra él y atracrse por ello una_ ven-
espirHu publico, es incapaz de haccr los esfuerzos ncce· ~anza; un puebla en donde (como en algunas nacwnes
sarios para conservarlo; si no quiere combatir por su go. de Europa 1 y de la Europa maderna) sc pasa a la otra acc-
bierno cuando éste es directamentc atacado; si puede ser r,\ Je la calle cuando seve a un hombre ùat· de punalaùas
cl j uguctc de los ar ti fi ci os pu estos en ob ra para despojar- a otro en la via publica, porque no cs negocia suyo sino
lo de (•1; si en una hora de ùesalicnto, o de temor tempo- de la policia ocuparse de eso, y porque es mas segnro no
ral, o en un ravto de eutnsiasmo por nu in di viduo, puede ot'Uparse uno de loque no le toca; un pnel 1lo que se re
scr anastrado a ùeponer a los pics de un grande hombre bela contra una ejecucion, pero a quien no le d10ca nn
sus libertaùes, o a confiarle poùeres que le hagan capaz l"e:.mato,-semejante puebla lieue necesidad de autori-
de destruir las institucioncs, en todos estos casos ese daùes rcprcsh·as, mejor armadas que en toda otra part(•,
puebla es mas o menos impropiu para la libertad; y aun- pues que las primeras y mas indispensables conùicioncs
que de haberla poseido por algun liCmpo le hnya resulta· de una viùa civilizada no tienen olras garantias.
do bien, tarùartt estraor dinariamente en gozar de ella. Este deplorable estado de scntimicntos en un pueblo
De la misma manera, un pue:blo puede no querer o no que ha dejaùo detras de él la vida salvaje, es sin duùa
poder cumpli r las obligaciones que le impone una forma tlguna la consccuencia ordinaria de un mal gobierno an-
particular de gobierno. I.;n pueLlo grosero, aunque sca terior, que ha ensenada a los hombres a considerar la lei
sensible hasla cierlo punto a los beneficias de una socJe- romo hccha para otro objelo que para su bien, y a sus
d.ad civilizadn, pnede ser mcapaz de las sujeciones que inté1pretcs como peores enemigos que los que la vwlan
oJla demanda; sus pasiones pueùen ser demasiado r iolen- biertamente. Pero por poco dignos de vituperio que sean
- 28-
- 2()
aquellos entre quienes ha nacido semejantc modo de Pen
sar, y aunque en fin de cuentas él no pueda scr desarraj. . a no podlU . su bsistir sobre una grande estension- de
gado por un gobierno mejor, sin embargo, entre tanto m 15 ~' •· . fraccionarse incviLablemente eu p~quenos
terntouo, sm t' ·ameute independientes o umdos por
que él exista, un pueblo asi dispucsto no puede ser go. · los respec n:
princlpa< . el del fcudalismo· y esto porque el
bernado con tan poca sujecion como un pueblo cuyas l 0 tan floJO como '
un az . - ~~aw 1 . toridaù no era bastaule perfecto para
simpatias esLân dellado de la lei y que preste voluntaria. 1 .
mente su cooperacion activa a la ejecucion de esta lei. mecan ::. ù l s 6rdenes del gohierno a una gran dls-
l1 er ole <>cer a . b'
Del m ismo modo, las instituciones politicas son de poco ac . de ~u ersona. Auntle parte del ejércllo, el_ go _rer-
tancJa . pt " garanLia de ohedicncia que su fidehdad
valor y pueden ser un simple instrumenta de tirania y de o no tema o r... 1
intriga, cuando la masa de los electores no se in teresa n ,· y no existia el medio de hacer pagar a pue-
mlun tana, · t'ne· l·:t
bastante por el gobierno para votar, o cuando la mayor hlo una suma de 1·mpuestos suflcwute .para. man eù r '
par te de los clectores, en lugar de votar por motivos de fuerza necesaua .- para <
obligar a la obedwncw a to o un
bien ptiblico, venden su voto o sufragan a instigacion de ,asto tern ... tor·J
·o · En toùos . casos y en otros
estos di versos d 1
alguna persona influyente cuyo favor desean captarse por .
"cmepn 1es, es preciso comprender bren que la fuerzab e
··ou::.làcu
,, , 10 puede ser mas o menos grande: puede ser . as-
razones particulares. La eleccion popular practicada de
tante 0 Ian,., , de para hacer mui defectuosa la operacwn
. . de
esta manera, en vez de ser una seguridad contra un mal
" ' 1•0 0 sin escluir absolutamente su ex1stencra, y
gobicrno, no es sino una rueda de mas en su mecanisme. un gou!C , . , . . .
~in impedir que sea prefet'Iblc en la p1acttca a cualqmer
Ademas de estos obstaculos morales, las dificultades
otro. Esta ülti ma cuesliùn reposa sobre un dato al cual no
rnateriales son un embarazo invencible a las formas de
hemos llegado todavia:-la teudencia de todas las formas
gobierno. En el mundo antiguo, aunque haya pod1do ba-
de "'Obie10o a favorecer el progreso. .
ber y baya en efecto habido una grande independencia
"\cabamos de e~aminar las tres condiciones fuudamen-
indi vidual, no podia existir al go parecido a un gobierno
tales que hacen adaptables a un puehlo las formas de
popular regular fuera de los muros de una ciudad, porque
:::ohierno. Si los partidarios de lo que se puede llamar la
las condiciones fisicas para la formacion y propagacion de
teoria politica naturalista, quieren solamer.te insistir so-
una opinion publica no sc encontraban sino entre aque·
Lre la necesidad de estas tres condiciones; si pretenden
llos que podian reunirsc para discutir los negocios publi-
que ningun gobiemo puede exisLir de una manera perma-
cos en la misma agora. Jeueralmente se cree que este obs·
nente; si no llcna las dos prime.ras condiciones, y aun en
tâculo ha desaparecido al adoptarse el sistema represen·
gran par te la tercera, su doctrina asi Iimitada es incon-
tativo. Pero para allanarlo completamentc, sc ha necesitado
tcstalJle. Prelendcr, sea en loque fuCI·e, mas que esto,
la prensa, y aun la prensa de los diarios, equivalente real
mc parece inadmisihle. Todo lo que se nos ùice de la ne-
aunque incompleto bajo muchos aspectas del Pnyx y del ccsidad de instituciones con base hist6rica, en armonia
Fomm.
con el caracter y los usos nacionales, etc.} significa esto o
Ha habido estados de sociedades en donde la monarquia no signillca nada absolutamente. En semejantes frases,
- JÙ- - 31-
aJcmas ùe la su ma Ùt} senti do racional que elias contiencu . d , .1ninado El grado de cultma Llel
le noùtcrno \,; 101 . .
liai una mezcla considerable de puro sentimentalisme torma < "' , tt·at·t la suma de Jmen juicio y de sa-
clio de q ue s< '' ' . .
Pero IJajo cl punto de Yista practico, estas pretendidas 1u . , t' de 11 ue e:;té ùotado, düben sernr de gma.
eualidades inùispensahles de las instituciones politicas g a~Idad prac tca . d
.. conside t"lcion que es prcc1so no per cr
liai tambum o tI ,t
~un simplemente otras tantas facilidades para realizar ~~~
'
' - · cblo puede no estar preparado para las
Je n4a: u n P11
tres condiciones. Cuando una insLitucion o un conj unt1 • . ciones· llero inRpl rarle el des co de tencrla,;,
luena,; tns 1J 1u ,
le instltuciones tiene sus vias preparadas por las opinio· ·t, nrccsaria de la. nreparacwn. B.ecomendar y
e~ una pat u · • . .
nes, los gustos y los Mhitos de un puehlo, no sohment(' · r d .• · stitucion o una forma de gob10rno parlt·
tle,en er 110" 111 · .
sera facil traer este pueblo a aceptarlas, sino que desde el ·ar sus vcntaj·as con toda clanclad, es uno de
cn'ar, mos ll ' .
pr incipio aprendera mas facilmente y se consagrara de . frecuentemente el solo modo de educacwn po
Jo,; mo Ùo~, _
buena voluntad a hacer loque se le exije, tanto para sai . a ·a. ùl espiri tu nacional, que apre:1de as1 no sola
~] 11) c P· 1 (
C· • • • •

var la institucion como para su desarrollo y su m as ven- r y a reivindtcar, stno tamb1en a mane1ar
men te'a 'acepLa ·
tajosa fecundidad. Un lejislador cometeria u na gran falla ),l institucwn. lO ué m edios tenian los patriotas italimlOs,
en no tomar sus medidas para sacar partido, cuando ctm·ante la jcneracion actual y la precedente, de preparar
pueda, de habitas y sentimientos asi preexistentcs. al pucùlo ita\iano a la libertad on la unidad, sino era rl
Por otra parte, hai exajeracion en trasformar en condi impelcrlo a esta reivindicacion? Sin embargo, los que
cioues necesarias estas cosas que son simplemen te un emprenden semejante tarea dcben cstar fuertemente pe
ausilio y una facilidad. lJn pucblo cs mas fàcilmente con- ne tl aù'ls, no solamente de las ventajas de la institucion o
ducido a hacer, y hace con me_jor Yoluntad aquello a que de la pohtica que r ecomicndan, sino taml>ien rle las ra -
es ta ya acostumbrado; pero tambien aprende a h acer cosas pacidades morales, intelectuales y activas, necesarias para
que son nuevas para él. Familiar izarsc con las cosas es de practicatla, a fi n de evitar, en cuanto sra posible, que sP
u n gran ausilio; pero una idea sobre la cu al se fij a i nten- dcspierte en u n pueblo un desco demasiado superior a
samente la atencion llegara a ser fami liar, aun cuando ::-ns aptitudes.
empiece por causar asombro. Hai numerosos ejemplos de De Jo que acaba de decirse resulta que, dentro de los
pueblos enteras que se lanzan con arùor sohre las cosas limites puestos por las t res condici ones a que tan frecu!:'n-
nuevas. La dôsis de apLituù que posee un pueblo para tPmente se ha aludiJo, las insLituciones y las for mas de
hacer cosas nuevas y para enlrat· en nucvas circuustan ~ubierno son un ncgocio de eleccion. lluscar en tésis jcne-
cias, cs en si uno de los elcmentos de la cucstion. Es una ral (como tiC dico) Cüâl es la mejor f01·ma de golJiemo, no
rualiùad que las ùiferentcs naciones y las diversas erlaJ es e:; una quimera, sino un cmp1eo altamente pràctico de l•
rie la civilizacion no tienen, ni aproximaùamente, en el intelijencia cientifica; e intt·oùueir en un pais las mejore
mismo grado. m5litucwncs que pucdan, en su e:>tado actual, llenar tc-
Xo bai regla alJsoluta para pronunciar sol1rc la aptitud lPrahlemcnte las tres condiciones, es uno de los fin t·~
no> llll puehlo dado para llcnar las CODÙÎCÎOllCS de Ull'' mas racionales que puecla proponerse el e:;fuerzo pràctiL ).
- 3:!-
- 33 -
Todo lo que sc pucde decir para depreciar la eficacia d
la v~luntad y de los prop6sitos humanos en materia d: ,
.pm·mcn~tOR, l
la oraanizacion practica; pero en cuanto a
,o en cuanto al asiento del poùer su-
Jeta ùe tof.lo, "ù
golJlerno, se puede igualmentc decir en donde quiera que .la csct ' . . cunstancias sociales las que dect en
esta voluntad y estos prop6sitos sc ejercitan. En todas lag .premo. son 1as cir
cosas &l poder humano esta estrechamente limitado; no .por ella.• econozco que hai una porcion de verdatl
pucde obrar sino sirviéndosc de una ode muchas fuerzas nesdc lucgo r "d
. . mas para sacar de ella algun partl o, es
tle la naturaleza. Deben, pues, existir fuerzas aplicables esta doctnna, ' . . . . .
en . ,· ·la a un a espreswn dtsLm ta y a hmltes con-
a~ objeto deseado, y ellas no obraran sino segun sus pro- ·ec1 so ret1tH 11 d d.
pt . .0 é si<>nifica la palabra podc1', cuan ose 1ce
pws leyes. No esta en nuestro poder bacer que las aguas ven tentes. ~ ~ u o d d , 1
ue cl otlcr mas fuerte en una socieda ~en ra a sere
de un rio retrocedan hacia su fuente; mas no por esto de- p en el o"obierno? No se trata de la fuerza de los
lJmas fuerte .
cimos que los molinos de agua no se hacen sino que bro-
lan. En politica como en mecanica, es preciso huscar fuerc: ncrnos o de 1os mùsculos·' de otro .modo. la
· . democracw.
·a cl solo o-obierno que podna extsttr.
del mecanismo la fuerza que debc hacer andar la maqui- pura seri< " ù 1
,\rrrc!!ad a la fuerza puramente muscular otros osee-
na, y si esta fucrza no se cncucntra o si es insuficiente la riqueza y la intelijencia, y estaremos mas
men"'to·y~.
pam vencer los obstaculos que razonablemente puedan ·erdad pero leios todavta de haber llegado a•
C('fCll de la
' c t "
tcmerse, la combinacion fallara. '
rlla. No solamente un,t mayoria es frecuentementc clou~1
Esta no es una particularidaù del arte politico, y sola- n:ula por una minoria, sino que ~un ~~end? ~a ~~yona
mente quiere decir que él esta sometido a las misma:: supcnor por la riqueza, por la mLChJencta mdivtdual,
limilaciones y a las mismas condiciones que las demas pucde verse ohligada, por la fuerza ~ de ?tra ~1anera, a
ar tes.
ohcdecer a una minoria que le es mfenor baJO amllOs
Agui tocamos con otra objecion bajo la forma nueva respectas. Para que estos diversos elementos de poder te~­
que sigue: «Las fuerzas de que dependen los fen6menos gan una influencia polîtica, cs preciso que cstén orgam-
»politicos no es tan sujetas a. la direccion de los hombres zaùo~. y la ventaja en materia de organizacion se halla
»de Estado ode los fil6sofos. En sustancia, cl gobierno de neces:u:iamcntc de parte de los que estan en poscsiou del
»un pais se ha lia fijado y detcrminado de antemano por !!Ohierno. Un partido mucbo mas déuil en cuanto a los
»el estado de ese mismo pais en cuanto a la distribucion otros clcmcntos de poder, pnede prevaleccr cuando los
»de los elemen Los del poder soeial. El podcr mas fucrte en podcres de go hierno se ponen de su lado en la balanza, y
» una sociedaù, cualquiera que 61 sea, obtcndrâ la auto- puede por cslo solamenLe conservar su predominio; aun-
»ridad gobernantc, y un cambio en la Constitucion poli- que a decir -..;crdad un gobierno asi basado se halla en la
» ti ca no puede ser duradero si no es precedido o acom- condicion que sc llama en mecanica e(]'uilibrio no estalJlc,
»panaclo por una nucva distribucion del poder en la camo uua cosa que se balancea por cl estremo mas corto.
~sot:icclad misma. Por consiguiente, una nacion no puede Y que, una vez desarreglada, tiende mas y mas a alejat'S('
lescojct' su fot·ma de gobierno. Pucde cscojer los meras de su primer eslado, en lugar de volver a él.
- 3i-
P~ro hai ~oJavia oùjecioncs mas fucrlcs contra esta . "ro sc nos di rà tal ,·ez que esos son ~as?s u
teor1a de gohterno, en los términos en que sc la present 1 1g1n · Pt de por media v que las conv1ccwne&
d~>ordmar:o. 'rodo poder que en una socitldad tiende n
o •

JlH' 1 re
. l'Jion
1 esta11a 'J
a cosa de particular en su fuerza.
. . a ·· 1
tienen a 0" 11 11
conver ttrse en podet· polit1co, no es uu po:lcr en estado rel•JIO~a::. . 0 caso puramente politico, en que la
0 en ton ce~ u ·
de ~uietud, un podet· puramente pasi,·o, sino un poder Tomem ~ . dola comprometida en él, lo estaba prm-
1 lijion. ::.upomen '
act1vo; en otros términos, un poùer que sc eJet·ce real- .
> •

t del JaùO YCllCJdO.


mente, es decir, por esto mismo, una pcqueilisima porcion upalmen e . c convcncersc de que el pensamiento
~i al,.uno qmer d
de todo el poder que existe. En efecto, una gmn parte de • , "' . . no ·le los I)l'incipales elemento:o del po er
especnlatn o cs u . . .
toùo poder consiste m> la voluntad. iC6mo puede entonces . . c haccr otra cosaque fiJar su atencwn
ocnl no twnc qu E
sor .posible
. computar los elementos del poder politico, si
otmttmos Pn nnestro calcula un elemento que ohra sobre
:1
~n ~iglo pasaùo, cuando apenas ha])ia ~~ trono en . u-
c ' estuviese ocupado por un rel h bcral y refor-
ropa que n 0
la volnntad? No porque los que poscen el podcr en una . n empcrador liberal y reformador, y casa mas
socicdad posean el poder politico, cs precisa creer que sea mador, . utodav1a · que todas las 1'1 ·1Y
' demas ' un papa
1 )era
estrana .
inlittl influir sobre la Constitucion del golJierno, obrando reformador: que se flje en el siglo de Fedenco el Gran~e,
sobre la opinion; esta set·ia olvidar que la opi nion es una
1 Cat arina II , de José II, de Pedro Leopoldo,
1e , '
de Benedtc-
de las mayores fuerzas sociales actiYas. Una persona con "l" de Gancranelli de Pombal, de Aranda; una é poca ,
to ·" •, ' o • 'b . 1
una creencia es ignat a noventa y nueve otras personas rn que los mismos Borbones de Napole~ eran ~~ era es'!
que no tienen sino interases. Los que han acertado a per- rcformadores, y en que todos los espintu~ actt\'OS en.tte
suadir al publico que cierta forma de gobirrno (o no im- la nohleza de Francia estahan llenos de tdeas ~ueabt~n
porta que hecho social) merece ser preferi do, han hecho pronto despues dcbian costarles tan caro . Hé aqm seou~a­
casi la cosa de mayor magnitud que se pt1eda hacer para mcnte demostrado de una manera concluyente cuan léJOl:'
ganar en favor de esta forma de gobierno los poderis de est<'t el poder pm·amente flsico y economico .de ser el ~od~r
la sociedad. EL dia en que el primer mârtir fué lapidado ~ocial todo entera. No es por ningun cambra en la dtsln -
en Jerusalen, entre tanto que aquel que debia ser el apos· hucion de los intereses materiales, sino por la propaga-
tol de las Jentes asistia al suplicio, «consintiendo en su don de creencias morales qne la esclavitu·i de los negros
muerte,» lhabria alguno supuesto que el partido de este ha tcrminado en el imperia britânico y en otras partes.
hombre lapidado era entonces y alli el poder mas consi- Los siervos de Husia deberan su emancipacion, sino a un
derable en la sociedad? l Los acontccimientos no Jo han sentimiento de dcbcr, al monos al nacimicnto de una
dcmostrado? Y esta porque sus crcencias aran las mas opinion mas ilustrada sobre los verdadcros inlercscs del
podcrosas de todas las crecncias entonces cxistentes. El Estado. Esto cs lo que los bombrcs picnE<an que puedr
mi~mo clemento hizo <.le un monjc de \\ïttcmbcrg, en la detcrminar su modo de obrar; y aunque por término me·
dieta de Worms, una fuerza social mas poderosa que el dio las persuasiones y convicciones de los hombres sea1.
empcratlor Carlos V y que todos los principes reunidos en dctorminadas mas bien por su posicion p01·sonal que pn~
-36-
la razon, no es cosa de poco valor el poder ejercido sobr
6
ell?s por las persuasiones y las com-iccwnes de los perso
naJes_de una clas_e difer_ente, _Y ademas por la autoridad
unamme de las Jentes mstrmdas. Por la misma razon
cuando la mayor parte de los hombres instruidos llegau ;;
reconocer como sal udable un arreglo social o una i ns titu- C.APITULO li.
cion politica, y otr a como mala, la una como deseable, la
otra como condenable, se ha hecho rnucho para dar a 1
. l a
una y qmtar a a otra esa preponderancia de iuerza social
que la hace vivir. La maxima que cl gobierno de un pue. })el critcrio de una bucna forma ,]e gobierno.
J)IO es lo que lo oLligan a ser las fuerzas sociales exis tan-
tes en ese puebla, soJamente es verdadera en el sentido de
que ella favore:ce en vez de desaleutar las tontativas para
h1cer una eleccion r acional entre las fot·mas de "'Obiemo
. h b
practtca les en el estado actual de la sociorlad. Siendo la forma de gobierno de un pais dado un nego~
l'iode eleccion (dentro de los lim ites de ciertas condicio-
nes determinadas), es precisa ahora examinar loque debe
guiarnos para hacer esta eleccion, y cuales son los car~c­
téres distiutivos de la forma de gobierno mas a prop6slto
vara favorecer los intereses de una sociedad determinada .
•\ntes de empezar esta disquisicion, puede parecer ne-
cesario decidir cuales son las funciones propias del gobi or·
no; porque siendo el gobierno pura y simplemente un
rnedio, la cleccion del med.io debe depender de su aptitud
plra apropiarlo al fin deseado. Pero esta manera de pro-
paner el prohlema no faci lita su estudio tanto como podia
cre~::rse 1 y ni aun presenta bien claro el conjunto de la
euestion. Porque desde lucgo las funciones propias de un
gobierno no son una cosa invariable1 sino una cosaque
difiere segun los di versos estados de la socicdad, una cosa
mucho mas vasta en un pueblo atrasado que en un pue-
hlo adelanlado. Despues de esto, cl caracLor de un gobi cr-
no o de un conjunto de instituciones politicas no puedf'
- RO!J-

11 acionalidaù, entre cantones de diferente raza, de ùiferen


te lengua y relijion. Hasta ahora, la Sicilia se ha creido
una nacionalidad distinta de la de Kapoles, a pesar de la
identidad de relijion y casi de lenguaje, y de una multi-
tud de antecedentes histuricos comunes. Las provincia:;
C.:\PI'l'ULO XVT flamencas y walonas de la 13éljica, a pesar de la diversidad
de raza y de lengua, estan unidas por un sentimiento de
nacionalidad comun mucho mas fuerte gue el que existe
entre las primeras y la IIolanda, o entre las ültimas y la
De la narionalitlad en eu~ rclacivnes con d gobieruo reprcs<'ntati1 ,
Francia. Sin embargo1 en jeneral, el sentimiento nacio-
nal es mas débil segun que faltan muchas de las causas
que contl'ibuyen a hacerlo naccr. La identidad de len-
guaje, de literatura, y hasta cierto punbo de raza y de
recuerdos, han mantenido un sentimiento de nacionali ·
Puedc dccü·se que hai nacionalidad en donde quiera dad mui fuerte entre Jas dtversas porciones de la AlemaJ
que sc encuentran hombres unidos por simpatias cornu- uia, aunque jamas hayan ellas estado reunidas bajo un
nes que no existcn entre ellos y otros hombres, simpatias mismo gobierno; pero este senLimiento nunca ha sido
_ que los llevan a obrar de concierto de mejor grado que lo Jmstante fuerle para producir en los diversos Estados el
harian con otros, a desear vivir Lajo el mismo gobierno deseo de abdicar su autooomia. Entre los italianos, cierta
y que este gobierno sea Pjercido esclusivamente por ellos identidad de lenguaje y de literatura combinada con una
mismos o por una porcion de entre ellos. El seotimiento posicion jeografica que los separa Lien distintamente de
de nacionalidad puede haber sido enjendrado por diver· los otros pueblos, y tai vez mas que toda otra cosa, la
sas causas; es algunas veccs efecto de la identidad de raza poscsion de un nomLre comun por el cual reivindican
y de onjen, frccuentemeote la comunidad de lenguaje y todos ellos la gloria artistica, militar1 politica, relijiosa,
de rclijion contribuyen a hacerlo nacer, igualmente que rienti(ica y literaria de todos los que han llevado ese
los limites jeograDcos. Pero la causa mas poderosa de nombre -todo esto, digo, dcspierta eu la poblacion un
todas 1 es la iùcntidad de antecedentes politicos, la pose- fervor de sentim iento nacional que, nunqtte mui imper-
sion de una historia nacional y por consiguiente la co· recto todavia, ha bastado para pt•oducir los grandes acon-
munidad de recuerdos, el orgullo y la humillacion, el tecimientos que hoi sc estan cumpliendo: a pesar de una
placer y cl pesar colectivos anexos a los mismos inciden- verdadera miscelanea de razas, y no obstante que este
tes del pasado. Sin embargo, ninguna de estas circuns- pueLlo jamas baya estaùo Lajo cl mismo gobierno, ni en
tanrias por si sola es indispensable, o absolu lamente los tiempos anliguos, ni en los moùernos, escepto tal vez
~uliciente. La Suiza tiene un fortisimo sentimiento de mientt·as este gohiemo se estcndia o estaha en via de
-310- - 311 ·-
estenderse so!Jre la mayor parte del mundo éonocid es bastante fuerte para resistir por ::;i sola, y cada una
Cuando el senlimiento de nacionalidad existe en alrru:· puede creer razonablemente que es ventajoso para ella
· . r . ë a obtener el favor del gobierno contra las demas.
parte, 11a1 rn-nna 1 ac1e un a razon para unir todos 10!1
~iem!Jros de la nacio_nalidad ba~o el mismo gobierno pro- Falta
.
sobre todo en este caso la sola ëo-arantia verdadera
plO de ellos; esto eqmvale a deCir que la cuestion del go. en ult•mo recurso contra el despotisme del gobierno: la
b;eino deberia ser decidida por los gobernados. No se vé s~mpatia del ejérclto _por el pueblo. El ejérciLo es la por-
siquicra loque un grupo de hombres deber!a ser libre de cwn de toda comumdad que hace por su na turaleza la
hacer, sino es de resolver con cuales de los diverses gru- di~tincion mas fuerte y mas profunda entre sus compa-
pos colectivos de seres humanos le agrada asociarse. Pero tnotas y los demas pueblos; para el resto de la nacion,
cuando un puebla esta maduro para las instituciones los demas pueblos son simpleme:nte estranjeros; para el
lihœs, hai una consideracion todavia mas vital: las insti- soldado, son hombres contra quienes puede ser llama-
tuciones libres son casi imposibles en un pais compuesto do deotro de ocho dias a combatir mortalrnente. Para él
de nacionalidades diferentes, en un pueblo en que no la diferencia es la que hal entre amigos y eoemigos casi
existe vinculo simpatico, sobre todo si ese pueblo lee y po~emos decir entre hombres como él y otra espedie de
habla lenguas diferentes. La opinion publica y jeneral, ammales; porque en Jo que toca al enemigo, la sola lei cs
necesaria a la obra del gobierno representative, no puede la de la fucrza, y la sola mitigacion de esta lei, lo mismo
existir. Las lnflucncias que forman las opiniones y que que en el caso de los animales, es la simple humanidad.
deciden de los actos politicos son diferentes en las diver- Soldados para quienes la mitad o las tres cuartas partes
sas secciones del pais. Los jefes de partido que tienen la de los subditos de un mismo gobierno son estranjeros,
confianza de una porcion del pais no la tienen en otra no tendrân mas escrûpulo en ti l'al' sobre e!los, ni mas
parte. Los mismos libros, los mismos dlarios, los mismos dese~ de saber por qué, que cl que tendrian para obrar de
folletos, los mismos discursos no llegan a ellas. Una sec- la m1sma manera c.ontra enemigos declarados. l:n ejército
elon ignora las opiniones y los impulses que circulan en compuesto de nacionalidades diferentes no tiene otro
la ot:·a. Los mismos incidentes, los mismos actos, el mis· P_atriotismo que el apego a la bandera. T;les ejércitos han
mo slstema de gobierno, les afectan de una manera dife- SI do los verdugos de la libertad duran te toda la historia

rente, y cada una de entre ellas tiene mas que temer de maderna. El solo vinculo que los reLiene reunidos son
las demas secciones que del Estado, su arbitre comun. sus oficiales y el gobierno a qulen sirven: y su sola,ldea
Su 6dlo natural es jeneralmente mucho mas fuerte que de deber publico, si tienen alguna, es la obcdiencia a las
sus celos del gobierno. Basta que una de las nacionalida- 6r~en~s. Un gobiernQ que se sostiene asi, situando sus
des se sienta ofendida por la politica del gobierno comun, reJ1m1entos hungaros en Italia, y sus rejimientos italia-
para decidir a otra a sostener esa politica. Aun cuando ~os en Hungria, puede continuar gobernando por largo
todas fuesen ofendidas, cada una siente que no puede Lie~po aml1os paises con el cetro de hierro de los con-
contar con las otras para apoyar su resistencia; ninguna qUistadores e3traojeros.
- 3!2- - jJ"3-
Si sc dico qnc una distincion tan dcGnirla entre lo qn e tra con frccuencia obstùculos jeogr·ùficos. Irai pol'ciones
se delle a un conciudaùano y loque s1mplemente se debe de le~ Eur~pa misrna, en dond e las diferentPs nacionalida-
a un ser humano, t>s mas digna de un pucl1lo de sal- des eslan de lai modo entremezcladas lr,cal rnente, que no
Ya,ies que de un pueblo ci.vilizado, y dehe ser enérjica- les es posihle eslar bajo gobiernos separndo:;;. La polila-
mente comhati•la, nadie est;\ mas coPvcncido de oslo que cion de la Jlungria se compone Ùl~ magyare!', cslovacol',
vo. Pero en el estado actüal de la ci vilizacion no se al- croatas, servies, rumanos, y en cicrtos distl'i tos ùe air-
~anzm·ù jamas cse objcto, unu de los mas dignos que cl rua nes, tan bien mezclados, que una separacion lora!
esl'uerzo !tu mano puede propone1·sc, SI se retiene a nacio. seria imposible para ellos, y que no les que1la quo h:,CCI
nalidades difercntes, y de fuerza casi igual, bajo un mis- sino do la necesidad virtud, y tomar el pm tiùo de vi vil·
mo gr)hiemn. En un ostado barharo de sociedad, el caso JUntos bajo las misma's loyes y con derc~hos iguales. Su
rs alrmnas veces diferente. Entonces el gohicruo puede comunidad de servidumbre, que data solamenle de la
estar interesado en mejorar las antipatias de razas, a fi n dcstrnccion de la independoncia hüugara en 1849, parece
de mantener la paz y de gobernar mas facilmente. Pero 111adurarlos y prepararlos para semcjantc union. La cu-
cuar:do en uno de estos pueblos arti1lcialmente reuni dos lonia alemana de la Pru~ia oriental esta separada de la
haî, sea iustituciones libres, sea el desco de tenerlas, el \.lemania por un a porcion de la mt! igua Polonia, y co mu
intcres del gohierno es enteramente otro. El gobierno se ES demasiado débil para guat·dar su independencla distin-
halla entonces intcresado en conservar y fomentar sus ta, es preciso, para la continuidaù jeogrMica, o que ella
antipatias, a fin de impcdirlcs fundirse, y de poder h acer esté bajo un gobierno no a leman, o que el territorio po·
de algunos los instrumentas de su dominacion absolnta laco que l t separa se halle bajo un gobierno alema1·. Otnt
~ohre los otros. La corte de Austria ha h echo de esta tàc- rejion considerable en que el elemento dominante eu la
tica, duran te toda una jeneracion, su principal media de pol.Jlacion rs aleman (las provincias de Curlanùia, de Es-
gobierno: el munda sabe con qué fatal suceso en el mo- tania y de Livonia) esta condenada por su posicion local
men tc de la insurrecclon de Viena y de la luc ha bungara. a hacer parle de un Estado eslavo. En el Este de la Ah•-
Felizmente se apercibe ahora, por ciertos individuos, que mania, bai una numerosa poblacion eslava; lo< habitan ·
bernos alcanzado un grado de progreso bastante ad elan· tes de la Bohemia son eslavos en su mayor parte, lu
tado para que esta rolitica pueda en adelante nu salir rnismo que una porcion de los de la Silesia y de otios
bien. distritos. La Francia, el pais mas unido de la Europa,
Por todas las razones que acabo de enumerar, una de esta lejos de ser homojénea; ademas de los fl'agmentos de
las condiciones jeneralmente necesarias de las insti tucio- nacionalidades estranjeras que se encuentran en sus limi
nes libres, es que los limites de los gobiernos coincidan tes estremos, ella sc compone de dos porcioncs, como Jo
con poca diferencia con los de las nacionalidades. Pero prueban sn 1enguajc y su historia: la una ocupaùa casi
en la pl'actica pueden oponerse muchas consideraciones a esclusivamente pot· una poblacion galo-romana, mien-
este pl'incipio jeneral. Desde luego, su aplicacion encuen- tras que en la otra los f1·ancos, los burguiilones y las
008 REP. ]4
-:u-t-
olrns razas Leulcinicas representan un papel considerable.
Arlmitiendo las exijencias jeograficas cuanto es razona- posiùle esta mezcla, sc ueccsitan conùiciones parttculat·<:-.
JJ!c hacerlo, sc presenta otra consideracion puramente Las combinaciones de circnn:>tancias que pueden eneon-
moral y social. La esperiencia prueba que es posible a trarse y afectar el resultado, 80n nu met osHs.
ur.a nacioualidad fundirse y ser absorbida por otra; y Las naciondlidades reunidas h:-~jo el mismo goLiet'I!C •
cuando esa nacionalidar1 era orijinariamente una porciou pueden ser casi iguales en ntimcro y en fuerza, o hien mn i
inferior o atrasada de ia esp~cie humana, la alJsorcion es ùesiguales. Si son desiguales, la menos numcrosa Je las
gt·andemente en YenLaja suya. Nadie puede suponer que dos puede ser, o superiot· o inferior en civilizacion. Sn-
no sea mas ,·enlajoso para un breton o para un vasco de pongamos que sea superior, ella puede, gracias a su supe-
la NaYarra ftancesa, ser arrastrado en la corriente de ideas rioridad, o tomar ascendieute sobre el resto o ~er su!Jyn·-
y de sentimientos de un pue])lo alLamenLe civilizado y gada y esclavil:ada por la fucrza brutal. Este es un desastrP,
culto- sor un miembro de la nacionalidad francesa, po. si los haî, para la raza humana: una de esas cosas a las
scyendo sobre el pié de igualdad todos los privilejios de cuales la humanidad civiitzada toda entera deberia opo-
un ci udadano fnmces, y la dignidad y el prestijio del IICrse con las armas en la mano. La absorcion de la Grecia
poder frances-que enfurrunarse sobre sus rocas, mues- por la Macedonia ha sido una de las mas grandes desgra-
Lra medio salvnjc de los tiempos pasados, jirando sin cesat· cias que hayan sucedido en el mundo; la absorcion de
en su esLrecha 6rbita intelectual, sin participar ni inte- alffLU10 de los principales paises de Europa por la Rnsta
resarsc en el movimienLo jeneral del mundo. La misma seria una desgracia igualmente grande.
obsel'\'acion se aplica a los galeses y a los escoceses de las Si la menor de las dos nacionalidades, que se supone
tien·as altas, como miembros de la nacion inglesa. ser la mas civilizada, puede subyugar a la otra, como
Todo lo que ticnde a mezclar las nacionalidades, a fu n- hiciel'On ron el Asia los macedonios ayudados por los
dir sus cualidades y sus particularidades en una union "I'iecros
.::> n ' o como hicieron los indescs
...., con la India, la Ci\'i
comun, es un bene1lcio pat·a la raza humana. La union lizaciou g-:maria algo en ello; pero en este caso, el puehlo
no destruye los tipos (puede asegurarse que quedan nu- conquistaùor y el conquistado no pueden viYir bajo las
merosos restos de ellos en los casos que se acaba de citar), rnismas instituciones libres. La absorcion de los conquis-
pero los suaviza en lo que tienen de estremo, y colma el tadores por el pueblo menos adclantado seria un mal; este
vacio que los separa. Un pneblo unido, lo mismo que una pueblo debe set· tratado como subdito, y ta! estado de Cù-
raza de animales cruzados (pero en un grado mucho mas sas es para él sea un bien, sea un mal, segun que ha o
grande, porque las inlluencias que obran son morales, 110 alcanzado al punto en que uno no se ofcnde por no
igualmente que flsicas) hen•da aptitudes y cualidades sentirse bajo un gobierno libre, y tambien segun el modo
especiales de Lc•dos sus antecesores, y la mezcla lo proteje como los conquistadores usan de Sll superioridad. Esta
contra la tendencia a exajerar sus aptitudes y cualidades, materia sera tratada en particul<~r en uno de los capitulos
que siguen.
y basta los vicios que se acercan a elias. Pero para hacer
Cuando la nacionalidad que logra sub~·ugar a la otra es
- 31G - - 3l i -
a la ,-ez. la mas numerosa y la mas civilizlda, cuando insensibles a las \'entajas qne el puehlo meurs nume1·o~n
sl)bre Lc.do la nacionaliùad sometida es poco considerable y menos rico recojc necesariamente, cuando vic~e _a. Larrr
Y uo Liene uinguna esperanza de recobt·ar su independen- parte de un puehlo, que no solame~te es su proxllno VP-
cia; entoncesJ si ella estll gobemada con una justicia tole- cino, sino tambien que es el mas nco, y uno de los mas
ra!· le, y los miembr·os de la nacionalidad mas numer osa libres, mas podero~os y mas civilizados de la Lien·a.
no le son OLlio:;os a causa de sus privilejios esclusivo:> la El caso en que hai mas obstùculos para qne las nacio-
nacionalidaù mas pcquena pncde acostumbrarse grad:al - nalidades se fundan, es aqucl en que las q ne estùn 1 euni-
m~n Le a su posicion y fundi rsc cou la ott·a . Hoi ningu 11 ctas en un cucrpo son iguaiPs, en cuanto al nümero y en
baJo- ùreton, ningnn alsaciano, tienen el menor deseo de cuanto a los .lemas elementos de podcr. En srmejanlc
~cpararse de la Francia. ~i tol:os los irlandcscs no tienen caso, cada una de elias confhlndose en su fuerza y sintién-
todavia los mismos scntimicntos tJara con la Incr!atena do~e capaz de sostener una lucha corJtr·a una de las oLraE,
es en parte porqnc son bastante numerosos para0 formar' rPhu!"a fnndirse; cada una de elias cultiva con una p01·1Ja
por si solos una nacionalidaù respetable, pero sobre todo de pm-Lido sus par·ticularidades distiutivas, o l1ace reYivir
porque hasta una época t·ecientc han si do gohe1 nados de costumbres ailejas y aun leuguajes que han caido en des-
uua manera tan atroz, que los mejorcs sontimiantos se usa, para que la linea de diYision tJlredc me.ior trazada;
uncu en ellos a los pcores, para dcspet·Lat en su corazon cada raza se encucntra tiranizada, !'Î funcionarios de una
cl odio al gol.Jierno sajon. raza rival ejercen sobre ella algnna autoridaù, y todo ln
Puede decirse con verdacl que, de una jcneracion a esta que se da a una de las nncioualidade~ se mi r·a como oti'O
f parte, esa deshonra para la rnglatel'l'a y csa calamirl(I(J tanto de precio dado a las ut ra~ . Cuauùo naciones asi di ,-j ·
para toda el reino han ccsado completamentc . IIoi un elidas se hallan hajo un golJierno rlesp6Lico qne cs estrai1o
.irlandes no es menos libre que un ingles, y su pat·te do para todos, o que, aunq ue saiga de un a de elias, se ad-
ventaja:;, sea colecti vas, sea individuales, no es men or que hiere mas a su poder que a sus simpatias nacionales ~­
si hubieEe nacido en cualqniera oLI'a parte de las posesio- los trata sobre cl mismo pie, escoJietHlo sns instmmcnto-.;
nes inglesas. El solo agravio real que consena la Irlanda, indiferentemente eu la nna o la otra, cntonces al cabo dt•
cl de una iglesia de Estado, le es comun con cerca de la algunas jenel'acioues, la ideut1dad ùe situaciones prùduc':
mitad de los habitantes de la Inglaterra propiamente dicha. con frecuencia la armonia de sentimientos, y las difereu-
lfoi no hai casi nada, si no cs el t·ecuerdo de lu pasado y tes razas llegan a miral'se camo compntriolas, sobre todo
la difer·encia en cuanto a la relijion dominante, que sepa- si estàn dispenms sobre la misma estcn~i on del pais. Pero
re las dos razas mPjor hechns entre todas para completarse sr la época de la aspil'acion hùr·ia un goiJl •rno libre llega
una por la otra. La conciencia de que ellos son tratados :"mtes rJue esta fusion se haya efectnaJo, Pila no se efec-
110 solamente con un a justicia igual, sino con igual consi- tnar.\: la ocasion ha pa!'>ado. A partir ùc e:;c !llomento, st
cteracion, se diunde tan Jlien entre los idandeses, que las nacionaliùades irreconciliable:> est:m scparadas jcogri1
ùestru ye en ellos todos los sentimientos que los hacian ticamentc, y vrincipalmentc si sn posidCin local es tai r11•e
no llaya. tu Llpomiùaù ni com·eni:encia natural' '
.•:; tén ÜaJo el mismo golJierno (como en el ' cdn que
. . · .. . . caso e u 1n
ptù\ lllCht llalwna lJajo el yuoo ft"lnces 0 ale ) '
. .. . . o ' man , no sol
,.ru ,t eom·enwnte, s ino aun necesal'io st· se . ().
11 . d ' ~ . 1ensa en la
' ICI La
, y. en. la concot·dia • rompeL· el vmcu
. 1o completa
II H ute. Hm ctertos casos en que las provincias desp d- C\ Pl 'l'L' LO X nJ.
llll~ll:;eparariOII, [lUeden encontrar Yentaja en,perm~~:Ce~
llllldas por nna fedemcion· pero suced" e . 1
· . . . . ' " n Jenera , que
st e,.. 1an L1l!'plle!:>Las a reuu nciar a su compl t . d
. . e a m ependen-
r.ta, ~ a llact'r pane de la fedeJ:acion cada una d Il
tiCIW OII' ~ · •· · ' ' e e as. ])e ]os ~OÙÏCI'Il OS fe<lcl':dCo.
. . '"'" \Ctmos a qulCncs pt·eferiria aliarse or l'Cj>l'l'>C il(:ii ÏHlô

por rllo~ 11layorrs simpatins, si no mayores in {e;.cse~ene,

Dos grupos de hombres que no son capnces ni tienen


deseo de vivir bajo el mi~mo golJierno interior, pueden
hallar ventajoso unirse feder·almente, en cuanto a sus
relaciones con los estranjeros, de~ùe lnf'go para defendcr-
se mejor contra las agt·.~sillnes de Estados poderosos, y e n
seguida para evitar guerras entre ellos mismos.
Para que una federacion sea ventajosa, son necesarias
muchas cosas. La primera es que haya una dusis suficien ·
te de mùtua simpatia entre las poblaciones. La federacio n
las obliga siempre a comhati r juu tas, y si ti enen una~
para con otras tales sentimicntos, o bien una cli,·ersidad
tai de sen!imientos respecto de sus vecinos, que prefieran
en jeneral combatir unas contra otras, el vinculo federal
tiene poca probabilidad de dm·at· largo tiempo y de ~er
observado mi entras existe. Las simpatias ùtiles a este
efecto, son las de raza, de lengt•aj e, de r elijion y sobrr
torto de instituciones poli ti cas, como que conduc1m a crear
la identidad de institucion es pohticas. Guando un peque-
JJO mimero de Eslados libres. incapaces r:1rla nPo rlP dr-
- :nu- 321
fl'nder~c ~rpaJ·aùnmente, se ballan t'0Jeados por coaa~ ,·erdad, ellos no pueùen scr igualruentc J •Oùero~os; eu
pa1 tes pot· monarcas milita1·es o feudalcs que aJ,OJTece1 toda federacion, habrà siempre una graùacion de podcr;
. 1 . 1
Y desprec1an a hhertacl aun de un veci no. estos Estados rie 1tos Estados sernn mns popnlosos, rn ts ri cos y ci vi liza-
110 conserrat•{tn la liber!ad y sus beneficias, sino median- dos que olros. liai una inmeu~a diferrnc1a, rn punto a
te una union federa!. En Suiza, la comunidad de intere~cs riqueza y pohlaci.m, entre Nuera Yorl.' y ltoùhcs-[sbnd,
fli'Ullucida pot· esta causa ha bastado dUJ·ante muchas si- entre Berna y Zug, o Glaris. Lo esenc1al cs que no ha~·a
t..:los pat·a mantl'!ler ri Yinculo federal, a pesat· no sola un E!"tado de ta\ manera supcrior a los demas, que pueda
IIJPnte de la rrlijion, ,·uanrJo la relijion era la "Tan fucn t Juchar contra muchas de el10s reunidos. Si bai un Eslaclo
1 . b (.
'c Plleli1Jslad!•s poiJtic;Js irreconciliables en toda Enropa, ~emejante, y no hai sino uno, él qucn.·:t di~·ij~r las ùeliJ,t>-
!'illlO a un l JH'~ar clc nna gran debiHdaù en la constituciou racwues comunes. Si hai dos, seran tiTe~JSlJùll's cuando
de !:1 fcrleracion misma. En América, en donde existian cstéo de acuerdo, y cuaudo no lo estén, toclo se deciùir:1
t>!l <'1 mas alto grado todas las condiciones nccesat·ias por medio de una Jucha por elvoderen.tre los dos ri,·al.es.
p;11·a la conset·vacion ÙP la union, con el ûnico inconvc- Esta causa por si sola bas ta para 1·eù ucn la ConfederaCJOll
nientc ~ela difcrencb de institnciones sobl'e el solo pero jermanica, inrlepenùien le de !'u detesta)) le t.:onsti tu~ion
Pl mn tml,ortante punto de la esclavitud, csa difcrencia intenor, a un estado casi de nulidad; ella no cons1gue
ha estingnido l<.~n complet<llnf•nte toda si:r:patia entre Ja~; jamas los fines de una confeùeracion. Ja~as ha daù.o a la
dos l!artcs de la union, IJI!e eila es la que hoi rompe un Alemania un sistcma de costumbres umformes, m aun
lazo que l'ra lan precioso para ambos.
1u1a moneda uniforme; no ha servido sino para dar a el
La segunùa condicion de estabilidad para un rrol.Jierno Austria y a la Pmsia el derecho de enviar sus tropas a
fPderal, P~ que los ÙÎ\'CJ'sos Estados no sean has~aute po ayudar a los soberanos locales a sostene~ su dom.inaciou,
dProsos para poder dcfendu·sc par si solos en casa dt mientras que, en Jo relativo a los negocws esterwres, la
ill\·m-ïon eslr:mjera. Si tienen ese podcr, se,inclinaran a confederacion con vertlria toda la Alemania en un a de ven
p:11sar que no gar1an en su union con los otros Jo que dencia de la Prusia, si no hubiese Austria, o del Austria.
jnerden :;acri . !lean lo su pmpia libertaù de accron·, v. eu si no hubiera Prusia. Al mismo tiempo cada principillo
consecuencw) eu don!lc quiera que la politica de la confe- no puede ser sino un partidario de b una o d~ la otra, o
det·a~ion diJiricse, en cosas de su competencia, de la quP intrigar contra ambas con los gobiernos estranJeros.
h.a~na s~gt11do UJ o de sus m~mbros ai$ladamcnte, esta Haî dos mancras difercotcs de organizar una federacion.
disJdencw, uniJa a la poca alarma que inspira el estran Las autoridades federales pueùen no rcprc~eu tar sino los
jer?, seria tai rez capaz de disolver completamcnte la gobieroos, y sus actas pueden no ser oùligatorios sino
l llliOll.
para estos camo talcs: o l•ien pu eden elias tenor el rlet P-
La lt'rcr:a co11Jirion, no monos importante que las otra~ elta de hacer leycs y ùar ùrdcncs que se dirijan directa-
dos, P,; que no llaya una desigualdad de fucrzas mui mcnte en cada Estado a los ciuùadanos pnvados. La 11;·-
""iwlada <'IJtt·e los dirersos Estados contrat:mtes \ la macla Confe•lcracion jcrlll{ltlica ha adoptado el primer
-322- - 323-
modo, y Jo mismo la Suiza hasta 18'ti. Se llizo tamhien el hasta los acontecimientos que precedicron inmediatamerr -
cnsayo de él en Arnérica durante los primeros anos que te al ailo 1847, es ùnicamentc porque el gobierno federal
siguieron a la gnerrn de la independencia. El otro princi- ~en ti a tan bien su debilidad, que jamas t1 a ta ha de ejercer
pio es el de la constitucion actual de los Estados Unidos alguna autoridad real. En América, una federacion cons·
adoptaclo hacc doce ililos por la Confederacion suiza. El tituida sobre este principio ba fallado completamente al
congreso federal de la Union amflricnna toma una parte cabo de mui poco tiempo; pero feli zmente los hombres
real en el gohierno de cada Estado ïndividual. Dentro de cuya ha!Jilidad y J>reponderancia habinn fundado 1~ ~·e­
los limites de sus atribuciones, hace leyes que son ohe- pùblica, viv.ian toda\'Ïa para guiarla en esta transicion
decidas por cada ciudad:mo individualmente; las ejecuta clificil. El Federa/isla, diario escrito por tres de esos hom-
pM medio de sus propios funcionarios, y sus propios l1res eminentes, para esplicar y defenJ('l' el n11e\'O pro·
lrihunales imponen la observancia de elias. Hé aqui el yecto de conRtitucion federal que tenia todada que _se1·
~olo principio que haya podido y que podra producir accptado por la nacion, es hoi ;nïsmo el tratado mas ms·
nn. gobierno federal poderoso. Una union entre los "o- v
tructivo que poseemos sobre el gollicrno federal. La fede
l uemos, es una simple alianza, y sujeta a todas las even- racion alemana que es la mas imperfecta de todas, no ha
tualidarles que hacen precarias las alianzas. Si actos logrado hacer nada, ni a un mantcner una a!ianza . .la mus,
em11nados del presidente y del congreso no fuesen obli- en ninguna guerra europea, ha impedido a miembros
g~torios sino. par~ los gobiernos de ·ueva York, de Vitji- aislados de la confederacion de alïarse contra el resto con
nta, de Pens1lvama, etc., y no pudiesen scr ejecutados potencias eslranjeras. Sin embargo, es la sola federacïon
si no median te 6rdenes tl·asmi tidas por estos gobiernos a que parezca posiJ)le entre Estados monarquicos. Un rei
sus propiüs funcionarios y bajo la r esponsabilidad de sus que ba heredado su poder, que no Jo posee por delega-
propios tribunales, ningun decreto del gobïerno federal cion, y que no puede ser despojado de él ni hacérsele
que desagradase a una may~ïa local seria cjecutado. Lo responsable para con quien quiera que sea del uso que de
que sc exije de un gobierno DO puede imponérsele sino él hace, ese rei no reuunciara probaLiemente a tener un
por la guena; seria pues necesario que un ejército federal ejército propio; y DO sufrirâ. que la auto1·idad suprema
estuviese siempre pronto a imponer la observancia de los sea ejercida sobre sus subditos, no por él directamente,
rlecretos de la federacion a todo Estado recalcitrante: v sino por otro poder: para que dos o tres paises bajo cl
podria mui bien suceder que los otros Estados, simpati· gobierno real puedan formar una fedel'acion poderosa,
zando con el Estado reb('lde, y p:nticiprmdo tah·ez de sus parece nccesario que todos ellos estén bajo el mismo rei.
sentimientos sobre el punto en cuestion, retirasen sus La Inglaterra y la l~scocia formar m un a federacion seme-
continjentes, o anD los envïasen a engrosar el ejército del jante durante el ïntet·valo de casi un siglo que trascurrio
.Estado recalcitrante. entre la union de las coronas y la de los parlamentos.
Semejante federacion antfls que ïmpedïr suscitaria las Pero esta m1sma federacion debia su fucrza, no a las ins-
guerras interiOJ·es; y si tai uo ha sido su efecto en Suiza, tiluciones federales, porque ninguna existia, sino a la
-- 32i - - :l25-
C'irrun~taneia Je que cl podcr real en amLas constitucio. si los gobiernos consenlirian en ejecutar pacificamenle
JICS'1a sido du: ante rasi todo e~e Liempo Lastante absoluto ysu decision. Las disputas susc1ta
. das por 1a cons t'Itucwn
.
J>ara que la po!Jtica cnranjem de los dos puises fuese Ji- americana, antes de su adopcion final, prueban qne se
rijida por uua sola volnnlad. enLia vivamentc este temor natural. Pero él se ha cal-
s l .
Con el sistema mas perfecto de federacion, con aquel mado ahora completamente, puesto que dUJ·ante e espacw
en que todo ciudadano de cada Estado pa r ticnlar debe de dos o mas jCI~eraciones, nada lo ha justil1cado, aunque
oheùiencia a dos gohicmos-al de sn propio Est~do y aj a veces ba habido discnsiones mui acerbas y que han
de la f~Jeracion-es eYidcntementc necesario, no solo que creado partidos sobre los limites de la autoridad del go-
los !unites ronRli Lucwnales de la auloridad de cada uno de ])icrno fedeml y ùe los gobiernos de Estados.
P~tos poele res scan precisados claramcu Le, si no lam bien El efccto eminentemente ventajoso de una institucion
que cl derecl10 de pnmunciar eut re el los, en caso de dis- tan sin"ular depcnùc probablemenle, com•J lo obset·va
pula , ntl pertenezea a ni11guno de los gobiernos, ni a nin- ~1. de T~cqueville; de esa particulariùad que distingue a
guu func i01wl'io que les e::; té soml:'tido, sino a un arbitra un a Corte de J usticia cuamlo ob ra co mo tai, a saber: que
indepenùiente. Es precisa que haya una Corte Suprema ella no impoue la lei, eo ·nomim, de un a ntanem abstracta,
!le Jnslicia y un sistema de cortes subordi nadas en cada sinoque espera cl evento de un caso judiciario en que la
Estado de la t:)nion para .)wzgar S<.'mejantes cuestiones: y cuestion se encuentra comprendida: por lo cual sucede
<'1 juicio de estas cortes, en ültimo recmso, deiJe ser deci- ,1ue la corte no se pronuncia desde cl pritJcip~o d_e una
sive . Es precisa que cada Estado de la Union, el mismo controversia, que a sus juicics p1ecedc de ordmarw nna
gohierno federal y sus funcionarios, pucdan ser persegui· larg:.t discusion popnlar, que ella no los emile sino_des ·
rios ante esas cortes, si traspasan los limites de sus pode- lJUes de haber oido discutir ambos lados_ de la cuestw? a
res, o si no cumplcn con sus debercs federales. Esto abogados famosos, q ne ella no pronuncw. a la rez stno
implica la consecueucia no~able, realizada hoi en los sobre la parte rle la cuestion implicada en el caso de que
Estaùos Unidos, de que una Cor~e de Ju sticia, el ma>: se trata, y que su decision, en lugar de ser pronunciada
Ple,·a,Jo t; ibunal federal , posee el poder supr emo sobre con un objeto politico, se le arranca por la obligacion a
tndos los gohietuos, gobierno de Estado y gobierno feùe- que no puede faltar, de hacer jul:iticia a dos partes que se
ral7 puesto que tiene el det·echo de dcclarat· que toda lei presentan ante ella. Estos mismos motivos de confianza
o toùo acto rrnanado de cllos, ~raspasa los limites del po- no habrian bastado para producir esa sumision respetuosa
dt>r que ll:'s ha impm'Lido la coustitucion fed!:'ral, y no con que todas las antoridades han aceptado las decisiones
Lienc por con!'.igui eute ningun valor lfgal. Antes J e haLer de la Corte Suprema sobre la interpretacion de la consti-
l1Pd1t> la fJl'UE'IJa, Pl'a natnral duùat· ùcl cfcdu ùc una tucion, si no se hubiese comprendido que se debia confiar
Jn~ ti tncion senll'jaute; cra ua lu rai pre;,! tl n tarse si t'! tri - enteramente, no solo en la superioridad intelectual de los
lnlltal tenrlria el n.Jor cle ejen·pr su poùet· constitucional, jueces que componen ese tribunal, sino tambien en su
:-;1, l<'llÏf'll•lo e,r nd r, Pjt>t\'eria juirtocamcnte cse poùeL completa indepenJencia de todo espiritu de partido. La
- 326- -327-
mayor pm Le del tiempo, esta confianza ha sido justillcad·, Pero esta libertad interi01· no puede exisLir, si cada uno
pero nada es tan importante para los americanos con;~ de los Estados tiene el poder de fijar los derechos sobre el
poner a un lado con el mayot· cuidado todo Jo que Luviese cambio de las producciones entre él y los paises estran-
la
.
menot•
. .
tendeucia
.
a deteriorar el \'alor de esta gratI de jeros, puesto que todo producto estranjero que entrase en
u~s.tttucwn na~wn_al. ~a confianza de que depende la esta- un Estado, entraria en todos los demas. Es por esto que,
ln~tdod de las lnstttuciOnes federales se ha alterado por 1· en l<ls Estados Unidus, todos los derechos de aduana y
pnmera \'Cr; por eljuicio que declaraba que la csclavilu~ todos los reglamentos de comercio son decretados o dero-
era. de derecho co mun y por tan to cosa lej tLima en los terri- gados por el gdLierno federal esclusivamente. Igualmente,
torws que no se hal laban toda via constiLmdos en Esta dos· y es una gran ventaja para los Estados el no Lener sino una
esto aun contt·a la voluntad de la rnavol'ia de sus Jni>I' t,' misma moneda, un mismo sistema de pesos y medidas, y
t E J ' tin.
es. · sta memorable decision !ta contl'ibuido proJJable:r::en- no se puede llegar a esto sino confiando la reglamentacion
te, n~as .que cualquiera otra cosa, a traer 1:.t crisis actual· al gobieruo federal. La seguridad y celeridad de los co-
l.a pnnctf.J<tl columua del pacto federal es apenas hastant<: rreos encontrarian obstaculos y se encarecerian, si una
luette pa.ra sostener mucltos choques semejantcs. carta deLiesc pasar por media docena de oficinas somcti-
. Los tnbunales que obran como âr]Jitros entre el go- das a autoridades diferenLes. Es pues conveniente que
blern? federal y los gobiernos de Estado, pronuncian todas las oficinas de correos dependan del gobierno fede-
t~mblen sobre toJa àisputa entm dos Estados, o entre un ral. Pero, sobre semejantec:; cuestiones, pueden diferir los
ctud~d~no de un Estado y el gohierno de otro. Estando sentimientos de las diferentes comunidades. Rajo la dire~­
prolulndos por la union federal los remedios ordinarios cion de un hombre que ha desplegado como pens&dor
entt·e los Estados, la guet-ra y la diplomacia es necesat·io politico y especulativo talentos superiores a los de todos
que un re~cdio judiciario snpla por ellos. La Corte Su- los poliLicos americanos, desde los autores del Federalisllt
p~·ema apilca la lei internacional; ella es el primer g ran (M. Calhoun), uno de los Estados ha reclamado para cada
eJemplo d~ una verdadera jurisdiccion internacional, Jo Estado el derecho de poner un veto a las leyes de aduana
c~al es l:o~ una necesidad que sienten vivamente Jas na- ùel congreso jeneral; y en una obra p6stuma de un raro
cwnes Ct VIlizadas. mérito (que la lejislatura de la Carolina del Sur ha hecho
N~Luralmente, los poderes de un gobierno federal no imprimir y distribuir abundantemente), este hombre de
consJstcn sulamente en pronunciar sobre la paz o la gue- Estado basa su pretension sobre el principio jeneral que
rr~, Y sobre todas las cuestiones que se suscitan euti·e el quiere que se limite la tirania de la mayoria y que se
pms Y los gobiernos estranjeros; sus poder·es van hasta a proteja a las mir1orias, concediéndoles una participacion
~acet· todos los arreglos que los Estados estiman necesa- real en el poder politico. La cuestion de saber si el poder
rws para gozar plenamente de las ventajas de la unio;;. del gobierno federal debia ir, y si alcanzaba, segun los
Por ~jemplo, es una gran ventaja para ellos que su co· términos de la constitucion, hasta hacer caminos y cana-
mercw mtituo sea libre de todo obstaculo de aduanas. les a espensas de la Union) ha sido un gran asunto de
- 328 -- - 32!) -
discusion entre los americanos al prinr1p1o de nuestro titulos que dan det·echo a ocupar un asiento en las cama-
siglo. Es solamente en las nrgociaciones con las potencias ras. El Senado de los Estados Unidos-siendo nombrado
estra11jeras que la autoridad del gobicrno jenerall'& com~ por cuerpos selectos, por las lejislaturas de ~os diversos
pletamente nece~aria. Sobre toda otm materia, lacuestioa Estados, cuya eleccion, por razones ya conoctdas, es pro-
depende del modo como los pue!Jlos en jencral quiere 11 ba!Jle que recaiga mejor que la del pueblo en hombres
entend cr el vinculo federal, y de la pot ci on de libertad dH eminentes, y que tienen no solo el podcr de clejir a seme-
.accion local qne consien ten C'n sac t•i!icar para gozar mejur jantes hombres, sino un poderoso moti\'O para hacerlo,
ùe la "entaja de ser una nacion. pucsto que la int1uencia de su Estado de cada uno en las
En cuanto a la constitucion convcniente para el gohict·no deliberaciones jenerales debe depender mucho del valor y
fPderal en si mismo, no hat que ùccit· g ran ro~a: este go- de los talentos personales de sus representantes-el ~ena­
hierno se compone, sin necesidad de decil'lo, de un de- do de los Estados Unidos, digo, se ba compuesto siempre
partantento lejislativo y de un departamento cjecutivo; y de todos los hombres politicos cuya reputacion cra grande
la constitucion de cada uno estâ. sometida a los mismos y establecida en la Union, mientras que la Câmara baja
rwincipios que rijen los g-olnernos reprcsentativos en jene- del Congreso, segun la opinion de observadores compe-
J·al. Respecto del modo do adoptar estos principios jcnc- tentes) ha sido siempre tan pobre de hombres de mérita
rales a un goLiemo federal, la constitucion amencana como la Câmara alta era rica de ellos.
pa rece haber ohra<lo mui juiciosamcnte esta!Jleciendo que Cuando se encuentran las condiciones necesarias para
Pl congreso se compusiese de dos Cil!naras: que la una la existencia de naciones federales dm·aderas y poderosas,
seria instituida segun la poblacion, teniendo cada Estado su formacion es !'iempre una ventaja para el mundo. Ella
det·echo a un nümero de representantes proporc10nado al tiene el mismo efeclo saludable que toda eslension de la
nümero de sus hn1itantes: mientras que la otra represen- practica de asociacion, gracias a la cual, los débiles, aso-
aria, no a los ci udadanos, si no a los gobiernos de Estados, ciândose, se encuentran sobre un pie de igualdad con lo;;
Y que en ésta cada Estado, grande o pequeno, seria repre- fuertes. Disminuir el numero de esos pequenos Eslados,
scntado por cl mismo numero de micmbros. es debilitar por todas partes la tentacion de usar de una
Con e~ta precaucion se evita el que los .Estados mas pohtica agresiva, sea por las armas directamente, sea pot·
podel'ùsos ejerzan sobre los demas un poder cscesivo, y se cl prcstijio •de un poder superior. Una federacion pone
aseguran los derechos reservados a los gobiernos de Esta· naturalmente ün a las guerras, a hs querellas diplomati-
dos, hacienda imposible por este modo de rcpresentacion, cas, y orJ.inariamente aun a las restriccioncs de comercio
en cuanto pueè.e hacerse, que una medida pase en el l:'ntre los di versos Estados que la componcn, mientras que
con~reso sin ser aprobada, no solamcnte por una mayori<1 respecta de las 11aciones vecinas, el aumento de fuerza
de cmdadanos, sino tambien por una mayoria de los Es- militar obtcnido pot· csos E~tados, gracias a su union, no
tados. Ya he hecho alusion a la ventaja accesoria que se pueùe menos qt,te pre:,;tarles servicios decisivos.
obtiene ademas, cu.:~ndo se elevan las condiciones, los Cn gol;icrno fedcnd no posee una autoridad hastaute
14'
-330- - 33 1 -
conccntrada para. dü·ijir bien una guen·a que no fuese ,·ajes para no podei' dirijir m~~jor sus negocias por si solo~.
un~ guen·a defensiva en que puede contar con la coope- Este obslâ.culo no exiRle para la Ilalia, cuya estension no
racwn voluntaria de cada ciudadano· y no ha· t iguala a la de muchas reinos cent1al izados mui bieu
. . . · 1 ampoC()
nada ~nm hsonJero para la vanidad o la ambici on nacional ~robernados en los tiempos pasados y en los modernes. Se
Pn la Id~a de adqu_irir por u na guerra ven turosa, no slib- 7rata en lon ces de saher si las diferentes partes de la nacion
d 1LOS1 m a~n conc_JUdadanos, si no nue vos miembros de la quieren ser gobernadas lle una manera demasiado dife-
confederacwn, miCmbros independientes y talvez mui rente para que la misma lejislacion y el mismo ministerio,
:-_mharazosos. La guerra de los Estados Unidos contra Mé- o el mismo cuerpo administraLiYo lenga alguna probabili~
JIC? era puram_ente escepcional, becha por voluntarios, dad de satisfa~erlas a todas. A menos que asi no sea, lo
haJo la wflu_encJa de la tendencia emigrante que empuja que es una cuestion de hecho, vale mas para elias estar
a t~do amei'Jca~o a apoderarse del tenitorio no ucupado: completamente unidas. Dos pm·cioncs de un mismo pais
Y_ s1 ella era d1ctada por algun mo ti vo ptiblico, no era pueden tener un sistema de leyes totalmentc diferentes e
(:JCrtanwnte por el del engrandecimiento nacional sino institu ciones administrativas mui diferen les, sin que esto
mas bien por una idea de partido, la de la estension' de la sea un obstâculo para la unidad lejislativa: la Inglaterra
t>sclavitu_d. No se descuhre casi en los procedimientos de y la Escocia lo han probado. Sin embargo, esta coexisten-
los amencanos, sea en los de la nacion sea en los de 1 cia pacifica de dos sistcmas legales, bajo una misma lejis-
. ct• . ' os
m. rnduos, que el deseo de aumentar el territorio de su lalura que hace para las dos secciones del pais leyes
pa1s, como tai, haya tenido una grande influencia. s di.ferentes adaptadas a sus diferencias preexistentes1 po-
11
vivo_ deseo de poseer Cuba es igualmcnte un negocia de dria no mantenerse tan bien 1 o podria no estarse segut'O
part1do, Y ~os Estados del Norte, opuestos a la esclavit ud, de mantenerla, en un pais cuyos leji~ladores estuvieseu
no lu espenmentan de ninguna manera. sujetos (Jo que sucede con frecuencia en el continente) a
S~ puede preguntar (como se ha l1echo respecto de la la mania de la uniformidad. Un putfi.Jio que tenga eRa
ltaiJa e~ el mome~to de dl'spertarse) si un pais que esta tolerancia sin limites, que es uno de nuestros rasgos
rlcterm~nado a unu·se, deberia formar una union comple- caracteris!.icos, por toda anomalia, mientras aqucllos a
ta, o s1mplemente una union federal. La cuestion queda quienes afecta no se encuentran disgustados de ella, ofre-
algunas veces resuelta necesariamente por la estension cia un campo escepcionalmente ventajoso para ensayar
territorial del pais. Irai limites para la estt:nsion de terri- esta prueba d ificil. En la mayor parte de los paises, si se
torio que_ puede ser vcntajosamente gobernado, o siquiera quisiese conservai' sistemas de lcyes diferentes, seria siu
ruyo gob1erno puedc ser convenientemente vijilado po r eluda necesario para protejerlos tener lejislaturas distintas,
un solo poder central. V;.stos paises son gobernados de casa perfectamenlc compatible con nn parlamento nacio-
esta _su~rte; pero en jeneral sus provincias, al menos su s nal y un rei) o, aun sin rei, con un parlamento que go-
]H'OVJ~Ctas_Iejanas, s_on gobernadas de un modo deplora- ber naria de uua mancra suprema las rebciones esteriores
hie, } sena neccsano que los habitantes fuesen casi sai~ de todos los miembros del cuerpo.
- 33~ - 333-
Cuando no sc estima nccesario conservar a perpetmdad gr ados de ce11tralizacion mui diferentes, no solo ~~ cu~nfo
t'n las diferentes provincias, dtferentes sistemas de ju1·i~~ a la adminislraci.on, sino aun en cuanto a la lejlslacwn .
prudencia e iust. tuciones fundamcntales basadas soLre Un puebla pucde estar deseoso y ser capaz de una union
pl'incipios diferentes, es sJempre posihle c.onci:iar diversi- mas estrecha que una simple federacion, y sin embargo
dades menas importantes con la uniciad de gobiemo. 'l'odo puede suceder que muchas particularidades, muchas acci-
lo que se necesita, es dar un a esfera de acci on suficiente~ dentes le impongan cierta diversidad co los pormenores
mente vasta a las autoridades locales. Podria suceder, p01 cle su gol)iemo. Pero si de todos lados se desea re~lmente
ejemplo, que los habitantes de las diferentes provincias que la esperiencia salga bien, no babrâ grandes dtficulta-
tnviesen prcferencias en faYoT de modos de impuestos des, no ~olamente en mantener estas diversidades, sino
difereutes. Si no se pnede contar co11 que la leji~latura aun en darles una garantia constilucional contra toda
jcncral se dejara guiar por !os representantes de cada LentatiYa de nivelacion, a menas que esa tentativa sea
provincia, para modiflcar el sisbcma jeneral de impueslos voluntaria de parte de aquellos a quicnes afectaria el
lirgun el gusto de cada una de las provincias, la constitu· cambio.
•·iou debe establecer que todos los gastos del gobierno que
pueden ser locales ~et·an saLisfechos pot· impuestos locales
H_jados por las asamhlcas proYinciales, y que los gastos
q uc nccesariamente de ban set· jcnerales, como el mante-
llimwnto del ejército y de la mul'ina 1 seràn l'l'partidos, en
..1 presupucsto del aflo, enLI'e las diversas provincias, se-
gun alguna estimacion jencral de sus recursos1 inJponién~
FIN.
dose par la a~aml.Jiea local la suma senalada a cada uua,
segun los principio! que mejor agraden a la localidad, y
pagànùose por junto al trsoro nacional. Esto se asemeja a
ln que se hacia hajo la antigua monarquia francesa res-
pecto de los paises de Estaclos. IIabiendo consenti.do cada
11110 ùe ello:>, o est:wdo ob!igado a suministrar una suma
lija, era libre parél levantarla sobre los habitantes por
media de sus propios funcionarios; y asi escapaba del
• lc~potismo atroz de los intcndentes y de los suiJdelegados
reales, y este pri,·ilejio se cita siempre como una de las
YCntajas que con tri buian a hacer de los paises de Es lados
\a3 pro,·incias mas florccientes de la Francia.
La identicla<l del goJ.icrno central es compatiLle con