Está en la página 1de 32

EL SIGLO XX COMO EL SIGLO NAZI

Siendo así que cada semana tenemos un


documental sobre Hitler en la televisión ,
un nuevo libro sobre el dictador alemán ,
alguna nueva revelación sobre su pasado o
alguna nueva cinta de audio o película
sobre sus discursos o su vida privada,

( muchos de ellos se encuentran en You


Tube)

y estos documentos sobre Hitler parecen


mostrar una cara más amable, familiar,
afectuosa de ese monstruo , donde
muchas veces no habla ni gritando ni
amenazando sino en el tono de voz de
cualquier profesional en su trabajo .

Además parece que tuvo un hijo cuando


era soldado en la Primera Guerra mundial
con una francesa de un pueblo cercano al
frente y que ese hijo se parecía mucho a
su supuesto padre en su físico
pero era como si fuera una versión más
“normal” del padre , más alto, más atlético
y un simple profesional competente en su
trabajo y nada más…

Son tantos documentos los que existen


sobre Hitler que es siempre difícil
entender , no ya al genocida, sino al
mismo hombre de a pie.

Ese hijo francés de Hitler fue lo que habría


podido ser el padre si le hubieran dejado
estudiar arquitectura o pintura: tan solo un
buen profesional, incluso admirado y
querido por sus clientes y por sus
conocidos .

El padre de Hitler, Alois el funcionario de


aduanas, era brutal pero con buen cuerpo,
en buena forma . Otros parientes de Hitler
eran gente vulgar y alguno incluso
enfermo mental .
Es como si el tipo de alemán que
representaba Alois el padre, duro, fuerte y
drástico estuviera allí desde hacía siglos,
reproduciéndose durante generaciones sin
ningún cambio importante esperando que
llegara su momento para dirigir el país .

Ocurre cuando llega Adolf y lleva ese tipo


de alemán hasta la jefatura del país,
abrazando cualquier ideología que le
conviniera, eso no era importante. Lo
fundamental era que ese tipo de alemán
que estaba allí esperando desde hacía
siglos su oportunidad para mandar con su
estilo brutal prusiano , llegara ahora
finalmente al poder en el país.

En las películas de propaganda y en las


filmadas en privado , Hitler parece una
estrella de cine, es brillante físicamente y
atrae las miradas, tiene un aura o
atractivo especial que , en nuestros días ,
parece como propio solamente de las
estrellas del rock o del cine.

Parece que Alemania quería una figura así


al frente del país y la ideología no era lo
importante :

podía ser una mezcla de Nietzsche,


antisemitismo, discurso antidemocrático,
teosofía, racismo, pangermanismo , pero
eso no era lo más importante.

Lo realmente nuevo es que un tipo de


alemanes brutales y criminales tiene por
fin la ocasión histórica de mandar en su
país según su estilo belicoso, vulgar y
violento.

Cuando Hitler habla en privado, parece un


profesional como tantos otros hablando de
su campo de conocimiento : la dirección
del Estado.

Con los hijos de sus ministros es


afectuoso así como con las mujeres a su
servicio , secretarias, cocineras.
Este Hitler agradable es incompatible con
el Hitler de los discursos a grito pelado
ante los nazis, el Hitler de la propaganda
de Goebbels que lo presenta siempre
como un semidios, el Hitler de los 50
millones de muertos por su culpa.

Hay que preguntarse si el Hitler criminal y


matón que casi siempre hemos visto en la
televisión o el cine es en realidad el
Hitler que la propaganda de los aliados
vencedores ha querido que viéramos
desde 1945 : un monstruo loco y criminal .

Sería terrible que el Hitler real no fuera


así, sino un simple hombre como tantos
otros, un político alemán nacionalista que
hizo su trabajo y al que el pueblo alemán
obedecía porque creía que era el mejor
hombre que tenía el país entonces para
hacer el trabajo de guía de Alemania.

Si Hitler fue solamente un político como


cualquier otro , hay que preguntarse por
qué la propaganda aliada lo ha
presentado, desde 1945,
como el mayor criminal y monstruo de la
Historia, censurando aquellos
documentales en los que Hitler aparecía
como una persona normal.

Una razón posible puede ser no alentar a


los neonazis hacia un culto al Hitler post-
morten basado en una imagen del
dictador como un hombre normal y en su
sano juicio.

Otra posible razón, y más preocupante, es


que en realidad todos los hombres del
siglo XX eran como Hitler, tanto en
Alemania como en Francia, USA,
Escandinavia o Inglaterra.

Todos odiaban a las razas “inferiores” y


habían pensado en algún momento
exterminarlas y así también a los inútiles
y tarados.

Todos habían pensado en expandirse hacia


otros países y repoblarlos con nacionales
del país propio.
Todos habían soñado en mandar divisiones
y grandes ejércitos y hacerlos maniobrar
en los campos de batalla al estilo de
Napoleón para ganar guerras arrolladoras.

Todos los hombres del siglo XX y de


principios del siglo XXI fueron como
Hitler.

Esa sería la posibilidad más espantosa


pero probablemente la verdadera y
explicaría todo lo que no se entiende de
Hitler : sus dos caras , la de dictador
criminal y la de afable hombre privado, la
de político alemán como los demás y la de
semidios destructor .

Si todos los hombres del siglo XX eran


como Hitler, entonces ese alemán no fue
ni un criminal ni un monstruo sino
solamente el más radical de los hombres
del siglo XX que llevó a sus últimos
extremos las tendencias
que ya se daban en los demás hombres del
siglo XX y que quizás no se atrevían a
proponer o a emprender y que solamente
los alemanes, tan amantes siempre de
llegar hasta el límite en todo, efectuaron
realmente,

como los exterminios en masa en los


campos de concentración o la invasión de
otros países asesinando a miles de sus
ciudadanos . Pero eso en normal en el
estilo germánico, que siempre se pasa en
todo lo que hace, sea en barbarie, en
sinfonías sobrehumanas o en Luteros
ultrarigurosos , o basta ver las catedrales
góticas .

Creemos que efectivamente todos los


hombres del siglo XX eran como Hitler y lo
demostraron los yanquis cuando mataron
a miles de personas en Hiroshima y
Nagasaki , en un acto criminal de guerra
que hubiera firmado el mismo Hitler;
lanzando dos bombas atómicas sobre
población civil y negando en los 10 años
siguientes ninguna consecuencia de la
radioactividad, por orden del General
MacArthur y su censura militar,

el mismo general que poco después se


peleó con el Presidente Truman porque
quería echar más bombas atómicas , ahora
sobre Corea del Norte.

La democracia USA, siempre dominada


por sus grandes empresas, en este caso
militares, tenía que justificar de alguna
manera haber gastado 2.000 millones de
doláres para construir la bomba más cara
de la historia .

En la historia de 250 años de los Estados


Unidos, el poder que tienen las grandes
empresas en ese país siempre ha estado
más cerca del nazismo que de otra cosa y
algunos de sus magnates como Henry Ford
eran admiradores de Hitler.
En los británicos, sus muchos crímenes en
sus colonias, especialmente en la India y
el trato tan duro que la clase alta británica
siempre ha dispensado a la clase obrera
inglesa nos hace pensar que también
estaban más cerca de los nazis de lo que
ellos querían admitir.

Además, ahora sabemos que Margaret


Tatcher quería usar la bomba atómica
sobre Argentina si no conseguía echar a
los soldados argentinos de las Malvinas,
en 1982.

En estos países de cultura inglesa, la


mitad de la población es casi nazi, de
ultraderecha o conservadora .

Lo mismo en Francia donde la mitad de la


población es de derechas o de
ultraderecha y se aprecia por cómo sus
generales enviaron a la muerte a miles de
soldados en la Primera Guerra Mundial.
En los otros países “ democráticos”
encontramos muchas páginas negras que
podrían haber sido diseñadas
perfectamente por los nazis alemanes y
después de 1945 en los Estados Unidos ha
seguido ese comportamiento con todo el
tema de la contaminación radiactiva ,
pruebas nucleares atmosféricas,
contaminación química e industrial,
Vietnam , Monsanto y los transgénicos y
miles de otros hechos más que son
propios de un país nazi donde se utiliza a
la población, se la miente , se la oculta
información o se la mata , pero no en
campos de concentración sino lentamente
con otros medios, como la comida -basura.

Si eso ocurre en los países “democráticos”


de una manera camuflada , es al menos
más claro en las dictaduras comunistas
como la de Stalin, Pol Pot, Mao, Fidel
Castro…donde se asesina en masa a la
gente .
Los historiadores británicos tienen
tendencia a decir que Hitler y Stalin
estaban enfrascados en una guerra
privada en los años 30 por ver quién de los
dos tenía más éxito con sus planes
quinquenales y económicos y con su
distinto estilo de gobernar :

el estilo comunista criminal de Estado y el


estilo nazi de ultraderecha (con planes
socialistas en su programa económico) .

La ideología no era tan importante, lo que


contaba era que miles de ciudadanos de
sus países querían un dictador con
presencia impresionante al frente de sus
países y no les importaba que murieran
miles de personas , lo único importante
eran los planes de desarrollo del gobierno
y sus victorias económicas y militares .
Los mismos soviéticos se comportaron
como nazis en Austria durante la
ocupación, violando

a miles de austríacas , robando y


destruyendo todo lo que encontraron.

Hitler, visto así, tal y como aparece en los


documentos privados , es un hombre más
del siglo XX que hace lo mismo que hacen
los demás hombres del siglo XX , porque
todos eran iguales que él .

Ahora hay que estudiar por qué el hombre


del siglo XX fue así.

Sin duda, el darwinismo social, Nietzsche


y el nacionalismo imperialista británico,
alemán y norteamericano tuvieron mucho
que ver.

Para los alemanes, Hitler era simplemente


el nuevo Kaiser que trabajaba para
conseguir un Imperio para Alemania.
Ese había sido el principal objetivo
también del Kaiser Guillermo en la Primera
Guerra Mundial, puesto que Alemania
reivindicaba un Imperio como el que
tenían los británicos.

25 años después, otro Kaiser iba a


intentar lo mismo, un kaiser surgido del
pueblo , un austríaco-alemán que se había
formado como hombre luchando en la
Primera Guerra Mundial como simple
cabo del ejército alemán.

Churchill, Petain, Goering, Truman


también se habían hecho hombres
luchando en la Primera Guerra Mundial.

Todos eran productos de esa época.

La Segunda Guerra Mundial empieza como


una continuación de la Primera y la dirigen
hombres que se formaron en la Primera.
Y acaba como la Primera, con USA
interviniendo en Europa y derrotando a
Alemania otra vez.

Las ideologías y estilos no son lo


importante realmente para Hitler, son solo
un pretexto : lo importante es que
Alemania sea un Imperio.

Las décadas de los años 30 y 40 fueron


tiempos de criminales y es que todos eran
criminales: Churchill , Stalin, Petain,

Truman tirando bombas atómicas sobre


población civil japonesa…

De todos los criminales de esas décadas,


Hitler fue sin duda el más extremo, pero
no el único.

Consideraba que lo que estaba haciendo


en Alemania era una Revolución como la
Francesa e imitaba a Napoleón en sus
estrategias militares y sus grandes
planes para Europa
( si no hubiese existido la Revolución
Francesa, no habría aparecido un general
golpista y oportunista como Napoleón,
más maquiavélico que el mismo
Maquiavelo, como puede leerse en sus
anotaciones al “Príncipe”

y si no hubiera aparecido un Napoleón que


jugaba con los ejércitos y los países, no
habría aparecido 125 años después un
Hitler que imitaba a Napoleón,

por eso creemos que la Revolución


Francesa no sirvió para nada e incluso fue
nefasta para la historia futura de la
Humanidad ) .

Hitler creía que estaba haciendo una


Revolución que fundaría una nueva Europa
gobernada por los alemanes y opuesta al
Imperio Británico y al emergente Imperio
USA que consideraba Imperios invasores,
mentirosos y ladrones.
Es posible que , en su interior, la mayoría
de los alemanes creyera lo mismo que
Hitler : Alemania tenía derecho a tener su
propio Imperio y según su propio estilo.

La ideología de moda es esos años no era


lo importante. Era solamente eso, la
ideología de moda en esas décadas.

Pero las monstruosidades de Hitler con


sus campos de concentración y sus
matanzas masivas rebasaron todo lo
humanamente comprensible y justificable
“por razones de guerra”

y fueron lo que , finalmente llevaron a su


final a su dictadura porque el mundo no
podía permitir que un Imperio se
construyera sobre esos principios de
criminalidad y de monstruosidad.

Lo cual no impedía que los otros imperios,


como el Británico y el nuevo Imperio
Norteamericano, no fueran igual de
militaristas, invasores, ladrones,
criminales y “nazis” en el sentido de
utilización de la gente y desprecio de las
masas .

Pero los otros países no habían llegado a


los extremos a los que había llegado Hitler
y que , finalmente, lo llevaron a su
destrucción .

Los otros países aprovecharon para su


propaganda los enormes crímenes de
Hitler para desprestigiarlo después de
1945, aunque en realidad los otros países
vencedores estaban solamente unos
pocos pasos detrás de los nazis alemanes
en barbaridades, como se pudo apreciar
en el bombardeo de Dresden con bombas
incendiarias por parte de la aviación
inglesa y norteamericana y en que se
destruyó la ciudad como si hubieran
lanzado una bomba atómica sobre ella.

Hitler y Stalin, según los historiadores


británicos, tenían un pique personal desde
los años 30 por ver quién era más eficiente
con sus propios planes económicos y
militares y siguiendo cada uno , una
ideología distinta , la nazi o la comunista.

Hitler y Stalin gobernaban dictaduras


donde el crimen de Estado era masivo y
los dos dictadores no se diferenciaban
casi nada en sus métodos.

Al final de los años 30 parecía que Hitler


estaba ganando a Stalin en su batalla
personal, puesto que Alemania estaba
gozando de pleno empleo, el ejército
alemán se había rearmado y se habían
construido carreteras y obras públicas por
todo el país.

Pero en 1945 Stalin ocupa Berlín y fuerza a


Hitler al suicidio y a los alemanes a la
rendición.

Los alemanes, empezando por Hitler y sus


ministros, no entienden qué es lo que ha
pasado: así lo dice Alfred Rosenberg un
día antes de su ejecución ahorcado en
Nuremberg: “No entiendo qué es lo que ha
pasado” .

Quería decir que no entendía cómo los


rusos habían ganado a los alemanes y
además habían acabado con la Revolución
Nazi.

A horas de hoy, es posible que la mayoría


de los neonazis que quedan en el mundo
todavía no lo hayan entendido aún.

La causa más probable del fracaso de la


Revolución Nazi es que era demasiado
inhumana, demasiado bestial como para
poder mantenerse muchos años.

Licurgo mismo en Esparta, donde fundó


una dictadura durísima que sirvió luego de
modelo a todas las dictaduras posteriores
incluida la nazi, no pudo conseguir que sus
leyes tan drásticas se mantuvieran por
más de 500 años en Esparta , lo cual no
es poco .

Si Hitler no hubiera invadido ningún país


ni matado a nadie , es posible que su
Revolución hubiera durado en Alemania
esos 1000 años como él quería.

Los otros dirigentes del mundo eran tan


criminales , racistas y elitistas como
Hitler, pero no llegaron a sus extremos de
exterminio masivo y de brutalidad contra
las razas “inferiores”.

El Hitler que aparece en los documentales


que hay por You Tube no es la bestia que
nos ha presentado los aliados desde 1945
hasta hoy , es más bien un alemán-
austríaco del montón, un ciudadano medio
que habla como un alemán medio en
privado, con una voz suave, amable con
sus sirvientes y los hijos de sus ministros,
que razona como un político más, como un
nacionalista alemán que piensa con la
mentalidad propia de un alemán que ve en
los USA otro Imperio falso e hipócrita
como el Británico y solamente piensa en
los intereses de su país Alemania ante la
amenaza británica y norteamericana.

Antes de 1939, los ingleses y los


franceses tendían a ver a Hitler de esta
misma manera, como un político
nacionalista alemán sin nada más de
especial

Sabemos que en USA, Inglaterra, Francia,


etc. había tantos “nazis” o más que en
Alemania en esas décadas, aunque no se
llamaban a sí mismos así, sino que se
hacían pasar por empresarios, derecha
democrática, clase alta, clase dirigente…

Sabemos que los nazis siguen presentes


en el mundo desde 1945, aunque
disimulados bajo otras apariencias:
ahora son estrellas del rock y del cine que
ganan mucho dinero seduciendo a un
público masivo y borreguil,

son políticos y grandes empresarios que


hacen lo mismo colocando sus productos
masivos,

son modelos de pasarelas que ganan


mucho dinero seduciendo a todo el mundo,

son miembros de las clases dirigentes y


altas de cada país que viven una gran vida
por encima del resto de la gente,

son grandes empresas y lobbies militares


que utilizan a la población para vender
masivamente sus productos , para
probarlos en esa población o para matarla
lentamente con malos productos
alimenticios o con contaminación
industrial ,

es el deportista campeón que se presenta


ante el mundo como un superdotado por
encima de los demás y encima gana
mucho dinero,

son las grandes compañías médicas,


farmaceúticas y hospitalarias que tratan a
los pacientes como números en sus
estadísticas para ganar dinero con ellos

( y esto no está tan lejos delo que hacía


Mengele en sus campos de
concentración).

Todos estos comportamientos son los


mismos de los nazis alemanes de los años
30 y siguen perviviendo en nuestra época
como lo más natural del mundo,

cuando en realidad es el nazismo de


siempre pero disimulado con otros
envoltorios.

Sin duda, los nazis actuales no matan a la


gente en campos de concentración ni
empiezan guerras masivas de exterminio
de la población pero hacen otras cosas
de otras maneras más disimuladas o
indirectas porque su mentalidad es la
misma que la de los nazis de los años 30:

ellos son “superiores” a los demás y se


merecen el poder de manipular y usar a la
población para ganar ellos mucho dinero
y tener una gran vida.

Además, como los nazis de los años 30,


los nazis camuflados actuales que dirigen
los países “avanzados” tampoco soportan
a las razas “inferiores” , a la purria o a
los tipos inferiores y feos y se aíslan de
ellos en sus barrios de alto standing o en
islas privadas que son solo para ellos,
como las Caimán.

Los documentales sobre su vida privada


que han sido publicados en los últimos
años muestran a un Hitler más “normal” y
más cercano a la imagen que tenían de él
los alemanes: un político más.
Pero esos documentales no pueden
hacernos olvidar que este individuo poseía
una parte extremadamente maligna dentro
de su ser, que a partir de 1943 se
manifestó mucho más agudamente,

cuando no quiso reconocer que había


perdido la guerra y se empecinó en
continuarla dos años más, sacrificando a
miles de soldados alemanes,
intensificando los exterminios en los
campos de concentración y negándose a
ningún pacto de armisticio con los aliados
como quería el Ejército Alemán ,
rendición o negociación que habría
supuesto sin duda la ejecución de Hitler o
su encarcelamiento.

Además, en los últimos meses de la


guerra, Hitler ordenó la destrucción de
Alemania “porque le había fallado” al no
ser capaz de vencer a los rusos, un pueblo
inferior según él.

Afortunadamente sus ministros no


cumplieron esa orden que solamente podía
venir de un criminal de proporciones
cósmicas como era ese antiguo cabo de la
Primera Guerra mundial, un don nadie sin
oficio ni beneficio tras esa guerra,

que quiso dar un golpe de estado ya en


1923 con su partido minoritario y tuvo que
esperar 10 largos años hasta ganar unas
elecciones que le permitieran acabar con
la democracia alemana e instaurar su
dictadura .

Los que lo conocieron en 1923 ya sabían


que había en ese hombre algo muy
maligno pero en los años siguientes
aprendió a mentir y presentarse de una
forma más moderada e incluso
democrática ante el pueblo alemán ,
mientras su nivel de vida subía gracias al
dinero que le donaban los grandes
empresarios alemanes.

Su estilo de vida parecido al de un rey ,


aun dentro de su proverbial austeridad, sin
duda contribuyó a que su carácter se
suavizara porque ahora gozaba de muchos
privilegios y de una buena vida.

Se acostumbró a ser utilizado por su


partido y por Alemania como la figura
política que necesitaban para estar al
frente de todo y “guiar” al país desde las
alturas .

Hitler dejó que los noticiarios de cine y los


fotógrafos ofrecieran de él una imagen
parecida a la de una estrella del cine.
Instalado en la cima del poder alemán, él
que había malvivido durante años en Viena
como vagabundo, sin duda se sintió mejor
tras su triunfo como político y pudo
permitirse ser amable con sus sirvientes y
con la gente que recibía,

pero por dentro seguía llevando al


monstruo partidario de las medidas más
extremas posibles :

seguía llevando dentro a su padre, que


seguramente ya era así, como eran así
muchos prusianos vulgares de finales del
siglo XIX amantes de la mano dura , la
fuerza , la guerra, los grandes cañones y
la violencia para solucionar todos los
problemas.

Sabemos que el padre de Hitler era


violento y que pegaba a su hijo.
Con la llegada al poder de Hitler, llega al
poder toda una generación anterior de
prusianos muy violentos, brutales y
vulgares que no habían podido mandar en
Alemania en el siglo XIX pero que ahora,

gracias a que los comunistas están


intentando hacer una revolución rusa en
Alemania , debido a la crisis económica
de los años 30 ,

a las humillantes condiciones impuestas


por los aliados en el tratado de Versalles,
así como el apoyo teórico dado por
Nietzsche y Darwin y la creencia alemana
de que los judíos controlan USA y la banca
mundial y que son antialemanes y un
obstáculo para que Alemania posea un
imperio,

gracias a todo ello ( sin menospreciar la


genialidad política de un Hitler sin el cual
los nazis nunca habrían ganado unas
elecciones , basta pensar cuántos
alemanes habrían votado a un Goering o a
un Ernst Rohm ) ,
gracias a todo ello la generación de
prusianos brutales, vulgares y violentos
que ya había intentado llegar al poder en
Alemania hacia 1860 , puede finalmente 60
años después hacer las cosas “ a su
manera” en Alemania.

Es la dictadura alemana de 1933 a 1945.

¡Cuánto tiempo habían soñado los


prusianos como Allois Hitler en instaurar
una dictadura así en Alemania ya en el
siglo XIX para conseguir un gran Imperio
para su país ¡

La explicación de por qué siguen


apareciendo libros sobre Hitler y
documentales en la televisión sobre él no
puede ser otra que ésta:

Hitler fue sin duda el mayor criminal de


masas de la Historia, pero no fue el único,
solamente el más extremo .
Toda la gente del siglo XX era igual de
criminal. Hitler fue un hombre vulgar sin
casi formación pero con una habilidad
política genial que representaba al tipo de
alemanes que quería un Imperio para su
país , alemanes que eran brutales,
belicosos y expeditivos hasta los últimos
extremos.

Enrique Morata