Está en la página 1de 14

LA PARTICIPACIÓN DE LAS MUJERES EN LA GUERRA POPULAR EN NEPAL

-CamaradaParvati

"Cualquiera que conozca algo de historia, sabe que grandes cambios sociales son imposibles sin el fermento femenino" Marx

INTRODUCIÓN

Desde que se inició la guerra popular armada en Nepal, a partir del 13 de febrero de 1996, bajo el liderazgo del Partido Comunista de Nepal (maoísta), cerca de 800 personas han sido asesinadas, de las cuales casi 100 son mujeres.

Junto con cientos de hombres, las mujeres también están sufriendo rigurosas condiciones de encarcelamiento, muchas han desaparecido y muchas han sido violadas y torturadas. La chispa de fuego que comenzó en los distritos de Rukum y Rolpa, en el oeste de Nepal, se ha extendido ahora a todas las partes de Nepal.

Hoy, hasta el gobierno y los medios extranjeros se ven obligados a reconocer esto. Pero lo que les ha desconcertado es el grado de participación de las mujeres en la Guerra Popular.

Esto debe entenderse en el contexto de que Nepal es un país semi-feudal y semicolonial, con economía feudal. El 88% de la población total vive en zonas rurales y el 81% de la población se dedica al sector agrícola. Con la agricultura se posee el 42% del PNB total del país.

La relación de propiedad de la tierra feudal se puede juzgar por el hecho de que el 65% de los campesinos pobres poseen sólo el 10% de la tierra, mientras que el 10% de los campesinos ricos y terratenientes poseen el 65% de la tierra. Esto se ve reforzado por el sesgo de género en las relaciones de producción entre hombres y mujeres, ya que las mujeres tienen prohibido heredar la propiedad de sus padres.

FUENTES DE LA OPRESIÓN DE LAS MUJERES.

Opresión económica de la mujer.

La opresión económica de las mujeres está firmemente arraigada en el actual modo de producción feudal y semifeudal, dominado por la producción campesina.

La tierra es el principal medio de producción, la opresión económica de las mujeres está firmemente arraigada en la actual relación de propiedad de la tierra, patrilineal y patrilocal. Las principales fuentes de contradicción de las mujeres radican en el hecho de que, a pesar de tener una doble carga de trabajo a nivel de hogar y finca, no pueden tenerlas legalmente en igualdad con sus homólogos masculinos, de ahí la alienación dentro de la relación de producción actual.

Tampoco pueden heredar derecho a tenencia de tierras de manera similar a los hombres.Como resultado, no tienen acceso a las transacciones bancarias, lo que limita aún más su alcance para la elevación económica. Esto las coloca estratégicamente en una posición desventajosa frente a los hombres. Además de esto, el remanente de las relaciones medievales como la servidumbre en la región de Terai, hacen que la posición de las mujeres sea más vulnerable, ya que trabajan como prostitutas o en el hogar de los terratenientes, además de cómo mano de obra en los cultivos. La opresión económica de las mujeres se ve reforzada por el bajo nivel de las fuerzas productivas en la agricultura nepalesa, que es extremadamente atrasada, con apenas insumos modernos.

Por lo tanto, el trabajo en la agricultura está dominado predominantemente por el trabajo humano complementado por el trabajo animal, con la ayuda del equipamiento primitivo: la hoz, la azada, la pala, etc.Además de ausencia de infraestructura básica dentro del hogar (como la falta de combustible y de fuentes de agua y la dependencia del procesamiento manual de los productos agrícolas), el trabajo en el hogar es muy cansado y consume mucho tiempo.

Es un hecho bien conocido que, en una sociedad desigual, cuanto más laborioso es el trabajo, más carga de trabajo recae sobre las mujeres.Además de esto, debido a la naturaleza de subsistencia de la agricultura y al desempleo generado por el cultivo de lluvia, hay una migración masiva de miembros masculinos a áreas urbanas de Nepal e India, dejando así a las mujeres y a los niños a trabajando en la tierra y en el hogar. De esto se puede deducir fácilmente que las mujeres son la columna vertebral de la agricultura de subsistencia en la economía rural. Debido a que las mujeres son marginadas, se les paga menos; a veces su paga es más baja que la mitad de la cantidad pagada a los hombres por el mismo trabajo y por la misma cantidad de trabajo agrícola.

No es mejor la posición de las mujeres de las zonas urbanas. Si las mujeres de las zonas rurales sufren debido a la opresión feudal medieval, las mujeres de las zonas urbanas sufren bajo la opresión imperialista moderna. Son mal pagadas y son a menudo explotadas sexualmente en los talleres de trabajo, dirigidos por los capitalistas burocráticos respaldados por fuerzas imperialistas y expansionistas, como en las fábricas de prendas de vestir y alfombras, etc.

Opresión social de las mujeres.

Las raíces de la opresión de las mujeres no sólo deben buscarse en la estructura económica sino también en la estructura social y cultural. Del mismo modo, la fuente de

la explotación de las mujeres no sólo debe buscarse en su vida productiva, sino también

en su vida reproductiva. La opresión social de las mujeres está firmemente arraigada en

la religión hindú patrocinada por el estado que sostiene la regla Brahmánica feudal, basada en el sistema de castas, que desacredita a las mujeres en relación con los hombres.

Así, las mujeres son vistas como meras "hijas", antes de convertirse en "esposas", hasta que mueren como "madres" de los hijos (especialmente los varones). Debido a la ley patrilineal de la herencia, Nepal tiene uno de los índices más altos de preferencias del hijo varón en el mundo. Esto hace que las mujeres se enfrenten a la discriminación desde su nacimiento hasta la tumba, lo cual se puede ver en su alta tasa de mortalidad. Mueren más jóvenes que los hombres (52 años para las mujeres y 55 años para los hombres).

También Nepal tiene una de las tasas de mortalidad materna más altas del mundo (875 por 100.000), y uno de los índices más altos de mortalidad infantil; un niño de cada diez muere antes de alcanzar la edad de un año. Todo esto se acompaña con el matrimonio precoz, el embarazo precoz, embarazos múltiples, afectando considerablemente la salud mental y física de las mujeres.

Debido a que las mujeres son vistas como un medio para engendrar hijos, para a su vez heredar la propiedad privada, se ven obligadas en cualquier medida a engendrar hijos, incluso a costa de su propia salud, para asegurar su vida matrimonial y garantizar su parte de la tierra a través de sus hijos. Así, las mujeres sin sus hijos son en su mayoría abandonadas o socialmente, condenadas al ostracismo, o a ser co-esposas.

El sistema de castas hace que las mujeres pertenecientes a la casta registrada[la casta más baja] sean aún más vulnerables desde el punto de vista económico, social y sexual.De hecho, la imposición de la cultura hindú en la sociedad es tan fuerte que ha afectado incluso a las mujeres que pertenecen a grupos feudales que no son hindúes.

Opresión política de las mujeres.

La opresión política de las mujeres está enraizada en las relaciones económicas y sociales patriarcales que son sostenidas por el actual sistema parlamentario monárquico. El acceso al trono real a través del linaje masculino, junto con la personificación del rey como un dios vivo, hace que los miembros varones sean políticamente más poderosos que los miembros femeninos en la sociedad.

Así, los hombres son los gobernantes, y las mujeres son gobernadas incluso dentro de la casa. El rey representa a un patriarca en cuerpo y espíritu. Por lo tanto, a diferencia de otros países republicanos-burgueses en los que las mujeres tienen al menos acceso legal

a la propiedad de los padres, las mujeres en Nepal ni siquiera tienen esta disposición

legal, colocándolas estratégicamente en una posición desventajosa para entrar en la vida política dentro del sistema político actual.

Así, en la política parlamentaria, las mujeres son finalmente utilizadas como fuente preparada de banco de votos a través de sus vínculos con los hombres. El actual sistema parlamentario que requiere dinero y capital para ganar en las elecciones se convierte en un gran obstáculo para las mujeres. Esas mujeres limitadas que han logrado entrar en política son viudas, esposas o hijas de los políticos ya conocidos.

LAS MUJERES Y LA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA.

"Sin ideología revolucionaria no puede haber movimiento revolucionario" Lenin

Las mujeres en Nepal tienen razones para luchar por la Revolución de Nueva Democracia, ya que aborda su opresión económica, social y política en su totalidad. Como se mencionó anteriormente, el origen de la opresión económica de las mujeres es principalmente su acceso a la propiedad de la tierra en desigualdad de condiciones con los hombres.

Esto se aborda directamente en la Revolución de Nueva Democracia, donde la característica económica central es la revolución agraria. Bajo este sistema, una reforma agraria revolucionaria se lleva a cabo bajo el lema de “la tierra para los cultivadores”. Junto con esto, la relación revolucionaria de la tierra entre hombres y mujeres se lleva a cabo bajo el lema de "igual derecho de las mujeres a la propiedad".

Así, en las zonas rurales, el acceso de las mujeres a la propiedad de la tierra será capaz de convertirlas en parte importante de la economía agrícola rural. En las zonas urbanas, este derecho les permitirá heredar la tierra urbana, otros medios de producción como la industria, las empresas, etc., haciéndolos así parte del sistema económico urbano. Esto prepara el primer fundamento para su emancipación económica, que tendrá una importante incidencia en otros ámbitos sociopolíticos.

Dado que el sistema de la Nueva Democracia es anti-feudal, eliminará de inmediato cualquier matiz religioso dado al Estado, convirtiéndolo en un Estado secular.Con el fin del reinado hindú brahmánico feudal, las mujeres se vuelven culturalmente independientes de los hombres, lo que eliminará gradualmente la parcialidad contra las hijas, haciéndolas tan importantes como los hijos dentro del hogar.

La Nueva Democracia no trata de acomodarse a la monarquía feudal, que es el símbolo del gobierno patriarcal sobre las mujeres. Por lo tanto, políticamente la ND prepara el terreno para quitar el gobierno patriarcal y, en su lugar, las mujeres constituirán, como uno de los grupos importantes junto con otros grupos oprimidos, un gobierno de frente único anti-feudal y anticolonial.

La naturaleza antiimperialista de la Revolución de Nueva Democracia abolirá las relaciones desiguales con los países imperialistas y expansionistas, salvando así a las mujeres de las fábricas, donde son explotadas sexual y económicamente. Esto allana el

terreno para eliminar la prostitución, la consumación y la mercantilización de las mujeres en Nepal.

TENDENCIAS REVOLUCIONARIAS EN LA ORGANIZACIÓN DE LAS MUJERES.

Habiendo comprendido la esencia de la Revolución de Nueva Democracia y su importancia para la emancipación de las mujeres, las organizaciones de mujeres, en particular la Asociación Nepalí de Mujeres (revolucionaria), han establecido una tendencia revolucionaria en el movimiento de mujeres en Nepal. Esto debe entenderse en el contexto de que el movimiento de mujeres en Nepal puede ser ampliamente categorizado en tres tendencias distintas.

La tendencia derechista y reaccionaria sirve abiertamente al interés del feudalismo y de las fuerzas capitalistas burocráticas.Hablan de la emancipación de las mujeres, pero apoyan el sistema de monarquía constitucional, mantienen la religión hindú patrocinada por el estado y están abiertamente comprometidas en actividades patrocinadas por ONGs del imperialismo. Se quejan de la mercantilización de las mujeres, pero no se atreven a protestar contra los concursos de belleza, etc. Denuncian la violencia revolucionaria, pero no condenan la violencia estatal.

Condenan en teoría las actividades de las ONGs, pero en la práctica muchas de ellas participan en esas actividades. Están más cerca de grupos como 'Masal', 'Unity Center', etc, que del Marxismo Leninismo.

La tercera categoría pertenece a la tendencia revolucionaria. Ésta está representada por ANWA (R). Está más cerca de CPN (maoísta).Ha tomado una posición clara sobre la supremacía masculina: es un producto de la propiedad privada. Por lo tanto, dejan claro que la naturaleza del Estado actual es la opresión de clase y la opresión de género. De manera similar, ha tomado una postura clara contra las actividades de ONGs, tanto en palabras como en hechos, ya que consideran a estas organizaciones como extensiones de fuerzas imperialistas y expansionistas, cuyo objetivo final es preparar un terreno para expandir su mercado y, al mismo tiempo, controlar el crecimiento de un auténtico movimiento revolucionario del pueblo.

Siguiendo su política de unidad y lucha, ha forjado alianzas con otras fuerzas, especialmente con fuerzas antifeudales y anticoloniales, para protestar contra los concursos de belleza, la literatura pornográfica, la venta de licores, etc. Han formado una amplia alianza para protestar contra la represión estatal contra las mujeres, particularmente las violaciones y las torturas perpetuadas contra las simpatizantes de la Guerra Popular. Mientras que otras organizaciones condenan la violencia revolucionaria, esta la considera como una medida defensiva legítima de las masas contra el Estado actual, basada en el poder armado.

LA PARTICIPACIÖN DE LAS MUJERES EN LA GUERRA POPULAR DE NEPAL

"Las mujeres sostienen la mitad del cielo" - Mao TseTung

En Nepal, la participación activa de las mujeres en la guerra se remonta a los días de la campaña por la expansión del estado feudal,centralizado a finales del siglo XVIII y principios del XIX, en particular a 1815, en la batalla de Nalapani, en Deharadun (actualmente en el norte de la India). Mujeres y niños, junto con los hombres, ofrecieron una resistencia heroica contra el ejército británico, que no sólo les superaba en número, sino que también tenía mejores equipos, y a pesar de todos los británicos, pudieron tomar Kalanga, sólo en un tercer intento tras incurrir en grandes pérdidas en el lado británico.

Igualmente las mujeres fueron movilizadas durante el movimiento anti-Rana(Rana es una Dinastía nepalí) por varios partidos políticos anti-Rana durante los años 1947-50, culminando en el derrocamiento del régimen de Rana en el año 1950. Igualmente las mujeres participaron activamente en el movimiento por la democracia de 1990, que puso fin a 30 años de gobierno unipartidista representante de la monarquía autocrática, 'Panchayat', reemplazándola por el sistema parlamentario monárquico. Sin embargo, en todos estos movimientos las mujeres provenían principalmente de familias políticas conocidas o de mujeres educadas urbanas, y se alojaban principalmente en zonas urbanas.

Fue sólo después de que el PCN (maoísta) iniciase la Guerra Popular que las mujeres de las comunidades populares, principalmente las mujeres rurales, comenzaron a movilizarse. Hoy son luchadoras profesionales en la guerra de guerrillas. Las armas tradicionales, como piedras, hoces y palos, con las cuales las mujeres atacaban a los enemigos en movimientos anteriores, ahora han sido actualizadas a las modernas armas de fuego, rifles y pólvora. Anteriormente eran vistas como simples colaboradoras o como fuerzas de reserva por los movimientos políticos, pero hoy son líderes, comandantes de escuadrones guerrilleros que constituyen hombres y mujeres.

Este desarrollo debe ser entendido bajo el contexto de que la Sección 10 de la Ley del Ejército de 1960 del Gobierno nepalés prohíbe el reclutamiento de mujeres en el Ejército Real de Nepal. Al darse cuenta de la doble explotación de las mujeres, el PCN (maoísta) se ha concentrado, acertadamente,en desatar su energía doblemente reprimida para atacar al sistema que ha sido responsable de su patético Estado actual. En cada escuadrón guerrillero se ha hecho la política de reclutar al menos dos guerrilleras (en cada escuadrón de guerrilla hay unos 9-11 miembros). Las guerrillas trabajan como combatientes por la noche y realizan trabajos de propaganda y producción durante el día. Cuando las circunstancias lo exigen, se han constituido escuadrones de guerrillas exclusivamente de mujeres, pero esto es más una excepción que una regla.

Merece ser mencionado un incidente en Rolpa, donde un escuadrón de guerrillas exclusivas de mujeres fue responsable de aniquilar a un tirano feudal que también era conocido por explotar sexualmente a las mujeres. En cada aldea, área y distrito, las mujeres han sido movilizadas bajo la organización de masas de mujeres. En las zonas de fortalezas revolucionarias se han establecido tribunales populares, donde junto con otros

casos, aquellos contra la explotación de las mujeres han sido resueltos con el efecto combinado del Comité de Defensa de Aldeas, la organización de masas de mujeres y el pueblo. En muchos casos de usurpación de tierras a viudas o a mujeres solteras, se les han devuelto a través de dichos tribunales. Muchos maridos, ya muertos, que borrachos golpeaban a sus esposas o practicaban la poligamia, explotando sexualmente a las mujeres, han sido disciplinados a través de tales cortes.

Vale la pena mencionar un caso muy interesante en el distrito de Parvat. Se sabía que un maestro de escuela explotaba a las mujeres sexualmente mientras les prometía ayudar a encontrar pareja para casarse. Fue llevado a la corte del pueblo y obligado a ponerse de pie, aguantando sus palabras durante varios minutos y pidiendo disculpas por su crimen. Después se le advirtió de mayores consecuencias si persistía en cometer dicho crimen.

Donde las mujeres no están directamente involucradas en las guerrillas, están trabajando como fuerza de apoyo para la Guerra Popular. Funcionan como organizadoras, como propagandistas, como activistas culturales, como proveedoras de logística, como enfermeras para los combatientes y cuadros heridos, como trabajadoras de espionaje, como cobertura para los cuadros o combatientes del partido, como visitantes y fuente de inspiración en las cárceles y en la familia de los hogares familiares de los mártires. También son entrenadas para preparar pólvora de fabricación casera.

Debido a que las mujeres se han asociado culturalmente con el trabajo doméstico, las activistas han sido más eficaces para movilizar a las masas en nuevas áreas, ya que son fácilmente aceptadas a nivel familiar. Esto ha facilitado a los cuadros varones acceder a los hogares en nuevas áreas. En general, se ha observado que los lugares donde se movilizaba a las mujeres locales se convertían en bases estables para sostener el movimiento. También, debido al papel múltiple de las mujeres dentro y fuera de la casa, proporcionan una buena cobertura para muchas obras logísticas y de espionaje para cuadros del partido o guerrilleros.

En lo que respecta al firme compromiso de las mujeres con la Guerra Popular, generalmente se ha encontrado que a menudo toman tiempo para decidir si unirse al movimiento, pero una vez que están en él,se adhieren mucho más firmemente que los cuadros masculinos.Ha habido menos casos de rendición o huida en los campos de guerra. También se encuentran menos propensas a revelar secretos. Por lo tanto, se encuentra que tienen mayor perseverancia y paciencia que los hombres (aunque se quedan atrás de los hombres en sus conocimientos teóricos). Esto puede ser debido al hecho de que las mujeres tienen más que ganar con este movimiento que los hombres; es decir, para ellas no es sólo la cuestión de escapar de la opresión de clase, sino también de la opresión de género. ¡Después de todo, romper dobles cadenas requiere mayor fuerza y poder de voluntad!

Después de ejemplos heroicos de mujeres, se ejemplifican los diferentes papeles que las mujeres han estado ejerciendo en la Guerra Popular en Nepal:

[Desafortunadamente las fotografías de 6 mujeres mártires, que originalmente aparecían aquí, ya no parecen estar disponibles en línea. --BannedThought.net ed.]

Dilmaya Yonjan: Fue la primera mujer combatiente que heroicamente dio su vida en el exitoso ataque armado de Bethan. La mataron mientras encendía una bomba. Lo que hace que su martirio sea aún más significativo es que pertenece a la nacionalidad oprimida de los Tamangs.

Lali Rokka: Fue activista social y sanitaria en un remoto distrito de Rolpa. Fue arrebatada del puesto de salud y asesinada. Su "culpa" (como dicen sus asesinos) fue que ella expuso activamente el papel reaccionario de una ONG local de su área.

Bindia Chaulagai: Una joven con un embarazo avanzado. Fue torturada bajo custodia policial por proveer comida a guerrilleros en las selvas. La tortura derivó en el parto pre-maduro del bebé, lo que le llevó a la muerte. Unos días más tardes moría ella.

Sunsara Budha: Esposa de una activista del Partido, fue torturada ante su hijo de 2 años, cuando no quería revelar el paradero de su esposo, su hijo fue torturado pero no le asesinaron. La policía la mató brutalmente, dejando herido al niño.

Kamala Bhatta: Profesora y presidenta del distrito de ANWA (R) Gorkha. Fue violada y asesinada por la fuerza especial de comando de la policía armada mientras regresaba del trabajo de masas entre las mujeres de la aldea.

Devi Khadka: Representa un símbolo vivo de la represión bárbara del Estado. Fue violada repetidamente en custodia policial, conduciendo a la laceración de su vientre. Fue violada porque no cedió a la presión policial de firmar el certificado de defunción de su hermano, que estaba debilitándose en la cárcel. Hoy está viva y activamente comprometida en la Guerra Popular.

Chiniya Lama, Nirmala Deykota, Manju Kuwar y Suvadra Sapkota: Ellas,

junto con otros tres activistas culturales masculinos, fueron asesinadas por la policía bajo la instigación directa de los líderes reaccionarios revisionistas de la UML. Su "culpa" era que habían estado movilizando y organizando aldeanos con cultura progresista.

Además de los casos anteriores, se han denunciado violaciones masivas de mujeres y hechos como secuestro de mujeres en transporte aéreo, en helicópteros, para ser violadas en otros lugares y dejarlas muertas en las zonas de fortalezas revolucionarias. En las etapas iniciales, las mujeres fueron torturadas y violadas, pero ahora también las asesinan. Esto significa que incluso las fuerzas armadas reaccionarias han reconocido a las mujeres como una fuerza de combate invencible. La escalada masiva de la represión estatal sobre las mujeres también reconoce la participación femenina en diversas tareas de la Guerra Popular.

PAPEL DE LA GUERRA POPULAR EN LA TRANSFORMACIÓN DE LA MUJER

"La Guerra Popular es una Guerra total" - Mao TseTung

La guerra popular ha afectado a las mujeres de diferentes maneras. En primer lugar, la guerra popular ha traído cambios fundamentales en la vida familiar de los militantes del Partido. Antes de que el partido lanzara la guerra popular, había muchas contradicciones en la teoría y en la práctica en relación con las cuestiones de género, en el hogar y en la vida social exterior.

Por ejemplo, la fuerte preferencia por los hijos, los matrimonios precozmente realizados para las hijas, la práctica de la poligamia mientras se aboga por la monogamia estricta para las mujeres, la práctica de costumbres culturales feudales como el ayuno en fechas auspiciosas, la práctica de intocabilidad a las mujeres cuando están menstruando y las castas inferiores, dejándolas las actividades domésticas mientras que los hombres se dedicaban a la política activa, etc.

Pero hoy, con el lanzamiento de la Guerra Popular, muchas mujeres han salido de casa con sus maridos para unirse al movimiento dejando a los niños al sistema de apoyo alternativo. Las que han decidido quedarse en casa se han vuelto más independientes económicamente y están más politizadas debido a las compulsiones de las circunstancias, a los esfuerzos subjetivos del Partido por politizarlas y a la atmósfera política general creada por la Guerra Popular.

Repetidas operaciones de búsqueda, órdenes de arresto, advertencias y torturas, violaciones, las han hecho aún más desafiantes y agresivas contra la maquinaria estatal. Ni siquiera los niños se han librado de tales ataques, politizándolos a una edad más temprana. Se encuentran activamente asistiendo a comités de defensa de aldea, participando en actividades culturales, ayudando en trabajos de propaganda, trabajos de espionaje, etc.

Dado que la mayoría de los hombres sanos son forzados a ir a la clandestinidad en las zonas revolucionarias, a las mujeres y a los niños se les permite defender sus propiedades y enfrentarse a la fuerza policial. La ausencia de hombres en el hogar ha invertido los roles de género. Por ejemplo, hoy se encuentra que las mujeres cultivan campos agrícolas, lo que la religión prohíbe.

Se encuentran cubriendo sus casas, algo que no es culturalmente aceptado. Hoy en día, las mujeres en las zonas revolucionarias, están desafiando la ceremonia de viudez cuando sus maridos son asesinados por la policía. Por otra parte, el Partido está intentando conscientemente transformar su duelo en una fuente de fortaleza, para vengar a los asesinos. Estos días los periódicos cuentan tales resoluciones de estas mujeres.

Tomemos el caso de Sangeeta Buda, una mujer de Rolpa. Su esposo fue asesinado por la policía en el año 1997. Fue ella quien trabajó en la casa de su padre cuando éste fue arrestado. Hoy, tras el asesinato de su esposo, se ha ido a la selva para unirse a la guerrilla, para vengarse de los asesinos de su marido. Además, la Guerra Popular ha transformado efectivamente una celebración reaccionaria hindú, "Teej"*, en una plataforma revolucionaria para exponer la represión estatal en Nepal.

La ausencia de hombres, junto con las atrocidades policiales, ha hecho a las mujeres más cooperativas entre sí. Además, el Partido ha puesto en marcha campañas para un sistema de mercado basado en la comunidad, con mano de obra cooperativa como el sistema parma (un intercambio de mano de obra tradicional practicado en pocos hogares agrícolas) a gran escala, instalaciones de fuentes de agua comunitarias, forraje comunitario o recolección de combustible, instalación de nuevos 'Chautara' (lugares públicos de descanso), etc.

Tomemos el ejemplo de uno de estos Chautara construidos en la frontera de los distritos de Rolpa y Salyan, que fue construido por los aldeanos locales en recuerdo de las mártires locales Kumari Budha, Sunsara Budha y Lali Rokka.

La agricultura colectiva ha ayudado especialmente a los hogares monoparentales en los que los maridos están lejos de servir a la Guerra Popular o han ido a trabajar en remotos centros urbanos. En algunos lugares ha logrado incluso conquistar el corazón de esas familias cuyos miembros masculinos están sirviendo a las fuerzas reaccionarias militares y policiales.

Las mujeres ahora se sienten más seguras en su propio hogar y afuera, mientras que los maridos y los hombres errantes son debidamente castigados. Además, las mujeres se han vuelto más conscientes de sus derechos legales y de su opresión. Por otro lado, la violación, el abuso de la fuerza policial y la protección dada por el estado a los matones y violadores han puesto de manifiesto el carácter de clase y el sesgo de género del Estado, lo que ha aumentado la conciencia política de las masas.

Las primeras víctimas de violación fueron estigmatizadas, pero hoy, con la institucionalización de la violación y el asesinato perpetuados por el estado, la antigua sensación de vergüenza se ha convertido en odio de clase y rebelión contra la maquinaria estatal.En un extremo, el acoso sexual indiscriminado por parte de la policía ha alejado incluso a las mujeres de la clase dominante del Estado existente; en el otro, ha fortalecido la cooperación entre las masas oprimidas contra el Estado. La Guerra Popular ha dado una vida revolucionaria alternativa a los jóvenes aspirantes a hombres y mujeres.

La vida de las mujeres, particularmente en las zonas rurales, es muy monótona, un patrón repetido de actividades reproductivas.El matrimonio se organiza a una edad mucho más joven, no tienen manera de escapar de esta vida.

Las mujeres que aspiran a irse fuera de la aldea suelen quedar atrapadas en la prostitución o son traficadas a la India (se estima que alrededor de 150.000 mujeres de Nepal son traficadas a los centros urbanos de la India), o quedan encerradas en las fábricas, mal pagadas, y donde el acoso sexual está desenfrenado. A esas mujeres la Guerra Popular les ofrece una oportunidad desafiante de trabajar al lado de los hombres en igualdad de condiciones y probar su valor mental y físicamente.

La Guerra Popular también ha dado una vida digna alternativa a muchas mujeres abandonadas socialmente, a las mujeres abandonadas por sus maridos, a las mujeres que han sido violadas, a las mujeres que no podían permitirse casarse… Para ellas, la muerte heroica en el curso de Guerra Popular es más digna que cada muerte impuesta por la sociedad.

La Guerra Popular ha ayudado a inculcar normas progresistas en la vida de las personas. Hoy, la nueva generación de mujeres activistas está desafiando el sistema tradicional de l matrimonio y optando cada vez más por los matrimonios de amor en terreno ideológico. Ya no cae en su cabeza la bota para engendrar hijos; en realidad, están limitando el número de niños al mínimo necesario para continuar con sus actividades revolucionarias.Los hombres se encuentran más dispuesto a y cooperativos en el funcionamiento de la vida familiar.

Hoy, la estricta monogamia ha sido impuesta a los hombres por el Partido. Así, los hombres casados que se entregan a relaciones ilegales son severamente castigados. Del mismo modo, las mujeres casadas que se entregan a relaciones ilegales tampoco son perdonadas. Se anima a aquellas que tienen razones para divorciarse a hacerlo y a volver a casarse si así lo desean. Ha habido casos de nuevos matrimonios. Las mujeres y los hombres que han perdido a sus esposos en guerra se han vuelto a casar. Tales casos, aunque limitados, están siendo alentados por el Partido.

La Guerra Popular también ha dado paso a un entorno de alfabetización creativo para las mujeres. Como resultado muchas mujeres se acercan deseosas de compartir sus experiencias de guerra popular, atrocidades policiales, etc. escribiendo sus memorias, poemas, artículos de fondo y teóricos en periódicos y revistas.

La Guerra Popular ha expuesto concienzudamente las falsas actividades de ONGs e INGOs como Ama-Milan-Kendra (centros de reunión de madres) que construyen templos y difunden la religión en nombre de las mujeres organizadoras. Han sido expuestas y desacreditadas.

Nepal es un país muy diverso. La Guerra Popular ha afectado a mujeres de diferentes nacionalidades como indo-arias y tibetano-birmanas, entre otras, de diferentes maneras. Ha ayudado a las mujeres indo-arias a romper la vida restrictiva feudal impuesta por la religión puritana hindú, desatando su energía reprimida. Ha dado vidas significativas a mujeres tibetano-birmanas y a otras mujeres relativamente libres, que ahora tienen más derechos. La Guerra Popular no sólo las ha liberado de su opresión de clase y de género, sino también de su opresión por la nacionalidad. Ha afectado especialmente a la sociedad de castas registrada [las castas y tribus más bajas de la sociedad], cuyas

mujeres son explotadas económica, social, política y sexualmente, al desatar su odio hacia el estado.

PW ha cambiado cualitativa y cuantitativamente el movimiento de mujeres en Nepal. Si bien ha trasladado la geografía del movimiento de las mujeres de los centros urbanos a las zonas rurales, dentro de las zonas urbanas ha transformado cualitativamente el movimiento de las mujeres de un movimiento feminista a un movimiento de mujeres de base amplia y con la perspectiva de clase como fundamento. Hoy se están enfocando temas más amplios como la represión estatal sobre las mujeres, los derechos humanos de las mujeres, la represión estatal sobre las masas, etc., junto con otras cuestiones feministas. Se considera que la violación desenfrenada de las mujeres rurales perpetuada por el Estado también afecta a las activistas feministas urbanas. Actualmente participan cada vez más en organizaciones de derechos humanos para mostrar su preocupación por los abusos contra los derechos humanos de mujeres y niños. Tales atrocidades perpetuadas por el estado en las zonas con presencia del Partido han resultado en el envío de un equipo de 6 periodistas para investigar la condición de las mujeres en Rolpa, Rukum y otros distritos, quienes han expuesto las atrocidades permitidas por el gobierno en medios nacionales e internacionales.

La Guerra Popular también ha conseguido que diferentes organizaciones de mujeres (lo cual era rara vez posible antes de que existiera) participen en la misma plataforma para organizar manifestaciones de protesta o conferencias de prensa conjuntas contra la represión estatal, protestar en contra de los concursos de belleza, etc. La participación de siete partidos políticos diferentes para organizar manifestaciones de protesta contra la violación brutal y la tortura de Devi Khadka en custodia policial es un hecho que lo prueba.

EL PAPEL DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO EN LA MOVILIZACIÓN DE LAS MUJERES

En un contexto general, el feudalismo es la principal contradicción que las mujeres tienen que afrontar en Nepal. Como resultado, los valores feudales remanentes tienden a filtrarse incluso en la estructura organizativa del Partido. Esto afecta especialmente a las mujeres ya que tienen que luchar en dos frentes, desde la perspectiva de clase y la perspectiva de género. Esto resulta particularmente difícil para las mujeres y la organización del Partido cuando las mujeres en el liderazgo de varios comités y unidades guerrilleras no son fácilmente aceptadas debido a los prejuicios feudales. Aquí es donde la política del PCN (Maoísta) de aumentar la participación de las mujeres en la Guerra Popular en cada nivel se torna importante. Del mismo modo, con la creciente influencia del imperialismo en las zonas urbanas, existe el peligro de que las mujeres se dejen llevar por la influencia feminista sectaria. Sobre todo cuando se trata de mujeres bien educadas que se han unido al movimiento rebelde contra la dominación feudal en sus casas. Debido a sus orígenes que clase, pueden ser más sensibles a las cuestiones de género que a las cuestiones de clase. Si esto no se comprueba puede conducir al reformismo o a la desviación a la derecha dentro del Partido. Por lo tanto, el Partido debe contrarrestar este peligro, llevando el elemento de clase a desempeñar el papel principal en el movimiento de mujeres. Esto sólo puede lograrse si el Partido sigue genuinamente la "línea de masas" defendida por el Presidente Mao, mediante la cual está profundamente arraigado dentro de las masas oprimidas, mientras que al mismo tiempo no antagoniza con las fuerzas antifeudales y antiimperialistas. Sin embargo,

también hay que tener cuidado de que las cuestiones de género no se pospongan debido

a la zozobra de aplicar la conciencia de clase. Esto podría llevarnos al aventurismo y el sectarismo "de izquierdas". Por lo tanto, estas dos tendencias extremas deben ser controladas haciendo que las mujeres educadas y acomodadas sean más conscientes de la clase y las mujeres pobres (hombres en particular) sean más sensibles al género. Además uno debe ser teóricamente claro con el hecho de que el único objetivo de la organización de mujeres en MLM es principalmente el de preparar mujeres activistas que adquieran conciencia de clase y también de género, para que puedan representarse a

sí mismas en otras organizaciones de masas y en los Frentes Unidos locales.

Objetivamente, existen muchos motivos para la participación de las mujeres en la Guerra Popular. Sin embargo, subjetivamente todavía se quedan atrás respecto a los hombres debido a su larga historia de subyugación, su bajo nivel de alfabetización, su menor exposición al mundo exterior, etc. Lo que quiere decir que el aporte subjetivo del PCN (Maoísta) sobre sus miembros femeninos es crucial.

Hoy en día la guerra popular se enfrenta a una nueva situación en la que jóvenes hombres y mujeres luchan juntos en el frente de la guerra, en obras organizativas en la clandestinidad. En semejante situación, la cuestión de la moral sexual debe abordarse de tal manera que uno no caiga en el anarquismo en nombre de la libertad sexual. Además, debido a que la cultura es predominantemente feudal, hay que tener en cuenta que el conservadurismo puede prevalecer a menudo en nombre de la restricción de la libertad sexual. El Partido ha emitido así ciertas reglas y regulaciones para manejar tales situaciones. De hecho, se están promoviendo nuevos valores y normas culturales para romper con la decadente cultura feudal.

Hoy la Guerra Popular ha entrado en la etapa de preparación de las áreas de base. De ahí que desafío actual esté en hacer que el poder de las mujeres no sólo destruya la vieja sociedad sino que también construya una nueva sociedad progresista. Esto se puede hacer permitiéndoles participar en las actividades productivas y en el cuerpo de toma de decisiones del embrionario poder local anti-feudal y anti-imperialista del Nuevo Estado Demócrata en las áreas de base prospectivas. Hay que tener en cuenta que no solucionar

o posponer los problemas de las mujeres en el nivel del Partido obstaculizará la causa

proletaria a largo plazo ya que las mujeres son la fuerza más oprimida entre las clases y grupos oprimidos. Tales deficiencias afectarán en última instancia al Partido y a su línea política en términos de convertirse en derechista o ultra-izquierdista. Aquí es donde el espíritu de la Gran Revolución Cultural Proletaria debe ser inculcado en la vida del partido desde el principio. A saber, el eslogan "Es correcto rebelarse" que orienta de manera adecuada la acción y que arma a las mujeres para que se rebelen contra el feudalismo de la sociedad y para luchar contra las tendencias de derecha e izquierda en el Partido.

CONCLUSIÓN

La guerra, particularmente la guerra de clases, es por sí misma un gran educador para las masas en el sentido de que expone el carácter de clase del Estado. Particularmente para las mujeres también expone la naturaleza patriarcal del estado feudal-burgués. Esto no es menos cierto en Nepal, donde las mujeres son triplemente castigadas por desafiar la estructura de clase y la estructura patriarcal del estado existente, siendo torturadas, violadas y asesinadas.

Puesto que ellas sufren más debido a las relaciones económicas feudales, a la atrasada y opresora cultura feudal (y a la pervertida cultura imperialista en las zonas urbanas), y a la maquinaria estatal patriarcal, pueden ser una fuerza confiable para la Revolución de Nueva Democracia antifeudal y antiimperialista. Las mujeres son también una fuerza de confianza para empujar la Revolución de Nueva Democracia hacia el comunismo, ya que su emancipación total sólo puede realizarse tras abolir la propiedad privada, lo cual es posible sólo bajo el comunismo.

La cuestión de la mujer se ha convertido en una muy importante para todas las clases. En la guerra de clases de hoy, los imperialistas están tratando de usar a las mujeres como pacifistas para mantener su status quo, mientras que las fuerzas de MLM están forjando mujeres para que golpeen violentamente al sistema que es responsable de su doble explotación.

Por lo tanto, saluda, "Mujeres Trabajadoras de todos los países, uníos. ¡Tú no tienes nada que perder sino tus dobles cadenas!"

*"Teej" es un día de ayuno impuesto a las mujeres para que recen por la longevidad de sus maridos o para que las solteras recen por sus esposos elegibles. Las mujeres se ponen su vestido de boda y se maquillan y cantan este día en zonas públicas.

elgransaltoadelante.blogspot.com