Está en la página 1de 2

DISCURSO CEREMONIAL

VOCATIVOS: AUTORIDADES PRESENTES SE MENCIONAN UNA A UNA

INTRODUCCION : MOTIVO DEL REENCUENTRO

DESARROLLO: SIGNIFICADO E IMPORTACIA DEL TIEMPO QUE ESTUVIERON JUNTO PARA SER LAS
PERSONA QUE HOY SON

DESPEDIDA: LA ALEGRIA DE ESTAR JUNTOS NUEVAMENTE

EJEMPLO

Discurso del reencuentro de exalumnos de la Secundaria.

Por Dr. Eduardo Ricaño Sepúlveda. 2015-11-29, Tuxpan, Ver.

En nacer de cada día, marca el eterno avance de nuestro planeta, dentro de él, nada permanece inactivo,
todo cambia, todo evoluciona y todo progresa, progresar, es, sencillamente ir adelante,

Queridos compañeros y amigos, hermanos en el aula y en la vida, señoras y señores:

Se me ha hecho el regalo y el inmerecido honor, de hacer uso de la palabra para compartir mi sentir, en la
celebración, de este reencuentro especial, 43 años, después de despedirnos de estas aulas, rumbo a la vida
adulta.

Esas palabras de evolución y progreso que me enseñaron en la secundaria, para elaborar mi primer discurso,
aún resuenan en la conciencia, retumban como presagio, de un mejor futuro, de un mejor porvenir, como faro
y guía del camino.

Ahora entiendo que la evolución, el progreso y el desarrollo, se dan no solo en la naturaleza, sino también en
nosotros mismos, y que la semilla que en nosotros sembraron, nuestros maestros, de amor al saber, hoy
germinan como valores, como talentos, y que, si los usamos como herramientas para superarnos a nosotros
mismos, habremos de florecer y fructificar en servicio y bienestar de la humanidad, de nuestro prójimo, y de
nuestro entorno.

Cada uno con sus capacidades. Cada uno desde su trinchera.

Nada es al azar, como Albert Einstein dijo, “Dios no juega a los dados,” y reencontrarnos en esta ocasión, me
permite comprobar, que es cierto.

Que todo tiene un propósito, y el estar hoy reunidos, con los mismos lazos de amistad y compañerismo que
en la secundaria, hoy, nos hermanan como grupo, para continuar en contacto y darnos la mano, cuando haga
falta.

No entrare en detalles de lo que, acontecido en aquel tiempo, sin embargo, esas vivencias, aún nos motivan,
y nos mueven, a ser mejores, y viendo el sitio donde nació nuestra escuela, afloran nuestros más gratos
recuerdos, vienen a la mente, y nos corroboran que los sueños, se hacen realidad.

Con el tiempo, es cuando nos damos cuenta, de las peripecias que conllevan, a la fundación de una gran
escuela, instalaciones, el personal docente y las generaciones de alumnos, la mayoría brillantes, que la
Escuela Secundaria Federal, Emiliano Zapata, ha forjado, con el fuego del conocimiento.

Los resultados, fueron en parte obra nuestra, de nuestros maestros, del patronato pro construcción y
sostenimiento de la escuela, de la sociedad de padres de familia, de la sociedad de alumnos, de su director, el
Ilustre Profesor Teófilo Vázquez Morales, y principalmente de los alumnos mismos, antes, de su
materialización, en lo que hoy es La Secundaria Federal.

La gran mayoría de nosotros, concluyó una carrera universitaria, algunos más de una, y se distinguió en ella,
o en el oficio que aprendió, o abrazó una vida intelectual, o de docencia e investigación; o se dedicó a tareas
productivas, incluida la sublime tarea de la maternidad.

Cuando se fundó la escuela, los maestros, ávidos de obtener una plaza en el sistema federal, bien que se
esforzaron por conseguir, un nivel de excelencia en sus alumnos, nos enseñaron, el ancho y variado mundo
del conocimiento, despertaron nuestras inquietudes, nos dieron los instrumentos y las herramientas para
sobresalir, se nos enseñó a estudiar y la responsabilidad de cumplir con el deber, nos enseñaron la
importancia de la cooperación y colaboración en los proyectos, para ayudarnos en nuestras tareas, en forma
cooperativa, colaborativa, en equipo, y a investigar, a cuestionar a los maestros, y a ser autodidactas en
mucho, sin más armas, que el lápiz, el cuaderno, y a veces el libro de texto.

Hoy no están ya [casi] ninguno de nuestros maestros, y los que viven, benditos sean por acompañarnos.

También faltan muchos de nuestros compañeros, porque se han ido para siempre o porque están demasiado
lejos para venir.

Pero todos ellos están con nosotros en el recuerdo,

Emocionado y en la solemnidad de este momento, no puedo más que bendecirlos.

La labor de la secundaria, consiste en que, al alumno, hay que convencerlo, primero de que no sabe mucho,
de que está aprendiendo, pero también, de que, en la vida, no habrá rescate, de que, en la vida real, cada
uno es responsable de lo que emprende y del camino que se ha trazado, de que, como decía con precisión
poética Amado Nervo, cada quien, es, el arquitecto de su propio destino.

Se nos enseñó a ser librepensadores, a discernir, a escoger, a estar bien informados, a leer las revistas,
Impacto y Siempre, a participar en los cambios sociales, nos inculcaron, un auténtico humanismo, basado en,
no hagas al otro lo que no te gustaría que te hicieran a Ti, una autentica filantropía, de igual forma con el
deporte, a ganar legalmente, y no despreciar ni discriminar a nadie.

Aprendimos las ciencias y las artes, sobre todo, ética y civismo, y aprendimos a vivir bien, a ser Mexicanos,
verdaderos patriotas, a amar a la vida y a nuestros semejantes, el respeto al derecho ajeno, como única
premisa para obtener la Paz, en lo individual y lo global, a repetirnos que somos únicos, y que unidos,
superamos en todo a todos, y que los problemas, son pruebas de la vida, eso, difícilmente se enseña ya en
las escuelas.

Valores, Principios, Habilidades, y Conocimientos, encausados para el bien común, para alcanzar nuestros
ideales, nuestros más preciosos sueños, propósitos, y objetivos, para lograr, lo que nos hace felices en la
vida, capacitarnos para contribuir, en el desarrollo de la sociedad y de nosotros mismos, de la familia, y de los
amigos.

Esto es algo de lo mucho que nos dio la secundaria, a los de nuestra camada. Y por ello le debemos estar
eternamente agradecidos.

El cambio, la evolución, el progreso, son palabras, que son, vigentes, que son, eternas, y eternas, son las
enseñanzas que nos legaron nuestros profes, como ejemplo de los actuales, que, con todo respeto, les falta
entender a algunos, que la prioridad es el alumno, que la prioridad, es el aprendizaje, no la enseñanza ni el
maestro como protagonista, que deben innovar, que las tecnologías de la información y de la comunicación en
la educación, son prioridades. Y principal que la prioridad, es, capacitar al alumno en la vida, y que pueda,
demostrar su creatividad, que desarrolle las habilidades necesaria para un aprendizaje basado en
competencias, situacional y de utilidad práctica, que sea valorado con rúbricas congruentes a los tiempos
actuales y se les permita saber, hacer, y ser.

Sin embargo, nuestra escuela, sin recursos, o casi nulos en aquella época, solo sirvió para hacernos mejores,
a esforzarnos más, a solventar los problemas y las dificultades, y verlos como retos, como oportunidades de
crecimiento y de superación.

Hoy tenemos la prueba con ustedes, mis compañeras y compañeros, con nosotros, de lo que, si se pudo
lograr, educar y motivar a los alumnos para ser mejores personas.

Y que cuanto aprendimos, hoy nos sirve, que es de utilidad práctica, situados, en la vida real, para que poco a
poco, alcancemos nuestras metas y objetivos.

Creo que expreso el sentir de todos, cuando aquí termino diciendo, GRACIAS.

MUCHAS GRACIAS, querida Escuela Secundaria Federal Emiliano Zapata.

Gracias, queridos maestros.

Gracias, compañeros exalumnos

Gracias a todos.

Gracias.