Está en la página 1de 2

La significación y el sentido

E. Lévinas, Humanismo del otro hombre

Octavio Martínez López


1. ¿En qué consiste la esencia del lenguaje?
“En hacer brillar –notar– más allá del dato, al ser en su conjunto. El dato tomaría una
significación a partir de esa totalidad –conjunto–”. “El conjunto del ser debe producirse
para iluminar el dato. Debe producirse antes que un ser se refleje en el pensamiento como
objeto”.

2. ¿Cómo se instaura la nueva función de la expresión?


“La reunión del ser, que ilumina los objetos y los vuelve significantes, no es un
amontonamiento cualquiera de objetos. Equivale a la producción de esos seres no naturales
de un tipo nuevo que son los objetos culturales –cuadros, poemas, melodías– pero también
al efecto de todo gesto lingüístico, creador a través de la evocación de las creaciones
culturales antiguas. Estos objetos culturales reúnen en totalidades la dispersión de los seres
o su amontonamiento. Brillan y alumbran, expresan o iluminan una época.” “Reunir en un
conjunto, es decir expresar, es decir aún volver a la significación posible he aquí la función
del objeto –obra o gesto cultural.”

3. En el plano ontológico, ¿cómo se sostiene la nueva función de la expresión?


“Como medio de comunicación o como señal de nuestros proyectos prácticos, la expresión
derivaría, íntegramente, de un pensar anterior a ella; la expresión iría del interior hacia el
exterior. En su nueva función, tomada a nivel del objeto cultural, la expresión ya no es
seguida por un pensar previo. El sujeto se aventura por la palabra efectiva o por el gesto
manual en el espesor de la lengua y del mundo cultural pre-existentes, lengua a la cual
pertenecen ya esta palabra y este gesto, en tanto que encarnados, y que saben cambiar de
lugar y re-acomodar y revelar solamente de este modo a la conciencia del pensamiento, que
la aventura del gesto cultural siempre había ya desbordado. La acción cultural no expresa
un pensar previo, sino al ser, al cual, encarnada, pertenece.”

4. ¿Por qué la significación no puede inventariarse en el interior de un pensar?


“El pensar mismo se inserta en la Cultura a través del gesto verbal del cuerpo que lo
precede y lo supera. La Cultura objetiva a la cual, por la creación verbal, agrega algo
nuevo, lo ilumina y lo guía”. “Así, el lenguaje por el cual la significación se produce en el
ser es un lenguaje hablado por espíritus encarnados. La encarnación del pensar no es un
accidente que le sucedería entorpeciéndole la tarea, al desviar de su lealtad el movimiento
recto por el cual el pensar apunta al objeto. El cuerpo es el hecho que el pensar se sumerge
en el mundo que piensa y, en consecuencia, expresa este mundo al mismo tiempo que lo
piensa”.

5. ¿Cuál es el fundamento de la concepción de el cuerpo como sentido sensible?


“En tanto que sentido, está todavía de este lado, del lado del sujeto; pero en tanto que
sensible está ya de aquel lado, del lado de los objetos: pensar que deja de ser paralítico, es
movimiento que deja de ser ciego y comienza a ser creador de objetos culturales”.
6. ¿Qué representa la idea de el cuerpo como sentido sensible?
La unión entre la “subjetividad del percibir (intencionalidad apuntando al objeto) y la
objetividad del expresar (operación en el mundo percibido que crea seres culturales –
lenguaje, cuadro, sinfonía, danza– alumbrando horizontes). La creación cultural no se
agrega a la receptividad, sino que es, desde un comienzo, su otra cara. No somos sujeto del
mundo y parte del mundo desde dos puntos de vista diferentes, sino que, en la expresión,
somos sujeto y parte a la vez. Percibir es, a la vez, recibir y expresar por una especie de
prolepsia”.

7. ¿Cuál es el rasgo distintivo de la fenomenología contemporánea?


“El hecho de resaltar la función trascendental de todo el espesor concreto de nuestra
existencia corporal, técnica, social y política, pero, por ello mismo la interferencia en la
historicidad fundamental –en esta nueva forma de lo mixto– de la relación trascendental y
de las conexiones físicas, técnicas y culturales que constituyen al mundo”.

8. Razón por la cual se opone la filosofía contemporánea de la significación a la


filosofía platónica.
De acuerdo con la filosofía contemporánea, “lo inteligible no es concebible fuera del
devenir que lo sugiere. No existe significación en sí que un pensar hubiera podido alcanzar
saltando por sobre los reflejos, deformantes o fieles, pero sensibles, que conducen hacia
ella. Es necesario atravesar la historia o revivir la duración o partir de la percepción
concreta y del lenguaje instalado en ella, para llegar a lo inteligible”. “La totalidad del ser,
en la que el ser resplandece como significación, no es una entidad fijada eternamente, sino
que requiere el ordenamiento y la reunión, el acto cultural del hombre.

9. Desde la fenomenología y la filosofía bergsoniana, ¿cómo se constituye la


significación?
“La significación no se separa del acceso que conduce a ella. El acceso forma parte de la
significación misma”. “Los contemporáneos piden a Dios mismo, si quiere ser físico, pasar
por el laboratorio, por las pesas y medidas, por la percepción sensible y hasta por la serie
infinita de aspectos en que el objeto percibido se revela”.

10. Determinante del carácter equívoco de las necesidades humana.


“La cultura. Toda necesidad humana es, desde un comienzo, interpretada culturalmente.
Sólo la necesidad abordada al nivel de la humanidad subdesarrollada puede dejar esta falsa
impresión de univocidad”. “Ninguna necesidad humana existe, en realidad, en el estado
unívoco de la necesidad animal.”