Está en la página 1de 38
‘Se agree ls etre y eis que han aorza I o- ‘Bickign se los ean age compas, xyes celitosguran Alpe de pin deca capo Traducln Cros Reynoso Disco de cable: Mage Vals ‘Cua eic, marzo de 1998, Buclona Derechos eervados prs odes las eons en castellano © by Fatal Gain S.A, Martane, 60, eno. 1° eL201 00 (006 = Barcelona, Expat mal peda pd com tepurowwgeisncom Ison: at-a32-4475 Deposit pal 3.798936 Impreso en: Limpergrat Cc) MMogoda, 39-51, 06210 Barbera de Vales Anpeso ca Espana Ponte n Span ‘Que prod a repro tt parcial po euler me ‘iors cn form genes, exctada 0 adic = ‘ello o cules oto Koma INDICE (coLAn0RADORES. ° PRESENTACION, por Calo Reynas n 1 AxonoLocts S@mn6uIcA 1. Géneroeconfaos. La vefiguracién dl pensamiento social, por Clif Coes. nn a 6 2 Larebelignrrfnticn de I antropolofa conta iluminiame, ol penaamiento es ms que raaén yevidencia, por Richard A. Sheer... 78 W AXTROPOLOGIA FENOMENOLOGICA 3. Hasan lenge ctnogrico, por Michael Agar nsnsnn ut mt AymRoPoLoctA PosMODERNA 4. Sobre la autordad etnogrtice, por James Clifrd uw 5. Las etnogrfin como textos, por George B: Marcas y Dick E Cath nnn im (6. Fuera de contest. Las fccionespersusivas dela antropologa, por Marly Strather ccs 24 Comentarios, por M.R. Crick, R.Fardon, E: Hatch, IC. Janie, R Pinaten, P.Rabinow,E. Tonkin, S.A. Tyler y G. Marcus Respuosta, pr Marilyn Serather 258 270 1, Proganas concerns a entropy alien, por Denis Tadlock. sn 25 Acree "despre ble et Stephen Tyler Slaton del oc eel nan, Dennis Tedlock {La eatnognalia poamnrderns: de documento de occulta a documento ‘culo, por Staphen A. Tyler. [REFERENCIAS BIBLIOGRAFIAS, Colaboradores Mics AcAR, Universidad de Marland ues Curroro. Historia de la conciencia, Universidad de California, Santa Cruz. Dick CusMuN, Departamento de antopolgia, Universidad do Rice, Houston, Texas ‘ClurrotD Guxnrz. Cera de historia social, Instituto de Estadio Avanca- db, Princeton. (Gronce Mass. Departamento de antroplog, Universidad de Rice, Houston, Texas. ‘Canios Revnosa. Departamento de ciencias antropoligicas, Universidad de Buenos Aires ‘RICHARD A SuFEDeR. Comité de desarrollo humano, Universidad de Chi- ae. ‘Manin SmeaTHERN. Cétedra deantopologfa social, Universidad de Mancheatr. ‘Danis Tentock. Programe de fllore,mitlogta y cine, Departamento do inglés, Universidad dl Enno de Nueva York, Buflal. Srimian A. TYR. Departamento de antopologis, Universidad de Rice, Houston, Texas. . Presentaci6n Car.os REYNosO Universidad de Buenos Aires EI surgimiento de la antropologia posmoderna es, en sentido estricto, un proceso de transformacién experimentado por una de las tantas corrientes in- ternas de la disciplina, la llamada antropologfa interpretativa. Tras una fase ti- bia de “antropologia simbélica” en las décadas de 1960 y 1970, y luego de un falso arranque bajo las banderas de la fenomenologfa (demasiado escolésticas, trascendentales y solemnes para los tiempos que corren), los interpretativos hallaron en un posmodernismo que algunos reputardn predigerido y fragmen- tario su marco de referencia més afin. A despecho de la naturalidad con la que Jos posmodernos asumen su propia transicién en el relevo de las modas, la po- Iémica que se ha desarrollado en torno del movimiento es una de las mas ten- sas y delicadas de la historia disciplinar; no hay més que asomarse a las revistas antropolégicas recientes: sucede casi como si todo otro tema hubiera sido postergado en espera de su resolucién. Dig&moslo enseguida con otros matices y adoptando otro dngulo de mira, Después de algunos afios en que no se pudo hablar a ciencia cierta de ningén paradigma dorninante, la antropologfa mundial ha sido ganada por lo que pare- cerfa ser una nueva moda intelectual que responde a las premisas del posmo- dernismo. Desplegaremos més adelante la caracterizacién de los aspectos mAs El context: I sociedad pontindustrial De lo que no cabo ni sombra de dua ex de que el temino “posmedr- sen Gg ue etc) a nae Enno Und x Ss Inicion, parece aberse setiindo a propsito de cierto gro parsdigmaice ‘eurido en elsene de ne teres interns de Ia argutetur, en In que a6 ‘omens a poner en tela de julio el concepto de vanguard. Pero In idea de ‘tne condicn "poamodema” tone wna gestacién complja:arhitaiamente ‘Somenzaremoe pr los postulaos de Bell manque dejando constar que (lado (gee lo que se anata ce un moviniento de convergena) el punto de paride aber sido culaier oe. ‘En 1975 Daniel Bell publicé un extenso libro de prognosis social, eo- bulla erite ln econo, a clencia palin y la scilogf, en el que anunciaba clvenimaieno imminent de Ia sociedad postindotril- Esta modalidd oo: ‘tari involves primordialmente no tanto un eambio en la infrastructure ino una tetaerfsis de fondo en oda Ta eatraetorn soca. Lo proceson ue Demiten diagnostic extn eansformacia, segtin Bell, so encuentran ms {vanzados en os Eatador Unidos quc en colle tro pals El libro de Bell no esol primero en Ika Ia atencin sobre el pstcu- las, pro a ocx em alc ampli ifn. Como sempre han surgi que rele por In prevedenciar Bell acgura que él inredujo el concopto de feciedad! postin yen 1962, lo que ala cxcala de ceta especie de neo ‘Teologla ex fecha terneana; posteriormente deseubrié qe om socialist in {dé (Arhar Ponty) ya habia lize la plabra en 1917 para eferree a una fociedad wtesanal del utr, descentralizaday que ennabletael abe, con tearia al “estado do cig” que anvnciban clr fturistas. Bell admive que ‘ros nombres le huicrancabido igual: “soiedad del conacimento, “soci ‘ded de In informaciga” 0 “sociedad profesional”. Pero en aquel entoncen, ‘cuando acu el trmino, se enconraba bajo la influeeia de Ralf Dahvendort, ‘quien habia hablado de a “sored poncaptalinin”. La sgerencia de que a= {Potan dominate come la insta o el epitalisme estvieran en retire ora ‘daafane invita al denciframient de signos:y en esa fas- inacin consits el ito de un prefijo que no harfa més que exendersedes- Sbertenoce ‘El argomento global extructrndo por Bell es simple, aunque Ia ergu- rmentacifn son espcton: el mgsimo deacon Toe segrento, la mma sim dad en ol conjure. Dice Bell que Ia vciedad oveiental exten camino ‘de un gan cambio histri en el que Ins relaiones sociales (que se asen- ‘han en I propiedad), las esructuras de pdr exstntes (entrada en lion r= dlcidas) In cultura burgoose (entrada en la represigny on la remuncia (patlicalin) ae dengan te. Lae fuentes del eaacisnosom eins Fea yteenalégican, pero también cult. La cultura ha obtenido aulono- tmfa on la sociedad de Oceidente. En parte ee por ello que no exté para nada ‘larocufls abr de se ne forma de ent nueva sociedad Calls soy sia embargo, los signos de i tranaformacide? veamosini- 2 ciadmente uno, Una cosa os segura: la clase obrera industrial —contabiisa Bell— est cisminuyeno on némero, y su importanciaen la cconomta de Joe pain me avanandos iende a ser marginal. Ni hablar dl cempesinado. Es diffe que el futuro presence Ia“dietadra del proletarindo” cuando el proletariado, como quiere que s lo dena, se muestra entrance de desapa- Bia, "Enel discureo de Bll I constraccin del objeto evoca In grandes conf= _tncionos parcrslanas, similares a las que se encucran en la base de cier {ee verientes de In anttopolgin simblien A su julio a sociedad se pore ‘vidi tres dito: Le estructura social Ia polfia la eulturs. La estwe= {urn social comprende la econo, la tonologa y el sistema de teabajo. La pin repule la datribacign del poder La elt el reina del simboliro txpresivo¥ dels sigifcados. Una de les tansformaciones bisices que se os peciliguciGn del trabajo intelectual en parcelas muy poquefas, Adem, ‘como la sociedad postindusrial aumenta Ia importancia del componente ‘los cientifices, inenierosy teenécratas ‘ competir con los politics © converse en sus alindon. Avista de paar {oy conviene datinguir cinco dimensiones «To largo de Ine cuales e ext ‘manifestando el cambio: 1. Sector econdnizo el cambio de una economia productora de mercan- fs era productora de secs. Calin Clark, hacia 1940, habia dvi Ia ‘conomia en los aectoresprimavo agriculture), scundario (manufac, in- ‘dstia) ytreario (servile). Ea el mundo no occidental, a importancia de sector primario es ain abrumadora (70% de la fuerza de trabajo); en oe Esta- ‘los Unidos Ia propor es In inverse, Pero nose trata de evalquier servicio ‘ino de servicio tlacionals con mbites expeifico: educain, invatga ‘én y gobierno. Estos servicios invlucran un nuev tipo de tecnologia y una ‘era inelectunided. 2, Disrilucién ocupacional: le preeminencia de a clases profesionales ¥ ‘enicas, A todas luce, estn desaparciendoloeBlue-collars (os tabajedoree ‘deunmeluco) en benefsio dele whiecallars (lo abwjdoes de a0 cor Its). Mientras I aca de cecnnento de Ta clae profesional y wenica en ge- ‘eral a sido el dable de la tas de crecimiento dela fuera de tabajo a cle lo etles «ingen ha do cl pled Ia tt dea pbc ae van su conju. 3. Principe ial: la contraldad del devarolo eric como fuente deine novacin yformulaciin plc de la sociedad. Las relaciones ete la cencia 1 Tn tecnalogfa esa cambiando, Car todas In grandes industria que hoy ‘xsten (siderurgia, energie clétia,tfono,auomévil,viocidn) ya haan ‘Stride fines dal siglo X%, por ob de inventoren chapacere inaprede y hombres précticos que no pesefan major conocimientotirice. Pero la evolu- ‘iin ulterior de In cloticidad en electra y otros desanallos semejentos ‘lo Faerom poses cumndo la volun tcnolgica ve funds en la investi Cin y el planenmiento tetico, La Weolfn de In corporacion hacia I = ‘entigcin fe ido earaiando con ol tiempos el poadigma de la corporacin [puede haber sido US Stel en el primer tere del siglo In General Matos