Está en la página 1de 46

2018

CARPETA DE
CRITERIO
TEMA CENTRAL:
MATERIALISMO Y CONSUMISMO

1
www.otse.digital

APARTADO N°1

Cómo el materialismo afecta tu cuerpo y mente

Para muchos, el éxito se mide con la vara del tener en lugar de la del ser. Pero
esta forma de entender la vida puede generar serias consecuencias. Aprende a
identificarlas y a erradicarlas.

La alta exposición a
mensajes que
sugieren que el tener
y aparentar son
actividades de suma
importancia para
alcanzar la felicidad
es uno de los
detonantes del
materialismo,
especialmente en
personas inseguras y
con baja autoestima.
Pero este rasgo de personalidad también puede ser una respuesta a
determinadas técnicas de crianza basadas en premios y castigos materiales,
que pueden derivar en la creencia de que el éxito se define por la calidad y
cantidad de los bienes de un individuo.

Ciertamente, que te guste consumir cierto tipo de productos (por ejemplo ropa
o autos) o te interese tener un hogar confortable no te convierte en un
materialista empedernido. Pero sí el fijar tu norte en valores que prioricen la
imagen y la popularidad; el hacer dinero y tener muchas posesiones. Si
identificas algo de esto en ti, será mejor que atiendas a las formas en las que
dichas conductas podrían estar afectando negativamente tu vida.

[2]
www.otse.digital

Arruina los vínculos


Según el psicólogo Tim Kasser, PhD y profesor de la Universidad de Knox en
Galesburg, Illinois, el materialismo tiende a hacer más competitivas,
manipuladoras y egoístas a las personas, y por ende menos empáticas. El
hecho de que las cosas importen más que los vínculos no tarda en hacerse
notar y, a la larga, termina arruinando las relaciones con los demás.
Así, al no cultivar sus relaciones, el materialista se va aislando lentamente, lo
cual nunca puede significar nada bueno.

Va en contra del bienestar general


En la edición de noviembre de 2014 de la Revista de Personalidad y Psicología
Social (JPSP), se publicó un meta-análisis en el que se señala que el
materialismo afecta negativamente a cuatro grandes tipos de bienestar: el
subjetivo (en el que se juega la satisfacción de una persona con su vida y
sentimientos de felicidad); el de las autoevaluaciones (que define cómo los
individuos se ven a sí mismos); el de la salud mental (que puede verse
afectada con trastornos como la depresión, la ansiedad y la compra
compulsiva); y el de la salud física (dando lugar a dolores de cabeza y de
estómago).

Empeora los momentos negativos


Según un estudio co-escrito por el especialista en marketing Aric Rindfleisch, el
materialismo puede, como efecto secundario, disminuir la capacidad de
enfrentar eventos traumáticos. Esto se debe a una percepción magnificada de
los mismos (se los vive como más graves de lo que son), que genera angustia
y posibles respuestas negativas como la mencionada compra compulsiva. Todo
esto redunda en una más lenta y difícil recuperación ante el hecho en sí.

Te vuelve menos amigable con el planeta y enflaquece tu


bolsillo
Finalmente, es importante no perder de vista que cuanto más se consume, más
desechos se generan y más se apoya a la producción de objetos –muchos de
ellos contaminantes-, ecuación que da un resultado negativo para el planeta y
también para tu bolsillo.

[3]
www.otse.digital

¿Es posible dejar de ser materialista?


No se sabe a ciencia cierta, pero sí puede disminuirse. Se puede optar por
pasar más tiempo rodeado de las personas que te hacen bien, como amigos,
familiares e, incluso, colegas: somos más felices cuando tenemos un lugar en
el mundo, es decir, cuando podemos querer y ser queridos. Esto,
definitivamente, no es algo que se pueda experimentar a través de los bienes.
Luego, es necesario empezar a valorar lo que uno ya tiene. La gratitud y
alegría le hacen bien al ego y hacen que no necesitemos ir detrás de una
nueva adquisición para dejarlo tranquilo.
Por último, hay que estimarse más. Tus virtudes son las que te definen, no los
objetos que te rodean. Suena a frase trillada, pero si te la repites sinceramente
a diario, puede que notes la diferencia.

Fuente: Grandes Medios


(diciembre 23, 2016) ·

PRINCIPIO METAFÍSICO:

RACIONALIDAD

Todo tiene una razón de ser, tiene un sentido, un orden, una disposición. Una
relación con el principio, con el fin, con todo.

Esa relación es de prioridad (o posterioridad), de alteridad y de unión (o de


coordinación).

Mucho de esto lo podemos captar por evidencia inmediata como es el caso del
comportamiento de la naturaleza, o por razonamiento, como por ejemplo, ver
que el que se logre una buena disposición de las partes en cualquier cosa
ayuda a una vida más consistente. La buena disposición se alcanza con una
buena relación con el Principio y el Fin.

El principio en el cuál se fundamenta la racionalidad es Dios como inicio, final y


sentido de todo. Dios a través de su Proyecto, que incluye a cada parte del
universo, y a cada uno de nosotros como actores de dicho Proyecto.

[4]
www.otse.digital

TUTORADO:
1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.
2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.
3. Busque algunas definiciones de “racionalidad” de autores confiables.
4. Compárela con la dada y establezca similitudes y diferencias.
5. Busque alguna definición confiable sobre materialismo y sobre
consumismo. ¿Coincide con la definición dada por el artículo? Si las
hubiera, identifique las diferencias.
6. ¿Por qué el consumismo y el materialismo van en contra del principio
metafísico visto?
7. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de
acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?
8. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria.

TUTOR
1. Reflexione con el tutorado sobre las conclusiones que ha llegado sobre
la “racionalidad”
2. Vea la manera más conveniente en que la conclusión que ha sacado
pueda llevarla a la práctica.

[5]
www.otse.digital

APARTADO N°2
Economía de las experiencias

Los millenials prefieren gastar en salidas y no en


bienes

Actualmente representan un
tercio de la población
argentina y están a punto de
alcanzar el auge de sus
ingresos. Promedian una
erogación de -al menos- 500
pesos por salida y lo hacen
en promedio tres veces por
mes, lo que representa un
gasto total anual de 200 mil
millones de pesos ¿En qué
eligen destinar el dinero? las

CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Una investigación de Eventbrite sobre la


generación del milenio (definida como los nacidos entre 1980 y 1996) revela
que este público gasta cada vez más dinero en salidas. Para ellos, la felicidad
no se concentra en acumular bienes: ellos buscan crear, compartir y capturar
momentos “memorables”.
El alto foco que esta generación pone en aprovechar la vida garantiza el
crecimiento de una economía impulsada por el consumo de vivencias o
experiencias. La combinación entre el interés por los eventos y su creciente
capacidad de gasto está impulsando este tipo de consumos.
Cuando se trata de dinero, las “vivencias” vencen a las “cosas”: tres de cada
cuatro millennials (78 %) eligen gastar dinero en una experiencia en lugar de
comprar algo físico, y el 55 % afirmó estar gastando más que nunca en
eventos, sobre todo en vivo.

[6]
www.otse.digital

La generación del milenio anhela más y mejores experiencias: ocho de cada


diez personas (82 %) participaron en varios eventos en vivo el año pasado:
para su tiempo libre eligen fiestas, conciertos, festivales, espectáculos, artes
escénicas, running y deportes temáticos.
El 72 % manifiesta que le gustaría aumentar su gasto en experiencias el
próximo año, afirmando un alejamiento del materialismo.

Cabe destacar que el miedo a quedarse afuera (Fear of Missing Out o FOMO,
por sus siglas en inglés) impulsa su apetito por estos eventos: casi siete de
cada diez (69 %) de los nacidos en la generación del milenio tienen FOMO.

En un mundo donde las experiencias de vida se transmiten a través de los


medios sociales, el miedo a perder alguna oportunidad lleva a la generación del
milenio a mostrarse, compartir e involucrarse.

Una economía en crecimiento basada en experiencias

La naturaleza experimental de la generación del milenio presenta una


oportunidad de crecimiento para las empresas, quienes observan este cambio
fundamental en la mentalidad del consumidor. En este marco, las empresas de
experiencias tienen mayor valor para conquistar los corazones de los
consumidores.
Para las generaciones anteriores, poseer el primer auto era un rito. Comprar la
primera casa señalaba la realización del sueño americano. Estos marcos de
vida han sido factores importantes para la creación de la identidad. Pero la
generación del milenio no está interesada en tener una casa o comprar un
auto, no tanto como sus antecesores. Ahora el valor real está en la experiencia,
no en la propiedad.

Además, el relevamiento da cuenta que la felicidad no se mide en posesiones.


Llevar una vida épica y significativa se relaciona con la creación y la captura de
memorias. Las experiencias, para la generación del milenio, moldean la
creación de su identidad.
En un mundo donde las fuentes web de noticias y medios sociales transmiten
lo que los amigos están experimentando, el miedo a perder impulsa a los
jóvenes de la generación del milenio a mostrarse, compartir e involucrarse: la
fuerza motriz detrás de la economía de la experiencia.

(ANDigital)
Diciembre 17, 2017

[7]
www.otse.digital

PRINCIPIO METAFÍSICO:

RACIONALIDAD

El mundo se explica y sostiene sobre una estructura inteligible, en cierto orden


o disposición de sus partes con relación al Principio, al Fin y al Todo. En ello se
basa, en última instancia, el crecimiento de la ciencia o del conocimiento en el
hombre. Si no hubiera cierto orden o disposición inteligente, no se podría
avanzar en el conocimiento científico. Todo adelanto se basa en la
interpretación de este orden.

Dios ha creado el mundo desde un Proyecto inteligente (de acciones


direccionadas hacia un Fin) y de amor (o de donación, donde Él distribuye sus
dones o todo lo creado, acorde a ese Fin). Dicho Fin es la unión completa y
definitiva con Él.

Por ello, en última instancia, la racionalidad en el hombre hace referencia a la


disposición de los pensamientos y las acciones para con el Proyecto de Dios.
En la medida que le ayudan al hombre a acercarse a ese Proyecto, serán más
“racionales”.

La gran pregunta con relación al principio de racionalidad metafísico es: ¿en


qué medida lo que pensamos o hacemos nos ayuda a buscar e incorporar en
nosotros el Proyecto de Dios?.

TUTORADO
1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.
2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.
3. Lea el artículo “Proyecto de Dios” (lo puede encontrar en la página de
OTSE). Haga una síntesis del artículo con las ideas principales.
4. ¿Cuál es la relación más importante que puede identificar entre el
Proyecto de Dios y la administración de los recursos materiales y
económicos?
5. Relacione su última salida y su último gasto con el Proyecto de Dios
para usted. ¿Cree que son consistentes con dicho Proyecto? ¿Por qué?
6. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de
acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?

[8]
www.otse.digital

7. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria.

TUTOR

1. Reflexione con el tutorado sobre las conclusiones que ha llegado sobre


la “racionalidad” y el tema central: materialismo y consumismo.
2. Vea la manera más conveniente de llevar a la práctica la conclusión que
ha sacado el tutorado.

[9]
www.otse.digital

APARTADO N°3
La idea de éxito en la actualidad

Cómo medir el éxito

Si tienes una empresa y quieres que tenga éxito, es fundamental que


monitorices regularmente una serie de
métricas que te permitan detectar posibles
problemas y saber si estás avanzando en la
dirección correcta.

A primera vista, podría parecer que la única


métrica importante en un negocio son los
beneficios. Si los beneficios aumentan, el
negocio va bien; si disminuyen, el negocio
va mal.

Sin embargo, en la práctica no es tan


sencillo.

Por un lado, aumentar los beneficios a toda


costa no suele ser una buena idea. Hacer una campaña muy agresiva o estafar
a tus clientes puede darte dinero rápido, pero seguramente tenga
consecuencias muy negativas a largo plazo.
Por otro lado, hay actividades que no tienen un impacto directo o inmediato en
la cuenta de resultados. ¿Cómo saber entonces si el cambiar el diseño de tu
web ha sido una buena decisión?
Por último, hay empresas en las que los beneficios son algo secundario. Piensa
en Whatsapp, que apenas ganaba dinero, o en Facebook, que durante los
primeros años tuvo pérdidas de millones de dólares.

Como ves, es necesario ir más allá, y tener en cuenta otras métricas además
de los ingresos y los gastos.
El problema es saber cuáles.

[10]
www.otse.digital

En una empresa suele haber un montón de parámetros que se pueden medir, y


si te basas en aquellos que no tienen un verdadero impacto en el negocio para
tomar decisiones, acabarás tomando las decisiones equivocadas.

Es como si te hicieses un análisis de sangre y empezases a


tomar estatinas sólo porque tus niveles de colesterol total están por encima de
200. Seguramente no sea una buena idea, porque está demostrado que esta
cifra por sí sola no nos da mucha información sobre el riesgo de enfermedad
cardiovascular, y que existen otros indicadores mucho más fiables.

Elegir correctamente qué “números” monitorizar y utilizar para la toma de


decisiones, por tanto, es clave; y para seleccionar los tuyos tienes que pensar
en cuáles son los objetivos del negocio y en qué métricas están directamente
relacionadas con los mismos.
No es lo mismo tener una startup, donde el objetivo durante los primeros años
suele ser crecer y ganar cuota de mercado (por encima de generar beneficios),
que tener un negocio online unipersonal basado en un blog, en el que recibir
miles de visitas que no se traduzcan en ingresos no sirve para nada.

En mi caso, para analizar el “estado de salud general” de Vivir al Máximo, me


fijo principalmente en tres números:

 Tráfico mensual
 Porcentaje de visitantes que se convierten en subscriptores
 Porcentaje de subscriptores que compran cuando promociono un
determinado producto

Por supuesto, para analizar distintos proyectos individuales o distintas áreas


del negocio más a fondo utilizo distintas métricas, pero a nivel general me baso
en estas tres.

Estos parámetros me dan una buena idea de a qué velocidad está creciendo
Vivir Al Máximo, de los ingresos que puedo esperar en un futuro y de en qué
actividades debería centrarme para aumentar mis ingresos. Y si veo que
alguna de estas cifras baja repentinamente o no está evolucionando como
debería, inmediatamente me pongo a analizar el por qué.

“Pero Ángel. Yo no tengo un negocio… ¿Para qué narices me cuentas todo


esto?”

¡Buena pregunta!
Te lo cuento porque, en tu propia vida, tú también has elegido –consciente o
inconscientemente– una serie de métricas que guían tus decisiones y que
evalúas continuamente para ver si está todo bien.

¿Te has parado a pensar alguna vez cuáles son las tuyas?

[11]
www.otse.digital

¿En qué aspectos de la vida te fijas para determinar si tú u otra persona “está
viviendo bien”?
Para la mayoría de la gente, esos parámetros son el dinero, las posesiones
materiales y el status social.

Sus decisiones están siempre orientadas a ganar más, tener más y ser más, y
admiran a aquellos que son famosos o que tienen una casa y un coche caro.
Sin embargo, igual que el éxito de una empresa no sólo depende de sus
beneficios, tu éxito personal no sólo depende de tu cuenta corriente, tus
posesiones y tu status.

Si fuese tan sencillo, el bueno de Robin Williams, que tenía todo eso y más, no
se habría suicidado.
¿Qué parámetros deberías utilizar entonces para medir el éxito?
Bueno, eso sólo lo puedes decidir tú, pero permíteme que te haga algunas
sugerencias.

Por ejemplo, podrías medir el éxito en base al número de…


 Cenas con tus amigos
 Países visitados
 Besos y abrazos dados

 Besos y abrazos recibidos


 Días sin estrés ni grandes preocupaciones
 Días sin problemas de salud
 Vidas cambiadas a mejor
 Proyectos personales completados
 Libros leídos

 Buenas conversaciones mantenidas


 Sonrisas y carcajadas
 Habilidades aprendidas
¿Acaso todas esas cosas no forman también parte de una vida de éxito? ¿De
una vida bien vivida?

Quiero que te imagines por un segundo que tuvieses una pantalla mágica en la
que pudieses ver 10 métricas en tiempo real para determinar si estás viviendo
como te gustaría vivir.
[12]
www.otse.digital

¿Cuáles elegirías tú?

¿Y si a partir de ahora te centrases en mejorar esas 10 métricas cada día de


manera consciente?
Te dejo que lo pienses y que compartas, si quieres, tus conclusiones en la
sección de comentarios

¡Un abrazo!
Ángel.-
Ángel Alegre
Soy un viajero empedernido y un
enamorado de aprender. Después de 4 años
como ingeniero en Microsoft, dejé mi trabajo
para hacer realidad mi sueño: recorrer
el mundo con una mochila.

viviralmaximo.net

PRINCIPIO METAFÍSICO:

PRINCIPALIDAD DEL FIN

En el principio de racionalidad vimos como el Cosmos se rige por un cierto


orden o disposición de sus partes con relación a un Fin.

El Fin es lo que le da dirección o sentido a todo movimiento. Identificar el fin de


algo es, de alguna manera, conocerlo mejor, comprenderlo mejor.

Dios es el origen y el Fin de todo lo que existe. De Él proviene todo y hacia Él


se debe dirigir todo para alcanzar su plenitud o completamiento.

Identificar lo mejor posible la relación de algo con el Fin o con el Proyecto de


Dios es muy importante porque le da sentido y dirección.

En la medida que nuestras decisiones y acciones están relacionadas con el Fin


o con el Proyecto de Dios, en esa medida tendrán consistencia. Como el Fin es
alcanzar la plenitud o unión con Dios, todo aquello que nos ayude a tener una
mejor relación con Él y con los demás estará en consonancia con el Proyecto
de Dios, con el Fin.

[13]
www.otse.digital

Por ello, la medida para saber si mis decisiones y acciones están en


consonancia con el Fin es si me ayudan a mejorar la relación con Dios y con
los demás.

El no hacer esta relación en nuestras intenciones, decisiones o acciones es no


tener en cuenta el Fin, es ir a la deriva, sin un verdadero sentido.

TUTORADO

1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.


2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.
3. Busque en otras fuentes qué se entiende por “éxito” en el pensamiento
actual post-moderno.
4. Compare el resultado de lo analizado en el artículo con relación al éxito
con el principio metafísico Principalidad del fin.

5. ¿En qué consiste el éxito (finalidad principal) en su vida?. Conteste esta


pregunta con una descripción, con la mayor cantidad de detalles
posibles, de una imagen de usted siendo “exitoso” (Ej: soy…,
tengo…,etc). Comente su respuesta al tutor en la próxima tutoría.
6. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de
acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?
7. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria

TUTOR

1. Reflexione con el tutorado sobre lo que ha concluido sobre la relación


del concepto de éxito y el principio metafísico.
2. Comente con su tutorado la respuesta que dio a la pregunta 5.
3. Vea la manera más conveniente para que la consecuencia que ha
sacado el tutorado la lleve a la práctica.

[14]
www.otse.digital

APARTADO N°4

El año que pasé sin comprar nada

Una escritora decidió a finales de 2016 pasar 12 meses sin adquirir cosas
materiales, excepto lo estrictamente necesario para sobrevivir. La experiencia
le dejó sorprendentes enseñanzas sobre el manejo del dinero, y lo que
realmente importa en la vida.

MIENTRAS M ENOS
COM PR ABA, M ÁS SENTÍA
ANN PATCHETT QUE
VIVÍA EN MEDIO DE L A
ABUND ANCIA.

Si aún no ha decidido su propósito para 2018, la escritora Ann Patchett tiene


uno para usted: no comprar nada material que no sea estrictamente necesario
en los siguientes 365 días. Aunque las primeras reacciones de las personas
ante una propuesta de estas gravitan entre el asombro y la incredulidad,
Patchett lo califica como una vivencia “excelente”. Lo cuenta luego de haber
recorrido el año que termina diciéndole no a todo tipo de adquisiciones, salvo
las relacionadas con alimentos y otros artículos para subsistir. Ella recoge su
experiencia en un artículo de su autoría publicado en el diario The New York
Times.

La idea surgió a finales de 2016 cuando se enteró de que una amiga suya se
había embarcado en una aventura similar. Al principio esta escritora de 54 años
se sorprendió por la fuerza de voluntad y disciplina de ella. Pero cuando su
amiga le dijo que no había sido tan duro como imaginó, decidió intentarlo. Esta
escritora, reconocida por su novela La comunidad, recibió 2017 decidida a
asumir ese gran reto. Pensó en solo excluir la ropa y los accesorios e ideó un
plan en el que incluía pasar los siguientes 12 meses lejos de las páginas web,

[15]
www.otse.digital

las vitrinas de ropa y los centros comerciales. Pensaba que si no veía nada, no
se antojaría y por eso los catálogos con ofertas irían directo a la basura. Pero
no había terminado el primer mes cuando llegó a su casa con un par de
parlantes portátiles. “Me sentí estúpida. ¿No debería incluir en mi lista también
a los aparatos electrónicos?”, dice en su artículo.

En ese momento sintió que debía hacer una lista más seria de cosas para
excluir. Pero al mismo tiempo pensó que el listado debería tener un balance
entre despojarse de lo material sin caer en lo draconiano, pues los extremos
podrían llevarla a colapsar a mitad de camino. Como resultado de ese análisis,
excluyó todo excepto las compras en el supermercado, lo que implicaba
comprar hasta flores, champú, tinta para la impresora y pilas, pero solo cuando
se acabaran. También podía comer en restaurantes y comprar tiquetes aéreos.
Aunque hubiera podido prohibirse los libros, no lo hizo porque como escritora y
dueña de Parnassus, la única librería de Nashville, consideró que estos eran su
fuente de negocios.

“Los primeros meses estuvieron llenos de grandes descubrimientos”, dice. Uno


de ellos fue saber que necesitaba muchas menos cosas de las que creía. El día
en que se le acabó el protector labial pensó que tendría que correr al
supermercado para reemplazarlo, pero al buscar en sus cajones encontró no
uno, sino varios que había dejado a medio terminar. También encontró
perfumes viejos, cremas y jabones sin empezar que todavía servían y decidió
usarlos todos.

Hubo pruebas difíciles como cuando se antojó de un Fitbit, aparato que


monitoriza la actividad física de una persona. A diferencia de los modelos
anteriores, este parecía una joya y además de eso no necesitaba conectarse a
un teléfono inteligente. Durante cuatro días no dejó de pensar en él, a tal punto
que llegó a creer que realmente lo necesitaba. Para resistir la tentación puso en
práctica un consejo que sus padres siempre le trataron de inculcar de niña, que
consistía en esperar. Ellos le decían que las ganas pasarían si ejercía ese
control. Y así fue. “De repente ¡puf!, no lo quise más”.

Ni Tom Hanks logró descarrilarla de su meta. En septiembre recibió una


invitación para entrevistar al actor acerca de su colección de historias cortas
que se llevaría a cabo en octubre en frente de 1.700 personas en un teatro en
Washington. En otro momento de su vida lo primero que habría pensado era
que la ocasión ameritaba un nuevo traje y habría gastado cuando menos dos
días en encontrarlo. Pero embarcada ya con más de ocho meses en este
proyecto pensó: “Tom Hanks nunca ha visto ninguno de mis vestidos ni
tampoco la gente en la audiencia. Fui a mi clóset, escogí una pinta acorde con
el clima del día y la empaqué en la maleta. Solucionado”. Por esa época
también consideró estar lo suficientemente fuerte como para salir de compras
con su mamá y su hermana y resistir las ganas de probarse y obtener prendas
nuevas. “Una vez uno le coge el tiro, ya no es difícil”, dice.

[16]
www.otse.digital

La prueba de fuego, sin embargo, llegó cuando tuvo que comprar regalos para
otros. Ella, que se define como una persona a la que le fascina regalar, decidió
que solo daría libros, pues estaban excluidos de la lista. La norma funcionó
hasta que la invitaron al matrimonio de su editor y Patchett no toleró la idea de
darle un libro en una ocasión tan importante. Sin embargo, esa experiencia la
hizo pensar en el concepto de estar dando regalos para demostrar afecto. “Eso
tenía que parar. La idea de que nuestro afecto se manifiesta mejor con otro
suéter es reduccionista”.

Como era de esperarse, el año trajo muchos aprendizajes. El primero, apreciar


mucho más lo que otros le brindaban. En una ocasión le hizo un favor a un
amigo y este le agradeció el gesto con un par de zapatos tenis. “Si hubiera
estado comprando cosas como usualmente hacía, le habría dicho ‘no tenías
que hacerlo’”. En esta oportunidad se lo agradeció de corazón.

Otra de las moralejas es que al ver que no podía comprar, se sintió viviendo en
medio de la abundancia, y esa sensación le producía humildad, pero también
tristeza. “¿Cuándo logré acumular tanto y quién podría necesitarlo?”. Para
Patchett, cuando la gente deja de pensar en lo que quiere, se fija más en lo que
los demás no tienen y esa sensación le generó mayor paz interior. De ahí a
entender por qué muchas religiones piden a sus fieles abandonar la vida
material, no había sino un paso. “Las cosas que compramos y compramos y
compramos son como una capa gruesa de vaselina en un vidrio: podemos ver
algunas formas, la luz y la oscuridad, pero en nuestra constante compulsión por
tener lo que queremos perdemos los detalles de la vida”. Aunque lo que ahorró
no se lo dio a los pobres, la autora señala que la experiencia le hizo ver el
verdadero sentido del dinero, “como algo que ganamos y gastamos y
guardamos para cosas que queremos y necesitamos. Una vez pasé esa etapa
me fue más fácil dar el dinero a quien realmente lo podía usar”.
Adicionalmente, de lo anterior, no comprar no solo le ahorró plata sino tiempo,
el cual ella valora muchísimo. Además le dejó más espacio libre en el cerebro
para dedicarse a otras cosas.

A pocos días de terminar su experimento, la autora quedó con la duda de si


debía finalizarlo comprándose algo, tal como lo hizo su amiga cuando terminó
el suyo con un abrigo negro que abotonaba hasta el cuello. Aunque es
consciente de que el motor de la economía capitalista se prende gracias a las
compras de personas que se antojan de cosas que no necesitan, decidió
renovar su compromiso un año más. “Quién sabe cuánto más pueda durar”.

Hace exactamente un año, recuerda Patchett, el millonario Donald Trump se


preparaba para asumir el papel de presidente de su país, y la sensación que la
embargaba en esas noches era de ansiedad. Para calmarse visitaba las
páginas de las tiendas en su computador y miraba una foto tras otra: ropa,
joyas, carteras, accesorios. “Estaba tratando de distraerme a mí misma, pero
esa distracción me dejaba sintiéndome peor”. En esa época la pregunta tácita

[17]
www.otse.digital

al ver las páginas era ¿qué necesito? La respuesta que ella da a esa pregunta
hoy es “lo que necesitaba era menos”.

http://www.semana.com
12/23/2017

PRINCIPIO METAFÍSICO:

PRINCIPALIDAD DEL FIN

Ya vimos en el artículo anterior la importancia del fin, ya que es lo que le da


dirección o sentido a todo.

Analizaremos ahora la importancia de que nuestras decisiones y acciones


estén orientadas hacia fines intermedios que nos acerquen al Fin último; y
cómo en la medida que decidimos y actuamos no acorde con el Fin último,
nuestra vida se torna más difícil, complicada, y por ello menos feliz.

Vivimos tomando decisiones y actuando. El no tener en cuenta el Fin último


hace que nuestros fines intermedios nos alejen del mismo, aumentando la
complejidad y dificultad de nuestra vida.

Los recursos materiales y económicos tienen mucha relación con nuestros


fines intermedios. Necesitamos de los recursos adecuados para alcanzar esos
fines que nos acercan al Fin último. No obstante, la elección y utilización de
esos recursos materiales y económicos, en la medida que no se basan en el
Proyecto de Dios, sino en nuestros propios gustos e intereses, generalmente
nos llevan a que alcancemos fines intermedios no adecuados. Podemos
identificar cuándo un fin intermedio es adecuado o no con el Fin último, por el
tipo de efecto que tiene en nuestra relación con Dios y con los demás,
especialmente los más cercanos.

En la medida en que la finalidad principal de nuestras decisiones y acciones


sea principalmente el propio interés, alcanzaremos fines intermedios
(vanagloria, autocomplacencia, orgullo, autosatisfacción) que nos darán una
momentánea satisfacción, pero nos alejarán del Fin último.

Mientras que, en la medida en que la finalidad principal de nuestras decisiones


y acciones sea el Proyecto de Dios (que se refleja en una mejor relación con Él
y con los demás, aunque algunas veces nos produzca cierta insatisfacción),
alcanzaremos fines intermedios más adecuados, que nos producirán a la corta
o a la larga, mayor felicidad.

[18]
www.otse.digital

TUTORADO

1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.


2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.

3. Lea en el apunte Proyecto de Dios (lo puede encontrar en la página de


OTSE) lo que está relacionado con la administración de los recursos
materiales y económicos.

4. Reflexione sobre sus hábitos de consumo. ¿Qué cosas tengo


actualmente que ya no uso? ¿Por qué acumular cosas no contribuye con
el Proyecto de Dios?

5. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de


acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?

6. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria

TUTOR

1. Reflexione con el tutorado sobre lo que debería cambiar o mejorar en la


administración de los bienes materiales y económicos para relacionarlos
mejor con el Proyecto de Dios.
2. Vea la manera más conveniente para que la consecuencia que ha
sacado el tutorado la lleve a la práctica.

[19]
www.otse.digital

APARTADO N°5

Las Finanzas dominan la economía mundial:

Arjun Appadurai, un antropólogo en la corte de


las finanzas

El ensayista sostiene que vivimos una época al ritmo de los mercados que
ocupan el lugar de Dios y del sacerdote.

ARJUN APP ADURAI. EL ANTROPÓLOGO


SEÑ ALA QUE HAY UN A IDE A DE QUE EL ÉXITO
DEL MERC ADO ES PODER CONECT AR LO
INVISIBLE CON LO VISIBLE DE NUESTRO
MUNDO. FOTO: D AVID FERNÁNDEZ

Parece estar siempre de buen humor Arjun Appadurai. Será para contrarrestar
el universo de pesadumbres y violencias políticas y sociales en el cual suele
internarse. De las minorías, sus derechos, a la agresividad del mundo
financiero vuela sin escalas. Habla rápido y conecta ideas, tiempos y lugares
con precisión.

Es antropólogo y posee una mirada inquieta: no se le escapa detalle de lo que


pasa a su alrededor en el hall del más clásico y refinados de los hoteles de la
ciudad. Estuvo en Buenos Aires invitado por la Fundación Medifé, dio una
conferencia en el Malba acompañado por su colega Alejandro Grimson y trajo
bajo el brazo su reciente libro Hacer negocios con palabras (Siglo XXI).

En este trabajo, Appadurai aborda el capitalismo contemporáneo y sostiene


que la crisis del sistema financiero de 2007-2008 fue una crisis del lenguaje.
¿Cómo lo explica? A través del concepto de “derivada”. Se trata de un activo
que posee un valor encadenado al de otro activo que, a su vez, también puede
ser derivado. Es por ello que sostiene que este círculo financiero se transforma
en un fenómeno lingüístico porque adquiere fuerza en el intercambio. Es decir,

[20]
www.otse.digital

cuando dos partes firman un contrato escrito para hacer una transacción y
cumplir con lo prometido.

BOLSA DE LONDRES. EN SUS


PENSAMIENTOS, DICE APP ADUR AI, EL
MERC ADO ES SIEMPRE EFICIENTE,
TODO PUEDE AND AR M AL PERO LOS
MERC ADOS SE CREEN EFICIENTES.
FOTO: EFE

El antropólogo explica que el sistema financiero actual está asentado en este


papel firmado, muy antiguo, que entró en crisis. Y es aquí donde encuentra una
verdadera revolución en la historia del capitalismo: los contratos más lucrativos
ya no son esos que las partes honran el pacto inicial. Son aquellos con los que
una parte gana sumas siderales cuando el otro no cumple. Parte de estos
temas, ya los había tratado en El futuro como hecho cultural(FCE).

Appadurai también aprovechó esta incursión en el mundo financiero para


entretenerse con una decena de películas que retratan el mundo financiero
como Wall Street; El lobo de Wall Street; La gran apuesta, etcétera. “Esas
películas captan el espíritu de Wall Street, la agresión, el estrés, y esa
sensación de estar siempre en el límite, en el abismo de la ilegalidad, todos
quieren más dinero”.

–O sea que estamos viviendo la era del dinero, de...

–La era de las finanzas o de la financiarización. Es un proceso muy grande y es


lo que define nuestros planes.

–¿Desde cuándo estamos viviendo esta época?

–Es algo que comienza en los inicios de los 70 en los EE.UU. cuando un
economista y un grupo de estudiantes de negocios crearon un modelo
matemático nuevo para poner los valores a futuro. Eso es la financiarización,
es decir, la forma en que el dinero se utiliza para obtener más dinero a través
de créditos, especulaciones e inversiones. Así se introduce la comercialización
de “futuros” de todas las mercancías en esos mercados de mediados del siglo
XIX en Estados Unidos. Era imposible saber lo que iba a costar una mercancía
en el futuro, pero así se valúan las commodities. En realidad, no hay suficientes
mecanismos para calcular el precio de esos valores. Este modelo de
intercambios financieros se intensificó en los 70, 80, 90 y después creció
desmesuradamente por más de quince años y lo hizo en un nivel muy muy alto.

[21]
www.otse.digital

Y después colapsó en 2007, 2008. Hoy realmente la financiarización domina el


mundo de la economía, y tiene efectos en otras cosas.

–¿De qué globalización estamos hablando, cuál es la que usted define?

–Claro, hay diferentes modelos, pero lo que veo es que la globalización está
regida por la idea del dinero que produce más dinero, y esto tiene que ver con
la creación de servicios, la producción de manufacturas, las fábricas. Y lo que
veo es que el campo del dinero que hace dinero, el de las finanzas, es el que
más está creciendo. La globalización, en realidad, es efecto de esto porque las
finanzas provocan las mudanzas de fábricas, por ejemplo. Constantemente se
están buscando mercados globales. Ellos siempre están en temporada de
caza. ¿Dónde van? Van donde están los mejores valores, los mejores
intercambios, y es por esto que tienen efectos en la política, la cultura, la
sociedad incluso si la gente no es consciente de ello. Lo que ocurre con las
economías nacionales es que están realmente contentas de pertenecer a este
entramado. Qué pasaría si las finanzas fueran realmente eliminadas, si hubiera
un control nacional de la economía. Entonces la gente comenzará a sentir que
ellos tienen el poder de las fuerzas reales y verían los resultados de esto. Y
esos resultados pueden ser muy diversos: populismos, en algunos casos
terrorismo, brexit, exit, separatismos como el catalán, por ejemplo. En todos los
casos hay conexión con profundas crisis económicas, escenarios de finanzas
rotas. A veces la conexión es directa, porque la gente se enoja con los bancos
como en Grecia, en Brasil donde las pensiones son cada vez más pequeñas, y
en otros casos, la gente no sabe por qué está enojada. La gente no puede vivir
si no tiene crédito. Y eso no está bien porque también vemos que hay gente
que vive extremadamente bien que lleva el dinero al banco y el banco, a su
vez, la trabaja con pensiones, seguros, salud.

–¿Por qué cree que la crisis del 2007-2008 fue un problema lingüístico?

–En la crisis de 2007-2008 cayó un castillo hecho de palabras de contratos,


que eran una cadena, una montaña generada por la acumulación de los
valores monetarios que venían de las apuestas a precios futuros que nadie
puede conocer. Cuando los mercados se detuvieron y no hubo más
compradores colapsó la estructura de promesas en la que se apoyó el negocio
de las finanzas. En el sector financiero los países latinoamericanos participan
de los negocios globales como pasó en Buenos Aires, Río de Janeiro. Los
mercados globales financieros encuentran una presencia muy sofisticada en
América Latina. Eso no ocurre en otros lugares, ni siquiera en la India, donde ni
los bonos ni los fondos buitres son situaciones tan avanzadas. Aquí, en
Latinoamérica, hay mercados similares a los europeos o de EE.UU, pero se
distinguen porque el mercado financiero se basa en la capacidad de producir
deuda: deuda estudiantil, de seguros, de consumidor, cada vez que
producimos un dólar de deuda, alimentamos esa fe global. Es nuestro dinero
que luego se multiplica y todo vuelve a comenzar. Me pregunto si en
Latinoamérica, con sus complejidades como región, si no hay preocupación por
la relación siempre complicada con el sector financiero.
[22]
www.otse.digital

–Antes de escribir este libro, ¿usted conocía este mundo?

–Publiqué este libro en 2015 pero nació cuando yo era estudiante de posgrado
en el Comité de Pensamiento Social de la Universidad de Chicago, fue
entonces que tomé contacto con la obra de Max Weber. Escribí pensando en
cómo la antropología podía explicar el mundo de las finanzas. Y lo que quise
demostrar es que la crisis financiera 2007- 2008 fue una crisis del lenguaje. Su
papel en el mercado

–¿La gente común puede entender este mundo?

–En mi opinión esta es la forma en que las operaciones, instituciones se


representan a sí mismas, es muy complejo, muy sofisticado que ellos nunca
comprenderán. Y no se entiende porque, entre otras cosas, el mundo de las
finanzas se compone de gente muy agresiva.

–Hay religión aquí, usted habla del mercado como algo sagrado...

–Claro, lo sagrado, la salvación, etcétera. Esta idea viene de Max Weber, padre
de la sociología, que analizó el capitalismo moderno. La religión sería un
conjunto de significados y prácticas con el que se hace visible lo invisible y eso
es precisamente el costado financiero de nuestras vidas. El mercado –
básicamente el de los Estados Unidos– es tomado como un espacio que se
confundía con Dios o lo sagrado, tal como lo planteaba Emile Durkheim. O sea,
hacer negocios en el capitalismo está relacionado con la salvación. La gente
que hace esa suerte de negocios en el capitalismo, hace algo más que lo
simplemente económico. Es un simbolismo que tiene que ver con la religión, la
fe, pero no necesariamente se cree en Dios. Esta gente cree en el mercado y
en las finanzas. Hay una idea de que el éxito del mercado es poder conectar lo
invisible con las fuerzas visibles de nuestro mundo. Y así se termina con
cualquier idea de solidaridad o comunidad moral.

–¿Cómo se sale de la antinomia -antigua pero vigente- de regulación del


mercado o de la mano invisible del mercado?

–Esa idea está aún ahí en los mercados financieros, y entre los bancos. En sus
pensamientos, el mercado es siempre eficiente, todo puede andar mal pero los
mercados se creen eficientes y esa vieja idea de la mano invisible del mercado
es pensar que el mercado sabe algo: eso es incorrecto. Son desregulados, y se
los toma como lo que reúne a Dios y al sacerdote, está detrás de todo. Todo
está allí, incluso si la realidad colapsa, si la casa se viene abajo, si el trabajo
desapareciera, los mercados seguirían allí. El mercado es inteligente, eficiente,
óptimo, ellos se ven a sí mismos como los sacerdotes del mercado. Pregunta:
¿si son dios y sacerdote, por qué no hacen algo mejor? La regulación del
estado puede ser una situación tramposa cuando los mercados están un poco
a la deriva. Algunos estados han tenido más o menos éxito controlando la
capacidad de riesgo de las finanzas. En Latinoamérica ha habido controles, por
ejemplo bajo los Kirchner. Pero hay límites, en Europa o en la India –con el

[23]
www.otse.digital

banco central– hay controles por parte del estado pero con límites, regulan los
bancos y las financieras. Pero en el mundo, la industria financiera empuja
siempre un poco, más en los países donde el capitalismo es el más avanzado,
donde el mercado es el dios de la biblia.

–El mercado es un ser vivo....

–Hay una palabra que usamos para la eficiencia, es algo nuevo y no es del
estilo de Adam Smith. Esa palabra es liquidez. En la liquidez estamos seguros.
Ese es el trabajo de un dios, mover el dinero para tener ganancias. Después
del colapso, muchos bancos grandes, reforzaron la liquidez tanto porque es
importante y porque deben continuar. Liquidez es todo, es conectar, es la
nueva forma. El mercado es inteligente y es Dios y por eso estamos seguros, y
el mercado es justo.

–El profesor de arte en la Universidad de Columbia, Jonathan Crary en su


libro 24/7, tomó como ejemplo el mundo financiero para hablar de quienes
trabajan las 24 horas del día, toda la semana. ¿Este ritmo ha contaminado
nuestro estilo de vida?

–Es así. Hice una investigación y vi la conexión. Nuestro trabajo está muerto.
Estamos aburridos de la tele, de la casa, de estudiar, de ir al club, y cuando
estás aburrido, te dedicás a crear dinero y a gastarlo, los bancos lo saben y lo
hacen. Esa es la base de la trampa: es el dinero que viene de nosotros. Tu
trabajo como periodista y el mío de profesor son importantes para nosotros
pero no para el sistema. Sí lo es el del que está en un banco. Todo es aburrido.

–¿Su libro La modernidad desbordada (FCE), fue un libro optimista?


Entonces, usted creía en una armonía global. Luego, llegó el 11/9... ¿Qué
piensa hoy?

–La idea de que este es un mundo de flujos de personas, ideas, commodities,


todavía lo creo de verdad. Esos flujos crecen todo el tiempo. Cuando escribí
ese libro en 1996, tenía la idea de que las naciones estaban en una gran
posición y eso desapareció. Pero no me equivoqué en la esencia de que las
naciones tienen muchos canales como los movimientos sociales, movimientos
transnacionales, compañías multinacionales, muchos canales que no son
controlados por las naciones. Me criticaron porque decían que era un libro
escrito en un clima de celebración, con expectativas de un nuevo mundo de
fronteras abiertas, mercados libres y democracias jóvenes. Años después
escribí El rechazo de las minorías (Tusquets) analizando cómo esa
globalización produjo movimientos etnocidas en los 90 y una guerra contra el
islam en el siglo XXI. Muchos ven la globalización con efectos peligrosos, como
el terrorismo, es posible porque el dinero influye y sirve para producir drogas,
atentados, operaciones, populismos, represión a las minorías, refugiados, ¡mirá
Trump! Los indios, por ejemplo, son optimistas, capaces de comunicarse
rápido, usan la potencia de los redes sociales, pueden contar historias, usan
twitter, tienen resultados maravillosos inmediatamente, hay posibilidades de

[24]
www.otse.digital

que pasen cosas buenas con la globalización. Por otro lado, creo que hay
sentimientos a los que nadie presta atención y es importante empezar a
estudiarlos y seguirlos: ira, odio, envidia, ansiedad. Estas cosas se instalan,
muchas veces desde los sectores más reaccionarios.

Hector Pavon
(01/12/2017)
Clarin.com-Revista Ñ-Ideas

PRINCIPIO METAFÍSICO:

LA ESENCIA
COMO LO QUE MEJOR CONTRIBUYE CON EL FIN

La esencia es lo que principalmente identifica a algo: es lo que algo es, y por


ello, lo que lo diferencia fundamentalmente de lo demás.

Nada hay igual en el cosmos. Todo es diferente. Desde la perspectiva material,


la ciencia ha llegado a este convencimiento analizando el microcosmos. Cada
elemento responde a una combinación propia de energía. Desde la perspectiva
“inmaterial” también se llega a la misma conclusión. Cada parte del cosmos
responde, en cierto sentido, a un “pensamiento de Dios”.

Con respecto al hombre, esto se cumple de manera específica. Si bien en un


primer acercamiento la metafísica nos dice que la esencia del hombre es su
“racionalidad”, es decir, su capacidad para captar la inteligibilidad o lenguaje de
la realidad y relacionarla, dirigiendo de esta manera a las demás potencias.

Esto lo diferencia del resto del reino animal. Cada persona es diferente desde
el Proyecto de Dios, cada uno de nosotros es insustituible y parte muy
importante del Proyecto, cada uno tiene una misión particular para
enriquecerse a sí mismo y al resto.

Como se puede deducir, la esencia es lo que contribuye mejor con el fin, ya


que de alguna manera es lo que le está más relacionado. En efecto, en el
hombre, todo aquello que ayude a mejorar su “racionalidad” (entendida como el
mejor conocimiento y comprensión de la realidad o de la verdad) es lo que le va
a ayudar mejor a que alcance su finalidad.

Con las obras del hombre, y en especial con las que se dirigen a mejorar su
“racionalidad”, la esencia cumple un papel muy importante. Es lo que define y

[25]
www.otse.digital

diferencia esa obra de otras. Es lo que le va a ayudar mejor a alcanzar su


finalidad, que debe estar alineada al Fin del hombre. Una obra del hombre cuya
esencia no contribuya a alcanza el Fin lo alejará de Él, y por tanto, perderá el
sentido de su existencia. También que una obra que esté dirigida en su esencia
a contribuir con el Fin luego vaya perdiendo su esencia, convirtiéndose en otra
obra tendrá, por lo general, el mismo resultado de desviación con respecto al
Fin. Por ello, en cada obra del hombre es muy importante identificar su esencia
(o su diferencia específica), relacionarla con el Fin y constatar que contribuye a
su alcance, manteniéndola aunque se necesiten hacer modificaciones
accidentales.

TUTORADO

1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.


2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.
3. Comente el artículo con otra persona para asegurarse de que ha
comprendido el contenido.

4. Busque en fuentes confiables lo que principalmente hace referencia el


concepto de “finanzas” y el papel que tiene en la economía. Reflexione y
proponga en casa como tema de conversación en el papel de las
finanzas en la familia.

5. ¿Cuál estima que debe ser la esencia de las finanzas tomando en


cuenta el principio metafísico expuesto?
6. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de
acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?

7. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria.

[26]
www.otse.digital

TUTOR

1. Reflexione con el tutorado sobre lo que ha concluido sobre lo que


debe ser la esencia de las finanzas según el principio metafísico.
2. Vea la manera más conveniente para que la consecuencia que ha
sacado la lleve a la práctica.

[27]
www.otse.digital

APARTADO N°6

LA EMPRESA EN EL MODELO ACTUAL ECONÓMICO:

Modelo para armar: Empresas y Millenials un


vínculo en construcción

Es un hecho que el vínculo entre las compañías y los jóvenes millennials


todavía no logra consolidarse.

Lograr la lealtad” (traducida en permanencia) por parte de los millenials


continua siendo un desafío para las empresas, más aún en los contact centers.
Un estudio de Deloitte realizado en 2016 nos revela algunas pistas sobre los
motivos por los cuales esta relación todavía no termina de establecerse.

Para el sondeo la firma entrevistó a 7.700 jóvenes de 29 países (entre ellos


Perú). Todos los participantes
nacieron antes de 1982,
cuentan con estudios
secundarios o universitarios
completos. Están empleados
bajo la modalidad full time en
empresas de más de 100
personas.
Situación Actual: La mayoría
piensa en irse, no obstante
los millenials que son padres
lo piensan más

Muchos millenials tienen un pie fuera de la empresa, al menos así lo piensan,


para ser más exactos, según el estudio el 66% tiene expectativas de irse, en
tanto el 27% piensa en quedarse en su empleo.

[28]
www.otse.digital

FUENTE GRÁFICO: ESTUDIO DELOITTE

Sin embargo, el estudio señala que al explorar los subgrupos demográficos,


encuentra con que los Millenials que son padres muestran algo más lealtad que
los que no tienen hijos; 32 por ciento de la anterior tiene la intención de
permanecer con sus empleadores actuales para cinco años o más, en
comparación con 24 por ciento de este último. Esta es una diferencia
estadísticamente significativa y resulta de alguna manera lógica porque el nivel
de responsabilidad económica y social aumenta con el hecho de ser padres.

Capacitación y oportunidades de liderazgo incidirían en la lealtad

Parece que el soporte recibido, la capacitación, el desarrollo de habilidades de


liderazgo y la oportunidad de ascenso son constructores de lealtad. Mientras
tanto, los empleados menos leales son significativamente más propensos a
decir que: “No estoy siendo considerado para las posiciones posibles de
liderazgo”; y “Mis habilidades de liderazgo no se están completamente
desarrollados”. El gráfico inferior muestra las diferencias de expectativas de
permanencia en la empresa comparativamente.

Ética empresarial, valores a largo plazo, y la orientación al cliente

“Los valores clave para el éxito a largo plazo son la responsabilidad social, la
satisfacción de los empleados, y un buen ambiente de trabajo " (cita extraída
del estudio de una participante peruana)

Este no es un tema nuevo, en sondeos anteriores ya había surgido que el


propósito de las organizaciones, su responsabilidad social incluyendo el
impacto ambiental son fundamentales para esta nueva generación. Los

[29]
www.otse.digital

Millennials darían prioridad al sentido de propósito en torno a las personas más


que el crecimiento o la maximización del beneficio de las empresas.

FUENTE GRÁFICO: ESTUDIO DELOITTE

En suma, ¿qué aprendemos de este sondeo respecto de la lealtad laboral?, los


hallazgos respecto de las diferencias entre los millenials padres entre aquellos
que no lo son.
También, las aspiraciones de este grupo de jóvenes, al que parecía no
importarle el crecimiento laboral. Ahora vemos que sí les interesa pero no a
cualquier costo, éste va de la mano de un propósito, es decir de un sentido
específico (no sólo de lo económico). Finalmente el valor más importante para
la lealtad es la transparencia, no las utilidades de una empresa.

No caben dudas de que los millenials nos proponen una mirada del mundo de
los negocios completamente diferente a la que conocíamos, es lógico que este
intercambio entre ambos mundos tome su tiempo en consolidarse. Mientras
tanto, debemos seguir aprendiendo qué es lo importante para ellos y qué
podemos aprender.

Elsa Basile
www.callcenternews.com.ar

PRINCIPIO METAFÍSICO:

LA ESENCIA
COMO LO QUE MEJOR CONTRIBUYE CON EL FIN
Ya vimos que la esencia -lo que algo es y se diferencia de lo demás- es lo que
mejor contribuye con el fin (a condición que contribuya con el Fin último).

[30]
www.otse.digital

Analizamos este concepto metafísico en su relación con las finanzas. Ahora


vamos a ver qué es lo que se recomienda para identificar la esencia de algo, en
especial, de algo que el hombre produzca (en donde se destaque su
“racionalidad”), una acción o una obra (ciencia, emprendimiento, arte, etc.). Lo
primero que hay que tener en cuenta es lo que vimos en el principio de
“racionalidad”, que todo debe tener un “orden” o direccionamiento hacia el Fin
último: Dios. Por ello, lo primero que tenemos que tener en cuenta es si la
acción y obra a realizar, de alguna manera, contribuye a un acercamiento a
Dios o no. En la medida que contribuya, será una esencia o “algo” que sea
consistente. Y en la medida en que no, será una esencia “deficiente”, que de
acuerdo a que se aleje o no contribuya con el Fin, se degradará, y con ello,
contribuirá a la degradación de los que se relacionen con ella.

La esencia tiene que ver intrínsecamente con el Proyecto de Dios.

Normalmente aumenta la posibilidad de que nuestras acciones y las obras que


hacemos o participamos se relacionen con el Proyecto de Dios, en cuanto nos
ayudan con cierta facilidad y gusto, a mejorar la relación con Él y con los
demás. En la medida que esto no sucede, nos puede estar indicando lo
contrario.

Luego de lograr que la esencia de una acción u obra del hombre sea una
esencia adecuada, se debe prever los medios para mejorarla (a través de lo
accidental) sin cambiarla, ya que se transformaría en otra cosa. Esto sólo
podría convenir a condición que esa otra esencia en la que ha derivado,
contribuya de mejor modo al Fin.

Por ello, y como conclusión, uno debe preguntarse sobre sus acciones, si están
conformes a su “racionalidad” (las virtudes ayudan en gran parte a ello), y si
sus obras o en las obras en las que participa (empresas, organizaciones)
contribuyen para un acercamiento a Dios (último Fin) o no. Y si vemos que
contribuyen, y que mi participación la realizo con cierta facilidad y gusto, prever
(las virtudes también ayudan en gran medida a ello) a que esa esencia no
cambie en otra.

TUTORADO

1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.


2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.

[31]
www.otse.digital

3. Busque en otras fuentes casos de emprendimientos que siguen otra


“lógica” que la que domina el mercado en la actualidad.
4. ¿Cuál estima que debe ser la esencia de una empresa tomando en
cuenta el principio metafísico expuesto?

5. De acuerdo a esto ¿qué opina de los modelos de empresas clásicos


(lógica actual) y de los que proponen armar los millenials? ¿En qué se
asemejan a lo que estima que debe ser la esencia de una empresa?
¿En qué no?
6. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de
acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?
7. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria

TUTOR

1. Reflexione con el tutorado sobre lo que ha concluido de lo que debe ser


la esencia de lo que uno emprende, o en la obra con la que colabora,
según el principio metafísico.
2. Vea la manera más conveniente para que la consecuencia que ha
sacado la lleve a la práctica.

[32]
www.otse.digital

APARTADO N°7

¿Son los millennials consumidores verdes?

Antes de contestar a la pregunta


de si los nativos digitales o
millennials son consumidores
verdes, es decir, con criterio
ambiental a la hora de hacer sus
compras, debemos saber qué es
un millennial:

 Son los llamados generación Y,


nacidos entre 1980 y el 2000.
 Son nativos digitales, con la
tecnología en la mano,
comunicados, globalizados y
hambrientos de información.

 Dispuestos a premiar la rapidez, eficiencia y conveniencia de los servicios o


productos.
 Les gusta tener smartphones, tablets y video-consolas, con la probabilidad de
que realicen multitareas en línea, constantemente moviéndose de una a otra
plataforma.

Pero… ¿están preocupados por el medio ambiente?

Existe una creencia de que los millennials están enfocados a la sostenibilidad


y que dan prioridad a productos verdes, queriendo:

 Expandir su conocimiento sobre sostenibilidad, productos y servicios


amigables con el medio ambiente.
 Recopilar información de productos y servicios para poder tomar decisiones
de compra, influenciadas también la opinión de otros consumidores.

[33]
www.otse.digital

 Dar importancia a la imagen responsable de las organizaciones.

 Apoyar que las leyes ambientales sean estrictas, ya que creen contribuirá a
la actividad humana ante el calentamiento global.
 La creación de políticas verdes, como el fomento de las energías limpias o el
transporte público en sus países.

 Entender que el producto con carácter social y ambiental tiene un coste algo
mayor.

 Trabajar en empresas donde se tiene en cuenta la sostenibilidad en su


cultura y valores.
Pero…¿son activos en medio ambiente?

Los más jóvenes de esta generación están más orientados a la “actitud verde”
que a las “acciones verdes”. Es decir, creen en la causa sobre mejorar el medio
ambiente, pero no siempre la llevan a cabo.

Mientras que un 66% cree firmemente en el cambio climático, y son sabedores


que el principal causante de ella es el ser humano, no eligen el medio ambiente
por encima de su comodidad y conveniencia personal, estando particularmente
enfocados al confort personal.

Según el estudio Eco Pulse de 2013, esta generación al vivir una gran parte de
ella en las casas de sus padres, no tener coche, trabajo ni dependencia
económica, se ve limitada su elección de productos verdes frente a otros más
baratos.

Por tanto, aunque es la generación que tiene más arraigada una cultura de
compra verde, su situación económica no sustenta sus ideales.

Merece especial atención este punto: aunque tienen un largo camino por
recorrer para integrar plenamente sus creencias a sus acciones, muchos están
enfocados en el discurso verde, desarrollando una visión del mundo más
inclusiva, con estándares más altos y probando conductas más disruptivas.
Queda mucho camino por recorrer, mucha cerilla por quemar

Pd. Los que escriben este blog, los que llevan


esta empresa son millennials comprometidos con
el medio ambiente, conectados y con conciencia “glocal”,
globalizados pero actuando en local.
http://verdesdigitales.com
Posted 19/07/2016

[34]
www.otse.digital

PRINCIPIO METAFÍSICO:

LAS CUATRO CAUSAS METAFÍSICAS


COMO LA MEJOR EXPLICACIÓN DE ALGO

El principio de causalidad dice que todo tiene una relación de “dependencia”.


Esa dependencia es una relación en que todo “depende” para poder existir y
ser lo que es.

Sólo Dios no depende de nada para poder ser y existir. Por ello se dice que
Dios es “causa de todas las causas”.

En todo ser se pueden identificar cuatro tipos de causas o “dependencias”


fundamentales por la cuales existe y es lo que es.

Esas causas son:


a) la causa final o el Fin o completamiento de su ser. Ya vimos como el Fin
es lo que le da sentido a todo. Dios es la causa final que es causa, a su
vez de las causas finales “intermedias” o todo aquello que me ayuda a
relacionarme mejor con Dios y con los demás.
b) la causa eficiente es la que inicia el movimiento de mejora. Dios es
también la causa Eficiente primera y a su vez, es causa eficiente de las
demás causas eficientes “intermedias”.
c) la causa material es el “soporte” o en lo que recibe la causa formal. En
las acciones del hombre son sus propias acciones.
d) la causa formal es lo que identifica a algo y lo diferencia de lo demás.
En las acciones del hombre es todo aquello que ayuda en la
“racionalidad” de sus acciones, especialmente las virtudes humanas.

TUTORADO

1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.


2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.

[35]
www.otse.digital

3. Busque en otras fuentes el principio de causalidad tratando de clarificar


mejor su explicación. ¿Cuál estima que debe ser las causas del cuidado
ambiental?

4. Analice por las 4 causas una acción anti-ecológica que realice


normalmente.
5. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de
acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?

6. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria.

TUTOR

1. Revise con el tutorado el análisis causal que realizó sobre las causas del
cuidado ambiental.

2. Vea la manera más conveniente para que la consecuencia que ha


sacado la lleve a la práctica.

[36]
www.otse.digital

APARTADO N°8

Según el último informe de la UCA, en la Argentina


hay 13,5 millones de pobres
Para el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica
Argentina, "el efecto derrame deseado por algunos dirigentes políticos no llegó
a las capas bajas aún"

Los datos son contundentes y no dejan lugar a


dudas: más allá de los signos optimistas del
Gobierno sobre la mejora en la economía, el
último informe del Observatorio de la Deuda
Social de la Universidad Católica
Argentina muestra que el 31,4% de los
argentinos vive actualmente en una
situación de pobreza, lo que representa a
unas 13,5 millones de personas.

Este informe, que toma datos bajo una nueva


metodología de medición mucho más
sofisticada y profunda que la del INDEC, revela también que hay un 5,9% de
personas en situación de indigencia. Esto equivale a cerca de 2,5 millones
de argentinos. El informe de la UCA al que accedió Infobae releva los datos del
tercer trimestre del 2017 y deja al descubierto también un dato perturbador: el
48% de la población que vive bajo la línea de pobreza son niños de entre 0
y 14 años.

"En la Argentina sigue existiendo un tercio


de la población que vive bajo una pobreza
estructural y esta situación vemos que no
cambió a pesar de algunas mejoras que
se ven en la economía", destacó
ante Infobae el director del Observatorio
de la Deuda Social de la UCA, Agustín
Salvia.

Lo interesante de este nuevo informe que muestra la UCA es que se hizo bajo
una nueva metodología que no solo mide la pobreza por los niveles de ingreso

[37]
www.otse.digital

sino también de acuerdo al censo 2010 y una serie de siete valores


multidimensionales que el INDEC no toma en cuenta.
De todas maneras, al realizar un comparativo entre los datos de medición
tradicionales del INDEC y los de la UCA, se observa que hay una leve
disminución de las personas en situación de pobreza entre 2016 (32,9%) y el
2017 (28,6%). Pero estos datos no pueden ser comparables a la nueva
medición que presentó el Observatorio Social de la UCA ya que allí se revelan
muchas más variables de estudio de caso. Hay, por cierto, una misma
tendencia en cuanto a la tasa de pobreza relativa: en la medición del INDEC de
2016 se destaca una situación de hogares bajo pobreza relativa en el orden del
19,1% mientras que la nueva medición de la UCA calcula un 20,4%.
El nuevo esquema de metodología de medición de la pobreza del Observatorio
Social de la UCA del tercer trimestre del 2017 toma aglomerados urbanos con
80.000 habitantes; una muestra puntual de aproximadamente 5.700 hogares y
una mayor profundidad de datos de muestra en 30 municipios del conurbano
bonaerense.
"Los resultados de la nueva muestra metodológica que hicimos exponen que el
efecto derrame deseado por algunos dirigentes políticos no llegó a las
capas bajas aún y la caída de la pobreza es leve", remarcó Salvia al explicar
los datos de la UCA. El informe sostiene que "las tasas de pobreza extrema
revelan cierta continuidad a lo largo del período dando cuenta de mayores
dificultades de mejora en el extremo más bajo de la estructura social".

En resumen, esto implica que en los últimos años los extremos se ampliaron en
términos de brechas sociales: los pobres se empobrecieron más y los ricos se
enriquecieron aún más. Así, por ejemplo, el informe de la UCA muestra que
una familia indigente en 2016 necesitaba $2.288 para vivir mientras que este
año necesita $2.967. Es decir, que hay un incremento del 29,7%.
En el conurbano bonaerense es donde más se observa cómo sigue golpeando
la pobreza y la indigencia en los hogares argentinos. Según la encuesta del
Observatorio Social de la UCA, el 27,8% de los hogares del conurbano
bonaerense vive bajo la línea de pobreza y el 7,9% en situación de
indigencia. Aquí hay una leve baja de población en situación vulnerable si se
comparan los métodos de medición de INDEC: en 2016 había un 27,3% de
hogares pobres en el GBA mientras que en 2017 esa cifra pasó a ser del
24,8% en el conurbano bonaerense.

Según las mediciones que hizo el Observatorio de la Deuda Social, el


desfasaje económico y la brecha mayor entre pobres y ricos se da en el
tercer cordón del conurbano. Allí es donde el nuevo informe de la UCA puso
énfasis en la recolección de datos para hacer de esta nueva muestra una
radiografía más completa de la realidad argentina.
La evolución de las dimensiones multidimensionales que muestra el trabajo
también resulta muy interesante para medir el mapa social de la Argentina en

[38]
www.otse.digital

su conjunto. Por ejemplo: el 4,1% de la población asegura tener problemas


severos de alimentación o hambre. Esta es una tendencia que no ha
disminuido respecto de otros años.

A su vez, en el muestreo se observó que hay un 18,9% de la población con


déficit de cobertura de salud. Se observa, asimismo, que el porcentaje de
hogares con servicios básicos incompletos sigue siendo elevado. El informe
revela que hoy el 34,1% muestra problemas de conexión al agua corriente,
servicio de red cloacal o conexión de fuentes de energía. En tanto, el 21,4% de
los hogares muestra que carece de una vivienda digna.
"Se puede observar que hay relativas mejoras en los últimos años por un freno
de la inflación, una mayor obra pública y una mejora en el sistema de
reparación histórica de los jubilados. Pero en líneas generales la Argentina
sigue siendo un país con graves problemas de pobreza por atender", sintetizó
Salvia al presentar el informe.

Por Martín Dinatale


(11 de diciembre de 2017)
mdinatale@infobae.com

PRINCIPIO METAFÍSICO:

LAS CUATRO CAUSAS METAFÍSICAS


COMO LA MEJOR EXPLICACIÓN DE ALGO

Ya vimos una breve explicación de las causas metafísicas. Ahora analizaremos


con mayor profundidad para facilitar su aplicación a diferentes situaciones de la
vida.
a) La causa final hace referencia a que el fin de algo en cuanto a su
plenitud o completamiento, es lo que direcciona o de alguna forma,
determina los medios o acciones y recursos a utilizar. Todo fin de
cualquier actividad debe hacer referencia al Fin último: Dios, y por ello el
parámetro será si lo que uno pretende alcanzar ayuda a que se avance
en la relación con Dios y con los demás.
b) La causa eficiente hace referencia al inicio. Aquí es muy importante
reflexionar que el inicio de cualquier movimiento (bueno, verdadero o
bello) proviene primeramente de Dios. A Él hay que acudir por ayuda.
Pero también depende de nosotros como “iniciadores”, primeramente de

[39]
www.otse.digital

la consulta a otras fuentes confiables, y luego a que nosotros mismos a


través de un buen desarrollo de todas nuestras potencias (espirituales y
corporales), de manera que seamos causas “eficientes” adecuadas y no
“causas deficientes”. Las virtudes humanas ayudarán en gran medida a
ello. En todo lo que hacemos intervienen las tres causas eficientes: Dios,
las fuentes confiables y nosotros mismos.
c) La causa material y formal de lo que hacemos son las acciones que
contribuyen a que se alcance el fin (causa final), habiendo acudido a
Dios y a otras fuentes confiables de forma adecuada, y habiendo
desarrollado nuestras potencialidades, especialmente a través de las
virtudes humanas.

TUTORADO

1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.


2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.

3. Busque en otras fuentes que complementen, corroboren o difieran de la


información del artículo.
4. ¿Cuál estima que deben ser las causas para una disminución sostenida del
nivel de pobreza en Argentina?

5. ¿Participa en alguna organización de ayuda al otro? Siguiendo las causas


que determinó en la pregunta anterior, ¿con cuál de ellas estaría
contribuyendo dicha organización?
6. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de acuerdo
con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?

7. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria.

[40]
www.otse.digital

TUTOR

1. Revise con el tutorado el análisis causal que realizó sobre las causas de
la disminución de la pobreza en la Argentina.
2. Vea la manera más conveniente para que la consecuencia que ha
sacado la lleve a la práctica.

[41]
www.otse.digital

APARTADO N°9

De potencia a país subdesarrollado: una historia de


la decadencia argentina

El país pujante que atraía inmigrantes y competía con las principales naciones
del mundo se transformó en menos de un siglo en el caso ejemplar de qué no
hacer.

Desde mediados del siglo


XIX, la Argentina fue el
producto de la voluntad de
una élite progresista de crear
un Estado nacional en un
territorio demasiado vasto en
relación con su riqueza real.
La pluralidad ecológica y
económica de sus distintas
regiones y las exigencias
fiscales de un régimen naturalmente caro como el federal constituyeron desde
los orígenes mismos del país desafíos sólo sorteables mediante altas dosis de
inteligencia e imaginación política.

La imagen que arroja a simple vista el transcurso de nuestra etapa fundacional,


desde la unificación en 1862 hasta la superación de la crisis de 1890, evoca la
fe en una estabilidad jurídica capaz de atraer inmigrantes y vías férreas para
movilizar una riqueza potencial de alcances aún imprecisos. El movimiento
inmigratorio, aluvional desde 1880, motivó en las clases dirigentes las dudas en
torno de una población fluida, deseosa de hacer una pequeña fortuna y retornar
a sus respectivos países. Sólo se quedó aproximadamente la mitad; una
masa que arraigó merced a la conjunción de alta demanda laboral y
salarios elevados.

Hacia el centenario, desafíos primigenios más gruesos podían darse como


concluidos: únicamente aguardaba esperar la natural prosecución de los

[42]
www.otse.digital

torrentes inmigratorios, la incorporación de nuevas tierras para nuestros


descollantes cultivos alimentarios en el mundo y el perfeccionamiento de una
ciudadanía nacional merced a la educación y la participación democrática que
la ley Sáenz Peña se avenía a consolidar.
Sin embargo, ese optimismo se fundaba en la falsa perspectiva de un
mundo industrial de ilimitada demanda alimentaria. Un error de percepción
cuya desmentida a lo largo de las décadas subsiguientes pudo haber facilitado
debates y aprendizajes progresivos de no haber mediado las catástrofes
encadenadas de las guerras mundiales y de la depresión de 1929. En su
ínterin, el desenganche del país respecto del cada vez más lejano mundo
desarrollado se sustanció sin suscitar debates profundos sobre su
destino, salvo aquellos procedentes de la coyuntura general y la ilusión
de un rápido reencauzamiento ni bien pasara la tormenta.

Mientras tanto, el fantasma de la exclusión de millones del saldo inmigratorio


fue conjurado por una notable capacidad de adaptación a las condiciones de
adversidad. Durante los 30, el desempleo urbano y el de la población de las
zonas agrícolas fue rápidamente absorbido por una industria intensiva en
trabajo capaz de sustituir las importaciones para el consumo masivo que
nuestro adelgazado sector externo no podía proveer. A la dificultad de cómo
compatibilizar el nuevo patrón de crecimiento con un mercado interno diminuto
respecto de aquellos de que habían gozado nuestras exportaciones
agropecuarias, se sumaron las exigencias de materias primas para una
industrialización cuya diversificación la podía tornar más onerosa que las
importaciones mismas que venía a sustituir.
El redistribucionismo de los 40 confirmó, así, el carácter predominantemente
social de la nueva actividad de punta y su dependencia de exportaciones
tradicionales que, salvo durante coyunturas excepcionales, prosiguieron su
descenso hasta los 60. En el medio, se disparó una inflación endémica que no
era sino el síntoma de una encarnizada puja distributiva entre los sectores
exportadores rurales y los urbanos concentrados en el mercado interno.

El intento de sortear el problema mediante la explotación de petróleo con un


nuevo flujo de inversiones extranjeras que abarcaron, a su vez, ramas
industriales más complejas, exhibió sus límites hacia los 70, en simultáneo con
los avatares de una nueva crisis internacional. Por entonces, la discusión sobre
el sustento material de nuestra exigente sociedad de masas de clase media
requería más que nunca del concurso del patriotismo y la inteligencia. Pero
transitamos el camino inverso de la disputa política violenta y facciosa. A la
inflación se le sumó la deuda, que sólo lograron disimular por un tiempo
la inexorabilidad de una fractura social aún, meramente insinuada por la
densidad de las villas miseria suburbanas desde los 60.

La ruptura era tangible a la salida del último régimen militar, aunque su


percepción colectiva quedó eclipsada por la expectativa democrática y la
convicción ingenua de su transitoriedad. La hiperinflación de 1989 la reveló en

[43]
www.otse.digital

toda su magnitud. Durante el cuarto de siglo que siguió, y en el marco de un


crecimiento de espasmos tan fuertes como expulsivos, los sucesivos
gobiernos sólo atinaron a montar un costosísimo aparato cuasi estatal
para asistir a los caídos del mapa que, sobre todo durante los 2000, los
"incluyó" pero sin reintegrar.

La conciencia contemporánea de un déficit fiscal que compromete a un 40% de


nuestro PBI para sostener, entre otros, a ese aparato, en medio de una nueva
recesión que abarca lo que va de la década, reactualiza el intríngulis de cómo
crecer sostenidamente sin que sobren nada menos que 10 millones de
compatriotas.

Por Jorge Ossona


(2 de diciembre de 2017)

SÍNTESIS:

LAS PRINCIPIOS METAFÍSICOS


A- RACIONALIDAD
B- PRINCIPALIDAD DEL FIN
C- LA ESENCIA COMO LO QUE MEJOR CONTRIBUYE AL FIN
D- LAS CUATRO CAUSAS METAFÍSICAS

Los cuatro principios metafísicos que hemos abordado, se relacionan y


complementan mutuamente.

En la realidad de todas las cosas rige cierto orden o racionalidad, que está
relacionado principalmente con el fin, que tiene su esencia que lo vincula con
ese fin, y que esa relación es, sobre todo, de causalidad o dependencia.

a) Principio de racionalidad: la realidad, o todo lo que existe, tiene un


cierto orden que lo sustenta. Una racionalidad o inteligibilidad basada en
la donación o amor de Dios.
b) Principio de finalidad: por ello, su primera y fundamental relación de
todo es con el Fin o con Dios mismo, como culminación o
completamiento de todo.

[44]
www.otse.digital

c) Principio de esencialidad: de aquí que cada parte de la realidad tiene


su sentido de identidad o “esencia” que la hace única y diferente al resto,
pero a su vez complementaria.
d) Principio de causalidad: todas las partes de la realidad o Cosmos se
relacionan principalmente por una dependencia o “causalidad”,
implicándose, de alguna manera en su existencia y actividad o, si se
quiere, en su estructura y dinamismo. Esa dependencia fundamental
primeramente es con Dios y luego en el hombre.

Como síntesis final podemos decir que en la medida que mejor comprendemos
esto, nos ayudará a comprender mejor el que nuestras acciones deben
procurar, sobre todo ayudar a una mejor relación con Dios y con los demás.

TUTORADO

1. Lea atentamente el artículo. Resalte las ideas principales.


2. Lea atentamente el principio metafísico. Resalte las ideas principales.
3. Busque en otras fuentes que complementen, corroboren o difieran de la
información del artículo.
4. Piense en algún aspecto socio-cultural-económico que debe mejorar
Argentina ¿Cuál estima que deben ser las causas del mismo?

5. Pienso en lo que estudio o/y trabajo ¿contribuye en una posible mejora


del país? Analícela por las 4 causas para fundamentarla.
6. Teniendo en cuenta lo estudiado ¿en qué principalmente está de
acuerdo con el artículo? ¿y en qué principalmente está en desacuerdo?
7. Saque una consecuencia práctica para su vida diaria

[45]
www.otse.digital

TUTOR

1. Revise con el tutorado el análisis causal que realizó sobre las causas de
la mejora del nivel socio-cultural-económico de la Argentina.
2. Vea la manera más conveniente para que la consecuencia que ha
sacado la lleve a la práctica.

[46]