Está en la página 1de 21

EN LO PRINCIPAL: DEMANDA DE INDEMNIZACIÓN DE PERJUICIOS.

PRIMER OTROSÍ: ACOMPAÑA DOCUMENTO.

SEGUNDO OTROSÍ: PATROCINIO Y PODER.

SR. MINISTRO DE TURNO

ILUSTRÍSIMA CORTE DE APELACIONES DE VALPARAÍSO

CÉSAR ANTONIO BARRA ROZAS, abogado, en representación convencional de:


1. Don Alejandro Raúl Ordenes Villar, cédula nacional de identidad Nº 9.466.528-0; 2.
Don Alex Mena Bernal, cédula nacional de identidad Nº 15.081.663-7; 3. Don Amaro
Antonio Pacheco Gómez, cédula nacional de identidad Nº 9.071.996-3; 4. Don Andrés
Marcelo San Martin Sáez, cédula nacional de identidad Nº 12.402.000-k; 5. Don Carlos
Antonio Fernández Sanhueza, cédula nacional de identidad Nº 9.373.864-0; 6. Don
Claudio Alberto Carvajal Perez, cédula nacional de identidad Nº 11.731.623-8; 7. Don
Cristian Giovani Sánchez Galleguillos, cédula nacional de identidad Nº 12.172.645-9; 8.
Don Daniel Galvarino Olave Báez, cédula nacional de identidad Nº 7.710.638-3; 9. Don
Dionisio Andrés Tirado Cortes, cédula nacional de identidad Nº 7.553.376-4; 10. Don
Eduardo Eladio Fuentes Rivera, cédula nacional de identidad Nº 9.346.952-6; 11. Don
Ernesto Jaime Veas Cisternas, cédula nacional de identidad Nº 7.039.309-3; 12. Don
Guillermo Alfaro Ríos, cédula nacional de identidad Nº 8.977.896-4; 13. Don Jaime
Antonio Fernández Veliz, cédula nacional de identidad Nº 8.281.172-9; 14. Don Jaime
Eduardo Mercado Carvajal, cédula nacional de identidad Nº 12.401.855-2; 15. Don José
Luis Cisternas Miranda, cédula nacional de identidad Nº 9.060.475-9; 16. Don Juan Luis
Muñoz Inostroza, cédula nacional de identidad Nº 9.398.364-5, 17. Don Juan Manuel
Veas Carvajal, cédula nacional de identidad Nº 9.744.935-k; 18. Don Manuel Antonio
Pereira Medel, cédula nacional de identidad Nº 9.445.441-7; 19. Don Marcelo Enrique
Cisternas Romo, cédula nacional de identidad Nº 8.999.861-1; 20. Don Mauricio
Córdova Burgos, cédula nacional de identidad Nº 10.155.239-k; 21. Don Pablo Eugenio
Ordenes Villar, cédula nacional de identidad Nº 10.251.517-k; 22. Don Patricio Hernán
Saavedra Carvajal, cédula nacional de identidad Nº 11.518.354-0; 23. Don Ricardo Ivan
Saavedra Cruz, cédula nacional de identidad Nº 9.753.161-7; 24. Don Salvador Rodrigo
Navarrete Vergara, cédula nacional de identidad Nº 10.112.885-7, todos los
comparecientes de nacionalidad Chilena y de oficio Pescadores Artesanales, cada uno
de ellos domiciliados para estos efectos en Estrella de Chile, sin número, Caleta El
Papagayo, Comuna de Quintero, Región de Valparaíso; y/o calle Blanco 1623, oficina
1602, comuna de Valparaíso, a US. Ilustrísima con respeto digo:

Que en la representación que invisto, vengo en deducir demanda de


indemnización de perjuicios, conforme al procedimiento dispuesto en la Ley de
Navegación DL Nº 2.222, en contra de PUERTO VENTANAS S.A., persona jurídica del
rubro de su razón social, Rol Único Tributario 96.602.640-5, representada por su
gerente general Jorge Oyarce Santibáñez, Rol Único Nacional 8.255.558-7, ingeniero
de ejecución de transporte, ambos con domicilio en Camino Costero, S/N, Ventanas,
Puchuncaví, Región de Valparaíso; en virtud de los siguientes fundamentos de hecho
y derecho que se exponen a continuación:

I. FUNDAMENTOS DE HECHO

A. EL DERRAME DE CARBÓN EN LA PLAYA DE LAS VENTANAS


El lunes 23 de octubre de 2017, se registró un vertimiento de dos mil kilos de
carbón en el sector sur de la playa Ventanas, en la comuna de Puchucaví. Numerosos
medios de comunicación dieron cuenta de este hecho público y notorio:

“Una nueva emergencia afectó a la denominada zona de sacrificio en la región de


Valparaíso. Se trata de casi tres toneladas de polvillo de carbón que tiñeron la playa de
la localidad de Ventanas en Puchuncaví y que nuevamente preocupa a los pescadores
y organizaciones ambientales.” (24 horas, 24 de octubre de 2017)

“Absolutamente cubierta de carbón amaneció esta mañana la Playa de Ventanas,


en la comuna de Puchuncaví, luego que se produjera un nuevo derrame de
combustible en esa zona (…) La autoridad regional (el Consejero Regional, señor
Manuel Millones) además recordó que con este episodio ya son más de 300 los
derrames de carbón en los últimos años, esperando aún que la Autoridad Marítima
concluya los sumarios de los casos anteriores.” (Radio Valparaíso, 23 de octubre de
2017)

Como es dable apreciar, el sector sur de la Playa Ventanas, afectado por el


derrame del mineral, se encuentra dentro de la Bahía de Quintero, al norte del Muelle
Multipropósito de Puerto Ventanas S.A.

Tal como se colige de esta breve selección del extenso material periodístico
disponible, se trata de un vertimiento de carbón que oscila entre las 2 y 3 toneladas.
Por otra parte, no se trata de un hecho aislado, sino de un hecho que destaca por su
magnitud, en el contexto de una permanente, constante y progresiva consecuencia de
la actividad industrial que se ha instalado en la zona. El capitán de puerto de Quintero,
comandante Dinson Baack, explicó que “estos hechos son recurrentes en ese lugar,
pero con apariciones de combustible menores a la de hoy”. (Radio Biobío, 23 de
octubre de 2017).

Esta realidad ha llevado a la conformación de agrupaciones de ciudadanos que


denuncian la existencia de una “zona de sacrificio”. Según lo señala la ONG “NO +
Carbón”, se trata de un concepto acuñado por la Agencia de Protección Ambiental de
Estados Unidos (EPA). Son sectores geográficos de alta concentración industrial, en
los que se ha priorizado el establecimiento de polos industriales por sobre el
bienestar de las personas y el ambiente. Son mayormente lugares de bajos ingresos,
en los cuales se han instalado industrias, declarando intenciones de desarrollo,
además de mejoras en las condiciones de trabajo y vida para sus habitantes. Sin
embargo, sus habitantes alegan que la contaminación ha degradado su salud y
bienestar, además de deteriorar ecosistemas marinos y terrestres necesarios para el
desarrollo económico local.

En el caso concreto del sector Quintero – Ventanas, la “Fundación Terram”


expresa que la gran concentración de actividad industrial genera impactos
ambientales y en la salud de la población, lo que ha hecho que esta zona haya sido
declarada “saturada” y “latente” para distintos tipos de contaminantes, lo que a su vez
ha llevado a crear planes de descontaminación. Entre los impactos hoy presentes y
que afectan en gran medida a la población se encuentran el desembarque de carbón a
través de correas transportadoras, así como la limpieza de las mismas, y el
almacenamiento de carbón sin protección al viento.

A continuación reseñaremos sucintamente la historia de la zona afectada y sus


alrededores, destacando su original vocación pesquera y agrícola, que data desde sus
orígenes como pueblo, hace más de cuatro siglos. Señalaremos también las actividades
industriales que se desarrollan en ella, describiendo las estructuras sobre las que se
sustentan y los recursos naturales involucrados. Todo lo anterior, permitirá
determinar, con absoluta claridad, que el origen de los vertimientos de carbón en la
playa de Ventanas, no es otro que la actividad realizada por una empresa: Puerto
Ventanas S.A.
B. LA BAHÍA DE QUINTERO

Ubicada entre la punta Ventanilla y la punta Liles, se encuentra la bahía de


Quintero, cuya extensión es de 2,3 millas de boca por 1,5 milla de saco dirigido al
sureste. La comuna de Quintero se ubica a partir del borde costero y hacia el sur de la
ensenada suroeste de la mencionada bahía, abarcando también gran parte de la
península de Los Molles. Por su parte, la caleta Ventanas se conforma sobre la costa
norte de la bahía, al este de la punta Ventanilla. Goza de una privilegiada protección de
los vientos que soplan en invierno, pero se encuentra expuesta a los vientos del sur y
suroeste.

Actualmente, destaca fundamentalmente por la actividad industrial y portuaria


que se desarrolla en ella y en las comunas que la rodean. Sin embargo, este desarrollo
es solo una fracción de la historia de esta zona, desde la llegada de don Alonso de
Quintero en 1536, siendo un escenario de la violencia de los corsarios, el hogar de
Lord Cochrane a comienzos del siglo XIX e importante polo del progreso aeronáutico
del país durante la primera mitad del XX, entre otros hitos relevantes.

No fue sino hasta las décadas del 50 y 60 del siglo pasado cuando el sector
adquiere su carácter marcadamente industrial, a partir de la construcción de la
fundición y refinería de cobre de la Empresa nacional de Minería, en 1955, la planta
eléctrica y las instalaciones marítimas de descarga de crudo para la refinería de
petróleo de Concón en el mismo año, ubicadas ambas en el sector de Ventanas en la
parte norte de la bahía, hasta donde llega la línea del ferrocarril de carga.

Así, durante la primera mitad del siglo pasado, la Bahía de Quintero, era una
zona dedicada principalmente a la pesca artesanal y al desarrollo de la agricultura,
como lo fue durante los cuatro siglos anteriores. A la fecha se han instalado más de
una decena de empresas peligrosas y contaminantes en la zona, dentro de las que se
encuentran 4 unidades generadoras de electricidad a carbón y 2 a petróleo diesel. A
pesar de la vocación industrial asignada a este territorio, la pesca artesanal y la
agricultura se siguen desarrollando, así como el turismo estacional, ya que responde
en mayor medida a la temporada estival.
C. MUELLES, TERMINALES MARÍTIMOS Y OTRAS INSTALACIONES EN LA BAHÍA
DE QUINTERO

Los párrafos siguientes tienen por objeto describir detalladamente las diversas
estructuras y artefactos que se encuentran en el espacio geográfico en comento, de
manera que sea manifiesto el origen del carbón que termina derramado y depositado
en las arenas de la bahía.

(Elaboración propia, a partir de Google Maps)

C.1) Muelle Mecanizado Ventanas.


Conforme a lo expuesto en la resolución de la Capitanía de Puerto de Quintero
N° 12.600/143, de 4 de agosto de 2017, es un muelle multipropósito propiedad de
Puerto de Ventanas S.A., destinado a la transferencia de graneles sólidos y líquidos.
Consiste en una losa de cemento montada sobre pilotes metálicos, sobresaliendo en su
cabezo 3 duques de alba, unidos entre sí por pasarelas metálicas. En su cabezo existen
dos grúas metálicas fijas de 50 metros de altura, con capacidad de levante de 30
toneladas métricas. Dispone de dos correas transportadoras que corren por su
costado sur desde el sitio N°5 hasta los puntos de almacenamiento en tierra
destinados a la descarga de carbón, granos y cemento. Cuenta con otra cinta
transportadora desde el punto de acopio en tierra de concentrado de cobre, hasta el
sitio N°2. Adicionalmente, dispone de circuitos para transferencia de químicos y en
particular para ácido sulfúrico conectados a los sitios N°1, 2 y 3. También puede
descargar asfalto desde el sitio N°3 y combustibles marinos desde el sitio N°5. Se
encuentra ubicado al sur a 5,3 cables de la punta Ventanillas. Tiene una longitud de
950 metros y un ancho de 30 metros, orientado de este a oeste. Su latitud es 32° 47’S y
su longitud 71° 33’ W. Estas ubicaciones están referidas según la carta SHOA N°4321.

(Fuente: http://www.puertoventanas.cl/index.php?page=diagrama-de-instalaciones)
Especial mención merece el sitio N°5. Se encuentra equipado con dos grúas
pantográficas con capacidad de 30 toneladas a 40 metros y rendimientos de descarga
de 750 toneladas/hora cada una; una caja de válvulas para el embarque o rancho de
combustible requerido por las naves; y una caja de válvulas para la descarga de
insumos combustibles para el Terminal de Asfaltos y Combustibles. El calado máximo
de las naves alcanza los 14,30 metros y la eslora máxima los 240 metros.
Según consta en el calendario de arribos de Puerto Ventanas el sitio N°5 recibe
embarcaciones cargadas con más de 70 toneladas de carbón cada una, tal como se
destaca en la siguiente imagen, en el mes de febrero. Durante los meses de marzo y
abril, están programados arribos de similar tonelaje.
C.2) Muelle Oxiquim S.A.

Según la resolución de la Capitanía de Puerto de Quintero N° 12.600/147, de 4


de agosto de 2017, el Muelle Oxiquim es un muelle destinado a la transferencia de
carga y descarga de productos líquidos a granel. Cuenta con dos sitios, y está
compuesto por un cabezal con dos frentes de atraque, uno por el lado norte y otro por
el sur, cada uno de los cuales cuenta con dos duques de alba que complementan el
sistema de atraque. Se encuentra situado al sur y a 5,6 cables del muelle Ventanas.
Cuenta con una longitud de 688 metros. Brinda servicios de recepción de productos
graneles líquidos desde y/o hacia naves especializadas, así como también servicios de
almacenaje y carga y/o descarga desde/hacia camiones. Como es dable apreciar, este
muelle no se encuentra dedicado a actividades vinculadas al carbón, por lo que no le
cabe ninguna responsabilidad en este caso.

C.3) Terminal Marítimo Gas Natural Licuado GNL Quintero

De acuerdo a lo descrito en la resolución de la Capitanía de Puerto de Quintero


N° 12.600/146, de 4 de agosto de 2017, la estructura tiene aproximadamente 1.900
metros de largo, una altura promedio de 12,5 metros y un calado de 24 metros en el
cabezo, donde atracan los buques. Su diseño considera los más altos estándares de
seguridad de la industria; soportado por 504 pilotes. Fue construido para recibir
barcos de hasta 265 mil metros cúbicos de Gas Natural Licuado de capacidad. El
cabezo del Muelle tiene cinco brazos que permiten descargar el Gas Natural Licuado
(GNL) desde los barcos al Terminal. Los brazos tienen una capacidad de descargar 12
mil metros cúbicos por hora de GNL, el que es bombeado hasta los tanques de
almacenamiento. El GNL es transportado en forma líquida en barcos especialmente
diseñados que mantienen el combustible a -160° Celsius. Cuando un barco de GNL
recala en el terminal de regasificación, el GNL es descargado utilizando brazos de
descarga, para luego ser almacenado a -160° Celsius en los 3 tanques ubicados en
tierra. Tal como en el caso anterior, se trata de una actividad desligada del carbón, por
lo que tampoco le cabe vinculación con el caso en comento.
C.4) Terminal Multicrudo (Multi Buoys) y L.P.G. (Liquid Petroleoum Gas) de
Enap.

Según consta en la resolución de la Capitanía de Puerto de Quintero N°


12.600/145, de 4 de agosto de 2017, está diseñado para la transferencia de
combustibles livianos, gasolina, petróleo diesel, kerosene y combustible pesado tipo
Fuel Oil y diferentes tipos de petróleo crudo, considerando en el presente estudio
técnico la operación de una nave tipo tanque con su máxima capacidad autorizada de
una eslora de 250 metros, calado máximo operacional en el terminal de 12,90 metros
y deadweight de 100.000 toneladas. Cuenta con tres boyas de crudo, dos rejeras de
crudo, dos cañerías rígidas para gasolina, diesel y kerosene y una chañaría rígida para
productos pesados. Esta estructura, propiedad de Enap Refinerías Aconcagua S.A.,
tampoco presenta las características que la habilitarían para el desembarque de
carbón, por lo que claramente no le cabe responsabilidad en los derrames.

C.5) Terminal Marítimo Barcazas

Propiedad de Enap Refinerías Aconcagua S.A. fue habilitado por la resolución de


la Capitanía de Puerto de Quintero N° 12.600/144, de 4 de agosto de 2017, se
encuentra situado en las cercanías de la playa entre los dos terminales recién citados,
y es usado por naves abastecedoras de combustibles de una eslora y calado máximos
de hasta 95,18 y 5,49. No se encuentra dedicado a actividad alguna relacionada con el
carbón.

C.6) Terminal Marítimo Shell – El Bato

Situado al oriente y 1,4 milla del faro península Los Molles, posee 3 boyas de
amarre a las cuales se acoderan naves petroleras o portadoras de productos químicos;
tiene los mismos tipos de accesorios que los terminales Multicrudo y LPG
mencionados antes, permitiendo el acoderamiento de buques de 228 y 12,5 metros de
eslora y calado máximos, y de un desplazamiento no superior a 82.850 toneladas. Sin
embargo, no desarrolla actividad alguna ligada al carbón.

C.7) Superboya Enap

Está instalada a 1,07 milla del faro Los Molles, y se destina a la descarga de
petroleros de hasta 404.150 deadweight y sin restricción de calado. Su diámetro es de
11 metros.

C.8) Muelle Asimar

Es un muelle multipropósito, destinado a la transferencia de carga y descarga en


general. Conforme a lo descrito en la resolución de la Capitanía de Puerto de Quintero
N° 12.600/148, de 4 de agosto de 2017 consiste en una plataforma de concreto,
soportada sobre pilotes, de 95 metros de largo y 13 metros de ancho. El frente de
atraque útil para buque con calado máximo de 5,8 metros es de 66 metros y para
buque con calado máximo de 5,0 metros es de 75 metros. Está autorizado para
realizar transferencias de carga general, graneles sólidos y líquidos (diesel y fuel oil).
También se usa para el apoyo logístico de naves especiales y de pesca. Entre las
principales actividades permanentes, que en la actualidad desarrolla ASIMAR S.A. en
Quintero son el embarque y desembarque de pertrechos para naves que recalan a la
Bahía, el abastecimiento de combustible y lubricantes a naves menores y mayores, a
través de naves especiales y/o camiones, el embarco y desembarco de Tripulantes,
Inspectores, Autoridades y Prácticos para las naves que recalan en la Bahía a través de
un embarcadero que cumple las normas de seguridad y el apoyo en las faenas de alije
con naves abarloadas a las que amarran a la Monoboya.
D. DAÑOS IRROGADOS POR EL DERRAME DE CARBÓN

D.1. DAÑO PROVOCADO AL MEDIO AMBIENTE.

El desastre medio ambiental provocado por el derrame de carbón de forma


sistemática, que acaece en la bahía de Quintero, se produce cada vez que existe la
descarga de carbón desde la nave a la correa transportadora. Las consecuencias
ambientales y por añadidura productivas de un evento de estas características pueden
prolongarse por décadas, imponiendo una carga tóxica de varias generaciones a dicha
comunidad.

Junto con el innegable daño medio ambiental producido por la demandada,


que por lo demás se presume en la normativa aplicable en la especie, se irrogan
perjuicios patrimoniales y extrapatrimoniales a cada uno de mis mandantes,
derivados de la contaminación marítima, teniendo presente la garantía fundamental
de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, consagrada en nuestra
Constitución Política.

D.2. DAÑOS IRROGADOS A MIS REPRESENTADOS.

Hago presente a SS.I. que mis representados, sufrieron y sufren perjuicios


por concepto de pérdida de chance y daño moral, como consecuencia de la
contaminación producida por el derrame de carbón en la bahía de la comuna de
Quintero. Cabe tener presente que todas y cada una de las personas
representadas, posee su domicilio en la comuna en comento, ejerciendo su
actividad económica ligada directamente con el mar, a saber, pescadores
artesanales.

Cada una de las personas que ejerce la actividad económica consistente en la pesca
artesanal, se encuentran afectados directamente por la contaminación generada, dado
que al derramarse carbón al mar, en cada una de las etapas que constituyen el proceso
de descarga del carbón, genera que la biota marina, como mariscos y peces, columna
de masas de agua y sedimentos, entre otros, se encuentre gravemente dañada o
muerta.
Dado lo anterior, se les afecta directamente a mis representados su actividad
primaria relacionada con el mar, puesto que una contaminación de las
características y envergaduras del presente caso, que ha sido calificado como
recurrente por la autoridad marítima, genera una pérdida de chance y daño
moral.

Junto a la pérdida de chance de cada una de las personas representadas, se suma el


daño moral o extrapatrimonial sufrido por estas. El daño moral está representado,
en el presente caso, por las molestias y sufrimientos soportados por cada una de
las personas que demandan, al comprender que su única fuente de trabajo y,
por consiguiente, de subsistencia se encuentra gravemente dañada producto de
la contaminación; la impotencia de observar las playas de su bahía cubiertas de
carbón derramado; sumado al temor fundado de ver expuesta su salud psíquica
y física.

Atendido el nivel de toxicidad del carbón derramado, al ser una sustancia


peligrosa para la salud humana, tal como lo prescribe la Resolución Exenta 408
de 11 de mayo de 2016 del Ministerio de Salud, se genera en mis representados
un temor fundado de ver expuesta su salud física a la contaminación generada
por el demandado, lo que trae aparejado afectación en su salud psíquica.

Cabe tener presente que los demandantes son gente de mar, los cuales han
volcado su vida en torno al mar que baña las costas de la comuna de Quintero, y
al ser testigos de la catástrofe medio ambiental en comento y, expuestos a
posibles enfermedades, se sienten impotentes y cansados de la situación que
enfrentan, denotando un gran sufrimiento; teniendo presente, que al momento
de la redacción del presente libelo, siguen produciéndose derrames de carbón
en su bahía, imputable a la negligencia o desidia de la demandada.
Cada uno de los daños sufrido por cada una de las personas afectadas que
demandan, TODOS PESCADORES ARTESANALES, serán probados en la etapa
procesal correspondiente.

Por lo expuesto, es que cada uno de los demandantes solicitan la suma de


$20.000.000 (veinte millones de pesos) por concepto de pérdida de chance, y
$20.000.000 (veinte millones de pesos) por concepto de daño moral.

-. Suma Total Pérdida de Chance: $480.000.000 (cuatrocientos ochenta millones


de pesos)

-. Suma Total Daño Moral: $480.000.000 (cuatrocientos ochenta millones de


pesos)

SUMA TOTAL DEMANDADA: $960.000.000 (novecientos sesenta millones de


pesos)

II. FUNDAMENTOS DE DERECHO

I. RÉGIMEN DE RESPONSABILIDAD CIVIL APLICABLE: LEY DE NAVEGACIÓN.

1. El Régimen de responsabilidad civil aplicable en la especie, se encuentra en la


Ley de Navegación (DL 2.222), en particular en su Título IX “De la
contaminación”.
2. Dicho Título, comienza declarando una prohibición que la demandada ha
infringido en el caso de marras, En efecto, el artículo 142 del cuerpo legal en
comento, preceptúa lo siguiente: “se prohíbe absolutamente arrojar lastre,
escombros o basuras y derramar petróleo o sus derivados o residuos, aguas de
relaves de minerales u otras materias nocivas o peligrosas, de cualquier
especie, que ocasionen daños o perjuicios en las aguas sometidas a la
jurisdicción nacional, y en puertos, ríos y lagos” (lo destacado en negrita es
nuestro).
3. La conducta desplegada por la demandada, infringe abiertamente la Ley de
Navegación, al derramar constantemente carbón al mar.
4. Por su parte el artículo 144 de la Ley de Navegación, dispone en su numeral 5º
que “se presume que el derrame o vertimiento de sustancias
contaminantes del medio ambiente marino produce daño ecológico”,
presunción que coincide con la preocupación, molestias y sufrimiento
irrogado a los actores.

II. RESPONSABILIDAD DE PUERTO VENTANAS S.A.

1. El derrame ocurre en circunstancias que se desarrollaban las maniobras de


descarga del carbón en el puerto granelero en comento, desde la nave a la
correa transportadora, a través de las grúas o palas mecanizadas y, asimismo,
de las correas transportadoras, es decir, desde el “Puerto de Ventanas” hacia el
mar, en específico, desde el muelle mecanizado, hacia el norte, depositándose
el mineral en el sector sur de la Playa Ventanas.

2. El “Puerto de Ventanas”, de propiedad de Puerto Ventanas S.A., posee la


naturaleza jurídica de instalación terrestre, por lo cual es aplicable el artículo
147 de la Ley de Navegación, el que dispone que “En el caso de instalaciones
terrestres que produzcan daños al medio ambiente marino por vertimiento o
derrame de sustancias contaminantes, el dueño de ellas será siempre
civilmente responsable y deberá indemnizar todo perjuicio que se haya
causado. Es aplicable, para los fines de este artículo, lo dispuesto en los números
1, 2, 3, 4 y 5 del artículo 144, en lo que fuere compatible”. (lo destacado en
negritas es nuestro)

3. El régimen de responsabilidad aplicable a las instalaciones terrestres, se


caracteriza por ser “solidario, objetivo e ilimitado, debiendo entenderse aplicable
no sólo respecto de los daños causados al ´medio ambiente marino`, sino a los
daños por contaminación en general, dondequiera que se produzcan en las aguas
sometidas a la jurisdicción nacional, por cuanto el artículo 147 obliga al dueño
de las instalaciones terrestres a indemnizar ´todo perjuicio que se haya causado`
y porque el mismo artículo 147 se remite a varios numerandos del artículo 144
que establecen el régimen de responsabilidad civil aplicable a las naves,
haciéndoles responsables por todos los daños en contaminación que se causen y
no sólo aquellos referidos al medio ambiente marino” (LESLIE TOMASELLO HART,
“Curso de Derecho Marítimo Chileno”, Editorial Libromar, p. 1106).

4. De esta forma Puerto Ventanas S.A., al ser propietario del “Puerto de


Ventanas” partícipe de los hechos, es responsable de los daños causados por el
hecho del derrame en el presente caso.
5. Por último, cabe tener presente las disposiciones contenidas en el Reglamento
para el Control de la Contaminación Acuática, en particular en su Título III “De
las instalaciones terrestres y terminales marítimos asociados a las naves y
artefactos navales”, normas aplicables en el presente caso.

III. TRIBUNAL COMPETENTE.

1. La Ley de Navegación Nº 2222 establece en su artículo 153 que “un ministro


de la Corte de Apelaciones que tenga competencia respecto del lugar en que
los hechos de la causa hayan acaecido, conocerá en primera instancia: b) De
los juicios sobre indemnización de los perjuicios que se causen al Estado o a
particulares por derrames o contaminación, sea del medio marino o en el
litoral, provenientes de un derrame o vertimiento en el mar de cualquier
combustible, desecho, materia o demás elementos a que se refiere esta ley”.
2. Por tanto, el tribunal competente para conocer de la reclamación de
indemnización de los perjuicios provocados por el derrame de concentrado
de carbón en la bahía de Quintero, es un tribunal accidental o de excepción
constituido por un Ministro de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de
Valparaíso.
IV. DEFINICIONES DE LA LEY DE NAVEGACIÓN.

En el caso de marras, al ser aplicable la ley de navegación, se señalan dos


definiciones relevantes que preceptúa el artículo 144 del cuerpo legal referido, a
saber:

1. Siniestro: todo acontecimiento o serie de acontecimientos que tengan el mismo


origen y que produzcan o puedan producir daños por derrames o
contaminación en aguas sometidas a la jurisdicción nacional o en sus costas
adyacentes.
2. Sustancia contaminante: toda materia cuyo vertimiento o derrame esté
específicamente prohibido, en conformidad al reglamento.

V. EN CUANTO A LA RESPONSABILIDAD OBJETIVA.

1. La Ley de Navegación, establece un sistema de responsabilidad objetiva para el


causante de la contaminación.
2. Lo anterior se concluye del examen del artículo 144 Nº 2 de la Ley de
Navegación, el que señala las únicas causales de exoneración de
responsabilidad, siendo las siguientes: “El propietario, armador u operador de
la nave o artefacto naval será responsable de los daños que se produzcan, a
menos que pruebe que ellos fueron causados exclusivamente por: a) Acto de
guerra, hostilidades, guerra civil o insurrección; o un fenómeno natural de
carácter excepcional, inevitable e irresistible, y b) Acción u omisión dolosa o
culpable de un tercero extraño al dueño, armador u operador a cualquier título
del barco o artefacto naval. Las faltas, imprudencias o negligencias de los
dependientes del dueño, armador u operador o las de la dotación, no podrán ser
alegadas como causal de la presente excepción de responsabilidad”.
3. Cabe señalar que el Mensaje de la ley de Navegación señala que “el dueño,
armador u operador de la nave son responsables de los daños que causen un
vertimiento, pero les asiste el derecho a excepcionarse por las causales taxativas
que se enumeran. Si no prueban el hecho liberatorio, rige la regla base de ser
responsable de los efectos del derrame”.
4. Se concluye que la regulación de la responsabilidad civil por contaminación en
Chile se caracteriza por establecer un sistema de responsabilidad objetiva para
el causante de la contaminación -de “responsabilidad presumida”, como lo
califica el Mensaje- con excepciones en ciertos casos taxativos, y que dicha
responsabilidad por los daños que se causen afectará al propietario de la
instalación terrestre respectiva.

VI. EN CUANTO A LA PÉRDIDA DE CHANCE.

1. Se ha definido a la pérdida de chance como la pérdida de una oportunidad


resarcible, la desaparición actual y cierta de una eventualidad favorable.
2. El año 1904, la Excelentísima Corte Suprema ya reconocía la posibilidad de
indemnizar la pérdida de oportunidad o de chance. En dicha sentencia, se
confirmó una decisión que concedió indemnización de perjuicios por los
recursos que en el futuro habría podido exigir una mujer viuda respecto de su
hijo estudiante, quien al momento del accidente, y por sus méritos, había sido
admitido a la Escuela Militar (Corte Suprema, 25 de Octubre de 1904, Revista
de Derecho y Jurisprudencia, t. II, pp. 141 y siguientes).
3. El considerando cuarto y quinto de la sentencia de primera instancia declara
“4º Que la demandante con la muerte de su hijo ha sufrido un daño real y
efectivo, pues se ve privada, de los recursos que tenía derecho a exigir como
madre viuda a su hijo. 5º. Que en autos consta que Ordenes, distinguido alumno
de la Escuela de Clases, había sido llamado, por excepción y atendido sus méritos,
a incorporarse a la Escuela Militar” (considerando 4 y 5, sentencia primera
instancia, 19 de Noviembre de 1903, Revista de Derecho y Jurisprudencia, t. II,
pp. 144 y siguientes).
4. Con una similar justificación del daño, la Corte Suprema, con fecha 13 de junio
de 2006 en causa Rol 4514-2005, confirma una decisión de instancia que
otorgó una indemnización, a título de lucro cesante, sobre la base de la
siguiente justificación: “Que teniendo presente que el lucro cesante es toda
cantidad que el actor hubiera estado percibiendo al momento de la ocurrencia
del accidente y que se ha dejado de percibir por motivo del mismo y,
considerando los siguientes factores, esto es, que el sueldo, señalando por la parte
demandante (fs. 23 vta.) era de $ 120.000, correspondiente a faena de temporada
y ocasional, el cual fue cancelado hasta el mes de junio de 2003, que el organismo
asegurador le otorgó una pensión de invalidez del 70%, con vuelta al trabajo y,
que aún se encuentra en etapa escolar (1º medio al año 2002, con 18 años),
según se lee de la demanda de autos, se hará lugar a la misma, en base a una
proyección estimativa de dos años más de estudios, esto es entre el año 2005,
fecha de término de sus estudios y, a la fecha de cumplir 65 años de edad, en base
a diferencia de $ 36.000 mensuales, esto es, 44 años 2 meses, lo que arroja la
suma total de $ 19.094.000” (Considerando 19, sentencia de primera instancia,
Cuarto Juzgado de Letras de Santiago, 20 de mayo de 2004, Rol 2356-2003).
5. Un caso reciente sobre la pérdida de chance, fallado por la Corte Suprema, el 4
de julio de 2011, versaba sobre una demanda de responsabilidad contractual
interpuesta por un cliente contra su banco. Este último había castigado una
deuda, informándola al boletín comercial, pese a estar amparada en un pagaré
vencido y pudiendo cargar el monto adeudado a la cuenta corriente (además, el
cliente había pagado parte del capital y de los intereses). El demandante alegó,
entre otros daños, la pérdida de una oportunidad de efectuar negocios; en
concreto, la privación de la oportunidad de ingresar como socio a una sociedad
comercial, producto del antecedente comercial negativo informado al boletín
comercial. No obstante, en opinión de la Corte, el demandante no habría
aportado pruebas suficientes sobre porcentaje social que tenía expectativas de
obtener ni acerca de las utilidades a las que podía acceder por esa vía. En
síntesis, la sentencia estimó –en términos de pérdida de una oportunidad– que
no se acompañaron pruebas concluyentes acerca de la existencia de la chance y
sobre su entidad, esto es, cuál era el negocio de que se privó al demandante y
cuál era su rentabilidad potencial (Corte Suprema, 4 de julio de 2011, Rol 137-
2010, Legal Publishing Nº 49550).
6. Queda claro que la jurisprudencia chilena desde antaño recoge la idea que la
pérdida de chance u oportunidad constituye un perjuicio indemnizable.

VII. EN CUANTO A LA REPARACIÓN DEL DAÑO MORAL.

1. Cabe señalar que la Ley de Navegación no excluye en su texto la posibilidad de


indemnizar el daño moral. En efecto, en su artículo 147 de la Ley de
Navegación, el que dispone que “En el caso de instalaciones terrestres que
produzcan daños al medio ambiente marino por vertimiento o derrame de
sustancias contaminantes, el dueño de ellas será siempre civilmente
responsable y deberá indemnizar todo perjuicio que se haya causado…” (lo
destacado en negrita y subrayado es nuestro).
2. Del tenor de la norma transcrita, queda de manifiesto que no se excluye de
forma expresa la reparación del daño moral, de hecho, se impone el mandato
de reparar todo daño que se haya provocado. Cabe tener presente que tanto en
materia de responsabilidad contractual y responsabilidad extracontractual en
sede civil, se ha declarado unánimemente por la jurisprudencia que el daño
moral es indemnizable.

POR TANTO,

De acuerdo a lo expuesto y a lo dispuesto en el artículo artículos 142, 144, 147 y 153 y


siguientes de la Ley de Navegación (DL 2.222), Reglamento para el Control de la
Contaminación Acuática y demás normas legales pertinentes;

SOLICITO A SS.I., tener por deducida demanda de indemnización de perjuicios en


contra de PUERTO VENTANAS S.A., ya individualizada, admitirla a tramitación y en
definitiva hacer lugar a ella, en todas sus partes, condenando al demandado a pagar a
los demandantes, las siguientes prestaciones:
I. Se condene al demandado a pagar la suma de $20.000.000 (veinte millones
de pesos), o lo que SS.I. estime conforme a derecho, por concepto de
pérdida de chance, a cada una de las personas demandantes.
II. Se condene al demandado a pagar la suma de $20.000.000 (veinte millones
de pesos) o lo que SS.I. estime conforme a derecho, por concepto de daño
moral, a cada una de las personas demandantes.
III. Se condene al demandado a pagar las costas del proceso.

PRIMER OTROSÍ: Sírvase SS.I, tener por acompañados el siguiente documento, con
citación, solicitando su custodia por el Sr (a) Secretario de este Ilustrísimo Tribunal, a
saber:

Copia autorizada de Mandato Judicial Repertorio Nº2107 - 2017.- de fecha 26 de


Diciembre de 2017, otorgado ante don JENSON AARON KRIMAN NUÑEZ, Notario
Público de Quintero.

SEGUNDO OTROSÍ: Sírvase SS.I. tener presente que en mi calidad de abogado


habilitado para el ejercicio de la profesión, asumiré personalmente el patrocinio y
poder de cada uno de los demandantes ya individualizados en lo principal de esta
presentación, según consta de la copia autorizada de mandato judicial acompañado en
el primer otrosí precedente, con domicilio en calle Blanco Nº1623, oficina 1602,
Valparaíso, cesarbarra@lagosycia.cl

También podría gustarte