Está en la página 1de 11

TEMA 21. LA ORIENTACIÓN COMO ACTIVIDAD EDUCATIVA.

Principios básicos comunes a los


distintos modelos de orientación educativa. Sus técnicas más utilizadas.

2. La orientación como actividad educativa.


2.1. Introducción histórica.
2.2. Concepto de orientación.
2.3.Objetivos y funciones.

3. Principios básicos comunes a los distintos modelos.


3.1. Modelos de orientación.
3.2.Principios comunes.

4. Técnicas más utilizadas.

5. El orientador dentro del sistema educativo.

6. Conclusiones.

7. Bibliografía.

1. INTRODUCCIÓN: Justificación del tema y planteamiento general:

Leyes Vigentes en relación a la Orientación:

 Ley Orgánica de Educación 2/2006 del 3 de mayo 2006.


 Ley de Cantabria 6/2008, de 26 de diciembre, de Educación de Cantabria.
 Resolución de 30 de abril de 1996, de la Dirección General de Renovación Pedagógica, por la que se dictan
instrucciones sobre el Plan de actividades de los departamentos de Orientación de los Institutos de Educación
Secundaria

2. LA ORIENTACIÓN COMO ACTIVIDAD EDUCATIVA

2.1. Introducción histórica.


El concepto de orientación surge a principios del siglo XX para dar respuesta a los
cambios sociales que trajo la industrialización y que dieron lugar a desajustes entre la demanda
de empleo y la formación de los demandantes. Según se va avanzando en el tiempo esta
orientación de carácter profesional se va a ir introduciendo en los centros educativos para
ayudar a los escolares en sus procesos de toma de decisiones. Progresivamente la orientación
va a ir adquiriendo cada vez más funciones. Si en un primer momento surge como una
respuesta a las demandas del sistema productivo, poco a poco se va a tratar de ajustar a
problemas de carácter educativo. La progresión se sigue manifestando actualmente ya que
también se quiere desde el proceso orientativo influir en las opciones de ocio y tiempo libre,
mediante los programas de prevención y desarrollo.
El caso de España sigue también este esquema aunque con periodos de fuerte
estancamiento, debido principalmente a la guerra civil y a la ausencia de interés por parte de la
administración educativa durante la posguerra. Hasta 1970 en la LGE no se reconoce el derecho
de todos los alumnos a la orientación escolar y profesional aunque quedó en una declaración
de intenciones ya que no tuvo efectos prácticos. En 1977, gracias a la O.M del 30 de abril, se
crean los Servicios Provinciales de Orientación Escolar y Vocacional (SOEVs), con tres plazas por
provincia. Progresivamente se irán ampliando el número de profesionales. La LISMI del 82 hace
posible la creación de los Equipos Multidisciplinales (EEMM) y en el 85 se crean los Equipos de
Atención Temprana y los Equipos Específicos. En 1985 la LODE reconoce al alumno el derecho
a recibir orientación escolar y profesional. El libro Blanco para la reforma de Sistema Educativo
en 1989 habla específicamente de Orientación en su Capítulo XV, planteándola en una doble
vertiente:
- Función tutorial (ayudando al alumno a lo largo del curso).
- Orientación profesional (como transición a la vida adulta).

Posteriormente la LOGSE en 1990 conecta estas intervenciones en los apartados 1 y 2


del artículo 60 confirmando la inclusión de la función orientadora dentro de la propia docencia
y sentando las bases para el posterior desarrollo de la misma.
El modelo de orientación educativa del actual sistema educativo se apoya en tres
pilares:
- Tutoría Ámbito del aula.
- Departamentos y Unidades de la Orientación DO  Ámbito del centro.
- Equipo interdisciplinar  Ámbito del sector.

Aunque aparece como una estructura jerárquica que cubre todas las necesidades del
sistema, la realidad es otra, ya que las labores del equipo del sector en cuanto a coordinación
entre centros de infantil y primaria y primaria y secundaria, se ven imposibilitadas por tener
como función principal realizar tareas orientadoras en los centros de educación infantil y
primaria al no existir en dichos centros un apoyo interno y estable al proceso de orientador.
La actual ley de educación, la LOE (2006), dentro de sus principios, en el apartado f) se
habla de “La orientación educativo y profesional de los estudiantes, como medio necesario
para el logro de una formación personalizada, que propicie una educación integral de
conocimientos, destrezas y valores”.
Por otro lado, en cuanto a las funciones del profesorado se incluye: “La orientación
educativa, académica y profesional de los alumnos, en colaboración, en su caso, con los
servicios o departamentos especializados” (Art. 91.1.d).
Finalmente entre los recursos para la mejora de los aprendizajes y apoyo al
profesorado se incluye “la existencia de servicios o profesionales especializados en la
orientación educativa, psicopedagógica y profesional.” (Art. 157.1.h)

2.2. Concepto de orientación.


Teniendo en cuenta la definición desde el ámbito legal en referencia a la Orientación
antes mencionada, hay que decir que existen múltiples definiciones de orientación. Todas ellas
hacen referencia “al proceso de ayuda continuo a todas las personas, en todos sus aspectos,
con objetivo de potenciar el desarrollo humano a lo largo de la vida”. En este sentido
podríamos distinguir tres tipos de orientación:
 La orientación académica es un proceso de ayuda al estudiante para que sea capaz de
resolver los problemas que la vida académica le plantea. El tipo de ayuda que la
orientación escolar ofrece presenta características distintas según la edad y nivel del
escolar.
 La orientación profesional es un proceso de ayuda al sujeto para que sea capaz de
elegir y prepararse adecuadamente a una profesión o trabajo determinado.
 La orientación personal apunta hacia la vida interior del hombre, hacia su armonía
interior, equilibrio personal, conocimiento de sí mismo, sin perder las perspectivas de
su entorno.

La orientación educativa y la orientación profesional, han de entenderse como dos caminos


dirigidos a una misma meta. Esta meta, como se ha comentado anteriormente no es otra que
la de favorecer una educación plena e individualizada en los alumnos e implica que esta
intervención tenga como objetivo el desarrollo de la persona en su conjunto.

Es importante hacer hincapié en el carácter global y continuo que ha de poseer la


orientación como una superación de visiones simplistas que inicialmente tratan de dar
respuesta al alumno en momentos puntuales de su periodo escolar. Se ha de partir de una
visión integral de orientación y educación donde la tarea de enseñar o instruir no sea el
objetivo último de nuestro sistema educativo, sino más bien uno de los medios que junto con
otros (p.e. la acción orientadora), contribuyen a integrar los conocimientos y experiencias de
los distintos ámbitos educativos tanto escolares como extraescolares.
Al igual que se ha de superar el binomio orientación  acciones puntuales, también se
debe asumir una visión global de los agentes que participan en la orientación.
Tradicionalmente las relaciones se han establecidos únicamente entre el orientador y el
orientado, siendo este último generalmente el alumno. Actualmente la orientación se dirige
tanto a alumnos como a profesores y padres, en coherencia con una concepción integral de la
educación y además todos ellos pueden ser agentes activos en de los procesos de orientación.

1.3.Objetivos y funciones.
De la definición anteriormente planteada, se puede deducir los principales objetivos
de la orientación:
 Desarrollar al máximo la personalidad de los alumnos.
 Conseguir la autoorientación.
 Conseguir la autocomprensión y aceptación de uno mismo.
 Alcanzar madurez para la toma de decisiones educativas y vocacionales.
 Lograr una adaptación y ajuste al contexto educativo ( LOGSE , ajustar el medio al
alumnos más que al contrario).
 Conseguir un aprendizaje óptimo en los años de la escolaridad.

Si los objetivos de la orientación son los citados, las funciones vendrán determinadas por
ellos. Para hablar de las funciones parece interesante el modelo propuesto por Morrill, Oetting
y Hurst: Dimensiones de la orientación (1974). Estos autores plantean todas las funciones de la
orientación a partir de la combinación de una serie de elementos agrupados en tres categorías.
 Destinatarios:
Individuo.
o Grupo primario ( Padres, pareja, amigos íntimos).
o Grupo Asociativo (clase, claustro, clubes).
o Instituciones o comunidades (centro, barrio, ciudad).
 Finalidad:
o Terapéutica (correctiva).
o Prevención (x.e.PAT).
o Desarrollo.
 Métodos:
o Intervención directa.
o Consulta y formación.
o Servicio técnico
Por ejemplo, el plan de Acción Tutorial es una de las funciones encargadas al
Departamento de Orientación y sería una actuación de orientación a través de los profesores
un método de consulta indirecto, con una finalidad preventiva y dirigida a un grupo asociativo
como es el grupo de clase.

3. Principios básicos comunes a los distintos modelos.

3.1. Modelos de orientación.


Antes de entrar a describir los principios que son comunes a los distintos modelos me
parece adecuado realizar un repaso general de los diferentes modelos que actualmente se
encuentran sustentando la práctica orientadora. Cuando hablamos de un modelo en
orientación nos referimos a “Una representación que refleja el diseño, la estructura y los
componentes esenciales de un proceso de intervención en orientación (intervención
psicopedagógica)”.

Esta representación no surgen en abstracto sino que vienen determinadas por una
serie de teorías que nos permiten resumir y generalizar un cuerpo específico de conocimientos
para incrementar su comprensión. Aunque ésta sea la secuencia lógica (teoría Modelo
Intervención), en el caso de los modelos de orientación varía esta secuencia, ya que la
orientación surge de la práctica de determinar necesidades y posteriormente se hace
referencia a la teoría y los modelos.
A la hora de hablar de modelos de orientación realizaré una doble distinción entre los
modelos teóricos y modelos organizativos.

a) Modelos teóricos:

Estos modelos hacen referencia al sustrato teórico que subyace a un determinado


modelo de intervención. Se pueden distinguir cuatro tipos

- Modelo clínico: basado en las teorías de Counseling. La intervención se centra en las


dificultades del alumno, entendiendo éste como única fuente del problema y la relación entre
orientador y orientado se basa en el diagnóstico y en la rehabilitación. La entrevista es el
principal marco de intervención de este modelo, que atraviesa una serie de fases: 1) Inicio y
estructuración de la relación de ayuda, generalmente en el ámbito educativo no es el alumno el
que inicia esta relación sino que viene demandada por los profesores o padres; 2) Exploración:
Consiste en el diagnóstico mediante la descripción de situaciones e informaciones significativas
para el caso (e.j. ansiedad ante los exámenes); 3) Tratamiento: Se establece el plan de acción
en base al diagnóstico; 4) Seguimiento y valoración. Como ya se ha comentado es la entrevista
la principal fuente de informaciones de este proceso, aunque la entrevista debe verse apoyada
por otras informaciones que pueden venir determinadas por los padres. los profesores,
pruebas estandarizadas y que van a ayudar a establecer el diagnóstico y el posterior
tratamiento y evaluación.

-Modelo de programas: Este modelo basado en las teorías sobre el desarrollo


cognitivo, desarrollo de la carrera y teoría del desarrollo humano. Un programa es una acción
continuada, previamente planificada, encaminada a lograr unos objetivos, con la finalidad de
satisfacer necesidades, ya sean de desarrollo, enriquecimiento y potenciación de determinadas
competencias. Como ejemplo podemos encontrarnos desde un proceso de técnicas de estudio
hasta el Plan de Actuación del Departamento de Orientación. Las fases son las siguientes: 1)
Iniciación del programa. A partir de una idea se evalúan las necesidades, los recursos y
limitaciones y se selecciona el programa. 2) Planificación de objetivos, actividades y evaluación.
3) Ejecución del programa. 4) Evaluación del programa; La intervención por programas surge
de la total integración y colaboración del orientador en el centro. Estos programas han de ser
coherentes con las medidas adoptadas en el PC, por tanto deben entenderse como procesos de
acción integrados en el currículo general, y aunque suelen surgir como respuesta a
necesidades inmediatas, también pueden tener un carácter preventivo o de desarrollo.

-Modelo de consulta: Este modelo, igual que el anterior, tiene sus referentes en las
teorías de desarrollo cognitivo, del desarrollo de la carrera y del desarrollo humano, y se basa
en una relación triádica entre el orientador, el mediador y el orientado. Generalmente es una
intervención indirecta donde el orientador actúa a través de un mediador (tutor, profesorado,
padres), que es el que presta ayuda directamente el orientado, que normalmente suele ser el
alumno. Entre las funciones que puede asumir el orientador como consultivo en un centro
educativo están las siguientes.
En relación con el centro puede asesorar y colaborar en la programación, identificar a
los acnee, facilitar las relaciones entre el centro y los padres, a través del PC (por ejemplo).
Con los profesores puede identificar dificultades en el desarrollo de los alumnos,
desarrollando programas de prevención de drogodependencias.
Con los padres puede facilitar unas relaciones entre centro-familias, padres-hijos…
Con los alumnos puede trabajar la mejora de los procesos de comunicación entre
alumnos, facilitar la autoinformación.

-Modelo psicopedagógico: El modelo adoptado en el ámbito psicopedagógico, se


caracteriza por un marcado eclecticismo. El orientador en su práctica laboral asumirá distintos
modelos dependiendo de las características de la intervención. De este modo el modelo clínico
se llevará a cabo cuando la situación demande un tratamiento individualizado, el modelo de
programas tiene sentido a la hora de desarrollar planes de acción tutorial o los de orientación
académica y profesional y el modelo de consulta en estrecha relación con el de programas, se
asume, por ejemplo, cuando un profesor o los padres trasladan al orientador cuestiones sobre
su actuación en determinadas situaciones con respecto a sus alumnos e hijos respectivamente.

b) Modelos organizativos institucionales:

En este apartado haré referencia a cómo los modelos teóricos anteriormente citados se
estructuran en función de la organización que adquiere el sistema general de orientación. Así,
nos encontramos por un lado, los modelos institucionales que adoptan las Comunidades
Autónomas, el territorio MEC (Ceuta y Melilla). A continuación expondré brevemente como se
estructura en Cantabria el actual modelo de orientación.
Con el trasvase de competencias en materia de educación a las Comunidades
Autónomas, éstas han desarrollado modelos similares en el fondo pero no en la forma. En
Cantabria con las competencias educativas recientemente asumidas (Enero de 99) la normativa
de referencia sigue siendo las instrucciones del 30 de Abril de 1996, hasta que se cree una
normativa autonómica (la cual está en estos momentos en marcha). La organización de la
orientación se estructura en 3 niveles, proponiendo un modelo institucional que suplanta al
modelo de servicios o intervención individualizada.
Nivel 1: El aula: o en el grupo de alumnos, con la acción tutorías y orientadora,
corresponde a todos los profesionales docentes y en especial al profesor-tutor, desarrollar esta
función en el aula.

Nivel 2: En la escuela o centro educativo: la orientación se desarrolla en el contexto de


la escuela o instituto.
En educación infantil y primaria: las labores de orientación corresponden a los EOEPS, a
través de sus funciones de apoyo especializadas en los centros.
En educación secundaria; corresponde a los Departamentos de orientación: es el
espacio institucional desde donde se articulan las funciones de orientación y tutoría, así como
las de una oferta curricular adaptada y diversificada
Nivel 3: en el sistema educativo: El sistema escolar ha de dar respuesta a las
necesidades educativas que en el sector o distrito aparecen, Cada sector contará con EOEPS,
desde los cuales y en coordinación con otros programas y/o servicios (inspección educativa,
recursos...) dará apoyo a los centros.

Modelo en Cantabria:

En coherencia con lo anterior, diferenciamos tres niveles de actuación,


interrelacionados entre sí y formando parte de un continuo: la acción tutorial, la intervención
especializada y el asesoramiento específico.
Nivel 1: La acción tutorial, como parte de la función docente, es responsabilidad de
todo el rofesorado de los diferentes niveles y etapas educativas, y constituye uno de los pilares
fundamentales de la orientación del alumnado. Acción tutorial que se desarrollará en
coordinación con Unidades, Equipos y/o Departamentos de Orientación de acuerdo con el Plan
establecido.
Nivel 2: La intervención especializada, que aporta una visión más exhaustiva de
carácter psicopedagógico para afrontar el hecho educativo en colaboración con los y las
docentes, tanto en su vertiente de prevención como de actuación para dar respuesta a una
necesidad concreta. Dicha intervención se lleva a cabo a través de dos tipos de estructuras,
unas de carácter general y otras de carácter singular. Entre las primeras se encuentran las
Unidades de Orientación Educativa, los Equipos de Orientación Educativa y los Departamentos
de Orientación. Las segundas abarcan a los Equipos de Atención Temprana, a la acción
orientadora que se lleva a cabo desde las instancias específicas de interculturalidad (las Aulas
de Dinamización Intercultural y el Equipo de Interculturalidad) y a los servicios de orientación
profesional propuestos en el marco del Plan de Cualificación y Formación Profesional de
Cantabria.
Nivel 3: El asesoramiento específico, referido a un apoyo muy especializado en
determinado campo, como aquellos vinculados a las necesidades educativas especiales o
determinados niveles educativos que requieren una especificidad importante, como es la
educación para personas adultas. Este nivel de actuaciones ejercerá desde una estructura
específica, el Servicio de Asesoramiento y Apoyo a la Orientación, de ámbito regional.

3.2.Principios comunes a los distintos modelos.

Una vez presentados los principales modelos de intervención educativa pasaré a


exponer aquellos principios que son comunes a los distintos modelos, aunque algunos los
desarrollen de una manera más específica y otros cubran prioritariamente otras parcelas.
 La orientación es un derecho de todos los alumnos: No ha de centrarse exclusivamente
en los alumnos con problemas y fines terapéuticos o compensadores, sino que ha de
abarcar a todos los alumnos del centro con fines preventivos y de desarrollo.
 La orientación es un proceso continuo y como tal debe extenderse a lo largo de la
escolaridad y en todos los niveles con momentos puntuales de mayor implicación.
 La orientación ha de atender a todas las necesidades del alumno tanto a nivel personal
como intelectual, es decir, como tratamiento integral del alumno. Por ello, la
orientación es “única” aunque aparezcan en ella varias dimensiones de su desarrollo
personal, escolar, vocacional,etc…
 La orientación ha de adaptarse a las características y diferencias individuales de los
alumnos aunque muchas de las actividades orientadoras se realicen a nivel de grupo-
clase.
 La orientación debe tender a desarrollar la autoorientación.
 La orientación es una tarea de cooperación de todos cuentas intervienen en la
educación del alumno.
 Debe utilizar recursos de la comunidad y contexto social conjugándolos con la labor de
la institución educativa y la familia.
 Aunque todo profesor en cuanto docente, ha de ser orientador, una efectiva
orientación educativa precisa una persona responsable de la orientación desde el aula
(profesor-tutor) que contará con la ayuda del orientador y del resto de profesores.
 Ha de integrarse en el proceso educativo e incardinarse en el mismo desarrollo del
proceso e-a.

4. TÉCNICAS MÁS UTILIZADAS

Dentro de la orientación en general y educativa en concreto, se utiliza gran variedad y


número de técnicas. Se hará uso tanto de las técnicas estandarizadas como de las no
estandarizadas.
La utilización de unas u otras depende de diversos factores como pueden ser el
modelo técnico de orientación que se adopta, la finalidad de la actividad orientadora…

4.1 Técnicas estandarizadas y no estandarizadas:

a) Técnicas estandarizadas:
Permiten determinar la posición relativa del alumno con respecto al grupo –clase o a la
media normativa, suelen llevarse a cabo de forma grupal, pero normalmente se utilizan en el
asesoramiento individualizado, entre alumno y orientador (derivado del tutor).

Algunos de los instrumentos de estas técnicas son los Test. psicométricos:


 Inteligencia:
- Raven: Matrices progresivas. Medida de inteligencia general.
- WAIS, WISC: Son escalas de inteligencia.
 Personalidad:
- 16 PF. Cuestionario factorial de personalidad.
- IAC. Cuestionario de adaptación de conducta.
- MMPI. Cuestionario de personalidad.
 Psicomotricidad:
- EEP. Escala de evaluación psicomotora.
 Lenguaje:
- Batería CL-4. Comprensión lectora.
- Batería AP-L
 Motivación:
- MAPE I y II. Metas preferidas por los alumnos.
- EAT. Estilos de atribución.
- ECO. Expectativas de Control.
 Conductas de Estudio:
- IHE. Inventario de hábitos de estudio.
- CHTE. Cuestionario de hábitos y técnicas de estudio.
- IDEA. Inventario de estrategias de aprendizaje.
 Orientación escolar, personal y profesional.
- Kuder-C. Registro de preferencias vocacionales.
- TAE. Test de aptitudes escolares.

b) Técnicas no estandarizadas: Cuestionarios, encuestas (de gustos, de intereses, de


preferencias…) instrumentos de registro de datos anecdotarios, porfolio, registro de
observaciones…) técnicas de grupo, de debates…

4.2. Técnicas individuales y grupales de observación.

Observación: Se suele utilizar para acceder a información no accesible por pruebas


estandarizadas o como fase diagnóstica previa a la utilización de las mismas. Por ejemplo antes
de pasar una escala estandarizada de conducta hiperactiva, el orientador observará
sistemáticamente al alumno para valorar la conveniencia. La observación se concreta en
técnicas como la escala de estimación, el anecdotario, listas de control, etc.

Dentro de las técnicas individuales tenemos:

- Registro de anécdotas: se anotan objetivamente los incidentes o sucesos significativos.


Sirven para conocer el comportamiento y la personalidad del alumno.
- Listas de control: son un instrumento de observación sistemática en el que aparecen listas
de rasgos, habilidades, actuaciones,... en el que hay que constatar si se da o no, con qué
intensidad o frecuencia la conducta deseada.
- Escalas de valoración o estimación con las que valoramos la intensidad con la que un
sujeto realiza una conducta. Llevan implícito un “juicio de valor” por parte del observador.

Entre las técnicas grupales tenemos:

- Procedimientos sociométricos: nos sirven para evaluar la integración social en las aulas. Los
más utilizados son :
o Método de las nominaciones en el que cada alumno elige en nombre de
compañeros con los que le gustaría o no interactuar en situaciones de trabajo o
tiempo libre. Incluye el Tes. sociométrico.
o Método de asociación de atributos perceptivos en el que se tiene en cuenta el
número de veces que cada alumno aparece elegido en atributos positivos y
negativos.
o Sociograma.
- Técnicas en las que con el grupo interviene activamente: Role-Playin, torbellino de ideas,
Phillips 6/6, debate dirigido (discusión guiada), pequeño grupo de discusión, etc.
- Técnicas de grupo con intervención de expertos: simposio, mesa redonda, panel, diálogo o
debate público,etc

4.3 Nuevas tecnologías orientanción:


Los enormes avances y las amplias posibilidades que nos ofrecen hoy día la tecnología
informática no puede ser ajena a la labor del orientador, ya que en muchos casos va a
proporcionarnos herramientas muy útiles para la planificación y realización de las distintas
actividades de la O. Educativa y la intervención Psicopedagógica. Herramientas e instrumentos
que van desde los programas de orientación asistidos por ordenador hasta las posibilidades,
crecientes, que ya ofrece INTERNET.

- Las NNTT nos pueden ser útiles para:


- El almacenamiento y la recuperación de la información.
- El apoyo al desarrollo de aspectos concretos de la orientación mediante programas
asistidos por ordenador. La comunicación entre profesionales y alumnos.
- La investigación educativa, a través, por ejemplo, del análisis de grandes cantidades de
información.
- El intercambio de experiencias.

Actualmente tenemos una gran cantidad de programas de orientación que se utilizan


como soporte de nuestras actuaciones. Así encontramos:

- programas de orientación personal, que sirven de ayuda al sujeto para enfrentarse a


diversos problemas (drogas estrés, conducta alimentaria...).
- programas de ámbito académico incluyen desde la preparación en técnicas de estudio a la
corrección de pruebas que se utilizan en la evaluación psicopedagógica, informes,, etc. –
- programas para la orientación para la carrera facilitan actividades para conocerse a sí
mismo, el conocimiento de oportunidades, la toma de decisiones y la transición al mundo
laboral.
- programas de sistemas de aprendizaje integrados o “maxi-sistemas”, que engloban la
mayor parte de las tareas descritas anteriormente.

Pero sin duda alguna las posibilidades se multiplican a partir de una herramienta como
INTERNET, donde la transmisión de información es constante, amplísima y actualizada, lo que
va a constituir el campo de la orientación, como en muchos otros, una auténtica revolución.
Pero todo ello no debe hacernos olvidar la necesidad de seguir estrictamente las normas éticas
y deontológicas propias de nuestra profesión, constantemente relacionada con informaciones
estrictamente confidenciales. ( BISQUERRA,98 cap XXIV).

4.4. La entrevista.

Es una de las técnicas más utilizadas en las distintas fases del proceso orientador .Es
un encuentro como mínimo entre dos personas que se lleva a cabo mediante intercambios
verbales y no verbales, donde los participantes son agentes activos de modo diferente en un
mismo proceso de intercomunicación y que conlleva una relación afectiva (positiva o negativa).
Los modelos humanistas, conductual, ecológico y sistémicos, conciben la entrevista
como una interacción mediante la cual se realiza todo el proceso de recogida de la información
e intervención. MARÍN propone diferenciarlas dependiendo de su finalidad: a veces serán
informativas y otras de intervención.
La entrevista informativa tendrá como objeto la recogida e intercambio de
información, para tomar decisiones sobre la cuestión planteada por la persona entrevistada.
Las entrevistas de intervención serán aquellas que tengan la finalidad de seguimiento o
ayuda. Estas entrevistas, bajo una visión humanista, fenomenológica o existencial, se basarían
en una relación de ayuda, donde el objeto central es facilitar las condiciones para que el sujeto,
mediante la autoexploración y autocomprensión, ponga en marcha estrategias de cambio
personal.

Tipos de entrevistas:

- Estructuradas: las preguntas están formuladas de forma concreta, sugiriendo en ocasiones


respuestas determinadas. Los temas a tratar están fijados de antemano.
- Semiestructuradas: se elabora una pauta/guión de los temas a tratar, con preguntas
abiertas o cerradas, predominando las abiertas, de este modo cualquiera de los
participantes puede profundizar en aquellos aspectos que estimen oportuno.
- Abiertas: parte del propósito de la entrevista, no estableciendo pautas con anterioridad. El
objetivo es animar al entrevistado a hablar de sí mismo. Consigue que, en ocasiones,
aparezcan temas imprevistos, pero a veces, al no estar planificada, se escapan aspectos
importantes. Se utiliza sobre todo desde la perspectiva humanística en intervención con el
alumnado.

5. EL ORIENTADOR DENTRO DEL SISTEMA EDUCATIVO.

Hemos visto en el punto 3 la organización de la Orientación dentro del sistema educativo en


Cantabria. Quizá habría que especificar las funciones más concretas que tiene el orientador a la
hora de desarrollar su actividad.
- Deberá elaborar de acuerdo con las directrices establecidas por la CCP y en colaboración
con los tutores las propuestas de organización de la orientación educativa,
psicopedagógica, profesional y elevarlas a la CCP para su discusión y posterior inclusión en
los PC de etapa.
- Contribuir al desarrollo de la orientación educativa, psicopedagógica y profesional de los
alumnos, especialmente en lo que concierne a los cambios de ciclo o etapa, y a la elección
entre las distintas opciones académicas, formativas y profesionales.
- Contribuir al desarrollo del Plan de Orientación académica y profesional y del Plan de
Acción Tutorial, y elevar al Consejo Escolar una memoria sobre su funcionamiento al final
del curso.

5. CONCLUISIONES.

Si en un principio la orientación apareció fuera de los ámbitos educativos, ligada al


ámbito profesional y laboral, en los últimos tiempos se ha introducido en los ambientes
educativos como instrumento fundamental para la toma de decisiones tanto a nivel académico
como profesional, al igual que como medio para lograr un desarrollo de la persona, objetivo de
la práctica educativa . En la actualidad, la orientación se entiende desde una concepción global
e integral, siendo un proceso de ayuda continuo a todas las personas, en todos sus aspectos,
con objetivo de potenciar el desarrollo humano a lo largo de la vida, no estando reducido a
acciones, hechos o momentos puntuales ni a ámbitos restringidos, es decir tomará en cuenta
tanto al alumno y toda su ideosincracia como al contexto escolar, familiar y social de este.
Existen varios modelos de Orientación respecto a la práctica educativa, provenientes
de distintas teorías que a su vez se expresan en diferentes modos de intervención. Desde el
actual Sistema Educativo se ha optado por un modelo ecléctico, próximo al psicopedagógico, el
cual se sustenta en tres pilares: La Tutoría, Los Departamentos de Orientación y los Equipos de
Orientación e intervención Educativa Psicopedagógica, y que como los demás modelos se basa
en principios comunes que dirigen la orientación. En este sentido es muy importante señalar
que aunque las formas de intervención o de trabajo orientativo puedan ser diferentes y
personales según el profesional, es necesario que partan de estos principios para que exista
una coherencia dentro del proceso global de enseñanza – aprendizaje. De igual modo pueden
existir varias técnicas para poder llevar a cabo la intervención orientativa, pero siempre habrá
que tomar en cuenta los diferentes pasos comunes a estas técnicas: Detección y definición del
problema, planificación, ejecución y evaluación. Para todos estos pasos podremos ayudarnos
de unas técnicas u otras, según mejor se adapten a las necesidades del momento.
En definitiva, la orientación dentro de la actividad educativa tiene como fin último el
desarrollo global e integral de la persona, que a su vez se plasmará en una mejora de la
práctica educativa dentro del centro, es decir el bien individual se traducirá en un bien
colectivo.

6. BIBLIOGRAFÍA.

 Rodríguez Moreno, María Luisa. Orientación educativa. Edit. CEAC. Barcelona


1991.
 Cajas Rojas del MEC. Orientación y Tutoría en primaria y en secundaria. Madrid
1992.
 Vidal J.G. y Manjón D.G. Orientación Educativa. Edit. MAD. Madrid. 1999.
 Morril, Oetting y Hurst. Modelos en Orientación. Edit. AIQUE. Madrid 1999.
 Rodriguez Espinar, S y otros. Teoría y práctica de la Orientación Educativa. Edit
PPU. Barcelona. 1993.
 Álvarez Rojo, Victor. Orientación Educativa y Acción Orientadora.
 Bisquerra Azina, Rafael y otros. Modelos de Orientación e Intervención
psicopedagógica. Edit. Praxis. Barcelona, 1998.
 J.A. Tapia. “Orientación educativa. Teoría, evaluación e intervención”.