Está en la página 1de 2

Claves en las relaciones interpersonales

por Diana González
El proceso comunicativo es altamente complejo, y eso se ve reflejado en el funcionamiento de un grupo. Algunas
veces los líderes notan que el resultado de su mensaje no es el que esperaban y que, además de eso, las
relaciones interpersonales se ven afectadas.

Los obstáculos más frecuentes para tener relaciones positivas

Las palabras utilizadas. Muchas veces se habla demasiado rápido o en forma
antipática; se juzgan los motivos de la persona y se responde de la manera en que se
cree que debería ser tratada en ese momento; se abusa de términos emotivos como
‘lealtad’, ‘compromiso’ o ‘fidelidad’. El libro de Proverbios contiene muchas advertencias
contra el uso poco sabio de la lengua, y la mayoría de ellas se refieren a hablar menos
y pensar más.

Comunicación no-verbal ineficiente. Por ejemplo, el líder mira repetidamente el reloj,
fija la vista en el vacío y mueve la cabeza en forma amenazante. Sin necesidad de
hablar ha comunicado lo siguiente: "No me molestes con esto, no estoy interesado y,
más aún, tus ideas son siempre inservibles."

Mecanismos de escape. Siempre a la defensiva, el líder dice las cosas en abierta
hostilidad. Consistentemente, proyecta la imagen que piensa aumentará su estatus,
evitando la transparencia y la vulnerabilidad en su rol. Lo que parece un mecanismo de
escape normal, puede convertirse pronto en una neurosis, a medida que su
personalidad cambia y se enfoca más y más en sí mismo y menos en los demás.

Motivación impropia. Los conflictos siempre estarán presentes en toda relación, pero
se tornan especialmente desagradables cuando la gente se siente manipulada más
que motivada por sus líderes. La motivación viene cuando las personas creen que sus
líderes se preocupan por ellas, y no solamente por lo que hacen.

Visión diferente del liderazgo. Por ejemplo, la autocracia puede producir resentimiento
y generar conflictos constantes. Otra circunstancia puede ser la de tener siempre
razón. Si alguien tiene razón todo el tiempo, intimida a la gente e impide que ésta se
acerque a él, le comente sus problemas y, finalmente, termina aislado.

Sin embargo, existen formas sencillas de superar estas barreras, las que requieren que el líder
realice el esfuerzo de volcarse hacia los demás y estar abierto a sus problemas y sugerencias.

Hacia la construcción de mejores relaciones humanas

Ayudar a que los demás entiendan su genuino interés por ellos. Por ejemplo, tener
reuniones periódicas con los colaboradores en las que se hagan preguntas y se
compartan los problemas. El apóstol Pablo siempre trabajaba con los miembros de su
equipo misionero, explicando por qué se habían tomado determinadas decisiones y los
planes que debían ser llevados a cabo. Él escuchó sus puntos de vista y, en muchas
ocasiones, se sometió a lo que los otros pensaban (Hch. 11,13,15).

Ayudar a que los demás entiendan los valores positivos de los conflictos
interpersonales. Los conflictos no son necesariamente malos, dado que producen el
desequilibrio necesario para que nuevas ideas sean así generadas. Por supuesto que
existirán desacuerdos, pero el trabajo en el cuerpo de Cristo debe ser hecho en una
atmósfera de confianza y respeto mutuo.

Ayudar a los demás a desarrollar un estilo de liderazgo propio. La tarea del líder no
es solamente liderar sino ayudar a que otros desarrollen su propio estilo de liderazgo.

Las relaciones humanas positivas se construyen cuando se busca el bienestar de la otra persona y se desea ver que ella sea recompensada por todo el bien que ha hecho en el servicio de Cristo. estos lo harán con aquellos a quienes ellos supervisan. tener una buena idea del proceso de comunicación. para que ellos puedan comprender mejor los mecanismos que guían la toma de decisiones). Dominar las dinámicas propias del liderazgo de equipo. hostilidad o resentimiento en la conversación con un colaborador). y no interrumpir (no terminar las frases de los demás. . especialmente. disciplina de las emociones (evitar mostrar enojo. Las relaciones humanas dependen en gran parte de nuestra habilidad para escuchar. prestar atención al otro. Si se trabaja en equipo con los subordinados. Un líder debe saber cómo involucrar a otros en el proceso de toma de decisiones. y demostrar sensibilidad hacia los sentimientos y valores de otros. autodisciplina. entender las características de los grupos en general (y particularmente del grupo con el cual trabaja). Éste se aprende por imitación. Aprender a escuchar a los subordinados. He aquí algunas pautas: retroalimentación (repetir lo escuchado para ver si se ha interpretado bien). admitir ideas preconcebidas (dar a conocer a los demás el trasfondo del cual se proviene. sino esperar a que ellos lo hagan).