Está en la página 1de 1

TRASTORNOS CERVICALES

El dolor cervical crónico se define como un dolor a nivel posterior del cuello de más de 12 semanas de
duración.

Algunas consideraciones:

1. Cuando el cuello duele, es posible que usted tenga dificultad para moverlo, especialmente girarlo hacia
un lado. Muchas personas describen esto como tener cuello rígido.
2. Si el dolor de cuello compromete los nervios, se puede sentir entumecimiento, hormigueo o debilidad
en el brazo, la mano o en otra parte.

Causas:
Una causa común del dolor cervical es la tensión o distensión muscular y, por lo general, las actividades
diarias son las responsables. Tales actividades abarcan:

1. Agacharse sobre un escritorio durante horas.


2. Tener una mala postura mientras ve televisión o lee.
3. Colocar el monitor de la computadora demasiado alto o demasiado bajo.
4. Dormir en una posición incómoda.
5. Torcer y girar el cuello bruscamente mientras hace ejercicio.
6. Colocar demasiado peso sobre su cabeza.

Las caídas o accidentes pueden causar lesiones cervicales graves, como fracturas de las vértebras, lesión de
los vasos sanguíneos e incluso parálisis.

Otras causas abarcan:

1. Artritis cervical
2. Ruptura de disco
3. Pequeñas fracturas de la columna por osteoporosis
4. Cáncer que compromete la columna

El tratamiento del dolor cervical se elige atendiendo a las causas concretas que han provocado la molestia. Si
los dolores son consecuencia de tensiones, la mayoría de las veces desaparecen por sí solos. Los masajes
realizados con cuidado o la aplicación de calor local pueden mitigar las molestias considerablemente. Para
relajar la musculatura, se puede realizar una estimulación eléctrica transcutánea del nervio, Si el dolor
cervical (cervicalgia) es fuerte, puede ayudar la toma de analgésicos, como antiinflamatorios.

La fisioterapia y la denominada gimnasia de columna han demostrado éxito a largo plazo en el tratamiento
del dolor cervical crónico. En estos casos, los afectados aprenden tanto a comportarse diariamente sin
perjudicar su espalda como a evitar los movimientos especialmente perjudiciales.