Está en la página 1de 4

Las drogas durante muchos años ha sido el principal problema para la sociedad

venezolana. Esto afecta la conducta de los individuos, ya sea en su trabajo,


escuela y sobre todo en el hogar, es por eso que se deben tomar acciones
oportunas y tempranas durante la adolescencia ya que es una etapa donde el
individuo hace frente a un sin número de situaciones difíciles y potenciales de
estrés. A esta edad, el adolescente rechaza la protección adulta en búsqueda
de su autonomía, es aquí en donde tiene que aprender a alternar con su grupo
de amistades. Esto conlleva a que queden expuestos con mayor frecuencia a
conductas de riesgo y a enfrentar situaciones de grave amenaza para su
desarrollo. El aumento en el uso de drogas entre adolescentes escolares es una
gran preocupación, ya que hay claras evidencias de que el consumo de drogas
a una temprana edad puede conducirlo a un futuro de consumo de drogas más
peligrosas. El papel de los padres durante la etapa de adolescencia es
primordial, es donde el joven necesita mayor orientación y atención. Además,
deben tratar de siempre tener un oficio luego del regreso de la escuela (cursos,
deporte, lectura) donde no le permita tener tiempo de ocio.
La sociedad debe emplear actividades de inclusión de estos jóvenes que están
desorientados dentro de una comunidad. Ver al joven desubicado, solo y sin
que nadie se interese en él y decir que es un drogadicto, es fácil; pero
introducirse en el fenómeno y la causa por la que llegó a esto, es ya un poco
complicado.
El consumo de bebida alcohólicas, es un problema social de preocupación para
la salud pública. El consumo de licor se ocasiona muchas veces por problemas,
algunos de ellos, considerables difíciles de superar por lo que consumen, pero
a la vez el consumidor desata otra serie de problemas que afecta a la sociedad
en su conjunto, como violencia, incumplimiento con la escuela, vandalismo,
delincuencia, etc.. El uso y abuso de sustancias adictivas constituye un complejo
fenómeno que tiene consecuencias adversas en la salud individual, en la
integración familiar y en el desarrollo y la estabilidad social. Aunque en la
actualidad toda la sociedad está expuesta a las drogas, hay grupos más
vulnerables que otros a sufrir consecuencias negativas de su uso, como los
niños y los jóvenes, quienes pueden trochar su posibilidad de desarrollo
personal y de realizar proyectos positivos de vida. Sin embargo, no todo está
perdido si los padres, las escuelas y las agencias pertinentes establecen los
objetivos para luchar contra el consumo de drogas y alcohol. Entre estos están,
impulsar el desarrollo y mejorar las condiciones de vida de las personas, dentro
de las comunidades y grupos sociales, en situación de pobreza económica y
social, así como la protección de la infancia.
Dentro de las comunidades deben existir grupos sociales voluntarios que
conozcan sobre el tema de las drogas y como pueden ayudar, para la sociedad
el más alto motivo de consumo de drogas es porque es una mala persona, un
vago, entre otros puntos despectivos que no van a ayudar a esa persona en
nada, solo lo guiaran a estar con aquellas personas que considera sus amigos
solo porque lo ayudan a seguir consumiendo estas sustancias.

Asimismo, el consumo de drogas juega un papel destructivo también en la


familia, es donde se ve el padre que no trabaja, el padre maltratador, afectando
así el problema económico dentro del hogar. También existe el que consume
pero trabaja, cosa que se puede estar en la capacidad de hacerlo, pero es donde
se ve afectado el lado afectivo de padres-hijos se rompe o se pierde la
comunicación y la confianza, el joven psicológicamente, se cree que no importa
a los padres, busca la comprensión en otros espacios y como económicamente
lo puede tener todo, le sobra y le alcanza para la droga para él y la de sus
amigos.
Por Guillermo Losa, septiembre 28 del 2016:
“En marzo de 2012 una empresa uruguaya del rubro logístico decidió despedir
a uno de sus trabajadores que había reincidido en el consumo de marihuana.
El operario se encontraba en ese momento con licencia médica, en
rehabilitación, al amparo del Banco de Previsión Social (BPS). El argumento
para la desvinculación fue "notoria mala conducta", ya que el empleado
manejaba vehículos de la compañía. Como consecuencia de eso, el trabajador
llevó a su empleador a la Justicia, que en primera instancia descartó la
demanda y dio lugar a la "notoria mala conducta". El operario apeló, y en 2013
un tribunal de apelaciones de trabajo revirtió la sentencia, obligando a la
empresa a pagar no solo la indemnización por despido habitual –que le había
sido negada por su "notoria mala conducta"–, sino también un agregado del
20% por daños y perjuicios y 10% de multa, ya que había despedido a un
trabajador por una enfermedad, lo que configura un "acto discriminatorio".”

“El tribunal argumentó que, como "la adicción constituye una discapacidad que
radia la acción de la voluntad del adicto", no puede ser esta razón de "mala
conducta", en tanto "falta voluntad".
Esta visión sobre el consumo de drogas en el trabajo es la que predica desde
1996 la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que indica que "los
problemas relacionados con el consumo de alcohol y de drogas deberían ser
considerados como problemas de salud, y por consiguiente, tratarse, sin
discriminación alguna, como cualquier otro problema de salud en el trabajo".

Con esta recomendación en mente, el pasado 2 de mayo el Poder Ejecutivo


aprobó el decreto 128/016 que prohibió su consumo y la tenencia durante la
jornada laboral, obligando a las empresas a crear un protocolo acordado entre
la compañía y su sindicato no solo para detectar el consumo (mediante
pruebas "no invasivas"), sino también para crear acciones de sensibilización y
prevención.
El cambio cultural, es la clave para afrontar la problemática en cuanto al
consumo de drogas. Dentro de las unidades militares se han implementado un
sin número de charlas en cuanto a este factor destructivo dentro de la
sociedad, donde se habla que son estas sustancias y cómo actúan dentro del
organismo. Sin embargo es importante saber que este problema viene
directamente del hogar y desde temprana edad.

Luego de muchas campañas fallidas, como las charlas médicas sobre lo


dañino que es para la salud, de los mensajes e incluso de las cajetillas con
fotos de pulmones afectados por el humo, la campaña contra el tabaco
funcionó porque hubo una penalización social que forjó un nuevo
comportamiento. Y los que protagonizaron ese cambio fueron los fumadores
pasivos que se unieron para decir que no estaban dispuestos a aguantar el
humo de los fumadores.

En el marco del Convenio de Cooperación Interinstitucional entre el Ministerio


del Poder Popular para la Defensa (MPPD) y la Oficina Nacional Antidrogas
(ONA), se han realizado Talleres aun número de personas y los han certificado
como Asesores Comunitarios, dirigido a los docentes de los centros de
educación inicial, al servicio de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana,
quienes se formarán en materia de prevención integral del uso indebido y
consumo de drogas.

En la Base Aérea de la carlota han realizado actividades dirigidas por la ONA


(conferencia, bailoterapias Y pruebas toxicológicas), Las cuales han permitido
la integración y la camaradería entre los profesionales que trabajan dentro de
estas instalaciones, así como también, obtener nuevos conocimientos en
cuanto al consumo de las drogas y las consecuencias que estas pueden traer
dentro del trabajo y sobre todo para su salud.