Está en la página 1de 3

El amor propio es un término muy popular pero que no siempre es bien entendido.

El amor

propio no es una acción, sino un estado en el que tú te sientes bien contigo mismo.En este

sentido, el amor propio es importante para vivir bien. Influye en la forma en la que te relacionas

con los demás, en la imagen que proyectas en el trabajo y en el modo en que haces frente a los

problemas.

El amor propio es un elemento fundamental para el bienestar de las personas. Pero practicar

el amor propio puede ser un reto para muchos de nosotros, especialmente en momentos en que

nos enfrentamos a desafíos serios. No se trata de ser narcisista, sino de ponerse en contacto con

uno mismo, con su bienestar y felicidad.

¿Qué es el amor propio?

El amor propio no es simplemente un estado de sentirse bien que puede lograrse cuidando la

imagen, a través de lecturas inspiradoras o compartiendo tiempo de calidad con los seres queridos

o disfrutando en soledad de actividades que nos gusten. A pesar de lo gratificante que estas y

otras cosas puedan ser, el amor propio no es esto.

El amor propio es un estado de aprecio por uno mismo que crece a partir de las acciones que

apoyan nuestra salud física y psicológica y estimulan nuestra crecimiento espiritual.

El amor propio es dinámico. Crece mediante acciones que nos hacen madurar. Cuando

actuamos de manera que ampliamos el amor propio en nosotros, empezamos a aceptar mucho

mejor nuestras debilidades y nuestras fortalezas y tenemos menos necesidad de explicar nuestras

carencias.
El amor propio nos hace sentir compasión por nosotros mismos como seres humanos

luchando por encontrar un significado personal, lo que nos hacer estar más centrados en nuestro

propósito y nuestros valores, que esperamos cumplir a través de nuestros propios esfuerzos.

Permanece atento y consciente: las personas que tienen más amor propio tienden a saber lo

que piensan, sienten y desean. Ellas son conscientes de lo que son y lo ponen en práctica y no

actúan en función de lo que otros quieren para ellos.

Actúa en función de tus necesidades, no de tus deseos: Amar no significa cumplir con los

deseos del otro, sino en facilitarle lo que necesita. El amor hacia uno mismo funciona bajo el

mismo principio. Céntrate en lo que necesitas te mantendrá apartado de los patrones de

comportamiento automáticos que son poco saludables, que te dan problemas o que te mantienen

anclado en el pasado.

¿Qué es el amor? Más o menos todos sabemos que es un sentimiento o emoción que podemos

experimentar en algún momento a lo largo de nuestras vidas. No obstante, más allá de esto,

todos tenemos ciertas concepciones acerca de cómo debería ser el amor.

Sin embargo, el amor no es ni muchísimo menos un concepto unitario ni de definición cerrada.

Has de sentirte libre de amar a quien desbarate tus esquemas y haga de ti tu mejor tú. Aunque,

por diferentes razones, en muchas ocasiones no lo hacemos.

El amor nos elige

Son muchas las canciones que nos explican qué es el amor o qué reflejo deja este

sentimiento en nosotros. Las palabras que han de decirnos si estamos o no enamorados y qué se

supone que se siente cuando la otra persona te corresponde o no lo hace.


“Porque el amor, es un hijo loco, que hoy regresó”