Está en la página 1de 5

LA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Imprimir | Correo electrónico | Visto: 106466

inCompartir

Guardar

1.Época Antigua.

Comienza con la aparición de la escritura y termina con la caída del Imperio Romano de Occidente.
La filosofía antigua, cuyos máximos representantes son Sócrates, Platón y Aristóteles, se
circunscribe entre el siglo VI a.n.e. y el siglo III. Suele dividirse según la problemática de la que se
ocupa en sus diferentes etapas. Así podemos distinguir cinco períodos:

1.1. Período cosmológico (filosofía de la naturaleza). Durante esta etapa (siglo VI a.n.e.)se trata de
hallar el principio o los principios constitutivos que expliquen el origen de la naturaleza. Así pues,
la filosofía es entendida como la ciencia universal y a sus primeros pensadores se les denomina
“físicos”, dada su preocupación por los problemas relativos a la naturaleza o fisis. A esta labor se
dedican:Tales , Anaximandro, Anaxímenes, Parménides, Pitágoras, Empédocles, Anaxágoras,
Leucipo y Demócrito. Estos pensadores se engloban en los llamados “presocráticos”.

1.2. Período antropológico (filosofía del ser humano). En este período (siglo V a.n.e.) el ser
humano comienza a reflexionar sobre sí mismo y deja momentáneamente de prestarle atención a
la realidad exterior. Ahora el punto central de su preocupación es la vida humana, en lugar del
mundo que lo rodea. En este período destacan los sofistas y Sócrates. Los sofistas no se
consideraban filósofos y dieron un giro ético y político a la filosofía. Entre los sofistas encontramos
a Protágoras y a Gorgias que enfatizan la retórica como el arte del convencimiento y la eficacia
para persuadir y conmover mediante la palabra. Sócrates, su contemporáneo, combatió su
relativismo, al defender la universalidad del bien.

1.3. Período de los grandes sistemas (epistémico-ontológico). Con Platón y Aristóteles la filosofía
griega llega a su plena madurez y, en adelante, todo el pensar filosófico llevará de una u otra
manera su sello. Estos dos pensadores se ocuparon de todos los grandes temas de esta disciplina:
el ser, el conocimiento, la cosmología o física, la ética, la política y la lógica (este último en el caso
de Aristóteles). Además, crearon dos grandes sistemas: el idealista, en el caso de Platón, que
atribuye valor real a las ideas, y el realismo de Aristóteles que se basa en el valor de la experiencia
sensible.

1.4. Período helenístico (filosofía ética). En esta etapa se sitúan dos corrientes filosóficas: el
epicureísmo y el estoicismo (siglos IV-III a.n.e.). El epicureísmo fue una escuela fundada por
Epicuro de Samos que sostenía que el placer es el principio y el fin de la vida feliz, mientras que lo
malo es aquello que nos produce dolor. El estoicismo fue una escuela fundada por Zenón de Citio,
aunque quien destacó fue Séneca. El ideal de los estoicos es “vivir de acuerdo con la naturaleza”.
Para ello se deben dominar las pasiones. Este período representa, además, un cambio del sentido
de la filosofía, que se convierte en un modo de vida, una actividad que puede procurar la felicidad
terrena. El motivo principal de este giro fue la crisis histórica del mundo antiguo.

1.5. Período religioso (neoplatonismo). Representa el último período de la filosofía antigua y su


característica fundamental es un fuerte sentimiento místico y un anhelo religioso de salvación.
Destaca el pensador Plotino.

2.Época medieval.

La Edad Media comienza con la caída del Imperio Romano de Occidente y termina con la caída de
Constantinopla en manos turcas (1453) y con el descubrimiento de América (1492).

La Edad Media constituye uno de los períodos más largos y heterogéneos de la filosofía, pues
confluyen múltiples culturas y religiones (grecorromana, judía, árabe y cristiana) y supuso un
replanteamiento de la actividad filosófica que se va a centrar en un problema, fundamentalmente:
la relación fe- razón.

Este período puede se dividido, a su vez, en dos momentos:

*La patrística (siglo I al V). Su nombre deriva del pensamiento de los llamados “Santos Padres”.
Representa el conjunto de especulaciones que durante los primeros siglos de la era cristiana
realizaron los padres de la iglesia ante la necesidad de usar conceptos filosóficos griegos para
comprender la verdad revelada, formular racionalmente sus dogmas y defender su doctrina del
constante ataque intelectual de que era objeto por parte de quienes consideraban irracionales sus
creencias. Destaca principalmente Agustín de Hipona.

*La escolástica.(siglo XI al XIV) donde se establecieron las bases y el acuerdo entre fe y razón.
Algunos de sus representantes fueron Tomás de Aquino y Anselmo de Canterbury. En la última
etapa de la escolástica se comienza con una separación entre la fe y la razón, como vemos en
Guillermo de Ockham.

Simultáneamente a la filosofía cristiana, surgieron una filosofía y una ciencia árabes. Sus
representantes, como el cordobés Averroes (1126-1198) conservaron la cultura griega, la
tradujeron y la enriquecieron con nuevas aportaciones científicas y reflexiones filosóficas.

Aquí debemos mencionar también al judío Maimónides(Córdoba, 1135-1204), autor de obras


como La guía de los perplejos.

3.Época moderna.

Esta época comienza con el descubrimiento de América y termina con la Revolución Francesa y la
Revolución Industrial.

La era moderna se inaugura con el renacimiento de la cultura grecolatina, pero, sobre todo, con la
emergencia del humanismo, corriente cultural que reivindica la dignidad y la valía humanas.

En este período, además, se produce la Revolución Científica, desarrollada con las aportaciones de
figuras como Nicolás Copérnico (1473-1543), Johannes Kepler (1571-1630), Galileo Galilei(1564-
1642) y Isaac Newton(1642-1727).
A partir de la revolución científica se produce la escisión entre filosofía y ciencia. Especialmente la
llamada ciencia experimental, que tiene como paradigma a la física y como método de trabajo el
método hipotético-deductivo.

Las principales investigaciones filosóficas de esta época giran en torno al conocimiento: cómo es
posible y qué límites tiene. Por ello decimos que la filosofía adquiere un marcado interés
epistemológico.

En esta época destacan el racionalismo, el empirismo, el criticismo de Kant y el idealismo de


alemán de Hegel.

El racionalismo intenta solucionar problemas referidos al conocimiento humano. Una de las


características del racionalismo es la de ver en las matemáticas un saber que parte de principios
básicos evidentes (axiomas), de donde se deducen todas las verdades del sistema, que son
universales y necesarias. Para los racionalistas el conocimiento de la realidad debe ser derivado de
ideas o principios evidentes, que son innatos. Destacan Descartes, Spinoza y Leibniz.

El empirismo sostiene que la filosofía debe olvidar sus aires de universalidad y necesidad, así como
la especulación, para centrarse en la base del conocimiento. Este punto de partida es la
experiencia sensorial, entendida como el conjunto de sensaciones que el sujeto recibe a través de
la percepción externa e interna. Destacan Hume, Locke, Berkeley y Bacon.

Para superar el antagonismo racionalismo-empirismo, Kant postula su criticismo para lograr una
síntesis conciliadora entre ambas corrientes. Como resumen, se puede definir la Edad Moderna
como la época de una fe absoluta en el poder de la razón y de la ciencia como herramienta
explicativa de la realidad y del ser humano. Este es el ideal ilustrado: la ciencia como progreso y
remedio de todos los males.

4.Época Contemporánea.

Esta época comienza con la Revolución Francesa y dura hasta nuestros días.
Esta etapa supone, en el plano de las ideas, el abandono y desconfianza de la razón como
instrumento explicativo y de progreso.

Surge la denominada “filosofía de la sospecha”. Se sospecha de la razón, se la somete a crítica. La


realidad y el ser humano deben ser explicados acudiendo a otras instancias diferentes a la
racionalidad. Esta filosofía se concreta en una triada de pensadores: K. Marx (1818-1883), F.
Nietzsche(1844-1900) y S. Freud(1856-1939). A los tres se les considera filósofos del
desenmascaramiento ya que hacen patente el trasfondo último de las condiciones humanas: Marx
y las condiciones económicas; Nietzsche y la voluntad de poder; Freud y los mecanismos
inconscientes. Estos tres pensadores tienen una influencia determinante en el desarrollo de la
filosofía del siglo XX. En este siglo, marcado por las dos guerras mundiales y los diferentes y
continuos conflictos locales, surgieron numerosas corrientes que siguieron esta línea crítica. Entre
ellas se encuentra el existencialismo que se caracteriza, sobre todo, por la creencia radical en la
libertad y el desamparo del ser humano, así como por la convicción de que su existencia sólo
tendrá el sentido que él decida darle. En este movimiento destacan Sartre, Heidegger y Camus.

Otro movimiento de suma importancia fue la Escuela de Frankfurt, representada por Horkheimer,
Adorno y Habermas. Surgió como reacción a un mundo tecnificado, en el que las prioridades eran
exclusivamente la eficacia y la productividad, al coste que fuera. Por el contrario, esta corriente
propone una crítica radical precisamente de la técnica, la ciencia, el consumismo, la cultura
masificada…,es decir, de todo aquello que contribuya a deshumanizar nuestra sociedad.

En España, entre los filósofos más importantes hay que destacar a M. de Unamuno, J. Ortega y
Gasset, X. Xubiri, M. Zambrano, V. Camps, E. Trías y F. Savater