Está en la página 1de 3

Pruebas de laboratorio: análisis de sangre y orina, niveles de oxígeno en

sangre, para valorar la gravedad o la necesidad de ingreso hospitalario.


Estas pruebas han de realizarse a los pacientes tratados en el ámbito
hospitalario; no serían necesarias en pacientes con neumonías de bajo
riesgo con tratamiento ambulatorio

Diagnóstico del asma


Una historia clínica y un examen físico exhaustivos, centrándose en el tórax y en las
vías respiratorias.

1º)Espirometría:
Mide la capacidad respiratoria y velocidad de espiración y es usada para determinar la
cantidad de obstrucción pulmonar.
La espirometría puede ser medida después del inicio del tratamiento para evaluar la
efectividad de este.
Una espirometría, para los pacientes mayores de 5 años, para comprobar que la
obstrucción de las vías aéreas es reversible, o parcialmente reversible, con la
inhalación de un broncodilatador de acción corta.
Esta prueba mide la cantidad y la tasa de expulsión de aire mientras el paciente sopla
a través de un tubo.

2º) Prueba de metacolina:


Usada mayormente en adultos, se hace inhalar metacolina, el cual causa que las vías
respiratorias se vuelvan angostas en presencia de asma, haciendo caer los valores de
función pulmonar.
Los efectos de la metacolina se revierten con un broncodilatador al final de la prueba.

3º)Saturación de oxígeno y gasometría en casos más severos.

4º) Radiografía
La rayos X de tórax puede ser usada para visualizar los pulmones, el corazón y los
huesos del tórax.
El asma produce ciertas características que pueden ser visualizadas en una radiografía
de tórax.
El estudio radiológico se indica cuando al paciente en primera exploración.
A todo niño asmático conocido que tenga síntomas súbitos para descartar la posibilidad
de un cuerpo extraño, laringotraqueobronquitis, neumonía u otras patologías; cuando
la respuesta al tratamiento sea mala; cuando se ausculten sonidos agregantes además
de los sibilantes y cuando el paciente tenga un cambio en el comportamiento de sus
crisis de asma.
Las imágenes de atrapamiento de aire tienden hacia los espacios intercostales lo que
horizontaliza las costillas en la radiografía.
Como hay edema, se puede apreciar un infiltrado rodeando los hilios pulmonares
bilaterales que no es más que edema peribronquial con tal contenido mucoso que se
visualiza en la radiografía como aumento de la trama bronquiovascular.

NEUMONIA

 Rayos X del tórax: un examen por rayos X permitirá a su médico visualizar los
pulmones, corazón y vasos sanguíneos para ayudar a determinar si usted padece de
neumonía. Cuando interprete los rayos X, el radiólogo buscará puntos blancos en los
pulmones (llamados infiltrados) que son característicos de una infección. Este examen
también ayudará a determinar si usted padece de algunas de las complicación
relacionadas con la neumonía, tales como efusiones pleurales (fluido alrededor de los
pulmones).
 TAC de los pulmones: se puede realizar una exploración por TAC del tórax para ver
detalles finos dentro de los pulmones y detectar neumonías que podrían ser más
difíciles de ver en un rayo X simple. La exploración por TAC también muestra con gran
detalle las vías aéreas (tráquea y bronquios) y puede ayudar a determinar si la
neumonía podría estar relacionada con un problema dentro de las vías respiratorias.
La exploración por TAC también puede identificar complicaciones relacionadas con la
neumonía, abscesos o efusiones pleurales y ganglios linfáticos agrandados.
 Ultrasonido del tórax: se puede utilizar un ultrasonido cuando se sospecha que hay
fluido alrededor de los pulmones. El examen por ultrasonido ayudará a determinar la
cantidad de fluido presente, y también puede ayudar a determinar la causa de la
acumulación del fluido.
 RMN del tórax: por lo general, la RMN no se utiliza para evaluar la neumonía, pero
podría ser utilizada para visualizar el corazón, los vasos sanguíneos del tórax y las
estructuras de las paredes del tórax. Si los pulmones son anormales debido al exceso
de fluido, infección o tumor, una RMN puede proporcionar información adicional sobre
las causas y la extensión de estas anormalidades.
 Biopsia pulmonar por aspiración: su médico podría ordenar una biopsia del/los
pulmón/es para determinar la causa de la neumonía. Este procedimiento involucra la
remoción de varias muestras pequeñas del/los pulmón/es y su posterior evaluación.
Las biopsias del pulmón pueden llevarse a cabo utilizando rayos X, TAC, ultrasonido
y/o RMN.