Está en la página 1de 1

Guadalupe: Érase una vez en el colegio la verde sonrisa, una liebre que estaba muy orgullosa de lo

rápida que era, siempre que podía competía con los demás animalitos que vivían en el colegio
para demostrarles que tan rápida era.

Un día la tortuga decidió retarla a una carrera, para ver quién era la más rápida de todo el colegio.

Tortuga Diego: Oye Lester la liebre, te veo muy aburrido de competir con los mismos, creo que es
hora que te enfrentes con otro tipo de rival.

Liebre Lester: Yo soy la liebre más rápida de todo el colegio, y no tengo miedo de enfrentarme con
vos.

Guadalupe: Ambos animalitos decidieron entonces que iban a competir el viernes a la hora de
educación física.

¡Todos los animalitos estaban animados, esta iba a ser una gran carrera, emocionante, paralizante,
de pelos punzantes!

La tortuga Diego se miraba lista para la carrera, pero no tanto como la liebre Lester que ya estaba
calentando motores.

¡Listos o no, empieza la carrera a la cuenta de tres, uno, dos TRES!!!

Liebre Lester: Adiós tortuga Diego, yo te voy a ganar… uuhhh… si no se ve ya la tortuga.

Tortuga Diego: Despacito, despacito, despacito y sin parar, despacito voy a ganar esta carrera
despacito.

Ruth: La liebre Lester al ver que había perdido a la tortuga Diego decidió tomar un descanso, y se
quedó bien dormida, con ronquidos y todo. Pero la tortuga jamás dejó de avanzar, ahí iba,
despacio, despacio, pero sin dejar de esforzarse.

Tortuga Diego: Despacito, despacito, despacito y sin parar, despacito voy a ganar esta carrera
despacito.

Ruth: Cuando solo faltaban unos pasos para que la tortuga Diego ganara, la liebre se despertó de
golpe asustada por todo el tiempo que había dormido, y empezó a correr a toda prisa, pero ya era
muy tarde, la tortuga Diego había ganado.

Liebre Lester: No puede ser, me ganaste tortuga Diego, a mí el animal más rápido de este colegio,
y ahora que voy a hacer.

Tortuga Diego: No pasa nada liebre Lester, acá lo importante no es quien ganó o perdió, es que
todos podemos ser muy buenos si no dejamos de esforzarnos.