Está en la página 1de 54

EDUCACIÓN PARA LA

SALUD BUCAL
Aportes para una atención integral
e integrada

Guía de trabajo para equipos de salud


Hospital General de Agudos Dr. C. Argerich
Departamento Área Programática de Salud

Unidad de Capacitación en Prevención, Promoción y Educación para la Salud


(UniCaPPEpS )
Residencia Interdisciplinaria de Educación para la Salud (RIEpS)

rieps.argerich@gmail.com
Marzo 2013

Se permite su reproducción, distribución o difusión, sin autorización previa, citando


la fuente de la siguiente manera:

Claps, L., Deguer, C., García, D., Mallo, V., Revale, F., Reynoso, M. (2013). Educación
para la salud bucal. Aportes para una atención integral e integrada. Guía de trabajo
para equipos de salud. Buenos Aires: Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciu-
dad de Buenos Aires.
3

Autoras/es
 Lía C. Claps - Lic. en Comunicación (Residente de 2º año, RIEpS*)
 Carolina Deguer - Lic. en Comunicación (Instructora con función de jefa de
residentes 2011-2012, RIEpS)
 Diego Javier García - Médico Generalista (Residente de 1º año, RIEpS)
 Vanesa Mallo - Lic. en Psicología (Residente de 1º año, RIEpS)
 Florencia Revale - Lic. en Sociología (Jefa de residentes 2012-2013, RIEpS)
 Melisa Reynoso - Lic. en Trabajo Social (Residente de 3º año, RIEpS)

Colaboradoras/es
 Od. Gabriela Alvaredo - CeSAC Nº 15, A.P. HGA Dr. Cosme Argerich
 Dra. Teresa Batallán - Jefa de Departamento Área Programática de Salud
HGA Dr. C. Argerich
 Od. Viviana Bravo - CeSAC Nº 41, A.P. HGA Dr. Cosme Argerich
 Od. Cristina Culacciati - Centro de Salud Odontológico Boca Barracas, A.P.
HGA Dr. Cosme Argerich
 Lic. María Andrea Dakessian - Coordinadora general de la RIEpS
 Od. Glenda Rossi - CeSAC Nº 9, A.P. HGA Dr. Cosme Argerich
 Lic. Martín Stella - Coordinador de Programa de Capacitación Local - RIEpS
Argerich

*La Residencia Interdisciplinaria de Educación para la Salud (RIEpS) es un pos-


grado de capacitación en servicio, dependiente de la Dirección de Capacitación y
Docencia, Dirección General de Docencia e Investigación del Ministerio de Salud
de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Forma parte de las residencias básicas
del equipo de salud desde 1987. Nuestro equipo pertenece a la sede del Área
Programática del HGA Dr. C. Argerich, cuya apertura fue en 2009.
5
Índice
Presentación 6
Algunas definiciones 7
Salud Integral. Atención Integrada 7
Situación epidemiológica 8
Salud bucal. Salud pública 9
Promoción de la salud 10
Perspectivas en Educación para la Salud 10
En boca de todos 12
Características de la boca 13
Erupción dentaria 14
Prácticas preventivas 15
Alimentación saludable 16
Cepillado dental 19
Consulta odontológica 21
Función de los fluoruros 22
Aportes a la salud bucal en las distintas etapas de la vida 23
Mujeres embarazadas 24
Niños y niñas 26
Adultos y adultas 31
Adultos y adultas mayores 31
Enfermedades y traumatismos bucodentales 33
Caries dental 34
Enfermedades periodontales: Gingivitis y Periodontitis 35
Patologías de causas no infecciosas 36
Traumatismos en la boca 37
Actividades de Educación y Promoción de la Salud Bucal 38
Equipos interdisciplinarios 39
Algunos dispositivos de intervención 39
Actividades sugeridas: adultos/as 42
Actividades sugeridas: niños/as 44
Actividades sugeridas: mujeres embarazadas 46
Estrategias de comunicación 47
Recursos de atención odontológica 49
Ciudad de Buenos Aires 50
Gran Buenos Aires 51
Bibliografía 55
6

Presentación
¿Porqué una guía de Educación para la Salud Bucal? Partiendo de una mirada in-
tegral de la salud y apuntando a una atención integrada de las problemáticas de
salud de las poblaciones con las que trabajamos, consideramos necesario introdu-
cir a la salud bucal en las agendas de los equipos de salud locales.

Reconocemos la importancia de la interdisciplina y la articulación entre programas y


actividades para contribuir a la disminución de la prevalencia de las enfermedades
prevenibles de la boca. Esta es una meta ineludible de los equipos de salud en la
Ciudad de Buenos Aires.

Desde 2009 la Residencia Interdisciplinaria de Educación para la Salud (RIEpS)


tiene sede formadora en el Departamento de Área Programática de Salud del Hos-
pital General de Agudos (AP HGA) Dr. Cosme Argerich. Y viene realizando diver-
sas experiencias de trabajo junto con los/as odontólogos/as de los Centros de Sa-
lud y Acción Comunitaria N° 9, 15 y 41 y del Centro de Salud - Odontológico Boca
Barracas (CSOBB)

El CSOBB, coordinado por la Od. Hebe Giusto, es donde el equipo de la RIEpS tie-
ne su sede física y ha iniciado sus primeras experiencias en el área de Salud Bucal,
integrándose al equipo interdisciplinario de odontólogos/as, médica de familia, psi-
copedagoga, psicóloga, enfermera y administrativas/os del efector.

Con el objetivo de sistematizar y socializar esas prácticas y aprendizajes surge la


presente guía. Aquí podrán encontrar información sobre medidas preventivas y pro-
mocionales, enfermedades prevalentes, cuidados específicos y propuestas de acti-
vidades para abordar estos temas con distintos grupos poblacionales.

Por último, creemos que este material puede ser un punto de partida para que los
equipos de salud construyan intervenciones que apunten al desarrollo de una aten-
ción integral de la salud de las personas, familias, grupos y comunidades. Entende-
mos por equipos de salud no sólo a los que trabajan en efectores del sector sino
también a todos aquellos comprometidos con producir salud en sus espacios de
pertenencia. Esperamos que los/as lectores/as hagan con estas páginas sus pro-
pios recorridos.
7

Algunas definiciones
Salud Integral. Atención Integrada
La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) contempla el derecho
a la salud en los Artículos 20, 21 y 22. La Ley Básica de Salud N° 153 de la ciudad, a su
vez, desde su definición plantea la garantía de la salud integral, sustentada en una
“concepción integral de la salud, vinculada con la satisfacción de necesidades de alimen-
tación, vivienda, trabajo, educación, vestido, cultura y ambiente” (Artículo 3). Con res-
pecto a la modalidad prestacional, establece que el subsector estatal se organiza en tres
niveles de complejidad de atención articulados “mediante un adecuado sistema de refe-
rencia y contrarreferencia con desarrollo de redes de servicios, que permita la atención
integrada y de óptima calidad de todas las personas” (Artículo 17). El sistema queda or-
ganizado, entonces, a partir de las necesidades de atención de la población y conforme
a la estrategia de Atención Primaria de la Salud (APS). Además, busca jerarquizar y
desarrollar el primer nivel de atención e incrementar la inversión en prevención a fin de
disminuir las desigualdades en la protección de la salud.

En otras palabras, nuestra legislación asume una perspectiva de atención de la salud


integral e integrada. Este enfoque comprende todas las etapas de la vida de las perso-
nas y, como hemos señalado, implica referencia y contrarreferencia en todos los niveles
del sistema de salud y con otros servicios. De acuerdo con el Documento de Posición de
la OPS/OMS de 2007, una atención integral e integrada debe responder a las necesida-
des de salud de la población e implica la promoción, la prevención, el diagnóstico opor-
tuno, la atención curativa, rehabilitadora y paliativa, y el apoyo para el autocuidado.

La OPS/OMS (2007) afirma que en el primer nivel es donde se hace más necesaria una
oferta integral e integrada de atención. Sin embargo, esta afirmación no implica que el
equipo de trabajo del primer nivel deba resolver todos los problemas de salud que se le
presenten, sino que sepa y pueda responder a las necesidades de la comunidad, si es
necesario movilizando otros recursos, derivando o solicitando ayuda a otros niveles de
atención, a otros sectores, a otras instituciones u organizaciones sociales o comunita-
rias.

!
De acuerdo a Eduardo Menéndez, el autocuidado es una parte constitutiva de la autoatención, acti-
vidad básica del proceso salud-enfermedad-atención. La autoatención es desarrollada a partir de los
propios sujetos y grupos en forma autónoma o teniendo como referencia las otras formas de aten-
ción. Se trata de “las representaciones y prácticas que la población utiliza (…) para diagnosticar, expli-
car, atender, controlar, aliviar, aguantar, curar, solucionar o prevenir los procesos que afectan a su salud
en términos reales o imaginarios sin la intervención central, directa e intencional, de curadores profesio-
nales” (Menéndez, 2004: 32).
8

Situación epidemiológica
En Latinoamérica, una de las enfermedades crónicas más comunes en la niñez, si
bien es prevenible, es la caries dental. La OMS (2006) refiere que las poblaciones con
mayor vulnerabilidad social del mundo son las que sufren mayor carga de morbilidad
bucal. Su distribución actual da cuenta de una relación con las condiciones de vida,
factores ambientales y de comportamiento, los sistemas de salud y la aplicación de
programas preventivos. Según el informe Salud Oral de la OPS (1997), la caries den-
tal afecta aproximadamente al 90% de los niños y niñas en edad escolar (entre 5 y 17
años).

La CABA cuenta con un elevado nivel de patología bucal y necesidades de atención


odontológica. La Cátedra de Odontología Preventiva y Comunitaria de la Facultad de
Odontología de la UBA trabajó sobre una muestra que incluyó a 2.917 niños/as, ado-
lescentes y adultos/as asistentes a las escuelas públicas y a los centros de salud en
seis Comunas de la ciudad. Los resultados de este estudio mostraron que los/as ni-
ños/as de 2 años tenían al menos tres piezas dentarias con caries (en dientes tempo-
rarios o de leche), los/as niños/as entre 2 y 5 años tenían alrededor de cinco caries, y
los/as de 5 años casi seis piezas afectadas.

Los altos indicadores de prevalencia de enfermedades bucales prevenibles devienen


en un problema de gran valor social en la medida que afecta a la población en diferen-
tes aspectos de su vida: problemas en la alimentación, complicaciones asociadas a
otras patologías, dificultades para la inserción laboral y social, días de trabajo perdi-
dos, discriminación y/o baja autoestima por cuestiones estéticas (como la falta de pie-
zas dentarias), entre otras.

El 88% de los niños/as de nivel inicial y primaria evaluados/as para la realización


! de la Libreta Obligatoria de Salud Escolar fueron derivados a Odontología por
lesiones de caries, según datos del primer semestre de 2011 del Programa de
Salud de la Comunidad Escolar del AP HGA Dr. C. Argerich.
9

Salud bucal. Salud pública


A pesar de su relevancia epidemiológica, la Salud Bucal no tiene el espacio necesa-
rio en la agenda pública. Si bien la Ley Básica de Salud N° 153 de la CABA en su Ar-
tículo 12 establece como una de las funciones del sistema de salud la prevención y
promoción de la salud bucal, existe una histórica insuficiencia de servicios públicos
de atención odontológica e inclusive en los centros de atención primaria se destinan
casi todos los recursos a actuar sobre el daño instalado. En este sentido, la presente
experiencia de abordaje de la salud bucal aporta a la construcción de un campo de
intervención que necesariamente debe ampliarse al nivel de las políticas públicas.

Podemos pensar que la presencia extendida de enfermedad bucal, junto a la historia


de carencia de servicios y medidas preventivo-promocionales, colaboraron para que
la población haya naturalizado las enfermedades bucales. No reconocerlas como
problemas de salud deriva en que las consultas odontológicas sean, en su mayoría,
motivadas por el dolor o la enfermedad en estado avanzado.

Es necesario construir la salud bucal como un derecho de salud de todos y todas,


que debe ser garantizado -fundamentalmente en el primer nivel de atención- por el
subsistema público de salud del cual somos parte. En este sentido, es imprescindible
dejar de pensar a la Odontología como una práctica que se desarrolla principalmente
en el ámbito privado e individual, y trabajar en pos del reconocimiento y la incorpora-
ción de la salud bucal en las actividades de los equipos de salud, y en las diferentes
etapas de la vida de las poblaciones con las que trabajamos.

En este contexto, intervenciones pensadas desde la prevención, la educación y la


promoción de la salud se vuelven sumamente valiosas. Nos referimos a estrategias
que promuevan procesos de autonomía, bienestar y salud individual y colectiva.

La Ley Básica de
! Salud N° 153 de la
CABA en su Artículo
12 establece como una
de las funciones del
sistema de salud la
prevención y promoción
de la salud bucal.
10

Promoción de la salud
En relación a la promoción de la salud existen diversas perspectivas: algunas pueden
identificarse con visiones más conservadoras, que delegan en las personas la respon-
sabilidad por su estado de salud; otras, progresistas, enfatizan la necesidad de políti-
cas públicas intersectoriales para mejorar la calidad de vida de las poblaciones.

De acuerdo con la OPS la promoción busca un avance integral en salud y requiere


como elemento primordial la participación de la comunidad en el reconocimiento de
sus problemas y la toma de decisiones para intervenir sobre ellos (OPS/OMS,
1999:17). La importancia de la participación social plantea a la educación para la sa-
lud el reto de ir más allá de la transmisión de información y la inducción de comporta-
mientos saludables. Es decir, se necesita pensar procesos pedagógicos que promue-
van la reflexión crítica, la capacidad de intervenir y la cogestión de los problemas de
salud.

Perspectivas en Educación para la Salud


La prevención, la promoción y la educación para la salud son componentes fundamen-
tales del campo de la salud pública y de la estrategia de APS. Desde esta perspectiva,
la educación para la salud (EpS) es una de las estrategias que se pueden utilizar para
trabajar en la línea de la promoción de la salud.

Si bien a lo largo de la historia se constituyeron diferentes modelos de EpS, el más


actual y al que adherimos busca favorecer procesos emancipadores, generar el bie-
nestar y la salud individual y colectiva, entendiendo a la salud como un proceso diná-
mico en el que intervienen condicionantes sociales, ambientales, económicos, cultura-
les y políticos. Este enfoque surge frente al fracaso de los planteos biologicistas e indi-
vidualistas, dirigidos al cambio de conductas de las personas.


[La educación para la salud] plantea la necesidad de reconocer la influencia de los facto-
res sociales, ambientales y de desigualdad económica con respecto a los condicionantes
de la salud de las clases sociales. Conforma un modelo radical político, económico, ecológico o
crítico que tiene como objetivo reducir las desigualdades sociales ante el proceso salud-
enfermedad. Se considera a la EpS como un recurso que no sólo afecta cuestiones pedagógi-
cas sino sociales, económicas y políticas, que contempla una búsqueda participativa.
Valadez Figueroa, I et al. (2004)

11

En este sentido, pensamos al proceso educativo como algo más


que la transmisión de un saber, situándolo en el espacio de las La Educación pa-
prácticas de las personas y los grupos, partiendo del reconoci-
miento del contexto en el que desarrollan sus vidas. “ ra la Salud no im-
plica sólo saber más
sobre prevención es-
Menéndez señala que la EpS debe ser “una estrategia de saber pecífica, sino que su-
que conduzca a un proceso creciente de autonomía sobre los pone sobre todo una
procesos de salud-enfermedad” (Menéndez, 1988: 96). estrategia de saber
que conduzca a un
En esta línea, Sérgio Resende Carvalho afirma que debe ser proceso creciente de
objetivo de los servicios de salud el contribuir a aumentar la ca- autonomía sobre los
procesos de sa-
pacidad reflexiva y de intervención de las personas sobre lo so-


lud enfermedad.
cial, colaborar en la constitución de ciudadanos/as saludables,
concientes de sus derechos y de su “derecho a tener derechos” Menéndez, E.. (1988)
para poder, de este modo, incrementar la posibilidad de que
existan acciones sociales que incidan positivamente sobre los
determinantes y condicionantes del proceso salud-enfermedad
(Resende Carvalho, 2008: 344).

Adherimos a un abordaje dialógico que valorice la escucha, re-


tome los saberes populares, cotidianos, informales y busque mi-
nimizar la asimetría que predomina en la relación entre profesio-
nales y usuarios/as-comunidad, para que los/as primeros/as de-
jen de ser reproductores/as de conocimiento y los/as segundos/
as puedan constituirse en sujetos con saberes y experiencias
válidas.

Es así que la EpS debería ser una forma de encarar la tarea por
parte de todo el equipo de salud y no algo relegado a
“especialistas” o a dispositivos específicos como el taller.

!
El trabajo interdisciplinario es otro de los pilares fundamentales de la
APS. Se constituye en una mirada necesaria para abordar realidades
complejas y multidimensionales. Los temas relacionados a salud bu-
cal históricamente han quedado limitados al campo de la Odontología.
Por eso resaltamos la necesidad de construir un trabajo interdisciplinario
en los equipos de salud que aborden los procesos de salud-enfermedad
mirando su complejidad.
12

En boca de todos

Las personas utilizamos la boca para ha-


blar y comunicarnos, para beber y comer.
También para demostrar afecto, con la
sonrisa y los besos.

Para estar saludables, las personas acu-


dimos a profesionales de la salud, pero
también desarrollamos practicas de cuida-
do dentro de nuestros ámbitos cotidianos
que es importante tener en cuenta.
13
Características de la boca
La boca está compuesta por cinco paredes:
 Anterior, formada por los labios;
 Laterales, formada por las mejillas;
 Inferior, formada por el piso de la boca, donde se ubica la lengua;
 Superior, formada por el paladar;
 Posterior, el orificio que comunica la boca con la faringe.
Además, en la boca se encuentran los dientes, las encías y las amígdalas.

Componentes de la cavidad bucal


Incisivos centrales
Labio superior
Incisivos laterales

Paladar
Pre Molares

Molares Úvula

Carrillos

Lengua

Caninos
Labio inferior
Fuente: elaboración propia
Encía

Componentes del diente


14

Erupción dentaria
Los incisivos, caninos y premolares comienzan a conformarse a las 30 semanas de
la vida intrauterina. En la mayoría de los casos, los primeros dientes temporarios en
erupcionar, es decir en aparecer, son los incisivos inferiores. Esto sucede aproxima-
damente entre los 6 y 9 meses y coincide con la incorporación de alimentos sólidos.

Luego erupcionan los incisivos superiores, le siguen los laterales, los caninos y, fi-
nalmente, los molares. Este proceso se da hasta aproximadamente los 2 años y me-
dio de edad, completándose así la dentición temporaria.

A partir de los 5 o 6 años empiezan a caerse los dientes temporarios y erupcionan


los dientes y molares permanentes hasta aproximadamente los 13 años, época en la
que aparecen los segundos molares. Finalmente, los últimos molares en erupcionar
son los terceros, a partir de los 17 años. Los primeros y segundos molares son las
únicas piezas que no tienen reemplazo, es decir salen una vez y no son “de leche”
sino permanentes.

Funciones de los dientes temporarios


Es importante mantener los dientes temporarios o “de leche” sanos porque no sólo
sirven para masticar y hablar, también mantienen el lugar de los futuros dientes defi-
nitivos y colaboran con el desarrollo de los maxilares. Si se caen antes de tiempo o
es necesario extraerlos (por alguna enfermedad bucal o accidente) puede ocurrir
que ese espacio se reduzca y no sea suficiente para los dientes definitivos, que pue-
den salir torcidos o superpuestos.

Cronología de la erupción de la
dentición temporaria Cronología de la erupción
de la dentición permanente
Incisivos 6 a 9 meses
Inferiores 6 a 8 años
Incisivos
Caninos 16 a 18 meses Superiores 7 a 9 años

1eros molares 12 a 14 meses Inferiores 9 a 10 años


Caninos
Superiores 11 a 12 años
2dos molares 20 a 30 meses
Premolares 10 a 12 años

1er molar 6 a 7 años

2do molar 11 a 13 años

3er molar 17 a 21 años


Los cuadros son de elaboración propia en base a Bordoni (2010: 32 y 37).
15

Prácticas preventivas

Para mantener la salud de la boca hay


tres aspectos fundamentales:

 la alimentación saludable,
 el cepillado adecuado,
 y la consulta odontológica.
16

Alimentación saludable
Tanto la salud como la alimentación son fenómenos complejos que, además de aspec-
tos biológicos, tienen una dimensión emocional, socio-cultural y económico-política.
Esta multi-dimensionalidad se pone de manifiesto en la forma en que las personas per-
ciben la salud y la alimentación, en las acciones que llevan adelante diariamente en
relación a ambas, y en las posibilidades o restricciones que les plantean sus condicio-
nes de vida (Programa Nutricional CABA, 2010).

Una alimentación saludable aporta los nutrientes necesarios para cada etapa de la vi-
da. Aunque no hay una única forma de alimentarse saludablemente, es importante que
la alimentación sea completa y variada, es decir, que incluya todos los grupos de ali-
mentos: frutas y verduras, cereales y legumbres, lácteos, carnes, aceites y semillas.
Otras recomendaciones generales apuntan a que sea: adecuada al momento biológico
y a la actividad física que se realiza; inocua; una situación placentera; una forma de
sentirnos parte de un grupo (porque a través de los alimentos y comidas también cons-
truimos un sentido de pertenencia).

Es preferible elegir alimentos frescos o de elaboración casera, en lugar de consumir


enlatados o envasados que contienen conservantes artificiales, grasas y sal. También
es recomendable beber agua, en lugar de jugos y bebidas gaseosas azucaradas.

Una alimentación que tenga en cuenta estas recomendaciones contribuye al cuidado


de la salud integral, por lo tanto, también al cuidado de la salud bucal.
17

En relación a la salud bucal hay alimentos que pueden ser per- En el mercado existe
judiciales si se consumen de manera excesiva porque están
asociados a la aparición de caries; son aquellos que contienen ! una amplia oferta de
alimentos y bebidas
hidratos de carbono. El azúcar o sacarosa es el hidrato de car- con agregado de
bono que se considera más cariogénico, es decir, el que se azúcar que no tienen valor
asocia con mayor frecuencia a la aparición de caries. nutritivo. Las gaseosas
dietéticas o light, si bien no
contienen azúcar,
Cuando se ingieren alimentos con azúcar, los microorganis-
contienen un edulcorante
mos que conforman la placa dental los transforman en ácidos que las bacterias no
mediante procesos químicos (los metabolizan). Cuando el inte- distinguen como tal y por
rior de la boca es ácido, están dadas las condiciones para que lo tanto es igualmente
el esmalte de los dientes pierda los minerales que lo compo- generador de caries.
nen (calcio y fosfato). De esta manera, se produce la desmine- Muchos de estos
ralización del diente, que es el primer paso para la generación productos están
de caries. destinados a los/as niños/
as. Es importante para
Aquellos alimentos que contienen azúcar agregada (golosinas, mantener la salud,
gaseosas, jugos, galletitas dulces) favorecen especialmente la especialmente la bucal,
disminuir el consumo de
aparición de caries porque son muy pegajosos y quedan más
azúcares y promover una
adheridos a los dientes. alimentación variada que
incluya verduras, frutas,
En salud bucal se habla de oportunidad y frecuencia en el carnes, cereales y frutas
consumo de azúcares. Esto quiere decir que la recomendación secas.
no es prohibir el consumo de ciertos alimentos, sino organizar
en qué momentos y qué cantidades se comen cotidianamente.

¿Por qué hablamos de oportunidad y frecuencia?

!
Cuando se ingieren alimentos con azúcar, las bacterias pre- La saliva
neutraliza la acidez
sentes en la boca las metabolizan de tal manera que producen
y colabora en la
ácidos. Los componentes de la saliva contrarrestan esos áci- remineralización del
dos ayudando a que el PH de la cavidad bucal se normalice (a esmalte dental en
esto se le llama efecto buffer). Esta “protección” de la saliva combinación con el
dura 4hs. aproximadamente. Si se ingieren azúcares con una calcio.
frecuencia menor a este tiempo, la saliva no alcanza a cumplir
esta función. Por eso, es recomendable comer los alimentos y
bebidas con azúcar cerca de las comidas principales (por
ejemplo, como postre en el almuerzo o la cena, en el desayuno
o en la merienda) y no entre comidas, o incorporar un cepillado
luego de ingerir estos alimentos.
18

Recomendaciones para reducir el azúcar


en nuestra alimentación
 Remplazar las bebidas dulces por agua…
Muchas veces las personas cuando se van a dormir se llevan una
bebida porque por a la noche tienen sed. Es siempre recomenda-
ble que sea agua en vez de jugos o gaseosas dulces para evitar
que quede el azúcar en la boca durante toda la noche.

 Cuando se toma mate dulce...


Si bien es preferible tomar el mate amargo, una opción para en-
dulzarlo es el uso de edulcorante, también en infusiones como té
o café. Es importante que el edulcorante elegido no contenga ci-
clamato. Otra opción es agregar azúcar en el termo o la pava en
lugar de incorporarla en cada mate.

 Consumo de caramelos...
Si se consumen caramelos, es mejor hacerlo cerca de las comi-
das principales teniendo en cuenta la oportunidad y frecuencia.
Es preferible elegir caramelos y pastillas sin azúcar, y caramelos
duros en lugar de los masticables, porque estos últimos se pegan
más a los dientes.

 Los chicles…
No todos son iguales. Se recomienda comer los que no tienen
azúcar porque no dañan los dientes y, además, hacen que se ge-
nere más saliva (que protege a los dientes).

Para pensar en equipo

El alto consumo de hidratos de


carbono y azúcares, ¿está rela-
cionado con las posibilidades
económicas y culturales de las
personas?
19

Cepillado dental
!
Se llama placa o biofilm
El cepillado es la mejor forma de evitar las enfermedades de dental al conjunto de
la boca porque sirve para barrer o desarmar la placa dental. microorganismos
Se puede realizar con o sin pasta de dientes porque es igual rodeados por un medio de
de efectivo en su función principal, que es el barrido. sostén, que se encuentra
adherido a la superficie de los
dientes.
La rutina ideal implica realizar el cepillado después de cada
comida. Sin embargo, si ésta no puede llevarse a cabo, exis- El medio de sostén está
ten dos momentos muy importantes para el cepillado: des- formado por componentes de
pués de desayunar y antes de dormir. la saliva y por compuestos
producidos por las propias
bacterias a partir de los
 Después de desayunar porque el último cepillado fue el azúcares de la dieta.
día anterior (pueden haber pasado 8 horas o más) y lue-
go, generalmente, cuando las personas salen de su casa La placa dental no suele ser
detectable a simple vista,
tienen menos oportunidades de cepillarse.
pero en ocasiones se
evidencia como una pasta
 Antes de dormir porque cuando el cuerpo está en repo- blanda, blanquecina, que
so disminuye la producción de saliva. Los movimientos de suele localizarse en la zona
la boca y la saliva, además de participar en la digestión de unión entre la encía y los
de los alimentos, ayudan a arrastrar los restos de comida dientes, los espacios inter-
y las bacterias que causan enfermedades. Durante el dentarios y los surcos
sueño, al no hacerse movimientos con la boca (como al molares y pre-molares.
hablar y al comer), se genera un ambiente propicio para Anteriormente se usaba el
la acción de las bacterias. término “placa bacteriana”,
pero ya no se utiliza porque la
Si bien estos son los momentos del día recomendados, un placa está compuesta
buen cepillado en cualquier momento del día siguiendo la téc- además por otros
nica adecuada ayuda a mantener la boca saludable. microorganismos como
hongos, virus, etc.

¿Cómo es el cepillo ideal?


! De cabeza chica o mediana; con mango recto; de cerdas transparentes (de nylon),
suaves, parejas y con puntas redondeadas. Estas son recomendaciones generales.
En la consulta odontológica, el/la profesional puede especificar lo mejor para cada caso
particular.
20

Técnica de cepillado
Existen diferentes técnicas de cepillado que apuntan a lograr la
mayor limpieza posible. A continuación, presentamos la denomina-
da Técnica de Bass. Esta técnica es apropiada a partir de que se
adquiere la destreza motora necesaria para realizar los movimien-
tos esperados, por fuerza, coordinación visomotora, manejo del
cepillo. Esto sucede desde los 8 años aproximadamente. Consiste
en:

 colocar el cepillo inclinado de manera que toque la unión entre


el diente y la encía.
 hacer movimientos rectos de adelante hacia atrás 10 veces,
abarcando 2 ó 3 dientes.
 cepillar todas las caras de las piezas dentarias: por afuera, por
adentro y la superficie con la que se mastica.

Esta técnica bien realizada debe llevar por lo menos 3 minutos.

Para pensar en equipo

La población con la que trabajamos, ¿tiene siempre


acceso a un baño dentro de la vivienda o habitación,
o un espacio para lavarse los dientes con disponibili-
dad de agua (canilla) y espejo?

Pasta dental
! Si bien el cepillado es igual de efectivo con o sin dentífrico, éste puede ayudar a tener un mejor
aliento y, generalmente, contiene la concentración de flúor recomendada para el cuidado de los
dientes. No obstante, es importante recordar que por sí solo no limpia los dientes, esa función la cumple
el cepillado.
En casos especiales en los que el dentífrico común no resulta suficiente, el/la odontólogo/a puede recetar
alguno específico como complemento al tratamiento.

Enjuagues bucales
No reemplazan el cepillado porque no remueven la placa dental. Se deben usar con la recomendación de
los/as odontólogos/as.

Hilo dental y elementos interdentarios


Son complementos para una higiene completa, sirven para limpiar entre los dientes, donde
el cepillo no llega. Su uso se recomienda a partir de los 9 años.
21

Consulta odontológica
Generalmente se asocia el inicio de la consulta odontológica al momento
en que los/as niños/as ya tienen varios dientes, o al ingreso a la escuela.
Sin embargo, la consulta puede comenzar con la aparición del primer
diente. Incluso antes el/la odontólogo/a puede dar recomendaciones para
el cuidado de la boca de los/as bebés y preparar a los/as adultos/as para
cuando aparezcan los dientes.

Se recomienda asistir a la consulta odontoló-


gica de control cuando la boca esta sana, al
menos dos veces por año. Existen acciones
que pueden realizar los/as odontólogos/as
para evitar enfermedades, por eso es impor-
tante no esperar a tener una molestia o dolor
en la boca para concurrir.

En las consultas iniciales, en el caso que


fuera necesario, se realizarán los tratamien-
tos oportunos para dejar la boca sana. Una
vez que la persona tiene el alta, deberá con-
currir a los controles periódicos donde se Clínica del Centro de Salud –Odontológico Boca Barracas
puede realizar, entre otras cosas, la aplica-
ción de selladores, de flúor y la limpieza de piezas dentarias.

Prácticas en el Primer Nivel de Atención

 Diagnóstico (apertura de historia clínica y odontograma).


 Enseñanza de la higiene dental (cepillado, uso de elementos inter-
dentarios, etc.), refuerzo y asesoramiento dietético.
 Inactivación de la boca (procedimientos para lograr una boca libre
de procesos infecciosos).
 Raspaje de sarro.
 Pulido de obturaciones desbordantes (para evitar la acumulación
de placa dental, la mordida inadecuada y el traumatismo dentario).
 Refuerzo del huésped (la aplicación de fluoruros que estimulan la
remineralización de las piezas dentarias, y la colocación de selladores
morfológicos que rellenan surcos y fisuras, disminuyendo los reservo-
rios de placa).

Además, a través del revelador de placa los/as odontólogos/as pueden


observar la cantidad de placa dental de un/a paciente y evaluar si la higie-
ne se está realizando de manera correcta.
22

Función de los fluoruros


Los fluoruros son minerales que se encuentran naturalmente en casi todos los alimen-
tos (papa, lechuga, espinaca, pescado de mar, pollo, gelatina, leche materna, té, etc.).
A su vez, existen formas artificiales de incorporar fluoruros a nuestro cuerpo en canti-
dades saludables.
Estas sustancias se agregan al esmalte de los dientes, haciéndolo más duro y resis-
tente, especialmente durante la infancia. Además, presentan durante los primeros mi-
nutos desde su incorporación efecto bactericida, eliminando parte de las bacterias
constituyentes de la placa dental. Luego, por su acción bacteriostática inhiben el me-
tabolismo de las bacterias, disminuyendo su multiplicación y adherencia y, en conse-
cuencia, la producción ácida. Asimismo, se generan reservorios de fluoruros (en com-
binación con el calcio) que se liberan cuando hay ataques ácidos.

Algunas medidas asociadas al uso de fluoruros son de carácter individual y otras son
colectivas.

A nivel individual empleando suplementos, dentífricos, geles, enjuagatorios, barni-


ces y sellantes de fosas y fisuras. Se pueden utilizar de dos formas:

 Aplicándolos sobre los dientes


En la consulta, el/la odontólogo/a los aplica regularmente en forma de gel o barniz. Si
bien es una práctica más frecuente en la niñez, los/as adultos/as también la pueden
solicitar en la consulta. En el uso cotidiano, podemos incorporar dentífricos que con-
tengan flúor en el cepillado diario. Asimismo, el/la odontólogo/a puede recomendar el
uso de enjuagatorios o geles fluorurados.

 Ingiriéndolos
Mediante suplementos indicados por el/la odontólogo/a.

!
En la Argentina
A nivel colectivo, existen distintos programas que tienen como fin la
existe la Ley N°
promoción de la salud bucal y la prevención de enfermedades a tra- 21.172 de fluo-
vés de la incorporación de fluoruros en alimentos de consumo masi- ruración de aguas,
vo, como el agua, la sal o la leche. Hay acuerdo entre los/as investi- sancionada en
gadores/as en la eficiencia de estas medidas para prevenir y contro- 1975. Nunca se re-
lar la caries dental en grandes poblaciones. glamentó por falta
de decisión política.
Esto coincide con la
falta de políticas
públicas que apun-
ten a la prevención
y promoción de la
salud bucal.
23

Aportes a la salud bucal en las


distintas etapas de la vida
24

Mujeres embarazadas
El embarazo es una etapa de cambios físicos, emocio-
nales y sociales; y es, también, una oportunidad para
brindar información y promover cuidados para la mujer
y el/la bebé en gestación.

El cuidado de la salud bucal durante el embarazo es


muy importante y es un buen momento para realizar
una consulta odontológica.

Las enfermedades de la boca en esta etapa están rela-


cionadas con la falta de cepillado, con cambios en la
alimentación que, generalmente, se asocia a un alto
consumo de azúcares, y con cambios hormonales.
Cuando una mujer está embarazada puede haber infla-
mación y sangrado de las encías.

Suele creerse que “por cada embarazo se pierde un


diente” porque se asocia el pasaje de calcio de la ma-
dre al/la bebé. Esto es un mito porque, si bien el/la be-
bé obtiene el calcio del cuerpo de la mujer, éste no pro-
viene de sus dientes.

Por esta razón, es importante la indicación de intercon-


sulta con Odontología por parte de los/as profesionales
que siguen el proceso de embarazo. Es esperable que
exista una explicación clara acerca de los motivos de la
derivación cuando ésta se realiza y que apunte a desarmar los mitos más
comunes.

El control odontológico en este periodo aportará la atención de las posibles


infecciones que pueda tener la mujer así como información sobre los cuida-
dos que puede implementar a partir del nacimiento del/la bebé. De este mo-
do, se busca evitar la trasmisión de microorganismos de los/as adultos/as
al/la bebé, prevenir enfermedades bucales en el/la bebé y promover hábitos
de cuidado.

Para pensar en equipo

¿Se le sugiere a la embarazada,


como parte importante de su
atención integral, la interconsulta
con Odontología?
25

La alimentación durante el embarazo


Durante el embarazo se produce un cambio hormonal en el cuerpo y, por lo tanto, en
la boca, que aumenta la susceptibilidad y atracción de bacterias. También puede ocu-
rrir que durante esta etapa se modifiquen los hábitos alimentarios aumentando la pre-
ferencia por los dulces.

A esta situación se suma la aparición de náuseas y vómitos que hacen que la saliva
se vuelva más ácida, favoreciendo la acción de los microorganismos causantes de la
caries. Además, la ansiedad produce menor secreción salival y disminuye su efecto de
protección.

Estos cambios en el cuerpo y en el ánimo (cansancio, nauseas, acidez) modifican la


rutina de la mujer dificultado el cuidado de su salud bucal, lo cual puede traer como
consecuencia la inflamación y sangrado de las encías. En este sentido, se recomien-
dan pautas de cuidado tales como:

 Mantener y/o reforzar el cepillado diario, ya sea después de cada comida o en el


momento del día en el que la mujer se sienta con más energía para cepillarse.
 Si tiene “antojos” o ansiedad de comer es preferible que elija comidas saludables
(frutas, verduras, lácteos) y agua en lugar de gaseosas.
 Ante acidez o vómitos se puede enjuagar la boca con agua, hasta sentirse mejor.
Luego cepillarse (no inmediatamente). Puede hacerlo sin pasta si ésta le produce
náuseas.

EXPERIENCIAS DE TRABAJO
El CeSAC N° 9 se propuso, a través del Programa de
Atención a la Mujer Embarazada, lograr una atención
integral de las embarazadas y sus bebés.

Por esta razón, Obstetricia y Odontología* realizan


un trabajo de articulación que ofrece el acceso a ta-
lleres preventivo promocionales y atención odontoló-
gica como parte del seguimiento del embarazo.

Por otro lado, los equipos de Odontología y de la Re-


sidencia Interdisciplinaria de Educación para la Salud
diseñaron en conjunto un folleto destinado a las mu-
jeres embarazadas para acompañar la derivación de
obstetricia a la consulta odontológica.

(*) Esta articulación se establece también con Nutrición,


Salud Sexual y Reproductiva y Pediatría.
26

Niños y niñas
La niñez es una etapa en la que se aprenden muchas de las prácticas de cuidado de
la salud que se mantendrán a lo largo de la vida. Se van adquiriendo hábitos alimenti-
cios y las primeras prácticas de higiene de la boca. Cuanto más temprano se incorpo-
ran estos cuidados, más fácil será mantenerlos a lo largo de la vida. Además, durante
la infancia se produce la erupción de la dentición primaria (dientes de leche) y la colo-
nización bacteriana a nivel de la boca.

Muchas veces se le resta importancia a la dentición primaria por ser temporaria; sin
embargo, cumple varias funciones, entre ellas:

 permitir la masticación de los alimentos,


 mantener el lugar de los futuros dientes de-
finitivos,
 colaborar con el desarrollo de los maxilares,
 ayudar a la fonación.

La caries dental es la enfermedad crónica


más común en la niñez y los/as menores de
tres años son uno de los grupos poblaciona-
les más afectados. Los/as niños/as con caries
dental en la dentición temporaria tienen tres
veces más posibilidades de desarrollar caries
en la dentición permanente.

Para pensar en equipo

En las consultas profesionales,


cuando se conversa sobre las re-
!
Aunque los primeros
dientes vayan a comendaciones de salud, ¿se in-
caerse, es cluye la salud bucal?
importante su cuidado y
mantener la boca sana. Cuando se trata de niños/as, ¿se
informa a los/as adultos/as respon-
Una infección en un sables cuáles son los cuidados
diente temporario puede que hay que tener antes, durante y
significar que aparezcan después de que erupcionen los
infecciones en los dientes?
dientes permanentes.
27

La higiene dental en niños y niñas


hasta los 8 años
La higiene bucal es necesaria desde que nace el/la bebé. Cuando aún no
han erupcionado los dientes se pueden limpiar las encías del/la niño/a,
para retirar los restos de leche o papilla, con una gasa húmeda enrollada
en el dedo.

Al salir los primeros dientes es necesario limpiarlos con una gasa o cepi-
llo de dientes pequeño; existen algunos especialmente diseñados para
bebés.

Para los/as niños/as hasta los 8 años aproximadamente, o hasta que ad-
quieran la motricidad fina, la técnica de cepillado recomendada es la hori-
zontal:

 se coloca el cepillo de modo que las cerdas toquen la cara externa de


los dientes.
 se hacen movimientos rectos de adelante hacia atrás 10 ve-

!
ces, abarcando 2 ó 3 dientes. Se aconseja usar
pasta de dientes a
 se cepillan todas las caras de los dientes y las muelas: por
partir de los dos
afuera, por adentro y la superficie con la que se mastica. años, ya que puede
ocurrir que el niño/a tra-
Si bien es importante que los/as niños/as aprendan a cepillarse gue la pasta y le produz-
solos/as es recomendable que el cepillado sea supervisado por ca náuseas. Cuando se
un/a adulto/a. use pasta, colocar una
pequeña cantidad, simi-
lar al tamaño de una
lenteja.

!
USO DE MEDICACIÓN EN NIÑOS/AS POR ENFERMEDADES CRÓNICAS

Existen medicamentos a los que se les agrega un alto contenido de colorantes y saborizantes pa-
ra hacer más agradable su presentación; principalmente aquellos destinados a los/as niños/as. Su uso
frecuente sin una higiene bucal adecuada puede tener consecuencias negativas en la salud bucal por-
que pueden favorecer el desarrollo de caries o erosionar los dientes.
Los respiradores o inhaladores bucales (llamados PUFF) causan una disminución de la saliva redu-
ciendo así el efecto protector de la misma. Por eso, es necesario prestar especial atención a la salud
bucal de quienes deben utilizar frecuentemente este tipo de productos, o cualquier medicamento sabo-
rizado (por ejemplo: ibuprofeno en jarabe).
En los casos mencionados es esencial recomendar el cepillado oportuno y la interconsulta con Odonto-
logía. Si el/la niño/a es pequeño/a se puede sugerir que se enjuague la boca con agua luego de cada
ingesta de medicación, especialmente si lo hace antes de ir a dormir.
Es importante que el/la profesional que indica esta medicación informe a los/as responsables del/la ni-
ño/a sobre esto, sugiera una interconsulta con Odontología y envíe por escrito la medicación recetada.
28

Lactancia materna
Una de las primeras formas en las que el/la bebé
explora el mundo es a través de la boca. En este
sentido, la lactancia materna contribuye a la crea-
ción del vínculo con la madre y significa para el/la
bebé satisfacción, placer y seguridad, importantes
para un buen equilibrio emocional.

Asimismo, la leche materna tiene todo lo que el/la


bebé necesita, por ejemplo: cantidad y temperatura
exacta, anticuerpos que reducen la posibilidad de
sufrir ciertas enfermedades y favorece el desarrollo
intelectual.

Hasta los seis meses se recomienda la ingesta ex-


clusiva de leche materna, sin necesidad de incor-
porar ningún otro tipo de alimento (ni siquiera agua) porque cubre los requerimientos
nutricionales de las diferentes etapas de crecimiento.

A partir de los seis meses se incorporan otros alimentos pero se sugiere mantener la
lactancia hasta los dos años.

Por otro lado, la succión del pecho contribuye al desarrollo de los músculos faciales y a
una adecuada deglución. También favorece el correcto posicionamiento de los dientes
y disminuye la probabilidad de futuros trastornos del habla.

En los casos que no sea posible mantener la lactancia materna, o se encuentre contra-
indicada, el/la médico/a recomendará la mejor forma de reemplazarla.

En aquellas situaciones en que exista la indicación médica de agregar azúcar a la le-


che que consume el/la bebé, será necesario reforzar la necesidad de la higiene bucal
luego de cada ingesta (sobre todo antes de dormir) e indicar la interconsulta con Odon-
tología.

!
Es importante que
luego de cada ama-
mantamiento o de
dar la mamadera se lim-
pie la boca del/ la bebé.
29

Alimentación saludable en niños y niñas


En el apartado Alimentación saludable desarrollamos recomendaciones generales para
todos los grupos etarios pero hay algunas pautas que son para la alimentación de los/
as niños/as principalmente:

 No agregar azúcar a la leche que toma el/la bebé o el/la niño/a (salvo indicación
médica). En el mercado existen algunas leches para bebés y niños/as que tienen
agregado de azúcar, esto se puede saber leyendo la información nutricional que se
encuentra impresa en el envase del producto.
 Evitar el uso de miel o azúcar en el chupete.
 Evitar el consumo de leche de soja, gaseosas o jugos que tengan agregado de azú-
car.
 Evitar que los/as adultos/as prueben la comida de los/as niños/as usando los mis-
mos cubiertos o limpien los chupetes con su boca, ya que esto puede ser perjudicial
para la salud de los/as niños/as. Los/as adultos/as tienen en su boca bacterias más
agresivas y su transmisión puede ocasionar la aparición de enfermedades bucales.

Las consultas por controles de salud de los/as niños/as son


! momentos especiales para incorporar estas recomendacio-
nes. El/la pediatra o médico/a de familia, por ejemplo, también
pueden integrar la salud bucal en sus intervenciones.

Los/as niños/as pasan gran parte del día en la escuela. ¿Qué


tan saludable es la oferta de alimentos allí? En la mayoría de
los kioscos escolares predominan alimentos de alta densidad
energética, ricos en azúcares y/o grasas y con limitado apor-
te nutricional. Sin embargo, existen experiencias de kioscos
saludables y de actividades de difusión de alimentación sa-
ludable que demuestran cambios importantes en los/as ni-
ños/as a la hora de elegir qué comprar cuando van a un kios-
co.
En 2010 en la CABA se sancionó la Ley N° 3704 que busca Para pensar en equipo
“promover la alimentación saludable variada y segura de los
niños, niñas y adolescentes en edad escolar a través de polí- ¿Cómo pueden aportar los
equipos de salud desde un
ticas de promoción y prevención”. Asimismo, establece la
trabajo intersectorial para
elaboración de pautas de alimentación saludable específicas que la Ley N° 3704 se efec-
para los establecimientos educativos y el diseño de una guía tivice?
de alimentos y bebidas saludables, obligando a los kioscos o
buffets a comercializar los alimentos contenidos en dicha ¿Cómo contribuir a modifi-
guía. car prácticas alimentarias,
En enero de 2013 esta Ley fue reglamentada y la autoridad necesarias para un buen
de aplicación es el Ministerio de Educación. Con el tiempo se estado de nutrición, en
podrán conocer los resultados de esta experiencia. conjunto con las escuelas?
30

Algunos hábitos en la niñez:


succión del pulgar (o digital)
La succión del pulgar es habitual en los/as bebés y niños/as pequeños/as. Muchos/as
comienzan a hacerlo desde que están en el útero materno.

Esta conducta puede intensificarse cuando está saliendo la


dentición temporaria. Si bien es un hábito común, su pro-
longación en el tiempo puede generar problemas. Por
ejemplo, puede afectar el crecimiento anatómico de la cara
generando un mal alineamiento de los dientes y deformar
los dedos. En casos más extremos puede provocar defor-
maciones en el paladar; trastornos respiratorios, deglutorios y de la fonación, y altera-
ciones en la postura, el sueño y la concentración.

El/la profesional puede recomendar al/la responsable algunas estrategias para que el/
la niño/a abandone esta práctica:

 antes de los cinco años se puede apelar a la distracción por medio de juegos en
los que necesite usar o mover las dos manos para que no se las lleve a la boca.
 después de los cinco años se puede hablar con el/la niño/a y negociar el abandono
de la práctica usando una curita en el dedo o un títere cuando se va a dormir.
 Es importante recomendar la consulta con un/a odontopediatra.

EXPERIENCIAS DE TRABAJO

El CeSAC N° 15 ha logrado una articulación entre los equipos de Odontología y Pediatría. El proyecto sur-
ge a partir de la identificación del siguiente problema: la alta frecuencia de consultas de niños y niñas con
el primer molar en etapas avanzadas de enfermedad. De este modo, en el año 2010, el equipo de Odonto-
logía piensa una estrategia para prevenir las enfermedades antes de la erupción del primer molar. Deciden
implementar una planilla de registro de los/as niños/as de 4 a 6 años que son atendidos/as en Pediatría
para luego ofrecerles el ingreso a la atención odontológica.
Esto ayudó a mejorar la relación entre las especialidades. A partir de 2012 se incorporan capacitaciones en
Odontología para residentes de Pediatría, antes de comenzar con la atención y en base a temas elegidos
por los/as mismos residentes.
La experiencia contribuyó a que las familias se incorporen a la atención a partir del ingreso del/la niño/a,
para lo cual se pensó un taller que favorezca el acceso del grupo familiar completo.
31

Adultos y adultas
En el primer nivel de atención, sabemos que las mujeres y ni-
ños/as suelen ser quienes realizan la mayor parte de las con-
sultas. Esto coincide con la oferta de servicios a nivel de los
centros de salud, que suele destinarse a estos grupos pobla-
cionales.
Si bien las mujeres son las que acceden mayoritariamente al
sistema de salud, esto no garantiza el acceso a la consulta
odontológica. Las mujeres suelen ser consideradas en su rol
de madres o cuidadoras, por lo que las acciones de salud po-
nen su énfasis en el área materno-infantil.
Para pensar en equipo
Por su parte, los varones jóvenes no suelen realizar consultas
preventivas, sino que asisten a los servicios de salud en situa- En la edad adulta, la
ciones de enfermedad o con “daño instalado”. consulta preventiva en
Consideramos prioritario orientar acciones de sensibilización odontología no suele ser
en estos grupos, promoviendo los controles odontológicos frecuente. ¿Tendrá esto
que, si se realizaron en la niñez, se discontinúan muchas ve- relación con la escasez
histórica de servicios
ces en la edad adulta.
odontológicos en el pri-
mer nivel de atención?

Adultos y adultas mayores


Muchas veces se asocia la pérdida de piezas dentarias a un destino inevita-
ble en el proceso de envejecimiento pero, si bien los/as adultos/as mayores
pueden atravesar cambios físicos en sus bocas, no siempre son consecuen-
cia del envejecimiento.

La retracción de las encías, el desgaste dental y la disminu-


ción de la altura ósea en la persona adulta mayor son princi-
palmente producto de la enfermedad, junto a características
de la boca, y no del envejecimiento en sí.

Como en todas las etapas de la vida, las estrategias de cui-


dado de la salud bucal están asociadas a la higiene, a una
dieta equilibrada en frecuencia y oportunidad de consumo
de azúcares y a la visita odontológica periódica.

Además, hay que tener en cuenta la presencia de enferme-


dades sistémicas (por ejemplo, la diabetes) que tienen mani-
festaciones a nivel bucal, como también la polimedicación,
muy prevalente en este grupo etario.
32

En cuanto a los padecimientos asociados a la enfermedad bucal, en los/as adultos/as


mayores se suelen hallar: niveles altos de pérdida de dientes, alta prevalencia de ca-
ries y de enfermedad periodontal, boca seca (xerostomía), condiciones asociadas al
uso de prótesis (como las lastimaduras por uso de prótesis removibles desadaptadas),
dolor e incomodidad cráneo facial y precáncer o cáncer oral. Todas estas son condicio-
nes que impactan fuertemente en la calidad de vida.

En cuanto a los recursos disponibles en el subsistema público de salud, es importante


aclarar que, actualmente, es limitada la oferta de prótesis e inexistente en cuanto a im-
plantes. Si bien los hospitales monovalentes de la CABA cuentan con servicios de pró-
tesis, los pasos para acceder a las mismas no son sencillos. Para los/as adultos/as
mayores, PAMI ofrece este servicio y algunas obras sociales tienen aranceles diferen-
ciales.

Como hemos visto previamente, siempre resulta más saludable proteger, reparar y
conservar los propios dientes que promover las extracciones y el uso de prótesis. Sin
embargo, sería esperable que la oferta de estos servicios aumente mientras se trabaja
también para fortalecer las medidas preventivas.

!
El cuidado de la salud bucal en adultos/as mayores
implica tener en cuenta...

 Cepillado de dientes
Es fundamental continuar cepillando los dientes.

 Limpieza de la prótesis
Se recomienda retirar la prótesis de la boca y cepillarla
Para pensar en equipo
bajo el agua de la canilla o en un recipiente con agua
limpia. Es importante hacerlo con un cepillo de dientes
“Si igual vamos a ir perdiendo
diferente al que se usa para la boca o con un cepillo de
los dientes, ¿para qué cuidar-
uñas blando. El uso del dentífrico no es recomendable
los?”
para la higiene de la prótesis, se puede usar jabón.
Es interesante trabajar sobre es-
 Consulta odontológica
ta idea, reflexionando acerca de
Es importante para realizar practicas preventivas para
las prácticas de cuidado y las
mantener la salud de los dientes y mucosas (encías, ca-
características de la atención
rrillos y lengua), y también para el control de la adapta-
odontológica que recibieron an-
ción de la prótesis, para evitar que se mueva y que lasti-
teriormente quienes ahora son
me la boca.
adultos/as mayores.
33

Enfermedades y traumatismos
bucodentales

En la historia de la morbilidad bucal, la


caries y la enfermedad periodontal son
las de mayor peso.

Actualmente, su distribución y severidad


varía de una región a otra y su aparición
está fuertemente asociada a variables
ambientales, socioculturales y económi-
cas.
34

RECONOCIMIENTO

Caries dental
Es una enfermedad infecciosa y transmisible, de origen multifac-
torial, que se inicia con un proceso de desmineralización del dien-
te y progresa hasta la cavitación e, incluso, destrucción completa
del mismo.

Está determinada por factores tanto biológicos como sociales. En-


tre los primeros se incluyen las características propias del diente y Mancha blanca
de la saliva y la presencia de bacterias cariogénicas. Dentro de
los sociales, es importante mencionar el nivel socioeconómico, el
tipo de alimentación, el acceso a los servicios de salud; las actitu-
des, conocimientos y comportamientos, entre otros.

El proceso de desmineralización del esmalte dentario (etapa ini-


cial de la caries) se evidencia como una mancha blanca y opaca.
Es posible revertir este proceso mediante el adecuado control de
la placa dental y el uso apropiado de fluoruros. Si el proceso in-
feccioso no se detiene, avanza a través de la dentina y llega a to- Cavitado
mar contacto con las terminaciones nerviosas, produciendo dolor.
Si la infección llega a la pulpa puede, a través del nervio, propa-
garse a la raíz y producir la pérdida de la pieza dentaria.

Si bien en muchos casos las personas pueden evidenciar la pre-


sencia de caries mediante la simple observación de la cavidad
bucal en el espejo, muchas lesiones no son fácilmente visibles,
diagnosticándose únicamente durante la consulta odontológica.
Además, es importante recordar que la caries no siempre se pre-
senta como una mancha oscura o una cavidad en el diente, y que Caries con compromiso
pulpar
no toda mancha oscura es una caries.

Para pensar en equipo

¿Cuántos servicios de
atención de la salud bucal
existen en la zona que
sean gratuitos y accesi-
bles?

¿Cómo puede influir esto Evolución de la caries


en la prevalencia e inci-
dencia de enfermedades
35

Enfermedades periodontales
Gingivitis
Se trata de un proceso inflamatorio que compromete a las encías y
representa la etapa inicial de la enfermedad periodontal. Se produce, RECONOCIMIENTO
en la gran mayoría de los casos, por la acumulación de la placa den-
tal producto de una insuficiente higiene bucal. Las encías se tornan
de color rojizo, globulosas y sangrantes. No se asocia a daño óseo,
siendo así reversible.

La inflamación de las encías y su sangrado son más frecuentes du-


rante la adolescencia, el embarazo y la menopausia, debido a los Encía sana
cambios hormonales característicos de estas etapas. El uso de anti-
conceptivos orales, el hábito de fumar y ciertas patologías como la
diabetes, también se encuentran asociados a la aparición de dicha
enfermedad.
Encía enferma
Para que el estado de las encías mejore es fundamental no suspen-
der el cepillado.

!
El sangrado de las
encías puede estar
Periodontitis indicando un
cepillado insuficiente o
Si la gingivitis no se trata, el proceso infeccioso avanza, afectándo- técnicamente incorrecto.
se los tejidos que sirven de sostén y soporte al diente (hueso y liga-
mentos). Esto provoca un aumento progresivo de la movilidad den- En estos casos se
recomienda no
tal que puede concluir con la pérdida de la pieza dentaria.
suspender el cepillado y
realizar una consulta
La acumulación de sarro provoca la retracción de las encías, que- odontológica.
dando expuesto el cemento del diente. Esto puede producir sensibi-
lidad dentaria, tanto al frío, al calor como así también a los alimen-
tos dulces.

En la periodontitis, a diferencia de la gingivitis, existe perdida de hueso,


por lo que se trata de un proceso irre-
versible.

La recomendación principal en el caso


de retracción de las encías, sensibilidad
y/o movilidad de los dientes, es mante-
ner el cepillado y hacer una consulta
odontológica.
36

Patologías de causas no infecciosas

Erosión ácida
La erosión ácida -o desgaste dental- está relacionada con el consumo de comidas y
bebidas que tienen PH ácido. Se trata de un proceso que va deteriorando los dien-
tes de manera irreversible. Cuando los ácidos provenientes de alimentos y bebidas,
o producidos por el estómago, entran en contacto con los dientes, el esmalte puede
comenzar a debilitarse.

Entre los alimentos y bebidas ácidas de consumo más frecuente se encuentran: las
gaseosas, las frutas cítricas y sus jugos y el vinagre.

Para disminuir el riesgo de erosión por alimentos ácidos una alternativa es utilizar
sorbete para evitar el contacto directo de la bebida con los dientes o hacer un enjua-
gue con agua inmediatamente después de su consumo.

Bruxismo Para pensar en equipo


El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes
¿Qué hacen o pueden
sin propósitos funcionales. Puede ser nocturno o diurno, repetitivo o
hacer los/as profesio-
continuo, provocando dolor o desgaste dental. En algunas ocasiones nales y equipos de
puede llegar a comprometer el hueso que soporta al diente. salud para que las
personas puedan re-
Es multicausal; puede estar relacionado con la mala oclusión bucal, conocer más tempra-
las malas posturas corporales y el estrés emocional. namente algunas pa-
tologías bucales?
Por lo general, las personas que tienen este hábito durante la noche
Si pensamos en las
no son conscientes de ello, y se enteran a partir del comentario de
piezas dentarias como
otros, por la presencia de cefaleas (dolor de cabeza), o de dolor a ni-
partes importantes de
vel de la cara, la articulación temporo - mandibular, el cuello o, el oído.
nuestro cuerpo y en la
También puede suceder que el/la odontólogo/a se los informe durante necesidad de no per-
la consulta, al observar el desgaste del esmalte y la dentina. derlas, ¿se agotan
siempre todos los re-
El tratamiento busca prevenir el daño oral y facial. En algunos casos cursos necesarios pa-
consiste en el uso de placas de relajación. Cuando las lesiones son ra evitar extraer una
mínimas o imperceptibles, no está indicado ningún tratamiento local, pieza?
sino que se recomienda la atención a los trastornos de ansiedad.
37

Traumatismos en la boca
Los golpes y caídas pueden provocar lesiones en los labios, la
!
Si los dientes
lengua, las encías y los dientes. Puede tratarse de un simple gol- temporarios se
pe con sangrado, de fracturas o de expulsión de dientes. caen antes de
tiempo puede ocurrir
En estos casos es importante: que los definitivos
salgan con una mala
posición requiriendo a
 mantener la calma, futuro un tratamiento de
 lavar con agua la zona afectada, ortodoncia.
 observar qué sucedió,
 colocar hielo para bajar la hinchazón.
 consultar con el/la odontólogo/a.

Medidas generales ante traumatismos


Lastimadura en las encías o la lengua
Aplicar una gasa o tela limpia con presión en la zona sangrante.
Estas zonas suelen sangrar mucho. Concurrir o llamar al/la odon-
tólogo/a para consultar qué pasos seguir.

Expulsión de un diente temporario


Nunca se reimplanta. El/la odontólogo/a deberá colocar un mante-
nedor de espacio para dejar el lugar libre hasta que salga el diente
definitivo y así prevenir que los futuros dientes queden torcidos.

Avulsión o fractura de dientes permanentes


Si el diente se desprendió de raíz, se lo puede tomar de la corona
(sin tocar la raíz) y reubicarlo. En caso de que esto no sea posible,
se lo deberá colocar en un recipiente limpio con leche o agua,
nunca debe quedar seco. En ambos casos, se debe concurrir in-
mediatamente al/la odontólogo/a.

Ante situaciones de mayor gravedad, consultar con un/a médico/a


o concurrir a la Guardia más cercana.
38

Actividades de Educación y Promoción


de la Salud Bucal

“Aprender no es sólo la acumulación de


información o contenidos, sino el manejo
de los conocimientos como instrumentos
para indagar y actuar sobre la realidad,
transformándola”.
García, Dora y otros (2008)
39

Equipos interdisciplinarios
La complejidad de las problemáticas que se presentan día a día demuestra la necesi-
dad de un abordaje interdisciplinario. Históricamente, a diferencia de otras áreas temáti-
cas, la salud bucal ha sido abordada de forma exclusiva por la Odontología.

Cada disciplina tiene herramientas para analizar e intervenir desde su perspectiva, pero
su aporte específico suele resultar insuficiente para la comprensión de los problemas y
situaciones de una manera integral si no se nutre de otras miradas.

Si bien muchas veces en la práctica cotidiana los términos multidisciplina e interdiscipli-


na se utilizan indistintamente, resulta importante diferenciarlos. Mientras que la primera
se refiere a la simple yuxtaposición de miradas disciplinares, la interdisciplina incluye
intercambios que producen enriquecimiento mutuo y transformación. Supone partir de
los problemas, cada vez más complejos, y no de las disciplinas dadas. En este sentido,
un desafío del trabajo en equipos de salud es que, en el campo de la salud bucal, la
construcción del problema y su abordaje sean necesariamente interdisciplinarios, reco-
nociendo la multiplicidad de dimensiones que están en juego (históricas, sociales, cultu-
rales, políticas, económicas, biológicas).

Algunos dispositivos de intervención


La intervención del equipo de salud puede entenderse como mediación, ayuda o coope-
ración hacia un otro. Implica entenderla como dispositivo, artificialmente constituido, que
se entromete en un espacio y tiempo determinado.

Un dispositivo de EpS constituye una herramienta de trabajo que permite la intervención


con el fin de propiciar una actitud reflexiva, crítica y creativa, tanto a nivel individual co-
mo colectivo acerca de los procesos de salud – enfermedad – atención – cuidado. Su
propósito es tender a la mejora de la calidad de vida de personas y/o grupos, mediante
metodologías flexibles, acordes al contexto y a los objetivos planteados.

Los equipos de salud no deberían sólo dar información sino también problematizar el
sentido común y adecuar las recomendaciones a las condiciones de vida de las perso-
nas con las que trabajan, asumiendo siempre su autonomía en la toma de decisiones
acerca del cuidado de su salud. Si bien pueden existir distancias socioculturales entre
profesionales de salud y usuarios/as – comunidad, se pueden establecer puntos de en-
cuentro, sobre todo a través de la escucha atenta, de las repreguntas, de un lenguaje
adecuado para cada interlocutor/a.

A continuación se presentan algunos dispositivos que pueden utilizarse para el trabajo


preventivo promocional en salud y algunas actividades realizadas en conjunto entre la
RIEpS y los equipos de Odontología del AP HGA Dr. Cosme Argerich.
40

TALLER
Es un espacio - tiempo de reflexión y construcción colectiva para trabajar diversas problemáticas. El
encuadre de trabajo se encuentra explicitado y consensuado.
Facilita:
 Instalar un tema y promover su problematización entre los/as participantes.
 Intercambiar información, experiencias y conocimientos en un clima de confianza.
 Construir colectivamente un conocimiento como producto grupal.
Coordinación: promueve la participación de todos/as a partir de distintas dinámicas y estrategias.
Duración: como mínimo 30 a 45 minutos. Puede desarrollarse en un encuentro o más, de acuerdo a lo
que los/as coordinadores/as y participantes hayan acordado previamente.
Ámbitos: centro de salud, escuela, comedor, barrio, vivienda familiar, etc.

POSTA DE SALUD
Se relaciona, generalmente, con las problemáticas de salud vinculadas a las enfermedades estaciona-
les y/o prevalentes (por ejemplo, una posta de vacunación en el comedor comunitario o en una esquina
del barrio). Se entregan materiales promocionales y recursos.
Facilita:
 Accesibilidad de la población a recursos.
 Acercamiento entre el sector salud y la comunidad.
Duración: 2 o 3 hs. Puede desarrollarse durante una jornada o varias.
Ámbitos: puerta del centro de salud, escuela, comedor, polideportivo, plaza, esquina del barrio, otros
espacios locales.

!
Es importante que los
equipos cuenten con he-
rramientas de planifica-
ción y registro de las activi-
dades para poder evaluar re-
sultados y modalidades de
trabajo en función de los ob-
jetivos planteados.

Actividades desarrolladas por el equipo


de salud del CSOBB.
41

CHARLA INFORMATIVA
Esta dirigida a un conjunto de personas que no necesariamente conforman un grupo sino que pueden
encontrarse momentáneamente compartiendo un ámbito común. Tanto la claridad de la información
como su adaptación al contexto, son requisitos que deben ser considerados en la planificación de la
actividad.
Facilita:
 Acceso a información confiable, precisa y útil.
 Sensibilización sobre un tema.
 Intercambio de experiencias y vivencias.
Posibilidades:
 Usar soportes gráficos (ej. cartelera).
 Desarrollar una dinámica corta que promueva la participación.
 Estimular el intercambio de saberes y vivencias entre los/as participantes.
 Entregar folletería sobre recursos, medidas preventivas y promoción de la salud.
Duración: 15 a 30 minutos.
Ámbitos: sala de espera del centro de salud, escuela, comedor, polideportivo, plaza, esquina del ba-
rrio, otros espacios locales.
CONSULTORÍA/CONSEJERÍA
Es un espacio de encuentro e intercambio que se caracteriza por la privacidad y confidencialidad. Re-
quiere de un espacio fijo, de un horario definido, y de una escucha atenta y activa por parte de quien
lleva adelante la consultoría/consejería. Se trabaja una problemática a partir del motivo de consulta.
Aún cuando existen ciertos lineamientos para hacer las entrevistas, los temas, las posibles formas de
tratarlos, así como su secuencialidad, dependerán de las características singulares de la persona que
consulta.
Facilita:
 Acceso a recursos e información confiable, precisa y útil.
 Promover la autonomía de las personas para el cuidado de su salud.
 Promover la reflexión y problematizar estereotipos.
 Generar vínculos de confianza.
Duración: variable (de 10 a 60 minutos).
42

Actividades sugeridas. Adultos y adultas


“De la salud bucal a la salud integral”
Objetivo: favorecer el intercambio de saberes Dinámica: preguntas y repreguntas. Se puede
sobre el cuidado de la salud. usar tarjetas con las preguntas o guiar el inter-
Tiempo: 40 minutos. cambio oralmente.
Recursos: macromodelos, cepillos, folletería.

Desarrollo: los/as participantes se sientan en círculo para favorecer la circulación de la palabra. La


persona que coordina puede comenzar la actividad indagando sobre las experiencias que han teni-
do los/as participantes en relación a su salud bucal, por ejemplo: “¿qué hacen ustedes para cuidar
la salud de su boca?”. Luego el/la coordinador/a puede utilizar preguntas disparadoras en relación
a las prácticas preventivas. Es importante que queden claras las prácticas posibles y los recursos
disponibles en cada nivel de atención.

ALIMENTACIÓN
CONSULTA O
alimentación DONTOLÓGIC
 ¿Tiene algo que ver la A PERIÓDICA
con la salud bucal?  ¿Por qué es im
as dulces portante?
 ¿Qué comidas y bebid  ¿Cada cuánto
tiempo habría
consumimos? tar? que consul-
mpleto de
 ¿Podemos dejar por co  ¿Sólo hay
que consulta
s nece-
comer comidas dulces? ¿E mos dolor? r cuando sen
ti-
sario hacerlo?  ¿Qué se h
comemos ace en una c
 ¿Podemos elegir cuando gica? onsulta odonto
ló-
ríamos?
cosas dulces? ¿Cómo lo ha  ¿Por qué
ir o reem- los/as adultos
 ¿Cómo podríamos reduc habituados/as /as no estam
a consultar? os
ar?
plazar el consumo de azúc  ¿Es fácil a
cceder a un tu
tología en los rno para Odo
centros de sa n-
les públicos? lud y hospita-
43

CAL
CEPILLADO E HIGIENE BU
el cepillado?
 ¿En qué nos beneficia
¿Cuál es su función?
para hacer-
 ¿Qué dificultades tenemos
lo? TÉCNICA DE CE
nto?
 ¿Es fácil encontrar el mome PILLADO
s importan-
 ¿Cuál sería el cepillado má  ¿Conocemos si ha
te del día? y una técnica de
pillado? ¿Dónde la ce-
saliva?
 ¿Cuál es la función de la  ¿Qué partes de
escuchamos?
ntal?
 ¿Para qué sirve el hilo de llar? ¿Nos tenem
la boca hay que
cepi-
enjuague bucal? os que cepillar la
 ¿Usamos gua? len-
¿Reemplaza al cepillado?  ¿Cómo ubicaría
mos el cepillo?
 ¿Qué hacemos
cuando sangran la
cías? ¿Suspendem s en-
os el cepillado?
Se aconseja mos
trar la técnica de
utilizando cepillos cepillado
y macromodelos.

IENTES
EL CEPILLO DE D
?
pillo que usamos
 ¿Cómo es el ce ? SAL
rdas? ¿Y su mango UD BUCAL
¿Cómo son sus ce (p ara DE LOS/A
es? trabajar si s S NIÑOS/A
¿Y de que tamaño ce pi llo
urge como
in te ré
S
tend ría qu e se r un s del grupo
)
 ¿Cómo  ¿Cuánd
ideal? o hay que
la boca? empezar a
higienizars
 Antes d e
e que salga
bría que ha n los diente
cer? s, ¿que ha
 ¿Por qu -
é es import
tes de lech ante cepilla
e? r los dien-
 ¿A qué
edad comie
los/as los/a nzan a cep
s chicos/as illars
demos ayu ? ¿Cómo lo e so-
dar? s/as po-
44

Actividades sugeridas. Niños y niñas


“Había una vez…”

Destinatarios/as: niños y niñas de 2 a 6 años. Tiempo: 40 minutos.


Objetivo: promover prácticas preventivas. Dinámica: lectura de cuentos infantiles.
Recursos: cuento o relato, crayones o útiles pa-
ra dibujar y pintar, hojas.

Desarrollo: la coordinación propone al grupo la lectura de un cuento que permita trabajar prácticas
preventivas como el cepillado, la alimentación y la consulta odontológica.

EXPERIENCIAS DE TRABAJO

Lectura del cuento infantil Coco se cepilla los dientes (*), por parte de un/a coordinador/a
o de algún niño/a que quiera hacerlo. A medida que se lee se van mostrando los dibujos.

PARA TRABAJAR CON EL CUENTO

 ¿Cuántos dientes tiene Coco?


 ¿Qué le gusta comer a Coco?
 ¿Qué no le gusta hacer?
 ¿Qué le pasa cuando no se cepilla?
 ¿Qué le pide la mamá? ¿Le hace caso? ¿A ustedes les pasa lo mismo?
 ¿Alcanza con cepillar solo algunos dientes?
 ¿Qué saben de los bichos de los dientes? ¿Los habían escuchado nombrar?
 ¿Qué pasa si no nos cepillamos?. A Coco se le desafilan los dientes, ¿qué nos puede
pasar a nosotros?

Consigna de cierre

¿Qué cosas puede hacer Coco para cuidar sus 80 dientes?


Se entregan hojas y útiles para dibujar y pintar. La hoja se la pueden
llevar a su casa o dejarla de regalo en el centro de salud.

El producto que realizan los niños y niñas también nos permite evaluar el
resultado de la charla.

(*) Cinetto, Liliana (2011) Coco se cepilla los dientes, ilustrado por Cynthia Orensztajn, Bs As: Atlántida.
45

“El consultorio se presenta”


Destinatarios/as: niños y niñas de 2 a 12 años. Tiempo: 40 minutos.
Objetivo: contribuir a disminuir la ansiedad ante Dinámica: recorrida por el consultorio odonto-
la consulta odontológica. lógico.
Recursos: instrumental odontológico, sillón
odontológico.
Desarrollo: la coordinación invita a niños/as y acompañantes a recorrer el espacio de atención
odontológica: a sentarse en los sillones y experimentar cómo suben, bajan y se reclinan, y cómo se
encienden las luces; y a conocer el instrumental que se usa para revisarlos/as y para qué sirve.
Los/as niños/as pueden tocarlos y sentirlos, siempre supervisados por la persona que coordina (por
ejemplo, se les pasa el torno por la uña para comprobar que no duele).

Actividades desarrolladas por


el equipo de salud del CSOBB.

-
orar el uso de re
Se puede incorp las
lad or d e p la ca y espejos en
ve
niños/as.
actividades con
-
ed e se rv ir p ar a promover el au
Pu ti-
de la boca, iden
toconocimiento co no ce r
entes y re
ficar sus compon .
e pueda haber
los cambios qu
46

Actividades sugeridas. Mujeres embarazadas


“Derrumbando mitos”
Destinatarios/as: mujeres embarazadas y sus Tiempo: 40 minutos.
parejas. Dinámica: deconstrucción de mitos.
Objetivo: favorecer prácticas de cuidado de la Recursos: tarjetas.
salud en embarazadas y sus bebés.

Desarrollo: la coordinación propone discutir la “falsedad” o “veracidad” de algunas frases que se


escuchan en relación al embarazo, los/as bebés y la salud bucal. Las frases se presentan en tarje-
tas y se propone a las y los participantes reflexionar sobre cada una de ellas.

FRASES ente.
ca da em ba ra zo se pierde un di
 E n bé.
ca lc io pa sa de la mamá al/la be
 E l zca el/la be-
qu e es pe rar hasta que na r cui-
 H ay
s dientes para pode
bé y le sa lg an lo
l.
dar su salud buca pian porque
s di en te s de leche no se lim
 Lo
igual se caen.
ju go s no ha ce n mal a los dientes.
 Los

 Los d
ie
está e ntes se form
 La n la pa an cu
s encí nza. ando
as se el/la b
 Es p u e ebé
mejor den lim
se ch q ue el/l piar.
a
 Du upe el dedo. bebé use ch
rante upete
man o el embaraz a que
se cae o los
los d n porq die
 En ientes. ue cue ntes se en
sta má f er
el emb
a r s lava -
m ás c a z r se
osas d o te das má
ulces. s gust
os y c
omés
47

Estrategias de comunicación
Al elaborar materiales de comunicación es importante tener en cuenta: cuál es el tema/problema
a abordar, cuál es el objetivo (informar, sensibilizar, etc.), a quién está dirigido, qué lenguaje es
el más adecuado y con qué recursos contamos.
Carteleras y afiches
Las carteleras y los afiches se utilizan en espacios de circulación masiva, tanto en la vía pública
como en espacios institucionales. Su propósito es comunicar una idea utilizando el impacto vi-
sual.
Algunas características: el título debe ser corto, atractivo y debe aludir claramente al tema trata-
do. El uso de imágenes es fundamental porque atraen la atención y facilitan la comprensión del
mensaje. Es recomendable que texto e imagen sean complementarios. El texto debe estar orga-
nizado en oraciones cortas, claras y centradas en una o dos ideas. En cuanto al diseño gráfico,
para facilitar la lectura, hay que considerar el uso de colores contrastantes y de tipografías sim-
ples, claras, legibles y de un tamaño proporcionado respecto del material.

ALGUNOS CO
N SEJOS
Que el mensaje se
a coherente
con el medio
Sí a las ide
elegido
as originales
las frases trilla y no a
das
Los exces
os saturan
Una image
n dice más qu
e mil
palabras
Evitar los m
ensajes mora
listas

Folletos
Son medios gráficos útiles para informar acerca de un tema especifico
de manera clara y ordenada. Pueden tener diferentes formas según có-
mo se utilice la hoja (simples, dípticos, trípticos). Como suele haber poco
espacio, el texto debe ser breve y claro, pero sin que la información sea
incompleta. Así como en el afiche, se debe tener en cuenta el diseño,
texto e imágenes. Un folleto resulta más efectivo cuanto más atractivo es
a la vista y, fundamentalmente, cuando acompaña otras acciones educa-
tivas, preventivas y/o promocionales.
48

Radio
El lenguaje radial está compuesto de música, palabras, sonidos y silencios, que nos permiten
combinarlos de infinitas maneras. Para poder lograr el resultado esperado, es fundamental pre-
parar un guión de lo que se quiere comunicar por radio. ¿Cómo se escribe para radio? Con pala-
bras comunes, oraciones cortas y sencillas, cifras redondeadas, explicando los términos científi-
cos. Existen múltiples géneros y formatos radiales, aquí proponemos dos: la columna radial y el
spot.
Columna radial Spot
La columna radial es una participación esporádi- El spot es una pequeña pieza de audio que
ca en un programa, puede ser diaria, semanal, se caracteriza porque su mensaje es breve,
mensual. El objetivo es aportar información y completo y creativo. Por eso, debe ser claro
opinión sobre un tema específico. Por lo general, y contundente. Dura aproximadamente 30
se prepara un copete que genere expectativa, segundos, en los que debe brindar la infor-
luego un desarrollo y finalmente un cierre donde mación necesaria. Permite poner en juego la
se resume la idea central. Hay que tener en riqueza del lenguaje, combinando voces, so-
cuenta que la escucha de los/as oyentes es frag- nidos, música, información, testimonios y
mentada, volátil y dispersa, por lo tanto no está dramatizaciones. El spot finaliza con un re-
mal ser redundante. mate, que puede ser una frase pegadiza,
Es importante transmitir entusiasmo por el tema, una consigna o una rima.
prestar atención a las recomendaciones de los/ Es un formato que suele utilizarse en las
as técnicos/as y conductores/as (con respecto a campañas radiales.
distancia del micrófono, volumen de la voz, etc.),
y tener en cuenta el tiempo asignado (estar pre-
parado para extenderlo y no enojarse si final-
mente resulta más corto).

ológico Bo-
el C en tro de Salud - Odont
Desde 20 09 , en el pro-
an tie ne un a columna radial
ca Barraca s m esde el
fra nj a ce nt ra l de la mañana, “D
grama de la .
Gráfica, FM 89.3
Barrio” de Radio tie ne una frecuencia de
ón en la radio
La pa rtici pa ci de 15 minu-
r m es , con una duración RADIOS COMUNITARIAS
dos ve ce s po de activida-
m ás , se ar tic ul a para la difusión Es frecuente que en los barrios existan me-
tos. Ade
on spots dios de comunicación locales, entre los que
des puntuales. 12 también se grabar
20 09 y 20 recur- encontramos a las radios comunitarias.
En los años en sa je s de salud y de
, co n m bu- Estos medios se caracterizan por promover
institucionales en ta ci ón saludable, salud
s (a lim que las personas y las organizaciones ten-
sos disponible , biblioteca del C
SOBB, entre
tre ga de M A C gan un lugar donde expresarse, y que se
cal, en
involucren y participen en la búsqueda y
otros).
difusión de información local, y de esta ma-
nera no ser sólo consumidores/as sino
también productores/as de mensajes.
49

Recursos de atención odontológica


50

Ciudad de Buenos Aires


Efectores públicos

Primer nivel de atención


Centro de Salud Odontológico Boca Barracas
Av. Reg. de Patricios 1941 - Barracas
Tel: 4302-5950
Líneas de colectivo: 10, 12, 17, 20, 22, 24, 33, 39, 45, 51, 70, 74, 93, 95, 98, 100,
129, 133, 134, 148, 154, 195
CeSAC N° 9
Irala 1254 - La Boca
Tel: 4302-9983
Líneas de colectivo: 8,10, 20, 22, 24, 25, 29, 33, 39, 46, 53, 64, 70, 74, 86, 93, 102

CeSAC N° 15
Humberto 1° 470 - San Telmo
Tel: 4361-4938
Líneas de colectivo: 4, 8, 9, 10, 17, 22, 24, 28, 29, 33, 45, 53, 61, 62, 64, 70, 74, 86,
93, 126, 129, 130, 143, 152, 159, 195

CeSAC N° 41
Ministro Brin 843 - La Boca
Tel: 4361-8736
Líneas de colectivo: 8, 20, 25, 29, 33, 46, 53, 64, 86, 129, 130, 152, 159, 168, 195

Consultorios externos HGA Argerich


Pi y Margall 750 - La Boca
Tel: 4121-0700 / 0800
Líneas de colectivo: 4, 8, 20, 22, 24, 25, 29, 33, 39, 46, 53, 61, 62, 64, 70, 74, 86, 93,
129, 130, 143, 152, 159, 168, 195

Cobertura Porteña
Para personas de todas las edades, con domicilio actualizado o certificado de
domicilio en CABA que no tengan Obra Social. Incluye atención odontológica en
consultorios descentralizados.
Informes e inscripción: HGA Argerich - Planta Baja de 9 a 14hs.
Tel: 4300-6451

Hospitales monovalentes
Hospital Ramón Carrillo
Guardia 24 hs.
Sánchez de Bustamante 2529 - Recoleta
Tel: 4805 6407 / 9300
Líneas de colectivo: 10, 15, 37, 41, 59, 60, 67, 92, 93, 95, 102, 108,128, 160, 188
51

Hospital odontológico de niños Benito Quinquela Martín


Atención hasta 14 años. Guardia 24 hs.
Pedro de Mendoza y Palos - La Boca
Tel: 4301-4870 / 4834 - 4302-9492 / 9510
Tel: de Guardia: 4301-4870
Líneas de colectivo: 20, 29, 33, 46, 53, 64, 86, 152

Hospital José Dueñas


Guardia 24 hs.
Muñiz 15 - Caballito
Tel: de Guardia: 4958-5992
Líneas de colectivo: 2, 5, 15, 26, 65, 85, 86, 103, 104, 132

Efectores con otras dependencias


Facultad de Odontología de la Universidad de Buenos Aires
Marcelo T. de Alvear 2142 - Recoleta
Tel: 4964-1200 / 1238 / 1239

Universidad Maimónides
Hidalgo 775 - Caballito
Tel: 4982 8488 / 8188

Asociación Argentina de Odontología


Junín 959 - Recoleta
Tel: 4961-6141

Círculo Argentino de Odontología


E. Acevedo 54 - Caballito
Tel: 4901-5488 / 9311 / 7064 / 9323

Ateneo Argentino de Odontología


Anchorena 1176 - Recoleta
Tel: 4962-2727

Zona sur del Gran Buenos Aires


Hospital Interzonal General de Agudos “Dr. Pedro Fiorito”
Avenida Belgrano N° 851 - Avellaneda
Tel: 4201-3081 / 87

Hospital Interzonal General de Agudos “Presidente Perón” (Ex Finochietto)


Anatole France N° 773 - Sarandí, Avellaneda
Tel: 4204-1020 / 1984

Hospital Zonal General de Agudos “Dr. Lucio Meléndez”


Pte. Perón N° 859 - Adrogué
Tel: 4294-5555 / 9512 / 9514 / 1313
52

Hospital Zonal General de Agudos Descentralizado “Evita Pueblo”


136 entre 27 y 28 - Berazategui
Tel: 4223-2992 / 93 / 94 / 96
Hospital Local General de Agudos “Dr. Arturo Melo”
Av. Villa de Luján N° 3050 - Remedios de Escalada, Lanús
Tel: 4289-4584 / 4485
Hospital Interzonal de Agudos “Evita”
Río de Janeiro N° 1910 - Lanús
Tel: 4241-6122 Int. 205
Hospital Zonal General de Agudos “Dr. Narciso López”
O´Higgins N° 1333 - Lanús Este
Tel: 4241-2749 / 4184
Consultorios Municipales de Odontología
San Martín y Estados Unidos S/N - Ensenada, La Plata
Tel: 0221 469-1268
Hospital Zonal General de Agudos “Mi Pueblo”
Progreso N° 240 - Florencio Varela
Tel: 4287-6422 / 4355 -3316
Hospital Interzonal General de Agudos “Luisa C. Gandulfo”
Balcarce 351 - Lomas de Zamora
Tel: 4243-5555
Hospital Zonal General de Agudos “Dr. Isidoro Iriarte”
Allison Bell 770 - Quilmes
Tel: 4253-6021/23
Centro Asistencial Modelo “Don Bosco”
Pringles 1010 - Quilmes
Tel: 4251-6395/6
Hospital Municipal de Avellaneda “Dr. Eduardo Wilde”
Baradero N° 5808 - Tornquist
Tel: 5227-7653 / 7641
Hospital Municipal “Dr. Alberto Castro”
Lavalle N° 365 - Wilde
Tel: 0291 494-1020 / 40647
53

Bibliografía
 Bordoni, N; Escobar Rojas, A.; Castillo Mercado, R. (2010) Odontología
Pediátrica. La salud bucal del niño y el adolescente e el mundo actual.
Buenos Aires. Editorial Panamericana.
 Carballeda, A. (2002) ”La intervención” en La intervención en lo social. Ex-
clusión e integración en los nuevos escenarios sociales, Cap.4. Buenos Ai-
res. Editorial Paidós.
 Czeresnia, D. (2003)“El concepto de salud y la diferencia entre prevención
y promoción” en Czeresnia y Machado (comp.) Promoción de la Salud.
Conceptos, reflexiones, tendencias. Buenos Aires: Lugar editorial.
 Las Otras voces - UNESCO. (2005) Entre jóvenes. Comunicación y VIH.
Herramientas periodísticas para crear campañas comunitarias de preven-
ción de VIH-Sida.
 Menéndez, E. (1988). “Algunos comentarios sobre la práctica médica en
relación con la atención primaria de la salud” . II jornadas de APS, del 30
de abril a 7 de mayo, Buenos Aires.
 Menéndez, E. (2004) “Modelos de atención e los padecimientos: de exclu-
siones teóricas y articulaciones prácticas” en Spinelli, H. (comp.) Salud Co-
lectiva. Buenos Aires: Lugar editorial.
 OMS. (2006) “Salud bucodental: plan de acción para la promoción y la pre-
vención integrada de la morbilidad. Resoluciones de la Asamblea Mundial
de la Salud relacionadas con el fluoruro”. WHA60.17.
 OPS. (1997) Documento Salud oral. CD40/20.
 OPS/OMS.(2007) La Renovación de la Atención Primaria de la Salud. Do-
cumento de posición en http://www.paho.org/spanish/AD/THS/OS/
APS_spa.pdf
 Piovano et al. (2008). “El estado dentario en niños, adolescentes y adultos
de la Ciudad de Buenos Aires” en Revista de la Facultad de Odontología,
UBA, V. 23, N° 54/55.
 Resende Carvalho, S. (2008) “Promoción de la Salud, "empowerment" y
educación: una reflexión crítica como contribución a la reforma sanitaria.”
en Salud colectiva, V.4 N°.3, Lanús, Sep./Dic.
 RIEpS (2008) Dispositivos de intervención en Educación para la Salud –
Informe técnico-. Dirección de Capacitación Profesional y Técnica e Investi-
gación. Min. de Salud. GCABA.
 RIEpS (2009) Material de trabajo para acciones de prevención y control del
Dengue. Dirección de Capacitación Profesional y Técnica e Investigación.
Min. de Salud. GCABA.
 Valadez Figueroa, I et al. (2004) “Educación para la salud: la importancia
del concepto” en Revista de Educación y Desarrollo I, Ene.- Mar.