Está en la página 1de 1

MUJERES VERDADERAS – ES

MEJOR CON LA BIBLIA QUE CON UN


BLOG
Prácticamente los comentaristas bíblicos, reconocían que las exhortaciones a hombres y
mujeres en 1 Timoteo 2:8-15 están en un contexto eclesial, mostrándonos a manera de
principios generales y comprensivos, el rol de hombres y mujeres en medio de la iglesia de
Cristo, basado en los roles propios de cada sexo por creación (Mírese por ejemplo Calvino,
Henry; Hendricksen).
'Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni
contienda. Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia;
no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras,
como corresponde a mujeres que profesan piedad. La mujer aprenda en silencio, con toda
sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino
estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue
engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará
engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia'.'
Así como el hombre es vindicado de su caída, de forma practica en medio de la iglesia por
su liderazgo piadoso, la mujer será vindicada de manera práctica a favor del pueblo de
Dios engendrando hijos en toda piedad. No sugerimos que el cuidado de su hogar sea lo
único que una mujer puede hacer en medio de una iglesia local, sin embargo, no hay que
desconocer que es lo que principalmente abarca su participación. Como refiere un autor:
“En medio de la iglesia la mujer también debe buscar su papel y sus fortalezas y el apóstol
señala hacia el aspecto de su maternidad y crianza, permaneciendo en la fe, lo que
supone que ya la tiene, y en amor, santidad y modestia”.
Es interesante ver que un MINISTERIO TAN RECONOCIDO DE MUJERES, que
teóricamente está diseñado para afirmar el rol verdadero de la mujer desde una
perspectiva bíblica y reformada, que desea promover a mujeres verdaderas, y donde, a
saber, muchas veces ha aportado en asuntos interesantes, falle en su interpretación en un
asunto tan crucial y delicado hoy donde es necesario sentar bíblicamente las bases en
contra del feminismo impositivo de la cultura caída. En su artículo EL ROL DE LA MUJER
EN LA IGLESIA, se enlaza como parte de su argumentación, un articulo del mismo portal
llamado OPORTUNIDADES MINISTERIALES PARA LA MUJER, donde se describen a lo
largo de 18 áreas, aproximadamente 84 oficios que la mujer puede hacer en medio de la
iglesia.
De numero 51 vale la pena resaltar que se le anima a la mujer a apoyar ministerios para
eclesiásticos (lo que es delicado, pero no haremos referencia de es aquí). Sin embargo, el
asunto es que de puesto 72 y de 84, se relaciona ¡su rol como esposa y madre! Cuando ¡el
apóstol inspirado o puso como el ministerio principal y comprensivo de la mujer a favor del
reino. Algo debe estar débil cuando podemos definir los oficios de una mujer en la iglesia
pasando corriendo el foco del rol y ministerio de la mujer de una manera tan compleja.
Es muy diciente que el mismo autor, de donde se tomaron dichos oficios, afirme sin rubor
en otros lugares que está más dispuesto a afirmar la cultura antes que combatirla, lo que
por supuesto se imprime en sus artículos donde intenta aplicar la Palabra de Dios. El
asunto es que ministerios y personalidades influyentes, están enseñándole a las mujeres
de esta generación su alejamiento de su rol, fusionando la Biblia con la cultura de un
feminismo suave. Si de hacer mujeres verdaderas, sin duda, es mejor apelar a la Palabra
inspirada y saber evaluar con discernimiento estos llamados confusos de la nueva reforma.
Jorge Castañeda