Está en la página 1de 37
“pease 0 epeuuios 2}60|u2 2 9 sewape 22480 Bus soBcjeg 4 2 3 oapeu 9 ve 00, ‘eujuaue; seonpa ou ‘5 sasped $0} jgnd ey sosied pepe ap soue 08 SO1 & 88 2 gpeu 10K ast ysHeueor|s eS pepyevasied ns aqui K jenuayod owsiuseUlp NS sande ap z2de> sunBas ej ajiep eed + rqwougane 195 UN Ue O| ssn apip sou 210 jeusereu ejanase fdxe sesauslid se) ‘O6an| [2 ua UopeNr|ut e's! 3p 1osqus> [9p alezipuside [2 “srarsep fe f woDencaui ap ase} ezauuiid e} ‘owuaywpen je uanBis and sel0u $2 v3 ua uaguosap as anb se] owo> seuesdives ues $90 npod apand anb ou 3 sew sepepa e Jsm20 gob Jod sua Ou OFF A pepe 2 © elpusnsajope e} 3p osed ja ud ane Pe gual Zea €| € "UDR NY! Ap OY! 959 BD O12) 3p} uapand oan] anb sejjanbe vos eue}t puddin! sew Sedeas sz] anb $2 exs9.000/0 5 ° 5 29 —j24y1p owo> aquevolsede ue}— 2042 e| U2 conte puis eun ueasep —saiopennpa o sespec— anb s | ays Ud Zan e1atulid 203 SOLIS je $0] UB OW? FLIEP?|O' ‘peuos el, 03100 asioSuesy ap 204 e] €74! = oa anGojoxss £010 pala "WTA "6t) L964 psekeg ds) 39 218 ~ojong pag :Kesoing fYUS!4 9p W908] seRsUOD apend o§ “prada IgOs 89 “anjjuy nse onan ug 325 fo oqogatig 2 1 sxpmnas so 2p soe 233 ¥32 “ojoxas ef 2p ¥vesw/ojous ej 3p opepun |2oleD opeepisuen Jas apand Ge61-6581) 80g ROLDAN AwOH, "APPEAR pAdoPDKory v| unBES “ona js equa eou evn gy > 2 19) SL 00 or "ugoxpad ns JO 9 foaiyae so] Ya tnvanoua 38 OU OnSe) ‘nb o; ua “euasaja uszey sb Sop/20003 501 yo op eewuo and osomanunsoptiSy> 507 “66 oydard ns © pune stat anb siusendy apmioepaBsgey OHO -[en3t vf ‘sapsed sepor Ise9 we “f —o19 “oIon je OYDAZOp [2 “SaTEOIP -uis soysaap so|— soysarap opuinbpe wey & ‘rape yo ua £.e013q =} &| wo ‘Sonsp ap etouasne ua ‘saIquioy So] ap IeBAq Je opednso req sasofaun se} ‘0/818 a1s9 opeore wey onb sexian8 sopuex? sop se siueing ‘opezyjesousd vy os oupionay ofeqen Ty “UarqUIE) op -Punsoysuen et 95 Eo!uIQUODDOID0S UoToeAS e ‘eoxfand UpiMIdo ey ap eanaaze & pemoopaitrt Hgrsuarduios B19 petraweM uototmy e] ap Avepererequia aipewt ef ap Jopea jop orwatane aise ¥ awucunepoTeReg solqearSeuares sandiorodond uo oppeo ey ppuegas peprreniout ey £ sopezgytaro sasped so] sopoi te sajetsos soXa] opeion weg 2g yoojaney equre|ar Seareyua) sexoarLd Seno ‘sopensapent sapeuzat 2m sopepins opragoar ty anb soy £ ousod ap soura so] ‘souanbad so A saapeu se] ‘sepezerequia sazafnat se} ap [eBay auatiny zy 2 oroadsar woo yuNI0} opuerqoo wqEs9 a 7 jp awaurouows opeyossesap By 93 ‘ofSIs ap sordioutsd apsaq, «00TH Jo £ oxpear ey id cryica con Jos varones. Por otra parte, la renoveci6n frecuen- te del equipo doméstico, los medios de transporte, le desaparicién progresiva de los trabajos «dusosm, las modalidades de vivieada de tamafio exiguo, a lo que se puede afiadi lad econémi- ca de los trabajos de costura frente a la confeecién barata de ropa, dejan a las mujeres con pocos hijos tempo para el ocio o para tra- bajar fuera. El problema del trabajo @ media jomada es todavia el punto fundamental que parece provocer el rechazo de la mayorfa Ge las mujeres, o més bien de sus representantes sindicales: les mujeres temen que el icabajo a media jomnada, aparte de casos ex- cepcionales, esté peor remunerado, o que la patronal lo contrate & expenses del trabajo de la mano de obra masculinacNo obstante, el trabajo a media jornads es la nica solucién humana del trabajo fe- ‘menino, la que permiticfa a las mujeres desempetiar junto a sus hi- jos el rol de sostenimiento formador necesario y suficiente para criarlos en su casa, ayudadas en eso, también a medida jomada, por las guarderias, los padres o personas asalariadas.* El trabajo a jomada completa obliga a las mujeres a confiar sus hijos a extraiios, a instituciones o a colocarlos con fami obliga también, si quieren educar, en parte al menos, a su primer hijo, a la vida de las muyjeres que estén siempre mirando el reloj, y ahacerse ayudar a media jommada solamente por una guarderia, ale- jada a menudo de su domicilio o de su wabgjo. ‘A poco que una joven no haya recibido durente su nifiez for- ‘macién en las tareas domésticas, por ejemplo, de una educadora y por via familiar —pues las formaciones domésticas y de puericul- tura profesionales hacen de estas actividades un oficio, pero no ini- cian en absoluto a las jévenes en la actividad cotidiana, que recla- 136. Se trata de una idéa que F. Dolto expuso muy pronto en el ferreno de sus que este texto es de ‘encontrada en los &p0ca, esta propuesta en favor del trabajo a lad de las formaciones sindicales. Sin embar- spiraciGn social de F. Dolto en materia de farni- {que le conducird posteriormente 3 la fundaci6n de la Casa Verde. 84. ‘ma més inteligencia de corazn que saber—, los pequei _xoble- ‘mas més corientes son insolubles, todo queda por aprender, el compaiiero-con el que la mujer vive esté frustrado,, los nifigs se fio, se puede convertir en un drama psicol6gico. Las tensiones psicol6gicas ocasionan, por autodefensa, Ja agresividad caracterial © la depresion y, en el grupo familiar, reacciones caracteriales en cadena. Sin duda, et trabajo a media jorada, obligatorio para las mujeres, sea cual sea el tipo de distribucién det horario (mi o media semana), es la modalidad que serfa compatible con social necesaria 4 una mujer y con el rol que es el suyo, bajo en casa, y Sobre todo con el roi estabilizador y abilizante para ci hombee, y para los nifios, de un hoger acogedor en el que le mujer esté presente en e] verdadero sentido,del término, En Francie dor velativamente tarde. Las mujeres no yotaban, y los Sltimos ex- bates de la ley sal -ntificdndose més o mengs todo ciudada- 10 varén con el rey pasado, con ei tinico motivo de sus derechos politicos) impedtan considerar la suerte de las mujeres, aunque fueran madres, como una preocupacién noble. No obstante, a pe- sar de las injusticias y de situaciones particulées penosas, a pesar de esta ausencia de derechos legales, cuando el trabajo era artesa~ nal, y de tipo pseudofamiliar, en el sentido lato del término, en las aglomeraciones urbanas o surales, donde todo el mundo se cono- -s particulares a cada caso intervenian casi siempre. acién de las madres solteras 0 casadas se hizo fijado, dela lejanta del lugar de trabajo, del anonimato de las aglo- meraciones urbanas artificiales, de la soledad moral. Aiadamos 1a fragilidad de las uniones en estg clima de adultos désarraigados, la inresponsabilidad justificada de los genitores que no crean ya el Jazo reguiador del amor, ni entre ellos ni con el nifio. El lenguaje, desde la época de Pasteur, asocia a menudo la matemnidad con con- 85 18 “juny 89] ‘seynodiearotp0s soy ‘sopezrersodsa soBoBeped so] '508o] -goted sor] eBejd zun wo opprentioa zy as souanbod so] ap TeID0s £ eiuow pepttiquow vy £ soroaja sns eA corals ou peraee Upto0a|9s B| ‘vonngdeier e] ap osaxSoxd jop o1tzene [a dog “someutayen soreq3o 1 “pepardiosd uoo opueyqey ‘eypuodson “equiedso as anb 0} opeyode ‘By ou vrow2sep sod anb X ‘eqvosng as onb eurewny pnjes | ‘seq ‘9p osad [0 A vypen a ‘eziupotr owsoo zafnut (0BU UpIoaL Tap Osad Jo siuetpats epeHznf pepionu soudjar ueoased & ‘seouoiua astiojas wesoared pares {9p soLrerua soy (oseiras ap of8is op oweno un woo exdusois) zope [si 0] Jo xed ‘onb osed ap soumeutapy “epowopuege 0 epeouonp apes -£9 ‘wioijos sofa 2] 2p conapucce oyu 1 $3298 9p eiopaanaid sofaus ¥ 9p 2102901 of a OAM elo wise sub wioua; od 2 gauze anb yepun ws Lapisuco el ‘peplyereu ve ~touedxo 9s oopepen ne open sopuetd woo seuosrad se] 2p ‘seo f2 Ue Oates ‘Sajenxas Soasap so] v opelnoUtA zowre 13 “UOISTART -a) ap ovesed ja ate orad ofony Jap vaso Anur ou ‘zseo Ns wo Uda ‘oyanbed un ap seacde seuodsip ap oysatap opnioaonuon Ja 1603} ‘wind soe ap ucy anb ojaasd yo se softy soy £ rafnur vj eycaysns wed Us ORLoWOU! f9 Opsep OPOI aiqos “xix O[SIS yop [eUY ye saxoftun Sey anb sojenxas X sapeuozsoura sauoforpuco semsrux se] sosyed soun® -[B vo waNNS ‘TeLUOUTEIEM OfRoTIA Jp pEprTETT eI ao ‘onb so] saxq Woy Sof Vos ‘sazquimasod Su] ap UNIONJoAo vy Woo “wOye ‘onB sID0p v eroAane out osnpouy? “TeBoft 0 [eBo] uotonspsoxd y e wpesesa00 ‘wiouejut By apsep “egeise Jafnw e| anb stoop v BUOAaNe ot Ise) sojmeutn 89] sostuorduroo soso op orpout uo sopetia ardwars 1seo K sopiqoouos ‘softy sns op nruoarod yo weqeznwexe? owoa jse e239 upiquiey A ‘ose un eqezpuesed 9] anb eorwouooe peplnsos af 2 2 onpuoo ns opureurproqas & aiqmoy um sod (aauasne 0 axtoseid) bas 9p ns opuvyyndo wie pepatods Bus WorSeandar ns ueqouNé sesofta 98 (7 Rp 1) souk ue ademas ropezses un extorodn OWED se anb ua opout fa ‘sist Yoo|eAeH 9 £ pany ap woods vf ug -aqatd e| K ezayqou vj ap souvoyqnd a1 sesopenuiyuoo ‘odusvo [op sorsjeuol & soureyoidoxd so) aayua syz ‘pepotoos 2 ap Sasefo Se} SepOr 182 Uo 20x jop soLdroHd £7a0x of8is Jop Sefeuy v opeatasqo ey a8 anb uofonfoxs “yeuareM ‘0 wursewos "varunsay pepYtau ap ru ‘esoxoUTE o TeNxs pepsoau ap ‘oustuguis ra on sara{nus Se] ap ¥sOMLTA UO ‘Spmunt ns sora wo opueruod ‘Tenxes euesqo U9 Co|Uy je Be —SONOSOU SOWELL “wIPaUE aselD eI — OP -zjse Jeoral [a ‘pupepunddy ns K sesoroure seuoIDz[ar Se] settade eq -enqeuad ou aged 2] K 2za|gou ef anb ua ‘sopesed soya soy ug “owes spur sq ‘onniod ap ops [0 widope —soxas sop 80] ap exorilbpeno ap sosezjos so] 30 orgen— remaoe fensuas upioeueno FT “een vj ve owOD wUrED F] ‘be ojum “ouresydape [2 TIpuRguo.f ayvowEsoMedust Feowe onb wu -21 ‘ouaidaad ns ap sowoy [2 ofenf uo eqeise aonb ue souorpoute op ‘uoionyynoo 2] uo “elquWo4, [ep odiano fo “eperapIsUCD waIg pepzTERS es vf & oysaxop "yo £ odoiogye ja weonpen onb “joyooje o eprutoa ap sojuotueuiogne sol ap azede ‘enb eoareg “seyuenodunl sou0r> -1qryoxd separseurop oaepor emes] £ gruens| (efoueOdan os Uotq p odsono ja apuiop) oteuinyy onNUeRowe [ap opHUas ye "eon 3p opHuas [9 “exiyRo ns ap A odsano TBP opaues j9 opuop worsezrwo wun tte wrapDD Ja & aysed zy owI0D “Sonsaeus OURSOD ap opus [2 «opesBes o] ap Sazopeaton So{ sod op -vaa]e ‘opesoqeyo Souatn oasap fap serotaBiia sal @ upfoeatooxd ‘9p [ei0a to:2eumpz0gns y 9p wuna]goud ofeyduroo fe avuauretoTLadns seren anb spur o€ey ong gsarped So] ana yeHo] opnousa ye & ye “08 [aATU fe Weas sayeno tas ‘So_patt So} Sopar Uo ose & ‘eorusrSTY enxes uproeuLojar op wipes eI ‘eanoaye zamnpeue x] & sosodse so 2p eooxdjoar jecayeu wronepuiadap ¥ od yen{uod ofequa Te aIveUt “jeuotoipen sepnomos ‘seredyjoun sazafnu se] ep x129p 90? gawuasede peprreroyens ns ua saprozoreuadso soy sovja & veered 28 on? 4{(worinBmyo'un gased wife») sogozonm Jod souoroeurures th nélogos de los paises civilizados se revelan incapaces de remediar la inadaptabilidad de estos seres humanos, fisicamente robustos pero sin autonomia creadora, alcanzados desde la cuna por la an- gustia emocional que una bigiene generalizada y una nutricién ade- cuada han podido conservar, a través de las ruptures y las ausencias 4e lazos simbdlicos interpersonales en el curso de los afios prees- ccolares: angustia de la 0 del rechazo emocional con secuels ligro de degeneracién socioafectiva de es han optado apasionadamente por la limitaci6n de naci- i ‘dando primas a las fe- cundaciones numerosas ¢ irresponsables. La sacudida emocional gue estas medidas dirigidas a le profilexis mental ocasionan en el equilibrio de las parejas sorprende a sus promotores lo mismo que a las parejas, convencidas Wgicamente, que se comprometen ino- centemente y de comin acuerdo en via de control de los naci- rmientos, Pero entonces, :qué hacer? Los desoubrimientos del psicoandlisis, después de haber revo- Juoionado las conciencias por la nueva luz que ha arrojado sobre la sexualidad, que manifiesta el deseo presente en el ser humano desde ei primer latido de su coraz6u, aportan dfa tras dia la prue- ba clinica del predominio del vinculo simbélico sobre el finculo ‘carnal, del predominio de la intencién sobre los actos y tos com- portamientos, del predominio de la palabra verdadera, que se day no se arranca ni se pone en duda, sobre las palabras dictadas por ia pretendida sensatez. Subrayan asf el predominio creador del gesto verdadero de amor —no fetichista y conservador para los 3,5 Kg de ser humano que va adguiriendo talla, peso y conciencia—, del gesto verdadero, sea 0 no de ayuda mutua visible a otro ser huma- no, del gesto justo que no impone la seguridad sino que la instau- ran el corazén del pr gos (aunque sea el de la muerte), si son los que entrafia su deseo esencial, Las palabras y los gestos de amor, para ser creativas (si se dirigen al ser bumano en formacién), no son solamente cuida- dos y gestos de provision mercenarios, de vigilancia téenicamente 88 perfecte: el ser bumano adulto no puede darlos més que en la pers- pectiva de un sentido que sobrepasa en amor al sujeto al que se rige, envolviéndolo completamente con sus palabras y sus gestos. Se tata de un sentido que va més allé de 1, de las palabras y de Jos gestos maternales que aportan ayuda, recurso y de las frustra- ciones que imponen al mismo tiempo, no en nombre de baremos o de reglameatos de seguridad, sino en nombre de un amor llevado nds lejos que él, por un adulto propuesto asf como modelo que el nifio se constraye, mucho més que por lo amaterial» que se le dis- pensa. Si bien es verdad que el vinculo madre-hijo es la experiencia fundamental que inicia al cachorro de hombre en su existencia, bay que decir también que la dfada madre-hijo (segin las palabras del doctor André Berge)” no tiene sentido estructurante para el aliio mis que si la madre, o la mujer que le dispensa los cuidados ma- temales, es una mujer es decir, si conserva y continia desarrollan- eses importantes por la sociedad de los adultos y, més par- Ia atraccién y emocional por su cOnyuge y por que para su hijo 0 hijos y nientos de los adultos es la funciéa maternal (0, del mismo modo, patemal), el niio o los nifios se pervierten por esta relacién exclu- sg. 20. En 1995 spareci6 un libeo de escrtos de A, Berge en Desclée de Brouwer. Hay que subrayar de gaso la importancia de este tema dela diada, que cons ‘marco esencial de! trabajo elfnico y weérico de F., Dolto, como I 8 desarrollos may numerasos sobre esta relacién precoz madre us escritos. 39 i 16 - 2p OPE ‘asap us oBade» so anb seg, “0g 2 Oe ge "tovaidg edoud ws 3p seeepe gy dosh op solgnn S27 (ep6t "ad Mesod oy @azunsse 7 2c BE) ads 0 pon anor epeprsa ar eovait9 msg Tye) SoeALO ep sRSARD aeb ‘Creates uprransr aan va sopegqco © sapere dsoy sogabad sua s0ueR “Go sop sowrjus so ¢epuodssioe Oweas04 SP CURLIN (a "SE woo ‘ifo0p pppod as ‘ezroutun as OUEUINY 9499 1H 4 PUPJOIUING AS ‘9p oumuata|durco so anb & syuoupetued oene 9] anb ouewrny 108 Tr sojassgp wred ‘sofeuojoowia X seongBxone sejouopea our [e 202 “ns sojearayewa sopepmns soy sanod anb euosted vj sabsod saye0d 109 sapeprseaau sns ap SOuoIoae|SHES Se] BP ¥IL@ SYUI O9S9P TEP IOP auusog pisos “«pepisonioaye ¥p> Uo eyuezrueting voRxoru epryes un enwonoua 1oXeIa se open {eure 9p Pepe co OUTH fap 02S op 1g "ereumy sjesuTEIATEN yeuoIIOW UorDepar uN wa nb SPU ‘aqaoureamnbysd Ata apond ou omru 1g “oalseudop oxjnpe um 308 ep3 “oye urs sopep ‘opteygey, equowreotuog ‘sovaopod sopepina ap aralq0 se anb o “tarsnyoxe pupratsosod sod watsosqo wieuew op Pysfe epezR -omnau epeueyese 2] of Is 0 aupeM 2] anb Te oysed op ouru yo Uo “IH, -yury ‘orpant a uo apiqcam 104 apond os ouistpendsoy Ja oad “UpI9 -gorunnniog ej 8 vpeUIET, oP OPENIEULT ZOIDeA nS OUT aso Ue apvord ‘asap Jp ‘teasestioo 98 sepepisonou sey anb SeNUaTP 4.0989) 192 epaunizyue wun pepHear Us $9 ‘opHaNS efey 2s anb odtan yo Und “08 ‘sopexd sns sopos 9 ‘onb ‘omsyondsoy upiquse Opetael] BQ 2] ‘9g Sefalavoyar sus sepo} 2p aytauseosnug operades oqood ap uty 12 ‘ue emeySUT 9s “equaBoquL 9 oNsIge SaTE 9qoq tn Uo [UEPUF BUTT ap Bj 0880 s00d Ja ua euorseso an ‘Tewuatn pepauneyue wis ‘Ig }989 “ranatoo 2j 9p £ jesodurezoroedso wlouarayas ns ap Seaze]qoad ‘s109p 59 ‘ouisnne fe Buo|se2o and of ‘eaneaBan peuroreur vuosrod eidoxd rng asqos EIASEp 26 Jp UO OAta op epanb anb of K mose aS fp Ula oso {ep otuany v ‘caMpe Jap 0289p 3p 0205 [9 ‘an anb o| vasop oun 1g “symezueumy J0TBA 9p Seis 06 sououur ns us wefqureazetut as anb sevoroowe se “1p a1gos ¥pe=I9a vougyued PA GF wen aeynsuos ‘equge o epISuy “(epezes snus! epeaydara OW 1 0) upsus ns OD ont39-999q TeP TRAP UpTORY -a3 YT 'esaloed-sosoo» ap ‘uaumasas Ua ‘TpSea ap sepusud ap ‘So} ~uaurax0xo ap ‘T9s9qI0 9p ‘UgTDIAEP ap 0 oIoRLURIOAeP ap o13{0 ‘noo ornug jeoorsind o1nade omon euroum 0s f aydais 98 seseU aN ‘ugtowotunuTod BPO, ‘Sjoeanmop-eatielewios v odsono ns op vonpul “sey voZous] Bun SaoKojwa auaMata}OsHOOU! BIOge|> ONTO [SL : ‘ques -suuop-peptsaoou 9p opeise uo esbut ns v wrouorayen Ip wxed 59 $9] “purareu sopepin soy agedaroae enb ugrodaared epor‘ep}o NEP “gure peptiouos ppor ‘oprazared owwormstaot oper ‘opesquton orefG0 poy “ono [9 009 Kot at ns 2p oina{qo 19 & OPE, ;powoo exdoad ns ‘ayuefouos ns ap soanezaduas cared Sox[npe SO °P soot so] ¥ ‘Sojfa ® sUeITOL SOpALIOS “aop uptprygsit ean ap SasoIp soyanbod oyoad ap sour wruINOM sono ap ejgediioo wa gise onb ap Osea [9 Ua OW SOFP ‘ouanbod as 29s oft ofa adpoua wun v opeons apand 2] clues o1sq‘sepypissoon ns zysatgtuear Jp anb ap oun arpeat ns anb oasap 12 Uo Opeypo> oxo onto fo $9 outa Ja 1g “28n4 “ugo ns v sopnocisaz to piso ouo9 vpednoo “SepeUTa| Sus B a=peUE FL ‘9p eysondsar ap viouasn® 2 unas opor argos osed ‘expaus ns ap 2Ko ‘ab wpeUoy vf unSes [p us ezoge[> as wpentaumnodxe uproaycuo> “uy 2p vaBamay esq “o0s9p ns atoTIabus £ puplah Us vanjorNNse OW “eno [a oo UoToRyar ns te jenxas voroasdutoout ap wroTayad 21» sejani8 ‘ows 3s op ueBewt van ap oasep je sod $9 “tsopetpadt 2 se ezupou 2] anb so] 2p K ‘opus 9 woo uproRorKUOS 9 wotod sodap £ saizode ap sopepisaoeti 9p oytoise fa S@ ‘odueno my 495 Y2 Uaiq IG sUIoeS Uopond as anb sopepIsed at se, ap TeWOSUES.woTaeIar ET 2p BILe SPL “Oasep aise ap owwswayd “goo fap ott © onveneua [3 od odsano To wiuobo £-waxz0pm} anb “ops “as ap vropeazo A varios etseu; Sew upLae|a! soap S3 ‘OpeAXES asap Aer, ‘soqvautae soy we spuonuo as anb op: ua ‘onUNST qpaisexa ou ‘oueuany 23s yo ug “Oule JOP THSOSOSISG 6 fouEseD fe Ue cm ~ el adulto que lo cuida maternalmente; se trata ab de un proceso de ‘dentficacidn corporeizada de Los comportamientos del nit de pe- cho, El dinamismo, la iuminacién del rostro, las sonoridades voca- les que se dirigen al otro adulto que, él también, ama al nifio y ala 1a de comunicacin interhumana que io el modelo del lenguaje. El lenguaje souoro o gestual constituye entonces en la vida psiqaica y emocional de este nifio de pecho, durante la ausencia del adulto-proveedor de alimentos-que- rido, el recuerdo memorizado de su presencia. En estas pexcepcio- nes precoces de las variaciones emotivas del ambiente es donde se organizan los elementos del sentido social. El proyecto de hombre nace embrionario todavia en su corporeidad, pero es el represen- tante simbélico de un encuentro que tiene también sentido de len- guaje entre dos genitores. Este sujeto puntiforme, organizador, lan- zado en el tiempo y el espacio, este feto y después este nitio de ppecho que, pocd a poco, se va haciendo aut6nomo corporalmente, representa siempre, para otro, una cosa distinta ao que se siente é1 mismo. El encuentro de lo que percibe y los efectos de retomo de lo que daa percibir van a hacer de él jo vivo del encuentro in- terhumano, a la vez exterior ¢ inmanente.® Todo lo que precede nos introduce a una comprensién de la «madre», que no es pues nece- sariamente la que ha trafdo al nifio al mundo, Si, en efecto, a par- turienta es incapaz de amar a su bebé de otra manera que como a un animal doméstico 0 a una mafieca, si no Jo cuida refiriéndose a su genitor real, es perjucicial Ni que decir tiene también que la educacién del nitio de pecho en una institucién, con personal remunerado, por perfecta que sea, es una aberracién., El nifio de pecho tiene necesidad, repitémoslo, Ge on padre y de una madre, sentidos cada uno como su amigo y 40, Conti particularmente bie importante en F. Dol 92. también como su rival ante el otro; tiene necesidad de los mismos padre y madre, pareja bumana de referencia estable que bien. Todos los psiquiatras y psicoanalistas pueden dar testimonio de que casi siempre se puede curar répidamente al nifio que ba construido las premisas de su persona hasta los cinco afios en un grupo humano mixto en que los adultos coresponsales de ella estén Unidos e uno al otro por relaciones sexuales vétidas, cualesquicra que hayan sido les condiciones mat y sean cuales sean los traumatismes posteriores. La profilaxis de la salud mental no esté s6lo en el sostenimiento econémieo del vinculo-madre-hijo;-en ruestros dias, se debe pensar en ella, sea cual sea la madre, en tér- minos de pareja parental valida, 0 de colocacién, incluso imperfec- ta, con familiares, pero prolongade hasta los cinco aifos al menos. Laci ia ha descubierto la fisién del étomo y sus reacci en cadena, que abren al hombre perspectivas de poder material mitado sobre el universo. También el’psicoandlisis descubre desde Freud los poderes inmensos de la destructividad en cadena, o de la creacividad en cadena, vinculados al deseo humano, que encuentra ono eco u otra Uamada, en respuesta a su deseo. El ser humano vive de sus llamadas y de sus cespuestas, portadoras de un sentido de amor ico. E] deseo humano se blo- que es creativo de dinamismo bi quea.si le razén 16 como fin a su funci ser humano no lo suscribisia’ Pero ha sonado la hora en que es otra muerte la que amenaza al houibre civilizado: Ia del sentido de su vida y de su muere, ntido de su deseo que es comunién erea~ dora, fuente de alegria viva. Sin alegrfa, que es el brote surgido en el coraz6n a corazén por los intercambios de lenguaje sutiles de la comunicacién, la comunién creadora no es més que funcionamien- to mortal de cuerpo 2 cuexpo, convertido ea cosa contra cosa. La encamacién humana, tanto e1 jomento del instante fecundador como en su supervivencia cotidiana, tiene més necesidad de estar rodeada del intercambio de expresiones emocionales que de como- didad material o de placer fisico, tiene més necesidad de certidum- 93 eS 56 tung exSojoorsd ey op souozoeSinsoauy soquatoax SE] mezuatTo9 gr2q9p ‘sraisep Ja anb U9 oIWatLous Jap upta09f9 ef oAyes “eusoqggud Key ou vf ‘oquaiotns popmuco ua ayoa] avon axpul vy opurno ‘send sy “oust ordoid ns.4 mode ng onb ear eno dey on oysed rwoy onb 9q2q je wed anb ages of “rep uaqap as and sapepnuvo sey e ojweno Ue -axpeur ns ap oysad [9 anb of pqaq yo wed 9A eArsUOD to 0 wosaxy ayo] ounumu ‘gis0 anb eperedasd syuoureyoapiod sod ‘ore “Ataazgos urypod ou odwion 020 ua ‘sesrantp souozea 30d arpewt ns 1b oypad 2p sognt op soreyrta e uptA vj 100 a je round ja jp ted so anb e| ap oansayeooisd X jeposuas wi upiqure outs ‘—ojrep eyspod exomnbyena anb— uprooaiaid ‘pe; mbuen ‘oped ‘sofettareus sopepins e1seoau ojos ou oysed ap out sotiotowiapisuco sesosouinu eo0at} wapand ag soqfe ap sefodsap aqap a] 28 ou A uesatauad af axpeu 1 9p s0ure jo ‘axpeaT ns ap atjoo| P| ‘arpeUr ns ap vfouasaud vy “pep “dey aqqutia ap ugfornas eu us euod o] —uorvejnaato By £ uoro -enrdsan vj od emougine exmveyo wan oulD yop s0ey anb— ower EpIA B| ep sesau gaan so] wayweseude: arb &] ap sandsaq “atueiseg 0] pH 9s eounu quod ‘eh oYoIp By 95 OS “opsoeu upioai [ap owwaturlzau9 Je A ugtounne vj © openoape ayaour -e|duoo owaurye oowun fo so aupeus wdoxd ns 9p 499] ET Os6L snou AT aqaysap yo £ souonbed sour soy ap uopequoMye BL € ozawa eRsonu ap ojonpoud oxant Jo $9 24 oyu j ‘opraunston £ Jopruinsuog ‘eyareta uo yase «asad Te OF Tap 212 7] zuotovonpaas | { sopepino Soy wiouato | ezUEAE tage ‘ou 4 {soumpapnio solte sopay Gos ou? ‘sourrayta ‘soongund ‘soon seuosied se] 9p pepo e| anb a1evodun spur so seqwarua eu Sp ovotupu jo anb pup ojesBommep ye org -seondeau! uos oxb ty ‘ap Baneonpe uglouny wun zeyadurasep e sopeaay: & sopuiseyde sazp “ad ap sajuatuonoad ‘eyp [ap oBref of & Koy woo sexodeus £ oysod ‘3 sovty soy ap aired soKeu n] anb seuoronoasied 2p sopiw8 so} & seatsaufe sis sey restadusco wepond anb "zawuouode vpnde o wee ‘coodure omao ‘olty-azpew ofnauya Jap wisTuoNE} wusa| Aey ON ugqun ns op odwianentoo v ‘osnjout 0 “[g oo Ueuoroe[a1 as ‘nb ered citoad opersewep sopioeu softy sus woo ‘soanpeun “09 ap Saqteasayope eJsepo; saxped ap So|euIpiay, ssuoToear sel Ua ‘glaistaur 30s 0d osorStjad spt & “ajcusiaut oxed ‘oysay ap euape> asap as anb of anb Seu By9s OU UeUapeotasep 28 anb 0] souaMT 20 ‘osuaid 0} ou 0% “exo ouisnora yo eyreuapeouasap as ‘PEpIp nog) e| ap ezeuere> vf us ‘onbiod veyernbur 26 seysepaud seu -osiag ‘peprusered vj uied |p ‘pepmwereu je ‘esondsip Zan Le 9189 & eprygs vos vfased ej anb ap sore ‘opesedaud g1se opru ns anb ap sotue ouewny 19s 0310 ap wotodaou0: -anof soy e some, ‘sauangf so} ap [enxes & to! -ponipe 2 URDZaIOARY Sa[eI90S SatloLoMpUCD se] anb soUIBAseP ‘SOTTO joan oasap Un ap SopLuLfte soxftipe Sop & ¥IO -wowaued ns ap sured v ‘oupad ap oyu um Uo ‘uexoqaye 2s peidou es -MMONNSe eT op SUOLDIPUdS saz0/9U SB] A “EPLA NS BOI AOI BUA oped op ogni un ap feymans pryes ep seuororpuod seq end BA “oorp8i0 ousqoqerott ns 9p zrouantaradns By exed seuororptiog seuang 9p ‘ugtovazasuoo 2] améase anb ‘epeztfeuosiadsap pepuindas wun sod ‘yja 9p epearesead zeysa ap onb ezopeutio} eqorud vj v ayuoUreH -esocgu ypenouta wnsnSue y| rmumse op X seuod suas £ soBsois yauioo op peptsaooe spur ‘sepeaqiiinbe souotoes ep anb zoure 9p 219 be F i *» puesto al descubierto problemas neurdticos de Jos nifos o los adul- tos que se han podido relacionar con un destete mal vivido. En efecto, el destéte es una etapa de desarrollo comparable a un se- ‘gundo nacimiento. Por desgracia, a menudo se han exagerado los ‘estragos del complejo de destete, y he visto a futuras madres d didas a no alimentar ellas a su hijo para no tener que destetario y cludir asi, pensaban, el riesgo de un complejo de destete. Esta acti- tud absurtia es comparable ala de los padres, que be visto, que evi- tan a sus hijos toda alusién a la muerte @ fin de que no la teman. E] destete es una etapa fisiol6gica y psicolégica importante; se Jo en un buen momento, es decir, cuando se hace sen- tir la necesidad de un alimento més sustancial, en el momento en que aparecen los dientes y se ha adquirido la facultad de meter ob- jetos en la boca. Es decir, hacia los siete a ocho meses. Se trata de ppasar esta prueba en buena armonia con la madre, Para comodidad de las madzes, en nuestra sociedad, y para su salud, pues la madre noes solamente nodriza —esté cargada ademés de tareas—, se ad- rite que las primeras papillas de leche de vaca se reciben bien @ los cuatro meses. Para el nifio alimentado a pecho, hay varias etapas en eldestete: el primer biberén de leche de vaca, con una tetina de cau- ccho, la primera papilla con cuchara, y, por ltimo, Ia alimentacién variada, consumida sin auxilio de la madre. Hay nifios que no acep- tan la tetina artificial y que pasan directamente del pecho a Ta cu- chara y al vaso, manteniendo todavia el pecho una 0 dos veces al dia si su madre tiene leche. De todos modos, el destete seré progre- sivo, Volveremos a hablar de ello més adelante Para los nifios que, por una raz6n u otra, deben recibir una Tac- tancia artificial, se plantean desde el principio a las madres proble- mas de calidad, cantidad y ritmo de las comidas. Se hard siempre Dien en seguir los sabios consejos dei médico o de la matrona, pero, sibien es bueno conocer ympoco se las debe seguir ob- sesivamente, {Cudatas veces no ofmos a madres de bebés formida~ bles quejarse de que el nifio no tiene «su» peso, 0 que no come todo Jo que «deberian, u-oimos de otras que lo dejan Uorar de hambre 0 de sed, preocupadas por ajustarse a los baremos. No olvidemos que 96 un se humano sano come porque tiene buena salud, y no porque adeba» comer. Un dicho popular ordena que el bebé pida su comi- Ga es decit, que se espere al grito que expresa ei bambre antes de alimentarlo, En los Estados Unidos, se ha realizado una experiencia ‘asada en doscientos nifios de una aldea para los que, desde su oa- cimiento, no se ha previsto ninguna regulacién a priort para las ho- ras de las mamadas. Se esperaba @ que ef niffo se despertara y se quejara de hambre. La experiencia ha mosttado que el intervalo va~ taba entre dos horas y tres cuartos y cuatro horas y media, en los casos extremos; por término medio, los nifios reclanian espor amente su comida después de lapsos de tres horas y cuarto @ tres horas y tes cuartos. intercambios suficientes y cos de un nifio de pecho —ama- mantado 0 eriado con biberdn— se hace por la calidad de los teji- las ‘asf como por la de los ritmos del suede y de la vigilia, 1a regularidad y la aparieacia sana de las evacuaciones de excrementos, Ia tonoci- dad del bebé y el estado de su fontanela, a vivacidad de sus movi- Aungue i6n adecuada, re- para tener buena detalles, en lugar de estar tranqui iio sensible puede experimentar por contagio el clima ner- sas que se pueden ver sobre la observacién de los nifios de pecko, oT 66 -ug “RIpRW ns v94 UIs soye Sop oanyse £ oduue> [2 Ua sojange sns v ‘ouru [9 9yuoo as “soue oouto ap pepa ey “YeIOpIe9 ap Tu ‘uptomIvou fap tu ‘aaisop ap sapernowfp vount nquasaid UIs soye OOM ap pepo v} eysey vyja 40d spndsap opepino £ opera ‘axpews ns sod sesew oypo aquBIAp oydad v opetio ‘uaqoy oyenthod Jap osto [ap 1 K o]08 200 outs [9 amb yonbe so areisep wong 1g “ueTuoo amuezyfeuou pranioe vf ap upiquE) esreuaISqe ostoard sa orad ‘aruaumvonyimersts ojsoasoaey anb ey ou ‘aqust sjemmeyy ‘«ooiSpsou upzeqig» aiso mmupdas wed wundye ugze 2 1x0 oN “payes e] ap uoroesae wun ap oAnOL Uod ‘oprayo crejdw0o ‘9p seawmes seunSie op spndsep une o wainbyena epruioo wun op [eu eqgonode opnuats v anb ‘arpa be] 9p viouasaid el ap voioensiyy ap viouarsixe vj ap uptqure ous ‘un op 0 oyped Jap upisans 20d eoog 2} v Bayt at anb omg sap ap ofa|diaoa [eva alg woGy “owe satatad Jap osino [2 ayuernp axpeus ns ap opeiedas ouewny 18s oaribed |e ‘rea ao aygatepa ouspetnen (2 sorgn fous vised ve opt “aud 20109 1g “owe seurd op osino fp sntemp eiquiwo ou enb £ o|qzise “jeuzorees 2oftu van 9p “eye ap vif & £0 axpew ns op viouasaad v} vp ond eanviafea pepiz “eur fo an eprspon spa “poprscoee 3 oganted faut om 1 (9 9p ednoo as anb euosied z 2p oatioaye oruaurrfe un ouioo agar 9999 epEO ‘pnyes ns K wIodarat nda ‘iaysoune bun 9p OU ‘SOstY gp vzueloures wun ap BUN as ou anb ‘opipusius Ustg “BOpELALE Use ‘sella WadIp ‘«asteoared» sod weq 208 $9929 $0] idax0! epeo e apuodsasso9 anb s9qaq 2p odnu [a 130 -ouooal eBan{ 2s ‘ootpaul fap wusta Bf Ug “aUtuogtEM ap wea $9q9q sor seionjouend sx “ogoad ap Sout soma 08:09 vous seme souaagf se] 9p bun wpe; ‘saseus osjens wpeo eIOpey|nare op weLqUIe soutu so] apuop popruzarcw en o2zou0D “Pepyfeuosrad ns 9p Upt> -wuno} v] We sefouancasu0d sts ap A axpeUI ns too souDioe|a! Sn 9p a recfa que en su apego a ella no habfa conflictos, que el pequeiio no suftia por sw alejamiento. Cuando tuvo siete afios, sa madre le vino a ver, Tan pronto como la vio en la lejanfa, corsé hacia ella y, pre~ cipiténdose en sus brazos, Ie abrié la blusa y trat6 de mamar. tra nifia de cinco afios y medio ala que tave que tratar, que ha- bfa sido abandonada por su madre hacia la edad de un afto, llevada a la asistencia piblica, adoptada alrededor de los cinco afios por una madre adoptiva adecuada que le habfa alimentado antficial- mente, no establecta contacto real com ella, y tampoco con el entor- no (era la raz6n por La cual se la puso en tratamiento). Después de algunas sesiones de psicotecapia, el primer gesto de amor, sin pala- bras, que tuvo por su madre adoptiva fae abrir su blusa y mamar con ternura, Citaré también el caso de un nifio de tes afos y medio, alimen- tado con leche de vaca desde el nacimiento y destetado progresiva- mente a partir de los seis meses, que habia tomado su tiltimo bibe~ r6n hacia los diecisiete meses. Estaba muy adaptado desde el punto de vista motory verbal. A los tres afios y medio, fue operado de-ur- ‘gencia por una apendicitis grave. Al despertar, no tenia sed. Al siguiente, a pesar de una fiebre de 40° C, tampoco. El tercer dia, el nifo, obligado a beber y negéndose siempre, pidi6 su biberén. Ya xno sabia mamar; pero la alegrfa muda con que bebié pasivamente el biberén, con los ojos semicerrados, interrampiendo su ensuefio con tna mirada agradecida acompaiiada de un «esté bueno», le permi- tié recuperar el tono de un solo golpe. Por la tarde, la temperatura habia bajado. No volvié a desear el biberén, que sin embargo esta- 100 Reconsiderar la educacién de los nifios: a propésito del adiestramiento : para la limpieza esfinteriana Con la amable antorizacién de Francis Martens y Rachel Kramerman, 1973 Puesto que el niffo estd dotado de la funciéa simbélica, todo lo que se Je impone cobra valor simbélico. En Ta continencia esfinte- Hana precoz, impuesta o solicitada a una edad en que el pequetio ser ‘humano no ha terminado todavia el desarrollo de su sistema nervio- so piramidal, que gobierna voluntariamente los esfinteres y las ex- tremidades de los miembros, asf como los procesos de pensamien- to, el «adiestramiento excrementicio» del nifio no se puede obtener, pues, més que por la dependencia de Ja madre elevada al nivel de valor ético. Los descubrimientos del psicoanélisis han demostrado claramente en qué medida esta educacién preco2, siino se signe de un periodo de rebeliéa y oposici6n del niffo a la voluntad de la edu- ‘cadora sobre la satisfacci6n de estas necesidades naturales, es fuen- te de netrosis obsesiva, es decir, de represién posterior de las pul- siones del deseo, culpabilizado ya antes de haberse reconocido distinto de las necesidades excrementicias, a posiciones arcaicas en el advenimiento de su autonomfa de con- ducta y de pensamiento. ‘Querria tratar de comprender el proceso oscurantista mantenido de madre e hija que ha conducido a nuestra civilizacién occidental, desde hace im siglo aproximadamette, « esta actitud perversa y per- vertidora en la educacién de los nifios pequetios, actitud que se dice educativa, a la que se ha dado incluso la referencia animal dé «adies- tramiento». Esta palabra connots perfectamente la referencia animal al que se asocia el estado de bebé y esta alienacién del nifio hurnano 101 sor ss 9p yeinosta ojuanweuo!ouny pp uo 9380 squony eno ssovyd opo: v soma fa saredso w K emynoE -and ap sopeuiey| sozgi| soso ua soax9 & aquouneUes seues X yeaLoN upiotunsuoo ap sazaftay ¥ oproapuoo wey anb sauoze: se] sopesd -woo wuxionb of o1eg."esiaaiod uorooejsnes vidoud ns ered sapepIs soo sns op Youre UoLSOEASHRS v] v ayUaroT z20eId Jap sofiy sas B 24 af 9 sod euros Upto nye ns sesnadwioo 9p sepeneous opeyse ueAeg “Tenxas Oust ns. ap pepmuip 2] ap jse sepeatud ‘souorseliygo sms opyidtuns wed ou ‘nb saiped voo sepeseo saspett se{ yzind “soqapgx9 soreins sounSy= ‘uo optonpurtreyget} anb oxas Te 10119} ja 0d sisomnaut ap uprsonpord 2] 89 opeBat] wey anb ye operiasar yo anb opejaaas By stsHpuEOaIsd [= ‘A sopeooarns Anta reqersat‘soues atuauupenxes souepepnis & selqes {aistos sozos so[fo ap Z2004 & A ‘SOUIH So} v owoD soAME “soueuny saxos so] sopan 8 eurargo8 anb Aa 2» sepsvULD ~ogns & ‘seuojpoute sns ap ‘seuorzesues sns ap eID & Up SaIUeIOSIOD ‘as1a0e4] © SOUTL So} ¥ aeyN ap eBay we ‘ouTMpE Un ap sofesu0d $0] Ua af 0pO1 $9 9189 onb Uo woods wf us OUT UN Wo TENKAS Oso Top HONG eq Joe ueqenayy “taftun ap f axquuoy ap epta epor evapo v opewze|| jramua8 asap [p wa opinjout aso onb ‘oon 2oTeA ns KHLOsns op 23 i] Ua owsnoLe je zejeazeaue 8 epeunsep euauLa|dns o[UA0} 9p % ana wun zzoidum vj wred zooaud «oworuenserpe> |e spwepe oprpeuE ‘u2y oxas fa Uo Ep 98 19 on so0eId yop EINYSIP anb omtU Jep seanoed -sop A sajuezuoreasep swigeied op a1uvjap onmnpe ye x0 sopexdope ‘oysnBisip 9p ‘iox104 9p sois08 sor] “sopepissoou sns sp o1uysip ‘cas ap je wuedusose onb pexuad oonoso so0ud fap peprigedine as stn -unsip v zepuaxde aqap |p ‘aresqo ou ‘enb sa2eyd ‘sepepiseoau sas 9p onuorareuorouny argh Fe ajuorpuodsesion s2oeid ja K oxes ns wroLg ~nasep ourt ye anb yse seyiaa ueqeredse ‘epnp wig Teirue® pepryenacas 2] 2 samtarajar sejunBaid sos # ueypuodsar o« A ‘odreno ns ap woruign eu ugroeBlasentt Jainbjeno oure Te ensnSiue doo ueiqryord A pepacn aye ap wanowys so uofseqimset epor anb aejais softy wos soxape soy f sootpsin $6} ‘sanojne sors “ONO Nod Jonxas O}2eyOD Wa MILD 2p optpedany piso anb warnSe uo wotnbysd payes wang ap outs un zor apiqise; x98 opond upiseqmmseur By o1ag “TeID0s uo!oeIdepeu ef UOD ‘uRyULCOUOD 82 * ‘ouIoISeR 2189 S029 $0; UD SoDNp rou sounde ap va agsTYSEUK B{ eIDOUOD O SisonIsd seu -nG[p us'o]quuudenn eworys aso wequarosgg “urouaIU uang ETE -2y sxoqne sus ‘oan apsec_jTeurdso vnpgM yap oquauSepaRygan BC owsoo) 0 “BrooTp ef 2 © Pept(ew9 wv anb syw ouRME nig 328 |e sionpuoo apand om anb ‘upioeaeidap ap & pepistoarad ap 20 sosranied so3qhj So] ap soatpioo9 uoery “eouesur ns apsap ‘anb sorqnpe wos opefasuose ue soy anb seuonewy Sey & senerpad sot ‘sop -oygur sorse opeayde trey anb sauped soy A saxpeu sey anb zesuad ep -tdun om epeyy “pnb sod sourepuardaios anb ostoard sa ‘ooadse aso ‘uo setoesioge Spt O| ap uofoeanpe ap soda Aeq ‘oumnyn 10g “uosagEg [p Wep sol onb odwmay ouster je Teutto ye wauod of anb osnjout sap -eur Ae] ‘upszqqg ja euon onb zea epeo ‘oured jap sandsap vonao ey ‘op upyes ns opsep ‘Teuo yo uo OU Te Zouod sespeur se; x uepuraTatOD -o1 nb exiyjnowond op sozqy| Sep “upzoedsax ns onb seurarop op 1 -yy Spur Ju ‘Ip exed o[geperSesop Tu ayqepesSe so ou eJAzpoy pepIssoay ns onb 2X ‘wenosnis uosadns 10d Buorouny oULH Fy “UproBNdeAD op sepopiseoet So] siglosod uayratrad onb sesozAioa serouasajax se] sax) use sus & sex20ssa sus uo sous wepand onb op sole oyon souRE s0[ 304 sopranbpe ‘sorigey souang wureg 2s anb of 9p ajqisod zoo0ud SpoL O] UOTOUaAgO vf & sozLoryse sus afi eueNSWYs ezardusiy vy ered oyuonumensorpe 2ysq Enos UotuM ns ap Z992u 9p OUR: Jp 9 Soom] cosap Je Samped ap ormwerse ns taqap ‘oBzeqiae us ‘amb ~ynpe Soj Jod Joyea Uo [ent un wos eueWINY ¥zapeIMEU Ns Ua OpELap -jsuco se ou oueung oun ya ‘sesqeyed seood ug -opsceN ap sorpou SO ep 9] BOISY UOLAfOAS RS OpuENd ‘seanupiTe seiqered 10d optes -aadya v X oasap ns see op siaSunsip v epnie 2] ou & ‘sopepisagatt orardiop jap etomatradx 2] ta dione ns 9p Iu 9p 0 SIqUIOY ap omnyeise {9 HORS v eS aus opnyeyso tn w8YOV0 of ‘oraRUEDOFOUTY sejoim oynpe [ap aaMeMRLUOP Oasep Fo U9 2p o1afgo owos wren 2 jog pe wets om Pienso que ha habido, en primer lugar, un problema de pereza procedente de les nodrizas pagadas en las familias acomodadas; desde hace mucho tiempo, estas mujeres tenfan que lavar los pafia~ les que se habfan vuelto necesarios pot la moda de vestir a los nifios ala inglesa, es decir, con calzones. Antaiio, a los bebés los envol- véan en paliales cuando eran muy pequefios, pero desde que podfan ponerse a cuatro patas, atastrarse, y todavia més cuando andaban, se les recubria con un blusén que les llegaba hasta la mitad de las piemas. No se Uevaban calzones en el trasero, y las piemnas y los pies iban desnudos. Por otra parte, en la mayor parte de los hogares, el piso no estaba impermeabilizado, y en el campo era de baldosa 0 bien de tierra pisada. Cuando el nifio, absorto en sus juegos, habia evacuado sus excrementos, a las madres atentas les resultabe muy limpiar en tal caso al niflo y pasar el cepillo por el suelo. Los nifios que vivian en el campo permanecfan mucho tiempo fuera y nadie prestaba atencién entonces a os momentos en que hacfan sus necesidades, En los medios burgueses, a! nif lo vestian, a semie- janza de los adultos, con calcetines, zapatos, vestiditos bonitos para las nis y trajecitos presumidos para los niftos, y habia que prote- ‘ger todo eso para no tener que lavar una tremenda cantidad de ropa. Pienso que la pereza de las madres o de las nodrizas pafa hacer la colada es un punto que no se debe desatender en el adiestramiento precoz para la limpieza esfinteriana del nifio en esta época y toda via hoy, limpieza que, cuando es obtenida por la educadors, poner en descrédito las virtudes maternales. Me parece que existe otra razdn que se debe recordar. Antes del pafial a la inglesa, cuando los bebés todavia iban envueltos, vigilaba al nifio, cuando éste se manchaba, conservaba sobre su cuer- po los pafiales mojados, que le ponian en peligro de coger frio en el vientre.-Se sabe que, en otro tiempo, las diarreas verdes eran, con la bronconeamonia y el garrotillo, las causas mas frecuentes de mor- {dad infantil. Sin duda, no stempre se echaba la culpa sin raz6n a resftiados, y la preocupaciGn que las madres atentas ponian en el cambio frecuente de los patiales de sus hijos pequefios se ha po- dido extender después a la preocupacién de sus excrementos invi- 104 téndolos a hacer sus deposiciones en un orinel, Esto se ailade alo que decta antes de ia pereza de lavar 108 pat eviter lavar, se ha llegado a poner regularmente al bebé encima de 1a palangana antes y después de cada mamada. Mas tarde, era el corinal el que segufa al pequetio por todas partes, a fin de que conti- nuara estando bien cegulado. bien vigilado. Asi, ta profilaxis de los problemas digestivos graves se ha convertido en el lenguaje moral de la escuela de los buenos habits: el aifio debfa cimplir cada vez que la madre, habiéndole puesto en las condiciones que precisaba, > ‘empujar la caca. Los que eludfan hacerlo provocaban entonces la angustia en la madre, que se preocupaba por la salud quizés en cur- s0 de deterioro de su hijo. :No se dice acaso que un niflo estrefido -va.a tener enfermedades de la piel y que un nifio diarreico se va a ir. por detrés? He dicho pereza, he dicho inquietud ante las enfermedad gestives que se pensaban favorecidas por el enfriamiento del vien- te, quiz sin raz6n (en todo caso, sin raz6n para {os nifios mayores ‘gue ya no evaban pafial), mientras que faltaba la higiene de los bi- berones y las nociones de dietética. Sin embargo, pereze y angustia, reforzndose la una a la otra, no impedian en modo alguno at nifo bbeber alcohol o comer alimentos que su tubo digestive no podia di- gerir todavia, Muchas muertes de nifios probablemente no se debi aun enfriamiento, es decir, a una causa relacinada secundati te con la deposicién libre de excrementos. Los problemas digesti- ‘os eran ids bien la consecuencia de una alimentacién en la que faltaban los conocimientos de Ja antisepsia de los biberones y de la asepsia en la preparacién de los alimentos. A estas. dos motivacio- nes, pereza y angustia, afladamos la tercera, que se injerta en las fiero al orgullo perverso de las nodrizas o las ma~ 0 dres jacténdose hueso, su muiieca, su angelote estaba «reguladon, es decir, ada do a su autoridad indiscutida. «Yo, el mio... Yo, la mia... Mi nifio nose ha manchado 6 mi nifia no se ha manchado desde tal mes», se 105 *s 20t yj spndsop x “seuoureans sary 0 sop too seroeA & zoudtt anb eq onb ‘09 gun oWwo9 operEn ‘sopezrtnto sasyed somsonU ap opioed U9I> af [9 optonpas vxjuonoua as anb vj v yer) ouopmege ap eNsague of ‘op eqwano aszep ojqisod sa ‘ojreanae & wioy] opueno sozeag uo 9409 ‘ns ¥ seulo) wewa} Sarpew sey anb aoey as anb apeue as oyse v 1g «od wag onsanu 9p-s9 01 ‘opeqeoe vl 9s o4pad Ie eL9 “wioues wptionb ‘eurapout Jas anb ey “wewweureuse anb soy e soura soy anb feyuat ougymnbe ns exed sopeprurarodo spi prep 9] u9J9qIq 409 B|OPLELD “prenne o] “upuagig Woo BED of JS “A oxwss Anu sa oqaysap Jap of -ajduoo [g ‘sofojduioo oproaro @ eA “eperBome! so ‘aupeor epeu ean patsn sa ‘oped Jo wp 2] 15> Se openo wergey zy vf ¥ anbrod oYsad qe jeu eqeasop anb orod ‘qqoq sound je ae epensnue oood un equise anb £ vroustedxo emuo) ou anb vredyurtad uaaof ean v osnio a pep opto aff ‘Peudgy| ns op eaLid So] o}se sqdoureisendas sand ‘ouped e offy ns-@ zoL9 ou ous spun oyna so anb seyuatinsed sot ang se] ® JwOMMOUT w f ‘sorDUyBUOD sus ap SoILE sol anb spt taka ow apaop eyes yun uo sojunf sopor sopfauod e ‘expeur ns v oxoodsar ‘uo sopioeu Uptoal so] v apsop °K upsOgEM [9 $eUt “oma sefja ueqep 2] “ugze2 By azany fen vas ‘ouNK [e oyood F UeqeHD ow onb se osnysur‘saapeus se] ap aued sofware] anb uprqure stews “rye opong -cmarunoes as apsep Se1ue BqEpIUE 28 OpIOeU UD: [8 yoo [o unos sour uss ‘sely S04 v Ow A wequIoy] ouoD ojwaxd tre uopealat us opep [wussteu ouas jap JopEZTiNDUEN 20;9 soe ja 2K open ueyqey ou anb ‘9961 9PS9P OPO axq0s 'SOPEZITALD souk 9p uprseiaued eun bp ofepord oy "«seutioN self sourared soj unas simeumproiyme opewwoane op1oeu fap owtoo wyUaL -rared wanol B| ap ove oa}Sojoatsd eu Te 9OTIPOUE OS9 OPEL, “OHL roqgip soured so} ap peprrereunx01n ey womna K opezipesota® seoturto sey “aqoot Bf ap opepmns ye & eprBooar oraqig so] wozezrue830 ag “See Se] @P CYDRED [ to [eur agfouor|diioo em ofgered cyoad Te seu ‘spRdsac “purgotont ap vsneo ve tes0 arb ugzes uoo yarn weisep soorptt sof ‘ojans [p 20d uegensexre os 15 “(ourY ye eyuod se] epaoP sepa jab opiqet eiqeq sond) seat se 2p wofsaxdns ep & sarandinf sol ‘2p ‘SoUBKs Se} op [Boy eIsCase wim. ap vases as oraseN TEP -eisdese vf ‘eroesSsap soq ‘ajqevedtat exdcaats e5e9 vj “sofons vounu SOUP! SUL {( odiano Jp uoo ‘orelgo sour Uequos “up!oeztase 2p & visdase ap seuoioou 9p ‘aud ns od “eral waquo P| woo seo 2p Soft SO] 3 reqednoo 9g jeroxjnapind ap seutojdip woo seperesiuoo saxofou sergns ‘sexopeuzo; seuang & sepeutios wag Opfens ® soxafnus stso “sexeyeoive Saupe seise ane ‘ete v9 sid exotoTy 09 0 wasTon 5a del dedo, jhay que impedir que un nifio se chupe el dedo 1o que cueste! (No digo que no, pero nicamente haciéndole compaiifa y ocupéndose de despertar en él la inteligencia manipu- lativa.) {Qué Ié queda a este infeliz al que se ha dejado solo en su ine6n, para darle ta ilusiéa de estar en comunicacién con la perso- ina que él ama, su macre, y que le ha iniciado ea ia vida hurnana lle- véndolo en ella? Se ¢ la gente se as ingenia para desviar los neficio de la pereza y del descuido de los derechos del bebé a una Teche que es la suya, a la leche que él ha hecho subir al pecho de su madre por el parto. Pero una joven madre se deja convencer por personas pretendidamente instruidas que han estudiado la cuesti6a, rs que por su propia made, si la tienen todavia, y sobre todo si esas j6venes no han sido criadas al pecho. Pues la abuela hace coro almente a sus hijos. Se alfa contra su hija, que quercia hacer algo que no le ba sido posible gue se le ha prohibido. Se trata sin duda, en este caso, de la cien- cia puesta al servicio del oscurantismo, que trae consigo efectos precoces de mutilaci6n simbdlica del nifio. No niego que el bibera sea, para algunos bebés, la posibilidad de alimentarse mejor, por ejemplo, para un niffo caya madre tenga poca leche. No niego que el biberén pueda ayudar a una madre muy agobiada por su trabajo y ala que es esencial volver a trabajar répidamente, por razones feconémicas, 0 a una madre que tiene dificuitades para vigilar 0 ha- cer vigilar a su hijo en casa y que esté obligada a confiarlo durante el dia a una nodriza o una guarder‘a. Por desgracia, por ordenanzas administrativas intolerantes a la presencia de las madres, éstas n0 pueden venir a alimentar @ su bebé al pecio ai con el biberén, ni si ‘quiera las que tendrian posibilidad de hacerlo, gracias a la proximi- dad de su trabajo. Sin embargo, incluso para un nifio alimentado con bibersn, dos o tres mamadas parciales al pecho por dia, aiadi- Gas a este biberén de alimentacién artificial o de leche de vaca, se- fan la garentfa de mantener el contacto con la seguridad del cuerpo de su madre. Esta intimidad aportarfa entre ellos una calidad de in- tercambios psicosomatoafectivos que és indispensable para la salud 108 moral del nifio. La necesidad para et porvenir de adaptar et trabajo de las mujeres a las exigencies de la vida diddica madire-hijo, de an cara a cara que se produce ritmicamente en el transcurso det dia (cara & cara que es un corazén frente a coraz6n indispensable du- rante los seis o siete primeros meses de su vida) debe hacernos pen- sar en el problema de {a salud futura de los nilfios. No se ha com- prendido que el cachorro humano tiene necesidad de anidarse menudo en los brazos de su madre al menos hasta su primer diente inseguro, sea cual see la raz6n. con el trabajo mismo de las madres. Estas guarderias permitictan a Jas madres alimentar a su hijo abandonando su trabajo durante me- dia hora para cada comida del nifio, sea al pecho o con el biberén, a fin de que el pequefio se vuelva.a encontrar con el calor, el olor, la voz conocida de aquélla cuyo regazo es siempre providenci ta que lo haya habituado progresivamente a la presencia conocida de otras personas tutelares, conocidas «con» ella. La madre es la que debe guiar al niffo, por la vor a] menos un complemento de la alimentacién con sus propias ma- nos ayudadas por las de ella. La madre es quien debe ensefiarle a hacerse habil con el cuerpo y diestro con las manos. Es bora de re- ‘montar el curso de la orientacién veterinaria de la pediatria con res- pecto a la primera educacién. Laadmiracién exagerada por la medicina de Pasteur, nacida de Ja ciencia experimental, sobre cuyo madelo Ta psicologfa del nifio ha levantado métodos tudios similares, no ha desembocado én la mejora del desarrollo del ser bumano, ser de intercainbios afecti- vos y de lenguaje, sino en le consideracién del nifio sano o enfermo ‘como un cuerpo in vitro al que se separa bruscamente de su madre ‘en el nacimiento para ser puesto en la sala de los bebés o, si est fermo, ea un hospital detrds de vitrinas, apartado del medio en el que vive habitualmente, privado de todas sus referencias sensoria- les y emocionales humanas conocidas, preso en una caja aséptica donde ni su madre ni Su padre pueden acercérsele ya. ;Serfa impo- sible guiar a los padres para que adoptaran las mismas precauciones 109 NI “opre [ap w9ZB309 2 ‘wed souaysrvoar 2 svandase omoo sernau ey sejopagiaey © se} opuaturtdns sssarede sap: sns £ ofty ns ap pepatarayaa vj ap eqanad ey reyodos v saxped s aepnte o]quayaid sq “Soy]s 09 offy ns # aun axb A off ns v aun soy anb oanoaze ojnouya jap oured vunioy saxped soy ap ensnSue vise ob: souroqes SOnosoU olaq “DepauLlafus nS 9p Uptonjos | ap oxsod -oxd 2 ‘axped ns op Jop A opuararryns ns op ‘orpeat ns op pruotnbur ey “ap ofayas Jo ‘opnuas o1xes ns uoo anb soap wypod as “arwoureoinb 38d 9q]901 ov omte Jo vI[9 op vous “uoZDI ySo JOg “WEN 9s warn ap “offq ns sa ou ‘esoxsue yaso ou pg ‘sxpeur vidoud ns onb oxwonuezeid -sop op ouny ns uo £ sopepmo sns ua TeUsayeU spur s9 pions ¥ Bx yo vl anb v opiqap wiouusayua vv ueBode os ‘aupew us ® Uep ‘odwop jo uo ‘onb souonbod soumm osnjout Sepj gaxpew ns & 294 BaA{ONA OU IS UOTOOU BiomNbys ouON OU anb xy ap £ wsaudxo OW Is ‘nb eatnoaye upysaiSar Bj se enb ayajosuoour owWoRDLRS Ja ‘soaped ns ¢ J9A v eAjana OU Is opesoUa! oyorUMLARS Jo Woo Up!oBIEdUIOD Te ‘ouresyyq un so aupeus ns ap opezados 19s ap oquowuatans fop ugrserd x9 Bf ‘our je Ua OpuENd “Zrfaput UaoeE of oxpeur B] e snbsod ‘ouTE Jo ‘red soyseyou waaio sezouns2yus se] onb sowtewour so}se ‘souenbad ‘s0] oypad op sourt so} ered sousus ye ‘srmrudns iofous e198 ON? (soe oouta 0 oxjeno op seu uauaN anb sort soy ap of ‘9s supeus wf opuend se/]9 Yoo SeSHIUOS OpO1 So uednoo 9s ‘rugns usovy so] Ou seffe ‘oStequta tg “sop esp wynsas $9] sesauiogua se] ¥ { “ueoT] soutu So] ‘Sopa se] ua “esta 2] 9p spndsaq “ele Uoo ast] of an eoxpdas 9] I2Iqeq, agus 15 ‘K eiop, aise ‘offy nse opensta zaqey ap sandsop ea as axpeut ¥ anb zon upto anb wages sand ‘owuawesom pepunas spor uoo oN? “aupew sur sa] ofoyo ns ‘nb so} & soytu soe oysadsas woo ‘saato v sepemiqey ups sexanNa5 -uta se| sond "eiony sepreqoo anb ey saspeut sey y “souonued owtco sarped so] t usa A “ek odm@an uauen ou ‘soeuoy £ seuTUaUIay 24 Uos oN -sopepino sns ueuorosodord onb soy # sowtu soy ¥ uoronjar ‘doo ‘Team -ap ap ugze09 po U] buat ‘SesousaJUS se] “Sel[a B OPLAFO: Or ‘joe arwaureimjosae vjawpor yise semeiped so] ap A sesauusegu so] 2p upToeuLi0) vf ‘Soue2q ap odnsS Te SepIgop sawseamoNRse Sau warped ‘ofrg-arpeur sauotaefax sei ep uoisuaadio> ‘p| we Zayestos v7 100a|qeises Brad weAaje as Se90A serttE OpaEND ‘0s fousgemoy ‘SopeAMAto sosyed so] 9p sours so} op womnbysd ysoyou wouel oun ap A aiuew sof 9p yeuosrad [ap 0 sexeiped So] 9p oasap ap Ey -ouoo ap ei] #] 8 avoureoru.aqap 2s osg “sepoure seucsied Stl ap { aapear ns ap sovit soy ap oywonus pepiiqiow wun woo owesdusay 0 oprey vsed 98 Yor pf exonaisap 10d ‘o1og “vauodun 9] 9s anb seatsyy ‘ -oxpvjal ap ofveruse[sie op Souoroipace seise Wa eqansd of uezodns & naaraaigos enb So] osnjoul! Soyont wag “sow! op O889 fo BpeLI0 “sopapino Ulg "sewtopisoe Sus 0 sapepeuoz sns v SOOT SOpEPIND so} o[9s opmaygioes oruoureorsyy syuinenqos v EBay] "woHTOgHES UOID ay ns ap owsyun oypoy ye 0d Yopan v wadupe as oustunY 195 1H "OU ~enbod fap [21008 zampew &] upBas ‘pepe ap soe ateis 0 O9uHD Sol rxseq ‘sa10A9u1 Soy & souenbad souru 80] uoo violet ase 2p ape -oxd epuop sopfan sopersy So| wo sapenidsoy ap 9g “BAns BI 9p OPE {p muto eun wa ayoou ¥| 20d asopupisooe ‘ooxBanunb © co1p9Ut Bt “sa ap ovend un apsap oauiayts Ania yise opus ‘uaja4 0] axpews ns © auped ns onb 2p ‘2qfsod vas anb axduuors zowoo 9p 9p 21 sspeU ‘ns onb op ‘sepro sey 2p o7uatuOM jo Us *pupiseoou auan ‘oper 234 -0g “J0[0 Bs ap uOFoOLEYUT eI Bp “ZOA NS ap eyINse Bf ap “eure |p anb sof 9p UOIstA z{ 2p operedas 495 ou 9p Opo; argos pepssagat aan ‘ott Jo ‘aqizar on sOorpgtt Sopepino souDNg Sol ap spaLAPY {Te ~1dsoq Jo wa roceueuttad ap pepisaoou ouoy £ ourayts ayraumesapep “pA piso opteno orunoguy ns ue offy ns v zax0008 4 asrewrxosde * epino vred soaipgar soy £ scxouniayua sey ween0) anb ‘usdase ep Cuando un nifio pequefio se restablece de una enfermedad gra- vey, por fortuna, el servicio en al que se encuentra le ha permitido tener en su cuma un objeto pr una mufleca, un juguete, un 980 de peluche que sus padres le habian trafdo, zpor qué es preciso que al abandonar el hospital abandone tzmbién a este pequetio com patiero que le permite poner en comunicacién su pasado ea el hos- pital con su presente, su convalecencia? Se nos babla de microbios, de contagio, pero estos juguetes podrian perfectamente ser esterili- zados y darse a fos padres cuando vienen a recoger é decit de las convalecencias lejos de la familia curente las cuaies los nifios, sin haber vuelto a ver 2 sus padres y sin que éstos los acom- pailen, parten hacia an destino desconocido en una comitiva con otros nizios, en desamparo afectivo como ellos, para ir, como se suele decir, a restablecer su salud antes de volver con su familia? {No seria posible, adminitrativamente, permitir a 1a madre, al pa- dire, a una abyela, a una benmana mayor que el nifio conoce bien, acompafiarle a su lugar de convalecencia y quedarse cerca de él do- rante los primeros dias de aclimatacién, a fin de que su vida siz bélica no se quiebre por segunda vez, la primera en él hospi causa de su enfermedad, la segunda en la cifnica para su convale- cencia? Todos los nifios que vuelven después a casa de sus padres se sienten como extranjeros en ella. En su ausencia, hen vivido tan- tas cosas que no se reconocen ya en su hogar. Para conseguitlo, We- ren que hacer regresiones masivas que trastornan a los padres, que no comprenden estos caprichos, estas depresiones 0 estas rebelio- * nes caracteriales absolutamente necesatias para que el nifio pueda volver a asentarse en su hogar familiar. Esta supervivencia fisica, paca la mayor parte de estos niflos salvados por la medicina o la ci- rigta, se page por mutilaciones simbdlicas de su imagen del cuerpo siempre por un retraso, no wna pérdida de por vida de poten- va lingifstica y creadora. Este hiato se establece entre sus referencias prehospitalarias y su-vuelta al ho- gar es a veces un gran boguete psiquico q colmar, tanto més cuanto que el modo de relaci6n con su madre, tan modificado con motivo de su crecimiento, debe experimentar une regresidn. Eso provoca entonces en elle una angustia y rescciones a esta angustie que perturban toda yy al gropo fa El comportamiento anémalo de! nifio en sus contactos con el préj imo se puede ver a veces inmediatamente, pero también puede apa- recer sin anunciarse siguiendo el desarrollo de la libido en el curso ‘se ha sepirado al nifo de su hogar. Muc demasiado ocupada para detenerse aunque sea tna buena madre, parecen sopoctar con meses y Ios afios que han seguido al dificil perfodo del hospital o de con tna nodriza 0 ea una desarrollan hacia el lenguaje, ciedad, Se ha desoubierto el término de «inadaptados» para hablar de estos nifios que viven mal, se comunican mal y son desgracia~ dos. jEn nombre de qué se asegregan, se separa a estos pequetios, . heridos er. los primeros dfas, semanas, meses 0 afios, de los otros nifios de su edad o mas pequetios, y se los pone aparte de la pobla~ sign, en cvyo desecho se convierten? Hipéertarmente, se constru- yen lugares sanitariamente carcelatios de educacién espec maestros a menudo notables, y cuyos método’ pedagégicos y ac buenos para todos los vifios, son «segregados» también con respecto al resto de la pot neducadora y ensefian- te, cuando deberfan encontrarse en todas, Jos nifios inadaptades del barrio y ayudarlos a hacerse aptos para frecuentar a los otros aifios, intereséndose en lo que les ha suc do y ayudando a los padres a retomur con ellos la comunicacién que s¢ habfa perturbado con motivo de los acontecimientos. Sabemos que estos inadaptados @ los que ponen en, posadas para aiios retar- Gados, dificiles y carneteriales son definitivamente ciudadanos de segunda. Con muy raras excepciones, no legarén nunca al dominio de su inteligencia, de los medios cultucales y a su autonomia crea~ dora, Algunos de ellos, retrasados ast al principio de la vide, no pueden encontrar su lugar, y si son sensibles ¢ inteligentes, su su- frimiento de segregados hace de ellos celincuentes. No reconocen las leyes de una sociedad que los ha mutilado inconscientemente de sn dignidad humana después de haberlos separado demasiado pron- U3

También podría gustarte