Está en la página 1de 2

Educar en la diversidad: Pautas para una educación inclusiva 1

Lucas Fiocchetti

La educación inclusiva se refiere a la capacidad de las escuelas de atender a todos/as sin


exclusiones de ningún tipo, independientemente de sus condiciones personales, sociales o
culturales. Significa crear escuelas que valoren las diferencias de los/as alumnos/as como
oportunidades para el desarrollo, tanto de estudiantes como de profesores, en lugar de
considerarlas un problema a resolver. Una perspectiva de Educación para Todos/as tiene en
cuenta la diversidad como elemento que enriquece el aprendizaje, así como el desarrollo
personal y social.

Garantizar una educación de calidad con


equidad, supone transformaciones en la
cultura educativa, al responder a diferencias
sociales, económicas, geográficas, lingüísticas,
culturales e individuales, evitando
principalmente la exclusión. De esta manera se
apunta a hacer efectivo el derecho de
todos/as a la educación, la participación y la igualdad de oportunidades. Así, no son nuestros
sistemas educativos los que tienen derecho a ciertos tipos de niños/as, jóvenes… Es el sistema
escolar de un país el que hay que ajustar para satisfacer las necesidades de todos/as los
niños/as y jóvenes.

La educación inclusiva apunta a que todas las personas de una determinada comunidad
aprendan juntos/as independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales;
implica identificar y minimizar las barreras para el aprendizaje y la participación, y maximizar
los recursos que apoyen ambos procesos, reconociendo y valorando las diferencias
individuales como un factor a tener en cuenta en el desarrollo y concreción de los procesos de
enseñanza-aprendizaje.

Tradicionalmente la escuela ha estado marcada en su


organización por criterios selectivos, como
consecuencia del enfoque homogeneizador de la
enseñanza y la clasificación del alumnado. Así mismo
se refleja en un modelo caracterizado por la
uniformidad de la aplicación del currículo, partiendo de
una supuesta homogeneidad de los/as alumnos/as; por
lo que el/la estudiante que no se adapta al sistema
queda postergado/a, excluido/a o derivado/a a
especialistas. En esta línea, ha profundizado las
desigualdades más que compensarlas, considerando
sólo las condiciones o limitaciones personales para explicar las dificultades en el aprendizaje,

1
Documento elaborado para las carreras de Lic. y Prof. en Psicología, Lic. y Prof. en Ciencias de la
Educación, y Prof. Universitario en Letras. Fuente: OEA. UNESCO. MERCOSUR (2003). Educar en la
diversidad. Material de formación docente. Proyecto Educar en la diversidad en los países del
MERCOSUR.

1
sin tener en cuenta factores contextuales que muchas veces actúan como barreras al
aprendizaje y la participación, y contribuyen a que “las diferencias” se conviertan en
“desigualdades sociales”.

Para evitar que las diferencias se conviertan en desigualdades y desventajas entre los/as
alumnos/as, es necesario educar en el respeto a las peculiaridades de cada estudiante y en el
convencimiento de que las diferencias son el resultado de un complejo conjunto de factores
individuales y socio-culturales que interactúan entre sí.

Algunas ideas básicas son:

 Considerar desde el inicio que las personas son


diferentes y que en consecuencia la escuela puede
ayudar a cada uno a desarrollar sus aptitudes, lejos de
la selección y la consiguiente clasificación de
alumnos/as en diferentes tipos de centros
preestablecidos.
 Eliminar la competitividad, en tanto visión de la vida
como carrera en la que solo algunos/as podrán llegar al
final.
 Ofrecer a todos/as oportunidades para compensar las
desigualdades de partida, sin intentar con ello
educarlos/as para formar personas iguales.

La atención a la diversidad parte de los siguientes principios básicos:

1. Personalización antes que estandarización frente a un/a alumno/a tipo o “promedio”


que en la realidad no existe: reconocer las diferencias individuales, sociales y culturales
de los/as alumnos/as a partir de las cuales se orienta la acción educativa.
2. Respuesta diversificada frente a respuesta uniforme: adecuar a las diferentes
situaciones de partida los procesos de enseñanza-aprendizaje.
3. Heterogeneidad frente a homogeneidad: destaca el valor de los agrupamientos
heterogéneos de alumnos/as para educar en valores de respeto y aceptación de las
diferencias en una sociedad plural y democrática.

Las diferencias individuales en cuanto a capacidades,


Sin embargo, la transición de
motivaciones, estilos de aprendizaje, intereses, y
una práctica homogeneizadora
experiencias de vida, son inherentes al ser
a una inclusiva reclama
humano y se dan tanto a nivel de los individuos
acciones y posicionamientos
como también de los colectivos, teniendo gran
críticos, novedosos, abiertos,
influencia en sus procesos de aprendizaje; cada
flexibles… En este sentido,
alumno/a tiene una manera propia y específica
¿cómo se ve implicada nuestra
de aproximarse a las experiencias y al
práctica profesional respecto
conocimiento fruto de sus procesos sociales y
de este nuevo paradigma?
culturales, así como de factores personales.