Está en la página 1de 3

Primeros pobladores de América.

ALEX HRDLICKA Y LA TEORÍA ASIÁTICA


La Teoría Asiática de Álex Hrdlicka
En 1908, antropólogo Álex Hrdlicka planteó que los primeros
pobladores de América fueron los cazadores paleomongoloides
asiáticos que ingresaron navegando en balsas por el estrecho de
Béring a finales de la glaciación de Winsconsin (10000 a.C.
aproximadamente).

Hoy se sabe que los asiáticos no llegaron navegando, sino caminando


por el Istmo de Beringia, un faja de tierra que quedó descubierta por
el descenso del nivel del mar a finales del periodo Pleistoceno. Los
inmigrantes asiáticos habrían ingresado por el valle de Yucón de Alaska, para después avanzar por
el resto del continente.

Esta teoría se apoya en las semejanzas antroposomáticas entre el hombre asiático y los amerindios
: cabellos lacios y oscuros, ojos con pliegue mongólico, pómulos anchos y salientes, dientes en
forma de pala, rareza de pilosidad en la cara, la "mancha lumbar" en los bebés.

Hrdlicka era partidario del origen monoracial del poblamiento de América. Según él, entre los
indios de América (mayas, quechuas o patagones) hay un conjunto de caracteres comunes que
sugieren un origen común general. Este “aire de familia” se debería a que todos descienden de un
tronco común: el asiático mongoloide.

Es importante recalcar que Hrdlicka era firme partidario de un poblamiento reciente, para él las
primeras bandas llegaron recién hacia el 10000 a.C., al finalizar la úlima glaciación (Wisconsin) del
periodo Pleistoceno.

Si bien es cierto, la teoría asiática es ampliamente aceptada por la comunidad científica


internacional, Hrdlicka tuvo y tiene detractores. El punto más atacado es su tesis monoracial. Sus
críticos (Paul Rivet y Mendes Correa, por ejemplo) consideran que, aparte de los mongoloides,
también llegaron otros grupos migratorios paleolíticos, como melanésicos y australianos; es decir
sostienen una tesis poliracial.

Teoría Oceánica
El antropólogo francés Paul Rivet, propuso una Teoría Oceánica, de
origen múltiple del hombre americano, según la cual la población
americana se llevó a cabo por cuatro oleadas migratorias denominadas
de acuerdo a sus lugares de procedencia:
mongoloide
australianos
melanesio-malayo-polinesio
esquimales
Las oleadas estuvieron separadas por distintos espacios de tiempo,
aportando caracteres asiáticos, australianos y melanesio-polinesios.
Elaboró su teoría con múltiples evidencias como: rasgos biofísicos (estatura, color de piel, etc.),
datos culturales y datos lingüísticos, tanto de los asiáticos, como de los americanos y polinesios
con el objetivo de encontrar correspondencias que le permitieran reconstruir las posibles rutas
migratorias que habrían seguido los primeros hombres americanos. Sus críticos sostienen que
fueron insuficientes los datos arqueológicos considerados.

Mongoloide
Los primeros en ingresar a América serían los asiáticos, a través del Estrecho de Bering; separados
en el tiempo, los diversos grupos aportarían elementos pre-mongólicos y mongólicos propiamente
dichos, evolucionando física y culturalmente en forma diferente.

Australianos
En segundo lugar, hicieron su arribo los elementos australianos, demostrado, según Rivet, por
grandes similitudes físicas entre los cráneos de los patagones y de los australianos, del predominio
del grupo sanguíneo 0 en ambos grupos y del común uso de producciones culturales como la
cerámica, los mantos de pieles animales, las chozas circulares de ramas, el uso de troncos
ahuecados como canoas, parecidas ceremonias religiosas, etc.
Pero es en el aspecto lingüístico donde Rivet pone mayor énfasis, demostrando que existen
analogías entre las lenguas patagónico-fueguinas y las australianas, mencionando vocablos
similares para los mismos objetos.
Las latitudes de Australia y la Patagonia difieren notablemente y por lo tanto, la inmigración
australiana no pudo arribar directamente, sino que debió hacerlo por el norte o por el sur. Por el
norte es poco probable, puesto que no hay huellas de su paso más allá del sur argentino, por lo
que sólo resta la vía del sur, es decir la región magallánica. A esta conclusión arribó el portugués
Mendes Correia, formulando la hipótesis de que los australianos llegaron a América sorteando el
camino antártico.
La distancia entre Australia y el extremo sur de América se acorta si en lugar de navegar el océano
en línea recta, se aprovecha un puente formado por las islas de Tasmania, Auckland, Campbell y
otras para arribar a la Península Antártica y de ahí a las islas del Cabo de Hornos. Mendes Correia
afirmaba que hace unos 8.000 años las condiciones climáticas favorables pudieron haber hecho
posible tal recorrido y que la excepcional adaptación de los pueblos magallánicos a aquellas
heladas regiones sería testimonio de una prolongada experiencia subantártica.

Teoría australiana de Antonio Méndez Correa. Planteamiento basado


en una corriente migratoria hacia América del Surprocedente
de Australia y Tasmania.
Autor
Antropólogo, realizó trabajos de investigación en
diversos campos de Antropología, Arqueología, Etnología, etc., pero
su Teoría Australoide fue la que le dió la fama mundial.
Tesis
Su planteamiento se basaba en que existió una corriente de migración
hacia América del Sur procedente de Australia y Tasmania, atravesando las Islas Auckland hasta
la Antártica (en el denominado optimus climaticum), asentándose en Tierra del Fuego y
la Patagonia (Onas, Alakalufes y Tehuelches), basando su sustento en semejanzas físicas
en cráneos y grupos sanguíneos, semejanzas lingüísticas (93 palabras comunes) y
semejanzas culturales (armas arrojadizas como boomerang, chozas en forma
de colmena y naves con fibras vegetales entrelazadas). Esta teoría no muestra restos
arqueológicos.

Ruta
Es un proceso inmigratorio desde Australia, a través de bordear el continente antártico y que
atravesando el mar de Drake, fueron aprovechando una serie de islas hasta su instalación en
los territorios del extremo austral sudamericano.
Tasmania: Islas Auckland-Antártida (optimus climaticum).
Tierra del fuego (Ingresaron a América por la tierra del fuego) y luego a la Patagonia.