Está en la página 1de 3

PERIODISMO Y REDES SOCIALES

Hablar de coberturas periodísticas realizadas desde las redes sociales no es una


novedad hoy en día. La mayoría de los medios digitales tienen una página de fans en
Facebook y una o más cuentas de Twitter retransmitiendo sus contenidos y
complementando su cobertura informativa durante, en el escenario ideal, las 24 horas
del día.

Con más de mil 350 millones de usuarios en Facebook y 560 millones en Twitter, las
redes sociales se posicionan como la principal herramienta para la difusión de noticias
en Internet, ya que son, entre otras cosas, un espacio de proyección del trabajo de los
periodistas, fuente informativa, y terreno para establecer una interlocución distinta
con los lectores.

El monitoreo de redes sociales en las redacciones periodísticas ya es una constante;


es la manera que tienen los editores de rastrear cuál es la última hora de
determinados temas o tomar el pulso sobre lo qué interesa o no a los ciudadanos. Así
la cobertura de acontecimientos como los alzamientos en países árabes ocurridos en
2010 o las manifestaciones de #YoSoy132 en 2012 en México han demostrado la
importancia que estas nuevas plataformas sociales han adquirido. ¿Buscar un mejor
ejemplo?

La inmediatez de las redes ha cambiado radicalmente la concepto de que son las


primicias y las noticias de última hora. Los periodistas se ven obligados a acelerar el
proceso periodístico tradicional porque la gente ya se ha acostumbrado a recibir la
información en tiempo real, ahora es necesario dar a la audiencia bits de información,
tan pronto como está disponible. “Ningún medio de comunicación puede darse el lujo
de esperar, porque ahora no sólo compiten con otros medios, sino también con
bloggers, periodistas ciudadanos y tuiteros” (Alejandro, 2010: 9).
Las relaciones entre fuente, periodista y receptor se han transformado
completamente, superando al tradicional modelo periodístico. Las fuentes se han
convertido en medios y los receptores son también fuentes que, a través de las redes
sociales o sus espacios personales en la Red, pueden proveer información al
reportero. Se pueden publicar y contrastar datos inmediatamente con las nuevas
herramientas de participación.

No obstante esta gran promesa, existen riesgos potenciales, porque si bien por las
redes corren datos reales, éstos se mezclan con una gran cantidad de rumores e
incluso bromas. La presión a la que se ven sometidos los medios por ser siempre los
primeros en dar la noticia conduce a que en ocasiones cometan errores por falta de
tiempo para contrastar debidamente los datos, por falta de experiencia o por ambas. A
veces algunos resultan divertidos, pero casi siempre tienen una consecuencia
negativa: mellan la credibilidad del medio.

Además de una nueva relación fuente-periodista, las redes sociales potencian la


interacción entre el lector y el contenido mediante la integración de plug-ins a las
notas para que el lector pueda emitir su opinión desde su perfil de Facebook, Twitter
o Google Plus y ésta aparezca –si él así lo decide- publicada en su muro, timeline o sea
compartida con sus círculos de G+. ¿Cómo se llama el “muro” de Google Plus?

Las redes sociales también funcionan como plataforma de distribución y marketing


para la prensa digital. Las publicaciones en Facebook y los mensajes a través de
Twitter son factores que intervienen directamente en el tráfico de usuarios que
reciben las páginas de los periódicos digitales.

Al respecto, Barrios (2013:215) recuerda las palabras de Flores Vivar y Cebrián


Herreros (2011), quienes afirman que las redes sociales “posibilitan un mayor índice
de penetración en los sites de los medios y un mayor conocimiento de la oferta del
medio de comunicación” y resaltan su valor en términos mercadológicos, ya que
“a través de las redes sociales, cualquier medio consigue mayor información sobre
su público (afinidades, datos de interés…), lo que permite a la empresa segmentar
a su audiencia por grupos en función de sus intereses, con lo que la eficacia del
impacto aumenta considerablemente” (2013:215)

Así, la popularidad de un sitio en las redes sociales sirve también para medir a su
audiencia y la interacción del público con los mensajes en redes se puede tomar como
referencia para conocer el alcance de un medio en un lugar determinado

Destaca también el uso de Twitter por parte de algunos periodistas como plataforma
para promocionar su marca personal, y su labor periodística; así como para
interactuar con sus lectores, e intercambiar comentarios y opiniones, lo que
contribuye a mejorar su credibilidad como profesional de la información. No sé sí
sea necesario decirlo.