Está en la página 1de 1

28 Empresas Empresas 29

FIGURA 2. Velocidad de infiltración en función de Conclusiónes

Efecto del uso del ácido húmico sobre las


la tensión de agua para las mediciones realizadas En un año de déficit hídrico en amplias zonas del país, la utilización de la fuente orgánica adecuada para mejorar la condi-
sobre un suelo seco (línea continua) y sobre un suelo ción estructural del suelo, puede mejorar notoriamente la capacidad de infiltración de agua, favoreciendo su almacenaje y
húmedo (línea punteada)
posterior entrega para la planta.

propiedades hidráulicas e hidrofobia del suelo 70 Arado seco En años de lluvias concentradas en cortos períodos de tiempo, el incremento de la velocidad de infiltración del suelo en un

Veloc. Infiltrac. (cm h )


Arado+AH seco

-1
60 amplio rango de contenido de agua es relevante para evitar el escurrimiento superficial. RA
Nativo seco
50 Arado húmedo
Arado+AH húmedo
40 Nativo húmedo
húmico se tomaron muestras de suelo, realizando una carac- infiltración mayor a la del sitio sin enmienda, en respuesta a 30
terización de propiedades relevantes. Para evaluar el compor- una recuperación estructural más rápida posterior a la labran-
20
tamiento hidráulico del suelo, se midió la velocidad de infiltra- za del suelo. Es así como una precipitación o un riego de 10
ción con un mini disco infiltrómetro, que permite controlar la mm en un periodo de 10 minutos generará escurrimiento en 10
tensión de suministro de agua a tensiones cercanas a satura- el sitio arado, lo que no ocurrirá en el sitio que tuvo aplicación 0
ción. Estas evaluaciones se realizaron sobre el suelo seco al de ácido húmico. 0 1 2 3 4 5 6
aire y sobre el mismo suelo húmedo a capacidad de campo,
Tensión (hPa)
de manera de contrastar condiciones de mojamiento inicial Al considerar la pendiente estabilizada equivalente a la velo-
(riego o lluvia) a inicios de temporada (sobre suelo seco) o en cidad de infiltración, evaluándola a tensiones de 1, 3 y 5 hPa, La aplicación de ácido húmico, junto con mejorar la estabili-
plena temporada de riego (sobre suelo húmedo). Finalmen- se obtiene la Figura 2, la cual refleja la capacidad del suelo de dad estructural (Seguel et al., 2012), favorece la capacidad de
te, con muestras tomadas en cilindros metálicos se evaluó conducir agua en condiciones cercanas a saturación. conducir agua dentro del suelo, lo que resulta trascendental
la repelencia al agua mediante el índice R, que relaciona la en la función del suelo dentro del ciclo hidrológico (Kutílek y
Oscar Seguel sortividad en agua y etanol (Hallet y Young, 1999). El aumento de tensión en el suelo corresponde a un proceso Nielsen, 1994). Una vez que el suelo está húmedo, tal como
Ing. Agr., Dr., Profesor Física de Suelos,
de secado, por lo que los poros más gruesos se desaturan se comentó en la Figura 1, el suelo bajo vegetación nativa
Universidad de Chile;
Daniel Vargas Resultados y dejan de conducir agua. Esto se observa en todas las si- comienza a funcionar del punto de vista físico, pero esto no
Lic. Cs. Agr., Universidad de Chile. La caracterización del suelo permitió comprobar el mayor tuaciones evaluadas, destacando que al comenzar a mojar es una condición ideal, ya que implica que el suelo, a lo largo
contenido de materia orgánica en el sitio nativo, lo que era un suelo totalmente seco (líneas continuas), la capacidad de de la temporada, tendrá un comportamiento muy variable,
esperable al considerar el aporte continuo de mantillo de conducir agua es mínima si se manifiesta una alta hidrofobia tal como queda demostrado en las evaluaciones de repelen-
INTRODUCCIÓN los árboles (Cuadro 1). Sin embargo, esto no se reflejó en (caso del suelo nativo seco), lo que se traduce en zonas de cia al agua presentadas en el Cuadro 2.
La infiltración del agua en el suelo juega un rol fundamen- una retención de agua significativamente mayor, con valo- flujo preferencial o procesos de escorrentía.
tal, tanto para manejos agronómicos (riego) como para pro- res entre capacidad de campo (CC) y punto de marchitez CUADRO 2. Repelencia al agua y la diferencia del
cesos de importancia ambiental (escorrentía y erosión). Es permanente (PMP) de 12 a 16%. comportamiento del suelo en seco y húmedo. Valores de
FIGURA 1. Infiltración de agua en el suelo, equivalente R mayores a 2,0 denotan un suelo hidrófobo.
necesario mantener una buena capacidad de infiltración de a un monto de precipitación en 10 minutos, evaluado
R   R   Diferencia      
agua, ya que esta propiedad se relaciona con: (1) la eficien- La baja densidad aparente denota la condición de suelo re- con infiltrómetro a tensión de 1 hPa (hectoPascal) para
        Rseco
seco   Rhúmedo
húmedo   Diferencia  
cia del sistema de riego empleado, favoreciendo riegos uni- cientemente labrado, con valores que se incrementan en una condición inicial de suelo seco (arriba) y de suelo (-­‐)  
(-­‐)   (-­‐)  
(-­‐)   seco-­‐húmedo  
seco-­‐húmedo  
húmedo (abajo). AH: Ácido húmico.
formes y eficientes, y (2) la función almacenadora de agua profundidad; aún así el sitio nativo mantiene los valores de Arado  
Arado   5,72  
5,72   3,90  
3,90   1,82  
1,82  
aprovechable dentro del suelo, aumentando la eficiencia de Da más bajos entre todas las condiciones analizadas. Esto Arado  
Arado  ++AH  
AH   4,41   3,17   1,24  
40 Arado 4,41   3,17   1,24  
Agua infiltrada (mm)
uso de agua y previniendo procesos de degradación por es- asegura una alta porosidad total en la profundidad analizada
Nativo  
Nativo   10,13  
10,13   3,51  
3,51   6,62  
6,62  
currimiento superficial (Hillel, 1998; Bodí et al., 2012). Para (0-20 cm). Finalmente, todos los sitios presentan una mar- Arado+AH
30
incrementar la velocidad de infiltración, es común recurrir a cada homogeneidad textural, con clases que van del franco Nativo
enmiendas orgánicas, ya que estas mejoran las propiedades al franco arenoso. Al analizar el comportamiento de los sue- Se considera que valores de R de entre 2,0 y 4,0 son adecua-
los durante la infiltración del agua, se observa en la Figura 20
físicas del suelo, aumentando la porosidad gruesa y la esta- dos para asegurar una buena estabilidad frente al agua sin ge-
bilidad de agregados (Seguel et al., 2003). Sin embargo, de- 1 la diferencia que se produce entre la condición seca y nerar una repelencia excesiva (Hallet, 2008). Para las evalua-
pendiendo del tipo y dosis de enmienda, se pueden generar húmeda al momento de iniciar la evaluación. 10
ciones en condiciones de suelo seco, solo el tratamiento con
problemas de hidrofobia, la cual consiste en la repelencia del ácido húmico se acerca a esta condición, más aún, es el sitio
suelo al agua, dificultando la entrada de ésta al suelo o ge- El alto contenido de materia orgánica en el sitio bajo vegeta- 0
en que el comportamiento de R es más homogéneo en un
nerando flujos preferenciales, con una mala distribución del ción nativa, cuando el suelo se encuentra seco al aire, genera 0 2 4 6 8 10 12 amplio rango de contenido de agua. El suelo nativo presenta
agua dentro del perfil y menor eficiencia de riego (Ritsema un efecto de repelencia al agua (Figura 1, arriba), el cual difi- Tiempo (min) una alta hidrofobia en seco, lo que acarrea riesgos similares
y Dekker, 1996; Nadav et al., 2013). Es por esto que resul- culta la infiltración hacia el perfil de suelo (Hallet, 2008), aún a los de suelos en que se realizan aplicaciones excesivas de
40 Arado
ta importante considerar la calidad y no solo la cantidad de teniendo este una alta porosidad total. Esta situación no se
Agua infiltrada (mm)

Arado+AH enmiendas orgánicas (ej., niveles mayores a 20 ton ha-1 de


enmienda orgánica que se aplica a un suelo, evaluando el produce en el sitio bajo cultivo, indistintamente si tuvo o no estiércol). Es así como, junto con la cantidad de enmiendas a
30 Nativo
resultado en cuanto a la funcionalidad física de éste. aplicación de ácido húmico, ya que los coloides minerales, aplicar, es necesario tener presente la calidad de éstas, sien-
al estar secos y no excesivamente recubiertos por materia do Pow Humus una buena alternativa a la hora de necesitar
20
Por este motivo, se realizó un ensayo en el sector de Rinco- orgánica, generan un efecto de sorción de agua (Jury et al., restaurar la funcionalidad física del suelo.
nada de Maipú, Región Metropolitana, evaluando el efecto 1991). Una vez que se logra humedecer el suelo (Figura 1,
de la aplicación de ácido húmico Pow Humus WSG 85% en abajo), la condición de estructura no alterada en el sitio nativo 10 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
- Bodí, M. B., Doerr, S. H., Cerdà A., Mataix-Solera, J., 2012. Hydrological
un suelo de la Serie Mapocho. Para esto se consideraron manifiesta una mejor capacidad de conducir fluidos en rela- effects of a layer of vegetation ash on underlying wettable and water
tres tratamientos consistentes en condiciones de uso: ción a los sitios arados, donde la labranza destruye la conti- 0 repellent soil. Geoderma 191: 14–23.
- Dexter, A. R., Czyz, E. A., Gate, O. P. 2004. Soil structure and the saturated
nuidad del sistema poroso (Dexter et al., 2004). Sin embargo, 0 2 4 6 8 10 12 hydraulic conductivity of subsoils. Soil & Tillage Research 79: 185–189.
• T0: Suelo agrícola de uso intensivo. el sitio que recibió aporte de ácido húmico manifiesta una Tiempo (min) - Hallett, P. 2008. A brief overview of the causes, impacts and
amelioration of soil water repellency – A review. Soil & Water Res. 3(1):
•T1: Suelo agrícola de uso intensivo con aplicación de S21–S29.

ácido húmico (Pow Humus WSG 85%) en dosis de 30 kg -Hallet, P., I. Young. 1999. Changes to water repellence of soil aggregates www.amecological.com
CUADRO 1. Caracterización general del suelo. MO: Materia orgánica; CC: Capacidad de campo (-33kPa); PMP: Punto de caused by substrate-induced microbial activity. European Journal of Soil
ha-1 aplicados con el riego. marchitez permanente (-1500kPa); Da: densidad aparente. Science 50: 35-40.
ZONAL AGRÓNOMO CELULAR E-MAIL
-Hillel, D. 1998. Environmental soil physics. Academic Press. San Diego,
• T2: Suelo con vegetación nativa. USA. 771 p. Gerente de Ventas Waldo Vidal 56596707 waldo.vidal@amecological.com
Profundidad   MO   CC   PMP   Da   Arena   Limo   Arcilla  
Tratamiento   -Jury, W. A., W. R. Gardner, W. H. Gardner. 1991. Soil physics. John Wiley & III y IV Región Juan Cristobal Peña 65736164 juancristobal.pena@amecological.com
En el sitio con uso agrícola históricamente se ha desarrolla- (cm)   (%)   (%bv)   (%bv)   (Mg  m-­‐3)   (%)   (%)   (%)   Sons, Inc. New York, USA. 328 p.
V Región Andrés Kloetzer 65752519 andres.kloetzer@amecological.com
-Kutílek, M., D. R. Nielsen. 1994. Soil hydrology. Catena Verlag.
do monocultivo de maíz, presentando rasgos de deterioro Arado   0-­‐10   2,03   28,3   13,2   1,08   46,6   39,5   13,9   Cremlingen-Destedt, Germany. 370 p. Región Metrop Norte Giovanni Pino 65736312 giovanni.pino@amecological.com
-Nadav, I., J. Tarchitzky, Y. Chen. 2013. Induction of soil water repellency Región Metrop Sur Rodrigo Donckaster 56486168 rodrigo.donckaster@amecological.com
estructural por exceso de labranza; por su parte, el sitio no   10-­‐20   1,23   31,1   17,8   1,20   47,7   39,1   13,2   following irrigation with treated wastewater: effects of irrigation water
intervenido presenta árboles de gran envergadura, con acu- quality and soil texture. Irrigation Science 31: 385-394. VI Región Norte Guillermo Donoso 65758979 guillermo.donoso@amecological.com
mulación de hojarasca y ausencia de intervención agrícola en Arado  +AH   0-­‐10   2,04   26,6   13,4   1,04   49,2   39,6   11,2   -Ritsema C.J., Dekker L.W. 1996. Water repellency and its role in forming
preferred flow paths in soils. Australian Journal of Soil Research 34:
VI Región Sur Gonzalo Delgado 65736219 gonzalo.delgado@amecological.com
475–487. Curicó Ariel Olave 56486170 ariel.olave@amecological.com
los últimos 20 años. Inmediatamente después de la prepara-   10-­‐20   1,23   27,6   15,5   1,15   50,4   36,1   13,5   -Seguel, O., Marín, E., Michaud, A. 2012. Mejoramiento de propiedades VII Región Miguel Salucci 65736158 miguel.salucci@amecological.com
ción de suelo de los sitios T0 y T1, se delimitaron unidades físicas del suelo mediante ácido húmico y rastrojo de trigo. Red Agrícola
Nativo   0-­‐10   5,14   30,1   16,8   0,94   51,0   40,3   8,7   46: 12-13. VIII Región Fernando Pulido 65727831 fernando.pulido@amecological.com
experimentales de 2x1 m2 en triplicado para cada condición -Seguel, O., García de Cortázar, V., Casanova, M. 2003. -Variación en el Los Angeles Yarek Charaff 56486166 yarek.charaff@amecological.com
de uso. Al cabo de un mes de realizada la aplicación del ácido   10-­‐20   2,81   29,2   13,5   1,15   56,5   32,6   10,9   tiempo de las propiedades físicas de un suelo con adición de enmiendas
IX y X Región Waldo Vidal 56596707 waldo.vidal@amecological.com
orgánicas. Agricultura Técnica (Chile) 63(3):287-297.
 
Mayo / Junio 2013