Está en la página 1de 36
SUMARIG Editorial Pec secaeete sete cry EOnGEp NCR geate i 1c) corp eS rts oarasy Pert’ Sere ay Be wertits pyc BT acy Beason pty at FYE Bune} yoneurso Relatos Solidarios [eer aan su Pens Eee nosy laPlataforma rer) ecm NM Cur Cd Caudete Peer w acta BIE ed Bier plenary Graficas Barion e Hij Dery ECT, Euan td Caudete no se identifica Peer Roa ee Roe) Ecce accor STN La revista Caudete Solidari@ presenta su cuarta edicion, conso- lidéndose, poco a poco, como un medio de expresién de las experiencias y actuaciones de las diferentes entidades que componen la Plataforma de Voluntariado. Bn ella vas a encontrar informacién de las actividades que han hecho a lo largo de este afio las diferentes asociaciones y, sobre todo, la experiencia y eltestimonio de gente sencilla que, de manera invisible, invierte sus energias en diferentes causas para mejorar el mundo que nos rodea, Detraés de cada entidad hay muchos voluntarios que asumen tareas de manera, desinteresada, desde las ms sencillas alas de mayor responsabilidad, ya sea en la gestion de asociaciones oenla implantacién de nuevos recursos, busqueda de cauces de financiaci6n... y, como no, también la. colaboracién eeonémica de otros muchos caudetanos que también aportan su grano de arena, para hacer realidad proyectos locales fuera de nuestras fronteras. Son muchas y diferentes las causas por las que trabajan: la discapacidad, la enfermedad mental, el alcohol, las drogas, la enfermedad de alzheimer, la diabetes la soledad, la marginacion, Ja pobreza, la inmigraci6n... problemas que tienen rostro, Detrés de cada una, de estas situaciones, que cuando no nos afectan directamente nos parecen muy lejanas, hay siempre un ser ‘humano, cuyo sufrimiento no nos puede ser ajeno. Durante este atio se ha celebrado el ANO EUROPEO DE LA IGUAL- DAD DE OPORTUNIDADES DE TODAS LAS PERSONAS, con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre le derecho ala igualdad y sobre la problemética de la discriminacién, objetivos a los que Ja Plataforma se adhiere y suscribe cuantas recomendaciones se eleven a las administraciones publicas correspondientes. No podemos olvidar que es necesaria una sociedad més justa ycohesionada, donde no tengan cabida los estereotipos y pre- Juicios que conducen ala discriminacion de tantos seres humanos. ‘Todos tenemos algo que ensefiar y mucho que aprender. Todos podemos, cada cual a su medida, , aportar algo para hacer més Positiva la convivencia, para que no se rompa la cadena de la solidaridad. Ellema dela Plataforma dice : “Juntos encontramos salida”. ES verdad que solos no podemos, pero juntos, aunque sea dificil, podemos al menos intentarlo. ANA NAVARRO sal Fina Torres Navarro Presidenta de la Plataforma del Voluntariado Composicién de la Junta Directiva: Presidenta: Fina Torres Navarro Vicepresidenta: Rosario Arellano Vinader Secretaria: Elisa Pagan Morant Tesorera: Ana Parra Gracia Vocal: Maria Mato Mato Vocal: Arturo Gonzalez-Campos Jiménez SALUDA DE LA PRESIDENTA Esta cuarta edicion de la revista de la Plataforma de Voluntariado en Caudete, os la presento con tanta o més ilusion como las anteriores. Desde esta pagina aprovecho para saludar y animar a todos aquellos que desinteresadamente sois voluntarios y hacéis alguna que otra labor en cualquiera de las asociaciones de las que se compone esta, Plataforma. En ella encontraréis parte de la labor que pealizan todas las asociaciones y Ong‘s. Os invito a que cuando la tengais en vuestras manos no tengais la menor duda de echarle una ojeada, os aseguro que os sorprendera gratamente ver como los voluntarios dedican un tiempo de ellos para los demas a cambio de nada o mejor dicho a cambio de mucho, pues es lo que un voluntario siempre te comenta. En Caudete podemos estar orgullosos y presumir de su solidaridad, gracias a esta palabra podemos hacer que la. vida de algunas personas les sea cada dia un. poco mas llevadera. Os animo desde estas paginas a que vuestro Animo no decaiga y vuestra ganas de seguir colaborando para los demas sean tan intensas como hasta ahora o incluso mayores. También aprovecho para comunicaros que estoy a ‘vuestra entera disposicién. Sin més, un cordial saludo para todos de vuestra Presidenta Fina Torres Navarro Caudete Creemos en el voluntariado porque creemos en las personas. En su doble necesidad de ser atendidas en momentos dificiles de sus vidas; pero también en la noble tarea que se realiza desde el voluntariado atendiendo a quienes lo necesitan. Digna labor que engrandece a quien la practica, ‘En Caudete venimos dando buena muestra de ello desde hace mucho tiempo. La solidaridad, la virtud de ponernos en la situacion de los dems, la ayuda desinteresada por los demAs; son notas caracteris- ticas dé nuestra forma de ser como pueblo que avanza hacia el futuro con el maximo respeto hacia su pasado. Por lo tanto, nos sentimos orgullosos de contar con un nutrido grupo de asociaciones que en su conjunto aglutinan a muchos cientos de caudetanos y caudetanas. Hllo nos convierte en un verdadero Estado del Bienestar en el que alcanzamos a la inmensa mayoria de las necesidades que se nos presentan. A través de esta revista de la Plataforma del Voluntariado, a cuya Presidenta felicito por la gran accion solidaria que lleva a cabo, pretendemos recoger cuantas iniciativas, proyectos y actividades han ido surgiendo en el ultimo afio, al tiempo que deseamos que se convierta en un instrumento de atraccion de mAs voluntarios para poder llegar a todos los rincones de las necesidades de Caudete. ambién es la mejor oportunidad para que, a través de estas palabras, todos los voluntarios sintais el afecto y la consideracion del Gobierno ‘Municipal, especialmente de la concejala de Servicios Sociales, que siempre esta pendiente para atender todas las eventualidades que surgen en el dia a dia. Con toda la gratitud, recibid un cordial saludo. Un afio mAs la Plataforma de Voluntariado me da la oportunidad de escribir en su revista que por cuarta vez vienen realizando.Una revista que esta lena de vivencias, de ‘lusiones, de trabajo, que desde las asociaciones vienen desarrollando durante el afio. El voluntariado, desde mi punto de vista, en una sociedad competitiva. @ individualista como es la nuestra, tiene un valor fundamental. El voluntariado es, ante todo, un compromiso que responde al conveneimiento profundo de que es prioritario lograr un mundo en el que los Derechos Humanos se cumplan. En Caudete tenemos una gran riqueza en este sentido, sois muchos los voluntarios que dais fuerza a las asociaciones, para, que junto con las administraciones hagamos un trabajo més facil sea en lo social o trabajando en acciones humanitarias. Hoy en pleno siglo XX1 la necesidad es muy grande, las catastrofes, las guerras, hacen que muchos paises pasen hambre y necesidad. Por todo ello mi felicitacion a la Plataforma de Voluntariado de Caudete, que todos juntos sigamos trabajando en la misma linea. Las agoclaciones en estos proyectos sois el eje fundamental, por ello damos la bienvenida a la nueva asociacién: Asociacién Juvenil Sin Fronteras Sin Barreras que se ha sumado a la Plataforma de Voluntariado. Felicidades a todos. Vicente Sanchez Mira GRUPO M.A.S. (Mayores Accién Social). UDP La formacion de los voluntarios es una de las tareas que ms cuida la, UDP, porque sabe que es la mejor forma de optimizar su labor. Con este fin organiz6 en Caudete el pasado ? de junio una jornada PREVENCION DE MALOS TRATOS A PERSONAS MAYORES, a Ja que asisticron también voluntarios de teleasistencia de Cruz Roja y de la Pastoral de Enfermos de Ja Parroquia. La apertura de la jornada corrié a cargo del Presidente Regional de la UDP, D. Ramén Munera Torres y de la Concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Caudete, D*. Isabel M* Sanchez Séez. Alo largo de la mafiana se presentaron tres ponencias muy interesantes, a cargo de dos psicélogos y un abogado: 2Cuantas clases de malos tratos existen y donde se producen? Perfil de ja victima y del maltratador y signos indicadores. Qué podemos hacer? Soluciones y Propuestas. La jornada fue un éxito en participacion, mas de 80 personas que intervinieron con preguntas a los ponentes y aportaciones personales. La UDP sin duda cumplié sobradamente el objetivo, concienciar de que los malos tratos y abusos a las personas mayores existen, que se dan tanto en el entorno familiar como en el institucional y son de distinto tipo: fisicos, psicoldgicos, sexuales, financieros ete. Algo que a la propia, sociedad le cuesta creer y que se tiende a negar o minimizar, pero al igual que se ha hecho en otros colectivos habré que tomar Jas medidas necesarias para prevenirlos y abordarlos de manera integral. Este tipo de iniciativas es fundamental para Candete promove, no sélo el debate social e institucional, sino también fomentar la. mejor atencion y proteccion de este colectivo que es especialmente vulnerable, sobre todo cuando es dependiente. Las coordinadoras del Grupo de Mayores ‘Accién Social, Ana Rodriguez Martinez y Maria Dolores Mato Mato, valoraron la Jornada como muy positiva, tanto en asistencia, como en el interés que ha despertado el tema y esperan que sean muchas més las oportunidades que les brinde la UDP de formarse y capacitarse para mejorar la labor que desarrollan como voluntarios. oO. Asociac n Hola caudetanos! Quizés ya os suene un poco el nombre de nuestra asociacion, creada hace sélo afio y medio, pero que ya, vamos intentando hacer cada vez mas actividades y estar més presentes en la comunidad local, co- mo en la Feria Medieval, donde pusimos un stand, u otros talleres que hemos rea- lizado. El programa de la asociacion para este aiio 2007, bajo el lema TODOS DIFEREN- ‘TES, TODOS IGUALES, ha tratado sobre todo el tema, de la interculturalidad, ya que una de nuestras mézximas es el inter- cambio cultural mediante voluntariado en otros paises u otras actividades del Programa Juventud Europeo. Este afio hemos enviado una chica como voluntaria a Francia, a colaborar en un Albergue de Ja, Juventud, y no podemos olvidar ala otra chica que partié el diciembre pasado hacia la capital de Letonia, Riga, y que regres6 tras 9 meses alli este mes de sep- tiembre, muy contenta con esta gran ex- periencia que ha vivido Este afio 2007 ha comenzado un nuevo programa, al que han denominado "La juventud en accién", y se prorroga hasta el 2013. Sus objetivos principales son: promover la ciudadania activa de los jove- nes, en general, y su ciudadania europea, en particular; potenciar la solidaridad y promover la tolerancia entre los jovenes, sobre todo a fin de reforzar la cohesion social de la Union Europea; favorecer el entendimiento mutuo entre los jovenes de paises diferentes; contribuir a mejorar uvenil la calidad de los sistemas de apoyo a las actividades juveniles y a reforzar la capa- cidad de las organizaciones de la sociedad. civil en el Ambito de la juventud; favorecer la. cooperaci6n europea en el émbito de la, juventud. ‘Al igual que el anterior programa, com- prende 5 acciones, trabajando nosotros basicamente en la Accién 2, el Servicio de Voluntariado Europeo. Pero para el proximo afio quisieramos crear un grupo para realizar alguna otra actividad, como intercambios juveniles ACCION 1: LA JUVENTUD CON EURO- PA Esta accion pretende alcanzar el objetivo general del programa de fomentar la ciu- dadanta activa de los jovenes, en general, y su ciudadania europea, en particular, a través de tres medidas diferentes: inter- cambios de jovenes, iniciativas de jovenes y proyectos de jovenes y democracia, No- sotros de momento queremos comenzar porla primera, y realizar un intercambio de jovenes. Los intereambios de jovenes permiten que uno 0 varios grupos de jovenes acojan 0 sean acogidos por un grupo de otro pais para realizar un programa de actividades en comun. Estos intercambios estén diri- gidos’a chicos/as de entre 13 y 26 afios. Las actividades, basadas en una asociacion transnacional, requieren la participacion activa de los jovenes a fin de que puedan descubrir y tomar conciencia de las dis- tintas realidades sociales y culturales, aprender unos de otros y reforzar su sen- timiento de ser ciudadanos europeos. Los jovenes pueden explorar de esta manera las semejanzas y diferencias entre sus culturas. Ademés, el intercambio de jéve- nes puede propiciar una mayor sensibili- zaciOn de la poblacion con respecto a otras culturas y repercutir, no sélo en los pro- pios sujetos y en las actividades de sus asociaciones, sino también en su comuni- dad local. Cada intercambio de jovenes consta de un grupo de acogida y de uno (intercambio bilateral) o mas (intercambio trilateral o multilateral) grupos de envio. En los in- tercambios deben intervenir al menos dos paises participantes en el programa, de los cuales, al menos uno, tiene que ser un Estado miembro de la UE. Un intercambio de jovenes debe tener un minimo de 16 y un maximo de 60 participantes, sin tener en cuenta a los monitores. La duracién de la actividad de intercambio debe ser entre 6 y 21 dias (incluidos los dias de despla- zamiento), y debe girar en torno aun tema que los grupos asociados deseen explorar juntos y que esté directamente relaciona- do con su experiencia cotidiana. El tema, escogido deberé ser trasladado a las acti- vidades diarias concretas del intercambio. Entre los ejemplos de temas cabe sefialar Ja participacion de los jovenes en la socie- dad, el racismo, la xenofobia, el patrimonio local, él medio ambiente, las toxicomanias, ete. Por ello queremos hacer un llamamiento a los jovenes caudetanos, para que sean un poco mas participativos y se animen a unirse a nuestras actividades, porque nos gustaria formar un grupo de envio para realizar un intereambio, ya que es una gran oportunidad que se nos ofrece, y ij@l coste es mi- nimo!! (el 30 % del billete sola- mente!). Nosotros ya nos hemos puesto manos a la, obra para hacer contactos en Eu- ropa, ahora os to- ca a vosotros po- ner de vuestra parte y...jponeos en contacto con nosotros! Si os gusta viajar y co- nocer gente, no lo dudéis mas, esta es vuestra opor- tunidad. Para mas informacién, llamar al 658440428, o es- cribidnos a sinfronteras@yahoo.es i ESPERAMOS PARTICIPACION! VUESTRA Prevenir antes de curar Después de mucho tiempo en el anonima- to por fin se constituye esté Asociacion enel 2006. Parece que fue ayer y ya ha pasado un aiio en el cual hemos trabajado codo con codo, mirando la problematica con mucha preocupacién e impotencia, ya que vernos la realidad de nuestros jovenes en Cau- dete y la vivimos en nuestras propias carnes. Pues somos familiares afectados y sabe- mos lo que la droga conlleva, y arrastra tanto al afectado como a los familiares. Por ello nos reunimos el primer jueves de cada mes, contamos nuestros temores, incertidumbres y angustias, con el apoyo de especialistas, asi como el de todo el grupo, que nos hace seguir adelante. Pensamos que no bastan las frases he- chas que tantas veces hemos oido o visto, hay que actuar, moverse, ayudar y apo- yar a.los familiares, buscar alternativas, una vez tengan el problema y el enfermo quiera rehabilitarse. (@sociacién Caudetana de Fannliares Afectados por la Droga) Poco a poco trabajaremos la reinsercion, pues si la persona quiere salir de ese mundo pensamos que necesita una opor- tunidad. ‘También pensamos en la prevencion, ya que siempre se ha dicho que mas vale prevenir que curar, y si conseguimos prevenir ya seria un logro. Como ya hemos dicho antes, la droga arrasa,con el enfermo y con los familia~ Tes, es una lacra que si podemos prevenir es mejor que sufrir; pero una vez que tenemos el problema, de corazén les de- cimos que estamos aqui para lo que nece- siten y que dar la cara no es una vergiienza, sino todo lo contrario, una valentia ya. que los problemas comparti- dos se ven de manera distinta. Les decimos que se animen, que no se sientan culpables pensando si lo han he- cho bien o mal, simplemente afrontando el problema veran como hay soluciones y unidos todos podemos, algunas veces, atajar el problema. NUEVO SERVICIO DE “MEDIACION E INFORMACION PARA EL ACCESO A LA VIVIENDA EN CONDICIONES JUSTAS POR POBLACION DE ORIGEN EXTRANJERO”. Ante el aumento considerable de la poblacién extranjera en el municipio de Caudete durante los tiltimos aiios, se ha visto la necesidad de poner en marcha este nuevo servicio, que esta. funcionando desde el pasado mes de Mayo, para dotar a la poblacién extranjera de una vivienda que se encuentre en las deseables condiciones de habitabilidad y salubridad. Elacceso a una vivienda en condiciones justas es un factor muy importante para_favorecer una mayor integracién de éstos colectivos en la vida diaria de la localidad, mejorando asi la convivencia entre los vecinos del municipio de Caudete. La vivienda es, después del permiso de traba- Jo/residencia y del empleo, el factor més deter- minante a la hora de conseguir una minima estabilidad que posibilite su integracion, ya que una vez obtienen un alojamiento, un lugar estable, tienen la posibilidad de comenzar a relacionarse en un plano de igualdad, en su caso, aprender el idioma, las costumbres; en definitiva, pueden llegar a ser un ciudadano més. Los principales problemas que encuentra la poblacién inmigrante a la hora de alquilar una vivienda son: la carencia de viviendas en al- quiler o con precios desorbitados para ellos, el rechazo de los propietarios a alquilar a pobla- clon extranjera, las escasas condiciones de habitabilidad y salubridad en las viviendas alquiladas para ellos, o el hacinamiento por parte de la poblacién inmigrante, debido al alto precio de los alquileres, En el caso de Caudete, la oferta de viviendas enalquiler es muy baja, el cobro de los alquile- es en ocasiones es abusivo con respecto de Jas condiciones de las mismas; esto unido al rechazo que genera en algunos propietarios a Ja hora de alquilar a residentes extranjeros, que provoca a veces situaciones conflictivas. Esto ha llevado a algunos inmigrantes a situa- ciones de hacinamiento, a pagar alquileres por encima de la media local y a habitar infra- viviendas, Con este servicio, lo que desde Cruz Roja pre- tendemos, es evitar el hacinamiento y que las personas inmigrantes paguen los mismos al- quileres que la poblaci6n autéctona, en vivien- das dignas. De esta, forma nuestras funciones se centraran en mediar e informar a los inmi- grantes para que puedan encontrar una vivien- da,en condiciones justas, siendo el mismo in- migrante el que se haga cargo del pago del alquiler, actuando Cruz Roja como mediador entre inquilino y propietario pero sin hacerse cargo Cruz Roja de ningtin tipo de aval ni pago en cualquier circunstancia. Para esto se reali- zaran actuaciones como: la creacion de una bolsa de pisos para alquiler a poblacién inmi- grante; el contacto directo con los propietarios de los pisos para facilitar la resolucion de cual- quier duda o problemas que puedan surgir entre inguilinos, propietarios y vecinos; la realizacin de un contrato de arrendamiento, inventario y contrato moral de la, vivienda; el seguimiento del estado de la vivienda; y el seguimiento del cobro mensual del alquiler. También nos gustaria empezar a intervenir con propietarios que ya tengan en alquiler a personas inmigrantes, para poder realizar gestiones que estén enmarcadas dentro del programa, tales como: la realizacion de un seguimiento del estado la vivienda, hacer el contrato de arrendamiento, inventario y con- trato moral de la vivienda, o realizar un segui- miento del cobro mensual del alquiler. A todo esto se puede sumar la solicitud por parte de los inmigrantes, que se encuentren como usuarios del programa, de las Ayudas al Inquilino para el pago del alquiler, solicitadas a través de la Consejeria de Vivienda y Urba- nismo. Es nuestra intencion realizar una evaluacion continua durante la realizacién del proyecto, para ir adaptando su desarrollo a las condicio- nes del momento, ademas de la correspondien- te evaluacién final y memoria que sera presen- tada.a las entidades financieras y ala Asamblea Local y Provincial. Este proyecto se ha podido poner en marcha gracias a la financiacion de Obra, Social Caja Madrid. Esperamos la colaboracion de todos puesto que este proyecto revertira si se cumplen sus ob- Jetivos en beneficio de todos. Para més informacion dirigirse a la Oficina Local de Cruz Roja Espafiola, situada en la tro Serrano n° 25, al ntimero de teléfono 965 82 80 34 o al e-mail: HIPERVINCULO "mailto:caudetei@cruzroja.es" caude- tel@cruzroja.es é Es el ocio una actividad terapéutica? Antes de valorar si el ocio es una actividad tera péutica, es importante tener claro el significado Gel ocio. ‘Hablamos de ocio cuando logramos, desligandonos de las actividades productivas, autonomia perso- nal y obligaciones, disfrutar de las actividades elegidas voluntariamente; siendo gratificantes y no convirtiéndose en algo monétono, rutinario, aburrido u obligado. ‘Enel caso de las personas con enfermedad mental, Jas actividades de ocio y tiempo libre ayudan a minimizar los sintomas propios de la enfermedad, es decir, aumentan la autoestima, las saca del aislamiento, perfeccionan sus Habilidades Socia- les, amplian sus relaciones sociales, etc.., en defi- nitiva, lo que esta consiguiendo es una mejora en su calidad de vida. En conereto desde el CRPSL de Caudete se vienen desarrollando una serie de actividades de ocio, (que partiendo del significado propio de la actividad de ovio, tienen ademas unos fines terapéuticos, estableciéndose los siguientes objetivos generales: + Producir satisfaceién al usuario. + Permitir expresar sus deseos. Reducir sintomatologia psicética, + Reducir la irritabilidad. + Reducir conductas depresivas + Aumentar el interés social. + Aumentar el soporte y competencia social. + Aumentar la motivaci6n para el tratamiento. +Impedir o redueir la pérdida de habilidades sociales y de autonomia personal entrenadas en otros programas. + Permitir un mejor conocimiento de los usuarios. + Facilitar la relacion positiva entre profesional y usuario. EXPERIENCIAS: OGIO ¥ TIEMPO LIBRE EN ACAFEM. Ahora que entramos en verano los dias son mas largos, se trasnocha mas y por eso tenemos mas tiempo libre para divertirnos o para aburrirnos. Por lo tanto hay que organizarse para trabajar, descansar, hacer deporte, leerte un libro, oir miisica.o salir a cualguler terraza con algin amigo. Este pasado mes de Mayo fuimos a la Costa del Bol de vacaciones ocho dias. Un viaje que por suerte todo salié bien y nadie se puso malo y como cada, persona es un mundo, algunos disfrutaban 10 en la playa, otros en la piscina y otros simple- mente en la habitacién viendo la tele. Salimos miéreoles dia nueve de mayo desde la parada. de autobuses que hay enfrente del cuartel de la, Guardia Civil. Vino a recogernos un autobus que habia salido por la mafana temprano desde Huesca, con compafieros que habiamos coincidido elafio pasado en las vacaciones. Al viaje se unieron nuevos comparieros de Zaragoza, y para comple- tar el autobiis pararon en Caudete a por nosotros, ydespacio pero sin pas ya todos Juntos dineclen sur. Para mi, bajar a Andalucia ha sido una nueva experiencia porgue no conocia esa tierra. Llega- mos a Torremolinos a las doce y media de la noche al hotel Las Palomas fueron Seis horas de viaje. E] hotel me gusto mucho y la zona donde estaba tambien. El jueves diez de mayo, fulmos a Granada. Con un guia local recorrimos el centro de 1a ciudad, fuimos al Albaicin, un barrio tipico ubicado a las faldas de la Alhambra. ‘Todo muy bonito y como no con Sierra Nevada de fondo. La visita a la Alhambra fue como entrar en otro siglo, por aque- llos jardines maravillosos. El viernes dia once, dia libre, que aprovechamos para.ir ala playa, que de no haber tantas medusa, més de uno se habria bafiado. Bl sébado dia doce, paseamos por ‘Torremolinos y su calle mas comercial la calle San Miguel. El domingo visitamos Mélaga y los mas valientes ‘subimos aun mirador donde se contemplaba toda Ja ciudad, El lunes y después de tres dias relajados en la piscina y la playa, empez6 lo bueno. Ese dia fulmos a Mijas, Marbella y Nerja. En Mijas hacia un aire que hasta el guia local no se lo creia, porque el clima de la costa del sol es muy suave. Luego enbelia ya se estaba bien, 1o que menos me gusté fue la explotacion de urbanizaciones. Nerja lo vimos por la tarde después de comer. Primero fuimos la famosa “Cueva de Nerja” impresio- nante, sin duda alguna lo mejor del viaje, mas tarde visitamos el “balcén de Europa” y como no para terminar vimos el barco de “Chianquete”. El ultimo dia a Sevilla, el guia muy brevemente nos Ilev6 por el centro de la ciudad y la catedral. ‘Nosotros fuimos por nuestra cuenta a.ver: la Torre del Oro, la Giralda, Plaza de Espafia y el barrio de Triana, En fin un viaje que para mi tuvo momentos mééi- cos y para nada ningtin mal rello. 27-06-07 CHIMO ‘VACACIONES EN LAS LAGUNAS DE RUIDERA. Bl afio pasado, en 2006, nos fuimos en Agosto a las Lagunas de Ruidera, siete dias, con la furgoneta de ACAFEM, Carlos, Chimo, Lauray yo. Estuvimos en el albergue Alonso Quijano, qué inauguraron esa misma semana. Esta muy majo, comida buena, habitaciones con bafio y Chimo que se trajo una mini-cadena, estabamo’ de lujo. Alli realizamos muchas actividades. El primer dia participamos en el taller de manuali- dades, que hicimos un pollo de plastilina, Los demés dias consistia en una serie de deportes de multiaventura como piragliismo, vela, winsurf, marcha por el monte, tiro con arco, petanca, etc. ‘Empezamos con tiro con arco y petanea. Otro dia piraglismo, que a mi no me gusto nada porque la. piragua no me obedeoia y me costo mucho salir de las caiias. Otro dia marcha por el monte, que estuvo bien porque vimos otras lagunas y el pai- saje me merecia la pena. También hicimos vela, que también me diverti, hasta que uno que no podia més y se “me6” encima, Tuvimos que achi- car porque daba mucho asco, ‘También nos fuimos a la Warner, alli me lo pase de cine, Me monte a casi todo, habia un montén de atracciones de todo tipo, montarias rusas, la casa del terror, atracciones en el agua, ete. La primera atracciOn ala que monté era una, torre enorme y su vag6n fba sublendo poco a poco hasta Uegar arriba, luego bajaba de golpe a mucha velocidad. ‘Para terminar decir que volveria otra vez porque me lo pasé muy bien. ‘ACO TECLES. EXPERIENCIA SOBRE LAS VACACIONES EN TORREMOLINOS Bra el 9 de Mayo de 2007, saliamos a las 5:30 de la tarde, legébamos a las 11 0 12 de la noche, cenamos y nos fuimos a dormir. Al dia siguiente nos fuimos a Granada, a las 9:00 de la ‘vimos las callejuelas, y los jardines de la Alhambra, fue un dia muy bonito, pasamos lo suyo de calor, por lo tanto bebimos mucha agua. Tuvimos tres dias de descanso, por la mafiana Sbamos a la playa y por la tarde a la piscina del hotel, quien queria se ibaa descansar ala habita- clon, El sdbado fuimos a ver Torremolinos. Paseamos por el paseo martimo, luego nos paramos & tomar algo, y por la tarde nos fuimos a la piscina del hotel, y luego nos fuimos de compras. El domingo por la tarde fuimos a Malaga. Vimos Caudete as callejuelas y una catedral, que tenias que subir a ver los paisajes desde arriba, Al otro dia nos fuimos a Nerja, Mijas, Marbella, vimos los burros taxis, vimos una iglesia, En. Marbella, no me acuerdo lo que vimos, pero la casa de la Pantoja no la vimos, y me hubiera gus- tado verla, Vimos las cuevas de Nerja, el barco de Chanquete, y nos fuimos a cenar al hotel. El ultimo dia a Sevilla, vimos la catedral, plaza Espaiia, el Guadalquivir, la Torre del oro, ete. Habia muchas carrozas de caballos. Resumiendo nos lo pasamos muy bien, si no hu- biera sido por el dedo que lo tenia, malo, me hubiera gustado quedarme unos dfas. ISA " Caudete La Asociacion Padre Usera nace el 24 de junio de 1989. Llevamos trabajando 18 aflos, nuestro objetivo es ayudar alos més necesitados siguiendo el ejemplo de Jer6- nimo Usera: fomentar la solidaridad y la cooperacién entre los pueblos. Durante estos afios se pusieron en marcha las primeras Delegaciones, en varias pro- vincias de Espatia y en el extranjero, entre ellas la de Caudete, una de las mas antiguas y més activas. Se pusieron en marcha los primeros Proyectos de Cooperacion y na- cieron los primeros Voluntarios Usera, para responder a las necesidades de los paises mas desfavorecidos en los que estan presentes las Hermanas de la Congrega- cién del Amor de Dios. Hoy podemos con- templar ya sus frutos. Desde hace tres afios, hemos pasado a ser una ONGD (Organizacion no Gubernamen- tal para el Desarrollo). Se ha trabajado para re-estructurar, organizar y oumplir con las exigencias de la Ley de Asociacio- nes. Es bueno recordar estos origenes y anali- zar los éxitos y fracasos del camino reco- rrido. Es bueno continuar con la obra que hemos heredado de nuestro Fundador, el Padre Usera. Es bueno continuar con los Proyectos de ayuda que la Asociacion man- tiene y con su objetivo que es cubrir las necesidades de los paises mas necesitados. En 200? la Fundacion IUVE a través de su programa “Un Kilo de Ayuda” ha apro- ado la construccién y remodelacion de las baterias de batio de las Unidades Edu- cativas del Centro Amor de Dios, Fe y Ale- gria de Cochabamba (Bolivia). La JCCM nos ha concedido la ayuda de 144.717 euros para la ejecucion del Pro- yecto de “Mejora de la salud bucal en co- lectivos sociales de riesgo del municipio de Tablada de Lurin en Lima (Pert) Queremos ofrecer oportunidades a quienes no las tienen. Ayudanos a conseguirlo AYUDANOS A AYUDAR. Pilar Santamaria de Lucas Secretaria General de la Asociacion Padre Usera de Espana 12 Vivir con diabetes es vivir con més natu- ralidad, luchar con mas valentia, y ver el futuro con més optimismo. Evitamos muchos factores malos, haciendo mas ejercicio, evitando comer mal y sabiendo llevar un control en nuestra vida, Nues- tros médicos, psicdlogos y especialistas nos ayudan én todo momento. Nos dan charlas y nos hacen ver hasta qué punto nos puede afectar la diabetes. Por eso esta asociacion, Adica, pretende- mos estar informados y asesorados para. que nuestros socios sepan coger el mejor camino. Cada dia estamos més unidos y hemos aprendido de cada una de las experien- cias que nos han ido pasando. ADICA se preocupa de todos sus socios, tanto m: yores comoj6venes..__ C3 Candete (Asociacion de Diabéticos de Caudete) Realizamos muchas actividades, desde la, Fundacion de Castilla-La Mancha para la Diabetes (FUCAMDI) se llevan a cabo campamentos para todas las edades y también se realizan cursos tedricos de formacion de monitores. Esperamos llegar a todos los rincones de Caudete, y por supuesto, concienciar de que la calidad de vida depende del esfuer- zo en el presente. Lo principal es escu- char a la persona y dependiendo de lo que te diga, pues uno hace lo que puede: darle la informacion, la idea 0 el caritio, una palabra de animo. Angeles Zapater Camarasa Presidenta 3 Caudete Desde hace unos atios en Caritas se esta prestando un servicio denominado 8.A.ML.L.; Servicio de Atencion y Media- cion Intercultural. La mediacién no solo esté dirigida a la resolucion de conflictos, sino que, es una parte de la intervencion social con poblacion de origen extranjero, que facilita la integracion y la comunica- cion y que, a.su vez, previene la exclusion social, fortaleciendo la convivencia inter- cultural. Este afio, ademas del S.A.M.L, la Conser- jeria de Bienestar Social , a través del Plan Regional de Integracién Social, y mediante con un convenio con el M.I. de Caudete, ha concedido a Caritas financia- cion para un proyecto denominado PREVENCION DEL CONFLICTO. Este se centra més especificamente en la realiza- cion de distintas actividades de caracter comunitario que permitan, como su propio nombre indica, prevenir situaciones de conflicto. Entre las principales actividades que en- globan el proyecto se encuentran las si- guientes: Realizacion de tareas tendentes a crear ‘un clima favorable a la expresion de la diversidad cultural en colaboracién y co- ordinacién con el Centro de Servicios So- ciales. Clases de castellano dirigidas exclusiva- mente a mujeres, que por diversas cunstancias culturales, de incompatit dad de horario u otros motivos no pueden asistir a la Escuela de Educacién de adul- tos. Jornadas solidarias, con cine, charlas, ete. Elaboracién de tripticos informativos en varios idiomas. 4 Taller de costura para mujeres de origen extranjero. Este taller comenz6 en el mes de febrero con 5 mujeres de distintas na- cionalidades. Ademas del aprendizaje en tareas de costura, habilidades sociales, etc., la participacion en el mismo les da la oportunidad de conocer a otras mujeres con las que hablar y compartir experien- cias. Hay mucha gente que piensa que el alco- hélico es un perdedor, una, persona que ha ido dejando tras la estela de la botella mu- chas cosas. Es cierto que durante el tiempo en que el alcohol domina tu vida, se pierden muchas cosas: la familia, el trabajo, el dine- ro, los amigos, la autoestima...poco a poco el que bebe pierde todo eso. Se queda solo y termina de un trabajo en otro, sin dinero y bebiendo a solas; o bien en su casa o en la soledad més absoluta de la barra de un bar. Porque los companeros de juerga son Jo primero que se pierde. Bs capaz el alcohélico cuando deja de beber recuperar todo esto? La respuesta es SI. Desde luego, pero recu- perarlo lleva mucho tiempo. Primero se trata de recuperar la autoestima, y luego de recuperar a la familia, al trabajo, el di- nero, las ganas de vivir, de hacer cosas ete. El alcohélico ha de superar entonces, con gran esfuerzo psicol6gico, una serie de eta- pas. No es nada facil recuperar la confianza, de la familia, de los jefes y de la sociedad. Este es el escollo més complicado del alco- hélico: recuperar la confianza. Candete Alcohdlicos rehabilitados de Caudete Pero una, cosa esté clara; los alcohdlicos no somos unos perdedores. Nuestras ganas de saborear la vida, de recuperar confianza, son tantas, que nos hacen ser los ganadores de una batalla inexistente entre el alcohol y la persona. El alcohol no es el enemigo a batir, somos nosotros mismos. El alcohol es el arma que utiliza el enemigo y en esa batalla siempre gana el alcohdlico. El alcohdlico solo necesita algo de tiempo, y algo de margen de confianza para que nadie en su entorno piense que es un per- dedor. Si estas condiciones se dan, con toda probabilidad el alcoh6lico recupera todo lo que ha “perdido en su vida”. En ARCA te ofrecemos un espacio de apoyo para luchar contra esta adiccién, todos los JUEVES A LAS 21 hen la Calle LAS ERAS 67. Ademés, te invitamos a participar en las jornadas que hacemos todos los afios (charlas, cine-forum) 0 a escribir tu testi- monio en nuestra pequena revista EL AR- CABUZ. ARTURO En el BOE del pasado dia 22 de noviembre aparece publicada la Orden del diecisiete del mismo mes del ‘Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en la que se nos concede la cruz de Oro de la Orden Civil dela ‘Solidaridad Social a ASPRONA “como reconocimiento ala intensa labor desarrollada con las personas que padecen discapacidad intelectual y sus familias, en Ia provincia de Albacete”. La Orden Civil de la Solidaridad Social, se concede a personas 0 instituciones que se hayan distinguido de modo extraordinario en la promocién o desarrollo de actividades y servicios relacionados con la accion social. Por este motivo queremos hacer participes de este reconocimiento a, los usuarios, trabajadores, familias, voluntarios, socios, colaboradores, directivos e ins- tituciones que depositan su confianza en el trabajo de esta Asociacién. ‘Su Majestad la Reina Dofia Sofia, el Ministro de ‘Trabajo y Asuntos Sociales, Jestis Caldera, y la Se- cretaria de Estado de Servicios Sociales, Familias, Amparo Valearce, nos hicieron entrega él pasado 27 de febrero en el Palacio de la Zarzuela la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Social 2006. ‘A la entrega de esta Cruz de Oro acompafiando al ‘actual presidente José Ruiz Pérez, asistieron todos los presidentes que ha tenido Asprona desde su fundacion en 1962. Cada uno de los que han ocupado Ja presidencia en nuestra Asociacién son : Eloy Ca- mino, Santiago Medina, Miguel Murioz, José Ponce y Lucio Gémez. Bl presidente regional José Maria Barreda junto con el consejero de bienestar social Tomas Manas, asis- tieron al acto para acompanar a los representantes de la asociacion en un momento tan importante. De vuelta a casa la Cruz de Oro, se present6 por parte del presidente Provincial José Ruiz Pérez, en ‘cada una de las Delegaciones Comareales de Asprona: 16 Albacete, Almansa, Casas de Vez, Caudete, Hellin, La Roda, Tobarra y Villarrobledo. El pasado dia 19 de Abril, se presenté la Cruz de Oro en nuestra delegacion, en el Ayuntamiento por parte de todos los usuarios, monitoras y Junta Directiva del centro de Asprona Caudete acompariados por nuestro presidente provincial José Ruiz. Fuimos reoibidos por el Alcalde D. Vicente Sanchez Mira, la Concejala de Servicios Sociales Isabel M* Sanchez ‘Séez y la Coordinadora de Servicios Sociales Ana Navarro, Esta Asoclacion agradece la colaboracién del MI. ‘Ayuntamiento de Caudete asi como de otros colabo- radores. El pasado dia 9 de junio, Asprona Caudete celebro en la Sala de Asociacién de Comparsas la cena de solidaridad 2007, siendo un éxito. Asistieron unas 150 personas entre las que se encontraban usuarios, familias, profesionales, socios, junta directiva, aso" ciaciones, colaboradores y autoridades, en general todo el pueblo de Caudete’que nos quiso acompanar. Desde esta revista queremos dar las gracias a la Asociacion de Comparas por prestarnos el local, a los musicos Andrés y Pedro por colaborar desinte- resadamente con nosotros asi como a todo el mundo que asistié 0 colaboro de alguna forma con nuestra Asociacion. No podemos dejar pasar sin mencionar el viaje que realizamos con nuestros usuarios a Salou del 20 al 26 de mayo, acompaviados de las dos monitoras del centro y una voluntaria. Destacar la excursiones que realizamos a Port Aventura y Tarragona, fueron ‘unos dias inolvidables para todos. El viaje en general ha sido una maravilla para estos chawales que en el caso de algunos hacia ya dos anos que no viajaban desde que nos fuimos a benidorm y que no tienen ocasi6n de disfrutar de tiempo de ocid. estan ya deseando que lege el afio que viene para que podamos pedir un nuevo destino y esperar que nos Sea concedido. muchas gracias a todos los que hacen posible estas vacaciones, para que nuestros chavales disfruten como cualquier otra persona. Destacar también la tradicional corrida de Asprona ‘en Albacete que se celebré el pasado 17 de Junio con Jos diestros Manuel Amador, “El Fandi” y Cesar ‘Jiménez. Esta fue televisada por Television Castilla ‘La Mancha. Los usuarios y monitoras del centro ocupacional, centro especial de empleo y enclave laboral, acompafiados de directivos, asistieron para pasar una tarde amena y divertida, ademas de en- contrarnos con los compafieros de otros centros de Asprona.. Gracia Mufioz Requena Caudete poe Recordaré tus miradas complices. de ALZHEIMER Recordaré... que me levas, ei couaate) gue te levo en mi corazbn. Caudete, mercado de trabajo e inmigracion Seria conveniente, antes de abordar el andlisis del mercado de trabajo inmigran- te en Caudete, echar las luces sobre el estado actual del mimero de inmigrantes ya presente en nuestro municipio. Casi forma, el 10% de la poblacion caudetana. Esta cifra tiende a aumentar a més por Jas excesivas reagrupaciones que se estan tramitando a favor de los inmigrantes legales, a, diferencia de su pais de origen. Sin embargo, lo que mas nos preocupa no es la trayectoria documental y adminis- trativa, sino mas bien, el estado de su mercado laboral afectado, a menudo, por la inestabilidad, la precariedad, la tempo- ralidad y la rotacién en el empleo. El trabajo agricola y el doméstico, que emplean un alto porcentaje de mano de obra inmigrante, son los ejemplos més representativos de esta situacion. La actividad agricola. El trabajo agricola en Caudete, se marca por la proliferacion de muchos viveros, explotaciones de hortalizas, bodegas, etc. de ahi, la necesidad de mano de obra ex- tranjera no comunitaria, es imprescindi- ble. Caudete se convierte en un auténtico dis- trito agroindustrial, en que predomina él uso de nuevas técnicas de riego, y el ma- nejo de maquinaria nueva. Cada vez la dependencia de los servicios del extran- Jero, se hace més escasa. Consecuencia de ello los trabajadores no tienen una relacion laboral estable con un empresa- rio, sino que rotan y cambian continua- mente de jefe. Es raro que un trabajador leve a cabo tareas para un unico empresario en una, misma campatia. E] extranjero, a pesar de trabajar por un largo tiempo, no perte- nece a ninguna unidad productiva. Esta sometido a un proceso de “externalizacion” continua. Su cambio frecuente de jefe hace que nadie se res- ponsabilice de él y sea considerado siem- pre como trabajador que “pertenece al vecino”. (Asociacion Social de Inmigrantes de Caudete) El trabajador doméstico. En muy pocos afios, las mujeres se han convertido en agentes directos de los pro- cesos migratorios, abandonando sus pai- ses de origen para insertarse en el mer- cado laboral e iniciar una nueva vida. La mujer ve en la inmigracion una salida a situaciones draméticas vividas en su pais de origen. En Caudete la presencia femenina no pasa desapercibida. Esta, presencia creciente e innegable tiene asimismo aspectos pre- ocupantes en lo que se refiere a su situa- cin laboral. En primer lugar, las ocupaciones de las inmigrantes son relegadas a nichos labo- rales donde desempenian trabajos extre- madamente precarios. En su mayoria, son trabajos domésticos internos o externos. Son empleos de proximidad como empleadas de hogar, limpieza a domicilio, cuidado y acompana- miento de ancianos, menores y enfermos. En segundo lugar, en la medida que su sueldo es esencial para su sustento y el de su familia, muchas se ven obligadas a admitir salarios y trabajos indignos, con muchos abusos, y sin un contrato legal. En tercer lugar, la discriminacion por raza, por lugar de procedencia o por nivel cultural aumenta el abismo de la explota- cion entre mujeres dando lugar a nuevas fuentes de ingresos como el caso de las redes de prostitucion. En fin, los procesos de migracion y la dureza de sus repercusiones tanto entre extranjeros 0 extranjeras desencadenan nuevos problemas, ya. esta colectivo esté condenado a, vivir a caballo entre dos culturas 0 economias opuestas, la globa- lizacion de Europa. y la originalidad del pais de procedencia. Mohamed Bassir Presidente de ASIC 18 Unaiio mas seguimos aqui para animaros desde estas paginas y deciros que como todos los afios Manos Unidas presenta un nuevo proyecto, que este consiste en la construccién de una escuela e internado en el norte de India, una de las zonas con mayor analfabetismo. El importe de este proyecto es de 56.458,00 € y de 61 se van a beneficiar 2.500 nifios. 19 Por otra parte deciros que tanto mis comparieros como nosotros desde Caudete hemos colaborado en cuanto hemos podido, gracias siempre a vuestra colaboracién. Esperamos terminar el afio con satisfaccion, puesto que nos queda mucho trabajo para completar el lema de este afio que Manos Unidad pone ante nuestros ojos: “Sabes leer ellos no, podemos cambiarlo” hy CONCURSC No os he olvidado Gracia Diaz Bafion (Bao) David era un chico normal y corriente de trece afios. Vivia con sus padres y su hermana en un ‘pueblo de Asturias. Timido y muy inteligente, su mayor sueiio era ser igual que su abuelo, al que queria, mucho. Su peor momento, Toque més le doli6, fue perder a su abuelo en un accidente de avion, mientras 61 regresaba de una de sus visitas. Esto mared mucho a David que leno de ira, rabia, impo- tencia por no haber podido hacer nada por su abuelo y tristeza. Dej6 aun lado todo lo que era y nunca, fue el mismo, Deun chico normal y corriente, ‘aun adolescente violento. Insulta- bay amenazaba a.sus compan se habia, vuelto avaricioso, todo lo contrario que antes habia sido. Rompia mobiliario publico y se jun- taba con gente que no le convenia, "gamberros', como los llamaban en el pueblo. Todos los de su grupo eran mayores que él. Un dia mien- tras estaban en el parque Jota, el mayor del grupo les conto. Mafiana haremos lo que acor- amos - dijo - entraremos en la tienda de al lado de la zapateria y robaremos. Al dia siguiente el plan se puso en préctica. Entraron en la tienda y cuando se disponia a robar vie- ron entrar ala policia. - |Oorre David! - grito uno de sus compatieros. Pero yaera dema- siado tarde, un hombre con barba con él uniforme de la policia lo ‘tenia agarrado por el brazo. Lo me- ‘ieron al coche y se lo levaron. Poco después de estar en la.co: misaria, sus padres llegaron. Uno de los hombres que lo habia dete- nido los condujo al interior de una oficina, sus padres le dirigieron luna mifada tlena de preocupacion ‘tristeza, el chico ge limit6 a bajar lacabeza avergonzado. ‘Después de unos quince minu: tos esperando, el jefe de policia le hizo pasar dentro de la oficina. De RELACS -Chico, hemos agordado que 10 ‘mejor para ti, que eres tan joven - se pare un instante es que reall- cs trabajos sooiales, ese send tu castigo, si vemos que todavia si- gues comporeandote igual y jun- tandote con e50s amigos - dio des- peotivamente, nefirigndose a sus ‘amigos te llevaremos al reforma- torio. Los trabajos durarén un mes. -De acuerdo. - asintié David. -Ayudards como voluntario en el Centro de Estancias Diurnas pa- a Enfermos de Alzheimer. ‘Mientras regresaba a casa Da- ‘vid pens6 en todo lo que habia he- cho, como se habia comportado desde la muerte de suabusloy que tendria que ayudar a personas en- fermas. Al recordar la muerte de suabuelo, una lagrima corrio por su mejilla, Al dia siguiente, después del instituto, se dirigié’al Centro de ‘stancias Diurnas. Hl lugar queda- ‘ba.a.unos quince minutos a pie des- de su casa. Salié un poco antes de las cinco de la tarde para llegar puntual, caminaba con las manos en los bolsillos pensando en todo Jo que habia ocurrido desde 1a muerte de su abuelo, hasta el pre- igo instante donde se encontraba, - Soy David, - dijo a la recepcio- nista, que se encontraba en la en- ‘trada - vengo como voluntario para ayudar y hacer compaiiia a los en- fermos: - gDavid?... sil -exolamd- Aqui ‘estas, acompaftame y te explicaré todo lo que necesitas saber. ‘Mientras recorrian el edificio, tajoven le iba explicando para qué servia. cada una de las salas, los horarios de comidas y meriendas, Jas tareas que tendria que realizar {y por Ultimo le presento a los an- tianos a los que deberia, ayudar y hacer compaiiia. Después de salu- dar a todos, le mostraron las acti- vidades que tendria que realizar con cada tno. ‘Estuvo un buen rato practican- do con ellos diferentes ejercicios para la memoria, hasta que llega- 20 SCLIDARCS ron més voluntarios y David des- cans6 cerea de un hombre de pelo canoso, delgado y con varias arru- eas, - Hola muchacho. - Hola, - dijo el chico -me llamo David. gGual es su nombre? ‘Me llamo Félix, dime, gpor qué ests aqui? - pregunté - Hay pocos jovenes haciéndonos compatiia, pe- Yo todos estan aqui por voluntad propia. Por tu expresion me parece que tu no quieres estar aqui. ~Me met{ en un lio ybueno, esto esa lo que me llev6. 9% ePor qué te metiste en un ~ Bh...parece ser que desde ha- ce tres aiios no me he estado jun- tando con la gente que mas me'con- venia. ¥ usted, gcudnto tiempo lleva aqui? “Oh... lev6 solo cinco meses, tengo principio de Alzheimer. Re- cuerdo algunas cosas y otras no, no recuerdo lo que com ayer, por ejemplo. - An, gpuede recordar cosas que Je oourrieron have varios atios, de ‘cuando usted era més pequenio? - pregunté David. “Hay cosas que si, y otras que no, Recuerdo que cuaindo tenia tu edad, estaba trabajando con mi padre en el campo. Ellos no tenian dinero y a mf no me quedaba otro remedio que trabajar. David estuvo hablando con Felix durante toda la tarde y le conté lo de la muerte de su abielo y que habia delado a un lado todo Jo que era antes, por culpa de la rabla que sentia por dentro. David nunca habia podido contarle a na- die lo que sentia y le impresioné que fusra con una persona que aca- ‘baba de conocer cuando pudo des- quitarse. : veplantéate tu vida, le aconsejé - te queda mucho que vivir y no os nada bueno que te juntes con quien no debes, aprove- ‘cha lo que tienes, estudia y sé feliz Cuando Félix lego a la puerta, ha- dian venido a recogerle estaba a punto de irse, grito: jHs lo que tu abuelo habria querido! Regresando a casa, David no dojé de pensar en la Ultima frase que el anciano le habia dicho: "Es Yo que tii abuelo habria querido! Desde aquel dia, durante la ‘conversacién con Félix, David em- pezé a cambiar. Regresaba todas, las tardes al Centro y estaba con Jos enfermos, ayudaba a los demas voluntarios y ala gente que se en- cargaba de los ancianos. Le gusta- ba... le encantaba estar con gente, ayudarla y conseguir que sonrie- an por taner la, compaiiia de un chico de dieciséis atios, que habia acabado ahi por intentar robar en. ‘una tienda, Elmes se pas6 rapido, y a Da- vid le dieron la noticia. de que como ‘habia cambiado, no tendria que ir al reformatorio. A David le habia gustado mu- ‘cho el mes en el Centro, asi que decidis ir para ofrecerse volunta- rio. Lo aceptaron sin pensarlo dos ‘veces, ya que estaban muy conten- tos coin él, David siguié yendo todas las tardes, cambié du forma de ser. Volvio a retornar sus estudios y consigulé sacar una buena carre- ra, Durante todo el tiempo que es- tuvo estudiando, hizo varios viajes a otros paises ofreciéndose volun- tario para ayudar en misiones hu- manitarias, Llevando material de estudio a nitios, medicamentos y aparatos para poder detectar en- fermedades. Félix y él se hicieron buenos amigos. Hl anciano cada vez iba perdiendo mas memoria, hasta {que cuando el chico tba a verlo, no sabia quien era. David le contaba todas les aventuras y las aociones solidarias que junto con otros chi- cos de su edad hacian. Cuando David lleg6 de uno de sus Viajes, los familiares de Félix Jeavisaron de que el anciano habia fallecido. David entristecto, otra, ‘ver alguien que queria y admiraba se habia ido. El joven fue al entie- Tro, ‘Una vez allf, les dio el pésame alos familiares y volvi6 a ver aese ‘anoiano que tanito lo habia ayuda do, que tanto le habia enseviado pop ultima vez. - Oye, gi eres David, verdad? - pregunté un chico castatio. +81, soy yo. - Hola, ine llamo Alex, soy el nieto de Félix. - se presenté - £1 me ha hablado mucho de ti, y me ppidi6 hace muchos afios, que cuan- do murlera te entregara esta car- ‘a, « dijo extendiendo el brazo y dando un sobre blanco con su nomi- bre escrito en una caligrafia fins. ima, * Gracias,... sabes... 10 echaré de menos. Hasta que nos volvamos a encontrar. + dijo David despidiéndose, Mientras caminaba de vuelta casa, pensaba en los momentos que habia vivido con su ‘abuelo postizo’. Sonrié al recordar la vez Que fue a visitarle después de que Je entregaran un examen en el que habia sacado un diez. {La felicidad. que sintio el anoiano al ver que él chico por fin habia vuelto a estu- diary a interesarse por el instituto ya juntarse con otras persones! Dos dias después del entierro, ‘David, junto con otros voluntarios, fueron a visitar los barrios donde vivian inmigrantes sin recursos, sin trabajo y sin nada que llevarse ala boca. Hse dia ouraron a un nifio que se habia caido y al que se le habia infectado la herida. A una mujer que se habia cortado con un cuchi- lo y a una chica que se puso de parto en el mismo momento en el ue ellos se estaban preparando ara volver a sus casas. Después de todo eso David pensé: "Qué or- ullosos estanéis los dos, ya.es ho- ade que abra la carta’. Una vez de regreso acasa, sacé Ia carta del cajon y ley6 para “Querido David: Imagino que cuando leas mi carta yo ya habré muerto, no te preocupes y sigue con tu vida ade- Tante. Esto que estas leyendo lo estoy escribiendo ahora que tengo me- moria y me aouendo de, porque wando pase el tiempo poco a poco iné olvidando a las personas que quiero, hasta llegar a olvidarme de quien soy. Estoy muy contento de que ha- yas cambiado, de que sigas hacia ‘elante, sin quedarte en el pasado. ‘Me alegra saber que cuando yo muera, tu habrés continuado tus, estudids y serds una persona im- portante y que segulrés ayudando las personas que como yo nece- sitan compania.y atencion, ya sea porque estan enfermos o no viven en buenas condiciones. 21 Espero que siempre me recuer- des como alguien que te gui6 por el duro camino de la vida y como alguien que cuando lo neeésitabas estaba ahi, ‘Vive feliz y eno de alegria. No nos olvides jamés, nia mi, nia tu abuelo. ‘Tu amigo que te quiere, Félix, David dejo caer la hoje de papel al suelo, lagrimas corrian por su ostro. Jamas lo podria olvidar, ni a Félix, niasuabuelo. Pasaron los afios y David se convirtié en un importante empre- sario, tenfa a su cargo varias em- presas que habia levantado junto a Alex, el nieto de Felix, Se habia casado y tenia dos ‘nifas. £] continu6 con sus labores de voluntario en diferentes asocia- ciones benéficas, ayudando e ins- truyendo a nuevos voluntarios, ‘que como é1 hacia tanto tiempo, estaban empezando, Cuando envejectd, le detecta- ron una enfermedad cardiaca, que no tenfa facil soluci6n. Le hicieron ‘innumerables pruebas y le opera ron mas de diez veces, pero la muerte toco a su puerta. Elyaestaba muy enfermo, sen- asus caries mer Sa manos de su mujer e hijas, se despidio de ellas. Antes de morir pens6 en como le habia, cambiado laviday en cuando habia ayudado a los demas y lo orgulloso que es- taba de todos los que queria, Con un tltimo esfuerzo pens6 en acar- ta que hacia ya largos atios Alex Ie habia dado, y especificamente en la ultima frase; "Vive feliz y Meno de alegria. No nos olvides Jamas nia mi, nia tu abuelo’. Y ‘dijo: No og he olvidado, y con esto expuls6 su Ultimo aliento de vida. FIN e N ir k e B oe eT ee a La otta realidad lena Santos Rubio a" B80) 0s voy o contar uno historia que me ocurrié hace un afio. ‘Me llamo Isabel y vivo en uno gran ciudad, donde tengo todo lo que quiero y nunca me habia da- do cuento de como lo estaban pa- sando en otros paises. Vi por la, tele, en las noticias a gente de Africa lo mal que lo estaba pasan- do y en el colegio vimos algunas peliculas sobre la vida y las cos- tumbres de algunos pueblos afri- canos y me puse muy triste. Un dia, mi padre lleg6 del tra- bajo muy extrafio y se encerr6 en su habitacion. Cuando salio nos dijo a mi madre y a mi que en las vacaciones se iia Africa con Ja Cruz Roja como cooperan- te, pues Hevaba mucho tiempo colaborando con ellos. Me habl6 de que alli no tenian ninguna de Jas cosas que a los nifios del pri- mer mundo nos sobraban. Aqui somos muy eaprichosos, Jo queremos todo, en cambio ellos no tienen nada, Lo que mas triste me puso fue ‘cuando me conté que los que mas sufrian eran los nifios. En ese momento me di cuenta de muchas cosas y meti en unas ‘olsas todas aquellas cosas que ya no usaba pero que estaban nuevas. Cuando mi padre se fuera se Jas daria para aquellos nifios. ¥ legaron las vacaciones y mi pa- Gre se puso a hacer las maletas ‘ynos dijo que tardaria tres sema- nas en volver. Me daba pena que mi padre se fuera, pero por otro Jado queria que ayudara a esas personas. Entonees se me ocurrio una idea, irme con él. Al principio ninguno queria, porque me veian muy pequena, ‘pero de tanto insistir lo consegut, ‘a pesar de que mi madre tenia miedo de que me pasara algo. Subiendo al avion pensé en lo que podia hacer cuando estuviera. alli, pero cuando me senté me dormi, era un viaje largo. Llegamos al aeropuerto de Addis Abeba, la capital de Btiopia ‘y hacia un calor tremendo. ‘Mi padre y los otros cooperan- tes me dijeron que a lo largo del ‘tiempo me acostumbraria. ‘Vinieron a recogernos unos etiopes con unas grandes camio- netas para poder meter la ayuda, humanitaria que traiamos: ropa, ‘comida, medicinas y material es- colar. ‘Viajamos durante tres horas hasta llegar a Goba donde se des- cang6 una parte de la ayuda. Des- pués nos llevaron a una pequefia, aldea a diez kilémetros de alli. Nos estaban esperando un montén de nifios que se nos acer- caban y empezaban a hablarnos en.un idioma que yo no conocia. ‘Mi padre me dijo que su lengua era el américo, pero algunos es- taban aprendiendo un poco de castellano. ‘Una nifia pequefia se me aver- c6 y le dejé una mutieca que lle- vaba en la mochila, parecia feliz: -yyo tambien lo estaba por haber- Ie dado una alegria. Porlanoche, en la cabatia, mi pacire me dijo que al dia siguiente, mientras él trabajaba con los de: més yo deberia ir al colegio. Le dije que ni queria, porque no entendia su idioma ni ellos smi, peroal final mi padre me oon- vencid. ‘Al dia siguiente, yendo para a escuela, vi a un monton de nitias en la puerta de sus cabafias ‘y mi padre me conto que no po- ian ir al colegio porque tenian que cuidar a sus hermanos y tra- bajar en la casa. Cuando legué me senti ex- ‘trata, pero el profesor hablaba mi idioma y me presenté a todos. En el colegio no habia cursos para separar a los alumnos por edades, si no que estaban todos juntos. ‘Me puso al lado de un nifio y ‘una nifia que tenian doce arios como yo. Aprendi muchas cosas en soio un dia, y Miko y Bassa que asi se lamaban, se comuni- ‘caban conmigo mediante gestos yalgunas palabras en castellano que les habia ensefiado el profe- sor. ‘A la hora de comer, a todos Jos nifios nos separaron en gru- ‘pos de ocho, llevaron una especie de perol con una comida muy ra- ay todos comian con las manos. Mi padre me llevo una cuchara, 22 ‘perole dije que me tenia que cefitr a.sus costumbres y que haria un esfuerzo por comer como ellos. La.comida no estaba tan mala como ereia, pero no queria saber Jo que llevaba, porque en Espafia estamos acostumbrados otras cosas. Por la tarde era la hora de ju- gar y les ensetié los juegos que me habia traido de imi casa: el parchis, laoca, puzzles y tambien algunos libros. ‘Nos lo pasainos muy bien y el profesor les dijo que todos los jue- gos y algunas cosas més eran pa- Ta éllos, se Dusieron contentisi- mos. Cuando paso una semana yo me habia acostumbrado a oémo alli vivian y me sentia bien, sin eohar de menos la tele, el ordena- dor ola nintendo. Cada vez nos comunicabamos mejor, ellos aprendian de mi y yo de ellos. Sin darme cuenta pasaron las tres semanas y mi padre me co- munico que al dia siguiente vol- viamos a Espatia ‘Me puse muy triste, tenia ga- nas de quedarme un poco més con mis nuevos amigos, pero no podia ser. ‘Me despedf con alguna légri- ma, sobre todo de Miko y Bassa, pero les prometi que el atio st guiente volveria y les ai mi direo- cion para que ellos tambien pu- dieran escribirme. Hariamos cartas mitad caste- Mano y mitad amarico. En el avin le dije a mi padre que el afio que viene volvia con ély me dijo que encantado. ‘Me di cuenta de que ellos se conforman con lo poco que tienen ‘y nosotros no nos conformamos ‘on todo lo que tenemos. ‘Son felices, aunque no tengan casi nada, ast que cuando veo algo que me gusta, pero que no nece- sito, pienso ei ellos y cambio ‘Yo estoy haciendo un nuevo paquete con juegos, libros y ropa que me viené pequefio y vay con- tando los dias que quedan hasta las vacaciones de verano para volver 0 verlos. De momento, los miro en la foto que tengo en la me- silla, y espero que ellos también se acuerden de mi Gracias a El Cristina Bafién Montes (4° B80) Queridas Rosario y Maria: Ya estoy otro afio més junto a la ventana, mirando como nieva, como cae esa dulce nieve, tan blanca y esponjosa que parecen troci- tos de nubes, pero nada es igual que ei pasado ario, todos estan tristes, sin ganas de celebrar nada y en espe- cial yo. Puede que no enten- dais por qué, pero os lo voy a explicar. En Nochebuena, toda la familia nos vamos ‘al campo de mis abuelos, un gran chalet con piscina, jardines y_muchos perros. Todos los ‘afios mis padres y mis tios preparan para cenar un cordero al horno, un horno antiguo, de lefia, y de donde salen los mejorés corderos y las mejores monas que he ‘probado. Mis primos y mi hermano siempre estén ayudando a hacer las cenas, las comidas, todo, pero 250 es algo qué a mi'nose me da muy bien, porlo que siempre me quedo en casa con mi abuelo, mi- rando por el gran ventanal que hay junto al sofa como nieva, como el césped del Jardin’se cubre de una espe- ‘sa manta blanca, preciosa, y ‘como los perros’ se vuelven locos cuando les caen los primeros copos en la nariz y se revuelven en el césped e intentan atrapar al vuelo los copos. Mi abuelo y yo nos divertimos mirando juin- tos esa escena, y al otro lado de aquella estan todos nerviosos porque se apaga el fuego del horno y hay que reavivarlo 0 porque creen que no les da tiempo a que él cordero se haga en su punto o mil cosas distintas, de las que ellos no se dan ‘cuenta, pero nosotros al estar contemplando todo aguello ‘vemos que somos una familia unida, aunque con nuestras pequehias cosas, como en cual- quier otra familia. Este rato que pasamos juntos es para mi el mejor de todo el afio, Junto a mi abuelo, en aquel Sof tan eémodo en el que siempre estamos los dos. Estas horas se me pasan como si fuesen minutos, siempre se gira hacia a mi y me dice: “Marta, ,quieres Que te cuente un cuento?. Estas si que son las mejores palabras que he escuchado a lo largo de mi corta vida, ya que s6lo tengo diez afios 'y soy la més pequeha de siete primos. Cada nochebue- ha me ouenta uno distinto, mientras todos estan ocupa: dos preparando cosas, mi abuelo y yo nos sumergimos enun Tundo de fantasias. Me acuerdo perfectamente del ultimo que me conto. ‘Trataba de una familia, como la nuestra, que por navidad siempre se reunia, cantaban villancicos, comian turrones y abrian los regalos todos juntos. 8é que suena a un cuento tipico de los que se suelen contar en Navidad a los niios pequefios, pero por su forma de contérmelo, la voz que ponfa al mencionar Jo mucho que se queria aque- la familia que siempre esta- a reunida todas las Navida- des, supe que se estaba despidiendo de mf de la me- Jor forma que podia hacerlo, ‘contandome uno de aquellos cuentos que tanto nos gusta- Dan a los dos, donde todas las Nochebuenas nos adentra- amos en mundos desconoci- dos pero de los que no tenia miedo porque sabia que él estaba conmigo, que nunca me dejaria sola. Al terminar su relato se did cuenta de que algo me pasaba y, efecti- ‘vamente me énoontraba mal, sabia que algo dentro de éi no estaba muy bien, le pre- gunté que si aquel’ cuento seria el ultimo que oiria de su boca y me dijo que no, que todas las navidades ven" dria especialmente para con- tarme a mi sus cuentos, aquellos con los que yo habia ‘crecido. Al decirme esas pa- 23 labras se le escap6 una légri- ma por su mejilla, entonces si que supe con certeza que era el ultimo, le abracé fuer- temente y no le solté en toda la noche. Alahora de cenar, cuando estébamos a punto de sentar- nos, le pregunté ami padre que’ si yo podia ponerme en su sitid y él en el mio, ya que él estaba al lado de’ mi abuelo, mi padre no sabia por qué, pero al verme la carita de buena que le puse y al decirle que era lo tinico que queria en aquellas navi- dades, que no queria, regalos, solo sentarme acenar al lado de mi abuelo, cedio y él se senté en mi sitio, junto con mi hermano. Fue la mejor cena de mi vida, sentada alli, al lado de él, riendo todos ios chistes que me contaba, aunque al- gunos eran mejor que otros. Cuando sacaron los postres se dieron cuenta de que al- guien ya se habia comido la ‘mitad del pastel de chocolate, nos preguntaron a nosotros dos y riendo, mi abuelo dijo que habia sido sélo él, luego se gird y me guid un gjo. Nos lo “habiamos comido mientras yo escuchaba aten- tamente las palabras que salian de su boca y me con- taba el cuento, Al terminar de cenar y, tras quedarse él sin pastel porque me di6 a mi su trozo, alegando que estaba muy hinchado, pero no era asi Sabia lo mucho que me gus- taba aquel pastel y que s6lo me habian puesto un trocito, era la hora de abrir los esperados regalos. Como yo ya le habia dicho a mi padre ‘que no queria regalos y s6lo sentarme acenar en su sitio, mi padre se dirigio hacia mi y me pregunt6 que si atin seguia sin querer los regalos, con una amplia sonrisa le dije que ya que me lo habia traido Papa Noel no le iba a hacer el feo de no abrirlo; mi padre se ech6 a reir y me dio mi regalo. Fut corrien- do con mi abuelo para abrir el regalo los dos juntos, con- tamos hasta tres y rompimos el papel. Era justo lo que yo queria, unos patines nuevos. Me alegré mucho y antes de irme a ensefdrselos a mis primos, mi abuelo me cogio del brazo y me dijo: “yo tam- bien tengo un regalo muy especial para ti, espero que te guste”. Lo abri corriendo ‘ya. que él no solia, comprarnos regalos. Al quitar el papel con. todas mis ganas desoubri que se trataba de un libro, pero no un libro cualquiera, sino un libro exclusive para mi que é1 habia escrito oon todos Jos cuentos que durante afios me habia estado contando. Me eché a lorar y le di un fuerte beso. Eso si que era un regalo. Entonces le dije que si me lo habia regalado por- que él ya no podria contér- melos, él, sonriendo me dijo que me lo habia, regalo para que asi, cuando quisiese que estuviéramos juntos sélo tenia gue abrir el libro y él vendria, ya que horas antes me habia Gicho que vendria todas las navidades para contarme mis cuentos. La noche termind, como es costumbre, cantando villancicos, tocando el piano, la zamborba y la guitarra. Con otros Ana Victoria Agullé Reque- na (3* ESO) La adolescencia es unaedad dificil de superar: malas ami- gas, un mal aiio, brackets ho- rripilantes, granos por toda la. cara... ‘En esta edad la gente empie- za. fumar, beber... .Verdad?, ‘pues este es el caso del alcohol, una historia desgarradora que te hace reaccionar sobre esta. situacion: Samantha tenia 17 afios, vi- via en San Francisco (Califor- nia); era una chica estudiosa, guapa, simpatica; le eneantaba, Dos semanas después de Navidades, cuando ya habia- ‘mos vuelto a retomar las cla- ses, una tarde que volvia del colegiome esperaba mi madre en el salén de mi casa. Cuan- do entré con mi hermano, que ‘iene cinco afios més que yo y por lo que ya tiene aves de casa, mi madre me mir6 y se eché allorar. No hacia falta que dijese nada més, comprendi en el mismo ins tante todo; mi abuelo nos ha- bia dejado. Me fui corriendo mi habitacion, cerré la puer- ta y no sali hasta lamafiana siguiente, estuve todo el resto de la tarde y parte de la noche lorando. Una de las veces que paré de llorar, por- que me dolia la cabeza, decidi escribirle un cuento’ a mi abuelo, para darselo al dia siguiente en su entierro. No me salié muy mal, y es de entender, ya que habia tenido ‘al mejor maestro. Aparte del cuento le escribi una pequefia carta dandole las gracias por todo lo que habiamos pasado Juntos y por lo queme habia ‘enseniado. También le dije que todas las navidades abriria el bro para que viniese a contarme un cuento. Cuando se lo dejé en sus manos toda, la familia, rompi6 en antos, porque sabian lo muy unidos ‘que estébamos. ojos hacer deporte, en especial el atletismo. Tenia una familia aparentemente feliz... pero ella ‘veia su vida con otros ojos, veia, una vida aburrida, padres que siempre peleaban, amigas que te querian por conveniencia y se vela realmente fea. ‘Todos los dias al levantarse ya ofa las voces de sus padres Giscutiendo y a su hermana pequea lorando; desayunaba, arregiaba a su hermana, cogia la mochila e tba de camino al colegio, algo que se repetia to- dos los dias del aio. “Ya.en el colegio ibaa buscar asus amigas y entraban a cla- 24 Fueron pasando los meses y ya estamos otra vez en Navidades, en especial hoy es Nochebuena. Estoy, como ya he dicho al principio, sentada en nuestro sofa mirando co- mo cae la tierna nieve. He decidido escribir esta carta para contaros por qué os mando estas copias del libro que mo escribié mi abue- Io, Espero que lo disfruteis tanto como yo. Cuando termi- ne estas lineas pienso abrirlo para que él venga a contarme una vez mésuna de sus increibles aventuras. Felices Navidades Herma- nas Rosario y Maria y deseo fuertemente que los nifios del internado que no regresan a casa por Navidad disfruten de los cuentos de mi abuelo, He querido compartirlos con ellos porque pienso que todos Jos nifios deberian escuchar uno el dia de Nochebuena. Espero quesean de su agrado. Atentamente: Marta Lopez Sanchez. se; Sam notaba como sus ami- gas se reian de ella cada vez ue se miraban, pero ella no se atrevia. a decir nada, era como sila lengua se le hubiese muer- to. Al terminar las clases reco- gia a su hermana e iban de ‘vuelta a casa; ese era el mejor momento para estar en ella, no habian gritos ni lloros, sus pa- dres estaban trabajando y su hermana tranquilamente dibu- Jando; de ese modo Sam dedi- ‘caba ese momento a los estu- dios. A la hora de la cena volvian los gritos a casa junto asus padres, ella no soportaba, oirlos discutiry al terminar de cenar se ibaa correr alacrilla de la playa donde nadie la mo- estaba y lo tinico que se ofa era el sonido del mar, y eso la rela- Jaba. Al cabo de un mes sus pa- dres se separaron, Sam y su hermana fueron a vivir con su madre, y cada dos semanas sban a pasar un fin de semana con su padre. Histo empeoré la situacion de Sam, si antes esta- ba mal, lo ocurrido le dio un golpe bastante fuerte; ya no se encontraba, con ganas de estu- diar ni de ir a correr, poco a poco iba empeorando. Pasados dos meses su madre cayé en el oscuro agujero del alcohol, la administracion no sabia nada, por lo que no hacian nada, Sam y su hermana pro- metieron a'su madre guardar el secreto y no decirselo a su padre. Lasituacion fue empeorando cada vez més yun dia Sam pro- 6 la forma dé evadirse que ha ia encontrado su madre: el al- cohol. Comprobé que por unas horas era capaz de evadinse de Tarealidad, cosa que la hizo sen- tir bien. Vio gue el alcohol la ayudaba a olvidarse de los pro- Dlemas que la rodeaban y de sus complejos haoia ella, por lo que las borracheras ocasionales se convirtieron en habituales, y al cabo de unos meses habia, caido en el circulo en el que se encon- traba su madre. Un dia el entrenador de atle- ‘tismo de Sam preocupado por sus ausencias decidié hablar con la madre de ella, ya que ha- bia comprobado en el ultimo claustro de profesores las faltas que tenfa (vieron que su herma- nasi que asistia a clases mien- tras que ella no); al llegar a la casa de Sam se encontro con que ésta era un caos: suctedad, otellas de alechol por el suelo, todo desordenado,... su madre ‘debida; por lo que decidi6 poner esta situacion en manos de los Servicios Sociales. Los Trabajadores Sociales que las visitaron comprobaron que lo que habia dicho el entre- nador era cierto y que el proble- ma se extendia hasta Sam. Una ‘vez hechos los trémites el Juez decidio darle al padre una cus- todia temporal (teniendo la es- peranza de que la madre reac- cionara y dejara el alcohol). En cuanto a Sam decidié mandarla a.un centro de rehabilitacion para que dejase de beber. Sam fue internada en ese centro, al principio se encontra- ba sola y mal fisicamente, debi- ‘do a qué no podia tomar alcohol; ‘Pero tn dia en unas de las tera- pias conoci6 a.una chica llama- da Grace de la que se hizo muy ‘amiga. Las dos se apoyaban mu- ‘tuamente en los momentos cri- tioos; parecia que lo iban a su- perar porque se tenfan la una a.la otra, pero un dia Grace re- cibié la visita de, su ex-novio, un bala perdida, iste las invité a dar una vuelta por los jardi- res, se escondieron y fue cuan- do é1 saco unas botellas de alco- hol. Al principio no querian, pero acabaron cayendo en la, tentacion; dejaron a Sam sola con las botellas y Grace deoldio escaparse con éi, pero no pudie- ron recorrer muchos kiléme- tros porque tuvieron un acc!- dente de moto en el que ella salié gravemente herida, en cambio él salié ileso. Pueron trasladados al hosp!- tal donde comprobaron hasta donde legaba la gravedad de Jas heridas de Grace: podia que- darse invalida. Desde el hospi- tal se pusieron en contacto con el centro de rehabilitacion y les dijeron lo que habia ocurrido, estos rapidamente lamaron @ los padres de Grace y ala vez buscaron a Sam para darle la noticia; la encontraron en los Jardines, entre los arbustos, bo- Pracha, Para Sam fue un shock recibir esta noticia, y compren- io en ese momento que si hu- Diese sido fuerte su amiga no estaria en el hospital con posi- dilidad de quedarse invalida. En el hospital avisaron alos padres de Grace de que ésta ne- Cesitaba unos culdados especia- Jes y tenfa, que tener a una per- soma que siempre estuviese con ella para cuidarla. Los padres de ésta fueron al centro a con- tarle la situacion de su hija a Sam, quién sin pensarlo dio la posibilidad de que ella pudiera cuidarla, pero necesitaba la au- torizacién tanto de su padre oo- mo del centro, ellos estudiaron 25 el tema y deoidieron que podia servir de ayuda tanto a Sam como a Grace. Ese fue el mo- mento en el que todo oambis. Sam ayudaba a Grace a se- guir el tratamiento, aunque to- davia ella continuaba con el suyo: El tiempo fue pasando muy deprisa y ella comprobé que los problemas que la habian levado a beber eran una ton- terfa, que lo que importaba era seguir al lado de su amiga, un padre que la. apoyaba y una her- mana que la queria muchisimo; en ningiin momento desfallect6 y.se convirti6 en las plernas de Grace, hasta. que un dia las pier- nas de ésta comenzaron a fun- ‘oionar de nuevo, fue un momen- to muy alegre para todos. A partir de ahi las cosas fue- ron a mejor. Sam se dio cuenta de que habia descublerto su vo- ‘cacion: queria ser fisioterapeu- ta. A Grace le parecié estupenda laidea y decidieron no separar- se por lo que estudiaron en la misma universidad al terminar el bachillerato. Lo consiguieron xy Sam ayud6 a todos los pacien- tes con los que ella trabajaba, ‘En cuanto ala madre de Sam no lleg6 a reaccionar y perdio la custodia de sus hijas, al cabo de un tiempo dejaron de tener noticias de ella, Su hija siempre se pregunté que hubiese sido de su madre si hublese conocido y ‘tenido el apoyo de una amiga como Grace. Refugiados Rosa M* Gomez Iniesta (8° ESO) Gada paso que dabamos ha- ia, un gran surco en la arena, Cref alcanzar a divisar huellas en ella, marcas de dolor, gue Tra, sequia yhambre, de injus- ticia por aquellos que mueren por cuestiones de religion que en el fondo nadie sabe enten- der; marcas de pequenios cuer- ‘pos sin vida desvaidos por in- ‘anicion. Pude sentir en el aire una brisa que parecia contener los gritos desgarractores de to- das aquellas mujeres que son. asesinadas sin razon por mo- tivos culturales, y flotando jun- toa ellos, pude adivinar miles de vidas y suefios rotos por guerras sin sentido. Bra dificil de asimilar, Estabamos alli. Habiamos legado al de- sierto del Sahara, ‘No lo podia creer. Junto a ella, después de tantos afos. Como evitar el Hanto? No par Tecia la misma persona a la que una década atrés habia- mos conocido, y al fin yal cabo, nolo era, Aquélla nif, tan in” genuay tan sonriente, mostra- ‘ba una faz de mujer. Semblante serio que habia desbancado aquella inocencia, y esponta- neidad, labios resecos y ojos sureados por el dolor y ia des- gracia, aunque yo tenia la cer- teza de poder divisar en ellos un Teflajo de ilusién, cast con- tenida. Una nifiez dilapidada parecfa recorrer su mente en forma de diapositivas, como si de alguna pelicula de oine de autor se tratase. No pude aguantar més, me abalancé a ella. con sumo cuidado, pues parecia que iba. a desplomarse en cualquier instante. Aquel abrazo, previamente habria podido desoribirlo cémo el mo- mento mas emotivo de nuestra visita, mas pocos segundos después entendi que no seria sino un gran peso sobre mi. Pareci6 como si todo su sufri- niento se fuese transmitiendo ‘po00 a po00, llegando a rebosar enmi mente. Habia prometido ami madre que no lloraria, pues no era cuestién de entris- tecer nuestra corta estancia, ‘pero en ese instante un torren- te de lagrimas de dolor y rabia parecié dispersarse por mis ojos. Apreté los labios con fuer- za, Y sin articular palabra me Gistancié de ella para que los saludos “protocolarios” pudie- sen seguir su curso. Junto a ella, un hombre de voluuminosa, fisonomia me sonreia tras sus duras facciones. Supuse que era su marido, y segiin lo que Lwara me habia relatado du- rante sus tltimos veranos, cuando la proximidad y el te- rror por la idea matrimonial se podian pereibir en sus pala- ‘bras, no era muy de su agrado pero, al fin y al cabo, podria, ser peor. Me dispuse a saludar alos que suponia que eran los miembros de su familia, que me sonrieron amablemente, y que més tarde fueron identifi- cados como sus padres y sus cinco hermanas (todas meno- es) y concordando con lo que ‘yo habia vaticinado, el hombre Tobusto era su esposo. Pude distinguir en todos ellos la mis- ma mirada perdida, en unos més que en otros, que desde mi punto de vista de habitante del primer mundo (cuando los hechos son dificiles de aceptar, preferimos busoarle un mas ‘cémodo desenlace a nuestro agrado) atribui répidamente ala cantidad de arena del de- sierto; aunque en el fondo no fuese del todo veridico. Tras el formal acontecimiento, nos acompafiaron a una casa en precarias condiciones aparen- temente construida en barro. Entramos directamente en una pequefia habitacién cuyo suelo estaba cublerto por com: pleto de alfomnbras de diversos colores; nos sentamos alrede- dor de tna mesa que aloanzaba, Ia.alture exacta de mis rodillas y que parecfa concentrar toda la actividad alimenticia y so- clal de la familia, Alli entrega- ‘mos los regalos que habiamos traido desde Espana, Me en- contraba sentada justo enfren- te de Lwara, a la. que miraba, constantemente, deseando que la reunion familiar legase a eu fin para poder hablar con “26 ella asolas, como tantas no- ches de tantos veranos que ha- Diamos pasado juntas en mi casa, o més bien, en nuestra. casa, pues todos sabfamos que esa siempre seria su otro ho- gar, ol de la despreocupacion por todo. Era ya mediodia, y Shara, la madie de Lwara, 5@ dispuso a servir la comida. ‘Trajo un plato de cusots, gra- nos de sémola de trigo cocina- dos con verduras, y una carne que identifiqué como camelio. Seguramente, esto supondria, un esfuerzo para la familia tras nuestra visita. A pesar de su pobreza... dan incluso més de lo que tienen... Durante el transcurso de la comida me mantuve précticamente en si- lencio atin aturdida por la vi- sign de aquel pais. Al igual que todos, en Espatia y en todo el mundo hemos oid innumera- bles veces hablar de la vida en el Sahara, de la dureza de la supervivencia; todos hemos visto a madres llorando sin ‘consuelo al ver a sus hijos des- plomarse en el poroso suelo; tan s6lo unos segundos han durado en nuestra mente esas imagenes, pues tras esta breve parada debemos seguir déndo- Ie vueltas a nuestros primor- diales problemas sin sentido... ‘Tras la comida, permaneci- ‘mos junto a la familia charlan- do sobre Esparia, el Sahara y ‘todos aquellos ternas insustan- ciales de los que se suele ha- blar en este tipo de encuen- tros, evitando determinados temas para no abatir las cir- cunstancias. Una vez pasado el mayor periodo de calor, Sha- vay Lwara nos acompafiaron ami madre ya mia dar una pequeria vuelta con el fin de conocer el entorno tantas ve- ces descrito por Lwara. Muy cereano ala casa de la familia, se encontraba el colegio frente al que un grupo de nifios juga- baal fitbol. Al pasar por su lado, el jue- go se detuvo y todas las mira- das se dirigieron como flechas hacia mi madre y hacia mi. ‘Aunque nada més legar habia~ mos sido ataviadas con la ves- ‘timenta tipica del lugar, nues- tra blanca tez les encandilaba totalmente. Muchos sefialaban con el dedo, otros simplemente cuchicheaban alegremente con sus compafieros, y otros en cambio miraban registran- do nuestros movimientos. En- tre aquellos nifios se encontra- ban las hermanas pequefias de Lwara que se acercaron a nosotras para saludarnos. Nos preguntaron si querriamos ir a jugar con ellos, propuesta que fue castigada por su madre como una falta de respeto a través de una fulminante mi- rada, pero que se convirtié en una apacible gesto tras nues- tra promesa de que al finalizar el paseo, nos detendriamos a jugar con ellos hasta la hora ‘de la cena. Paisajes inimaginables se extendian ante nuestros ojos, enormes dunas de arena que ondeaban bajo el cielo azul. La inmensidad del desierto podia rozarse, y la brisa arenosa sa- cudia sérenamente nuestro rostro. ¥ alli fue donde com- prendimos realmente la belle- za del desierto, que suele que- dar reemplazada debido a la mella que hace la pobreza en este territorio, Una vez clausurado nues- tro paseo, nos dispusimos a cumplir la promesa que habia- mos hecho a los nifios. Y alli fue donde comprendimos la delleza espiritual de los saha- Paul. Pues pudimos legar a percibir nuestra nifez, algo totalmente inusual, al vernos Tevoleandonos junto a los niios en las frias Olas de aquel mar de arena, Con la felicidad estampada en nuestro rostro, nos reunimos con el resto dé 1a familia para la cena, y tras, ella encontré el momento apa- rentemente apto para poder hablar con Lwara, algo que lle- vaba ansiando desde el mo- mento en que legamos. Mien- tras el resto de nuestras familias continuaba con su so- sogada conversacion, nos diri- gimos cas! intuitivamente ha- cia el dormitorio familiar, una, estancia con unos colchones en el suelo, lugar donde pa- sariamos la noche. Nos senta- mos en ellos, ¢ inmediatamen- te nos fundimos en un abrazo, esta vez a sabiendas de que no teniamos la atenta vigilancia familiar a nuestro alrededor, pudimos llorar tranquilamen- te. ¥ sentir que formabamos parte la una de la otra como diez afios atrés. Primeramente estuvimos hablando de temas més insustanciales; de aquel antiguo novio de la infancia, de nuestra mejor amiga, dé mis progresos académicos co- mo periodista en la universi- dad, y recordando algunos momentos vividos durante aquellos veranos... hasta que ambas nos quedamos sin ha- Dla, -Ojalé pudiésemos salir de agui- Me dijo con una légrima, surcando su mejilla, Aquella mirada era espe- lal, era la flusién por una vida, diferente, era el sabor de la aspiraci6n, llamando a voces un clandestino pensamiento; escapar. Pero esto era dema- siado, la lucha contra el desti- no era muy intensa y pocos eran los que lo conseguian fi- nalmente, y, segin las habla- durias, su'vida posterior no era ni mucho menos la esperar da. Si, habia libertad, pero la, felicidad, tan solo era una le- yenda. ‘Me dispuse a hablar, pero Jas lagrimas nos habian roba- do las palabras. Los dias fueron transcu- rriendo rapidamente, hasta que lego el momento temido Por todos, la despedida. En pri- mer lugar nos despedimos de Jos niiios, con los que tantas tardes habiamos pasado co- rriendo y jugando; con los que habiamos aprendido a refr, a divertirnos sin necesidad de lo material, y lo que era atin mas importante, a sentir la libertad en un pais que no la tenia, Mas tarde, fuimos a des- pedirnos de las familias veci- nas que tan bien nos habian acogido, a darles las gracias, ya prometerles nuestra vuel- ta. Y por ultimo lego 10 mas dificti, el decir adiés, a aquella familia, que se habia converti- do en nuestra familia durante nuestra visita. Un silencio ab- soluto reinaba en la casa, que 27 se quebré al instante con el ‘timido sollozar de la més pe- quefia de las hermanas. ¥ lleg6 el momento, Lwara estaba si- tuada enfrente mio, al igual que en nuestra llegada. La abracé con todas mis fuerzas, con el corazén encogido. Ella. hizo lo mismo, y en ese mo- mento quedo seliada la prome- sa de nuestro retorno. Habiamos tocado ya suelo espafiol, pero aim podia perci- bir en mi boca un sabor agri- dulee. Y asi es como definiria nuestra visita. Desde ese mo- mento, un sentimiento de cul- pa quiz, nos invadié por com- pleto, robandonos el suefio y el pensamiento. A partir de ahi movilizamos una asocia- clén de ayuda al pueblo saha- raul. Lo triste de todo esto, es que hubiésemos tenido que viajar y ver con nuestros pro- ios ojos la desgracia para po- der sentirla y solidarizarnos con ella, cuando los medios de comunicacién estén retrans- mitiendo constantemente imé- genes, historias y testimonios desgarradores sobre la pobre- za en el mundo que tan s6lo nos hacen pensar en ello unos segundos. En fin, quiz sea és- ta una de las miserias del ser humano, pero eso es otro te- ma, La primera noohe en Es- atia después de nuestro viaje, no pude parar de pensar en aquel suelo eterno, espejo del hambre, de la miseria, bafiado en lagrimas por suefios destro- zados, Testigo de sufrimiento yenfermedad, enriquecido con antiguas y ancestrales cultu- ras y marcado por los pasos do las que sufren por ellas. Pi- sadas marcadas en la arena, que escriben la historia de un. pfs, dela lucha por la libertad, de una injusticia, Pisadas que escriben la his- toria de un desierto... El Saha- ra. Simplemente auténtico ‘Nieves M* Requena Molina (2* Bachiller) Aguella mafiana fuimos a recogerlos a su casa, un dia tan especial, aguardaba de nuestra maxima atencion y dedicacién a ellos. Hijos, nie- tos, sobrinos... todos nos habia- mog unido bajo una misma ilu- sion: que ese dia perdurara en lamemoria de cada uno de no- sotros, que fuese un dia de re- flexion y de una mirada al pa- sado para poder comprobar todo lo que, juntos, habiamos sido capaces de andar y,lomas importante, es que bajo el es- fuerzo, por sacar todo adelan- ta, estaban ellos. Pasé a su dormitorioy, apo- yyaddo sobre el marco de la puer- ta, me quedé observandolo mi- nuciosamente. Sf, alli estaba mi abuelo Guillermo, tratando de hacerse el nudo dé la.corba- ‘a... Pantas otras veces lo habia hecho sin ninguna complica cion y ahora parecia que ese simple proceso le llevaba lar- gas horas de dedicacién y em- ppetio. Me quedé parado un mo- mento y, de repente, mi mente sellend de recuerdos... Muchas otras tardes era yo quien acu- dia a ese cuarto y me regocija- an sus rodillas, mientras é1 me contaba la aventura de su ‘vida, pero eso era antes, claro, ahora, a mis 18 aflos, ya no ando entre sus brazos, son sus palabras, sus gestos de animo ysuhumor lo que me transmi- ten el mayor regalo. Aparentemente, mi abuelo no habia cambiado desde en- tonces, seguia siendo el mismo grandote y risuefio dela fami- ia; pero, poco a poco, algo en. su interior iba. cambiando. Ha- ia dias que ni si quiera recor- daba su pasado, y tantas mu- chas veces se preguntaba quién era él o sila mujer con la que pasaba tanto tiempo ca- da dia era realmente su espo- 8a. A pesar de todo, muchos de los momentos de su vida los vecordaba perfectamente e, in- cluso, parecia. que los tenia re- cientes, por el entusiasmo que ponia al relatarlos. |Cuantas ‘veces nos habia contado su es- tancia militar en Ronda (An- dalucia)! Aun recuerdo cuan- do nos relataba sus "batallitas" sus ojos se ponian ardientes ‘yllenos de satisfaccion cuando ‘expresaba con orgullo su etapa. ofrecida al servicio militar, 0 cuando lo ascendieron a te- niente en el ejéreito. Sin duda, ‘un tiempo memorable para al- guien que habia luchado tanto por la patria durante su vida. Siompre tenia multitud de anéodotas que contar, pero ha- bia una que recordaba con un carifio y humor especial: mi abuelo siempre ha sido un hombre muy grande, alto, cor- pulento y ancho de espaidas, cuya primera impresién era de moverse y desplazarse con gran agilidad en todo terreno, pero, como decia él, algo no tenia, que "cuajar" bien, y era que el muchacho de aquella 6poca del que hablamos no sa~ bia nadar. Pero esto era algo esencial en el campo de batalla, por ello siempre pagaba a un muchacho para que nadase en su puesto en las pruebas que se realizaban para comprobar 1 estado fisico de los mucha. hos. Por entonces el "cholo" Je funcion6 bastante bien, has- ta que ascendié de categoria y ‘uno de sus superiores le obligo a que aprendiera a desenvol- verse en el agua. ‘Tras el servicio militar, 00- nocer a Lola, su esposa, ha. sido uno de los mayores tesoros que Ja vida le ha podido regalar. ‘Juntos habian luchado por sa- car adelante a sus seis hijos y, por supuesto, atin lo siguen haciendo en la actualidad. Pero no sélo la familia fue uno de sus intereses, sino que montar ‘un negocio familiar les dio una, gran estabilidad economica y fue uno de sus fuertes para. seguir creciendo y no rendirse ante las dificultades de la vida. Crearon un negocio de telas en la gran ciudad de Valencia, lo que le valié a mi abuelo sus 28 ‘estudios de comercio en la Lon- Jade Valencia. Hasta su ubilacién, Guiller- ‘mo trabajo para el negocio, al que dio vida, incansablemente. Después sus hijos fueron los que tomaron el relevo y quie- nes siguieron ampliando y manteniendo los horizontes que su padre habia conseguido con tanto esfuerzo hasta aque- los dias. Esta historia, que tantas ve- cos habia salido de su boca y que contaba cada jueves que mi hermana y yo acudiamos a comer a su casa, se ve ahora, afectada por una enfermedad. ‘Una enfermedad degenerative, que permite comprobar con jos propios como algo que bri- la con su mayor lucidez va perdiendo esa luminosidad y Se Va, apagando poco a poco. Esto permite darse cuenta de que cada dia que pasas a su Jado no es mucho mejor que el anterior, por 1o que ayuda a valorar cada instante, cada se- gundo. Cada vez son més las cosas que tienes que recordarle y ex- plicarle para que él las com- prenda y asimile, y esto puede llegar a asumirse como algo pesado y repetitivo que no te permite disfrutar del momen- to, Pero esto solo ocurre cuan- do miramos el problema desde un punto de vista negativo y Jo vemos como algo irreversi- bley sin solucion alguna. Pero perisando positivamente y tra- tando el problema con carinio y delicadeza y, sobre todo, co- nociendo la situacion de quien la sufre, este problema puede llegar a tratarse de una forma activa y optimista. Hacer que mi abuelo se sienta feliz y orgulloso de su vida y no esté desanimado, es una de las tareas que me pro- ‘pongoy que tal esfuerzo lo pue- do ver reflejado en el humor con que adopta su problema, lo hace suyo y lo asimila. ‘Todos estos inconvenientes que afectan a la enfermedad de mi abuelo no le quitan la ‘verdadera importancia que su coraz6n y su mente siente y que pretende reflejar y, mu- chas veces, regalar a las per- sonas que él admira y que quie- ve desde lo mas profundo de su ser. Como me dijo una vez, un consejo que por mucho ‘tiempo guardaré en el cajon de mi memoria: "Hay que ser au- téntico en la vida para alean- zar tus metas y no permitir que nadie se te eche encima. Solo quien es realmente autén- tico, és capaz de luchar por sus intereses y conseguirlos ver- daderamente, tras un gran es- fuerzoy dedicacion que aguar- da todo buen resultado’. Hoy, en este dia tan especial nos reunimos toda la familia para celebrar los 50 afios de matrimonio de mis abuelos. Este acontecimiento es un punto clave donde se hace ala- anza.a tantos afios de lucha y, también, de agradecimiento por el resultado que ese esfuer- zo nos ha dado, y donde pode- mos admirar a través de 61 que luchar ha merecido la pena. Como conelusién, puedo de- cir que mi abuelo no padece Alzheimer, pero sf el principio do esta enfermedad. La edad, la veez, el tiempo... son armas que incitan a que cada vez muestra mente plerda su lumi- nosidad y, con ello, tantos te- Proxima patada Pablo Baion Navarro (Categoria Adultos) Sale solo de casa. Son las siete y media. Con su chaqueta roja, a que tanto le gusta, y el maletin debajo del brazo, ocultando pape- les de suefios futuros, entra en el metro. Rapido, como siempre, sin mirar a los ojos para evitar ser mirado, para que sus ojos ‘sean sélo 650, ojos, tristes y apa- ads por la rutin y el sacrificio dela amargura del trabajo. Por- que en el metro, por la mafiana, ‘tinicamente los nifios sonrien: el resto busca el rineén para cobi- Jarse, el tpozo de oristal en el que perder la mirada. Cerea, una mu- jer parece desorientada, busca ‘en el bolso desesperada. El se acerea, le pregunta. "He perdido ‘1 bono, no lo encuentro”. "Tome 1 mio, atin le restan tres viajes" ‘La.chica sonrie aliviada, no puede Uegar tarde tres dias después de haber empezado en la empresa. ‘Agradece al extrario su bondad; quizé le da su teléfono, una direc: clon, una excusa de agradeci- miento. ‘Y¥ la chica de pantalones cla~ ros sube al vag6n, respira los bos- ‘tezos de la mariana entre dos es- los rizos de su flequillo: cudntos viajes habré devorado el tiempo, cual es la frontera entre bien y tarde... por qué alguien le ha, re- galado su billete, Oye elnombre de suparaday despierta del letargo, mientras clerra escrupulosamente su bol- 80, 6l mismo que abrié la noche anterior para leer en su teléfono movil: "mafiana te recojo yo. Bs- pérame delante de la cafeteria Ge los asientos rojos. Me hace feliz. que me extrafies y me bus- ques entre la multitud, entre la soledad', Sabe que miente, pero nadie se enamora de verdades: la palabra redonda, el adjetivo caritioso, los susurros que loré en una cancién, cuanta mentira, tanto amor si dura poco tiempo Yel resto es comodidad, dulce tanscurrir. ¥ a pesar de eso, uiere verlo, desea otra frase bo" nita, Abstraida, absorta, pasa por lazona de ticado. "Por favor, necesito ir a este barrio’. Se da ia vuelta; ante ella, ‘unos ojos perdidos, nerviosos, le suplican ayuda, "Debe usted co- ger la linea 3. Bl billete se sube ‘un poco de precio, porque es zona BY, El hombre saca unas cuantas monedas y empieza a contarlas, pero ella, a punto ya de decir adids, recuerda el viejo billete que la ha llevado hasta alli y se Io deja entre las manos. "Quédes- elo, todavia le quedan dos viajes. Ami ya no me hace falta’, Antes de marcharse mira por ultima vez al extratio de jersey verde, le sonrie y sale al exterior, mez: clada en ja algarabia urbana del anonimato. 29 soros que en nuestra memoria guardamos. Por ello, cada ins- tante de lucidez que mi abuelo nos ofrece, es algo que agra- dezco profundamente y que me ayuda a valorar tantos y tantos momentos vividos junto él. Bstas personas merecen el apoyo de su familia e incon- dicionales para demostrarles que ante esta enfermedad no estan solos y que siempre van a poder tener a alguien a su lado que le reouerden su vida, quizés si, la historia de su vida que tanto y con tanto empefio, Jes ha costado construlr. Pero el hombre de jersey verde baja por las esoaleras mecanicas, golpeando de forma constante Con sus manos la barandilla. Bl ‘vaquero desgastado, roto por los. bajos, las zapatillas que una vez fueron blancas y el jersey dema- siado entallado le Pecuerdan lo penoso de su situaci6n. Lego a Espafia hace dos meses; en sole- dad, sin trabajo, ha sobrevivido durante estos dos meses con lo poco que trafa de su hogar, tan Jajano y querido como la felicidad. ‘Miran atrés es recordar la.os- curidad de la miseria, pero el fu- turo empieza a clarear, o por 10 menos ahora que por fin Te han prometido jornal y papeles. Re- cuerda la llamada del dia ante- rion, 1a célida voz de aquella se- cretaria, cuyas palabras se funden en el tiempo y la nostalgia con el rostro del amor. Quiere acercarse a ella, aunque sea su Smaginacién la que recree en la memoria el ultimo tal vez, Dero no puede. S6lo un instante, un segundo, y se desvanece, como ai fuera la fugacidad la que rom- plea la distancia, © quiere transitar m4s por ese puente pasajero, debe centrarse. 2Qué impresion causaré? {Cuan- to tiempo duraréel trabajo? Para qué pensar, se dice, si desde hace mucho tiempo es el instinto el {que Je mantiene vivo; en qué pen- sar, si su estomago vacio grite mas fuerte que las ganas de afe- rrarse a una esperanza, Un pitido de la megafonia lo de- vuelve al presente, y en él no hay mds opeién que actuar. Abre las puertas, sale al andén, busca la calle en’el plano. Cuando la encuentra, se decide a volver a la realidad exterior. Fuera, el sol ya calienta, los tonos grises del trayecto laboral han cedido a ‘une claridad que tinicamente los nifios pueden disfrutar. Bs la luminosidad de las horas de re- creo, la de las canciones y el bo- cadillo de mam, que no sabe a paté o salehichén, sino a liber- tad. Por eso contrasta con ese sol esa luz el llanto de un nino, por esa razon se fija nada més salir en la pequefia figura apoya- da junto a un banco. "Qué te pasa?" "Na- da...bueno, habia venido hasta. agui para comprar un videojue- 0, pero en la boca de metro al- guien me ha quitado la cartera. ‘Me he quedado sin dinero, y me es imposible volver a.casa’. ‘Creo que puedo ayudarte. Toma este Dono, queda un ultimo viaje en metro". Bl nifio lo coge, agradece al extraiio de jersey verde su bon- dad y baja las escaleras de dos en dos hacia el interior de la es- tacion. No entiende lo que ha pasado, A sus dove atios, habia conveneido por fin a su padre ara viajar solo por la ciudad. Es incapaz de pensar en gente ‘que robe, pues nunca ha conoe doa nadie asi. Sin embargo, si sabe lo extrafio del gesto del des- conocido: en las cludades gran- des las personas se olvidan mu- chas veces de que estan rodeadas de seres humanos ¢o- mo ellos, Se creen habitantes de un espacio de ruido, coches y confusién, y en el que unos per sonajes extrafios, que no salu- dan, no hablan, no rien o no llo- ran, parecen gozar del mismo destino que ellos: caminar, no importa hacia donde o por qué, evadirse de un mundo que les. oprime en lo més hondo de su ser, no esperar nada de nadie, ya que palabras como amor, ca- Tifto, solidaridad o sueno perte- necen a.un entorno diferente, separado del suyo por la linea, que traza el pitido de un tren que los acercaré al trabajo. el pequerio, ya en casa, a salvo de todos los peligros, espera im- paciente la legada de papd. No quiere imaginar su rostro de en- fado, ese que pone siempre que de sus labios sale una frase como “hazme easo, yo soy el mayor y conozco de qué va esto’. Horas después, desde el olvido de su ‘ventana, lo ve llegar. Lieva su Mananas de otono ‘Vicenta Clemente Micé (Categoria Adultos) Hoy comienza el otofo aunque nolo parece. Hace mucho calor y ‘apenas son las nueve de la manana, Desde mi baleén veo el piso de los, ‘vocinos de enfrente. La calle es tan estrecha que casi puedo oler lo que Siempre he vivido aqui, ‘ya lo sabes viniste hace tantos ‘atios... Pero los habitantes cambian ‘y sus risas y lamentos también. An- tes cuando salia a tender la ropa, ‘hablaba con las vecinas del segundo y el cuarto pero ya no estén; una Tauri y la otra vive con sus hijos. ‘Auin asi el barrio continua teniendo Jas mismas callejas de hace cuaren- ‘aaios, ropa tendida en los baloones ‘yolor a pesoado todas las madruga- as. Veo la Barceloneta al final de lacalle y escucho las gaviotas mas, cenea de casa. Como todos los dias me despier- ‘ta.Canuto lamiéndome la cara yron- oneando sin parar hasta verme con log gjos abiertos. Bscucho al vecino entonar muy desafinado imitando ‘a.uno de esos cantantes de ahora ilentras preparo café para dos. Vie- ze Mirela, Quiere que hablemos so- ‘bre mi infancia en el pueblo, sobre nuestra Infancia jmejor diohol. No 6 1 reouerdas aquellos veranos que {Jugabamos oon los hermanos en et ‘camino a las chapas y la madre me zetia porque me marichaba el unico vestido que tenia de los domingos. Parece que fue ayer cuando oe lebrabamos ia Nochebuena en casa, Cendbamas como casi todos los dias del afo solo que la madre haci ‘ofiasy el abuelo tocaba la zambom- asin parar toda la noche oon algin ue otto vasioo de vino. ‘Mo gusta que Mireia me visite porque asi hablo oon alguien ademas 4e oon ol gato. Nome quedan cono- tidos en Barosiona con quien poder recordar y a Caudete hace ys mu: hos tiempos que no bajo ¥ n0 56 bien sies tal cual yo lo recuerdo. ‘Ademas nuestra cada ya noes nues- tra, viven otras personas y alos sobrinos no les quiero molestar. ‘Algunos dias me despierto y sé que he sofiado con todos nosotros ‘viendo en la labor. Nuestros her- nanos mayones tenian que madru- 30 chaqueta roja, la que tanto le gusta, y ol maletin debajo del brazo, ocultando papeles de suefios futuros. No mira a los ojos, quizé temeroso de que de- jon de ser s6lo es0, ojos. Entra, ‘en casa y va preocupado hacia su hijo: "g06mo estés? Ya me ha explicado tu madre... g0émo has podido volver?" Su hijole expl- a todo, y entonces lo ve. En la. mesa hay un billete de metro, ‘con las puntas redondeadas, y en él una marea, un distintivo. Es el mismo simbolo que hace a cada una de sus pertenencias, ‘para no olvidarlas, para que na die las toque, y aquél, por tanto, debe ser el billete que horas an” tes regald ala joven muchacha de pantalones claros. Un pensar miento oruza su mente: a veces, en la nada més absoluta y mas inhumana de le ciudad hay es- ppacio para la solidaridad, Hl ges- to iniciado por él esa mariana ha tenido continuidad, ha transoen- dido su persona para viajar en un billete de metro, un pequefio faro en medio de la tormenta que ahora conserva en la marea de cada viaje palabras y suetios que lo hacen tinico. ¥ sé da cuen- ta de que aquel billete todavia guarda un viaje pendiente, un Ultimo destino que cierre el cir- culo y los vineulos del amor: el abrazo con su hijo. gar mucho, lo grecuerdas?, Traba- Jaban labrando en el campo con el ‘padre. Yo me hacia la remolona to- ae las mananas porque no queria ayudar a plantar ajos y cebollas a Ja'madre en el huerto cuando era epoca de cosecha. Me gustaba mas acompafarla al pueblo a vender lo que cultivabamos y tu me seguias a todas partes. ~jBuenos dias Carmen! gCémo te encuentras? “Pues ya ves hila hecha un vejes- torio. Pero pasa no te quedes ahi. ‘Acabo de hacer café. Ayer me trajo Ja compra Paco el del super y tengo de todo, Mira la nevera, Leche, car- no, verduras y la despensa también Tena, Ya sabes que me encantan los dulces aunque no pueda cast comer- Jos, pero me ha subido de esos sin azucar que no estan tan buenos. ‘Aunque los podemos sacar para to- mar con el café, ~jCOmo quieras! Veo que estas esoribiendo, is otra carta pare tu hermano? ‘81. Casi todos los dias le escribo. Paco las envia por mf, ya sabes que no puedo bajar a la calle, que soy ‘mAs vieja que el ruido los carros ¥ estas plernas ya no me responden, ‘Le cuento que vienes a verme por ‘eso de la compaiiia a personas ma- yores que hacéis en el barrio una ‘vez por semana. y que todas las no- ‘ches me llamais a ver como estoy aunque ya ves. -Carmen soy voluntaria y me gusta venir a verte y lo de lamnarte todos los dias es para. asegurarnos {que estas bien. Ei programa de asis- tencla funciona asi, Tomemos ese café con pastas que seguro estan ‘muy buenas y hablemos de las fotos ‘quo te he visto colocar en la mesa, “Son todas muy antiguas. Este es ‘mi primer retrato, Tenia yo apenas tin aftico, Estoy en pafales, Mi ma- dre me daj6 en casa de una veoina ‘mientras iba al mereado a vender, Antes un retratista reoorria los pue- bios. La amiga de mi madre quiso darle una sorpresa y me llevé a que el hombre me sacara una foto y ast sali lorando porque hacia mucho {rio y con los cuatro pelos que tenia de punta. “Estas muy graciosa y ya de pe- quetia se te veia presumida. “Mira tengo mas. Esta es de unas pascuas. Aqui ya era mas mayor. noe aos cred. Estos son mis dos hermanos mayores y mi hermano ‘Juan el pequeno, al que le escribo. “¥ gesa de ani? “Es m{ madro, Beta muy seria porque no le gustaba fotografiarse. Deola. que no sabia en que momento reirse para salir bien y ademas que pareoia una anciena de las antiguas toda de negroy con el pazuelo. Aquel del fondo 6s mi abuelo ese si se reia ‘yya ves no tenia nada mas que un. iente. ~gDénde estabais? “Hn el campo. En una labor. Mi padre trabajaba para el duetio y to dos viviamos alli. Ves, 210 lejos se istingue la oasa. Era grande y Dian ca, Los veranos la encalaba con mi ‘madre por dentro y por fuera y tenia ‘a tantas capas que algunas veces ‘empezaba a desconcharse y jugaba con los trozos grandes que yo misma {ba quitando de la fachada. Nada jco- sae de orfos!, Teniamos un huerto y algo de ganado. Bl ganado no se ve ena foto porque estaba en la parte de atrés. La casa ademas de grande era muy fria y aunque habia un fo gon la puerta siempre quedaba abier- ta en invierno porque la chimenea estaba rota y casi todo el humo se colaba por la casa y nos picaban los ojos al cabo de un rato, Recuerdo muy bien como era por dentro. ‘Tenlamos muy pooos muebles y vie~ jos.La cocina y él comedor todo eran ‘uno y arriba las habitaciones que ni mucho menos se parecen a las de hoy las separébamos con cortinas. ‘Mi abuelo dormfa en un cuarto pe quefio con una ventana alin mAs pe- ‘uefia, roncaba tan fuerte que me costaba, dormirme de pequeia,y 650 Queyo dormia en ol otto extresio de Teas y cuando murio mudhas no. ches ere escuchanoy veia moverse Ja cortina. Claro que la cortina se ‘movia por él viento que se metia por I ventana que estaba rota. ‘Aquellas pascuas aude ami ma- dre a proparar las monas aunque Sin muchas ganas. Yo fo que queria fra estar oon mis amigas y jugar al Salerén pero me tové passe el dia on toda la familia como puedes Ve. ~@uién os hizo la fot0? “Gnamigo de mi padre que venia, dt paso ye qued6 un par de dias en asa. AB que una boos més en 1a ‘eos oon la misma recon de comida. ‘Yassabos, enla mesa de San Francis- 0, donds eomen euatro, omen cin- oo -gbite os tu pueblo? Si. Los viejos le lamaban el pue- bleoico la oma. Ahora eso.ya so ha perdido. ~~ gY aqui? 4A que estéis jugando? “Risestorntia “gue? -Es tor ni ja. Colocébamos un palo alangede terminado en punta en el Suelo y eon otro palo le dabamos en ja punta para que se levantara y cuando o Rasa, fe volviamos a pega para ver quien alargabe mas. Esas dos nifias que estén contigo aauignes eran? ~Amigas dela infancia, La Mati di ya Isabel, Hace tantisimos afos «que no las veo. ren gemelas, Tenia mi misma edad. Vivian apenas @ limos minutos de nosotros, en otra labor. Creeimos las tres juntas east como si Aisramos hermanas, Juga- ‘bamos ademas al caliche con mis hermanos. Poniamos tn tubo en el. suelo plantado y encima colocdba- ‘mos parras gordas,y de tres 0 cuatro retvos le trabamos eon un aro de hierto chafado y el que voloaba ol tubo se qledabe con las perras que rs cerca habian eaido del aro. Mis hermanos nos dejaban siempre ga- nary ast consegulamos algunas mo- Hedas que guareabaros para os do- mingos ‘Acemis de ugar también déba- mos leccion juntas. Un maestro YYenia a casa de sus padres una vez 2a semana, Las clases me duraron hasta quo aprenai leer, esorbin, Sumar, estar, multiplion’y avidin Después daje de in “No has mantenido el contacto eon élias? ‘Bueno, yo me vine a Bareslona a trabajar y ellas se fueron a Francia, Durante muchos aftos nos eseribi- res La Matilde volvié al pueblo por- ue s@-cas6 con un paisano ¥ nos Yimos algunas veces, peo la leabel $e qued6 on Francia all formé ou fami Lavi en un par de ooasiones que bajé-a Caudete para estas de Septiembre, pere poso a poco lo que aa, los hijos ereeen, haben su vida tute haces mayor y yano puedes Var. La Tsabel muri hace dos aos 31 ‘ya Matilde tiene alzheimer y a mi ‘yao me reconoce por teléfono. Bs- tos retratos me traen tantosrecuer ‘Lo siento Carmen no queri po- nerte triste. .No te preocupes. Me alegro de ‘poder ver estas fotos contigo. Hacia, ‘mucho tiempo que no las sacaba. ‘En esta tenia yo veinte afios re- cién cumplidos. Dos dias después de hhacerla me vine a Barcelona, Fue en el estudio del primer fotografo que ‘habia en el pueblo. Me la hice para. mis padres, comoregalo, El vestido ‘que llevaba melo compré mi madre ‘con un dinero que habia ido ahorran- do, Bra azul marino con flores blan- ‘cas muy pequetias. Pobrecica, siem- pre nos cosia toda la ropa que Ievabamos, compraba as telas y nos ‘vestia ella, pero esta vez quiso que estrenara algo y fulmos ala tienda, aprobarme vestidos y ese fue el que mas me gusto dentro de nuestras pposibilidades, asi que me hice la,foto ‘oon el primer vestide que compraba, en toda mi vida. Canutol Baja de ahi, Bste gato ‘no me hace ni caso, Creo que se esta, ‘quedando sordo. -Carmen gon las doce. Se ha pa- sado la mafiana volando. Me tengo ‘que ir ya, Nos vemos el martes que viene ite parece bien? -i cuando quieras. Tengo otra carta para mi hermano. La he termi- nado apenas antes de llegar tiy ola- roayer no estaba lista para dareela Paco. ;Podrias llevarla a correos? ~Claro que si Carmen ya la envio “Aqui tienes y gracias. ‘Mirela acaba de irse Canuto ‘ven, vamos a recoger esto y después aco tu comida, No te pongas remo- Ion que no tardo nada en guardar las fotos. “Buenos dias Paco. Bajo ahora de casa de Carmen. Por lo que veo estes repartiendo los pedidos. Si ya termino los de esta calle. Carmen me ha dado una carta. para su hermano pero he visto que no tiene direcoi6n. Voy a tooarle el timbre para que me la diga porque sino, -No, no te molestes. Nunca la po- -@Ma la sabes? No, veras... su hermano fallecio ‘nace algin tiempo pero para ella no ‘esté muerto, Le escribe para recor-